Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Alguien toma en serio el cuidado de los océanos?

Pese a ser los pulmones del planeta, los océanos son la última prioridad de los gobernantes

ONU Día Mundial de los Océanos/Gaby Barathieu
Vista aérea del océano Índico sobre Mayotte, la isla francesa al este de Mozambique.

4 Octubre 2018

La contaminación, el aumento de la pesca excesiva, la acidificación, el calor sin precedentes, el ruido subacuático, el adelgazamiento del hielo marino en el Ártico y el Antártico han puesto a nuestros mares y océanos en un riesgo sin precedentes. António Guterres alerta de que el mundo se enfrenta a una emergencia y pide que la comunidad internacional les otorgue prioridad.

Los océanos desempeñan una función esencial en la vida cotidiana, ya que son los pulmones del planeta y los mayores productores de oxígeno. Ayudan a regular el clima mundial y constituyen la fuente principal del agua que sustenta toda la vida en el planeta, desde los arrecifes de coral hasta las montañas cubiertas de nieve, pasando por las pluviselvas tropicales y los ríos caudalosos, e incluso los desiertos.

Además, los océanos actúan como un importante sumidero de dióxido de carbono, lo que reduce considerablemente los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera y esto beneficia a toda la humanidad.

Sin embargo, una reciente encuesta realizada a los líderes mundiales encontró que el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 14, que se refiere a “vida submarina”, es el último en su lista de prioridades.

“Ahora bien, la situación de los océanos nunca ha sido tan peligrosa como ahora”, advierte el Secretario General, António Guterres, en su último informe sobre los océanos y el derecho al mar.

La situación de los océanos nunca ha sido tan peligrosa como ahora.

A pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional por proteger y preservar el medio marino y sus recursos marinos vivos, la salud de los océanos sigue viéndose afectada por grandes presiones que actúan de forma simultánea como:

  • La contaminación, incluida la basura marina, en especial los plásticos,
  • La degradación física,
  • El aumento de la pesca excesiva,
  • Las especies exóticas invasoras,
  • El ruido subacuático,
  • Los efectos del cambio climático,
  • La acidificación de los océanos.

ONU Día Mundial de los Océanos/Grant Thomas
La fotografía de personas remando en Tonga, uno de los Estados insulares del Pacífico, demuestra los vínculos innatos que los humanos tienen con el océano.

Según datos publicados recientemente, la cantidad estimada de nitrógeno fijado emitido a la atmósfera procedente de la quema de combustibles fósiles y la agricultura es actualmente casi cuatro veces el nivel de las emisiones producidas en 1850.

El contenido de calor oceánico mundial se encuentra en un nivel sin precedentes, la extensión del hielo marino en el Ártico y el Antártico sigue estando muy por debajo de la media y el año 2017 fue uno de los tres años más cálidos desde que existen registros, con temperaturas extremas no alcanzadas hasta esa fecha.

“Ahora más que nunca, la comunidad internacional debe dar prioridad a abordar los problemas oceánicos de manera integrada, interdisciplinaria e intersectorial”, señala el informe.

Para Guterres el mundo se enfrenta a una “emergencia global sobre los océanos”.

El titular de la ONU advierte que las amenazas al medio ambiente deben “tomarse en serio”, dado que el futuro colectivo y la seguridad de la humanidad “están en juego”.

Si no se adoptan medidas concretas y urgentes, los Estados Miembros se enfrentarán a importantes dificultades en sus esfuerzos por alcanzar las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 14. En particular las que se convino en alcanzar de aquí a 2020:

  • Gestionar y proteger sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros (meta 14.2),
  • Poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas (meta 14.4)
  • Conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas (meta 14.5)
  • Prohibir y eliminar ciertas formas de subvenciones a la pesca (meta 14.6)

“Si queremos alcanzar las metas de la Agenda 2030, tenemos que apreciar lo que significan los océanos para el futuro de la humanidad”, resalta el titular de la ONU.

Avances a pesar de todo

Si bien aún no es suficiente, se han logrado algunos avances en la lucha por los océanos. El Secretario General destaca que entre el 1 de septiembre de 2017 y el 31 de agosto de 2018 ha habido una mejora en la seguridad marítima, la ciencia y la tecnología marinas, el transporte internacional y, en general, la cooperación y la coordinación entre Estados sobre estas cuestiones.

También destacó que durante el periodo que abarca el informe, el Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha promovido el empoderamiento de las mujeres a través de un mejor acceso a mercados en el contexto de la aplicación de directrices voluntarias para asegurar pesquerías sostenibles.

Otro avance ha sido la adopción de la resolución 72/73 de la Asamblea General para prevenir, reducir y controlar la contaminación de los ecosistemas marinos, que ha resultado en diversas medidas a nivel mundial, muchas en relación con el plástico.

IFAD/Franco Mattioli
Un barco pesquero en el océano cerca de la costa de República Dominicana

Esos efectos amenazan la seguridad de la vida humana, la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia y ponen de relieve la urgente necesidad de centrarse más en la dimensión humana de los océanos. Esto se refleja claramente en la constante migración a gran escala en el mar.

Pero falta más 

A pesar del progreso, entre 2017 y 2018 la salud de los océanos siguió viéndose afectada negativamente por unas presiones acumulativas que aumentaron más que nunca.

“Esos efectos amenazan la seguridad de la vida humana, la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia y ponen de relieve la urgente necesidad de centrarse más en la dimensión humana de los océanos. Esto se refleja claramente en la constante migración a gran escala en el mar”, dice el informe.

Guterres asegura que es “evidente” que aún queda mucho por hacer para concienciar a la humanidad acerca de la importancia de los océanos, así como de los efectos de sus actividades en éste.

“A fin de seguir avanzando, los Estados deben comprender cada vez mejor los instrumentos disponibles en la actualidad para lograr el desarrollo sostenible, y decidirse a utilizarlos, comenzando por la aplicación efectiva de la Convención del Derecho al Mar de 1982, que establece el marco jurídico en el que deben llevarse a cabo todas las actividades en los océanos y los mares, complementado por una amplia gama de otros instrumentos jurídicos”, explica.

Anuncios


Deja un comentario

Cambio climático. Conferencia en Bangkok. Conclusiones

Conferencia de Bangkok sobre el cambio climático arroja avances desiguales

UNDP Comoros/James Stapley
Los pescadores de las Islas Comoras buscan adaptarse al cambio climático.

9 Septiembre 2018

Las conversaciones organizadas por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC)  en el país asiático forman parte de una serie de reuniones que han de establecer las normas para la aplicación del Acuerdo de París.

La nueva ronda de conversaciones sobre el Cambio Climático en Bangkok, Tailandia, concluyeron este domingo con un progreso dispar en la mayoría de los puntos de negociación que han de trazar las directrices sobre cómo aplicar el Acuerdo de París. Estas normas son básicas para el progreso de la acción climática en todo el mundo de una manera transparente, destaco la UNFCCC.

La negociación de estas pautas empezó el año 2016 y se aspira a adoptarlas en la conferencia anual sobre el cambio climático, la COP24, que se celebrará este diciembre en la ciudad polaca de Katowice.

La secretaria ejecutiva de la UNFCCC, Patricia Espinosa, destacó la disparidad de los avances en las negociaciones entre países y subrayó “la urgente necesidad de continuar trabajando en las próximas semanas”, añadió.

Entre las disposiciones que los países están tratando de acordar se encuentra el incremento de medidas para mitigar los efectos del cambio climático, aumentar el apoyo a las iniciativas de los países en desarrollo a través de la financiación, la cooperación tecnológica y el apoyo a la formación.

Espinosa destacó que es “crucial” aplicar medidas “ambiciosas y transparentes” para alcanzar el Acuerdo de París que busca combatir limitar el incremento de las temperatura mundial por debajo de los 2 ºC y, a ser posible, reducir el aumento a 1,5 ºC.

Las delegaciones gubernamentales siguen buscando la manera de acotar las contribuciones y responsabilidades de los países desarrollados y en desarrollo “en función de sus respectivas circunstancias nacionales“, destacó la Conveción Marco.

Los puntos debate mas polémicos fueron los relacionados con la transparencia, el modo y la periodicidad con la que los países han de comunicar sus medidas, o cómo lograr la total claridad en relación al financiamiento climático tanto a corto como largo plazo.

“El Acuerdo de París está construido sobre un delicado equilibrio entre todos los países. Hemos de reconocer que los cada país tiene realidades nacionales diferentes. Tienen diferentes niveles de desarrollo económico y social que conducen a diferentes situaciones domésticas”, dijo Espinosa.

Las negociaciones tienen lugar en un momento en que el mundo ha presenciado fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones o sequías que han provocado fallecimientos, pérdida de infraestructuras y medios de subsistencia tanto en pa;ises desarrollados como en desarrollo.


Deja un comentario

Jornada mundial de oración por la creación el sábado 1 sept.

Jornada de Oración por la Creación. El Papa: el agua un bien primordial

Al final de la Audiencia General del último miércoles de agosto, el Papa Francisco recordó la Cuarta Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación, que se celebrará el próximo sábado, en la que se abordará la cuestión del agua.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“El próximo sábado, 1 de septiembre, se celebra la Cuarta Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación, que celebramos en unión con nuestros hermanos y hermanas ortodoxos y con la adhesión de otras Iglesias y Comunidades cristianas”, lo recordó el Papa Francisco al finalizar la Audiencia General del último miércoles de agosto de 2018.

“En el Mensaje de este año – señaló el Pontífice – deseo dirigir la atención sobre la cuestión del agua, un bien primario que debe ser protegido y puesto a disposición de todos”. Agradezco las diversas iniciativas que en diferentes lugares las Iglesias particulares, los Institutos de Vida Consagrada y las Asociaciones Eclesiales han preparado. Invito a todos – concluyó el Papa – a unirse en oración, este sábado, por nuestra casa común.


Deja un comentario

La iglesia y la ecología. Compromiso sobre el cambio climático.

Pope Francis addresses participants at the International Conference on the Third Anniversary of Laudato si’Pope Francis addresses participants at the International Conference on the Third Anniversary of Laudato si’  (Vatican Media)

Pope on climate crisis: Continue to work for radical change

An international conference is being held in Rome this week for the third anniversary of Pope Francis’ landmark encyclical, “Laudato si’: On Care for our Common Home.” The two-day conference is focusing on the theme “Saving our Common Home and the Future of Life on Earth.”

Pope Francis received participants at a conference on the third anniversary of the encyclical Laudato si’ in an audience in the Sala Clementina on Friday. In his remarks to the group, Pope Francis said, “Your presence here is a sign of your commitment to take concrete steps to save the planet and the life it sustains, inspired by the Encyclical’s assumption that ‘everything is connected.’” That principle, he said, “lies at the heart of an integral ecology.”

Pope Francis noted the “increasingly accurate assessments” of the scientific community concerning the environment. “There is a real danger that we will leave future generations only rubble, deserts, and refuse,” he said.”

But he expressed his hope that “concern for the state of our common home” would be translated into concrete actions to preserve the environment. In particular, he called on governments to honour their commitments to the 2015 Paris Agreement “in order to avoid the worst consequences of the climate crisis.” The COP24 Summit, he said, “could prove a milestone on the path set out” by the Agreement.

He also mentioned the upcoming Global Climate Action Summit, taking place in San Francisco in September, while urging the support of “citizens’ pressure groups” to provide support. In addition, he said, financial institutions also “have an important role to play, as part both of the problem and its solution.”

“All of these actions,” Pope Francis said, “presuppose a transformation on a deeper level, namely a change of hearts and minds.” He reiterated Pope St John Paul’s calls for an “ecological conversion,” and emphasised the role of religions, and especially Christianity, in working to that end.

Finally, the Pope stressed the importance of making space for young people and indigenous peoples in efforts “to foster an integral ecology.” Young people are at the centre of the upcoming Synod of Bishops, set for October of this year; while the Synod of Bishops for the Pan-Amazon region will meet in 2019.

In his conclusion, Pope Francis acknowledged that “challenges are not lacking.” He expressed his gratitude for the efforts of participants “in the service of care for creation and a better future for our children and grandchildren.” Despite the presence of special interests which make those efforts seem “arduous,” Pope Francis encouraged them, saying, “Please continue to work for ‘the radical change which present circumstances require.’ For ‘injustice is not invincible.’”


Deja un comentario

Petición al Papa para que incluya en el Derecho Canónico la defensa del medio ambiente.

“Propongo al Papa incluir en el Código la defensa del medio-ambiente”

Lo sugirió el cardenal Coccopalmerio durante el “Diálogo sobre las inversiones católicas para la transición energética”, promovido por el Movimiento católico Mundial para el Clima

El cardenal Coccopalmerio

Pubblicato il 17/07/2018
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Un nuevo canon para incluirlo en el Código de Derecho Canónico, dedicado al «grave deber» para el fiel cristiano no solo de «no dañar», sino también de «mejorar» el ambiente natural. Es la propuesta que el cardenal Francesco Coccopalmerio, presidente emérito del Dicasterio para los textos legislativos, pretende presentar al Papa Francisco, como él mismo anunció durante el encuentro titulado “Diálogo sobre las inversiones católicas para la transición energética”, que se llevó a cabo en Roma el pasado 12 de julio de 2018. La reunión fue un momento de discusión (a puerta cerrada) entre los representantes de instituciones vaticanas, fundaciones y organizaciones católicas comprometidas en la implementación de inversiones responsables para una justa transición energética.

 

El cardenal Coccopalmerio resumió así su propuesta a Vatican Insider: «El Código de Derecho Canónico, al principio del libro, en los cánones 208-221, bajo el título “Obligaciones y derechos de todos los fieles”, presenta una lista de tales obligaciones y derechos, y traza por tal motivo un autorizado perfil del fiel y de su vida de cristiano. Desgraciadamente nada se dice sobre uno de los deberes más graves: el de tutelar y promover el ambiente natural en el que vive el fiel».

 

«Mi propuesta –continuó el purpurado ambrosiano– sería pedirle al Papa, por parte del Dicasterio para los Textos Legislativos, la inclusión en los cánones que acabo de citar de un nuevo canon que suene, más o menos, de esta manera: “Cada fiel cristiano, teniendo presente que la Creación es la casa común, tiene el grave deber no solo de no dañar, sino incluso de mejorar, tanto con el normal comportamiento, como con iniciativas específicas, el ambiente natural en el que cada persona está llamada a vivir”».

 

Inspirados por la Encíclica «Laudato si’» y por las claras palabras que el Papa Francisco recientemente dirigió a los responsables de las principales empresas del sector petrolífero, del gas natural y otras actividades empresariales vinculadas con la energía, los que participaron en el encuentro promovido por el Movimiento Católico Mundial para el Clima, que invita a las instituciones católicas a comprometerse públicamente en no invertir en combustibles fósiles, asumiendo de esta manera un papel profético en relación con el dominio de estos combustibles en la economía global.

 

Las instituciones católicas están asumiendo un papel de liderazgo en el movimiento mundial sobre la desinversión en combustibles fósiles. Entre otros, bancos católicos con un balance de 7 mil 500 millones de euros y la Caritas Internationalis dejaron de invertir el pasado 22 de abril de 2018. El presidente de la Caritas Internationalis, Luis Antonio Tagle, declaró: «Los pobres sufren mucho debido a la crisis climática y los combustibles fósiles son los principales motores de esta injusticia. Es por ello que la Caritas Internationalis ha decidido dejar de invertir en combustibles fósiles. Animamos a nuestras organizaciones, a otros grupos e instituciones de la Iglesia a que hagan lo mismo». Quien dio el ejemplo, el pasado 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, fue la Conferencia Episcopal de Bélgica.

 

Además de Coccoplamerio, participaron en el encuentro, entre otros, Leonardo Becchetti, profesor de Economía en la Universidad de Roma Tor Vergata y miembro del Comité promotor de la Fundación “Quadragesimo Anno”, Tomás Insua, director ejecutivo del Movimiento Católico Mundiale por el Clima; John O’Shaughnessy, Fundador de “The Catholic Impact Investing Collaborative”, tesorero y miembro del consejo del Movimiento Católico Mundial por el Clima; Vladi Lumina, miembro del Comité promotor de la Fundación “Quadragesimo Anno” y miembro de la Comisión para las actividades del sector sanitario de las personas jurídicas públicas de la Iglesia.

 

Los participantes subrayaron con decisión la importancia de inversiones coherentes con la Doctrina Social de la Iglesia, sobre la que se basa la propuesta de crear un verdadero “rating” según la misma doctrina social, sobre el que está trabajando la Fundación “Quadragesimo Anno”. Se habló también sobre la importancia de las decisiones cotidianas de consumo que pueden generar un cambio (el “voto con la cartera”) y la necesidad de ofrecer, con una formación adecuada para los asesores financieros, figuras clave para la gestión de inversiones. Entre las próximas citas, cabe destacar el anuncio de la desinversión en combustibles fósiles del 13 de septiembre de 2018 (formulario para participar), con motivo del Global Climate Action Summit, el evento internacional que promueve Prophetic Economy, en programa del 2 al 4 de noviembre de 2018 (https://www.propheticeconomy.org/italiano).


Deja un comentario

Costa Rica. país lider en la lucha contra el cambio climático y en favor de la ecología.

Costa Rica, camino de ser el máximo líder en la lucha contra el cambio climático

Banco Mundial/Curt Carnemark
Las energías renovables son un valor fundamental en la lucha contra el hambre y el cambio climático.

16 Julio 2018

El Secretario General de la ONU felicitó al país por sus avances en sostenibilidad y en el combate contra los plásticos y la huella de carbono, así como por tener una constitución que reconoce la importancia de la multiculturalidad y un gobierno que da prioridad a la paridad de género.

“Quiero rendir homenaje a Costa Rica por su determinación pionera y de vanguardia en la construcción de un desarrollo inclusivo y sostenible, y en la lucha contra el cambio climático”, dijo Antonio Guterres durante su visita a una escuela pública.

El Secretario General aseguró que, durante su estadía de dos días en el país, pudo verificar que casi el 100% de la energía eléctrica de la nación se produce de manera renovable, así como que los bosques costarricenses en vez de disminuir como en la gran mayoría del planeta, está en aumento.

También recalcó que se han puesto en marcha un conjunto de políticas que son cruciales. “La decisión de dejar de emitir carbono por completo para el 2021, va a colocar a Costa Rica en el primer lugar a nivel mundial de la lucha contra el cambio climático”, explicó

Quiero rendir homenaje a Costa Rica por su determinación pionera y de vanguardia en la construcción de un desarrollo inclusivo y sostenible, y en la lucha contra el cambio climático.

Guterres recordó que esto es esencial en un momento en el que las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado después de varios años de disminución y su concentración en la atmosfera es la más alta de los últimos 800.000 años.

“Esto demuestra la importancia de este compromiso, lo que es un desafío sumamente difícil. Pueden contar con todo el apoyo de la ONU en este reto que nos parece admirable en los tiempos de hoy”, afirmó.

El Secretario General también felicitó a Costa Rica por su medida de acabar con el plástico de un solo uso en los próximos años, resaltando que el problema de este material es tan grande que existe una isla de plástico del tamaño de Francia flotando en el Océano Pacífico.

“Esta determinación es pionera y de vanguardia y espero sea seguida por otros gobiernos en el mundo”, aseguró Guterres.

Sostenibilidad e inclusividad

Además, calificó de admirable el hecho de que la constitución costarricense considere al país como multiétnico y multicultural: “no hay muchos países que lo admitan y sabemos que hoy en día la diversidad en muchas naciones del mundo no es vista como un factor de riqueza, sino como un factor de miedo y división en las sociedades”.

El titular de la ONU resaltó que era tan evidente el compromiso del país con las poblaciones afrodescendientes e indígenas, como con la sostenibilidad.

También se refirió a la igualdad de género, alabando al Gobierno actual y su presidente, con quien dijo compartía la visión de la paridad. “Es absolutamente esencial para la paz, el desarrollo y los derechos humanos”, agregó, resaltando que la ONU, así como Costa Rica, han logrado un 50-50 de hombres y mujeres en sus altos cargos.

Además, Guterres comentó que la determinación del país es “absolutamente esencial” para solucionar la gran cantidad de frustraciones en el mundo derivadas de la pobreza, los conflictos y la desigualdad, así como el “divorcio creciente” entre el sistema político y la opinión pública.


Deja un comentario

Al Gore y el Papa Francisco en defensa de la naturaleza. Entrevista

Al Gore Estados Unidos Clima ambiente Papa FranciscoEl ex vice-presidente estadounidense Al Gore 

Al Gore: que el mundo escuche al Papa Francisco sobre la defensa del ambiente

Entrevista exclusiva de Vatican News con el ex vice-presidente de los Estados Unidos y premio Nobel de la paz sobre el empeño del Papa Francisco en defensa del ambiente y sobre la importancia de una “revolución de la sostenibilidad”

Alessandro Gisotti – Ciudad del Vaticano

Premio Nobel de la Paz, Al Gore es sin lugar a dudas uno de los líderes más apasionados en la defensa del ambiente a nivel mundial. Un empeño contra el calentamiento global que el ex-vicepresidente de los Estados Unidos ha conducido incansablemente en los últimos 20 años. En el 2007, su documentario An Inconvenient Truth,  “Un verdad incómoda” ganó el Premio Oscar pero, sobre todo, ha llevado el tema del cambio climático, hasta ahora en manos de especialistas, a la portada de la opinión pública mundial. En días pasados, el Nobel por la Paz guio un encuentro de su organización Climate Reality Project en Berlín, con centenares de participantes de todo el mundo. En esta entrevista exclusiva con Vatican News, Al Gore analiza el empeño del Papa Francisco para la defensa del ambiente, la importancia de la Encíclica Laudato sí y hace un llamamiento a favor de la “Revolución de la sostenibilidad”.

P.- Su voz es una de las voces más fuertes a nivel mundial en defensa del ambiente. ¿Por qué se ha apasionado tanto en la “batalla verde” por nuestro planeta?

R.- Creo que el objetivo de nuestra vida sea glorificar a Dios, continuar a acumular desprecio y destrucción contra la creación de Dios es grotescamente incoherente con el modo en el cual deberíamos vivir nuestra vida. Además, la crisis climática es hoy el más grande desafío existencial que la humanidad ha enfrentado jamás. Y no sólo la humanidad está a riesgo: según biólogos de fama internacional, casi la mitad de todas las especies vivientes con las que compartimos la vida sobre esta tierra corren el peligro de extinguirse en el curso de este siglo. El Señor ordenó a Noé que juntara en su arca a dos ejemplares por cada especie para “tenerlos en vida contigo”: creo que ese pedido es válido también para nosotros.

En este momento estamos usando aquella cáscara sutil que es la atmósfera que circunda nuestro planeta como un “basurero a cielo abierto”, descargando cada día 110 millones de toneladas de contaminación producida por el hombre, que crea calentamiento y acumula el calor. En total, hasta hoy, ha acumulado tanta energía térmica en exceso como aquella que sería emanada por 400 mil bombas, como la de Hiroshima, que explotasen cada 24 horas. Las consecuencias de esta extra energía térmica son evidentes: tempestades más fuertes, tormentas más violentas, inundaciones más destructivas y grandes desprendimientos de barro, sequías extremas y prolongadas, escasas cosechas, escasez de agua en muchas regiones, aumento de los incendios, difusión de enfermedades, derretimiento de glaciares e incremento del nivel del mar junto a la acidificación del Océano, y mucho más. Por lo tanto, verdaderamente no tenemos elección. Debemos resolver la crisis climática. Como dijo el Papa Francisco, “si destruimos la creación, la creación nos destruirá”.

He sido afortunado porque he podido invertir cada gramo de energía en el esfuerzo de contribuir a la solución de esta crisis. En esto, me siento apoyado por millones de activistas y líderes de todo el mundo que están orientando el desarrollo de la energía limpia en la “Revolución de la sostenibilidad”. La verdadera pasión y la energía que tengo vienen, precisamente, de estos activistas y líderes.

P.- En una reciente entrevista, usted ha dicho que el cambio climático no es una cuestión política sino más bien “una cuestión moral y espiritual”. ¿Qué importancia atribuye al hecho que un líder espiritual como el Papa Francisco se empeñe tanto en la defensa del ambiente?

R.- El liderazgo del Papa Francisco nos inspira a todos nosotros a nivel mundial, en particular por su vigorosa y reiterada énfasis a favor de una solución de la crisis climática. Estoy agradecido y admirado por la claridad de la fuerza moral que encarna. El Papa Francisco habla también de manera muy eficaz de los más vulnerables entre nosotros, es decir, los pobres, y ayuda a quienes lo escuchan a comprender cómo todos nosotros, sin distinción, estamos afectados por la crisis climática. En particular, su Encíclica Laudato sí ha marcado un paso crucial para la Iglesia católica en el guiar al mundo para que se empeñe y enfrente la crisis climática antes del Acuerdo de París.

En estos y en muchos otros modos, el Papa ha estado en primera línea en la guía del mundo hacia una acción constructiva sobre el clima. Prácticamente, todos mis colegas y mis amigos católicos están “electrizados” hasta los huesos por el hecho que está ofreciendo este liderazgo espiritual, así como lo estoy también yo.

Más en general, pienso que la enseñanza espiritual tiene obviamente un papel crucial en las comunidades de todo el mundo. El Papa es un modelo para los líderes de otras tradiciones religiosas: los inspira a  comunicar los peligros que derivan  de la crisis climática y nuestro deber de administradores de la creación para resolverla.

P.- Como sabe, en la Encíclica Laudato sí sobre la defensa de nuestra casa común, que usted ha citado, el Papa Francisco afirma que el cambio climático y la pobreza están profundamente vinculados en muchas regiones del mundo. ¿Qué nos puede decir al respecto?

R.- Como ha subrayado el Papa Francisco, quienes viven en pobreza están afectados de manera desproporcionada por la crisis climática, que tiene un impacto dañino sobre su acceso a los recursos de primera necesidad y amenaza su salud. Por ejemplo, Puerto Rico, en donde más del 40 por ciento de la población vive por debajo del margen de pobreza, todavía está tratando de reponerse de las consecuencias del huracán María que ha destruido la red eléctrica del país y las redes de telefonía móvil y ha inundado barrios enteros.

Además, la contaminación de monóxido de carbono (CO) junto a anhídrido carbónico CO2, derivado de las emisiones de carbono en la atmósfera, está haciendo enfermar a las personas. Es sabido que consentir una mayor contaminación ambiental en nuestras ciudades y en las comunidades más pequeñas está haciendo enfermar aun a más personas. En base al documento “Principios de la Justicia Ambiental” (declaración aprobada en Washington en el 1991), sabemos que los efectos de esta contaminación tienen mayor probabilidad de afectar a aquellas comunidades que han sido privadas del poder político y económico necesario para defenderse. Y es aquí que se hacen sentir los primeros daños.

No son sólo los pobres los afectados de manera desproporcionada por la crisis climática. La lista incluye a los enfermos mentales, las personas con problemas de salud preexistentes, los ancianos, los recién nacidos y los niños, los sin techo y las comunidades minoritarias. En los Estados Unidos, por ejemplo, los niños afroamericanos tienen una probabilidad tres veces mayor respecto a la población en general de sufrir enfermedades vinculadas a la contaminación atmosférica, tienen el doble de probabilidad de tener asma y diez veces más la probabilidad de morir de asma, con respecto a los niños de las comunidades mayoritarias.

P.- Recientemente el Papa Francisco ha exhortado a los dirigentes de las compañías petrolíferas recibidas en el Vaticano, a comprometerse en producir energía limpia. ¿Qué sirve para que este sueño se haga realidad?

R.- Estoy muy feliz de que el Papa haya convocado a los principales dirigentes en materia de energía y de inversiones para convenir sobre la importancia de un impuesto sobre las emisiones de anhídrido carbónico. Para lograr este objetivo, antes que nada debe haber una valida alternativa a los combustibles y a la inmisión de contaminantes en el aire. Afortunadamente, existe. La energía renovable y otras soluciones a la crisis climática son ahora económicamente competitivas con respecto a los combustibles fósiles. En consecuencia, las grandes compañías de combustibles fósiles están obligadas a reexaminar sus modelos de negocios. Espero que una vez eliminada la dimensión económica de la ecuación, la elección moral se manifieste como inevitable a muchas más personas y al final prevalezca.

Estamos al inicio de una “Revolución de la sostenibilidad” global, que tiene las dimensiones y el impacto de la Revolución industrial, pero con la velocidad de la revolución digital. Facilitadas también por el surgir de nuevas tecnologías y consumidores cada vez más informados, las actividades comerciales sostenibles se ha difundido rápidamente en los últimos años.

A causa de la creciente presión social y política – y del creciente coste de la contaminación de anhídrido carbónico – los gobiernos de todo el mundo están aprobando legislaciones para reducir las propias emisiones. Al final del 2017, China ha instituido un “mercado del CO2”, uniéndose a la Unión Europea y a otros países como Chile y Colombia, que ha adherido a la imposición de una tasa sobre las emisiones de CO”.

La conferencia convocada por el Papa Francisco en el Vaticano con los dirigentes de las compañías petrolíferas es una señal realmente alentadora para que esta transición hacia un futuro sostenible pueda transformarse rápidamente en una realidad y no sea más un sueño. Pero debemos movernos todavía más rápidamente para garantizar que esta transición suceda en tiempo útil para prevenir los efectos más devastadores de la crisis climática.

P.- El Climate Reality Project que usted ha fundado, ha tenido su 38° encuentro de activistas en Berlín, desde el 26 al 28 de junio. ¿Qué se espera de obtener con eventos como este?

R.- En Berlín, 700 aprendices procedentes de 50 países y de toda extracción social se reunieron para participar en tres días de formación intensiva con científicos y comunicadores famosos, expertos de clima, para aprender cómo pueden inspirar y guiar a sus comunidades en el actuar para resolver la crisis climática. La formación ofreció una vasta gama de sesiones abiertas, todas dirigidas a identificar modos para sensibilizar a la opinión pública sobre la crisis climática, crear apoyo a las soluciones prácticas a nuestra disposición y ejercer presión sobre nuestros representantes para que reaccionen.

Tuvimos esta formación en Berlín en un periodo en el cual Alemania y la Unión Europea están siendo afectadas de manera grave por los efectos de la crisis climática. Sin una acción concertada de los líderes de gobierno, se prevé que tales efectos empeorarán significativamente en los próximos años. Alemania, por ejemplo, está implementando de manera eficaz una transición energética del carbón y, de tal manera, se espera que servirá de impulso para las otras naciones de la UE, para que reexaminen las propias políticas de acción sobre el clima.

Climate Reality ha formado hasta ahora a más de 15 mil activistas que trabajan en 141 países. Nuestro anterior encuentro de formación tuvo lugar en Ciudad de México el pasado mes de marzo y el próximo agosto tendremos otro en Los Angeles, en California.