Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La cumbre del Vaticano sobre los abusos a menores. Programa. Previsiones

Archbishop Charles J. Scicluna of Malta and Cardinal Blase J. Cupich of Chicago, members of the organizing committee for the Feb. 21-24 Vatican meeting on the protection of minors in the church, attend a press conference to preview the meeting at the Vatican Feb. 18, 2019. Also pictured is Alessandro Gisotti, interim Vatican spokesman. (CNS photo/Paul Haring) 

In a significant development to ensure as much transparency as possible at the first-ever summit on the protection of minors in the church (Feb. 21-24), the Vatican will live-stream all the keynote speeches and the interventions of Pope Francis, as well as the penitential service and the closing Mass. All this can be followed in the United States, Canada and other countries worldwide.

Furthermore, the Vatican has also opened a special website that is accessible to the public. It provides substantial information not only on the conference, but also on the church’s struggle to deal with the abuse of minors by members of the clergy since the mid-1980s. The website also provides a special press kit for journalists. The Vatican has also released the full list of participants at the summit.

All this news, and much more, was provided at a press conference in the Vatican on Feb. 18, the likes of which has not been seen since the 2013 conclave that elected Pope Francis. The conference was chaired by Alessandro Gisotti, the interim press officer, who said the summit was called to address the abuse of minors by clergy and paid special tribute to the victims for their courage.

Cardinal Blase Cupich, one of the three members of the preparatory committee for the summit established by Pope Francis, also praised “the courage of the victims” that has given rise to this summit, and said “it is very important for all of us to bear in our hearts the suffering of the victims, which they will bear for their lives.” He recalled that Pope Francis had asked the summit to focus on minors “because they are the ones without defense” and “to give a voice to the voiceless.” He acknowledged that there are other challenges too that would not be the focus of this summit, alluding to the abuse of vulnerable adults and of women religious and other women by clergy, but said that the work of the summit on responsibility, accountability and transparency would also contribute to addressing those issues. He recalled that Pope Francis had asked participants to meet with victims-survivors of abuse before the summit, and said the website will provide some interviews with bishops who share their experience of this.

Archbishop Charles Scicluna of Malta, the Vatican’s most authoritative figure in combating abuse, recalled that, on the return flight from Panama, Pope Francis said this summit aimed to foster awareness throughout the church on the issue of abuse and “our responsibility” as shepherds, to enable bishops to know what needs to be done when faced with abuse and to pray. He told the press that the summit will focus on the “responsibility” of bishops and heads of religious orders, on “accountability” and on “transparency,” and said “all three are important aspects of good government, good stewardship, and essential to making the church the safe place it should be for minors.”

The Maltese archbishop went out of his way to “thank” the media not only for their interest in the summit, but also for their investigative work in bringing this topic to the light of day, and for having “helped the church come to an awareness of all this.”

Pope Francis said this summit aimed to foster awareness throughout the church on the issue of abuse and “our responsibility” as shepherds.

The next speaker, Federico Lombardi S.J., the former director of the Holy See Press Office whom Pope Francis asked to serve as the summit’s moderator, told the press there will be some 190 participants at the four-day event, including the presidents of 114 bishops’ conferences, the heads of the Eastern rite Catholic Churches and of the main Roman Curia offices, 12 superiors of men’s religious orders and 10 superiors of women’s religious orders, and two lay women, as well as men and women survivors (whose names were not disclosed). Valentina Alazraki, a Mexican journalist, will also be one of the speakers at the conference.

Pope Francis will give a brief introduction on the first day, will be present throughout the summit and will give a concluding talk after Mass on Sunday morning, Feb. 24. Father Lombardi said the penitential service and Mass will be held in the Apostolic Palace, next to the Sistine Chapel.

The next speaker was Hans Zollner, a German Jesuit who has played a crucial role as coordinator of the preparatory committee established by Pope Francis. He recalled that a questionnaire was sent to the presidents of the bishops conferences (the text is on the website) and 89 percent had already responded; the responses are now being analyzed and will be made public in due course.

“We have to break away from the code of silence; we must break away from any complicity to deny; only the truth will make us free.”

The last speaker was Bernadette Reis, F.S.P., the assistant to the interim director of the press office. She explained the contents of the press kit that she helped to develop to facilitate the work of journalists. It contains essential historical and current information on this whole subject of the church’s response to the abuse crisis.

After the presentation of the summit, the panel spent 55 minutes answering questions from journalists on a wide range of issues. When asked if “the code of silence” that involves the covering up of abuse still exists, or has a place in the church today, Archbishop Scicluna said: “Silence is a ‘no go’ in the church today….We have to break away from the code of silence; we must break away from any complicity to deny; only the truth will make us free.”

Questioned about the effectiveness of the Catholic Church’s efforts to combat and prevent abuse by members of the clergy, Cardinal Cupich said that these efforts are in fact working in the U.S. church, adding that these efforts do not always make headlines because of the wave of historical cases that make the news. He said this is clearly shown by the fact that there have been only five cases of abuse by clergy reported over each of the past five years, with the exception of 2017, when there were six cases (four of those six were committed by one priest.) And while even one case is one too many, this shows that the safeguarding efforts are working.

While some commentators predicted that the short time for the preparation of the conference would militate against its good organization, today’s press conference suggests otherwise. Judging by what was said and presented today, the summit appears to be well planned and organized, including planning for the media.

Anuncios


Deja un comentario

Qué se puede esperar de la cumbre del Vaticano sobre abusos de menores

Flickr

Cunctando regitur mundus: “By delay is the world ruled.” This ancient Latin aphorism has long been a guiding principle of the practice of romanita, the art of getting things done in the Eternal City. In a church that tends to measure time in centuries, patience to wait for the right moment to act is indeed important.

The U.S. Catholic bishops and their flock got a taste of how romanita works before and during the U.S.C.C.B. meeting in November in Baltimore, when Pope Francis asked them to table a vote on new sex abuse reforms until after the worldwide meeting of the presidents of the bishops’ conferences of the Catholic Church in Rome planned from Feb. 21 to 24. Pope Francis and his advisers, it seemed, did not want the U.S. bishops to act unilaterally or rashly on an issue with worldwide implications.

Now that the Vatican meeting is finally upon us, hopes are high (perhaps too high) that the summit will bring about significant and lasting change in the church’s approach to the plague of sex abuse and its cover-up. We pray for those gathered in Rome and urge them to remember that this is no longer a time for waiting. The church needs strong and unequivocal guidelines for the prevention of abuse and justice for the abused, a public declaration that the rights of victims have priority and legislative action to ensure that no one in the church, even bishops and cardinals, is above the law.

Sometimes by transparency and decisive action is the world ruled.

[Explore America’s in-depth coverage of Sexual Abuse and the Catholic Church.]


Deja un comentario

Religiosas sobre los abusos de menores y la iglesia. Declaración.

Foto de archivo Foto de archivo 

Religiosos y religiosas sobre los abusos: necesidad de conversión

“El abuso de niños es un mal en cualquier tiempo y lugar: este punto no es negociable”: lo escriben los Superiores y Superioras Mayores de Órdenes y Congregaciones religiosas del mundo entero, en una declaración previa al encuentro sobre Protección de menores que tendrá lugar del 21 al 25 de febrero

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

“Reconocemos que hubo maneras inadecuadas de tratar este tema y una vergonzosa incapacidad de comprender vuestro dolor. Ofrecemos nuestras más sinceras disculpas y nuestro pesar. Les pedimos que crean en nuestra buena voluntad y sinceridad. Y los invitamos a trabajar con nosotros para crear nuevas estructuras que aseguren la minimización de los riesgos»: lo dicen los Superiores y Superioras Mayores de Órdenes y Congregaciones religiosas del mundo entero a los supervivientes de los abusos, en un comunicado emitido a dos días del inicio del Encuentro querido por el Papa Francisco en el Vaticano para tratar el tema de la Protección de los menores.

Un denominador común

Los religiosos expresan encontrar a menudo situaciones donde los niños no son deseados y son víctima de abuso, de olvido y de maltrato, narrando la propia experiencia, y distinguen un común denominador:

“Vemos a niños soldados; la trata de menores; el abuso sexual a menores; el abuso físico y emocional a menores. Son voces que claman”, expresan. “Lo común a todas estas situaciones es la vulnerabilidad. Los niños son los sujetos más vulnerables en nuestras sociedades. Los niños pobres, discapacitados o indigentes, los que viven en los márgenes, que pertenecen a las clases sociales o castas más bajas pueden ser particularmente vulnerables. Son considerados ‘no esenciales’, ‘objeto’ de uso y abuso”.

«Vergüenza de no darnos cuenta de lo ocurrido»

Haciendo presente que la reunión de los próximos días se centra en particular en el abuso sexual a niños y en el abuso de poder y conciencia de parte de quienes ostentan autoridad en la Iglesia, escriben:

“Inclinamos nuestras cabezas con vergüenza al darnos cuenta de que este abuso ha tenido lugar en nuestras Congregaciones y Órdenes, y en nuestra Iglesia. Hemos aprendido que quienes abusan ocultan deliberadamente sus acciones y son manipuladores. Por definición, es difícil descubrir estos abusos. Nuestra vergüenza aumenta al constatar que no nos hemos dado cuenta de lo que estaba ocurriendo. Al mirar las Provincias y Regiones de nuestras Órdenes y Congregaciones en el mundo entero, nos damos cuenta de que la respuesta de las personas en autoridad no ha sido la que debía haber sido. No han sabido ver las señales de alarma o no se las tomaron en serio”.

Implementación de soluciones pueda ser rápida y universal

En relación a las esperanzas puestas en este encuentro, los religiosos y religiosas dan cuenta de que “es posible imaginar nuevos pasos hacia adelante”, y “tomar decisiones para que la implementación pueda ser rápida y universal, con el debido respeto a las diversas culturas”.

Reconocer el mal, acoger a supervivientes y acompañarlos

En relación al liderazgo del Papa Francisco, que definen “clave” para que la Iglesia afronte estos flagelos, aseguran unirse a su misión “de reconocer humildemente y confesar el mal que se ha hecho; de acoger a los supervivientes, de aprender de ellos cómo acompañar a quienes han sido objeto de abusos y cómo desean que escuchemos sus historias”.

«Podemos hacer la diferencia»

Los religiosos ponen luego el foco en tres puntos, en la educación y la salud en primer lugar, a través de las escuelas y hospitales por ellos regenteado, en donde afirman que pueden “hacer la diferencia”, y aseguran: “estas instituciones tienen ahora una mayor conciencia del problema de abuso, así como mejores protocolos y niveles de protección. Los niños que acuden a estos lugares están más seguros que nunca”.

También anuncian la integración de la protección de menores y adultos vulnerables en los programas de formación, “asegurando que en cada etapa se proporcione una adecuada instrucción y educación tanto a los formadores como a los formandos”. Y expresan que si bien comprenden que las personas que han sido víctimas de abuso de parte de sacerdotes o religiosos/as puedan querer estar lejos de la Iglesia y de quienes la representan, comunican que pedirán a Centros de Espiritualidad que “desarrollen programas especiales para acompañar a cualquier persona, víctima de abusos, que desea encontrar ayuda en sus dificultades respecto a la fe y al sentido de la vida”. “Sabemos – dicen – que hay algunos supervivientes que quieren recorrer este camino de sanación, y trataremos humildemente de caminar con ellos”.

Necesidad de conversión: «queremos cambiar»

Nos sentimos necesitados de conversión y queremos cambiar. Queremos actuar con humildad. Queremos identificar nuestros puntos ciegos. Queremos denunciar cualquier abuso de poder. Nos comprometemos a caminar con aquellos a quienes servimos, avanzando con transparencia y confianza, honestidad y sincero arrepentimiento”.

Colaboración en la selección candidatos vida religiosa

Con la mirada puesta en las sociedades que están llevando a cabo prácticas de protección de menores, citan la problemática de los recursos, poniendo de manifiesto que tanto la UISG como la USG pondrán los medios para que las Congregaciones trabajen juntas en la selección de candidatos que entran en la vida religiosa, identificando las mejores prácticas:

“Dicha selección ha de ser obligatoria y de la mejor calidad”.

Se requiere la colaboración de los padres

Por otra parte, solicitan la ayuda de los padres en la lucha contra el abuso, quienes “tienen un instinto natural para la protección de los niños”:

“Nuestras maneras de abordar las acusaciones hubieran sido muy diferentes y se habría evitado mucho sufrimiento tanto a las víctimas como a sus familias”.

A quienes quieren unirse a órdenes religiosas o ser formados en seminarios

Antes del mensaje a los supervivientes, citado en el inicio de este servicio, los superiores/as se comprometen – tras recordar los recientes informes sobre abuso y explotación de religiosas, seminaristas y candidatos en casas de formación – con las personas que tienen vocación para la vida consagrada:

Queremos asegurar que quienes piden generosamente unirse a las órdenes religiosas o que son formados en los seminarios vivan en lugares seguros, donde se alimenta su vocación y donde reciban ayuda para crecer en madurez en su deseo de amar a Dios y al prójimo”.


Deja un comentario

“Mea culpa” de los religios@s ante la cumbre sobre los abusos a menores

El “mea culpa” de los religiosos de todo el mundo: nunca más abusos de poder

En vísperas de la cumbre vaticana, una nota conjunta de la UISG y de la USG: «Inclinamos nuestras cabezas con vergüenza al darnos cuenta de que este abuso ha tenido lugar. Gracias al Papa. Ahora pasos hacia adelante y decisiones universales»

El “mea culpa” de los religiosos de todo el mundo: nunca más abusos de poder

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/02/2019
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

Piden «perdón» a las víctimas por los propios «fracasos», expresan el deseo de «inclinar la cabeza» por la «vergüenza» de los abusos que han sido cometidos dentro de sus congregaciones, reconocen «lealtades fuera de lugar, errores de juicio, lentitud en la acción, negación y, a veces, encubrimiento», y se comprometen a una rigurosa selección de los candidatos a la vida religiosa, a la tutela de los menores en los ámbitos en los que desde siempre han estado en primera línea (asistencia sanitaria, educación, espiritualidad), a hacer «todo lo posible para escuchar mejor a los supervivientes, reconociendo humildemente que no siempre ha sido así», y a «denunciar todo abuso de poder».

Los superiores de las órdenes masculinas y femeninas publican una declaración conjunta en vísperas del encuentro al que convocó en Roma el Papa sobre los abusos sexuales (del próximo jueves al domingo), en la que expresan agradecimiento al Papa por su liderazgo y se dicen convencidos de que, «con los vientos de cambio que soplan en nuestra Iglesia y con la buena voluntad de parte de todos» en la cumbre vaticana, en la que participarán sus representantes, «es posible imaginar nuevos pasos hacia adelante y tomar decisiones para que la implementación pueda ser rápida y universal, con el debido respeto a las diversas culturas».

En vísperas del encuentro «sobre la tutela y la protección de los menores, nosotros, Superiores Mayores de las órdenes y de las Congregaciones religiosas de todo el mundo, nos unimos para apoyar esta iniciativa del Papa Francisco», comienza la nota de la Unión Internacional de las Superioras Generales (UISG) y de la Unión de Superiores Generales (USG), titulada “El abuso de niños es un mal en cualquier tiempo y lugar: este punto no es negociable”.

«Inclinamos nuestras cabezas con vergüenza al darnos cuenta de que este abuso ha tenido lugar en nuestras Congregaciones y Órdenes, y en nuestra Iglesia», escriben los superiores religiosos. «Nuestra vergüenza aumenta –continúa la nota– al constatar que no nos hemos dado cuenta de lo que estaba ocurriendo. Al mirar las Provincias y Regiones de nuestras Órdenes y Congregaciones en el mundo entero, nos damos cuenta de que la respuesta de las personas en autoridad no ha sido la que debía haber sido. No han sabido ver las señales de alarma o no se las tomaron en serio».

Después de recordar las diferentes formas de abuso de los niños que se verifican en todo el mundo, los superiores religiosos reflexionan sobre el encuentro que comenzará el próximo jueves en el Vaticano, expresando la esperanza de que, «con los vientos de cambio que soplan en nuestra Iglesia y con la buena voluntad por parte de todos, se puedan poner en marcha procesos y estructuras de “accountability”, mientras los ya existentes sean reforzados. Es posible imaginar pasos hacia adelante y tomar decisiones, para que la implementación pueda ser rápida y universal, con el debido respeto a las diversas culturas. El abuso de niños es un mal en cualquier tiempo y lugar: este punto no es negociable».

Los religiosos subrayan también que «la guía del Santo Padre es fundamental. Él nos ha mostrado la vía que hay que seguir en muchas de estas áreas; ha reconocido el dolor y la culpa; se ha encontrado con los supervivientes; ha reconocido los propios errores y la necesidad de aprender de ellos. Nos unimos a él en su misión de reconocer humildemente y confesar los errores cometidos; apoyar a los supervivientes; aprender de ellos la manera para acompañar a aquellos que han sufrido abusos y cómo desean que escuchemos sus historias. Por nuestra parte, nos comprometemos a hacer todo lo posible para escuchar mejor a los supervivientes, reconociendo humildemente que no siempre ha sido así».

La Unión internacional de Superioras Generales (UISG) y la Unión de Superiores Generales (USG) se comprometen en «una cultura en la que los niños sean apreciados y en donde se promueva su tutela», en particular en los ámbitos en los cuales los religiosos siempre han contribuido en todo el mundo, como la educación y la asistencia sanitaria, la formación y la espiritualidad.

El Papa Francisco, prosiguen los religiosos, «ataca, justamente, la cultura del clericalismo, que ha obstaculizado nuestra lucha contra los abusos y que, de hecho, es una de los motivos en la raíz. Además, el fuerte sentimiento de familia en nuestras Órdenes y Congregaciones –que generalmente es positivo– puede hacer más difícil que se condenen y denuncien los abusos. Resultan de ello una realidad fuera de lugar, errores de juicio, lentitud en la acción, negación y, a veces, encubrimiento. Todavía necesitamos conversión y queremos cambiar. Queremos actuar con humildad. Queremos ver nuestros puntos ciegos. Queremos denunciar –escriben los religiosos– todo abuso de poder. Nos comprometemos en emprender un recorrido con aquellos a quienes servimos, avanzando con transparencia y confianza, honestidad y sincero arrepentimiento».

Las dos formaciones de superiores religiosos aseguran que trabajarán «para garantizar que las Congregaciones trabajen juntas para acompañar de la manera más eficaz posible a los supervivientes en su camino de curación. La formación inicial y la formación permanente pueden ser las mejores áreas en las que podemos trabajar junto. La selección de los candidatos que entran a formar parte de la vida religiosa también es un área en la que podemos colaborar, identificando las mejores prácticas». Además, proponen pedir «la ayuda de los padres en nuestra lucha contra los abusos» y subrayan, en particular, el papel de las madres: «Es justo afirmar que si a las mujeres se les pidiera una opinión y una ayuda en la evaluación de los casos, se emprendería una acción más fuerte, más rápida y más eficaz», escriben la UISG y la USG. «El modo con el que hemos tratado las acusaciones habría sido muy diferente y mucho sufrimiento se habría evitado a las víctimas y a sus familias».

En cuanto a las víctimas, «queremos enviar un mensaje directamente a los supervivientes y a sus familias: reconocemos que hubo maneras inadecuadas de tratar este tema y una vergonzosa incapacidad de comprender vuestro dolor. Ofrecemos nuestras más sinceras disculpas y nuestro pesar. Les pedimos que crean en nuestra buena voluntad y sinceridad. Y los invitamos a trabajar con nosotros para crear nuevas estructuras que aseguren la minimización de los riesgos». «Comprendemos también que aquellos que han sufrido abusos de sacerdotes o religiosos podrían querer estar a mucha distancia de la Iglesia y de aquellos que representan a la Iglesia. Sabemos que hay algunos supervivientes que quieren emprender este recorrido de curación y trataremos humildemente caminar con ellos», escriben los religiosos.

Si un encuentro en el Vaticano reflexiona y se concentra sobre los menores, «la reciente atención de los medios de comunicación se ha concentrado sobre el abuso y la explotación de monjas, seminaristas y candidatos en las casas de formación. Es una cuestión que provoca gran y profunda preocupación», notan los religiosos. «Queremos asegurar que quienes piden generosamente unirse a las órdenes religiosas o que son formados en los seminarios vivan en lugares seguros, donde se alimenta su vocación y donde reciban ayuda para crecer en madurez en su deseo de amar a Dios y al prójimo», escriben los superiores, que también se comprometen para trabajar con el Papa para que la Iglesia pueda avanzar con coherencia y unida hacia una verdadera curación, «con nuevos ojos para ver y nuevas orejas para escuchar».


Deja un comentario

Qué cabe esperar de la cumbre de la iglesia sobre la defensa de los menores

Cumbre sobre abusos en Vaticano: “el silencio no es ya aceptable”

Inicia una semana clave en el pontificado de Francisco con una nutrida conferencia de presentación de la cumbre sobre los abusos contra menores que reunirá, por instancias del Papa, a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo

Cumbre sobre abusos en Vaticano: “el silencio no es ya aceptable”

Pubblicato il 18/02/2019
Ultima modifica il 18/02/2019 alle ore 19:52
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“El silencio ya no es aceptable, sea en forma de omertà o síndrome de negación. Debemos alejarnos de cualquier complicidad o código de silencio”. Son las palabras clave de una semana clave en el pontificado de Francisco. Las pronunció el arzobispo maltés Charles Scicluna, al presentar la cumbre sobre los abusos sexuales contra menores convocada por el Papa del 21 al 24 de febrero. Una cita que reunirá a 190 clérigos de los cinco continentes. Al presentar los detalles, Scicluna fue categórico: “No abandonaremos jamás la defensa de los inocentes. Yo no cederé nunca, siempre lo volveré a intentar”.

Ante una sala de prensa del Vaticano repleta, con la atención por las nubes, la mañana de este lunes 18 de febrero comparecieron ante la prensa internacional los organizadores del “Encuentro para la tutela de los menores en la Iglesia”: el cardenal arzobispo de Chicago, Blase Cupich; el moderador y presidente de la Fundación Ratzinger, Federico Lombardi; el presidente del Centro para el Cuidado de los Menores de la Universidad Gregoriana, Hans Zollner, y el propio Scicluna.

Cupich y Scicluna marcaron el tono. Aunque los anticipó Alessandro Gisotti, director de la sala de prensa vaticana. “Se necesita el empeño de todos para mirar a la cara a este monstruo”, precisó en una peculiar declaración introductoria. Agradeció a las víctimas “por su coraje” y ratificó la voluntad de la Santa Sede por lograr que la Iglesia católica se convierta en una “casa acogedora” para todos los niños. “Por nuestros hijos”, remató.

“Nos reunimos porque queremos ser conscientes sobre la importancia de la tutela de los menores, de nuestra responsabilidad como pastores”, explicó Scicluna. “No podemos actuar solos, necesitamos ayuda”, agregó. Y recordó que la cumbre girará en torno a tres ejes: “responsabilidad, rendición de cuentas y transparencia”.

Reconoció que la negación es “una reacción primitiva” que debe quedar en el pasado, y por eso se eligió a la transparencia como uno de los aspectos fundamentales de la cita, porque existe la necesidad de “romper el código de silencio”. “Debemos afrontar los hechos, sólo esto nos traerá solución”, insistió.

Por más de 10 años, el ahora arzobispo de Malta fue el fiscal del Vaticano para los delitos graves de los sacerdotes (delicta graviora). En ese tiempo desarrolló un particular sentido de realismo y se convirtió en uno de los hombres más respetados, por su seriedad a la hora de afrontar los más escabrosos procesos canónicos contra pederastas de diversas latitudes.

Tras un sorpresivo exilio en tiempos del Papa Benedicto XVI, poco a poco Francisco ha forjado su regreso a la Curia Romana. Con esa autoridad moral, sin dudas ni estridencias, Scicluna reconoció este día que existe un sistema que ha permitido el encubrimiento de los abusos en la Iglesia y que, para desmontarlo, se requiere el compromiso del liderazgo mundial de la misma Iglesia. Por eso, continuó, juntar a un grupo representativo de los líderes eclesiásticos del orbe en un mismo salón y con el Papa “es ya un paso muy importante”.

Ni Scicluna, ni Cupich destilaron exagerado optimismo. Respondieron desde la sobriedad y advirtieron, varias veces, que ir a fondo en este problema lleva su tiempo. Empero, el cardenal arzobispo de Chicago consideró que después de la cumbre de esta semana iniciará una “nueva etapa” en materia de transparencia, un “punto de quiebre”. “No podemos decir que se acabarán los abusos en el mundo y en la Iglesia, pero sí que este problema será nuestra prioridad”, garantizó.

“Es importante que se entienda que el Papa quiere indicar a todos los obispos el hecho que deben asumirse la propia responsabilidad. También hay que indicar los pasos concretos, porque se requiere tener en cuenta lo que se debe hacer. Los obispos deben ahora entender cuáles son las responsabilidad y asumirlas, y esta es la ocasión para tener las ideas claras”, apuntó Cupich.

Además reveló que el Papa Francisco ha seguido de cerca los detalles de la cumbre. “Quiere que nos concentremos en los niños, en dar voz a los que no tienen voz. Si realizamos bien este trabajo, nos ayudará a solucionar otros problemas en la Iglesia”, continuó.

Tanto él como Scicluna aclararon que, en la reunión, no habrá distracciones del tema ya establecido. Se tratará sobre la salvaguardia de los niños y punto. Los abusos sobre mujeres consagradas, sobre adultos vulnerables, la sexualidad en los seminarios y la homosexualidad en el clero no centrarán la atención. Aunque se trata de asuntos de estricta actualidad. Con escándalos a la orden del día.

“Se compartirán buenas prácticas y se ayudará a los obispos a enfrentar situaciones distintas. No queremos subestimar las otras problemáticas, pero si hacemos bien nuestro trabajo seguramente habrá un efecto benéfico en otras cuestiones”, continuó el arzobispo maltés.

Para el pastor de Chicago, el objetivo principal es que los obispos asuman todos su propia responsabilidad, no sólo los presidentes de las conferencias episcopales que estarán presentes en Roma. Por eso destacó la importancia de una amplia cobertura mediática a la cumbre, ya que eso ayudará a que el mensaje llegue a toda la Iglesia.

Los detalles logísticos de la cumbre fueron explicados por Federico Lombardi, quien fungirá como moderador. Cada día comenzará con las oraciones de la mañana y seguirá con conferencias brindadas por cardenales o personalidades diversas, entre ellas tres mujeres. Cada tarde estará dedicada a trabajos por grupos lingüísticos (cuatro en inglés, tres en español, dos en italiano y en francés). La tarde-noche del sábado está prevista una ceremonia penitencial en la Sala Regia del Palacio Apostólico Vaticano y el domingo una misa en el mismo lugar, con un discurso conclusivo pronunciado por Francisco.

Un espacio estará reservado a las víctimas, procedentes de diversos países. Al inicio del primer día de sesiones se proyectará un video en el aula y en otros momentos se escucharán testimonios adicionales, de personas presentes. Pero no se conocerán los nombres de quienes tomarán la palabra, “por respeto a su voluntad de no ser publicitados”, aclaró Lombardi.

Los organizadores otorgaron gran importancia al “follow up”, es decir al monitoreo y al seguimiento de los trabajos de estos días. Porque, como explicó Scicluna, resulta poco realista esperar que en pocos días se obtengan resultados definitivos. De ahí el llamado del Papa a no exagerar en las expectativas sobre la cumbre.

Lo resumió categórico: “Mayores son las expectativas, mayor es la frustración. No se pueden resolver todos los problemas en tres días, sería una expectativa irracional. Si, al contrario, esperamos el seguimiento después del encuentro, la expectativa se vuelve razonable”.


Deja un comentario

Sudán del sur: ola de violaciones a niñas y mujeres

Denuncian una ola de violaciones a niñas y mujeres en Sudán del Sur

UNMISS/Isaac Billy
Las patrullas en las calles de Sudán del Sur han aumentado para evitar más ataques sexuales en el estado de Unity.

15 Febrero 2019

Niñas de ocho años y mujeres embarazadas hasta de 9 meses están entre los cientos de víctimas de milicias armadas y las mismas fuerzas de seguridad en el estado de Unity, que las violan brutal y repetidamente y las golpean con culatas de rifle, palos y hasta cables. La ONU pide acción del Gobierno y las autoridades locales para acabar con estos despreciables crímenes.

Al menos 134 mujeres y 49 niñas fueron violadas por grupos armados y militares en el estado de Unity en Sudán del Sur en los últimos cuatro meses de 2018, en una ola de ataques que parece no disminuir a pesar de la firma de un acuerdo de paz.

“Entre las sobrevivientes, había niñas de hasta ocho años, y es posible que el nivel real de violencia sexual sea considerablemente más alto que el número de casos registrados”, aseguró Rupert Collville, el portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos este viernes ante periodistas en Ginebra.

Entre las sobrevivientes, había niñas de hasta ocho años, y es posible que el nivel real de violencia sexual sea considerablemente más alto que el número de casos registrados.

La Oficina publicó un informe junto a la Misión de la ONU en el país (UNMISS) que advierte que a pesar de que los ataques contra civiles si han disminuido significativamente desde que se firmó el acuerdo de paz el pasado 12 de septiembre, la violencia sexual relacionada con los conflictos endémicos del estado de Unity continúa caracterizada por una impunidad generalizada, que está contribuyendo a la “normalización” de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Collville aseguró que casi el 90% de las mujeres y las niñas son violadas por más de un perpetrador, y a menudo, durante varias horas. Mujeres embarazadas y madres lactantes también fueron víctimas de violencia sexual, y las historias que cuentan son “desgarradoras”.

Una de ellas dijo: las mujeres no tenemos elección. No hay alternativa para nosotras. Si vamos por la carretera principal, nos violan. Si vamos por el bosque, nos violan. Me violaron junto a otras mujeres repetidamente en la misma zona en tres ocasiones diferentes. Evitábamos la carretera porque habíamos escuchado historias horribles de las mujeres y niñas que son capturadas cuando pasan por ahí, pero lo mismo nos pasó a nosotras. No hay escapatoria. Nos violan a todas.”

La crueldad de los ataques

La situación es tan terrible que solo en un incidente ocurrido el 17 de diciembre, en la aldea de Lang en el condado de Koch, cinco mujeres fueron violadas por pandillas, cuatro de las cuales estaban embarazadas, incluyendo una que tenía casi nueve meses de embarazo.

Las sobrevivientes de violencia sexual describieron haber sido brutalmente golpeadas por los perpetradores con culatas de rifle, palos, pequeñas armas de fuego y cables si intentaban resistir a sus agresores o después de haber sido violadas.

Según el informe, la crueldad de los atacantes parece ser una característica constante de la violencia sexual documentada. La investigación también indica que los perpetradores tenían un cierto nivel de premeditación.

“Un sobreviviente contó cómo ella y sus amigas fueron violadas en tres ocasiones diferentes y que, con cada ataque, el número de asaltantes aumentó significativamente”, dijo el portavoz.

UNMISS/Isaac Billy

Los perpetradores y su impunidad

Según la Oficina de la Alta Comisionada, la mayoría de los ataques han sido llevados a cabo por grupos de milicias juveniles y elementos del Ejército de Liberación Popular de Pro-Taban Deng Sudán y de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Sudán del Sur. En algunos casos, los ataques fueron perpetrados por miembros del Ejército de Liberación Popular pro-Riek Machar.

“Los tres grupos hacen parte del acuerdo de paz, y aunque varios líderes han emitido declaraciones condenando la violencia sexual, el área de Unity tiene una larga historia de abusos sexuales atroces y la impunidad es generalizada”, recalcó Collville.

El informe señala un sentimiento de resignación entre las sobrevivientes y un sentido de normalización en torno al riesgo de ser sometidas a la violencia sexual.

De acuerdo con el informe, múltiples factores han contribuido al aumento de la violencia sexual en área, incluyendo un gran número de combatientes esperando por la implementación de los acuerdos de seguridad en el marco del proceso de paz; la presencia de muchas milicias armadas juveniles; y la impunidad generalizada de ataques en el pasado.

Además, dada la destrucción de sus medios de vida, el desplazamiento forzado y la inseguridad alimentaria después de años de guerra civil en Sudán del Sur, muchas mujeres y niñas deben viajar largas distancias a través de áreas de alto riesgo en busca de alimentos, agua y leña.

“El informe señala un sentimiento de resignación entre las sobrevivientes y un sentido de normalización en torno al riesgo de ser sometidas a la violencia sexual”, agregó el portavoz.

Las posibles medidas para parar los ataques

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó al Gobierno de Sudán del Sur que adopte medidas adecuadas, incluidas las establecidas en el acuerdo de paz, para proteger a las mujeres y a las niñas, así como que investigue sin demora y exhaustivamente todas las denuncias de violencia sexual, responsabilizando a los perpetradores.

Desde los informes iniciales del aumento de casos de violencia sexual, la Misión de la ONU se comprometió a colaborar con distintos líderes políticos y las fuerzas de seguridad. Se incrementaron las patrullas y se despejaron los matorrales de las carreteras para evitar que los atacantes se oculten.

“La UNMISS también ha estado operando un tribunal móvil en puntos de acceso, incluidos Bentiu y Malakal, para ayudar a resolver el problema de la impunidad, y tiene la intención de trabajar con las autoridades judiciales locales para apoyar a dichos tribunales móviles en el procesamiento de delitos más ampliamente en todo el país”, informó Collville, añadiendo que gracias a esta medida ya se logró la condena de un individuo.

El portavoz aseguró que lamentablemente se han continuado recibiendo informes de violaciones múltiples en el Estado de Unity durante las últimas seis semanas, pero que los ataques parecen haberse reducido desde diciembre, probablemente como resultado de las medidas adoptadas por UNMISS y las autoridades locales.

La violencia provoca la huida

Toda la violencia registrada desde 2013 en Sudán del Sur ha provocado un éxodo en el país. Más de un millón de sursudaneses han huído de la guerra y cruzado de forma masiva la frontera con Uganda y otros países vecinos, y se ha creado una grave situación humanitaria.


Deja un comentario

El Caso McCarrick; análisis y datos históricos por Vatican Insider

Abusos: ex cardenal McCarrick fuera del sacerdocio, sentencia inapelable

Quien fuera el arzobispo más poderoso de Estados Unidos ahora es separado del sacerdocio tras un proceso canónico por delitos sexuales; una decisión del Papa a pocos días de iniciar la cumbre mundial con presidentes de conferencias episcopales sobre el tema de los abusos

Theodore Edgar McCarrick

Pubblicato il 16/02/2019
Ultima modifica il 16/02/2019 alle ore 14:05
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Dimisión del estado clerical. Sentencia inapelable. Por primera vez un ex cardenal es separado del sacerdocio por delitos sexuales. Se trata de Theodore Edgar McCarrick, quien llegó a ser uno de los clérigos más poderosos de los Estados Unidos durante su tiempo al frente de la Arquidiócesis de Washington. Tras un proceso canónico, fue hallado culpable de abusos contra menores por los tribunales vaticanos. La sanción, firmada por el Papa Francisco, resulta inapelable.

La noticia fue comunicada la mañana de este sábado 16 de febrero por la Sala de Prensa de la Santa Sede. Un comunicado, difundido en italiano e inglés, dio algunos detalles de esta historia. Precisó que el pasado 11 de enero, el pleno de la Congregación para la Doctrina de la Fe emanó un decreto contra McCarrick al final de un proceso administrativo-eclesiástico.

Se le comprobaron los delitos de “solicitación en confesión y violación del sexto mandamiento del decálogo con menores y adultos, con la agravante del abuso de poder, por tanto le ha sido impuesta la pena de dimisión del estado clerical”. Es decir que él indujo a sus víctimas a cumplir actos de materia sexual mientras las confesaba, una práctica extremadamente grave para el derecho canónico. Además de haber abusado de personas tanto menores como mayores de edad.

Por todos estos motivos, el caso fue turnado a la sesión ordinaria de la misma congregación vaticana. Esa reunión es conocida como “feria cuarta” y es donde, según el protocolo, los clérigos que no están de acuerdo con las sentencias en su contra pueden presentar recursos de revisión. En cierto sentido se trata de un segundo grado de juicio, el espacio indicado para apelar.

McCarrick presentó su apelación y ésta fue examinada el 13 de febrero. Pero, como aclaró el propio Vaticano en su comunicado de este sábado, tras considerar los “argumentos presentados en el recurso” del imputado, se decidió “confirmar el decreto del congreso”. Se mantuvo la sentencia de primer grado.

“Esta decisión ha sido notificada a Theodore McCarrick con fecha del 15 de febrero de 2019. El santo padre ha reconocido la naturaleza definitiva, como norma de ley, de esta decisión, la cual convierte al caso en res juzgada y, por lo tanto, no sujeta a ulteriores recursos”, añadió la comunicación de la Santa Sede.

Este último párrafo resulta por demás significativo, porque confirma que le fue cerrada la puerta para una nueva apelación. De hecho, el arzobispo podría haber acudido a un especial “colegio de revisión” que existe dentro de la propia Doctrina de la Fe y que es capitaneado por el clérigo maltés Charles Scicluna. Se trata de una tercera instancia, creada hace apenas unos años atrás por el propio Papa Francisco. Una medida que respondió a la queja de diversos clérigos sobre la supuesta anomalía representada por el hecho de que los casos y las apelaciones (recursos) se estudiasen dentro de la misma congregación, prácticamente por las mismas personas.

Pero este colegio sólo revisa vicios de procedimiento y no entra en el mérito de las sentencias. Un paso que, en este caso, ha decidido obviarse. Sobre todo porque se trata de un imputado tan notable que, para analizar las denuncias contra él, es previsible que se hayan tomado todos los recaudos necesarios. Sea como sea, es potestad directa del Papa avalar una sentencia como esta e imponer una pena definitiva, como es la dimisión del estado clerical.

Se trata de una determinación sin precedentes, que ya había sido anticipada por otra decisión extraordinaria. A finales de julio de 2018, la Santa Sede anunció que Jorge Mario Bergoglio había separado del cardenalato al propio McCarrick y lo había suspendido del ejercicio de todo ministerio público, además de obligarlo a permanecer en una residencia determinada, donde debía conducir una vida de oración y de penitencia. Esto mientras “se aclarasen” las denuncias contra él que habían llegado hasta el Vaticano pocas semanas antes. En ese momento se anunció la celebración de un “regular proceso canónico”, que llegó ahora a su conclusión con la sentencia condenatoria.

Todo explotó por un episodio de 45 años atrás, cuando el acusado era sacerdote en Nueva York, diócesis de la cual se convirtió en obispo auxiliar en 1977. Pese al tiempo de distancia, el testimonio fue juzgado como creíble. En apenas una semanas se sumaron otros relatos sobre el “tío Ted”, como se le llamaba, incluidas historias sobre viajes a una casa en la playa donde seminaristas eran obligados a compartir la cama con él. Nada de eso impidió su escalada eclesiástica, siendo nombrado arzobispo de Metuchen y de Newark hasta que, en el año 2000, Juan Pablo II lo designó pastor de Washington y, un año después, lo creó cardenal.

Desde hace días, en Roma era un secreto a voces que el purpurado iba a ser dimitido del estado clerical y que eso ocurriría antes de la cumbre sobre abusos con los presidentes de las conferencias episcopales del mundo, convocada por el Papa del 21 al 24 de febrero próximos en Roma. La velocidad en este caso es, sin duda, una señal pública clara.

No obstante, todos estos antecedentes exhiben un problema de fondo, que ahora debe afrontar Francisco: no solo los abusos, sobre todo el encubrimiento de estos incluso de parte de la jerarquía en la Santa Sede, donde existían desde hace años noticias sobre el comportamiento desviado del cardenal, como emergió en los meses pasados gracias a investigaciones y testimonios públicos. No es casual, de hecho, que la cumbre de la próxima semana tenga como ejes principales “la responsabilidad, la rendición de cuentas y la transparencia”.

El caso McCarrick resulta también emblemático porque desencadenó el más duro ataque público contra el actual pontífice de parte de sectores críticos dentro de la Iglesia católica, empujado por el ex nuncio en los Estados Unidos, Carlo Maria Viganó, quien dedicó al tema un largo memorial en el cual acusó al mismo Bergoglio de supuestamente solapar los abusos del purpurado y exigió su renuncia. Un escrito con enormes lagunas, que omitió deliberadamente nombres y responsables, sin mencionar siquiera a los papas Juan Pablo II o Benedicto XVI.

Por lo pronto y a sus 88 años, el ex cardenal (ahora sentenciado) reside actualmente en el convento St. Fidelis en Victoria, Kansas, donde también viven cinco capuchinos franciscanos. Un apartamento ubicado en la diócesis de Salinas, junto a la Basílica de St. Fidelis, conocida también como la “Catedral de la llanura”, meta de unos 16 mil turistas cada año.

Tras una breve nota en junio pasado, en la cual sostenía su inocencia y se mostraba listo para declaran en cualquier investigación, desde entonces McCarrick no dio ninguna declaración. Afrontando todo el proceso a través de un abogado, en silencio.