Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Los obispos del Pacífico ante los problemas ecológicos actuales.

Las Iglesias de Oceanía frente a los desafíos del cambio climático y de la defensa del medio ambiente

Renuidos en Papúa Nueva Guinea, los obispos del Pacífico, acompañados por el Secretario de Estado Pietro Parolin, entran al debate internacional a la luz de la «Laudato sii’»

El cardenal Parolin en Papúa Nueva Guinea, con el purpurado John Ribat

0
0
Pubblicato il 12/04/2018
PAOLO AFFATATO
CIUDAD DEL VATICANO

 

En 1676 el misionario dominico Vittorio Riccio escribió desde Manila a la Congregación “De Propaganda Fide” proponiéndose para guiar una misión de evangelización en las tierras que se encontraban al oriente, en el Océano pacífico. En su carta, fechada 94 años antes de las expediciones del capitán James Cook, se describía una tierra enorme, en la que «se puede caminar por dos años antes de ver el mar». Era Australia, tierra que el misionero describía con todo y un mapa geográfico a colores, el primero que se trazó en la historia de Oceanía. El mapa, que sigue siendo uno de los tesoros más preciosos del Archivo histórico de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, describe la historia de la misión católica en esa tierra inmensa.

 

Desde entonces, se tuvo que esperar más de un siglo (hasta los primeros años del siglo XIX) para que la Congregación vaticana dividiera el continente en los primeros Vicariatos apostólicos. Y han recorrido un camino muy largo esas pequeñas Iglesias: lo recordó el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado vaticano, en el discurso que pronunció ayer ante la Asamblea de la Federación de las Conferencias Episcopales Católicas de Oceanía (FCBCO), que se está llevando a cabo en Port Moresby, Papúa Nueva Guinea, desde el 11 hasta el 18 de abril.

 

Oceanía cubre una tercera parte de la superficie terrestre, pero en ella solamente viven 38,7 millones de personas, de las cuales el 26% es católico (10 millones en total). Las poblaciones nativas son divididas normalmente en tres grupos étnicos principales: melanesios, polinesios y micronesios, que viven en las tres principales islas (Australia, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea) y en las miles de islas más pequeñas (de 10 a 25 mil, según los criterios de catalogación), desperdigadas en el océano y separadas por enormes distancias.

 

En el variado y delicado contexto socio-cultural de Oceanía, la Iglesia católica está presente desde hace relativamente poco tiempo. La evangelización del Pacífico vivió los obstáculos impuestos por las inmensas distancias geográficas, por las diferencias culturales de los habitantes locales y por las innumerables lenguas. Hasta mediados del siglo XVII no hubo una evangelización sistemática de la población, y fue hasta 1968 cuando los obispos de Oceanía se reunieron en la Conferencia Episcopal del Pacífico y (con un necesario enfoque de «comunión de comunidades locales, cada una con una identidad peculiar) desde 1992la Federación de las Conferencias Episcopales de Oceanía coordina las cuatro Conferencias Episcopales presentes (Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea y Salomón, Islas del Pacífico).

 

Durante la asamblea de este año (que se repite cada cuatro años) los obispos discuten en la capital de Papúa Nueva Guinea sobre las esperanzas, las expectativas, las preocupaciones y las prespectivas de la evangelización en Oceanía. Han elegido concentrarse en la encíclica «Laudato si’», interpretada para reconocer las consecuencias del cambio climático en los países de Oceanía y para reflexionar sobre la posible respuesta de las Iglesias.

 

Entre los diferentes relatores (científicos y teólogos), el cardenal Pietro Parolin se dirigió de esta manera a los 80 obispos presentes: «Todos nosotros compartimos una casa común que llamamos planeta tierra y, si por una parte parece obvio, esto implica consecuencias éticas para todos sobre el uso de los recursos de la tierra y del mar».

 

El cardenal habló sobre «desarrollo sostenible, explotación industrial y abuso de la tierra», deseando una «radical conversión de las actitudes en relación con el don de la Creación de Dios». En particular, hizo un llamado a los responsables políticos, pero tambié observó que «cada uno debe poner en práctica un modo de vida responsable». El Secretario de Estado vaticano también exhortó a los participantes a hacer lo posible para combatir contra la «globalización de la indiferencia»: «en el mundo de hoy, las fronteras no pueden ser lugares tras los cuales esconderse de la responsabilidad global», indicó. Y, recordando que era un enviado del Papa Francisco, dijo: «El Santo Padre me ha pedido de asegurarles su cercanía y sus oraciones. Espero poder compartir en estos días una profunda experiencia del amor de Dios».

 

El tema del encuentro de los obispos de Oceanía aparecen resumidos en el título: «Cuidado de nuestra casa común de Oceanía: un mar de posibilidades”. Las Iglesias se sienten interpeladas por cuestiones como el cuidado del ecosistema oceánico y la tutela de los derechos humanos amenazados por la explotación intensiva. Y se sienten preocupadas por fenómenos sociales como las migraciones y la acogida de los refugiados, que han impulsado a las comunidades católicas de naciones como Australia y Papúa Nueva Guinea en la promoción de soluciones que favorecen la integración, la acogida, el respeto de la dignidad humana.

 

 

Según explicó el arzobpiso de Port Moresby, John Ribat, primer cardenal de Papúa Nueva Guinea, «en Oceanía, aunque no seamos los responsables del cambio climático en la tierra, hemos sido duramente afectados por él». Los efectos negativos incluyen el aumento del nivel del mar, la acidificación de los océanos, lluvias en periodos insólitos, todos ellos fenómenos de dañan gravemente a las comunidades de pescadores y de agricultores en la región. «En algunos casos, naciones enteras se ven amenazadas por la indiscutible elevación del nivel de los mares. Por ejemplo, esto afecta a las islas Carteret, Fead, Kiribati, Marshall, Mortlock, Nukumanu, Tokelau y Tuvalu», recordó el purpurado.

 

La Iglesia hace propias las expectativas de las poblaciones indígenas de Oceanía: «afectadas por constantes inundaciones y sequía, las poblaciones han reducido notablemente la capacidad productiva de los terrenos y los nativos a menudo se ven obligados a huir», recordó, por lo que crece un fenómeno migratorio poco conocido a nivel internacional, que afecta a los habitantes del continente. En este contexto, insistió, «la comunidad de los bautizados en Oceanía es vibrante en la fe. Somos una comunidad joven, vivaz y dinámica a nivel pastoral y social».

Anuncios


Deja un comentario

Cambio climático. A qué esperamos?

¿Cuántas más alarmas se necesitan para que el mundo afronte el cambio climático?

ONU/R. Kollar
Con los esfuerzos actuales, para 2030 solo se alcanzaría un tercio de la reducción de emisiones requerida para cumplir los objetivos climáticos. Foto: PNUMA

29 Marzo 2018

Para António Guterres el cambio climático continúa siendo la mayor amenaza que enfrenta la humanidad pese a las constantes noticias de escaladas de tensiones y conflictos.

En una rueda de prensa en Nueva York, el Secretario General de las Naciones Unidas llamó a los líderes mundiales a reducir el número de emisiones contaminantes a la atmósfera al menos en un 25% para el año 2020 y les convocó a asistir el año próximo a una cumbre sobre el cambio climático.

“La ciencia lo exige. La economía mundial lo necesita. El sustento de cientos de millones de personas depende de ello. La seguridad alimentaria, la salud y la propia estabilidad están en juego”, destacó  tras conocer los recientes datos sobre el estado del clima del planeta  publicados por la Organización Meteorológica Mundial, el Banco Mundial y la Agencia Internacional de Energía.

El titular de la ONU manifestó su preocupación sobre el tema al destacar que en 2017  se alcanzaron varios graves hitos y destacó que el costo económico de los desastres relacionados con el clima registró un récord: 320.000 millones de dólares.

Añadió a ese dato que las concentraciones en la atmósfera de gases de efecto invernadero, como eldióxido de carbono, metano y óxido nitroso, son las más altas en 800.000 años

A su vez, recordó que la temporada de huracanes en el caribe fue la más cara de la de la historia y produjo efectos negativos a décadas de desarrollo en la región, . Tamtibén resaltó la grave sequía en África que obligó a casi 900.000 personas a abandonar sus hogares y las inundaciones causadas por las lluvias monzónicas que afectaron a 41 millones de personas en Asia.

 

De no tomarse medidas con rapidez  los objetivos del Acuerdo de París serán inalcanzables.

De no tomarse medidas con rapidez los objetivos del Acuerdo de París serán inalcanzables.

La dificultad para  cumplir con el Acuerdo de París

El Secretario General compartió la preocupación de la comunidad científica que señala que, de no tomarse medidas con rapidez serán inalcanzables los objetivos del Acuerdo de París, entre ellos el mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2 grados.

“Empiezo a preguntarme cuántas alarmas más deben sonar antes de que el mundo esté a la altura del desafío”.

Pese a destacar que las energías limpias y ecológicas son más asequibles que nunca recordó las enormes ayudas que reciben las industrias que trabajan con combustibles fósiles. Estas subvenciones dificultan la transición a energías más verdes.

“Como muchos han señalado, la Edad de Piedra no terminó porque el mundo se quedó sin piedras. Terminó porque había mejores alternativas.  Lo mismo se aplica hoy en día a los combustibles fósiles” dijo.

Guterres destacó que el cambio climático avanza con más rapidez que la humanidad por lo que se necesita voluntad política, innovación, financiación y asociaciones para ganar esa competición.


Deja un comentario

La creación y la carta pastoral de los obispos de América (CELAM)

Capilla Sixtina en el VaticanoCapilla Sixtina en el Vaticano 

“Cuidar la creación en forma activa”: los Obispos en la Carta Pastoral del Celam

El documento parte de la convicción de que “no se conquistará un auténtico desarrollo, si se atenta contra la casa común que es creación de Dios”

Ciudad del Vaticano

“Discípulos misioneros, custodios de la Casa Común, Discernimiento a la luz de la Encíclica Laudato Sí”: es el título de la Carta Pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano que será entregada a todos los presidentes y secretarios generales de las Conferencias Episcopales de América Latina y El Caribe. Como escribe en la presentación el Secretario General del Celam, Mons. Juan Espinoza, la carta parte de la convicción de que “no se conquistará un auténtico desarrollo, si se atenta contra la casa común, este Planeta Tierra que es creación de Dios”. A través de la carta pastoral, los obispos latinoamericanos, en comunión con el Papa Francisco, desean “entrar en diálogo con todos acerca de nuestra casa común” y especialmente “sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”, lo cual implica “buscar juntos caminos de liberación” que conduzcan a la “verdadera sabiduría” y al planteamiento de “respuestas integrales”.


Necesaria una conversión

Los obispos subrayan que las cuestiones ambientales no pueden ser tratadas en modo aislado o fragmentario ni accesorio, sino que “se trata de una mirada a la raíz de la existencia humana”. “No estamos hablando de una actitud opcional, sino de una cuestión básica de justicia, ya que la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán”, escriben.
De ahí que la ecología integral sea objeto de una necesaria conversión: “la crisis ecológica es un llamado a una profunda conversión interior. Nada lograremos si el cambio de sistemas económicos y modelos de producción no es el reflejo de un cambio de mentalidad, conciencia, hábitos y corazón”.


Crecen los proyectos mineros y petrolíferos, aumenta la pobreza

La carta denuncia el crecimiento de proyectos mineros y petrolíferos en todo el continente: “La tendencia es a explotar la mayor cantidad de material en el menor tiempo posible, ocasionando grandes impactos en los ecosistemas y afectando la vida de los pobladores de los territorios”. “Hacemos nuestras las preocupaciones de sacerdotes, religiosas, laicas y laicos de congregaciones, movimientos y diversas organizaciones que comparten la vida de las poblaciones aledañas a las actividades extractivas. Pues allí se percibe que el cambio climático está haciendo más compleja la gestión del agua, ya que está provocando sequías más severas, ha acelerado el retroceso glaciar y aumentaría el nivel del mar, entre otros impactos”.

En tal escenario, los prelados denuncian las violaciones a los derechos humanos, personales y colectivos, de las poblaciones indígenas u originarias, tradicionales y campesinas, principalmente las de la Amazonía, ocasionadas por empresas que realizan actividades extractivistas, sean agrícolas, forestales, mineras o energéticas, y condenan las situaciones de indiferencia generalizada, incluida la indiferencia de los medios de comunicación sobre las situaciones de injusticia social que viven las comunidades.

Cuidar la creación en forma activa

“La encíclica papal Laudato Si nos hace un llamado a la Conversión Ecológica” se lee en los últimos párrafos. “Todos los bautizados y bautizadas debemos cambiar nuestros estilos de vida, los modos de producción y de consumo, para ser más coherentes con los valores del Evangelio. Una Iglesia en salida misionera, pobre para los pobres, es también una Iglesia que ama y protege la creación. Es una Iglesia que se sitúa y encarna en el territorio, que se reconoce como ‘casa y escuela de comunión’ y por eso mismo defiende la vida de la Creación, promueve las relaciones de hermandad entre todas las creaturas y enseña a vivir y convivir rompiendo la auto-referencialidad y promoviendo una sincera preocupación por el otro”.

Por todo lo dicho, los prelados instan a “cada Conferencia Episcopal de América Latina y todas las Diócesis que consideren el establecimiento de una Comisión o Pastoral de Ecología Integral que ayude a la comunidad eclesial” al cuidado de la creación en forma activa, con la colaboración activa con las pastorales sociales en la dimensión social de la Evangelización.


Deja un comentario

El sínodo de la Amazonia en 2019. Quiénes lo dirigirán.

Iglesia y ecología; el Sínodo para la Amazonia explorará “nuevos caminos”

El Papa eligió el tema para la asamblea de 2019 y nombró a 18 miembros del consejo: entre ellos hay una monja y un laico, y están el cardenal Claudio Hummes y el obispo Erwin Kraeutler

Iglesia y ecología; el Sínodo para la Amazonia explorará “nuevos caminos”

29
0
Pubblicato il 08/03/2018
Ultima modifica il 08/03/2018 alle ore 19:40
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

“Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. Este es el tema elegido por el Papa Francisco para la asamblea especial del Sínodo de los obispos para la Región Panamazónica. En realidad los preparativos ya han comenzado efectivamente, durante la reciente visita del Papa a Perú, pero el Sínodo se llevará a cabo en octubre de 2019. Jorge Mario Bergoglio además nombró a 18 miembros del Consejo presinodal, que colaborará en la preparación del evento. Entre ellos hay una monja y un laico, están los vicarios apostólicos de diferentes comunidades amazónicas, el cardenal Claudio Hummes y el obispo misionero Erwin Kraeutler.

 

El Papa, que había anunciado la intención de convocar a un Sínodo especial sobre la Amazonia con los obispos peruanos durante la visita “ad limina”, en mayo del año pasado, hizo oficial el anuncio durante el Ángelus del 15 de octubre: «Acogiendo el deseo de algunas Conferencias Episcopales de América Latina, además dela voz de diferentes pastores y fieles de otras partes del mundo», dijo en esa ocasión a los fieles, «he decidido convocar a una Asamblea especial del Sínodo de los obispos para la Región Panamazónica, que se llevará a cabo en Roma en el mes de octubre de 2019. El objetivo principal de esta convocatoria es identificar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un porvenir sereno, incluso debido a la crisis de la selva amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta. Que los nuevos santos intercedan por este evento eclesial, para que, en el respeto de la belleza de la Creación, todos los pueblos de la tierra alaben a Dios, Señor del universo, y, por Él iluminados, recorran caminos de justicia y paz».

 

Al final del encuentro con las poblaciones indígenas durante la visita a Puerto Maldonado, a las puertas de la Amazonia peruana, el Papa anunció, en enero de este año: «La primera reunión presinodal será aquí, hoy por la tarde».

 

La Sala de Prensa vaticana dio a conocer hoy el tema para la asamblea de octubre de 2019, y también refirió que el Papa ha nombrado, como siempre sucede antes de un Sínodo especial, «a los Miembros del Consejo presinodal que colaborará con la Secretaría general en la preparación de la mencionada Asamblea especial». Se trata de 18 personas que representan sustancialmente la geografía de la Amazonia, la mayor selva del mundo que se extiende por nueve países de América Latina: Brasil, principalmente, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador, Bolivia, la Guayana, Surinam y la Guayana Francesa.

 

Los nombres elegidos por el Papa son el cardenal brasileño Claudio Hummes, arzobispo emérito de San Paulo (amigo desde hace tiempo de Jorge Mario Bergoglio, además de su “vecino de banco” durante el Cónclave), presidente de la Red Eclesal Panamazónica que se ha expresado en varias ocasiones a favor de la evangelización de la Amazonia; el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, prefecto del Dicasterio vaticano para el Servicio al Desarrollo Humano Integral; el ministro “del Exterior” de la Santa Sede, Paul Richard Gallagher; el vicario apostólico de Puerto Maldonado, Perú, David Martínez de Aguirre Guinea; el nuevo arzobispo de la Ciudad de México, el cardenal Carlos Aguiar Retes; el vicepresidente de la Red Eclesiástica Panamazónica, el jesuita Pedro Ricardo Barreto Jimeno, arzobispo peruano de Huancayo; el arzobispo paraguayo de Asunción, Edmundo Ponciano Valenzuela Mellid; el arzobispo brasileño de Porto Velho, Roque Paloschi.

 

También fueron nombrados parte de esta comisión el presidente de la Conferencia Episcopal de Argentina, Óscar Vicente Oiea; el obispo brasileño de Mato Grosso, Neri José Tondello; el obispo de Paramaribo, en Surinam, Karel Martinus Choennie; el ex vicario apostólico de Puerto Ayacucho, Venezuela, José Ángel Divasson Cilveti; el vicario apostólico de Puyo, Ecuador, Rafael Cob García; el vicario apostólico de Pando, Bolivia, Eugenio Coter; el vicario apostólico de Puerto Leguízamo-Solano, Colombia, Joaquín Humberto Pinzón Guiza; la carmelita suor María Irene Lopes Dos Santos, delegada de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (Clar); Mauricio López, laico, secretario ejecutivo de la Repam (Ecuador); monseñor Erwin Kraeutler, misonero austríaco en Brasil, prelado emérito de Xingu.

 

Cuando comenzó el Pontificado de Francisco, Kraeutler fue recibido por el nuevo Pontífice argentino y, en entrevistas posteriores con la prensa austriaca, habló sobre los “viri probati”, hombres ordenados de fe comprobada, en relación con la dificultad de los sacerdotes locales de llegar a comunidades tan distantes unas de otras, y con el consecuente sufrimiento para los fieles que no pueden comunicarse durante largos periodos de tiempo.


Deja un comentario

Ecología integral: carta de los obispos CELAM

Río AmazonasRío Amazonas  (AFP or licensors)

América Latina: Carta Pastoral del CELAM sobre Ecología Integral

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), presentó la Carta Pastoral sobre Ecología Integral a la luz de la Encíclica Laudato Si, del Papa Francisco.

Ciudad del Vaticano

“Discípulos Misioneros Custodios de la Casa Común, Discernimiento a la luz de la Laudato Si, es el título de la Carta Pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) sobre Ecología Integral. En este documento los Obispos latinoamericanos luego de un largo proceso de estudio, debate y construcción colectiva, hacen una re-lectura de la Encíclica Laudato Si, a la luz de los desafíos ecológicos del Continente.

En el documento, los Obispos convocan a toda la Iglesia a asumir el enfoque de una Ecología Integral como dimensión constitutiva de la evangelización en el Continente. Asimismo se hacen denuncias ante los graves atentados contra la vida y dignidad de los pobres por parte de la industria extractivista contra los pueblos indígenas y la Casa Común.

A través de la Carta Pastoral, los Obispos latinoamericanos, en comunión con el Papa Francisco – se lee en el documento – queremos “entrar en diálogo con todos acerca de nuestra casa común” y especialmente “sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”, lo cual implica “buscar juntos caminos de liberación” que conduzcan a la “verdadera sabiduría” y al planteamiento de “respuestas integrales”.

La Carta Pastoral será entregada a todos los Presidentes y Secretarios generales de las Conferencias Episcopales de América Latina y El Caribe. Además, la presidencia del CELAM la entregará al Papa Francisco en la audiencia que tienen prevista para el mes de mayo.

Carta Pastoral del CELAM


Deja un comentario

Las multinacionales y sus responsabilidades en países en vías de desarrollo.

Nigeria: Tribunal británico asesta golpe a víctimas de vertido de petróleo

© AI

Ante la sentencia de un Tribunal de Apelación que resuelve que dos comunidades del delta del Níger no pueden demandar judicialmente al gigante del petróleo Shell en Reino Unido porque no cabe imputar a la sociedad matriz la responsabilidad de los actos de su filial en Nigeria, Joe Westby, encargado de campañas de Amnistía Internacional sobre Empresas y Derechos Humanos, ha declarado:

“Con esta resolución, el tribunal ha infligido un golpe no sólo a las comunidades Ogale y Bille, que viven todos los días con las devastadoras consecuencias de los vertidos de petróleo de Shell, sino a las víctimas de los abusos contra los derechos humanos que cometen las empresas en todo el mundo. Esta sentencia sienta un peligroso precedente y hará más difícil exigir responsabilidades a las empresas de Reino Unido.

 

“La idea de que las poderosas multinacionales no son responsables de la conducta de sus filiales en otros países ha permitido que Shell eluda la responsabilidad de toda una serie de escandalosos abusos contra los derechos humanos cometidos durante decenios. Este es un ejemplo clarísimo de los obstáculos casi insuperables que para obtener justicia afrontan las personas que se luchan contra poderosas multinacionales.

“Los documentos internos de Shell muestran que la sede central de la empresa conoce muy bien desde hace decenios la masiva contaminación por petróleo causada por sus operaciones en Nigeria y que ha elegido no ponerlas fin. Si no se puede exigir responsabilidades a Shell por estos abusos bien documentados, ¿qué esperanza hay de que otras empresas respondan ante la justicia de sus actos?

Las comunidades llevarán ahora su lucha por la justicia al Tribunal Supremo; esta podría ser su última oportunidad para que recuperar su medio ambiente”.

Información complementaria

Las comunidades Ogale y Bille presentaron en 2016 sendas demandas contra Royal Dutch Shell plc (RDS) y su filial nigeriana, de la que posee el 100%, Shell Petroleum Development Company of Nigeria (SPDC).

La decisión de hoy desestima el recurso presentado por las comunidades contra una sentencia de enero de 2017 que establecía que no cabía responsabilizar a RDS de los actos de SPDC. En una decisión dividida, una sala de tres magistrados resolvió desestimar la demanda.


Deja un comentario

El Papa a las autoridades de Perú en Lima

Papa a las autoridades de Perú: Unidos defiendan la esperanza

En su discurso el Santo Padre instó a los responsables de poder a unir fuerzas contra la corrupción, “virus social” que amenaza la esperanza.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Tras una intensa jornada en Puerto Maldonado, Perú; marcada por los emotivos encuentros con los pueblos amazónicos, la población  y el Hogar El Principito sucesivamente, el Papa Francisco regresó a Lima para encontrarse con las autoridades, el Cuerpo Diplomático del país y los miembros de la Sociedad Civil en el Palacio de Gobierno.

Después de agradecer al presidente de la nación, Pablo Kuczynski, la invitación a visitar Perú, el Santo Padre dirigió a los allí presentes, un reflexivo discurso inspirado en el lema de este viaje “unidos por la esperanza” destacando que la tierra peruana “es en sí misma un motivo de esperanza”, en alusión a la magna extensión conformada por la Amazonía, “pulmón del mundo”, cuyo entramado alberga las más variadas especies y biodiversidad del planeta.

Pluralidad cultural : alma del pueblo peruano

“Ustedes poseen una riquísima pluralidad cultural cada vez más interactuante que constituye el alma de este pueblo”, dijo el Obispo de Roma, destacando que se trata de un “alma marcada por valores ancestrales como la hospitalidad, el aprecio por el otro, el respeto y gratitud con la madre tierra, la creatividad para los nuevos emprendimientos, así como la responsabilidad comunitaria por el desarrollo de todos que se conjuga en la solidaridad, mostrada tantas veces ante las diversas catástrofes vividas”.

Y en este contexto de “esperanzadora riqueza humana” que posee el pueblo peruano, el Pontífice dedicó una mención especial a los jóvenes: “ellos son el presente más vital que posee esta sociedad; con su dinamismo y entusiasmo prometen e invitan a soñar un futuro esperanzador”, un futuro que nace del encuentro entre “la cumbre de la sabiduría ancestral y los ojos nuevos que brinda la juventud”.

Perú: tierra de esperanza con rostro de santidad

 

Continuando con su reflexión sobre la esperanza como “hilo conductor” de su discurso a las autoridades, Francisco expresó su alegría ante un hecho histórico de gran relevancia para esta nación: Perú engendró santos que han abierto caminos de fe para todo el continente americano”, dijo el Papa poniendo como ejemplo a Martín de Porres, por citar tan sólo a uno, “quien siendo hijo de dos culturas, mostró la fuerza y la riqueza que nace en las personas cuando se concentran en el amor”.

Y en alusión a ello, el Sumo Pontífice reiteró que Perú “es tierra de esperanza que invita y desafía a la unidad de todo su pueblo” y que por tanto “tiene la responsabilidad de mantenerse unido precisamente para defender, entre otras cosas, todos estos motivos de esperanza”.

La sombra de la degración forestal y el abuso a la Madre Tierra

 

“Sobre esta esperanza apunta una sombra, se cierne una amenaza”, continuó diciendo el Papa citando un fragmento de su carta encíclica Laudato Si’: «Nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien, sobre todo si se considera el modo como lo está haciendo».

“Una amenaza que se manifiesta claridad en la manera en la que estamos despojando a la tierra de los recursos naturales sin los cuales no es posible ninguna forma de vida”, añadió Francisco reconociendo que en este contexto, «unidos para defender la esperanza» significa impulsar y desarrollar una ecología integral como alternativa a «un modelo de desarrollo ya caduco pero que sigue provocando degradación humana, social y ambiental».

Y en la práctica, esto  exige “escuchar, reconocer y respetar a las personas y a los pueblos locales como interlocutores válidos, ya que  ellos mantienen un vínculo directo con la tierra, conocen sus tiempos y procesos y saben, por tanto, los efectos catastróficos que, en nombre del desarrollo, están provocando muchos proyectos”, aseguró Francisco poniendo como ejemplo el caso de  la minería informal que se ha vuelto un peligro destructor de la vida de personas, así como la devastación de bosques y ríos con toda la riqueza que ellos poseen.

En definitiva, el Obispo de Roma hizo referencia a los procesos de degradación que conllevan y promueven organizaciones “que van fuera de las estructuras legales y que degradan a tantos hermanos nuestros sometiéndolos a la trata, nueva forma de esclavitud, al trabajo informal, a la delincuencia… y a otros males que afectan gravemente su dignidad y, a la vez, la de esta nación”.

Corrupción: el virus que amenaza la esperanza

 

Asimismo, el Papa puso en guardia acerca de otra sombra amenazante que se cierne sobre la esperanza de manera constante, “otra forma, muchas veces sutil, de degradación ambiental que contamina progresivamente todo el entramado vital: la corrupción”.

“Un virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados y que tanto daño ha hecho a los pueblos latinos”, dijo el Santo Padre, indicando que trabajar unidos para defender la esperanza también exige luchar contra el mal de la corrupción.

“Lo que se haga para luchar contra este flagelo social de la corrupción, merece la mayor de las ponderaciones y ayudas… y esta lucha nos compete a todos”, aseveró el Santo Padre señalando que «Unidos para defender la esperanza», implica una mayor cultura de la transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil. “Nadie puede resultar ajeno a este proceso; la corrupción es evitable y exige el compromiso de todos”, añadió.

Autoridades de poder trabajen por una equidad verdadera

 

En este sentido, el Papa animó a quienes ocupan cargos de responsabilidad, sea en el área que sea, «a empeñarse en este sentido para brindarle, a su pueblo y a su tierra, la seguridad que nace de sentir que Perú es un espacio de esperanza y oportunidad… pero para todos y no para unos pocos; para que todo peruano, toda peruana pueda sentir que este país es suyo; una tierra en la que pueda hacer realidad su propio futuro, puesto que sólo así se forjará un Perú que tenga espacio para “todas las sangres”, en el que pueda realizarse la promesa de vida peruana».

Finalmente el Santo Padre se despidió, pidiendo la intercesión de Santa Rosa de Lima por todo “este bendito pueblo”,  renovando el compromiso de la Iglesia católica, “que ha acompañado la vida de esta Nación, en este empeño mancomunado de seguir trabajando para que Perú continúe siendo una tierra de esperanza”.

Tras concluir, Francisco se trasladó a la Iglesia de San Pedro para encontrarse con sus hermanos jesuitas, unos 100 sacerdotes, hermanos y jóvenes de esta congregación.

Escuche y descargue el discurso del Papa

Photogallery

Encuentro del Papa con las autoridades de Perú