Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Consecuencias de la ley mordaza en España. Comentario

La mordaza expansiva

Por Manu Mediavilla (@ManuMediavilla), colaborador de Amnistía Internacional, 30 de junio de 2017

Dos años después –los cumple el sábado–, la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana (LOSC) ha conseguido ‘amordazar’ a más gente de la que ha multado. Que ha sido mucha (285.819 sanciones en 18 meses, cuya cuantía total supera los 131 millones de euros), y que en muchos casos (34.000 en 2016) ha ‘castigado’ conductas amparadas por los derechos de reunión, expresión e información.

Las imprecisiones legales y la discrecionalidad policial –incluidas identificaciones masivas de manifestantes– han creado un ambiente de temor que ha conducido a la autocensura informativa y a la desmovilización ciudadana, lo que justifica el apelativo de ‘Ley Mordaza‘ con el que la conocen activistas, organizaciones sociales y periodísticas.

Así lo recoge Amnistía Internacional en su informe: “España: los activistas sociales y el derecho a la información, en el punto de mira. Análisis sobre la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana”. Un texto que confirma las preocupaciones expresadas por la propia organización de derechos humanos, e incluso por expertos de las Naciones Unidas, cuando el Partido Popular hizo valer su mayoría absoluta para aprobar en solitario la norma en 2015.


Los manifestantes muestran una tarjeta de identificación y flores a la policía durante una manifestación frente al Congreso de los Diputados en Madrid. © AP Photo/Andres Kudacki

Desmovilización social

Los testimonios recogidos por Amnistía confirman ese escenario de ‘mordaza expansiva’ derivado de la LOSC. Como apunta Sara López, que presta asesoría jurídica en Legal Sol, “las identificaciones masivas llevadas a cabo por la policía durante las manifestaciones o concentraciones, aunque luego no acaben en multas, consiguen que la gente normal y corriente se desmovilice ante el miedo de poder ser multada”.

La primera consecuencia de la ley, según coinciden varias personas consultadas por Amnistía Internacional, ha sido un efecto desmovilizador, que se refleja en el descenso del número de manifestaciones (37.861 en 2014, 28.890 en 2016). Además, muchos activistas y colectivos sociales se sienten “vigilados”, cuando no indefensos ante la discrecionalidad de los agentes policiales en la aplicación de la norma.

Celia y otros integrantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Valencia no pudieron protestar en un mitin electoral de Rajoy: aun sin portar signos externos. La policía les cortó el paso diciendo que “sabían que íbamos a liarla”, y a continuación identificó, retuvo y “confiscó todo” al grupo, que tuvo que recoger sus cosas al final del acto o incluso días después en dependencias policiales.

La discrecionalidad policial se dibuja en las 12.000 sanciones (artículo 36.6, multas de 601 a 30.000 euros) por “desobediencia o resistencia a la autoridad”, por “negativa a identificarse” o por hacerlo con “datos falsos o inexactos”; muchas veces en manifestaciones o protestas sin incidentes violentos o ejerciendo las libertades de expresión e información. Y otro tanto sucede con las 19.500 multas por “faltas de respeto o consideración” a agentes policiales, a quienes corresponde interpretar este concepto tan impreciso. Las “faltas de respeto” ya estaban en el Código Penal, pero la reforma de 2015 las ha llevado al ámbito administrativo, lo que aleja la tutela judicial efectiva de la ciudadanía, y aumenta la potestad sancionadora del poder ejecutivo.

Una mujer con una máscara se para frente a los agentes de policía durante una protesta contra la Ley de Seguridad Ciudadana en Barcelona. © Foto AP/Emilio Morenatti

Censura camuflada y autocensura

En el ámbito periodístico, la ley está abocando a la “censura camuflada”, como subraya Yolanda Quintana,secretaria general y coordinadora de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), porque “lo que está calando es que no se puede grabar a la policía”, cuando “en realidad no es así” y la ley solo prohíbe “difundir las imágenes cuando se dan unas circunstancias concretas”. La amplia discrecionalidad policial otorgada por la LOSC y el consiguiente temor a una sanción –sobre todo para freelances, informadores y comunicadores sin un medio detrás– conduce también a la autocensura. Y todo ello pone en serio riesgo el derecho a la información de la ciudadanía.
Más allá del número de sanciones por el uso de imágenes de agentes (12 en seis meses de 2015 y 32 en todo 2016), la práctica cotidiana del periodismo libre en materia de seguridad ciudadana se ha convertido en una carrera de obstáculos.

Amnistía Internacional recoge casos como el de Asier López, multado inicialmente –la Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa acabó retirando la sanción por “defectos formales”– por publicar dos fotos de una “detención anunciada” en el “momento en el que se trasladaba a la detenida desde su casa hasta el coche policial”, una imagen “que aparece en los medios de comunicación diariamente”. O como el de Mercé Alcocer,de Catalunya Radio, multada porque “la policía me acusó de saltarme el cordón policial, una línea imaginaria” y sin tener en cuenta que “en cuanto el policía me dio el alto, me giré y paré”. Aunque recurrió la sanción, la administración denegó la práctica de pruebas solicitadas, como el visionado de las cámaras de seguridad, que corroborarían su versión.

O como el reciente de la periodista Cristina Fallarás, sancionada bajo acusaciones, que ella desmiente, de desobedecer a agentes policiales y negarse a identificarse. Fue durante una concentración en mayo –era una de las personas convocantes– ante la Embajada de México para protestar por los asesinatos de periodistas en ese país, cuando un agente le exigió que subiera a la acera pese a que “la propia policía había cortado el tráfico para facilitar la concentración y no circulaba ningún coche por allí”. La denuncia dice que invadió la calzada “animando a otros a cortar la calle”, un relato que la periodista niega tajantemente.


Un policía se comunica con un manifestante durante una protesta contra la Ley de Seguridad Ciudadana en Madrid, España. © AP Photo / Andres Kudacki

Procedimiento sin garantías

Al final, según coinciden los testimonios recogidos por Amnistía Internacional, muchas personas optan por pagar la multa “aunque sea una sanción por el legítimo ejercicio de los derechos humanos”. Una mala noticia para estos, que tiene mucho que ver con la dificultad intrínseca del procedimiento administrativo sancionador, que no goza de garantías suficientes y que podría llevar, como advirtió un activista de la PAH en Málaga, a un abuso de poder del Estado.

Entre los déficits apuntados, Amnistía Internacional cita la “presunción de veracidad” del agente policial en estos procedimientos, que hacen pensar incluso a muchos abogados que las posibilidades de éxito son mínimas cuando “no hay testigos”. También son problemas importantes los costes añadidos de la asistencia jurídica de letrado y procurador en el caso de recurrir la multa ante los tribunales, así como el pago de tasas judiciales. Además, no habría ya opción a la rebaja de la sanción por abonarla durante el período voluntario, lo que, en ese contexto de incertidumbre y costes adicionales, favorece el ‘pago resignado’ de la multa.

Amnistía echa también en falta mecanismos independientes de investigación y rendición de cuentas para controlar la actividad policial. El Ministerio del Interior aceptó reunirse con la organización para tratar la cuestión, y aseguró que los hay y que la Inspección de Personal y Servicios de Seguridad se encarga de atender las denuncias y quejas ciudadanas en ese ámbito. Sin embargo, Amnistía Internacional considera que este órgano carece de las funciones y competencias adecuadas para un mecanismo independiente de supervisión de la actividad policial. Depende directamente de la Secretaría de Estado de Seguridad, carece de iniciativa propia –solo puede emprender investigaciones por orden expresa del titular de la misma–, no rinde cuentas públicamente de su actuación, y el objeto de sus posibles investigaciones es prevenir que se repita lo ocurrido, más que sancionar la conducta indebida o proporcionar restitución a la víctima; tampoco tiene competencia para examinar la actuación de las policías locales o autonómicas.


Deja un comentario

Hungría: medidas contra las ONG

Hungría: Ley sobre ONG, un ataque despiadado y calculado contra la sociedad civil

Activistas de AI Hungría protestan contra la aprobación de esta ley. © Szabolcs Csaszar

14 de junio de 2017

La aprobación de una ley que estigmatiza a las organizaciones no gubernamentales (ONG) que reciben financiación desde el extranjero es la medida más reciente de una escalada de represión de las voces críticas y pondrá en peligro la labor fundamental de los grupos de la sociedad civil, ha declarado Amnistía Internacional.

La Ley de la transparencia de las organizaciones financiadas desde el extranjero obligará a las ONG que reciban más de 24.000 euros de financiación directa o indirecta desde el extranjero a inscribirse de nuevo como “organización cívica financiada desde el extranjero” y a poner esta etiqueta peyorativa en todas sus publicaciones.

“Los peregrinos intentos de justificar la ley como algo necesario para proteger la seguridad nacional no pueden ocultar su verdadero propósito: estigmatizar, desacreditar e intimidar a las ONG críticas y dificultar su vital labor”, ha afirmado John Dalhuisen, director para Europa de Amnistía Internacional.

Este reciente ataque a la sociedad civil está encaminado a silenciar las voces críticas y tiene inquietantes semejanzas con la draconiana ley de ‘agentes extranjeros’ rusa; es un día negro para Hungría.”

Las autoridades han intentado justificar la ley presentándola como una iniciativa para luchar contra el blanqueo de dinero y el terrorismo internacional. En realidad, el impacto de la ley está dirigido a ONG que llevan a cabo funciones como promover el Estado de derecho, proteger los derechos de las personas refugiadas y migrantes y de otros grupos marginados, y prestar servicios sociales y jurídicos que el Estado ofrece de forma insuficiente.

La ley introducirá nuevos requisitos selectivos de “transparencia” para la financiación de las ONG y les impondrá innecesariamente más cargas administrativas. Estas organizaciones ya tienen que informar públicamente de los fondos extranjeros que reciben todos los años, y las autoridades pueden someterlas a una auditoría en cualquier momento. Una ley general sobre ONG adoptada en 2011 contiene abundantes requisitos, como la presentación de informes detallados sobre la financiación para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas de las organizaciones.

La ley sería probablemente discriminatoria según el derecho de la UE y contraria al derecho de asociación, que incluye el derecho a buscar, recibir y usar fondos de fuentes extranjeras e internacionales. Según la ley, las organizaciones que incumplan estas nuevas normas recibirán advertencias, multas y, en última instancia, la suspensión de su derecho a desarrollar actividades en Hungría.

Al obligar a las ONG —incluida la sección húngara de Amnistía Internacional— a ponerse la etiqueta de “organizaciones cívicas que reciben financiación extranjera”, el gobierno húngaro busca desacreditar su labor y volver a la población contra ellas. La argumentación que justifica el proyecto da a entender que las ONG financiadas desde el extranjero podrían servir a “intereses extranjeros” y que su financiación puede contribuir a “poner en peligro la soberanía y la seguridad de Hungría”.

“El primer ministro Orbán no sólo parece sordo ante el clamor de la oposición, tanto dentro como fuera del país, sino regodearse en ella”, ha declarado John Dalhuisen.

“Este ataque despiadado y calculado contra los derechos a la libertad de expresión y de asociación es un grave error de cálculo y contrario a las obligaciones de Hungría en materia de derechos humanos. Debe impugnarse a todos los niveles: desde las organizaciones de base de Hungría hasta la Unión Europea en Bruselas.”

Información complementaria

Las propuestas recuerdan la “ley de agentes extranjeros” de Rusia, como consecuencia de la cual se ha visto empañada la reputación de centenares de organizaciones creíbles, se ha intimidado a su personal y se ha paralizado su labor con requisitos administrativos. Desde que la ley rusa entró en vigor en 2012, la financiación extranjera entraña en la práctica riesgos jurídicos y para la reputación demasiado grandes para las ONG y desde su adopción han cerrado casi 30 organizaciones.

La ley fue aprobada por 130 votos a favor, 44 en contra y 24 abstenciones.


Deja un comentario

Hong Kong: detenidos activistas prodemocracia

Hong Kong: Nueve personas detenidas en la campaña contra los activistas en favor de la democracia

27 de abril de 2017

La detención de nueve activistas de Hong Kong en favor de la democracia es la última señal de que las autoridades están dispuestas a castigar a las voces que disienten sobre el futuro estatuto político de la ciudad. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

El jueves por la mañana, la policía detuvo a estas nueve personas, involucradas en el movimiento de Hong Kong en favor de la democracia. Al parecer, estas personas se enfrentan a cargos de alteración del orden público y de reunión ilegal por su participación en una protesta básicamente pacífica celebrada el pasado noviembre contra una resolución del gobierno central sobre la Ley Fundamental de Hong Kong.

“El uso reiterado de cargos imprecisos contra figuras destacadas del movimiento de Hong Kong en favor de la democracia huele a una campaña de represalia orquestada por las autoridades para castigar a quienes propugnan la democracia en Hong Kong”, ha manifestado Mabel Au, directora de Amnistía Internacional Hong Kong.

“El gobierno de Hong Kong debería estar protegiendo la libertad de expresión y de reunión pacífica pero, en lugar de eso, parece dispuesto a intimidar a quienes plantan cara a las autoridades. Las detenciones y los procesamientos dirigidos a poner fin a la participación en protestas pacíficas deben cesar.”

Las personas detenidas el jueves son: Avery Ng Man-yuen, Dickson Chau Ka-faat, Chan Man-wai, Sammy Ip, Lo Tak-cheong Cheng Pui-lun, Derek Lam Shun-hin, Ivan Lam Long-yin y Chow Shu-wing.

Sus detenciones se produjeron un día después de que dos ex legisladores en favor de la independencia, que habían sido destituidos de sus cargos, fueran también detenidos por la mañana y acusados de “reunión ilegal” por intentar entrar por la fuerza en una reunión de la cámara legislativa de Hong Kong el pasado noviembre.


Deja un comentario

Crueles sentencias condenatorias a manifestantes pro democracia en Hong Kong

Crueles sentencias condenatorias a quienes apoyaron las manifestaciones pro democracia de Hong Kong

Su Changlan. Copy: privado

31 de marzo de 2017

El ataque implacable de las autoridades chinas al activismo por los derechos humanos continúa, como demuestran las dos ultimas sentencias condenatorias dictadas contra personas que apoyaron las manifestaciones en favor de la democracia celebradas en Hong Kong en 2014. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional, a la vez que ha pedido que estas dos personas sean puestas en libertad de inmediato y sin condiciones.

Un tribunal de la ciudad de Foshan, en el sur de China, condenó el viernes a la activista de los derechos de las mujeres Su Changlan a tres años de prisión por “incitar a la subversión del poder del Estado”. Condenó igualmente al también activista Chen Qitang a cuatro años y medio de prisión por el mismo cargo. Ambos están detenidos desde octubre de 2014, tras haber expresado su apoyo a las manifestaciones de Hong Kong en favor de las democracia, y se tendrá en cuenta este tiempo a efectos del cumplimiento de sus condenas.

“Es totalmente cruel que las autoridades chinas condenen a Su Changlan y Chen Qitang a continuar en prisión siquiera un día más”, ha señalado Patrick Poon, investigador de Amnistía Internacional sobre China.

“Las autoridades los han atormentado ya, a ellos y a sus familias, durante los dos años y medio que llevan recluidos injusta e ilegalmente. Es inadmisible que hayan sido declarados culpables simplemente por la expresión pacífica de sus opiniones.”

El acta de acusación deja claro que Su Changlan ha sido procesada por sus críticas online al Partido Comunista y al gobierno, que publicó en redes sociales y sitios web extranjeros y a través de Skype y Gmail.

Las acciones contra estos dos activistas forman parte de una campaña que se emprendió entre septiembre y noviembre de 2014 en todo el territorio continental de China y que se saldó con la detención de al menos un centenar de personas por expresar su apoyo al Movimiento de los Paraguas en favor de la democracia en Hong Kong. Otras cuatro personas detenidas también entonces –Wang Mo, Xie Wenfei, Zhang Shengyu y Sun Feng– han sido ya declaradas culpables de “incitar a las subversión del poder del Estado” y condenadas a entre cuatro y cinco años de prisión cada una.

Condiciones “terribles”
Su Changlan has dicho que está recluida en condiciones “terribles”. El Centro de Detención del distrito de Nanhai, en el sur de China, fue recluida junto con entre 50 y 70 internas más en una celda de 80 metros cuadrados, donde tenían un hueco de poco más de 50 centímetros de ancho para dormir, mucho menos de lo aceptable según las normas internacionales.

La detención prolongada e innecesaria de la ex maestra de primaria en tan espantosas condiciones ha afectado a su salud, y según su abogado se le niega la debida atención médica. Las autoridades también han impedido que la visiten sus familiares.


Deja un comentario

UE: situación actual. Objetivos. Propuestas. Celebraciones en Roma.

European Commission – Press release

The Treaties of Rome at 60: Commission recalls Europe’s achievements and leads discussion on the future at 27

On 25 March, EU leaders will come together in Rome to celebrate the 60th anniversary of the Treaties of Rome, which were signed on this day in 1957.

Commission President, Jean-Claude Juncker, will participate in the Rome Summit, where a number of events are being organised to mark the occasion and to reflect on Europe’s common future.

 

The Treaties of Rome – signed by the six founding Member States – paved the way for the European Union that we know today: a reunited continent of peace, founded on the values of solidarity, democracy and the rule of law. Its Single Market ensures freedom of choice and movement, economic growth and prosperity for 500 million citizens. It is the largest trading bloc in the world and the biggest donor of development and humanitarian aid. This anniversary is a moment to look back on our collective achievements and to discuss the future of the EU at 27. Following the presentation of the Commission’s White Paper on the Future of Europe, EU leaders are expected to adopt the Rome Declaration, which will feature the Union’s past achievements, present challenges and pledge to work for unity at 27 and strengthen common action in key policy areas, to the benefit of citizens.

Commission President Jean-Claude Juncker said: “Our parents and grandparents founded this Union with one common vision: never again war. It was their strong conviction that breaking down barriers, working together – and not against each other – makes us all stronger. History has proven them right. For 60 years, the values on which this Union is built have not changed: peace, freedom, tolerance, solidarity and the rule of law bind and unite us. They must not be taken for granted and we must fight for them every day. Our democracy, our diversity and our independent and free press are the pillars of Europe’s strength – no individual or institution is above the law. The European Union has changed our lives for the better. We must ensure it continues to do so for those that will follow us. For now, all roads lead to Rome. After Rome and however it is paved, there is only one way forward: European unity.”

On 1 March, ahead of the Rome Summit, the Commission launched a pan-European debate with the White Paper on the Future of Europe, which will enable citizens and leaders to shape the vision of the EU at 27. The White Paper sets out possible scenarios for the future of Europe. Following the informal meeting of the 27 Heads of State or Government on 10 March in Brussels, the Rome Summit is the next opportunity for EU leaders to take this discussion forward. In Rome, leaders will sign the Rome declaration, prepared jointly by Presidents Tusk and Juncker and Prime Ministers Muscat and Gentiloni.

The Rome declaration marks the beginning of a process. After the Rome Summit, the Commission will present a series of reflection papers on key issues for Europe: (1) developing the social dimension of Europe; (2) deepening the Economic and Monetary Union; (3) harnessing globalisation; (4) the future of Europe’s defence and (5) the future of EU finances. President Juncker’s State of the Union speech in September 2017 will take these ideas forward before first conclusions can be drawn at the December 2017 European Council. This will help to decide on a course of action to be rolled out in time for the European Parliament elections in June 2019.

The Commission will also be organising in the months ahead public debates with the European Parliament and Member States, as well as online consultations, so that Europe’s citizens have their say and are able to share their views on the future of Europe via the Commission Representations and a dedicated website, which will be launched on 25 March. These are some of the milestones in the White Paper process.

Commission events in Rome

In cooperation with the Italian authorities, the Commission is organising several high-level events in Rome to mark the anniversary and discuss Europe’s past, present and future.

  • Digital Day (23/03), Palazzo Doria Pamphilj: Vice-President Andrus Ansip and Commissioner Günther Oettinger bring together EU ministers and industry leaders to foster cooperation and better prepare our societies and the economy to reap the full potential of Europe’s digital transformation. Member States are expected to make commitments on High-Performance Computing, connected mobility, digitising industry and digital jobs.
  • Jean Monnet Seminar “The future of Europe: a commitment for You(th)” (23/03-24/03), Hotel Quirinale: More than 100 Jean Monnet professors, policy makers, journalists, civil society, youth association representatives and students will debate the future of the EU and the need to further involve young generations in the construction of the European project.
  • Citizens’ Dialogue (24/03), Acquario di Roma: High Representative/Vice-President Federica Mogherini and Joseph Muscat, Prime Minister of Malta, which currently holds the Presidency of the Council, will hold a Citizens’ Dialogue with several hundred young Europeans, including Erasmus students currently studying in Rome.
  • Meeting with the Social Partners (24/03), Palazzo Chigi: President Juncker, Vice-President Dombrovskis and Commissioner Thyssen, alongside the Presidents of the European Council and European Parliament will meet with trade unions and business associations at an event hosted by the Italian Prime Minister.
  • Forum and concert (24/03), University La Sapienza: “Happy birthday Europe – Changing course to Europe”.
  • Concert of the EU Youth Orchestra (25/03), Villa Medici:”The Sound of a Dream”.

Background

The Treaties of Rome established a common market where people, goods, services and capital can move freely and created the conditions for prosperity and stability for European citizens. Based on this foundation and the common values of democracy, the rule of law and respect for human rights, the Union grew and reunited the continent after the fall of the Berlin Wall and ensured prosperity, social and economic well-being, and sustainability for 500 million citizens.

The EU is now a place where Europeans can enjoy a unique diversity of culture, ideas and traditions. Europeans have formed life-long bonds with each other and can travel, study and work across national borders. Europe is a pioneer of gender equality, with women’s employment rate now at an all-time high. 6.5 million Europeans are currently working in another EU Member State. 1.7 million Europeans cross a border to work in another Member State every day. 9 million young Europeans have benefitted from the Erasmus programme of educational, vocational and professional exchanges.

In 2017, as we celebrate 60 years of the Treaties we can also say for the first time in ten years that economic growth is back in each and every Member State. The euro – the common currency in 19 out of 28 EU countries – is used by 338.6 million people every day. The European Union has become the largest trade bloc in the world. The total exports of the EU27 are worth around €5.8 trillion. This represents over one third of total global exports, more than two and a half times China’s exports, and over three times those of the USA. The EU is the top trading partner for 80 countries. Every additional €1 billion in exports supports 15,000 jobs across the EU.

The White Paper presented by the European Commission on 1 March offers five scenarios for the Union’s evolution by 2025:

  • Carrying On“: the EU27 continues delivering on its positive reform agenda;
  • Nothing but the Single Market“: the EU27 would focus on the single market as 27 Member States are not able to find common ground on an increasing number of policy areas;
  • Those Who Want More Do More“: the EU27 proceeds as today but willing Member States could work closer together in specific areas;
  • Doing Less More Efficiently“: focus on delivering more and faster in selected policy areas, while doing less in others;
  • Doing Much More Together“: Member States decide to share more power, resources and decision-making across the board.

The scenarios cover a range of possibilities and are illustrative in nature. They are neither mutually exclusive, nor exhaustive.


Deja un comentario

Comentario al discurso del Papa a la UE

El Papa: que Europa vuelva a descubrir la solidaridad, antídoto contra los populismos

El discurso a los líderes de la Unión en el 60 aniversario de los Tratados de Roma. No tengan miedo «de asumir decisiones eficaces, capaces de responder a los problemas reales de las personas»
AP
21
0
Pubblicato il 24/03/2017
Ultima modifica il 24/03/2017 alle ore 18:47
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

«Europa vuelve a encontrar esperanza cada vez que pone al hombre en el centro y en el corazón de las instituciones». Esto implica «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos» que la componen. Lo dijo Francisco a los líderes de los 27 países de la Unión Europea, que fueron recibidos en el Vaticano este 24 de marzo de 2017 por la tarde, en ocasión de los sesenta años de los Tratados de Roma, que marcaron el nacimiento de la Comunidad Europea. Se trata de un discurso que continúa con el recorrido que comenzó con los discursos de Bergoglio en Estrasburgo (en noviembre de 2014) y en ocasión del Premio Carlo Magno (en mayo de 2016) y que llega un momento en el que crecen los movimientos populistas de la mano del miedo por los atentados yihadistas. Después de los discursos iniciales del Presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, y del Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el Papa comenzó su discurso invitando a volver a descubrir y a dar vida a los ideales de los padres fundadores, recordó las raíces cristianas de Europa, habló sobre la solidaridad como «el más eficaz antídoto contra los modernos populismos» e invitó a los líderes europeos a «no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo».

 

Europa no es un conjunto de reglas que hay que seguir

 

En la primera parte de su discurso, el Papa volvió a proponer los ideales europeos con las palabras de los padres fundadores, recordando que el aniversario «no puede ser sólo un viaje al pasado, sino más bien el deseo de redescubrir la memoria viva de ese evento para comprender su importancia en el presente» y poder afrontar los desafíos «del futuro». Los padres fundadores nos recuerdan, dijo Francisco, que Europa «no es un conjunto de normas que cumplir, o un manual de protocolos y procedimientos que seguir», sino «una vida, una manera de concebir al hombre a partir de su dignidad trascendente e inalienable y no sólo como un conjunto de derechos que hay que defender o de pretensiones que reclamar». El origen de la idea de Europa, decía Alcide De Gasperi, es «la figura y la responsabilidad de la persona humana con su fermento de fraternidad evangélica, […] con su deseo de verdad y de justicia que se ha aquilatado a través de una experiencia milenaria». El espíritu de solidaridad europea, continuó Francisco, «es especialmente necesario ahora, para hacer frente a las fuerzas centrífugas, así como a la tentación de reducir los ideales fundacionales de la Unión a las exigencias productivas, económicas y financieras».

 

Los muros que se levantan y la paz «por descontado»

 

El Papa también recordó todos los esfuerzos que hubo que hacer para derrumbar la barrera artificial que dividió a Europa en dos, cuyo simbolo era el Muro de Berlín. «¡Cuánto se ha luchado para derribar ese muro! Sin embargo, hoy se ha perdido la memoria de ese esfuerzo. Se ha perdido también la conciencia del drama de las familias separadas, de la pobreza y la miseria que provocó aquella división. Allí donde desde generaciones se aspiraba a ver caer los signos de una enemistad forzada, ahora se discute sobre cómo dejar fuera los “peligros” de nuestro tiempo: comenzando por la larga columna de mujeres, hombres y niños que huyen de la guerra y la pobreza, que sólo piden tener la posibilidad de un futuro para ellos y sus seres queridos». Después Francisco se refirió al gran éxito de la paz en Europa, «el tiempo de paz más largo de los últimos siglos». Un bien que «para muchos», de alguna manera, «se da por descontado, y así no es difícil que se acabe por considerarla superflua. Por el contrario, la paz es un bien valioso y esencial, ya que sin ella no es posible construir un futuro para nadie, y se termine por “vivir al día”».

 

La crisis es una oportunidad

 

Bergoglio explicó que el común denominador de los padres fundadores de Europa unida «era el espíritu de servicio, unido a la pasión política, y a la conciencia de que en el origen de la civilización europea se encuentra el cristianismo, sin el cual los valores occidentales de la dignidad, libertad y justicia resultan incomprensibles». Esos valores, continuó, «seguirán teniendo plena ciudadanía si saben mantener su nexo vital con la raíz que los engendró. En la fecundidad de tal nexo está la posibilidad de edificar sociedades auténticamente laicas», sin «contraposiciones ideológicas, en las que encuentran igualmente su lugar el oriundo, el autóctono, el creyente y el no creyente». La «crisis», concepto que domina nuestro tiempo (desde la crisis económica hasta la de la familia, pasando por la de las instituciones o la de los migrantes) es un término que «por sí mismo» no tiene «una connotación negativa», y no indica «solamente un mal momento que hay que superar»: la palabra en griego significa «investigar, valorar, juzgar. Por esto, nuestro tiempo es un tiempo de discernimiento, que nos invita a valorar lo esencial y a construir sobre ello; es, por lo tanto, un tiempo de desafíos y de oportunidades».

 

¿Cuáles son las esperanzas para la Europa del mañana?

 

Las respuestas a esta pregunta, según Francisco, se encuentran justamente en los pilares sobre los que fue edificada la Comunidad económica europea: «la centralidad del hombre, una solidaridad eficaz, la apertura al mundo, la búsqueda de la paz y el desarrollo, la apertura al futuro». Los que gobiernan deben «identificar los procesos concretos» para evitar que «los pasos significativos» que se dan se dispersen, sino que «aseguren un camino largo y fecundo». Para volver a encontrar la esperanza se requiere «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos que componen la Unión». Desgraciadamente, «a menudo se tiene la sensación de que se está produciendo una «separación afectiva» entre los ciudadanos y las Instituciones europeas, con frecuencia percibidas como lejanas y no atentas a las distintas sensibilidades que constituyen la Unión». Bergoglio recordó que «Europa es una familia de pueblos» y que la Unión Europea «nace como unidad de las diferencias y unidad en las diferencias».

 

Los populismos y el liderazgo político

 

Hoy la Unión Europea necesita «redescubrir el sentido de ser ante todo «comunidad» de personas y de pueblos». La solidaridad, explicó el Papa, es «el antídoto más eficaz contra los modernos populismos», e «implica la conciencia de formar parte de un solo cuerpo, y al mismo tiempo implica la capacidad que cada uno de los miembros tiene para “simpatizar” con el otro y con el todo. Si «uno sufre, todos sufren. Por eso, hoy también nosotros lloramos con el Reino Unido por las víctimas del atentado que ha golpeado en Londres hace dos días». Por el contrario, los populismos «florecen precisamente por el egoísmo, que nos encierra en un círculo estrecho y asfixiante». Se necesita, como consecuencia, «volver a pensar en modo europeo, para conjurar el peligro de una gris uniformidad o, lo que es lo mismo, el triunfo de los particularismos». Los líderes políticos, afirma Francisco, deben evitar «usar las emociones para ganar el consenso, para elaborar en cambio, con espíritu de solidaridad y subsidiaridad, políticas que hagan crecer a toda la Unión en un desarrollo armónico, de modo que el que corre más deprisa tienda la mano al que va más despacio, y el que tiene dificultad se esfuerce para alcanzar al que está a la cabeza».

 

Migrantes, un desafío cultural

 

Europa «vuelve a encontrar esperanza cuando no se encierra en el miedo de las falsas seguridades». Por lo demás, su historia «su historia está fuertemente marcada por el encuentro con otros pueblos y culturas, y su identidad es, y siempre ha sido, una identidad dinámica y multicultural». «No se puede limitar —observó el Pontífice— a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuera sólo un problema numérico, económico o de seguridad. La cuestión migratoria plantea una pregunta más profunda, que es sobre todo cultural». Francisco subrayó que el miedo advertido a menudo encuentra «su causa más profunda en la pérdida de ideales». Sin «una verdadera perspectiva de ideales, se acaba siendo dominado por el temor de que el otro nos cambie nuestras costumbres arraigadas, nos prive de las comodidades adquiridas, ponga de alguna manera en discusión un estilo de vida basado sólo con frecuencia en el bienestar material». Por el contrario, «la riqueza de Europa ha sido siempre su apertura espiritual y la capacidad de platearse cuestiones fundamentales sobre el sentido de la existencia». Europa, insistió Bergoglio, «tiene un patrimonio moral y espiritual único en el mundo, que merece ser propuesto una vez más con pasión y renovada vitalidad, y que es el mejor antídoto contra la falta de valores de nuestro tiempo, terreno fértil para toda forma de extremismo». Estos son los ideales «que han hecho a Europa, la “península de Asia” que de los Urales llega hasta el Atlántico».

 

Invertir en el desarrollo y en la familia

 

El Papa recordó que «no hay verdadera paz cuando hay personas marginadas y forzadas a vivir en la miseria», ni cuando «falta el trabajo o la expectativa de un salario digno», ni «en las periferias de nuestras ciudades, donde abunda la droga y la violencia».

 

Hay que ofrecerles a los jóvenes «perspectivas serias de educación, posibilidades reales de inserción en el mundo del trabajo». Europa vuelve a encontrar su esperanza «cuando invierte en la familia, que es la primera y fundamental célula de la sociedad. Cuando respeta la conciencia y los ideales de sus ciudadanos. Cuando garantiza la posibilidad de tener hijos, con la seguridad de poderlos mantener. Cuando defiende la vida con toda su sacralidad».

 

A sus 60 años, la Unión no está vieja

 

«A diferencia de un ser humano de sesenta años —concluyó Francisco—, la Unión Europea no tiene ante ella una inevitable vejez, sino la posibilidad de una nueva juventud. Su éxito dependerá de la voluntad de trabajar una vez más juntos y del deseo de apostar por el futuro. A vosotros, como líderes, os corresponde discernir el camino para un “nuevo humanismo europeo”, hecho de ideales y de concreción. Esto significa no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo». Y es por ello que Francisco, retomando las palabras del Primer Ministro de Luxemburgo, Joseph Bech, concluyó diciendo: «Creo que Europa merece ser construida».


Deja un comentario

El Secret. gen. de la ONU pone a Alemania como ejemplo de acogida y convivencia.

Guterres llama a seguir el ejemplo de tolerancia de Alemania como respuesta a la xenofobia

António Guterres, Secretario General de la ONU. Foto de archivo: ONU/Violaine Martin (

17 de febrero, 2017 — En un mundo en el que es difícil hallar expresiones de solidaridad y en el que mucha gente rechaza la diversidad y opta por la xenofobia, Alemania se ha erigido como un ejemplo de tolerancia que el mundo debería imitar, dijo hoy el Secretario General de la ONU.

António Guterres se encuentra en una visita oficial a Alemania participando en la Conferencia sobre Seguridad que se celebra en Munich, donde también se reunió con la canciller del país, Angela Merkel.

Tras el encuentro, ambos líderes comparecieron ante la prensa.

“Alemania y la canciller Merkel han sido un símbolo de tolerancia, un símbolo de hospitalidad con la gente que necesita protección. Un símbolo que me gustaría que se siguiera en muchas, muchas otras partes del mundo para que pudiéramos responder al sufrimiento dramático que observamos a causa de los conflictos terribles que han proliferado”, enfatizó.

Guterres rindió tributo a esta posición de Alemania y manifestó la certeza de que ese país mantendrá la cooperación sólida que ha mostrado hasta ahora con la ONU.

El Secretario General destacó asimismo el papel de Alemania en el sistema de la ONU, en la Unión Europea y en otras instituciones internacionales y calificó al país como un pilar del multilateralismo que hace falta para abordar los desafíos globales de la actualidad, entre los que citó, además de los conflictos armados, el terrorismo, el cambio climático y los flujos migratorios.