Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Chile: nuevos contactos del Papa sobre la actitud de la iglesia en el abuso de menores

Mayo en el Vaticano: encuentro con los obispos del ChileMayo en el Vaticano: encuentro con los obispos del Chile  (Vatican Media)

El Papa sigue de cerca los pasos para afrontar y prevenir casos de abusos en Chile

El Papa Francisco recibió en la Casa Santa Marta al Obispo de San Bernardo y la Presidenta del Consejo Nacional chileno de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas.

Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó que, el Santo Padre Francisco ha recibido esta mañana en la residencia Domus Santae Martae a Mons. Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo (Chile), y a Ana María Celis Brunet, Presidenta del Consejo Nacional chileno de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas.

 

Consuelo y reparación

 

El objetivo del encuentro – se lee en el Comunicado – era informarse e intercambiar opiniones sobre los pasos que se están dando en Chile para afrontar los casos de abuso y para prevenir que vuelvan a suceder.

Un punto importante de la conversación ha sido el sufrimiento de las víctimas y su necesidad de hallar consuelo y reparación.

El Papa Francisco, que sigue con interés cada avance por parte de la Conferencia Episcopal Chilena, ha expresado su deseo de que se sigan aclarando todos los interrogantes para que se pueda dar una respuesta justa a cada uno.

(Vatican News)

Anuncios


Deja un comentario

Chile: los obispos y su comportamiento ante los abusos de menores. Entrevista.

papa francisco obispos chile encuentro abusos menores entrevista mons. ramosEn la foto, el Papa Francisco con los obispos de Chile en el encuentro tenido en mayo pasaso.  (Vatican Media)

Chile, abusos. Obispos: lo que vivimos como Iglesia es muy doloroso

Entrevista a Monseñor Fernando Ramos, Secretario General de la CECh, sobre las conclusiones de la Plenaria extraordinaria de los obispos chilenos dedicada al tema de los abusos

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El pasado 3 de agosto, los Obispos de la Conferencia Episcopal Chilena hicieron pública una declaración, al culminar su CVI Asamblea Plenaria Extraordinaria, en la que reconocieron haber fallado a su deber de pastores al “no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos”.

“A veces – escribieron los prelados – no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes”.

Sobre dicha Plenaria y sus conclusiones, dialogamos con Monseñor Fernando Ramos,Secretario General de la CECh, Auxiliar de Santiago y Administrador Apostólico de la Diócesis de Rancagua. Esto fue lo que nos dijo:

Entrevista a Mons. Ramos

R.- La semana pasada tuvimos una Asamblea Plenaria Extraordinaria todos los obispos de Chile dividida en dos momentos, el primero del lunes al miércoles, en que estuvimos reunidos todos los obispos sólo entre nosotros. Tuvimos una conversación muy franca, muy abierta, en la que cada uno pudo contar su experiencia, lo que ha vivido en los últimos meses que han sido muy intensos a nivel eclesial desde que nos reunimos con el Santo Padre en Roma, también con las distintas comunicaciones que hemos recibido del Santo Padre que han iluminado nuestra reflexión. Y luego, desde el miércoles hasta el viernes, se incorporaron los vicarios pastorales de las diócesis de Chile y otros laicos y personas que colaboran pastoralmente, para poder enriquecer la reflexión sobre lo que tenemos que hacer de ahora en adelante con la ayuda de ellos. Fue desde ese punto de vista un momento muy importante de tomarle el peso a la crisis que estamos viviendo como Iglesia relacionada con el tema de los abusos y de cómo podemos enfrentarla para ir solucionando estas situaciones.

¿A la fecha se han hecho públicas algunas investigaciones sobre presuntos abusos?

R.- Sí, en el último tiempo efectivamente todas las investigaciones previas que tienen que ver con abusos sexuales a menores de edad o presuntos abusos sexuales se están haciendo públicas, y queremos establecerlo como principio. Esto en conexión a cómo nosotros podemos colaborar de forma eficaz y fluida con el ministerio público, con la justicia chilena, para que la justicia también asuma el rol que le corresponde para perseguir estos delitos. Estamos encaminados y se están haciendo conversaciones para llegar a un acuerdo con la Fiscalía nacional y establecer un criterio que nos deje conforme a nosotros como Iglesia y a la fiscalía también como institución del Estado de Chile, para poder proveer la información necesaria y en tiempo oportuno cuando nos veamos presuntamente enfrentados a este tipo de delitos.

¿Cuál es la prescripción legal de los delitos en Chile y qué han manifestado los obispos al respecto?

R.- En Chile en este momento hay una prescripción de cinco años, desde el punto de vista de la legislación civil chilena. La Iglesia ha aumentado la prescripción a veinte años desde que la víctima cumple los dieciocho años, y tiene contemplada la posibilidad de que se levante la prescripción. Entonces, todos sabemos y por lo que hemos podido conocer con mayor profundidad, especialmente gracias al aporte de especialistas que han estudiado estos temas, que en el abuso sexual de menores de edad, una de sus consecuencias graves, es que las personas que han experimentado este tipo de situaciones se guardan en su corazón y en su conciencia por muchos años y con mucho dolor estas cosas, por miedo a denunciar o por inseguridad para hacerlo, entonces, también en el documento decimos que valoramos enormemente todos los esfuerzos que en la sociedad chilena se están dando para aumentar el tiempo de prescripción o bien eliminarlo. Sabemos que eso puede traer dificultades desde el punto de vista de la investigación, pero creemos que tenemos que hacer todos los esfuerzos para que efectivamente aquellos que cometen el delito de abuso sexual a menores cumplan su responsabilidad de frente a los tribunales de justicia chilena.

Otro punto expresado en el mensaje fue el de la cercanía que tienen para con los laicos, laicas, sacerdotes, religiosos y religiosas, que durante todo este tiempo han seguido anunciando su fe en Cristo. ¿Tiene un mensaje para ellos?

R.- Sí, porque este momento que hemos vivido como Iglesia ha sido muy doloroso para muchos, para todos, no sólo para los obispos, también para los sacerdotes y muchos laicos que generosamente prestan voluntariamente su tiempo para colaborar en la evangelización. La gran mayoría de los sacerdotes, los laicos, religiosos y religiosas no están, ciertamente, involucrados en este tipo de situaciones, pero, por el hecho de ser sacerdotes o por estar ayudando y colaborando con la Iglesia han sentido y experimentado muchas veces el desprecio, la crítica, la descalificación de otras personas, y se sienten un poco abatidos muchos de ellos por esa situación y también por la situación en sí misma, que es reprobable y que a todos nos deja perplejos de que ocurra dentro de la Iglesia y profundamente entristecidos. Pero esto es una palabra de apoyo para este gran mundo de personas, de agentes pastorales que con gran generosidad entrega y amor por el Reino hacen lo suyo para alentarlos a seguir trabajando por este camino.


Deja un comentario

Felicitación del Papa a los obispos chilenos.

Papa envía carta al Episcopado chileno y apoya sus decisiones para contrastar abusos

El Papa Francisco valora las decisiones concretas de la Conferencia Episcopal de Chile contra los abusos por parte del clero y subraya que estas decisiones “ayudarán de modo decisivo” a contrastar la plaga de la pederastia.

Mireia Bonilla – Ciudad del vaticano

Tras finalizar la Asamblea Plenaria Extraordinaria de los obispos chilenos, reunidos del 30 de julio al 3 de agosto en la ciudad costera de Punta de Tralca, para abordar el tema de la pederastia por parte de miembros de la Iglesia, el Santo Padre les envió una carta en la que enfatiza que las decisiones tomadas en esta Asamblea “ayudarán decisivamente” a contrarrestar el flagelo de la pedofilia y alaba la unidad del Episcopado “en el cuidado pastoral del pueblo sagrado de Dios” como un “ejemplo edificante”.

El documento, fechado el 5 de agosto y escrito a mano por Francisco, que la Conferencia Episcopal chilena ha publicado en su sitio web, está dirigida al presidente de los Obispos del país, Mons. Santiago Silva Retamales. En la carta, el Papa Francisco expresa su propia evaluación sobre el documento “Declaraciones, decisiones y compromisos de los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile” elaborado por los obispos al final de la Asamblea.

Decisiones concretas

Recibido y leído el documento “con cuidado”, Francisco asegura que está “impresionado por el trabajo de reflexión y discernimiento” y por las “decisiones tomadas” para luchar contra el abuso. El Pontífice define tales decisiones como “realistas y concretas” y expresa que está seguro “que ayudarán decisivamente en todo este proceso”.

Comunidad Episcopal Unida

“Pero lo que más me ha impresionado”, dice el Papa en su carta, “es el ejemplo de una comunidad Episcopal unida en el cuidado pastoral del pueblo fiel de Dios. Gracias por este ejemplo edificante … porque ‘construye’ la Iglesia”.

Por su parte, el Presidente de la Conferencia Episcopal Chilena Mons. Santiago Silva, afirma – a través del sitio web Oficial de la Iglesia chilena – “haber encontrado consuelo en las palabras del Pontífice”. “Su carta – escribe – nos consuela y nos revive para continuar en este camino de corrección, de rehabilitación y reparación, de re-encuentro con nuestra misión como Iglesia del pueblo de Dios, con nuestros ojos fijos en el Señor”.

El camino está indicado en el documento al que se refiere el Papa y en el que, en resumen, los 32 obispos de Chile piden solemnemente el perdón a todas las víctimas de abusos. Los obispos además, reconocen “de haber fracasado en sus funciones” y anuncian – después de las varias renuncias presentadas al Papa después del encuentro a mediados de mayo en el Vaticano – que también han puesto en marcha nuevas disposiciones para laicos y religiosos con el objetivo de que no se repitan nuevos casos.

El texto original de la Carta Pontificia

En la carta pontificia que envía el Papa Francisco a S.E.R. Mons. Santiago Silva Retamales, Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, se lee:

Querido hermano,

¡Un cordial saludo!

Recibí y leí con atención el Documento “Declaración, Decisiones y Compromisos de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile” del pasado 3, y quedé impresionado por el trabajo de reflexión, discernimiento y decisiones que han hecho. Que el Señor les retribuya abundantemente este esfuerzo comunitario y pastoral.

Las decisiones son realistas y concretas. Estoy seguro de que ayudarán decididamente en todo este proceso. Pero lo que más me tocó es el ejemplo de comunidad episcopal unida en el pastoreo del santo pueblo fiel de Dios. Gracias por este ejemplo edificante… porque “edifica” la Iglesia.

Permanezco a disposición y los acompaño desde aquí. Por favor no se olviden de rezar y hacer rezar por mí.

Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide.

Fraternalmente, Francisco.


Deja un comentario

Chile: confesión pública de culpas y errores de los obispos sobre abusos de menores.

Mons. Fernando Ramos, Secretario Gral y Mons. Santiago Silva Retamales, Presidente de la CEChMons. Fernando Ramos, Secretario Gral y Mons. Santiago Silva Retamales, Presidente de la CECh 

Chile: Obispos reconocieron haber fallado a su deber en los casos de abuso

En su Asamblea Plenaria Extraordinaria los obispos reconocieron haber fallado a su deber de pastores en los casos de abuso sexual a menores y dieron a conocer decisiones y compromisos de corto y mediano plazo para alcanzar verdad, justicia y reparación a las víctimas.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

“Nos hemos reunido los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile y administradores apostólicos en una asamblea plenaria extraordinaria, para abordar la situación que vive la Iglesia Católica en el país, particularmente a raíz de los graves casos de abuso cometidos por personal consagrado”: así inicia la declaración, al término de su 116ª Asamblea Plenaria Extraordinaria, de los obispos de la CECh, emitida en Punta de Tralca, este 3 de agosto de 2018.

“Queremos reconocer humildemente que hemos fallado”

Tras referir la labor de diálogo que han realizado en las diócesis en este tiempo “de escucha, oración y discernimiento”, los prelados reconocen humildemente haber fallado a su deber de pastores al “no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos”. “A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes”, escriben.

Asimismo expresan su arrepentimiento “ante quienes han acompañado a las víctimas, a sus familias, a quienes han realizado responsablemente esfuerzos por buscar la verdad, la justicia, la reparación y la purificación, y a los cientos de consagrados y laicos que diariamente dan testimonio del amor, la misericordia y la redención de Cristo y que se ven afectados en su ministerio por causa de los errores, pecados y delitos cometidos”, y reconocen que no siempre han  sabido acoger en todas las instancias eclesiales las orientaciones del Consejo Nacional de Prevención para abordar oportunamente los casos de abuso sexual.

“Nuestras faltas u omisiones han causado dolor y perplejidad, han afectado la comunión eclesial y han dificultado la conversión y minado la esperanza”.

“De ningún modo hemos querido causar ni agravar el daño producido”

Manifiestan luego que de ninguna manera han querido causar ni agravar el daño producido y que “mirado en una perspectiva del tiempo, algunos de nosotros pudimos ser más activos y atentos al dolor sufrido por las víctimas, familiares y la comunidad eclesial”.

En la segunda parte de la declaración se dan a conocer las decisiones y compromisos tomados. Entre las decisiones, en primer lugar se encuentra la futura inclusión de un Anexo a las Líneas Guía “Cuidado y Esperanza” relativo a la plena voluntad de colaborar con el Ministerio Público en la entrega de los antecedentes sobre abuso sexual a menores de edad, resguardando los nombres de denunciantes y víctimas que expresamente soliciten reserva de su identidad, el cual será dado a conocer apenas se formalice el acuerdo de colaboración con la Fiscalía Nacional que trabaja un equipo jurídico en representación de la Conferencia Episcopal de Chile.

Públicas las investigaciones previas sobre presunto abuso

A partir de dicha fecha, explican luego los obispos, “daremos a conocer públicamente toda investigación previa sobre presunto abuso sexual de menores de edad realizada en nuestras jurisdicciones”.

Entre las decisiones subsiguientes, está aquella de recabar información actualizada sobre la cantidad de investigaciones previas y procesos penales en curso en el país, la creación de un Departamento de Prevención de Abusos para ejecutar las orientaciones del Consejo Nacional, y la reposición de los nombres de clérigos con sentencias definitivas civiles y canónicas por abuso de menores de edad en el sitio web del Consejo www.iglesia.cl/prevenirabusos.

La prescripción legal de los delitos de abuso

Entre los compromisos asumidos está aquel de incrementar su propia disponibilidad para encontrar personalmente a las víctimas de abusos cometidos por clérigos, para, dicen, “acogerles, escucharles”, y ponerse junto con los equipos de acogida “a su disposición para todo cuanto ayude a sanar las heridas”. Un signo que solicitan también realicen los superiores de institutos de vida consagrada.

Por otra parte se comprometen a la elaboración de un “protocolo de buen trato” que buscará fomentar relaciones basadas en el respeto por la dignidad de la persona, en ambientes parroquiales, comunitarios y educativos, especialmente dirigido a quienes ejercen cargos de autoridad, responsabilidades directivas y a quienes atienden a personas, y de un “código de comportamiento para los ministros ordenados”. Ambos instrumentos se darán a conocer en abril de 2019.

Los obispos se comprometen a “hacer una mirada autocrítica de los aspectos estructurales de nuestras diócesis que permitieron la ocurrencia y perpetuación del abuso en la iglesia para que estos hechos nunca más se vuelvan a repetir”, y manifiestan valorar la voluntad de “estudiar los plazos de prescripción legal de los diversos delitos de abuso sexual de menores contenidos en la legislación estatal, de manera que el paso del tiempo no inhiba la posibilidad de sancionar tales ilícitos y de proceder a los procesos de reparación en sus diversos aspectos”.

El Estado cuente con los obispos para velar sobre menores

Por último aseguran saber que las decisiones y compromisos a corto y mediano plazo anunciadas “no solucionan, por sí solos, el dramático flagelo del abuso en nuestra Iglesia, y las complejas causas y raíces del mismo”, y aseveran que “a cada obispo y superior religioso corresponde enmendar, perfeccionar y dar las adecuadas garantías, respecto de sus jurisdicciones”.

“A todos los bautizados y bautizadas que conformamos el pueblo de Dios – cercioran – nos corresponde ejercer nuestra corresponsabilidad en la misión de la Iglesia, con una actitud adulta y crítica en la construcción del tejido comunitario”, como de igual modo “las instancias del Estado, judiciales, políticas y sociales”, están llamadas a cumplir con la misión “de velar por el cuidado de niños, niñas y adolescentes y de buscar legislaciones más adecuadas para castigar el abuso y promover su prevención”. “Desde la Iglesia, – se lee en la declaración – cuentan con toda nuestra disposición”.

Cercanía a los laicos/as, religiosos/as, diáconos y sacerdotes

En la conclusión los Obispos expresan su cercanía a todos los hombres y mujeres laicos, religiosas y religiosos, diáconos y sacerdotes que viven la conmoción por estos graves y contradictorios episodios, quienes no “han dejado de anunciar su fe en Cristo ni de servir a los demás en la comunión de la Iglesia”.


Deja un comentario

El clero chileno y el silencio sobre abusos sexuales.

MARTEDÌ 31 LUGLIO 2018

Cile

90 indagini canoniche su abusi tra il 2007 e oggi non sono mai state comunicate alla giustizia civile cilena e a volte neanche alla Congregazione per la Dottrina della Fede. Nel mirino degli inquirenti il cardinale Errázuriz e mons. Goic

(a cura Redazione “Il sismografo”)

Mons. A. Goic   –   Card. FJ Errázuriz

Ora in alcune parrocchie di Santiago frequentate dal card. F. J. Errázuriz gruppi di fedeli chiedono in assemblee pubbliche di evitare nuovi inviti al porporato. Procuratore Arias: confermata la distruzione di prove come denunciò il Papa.

(Luis Badilla – ©copyright)  In Cile nelle indagini del Procuratore della Regione di O’Higgins, Emiliano Arias, che come prima conseguenza rilevante nel caso delle gerarchie cattoliche hanno determinato la convocazione ai tribunali della città di Rancagua – come imputato di presunti occultamenti di abusi sessuali – l’arcivescovo di Santiago, cardinale Ricardo Ezzati, ora si prospettano, secondo la stampa cilena, probabili convocazioni simili o identiche, e cioè per occultamento di abusi, sia per l’emerito della capitale, cardinale Francisco Javier Errázuriz, membro del Consiglio dei 9 cardinali consulenti del Papa, sia per mons. Alejandro Goic, fino a qualche settimana Presidente della Commissione episcopale per la prevenzione degli abusi e per l’accompagnamento delle vittime creata nel 2011.

Alcune testate cilene ormai si dichiarano certe che questi due alti prelati saranno chiamati dal Procuratore Arias, a rispondere  a molte domande, così come il cardinale Ezzati il prossimo martedì 22 agosto, su vicende per le quali rischiano di essere imputati di “occultamento”.
90 casi non trasmessi alla giustizia e alcuni neanche al Vaticano

La notizia nuova è questa: gli inquirenti, nel voluminoso materiale cartaceo e digitale sequestrato durante le perquisizioni alle sedi dell’arcivescovado di Santiago e di Rancagua, città della quale è emerito mons. A. Goic, hanno individuato con precisione almeno 90 indagini canoniche dal 2017 ad oggi e nessuna delle quali, incluse quelle molto gravi, è stata mai comunicata alla giustizia civile del Paese e in certi casi neanche alla Congregazione per la Dottrina della Fede (Vaticano). Se così fosse si tratta di un fatto gravissimo poiche le norme della Santa Sede dicono che in questi casi, se coinvolti minorenni, tuti gli antecedenti della vicenda devono essere trasmessi assolutamente alla Congregazione. (delicta graviora – 21 maggio 2010 – Benedetto XVI)
Cardinale Francisco Javier Errázuriz
Gli inquirenti, inoltre, sostengono, in particolare nei casi dell’archivio ecclesiastico sequestrato nell’arcivescovado di Santiago, che il numero così elevato di indagini finite nel nulla, portano la firma quasi sempre del cardinale Francisco Javier Errázuriz e quelle di diversi promotori di giustizia del Tribunale ecclesiastico metropolitano. E ciò – precisano ai giornalisti – vorrà dire qualcosa dal punto di vista delle responsabilità. Gli inquirenti vedono in questi casi una sorta di condotta metodica che di fatto configura una partecipazione in atti illeciti caratteristici di chi occulta o copre. Il Procuratore Arias ha già sottolineato in recenti diverse interviste che si tratta di ripercorrere l’intera catena individuando per ogni singola persona la responsabilità e il ruolo. In questa catena le persone coinvolte a titolo diverso e con attribuzioni differenti erano in tanti e ora, si dice, non deve sfuggire nessun nome all’analisi. Il Procuratore Arias, parlando con il giornale spagnolo El País, ha detto giorni fa: “Chi è il responsabile di un’organizzazione e di quanto succede nel territorio nel caso della chiesa? Il vescovo! Per quali mani passano tutte le denunce di abusi sessuali contro bambini, bambine e adolescenti? Per quelle del vescovo! I vescovi conoscono tutto il processo”, ha aggiunto.

A questo punto appare chiarissimo il pensiero e la strategia della giustizia cilena nei confronti degli abusi nella chiesa cattolica locale. Con questo modo di pensare e agire gli inquirenti hanno ampio sostegno dell’opinione pubblica – si direbbe plebiscitario – e anche delle autorità, a cominciare dal Presidente della Repubblica, Sebastián Piñera.
Mons. Alejandro Goic

Nel caso del vescovo emerito di Rancagua, mons. Alejandro Goic, si potrebbero configurare accuse simili per due motivi: primo, perché come Presidente della Commissione episcopale per la prevenzione degli abusi e per l’accompagnamento delle vittime per ben 17 anni sicuramente ha conosciuto tutti le indagini e denunce che non furono mai portate a risoluzione finale e che ora, si ritiene, sono state semplicemente insabbiate. Poi al vescovo Goic lo attende una questione specifica nella sua ex diocesi dove viene sospettato di aver ricevuto numerose denunce e testimonianze su condotte inappropriate di diversi preti e di non aver fatto nulla.

Intanto, in ambienti ecclesiastici, ai giornalisti cileni in queste ore si continua a ripetere: i sacerdoti non essendo ufficiali pubblici non avevano nessun obbligo legale di fare denunce ai tribunali e poi, si osserva, è stato sempre una forte preoccupazione della chiesa proteggere le vittime da scandali mediatici o sofferenze processuali.

Dai tribunali, ai giornalisti che riferiscono le posizioni della chiesa, arriva subito una controrisposta: si tratta di argomenti immorali con i quali si può nascondere anche il crimine più orrendo e ciò dimostra che per le vittime non c’era neanche il senso di una minima pietà.
Non più inviti al card. Errázuriz …

In queste ore la stampa di Santiago riferisce anche di alcune parrocchie dei quartieri benestanti della capitale dove in assemblee pubbliche interne si è deciso di chiedere ai parroci di non invitare mai più al cardinale Francesco Errázuriz. In concreto, fedeli di Macul e Nuñoa hanno chiesto al parroco, Sebastián Vial, della parrocchia di “Santo Tomás Moro”, di non invitare il porporato poiché spesso “nelle omelie delle sue messe, prova a screditare le missioni di mons. Charles Scicluna e Jordi Bertomeu. Il cardinale Errázuriz cerca di ridimensionare la gravità della situazione, del nostro dramma, della crisi che stiamo vivendo, ripetendo sempre che è tutto un’esagerazione”, ha dichiarato a La Tercera Pauline Saintard, fedele della parrocchia di sant’Agostino.

Confermato: sono state distrutte alcune prove di abuso
Ieri, inoltre, il Procuratore Arias dopo aver lanciato solo alcune ipotesi ha confermato, come fatti dimostrabili giuridicamente, la “distruzione da parte di responsabili ecclesiastici di prove in alcuni casi di abuso”. Il Procuratore ha aggiunto di non essere sorpreso poiché, “a pagina 9 della lettera del Papa ai vescovi  cileni” (consegnata personalmente in Vaticano il pomeriggio dello scorso 15 maggio) lo denuncia Francesco stesso. Infatti il Papa scrive: “Un’altra circostanza analoga che mi ha causato perplessità e vergogna è stata la lettura delle dichiarazioni che certificano pressioni esercitate su coloro che dovevano condurre l’istruzione dei processi penali, o finanche la distruzione di documenti compromettenti da parte di incaricati di archivi ecclesiastici, evidenziando così un’assoluta mancanza di rispetto per il procedimento canonico e, più ancora, pratiche riprovevoli che andranno evitate nel futuro.” (Punto 2 della nota a pié pagina N° 24)


Deja un comentario

Acusaciones de abuso sexual a personal ONU o colaboradores.

La ONU recibe 70 nuevas denuncias de explotación y abuso sexual en tres meses

MONUSCO/Alain Likota
Naciones Unidas trabaja con las comunidades de Kavumo, en la República Democrática del Congo para sensibilizar a la población sobre la prevención de la explotación sexual y los abusos. Foto: MONUSCO

30 Julio 2018

Las denuncias comprenden todas las entidades y entidades implementadoras de las Naciones Unidas entre comienzos de abril y finales de junio de este año. El portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq, anunció el lunes 18 casos relacionados con operaciones de paz y 25 más de “agencias, fondos y programas”.

 

 

“Hay que tener en cuenta que no todas las denuncias se han verificado completamente y que muchas se encuentran en la fase de evaluación preliminar”, explicó el portavoz de la ONU a los periodistas en Nueva York, antes de anunciar el desglose de las 70 acusaciones.

Un total de 43 denuncias involucran al personal de las Naciones Unidas; 24 se relacionan con el personal no directamente afiliado a la ONU que trabaja para los socios implementadores; y otras tres se relacionan con fuerzas internacionales no pertenecientes a las Naciones Unidas.

De estos 70 incidentes denunciados, 27 tuvieron lugar este año, nueve en 2017, cinco en 2016, 10 en 2015 y dos presuntamente ocurrieron en 2014. Se desconoce la fecha de 17 denuncias.

La gran mayoría, 46, se clasifican como explotación sexual, definida como “cualquier abuso o intento de abuso de alguien en una posición de vulnerabilidad, de una diferencia de poder o confianza con fines sexuales, que incluye, entre otros, el beneficio monetario, social o político de la explotación sexual del otro “.

Otros 18 se clasifican como abuso sexual, definido como “la intrusión física real o amenazada de naturaleza sexual, ya sea por la fuerza o bajo condiciones desiguales o coercitivas”. Otros seis fueron clasificados como “otros”, o de naturaleza desconocida.

Las mujeres y las niñas son las que más sufren este flagelo, según las cifras presentadas por Farhan Haq. De un total de 84 víctimas denunciadas, 46 son mujeres, 17 son niñas (menores de 18 años) y 12 son mujeres cuya edad se desconoce. Además, un niño (menor de 18 años) y cinco hombres de edad desconocida también se encuentran entre las víctimas.

De los 88 supuestos perpetradores, 80 son hombres, con cuatro mujeres y otras cuatro personas cuyo sexo es desconocido.

Según Haq, hasta ahora, tres de las alegaciones se han sustanciado mediante una investigación; dos casos no han sido comprobados y cuatro fueron cerrados debido a otras circunstancias. Los 61 restantes se encuentran en diversas etapas de investigación o en revisión preliminar. Se han remitido un total de 16 denuncias a los Estados miembros pertinentes para que actúen.


Deja un comentario

El Papa acepta la renuncia de McCarrick al cardenalato.

Abusos; el Papa acepta la renuncia de McCarrick: ya no es cardenal

El Pontífice recibió ayer por la noche la carta de dimisión del arzobispo emérito de Washington. Suspendido de todo ministerio público, llevará una vida de oración y penitencia hasta que las acusas en su contra sean aclaradas por completo en el proceso canónico

McCarrick

CONDIVIDI
149
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 28/07/2018
Ultima modifica il 28/07/2018 alle ore 14:32
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

 

Después de las acusaciones de abusos contra menores, el cardenal Theodore MCCarrick presentó al Papa su renuncia como miembro del Colegio Cardenalicio. Francisco aceptó la dimisión del arzobispo emérito de Washington y, por lo tanto, ya no es cardenal.

 

La Sala de prensa vaticana lo refirió con una breve nota en la que se explica que la carta de renuncia de McCarrick llegó ayer a manos del Pontífice por la noche.

 

«El Papa Francisco –se lee en el comunicado– ha aceptado las dimisión de cardenal y ha dispuesto su suspensión del ejercicio de cualquier ministerio público, además de la obligación de permanecer en una casa que le será indicada, para una vida de oración y de penitencia, hasta que las acusaciones que se dirigen en su contra sean aclaradas por el proceso canónico regular».

 

El pasado 20 de junio se le prohibió el ministerio público después de la acusación en su contra de haber violado a un adolescente hace 45 años, mientras era un sacerdote de Nueva York, sede en la que fue nombrado obispo auxiliar en 1977. Fue arzobispo de Newark de 1986 a 2000, año en el que fue elegido para guiar la diócesis de la capital federal estadounidense por Juan Pablo II, quien un año más tarde, le creó cardenal. McCarrik ha estado en el centro de acusaciones y polémicas, casi siempre pasando en sordina, por haber estado involucrado en relaciones sexuales con adultos.

 

Algunas fuentes consultadas por Vatican Insider revelan que muchos en la diócesis de Newark estaban al corriente de los comportamientos poco apropiados del cardenal, sobre todo con los seminaristas más jóvenes, que le acompañaban durante sus viajes por los Estados Unidos o a Europa. Parece que McCarrick, en algunas ocasiones, habría explícitamente pedido prestaciones sexuales a chicos. Algunos miembros de las familias que acostumbraba visitar le veían tan a menudo que le llamaban “tío Ted”.

 

El mismo cardenal Joseph Tobin, actual arzobispo de Newark, en la nota de junio publicada en el sitio de la diócesis con la que se anunció la suspensión de McCarrick, afirmó: «en el pasado, ha habido acusaciones según las cuales él estaba involucrado en relaciones sexuales con adultos. Esta arquidiócesis y la diócesis de Metuchen han recibido tres acusaciones de mala conducta sexual con adultos hace décadas; dos de estas acusaciones incluso llevaron a ofrecer indemnizaciones».

 

El arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, afirmó en esa misma ocasión que la acusación contra el cardenal por haber abusado era «ha sido la primera indicación de una violación de la Carta para la protección de los niños y de los jóvenes que se haya hecho en contra de él y de la que la arquidiócesis esté al corriente». Los resultados de la investigación fueron entregados al Arciciocesan Review Board, un grupo de profesionales compuesto por abogados, expertos de las fuerzas del orden, padres de familia, psicólogos, un sacerdote y una religiosa: todo el comité consideró «las afirmaciones creíbles y fundadas».

 

Por su parte, McCarrick siempre ha declarado la propia inocencia, afirmando que no recuerda haber perpetrado el abuso del que se le acusa, puesto que habría sucedido hace casi medio siglo, pero que estaba dispuesto a colaborar con las investigaciones y a aceptar «con obediencia» la decisión de la Santa Sede de no ejercer ningún ministerio público. Después de un mes de fuertes polémicas, sobre todo en los medios de comunicación estadounidenses, el purpurado decidió renunciar a su puesto en el Colegio Cardenalicio, al que pertenecía en calidad de no elector en el caso de un eventual Cónclave.

 

Hace pocos días, el cardenal de Boston Sean O’Malley, presidente de la Pontificia Comisión para la Defensa de los Menores y uno de los más cercanos colaboradores del Papa (pues forma parte del llamado “C9”), publicó una nota sobre el caso McCarrick indicando que, teniendo el cuenta el caso del arzobispo emérito de Washington, «las disculpas no son suficientes». Subrayó que hay que identificar con urgencia procedimientos claros y definidos para los casos de pederastia en los que se vean involucrados obispos y cardenales.

 

En la historia reciente de la Iglesia no hay casos de renuncias de un cardenal debido a abusos sexuales. La única renuncia efectiva de un purpurado fue hace 91 años, en 1927, cuando el francés Louis Billot dejó el birrete por no estar de acuerdo “políticamente” con Pío XI, conocido también por su severidad con sus colaboradores. Mucho más semejante, en cambio, sería el caso del cardenal escocés Keith O’Brien, quien, en vísperas del Cónclave e 2013 que eligió al Papa Bergoglio, presentó su «renuncia a los derechos y a las prerrogativas del cardenalato» después de haber sido acusado (y de haber confesado) de haber abusado de tres sacerdotes y un ex seminarista durante los años ochenta y noventa. O’Brien, que falleció en marzo de 2018, no participó en el Cónclave que eligió al Papa Bergoglio, pero no perdió el título cardenalicio.