Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La mujer en el plan de desarrollo sostenible

Las mujeres están por debajo de los hombres en todos los indicadores de desarrollo sostenible

PMA África Occidental
Un 70% de las personas que sufren hambre en el mundo son mujeres.

14 Febrero 2018

15 millones de niñas nunca aprenderán a leer y a escribir y 300.000 mujeres mueren anualmente por causas relacionadas con el embarazo. En América Latina, hay 124 mujeres que viven en extrema pobreza por cada 100 hombres, y en Colombia, casi el 50 % de las minorías étnicas en hogares rurales no tienen acceso a un doctor a la hora de dar a luz.

Un nuevo informe de ONU Mujeres, que analiza los avances en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, alerta sobre la persistente discriminación contra las mujeres y niñas en todo el mundo.

Los nuevos datos muestran que, en 89 países con datos disponibles, hay 4,4 millones más de mujeres que viven en la extrema pobreza que hombres. Gran parte de esta desigualdad se explica debido a la carga desproporcionada del trabajo no remunerado de cuidado que realizan las mujeres, especialmente durante sus años reproductivos.

“Las desigualdades en base al género aún existen en todos los países, en todos los grupos sociales y son relevantes en todas partes. Hemos hecho un análisis mirando a todos y cada uno de los Objetivos y en todos hemos encontrado que las mujeres están en peor lugar que los hombres”, dice Sara Duarte Valero, estadista de ONU Mujeres que participó en la realización del informe.

El reporte resalta cómo todas las dimensiones del bienestar y la privación están profundamente entrelazadas: una niña que nace en un hogar pobre y es forzada al matrimonio precoz, por ejemplo, tiene más probabilidades de abandonar la escuela, dar a luz a una edad temprana, sufrir complicaciones durante el parto y ser víctima de violencia doméstica que una niña de un hogar de mayores ingresos.

“Cuando la discriminación en base al género se sobrepone a otros tipos de discriminación, por grupos étnicos, por vivir en áreas rurales o por no tener dinero, se crean “nichos” de carencias mucho más profundas. Entonces no sólo las mujeres están en peor situación que los hombres, sino que hay ciertos grupos de mujeres de ciertos grupos sociales que están muchísimo peor. Son estos grupos a los que debemos llegar si queremos cumplir con la promesa de no dejar a nadie atrás”, expresa Duarte.

Esto significa que, aunque haya avances en el Objetivo 5 de “igualdad de género”, éste no puede ser el único foco de atención para reducir la discriminación contra las mujeres, ya que su progreso se ve directamente afectado por el estancamiento de otros factores, tales como la pobreza, el hambre, la salud, la educación, el empleo, la urbanización, y el cambio climático, entre otros.

Otro de los datos alarmantes revelados en el informe es que todavía hay 300.000 mujeres que mueren anualmente por causas relacionadas con el embarazo en países desarrollados y en desarrollo. “Esto no debería estar pasando cuando ya tenemos las tecnologías para evitarlo, si queremos alcanzar los Objetivos para el 2030, tenemos que triplicar nuestros esfuerzos”, declaró este miércoles ante la prensa, Phumzile Mlambo-Ngcukala directora ejecutiva de ONU Mujeres.

Ngcuka resaltó que se ha visto progreso en el área de educación, pero no es suficiente: todavía existen 15 millones de niñas se nunca aprenderán a leer y escribir porque están fuera de la escuela, comparado con 10 millones de niños.

El estudio recoge datos del Banco Mundial, la UNESCO y la Organización Mundial de la Salud, así como encuestas de hogares de institutos nacionales de estadística.  “Este informe es único, es la primera vez que se tienen datos a nivel individual sobre cuántas mujeres y hombres son pobres gracias a nuevas alianzas”, asegura Duarte.

Una de cada tres mujeres sufrirá violencia a lo largo de su vida Foto: UNICEF/UN045727/Pirozzi

El caso de Colombia

Para el informe, se eligió un caso de cada región del mundo que contara con suficientes datos para hacer un análisis profundo, en América Latina y Caribe, se designó a Colombia, un país cuya desigualdad entre las zonas urbanas y rurales sorprendió a los estadistas.

“Lo que hemos visto es que casi el 100% de las personas ricas viven en las ciudades, no existe o al menos estadísticamente no se ven personas con estos recursos en las zonas rurales, y esto se nota en todos los indicadores de desarrollo sostenible, no solo en pobreza. Lo vemos en el acceso a salud reproductiva, lo vemos en educación y en matrimonios infantiles, está en todas partes”, dice Duarte.

El informe destaca además que los indígenas y las afrocolombianas sufren una crítica desigualdad. “Cuando juntas las tres dimensiones, cuando miras a la gente que es indígena o afrocolombiana, y que además vive en zonas rurales y además es pobre, están muy pero muy por debajo del resto de la población”.

Además, si se compara a las mujeres de hogares ricos de zonas urbanas no indígenas con las mujeres de hogares pobres indígenas, la diferencia es de 334 veces a la hora de tener acceso a un profesional cuando dan a luz.

“Mientras que un 6% de las mujeres de hogares ricos y de zonas urbanas no tienen un médico, esta cifra para las indígenas pobres de casi el 50%.

En general, en América Latina y el Caribe, hay 132 mujeres que viven en pobreza extrema por cada 100 hombres.

Mujeres desplazadas en Colombia . Foto: CICR/ICRC

Mujeres desplazadas en Colombia . Foto: CICR/ICRC

Recomendaciones

El informe recomienda a los Estados invertir en datos más precisos y frecuentes y con un enfoque de género en todas las dimensiones del desarrollo sostenible, para poder supervisar los avances y establecer políticas concretas. Se necesita desagregar los datos para hombres y para mujeres, para niñas y para niños, dice la estadista.

“Estos datos hay que utilizarlos para ver dónde están los grupos de mujeres que se están quedando realmente atrás y para realizar políticas que lleguen a estas mujeres también, políticas que deben ser universales”.

ONU Mujeres resaltó además que la agenda de las mujeres “está pobre”, y que necesita mayor financiación para asegurarse que los problemas mundialese abodan con la igualdad de género en el centro.

“Si las mujeres se quedan atrás en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la mitad de la población mundial se queda atrás y no se pueden conseguir ninguno de estos”, concluye Sara Duarte Valero.

Listado de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Imagen: ONU
Listado de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Imagen: ONU, by dsu-admin

La situación, objetivo por objetivo.

Fin de la pobreza

A nivel mundial, hay 122 mujeres de entre 25 y 34 años que viven en condiciones de pobreza extrema por cada 100 hombres del mismo rango de edad.

Hambre cero

Las mujeres tienen hasta 11 puntos porcentuales más de probabilidad de padecer inseguridad alimentaria.

Salud y bienestar

A nivel mundial, 303.000 mujeres murieron en 2015 por causas relacionadas con el embarazo.

Educación

15 millones de niñas en edad escolar nunca tendrán la oportunidad de aprender a leer o escribir en la escuela primaria, en comparación con 10 millones de niños.

Igualdad de género

En 18 países, los esposos pueden impedir legalmente que sus esposas trabajen; en 39 países, las hijas y los hijos no tienen los mismos derechos hereditarios y 49 países carecen de leyes que protejan a las mujeres de la violencia en el hogar.

El 19 % de las mujeres y niñas de entre 15 y 49 años han experimentado violencia física o sexual por parte de su pareja en los últimos 12 meses. 4 EN BREVE: LA IGUALDAD DE GÉNERO EN LA AGENDA 2030.

A nivel mundial, 750 millones de mujeres y niñas se han casado antes de cumplir los 18 años y al menos 200 millones de mujeres y niñas de 30 países distintos han sufrido mutilación genital femenina.

Agua y saneamiento

Las mujeres y las niñas son las responsables de recolectar el agua en el 80 % de los hogares que no cuentan con acceso a agua corriente.

Energía asequible y no contaminante

La contaminación del aire en el interior de las viviendas debido al uso de materias combustibles como energía doméstica provocó 4,3 millones de muertes en 2012. 6 de cada 10 personas afectadas fueron mujeres o niñas.

Trabajo decente y crecimiento económico

La brecha salarial de género a nivel mundial es del 23 %. La tasa de actividad de las mujeres es del 63 %, mientras que la de los hombres es del 94 %.

Industria, innovación e infraestructura

A nivel mundial, las mujeres representan el 28,8 % de quienes se dedican a la investigación. Solo uno de cada cinco países ha logrado la paridad de género en este ámbito.

Reducción de las desigualdades

Hasta un 30 % de la desigualdad salarial se debe a la disparidad dentro del hogar, incluida aquella entre mujeres y hombres. También es mucho más probable que las mujeres vivan por debajo del 50% de la renta mediana.

Ciudades y comunidades sostenibles

Las mujeres que viven en barrios desfavorecidos padecen numerosas dificultades, entre ellas, la falta de cobertura de necesidades básicas; como el acceso a agua limpia o servicios de saneamiento mejorados.

Producción y consumo responsables

La inversión en transporte público ofrece grandes beneficios para las mujeres, ya que tienden a depender de él en mayor medida que los hombres.

Acción por el clima

El cambio climático tiene un impacto desproporcionado en las mujeres, las niñas y niños, dado que es 14 veces más probable que fallezcan durante un desastre que los hombres.

Vida submarina

La contaminación del agua dulce y de los ecosistemas marinos tiene consecuencias negativas en los medios de vida de las mujeres y de los hombres, su salud y la de sus hijas e hijos.

Vida de ecosistemas terrestres

Entre 2010 y 2015, el mundo perdió 3,3 millones de hectáreas de superficie forestal. Las mujeres pobres de medios rurales que dependen de los recursos de uso común resultan especialmente afectadas cuando éstos disminuyen.

Paz, justicia e instituciones sólidas

Durante los conflictos, las tasas de homicidio y otros crímenes violentos aumentan de manera significativa. Si bien es más probable que los hombres mueran en el campo de batalla, las mujeres están sujetas a la violencia sexual, el secuestro, la tortura y la necesidad de abandonar sus hogares.

Alianzas para lograr los objetivos

En 2012, los fondos procedentes de los países en vías de desarrollo eran 2,5 veces mayores que la cantidad de ayuda que recibían y las asignaciones en función del género eran comparativamente insignificantes.

Anuncios


Deja un comentario

Se cumplirá la agenda 2030 del desarrollo sostenible?

Sin apoyo de la comunidad internacional, los países menos adelantados no cumplirán la Agenda 2030

Olivia Nankindu, de 27 años de edad, examina los frutos producidos en su granja, cerca de Kyotera, Uganda. Foto: Stephan Gladieu/Banco Mundial

05 de febrero, 2018 — Un nuevo estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) indica que los 47 países menos adelantados no alcanzarán los objetivos establecidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, a menos que se adopten medidas urgentes.

Esta amenaza se debe a que el desarrollo económico en los países más desfavorecidos del mundo, principalmente en el África subsahariana, se está estancando dentro del marco de una tibia recuperación mundial.

Por ejemplo, en 2017 el crecimiento económico medio de las 47 naciones fue de un 5%, una cifra inferior a la meta de un 7% prevista en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tal situación provoca el riesgo de aumentar la desigualdad entre las naciones menos adelantadas y los países en desarrollo.

“La comunidad internacional debería incrementar su apoyo a los países menos adelantados siguiendo el compromiso de no dejar a nadie atrás “, dijo Paul Akiwumi, director de la División para África de la UNCTAD.

Sin embargo, la ayuda a los países menos adelantados continúa muy por debajo de la meta del 0,15%-0,20% del ingreso nacional bruto acordado en 1981.

La lenta recuperación económica mundial dificulta, además, la cooperación con el desarrollo de las naciones menos adelantadas, como destacó Akiwumi.

Crecimiento económico insuficiente 

Durante 2017, sólo cinco países de entre los menos adelantados lograron un crecimiento económico igual o superior al 7%: Bangladesh (+7,1%), Djibouti (+7%), Etiopía (+8,5%), Myanmar (+7,2%) y Nepal (+7,5%).

El análisis indica que la mayoría de esos países siguen dependiendo de la exportación de productos básicos.

La modesta recuperación generada por el alza internacional de los precios de este tipo de productos desde finales de 2016 no ha servido para compensar la importante caída experimentada desde 2011.

Otros aspectos destacados en el estudio 

•Los países menos adelantados no alcanzarán los Objetivos de Desarrollo Sostenible a menos que aceleren la reestructuración total de sus economías.

•En 2016, los países menos adelantados representaban apenas el 0,92% de las exportaciones mundiales; aproximadamente el mismo nivel que en 2007.

•El déficit comercial combinado de los países menos adelantados se amplió considerablemente por la crisis financiera, pasando de 45.000 millones de dólares en 2009 a 98.000 millones de dólares en 2016.

•Durante 2016, sólo unos pocos países donantes cumplieron con los compromisos de la meta 2 del Objetivo 17 de Desarrollo Sostenible .

•Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, el Reino Unido, Suecia y Luxemburgo aportaron más del 0,20% de su propio ingreso nacional bruto a los países menos adelantados, y en los Países Bajos fue del 0,15%.

•Las remesas enviadas por particulares a los países menos adelantados fue de 36.900 millones de dólares en 2017, una disminución del 2,6%, en comparación con el máximo alcanzado durante 2016 de 37.900 millones de dólares.


Deja un comentario

El Papa a las autoridades de Perú en Lima

Papa a las autoridades de Perú: Unidos defiendan la esperanza

En su discurso el Santo Padre instó a los responsables de poder a unir fuerzas contra la corrupción, “virus social” que amenaza la esperanza.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Tras una intensa jornada en Puerto Maldonado, Perú; marcada por los emotivos encuentros con los pueblos amazónicos, la población  y el Hogar El Principito sucesivamente, el Papa Francisco regresó a Lima para encontrarse con las autoridades, el Cuerpo Diplomático del país y los miembros de la Sociedad Civil en el Palacio de Gobierno.

Después de agradecer al presidente de la nación, Pablo Kuczynski, la invitación a visitar Perú, el Santo Padre dirigió a los allí presentes, un reflexivo discurso inspirado en el lema de este viaje “unidos por la esperanza” destacando que la tierra peruana “es en sí misma un motivo de esperanza”, en alusión a la magna extensión conformada por la Amazonía, “pulmón del mundo”, cuyo entramado alberga las más variadas especies y biodiversidad del planeta.

Pluralidad cultural : alma del pueblo peruano

“Ustedes poseen una riquísima pluralidad cultural cada vez más interactuante que constituye el alma de este pueblo”, dijo el Obispo de Roma, destacando que se trata de un “alma marcada por valores ancestrales como la hospitalidad, el aprecio por el otro, el respeto y gratitud con la madre tierra, la creatividad para los nuevos emprendimientos, así como la responsabilidad comunitaria por el desarrollo de todos que se conjuga en la solidaridad, mostrada tantas veces ante las diversas catástrofes vividas”.

Y en este contexto de “esperanzadora riqueza humana” que posee el pueblo peruano, el Pontífice dedicó una mención especial a los jóvenes: “ellos son el presente más vital que posee esta sociedad; con su dinamismo y entusiasmo prometen e invitan a soñar un futuro esperanzador”, un futuro que nace del encuentro entre “la cumbre de la sabiduría ancestral y los ojos nuevos que brinda la juventud”.

Perú: tierra de esperanza con rostro de santidad

 

Continuando con su reflexión sobre la esperanza como “hilo conductor” de su discurso a las autoridades, Francisco expresó su alegría ante un hecho histórico de gran relevancia para esta nación: Perú engendró santos que han abierto caminos de fe para todo el continente americano”, dijo el Papa poniendo como ejemplo a Martín de Porres, por citar tan sólo a uno, “quien siendo hijo de dos culturas, mostró la fuerza y la riqueza que nace en las personas cuando se concentran en el amor”.

Y en alusión a ello, el Sumo Pontífice reiteró que Perú “es tierra de esperanza que invita y desafía a la unidad de todo su pueblo” y que por tanto “tiene la responsabilidad de mantenerse unido precisamente para defender, entre otras cosas, todos estos motivos de esperanza”.

La sombra de la degración forestal y el abuso a la Madre Tierra

 

“Sobre esta esperanza apunta una sombra, se cierne una amenaza”, continuó diciendo el Papa citando un fragmento de su carta encíclica Laudato Si’: «Nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien, sobre todo si se considera el modo como lo está haciendo».

“Una amenaza que se manifiesta claridad en la manera en la que estamos despojando a la tierra de los recursos naturales sin los cuales no es posible ninguna forma de vida”, añadió Francisco reconociendo que en este contexto, «unidos para defender la esperanza» significa impulsar y desarrollar una ecología integral como alternativa a «un modelo de desarrollo ya caduco pero que sigue provocando degradación humana, social y ambiental».

Y en la práctica, esto  exige “escuchar, reconocer y respetar a las personas y a los pueblos locales como interlocutores válidos, ya que  ellos mantienen un vínculo directo con la tierra, conocen sus tiempos y procesos y saben, por tanto, los efectos catastróficos que, en nombre del desarrollo, están provocando muchos proyectos”, aseguró Francisco poniendo como ejemplo el caso de  la minería informal que se ha vuelto un peligro destructor de la vida de personas, así como la devastación de bosques y ríos con toda la riqueza que ellos poseen.

En definitiva, el Obispo de Roma hizo referencia a los procesos de degradación que conllevan y promueven organizaciones “que van fuera de las estructuras legales y que degradan a tantos hermanos nuestros sometiéndolos a la trata, nueva forma de esclavitud, al trabajo informal, a la delincuencia… y a otros males que afectan gravemente su dignidad y, a la vez, la de esta nación”.

Corrupción: el virus que amenaza la esperanza

 

Asimismo, el Papa puso en guardia acerca de otra sombra amenazante que se cierne sobre la esperanza de manera constante, “otra forma, muchas veces sutil, de degradación ambiental que contamina progresivamente todo el entramado vital: la corrupción”.

“Un virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados y que tanto daño ha hecho a los pueblos latinos”, dijo el Santo Padre, indicando que trabajar unidos para defender la esperanza también exige luchar contra el mal de la corrupción.

“Lo que se haga para luchar contra este flagelo social de la corrupción, merece la mayor de las ponderaciones y ayudas… y esta lucha nos compete a todos”, aseveró el Santo Padre señalando que «Unidos para defender la esperanza», implica una mayor cultura de la transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil. “Nadie puede resultar ajeno a este proceso; la corrupción es evitable y exige el compromiso de todos”, añadió.

Autoridades de poder trabajen por una equidad verdadera

 

En este sentido, el Papa animó a quienes ocupan cargos de responsabilidad, sea en el área que sea, «a empeñarse en este sentido para brindarle, a su pueblo y a su tierra, la seguridad que nace de sentir que Perú es un espacio de esperanza y oportunidad… pero para todos y no para unos pocos; para que todo peruano, toda peruana pueda sentir que este país es suyo; una tierra en la que pueda hacer realidad su propio futuro, puesto que sólo así se forjará un Perú que tenga espacio para “todas las sangres”, en el que pueda realizarse la promesa de vida peruana».

Finalmente el Santo Padre se despidió, pidiendo la intercesión de Santa Rosa de Lima por todo “este bendito pueblo”,  renovando el compromiso de la Iglesia católica, “que ha acompañado la vida de esta Nación, en este empeño mancomunado de seguir trabajando para que Perú continúe siendo una tierra de esperanza”.

Tras concluir, Francisco se trasladó a la Iglesia de San Pedro para encontrarse con sus hermanos jesuitas, unos 100 sacerdotes, hermanos y jóvenes de esta congregación.

Escuche y descargue el discurso del Papa

Photogallery

Encuentro del Papa con las autoridades de Perú


Deja un comentario

La CEPAL celebrará sus 70 años al servicio de América lat. y Caribe

La CEPAL cumple 70 años al servicio de América Latina y el Caribe

04 de enero, 2018 — Para conmemorar 70 años de contribuciones al desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe, la Comisión Económica para la región (CEPAL) organiza un seminario de alto nivel sobre la historia y los aportes de la institución al pensamiento latinoamericano y caribeño, a celebrarse el 10 de enero en la sede del organismo en Santiago de Chile.

La CEPAL, una de las cinco comisiones regionales de la ONU, se fundó en 1948 para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Luego su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social.

La Comisión se desarrolló como una escuela de pensamiento especializada en el examen de las tendencias económicas y sociales a mediano y largo plazo de los países latinoamericanos y caribeños, siguiendo los cambios de la realidad económica, social y política, regional y mundial.

El evento, encabezado por la secretaria ejecutiva Alicia Bárcena, reflexionará sobre la evolución de las ideas de la CEPAL en las distintas etapas históricas de las últimas siete décadas.

Recibirá como invitados especiales a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y cuatro ex secretarios ejecutivos: Enrique Iglesias, de Uruguay, Gert Rosenthal, de Guatemala, José Antonio Ocampo, de Colombia y José Luis Machinea, de Argentina.


Deja un comentario

América Latina y la Fundación Populorum Progressio. Mensaje del Papa

Mensaje del Santo Padre Francisco al Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral con motivo del 25° aniversario de la Fundación “Populorum Progressio”

Publicamos a continuación el mensaje que el Santo Padre Francisco ha enviado a S.E. el cardenal Peter Kodwo Appiak Turkson, Prefecto del Dicasterio para el  Servicio del Desarrollo Humano Integral con motivo  del 25° aniversario de la Fundación “Populorum Progressio”

Mensaje del Santo Padre
Al Señor Cardenal Peter K. A. Turkson
Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y Presidente de la Fundación Populorum Progressio
Con motivo del XXV aniversario de la creación de la Fundación Populorum Progressio , le ruego que transmita mi saludo a todos los miembros del Consejo de Administración de dicha institución, a sus colaboradores y a todos los que se van a reunir para celebrar este evento en Roma.
El 13 de noviembre de 1992, mi predecesor san Juan Pablo II creó la Fundación Populorum Progressio para contribuir a mejorar las condiciones de los pueblos autóctonos, mestizos y afroamericanos en América Latina, que están entre los grupos más marginados de la sociedad latinoamericana y caribeña. Su deseo era que esta institución mostrara la cercanía del Papa hacia las personas que carecen incluso de lo más imprescindible para vivir y que con frecuencia la sociedad o sus autoridades dejan de lado. Las iniciativas que este organismo lleva a cabo quieren ser una manifestación del amor de Dios y de la presencia maternal de la Iglesia en medio de todos los hombres, particularmente de los más pobres entre los pobres (cf. Lc 7,22).
Desde entonces, la Fundación ha apoyado alrededor de 4.400 proyectos, gracias a la generosidad de tantos católicos y hombres de buena voluntad que han dado generosamente lo que tenían para que otros pudieran mejorar sus condiciones de vida.
Es importante mencionar cómo las Iglesias particulares de América Latina participan en la realización de los proyectos y en el Consejo de Administración, formado por seis Ordinarios de la región, y que lleva a cabo el estudio de las iniciativas presentadas por los Obispos y los responsables pastorales.
Sin embargo, la situación de Latinoamérica requiere un compromiso más firme, a fin de mejorar las condiciones de vida de todos, sin excluir a nadie, luchando asimismo contra las injusticias y la corrupción, para conseguir obtener el mejor resultado de los esfuerzos desplegados. Efectivamente, a pesar de las potencialidades de los países latinoamericanos —habitados por gentes solidarias con los demás y que cuentan con una gran riqueza desde el punto de vista de la historia y de la cultura, así como de recursos naturales—, la crisis económica y social actual, empeorada por el flagelo de la deuda externa que paraliza el desarrollo, ha afectado a la población y ha incrementado la pobreza, el desempleo y la desigualdad social, al mismo tiempo que ha contribuido a la explotación y el abuso de nuestra casa común, a un nivel que nunca antes hubiéramos imaginado.
Cuando un sistema económico pone en el centro sólo el dios dinero se desencadenan políticas de exclusión y ya no hay lugar para el hombre ni para la mujer. El ser humano, entonces, crea esa cultura del descarte que conlleva sufrimiento, privando a tantos del derecho a vivir y a ser felices (cf. Carta enc. Laudato si’ , 44).
La Fundación nació para ser un signo de la cercanía del Papa y de la Iglesia con todos, especialmente con las comunidades que quedan marginadas y a las que considera descartables, privadas de derechos humanos básicos y de la participación en la mesa del bien común, como sucede lamentablemente con los pueblos autóctonos, mestizos y afroamericanos en América Latina. La Iglesia está llamada a ser cercana y tocar en el prójimo la carne de Cristo, que es también la medida del juicio de Cristo (cf. Mt 25).
La Fundación, a pesar de los medios limitados de que dispone, encarna en sus proyectos la opción preferencial por los más pobres, resaltando su dignidad (cf. Carta enc. Laudato si’ , 158), a través del testimonio de la caridad de Cristo que se hace ayuda, mano tendida al hermano y a la hermana para que se levanten, vuelvan a esperar y a vivir una vida digna. Sólo de este modo podrán volver a ser protagonistas de su propio desarrollo humano integral, recobrando su dignidad de seres humanos amados y deseados por Dios, para poder también contribuir al progreso económico y social de su país con toda la riqueza que albergan en sus corazones y en su cultura. Y este desarrollo humano será obra de todos porque será fruto de un esfuerzo común que, a través de los medios proporcionados con tanta generosidad por las comunidades eclesiales, convierte el descarte en un auténtico recurso, no sólo para un país sino también para beneficio de toda la humanidad.
La Fundación, que financia muchos proyectos en favor de los pueblos nativos, podrá encontrar en la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región panamazónica, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre de 2019, una fuente de inspiración para el futuro y la evangelización del Continente.
Permítanme dar las gracias a los representantes de la Conferencia Episcopal Italiana, que con tanta generosidad y fidelidad acompañan a la Fundación, así como a las Organizaciones católicas y a los donantes que ofrecieron su apreciada aportación para la financiación de los proyectos. Uniéndome a la gratitud de cuantos se beneficiaron de esta ayuda tan importante, quiero dirigirme a Dios, para que les recompense con abundantes bendiciones espirituales. Saludo por fin a los colaboradores de la Secretaría en Bogotá y del Dicasterio, agradeciéndoles su compromiso activo en favor de sus hermanos y hermanas más necesitados.
Los aliento en su labor en favor del desarrollo humano integral y del bien común en nuestro continente americano, para que la colaboración entre todos contribuya a crear un mundo cada vez más justo y más humano, que vea el rostro de Cristo en cada hermano y hermana de las poblaciones más marginadas de Latinoamérica, siguiendo el ejemplo que nos dejó santa Teresa de Calcuta.
Encomiendo las celebraciones de este aniversario a la materna intercesión de la Virgen de Guadalupe, venerada en todo el Continente americano, y que el Señor bendiga a los miembros de la Fundación y a sus bienhechores.


Deja un comentario

Indicadores de propiedad intelectual. China figura en el primer puesto.

China encabeza los indicadores mundiales de propiedad intelectual

Foto de archivo: OMPI/Emmanuel Berrod

06 de diciembre, 2017 — La presentación de solicitudes de patente, de registro de marcas y de diseños industriales en todo el mundo alcanzó cifras récord en el 2016, con una fuerte demanda en China, indica este miércoles la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en su último informe.

El año pasado, se presentaron 3,1 millones de solicitudes de patentes, lo que representa una subida del 8,3%. Es el séptimo año consecutivo con aumentos.

También se incrementaron las solicitudes de registro de marcas, que ascendieron a unos 7 millones, y de registro de dibujos y modelos industriales, que alcanzaron casi un millón.

Este dinamismo en el ámbito de la propiedad intelectual está impulsado por China, que destacó con más solicitudes de patente que la suma de las presentadas por Estados Unidos, Japón, la República de Corea y la Oficina Europea de Patentes en conjunto.

“Cada vez más, China figura entre los líderes de la innovación y el desarrollo de marcas a nivel mundial,” dijo Francis Gurry, el director general de la OMPI.

Detrás del país asiático, el número más alto de solicitudes de patentes provinieron de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Europa.  En total, Asia representó 64.6% de todas las solicitudes de patentes en el mundo, seguida por América del Norte con 20.5%, Europa con 11.3%, y América Latina y el Caribe con 2.0%.

Si bien la proporción de América Latina y el Caribe a nivel mundial bajó de 1 punto porcentual en comparación con 2006, el número de solicitudes subió de 54.000 a 61.300 en ese último decenio.

El Informe sobre indicadores mundiales de propiedad intelectual también destaca que cada vez se presentan más solicitudes de patentes en el exterior, lo que refleja que la protección de la propiedad intelectual se ha internacionalizado y que existe el deseo de comercializar la tecnología en mercados extranjeros.


Deja un comentario

América Latina más pobre? Comentario

AMÉRICA LATINA, MÁS POBRE

Voces. José María Vera. [EFE] Cuesta escribir un titular como éste, la verdad. No pretendo con él volver al “latinopesimismo” de los años 80 e inicios de los 90. Sin embargo, el hecho es que la pobreza vuelve a crecer en el continente a caballo de un crecimiento reducido y mal distribuido, así como del freno a programas sociales y a la formalización del empleo en la región.

La avalancha de datos en este sentido es incontestable. En 2015, 7 millones de latinoamericanos más se volvieron pobres, alcanzando la durísima cifra de 175 millones de personas. De ellas, 75 viven en la indigencia, 5 millones más en 2015 que en el año precedente. En 2016, según la FAO, se alcanzó el terrible número de 42,5 millones de niños y niñas menores de 5 años con malnutrición crónica, un 8 por ciento más que en 2013. Podríamos seguir aportando datos recientes que apuntan en la misma dirección, aunque antes hagamos presentes los rostros, las historias de vida, una a una, las oportunidades truncadas y los derechos vulnerados que hay tras estos números.

A la hora de apuntar las razones, toca empezar por la situación estructural de la región. A pesar de los avances económicos de los últimos 15 años, con notables diferencias entre países, en América Latina y el Caribe pervive un sustrato de desigualdad y vulnerabilidad.

El crecimiento de la clase media, hasta un 35% de la población con un ingreso de entre 10 y 50 dólares diarios, no puede ocultar una mayoría de precariedad -un 39 % sobrevive con entre 4 y 10 dólares al día- y de pobreza, porque un 23% de la población tiene que arreglárselas con un ingreso de menos de 4 dólares al día. Es la vida imposible. El freno a la salida de la pobreza de esta parte de la población, y el riesgo extremo de caer en ella de un grupo inmenso y vulnerable mantienen a la región en situación límite. De hecho, según el PNUD otros 30 millones de personas podría caer en la pobreza.

La desigualdad menguó levemente durante los últimos años, fruto no tanto de la contención por arriba, como de la salida de la pobreza de millones de personas. Aun así, la región sigue siendo la más desigual del mundo por encima de África Subsahariana y del resto del mundo. Es muy difícil, -corrijo, es imposible- combatir la pobreza de forma efectiva, con una desigualdad tan brutal como la que existe en los países latinoamericanos. En época de bonanza hay opciones, como hemos visto, siempre que haya políticas intencionadas de empleo y protección social. En tiempos de estancamiento no cabe duda: el grueso de las élites económicas preserva, cuando menos, su porción de la tarta. A los demás les toca menos. Se denomina captura política y de rentas por el poder económico. Así lo llama el 70% de la población según el Latinobarómetro.

No entro en el debate sobre cómo recuperar la senda de un crecimiento económico diversificado y sostenible en un tiempo disruptivo e inestable como el actual. Sí cabe, sin embargo, reafirmar algunos principios de política básica a la hora de lograr una sociedad más equitativa y revertir el temido avance de la pobreza.

Por el lado del empleo es crucial reforzar la senda de la formalización, así como afianzar la duración y calidad educativa de los más pobres. Una quinta parte de los jóvenes de la región, los de siempre, no tienen ni empleo ni formación para el mismo.

En el lado de la protección social hay que hacer justo lo contrario de lo que algunos gobiernos, como el de Brasil, están haciendo. Fragilizar los programas sociales que, no sin retos, han contribuido mucho a luchar contra la pobreza, es directamente proporcional al aumento de ésta. Olvidarse de los conatos de universalización a través de políticas públicas en sectores sociales clave es un reflejo de olvidos mayores.

Como siempre, se afirmará que no hay recursos, máxime en un momento de merma del espacio fiscal debido a la caída de las exportaciones desde varios países de la región. Argumentable si no fuera porque nunca, salvo excepciones contadas, hubo una tributación justa y suficiente en la región. Más del 61 por ciento de ésta proviene de impuestos indirectos, una tasa imbatible para asegurar la mínima contribución de lo tributario a reducir desigualdades. Que tampoco se enfrentan desde el lado gasto. En parte por las prioridades presupuestarias, aunque aquí va por barrios y hay diferencias notables entre países. Y en parte por la insuficiencia de la recaudación. Aún hay países que no alcanzan el 15 por ciento sobre PIB en ingreso fiscal, lo que equivale a decir que no hay Estado, o que éste se limita a la seguridad, la defensa y algo de parafernalia política y social con las monedas restantes.

Finalmente, tenemos los preciados recursos naturales, tierra y agua, en fase aguda de concentración en lugares donde la extracción depredadora sigue en auge. Hace un año visité comunidades indígenas en Guatemala cuyas escasas tierras estaban siendo cercadas por campos ingentes de palma, piña y banana que se cultivan para otros. El problema no era la tierra en este caso sino el agua, robada literalmente de mujeres y hombres campesinos para malvenderla en el altar de la exportación. Esa que genera poco empleo y mucho ingreso para algunos. Quienes se enfrentan a esta invasión, como hizo Berta Cáceres, son asesinados. Por docenas. Cada año más.

No es de extrañar que con este panorama la pobreza en América Latina y el Caribe crezca en cuanto el ritmo de crecimiento se ralentiza. No hay tanto para tan pocos. Como dijo recientemente el FMI, ¡hay que redistribuir!

América Latina