Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Cote d’Ivoire: mejora sensiblemente la situación del País.

Côte d’Ivoire avanza a grandes pasos hacia la paz

Aïchatou Mindaoudou, representante especial del Secretario General para Côte d´Ivoire, este miércoles, en declaraciones ante el Consejo de Seguridad. Foto: ONU/Eskinder Debebe

08 de febrero, 2017 — Tras el referendo y las elecciones legislativas y presidenciales de 2015, y la adopción de una nueva constitución, Côte d’Ivoire transita hacia la recuperación y su pueblo disfruta de los beneficios de una economía efervescente.

Esas fueron las conclusiones de Aïchatou Mindaoudou, representante especial del Secretario General para ese país africano, al presentar su último informe ante el Consejo de Seguridad.

“En años recientes la situación de seguridad en el país ha mejorado ostensiblemente y disminuyen las violaciones de los derechos humanos. Hubo logros políticos de mayor trascendencia y el país trabaja en el mejoramiento de su infraestructura y en el estímulo de la inversión extranjera directa”, dijo.

A pesar de esos avances, la representante especial afirmó que algunos retos permanecerán durante cierto tiempo y requerían la atención del Gobierno.

Entre ellos, mencionó la reforma del sector de seguridad, la necesidad de que los excombatientes tengan una reinserción plena en la sociedad y el mejoramiento de la implementación de los derechos económicos, sociales y culturales de todos los habitantes.

Mindaoudou recordó que el repliegue de la Operación de las Naciones Unidas de Côte d’Ivoire (ONUCI) es inminente y aprovechó para agradecer a los países que contribuyeron con tropas, así como a los soldados de esa misión por apoyar a la ONU en el servicio de la paz y la justicia.


Deja un comentario

Cómo será el 2017 en Africa

El África que viene en 2017

Por Sebastián Ruiz-Cabrera

*Artículo publicado en papel en el número de enero de 2017

Entramos en un nuevo año que como denominador común quizás pueda decirse que será una época de incertidumbre para la democracia. Las señales, algunas difusas, apuntan hacia un autoritarismo creciente en lugares como Rusia, Turquía, Egipto y Etiopía. Estados Unidos eligió a Donald Trump como su nuevo presidente quien ha envalentonado a las fuerzas supremacistas blancas y cuyos tatuajes mentales incorporan una xenofobia alarmante. De paso, el líder en la Casa Blanca pretende, o al menos interpreta bien su papel, modificar algunas de las reglas actuales del orden mundial.

Las fuerzas de ultraderecha están ganando una posición alarmante en Francia, Alemania, Gran Bretaña, Bélgica o Austria. Pero también es importante destacar que no todos los caminos apuntan hacia la recesión democrática. Y esto es particularmente cierto en África. Un informe del Afrobarómetro de noviembre pasado revelaba que la demanda de la democracia en el continente sigue siendo superior a la de hace una década.

África está en medio de una revolución demográfica y la población grita cambios en muchos ámbitos. Evidente. Como en el plano urbanístico y que a menudo se pasa por alto y tan necesario para entender las dinámicas en las ciudades africanas. Junto con Asia, es la región con una tasa de urbanización más rápida del mundo. Para 2050, según el World Urbanization Prospects 2014, se calcula que un 56 por ciento será urbano. Estas aglomeraciones necesitarán una planificación sosegada al tiempo que urgente: sanidad, educación, infraestructuras, acceso a la electricidad, agua potable o Internet. Pero más allá de perspectivas a largo plazo, hemos tratado de sintetizar cuáles pueden ser los temas candentes políticos, sociales y económicos en el continente durante este 2017.

 
1. Tensiones no resueltas

El 2016 ha sido un año especialmente severo e implacable para el continente con titulares que tendrán sus correspondientes puntos suspensivos en el 2017. En Burundi, la consolidación del régimen de Pierre Nkurunziza en medio de advertencias de genocidio. En las montañas de Nuba, en Sudán, la guerra civil continúa invisibilizada, excepto por sus autores y sus víctimas. En Sudán del Sur, el colapso de un defectuoso acuerdo de paz, con una nueva erupción de la violencia y otra advertencia de Naciones Unidas de posible genocidio contra la población nuer. En la República Democrática de Congo, manifestantes pacíficos se enfrentaban contra el aparato de poder de un presidente, Joseph Kabila, que no sabe cuándo es el momento de claudicar y convocar unas elecciones. Su mandato expiraba el 19 de diciembre de 2016, pero se ha retrasado. El ultimátum internacional a Kabila es aplazarlo, como máximo, hasta abril de 2018.

En Etiopía, la viciosa represión contra los manifestantes oromos y amharas ha dejado al descubierto la sangrienta verdad de un estado de desarrollo próspero a costa de la mayoría. En Mozambique, el gobierno del FRELIMO ha desperdiciado su bonanza de gas en la compra de una flota de barcos de pesca de atún oxidados y mantiene su pulso con las fuerzas de la RENAMO, el principal partido de la oposición. Este conflicto todavía abierto –recrudecido en el último año con secuestros y asesinatos selectivos a líderes políticos o incluso a jueces y abogados–, socava la paz y la reconciliación final entre los mozambiqueños. En Zimbabue, la escasez de efectivo es tan aguda que el Banco de la Reserva ha inventado una extraña pseudo moneda para resolverlo, aumentando el espectro de una épica hiperinflación.

El 2016 ha puesto de manifiesto que el crecimiento económico es un magnífico camuflaje para las malas gestiones de los gobiernos porque el dinero extra chapotea entre las grietas. Pero cuando ese crecimiento se desacelera, las fisuras son visibles. Las fracturas ya no se pueden ocultar. La población se cansa de esperar a que su vida cambie. Una dinámica que explicaría que resurja la violencia en el delta del Níger o del repentino abandono de políticos y activistas de la retórica de la reconciliación en Sudáfrica; ahora el foco es la desigualdad de la riqueza y la redistribución de la tierra. Pan para hoy.


2. La ¿nueva? Unión Africana

Vista general de la sede de la Unión Africana en Adís Abeba. Foto: Getty Images.

Entre el 20 y el 30 de enero solo diez días separarán la investidura de Donald Trump, en los Estados Unidos, de la elección del nuevo o nueva presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA). Cinco son los candidatos declarados: Pelonomi Venson-Moitoi (Botsuana), Agapito Mba Mokuy (Guinea Ecuatorial), Amina Mohamed (Kenia), Abdoulaye Bathily (Senegal), y Moussa Faki Mahamat (Chad). La lucha de poderes señala que se establecerá un eje Rabat-Dakar para intentar expulsar de la UA a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) bajo el apoyo del candidato senegalés. Mientras, el otro bloque liderado por Argelia y sus aliados –principalmente Sudáfrica– buscarán que la RASD permanezca apostando por la candidatura de la keniana o el chadiano. Entre las decisiones estructurales cuatro son los puntos a tener en cuenta en la nueva etapa: El caso saharaui tras la entrada o no de Marruecos en la UA; la reforma de la financiación de la institución para no depender de la ayuda exterior; el rol de árbitro en las elecciones del continente; y el de garantizar la seguridad de la población africana con el envío de fuerzas armadas.


3. Elecciones decisivas

Ilustración por Sebastián Ruiz-Cabrera.

Liberia. La crisis del ébola, que se declaró en 2014, ha afectado de forma transversal a la economía del país: cosechas abandonadas, un sistema frágil de salud, y falta de inversión extranjera. En octubre está previsto que tengan lugar los comicios para sustituir a Ellen Johnson Sirleaf al frente del país desde 2005. Dos serán las candidaturas fuertes: por un lado, la de Joseph Boakai, actual vicepresidente y miembro del Unity Party (UP); por otro lado, la de George Weah, del partido Congress for Democratic Change (CDC) y actual senador en el condado de Montserrado, que incluye a la capital Monrovia. Tanto Boakai como Weah, quien ha sido hasta el momento el único africano en ganar el prestigioso Balón de Oro de la FIFA al mejor futbolista del mundo, tendrán que hacer frente a un acontecimiento delicado: la retirada completa a inicios de junio, y después de 13 años, de las tropas de la Misión de Naciones Unidas en Liberia (Minul). Sin duda, una prueba de hierro para comprobar si el país está preparado para unas elecciones libres, abiertas y democráticas.

Ilustración por Sebastián Ruiz-Cabrera.

Kenia. La actual tensión política hace tener muy presente la violencia pos electoral que sufrió el país entre 2007-2008 en la que perecieron más de 1.200 personas y cerca de 600.000 fueron desplazados. Convocadas para el 8 de agosto, tanto el actual presidente, Uhuru Kenyatta, del partido Jubilee, como el principal líder de la oposición, Raila Odinga, de la coalición CORD –y quien optará por cuarta vez al sillón presidencial–, se enfrentan a tres patatas calientes: la corrupción, las luchas por el control de la tierra en las zonas centrales del país y la inseguridad provocada por el grupo terrorista somalí Al Shabab. Kenia mantiene 4.000 soldados en Somalia, en el seno de la misión de la ONU (AMISOM) con el fin de apoyar a la lucha antiterrorista del gobierno vecino. No obstante, la inestabilidad de la frontera norte keniana y también la fluctuación del precio del barril de petróleo puede hacer tambalear al líder regional de África del Este que espera en verano comenzar la exportación de crudo desde la región del Turkana.

 

 

Ilustración por Sebastián Ruiz-Cabrera.

Angola. A inicios de diciembre una noticia copaba los titulares: José Eduardo dos Santos, actual presidente del país, dejaría el cargo antes de la elección presidencial en agosto después de 37 años en el poder. Es difícil ocultar la importancia de este anuncio. Pero el líder del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) se ha apresurado a ungir a un sucesor como su candidato favorito: el ministro de Defensa, João Lourenço. Dada la naturaleza del sistema político angolano, en la que el MPLA goza de una mayoría casi inexpugnable, esto significa que Lourenço, un veterano del partido, será el próximo presidente. Como claves antes de la marcha del hasta ahora líder más longevo del continente africano, dos Santos se ha asegurado que sus hijos ocupen posiciones clave, incluyendo a Isabel dos Santos, al frente de la petrolera estatal Sonangol –el corazón financiero del régimen– y a José Filomeno de Sousa dos Santos al mando de un fondo de riqueza estatal de 5.000 millones de dólares. Resumiendo, dos Santos no ocupará el Palacio Presidencial, pero continuará controlando las finanzas.

 

 

Ilustración por Sebastián Ruiz-Cabrera.

Ruanda. Las elecciones ruandesas previstas para agosto son sin duda las menos excitantes porque plantean un escenario fácil para el actual presidente Paul Kagame, en el gobierno desde el año 2000. Después de que el referéndum constitucional, en diciembre de 2015, le permitiera –con un 98,3 por ciento a su favor– presentarse a unos terceros comicios, la victoria está más que asegurada. ¿El motivo? El espacio democrático es en realidad casi inexistente en el país de las mil colinas. Pero el autoritarismo no es la única característica del gobierno ruandés. Si hay algo en lo que destaca es por la eficacia de las políticas de desarrollo. Desde el fin del genocidio ha sido el país que más ha progresado en términos de índice de desarrollo humano y su crecimiento se mantiene entre un 6 y un 7 por ciento. Eso sí, por otro lado, Ruanda continua muy dependiente de la ayuda extranjera que supone más de un tercio del presupuesto estatal.

Habrá que estar atentos también al desarrollo de la carrera presidencial en: Sierra Leona (noviembre), Somalia (marzo) o Libia (sin determinar).


4. Terrorismo a tres bandas

Imagen de un soldado en Mogadiscio, en la misión de Naciones Unidas en Somalia (AMISOM). Foto: Stuart Price.

Al Shabab. El grupo rebelde ha estado a la ofensiva en los últimos meses retomando varios pueblos en el sur y centro de Somalia. Desde el inicio del 2016 los terroristas –que están vinculados a Al Qaeda– han vuelto a tomar por lo menos una decena de ciudades que estaban siendo protegidas por las tropas etíopes y de la Unión Africana. Los yihadistas se mantienen firmes en sus reivindicaciones: expulsar a las fuerzas de paz de la Unión Africana, derrocar al gobierno de Somalia, respaldado por Occidente, e imponer su estricta versión del islam en el país.

Y todo después de que se conociera que a finales de noviembre el todavía presidente en la Casa Blanca, Barak Obama, decidiera incluir al grupo terrorista como una de las organizaciones que idearon los ataques del 11 de septiembre de 2001. Hasta aquí nada nuevo. El desliz –que acentúa los intereses geopolíticos de Estados Unidos en el cuerno de África– es que Al Shabab no se creó hasta 2007. Pero no importa cuando se trata del Tío Sam.

***

 

Imagen de algunas de las 21 niñas que fueron secuestradas durante 913 días en la aldea de Chibok, al norte de Nigeria. Foto: Getty Images.

Boko Haram. En los estados del noreste de Nigeria, la tiranía de Boko Haram ha provocado que 2,6 millones de personas huyan de sus casas y que 9 millones necesiten ayuda de forma urgente en Nigeria, Níger y Chad. La violencia del grupo terrorista está provocando una de las mayores crisis humanitarias de África y, lejos de sus hogares, las familias desplazadas se enfrentan a nuevos peligros como el hambre. Mientras en Abuya, la capital política de Nigeria, el pobre desempeño del presidente Muhammadu Buhari, elegido en una ola de optimismo 2015, hasta ahora no ha conseguido dar respuestas sociales y políticas al terror de Boko Haram que mantiene su máxima: Yama’atu Ahlis Sunna Lidda’auati wal-Yihad, que en árabe significa “personas comprometidas con la propagación de las enseñanzas del profeta y la yihad”.

Boko Haram debe entenderse en un contexto complejo de factores históricos, culturales y económicos porque nacen en Nigeria, la nación más poblada de África (más de 180 millones de personas), la mayor economía del continente, y el mayor productor de petróleo. No obstante, los niveles asombrosos de corrupción han dejado al país sin un desarrollo adecuado de infraestructuras básicas. Las disparidades entre el norte, que es principalmente musulmán y el sur, que es en su mayoría cristiano, han favorecido la insurrección de los yihadistas sobre todo en los estados del noreste de Borno, Yobe y Adamawa, el epicentro de la revuelta islamista.

***

En la imagen una furgoneta con inmigrantes que vuelven a la ciudad de Agadez (Níger) después de no poder cruzar un punto de control policial. Foto: Getty images.

AQMI. Mientras que los combatientes del autodenominado Estado Islámico (EI) de Siria e Irak han amenazado con combatir en el territorio de Libia, y Boko Haram ha perpetrado ataques en Níger y Chad, Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) es, sin duda, la franquicia yihadista más importante en el África al Sur del Sahara desde el 2006. Un atractivo potencial para la organización terrorista en la región del Sahel es su estatus como uno de los principales polos de migración de África. Níger, en particular, se ha convertido en un punto de tránsito para los migrantes de África Occidental, una gran proporción de los cuales se dirigen hacia Libia para tratar de cruzar el Mediterráneo hacia Europa a través de Italia.

Entre febrero y septiembre de 2016, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) registró al menos 270.000 migrantes que pasaron por Séguedine, en Níger. El grito en el cielo viene aquí: el enviado especial de las Naciones Unidas para el Sahel, Hiroute Guebre Selassie, advirtió en noviembre de 2015 que hasta 41 millones de jóvenes de la región estaban en riesgo de radicalización o de migración forzada debido a la falta de oportunidades educativas y económicas.


5. El año decisivo para la justicia internacional africana

A la derecha de la imagen, la gambiana Fiscal general de la Tribunal Penal Internacional Fatou Bensouda. Foto: Getty Images.

De momento tres países han notificado oficialmente a las Naciones Unidas su intención de retirarse del Estatuto de Roma, el tratado de 1998 que establece el tribunal con sede en La Haya: Sudáfrica, Burundi y Gambia. Estas salidas entrarán en vigor en 2017 y, sin duda, la de Sudáfrica es la que más ha dolido y más dudas ocasiona. Además, la lista de países africanos que están reconsiderando su pertenencia a la Tribunal Penal Internacional (TPI) está creciendo. El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta dijo el 12 de diciembre en un discurso televisado con motivo de la conmemoración de la independencia del país, que estaban pensando seriamente si continuar como miembro. El anuncio hace una nueva presión sobre el primer tribunal de crímenes de guerra permanente del mundo creado en 2002, cuya Presidenta, la argentina Silvia Fernández de Gurmendi, y la Fiscal General, la gambiana Fatou Bensouda, han tenido que luchar contra las acusaciones de seguir una agenda neocolonial en África, es decir, juzgar principalmente a líderes africanos.


Deja un comentario

El concepto de sostenibilidad. Qué es. Desarrollo sostenible.

 mundo

                ¿Qué es la sostenibilidad?

 Number of visits597

Qué es la sostenibilidad, su origen y su importancia para intentar lograr un bienestar global de las presentes y futuras generaciones.

Origen de la sostenibilidad

El actual concepto de sostenibilidad aparece por primera vez en el Informe Brundtland, publicado en 1987. También llamado Nuestro futuro común, este documento elaborado para Naciones Unidas alertó por primera vez sobre las consecuencias medioambientales negativas del desarrollo económico y la globalización, tratando de ofrecer soluciones a los problemas derivados de la industrialización y el crecimiento poblacional.

Décadas después, la sostenibilidad trata de garantizar las necesidades del presente sin comprometer a las futuras generaciones. ¿Cómo? Sin renunciar a ninguno de los tres pilares esenciales: la protección medioambiental, el desarrollo social y el crecimiento económico.

Sostenibilidad ambiental, social y económica

Sostenibilidad es asumir que la naturaleza y el medio ambiente no son una fuente inagotable de recursos, siendo necesario su protección y uso racional.

Sostenibilidad es promover el desarrollo social buscando la cohesión entre comunidades y culturas para alcanzar niveles satisfacto­rios en la calidad de vida, sanidad y educación.

En tercer lugar, sostenibilidad es promover un crecimiento económico que genere riqueza equitativa para todos sin dañar el medio ambiente.

Actualmente, muchos de los retos a los que se enfrenta el ser humano tales como el cambio climático o la escasez de agua sólo se pueden resolver desde una perspectiva global y promoviendo el desarrollo sostenible.

Ahora que ya sabes qué es la sostenibilidad, recuerda actuar en el presente pensando en el futuro.


Deja un comentario

Objetivos inmediatos para el desarrollo de América Latina

Combatir la evasión fiscal y la desigualdad, claves para un desarrollo sostenible en América Latina

Luchar contra la pobreza y la desigualdad es, según la CEPAL, clave para un desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe. Foto: Banco Mundial/Jamie Martin

09 de septiembre, 2016 — La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) considera que la región atraviesa un periodo difícil debido al clima económico, político y social actual.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, señaló, no obstante, que tiene posibilidades de encauzar su desarrollo a través de un crecimiento más inclusivo, basado en modelos de inversión y consumo más sostenibles.

Al participar en la vigésima Conferencia Anual del CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, en Washington DC, Bárcena agregó que son necesarias políticas más eficaces para luchar contra la evasión fiscal, que en la región representa un 6,7% del producto interno bruto (PIB) regional.

También destacó que otro tema importante para la región es la desigualdad, con mención especial a la necesidad de una mayor diversificación de la concentración de la riqueza.

Asimismo, advirtió que el combate a la pobreza se ha paralizado y sigue afectando a un 28% de las personas de la región e hizo hincapié en alcanzar una mayor igualdad de género como medida para afrontar parte de esta problemática.


Deja un comentario

Cumbre del G-20 en China. Mensaje de la ONU

mundo

 

La Agenda de Desarrollo Sostenible es decisiva en la lucha contra la pobreza y los conflictos

Share
Imprimir
04 de septiembre, 2016 — El Secretario General de la ONU manifestó este domingo en la Cumbre de líderes del G-20 que se celebra en la ciudad china de Hangzhou que para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible es crucial trabajar unidos para resolver los urgentes retos planteados por la pobreza, la desigualdad y los conflictos.

“El desarrollo sostenible requiere una paz sostenible: para que la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible tenga éxito y se logre un crecimiento económico estable, necesitamos que la paz y el desarrollo trabajen codo a codo”, indicó Ban Ki-moon

Asimismo, el Titular de la ONU acogió con beneplácito y felicitó al Presidente chino Xi Jinping por colocar ese conjunto de medidas globales de Naciones Unidas en el centro de la agenda del encuentro e instó nuevamente a todos los países a alinear sus políticas nacionales y socioeconómicas en pos de ese objetivo.

Ban urgió de nuevo a todos los países, y en especial a los líderes del G-20, a que se sumen al Acuerdo de Paris contra el cambio climático y manifestó satisfacción al saber que el borrador del comunicado final de la Cumbre alienta a la rápida entrada en vigor de este acuerdo internacional.


Deja un comentario

Cómo se presenta hoy Africa. Comentario

Las gafas del futuro

Begoña Iñarra 120  Por Begoña Iñarra

 

A mi vuelta a África observo cambios enormes tanto en Nairobi, como en Uagadugú o en cualquier otra gran ciudad africana. Los nuevos edificios, cada vez más altos, aumentan: bancos y empresas internacionales, templos de diferentes religiones, universidades, carreteras donde el tráfico está cada vez más congestionado… Los atuendos de la gente indican diferentes países de procedencia y confesiones religiosas. Fuera del centro se alzan nuevos barrios, algunos modernos y otros mucho más pobres, donde tengo la impresión de estar en otro mundo. Pero aún allí abundan los quioscos de tarjetas para móviles y las parabólicas. Es una África distinta y mejor que la de mi primer viaje en 1970.

Los cambios en África, como en el resto del mundo, son de paradigma. Veíamos las cosas de cierta manera y los nuevos conocimientos científicos hacen que hoy las percibamos de manera diferente. Este cambio tiene lugar en todos los ámbitos y va penetrando en todas las capas de la sociedad. Una vez se establece el cambio de paradigma no se puede volver atrás, a las hipótesis del pasado. Los cambios son profundos, pero hasta el simple uso de tecnologías tan extendidas en África como el teléfono móvil contribuye a cambiar el comportamiento y la visión del mundo.

Teléfonos, ordenadores, Internet o redes sociales como Facebook y Twitter facilitan que la gente se organice espontáneamente. Lo experimentamos en España el 12 de marzo de 2004, cuando una convocatoria a través de mensajes de móvil congregó a miles de ciudadanos para manifestarse contra el Gobierno del Partido Popular, influyendo en el resultado electoral. Las redes sociales jugaron un fuerte papel en la primaveras árabes y hoy, a través Facebook, se organizan encuentros multitudinarios en las plazas públicas de cualquier lugar.

Las personas reaccionan de distinta manera ante cambios profundos. Unos intentan volver a la seguridad del pasado, a la tradición, a lo conocido, a simplificar la realidad en un mundo cada vez más complejo. El pasado, el antes, es siempre mejor que el presente. Son personas sin esperanza, sin ilusión, porque solo ven lo negativo del cambio y no sus posibilidades. El crecimiento de los guardianes del pasado se manifiesta en el aumento de la extrema derecha y del terrorismo. Otros ven solo con las gafas del futuro, para ellos todo lo moderno es bueno, sin discernir –en doctrinas y propuestas– lo que da vida de lo que puede conducir a la muerte del ser humano y del planeta. Un tercer grupo intenta discernir, tanto en sus tradiciones culturales como en las nuevas propuestas, los valores que merece la pena mantener y que nos permitirán avanzar con esperanza hacia el futuro de este mundo en trasformación.

¿Cómo nos situamos en estos cambios como cristianos? Dios-Creador nos habla a través de su Palabra (la Biblia) y de la Creación. Miremos a esta para aprender de ella. Hoy sabemos que el universo creado por Dios y la vida están en constante evolución: se adaptan y se estructuran, pasando del caos al orden. Ese caos, en su abundancia y belleza, nos revela un universo abierto a nuevas posibilidades, a formas más complejas de vida. Esa transición es un proceso de crecimiento doloroso que va acompañado de pérdidas, ya que sin la muerte y la sucesión de generaciones no habría evolución.

La Creación nos indica claramente que la vida está en el cambio, en el futuro y que el pasado nunca volverá. Es importante mirar al pasado para detectar la presencia de Dios en los acontecimientos de la historia y de nuestra vida, aprender de ellos y dejar que esa sabiduría se transforme en energía para avanzar hacia el futuro con esperanza, porque la vida continúa en el cambio.

El universo en evolución es dinámico. Nada está acabado porque Dios sigue creando e impulsando la Creación hacia el futuro, mientras el Espíritu hace todo nuevo. Por la fe tenemos la certeza de que Dios cura el mundo natural y lo lleva a su plenitud. Dios es dinámico, es un Dios de futuro que continuamente hace surgir una nueva creación, de la que formamos parte los seres humanos. Pase lo que pase en el futuro, Dios, la fuente inagotable de amor que va más allá de lo que podemos entender o imaginar, ya está allí. Eso es para nosotros fuente de esperanza. Esto no nos redime de discernir lo nuevo con ojos críticos, para escoger aquellas posibilidades que dan vida a todos y rechazar las que llevan a la muerte.

Los cristianos entendemos este mundo emergente a la luz de la Resurrección y de la promesa de que todas las cosas son transformadas y salvadas en Cristo. Por eso entramos en los cambios con optimismo y esperanza.


Deja un comentario

Primer informe sobre los ODS. Resumen.

 

mundo

Primer Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible

¿Dónde estamos al iniciar la implementación de la Agenda 2030?

13% de la población mundial vive aún en la extrema pobreza.

Nueva York, 19 de julio de 2016 – En el momento en el que el mundo comienza la implementación de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el 13% de la población mundial vive aún en la pobreza extrema, 800 millones de personas padecen hambre y 2.400 millones viven sin instalaciones sanitarias adecuadas.

El primer Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, presentado hoy por el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, esboza cuál es la situación del mundo al inicio de un camino colectivo y destaca desafíos críticos para el logro de los ODS.

“Es vital que comencemos la implementación con un sentido de la oportunidad y el propósito basado en una adecuada evaluación de dónde está el mundo ahora”, dijo Ban Ki-moon.

Este informe inaugural presenta una visión general de los 17 ODS – lanzados hace sólo siete meses – utilizando los datos disponibles actualmente para poner de relieve algunas brechas y desafíos críticos.

El informe analiza las tendencias y deficiencias de los últimos años para hacer frente a los desafíos globales, y proporciona un claro panorama de lo que se necesita para alcanzar los objetivos y asegurar que nadie quede atrás.

Se construye sobre lo avanzado con los Objetivos de Desarrollo del Milenio:

  • La población mundial que vive por debajo de la pobreza extrema se redujo en más de la mitad entre 2002 y 2012.
  • La proporción de niños menores de 5 años con retrasos en su crecimiento se redujo de 33% en 2000 al 24% en 2014.
  • Entre 1990 y 2015, la tasa de mortalidad materna mundial declinó en un 44%.
  • La tasa de mortalidad de niños menores de 5 años se redujo en más de la mitad.
  • En 2015, el 91% de la población mundial, utiliza una fuente de agua potable mejorada. En el 2000 era el 82%.
  • La asistencia oficial para el desarrollo totalizó 131.600 millones de dólares en 2015, lo que representa un 6,9% más en términos reales que en 2014.

Brechas y desafíos críticos

Sin embargo:

  • 1 de cada 8 personas vivía en la pobreza extrema en 2012.
  • Se estima que 5,9 millones de niños menores de 5 años murieron en el año 2015, la mayoría por causas evitables.
  • 216 mujeres murieron en el parto por cada 100.000 nacidos vivos.
  • En 2013, 59 millones de niños en edad escolar primaria no asistían a la escuela
  • 26% de las mujeres de entre 20-24 años fueron obligadas a casarse antes de cumplir los 18 años.
  • En 2015, aproximadamente 663 millones de personas todavía utilizaban fuentes de agua inadecuadas o aguas superficiales.

Mejores datos para una vida mejor

Para asegurar que nadie se quede atrás requiere información desagregada accesible, oportuna y confiable.

Son escasos los datos desagregados referidos a todos los grupos vulnerables -incluyendo niños, jóvenes, personas con discapacidad, personas que viven con el VIH, adultos mayores, poblaciones indígenas, refugiados, desplazados internos y migrantes.

Los requisitos de esta información son un tremendo desafío para todos los países, requiriendo un esfuerzo coordinado de generación de datos y de construcción de capacidad estadística que impliquen a todas las partes interesadas en todo el mundo.

Más información sobre el Informe SDG 2016: http://unstats.un.org/sdgs