Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

A favor de una joven mexicana. Campaña de Amn. Int.

TIENDA HAZTE SOCIO/A
Compartir: facebook twitter
Verónica Razo ©Privado

Ignacio, te quiero presentar a Verónica, con quien he podido hablar en una visita a la prisión de Morelos, México, en febrero.

La vida de Verónica sufrió un revés brutal el 8 de junio de 2011 cuando, de camino al colegio a recoger a sus hijos, un grupo de hombres armados la secuestró y la llevó a un almacén de la Policía Federal. Durante las 24 horas que estuvo retenida, la torturaron, la violaron repetidamente, la asfixiaron y aplicaron descargas eléctricas…hasta que accedió a firmar una confesión en la que se declaraba culpable de un secuestro. Entonces, entró en prisión.

Pero Verónica es inocente y tiene que ser puesta en libertad

Verónica ha pasado seis de sus 38 años en prisión preventiva, a miles de kilómetros de su familia. En este tiempo, su madre ha tenido que vender lo poco que tenía para hacerse cargo de su nieto y su nieta y costear las necesidades de Verónica en prisión. Mientras, nadie ha investigado lo ocurrido y Verónica ni siquiera ha conocido a su abogado, con quien sólo ha hablado por Skype.

La situación es desesperada, pero por fin tenemos motivos para creer que esto puede cambiar. El ministro de gobernación, con quien también pude reunirme en México, se ha comprometido a trasladar a Verónica a otro centro más cercano al domicilio familiar. También ha dicho que revisará su expediente.

Ignacio, estamos muy cerca de conseguir la libertad de Verónica y por eso es importante que mantengamos la presión. Súmate tú también y alza tu voz. Verónica es inocente y merece justicia.

Gracias por no callarte ante las injusticias.

Esteban Beltrán
Director de Amnistía Internacional-Sección Española


Deja un comentario

ONU critica la leve condena del soldado israelí autor del asesinato de un palestino.

La sentencia a soldado israelí que ejecutó a palestino herido refuerza la impunidad, dice el Alto Comisionado

Derechos Humanos, Naciones Unidas

24 de febrero, 2017 — El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, expresó inquietud por la sentencia poco drástica que dio el Tribunal Militar de Tel Aviv a un soldado israelí por haber matado a un palestino herido.

El Tribunal condenó esta semana a 18 meses de prisión al sargento Elor Azaria, quien ejecutó a Adelfattah al-Sharif en marzo de 2016 en la ciudad de Hebrón, luego de que el palestino recibiera un tiro por atacar con un cuchillo a un soldado israelí.

La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, dijo hoy en una conferencia de prensa en Ginebra que el crimen equivaldría a la ejecución extrajudicial de un hombre desarmado que no suponía ninguna amenaza inminente.

Apuntó que si bien es positivo que se haya procesado al militar, la sentencia es muy blanda para el asesinato intencional de una persona desarmada que yacía boca abajo.

“Además, contrasta con las condenas de otros tribunales israelíes a delitos menos graves, como las sentencias a más de tres años de cárcel a niños palestinos por tirar piedras a los coches. Este caso podría socavar la confianza en el sistema de justicia y reforzar la cultura de impunidad”, advirtió Shamdasani.

En este contexto, la portavoz contrastó el castigo máximo de 20 años de prisión que contempla la ley israelí para los casos de asesinato con los 18 meses de cárcel y la degradación dictados al sargento Azaria.

La Oficina del Alto Comisionado también recordó en un comunicado que las fuerzas de seguridad israelíes han matado a más de 200 palestinos a partir del más reciente resurgimiento de la violencia en Cisjordania, en septiembre de 2015. El sargento Azaria es el único militar que ha sido procesado hasta ahora.


Deja un comentario

Justicia sí, venganza no. Palabras del Papa Francisco.

“Justicia sí, venganza no”, el Papa en el Ángelus

(RV).- “Aquello que Jesús nos quiere enseñar es la neta distinción que debemos hacer entre la justicia y la venganza. Nos es consentido pedir justicia; es nuestro deber practicar la justicia. En cambio, nos es prohibido vengarnos o fomentar de cualquier modo la venganza, en cuanto es expresión del odio y de la violencia”, lo dijo el Papa Francisco a los fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro para rezar la oración mariana del Ángelus del tercer domingo de febrero, VII Domingo del Tiempo Ordinario.

En sus palabras pronunciadas antes de la oración dominical, el Santo Padre reflexionó sobre una las páginas que mejor expresa la “revolución” cristiana, es decir, donde Jesús muestra la vía de la verdadera justicia mediante la ley del amor que supera aquella de la ley del talión, que predicaba: «ojo por ojo y diente por diente». “Esta antigua regla – precisó el Pontífice – imponía aplicar a los transgresores penas equivalentes a los daños causados: la muerte a quién había asesinado, la amputación a quién había herido a alguien, y cosas así”. Jesús no pide a sus discípulos de padecer el mal, al contrario, pide reaccionar, pero no con otro mal, sino con el bien. Sólo así, dijo el Papa, se rompe la cadena del mal, y cambian verdaderamente las cosas.

“Para Jesús – agregó el Santo Padre – el rechazo de la violencia puede comportar también la renuncia a un legítimo derecho. Pero esta renuncia no quiere decir que las exigencias de la justicia sean ignoradas o rebatidas; al contrario, el amor cristiano, que se manifiesta de modo especial en la misericordia, representa una realización superior de la justicia”. Lo que Jesús nos quiere enseñar, subrayó el Obispo de Roma, es la neta distinción que debemos hacer entre la justicia y la venganza. “Nos es consentido pedir justicia; es nuestro deber practicar la justicia. En cambio, nos es prohibido vengarnos o fomentar de cualquier modo la venganza, en cuanto es expresión del odio y de la violencia”.

La Virgen María nos ayude a seguir a Jesús en este camino exigente, que de verdad exalta la dignidad humana, invocó el Papa Francisco, y nos hace vivir como hijos de nuestro Padre que está en los cielos. Que ella dijo el Papa, nos ayude a practicar la paciencia, el diálogo, el perdón, y a ser así artesanos de comunión y de fraternidad en nuestra vida cotidiana.

Texto y audio completo de las palabras del Papa Francisco en el Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el Evangelio de este domingo (Mt 5,38-48) – una de esas páginas que mejor expresa la “revolución” cristiana – Jesús muestra la vía de la verdadera justicia mediante la ley del amor que supera aquella del talión, es decir, «ojo por ojo y diente por diente». Esta antigua regla imponía aplicar a los transgresores penas equivalentes a los daños causados: la muerte a quién había asesinado, la amputación a quién había herido a alguien, y cosas así. Jesús no pide a sus discípulos de padecer el mal, al contrario, pide reaccionar, pero no con otro mal, sino con el bien. Sólo así se rompe la cadena del mal: un mal lleva a otro mal, y otro trae otro mal… Se rompe esta cadena de mal, y cambian verdaderamente las cosas. El mal de hecho es un “vacío”, un vacío de bien, y un vacío no se puede llenar con otro vacío, sino sólo con un “pleno”, es decir, con el bien. La represalia no lleva jamás a la solución de los conflictos. “Tú me lo has hecho, yo te lo haré”, esto jamás resuelve un conflicto, ni siquiera es cristiano.

Para Jesús el rechazo de la violencia puede comportar también la renuncia a un legítimo derecho; y pone algunos ejemplos: poner la otra mejilla, dar el propio vestuario o el propio dinero, aceptar otros sacrificios (Cfr. vv. 39-42). Pero esta renuncia no quiere decir que las exigencias de la justicia sean ignoradas o rebatidas; no, al contrario, el amor cristiano, que se manifiesta de modo especial en la misericordia, representa una realización superior de la justicia. Aquello que Jesús nos quiere enseñar es la neta distinción que debemos hacer entre la justicia y la venganza. Distinguir entre justicia y venganza. La venganza no es jamás justa. Nos es consentido pedir justicia; es nuestro deber practicar la justicia. En cambio, nos es prohibido vengarnos o fomentar de cualquier modo la venganza, en cuanto es expresión del odio y de la violencia.

Jesús no quiere proponer un nuevo orden civil, sino en cambio, el mandamiento del amor al prójimo, que comprende también el amor a los enemigos: «Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores» (v. 44). Y esto no es fácil. Esta palabra no se debe entender como aprobación del mal realizado por el enemigo, sino como invitación a una perspectiva superior, a una perspectiva magnánima, semejante a aquella del Padre celestial, quien – dice Jesús – «hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos» (v. 45). También el enemigo, de hecho, es una persona humana, creada como tal a imagen de Dios, si bien en el presente esta imagen se haya ofuscado por una conducta indigna.

Cuando hablamos de “enemigos” no debemos pensar a quien sabe cuáles personas diversas y lejanas de nosotros; hablamos también de nosotros mismos, que podemos entrar en conflicto con nuestro prójimo, a veces con nuestros familiares. Cuantas enemistades en la familia, ¡cuántas! Pensemos en esto. Enemigos son también aquellos que hablan mal de nosotros, que nos calumnian y nos hacen daño. Y no es fácil digerir esto. A todos aquellos estamos llamados a responder con el bien, que también esto tiene sus estrategias, inspiradas en el amor.

La Virgen María nos ayude a seguir a Jesús en este camino exigente, que de verdad exalta la dignidad humana y nos hace vivir como hijos de nuestro Padre que está en los cielos. Nos ayude a practicar la paciencia, el diálogo, el perdón, y a así ser artesanos de comunión, artesanos de fraternidad en nuestra vida cotidiana, sobre todo en nuestra familia.

(Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano)


Deja un comentario

A favor de una joven kurda iraní condenada a muerte

TIENDA HAZTE SOCIO/A
Compartir: facebook twitter

Zeinab es una chica kurda iraní de 22 años que está condenada a muerte.

Fue acusada de asesinar a su marido cuando tenía 17 años. Su juicio fue totalmente injusto.

Ignacio, ¡ayúdanos a anular su condena!

Hola, Ignacio:

Zeinab Sekaanvand Lokran se casó con su marido cuando tenía apenas 15 años. Sufrió malos tratos físicos y psicológicos e intentó divorciarse, pero su marido se negó.

Fue detenida en 2012 y, durante  20 días, sufrió palizas constantes por parte de la policía. No tuvo un abogado hasta el momento del juicio, cuando acusó a su cuñado de la muerte de su marido y de haberla violado en diversas ocasiones.

La presión internacional consiguió frenar la ejecución de Zeinab, pero no olvidamos que Zeinab sigue condenada a muerte. Ahora, tiene un nuevo abogado que va a hacer todo lo posible para que  se repita y se anule la condena a muerte. Por ello, tenemos que seguir presionando con más firmas.

Ignacio, estamos a tiempo de salvar su vida. Firma hoy esta carta que enviaremos a las autoridades iraníes en tu nombre para que se sepa que nuestra postura es firme y nuestro mensaje claro: Zeinab no debe ser ejecutada.

Gracias por actuar.

Esteban Beltrán
Director Amnistía Internacional – Sección Española


Deja un comentario

Asentamientos israelíes: declaración del Patriarcado Latino.

TIERRA SANTA – Patriarcado Latino de Jerusalén: la ley sobre los asentamientos es una “anexión de facto” que socava las esperanzas de paz

jueves, 9 febrero 2017Áreas de crisis   oriente medio  

lpj.org

Jerusalén (Agencia Fides) – “Anexión de facto de los territorios privados palestinos” que “socava la solución de dos estados”, e incluso suprime más aún las “esperanzas de paz” y puede causar “serias consecuencias”. Con estas palabras específicas el Patriarcado Latino de Jerusalén expresó ayer su opinión fuertemente negativa y sus preocupaciones con respecto a la ley aprobada por el Parlamento de Israel el lunes 6 de febrero, que ha “regularizado” retroactivamente unas 4 mil casas de asentamientos israelíes construidos ilegalmente en territorios palestinos ocupados ilegalmente por el ejército israelí.
En un comunicado difundido a través de sus medios de comunicación oficial, el Patriarcado Latino define esta medida como “injusta y unilateral”, y expresa su gran preocupación por el futuro de paz y justicia en Tierra Santa, llamando a los líderes a “tomar medidas decisivas en favor la paz, la justicia y la dignidad para todos”.
Desde el pasado 20 de enero, Israel ha aprobado la construcción de 566 viviendas para colonos en tres áreas de los territorios de Jerusalén, y 5.502 nuevas viviendas en distintas zonas de Cisjordania. El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, ha anunciado el inicio de una “nueva era donde la vida en Judea y Samaria está volviendo a su curso natural”. “De esta manera”, dijo hace unos días a la Agencia Fides el padre Raed Abusahliah, Director de Caritas Jerusalén, “se continua con la política de hechos consumados que desde el principio ha saboteado con eficacia los acuerdos de paz de Oslo. La consigna de los acuerdos de paz fue ‘land for peace’, tierra en cambio de paz. En 1993, la firma de los acuerdos preveía la retirada de Israel del territorio palestino en un margen de tres años de tiempo. 23 años después, siguen construyendo. Los asentamientos construidos en territorios palestinos son más de 400. Han rodeado Jerusalén y están construyendo alrededor de Belén, Hebrón, Ramallah, a pocos kilómetros de la casa de Abu Mazen. Viven 650 mil colonos, orientados ideológicamente, para los cuales Judea y Samaria son la tierra prometida por Dios a sus antepasados, el pueblo elegido. Todo esto simplemente significa que la propuesta de ‘dos estados para dos pueblos’ está muerta. Esta es la realidad a la que nos enfrentamos” (GV) (Agencia Fides 9/2/2017).


Deja un comentario

Horrores del sistema penal sirio. Urge investigación internacional.

Prisión siria de Saydnaya, un ‘matadero humano’

Por @ManuMediavilla, colaborador de Amnistía Internacional., 7 de febrero de 2017

“Saydnaya es el fin de la vida, el fin de la humanidad”, recalca un exguardia de esa prisión siria, que se ha convertido en un auténtico “matadero humano”. Según un informe publicado por Amnistía Internacional, entre 5.000 y 13.000 personas fueron ahorcadas allí en secreto en cinco años (2011-2015). Todo indica que la mayoría eran opositores civiles al Gobierno: manifestantes, disidentes, activistas de derechos humanos, periodistas, personal de ayuda humanitaria, estudiantes…

A esas ejecuciones extrajudiciales se suma la imposición sistemática de condiciones inhumanas en el régimen carcelario, con torturas y privación de alimentos, agua, medicinas y atención sanitaria. Amnistía considera que esas prácticas, que encajan en la definición de “exterminio” incluida en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, constituyen crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

Omar al-Shogre antes de entrar en la prisión de Saydnaya y poco después de ser liberado. © Private

El informe “Matadero humano: Ahorcamientos masivos y exterminio en la prisión siria de Saydnaya” confirma y amplía los espeluznantes testimonios sobre tortura, enfermedad y muerte en las cárceles sirias recogidos en otra investigación de AI publicada en agosto de 2016. Y aunque a la organización no le constan ejecuciones después de diciembre de 2015, hay razones de peso para creer que se siguen realizando. Amnistía pide que el Gobierno de Damasco abra las prisiones a observadores internacionales y que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU promueva una inmediata investigación independiente.

Los 84 testimonios exhaustivos y contrastados recogidos por AI durante un año (incluidos ex reclusos, ex guardias, ex jueces, abogados y médicos) componen una ‘galería de los horrores’ donde la justicia brilla por su ausencia.

Tortura, injusticia, barbarie

Todos, sin excepción, hicieron la confesión bajo tortura”, cuenta un exfuncionario de Saydnaya. Y “si la confesión es grave, te envían al Tribunal Militar de Campaña”. Que, como apunta un ex juez, “no es un tribunal, porque está fuera de las normas” y “no tiene nada que ver con el Estado de derecho”. Él mismo lo explica: “Los detenidos pasan muy poco tiempo allí, uno o dos minutos”. Al acusado se le pregunta si ha “cometido el delito” que le atribuyen, pero “sea cual sea la respuesta, será declarado culpable”.

Ziyad” –los nombres se han modificado para proteger la identidad de los testigos– lo sabe por experiencia: “Tienes los ojos vendados y estás esposado, así que no sabes quién es el juez ni qué has firmado. Esto no es justicia”. Y también “Nader”: “Estuve un minuto delante del juez. No te dicen los cargos. No tienes derecho a un abogado ni a hablar por teléfono. No tienes derechos”.

Los presos conocen la condena solo minutos antes de su ahorcamiento. Engañados con un supuesto traslado a una prisión civil, son recogidos en sus celdas por la tarde y llevados a otra celda del sótano, donde reciben brutales palizas durante un par de horas. Lo cuenta un ex guardia: “En la sala de abajo tienen prohibido sentarse. Y empezamos a gritarles y pegarles. Ya sabemos que van a morir de todos modos, así que hacemos con ellos lo que queremos”. Reclusos como “Nader” lo escuchaban por la noche: “Oíamos gritos y voces justo debajo. […] En Saydnaya, si guardabas silencio, te pegaban menos. Pero esta gente gritaba como si se hubieran vuelto locos, como si los estuvieran desollando vivos”.

Ya de madrugada, les vendaban los ojos y los llevaban a la sala de ejecuciones, que fue ampliada en junio de 2012. Las autoridades penitenciarias llaman “la fiesta” a los ahorcamientos, que van precedidos de rutinas burocráticas como expresar sus últimos deseos –justo entonces se enteran de su condena a muerte– o marcar su huella digital en una declaración para el certificado de defunción. Lo relata un ex funcionario: “Algunos guardaron silencio después de poner su huella digital, y algunos simplemente se desmayaron. Pero no sabían cuándo ni cómo iba a ocurrir”. Lo sabrían enseguida: “Los colocaban en fila y esperaban a que todos los sitios estuvieran ocupados para ponerles la soga. Inmediatamente los empujaban o los dejaban caer”. 

MATADERO HUMANO

¡TERMINEN CON EL HORROR EN LAS CÁRCELES SIRIAS!

¡FIRMA!

Un exjuez militar completa la espantosa escena: “Los tenían colgados 10 o 15 minutos. Algunos no morían porque pesaban poco. Los ayudantes de los funcionarios los bajaban y les rompían el cuello”. Y también, como explica “Hamid“, podía escucharse desde la planta superior “cómo se asfixiaban hasta morir. Si ponías la oreja en el suelo podías oír una especie de borboteo. Duraba unos 10 minutos”. 

Sucedía una o dos veces por semana, con 20 a 50 víctimas en cada ocasión. Después un camión se llevaba los cadáveres al hospital de Tishreen para inscribir la muerte y enterrarlos en fosas comunes en terrenos militares próximos a Damasco.

Políticas de exterminio

La galería de los horrores de Saydnaya incluye condiciones carcelarias tan inhumanas que pueden ser consideradas políticas de exterminio. Como destaca el informe de Amnistía, “los reclusos del edificio rojo de Saydnaya” –con mayoría de presos civiles detenidos desde 2011–  “son sometidos a un programa establecido” de abusos y torturas. “Se les niegan alimentos, agua, medicinas, atención médica e instalaciones sanitarias adecuadas, lo que ha causado la propagación incontrolada de infecciones y enfermedades”. Un maltrato que “parece concebido para infligir el máximo sufrimiento físico y psicológico”, con el aparente objetivo de “humillar, degradar, deshumanizar y destruir cualquier atisbo de dignidad o esperanza”. 

Omar, entonces estudiante de secundaria, califica todo de “muy humillante”, aunque “ni siquiera sé qué palabra usar para describir lo que vi“. Vio a un guardia pedir “a todos que se desnudasen y fueran al cuarto de baño de uno en uno“. Vio que “escogían a un muchacho menudo, joven o de piel clara”, y que “le ordenaban que se pusiera cara a la puerta y cerrase los ojos”. Y vio que “luego ordenaban a un preso más grande que lo violara”. Negarse suponía una paliza o ser violado a su vez con algún objeto. También vio que “a veces el dolor psicológico es peor que el físico”, y que “la gente a la que obligaban a hacer esto no volvía a ser la misma. Algunos murieron porque se deprimieron tanto que dejaron de comer la poca comida que les daban”.

 Imagen de Anas Hamido, antes y después de pasar por la prisión de Saydnaya. © Private

La comida, un bien escaso en Saydnaya. “Hassan” cuenta que “en enero de 2013 comenzaron a matarnos. Empezamos a perder cada vez más peso. Parecíamos niños vestidos con la ropa de nuestros padres”. Y “Jamal“, que pasó de 90 a 50 kilos, añade otros problemas: anemia, enfermedades de piel, diarreas “más severas que cualquier diarrea que he visto”. Cuando cayó un pedazo del techo, “un compañero de celda corrió hacia él y comenzó a comer. Pensó que era pan”.

De puro hambrientos, acabaron comiendo lo que fuera. Lo narra “Kareem“: “En el suelo tenemos costras y pus de la sarna, pelo, sangre de piojos. Pero es donde ponen la comida. […] El primer día no comemos, solo el pan. Luego llega el segundo, el tercer día… Necesitamos sobrevivir. Al final, por supuesto, comemos. Cogemos el limpiador de la ducha, lo rascamos todo en una pila, y comemos.

También el agua es un bien escaso en Saydnaya. Omar habla de “sed indescriptible” cuando cortaron el agua en verano, y de cómo “probaron a beber” el agua con productos de limpieza usada contra el mal olor en la celda. “Al noveno día, la gente comenzó a beber su propia orina”. “Hosam” añade que el “castigo más común era cortar el agua” y que estuvieron “cinco días sin agua para beber, limpiar o usar el inodoro”. Llegaron a “arrojar la comida por el respiradero para no tener que vivir con nuestros desechos”. 

Muriendo lentamente cada día

Otro maltrato es exponer a los reclusos al frío extremo en invierno. Como explica “Adnan“, “en el primer invierno teníamos ropa y mantas. En el segundo llegó la nieve, y abrieron todas las ventanas y puertas exteriores. Se llevaron nuestra ropa y mantas, y nos mantuvieron solo en ropa interior. Cuando vinieron a darnos comida, nos tiraron agua”. Ese invierno murieron cuatro en su celda y 19 en su galería.

También se les priva de duchas y saneamiento adecuado. Cuenta el agricultor Anas que “un terrible olor provenía del inodoro, pero era mejor que el de las personas con sarna”. Cuando su compañero de celda fue golpeado en los dedos de los pies y desarrolló gangrena,  “todo el pasillo podía olerlo. Los guardias dejaron de venir por el olor. El doctor ni siquiera podía mirarlo. Dijo que las piernas tendrían que ser amputadas. Murió delante de mí”.

Y las brutales palizas como la sufrida por “Sameer”: “Era como si tuvieras un clavo y tratases de clavarlo una y otra vez en una roca. Era imposible, pero seguían y seguían. Deseaba que me amputaran las piernas de una vez para que no siguieran golpeándolas”. Un estudiante sometido a electrocución siente aún que “fue como si una parte de mi alma muriese. Después de aquello, no me queda alegría, ni risa”. Y un ex recluso remacha que “cuando me metieron allí, no vi personas, vi gusanos retorciéndose y entremezclados. No podía apoyar los dos pies en el suelo, no había suficiente espacio”.

Por eso “Hamid”, cuando veía llegar a nuevos presos, sabía que “estaban siendo llevados al matadero”, pero a la vez se sentía “feliz de que su sufrimiento llegara a su fin”. En realidad, recalca, “no estábamos tristes de morir, porque eso es lo que estábamos haciendo en la prisión. Estábamos muriendo todos los días, lentamente”.


Deja un comentario

Guantánamo: medidas de Obama.

EEUU: Nueva campaña por el cierre de Guantánamo en los últimos días de la presidencia de Obama

3 de enero de 2017

Cuando el presidente Obama inicia los últimos días de su presidencia, Amnistía Internacional Estados Unidos ha presentado una enérgica campaña para pedirle que use todas las facultades de su cargo para cerrar Guantánamo antes de que termine su mandato. Con una carta abierta dirigida al presidente, una contundente campaña de publicidad en marquesinas de autobús situadas en lugares estratégicos de Washington D.C., publicidad en Internet y la concentración de una coalición de organizaciones ante la Casa Blanca el 11 de enero, 15 aniversario de Guantánamo, Amnistía Internacional quiere hacer que Obama actúe antes de que tome posesión de su cargo el 20 de enero el presidente electo Donald Trump.

“Amnistía Internacional Estados Unidos está movilizando a sus simpatizantes de base y a todas las personas que defienden los derechos humanos para que le digan al presidente Obama que no se puede dejar Guantánamo al presidente electo Trump”, ha declarado Margaret Huang, directora ejecutiva de la organización. “Estamos enormemente preocupados por los derechos humanos en el próximo gobierno Trump, y eso incluye la promesa del presidente electo de ampliar la población de Guantánamo. No podemos arriesgarnos a dejar que esta institución de injusticia se haga permanente. El presidente Obama debe actuar con audacia ya y hacer todo lo posible en el tiempo que le queda para cumplir su promesa de cerrar Guantánamo.”

El anuncio publicitario de Amnistía Internacional en Internet y en las marquesinas de autobús muestra una imagen de la estatua de la Libertad en medio de una multitud, todos vestidos con los tristemente famosos monos de color naranja, con el mensaje: “No dejen Guantánamo a Trump”. El anuncio, que apunta a la acción online de Amnistía en la que se pide al presidente Obama que termine su trabajo y cierre Guantánamo definitivamente, estará en el D.C. varias semanas, hasta que finalice el gobierno Obama.

Próximamente se darán a conocer los detalles de la concentración del 11 de enero, iniciativa conjunta con el Centro de Derechos Constitucionales, Reprieve, Veterans for Peace, Witness Against Torture, National Religious Campaign Against Torture y otros.

La carta abierta de Margaret Huang enviada hoy a Obama dice, entre otras cosas:

“A pesar de sus medidas positivas hasta la fecha, su legado incluirá no haber curado esta corrupción de los ideales de justicia e imparcialidad de nuestro país. Dejará atrás Guantánamo como un sistema de injusticia que —tras sobrevivir 15 años, a dos partidos políticos y a cuatro mandatos presidenciales— podría permanecer abierto en un futuro próximo.

Nuestra preocupación se ve agravada por el enorme aumento de la retórica antimusulmana y antiinmigrantes durante el periodo electoral. Las propuestas para la reclusión sin cargos en gran escala, que en un tiempo parecía algo inconcebible, están ahora sobre la mesa como opciones que su sucesor podría aplicar. Guantánamo, con su vergonzosa tradición de secreto y aislamiento de las actuaciones procesales, sería un lugar demasiado cómodo para el encarcelamiento masivo, y devolvería a Estados Unidos a uno de los capítulos más sombríos de su historia.

“[…] Comenzó usted su presidencia con una orden ejecutiva para acabar con las detenciones en Guantánamo y cerrar el campo de detención. Le pedimos que la termine con una medida audaz para cumplir su promesa.”