Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La información en Venezuela. HRW

Sin acceso a información en Venezuela

El gobierno niega la crisis y mantiene desinformados a los venezolanos

Imprimir
Anuncios


Deja un comentario

En peligro algunos valores fundamentales de Europa en Polonia y Hungría. Seria advertencia de HRW

Defender valores en Bruselas

Imprimir


Deja un comentario

Colombia: lo que queda por hacer en el proceso de paz.

El nuevo Gobierno de Colombia debe consolidar la paz

Jennifer Moreno/Misión de Verificación de la ONU
Mesa de Reincorporacion miembros de las FARC en Antioquia en Vidrí, Colombia.

26 Julio 2018

Una serie de desafíos amenazan la implementación del Acuerdo de Paz, y el Gobierno del presidente electo Iván Duque, que comienza el próximo 7 de agosto, debe trabajar para remediar las divisiones existentes entre los colombianos, así como abordar la incertidumbre entre los excombatientes y las comunidades rurales y ofrecerles seguridad y protección.

La violencia en las zonas de conflicto, en particular contra dirigentes sociales y defensores de los derechos humanos, la proliferación de grupos ilegales y el crecimiento de la economía de la coca, junto con la frustración y el temor que sienten los excombatientes y las comunidades rurales que consideran que han sido obviados por el proceso de paz, no dejan lugar a dudas de la magnitud de los problemas que aguardan al nuevo Gobierno, dice un nuevo informe del Secretario General de la ONU.

En medio de la incertidumbre sobre cuestiones como las garantías jurídicas, políticas y de seguridad para quienes dejaron las armas, “la tarea que es necesario acometer ahora es la de consolidar la paz”, asegura António Guterres en su reporte trimestral al Consejo de Seguridad, que presentó este jueves su representante, Jean Arnault.

El informe coincide con la culminación de una etapa del proceso de paz de Colombia y el comienzo de otra, con la inauguración del nuevo Congreso la semana pasada y la toma de posesión del nuevo presidente Iván Duque el próximo 7 de agosto.

Duque declaró en su discurso de aceptación que su intención era unir al país y “pasar la página de la polarización”. En cuanto al proceso de paz, reafirmó las declaraciones hechas durante la campaña en el sentido de que su Gobierno no impugnaría el Acuerdo de Paz en su conjunto, pero que sí haría “correcciones” mediante un acuerdo nacional.

“El carácter de esas modificaciones es objeto de un intenso debate, en particular en lo concerniente a la justicia transicional”, resalta el informe.

Al respecto, el Secretario General aplaudió la intención del presidente electo de trabajar para remediar las divisiones existentes entre los colombianos y reiteró el firme compromiso de la ONU de continuar acompañando a Colombia en la consolidación de los avances en materia de paz y en el logro de la reconciliación después de tantos años de conflicto.

Según Arnault, la vicepresidencia actual y la Misión de Verificación de la ONU han desarrollado un buen método de  trabajo. “Estamos listos para adoptar el mismo enfoque colaborativo con la administración entrante del presidente electo Ivan Duque”, dijo ante el Consejo.

Asesinatos a líderes comunitarios

Guterres asegura que al igual que la mayoría de los colombianos, le preocupan profundamente los asesinatos de líderes comunitarios y defensores de los derechos humanos, un problema que repuntó notablemente en los días posteriores a las elecciones presidenciales.

En una declaración reciente, el Fiscal General señaló que el aumento de los homicidios no afectaba solo a los líderes, sino también a los miembros de las comunidades, ya que la violencia había aumentado de manera generalizada en muchas zonas rurales.

“No cabe duda de que esta tendencia sigue estando relacionada con los agentes que tratan de controlar las comunidades, las tierras y los recursos, en particular en las zonas que estuvieron bajo la influencia de las FARC-EP”, se lee en el informe.

En algunas regiones, como el departamento de Nariño y el Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander, esta situación ha dado lugar a un grado de violencia que no se veía desde el fin del conflicto.

El aumento del número de muertes confirma la urgencia que reviste hacer frente a la dinámica de violencia que sigue afectando principalmente a las zonas rurales.

El Secretario General resaltó la indignación y repudio de la sociedad colombiana contra esta ola de asesinatos y destacó la importancia del “pacto de rechazo a la violencia contra líderes sociales y defensores”, suscrito por el presidente Juan Manuel Santos, el presidente electo Iván Duque, las instituciones estatales más importantes y los partidos políticos.

“Es la primera vez que la violencia contra los líderes sociales se recibe con un sentimiento de indignación tan fuerte, expresado en las calles de Colombia y en las ciudades en el extranjero, en los pasillos de las instituciones nacionales y en todo el espectro político. En el contexto polarizado de una campaña electoral prolongada, en una sociedad a veces indiferente a los desarrollos en las zonas de conflicto, este consenso nacional contra los ataques a los líderes sociales es significativo”, declaró Jean Arnault ante el Consejo de Seguridad.

En el informe, Guterres asegura que el aumento del número de muertes confirma la urgencia que reviste hacer frente a la dinámica de violencia que sigue afectando principalmente a las zonas rurales. “El nuevo Gobierno tendrá que dar prioridad a esta cuestión en su agenda, y el sistema judicial tendrá que redoblar sus esfuerzos para que los autores materiales rindan cuentas”, expresa.

Además, aunque hay algunos avances en las medidas previstas en el Acuerdo de Paz para encarar la violencia en las zonas de conflicto, tales como el Programa integral de seguridad y protección, estas medidas se encuentran en distintas etapas de implementación y deben fortalecerse.

“Está claro que aún no han generado los efectos deseados y, en cierta medida, el problema incluso se ha agravado. El llamamiento urgente del presidente Santos a suscribir un pacto nacional contra la violencia recibió un apoyo generalizado, lo que da idea de la magnitud del problema”, asegura el informe.

La reincorporación de los excombatientes

Jean Arnault, celebró que el partido político de las FARC haya llegado al nuevo Congreso, uno de los más diversos, plurales y representativos de la historia legislativa del país.

“Si bien la participación de los representantes de las FARC en el Congreso es un paso importante, la reintegración en la vida civil de los ex miembros de las FARC-EP es un asunto pendiente”, dijo.

El reporte del Secretario General recalca que hasta ahora la implementación de la paz “ha estado marcada por niveles de incertidumbre que han generado recelos profundos y comprensibles entre los miembros de las FARC que se están reintegrando a la sociedad”, .

La duda continúa rodeando las garantías legales, políticas y de seguridad de aquellos que depusieron sus armas y Guterres espera que las instituciones hagan valer dichas garantías y proporcionen oportunidades económicas.

El titular de la ONU reitera la importancia de acelerar el progreso en la implementación de proyectos productivos de generación de ingresos para los excombatientes. Hasta la fecha los proyectos promovidos por el Consejo Nacional de Reincorporación han sido en su gran mayoría autofinanciados por los excombatientes, y aunque se esperaba tener uno por cada Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación, hasta ahora solo se han aprobado ocho con la asistencia técnica del Programa de la ONU para el Desarrollo y el Gobierno ha desembolsado dinero para tres.

El objetivo de brindar oportunidades que generen ingresos para 14.000 excombatientes de las FARC “está lejos de alcanzarse”, resalta el informe.

“Completar el trabajo iniciado por el Gobierno actual sin duda requerirá dedicación y recursos. Pero cumplir con las garantías dadas a aquellos que han dejado sus armas y se someten ahora a la difícil transición a la vida civil es esencial para Colombia, y también para que Colombia sea una fuente de motivación para las partes en conflictos en otras partes del mundo”, declaró el representante especial de Guterres.

No se trata solo de consolidar el proceso de paz con la FARC, sino también de generar credibilidad a efectos de posibles negociaciones futuras con otros agentes armados.

El informe recalca además que las nuevas autoridades del país tienen la responsabilidad crítica de devolver la confianza en el futuro a los guerrilleros, los jefes de nivel medio y los altos mandos de la antigua guerrilla.

“No se trata solo de consolidar el proceso de paz con la FARC, sino también de generar credibilidad a efectos de posibles negociaciones futuras con otros agentes armados. En un sentido más general, se trata de la esencia misma del principio de la solución negociada de los conflictos armados, que las Naciones Unidas apoyan firmemente”, dice Guterres.

Comienza la Juridiscción Especial para la Paz

El representante del Secretario General dijo que el trabajo de la Jurisdicción Especial para la Paz debia reconocerse a pesar de que las largas demoras en su establecimiento y la adopción de su marco normativo crearon en la opinión pública una “persistente sensación de que la verdad y la justicia estaban eclipsadas por el proceso político“.

Arnault aseguró que las primeras audiencias celebradas por la Jurisdicción los días 10 y 13 de julio en las que participaron un ex general del ejército y el ex Comando General de las FARC-EP fueron “extremadamente importantes para comenzar a disipar la percepción de impunidad“.

“La búsqueda de rendición de cuentas a través de la Jurisdicción y la Comisión de la Verdad continuará siendo crítica para la legitimidad del proceso de paz”, dijo.

Misión de la ONU en Colombia.
El Secretario General comparte con excombatientes de las FARC en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Buenavista, Mesetas, Meta, Colombia.

Hay voluntad del Gobierno y los excombatientes

El Secretario General agradeció una vez más el liderazgo del presidente Juan Manuel Santos y los dirigentes de las FARC, asegurando que, en medio de los desafíos inherentes a la aplicación del Acuerdo de Paz, cada una de las partes ha sabido reconocer los méritos de la otra.

“El presidente Santos ha destacado que las FARC cumplieron su compromiso fundamental de dejar las armas y apostar por la política pacífica, y los dirigentes de las FARC siguen reconociendo que el presidente Santos enfrentó la enorme tarea de aplicar un acuerdo sumamente ambicioso con una voluntad política incuestionable”, declara en el informe.

Guterres destaca que en las zonas rurales los excombatientes, campesinos, soldados, agentes de policía, empresarios, dirigentes religiosos y víctimas, entre otros, están dejando de lado los enfrentamientos del pasado y propiciando las bases de un consenso nacional más amplio y los cimientos de la reconciliación en el país, e invitó a las autoridades, las instituciones, las fuerzas políticas y la sociedad civil a que se mantengan firmes en ese propósito.

“Haciendo eco al informe del Secretario General, hago un llamado al diálogo y la cooperación entre las nuevas autoridades locales del gobierno nacional, las organizaciones sociales y la sociedad civil en los territorios. Creemos que ese diálogo y esa cooperación son un requisito previo para el éxito”, concluyó su representante Jean Arnault, durante la presentación del informe ante el Consejo.

Cuidar la paz significacumplir lo pactado en el acuerdo, en el entendido que la palabra comprometida no es la de un Gobierno, sino la de un Estado en su conjunto.

El vicepresidente de Colombia Oscar Naranjo, también se hizo presente durante la reunión del Consejo de Seguridad, por última vez representando al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, cuyo mandato culmina el 7 de agosto. Naranjo aseguró que era sumamente importante “cuidar la paz”.

“Cuidar la paz significa cumplir lo pactado en el acuerdo, en el entendido que la palabra comprometida no es la de un Gobierno, sino la de un Estado en su conjunto y al mismo tiempo la sociedad en general”.

El vicepresidente añadió que cuidar la paz también significa que la reincorporación de los excombatientes de las FARC surja en garantías y derechos de seguridad y que es necesario seguir avanzando y escalando el aprendizaje para llegar a los territorios con “el rostro de un Estado que protege a las comunidades”.

“Cuidar y proteger la paz debe significar que las lecciones que arroja este proceso colombiano de la búsqueda de un fin del conflicto, sean un ejemplo para otras naciones, para que se superen las violencias y los desencuentros.”

Naranjo agradeció al Consejo de Seguridad y a la comunidad internacional por su apoyo incondicional al proceso de paz impulsado por el mandato de Juan Manuel Santos.

 


Deja un comentario

Nicaragua. La creciente involución política y democrática de Ortega. Testimonios.

Nicaragua; “Adiós Daniel”: Ortega pierde viejos aliados

Después de Ernesto Cardenal, Leonardo Boff también critica el rostro autoritario y represivo del presidente nicaragüense y su consorte Rosario Murillo
REUTERS

El criticado líder nicaragüense Daniel Ortega

CONDIVIDI
59
0
SCOPRI TOP NEWS
+
Pubblicato il 26/07/2018
Ultima modifica il 26/07/2018 alle ore 17:10
ALVER METALLI

 

La cronología tiene su importancia metafórica. El primero que habló sobre el océano de distancia que lo separa de su amigo y líder sandinista de los viejos tiempos, Daniel Ortega, fue el sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, con una carta del 21 de junio de 2018 firmada junto con la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia de Nicaragua, en cuyas filas ocurrieron la primeras muertes. “El mundo debe saber y pronunciarse respecto a lo que está ocurriendo en Nicaragua: una verdadera crisis de derechos humanos y terrorismo de Estado”, empieza diciendo Cardenal, en el escrito alegóricamente dirigido al ex presidente de Uruguay José “Pepe” Mujica. En el siguiente párrafo, Ernesto Cardenal recuerda a su hermano Fernando, fallecido en febrero de 2016, también sacerdote y ministro de educación de los gobiernos sandinistas, “quien nunca se cansó de asegurar que así ocurriría”, refiriéndose a la involución autoritaria y represiva del presidente Ortega. Describe luego las primeras etapas de la escalada represiva: “El 19 de abril, hace dos meses, el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo cobró la vida del primero de más de 180 nicaragüenses, en su mayoría jóvenes e incluso niños”, con un saldo de más de 1.500 heridos, muchos desaparecidos y presos políticos”. Hasta el sábado 16 de junio, cuando “una familia completa fue calcinada en un incendio provocado por los escuadrones de la muerte del régimen, en represalia por no permitir que francotiradores entraran a su casa para desde ahí matar a quienes protestaban en la calle”. El aliado de otros tiempos escribe en el momento en que está por reanudarse el Diálogo nacional entre el episcopado y el presidente Ortega después de la primera crisis, pero ya expresa dudas sobre la voluntad real de este último de permitir que se celebren elecciones políticas anticipadas: “La estrategia del régimen orteguista ha sido estancar el diálogo para desatar su estrategia de terror en las calles. Aún es incierto si el diálogo nacional podrá dar respuesta al clamor popular que demanda que se vayan inmediatamente del poder y que haya justicia”. Por último, la impiadosa sentencia: “Ortega y Murillo no pueden seguir encontrando legitimidad en los movimientos de izquierda a los que con sus actos sin escrúpulos han traicionado. Los héroes y mártires de la revolución sandinista no merecen que su memoria sea manchada por los actos genocidas de un dictador que los traicionó. Las víctimas de Ortega y Murillo merecen justicia”.

 

También para Leonardo Boff, los tiempos de solidaridad con la Nicaragua sandinista de los años noventa, en la cual “entre revolución y cristianismo no hay contradicción”, están a años luz de distancia. Condensado en una escueta y dura nota del 24 de julio, donde el teólogo de la revolución declara que se une “al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos que con su Comunicado de apoyo a los Obispos, hace una justa critica al gobierno que está persiguiendo, secuestrando y asesinando sus propios compatriotas”. Boff, actual presidente del Centro de Defensa de los Derechos Humanos de Petrópolis, Brasil, prosigue citando las palabras de Juan Pablo II, su antiguo censor: “no hay guerra santa, ni guerra justa, ni guerra humanitaria, porque toda guerra mata y ofende a Dios. Lo mismo vale para quien comanda semejantes prácticas contra su pueblo”. Declara a continuación que está “perplejo por el hecho de que un gobierno que condujo la liberación de Nicaragua pueda imitar las prácticas del antiguo dictador. El poder existe no para imponerse a su pueblo, sino para servirlo en justicia y en paz”. Y rompe una lanza a favor del diálogo, que en el momento de escribir estas líneas todavía no se ha reanudado: “Nicaragua necesita el diálogo, pero antes de todo necesita que las fuerzas represivas cesen de matar, especialmente a jóvenes. Esto es inaceptable. Nicaragua necesita paz y de nuevo paz”.


Deja un comentario

Colombia: de las armas a la política. El nuevo Congreso tras las elecciones.

De las armas a la política, la ONU celebra el inicio del nuevo Congreso en Colombia

Foto ONU/Hector Latorre
La misión de la ONU en Colombia extrae alijos de armas.

21 Julio 2018

La inclusión de excombatientes de las FARC en el cuerpo legislativo marca una importante transición como parte del proceso de paz en el país.

La Misión de Verificación y el sistema de la ONU en Colombia celebraron el viernes, a través de un comunicado, la instalación del nuevo Congreso de la República fruto de las elecciones legislativas más participativas y pacíficas en décadas.

¨A 20 meses de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, la participación en Senado y Cámara de Representantes del partido político de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, marca su tránsito de las armas a la política y la transición del país del conflicto a la  búsqueda de la reconciliación¨, expresa la declaración.

En 2016, el Gobierno y las FARC-EP firmaron un acuerdo de paz, poniendo fin a su conflicto de 50 años. A mediados de marzo de este año, se celebraron las primeras elecciones legislativas incluyendo al partido de las FARC,  que convocaron a casi 18 millones de colombianos a las urnas.

Las entidades de la ONU señalaron que los desafíos de la violencia y la pobreza persisten en las zonas rurales del país y esperan que “en un clima de armonía nacional”, el trabajo de un nuevo Congreso sea decisivo para la extensión del estado social de derecho y la consolidación de la paz en todo el territorio nacional.


Deja un comentario

Llamamiento urgente de la CEPAL en favor de Nicaragua

Petition for Nicaragua

Fr. Roberto Jaramillo Bernal SJ, President of the Jesuit Conference of Latin America invites us to participate in this petition.
(Texto en español abajo)

Dear Friends,

the situation in Nicaragua is unsustainable.

Since April 18, more than 220 people have been killed and the presidential couple is “screwed” to power multiplying the repression of those who demand justice, transparency, and democratization.

On, June 22, the Permanent Council of the Organisation of American States (OAS) listened to the report of the Human Rights Commissioners and on Tuesday, the 26th, it must deliberate and take a stand in the face of the Nicaraguan crisis.

The Civic Alliance for Justice and Democracy makes the three requests that are in the campaign below.
Please sign and disclose this petition.

Let’s all press the council to make it possible for peace and freedom to return to Nicaragua.

I just signed this petition – do you dare to sign it? This request is very important and it would be great to have your help. Click here to learn more about the petition and add your name: Petition on Nicaragua

NICARAGUA FREE AND IN DEMOCRACY
Thank you very much,


– – –

Amigos y amigas,
la situación en Nicaragua es insostenible.

Desde el 18 de abril han sido asesinadas más de 220 personas y la pareja presidencial se “atornilla” al poder multiplicando la represión de los que reclaman justicia, transparencia, democratización.

El 22 e junio el Consejo Permanente de la OEA escuchó el informe de los comisionados de Derechos Humanos y el martes 26 debe deliberar y tomar posición frente a la crisis nicaragüense.
La Alianza Cívica por la Justicia y la democracia  hace las tres peticiones que hay en la campaña de abajo.
Por favor firmemos, y divulguemos esta petición.
Presionemos todos al consejo para que hacer posible que vuelva la paz y la libertad a Nicaragua.

Acabo de firmar esta petición — ¿te animas a firmarla? Esta petición es muy importante y sería estupendo contar con tu ayuda. Haz clic aquí para saber más sobre la petición y sumar tu nombre: Petición sobre Nicaragua

NICARAGUA LIBRE y EN DEMOCRACIA

Muchas gracias,


Deja un comentario

Libia: un paso hacia la necesaria reforma y democracia.

Libia: La celebración de la Conferencia Nacional, un éxito para el pueblo

UNICEF/Alessio Romenzi
Ghassan Salamé, representante especial del Secretario General para Libia y jefe de la Misión de la ONU en el país. Foto: captura de pantalla

21 Mayo 2018

El representante especial para Libia destacó este lunes que los ciudadanos del país árabe tienen un fuerte deseo de renovación de la escena política. Sin embargo, señaló que persiste la difícil situación de los civiles en algunas zonas del país, continúa la influencia que ejercitan los grupos armados en la política y la economía y la situación de los derechos humanos no mejora.

“La celebración de la Conferencia Nacional a inicios de abril no fue un foro dedicado a las élites, sino para todas las personas”, destacó este lunes en el Consejo de Seguridad el representante especial del Secretario General para ese país, Ghassan Salamé.

El encuentro, un programa de consultas públicas a escala nacional, es una iniciativa de las Naciones Unidas que forma parte del Plan de Acción para Libia. En este caso, contó con 42 eventos en 27 localidades del país y sirvió para que los ciudadanos compartieran las aspiraciones y los principios que deberían guiar al Estado y su visión para salir de la crisis actual.

Entre los puntos que han comenzado a materializarse, Salamé destacó “el anhelo de una nación unida y soberana con la creencia compartida de que, para lograrla, el Estado debe estar más descentralizado; la urgente necesidad de una distribución más justa, transparente y eficaz de los recursos públicos en beneficio de todos los ciudadanos; un llamado a la celebración de elecciones que puedan unir al país y un anhelo muy claro de emerger de la transición”, entre otras.

El estado de ánimo de los ciudadanos refleja un fuerte deseo de renovación de la escena política, la reivindicación del poder local y el retorno a una vida más normal con instituciones más regulares, añadió.

Ante este empuje ciudadano provocado por la Conferencia, destacó que las elecciones deben celebrarse con la mayor inmediatez, aunque deben darse las condiciones adecuadas. “Se necesita una nueva ronda de registro de votantes, un compromiso previo de aceptar los resultados, los fondos adecuados y fuertes medidas de seguridad.

Cuando finalicen las reuniones a finales de junio los resultados serán recopilados y compartidos en un evento especial en Libia, así como con el Consejo de Seguridad.

Desde el origen del Plan de Acción, varios interlocutores libios solicitaron la modificación del Acuerdo Político Libiodestacó Salamé. Pero pese a varios intentos explorando diferentes fórmulas, las partes no han mostrado estar dispuestas a hacer las concesiones necesarias para enmendarlo por lo que es necesario “pasar página” y centrarse en las elecciones de este año.

“Debemos exigir mucho más al actual Consejo Presidencial durante sus últimos meses, tanto en lo que respecta a la preparación de las elecciones como a la prestación de apoyo al pueblo”.

El escenario en el país continúa estancado

“La situación actual en Libia merece tanto nuestra preocupación como nuestra esperanza”, destacó Salamé.

Recordó que, pese al ataque sufrido a inicios de mayo a la sede de la Comisión Electoral Nacional donde fallecieron trece personas y obligó al traslado forzoso de la base de operaciones, la celebración de los comicios continúa adelante tal y como manifestó el presidente de la Alta Comisión Electoral Nacional.

Igualmente destacó como muy positivo la aprobación del presupuesto para el año 2018 por parte del Gobierno de Acuerdo Nacional.

Sin embargo, mostró su preocupación por la suerte de los civiles en la ciudad de Derna, al este del país, que sufren una escalada de violencia tanto por vía aérea como terrestre.

Las hostilidades se han producido mayoritariamente en las afueras de la ciudad causando numerosas muertes y el desplazamiento de cientos de familias, pero se teme que las vidas de los civiles corran mayor peligro si los enfrentamientos se dirigen al núcleo urbano.

Salamé calificó de especialmente peligrosa la situación en la principal ciudad del sur del país, Sabha.

“En primer lugar, porque se han firmado muchos acuerdos para poner fin a los combates entre los grupos, y luego se han violado repetidamente. En segundo lugar, porque existe un grave riesgo de que los enfrentamientos se conviertan en un conflicto étnico. Tercero, porque este conflicto tiene el potencial de convertirse en regional, dado que los grupos armados provenientes de muchos países vecinos han transformado con demasiada facilidad esa parte de Libia como su campo de batalla alternativo”.

El diplomático destacó la necesidad de entablar negociaciones con los Estados vecinos del sur para proteger sus fronteras, resolver las cuestiones de la trata de personas, los flujos de combatientes y el contrabando de mercancías. Asimismo, se ofreció a facilitarlas en caso de ser necesario.

La situación de los derechos humanos no mejora

Un migrante de Eritrea muestra las enfermedades de la piel que contrajo en un centro de detención de Libia.

Los dos últimos informes sobre centros de detención e instalaciones médicas documentan innumerables violaciones por parte de los actores armados contra civiles.

Además, advirtió de la peligrosa influencia que ejercen los grupos armados en la política y la economía del país, tal y como se vio reflejado en una reciente y polémica decisión gubernamental de concederles competencias que deberían ser estatales.

Con ese fin, anunció el desarrollo de una nueva estrategia, en conjunto con las autoridades libias, que “no desarticulará a los grupos armados mañana, pero ayudará a comenzar en serio un largo proceso”.

También estimó necesario dar un nuevo impulso a la creación de fuerzas armadas y policiales profesionales.

Por último, pidió el apoyo de los miembros del Consejo al indicar que “cuando Libia oye mensajes contradictorios, aumentan la división…pero cuando hablan con una voz clara y única, los libios, créanme, escuchan”.