Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa a los jóvenes en esta jornada mundial de la juventud.

Angelus. Papa a jóvenes: Crecer en fe y en servicio a hermanos

El Papa Francisco en la oración del Ángelus se ha dirigido especialmente a los jóvenes, animándolos a crecer en la fe y en el servicio a los hermanos, a partir de la lectura de la Exhortación Cristo Vive

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Obispo de Roma ha comenzado la celebración de la Semana Mayor, de la Semana Santa, con la misa del Domingo de Ramos. Miles de personas han asistido a la celebración eucarística en la que se recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén, como preámbulo de su pasión.

Los asistentes agitaban las palmas mientras eran bendecidas. Después de este signo, el Papa y su séquito se dirigió al altar para continuar la celebración eucarística.  El Papa explicó que la liturgia tiene “dos momentos característicos”: primero en la procesión con las ramas de palma y de olivo y luego con la lectura de la Pasión del Señor, según el evangelista Lucas.

El Papa ha resaltado que Jesús nos muestra cómo afrontar los momentos más difíciles y las tentaciones más insidiosas, manteniendo en nuestros corazones una paz que no es desapego, ni pasividad ni superhumanismo, sino abandono confiado al Padre y a su voluntad de salvación, de vida, de misericordia; y, en toda su misión, ha pasado por la tentación de “hacer su obra” eligiéndole el camino y desatándose de la obediencia al Padre. Desde el principio, en la lucha de cuarenta días en el desierto, hasta el final, en la Pasión, Jesús rechaza esta tentación con obediente confianza en el Padre.

Ángelus

En este contexto, el Papa saludó en el Ángelus a todos los participantes, pero principalmente a los jóvenes que participan en la Jornada de la Juventud que se realiza en Roma. A ellos les invitó a hacer suya la Exhortación Apostólica Cristo Vive, fruto del Sínodo.

Francisco afirmó que en el documento “ustedes pueden encontrar ideas fructíferas para su propia vida y su propio camino de crecimiento en la fe y en el servicio a sus hermanos y hermanas”.

También el Papa ofreció a los participantes “una corona especial del Rosario. Estas coronas de madera de olivo fueron hechas en Tierra Santa específicamente para el Encuentro Mundial de Jóvenes en Panamá en enero pasado y para el día de hoy.

Finalizó su mensaje renovando el llamado “a los jóvenes y a todos, a rezar el Rosario por la paz, especialmente por la paz en Tierra Santa y en Oriente Medio”.


Deja un comentario

El documento Cristo vive del Papa Francisco. Comentario

Padre Chagas profundiza sobre la Exhortación Apostólica «Cristo Vive»

La nueva Exhortación Apostólica del Papa Francisco será también un punto de referencia para el próximo Foro Internacional de la Juventud que se celebrará en Roma del 19 al 22 de junio. Nuestro colega Silvonei Protz entrevista al responsable del Departamento de Jóvenes del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

Ciudad del Vaticano

El documento “Cristo Vive” es uno de los muchos gestos de amor del Santo Padre Francisco para con los jóvenes, el gesto de un Papa que se deja inspirar por las nuevas generaciones, reconociendo en ellas la acción del Espíritu Santo que hace soñar a los ancianos y da a los jóvenes visiones (cf.Joel 3,1).

Los jóvenes cuentan

“La iglesia, a través del Sucesor de Pedro, grita que los jóvenes cuentan: ellos son los protagonistas necesarios del cambio y por lo tanto están llamados a la misión”. Son las palabras del padre João Chagas, responsable del departamento de jóvenes del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, entrevistado por nuestro colega Silvonei Protz, sobre la nueva Exhortación Apostólica del Papa, publicada el 2 de abril que toma como inspiración, entre otras cosas, las voces de los jóvenes que surgieron durante el proceso sinodal del año pasado.

Escuche el servicio

Una Exhortación del Papa para todos

Como señala el Santo Padre en la introducción del documento, se trata de un hito en el contexto de un camino sinodal: “Me dirijo al mismo tiempo a todo el Pueblo de Dios, a los pastores y a los fieles, porque la reflexión sobre los jóvenes y para los jóvenes, nos interpela y estimula a todos”.

 

La Exhortación Apostólica “Cristo Vive” será también un punto de referencia para el próximo Foro Internacional de los jóvenes que se celebrará en Roma del 19 al 22 de junio; punto el encuentro que llevará por título “Jóvenes en acción en una Iglesia sinodal”, y que reunirá a representantes de Conferencias Episcopales, asociaciones y movimientos eclesiales de todo el mundo; así como a algunos jóvenes auditores sinodales del año pasado.

Promover la sinodalidad en la Iglesia

Respondiendo a la invitación del Santo Padre a promover el espíritu de la sinodalidad en la Iglesia, los jóvenes participantes menores de 30 años trabajarán para compartir estos primeros meses de recepción del documento final del Sínodo, de la exhortación apostólica que se acaba de publicar y de los posibles pasos futuros para implementar este encuentro sinodal en la vida cotidiana de las Iglesias locales en lo que se refiere a la pastoral juvenil.

Este encuentro retomará y relanzará la tradición de los foros internacionales de jóvenes, que surgieron en torno a las Jornadas Mundiales de la Juventud de los años 80.


Deja un comentario

Normas pontificias de actuación frente a la pederastia.

El paso “inequívoco” del Papa: normas “a la vanguardia” contra la plaga de la pederastia

Análisis sobre la novedad, el significado y las perspectivas de los tres textos publicados hoy por el Pontífice en relación con el Estado vaticano y la Curia romana. Andrea Tornielli: «Indicaciones ejemplares que tienen en cuenta los parámetros internacionales más avanzados»

El Papa Francisco durante la celebración final de la Cumbre sobre los abusos (foto de archivo)

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 29/03/2019
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

Un «primer fruto» después de la Cumbre en el Vaticano con los presidentes de los episcopados de todo el mundo, pero, sobre todo, un paso «claro e inequívoco» del Papa Francisco en la lucha contra la plaga de la pederastia del clero. El director editorial de los medios vaticanos, Andrea Tornielli, ofrece, subrayando su novedad y las perspectivas, una clave de interpretación para el “motu proprio” promulgado hoy por el Pontífice, para la nueva ley para el Estado de la Ciudad del Vaticano, extendida también para la Curia romana, para y las líneas guía para la protección de menores de edad y personas vulnerables para el Vicariato de la Ciudad del Vaticano.

Le notizie più importanti della settimana e non solo. Scopri Top10 e La cucina de La Stampa

LEA TAMBIÉN: El Papa establece normas anti-abusos para el Estado vaticano y la Curia

El padre Federico Lombardi, moderador de la cumbre de finales de febrero, el último día de las sesiones de trabajo anunció la publicación de este “motu proprio” que pretende «reforzar la prevención y la lucha contra los abusos en la Curia romana y en el Estado de la Ciudad del Vaticano», explicando también que después la Congregación para la Doctrina de la Fe habría publicado un vademécum anti-abusos para la Iglesia universal y que se habrían establecido mecanismos en la forma de “task forces” de expertos para ayudar a las diócesis que no tuvieran personal cualificado para afrontar estos casos.

A poco más de un mes del final de la Cumbre en la que participaron 190 obispos, cardenales, encargados de dicasterios y superiores de órdenes religiosas en el Vaticano, llegan los tres documentos que el Papa decidió firmar personalmente. La Ley CCXCVII y las Líneas guía por sí mismas habrían podido ser promulgadas, respectivamente, por la Comisión para el Estado y por el Vicario de la Ciudad del Vaticano, por lo que la firma del Papa indica el valor que se pretende dar a estas normas, subraya Tornielli.

En el texto de análisis que publicó en Vatican News y en “L’Osservatore Romano”, el director editorial de los medios vaticanos explica que se trata de «leyes, normas e indicaciones muy específicas, sobre todo para los destinatarios», que tienen que ver solo con «el Estado Vaticano, en donde trabaja un gran número de sacerdotes y religiosos, pero hay muy pocos niños». Sin embargo, a pesar de haber sido pensados y escritos para una «realidad única en el mundo» como la de la Ciudad del Vaticano, en la que la máxima autoridad religiosa es también el soberano y legislador, los tres documentos contienen «indicaciones ejemplares que tienen en cuenta los parámetros internacionales más avanzados».

En particular, mediante la nueva ley se aclara con «una definición precisa y amplia», presente en el primer artículo, qué se quiere decir con la expresión «adultos vulnerables» que son equiparados ahora «a los menores». «Es vulnerable toda persona en estado de enfermedad, de deficiencia física o psíquica, o de privación de la libertad personal que, de hecho, incluso ocasionalmente, limite su capacidad de entender y de querer, o, como sea, de resistirse a la ofensa», se lee en el texto.

Esta no es la única novedad, es más hay muchos cambios introducidos por el Papa. A partir de ahora, «los delitos relacionados con el abuso de menores, no solo los de naturaleza sexual, sino también, por ejemplo, los maltratos, serán “perseguibles de oficio”», es decir incluso si falta la denuncia de parte.

También se introduce «una prescripción de veinte años», que comienzan a contarse «en caso de ofensa a un menor a partir de su décimo octavo año de edad». Vale la pena recordar, subraya Tornielli, «que no se habla aquí de leyes canónicas, sino de leyes penales del Estado de la Ciudad del Vaticano», en donde, al no haber sido nunca adoptado el Código “Rocco”, promulgado en Italia durante el periodo fascista, todavía está vigente el “Código Penal Zanardelli” que, para estos delitos, preveía prescripciones nunca superiores a los cuatro años a partir del momento del delito.

Otra novedad significativa se relaciona con la «obligación de denuncia y las sanciones para el público oficial que omita señalar a las autoridades judiciales vaticanas abusos de su conocimiento», salvo «el sigilo sacramental, es decir el inviolable secreto de la confesión». Este tema fue uno de los objetos del debate de las asambleas plenarias de la Cumbre anti-abusos.

En otras palabras, significa que serán «sancionados», en caso de que no denuncien, todos los que desempeñen el pape de «publico oficial» en el Estado vaticano, en la Curia romana y entre el personal diplomático en servicio en las nunciaturas. Es decir el 90% de las personas que trabajan en el Vaticano o para la Santa Sede.

No hay que olvidar otra significativa novedad que es la creación, por parte del Gobernatorado en el ámbito de la Dirección vaticana de Sanidad e Higiene, de un Servicio de acompañamiento para las víctimas de abusos, que será coordinado por un experto calificado. En lo concreto, esta institución se traduce en el servicio al que las víctimas podrán dirigirse «para encontrar ayuda, recibir asistencia médica y psicológica, para ser informadas sobre sus derechos y cómo hacerlos valer», subraya Andrea Tornielli. Además, explica que, en relación con la selección y la contratación del personal del Gobernatorado y de la Curia romana, se tendrá que demostrar la «idoneidad del candidato para interactuar con los menores».

En cuanto a las líneas guía pastorales para el Vicariato de la Ciudad del Vaticano, se presentan como documentos más breves con respecto a los textos análogos de algunas de las Conferencias Episcopales del mundo, pero hay que tener en cuenta que en el Vaticano hay solamente dos parroquias, San Pedro y Sant’Ana dei Palafrenieri, y que los menores que viven allí son pocas decenas. De cualquier manera, tales indicaciones, explica el texto de análisis de Tornielli, se dirigen a sacerdotes, diáconos y educadores del Preseminario San Pío X, así como a los canónigos, párrocos y coadjutores de las dos parroquias, a los religiosos y religiosas que viven en el Vaticano. Se incluyen también «todos los que operan a cualquier título, individual o asociado, dentro de la comunidad eclesial del Vicariato de la Ciudad del Vaticano».

Todas estas personas, queda establecido en el “motu proprio”, deben estar siempre a la vista de los demás «cuando estén en presencia de menores». Se les prohíbe severamente «instaurar una relación preferencial con un único menor, dirigirse a un menor de manera ofensiva o asumir comportamientos inapropiados o sexualmente alusivos»; de la misma manera, se prohíbe «pedir a un menor mantener un secreto, fotografiar o grabar a un menor sin el consenso por escrito de sus padres».

A partir de hoy, el viariato de la Ciudad del Vaticano, el cardenal Angelo Comastri, tiene la obligación de señalar al Promotor de Justicia toda noticia de abuso que «no sea manifiestamente infundada», alejando de cualquier actividad pastoral, como precaución, al presunto autor de los abusos. Significa que quien sea declarado culpable de abusos «será destituido de sus encargos» en el Vaticano. Y, si se trata de un sacerdote, también se aplicarán todas las normativas canónicas vigentes.

Indicaciones duras, pues, que responden concretamente «a la exigencia de concreción manifestada por el Pueblo de Dios al afrontar la plaga de los abusos contra menores», según indica en una breve nota el portavoz vaticano “ad interim” Alessandro Gisotti. Con «este conjunto de actos» que «refuerza la protección de los menores mediante el potenciamiento de las normas», lo que el Papa espera es que en todos los fieles «madure conciencia de que la Iglesia debe ser cada vez más una casa segura para los niños y para las personas


Deja un comentario

El Papa a los jóvenes. Comentario a su exhortación postsinodal.

Papa. Carta Cristo Vive a jóvenes: corran más rápido que los lentos y temerosos

En la Exhortación Apostólica Christus Vivit, Cristo vive, el Papa Francisco se dirige a toda la Iglesia, pero en especial a los jóvenes del mundo. Se trata de una reflexión que busca estimular a todos y ofrece planteamientos generales para el discernimiento eclesial en esta materia. Fue firmada el pasado 25 de marzo en Loreto, Italia

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Francisco comienza la Exhortación con esta frase: “Cristo vive. Él es nuestra esperanza y la juventud más hermosa de este mundo. Todo lo que toca se hace joven, se hace nuevo, se llena de vida … ¡Él vive y te quiere vivo!”.

Estructura: nueve capítulos

El Papa hace un breve recuento del camino seguido para llegar a este documento: “Me he dejado inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo del año pasado. Y añade: “De ese modo, mi palabra estará cargada de miles de voces de creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo. Aun los jóvenes no creyentes, que quisieron participar con sus reflexiones, han propuesto cuestiones que me plantearon nuevas preguntas”.

Capítulo 1

La Exhortación Apostólica Cristo Vive está compuesta de nueve capítulos. En el primero retoma las Sagradas Escrituras y responde a la pregunta ¿Qué dice la palabra de Dios sobre los jóvenes?  Su respuesta recorre el Antiguo Testamento y recuerda figuras como Gedeón, Samuel, el Rey David, Jeremías, Rut. Sin embargo, cita el Nuevo Testamento para plantear: “El que es mayor entre vosotros, se hace como el más joven” (Lc 22,26). Para él, la edad no establecía privilegios, y que alguien fuera más joven no significaba que valiera menos”.

Capítulo 2

El capítulo segundo está dedicado a ver la figura de “Jesucristo siempre joven”. Inspirado en el pasaje de la visita de Jesús y sus padres al templo de Jerusalén, Francisco recuerda que Jesús no es un solitario. Por ello, “gracias a la confianza de sus padres… se mueve libremente y aprende a caminar con todos los demás”. De este hecho el Papa infiere que:

«Jesús tenía una confianza incondicional en el Padre, cuidó la amistad con sus discípulos, e incluso en los momentos críticos permaneció fiel a ellos. Manifestó una profunda compasión por los más débiles, especialmente los pobres, los enfermos, los pecadores y los excluidos. Tuvo la valentía de enfrentarse a las autoridades religiosas y políticas de su tiempo; vivió la experiencia de sentirse incomprendido y descartado; sintió miedo del sufrimiento y conoció la fragilidad de la pasión”.

El Papa llama la atención en este capítulo a la Iglesia, por el peligro de perder el entusiasmo y compromiso: “Nos hace falta crear más espacios donde resuene la voz de los jóvenes”. Ellos ayudarán a mantenerla joven. “A través de la santidad de los jóvenes la Iglesia puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico”. Finalmente, recuerda el Papa a figuras como María, san Sebastián, San Francisco y otros muchos, jóvenes que apostaron y creyeron en el proyecto de Jesús.

Capítulo 3

El capítulo tres, el Papa lo titula: “Ustedes son el ahora de Dios” y comienza valorando el aporte de los jóvenes a sus iglesias locales: “cuando la Iglesia abandona esquemas rígidos y se abre a la escucha disponible y atenta de los jóvenes, esta empatía la enriquece, porque permite que los jóvenes den su aportación a la comunidad, ayudándola a abrirse a nuevas sensibilidades y a plantearse preguntas inéditas”.

El Papa invita a tomar conciencia que no se puede hablar de una sola juventud. Esta es una realidad variada, multicultural y no se expresa de la misma manera donde los jóvenes son mayoría que donde los jóvenes son minoría. Tampoco es igual donde los jóvenes están más cerca de las oportunidades que ofrece la globalización, que aquellos que viven en los márgenes y amarguras de las sociedades. Aquellos que tienen familias y viven con ellas y de aquellos que, por migraciones y guerras, se encuentran solos.

En este capítulo, el Papa expresa sobre el tema de los abusos: “quiero expresar con cariño y reconocimiento mi gratitud hacia quienes han tenido la valentía de denunciar el mal sufrido: ayudan a la Iglesia a tomar conciencia de lo sucedido y de la necesidad de reaccionar con decisión”.

El Papa les anima, recordando que “Cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad. En cambio, el aislamiento los debilita y los expone a los peores males de nuestro tiempo”.

Capítulo 4

En el capítulo cuarto, el Papa expone “tres grandes verdades que todos necesitamos escuchar siempre, una y otra vez”: La primera es: “Dios te ama. Nunca lo dudes, más allá de lo que te suceda en la vida. En cualquier circunstancia, eres infinitamente amado”. La segunda verdad es que “Cristo, por amor, se entregó hasta el final para salvarte”. Nunca olvides que «Él perdona setenta veces siete”. La tercera verdad consiste en que  “Mataron al santo, al justo, al inocente, pero Él venció. El mal no tiene la última palabra. En tu vida el mal tampoco tendrá la última palabra, porque tu Amigo que te ama quiere triunfar en ti. Tu salvador vive”.  “El Espíritu Santo te hace entrar cada vez más en el corazón de Cristo para que te llenes siempre más de su amor, de su luz y de su fuerza”.

Capítulo 5

Caminos de Juventud se titula el capítulo quinto. En él responde a la pregunta: ¿Cómo se vive la juventud cuando nos dejamos iluminar y transformar por el gran anuncio del Evangelio? Para el Papa la juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo. Es una alegría, un canto de esperanza y una bienaventuranza. Apreciar la juventud implica ver este tiempo de la vida como un momento valioso y no como una etapa de paso donde la gente joven se siente empujada hacia la edad adulta. Por esta razón les invita: “Remen mar adentro, salgan de ustedes mismos”.

Jesús puede unir a todos los jóvenes de la Iglesia en un único sueño, «un sueño grande y un sueño capaz de cobijar a todos. Ese es el sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y que el Espíritu Santo desparramó y marcó con fuego el día de Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer” para que seamos hermanos, comprometidos contra la violencia y defensores de la vida.

Capítulo 6

Jóvenes con raíces, titula el Papa el capítulo sexto. Para él esta es una cuestión fundamental. Tener raíces es estar conectado a una historia, a una familia, a una cultura, a unos amigos, a unos viejos a los que hay que escuchar, aunque no siempre seguir. No se trata de caer en la adoración de la juventud, pues corremos el peligro de llevar una vida superficial, afirma el Papa y prosigue:

“Queridos jóvenes, no acepten que usen su juventud para fomentar una vida superficial, que confunde la belleza con la apariencia. Mejor sepan descubrir que hay hermosura en el trabajador que vuelve a su casa sucio y desarreglado, pero con la alegría de haber ganado el pan de sus hijos. Hay una belleza extraordinaria en la comunión de la familia junto a la mesa y en el pan compartido con generosidad, aunque la mesa sea muy pobre. Hay hermosura en la esposa despeinada y casi anciana, que permanece cuidando a su esposo enfermo más allá de sus fuerzas y de su propia salud”.

Capítulo 7

El séptimo capítulo está dedicado a la pastoral de los jóvenes. El Papa afirma: “se está creciendo en dos aspectos: la conciencia de que es toda la comunidad la que los evangeliza y la urgencia de que ellos tengan un protagonismo mayor en las propuestas pastorales”.

El Papa anima a encontrar nuevos caminos, creativos y audaces, donde la Iglesia institucional, sea más flexible y sinodal,  y “les ofrezcan, a los jóvenes, un lugar donde no sólo reciban una formación, sino que también les permitan compartir la vida, celebrar, cantar, escuchar testimonios reales y experimentar el encuentro comunitario con el Dios vivo”.

Capítulo 8

El octavo capítulo está dedicado a la vocación. Para el Papa: “Lo fundamental es discernir y descubrir que lo que quiere Jesús de cada joven es ante todo su amistad”. En esa amistad, afirma, “Somos llamados por el Señor a participar en su obra creadora, prestando nuestro aporte al bien común a partir de las capacidades que recibimos”.

La vocación, por tanto, “es un camino que orientará muchos esfuerzos y muchas acciones en una dirección de servicio. Por eso, en el discernimiento de una vocación es importante ver si uno reconoce en sí mismo las capacidades necesarias para ese servicio específico a la sociedad”.

Capítulo 9

El capítulo noveno está dedicado al tema del discernimiento. El Papa parte del hecho que “sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento”. Por eso, considera: “Formar la conciencia es camino de toda una vida, en el que se aprende a nutrir los sentimientos propios de Jesucristo, asumiendo los criterios de sus decisiones y las intenciones de su manera de obrar” (cf. Flp 2,5).

El Papa recuerda que “El regalo de la vocación será sin duda un regalo exigente” Por eso, “Cuando el Señor suscita una vocación no sólo piensa en lo que eres sino en todo lo que junto a Él y a los demás podrás llegar a ser”. En este camino, el Papa presenta una metodología para el discernimiento de la vocación: atención a la persona. Esta acción es ayuda para el discernimiento personal y, sensibilidad a escuchar los impulsos que el otro experimenta y ayudar a que el otro escuche estos impulsos. Así, el discernimiento es un instrumento para seguir al Señor.

El Papa termina con un deseo: “Queridos jóvenes, seré feliz viéndolos correr más rápido que los lentos y temerosos. Corran, «atraídos por ese Rostro tan amado, que adoramos en la Sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne del hermano sufriente. El Espíritu Santo los empuje en esta carrera hacia adelante. La Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones, su fe. ¡Nos hacen falta! Y cuando lleguen donde nosotros todavía no hemos llegado, tengan paciencia para esperarnos».


Deja un comentario

Síntesis de la exhortación del Papa sobre el sínodo de la juventud.

Presentada la Exhortación Apostólica «Cristo Vive» dedicada a los jóvenes

Publicamos una síntesis con el enlace al texto completo de la Exhortación Apostólica del Papa Francisco, fruto del Sínodo de los Jóvenes celebrado en Roma, en octubre de 2018.

Ciudad del Vaticano

“Cristo vive. Él es nuestra esperanza y la juventud más hermosa de este mundo. Todo lo que toca se hace joven, se hace nuevo, se llena de vida. Por lo tanto, las primeras palabras que quiero dirigir a cada joven cristiano son: ¡Él vive y te quiere vivo!”.

Así comienza la Exhortación Apostólica Postsinodal “Christus vivit” del Papa Francisco, firmada el lunes 25 de marzo en la Santa Casa de Loreto y dirigida “a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios”. En el documento, (texto original) compuesto por nueve capítulos divididos en 299 párrafos, el Santo Padre explica que se dejó “inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo” de los jóvenes, celebrado en el Vaticano en octubre de 2018.

Capítulo I: ¿Qué dice la Palabra de Dios sobre los jóvenes?

Francisco recuerda que “en una época en que los jóvenes contaban poco, algunos textos muestran que Dios mira con otros ojos” y presenta brevemente figuras de jóvenes del Antiguo Testamento: José, Gedeón, Samuel, el rey David, Salomón y Jeremías, la joven sierva hebrea de Naamán y la joven Rut. Luego pasamos al Nuevo Testamento.

El Papa explica además que “Jesús, el eternamente joven, quiere darnos un corazón siempre joven” y añade: “Notamos que a Jesús no le gustaba que los adultos miraran con desprecio a los más jóvenes o los mantuvieran a su servicio de manera despótica. Al contrario, preguntaba: “El que es mayor entre vosotros, se hace como el más joven” (Lc 22,26). Para él, la edad no establecía privilegios, y que alguien fuera más joven no significaba que valiera menos. En este contexto, Francisco afirma: “No hay que arrepentirse de gastar la propia juventud en ser buenos, en abrir el corazón al Señor, en vivir de otra manera”.

Capítulo II: Jesucristo siempre joven

Asimismo, el Sucesor de Pedro aborda el tema de los años de juventud de Jesús y recuerda la historia evangélica que describe al Nazareno “en su adolescencia, cuando regresó con sus padres a Nazaret, después de que lo perdieron y lo encontraron en el Templo”. No debemos pensar, escribe Francisco, que “Jesús era un adolescente solitario o un joven que pensaba en sí mismo. Su relación con la gente era la de un joven que compartía la vida de una familia bien integrada en el pueblo”, “nadie lo consideraba extraño o separado de los demás”.

 

El Papa señala que el adolescente Jesús, “gracias a la confianza de sus padres… se mueve libremente y aprende a caminar con todos los demás”. Estos aspectos de la vida de Jesús, no deben ser ignorados en la pastoral juvenil, “para no crear proyectos que aíslen a los jóvenes de la familia y del mundo, o que los conviertan en una minoría seleccionada y preservada de todo contagio”. En cambio, se necesitan “proyectos que los fortalezcan, los acompañen y los proyecten hacia el encuentro con los demás, el servicio generoso y la misión”.

“Jesús no les ilumina a ustedes jóvenes, desde lejos o desde fuera, sino desde su propia juventud, que comparte con ustedes y en él se reconocen muchos rasgos típicos de los corazones jóvenes”, argumenta el Pontífice: “cerca de Él podemos beber de la verdadera fuente, que mantiene vivos nuestros sueños, nuestros planes, nuestros grandes ideales, y que nos lanza al anuncio de una vida digna de ser vivida”.

El Santo Padre vuelve entonces a una de sus enseñanzas más queridas y explica que la figura de Jesús debe ser presentada de una manera atractiva y eficaz: “Por eso, la Iglesia no debe estar demasiado concentrada en sí misma, sino que debe reflejar sobre todo a Jesucristo. Esto significa que debe reconocer humildemente que algunas cosas concretas deben cambiar”.

Capítulo III: Sois el ahora de Dios

No podemos limitarnos a decir, -continúa explicando Francisco-, que los jóvenes son el futuro del mundo: “son el presente, lo enriquecen con su aportación”. Por eso es necesario escucharlos, aunque “a veces prevalece la tendencia a dar respuestas preenvasadas y recetas preparadas, sin dejar que las preguntas de los jóvenes surjan en su novedad y capten su provocación”.

“Hoy los adultos corremos el riesgo de hacer una lista de desastres, de defectos en la juventud de nuestro tiempo… ¿Cuál sería el resultado de esta actitud? Una distancia cada vez mayor. Quien está llamado a ser padre, pastor y guía juvenil debe tener la capacidad de identificar caminos donde otros sólo ven muros, es saber reconocer posibilidades donde otros sólo ven peligros. Esta es la mirada de Dios Padre, capaz de valorar y alimentar las semillas del bien sembradas en los corazones de los jóvenes. Por lo tanto, el corazón de cada joven debe ser considerado tierra sagrada”, asevera el Papa invitando también a no generalizar, porque “hay una pluralidad de mundos juveniles”.

Refiriéndose a “los deseos, las heridas y los descubrimientos”, Francisco habla de la sexualidad:

“En un mundo que sólo hace hincapié en la sexualidad, es difícil mantener una buena relación con el propio cuerpo y vivir en paz las relaciones afectivas. También por esta razón la moralidad sexual es a menudo la causa de incomprensión y alejamiento de la Iglesia percibida como un espacio para el juicio y la condena, a pesar de que hay jóvenes que quieren discutir estos temas”. Ante el desarrollo de la ciencia, de las tecnologías biomédicas y de las neurociencias, el Papa recuerda que pueden hacernos olvidar que la vida es un don, “que somos seres creados y limitados, que podemos ser fácilmente explotados por los que tienen el poder tecnológico”.

La exhortación se centra entonces en el tema del “entorno digital”, que ha creado “una nueva forma de comunicación” y que “puede facilitar la circulación de información independiente”. En muchos países, la web y las redes sociales son ya un lugar indispensable para llegar e implicar a los jóvenes. Pero es también un territorio de soledad, manipulación, explotación y violencia, hasta el caso extremo de la red oscura. Los medios digitales pueden exponerlos al riesgo de adicción, aislamiento y pérdida progresiva de contacto con la realidad concreta.

El Obispo de Roma presenta a continuación “los migrantes como paradigma de nuestro tiempo”, y recuerda a los muchos jóvenes que participan en la migración. “La preocupación de la Iglesia concierne en particular a quienes huyen de la guerra, de la violencia, de la persecución política o religiosa, de las catástrofes naturales debidas también al cambio climático y a la extrema pobreza: los jóvenes están en busca de una oportunidad, sueño de un futuro mejor”.

Por otra parte, el Papa habla de los abusos contra los niños e hizo suyo el compromiso del Sínodo de adoptar medidas rigurosas de prevención y expresó su gratitud “a quienes tienen el valor de denunciar el mal que han sufrido”. El Pontífice recuerda que, “gracias a Dios,” los sacerdotes que han sido culpables de estos horribles crímenes no son la mayoría, sino que ésta, está formada por aquellos que ejercen un ministerio fiel y generoso”.

Sin embargo, el abuso no es el único pecado en la Iglesia. “Nuestros pecados están ante los ojos de todos, se reflejan sin piedad en las arrugas del rostro milenario de nuestra Madre”, pero la Iglesia no recurre a ninguna cirugía estética, “no tiene miedo de mostrar los pecados de sus miembros”. “Recordemos, sin embargo, no abandonar a la Madre cuando está herida”. Este momento oscuro, con la ayuda de los jóvenes, “puede ser realmente una oportunidad para una reforma de importancia de época, para abrirse a un nuevo Pentecostés”.

Capítulo IV: El gran anuncio para todos los jóvenes

En este punto, el Papa anuncia a todos los jóvenes tres grandes verdades. La primera: “Dios que es amor” y por tanto “Dios te ama, no lo dudes nunca”.

La segunda verdad es que “Cristo te salva”. “Nunca olvides que Él perdona setenta veces siete. Vuelve a llevarnos sobre sus hombros una y otra vez”. Jesús nos ama y nos salva porque “sólo lo que amamos puede salvarse; sólo lo que abrazamos puede ser transformado”.

La tercera verdad es que “Él vive“: “Debemos recordar esto porque corremos el riesgo de tomar a Jesucristo sólo como un buen ejemplo del pasado, como un recuerdo, como alguien que nos salvó hace dos mil años. Esto no nos haría ningún bien, nos dejaría como antes, no nos liberaría. Si Él vive, esto es una garantía de que el bien puede entrar en nuestras vidas. Entonces podemos dejar de quejarnos y mirar hacia adelante, porque con Él siempre podemos mirar hacia adelante”.

Capítulo V: Los caminos de la juventud

“El amor de Dios y nuestra relación con el Cristo vivo no nos impiden soñar, no nos piden que estrechemos nuestros horizontes. Al contrario, este amor nos estimula, nos estimula, nos proyecta hacia una vida mejor y más bella”, subraya el Papa en este capítulo.

Francisco invita a los jóvenes a no observar la vida desde el balcón, a no pasar la vida frente a una pantalla, a no ser reducidos a vehículos abandonados y a no mirar al mundo como turistas: “¡Deja que te escuchen! ¡Aleja los miedos que te paralizan! ¡vive!; -escribe el Santo Padre- alentándolos a “vivir el presente” disfrutando con gratitud de cada pequeño don de la vida sin “ser insaciables” y “obsesionados con los placeres sin límite”.

Y por ello, les propone que vayan más allá de los grupos de amigos y construyan la amistad social, buscando el bien común.

“La enemistad social destruye. Y una familia es destruida por la enemistad. Una aldea es destruida por la enemistad. El mundo es destruido por la enemistad. Y la mayor enemistad es la guerra. Hoy vemos que el mundo está siendo destruido por la guerra. Porque somos incapaces de sentarnos y hablar. Los jóvenes están llamados a ser misioneros valientes, testimoniando en todas partes el Evangelio con su propia vida, lo que no significa hablar de la verdad, sino vivirla”.

Capítulo VI: Jóvenes con raíces

Igualmente, Francisco reconoce que le duele “ver que algunos proponen a los jóvenes construir un futuro sin raíces, como si el mundo empezara ahora”. Si alguien “te hace una propuesta y te dice que ignores la historia, que no atesores la experiencia de los ancianos, que desprecies todo lo que ha pasado y que mires sólo hacia el futuro que te ofrece, ¿no es ésta una forma fácil de atraerte con su propuesta de hacerte hacer solo lo que él te dice? Esa persona necesita que estés vacío, desarraigado, desconfiado de todo, para que puedas confiar sólo en sus promesas y someterte a sus planes. Así funcionan las ideologías de colores diferentes, que destruyen (o de-construyen) todo lo que es diferente y de esta manera pueden dominar sin oposición”.

Los manipuladores utilizan también la adoración de la juventud: “El cuerpo joven se convierte en el símbolo de este nuevo culto, por lo que todo lo que tiene que ver con ese cuerpo es idolatrado y deseado sin límites, y lo que no es joven se mira con desprecio. Pero esta es un arma que acaba degradando en primer lugar a los jóvenes”.

“Hoy se promueve una espiritualidad sin Dios, una afectividad sin comunidad y sin compromiso con los que sufren, un miedo a los pobres vistos como seres peligrosos, y una serie de ofertas que pretenden hacerles creer en un futuro paradisíaco que siempre se postergará para más adelante”, escribe Francisco exhortando a los jóvenes a no dejarse dominar por esta ideología que conduce a “auténticas formas de colonización cultural” que erradica a los jóvenes de las afiliaciones culturales y religiosas de las que proceden y tiende a homogeneizarlos transformándolos en “sujetos manipulables en serie”.

Lo fundamental es “tu relación con los ancianos”, que ayuda a los jóvenes a descubrir la riqueza viva del pasado, en su memoria.

Hablando de sueños y visiones, Francisco observa: “Si jóvenes y viejos se abren al Espíritu Santo, juntos producen una maravillosa combinación. Los ancianos sueñan y los jóvenes tienen visiones”. Por lo tanto, es necesario “arriesgar juntos, caminar juntos jóvenes y viejos”.

Capítulo VII: La pastoral juvenil

El Papa explica que la pastoral juvenil ha sido asaltada por los cambios sociales y culturales y que “los jóvenes, en sus estructuras habituales, a menudo no encuentran respuestas a sus preocupaciones, a sus necesidades, a sus problemas y a sus heridas”.

Por ello, la pastoral juvenil sólo puede ser sinodal, es decir, capaz de configurar un “camino común”, e implica dos grandes líneas de acción: la primera es la investigación y la segunda el crecimiento.

Para la primera, Francisco confía en la capacidad de los propios jóvenes para encontrar formas atractivas de invitar: “Sólo tenemos que estimular a los jóvenes y darles libertad de acción”. Más importante aún es que “cada joven encuentre el valor de sembrar el primer anuncio en esa tierra fértil que es el corazón de otro joven”.

En cuanto al crecimiento, advierte sobre proponer a los jóvenes afectados por una intensa experiencia de Dios “encuentros de “formación” en los que sólo se abordan cuestiones doctrinales y morales ”. El resultado es que muchos jóvenes se aburren, pierden el fuego del encuentro con Cristo
y la alegría de seguirlo”. Si todo proyecto de formación “debe incluir ciertamente una formación doctrinal y moral”, es igualmente importante “que se centre” en el kerigma, es decir, “la experiencia fundadora del encuentro con Dios a través de Cristo muerto y resucitado” y en el crecimiento “en el amor fraterno, en la vida comunitaria, en el servicio”.

La pastoral juvenil “debe ser siempre una pastoral misionera”. Y los jóvenes necesitan ser respetados en su libertad, “pero también necesitan ser acompañados” por adultos, empezando por la familia y luego por la comunidad.

Capítulo VIII: Vocación

“Lo fundamental es discernir y descubrir que lo que Jesús quiere de cada joven es sobre todo su amistad”. La vocación es una llamada al servicio misionero de los demás, “porque nuestra vida en la tierra alcanza su plenitud cuando se convierte en ofrenda”, resalta la exhortación.

“Para realizar nuestra vocación es necesario desarrollarnos, hacer crecer y cultivar todo lo que somos. No se trata de inventarse, de crearse de la nada, sino de descubrirse a la luz de Dios y de hacer florecer el propio ser”.

Y “este ser para los demás en la vida” de cada joven está normalmente ligado a dos cuestiones fundamentales: la formación de una nueva familia y el trabajo.

En cuanto al amor y la familia, el Papa escribe que los jóvenes sienten fuertemente la llamada al amor y sueñan con encontrar a la persona adecuada con la que formar una familia, y el sacramento del matrimonio envuelve este amor con la gracia de Dios, enraizándolo en Dios mismo. “Dios nos creó sexualmente, él mismo creó la sexualidad, que es su don, y por lo tanto no hay tabúes. Es un don que el Señor da y tiene dos objetivos: amarse unos a otros y generar vida. Es una pasión. El verdadero amor es apasionado”.

Con respecto al trabajo, el Pontífice señala: “Invito a los jóvenes a no esperar vivir sin trabajo, dependiendo de la ayuda de los demás. Esto no es bueno, porque el trabajo es una necesidad, es parte del sentido de la vida en esta tierra, del camino hacia la madurez, el desarrollo humano y la realización personal. En este sentido, ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre un remedio temporal para las emergencias”.

Capítulo IX: El discernimiento

En este aspecto, el Sucesor de Pedro recuerda que “sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en títeres a merced de las tendencias del momento”.

Se requieren tres sensibilidades de quienes ayudan a los jóvenes en su discernimiento. La primera es la atención a la persona: se trata de escuchar al otro que se nos da a sí mismo con sus propias palabras.

La segunda consiste en discernir, es decir, se trata de captar el punto correcto en el que se discierne la gracia de la tentación. La tercera consiste en escuchar los impulsos que el otro experimenta.

Es la escucha profunda de “donde el otro realmente quiere ir”. Cuando uno escucha al otro de esta manera, “en algún momento debe desaparecer para dejar que siga el camino que ha descubierto. Desaparecer como el Señor desaparece de la vista de sus discípulos”. Debemos “despertar y acompañar los procesos, no imponer caminos”. Y estos son procesos de personas que siempre son únicas y libres.

La exhortación concluye con un profundo deseo del Papa Francisco: “Queridos jóvenes, me alegrará verles correr más rápido que los que son lentos y temerosos. Corran y sean atraídos por ese rostro tan amado, que adoramos en la Sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne de nuestro hermano que sufre… La Iglesia necesita de su impulso, de sus intuiciones, de su fe… Y cuando lleguen a donde todavía nosotros no hemos llegado, tengan la paciencia de esperarnos”.


Deja un comentario

Se ha publicado hoy la exhortación pontificia sobre el sínodo de la juventud.

2019.04.01 Christus Vivit2019.04.01 Christus Vivit 

Christus Vivit: Los jóvenes no quieren una Iglesia silenciosa y tímida

A las 11. 30 se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Exhortación Apostólica postsinodal del Santo Padre dedicada a los jóvenes “Christus vivit”, fruto de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos con el tema “Lo jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Intervinieron en la Conferencia de Prensa, el cardenal Card. Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, Mons.  Fabio Fabene, Sub secretario del Dicasterio, el prefecto del Dicasteriopara la Comunicación, Paolo Ruffini, la Responsable de la Comunidad de Ghana en Bolonia, Laphidil Oppong Twumasi y el docente de la escuela secundaria de la Diócesis de Roma, Prof. Alessio Piroddi Lorrai.

Cardenal Lorenzo Baldisseri:

El documento que hoy se publica será para la Carta Magna del futuro de la Pastoral juvenil y vocacional en las diversas comunidades eclesiales, todas marcadas por una profunda transformación de la condición juvenil.  De manera, dijo el purpurado, así como Amoris Laetitia, que escribió Francisco  al concluir el sínodo dedicado a las familias, también Cristhus vivit  se conecta estrechamente al documento final del sínodo al cual agrega ulteriores y valiosos elementos de reflexión. Como afirmó el Papa en la Exhortación: “Me dejé inspirar de la riqueza delas reflexiones y los diálogos del sínodo del año pasado. No puedo recoger aquí todas las contribuciones que pueden leer en el Documento Final, pero traté de percibir, en el tejido de esta carta, las propuestas que me parecieron muy significativas”.

Después de hablar de la estructura del documento, mencionar los nueve capítulos, compuestos por 299 números, el cardenal se concentró en algunos aspectos de la Exhortación: el mensaje fundamental que el Santo Padre quiere transmitir, a los jóvenes y con ellos a todos nosotros, dijo, es que Jesús no pertenece al pasado, sino que al presente y al futuro, porque Él es el eterno Viviente. Toda generación de creyentes descubre en Cristo un contemporáneo y un compañero de viaje.

Otro aspecto, dijo el cardenal,  es su característica mariana, bien evidenciada por la elección simbólica del Papa de querer firmar el documento en Loreto, en la casa de María, el pasado 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor. En esa ocasión, hablando a los fieles presentes en la basílica Lauretana, entre ellos, numerosos jóvenes, el Papa afirmó: “La Santa Casa es la casa de los jóvenes, porque aquí la Virgen María, la joven plena de gracia, sigue hablado hoy a las nuevas generaciones, acompañando a cada uno en la búsqueda de su propia vocación. Por esto quise firmar aquí la Exhortación Apostólica fruto del Sínodo dedicado a los jóvenes”.

Mons. Fabio Fabene:

Esta Exhortación, dijo el prelado, es otra perla que el Papa dona a la Iglesia y, en particular, a los jóvenes cristianos, a los cuales como dice él mismo, y escribe “con afecto”, este documento se ofrece también para la reflexión de todos los jóvenes del mundo y de cuantos estén interesados en la felicidad de los chicos.

Ha sido algo significativo el hecho que la publicación de esta Exhortación haya sido en el 14 aniversario de la muerte de San Juan Pablo II, el Papa que escribió la primera carta a los Jóvenes del mundo en 1985, en ocasión del año internacional de la Juventud, y además recalcó el prelado, que este documento se ha firmado exactamente hace un año después de la conclusión de la Reunión presinodal, convocada por el Papa.

Además, Mons. Fabene dijo que la Christus Vivit se distingue por una fuerte característica cristológica y la expresión del amor reflejada en cada parte del documento. El Papa recuerda a cada joven que Dios le ama, y que Cristo por amor, se entregó hasta el final por salvarlos. Y que de este amor, Cristo quiere de cada joven primero su amistad, presentándose él mismo como amigo. La amistad sincera y desinteresada es uno delos valores que la Exhortación propone a los jóvenes para disfrutar la dulzura de la vida. Todo el documento está inspirado por la confianza que el Papa tiene en los chicos y de su repetida invitación que les dirige a que fijen su esperanza en Cristo.

Mons. Fabene dijo por último, que otro elemento del documento característico es que indica que no existe la Iglesia de los jóvenes, y tampoco la Iglesia con los jóvenes o por los jóvenes, existe un único cuerpo, la Iglesia, de la que los jóvenes son miembros vivos y creativos, los cuales contribuyen con su pertenencia en el “vivir bien” de todos, y en la misión del anuncio del Evangelio y de la belleza de la vida en Cristo por parte de toda la comunidad eclesial. Como lo dijeron en el sínodo, y que se puede leer en el documento final, los jóvenes hablan de una Iglesia joven y no de una Iglesia de jóvenes. Además, la Exhortación toca el tema de las migraciones, donde están directamente involucrados los jóvenes, denuncia los traficantes sin escrúpulos, unidos a carteles de la droga y de las armas que explotan las debilidades de los jóvenes. Pero recuerda que la historia de los migrantes son historias de encuentros entre personas y culturas.

Prefecto Paolo Ruffini:

En primer lugar, dijo que para él esta exhortación testimonia la verdad del camino sinodal de la Iglesia. Un camino que sigue, que n se detiene, va adelante porque los más ancianos puede pasar el testimonio a los más jóvenes.

También recordó el número 37 donde explica que la Iglesia puede caer siempre en la tentación de perder el entusiasmo. Pero que son los jóvenes que la ayudan a no caer en la corrupción, a no detenerse, a no transformarse en una secta, a ser más pobre y capaz de testimoniar, a estar cercana a los últimos y a los descartados, a luchar por la justicia y a dejarse interpelar con humildad.  Y ser verdaderos, dijo Ruffini, es el mejor modo para  comunicar  la verdad de lo que se testimonia.  Esta es la reacción a las dificultades de una Iglesia que se mantiene joven, que se deja interrogar y estimular por la sensibilidad delos jóvenes.

La Exhortación usa palabras muy claras, dijo el Prefecto, al asumir el punto de vista amplio de los jóvenes, que por un lado no quieren una Iglesia silenciosa y tímida, pero tampoco una Iglesia siempre en guerra por o tres temas que la obsesionan, y por otro lado piden a su vez de ser comprendidos plenamente. Por último habló del punto del documento que habla del ambiente digital que caracteriza la comunicación contemporánea.

“No se trata sólo de usar instrumentos de comunicación, sino de vivir en una cultura ampliamente digitalizada que tiene impactos profundos en las nociones del tiempo y del espacio, en la percepción de sí mismo, delos demás y del mundo, en el modo de comunicar, aprender, informarse, entrar en relación con los demás, dijo Ruffini, el contexto digital alcanza a los jóvenes incluso en iniciativas pastorales, pero es también un territorio de soledad, manipulación, explotación y violencia hasta el extremo del Dark Web. Estos circuitos cerrados, facilitan la difusión de informaciones y noticias falsas fomentando prejuicios y odios. La proliferación de fake news, o noticias falsas, es una expresión de una cultura que ha perdido el sentido de la verdad y dobla los hechos e intereses particulares. La reputación de las personas se pone a riesgo a través de procesos online.

A todo esto, el Papa contrapone una manera diversa de vivir, no sólo en la red, pero en todos los lenguajes. Incluso el del silencio y el de la contemplación. El arte, la música, el deporte, la caridad, el compromiso social, la política, reconectando lo real y virtual. Privilegiando el lenguaje de la cercanía, el lenguaje del amor desinteresado, relacional existencial que toca el corazón.

También en el frente de los abusos, la exhortación invita a una comunicación transparente y verdadera, y a los jóvenes a ser vigilantes y ayudar a sus obispos en la lucha contra este flagelo.  Insiste en el compromiso para la adopción de medidas rigurosas de prevención que impidan repetir estos crímenes. No se esconde detrás de las culpas de otros, da gracias hacia aquellos que tuvieron y tienen el coraje de denunciar el mal sufrido.

Laphidil Oppong Twumasi y Alessio Piroddi

Laphidil dijo que al leer la exhortación sintió como si estaba con alguien cerca, como un padre que me ofrece consejos y sugerencias. Es fácil de entender, ilumina las diversas realidades de la vida delos jóvenes, no se pierde en arcaísmos más bien, encontré términos como tutorial, zapping, influencer, términos juveniles.

En cambio Alessio, dijo que ante este documento por un lado lo vio como joven, y por otro como profesor en la escuela, catequista en la parroquia, y Christus Vivit, dijo es de verdad una exhortación, un empuje, un animarme a traducir en la realidad y en el compromiso cotidiano lo que he recibido como joven, llevarlo a mis alumnos y chicos que encuentro en la parroquia.


Deja un comentario

Abril 2: presentación del documento pontificio sobre el sínodo de la juventud

2019.04.01 Exhortación Apostólica Cristo Vive2019.04.01 Exhortación Apostólica Cristo Vive  (©stolbchenkosvetlana – stock.adobe.com)

Exhortación postsinodal Cristo Vive: expectativas de los jóvenes

Este dos de abril será presentada en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Exhortación Apostólica postsinodal “Cristo Vive” del Papa Francisco, fruto de la XV Asamblea general Ordinaria del sínodo de los Obispos dedicado a los jóvenes, que se llevó a cabo el año pasado en octubre con el tema: La Fe y el Discernimiento vocacional. Los jóvenes dicen lo que se esperan de este documento

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Intervendrán en la Conferencia de Prensa, el secretario y sub secretario general de la Secretaría General del Sínodo, cardenal Lorenzo Baldisseri y  Mons. Fabio Fabene, respectivamente. El Prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, Paolo Ruffini, la responsable del grupo de jóvenes de la Comunidad de Ghana en la diócesis italiana de Vicenza, Laphidil Oppong Twumasi y el profesor Alessio Piroddi Lorrai, Docente de la escuela de secundaria de la Diócesis de Roma.

Documento Final del Sínodo

Los temas contenidos en el Instrumentum laboris se convierten en la “hoja de ruta” del Sínodo sobre el tema “Jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. Sus reflexiones, sus testimonios, sus fuertes llamadas se encuentran en el Documento Final cuyo hilo conductor es el episodio de los discípulos de Emaús, narrado en el Evangelio de Lucas. El acompañamiento y la escucha empática, de hecho, se encuentran entre los rasgos esenciales que los jóvenes requieren de la Iglesia, junto con el fortalecimiento de las escuelas y parroquias, y la atención a temas cruciales como el de los migrantes, “paradigma de nuestro tiempo”.

El lunes 25 de marzo, el Papa en el Santuario de Loreto, confiando a la Virgen Lauretana firmó la Exhortación Apostólica Post-sinodal, como un signo concreto de esa escucha, ese diálogo y ese caminar juntos deseado por los participantes en el Sínodo.

Y antes en enero en la JMJ cuando los jóvenes se encontraron con el Papa, éste les invitó a hacer algo activo y creativo en la Iglesia y en el mundo, haciendo uso de sus “energías renovadoras” para ser “testigos del Evangelio”: “Queremos encontrar y despertar junto con vosotros la continua novedad y juventud de la Iglesia, abriéndonos siempre a esta gracia del Espíritu Santo que tantas veces hace un nuevo Pentecostés. Y esto sólo es posible si sabemos caminar, escuchándonos y completándonos unos a otros, si sabemos dar testimonio anunciando al Señor en el servicio a nuestros hermanos, que es siempre un servicio concreto”.

¿Qué te esperas del documento postsinodal?

Vatican News ha entrevistado a algunos jóvenes de diferentes realidades y países.

Milton Rodríguez de la Arquidiócesis de El Salvador ante los micrófonos de Vatican News espera que la Exhortación sea un documento orientativo para la Pastoral juvenil, los jóvenes, dijo, tenemos mucho que decirle a la Iglesia y a los hombres de estos tiempos. Es necesario una nueva generación de jóvenes que sean más decididos en la vida social, política y en la Iglesia.

Milton Rodríguez de la Arquidiócesis de San Salvador

José María Salazar, delegado de Pastoral Juvenil de la Diócesis de Santander, España, afirmó que el Sínodo de Obispos dedicado a los jóvenes ha sido una bendición para la evangelización de la Iglesia, que no puede olvidar el potencial de los jóvenes en la difusión del Evangelio.

José María Salazar Delegado Pastoral Juvenil Diócesis de Santander, España

En Nicaragua, el seminarista Jeffry Zúniga dijo que espera del documento ideas claras, orientaciones contundentes y profetismo de parte de los obispos y el Papa. Es necesario saber cómo actuar frente a realidades que se viven. Es necesario hacerlo no desde las estructuras, sino ir de persona. Que de un mensaje hacia la estructura de la Iglesia, un mensaje más abierto, un mensaje amigo.

Jeffry Zúniga seminarista de la Arquidiócesis de San Salvador

Desde Panamá, Lourdes Evelyn del Cid, de 26 años, productora audiovisual de la Arquidiócesis de Panamá, para ella este documento serán guías claras para los jóvenes en un lenguaje que podrán entender, sobre nuestros proyectos de vida.

Lourdes Evelyn del Cid de la Arquidiócesis de Panamá

Desde el Salvador, la Hermana Zenia Rosmary Palacios Cárdenas, de las Siervas de la Misericordia de Dios de la Arquidiócesis de San Salvador, trabaja en la Pastoral juvenil, dijo que, como jóvenes salvadoreños están esperando la Exhortación postsinodal con mucha alegría y entusiasmo, porque saben que las palabras del Papa Francisco les animará en su vida espiritual y pastoral. Nosotros somos el hoy el presente, dijo.

Hermana Zenia Rosemary Palacios Cárdenas Pastoral Juvenil Arquidiócesis San Salvador

Y siempre desde la Arquidiócesis de San Salvador, Roberto Machuca dijo que para él es mucha emoción saber que hay una Exhortación Postsinodal dirigida a ellos, a los jóvenes. Considera que esta Exhortación marcará un antes y un después. Hoy la Iglesia está en clave de escucha, en clave de acompañamiento.

Joven Roberto Machuca de San Salvador

Un líder de un grupo juvenil, ante las inquietudes de los jóvenes, espera luces y esperanza para los chicos, con lo que el Papa promulgue que los jóvenes se arraiguen, en medio de una sociedad confusa, sin Dios.

Líder de un grupo juvenil en Arquidiócesis de San Salvador