Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Yemen: energía solar y distribución de agua potable. Resultados y perspectivas.

La energía solar provee un oasis de agua potable para miles de yemeníes

Mohamed Nasser
Tienda de paneles solares en Yemen.

12 Julio 2018

El proyecto de la agencia de la ONU para las migraciones es un método alternativo que combina el poder del sol, una fuente de energía renovable abundante en Yemen, con la necesidad de abastecer de agua potable a un país que ha vivido un brote de cólera recientemente debido al uso de aguas insalubres.

La Organización Internacional para las Migraciones ha traspasado esta semana al Gobierno de Yemen  un proyecto de energía solar que está ayudando a suministrar aproximadamente un millón de litros de agua diariamente a 55.000 personas en un país que enfrenta escasez de este elemento.

Hace dos semanas, la energía generada por los 940 paneles solares, instalados en tres escuelas en Amanat Al Asimah en las gobernaciones de Saná, comenzó a bombear agua a los residentes de los barrios de Shu’aub, Al Madinah Al, y Sho’ob.

Yemen es un país donde el 90 por ciento de la población no tiene acceso a suficiente agua. Por ese motivo, muchas personas se ven obligadas a utilizar fuentes de agua inseguras, lo que ha contribuido al reciente brote de cólera.

El proyecto tiene como objetivo proporcionar a las comunidades afectadas por el conflicto métodos alternativos de acceso al agua potable.

Viento, sol y agua 

OCHA/Giles Clarke

La energía renovable, recogida a través de paneles solares, impulsa bombas de agua que se encuentran en pozos profundos y sistemas de suministro. Este método reduce la dependencia y los altos costos recurrentes del uso de combustibles. Se estima que anualmente se ahorrarán 150.000 litros de diesel y 500 toneladas de emisiones de carbono gracias  a este sistema de agua menos dañino para el medio ambiente en la capital de Yemen.

El proyecto proporciona  agua  en lugares donde el suministro y los precios del combustible y otros productos básicos se ven muy afectados por el conflicto en curso y son, en el mejor de los casos, erráticos.

Giles Clarke/OCHA

Proyecto a largo plazo

Hamoud Obad, Gobernador de Saná, y Abdalah Al Hadi, el Viceministro de la Autoridad de Agua y Saneamiento, se unieron a Stefano Pes, Jefe de Emergencia, Transición y Recuperación de la OIM en Yemen en la ceremonia oficial el martes en Saná.

Esta iniciativa cuenta con el respaldo de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero (OFDA) de los Estados Unidos y el Gobierno de Alemania. La OIM planea expandir el proyecto a lo largo de Yemen para contribuir a la solarización sostenible en un país destrozado por la guerra.

Anuncios


Deja un comentario

Campaña del agua potable para el desarrollo sostenible.

Arranca oficialmente la Década del Agua para el Desarrollo Sostenible

OMM
Unos 2100 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

22 Marzo 2018

Con la demanda de agua dulce, que se prevé que aumente más del 40 % a mediados de siglo, y el creciente impacto del cambio climático, la escasez de agua constituye una gran preocupación, alertó el Secretario General de la ONU durante el lanzamiento del Decenio en la Asamblea General.

“Para el año 2050, al menos una de cada cuatro personas vivirá en un país donde la falta de agua dulce será crónica o recurrente”, aseguró Antonio Guterres este jueves, Día Mundial del Agua.

El titular de la ONU recalcó que sin una gestión efectiva de los recursos hídricos se corre el riesgo de intensificar las disputas entre las comunidades e incluso aumentar las tensiones entre las naciones.

“Hasta ahora, históricamente, el agua ha demostrado ser un catalizador para la cooperación, no para el conflicto. Pero no podemos dar por sentados ni la paz ni nuestros preciosos y frágiles recursos hídricos”, dijo.

Actualmente, el 40 % de la población mundial se ve afectada por la escasez de agua, el 80 % de las aguas residuales se vierten sin tratamiento al medio ambiente y más del 90 % de los desastres están relacionados con el agua.

Además, más de 2000 millones de personas carecen de acceso a agua potable y más de 4500 millones carecen de servicios de saneamiento adecuados. Muchas de las enfermedades más graves en el mundo en desarrollo están directamente relacionadas con el agua potable insegura, el saneamiento deficiente y las prácticas de higiene insuficientes.

“Quiero aprovechar hoy el lanzamiento de la Década de Acción del Agua para hacer un llamado a nivel internacional para que actúemos en materia de agua, saneamiento e higiene”, expresó Guterres.

© UNICEF/UN067453/Souleiman
Horriya, de doce años, carga un bidón de agua en el campamento de Ain Issa, a cincuenta kilómetros al norte de Al Raqqa.

Buscando soluciones

El Secretario General recordó que existen nuevas tecnologías para mejorar la forma en la que se administra el agua, pero a menudo estas son inaccesibles para quienes más lo necesitan.

“Por ejemplo, las mujeres y las niñas de los países de bajos ingresos gastan alrededor de 40.000 millones de horas al año en la recolección de agua. Eso es el equivalente al esfuerzo anual de toda la fuerza de trabajo de un país como Francia”, dijo Guterres, señalando que ese tiempo podría ser invertido en asistir a la escuela o buscar medios de subsistencia.

El titular de la ONU reveló que los Estados Miembros le han pedido que prepare un Plan de Acción para el Decenio del Aguay que este tendrá tres objetivos.

  • Transformar el enfoque actualmente basado en silos para el suministro de agua, el saneamiento, la gestión y la reducción del riesgo de desastres para combatir mejor el estrés hídrico, el cambio climático y aumentar la resiliencia.
  • Alinear todos los programas y proyectos de agua y saneamiento existentes con la Agenda 2030 de desarrollo sostenible.
  • Generar una voluntad política para fortalecer la cooperación y las alianzas.

El porqué de la Década del Agua.

El decenio busca acelerar las iniciativas encaminadas a hacer frente a los desafíos relativos a los recursos hídricos y fue proclamado por la Asamblea General comenzando el 22 de marzo de 2018 y terminando en la misma fecha de 2028.

La década hace énfasis en el desarrollo sostenible y una mejor gestión del agua para lograr los objetivos sociales, económicos y ambientales y ejecutar proyectos relacionados con éstos.

Otra de las metas principales del Decenio es conseguir también que la comunidad internacional impulse la adopción de programas ya existentes, tales como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 y el Acuerdo de París de 2015.

La campaña resalta además la importancia de promover el uso eficiente del agua a todos los niveles, teniendo en cuenta el nexo entre el agua, la energía, los alimentos y el medio ambiente.

Datos importantes

  • Unos 2100 millones de personas no tienen acceso a agua potable (Fuente: OMS/UNICEF, 2017)
  • Aproximadamente 4500 millones de personas carecen de servicios de saneamiento salubres (Fuente: OMS/UNICEF, 2017).
  • La escasez de agua afecta al 40 % de los habitantes del planeta (Fuente: OMS).
  • El 90 % de los desastres naturales están relacionados con el agua. (Fuente: UNISDR)
  • El 80 % de las aguas residuales vuelven a los ecosistemas sin haber sido tratadas o reutilizadas (Fuente: UNESCO, 2017).


Deja un comentario

Informe sobre el agua hoy y mañana en el mundo. Datos estadísticos.

Arranca oficialmente la Década del Agua para el Desarrollo Sostenible

OMM
Unos 2100 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

22 Marzo 2018

Con la demanda de agua dulce, que se prevé que aumente más del 40 % a mediados de siglo, y el creciente impacto del cambio climático, la escasez de agua constituye una gran preocupación, alertó el Secretario General de la ONU durante el lanzamiento del Decenio en la Asamblea General.

“Para el año 2050, al menos una de cada cuatro personas vivirá en un país donde la falta de agua dulce será crónica o recurrente”, aseguró Antonio Guterres este jueves, Día Mundial del Agua.

El titular de la ONU recalcó que sin una gestión efectiva de los recursos hídricos se corre el riesgo de intensificar las disputas entre las comunidades e incluso aumentar las tensiones entre las naciones.

“Hasta ahora, históricamente, el agua ha demostrado ser un catalizador para la cooperación, no para el conflicto. Pero no podemos dar por sentados ni la paz ni nuestros preciosos y frágiles recursos hídricos”, dijo.

Actualmente, el 40 % de la población mundial se ve afectada por la escasez de agua, el 80 % de las aguas residuales se vierten sin tratamiento al medio ambiente y más del 90 % de los desastres están relacionados con el agua.

Además, más de 2000 millones de personas carecen de acceso a agua potable y más de 4500 millones carecen de servicios de saneamiento adecuados. Muchas de las enfermedades más graves en el mundo en desarrollo están directamente relacionadas con el agua potable insegura, el saneamiento deficiente y las prácticas de higiene insuficientes.

“Quiero aprovechar hoy el lanzamiento de la Década de Acción del Agua para hacer un llamado a nivel internacional para que actúemos en materia de agua, saneamiento e higiene”, expresó Guterres.

© UNICEF/UN067453/Souleiman
Horriya, de doce años, carga un bidón de agua en el campamento de Ain Issa, a cincuenta kilómetros al norte de Al Raqqa.

Buscando soluciones

El Secretario General recordó que existen nuevas tecnologías para mejorar la forma en la que se administra el agua, pero a menudo estas son inaccesibles para quienes más lo necesitan.

“Por ejemplo, las mujeres y las niñas de los países de bajos ingresos gastan alrededor de 40.000 millones de horas al año en la recolección de agua. Eso es el equivalente al esfuerzo anual de toda la fuerza de trabajo de un país como Francia”, dijo Guterres, señalando que ese tiempo podría ser invertido en asistir a la escuela o buscar medios de subsistencia.

El titular de la ONU reveló que los Estados Miembros le han pedido que prepare un Plan de Acción para el Decenio del Aguay que este tendrá tres objetivos.

  • Transformar el enfoque actualmente basado en silos para el suministro de agua, el saneamiento, la gestión y la reducción del riesgo de desastres para combatir mejor el estrés hídrico, el cambio climático y aumentar la resiliencia.
  • Alinear todos los programas y proyectos de agua y saneamiento existentes con la Agenda 2030 de desarrollo sostenible.
  • Generar una voluntad política para fortalecer la cooperación y las alianzas.

El porqué de la Década del Agua.

El decenio busca acelerar las iniciativas encaminadas a hacer frente a los desafíos relativos a los recursos hídricos y fue proclamado por la Asamblea General comenzando el 22 de marzo de 2018 y terminando en la misma fecha de 2028.

La década hace énfasis en el desarrollo sostenible y una mejor gestión del agua para lograr los objetivos sociales, económicos y ambientales y ejecutar proyectos relacionados con éstos.

Otra de las metas principales del Decenio es conseguir también que la comunidad internacional impulse la adopción de programas ya existentes, tales como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 y el Acuerdo de París de 2015.

La campaña resalta además la importancia de promover el uso eficiente del agua a todos los niveles, teniendo en cuenta el nexo entre el agua, la energía, los alimentos y el medio ambiente.

Datos importantes

  • Unos 2100 millones de personas no tienen acceso a agua potable (Fuente: OMS/UNICEF, 2017)
  • Aproximadamente 4500 millones de personas carecen de servicios de saneamiento salubres (Fuente: OMS/UNICEF, 2017).
  • La escasez de agua afecta al 40 % de los habitantes del planeta (Fuente: OMS).
  • El 90 % de los desastres naturales están relacionados con el agua. (Fuente: UNISDR)
  • El 80 % de las aguas residuales vuelven a los ecosistemas sin haber sido tratadas o reutilizadas (Fuente: UNESCO, 2017).


Deja un comentario

Necesidad y problema del agua potable en el mundo.

Pozo de agua potable en Senegal, construido por UMOFC y Manos UnidasPozo de agua potable en Senegal, construido por UMOFC y Manos Unidas 

Con el Papa UMOFC y Manos Unidas impulsan el derecho al agua potable

Día Mundial del Agua: acciones concretas para garantizar el derecho al agua potable, ante la grave falta de abastecimiento hídrico en las regiones más necesitadas del mundo

Cecilia de Malak – Ciudad del Vaticano

Como nos anima el Papa, impulsamos el derecho al acceso al agua potable y a instalaciones sanitarias adecuadas

Entre las resoluciones aprobadas por la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas, en su Asamblea General, celebrada en Fátima (2014), está la que se refiere al uso sustentable del agua.

En el Día Mundial del Agua, ante los micrófonos de Vatican News, Araceli Cavero Pérez, entrevistada por María Lía Zervino, habla precisamente de un pozo de agua potable realizado en Senegal, gracias a un proyecto de Manos Unidas y al impulso de la UMOFC.

Araceli Cavero ha sido presidenta de Manos Unidas, que es la organización de la Iglesia católica española para la caridad, y en la actualidad es vicepresidenta regional para Europa de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas.

También se destaca el importante impulso del Papa Francisco al papel de la mujer en la Iglesia y en el mundo.

Escucha y descarga la entrevista completa
22 marzo 2018, 10:00

Día Mundial del Agua, el Papa: “Defender el agua es defender la vida”

En el Día Mundial del Agua, el Papa Francisco escribe en su cuenta oficial de Twitter, @Pontifex: “Defender la tierra, defender el agua, es defender la vida”.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Defender la tierra, defender el agua, es defender la vida”, lo escribe el Papa Francisco en un tweet con ocasión del Día Mundial del Agua, que se celebra anualmente el 22 de marzo, como una oportunidad de aprender más y defender este recurso hídrico.

La institución de este Día se remonta a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en la que se propuso declarar una fecha dedicada a este asunto. Es así que la Asamblea General de la ONU decidió designar el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.

Derecho humano al agua

En el marco de esta celebración, resuenan las palabras que pronunció el Papa Francisco en su discurso a los participantes en el Seminario “Derecho humano al agua”, organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias, el 24 de febrero de 2017.

“Como leemos en el libro del Génesis, el agua está en el comienzo de todas las cosas – afirmaba el Pontífice – es «criatura útil, casta y humilde», fuente de la vida y de la fecundidad. Por eso, la cuestión que ustedes tratan no es marginal, sino fundamental y muy urgente. Fundamental, porque donde hay agua hay vida, y entonces puede surgir y avanzar la sociedad. Y es urgente porque nuestra casa común necesita protección y, además, asumir que no toda agua es vida: sólo el agua segura y de calidad,  siguiendo con la figura de san Francisco: el agua «que sirve con humildad», el agua «casta», no contaminada”.

Refiriéndose al derecho humano al acceso al agua, el Obispo de Roma subrayó que este derecho debe ser tutelado por la legislación de cada país, pero al mismo tiempo, es también un deber con el agua.

“Toda persona tiene derecho al acceso al agua potable y segura; este es un derecho humano básico, y una de las cuestiones nodales en el mundo actual – precisaba el Santo Padre – es doloroso cuando en la legislación de un país o de un grupo de países no se considera al agua como un derecho humano. Más doloroso aun cuando se quita lo que estaba escrito y se niega este derecho humano. Es un problema que afecta a todos y hace que nuestra casa común sufra tanta miseria y clame por soluciones efectivas, realmente capaces de superar los egoísmos que impiden la realización de este derecho vital para todos los seres humanos”.

“El derecho al agua es determinante para la sobrevivencia de las personas y decide el futuro de la humanidad – puntualizaba el Obispo de Roma – por ello, es prioritario también educar a las próximas generaciones sobre la gravedad de esta realidad. La formación de la conciencia es una tarea ardua; precisa convicción y entrega. Y yo me pregunto si en medio de esta «tercera guerra mundial a pedacitos» que estamos viviendo, no estamos en camino hacia la gran guerra mundial por el agua”.

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco invitó a fomentar una cultura del cuidado de la naturaleza, una cultura del encuentro en favor de la casa común.

El respeto del agua es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos. Si acatamos este derecho como fundamental, estaremos poniendo las bases para proteger los demás derechos. Pero si nos saltamos este derecho básico, ¿cómo vamos a ser capaces de velar y luchar por los demás? En este compromiso de dar al agua el puesto que le corresponde, hace falta una cultura del cuidado y además fomentar una cultura del encuentro, en la que se unan en una causa común todas las fuerzas necesarias de científicos y empresarios, gobernantes y políticos”.

“Es preciso unir todas nuestras voces en una misma causa – alentaba el Papa Francisco – así ya no serán voces individuales o aisladas, sino el grito del hermano que clama a través nuestro, es el grito de la tierra que pide el respeto y el compartir responsablemente de un bien, que es de todos. En esta cultura del encuentro, es imprescindible la acción de cada Estado como garante del acceso universal al agua segura y de calidad”.

El Papa en el Día Mundial del Agua
22 marzo 2018, 12:33


Deja un comentario

Cada gota de agua cuenta. Alarma científica.

Once líderes mundiales alertan sobre la crisis del agua: cada gota cuenta

Banco Mundial/Flore de Preneuf
Mujeres recolectando agua en la árida Provincia Oriental de Kenya.

14 Marzo 2018

“Necesitamos una nueva perspectiva: repensar cómo entendemos, valoramos y gestionamos el agua como un recurso precioso”, aseguran en una carta abierta y en la que hacen un preciso llamamiento a todos y cada uno de los habitantes del planeta: “Allá donde uno se encuentre y haga lo que haga, todos tenemos la responsabilidad compartida en cambiar el futuro del agua”.

El toque de rebato fue hecho este miércoles por un panel de Alto Nivel que reúne a once jefes de Estado y un asesor especial en materia de agua y que está copresidido por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el presidente de Mauricio, Ameenah Gurib-Fakim.

El informe, titulado Que cada gota cuente: Una Agenda para la Acción del Agua, fue entregado al Secretario General de la ONU, António Guterres, y se enmarca en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

El documento revela que el 40 % de la población mundial está afectada por la escasez de agua y que, al menos, setecientos millones de personas corren el riesgo de verse desplazadas de aquí al 2030 debido a la falta de este recurso vital.

Esas cifras parecen reducidas frente a los 2000 millones de personas que en este momento se ven obligadas a beber aguaque no presenta todas las garantías de salubridad, o los 4500 millones que no cuentan con unas instalaciones sanitarias suficientemente higiénicas.

Una crisis con múltiples dimensiones

Pero, además, la falta de agua o el límite en el acceso al agua potable tienen ramificaciones que van más allá de la salud y afectan a aspectos sociales, culturales, económicos y ambientales.

Por ejemplo, las mujeres y las niñas sufren más por la falta de agua y de servicios de saneamiento, lo que pone en riesgo no solo su salud, sino su educación también.

Otro ejemplo resulta del hecho de que el 80 % de las aguas residuales es descargada en los mares y ríos sin ser tratada, lo que impacta en el medio ambiente.

También da una idea de la crisis el siguiente dato: el 90 % de los mil desastres naturales más devastadores desde 1990 han estado relacionados con el agua.

El mundo afronta una crisis del agua. El agua es un recurso precioso y una de las mayores amenazas al avance económico, la erradicación de la pobreza, la paz, la seguridad y el desarrollo sostenible”, señalan estos líderes en una carta abierta en la que reconocen la necesidad de poner en marcha “políticas sólidas, una gestión transparente e ideas innovadoras”.

También aseguran que es necesario doblar las inversiones en infraestructuras hidráulicas en los próximos cinco años y en buscar formas para hacer atractiva esa inversión.

Pero advierten que los “muchos cambios que se necesitan no van a ser fáciles”.

Una cuestión de vida o muerte

“El agua es un elemento esencial de los seres humanos. El 60 % de nuestro cuerpo está compuesto de agua, por lo que no es una exageración decir que la escasez de agua es un asunto de vida o muerte”, dijo el Secretario General, Antonio Guterres.

El informe supone una llamada para llevar a cabo un cambio fundamental en la forma en que el mundo gestiona el agua y poder lograr así los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el número 6, relativo al agua limpia y el saneamiento.

El agua, el cambio climático y América Latina

En representación de México, el documento fue entregado al Secretario General por el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano, y el director de la Comisión Nacional del Agua de México, Roberto Ramírez de la Parra.

Somos una región sumamente vulnerable ante los efectos del cambio climático, pero no había habido un esfuerzo importante de coordinación para diseñar políticas para enfrentar la escasez del agua”, explicó Pacchiano, en una entrevista con Noticias ONU. “Para 2030, casi el 40 % del planeta va a tener problemas de abasto de agua. Si no empezamos a tomar medidas hoy, vamos a tener dificultades”.

La principal víctima del cambio climático se llama agua”, dijo por su parte Ramírez de la Parra. Las lluvias torrenciales, los huracanes más potentes y las sequías son algunas de las consecuencias de este fenómeno. “Todo el mundo piensa en los gases de efecto invernadero, pero si alguien quiere ver qué está sucediendo con el cambio climático hay que voltear a ver el agua”.

Una de las recomendaciones que el panel ha presentado es crear una base de datos compartida entre diferentes países para, por ejemplo, administrar mejor las cuencas de agua compartidas. “México es un claro ejemplo. Nosotros compartimos frontera y cuenca con Estados Unidos, tanto por la parte del Río Bravo, como del Río Colorado”, explicó Ramírez. “Nuestras experiencias tienen que servir como recomendación para otros países”.


Deja un comentario

Tres de cada 10 personas carecen de agua potable.

Tres de cada 10 personas no tienen acceso a agua potable

Una mujer lleva agua agua desde una fuente a las afueras de su asentamiento ilegal en el área de Chandmari Juggi, en Uttar Pradesh, India. Foto: UNICEF / Prashanth Vishwanath

12 de julio, 2017 — Tres de cada diez personas en el mundo, o 2.100 millones, carecen de acceso a agua potable en el hogar, además de que seis de cada diez, o 4.500 millones, no poseen servicios de sanidad adecuados, según un nuevo informe conjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF.

La conclusión fundamental del informe es que demasiadas personas todavía no tienen acceso a estos beneficios, especialmente en las zonas rurales.

Las agencias de la ONU señalaron que el agua potable, el saneamiento y la higiene en el hogar no deben ser un privilegio sólo de los ricos o quienes viven en centros urbanos. Se trata de algunos de los requisitos más básicos para la salud humana.

Todos los países tienen la responsabilidad de garantizar que los ciudadanos puedan acceder a ellos, subrayaron.

El informe reconoce que miles de millones de personas han ganado acceso a agua potable y saneamiento desde el año 2000, pero estos no necesariamente proporcionan un servicio seguro.

Muchos hogares, centros de salud y escuelas carecen de agua y jabón para lavarse las manos.

Esto pone en riesgo la salud de las personas, pero especialmente de los niños pequeños, de contraer enfermedades como la diarrea.

El resultado es que cada año, 361.000 menores de cinco años mueren por ese padecimiento. La baja calidad de esos servicios también está vinculada a otras enfermedades como el cólera, la disentería, la hepatitis A y la tifoidea.