Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El P. Guerrero visto por sus hermanos los jesuitas.

Foto: © Robert Ballecer sj
Publicado: Jueves, 14 Noviembre 2019
 

Juan Antonio Guerrero Alves, sj, nuevo responsable de la economía de la Santa Sede.

La Curia Vaticana ha comunicado esta mañana el nombramiento del P. Juan Antonio Guerrero SJ como Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede. Empezará a desempeñar dicho servicio a partir del próximo mes de enero. Guerrero fue provincial de Castilla entre los años 2008 y 2014, y en la actualidad, desde 2017 es el Delegado del P. General de la Compañía de Jesús para las casas y obras interprovinciales romanas. También es consejero del P. General.

Juan Antonio Guerrero nació en 1959 en Mérida, estudió en el Colegio San José de Villafranca de los Barros y entró en la Compañía de Jesús a los veinte años, cuando estaba estudiando economía. Su formación incluye la licenciatura en Economía (en la Universidad Autónoma de Madrid), y Filosofía y Teología en Madrid y Brasil. Además, en Boston hizo estudios de filosofía política. Fue ordenado sacerdote el 30 de mayo de 1992. Su primera misión fue la de profesor de Filosofía y Política en la Universidad Pontificia Comillas, donde preparaba su doctorado, preparación que interrumpió al ser destinado, en 2003, a desempeñar el cargo de maestro de novicios.

Tras ello fue nombrado provincial de la provincia jesuítica de Castilla -sería el último, y durante esa etapa fue uno de los artífices del proceso de integración y reorganización de las provincias jesuíticas españolas-. Tras ese periodo como provincial fue destinado a Mozambique donde ejerció como ecónomo y coordinador de proyectos. De allí fue llamado a Roma para convertirse en Superior Mayor de las casas internacionales que la Compañía de Jesús tiene en Roma, incluyendo entre ellas la Pontificia Universidad Gregoriana, Pontificio Instituto Bíblico, Instituto Oriental y las casas de formación. Además fue nombrado consejero del Padre General, Arturo Sosa. Esta etapa romana le ha permitido empezar a conocer la curia vaticana, algo que le ayudará sin duda en la etapa que comienza. Es, además, bien conocido por los obispos españoles, para quienes ha dirigido los ejercicios espirituales de la Conferencia Episcopal el pasado mes de enero.

En estos diversos desempeños, siempre ha tenido presente la llamada de los pobres. Lugares como Brasil, Mozambique o El Pozo del Tío Raimundo han dejado una huella en su sensibilidad y talante. Así se plasma en el libro «Vidas que sobran: los excluidos de un mundo en quiebra» (Sal Terrae, 2003) del que es coautor.

Ante la noticia de su nombramiento, el Padre General, Arturo Sosa SJ, ha manifestado la alegría de la Compañía de Jesús y su disponibilidad para el servicio al Santo Padre y a la Santa Sede. Aunque ha pedido al papa que permita al padre Guerrero desempeñar la labor de prefecto sin ser ordenado obispo, de modo que, cuando termine el tiempo de este servicio, pueda reincorporarse a su vida ordinaria como jesuita. Aunque el Motu Proprio «Fidelis Dispensator» establece que el prefecto para la secretaría de asuntos económicos sea un cardenal, sin embargo dicho requisito es flexible. Es lo que ya ocurre, por ejemplo, en el caso de la secretaría de comunicación, donde sobre el papel también se habla de que sea un cardenal quien esté al frente, pero el primer responsable fue un sacerdote y en este momento es un laico.

El actual provincial de España, el padre Antonio España SJ, ha manifestado la alegría de la provincia por esta prueba de confianza y su reconocimiento de la valía del padre Guerrero. También ha querido destacar algunos rasgos de su carácter que le tendrán que ayudar en el complejo mundo en el que le toca ahora desempeñar su nueva labor.

«Su espontaneidad aparece cuando conversas con él. Resulta destacable su capacidad para detectar problemas y definirlos lo mejor posible. Tiene una gran disposición al diálogo y la escucha. También sabe cómo articular y exponer sus ideas de forma clara y firme. Por ello, precisamente la Compañía ha contado con él para el gobierno interno. Mantiene y cultiva la amistad de forma intensa con los más cercanos. Disfruta, sobre todo, con los encuentros espontáneos y sencillos donde no hace falta aparentar sino ser cada uno como es.

Es una persona preocupada por los avatares del mundo actual, sobre todo de los más pobres, del abandono de la fe en la sociedad occidental, del desgaste económico del individuo y del sufrimiento injusto de tantos pueblos en el mundo. Esto le ha formado un carácter que se deja sorprender por las culturas que visita, siempre dispuesto a aprender de ellas y a tratar de responder desde el Evangelio.

Es un hombre prudente, discreto y sosegado al acometer diferentes decisiones. Además, en momentos delicados, ha afrontado con paz situaciones de incomprensión y disensión con el objetivo de buscar la unidad y la mejor solución para el problema.

Si hay un rasgo que unifica todo lo que podemos decir de Juan Antonio, es la lealtad y la fidelidad a la palabra dada. No dudo que en su nuevo puesto, sabrá analizar la situación, dialogar con los equipos y poner en práctica las líneas estratégicas que determine el Papa.»

Junto a dichos rasgos personales, también destaca Antonio España algunos aspectos de su inquietud intelectual:

«Es capaz de reflexionar sobre la cultura, siempre pendiente de no contemporizar demasiado con el contexto que deje la fe descafeinada totalmente. Desde la filosofía, la economía o la teología ha tratado de profundizar y expresar su pensamiento, aunque su carrera intelectual quedó parada por los destinos que la Compañía le fue pidiendo. Dentro de sus estudios, destaca el valor de la corriente del comunitarismo, especialmente en Robert Bellah, Alasdair MacIntyre, Richard Sennet y Charles Taylor, que muestran la importancia del cuidado de los valores que se engendran y protegen dentro de la comunidad. De ahí que su pensamiento trate de conciliar el polo de la comunidad con el individuo, la tradición sana con la modernidad y la postmodernidad.
Dentro de sus lecturas favoritas encontramos a Hannah Arendt, una pensadora que trabajó y analizó el totalitarismo y las consecuencias morales para la humanidad. Sobre todo, en su proyecto de doctorado trató de mirar la “banalidad del mal”: “La triste realidad es que la mayoría del mal está causado por la gente que nunca se decide a ser buena o mala”. Junto con ello, el vaciamiento de la persona de nuestra sociedad consumista erosiona el valor de la libertad. “El desarrollo económico bajo ninguna condición puede conducir a la libertad o constituir una prueba para su existencia”.»

Galería fotográfica


Deja un comentario

El gesuita P. Guerrero en Vatican Insider.

El gesuita P. Guerrero en Vatican Insider.

 Deja un comentario

Finanze vaticane, il gesuita spagnolo Juan Antonio Guerrero nuovo prefetto

Succede al cardinale Pell alla guida della Segreteria per l’Economia. Studi in economia, è stato provinciale spagnolo e responsabile delle case internazionali dei gesuiti a Roma. Non sarà vescovo. «Spero di contribuire alla trasparenza economica e all’uso efficiente dei beni e delle risorse»

Il gesuita spagnolo Juan Antonio Guerrero, nuovo prefetto della Segreteria per l’Economia

CITTÀ DEL VATICANO. Esperto di conti, stile sobrio e spirito di servizio, è il gesuita spagnolo Juan Antonio Guerrero il nuovo prefetto della Segreteria per l’Economia. Il Papa lo ha nominato oggi, dopo che questa casella-chiave dell’organigramma vaticano è rimasta di fatto vacante per oltre due anni.

Padre Guerrero succederà, a partire da gennaio, al cardinale George Pell, che è stato il primo a ricoprire il ruolo di «ministro delle finanze» creato da Francesco a inizio pontificato. Nominato dal Papa il 24 febbraio 2014, il porporato australiano ha concluso il suo mandato dopo un quinquennio a febbraio di quest’anno, ma già dal luglio del 2017 era in «congedo» nel suo paese per difendersi in tribunale dalle accuse di pedofilia. Proprio ieri, mercoledì 13 novembre, l’Alta corte australiana ha accettato di esaminare, prevedibilmente l’anno prossimo inoltrato, il ricorso presentato dai legali del 78enne Pell.

Laureato in economia, Juan Antonio Guerrero, 60 anni, è stato tra l’altro provinciale dei gesuiti spagnoli (2008-2014), missionario in Mozambico (2016-2017), dove ha ricoperto l’incarico di economo della Compagnia di Gesù e coordinatore del fundraising, nonché direttore della scuola secondaria Inácio de Loyola, e dal 2017 è a Roma come responsabile delle «case» internazionali che l’ordine gestisce nella città eterna (Pontificia Università Gregoriana, Pontificio Istituto Biblico, Pontificio Istituto Orientale, Centro Aletti, Osservatorio Astronomico della Specola vaticana, Civiltà Cattolica, residenza San Pedro Canisio, Collegio San Roberto Bellarmino e Collegio Internazionale del Gesù).

«Come gesuita è una gioia ricevere una missione direttamente dal Papa. È un modo privilegiato per realizzare la mia vocazione», ha affermato padre Guerrero a Vatican News. «L’obbedienza che professo mi ha sempre portato su percorsi inaspettati, mi ha condotto dove non avrei mai osato provare e sono grato. L’obbedienza è, per me, un luogo privilegiato di incontro con il Signore». Non è previsto che venga ordinato vescovo. «”Sorpresa” è stata la parola usata quando sono stato chiamato dal Mozambico a Roma per essere delegato del P. Generale. Per questo nuovo servizio dovrei cercare un’altra parola, perché non era in alcun modo nel mio campo di possibilità. È stato qualcosa di assolutamente inaspettato. All’inizio mi ha spaventato e sono rimasto parecchio stordito. Ma lo accolgo con umiltà, con fiducia nel Signore e nella squadra che sta già lavorando della Segreteria per l’Economia. Da parte mia, collaborerò al servizio di questa missione offrendo il meglio di me».

Nell’architettura introdotta da Papa Francesco, se il Consiglio per l’Economia, guidato dal cardinale tedesco Reinhard Marx, arcivescovo di Monaco di Baviera, ha un ruolo di indirizzo, e al Revisore dei conti è affidato l’audit interno, la Segreteria per l’Economia è «competente per il controllo e la vigilanza in materia amministrativa e finanziaria sui dicasteri della Curia Romana, sulle istituzioni collegate alla Santa Sede o che fanno riferimento ad essa e sulle amministrazioni del Governatorato dello Stato della Città del Vaticano», come si legge negli statuti.

L’economia e la vocazione religiosa si intrecciano presto nella biografia di padre Guerrero. Nato a Merida nel 1959, tre fratelli e un padre comerciante, si iscrive alla facoltà di economia dell’università di Madrid nel 1976 ma dopo due anni decide di entrare nel noviziato della Compagnia di Gesù. Dopo i primi anni di filosofia, il superiore dell’epoca gli fa terminare dapprima gli studi economici, con una laurea ottenuta nel 1986, poi il gesuita prosegue gli studi ottenendo una licenza in filosofia, sempre a Madrid; una in teologia, studiando in Spagna, in Brasile, e, per un semestre Erasmus, a Lione, in Francia; e infine un dottorato in filosofia politica al Boston College negli Stati Uniti. Ordinato sacerdote nel 1992, dopo un periodo di formazione a Jalisco, in Messico, ha preso gli ultimi voti nel 1999.

Oltre alle responsabilità più squisitamente gestionali e di governo, il gesuita spagnolo ha ricoperto incarichi in disparati settori: tutore e professore di collegio a Badajoz, professore di filosofia sociale e politica e di lavoro sociale e sociologia all’università pontificia Comillas di Madrid, superiore di comunità, maestro di novizi, membro di equipe di promozione delle vocazioni, coordinatore delle comunità di volontariato gesuita. Oltre ai molti incarichi, nel corso degli anni padre Guerrero non ha mai rinunciato a portare avanti un’attività di accompagnamento spirituale, rivolta in particolare a persone o gruppi socialmente svantaggiati. A inizio di quest’anno, peraltro, ha predicato gli esercizi spirituali ai vescovi spagnoli.

Per i prossimi cinque anni sarà il potente «ministro delle finanze» del Vaticano, un settore – segnato nel corso degli anni da non pochi scandali e dall’esigenza di ridurre il deficit – che Papa Francesco ha iniziato sin dall’inizio del pontificato a riformare. Per un figlio di Sant’Ignazio, che diffidava della ricchezza, un servizio da svolgere in spirito di obbedienza.

Il Superiore Generale della Compagnia di Gesù, padre Arturo Sosa, ha contestualmente nominato il padre Johan Verschueren, belga, suo delegato per le Case internazionali. «Ai Padri Guerrero e Verschueren – afferma in una nota padre John Dardis, direttore dell’ufficio comunicazione della Curia Generale dei gesuiti – auguriamo le grazie necessarie per l’adempimento delle loro nuove funzioni e li accompagniamo con la nostra preghiera».

«Personalmente, sembra che tutto cambi nella mia vita, ma in realtà non cambia quasi nulla», ha detto padre Guerrero a Vatican News. «Alla fine facciamo sempre lo stesso: “una cosa sola”, cercare di stare con il Signore, ringraziando tanto per il bene ricevuto e mettendo tutto ciò che siamo e abbiamo al Suo servizio e a quello della Sua Chiesa. Ovviamente, sono una persona che viene da fuori della Curia Romana ed entra in un mondo nuovo. Avrò bisogno di un po’ di tempo per adattarmi e imparare, per conoscere e familiarizzare con le persone, con le procedure, con le relazioni con altri Dicasteri, ecc. E lo farò con dedizione piena al compito che mi è stato affidato».

Il Padre Generale della Compagnia di Gesù, padre Arturo Sosa, ha espresso la gioia della Compagnia di Gesù e la sua disponibilità per il servizio al Santo Padre e alla Santa Sede. «Quando mi è giunta la richiesta del Santo Padre, l’ho accolta con apertura e disponibilità». Padre Sosa, Superiore Generale della Compagnia di Gesù, ha chiesto a Sua Santità che questa nomina non venisse associata all’episcopato, in modo che Padre Guerrero possa tornare, dopo aver finito il suo servizio, alla sua normale vita di Gesuita. «Ringrazio il Santo Padre che mi concede di svolgere questa missione come gesuita, in modo che io possa continuare a esserlo anche quando questo servizio terminerà», afferma ancora padre Guerrero. «Per affrontare questo compito mi aiuta sapermi Corpo di Cristo, in cui ci sono altre persone, membri, che si dedicano al sostegno spirituale e di fede delle persone e delle comunità, o sono presenti nelle crepe e nelle ferite di questa umanità, cercando di costruire ponti e guarigione, in modo che collaborino più esplicitamente e visibilmente con la Missione di Cristo, con la quale tutti collaboriamo”. “Desidero conoscere e iniziare a lavorare con l’équipe del Segreteria per l’Economia della Santa Sede, familiarizzare con i criteri stabiliti dal Consiglio per l’Economia e collaborare alla realizzazione dei desideri di Sua Santità per questo Dicastero. Spero di contribuire alla trasparenza economica della Santa Sede e di fare un uso efficiente dei beni e delle risorse che sono al servizio dell’importante missione evangelizzatrice della Chiesa».


Deja un comentario

El nombramiento del jesuita Guerrero en la Radio Vaticana.

El padre Juan Antonio Guerrero, sj, es licenciado en Economía, Filosofía y Teología.El padre Juan Antonio Guerrero, sj, es licenciado en Economía, Filosofía y Teología.  (Society of Jesus)

El padre Guerrero SJ nuevo Prefecto de la Secretaría para la Economía

El Santo Padre nombró al español de 60 años que, además de Consejero General, se desempeña actualmente como Delegado del Padre General de la Compañía de Jesús para las casas y obras interprovinciales Romanas.

El Santo Padre Francisco ha nombrado al padre Juan Antonio Guerrero como Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede. Actualmente, el jesuita español de 60 años, además de Consejero General, es el Delegado del Padre General de la Compañía de Jesús para las casas y obras interprovinciales Romanas.
“Como jesuita es una alegría recibir una misión directamente del Papa. Es un modo privilegiado de realizar mi vocación” ha dicho el padre Guerrero. “La obediencia que profeso me ha llevado siempre por caminos inesperados, ha ido sacando de mí lo que yo nunca habría osado intentar y estoy agradecido. La obediencia es, para mí, un lugar privilegiado de encuentro con el Señor”.
Como Delegado del Padre General para las casas y obras interprovinciales Romanas es Superior Mayor de 360 jesuitas procedentes de 69 provincias de todo el mundo, 150 de los cuales están en formación, y 210 que desempeñan su misión en las siguientes instituciones: Pontificia Universidad Gregoriana, Pontificio Instituto Bíblico, Pontificio Instituto Oriental, Specola Vaticana, Civiltà Cattolica, Centro Aletti, Collegio Russicum, Collegio Bellarmino, Collegio del Gesù, Dicasterio para la Comunicación (Radio Vaticana) y otros dicasterios de la Santa Sede. El padre Guerrero ha trabajado en el proyecto de integración de las tres instituciones académicas confiadas a los jesuitas por la Santa Sede en Roma (Gregoriana, Bíblico y Oriental), proceso que deja iniciado. También ha desempeñado otras misiones de gobierno; además de la actual, fue provincial de la Provincia de Castilla, con más de 600 jesuitas y un buen número de obras. Tuvo que administrar recursos escasos con sentido evangélico y contribuir en el proceso de integración y reorganización de las provincias jesuíticas españolas.

“‘Sorpresa’ fue la palabra usada cuando me llamaron desde Mozambique a Roma para ser delegado del Padre General. Para este nuevo servicio debería buscar otra palabra, porque no entraba en modo alguno en mi ámbito de posibilidades. Ha sido algo absolutamente inesperado. Al comienzo me asustó y me tuvo varios días aturdido. Pero lo acojo con humildad, con confianza en el Señor y en el equipo que ya lleva adelante el trabajo de la Secretaría para la Economía. Por mi parte, colaboraré al servicio de esta misión con lo mejor de mí”.

El Padre Guerrero nació en Mérida, España, en 1959. Estudió con salesianos y jesuitas. Durante la universidad vivió en un Colegio Mayor de Claretianos. Entró en la Compañía de Jesús a los 20 años. Ha estudiado en España, Brasil, Francia y Estados Unidos. Se licenció en Economía (1986), Filosofía (1993) y Teología (1994). Entre 1994 y 2003 fue profesor de Filosofía Social y Política en la Universidad Pontificia de Comillas, al tiempo que trabajaba en su doctorado en Filosofía Política, que interrumpió cuando le nombraron maestro de novicios de España. Desempeñó esta misión cinco años y a continuación (2008) fue nombrado Provincial de la Provincia de Castilla en España. Después de seis años, en 2014, fue destinado a Mozambique donde ejerció como ecónomo y coordinador de proyectos. También acompañó Ejercicios Espirituales, dio cursos de filosofía y colaboró en la construcción de un colegio que acabó dirigiendo. Antes de cumplir tres años en Mozambique, en 2017, fue llamado a Roma a la misión que actualmente desempeña, Consejero General y Delegado del Padre General para las obras y casas confiadas por la Santa Sede, en Roma.

El padre Guerrero habla italiano, inglés, francés, portugués y español.

“Personalmente, parece que cambia todo en mi vida y en realidad no cambia casi nada. Al final siempre hacemos lo mismo: ‘una cosa sola’, tratar de estar con el Señor, agradeciendo tanto bien recibido y poniendo todo lo que somos y tenemos a su servicio y al de su Iglesia. Obviamente, soy una persona que viene de fuera de la Curia Vaticana y que entra en un mundo nuevo. Necesitaré un tiempo de adaptación y aprendizaje, de conocer y familiarizarme con las personas, con los procedimientos, con las relaciones con otros dicasterios, etc. Y lo haré entregándome plenamente a la tarea que se me encomienda”.

El Superior General de la Compañía de Jesús, padre Arturo Sosa, manifestó la alegría de la Compañía de Jesús y su disponibilidad para el servicio al Santo Padre y a la Santa Sede. “Cuando la petición del Santo Padre me llegó, la acogí con apertura y disponibilidad”, afirmó. El padre Sosa pidió a Su Santidad que este nombramiento no llevase asociado el episcopado, de modo que el padre Guerrero pueda volver al acabar su servicio a su vida normal de jesuita.

“Agradezco al Santo Padre que me permita realizar esta misión como jesuita, para poder seguir siéndolo cuando termine este servicio”, dice el padre Juan Antonio Guerrero. “Para asumir esta tarea me ayuda saberme Cuerpo de Cristo, en el que hay otras personas, miembros, que se dedican al sostenimiento espiritual y de la fe de las personas y comunidades, o están presentes en las brechas y heridas de esta humanidad, intentando construir puentes y curar, de modo que colaboren de modo más explícito y visible con la Misión de Cristo, con la que todos colaboramos”.

Además expresó: “Deseo ya conocer y comenzar a trabajar con el equipo de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede, familiarizarme con los criterios establecidos por el consejo para la Economía y colaborar en llevar adelante los deseos de su Santidad para esta Secretaría. Espero poder contribuir a la transparencia económica de la Santa Sede y a hacer un uso eficiente de los bienes y recursos que están al servicio de la importante misión evangelizadora de la Iglesia”.

El padre Guerrero comenzará su cargo en enero de 2020.


Deja un comentario

Vaticano. Un jesuita nuevo prefecto general de economía

El Santo Padre Francisco ha nombrado al P. Juan Antonio Guerrero Alves, S.I., de la
Provincia de España, Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede, a partir del
mes de enero de 2020. Desde 2017 se desempeña como Consejero General y Delegado del
Superior General para las Casas y Obras Interprovinciales de la Compañía de Jesús en Roma
(DIR)1
.
El P. Guerrero nació en Mérida, España en 1959. Ingresó a la Compañía de Jesús en 1979 y
fue ordenado sacerdote en 1992. Ha estudiado en España, Brasil, Francia y Estados Unidos. Se
licenció en Economía (1986), Filosofía (1993) y Teología (1994). En el 2008 fue nombrado
Provincial de Castilla en España y en el 2014 fue enviado a Mozambique donde ejerció como
ecónomo y coordinador de proyectos.


Deja un comentario

Etica y economía. Discurso del Papa

2019.11.11 Papa Francesco riceve in udienza i Membri del Council of Inclusive CapitalismAudiencia del Papa al Consejo para un capitalismo inclusivo  (Vatican Media)

El Papa pide que la economía vuelva a un enfoque ético

En su audiencia al Consejo para un capitalismo inclusivo, el Santo Padre llama a una profunda renovación de los corazones y de las mentes para poner a la persona en el centro de la vida económica, porque no se trata sólo de “tener más” sino de “ser más”

Debora Donnini – Ciudad del Vaticano

En un mundo en el que los niveles de pobreza aumentan a escala mundial y prevalece la desigualdad, es urgente aspirar a un sistema económico justo, capaz de responder a los desafíos más radicales a los que se enfrentan la humanidad y el planeta. Lo recordó el Papa al final de la mañana al recibir en audiencia a los miembros del Consejo para un Capitalismo Inclusivo, que constituye uno de los resultados del Fortune – Time Global Forum del 2016, que asume el reto de reducir la brecha que separa a la mayoría de las personas de la prosperidad de la que pocos gozan.  Precisamente hace tres años, Francisco había recibido en audiencia a los participantes en aquel encuentro, tal como él mismo lo recordó, después de haber agradecido al Cardenal Peter Turkson y a cuatro personas que tomaron la palabra antes de su discurso.

La actividad empresarial es una parte imprescindible del servicio al bien común, sobre todo si incluye la creación de puestos de trabajo, pero, como recordaba San Pablo VI, no puede limitarse al crecimiento económico, sino que también debe favorecer la promoción de “cada hombre y de todo el hombre”.  Lo que significa – dijo el Papa Francisco – mucho más que “equilibrar los presupuestos, mejorar las infraestructuras u ofrecer una mayor variedad de bienes de consumo”: se trata de una conversión para reforzar los modelos económicos basados en nuestra generosidad hacia los necesitados.

“ Un sistema económico sin preocupaciones éticas no conduce a un orden social más justo, sino a una cultura “usa y tira” de los consumos y de los residuos. Por el contrario, cuando reconocemos la dimensión moral de la vida económica, que es uno de los muchos aspectos de la doctrina social de la Iglesia que debe ser plenamente respetada, somos capaces de actuar con caridad fraterna, deseando, buscando y protegiendo el bien de los demás y su desarrollo integral ”

De ahí que el Papa haya animado a este Consejo a perseverar en “el camino de la solidaridad generosa y a trabajar por el retorno de la economía y de la finanza a un enfoque ético que favorezca a los seres humanos”.  Y subrayó que fue precisamente la crisis financiera que afectó al mundo en el año 2008 la que demostró que “un sistema económico sano no puede basarse en beneficios a corto plazo”, a expensas de inversiones productivas, sostenibles y socialmente responsables a largo plazo.

Los esfuerzos de este Consejo por el capitalismo inclusivo recuerdan, además, el llamado a servir al bien común tratando de aumentar los bienes de este mundo y de hacerlos más accesibles para todos.

“ En última instancia, no se trata simplemente de ‘tener más’, sino de ‘ser más’. Lo que se necesita es una profunda renovación de los corazones y de las mentes para que la persona humana pueda estar siempre en el centro de la vida social, cultural y económica ”

De manera que “su presencia aquí es, por tanto, un signo de esperanza” – les dijo el Santo Padre al concluir – a la vez que les manifestó su gratitud por el compromiso de promover una economía más justa y humana para construir un mundo mejor, teniendo en cuenta a toda la persona y a las generaciones futuras, porque un capitalismo inclusivo, que no descarta a nadie, es una aspiración noble, digna de esfuerzos.


Deja un comentario

País Vasco: importante acuerdo patronal-sindical en la enseñanza

El lunes todos a clase con los deberes hechos

El lunes todos a clase con los deberes hechos

El lunes todos a clase con los deberes hechos Pablo GH

El acuerdo aporta logros importantes para el profesorado y el PAS

Las familias reciben con satisfacción el acuerdo alcanzado

Los centros tendrán que evaluar su capacidad para dar respuesta a todos los acuerdos firmados.

Afortunadamente la huelga de un mes en la concertada se ha quedado en solo dos días, y el acuerdo llegado pone fin a una lucha de tres años y 29 días de huelga en total.

Con fecha de 9 de noviembre de 2019 los sindicatos ELA, STEILAS, CCOO y KRISTAU ESKOLA, como representante de los centros concertados, firmaban los cinco folios en los que se recogen los términos del acuerdo.

El acuerdo aborda diversas materias. Así, en el tema de salarial,  se recoge una tabla de incrementos desde el 2017, fijando para el 2020 el incremento del IPC de 2019 en la CAV + el 2%. También se ha pactado una equiparación salarial entre el profesorado de la ESO I y II con efectos desde enero de este año.

En cuanto a la jornada laboral fijada en 1252 horas anuales se garantizan 3 horas complementarias presenciales y semanales, y 40 horas no presenciales por el trabajo realizado.  Por su parte el PAS (personal de administración y servicios) ve reducida en 30 horas su jornada anual. Y se establecen 2 días de libre disposición retribuidos y pactados con el centro.

En el quinto apartado del acuerdo se establece una “Mejora de condiciones para los cuerpos más precarizados y feminizados”, que se corresponden con las especialistas de apoyo educativo, y el personal del primer ciclo de infantil.

Kristau Eskola reconoce explícitamente el acceso a la jubilación parcial para el colectivo que reúna las condiciones establecidas, con su reducción de jornada y las contrataciones a tiempo parcial y de relevo que sean precisas.

En el mismo punto se aborda también el tema de la recolocación por pérdida de puesto de trabajo debido al cierre de aulas. Entre otros criterios que se tendrán en cuenta están los de antigüedad en las bolsas de trabajo y el de antigüedad en el sector.

Ell capítulo octavo dice: “A expensas de la ratificación de sus respectivas asambleas de delegadas y delegados y Junta Directiva de Kristau Eskola , las partes asumen la obligación de llevar los compromisos recogidos en el presente ACUERDO DE FIN DE HUELGA  a la Mesa de negociación para su incorporación al texto de un nuevo convenio colectivo antes del final del presente año. A tal efecto, solicitarán la colaboración de una/un técnica/o del Consejo de Relaciones Laborales (CLR).”

Sin duda ha sido clave en esta negociación la labor de José Ignacio Varas, que era nombrado mediador por parte del CLR a finales de octubre.

El fin de la huelga es recibido por los padres de alumnos con satisfacción. En los últimos días los ánimos se habían crispado entre el colectivo de padres, y en los grupos de wassap circulaban posturas a favor y en contra de los convocantes de la huelga, de los centros, de la Iglesia, o del Gobierno Vasco. En algún centro se planteaban los padres boicotear con el impago de la cuota, y otros apostaban por enviar quejas al departamento de educación del Gobierno Vasco por cada día de huelga.

Ahora, la pregunta que queda en el aire es si todos los centros podrán cumplir lo pactado o, con el tiempo, si algunas medidas acaben pasando factura. 

Non solum sed etiam.

Sin duda que la primera reacción es la de congratularnos porque ha sido posible llegar a acuerdos. Llegar a acuerdos es posible, ¡y pensar que nos habían hecho creer que no!

Pero bueno, “gurera”, sindicatos y Kristau Eskola han firmado, seguramente cediendo unos y otros, y, tras la lectura del acuerdo es evidente que los profesores han logrado mejoras en su salario, en sus condiciones laborales, en la garantización de puestos de trabajo y en la jubilación.

Pero, a mi, me surge una duda: ¿ya serán capaces, todos los centros, de asumir los acuerdos tomados? Dentro del abanico de los centros escolares de la concertada los hay con mayor y menor volumen de alumnado; los hay con alumnado de familias más o menos pudientes; vamos, que no es lo mismo un Coras o un Marias, en Vitoria que es lo que conozco, que un San José o un Mercedarias.

Si un centro no tiene capacidad de asumir los acuerdos …. ¿cuál serían las posibles soluciones? ¿aumentar las cuotas “voluntarias”? ¿crear una caja de cooperación intercentros? ¿cerrar el centro?

Sin ánimo de aguar la fiesta, espero que las soluciones de hoy tengan en cuenta también el mañana, y que el acuerdo garantice la enseñanza en todos nuestros centros, no su futuro estrangulamiento.

De momento, el lunes todos al cole, con los deberes hechos. V<sco


Deja un comentario

Aclaraciones sobre el estado actual de la economía del Vaticano.

2019.01.11 Basílica de San Pedro2019.01.11 Basílica de San Pedro 

Galantino: “No hay alarma de default en el Vaticano”

En una entrevista con el periódico Avvenire, el Presidente de la APSA niega las reconstrucciones periodísticas que hablan de una Santa Sede al borde del colapso.

Ciudad del Vaticano

“Aquí no hay colapso o default. Solo hay necesidad de una revisión de los gastos. Y eso es lo que estamos haciendo. Puedo probártelo con números”. Así, el Presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, APSA, el obispo Nunzio Galantino, entrevistado por el diario católico italiano Avvenire, desdramatiza los anticipos periodísticos de un nuevo libro sobre el Vaticano.

Después de explicar de dónde proceden los bienes gestionados por la APSA -en parte como resultado de la Convención Financiera anexa al Pacto de Letrán de 1929-, Galantino dijo que “la situación actual de la administración de la Santa Sede no es nada diferente de lo que ocurre en cualquier familia o incluso en los Estados de los diferentes continentes. En un momento dado se mira lo que se gasta, se ve lo que entra y se intenta reequilibrar los gastos”.

En cuanto al balance de la APSA, Monseñor Galantino desminitió que el resultado negativo sea consecuencia de “una gestión clientelar y sin reglas, de la contabilidad fantasma y del obstinado sabotaje a la acción del Papa”, como se ha escrito. “De hecho -explica- la gestión ordinaria de la APSA en 2018 cerró con un beneficio de más de 22 millones de euros. Los datos contables negativos se deben exclusivamente a una intervención extraordinaria destinada a salvar el funcionamiento de un hospital católico y los puestos de trabajo de sus empleados”.

Galantino también niega que la APSA tenga cuentas encriptadas o una contabilidad paralela. “Confirmo e insisto: La APSA no tiene cuentas secretas o encriptadas. Demuestren lo contrario. En la APSA tampoco hay cuentas de personas naturales u otras personas jurídicas, excepto los dicasterios de la Santa Sede, los órganos anexos y el Governatorato. Un Estado que no tiene impuestos o deuda pública solo tiene dos maneras de vivir. Obtener rédito de sus propios recursos y depender de las contribuciones de los fieles, incluso de los que están en el Óbolo di San Pietro. Aquí quieren que la Iglesia no tenga nada y que, en todo caso, dé un pago justo a sus empleados y responda a muchas necesidades, en primer lugar a las de los pobres. Es evidente que no puede ser así. Se necesita una revisión de los gastos para contener los costos de personal y la compra de materiales, y se está trabajando en ello con mucho cuidado y atención. Así que no hay alarma sobre el hipotético default. Más bien, hablamos de una realidad que se da cuenta de que hay que moderar los gastos. Como sucede en una buena familia o en un Estado serio”.

El presidente de la APSA proporciona datos sobre las propiedades gestionadas por su dicasterio: “Se trata de 2.400 apartamentos, la mayoría en Roma y Castel Gandolfo, y 600 entre tiendas y oficinas. Los que no generan ingresos son los apartamentos de servicio o las oficinas de la Curia. En cuanto a su valor de mercado, es imposible hacer una estimación. Tomemos los edificios de la Piazza Pio XII: ¿cuánto valen en la práctica? Si se convierten en un hotel de máximo lujo, es una cosa; si albergan las oficinas de la Curia Romana, tal y como lo hacen ahora, no valen nada. Además, alrededor del 60 por ciento de los apartamentos se alquilan a empleados que tienen necesidades, a los que se les cobra un alquiler reducido. Se trata de una forma de vivienda social. Si esto lo hacen las grandes empresas privadas, son acciones encomiables que cuidan del personal. Si lo hace el Vaticano, somos incompetentes, o peor aún, no sabemos cómo administrar el patrimonio”.

“Poner al Papa contra la Curia -concluye Galantino- es un cliché periodístico desgastado. Todos seguimos trabajando para equilibrar los ingresos y los gastos, y por eso tratamos de hacer exactamente y solo lo que el Papa quiere. Otras lecturas se acercan más al Código Da Vinci, es decir, una aproximación absolutamente novelesca a la realidad”.


Deja un comentario

Vaticano: Extraños fondos de la secretaria de Estado y graves responsabilidades.

Il palazzo del Vaticano nel cuore di Londra comprato con i soldi delle offerte per i poveri

La guerra per accaparrarsi 650 milioni di euro

CITTÀ DEL VATICANO. La Segreteria di Stato vaticano avrebbe fondi propri pari a 650 milioni di euro, che deriverebbero in parte dall’Obolo di San Pietro, le donazioni ricevute dal Papa per le opere di carità e il sostentamento della Curia romana. Un «gruzzolo» tutt’altro che esiguo, non collocato nelle casse dello Ior e dell’Apsa (Amministrazione patrimonio Sede apostolica), ma che sarebbe gestito in modo opaco, con operazioni speculative spericolate di dubbia eticità. È uno degli elementi più rilevanti che emerge dalle carte dell’inchiesta – ricevute e pubblicate da L’Espresso – dentro le sacre mura. Il promotore di Giustizia Gian Piero Milano e l’aggiunto Alessandro Diddi hanno individuato «gravi indizi di peculato, truffa, abuso d’ufficio, riciclaggio e autoriciclaggio» da parte di prelati e laici influenti. Mentre il revisore generale Alessandro Cassinis Righini, in pratica l’autorità anticorruzione, ipotizza «gravissimi reati» come appropriazione indebita, corruzione e favoreggiamento.

Per gestire il «tesoretto» la Segreteria di Stato ha chiesto «aiuto» soprattutto a Credit Suisse, «nelle cui filiali svizzere e italiane risulta versato circa il 77 per cento del patrimonio gestito». Sotto la lente d’ingrandimento della magistratura vaticana ci sono operazioni degli anni di governo degli ultimi due sostituti agli Affari generali, Angelo Becciu e l’attuale, il venezuelano Edgar Peña Parra, nominato da Francesco un anno fa.

Una figura chiave, non indagata, è monsignor Alberto Perlasca, che a fine luglio è stato spostato a un altro incarico per motivi non chiariti. Perlasca per anni ha amministrato in prima persona la «cassa» della Segreteria, da cui nel 2012 è partito l’investimento di 200 milioni nel fondo lussemburghese Athena Capital Global Opportunities, del finanziere Raffaele Mincione. In particolare sull’ormai famigerato immobile di pregio a Londra, di cui il Vaticano ha acquisito l’intera proprietà a fine 2018. Incaricato: il finanziere italiano nella City, Gianluigi Torzi, patron del fondo Jci. Chi guida in quel periodo la prima sezione della Segreteria è Becciu. Il suo nome aleggia, anche perché uno dei cinque dipendenti della Santa Sede «sospesi» dalla magistratura a inizio ottobre è monsignor Mauro Carlino, suo segretario personale a lungo. L’investimento a Londra non va bene, e nel frattempo al posto di Becciu arriva Peña Parra, che chiude con Mincione.

La vicenda giudiziaria per ora è culminata con la sospensione di 5 dipendenti della Santa Sede, tra cui un’altra figura importante: il direttore dell’Aif, l’autorità antiriciclaggio, Tommaso Di Ruzza, che avrebbe, secondo la magistratura, «confezionato e sottoscritto su carta intestata una lettera di “delega ad operare” a favore di Torzi in qualità di intermediario finanziario».

Becciu aveva anche in programma di destinare 250 milioni di dollari in una piattaforma petrolifera in Angola, dove era stato nunzio. Era l’operazione Falcon Oil. Sarà Mincione a segnalare che l’investimento sarebbe stato «antieconomico». Oltretevere si parla sempre più di «guerre per il tesoretto» della Segreteria di Stato. Lo Ior e l’Apsa vorrebbero gestire tutti i soldi dei dicasteri vaticani, anche perché, come si legge dalle carte, Credit Suisse ha bei guadagni.

Dalla Santa Sede per adesso nessun commento ufficiale. Ma a La Stampa un cardinale precisa che, al di là di eventuali azioni illegali, «è normale che si cerchi di investire i soldi dove possono rendere. Ed è chiaro che la Segreteria ha sempre cercato di investire per mantenere la struttura vaticana. L’Obolo di San Pietro è finalizzato al funzionamento della Santa Sede oltre che alla carità del Papa». Poi il porporato precisa: «Ed è normale che ogni Stato abbia fondi riservati per le emergenze».


Deja un comentario

Vaticano: el IOR en regla. Expulsados 4 dependientes

Ior, de Franssu: “L’Istituto è stato riformato, non c’è nessuna guerra”

In una intervista con «Il Sole 24 Ore», il presidente spiega i processi interni all’Istituto per essere conforme alle norme internazionali e commenta l’inchiesta della magistratura vaticana che ha portato alla sospensione di quattro dipendenti

Il presidente dello Ior Jean-Baptiste Douville de Franssu

«La riforma delle finanze e dello Ior è un processo voluto e avviato da Papa Francesco. Noi operiamo cercando di fare il nostro dovere al meglio, e in silenzio». Dopo cinque anni di «silenzio» a partire dalla sua nomina del luglio 2014, il presidente dello Ior Jean-Baptiste Douville de Franssu rilascia la sua prima intervista al quotidiano economico italiano Il Sole 24 Ore. Francese, 56 anni, de Franssu insieme al direttore generale Gian Franco Mammì e sotto la vigilanza della Commissione cardinalizia, ha portato avanti in questi anni la riforma dell’Istituto che oggi, sulla base di certificazioni, risulta conforme alle norme e alle prassi internazionali. E proprio questo è il tema centrale del colloquio con Carlo Marroni, durante il quale il presidente dell’Istituto per le Opere di Religione interviene – senza entrare nel segreto istruttorio – anche sull’inchiesta della magistratura vaticana dei giorni scorsi che ha portato alla sospensione di quattro dipendenti della Segreteria di Stato e del direttore dell’Aif. L’intervista, come si precisa, era stata concordata prima che scoppiasse il caso.

«Non c’è nessuna guerra», afferma de Franssu a riguardo, replicando alle ipotesi  che l’indagine sia stata frutto di scontri interni. «Siamo semplicemente pubblici ufficiali che hanno applicato la legge, ottemperando all’obbligo di segnalare – proprio a tutela delle istituzioni – anomalie riscontrate durante l’operatività quotidiana».

Inoltre, precisa il presidente Ior «non c’è nessun attacco all’Aif, e neppure alla Segreteria di Stato, naturalmente. Noi non abbiamo denunciato persone o singoli uffici. Si è trattato di una segnalazione contro ignoti a tutela delle istituzioni. Poi la magistratura fa le sue indagini. E aggiungo un elemento che è da dare per scontato: per tutti vale la presunzione di innocenza, sempre».

Nell’intervista si commenta anche l’avvenuta adesione dell’Istituto al circuito Sepa che de Franssu definisce «un marchio di sicura garanzia». «Lo Ior di oggi – spiega – è completamente rinnovato rispetto a solo qualche anno fa, in termini di governance, controlli interni, competenze professionali disponibili e servizi resi alla clientela. I risultati sono soddisfacenti e l’obiettivo di oggi è quello di continuare, affinare e perfezionare quanto fatto, soprattutto a beneficio dei clienti. La riforma, intesa come miglioramento costante, continua. La direzione della trasparenza e della legalità non viene mai abbandonata, mai. E il cliente è pienamente tutelato dal nostro lavoro».

Tutto rientra nella missione dell’Istituto conosciuto popolarmente come la “banca vaticana” (pur non essendo una banca), ovvero quella «di essere al servizio della Chiesa in tutto il mondo. Non dimentichiamo che oggi, con un’unica sede ed un organico di poco più di 100 persone, lo Ior raggiunge ben 112 Paesi e che spesso, in aree geopoliticamente critiche, prive o carenti di servizi finanziari affidabili ed efficienti, è l’unico referente per le congregazioni che operano sul territorio».

Certo, il nome Ior ancora impone un fardello del passato, ovvero tutti gli scandali che in passato hanno coinvolto l’Istituto. «Avete mai pensato di proporre il cambio del nome?», domanda il giornalista. «No, mai e non spetterebbe certo a noi», ribatte il presidente, «una cosa voglio dire: noi siamo davvero l’Istituto per le Opere di Religione, mai questo marchio è stato così aderente alla nostra azione. Non siamo certo una investment bank».

De Franssu offre anche le ragioni per cui una congregazione religiosa dovrebbe affidare la gestione dei propri risparmi all’Istituto: «Guardi dove siamo: un tassello dentro il cuore della cristianità. Le ragioni per servirsi di noi sono due, su tutte. Innanzitutto nel nostro lavoro rispettiamo i principi della fede cattolica e della Dottrina Sociale della Chiesa», dice.

«In secondo luogo – prosegue – i nostri guadagni (per il 2018 utile di 17,5 milioni, ndr) vanno all’azione pastorale del Papa. È quindi utile ribadire che quando una congregazione, o in generale un cliente, lavora con lo Ior contribuisce finanziariamente in maniera diretta e concreta all’operato del Santo Padre e non a logiche esclusivamente economiche tipiche di una banca. In più – ha concluso -vorrei aggiungere un accenno alla qualità dei nostri servizi, ai costi decisamente molto bassi e alle griglie etiche dei nostri investimenti, sempre più accurate e complete per garantirne la massima aderenza ai principi etico-cattolici».


Deja un comentario

Crisis financiera en la ONU

La ONU sufre la peor crisis de liquidez en una década

ONU/Rick Bajornas
Edificio del Secretariado de las Naciones Unidas en Nueva York

8 Octubre 2019

De los 193 Estados que integran la Organización, 129 han pagado sus cuotas, mientras 64 no lo han hecho aún. El titular de la ONU les urge a ingresar su contribución en totalidad. Para afrontar la situación, la Organización ha tenido que tomar múltiples medidas, pero ya no son suficientes y se corre el riesgo de impagos tan pronto como noviembre.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, ha comunicado a los Estados miembros que la Organización sufre la peor crisis de efectivo en casi una década y que corre el riesgo de agotar sus reservas de liquidez a finales de octubre, un escenario que podría comportar el impago del personal y de los proveedores.

Así lo comunicó este martes durante su encuentro diario con la prensa el portavoz de las Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, quien agradeció a los 129 países que pagaron puntualmente sus cuotas del presupuesto ordinario de la ONU, tal y como lo establece la carta de la Organización, e instó a los 64 restantes a efectuar el pago “con urgencia y en su totalidad”.

El vocero destacó que a finales de septiembre la Organización solo había recibido el 70% de las contribuciones correspondientes al presupuesto ordinario en comparación al 78% recibido el mismo periodo del año anterior.

Ante esta delicada situación financiera, Dujarric indico que desde inicios de año Naciones Unidas tuvieron que tomar múltiples medidas “para ajustar los gastos con las entradas de efectivo”.

“De no haberse contenido los gastos a nivel mundial desde principios de año, el déficit de tesorería en octubre podría haber alcanzado los 600 millones de dólares y la Organización no hubiera dispuesto de la liquidez necesaria para sufragar la apertura del debate de la Asamblea General y las reuniones de alto nivel del mes pasado. Hasta la fecha, hemos evitado interrupciones importantes en nuestras operaciones”, destacó.

A consecuencia de ello indicó que estas medidas “ya no son suficientes” y que es Secretariado de la ONU podría verse se obligado afrontar “un impago de los sueldos y los pagos de bienes y servicios a finales de noviembre, a menos que más Estados Miembros paguen íntegramente sus cuotas presupuestarias”.

Entre las medidas adicionales que Guterres ha pedido que se adopten de inmediato para contener la situación figuran la reducción de viajes oficiales, posponer el gasto en bienes y servicios y la suspensión de las actividades programadas fuera del horario oficial de reuniones.

“El Secretario General señala que se trata de un problema recurrente que obstaculiza gravemente la capacidad del Secretariado de cumplir sus obligaciones para con las personas a las que prestamos servicios”, añadió, por lo que Guterres “espera que los Estados miembros resuelvan sin más demora las cuestiones estructurales que subyacen a esta crisis anual”.

El trabajo y las reformas, en peligro

Previamente, el Secretario General se dirigió a los Estados miembros en la Quinta Comisión de la Asamblea General, cuyas competencias incluye el presupuesto de la Organización, donde les informó sobre el proyecto de presupuesto para 2020.

Tras advertir que durante este mes se alcanzará el déficit más profundo de la década, que se está en riesgo de agotar las reservas de efectivo cerradas de las operaciones de mantenimiento de la paz y que se puede llegar a noviembre sin suficiente efectivo para cubrir las nóminas, resaltó que “nuestro trabajo y nuestras reformas están en peligro”.

El titular de la ONU indicó que el presupuesto estimado para 2020 es similar al de este año y asciende a 2940 millones de dólares e incluye la reducción de 96 puestos y 643,9 millones de dólares para misiones políticas especiales.

“Sin embargo, la Organización se enfrenta a una grave crisis financiera. Para ser más específicos, una grave crisis de liquidez. La ecuación es simple: sin dinero en efectivo, el presupuesto no puede ejecutarse correctamente”.

Guterres destacó que la aplicación del presupuesto ya no depende de la planificación, sino de la disponibilidad de efectivo, una situación que “socava el cumplimiento del mandato y va en contra de nuestros esfuerzos por centrarnos menos en los aportes y más en los resultados”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.