Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La iglesia y la ecología. Compromiso sobre el cambio climático.

Pope Francis addresses participants at the International Conference on the Third Anniversary of Laudato si’Pope Francis addresses participants at the International Conference on the Third Anniversary of Laudato si’  (Vatican Media)

Pope on climate crisis: Continue to work for radical change

An international conference is being held in Rome this week for the third anniversary of Pope Francis’ landmark encyclical, “Laudato si’: On Care for our Common Home.” The two-day conference is focusing on the theme “Saving our Common Home and the Future of Life on Earth.”

Pope Francis received participants at a conference on the third anniversary of the encyclical Laudato si’ in an audience in the Sala Clementina on Friday. In his remarks to the group, Pope Francis said, “Your presence here is a sign of your commitment to take concrete steps to save the planet and the life it sustains, inspired by the Encyclical’s assumption that ‘everything is connected.’” That principle, he said, “lies at the heart of an integral ecology.”

Pope Francis noted the “increasingly accurate assessments” of the scientific community concerning the environment. “There is a real danger that we will leave future generations only rubble, deserts, and refuse,” he said.”

But he expressed his hope that “concern for the state of our common home” would be translated into concrete actions to preserve the environment. In particular, he called on governments to honour their commitments to the 2015 Paris Agreement “in order to avoid the worst consequences of the climate crisis.” The COP24 Summit, he said, “could prove a milestone on the path set out” by the Agreement.

He also mentioned the upcoming Global Climate Action Summit, taking place in San Francisco in September, while urging the support of “citizens’ pressure groups” to provide support. In addition, he said, financial institutions also “have an important role to play, as part both of the problem and its solution.”

“All of these actions,” Pope Francis said, “presuppose a transformation on a deeper level, namely a change of hearts and minds.” He reiterated Pope St John Paul’s calls for an “ecological conversion,” and emphasised the role of religions, and especially Christianity, in working to that end.

Finally, the Pope stressed the importance of making space for young people and indigenous peoples in efforts “to foster an integral ecology.” Young people are at the centre of the upcoming Synod of Bishops, set for October of this year; while the Synod of Bishops for the Pan-Amazon region will meet in 2019.

In his conclusion, Pope Francis acknowledged that “challenges are not lacking.” He expressed his gratitude for the efforts of participants “in the service of care for creation and a better future for our children and grandchildren.” Despite the presence of special interests which make those efforts seem “arduous,” Pope Francis encouraged them, saying, “Please continue to work for ‘the radical change which present circumstances require.’ For ‘injustice is not invincible.’”

Anuncios


Deja un comentario

Petición al Papa para que incluya en el Derecho Canónico la defensa del medio ambiente.

“Propongo al Papa incluir en el Código la defensa del medio-ambiente”

Lo sugirió el cardenal Coccopalmerio durante el “Diálogo sobre las inversiones católicas para la transición energética”, promovido por el Movimiento católico Mundial para el Clima

El cardenal Coccopalmerio

Pubblicato il 17/07/2018
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Un nuevo canon para incluirlo en el Código de Derecho Canónico, dedicado al «grave deber» para el fiel cristiano no solo de «no dañar», sino también de «mejorar» el ambiente natural. Es la propuesta que el cardenal Francesco Coccopalmerio, presidente emérito del Dicasterio para los textos legislativos, pretende presentar al Papa Francisco, como él mismo anunció durante el encuentro titulado “Diálogo sobre las inversiones católicas para la transición energética”, que se llevó a cabo en Roma el pasado 12 de julio de 2018. La reunión fue un momento de discusión (a puerta cerrada) entre los representantes de instituciones vaticanas, fundaciones y organizaciones católicas comprometidas en la implementación de inversiones responsables para una justa transición energética.

 

El cardenal Coccopalmerio resumió así su propuesta a Vatican Insider: «El Código de Derecho Canónico, al principio del libro, en los cánones 208-221, bajo el título “Obligaciones y derechos de todos los fieles”, presenta una lista de tales obligaciones y derechos, y traza por tal motivo un autorizado perfil del fiel y de su vida de cristiano. Desgraciadamente nada se dice sobre uno de los deberes más graves: el de tutelar y promover el ambiente natural en el que vive el fiel».

 

«Mi propuesta –continuó el purpurado ambrosiano– sería pedirle al Papa, por parte del Dicasterio para los Textos Legislativos, la inclusión en los cánones que acabo de citar de un nuevo canon que suene, más o menos, de esta manera: “Cada fiel cristiano, teniendo presente que la Creación es la casa común, tiene el grave deber no solo de no dañar, sino incluso de mejorar, tanto con el normal comportamiento, como con iniciativas específicas, el ambiente natural en el que cada persona está llamada a vivir”».

 

Inspirados por la Encíclica «Laudato si’» y por las claras palabras que el Papa Francisco recientemente dirigió a los responsables de las principales empresas del sector petrolífero, del gas natural y otras actividades empresariales vinculadas con la energía, los que participaron en el encuentro promovido por el Movimiento Católico Mundial para el Clima, que invita a las instituciones católicas a comprometerse públicamente en no invertir en combustibles fósiles, asumiendo de esta manera un papel profético en relación con el dominio de estos combustibles en la economía global.

 

Las instituciones católicas están asumiendo un papel de liderazgo en el movimiento mundial sobre la desinversión en combustibles fósiles. Entre otros, bancos católicos con un balance de 7 mil 500 millones de euros y la Caritas Internationalis dejaron de invertir el pasado 22 de abril de 2018. El presidente de la Caritas Internationalis, Luis Antonio Tagle, declaró: «Los pobres sufren mucho debido a la crisis climática y los combustibles fósiles son los principales motores de esta injusticia. Es por ello que la Caritas Internationalis ha decidido dejar de invertir en combustibles fósiles. Animamos a nuestras organizaciones, a otros grupos e instituciones de la Iglesia a que hagan lo mismo». Quien dio el ejemplo, el pasado 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, fue la Conferencia Episcopal de Bélgica.

 

Además de Coccoplamerio, participaron en el encuentro, entre otros, Leonardo Becchetti, profesor de Economía en la Universidad de Roma Tor Vergata y miembro del Comité promotor de la Fundación “Quadragesimo Anno”, Tomás Insua, director ejecutivo del Movimiento Católico Mundiale por el Clima; John O’Shaughnessy, Fundador de “The Catholic Impact Investing Collaborative”, tesorero y miembro del consejo del Movimiento Católico Mundial por el Clima; Vladi Lumina, miembro del Comité promotor de la Fundación “Quadragesimo Anno” y miembro de la Comisión para las actividades del sector sanitario de las personas jurídicas públicas de la Iglesia.

 

Los participantes subrayaron con decisión la importancia de inversiones coherentes con la Doctrina Social de la Iglesia, sobre la que se basa la propuesta de crear un verdadero “rating” según la misma doctrina social, sobre el que está trabajando la Fundación “Quadragesimo Anno”. Se habló también sobre la importancia de las decisiones cotidianas de consumo que pueden generar un cambio (el “voto con la cartera”) y la necesidad de ofrecer, con una formación adecuada para los asesores financieros, figuras clave para la gestión de inversiones. Entre las próximas citas, cabe destacar el anuncio de la desinversión en combustibles fósiles del 13 de septiembre de 2018 (formulario para participar), con motivo del Global Climate Action Summit, el evento internacional que promueve Prophetic Economy, en programa del 2 al 4 de noviembre de 2018 (https://www.propheticeconomy.org/italiano).


Deja un comentario

Costa Rica. país lider en la lucha contra el cambio climático y en favor de la ecología.

Costa Rica, camino de ser el máximo líder en la lucha contra el cambio climático

Banco Mundial/Curt Carnemark
Las energías renovables son un valor fundamental en la lucha contra el hambre y el cambio climático.

16 Julio 2018

El Secretario General de la ONU felicitó al país por sus avances en sostenibilidad y en el combate contra los plásticos y la huella de carbono, así como por tener una constitución que reconoce la importancia de la multiculturalidad y un gobierno que da prioridad a la paridad de género.

“Quiero rendir homenaje a Costa Rica por su determinación pionera y de vanguardia en la construcción de un desarrollo inclusivo y sostenible, y en la lucha contra el cambio climático”, dijo Antonio Guterres durante su visita a una escuela pública.

El Secretario General aseguró que, durante su estadía de dos días en el país, pudo verificar que casi el 100% de la energía eléctrica de la nación se produce de manera renovable, así como que los bosques costarricenses en vez de disminuir como en la gran mayoría del planeta, está en aumento.

También recalcó que se han puesto en marcha un conjunto de políticas que son cruciales. “La decisión de dejar de emitir carbono por completo para el 2021, va a colocar a Costa Rica en el primer lugar a nivel mundial de la lucha contra el cambio climático”, explicó

Quiero rendir homenaje a Costa Rica por su determinación pionera y de vanguardia en la construcción de un desarrollo inclusivo y sostenible, y en la lucha contra el cambio climático.

Guterres recordó que esto es esencial en un momento en el que las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado después de varios años de disminución y su concentración en la atmosfera es la más alta de los últimos 800.000 años.

“Esto demuestra la importancia de este compromiso, lo que es un desafío sumamente difícil. Pueden contar con todo el apoyo de la ONU en este reto que nos parece admirable en los tiempos de hoy”, afirmó.

El Secretario General también felicitó a Costa Rica por su medida de acabar con el plástico de un solo uso en los próximos años, resaltando que el problema de este material es tan grande que existe una isla de plástico del tamaño de Francia flotando en el Océano Pacífico.

“Esta determinación es pionera y de vanguardia y espero sea seguida por otros gobiernos en el mundo”, aseguró Guterres.

Sostenibilidad e inclusividad

Además, calificó de admirable el hecho de que la constitución costarricense considere al país como multiétnico y multicultural: “no hay muchos países que lo admitan y sabemos que hoy en día la diversidad en muchas naciones del mundo no es vista como un factor de riqueza, sino como un factor de miedo y división en las sociedades”.

El titular de la ONU resaltó que era tan evidente el compromiso del país con las poblaciones afrodescendientes e indígenas, como con la sostenibilidad.

También se refirió a la igualdad de género, alabando al Gobierno actual y su presidente, con quien dijo compartía la visión de la paridad. “Es absolutamente esencial para la paz, el desarrollo y los derechos humanos”, agregó, resaltando que la ONU, así como Costa Rica, han logrado un 50-50 de hombres y mujeres en sus altos cargos.

Además, Guterres comentó que la determinación del país es “absolutamente esencial” para solucionar la gran cantidad de frustraciones en el mundo derivadas de la pobreza, los conflictos y la desigualdad, así como el “divorcio creciente” entre el sistema político y la opinión pública.


Deja un comentario

Al Gore y el Papa Francisco en defensa de la naturaleza. Entrevista

Al Gore Estados Unidos Clima ambiente Papa FranciscoEl ex vice-presidente estadounidense Al Gore 

Al Gore: que el mundo escuche al Papa Francisco sobre la defensa del ambiente

Entrevista exclusiva de Vatican News con el ex vice-presidente de los Estados Unidos y premio Nobel de la paz sobre el empeño del Papa Francisco en defensa del ambiente y sobre la importancia de una “revolución de la sostenibilidad”

Alessandro Gisotti – Ciudad del Vaticano

Premio Nobel de la Paz, Al Gore es sin lugar a dudas uno de los líderes más apasionados en la defensa del ambiente a nivel mundial. Un empeño contra el calentamiento global que el ex-vicepresidente de los Estados Unidos ha conducido incansablemente en los últimos 20 años. En el 2007, su documentario An Inconvenient Truth,  “Un verdad incómoda” ganó el Premio Oscar pero, sobre todo, ha llevado el tema del cambio climático, hasta ahora en manos de especialistas, a la portada de la opinión pública mundial. En días pasados, el Nobel por la Paz guio un encuentro de su organización Climate Reality Project en Berlín, con centenares de participantes de todo el mundo. En esta entrevista exclusiva con Vatican News, Al Gore analiza el empeño del Papa Francisco para la defensa del ambiente, la importancia de la Encíclica Laudato sí y hace un llamamiento a favor de la “Revolución de la sostenibilidad”.

P.- Su voz es una de las voces más fuertes a nivel mundial en defensa del ambiente. ¿Por qué se ha apasionado tanto en la “batalla verde” por nuestro planeta?

R.- Creo que el objetivo de nuestra vida sea glorificar a Dios, continuar a acumular desprecio y destrucción contra la creación de Dios es grotescamente incoherente con el modo en el cual deberíamos vivir nuestra vida. Además, la crisis climática es hoy el más grande desafío existencial que la humanidad ha enfrentado jamás. Y no sólo la humanidad está a riesgo: según biólogos de fama internacional, casi la mitad de todas las especies vivientes con las que compartimos la vida sobre esta tierra corren el peligro de extinguirse en el curso de este siglo. El Señor ordenó a Noé que juntara en su arca a dos ejemplares por cada especie para “tenerlos en vida contigo”: creo que ese pedido es válido también para nosotros.

En este momento estamos usando aquella cáscara sutil que es la atmósfera que circunda nuestro planeta como un “basurero a cielo abierto”, descargando cada día 110 millones de toneladas de contaminación producida por el hombre, que crea calentamiento y acumula el calor. En total, hasta hoy, ha acumulado tanta energía térmica en exceso como aquella que sería emanada por 400 mil bombas, como la de Hiroshima, que explotasen cada 24 horas. Las consecuencias de esta extra energía térmica son evidentes: tempestades más fuertes, tormentas más violentas, inundaciones más destructivas y grandes desprendimientos de barro, sequías extremas y prolongadas, escasas cosechas, escasez de agua en muchas regiones, aumento de los incendios, difusión de enfermedades, derretimiento de glaciares e incremento del nivel del mar junto a la acidificación del Océano, y mucho más. Por lo tanto, verdaderamente no tenemos elección. Debemos resolver la crisis climática. Como dijo el Papa Francisco, “si destruimos la creación, la creación nos destruirá”.

He sido afortunado porque he podido invertir cada gramo de energía en el esfuerzo de contribuir a la solución de esta crisis. En esto, me siento apoyado por millones de activistas y líderes de todo el mundo que están orientando el desarrollo de la energía limpia en la “Revolución de la sostenibilidad”. La verdadera pasión y la energía que tengo vienen, precisamente, de estos activistas y líderes.

P.- En una reciente entrevista, usted ha dicho que el cambio climático no es una cuestión política sino más bien “una cuestión moral y espiritual”. ¿Qué importancia atribuye al hecho que un líder espiritual como el Papa Francisco se empeñe tanto en la defensa del ambiente?

R.- El liderazgo del Papa Francisco nos inspira a todos nosotros a nivel mundial, en particular por su vigorosa y reiterada énfasis a favor de una solución de la crisis climática. Estoy agradecido y admirado por la claridad de la fuerza moral que encarna. El Papa Francisco habla también de manera muy eficaz de los más vulnerables entre nosotros, es decir, los pobres, y ayuda a quienes lo escuchan a comprender cómo todos nosotros, sin distinción, estamos afectados por la crisis climática. En particular, su Encíclica Laudato sí ha marcado un paso crucial para la Iglesia católica en el guiar al mundo para que se empeñe y enfrente la crisis climática antes del Acuerdo de París.

En estos y en muchos otros modos, el Papa ha estado en primera línea en la guía del mundo hacia una acción constructiva sobre el clima. Prácticamente, todos mis colegas y mis amigos católicos están “electrizados” hasta los huesos por el hecho que está ofreciendo este liderazgo espiritual, así como lo estoy también yo.

Más en general, pienso que la enseñanza espiritual tiene obviamente un papel crucial en las comunidades de todo el mundo. El Papa es un modelo para los líderes de otras tradiciones religiosas: los inspira a  comunicar los peligros que derivan  de la crisis climática y nuestro deber de administradores de la creación para resolverla.

P.- Como sabe, en la Encíclica Laudato sí sobre la defensa de nuestra casa común, que usted ha citado, el Papa Francisco afirma que el cambio climático y la pobreza están profundamente vinculados en muchas regiones del mundo. ¿Qué nos puede decir al respecto?

R.- Como ha subrayado el Papa Francisco, quienes viven en pobreza están afectados de manera desproporcionada por la crisis climática, que tiene un impacto dañino sobre su acceso a los recursos de primera necesidad y amenaza su salud. Por ejemplo, Puerto Rico, en donde más del 40 por ciento de la población vive por debajo del margen de pobreza, todavía está tratando de reponerse de las consecuencias del huracán María que ha destruido la red eléctrica del país y las redes de telefonía móvil y ha inundado barrios enteros.

Además, la contaminación de monóxido de carbono (CO) junto a anhídrido carbónico CO2, derivado de las emisiones de carbono en la atmósfera, está haciendo enfermar a las personas. Es sabido que consentir una mayor contaminación ambiental en nuestras ciudades y en las comunidades más pequeñas está haciendo enfermar aun a más personas. En base al documento “Principios de la Justicia Ambiental” (declaración aprobada en Washington en el 1991), sabemos que los efectos de esta contaminación tienen mayor probabilidad de afectar a aquellas comunidades que han sido privadas del poder político y económico necesario para defenderse. Y es aquí que se hacen sentir los primeros daños.

No son sólo los pobres los afectados de manera desproporcionada por la crisis climática. La lista incluye a los enfermos mentales, las personas con problemas de salud preexistentes, los ancianos, los recién nacidos y los niños, los sin techo y las comunidades minoritarias. En los Estados Unidos, por ejemplo, los niños afroamericanos tienen una probabilidad tres veces mayor respecto a la población en general de sufrir enfermedades vinculadas a la contaminación atmosférica, tienen el doble de probabilidad de tener asma y diez veces más la probabilidad de morir de asma, con respecto a los niños de las comunidades mayoritarias.

P.- Recientemente el Papa Francisco ha exhortado a los dirigentes de las compañías petrolíferas recibidas en el Vaticano, a comprometerse en producir energía limpia. ¿Qué sirve para que este sueño se haga realidad?

R.- Estoy muy feliz de que el Papa haya convocado a los principales dirigentes en materia de energía y de inversiones para convenir sobre la importancia de un impuesto sobre las emisiones de anhídrido carbónico. Para lograr este objetivo, antes que nada debe haber una valida alternativa a los combustibles y a la inmisión de contaminantes en el aire. Afortunadamente, existe. La energía renovable y otras soluciones a la crisis climática son ahora económicamente competitivas con respecto a los combustibles fósiles. En consecuencia, las grandes compañías de combustibles fósiles están obligadas a reexaminar sus modelos de negocios. Espero que una vez eliminada la dimensión económica de la ecuación, la elección moral se manifieste como inevitable a muchas más personas y al final prevalezca.

Estamos al inicio de una “Revolución de la sostenibilidad” global, que tiene las dimensiones y el impacto de la Revolución industrial, pero con la velocidad de la revolución digital. Facilitadas también por el surgir de nuevas tecnologías y consumidores cada vez más informados, las actividades comerciales sostenibles se ha difundido rápidamente en los últimos años.

A causa de la creciente presión social y política – y del creciente coste de la contaminación de anhídrido carbónico – los gobiernos de todo el mundo están aprobando legislaciones para reducir las propias emisiones. Al final del 2017, China ha instituido un “mercado del CO2”, uniéndose a la Unión Europea y a otros países como Chile y Colombia, que ha adherido a la imposición de una tasa sobre las emisiones de CO”.

La conferencia convocada por el Papa Francisco en el Vaticano con los dirigentes de las compañías petrolíferas es una señal realmente alentadora para que esta transición hacia un futuro sostenible pueda transformarse rápidamente en una realidad y no sea más un sueño. Pero debemos movernos todavía más rápidamente para garantizar que esta transición suceda en tiempo útil para prevenir los efectos más devastadores de la crisis climática.

P.- El Climate Reality Project que usted ha fundado, ha tenido su 38° encuentro de activistas en Berlín, desde el 26 al 28 de junio. ¿Qué se espera de obtener con eventos como este?

R.- En Berlín, 700 aprendices procedentes de 50 países y de toda extracción social se reunieron para participar en tres días de formación intensiva con científicos y comunicadores famosos, expertos de clima, para aprender cómo pueden inspirar y guiar a sus comunidades en el actuar para resolver la crisis climática. La formación ofreció una vasta gama de sesiones abiertas, todas dirigidas a identificar modos para sensibilizar a la opinión pública sobre la crisis climática, crear apoyo a las soluciones prácticas a nuestra disposición y ejercer presión sobre nuestros representantes para que reaccionen.

Tuvimos esta formación en Berlín en un periodo en el cual Alemania y la Unión Europea están siendo afectadas de manera grave por los efectos de la crisis climática. Sin una acción concertada de los líderes de gobierno, se prevé que tales efectos empeorarán significativamente en los próximos años. Alemania, por ejemplo, está implementando de manera eficaz una transición energética del carbón y, de tal manera, se espera que servirá de impulso para las otras naciones de la UE, para que reexaminen las propias políticas de acción sobre el clima.

Climate Reality ha formado hasta ahora a más de 15 mil activistas que trabajan en 141 países. Nuestro anterior encuentro de formación tuvo lugar en Ciudad de México el pasado mes de marzo y el próximo agosto tendremos otro en Los Angeles, en California.


Deja un comentario

Campaña internacional contra la pesca ilegal.

FAO
Pesca de atún en el puerto industrial de Abidjan, en Côte d´Ivoire. Foto: FAO/Sia Kambou

8 Junio 2018

Un acuerdo para impedir que los peces capturados ilegalmente lleguen a los mercados internacionales, un sistema de documentación de capturas y hasta un “pasaporte” para los pescados, se han puesto en marcha para terminar con esta práctica que se realiza en todos los océanos del mundo y pone en peligro el medio ambiente, la economía y hasta nuestra salud.

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada amenaza el manejo sostenible de los recursos marinos, poniendo en riesgo la vida de los ecosistemas y el sustento de los pescadores y sus comunidades en países en desarrollo. Esta práctica representa aproximadamente el 20% de los peces que se capturan anualmente y causa pérdidas hasta de 23.000 millones de dólares al año.

Pero por primera vez en la historia, hay voluntad internacional de trabajar conjuntamente para terminar con la pesca ilegal que afecta negativamente a los océanos y por ende a toda la sociedad en general.

Hoy, 8 de junio se celebra, precisamente, el Día Mundial de los Océanos por lo que este acuerdo es una buena noticia.

Las consecuencias de un gran beneficio a corto plazo

¨La pesca ilegal no declarada y no reglamentada tiene muchas consecuencias negativas y a todos los niveles. La principal es a nivel de la biología de las especies que se explotan, ya que no repara en las normas de sostenibilidad para mantener esa especie para generaciones futuras a un nivel adecuado, extrayendo cantidades mayores de las que están permitidas”, explica Alicia Mosteiro, coordinadora del programa de registro mundial en el departamento de pesca y acuicultura del Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO)..

Mosteiro explica además que a nivel ecológico estas prácticas dañan los ecosistemas, tales como los fondos de corales y las plantas acuáticas. “No tienen cuidado de este tipo de ecosistemas porque lo que buscan es un gran beneficio a corto plazo”, resalta la experta.

Socioeconómicamente, por la cantidad de pescado que es extraído se reduce su disponibilidad para las personas que más lo necesitan y hace que su valor cambie en la cadena de producción.

Además, la práctica no toma en cuenta las medidas de seguridad ni las condiciones laborales de los pescadores, creando un riesgo desde el mismo momento en que se captura el pez.

“Afecta a la cadena de valor, el procesado, el transporte, y la comercialización de estos productos. Cuando llega al consumidor, no se tiene asegurada la calidad de este producto ni que sea saludable a nivel microbiologico y de metales etc.”, explica Mosteiro, agregando que desde esta perspectiva la pesca ilegal también representa un riesgo para los países en desarrollo.

“Pero es obvio que los más vulnerables son los paises en vias de desarollo y estados islas, que obviamente tienen una dependencia más grande de este tipo de actividades particularmente para el sustento de las poblaciones locales rurales”, aclara.

Un trabajador de una lonja de pescado descarga las capturas del día.

El mundo toma medidas

Mosteiro asegura que no existe una solución única y que se tiene que actuar desde diferentes ángulos para vencer la pesca ilegal, y que el secreto podría estar en la cooperación.

“Cooperación local o nacional entre diferentes agencias, no solamente de la administración pesquera pero también de las autoridades portuarias, las autoridades marítimas, policía, aduanas, inmigración etc,. que coordinan acciones para poder detectar este tipo de actividades. Pero la cooperación también es importante a nivel internacional, por ejemplo, si hay un país que intenta capturar un buque ilegal que se ha escapado a uno de sus puertos, puede comunicarlo a su país vecino para que de acercarse a sus tierras pueda ser detenido”, dice.

Otra medida clave según la FAO es que exista un intercambio de información entre los países, las organizaciones locales y los organismos internacionales.

“Tenemos información que muchas veces no se comparte y con el aumento de transparencia se puede ser mucho más efectivos para la lucha contra la pesca ilegal”, resalta la experta.

Hasta el momento no existen datos precisos sobre la práctica en diferentes países, por lo que la FAO se encuentra trabajando en el desarrollo de directrices técnicas y metodologías para investigar cuál es la magnitud del flagelo.

“Cuando nuestras directrices estén listas, los países y regiones podrán aplicarlas para hacer sus propias estimaciones que sean comparables y podremos seguirlas con el paso del tiempo, con lo cual ahí sabremos mejor si estamos siendo eficientes o no”, explica.

Pescado fresco en un mercado de Roma. Foto: FAO/Alessia Pierdomenico

Los verdaderos avances

Desde 2016 está en vigencia el Acuerdo de la FAO sobre medidas del Estado rector del puerto, que previene que peces obtenidos ilegalmente puedan entrar a los puertos.  Cada vez más países se están uniendo al tratado y ahora es posible comenzar a “marcar” la pesca ilegal .

También existen un sistema de documentación de capturas que fue aprobado en 2017. Se trata de una especie de pasaporte que acompaña al pez desde el momento que sale del mar hasta su punto de venta final permitiéndole al consumidor saber que lo que está comiendo de cena fue pescado, procesado y exportado de manera sostenible.

Estas directrices voluntarias de la FAO para las capturas actuarán como una “regla de oro” reconocida a nivel internacional por los gobiernos y empresas que buscan establecer sistemas que puedan rastrear los peces en la cadena de suministro, “desde el mar hasta la mesa”, con el fin de impedir la llegada al mercado de pescado capturado ilegalmente.

También se están desarrollando otras directrices sobre el marcado de las artes de pesca, destinadas a evitar que estas herramientas terminen abandonadas, perdidas o descartadas en el mar.

Elaboradas principalmente con plástico, las artes de pesca se pueden convertir en un componente importante de los escombros marinos y son motivo de preocupación para los países miembros de la FAO desde hace décadas ya que representan hasta un 10% del desecho plástico en el océano.

Las directrices, cuyo borrador fue acordado en febrero de este año, ayudarán a los países a desarrollar sistemas efectivos para marcar los aparejos de pesca, de modo que puedan rastrearse hasta su propietario original.

Finalmente también el registro mundial de buques de pesca, transporte, refrigerado y suministro desde 2014, un archivo certificado a nivel estatal de embarcaciones involucradas en operaciones pesqueras.

Todas esas herramientas han estado disponibles en los últimos tiempos para los países , y vemos un gran número de ellos se están adhiriendo a este tipo de instrumentos con lo cual se ve un compromiso mayor a nivel político con la transparencia para eliminar esta práctica”, expresa Alicia Mosteiro.

Según la experta, también se está viendo un aumento de las tecnologías necesarias para atender las necesidades pesqueras en zonas lejanas del mar. “El océano es extenso cubre el 70% de la tierra y no se puede controlar cada barco individualmente más que con sistemas remotos, con uso de satélites y otros”.

IFAD/Franco Mattioli
Un barco pesquero en el océano cerca de la costa de República Dominicana

América Latina, en el camino correcto.

Como parte del Acuerdo del Estado Rector del Puerto impulsado por la FAO, los países latinoamericanos que lo han ratificado se unieron para armonizar regionalmente las medidas aplicadas contra la pesca ilegal.

Hasta el momento la Red de Intercambio de información y experiencias entre países de América Latina para Prevenir, Desalentar y Eliminar la Pesca Ilegal, cuenta con la participación de Perú, Panamá, Costa Rica y Chile, y se trata de un espacio que permite intercambiar información de manera oportuna para tomar decisiones más certeras para combatir esta práctica y sobre sus infracciones y sanciones.

“Estos países están compartiendo datos a través del registro mundial que va a ser públicamente lanzado a finales de este mes y se ve que hay un movimiento de los países latinoamericanos para cerrar las puertas al mercado de esta pesca ilegal. Esta parte del mundo está ya poniendose como ejemplo para otras regiones de las actividades que se deben hacer para ser efectivos en la lucha contra este tipo de pesca”, concluye la experta de la FAO.

Producción: Laura Quiñones


Deja un comentario

El G7 y los plásticos en los océanos. Comentario de Guterres

Guterres aplaude iniciativa del G7 para reducir el uso de plásticos, pero advierte que no es suficiente

G7 Canada/Xavier Dachez
El Secretario General, António GUterres, a su llegada a Canadá para asistir a la Cumbre del G7

9 Junio 2018

La Carta del G7 sobre Plásticos es bienvenida, pero todos necesitamos hacer mucho más, no sólo en cuanto a los desechos de ese material, sino respecto a todos los problemas de los océanos, dijo hoy el Secretario General de la ONU en La Malbaie, Quebec, donde se dan cita este año los líderes de las siete economías más desarrolladas del mundo.

En un evento especial sobre el tema, celebrado en el marco de la Cumbre del G7, António Guterres advirtió que la seguridad y el futuro colectivo están en riesgo y apeló a los mandatarios a reforzar la batalla para salvar el medio ambiente.

“Si no protegemos nuestros mares y océanos y si no ganamos la batalla contra el cambio climático, todos los supuestos en los que basamos nuestras políticas serán inútiles”, dijo.

Medidas urgentes

Impulsada por el Gobierno de Canadá, la Carta del G7 sobre Plásticos tiene la meta de que el 100% de los empaquetados sean reutilizables, reciclables o convertibles en composta.

Guterres recordó que, de no tomar medidas urgentes, para 2050 habrá más basura plástica que peces en los océanos. Agregó que los hechos son claros y que el mundo se encuentra frente a una emergencia global.

“Los desperdicios plásticos se encuentran ahora en las áreas más remotas del planeta. Matan la vida marina y hacen un daño enorme a las comunidades que dependen de la pesca y el turismo”, subrayó.

En este contexto, indicó que en el Pacífico flota una masa plástica más grande que Francia.

“No se equivoquen, estamos en medio de una batalla y estamos perdiendo en todos los frentes”, alertó.

Plan de contingencia

El Secretario General dibujó un escenario de peces y ecosistemas muertos debido a la pesca excesiva, la contaminación y la basura no tratada que se tira en el mar.

Por si fuera poco, tenemos los impactos cada vez mayores del cambio climático, abundó.

“Afortunadamente, tenemos un plan de batalla”, acotó Guterres.

Ese plan son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), detalló, en particular el número 14, que entre sus diez metas contempla combatir la contaminación y acidificación marina, poner fin a la sobreexplotación pesquera y proteger los ecosistemas.

El titular de la ONU sostuvo que, si bien la Conferencia sobre los Océanos celebrada el año pasado obtuvo más de 1.300 compromisos, ninguna de las iniciativas y declaraciones tendrá sentido a menos que se acepte la magnitud del problema.

“Por eso estoy aquí hoy. Para sonar la alarma e inyectar un sentido de emergencia en sus deliberaciones y decisiones”, puntualizó, llamando a los mandatarios de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Estados Unidos y el Reino Unido a ejercer su liderazgo.

Guterres hizo notar que si no se protegen los océanos se perderá la batalla contra el cambio climático.

“Tomen con seriedad estas amenazas a nuestro medio ambiente global y entiendan que nuestro futuro y seguridad colectivos están en riesgo”, concluyó el Secretario General.


Deja un comentario

Los plásticos en nuestros océanos. Informe de Greenpeace

Entrada de blog por Alba García – 08-06-2018


Los océanos del mundo están llenos de plásticos #DíaMundialdelosOcéanos

Hoy es el Día Mundial de los Océanos y seguimos escandalizándonos al ver plásticos en todos los rincones del mundo, en todos los resquicios de los océanos. Se han encontrado plásticos hasta a más de 10.000 metros de profundidad, y flotando en el mar cubriendo extensiones que ya triplican la superficie de EspañaSabemos que los plásticos y microplásticos han llegado hasta el Ártico y la Antártida. Además, ya es más que conocido que los plásticos también se acumulan en toda la fauna marina que los ingieren por error.

Más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos mueren cada año como consecuencia de todos los plásticos que llegan al mar. Además, ya están impactando zonas tan remotas y sensibles como la Antártida. Estos plásticos de un solo uso que consumimos y de los que nos intentamos deshacer al final vuelven a llegar a nuestra vida a través de el pescado y marisco que consumimos, ya que estos también habrán ingerido plásticos.

¿Qué estamos haciendo al respecto? El Gobierno aprobó el Real Decreto de bolsas que realmente fomenta la sustitución de unas bolsas por otras en vez de fomentar el uso de bolsas reutilizables. ¿Soluciona el Real Decreto el problema del consumo masivo de bolsas? Pues NO. Se hizo una propuesta no de ley que parecía que eliminaría los cubiertos de plástico y otros plásticos de un solo uso, propuesta que en realidad solo fomenta la reducción de plástico en un porcentaje de la composición total del producto pero no pretende prohibirlos. ¿Ayudaría esta propuesta realmente a solucionar este problema? De nuevo, NO. En España, ni siquiera hemos prohibido el uso de microplásticos en cosméticos, y hay países que ya lo han hecho como EEUU y Reino Unido, los cuales van directamente al mar desde nuestro desagüe sin problema alguno. ¿Tanto cuesta de verdad eliminar unos productos tan nocivos para el medio ambiente de forma real y efectiva?

Hoy, en el Día Mundial de los Océanos, te pedimos que te rebeles contra los plásticos de un solo uso y nos ayudes a frenar este tipo de contaminación que los asfixia y nos está ahogando también a nosotras. Te pedimos que vayas más allá. El reciclaje no es la solución porque es un sistema deficiente, ya hemos generado esos residuos, y no pueden convertirse en otros productos de forma infinita. Tú puedes evitar los plásticos de un solo uso, pero no todos.

Las empresas, supermercados, y grandes marcas no están haciendo lo suficiente.Necesitamos que todas estas empresas entiendan que deben reducir los plásticos de un solo uso que nos ponen a disposición día a día. Solo si se reduce la cantidad de plástico que consumimos podemos solucionar este problema, y las empresas son las primeras que deberían hacerlo.

Rebélate y pídele a las empresas que te quiten esos plásticos de un solo uso de en medio de una vez, ya sean bolsas, vasos de plástico, pajitas, o cualquier otro tipo de envases. Queremos que se responsabilicen del problema que están ayudando a crear. Puedes hacerlo diciéndoselo directamente en sus establecimientos, ¡que no quieres plásticos! Si todos lo hacemos tendrán que escucharnos porque todas estas empresas dependen de cómo usamos nuestro dinero y nosotros tenemos el poder de las personas consumidoras. También puedes hacerlo etiquetando a esas empresas cuando veas sus productos abandonados usando #IsThisYours en redes sociales o siguiendo las ideas que están en este manual.

Si te importan los océanos y lo que consumimos de ellos REBÉLATE y ayúdanos a que el próximo Día de los Océanos podamos celebrar una victoria, podamos celebrar que hemos frenado la contaminación de plásticos en el mar.