Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Corea: jornada de la juventud del 11 al 15 agosto.

Todo listo para celebrar la Jornada de la Juventud Corea 2018

El Arzobispo de Seúl, el Cardenal Andrew Yeom Soo-jung, explicó que la llamada “JMJ Coreana” es una oportunidad para el crecimiento espiritual de los jóvenes, “para que puedan encontrar a Cristo en sus vidas”.

Ciudad del Vaticano

La archidiócesis de Seúl acogerá la Jornada de la Juventud coreana (KYD, siglas en Inglés) del 11 al 15 de agosto de 2018, que tendrá como tema principal la frase Evangelio “Soy yo, no tengáis miedo” (Mt 14:27).

Una oportunidad para encontrarse con Cristo

En declaraciones a la agencia vaticana Fides, el Arzobispo de Seúl (Corea del Sur), el Cardenal Andrew Yeom Soo-jung, explicó que la llamada “JMJ Coreana” es una oportunidad para el crecimiento espiritual de los jóvenes, para que puedan encontrar a Cristo en sus vidas.

Anuncios


Deja un comentario

Domingo 12 día int. de la juventud. Mensaje del secretario gen, de la ONU

Las esperanzas del planeta recaen en los jóvenes

Banco Mundial/Roxana Bravo
Jóvenes estudiantes del Instituto Nacional Afgano de Música.

12 Agosto 2018

Los jóvenes del mundo necesitan espacios seguros, tanto físicos como digitales, donde puedan “expresar libremente sus opiniones” y “perseguir sus sueños”, dijo el Secretario General para conmemorar el Día Internacional de la Juventud.

“Las esperanzas del mundo recaen en los jóvenes”, aseguró António Guterres añadiendo que la paz, el dinamismo económico, la justicia social, y la tolerancia dependen de aprovechar el poder de la juventud”.

En la actualidad, hay 1800 millones de jóvenes entre las edades de 10 y 24 años en el mundo, la población juvenil más grande de la historia.

La inestabilidad política, los desafíos del mercado laboral y el espacio limitado para la participación política y cívica han llevado a los jóvenes a estar cada vez más aislados, lo que plantea la necesidad de contar con más espacios seguros donde puedan reunirse, participar y expresarse.

Guterres señaló que más de 400 millones de mujeres y hombres jóvenes viven en medio de un conflicto armado o son vulnerables a la violencia del crimen organizado.

Además, explicó que “millones enfrentan privaciones, acoso, acoso y otras violaciones de sus derechos”.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, específicamente el Objetivo 11, enfatiza la necesidad de proporcionar espacio para una urbanización inclusiva y sostenible.

“Debemos invertir para que los jóvenes tengan acceso a la educación, la capacitación y el trabajo decente para alcanzar su máximo potencial”, subrayó el Secretario General.

“Las Naciones Unidas están firmemente comprometidas a escuchar las voces de los jóvenes y a abrir caminos para una participación significativa en las decisiones que los afectan”, continuó, anunciando una nueva estrategia que se lanzará en septiembre “para intensificar nuestro trabajo con y para gente joven.”

“Al hacer que el mundo sea seguro para los jóvenes, hacemos que el mundo sea mejor para todos”, concluyó el titular de la ONU.

Por su parte Jayathma Wickramanayake, Enviada de la Juventud de la ONU, destacó que las mujeres y niñas jóvenes son particularmente vulnerables, así como los jóvenes refugiados y migrantes, aquellos que viven en entornos proclives al conflicto y los jóvenes de la comunidad LGTBI.

Eventos para celebrar el Día Internacional de la Juventud 2018 se llevarán a cabo en todo el mundo para promover la participación y el empoderamiento de los jóvenes.


Deja un comentario

El Papa a los 70.000 jóvenes italianos reunidos en Roma.

El Papa a los jóvenes en la Plaza San Pedro: “Basta de hipocresía, mentira, fraude, injusticia y desprecio”

En el Ángelus con el que concluye el encuentro organizado por la Iglesia italiana en vista del Sínodo había 90 mil fieles reunidos
REUTERS

El Papa con los jóvenes en la Plaza San Pedro

CONDIVIDI
138
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 12/08/2018
Ultima modifica il 12/08/2018 alle ore 13:09
GIACOMO GALEAZZI
CIUDAD DEL VATICANO

 

En una Plaza San Pedro llena (90 mil fieles), el Papa se dirigió particularmente a los jóvenes a los que está dedicado el próximo Sínodo de los obispos. Insistió con fuerza en el “no” a la «cultura de la muerte» y al «desprecio del otro». Los cristianos, subrayó, no deben ser «hipócritas, sino coherentes con su fe». El Papa, durante el encuentro al final de la misa celebrada por el presidente de la Conferencia Episcopal de Italia, Gualterio Bassetti (que en la homilía recordó que «muchas emergencias como el desempleo afectan Italia», pero «la Iglesia no deja atrás a nadie», porque la «acogida es siempre un deber»), exhortó a las nuevas generaciones a «ser protagonistas en el bien», porque «no es suficiente no hacer el mal». Y añadió: «No es suficiente no odiar: perdonen». Y concluyó con la siguiente frase: «Ayer se me olvidó saludar a los sacerdotes que estaban con ustedes. Lo hago ahora: agradezco a los sacerdotes, se necesita paciencia para trabajar con ustedes, la paciencia de los sacerdotes». Después de haber dialogado con los jóvenes en el Circo Máximo ayer por la tarde, Jorge Mario Bergoglio confirió a los jóvenes italianos el «mandato misionero». Después bendijo los dones que los chicos llevarán a la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá, en programa del 22 al 27 de enero de 2019, en la que participará el mismo Pontífice. Los regalos eran el Crucifijo de San Damián y la estatua de la Virgen de Loreto. «Queridos jóvenes, al volver a sus comunidades, ofrezcan testimonio a sus coetáneos, y a todos los que encuentren, la alegría de la fraternidad y de la comunión que han experimentado en estos días de peregrinaje y de oración», dijo el Papa al final del Ángelus. «En la segunda Lectura de hoy, San Pablo nos dirige una invitación urgente: “No entristezcan al Espíritu Santo de Dios, con el que fueron marcados para el día de la redención –recordó Francisco”. Pero, ¿cómo se entristece el Espíritu Santo? Todos lo hemos recibido en el Bautismo y en la Confirmación, entonces, para no entristecer al Espíritu Santo es necesario vivir de manera coherente con las promesas del Bautismo, renovadas en la Confirmación: estas premisas tienen dos aspectos: renuncia al mal y adhesión al bien». Y, añade el Pontífice, «renunciar al mal significa decir “no” a las tentaciones, al pecado, a satanás; más concretamente significa decir no a una cultura de la muerte, que se manifiesta en la fuga de la realidad hacia una falsa felicidad que se expresa en la mentira, en el fraude, en la injusticia, en el desprecio del otro». Efectivamente, «la vida nueva que nos ha sido dada en el Bautismo, y que tiene al Espíritu como fuente, rechaza una conducta dominada por sentimientos de división y de discordia». Por esto, «el Apóstol Pablo exhorta a sacar del propio corazón toda aspereza, desdén, ira, gritos y maldiciones con toda suerte de malignidad». Según Jorge Mario Bergoglio, «estos seis elementos o vicios que turban la alegría del Espíritu envenenan el corazón y conducen a imprecaciones contra Dios y contra el prójimo». Pero, «no es suficiente no hacer el mal para ser un buen cristiano; es necesario sumarse al bien y hacer el bien». Es por ello que San Pablo continúa: “sean, por el contrario, benévolos los unos con los otros, misericordiosos, perdonándose recíprocamente como Dios les ha perdonado a ustedes en Cristo”. Muchas veces –indicó el Papa– escuchamos a algunos que dicen: “Yo no le hago daño a nadie”. De acuerdo, pero, ¿haces el bien? Cuántas personas no hacen el mal, pero tampoco el bien, y sus vidas transcurren en la indiferencia, en la apatía, en la tibieza. Esta actitud va en contra del Evangelio, y va en contra también de la índole de ustedes, los jóvenes, que por naturaleza son dinámicos, apasionados y valientes». Hoy, insistió el Pontífice argentino, «¡los exhorto a ser protagonistas en el bien! No se sientan a gusto cuando no hagan el mal; cada uno es culpable del bien que podía hacer y no hizo. No es suficiente no odiar, hay que perdonar; no es suficiente no tener rencor, hay que rezar por los enemigos; no es suficiente no ser causa de división, hay que llevar paz a donde no hay; no es suficiente no hablar mal de los demás, hay que interrumpir cuando escuchamos hablar mal de alguien».

 

REUTERS

 

Entonces, «si no nos oponemos al mal, lo alimentamos tácitamente. Es necesario intervenir en donde el mal se difunde; porque el mal se difunde donde faltan cristianos audaces que se oponen con el bien, caminando en la caridad, según la advertencia de San Pablo». Y, prosiguió el Papa, «queridos jóvenes, ¡en estos días ustedes han caminado mucho! Por ello están entrenados y puedo decirles: ¡caminen en la caridad! Caminemos juntos hacia el próximo Sínodo de los obispos sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Y el Papa invocó a la Virgen María, para que «nos sostenga con su maternal intercesión, para que cada uno de nosotros, cada día, con los hechos, pueda decir no al mal y decir sí al bien». Después del Ángelus, el Papa dirigió un saludo a «todos ustedes, romanos y peregrinos provenientes de tantas partes del mundo».

 

En particular dirigió su saludo «a los jóvenes de las diócesis italianas, acompañados por los respectivos obispos, por sus sacerdotes y educadores». En estos días «ustedes han derramado su entusiasmo por las calles de Roma y su fe: ¡les agradezco por su presencia y por su testimonio cristiano!». Su agradecimiento también fue a la Conferencia Episcopal de Italia (representada por el presidente cardenal Gualterio Bassetti), que promovió este encuentro con los jóvenes en vista del próximo Sínodo de los Obispos. Y, recomendó el Papa, «queridos jóvenes, al volver a sus comunidades, ofrezcan testimonio a sus coetáneos, y a todos los que encuentren, la alegría de la fraternidad y de la comunión que han experimentado en estos días de peregrinaje y de oración».

 El encuentro del Papa con los jóvenes en el Circo Massimo el 11 de agosto

 

El Papa: la Iglesia sin testimonio es solamente humo

Francisco se reúne con 70 mil jóvenes, que llegaron al Circo Máximo romano de toda Italia: el clericalismo es «la perversión de la Iglesia». Indica el ejemplo del joven san Francisco: decían que estaba loco, pero cambió la historia de Italia, porque soñaba en grande
ANSA

El encuentro en el Circo Máximo

«La Iglesia sin testimonio es solamente humo». El Papa Francisco encuentra en el Circo Máximo a 70 mil jóvenes que llegaron a Roma desde todos los rincones de Italia y los exhorta a seguir «grandes sueños» en la vida (como hacía el joven San Francisco, que «cambió la historia de Italia», a pesar de que dijeran que estaba loco), a vivir el amor sin «peros» («en Argentina decimos que tienes que poner toda la carne en el asador») y a evitar el clericalismo, «perversión de la Iglesia», saliendo de sí y yendo al encuentro de los demás, para ofrecer testimonio concreto de la fe.

 

«Si nosotros los cristianos, sea yo laico, sacerdote, monja u obispo, si no aprendemos a escuchar los sufrimientos, escuchar los problemas, quedarnos callados, dejar hablar y escuchar, nunca seremos capaces de dar una respuesta positiva», dijo el Papa al responder a la pregunta que le hicieron algunos de los jóvenes que llegaron a la capital italiana desde alrededor de doscientas diócesis italianas («Por mil caminos hacia Roma», es el nombre del evento promovido por la Conferencia Episcopal de Italia). El chico, Dario, enfermero en un instituto de cuidados paliativos, dijo: «Para los jóvenes ya no son suficientes las “imposiciones” desde lo alto, a nosotros nos sirven pruebas y un testimonio sincero de Iglesia que nos acompañe y nos escuche para las dudas que nuestra generación cotidianamente se plantea». Muchas veces, dijo Jorge Mario Bergoglio, «las respuestas positivas no pueden darse con las palabras, tienen que darse arriesgándose a sí mismos en el testimonio. En donde no hay testimonio no está el Espíritu Santo. Se decía de los primeros cristianos: “vean cómo se aman”, porque la gente veía su testimonio. Ellos sabían escuchar y después vivían como dice el Evangelio. Ser cristiano –prosiguió el Papa– no es un estatus cualificado en la vida… “Te agradezco, Señor, porque soy cristiano y no soy como los demás que no creen en ti”. ¿Les gusta esta oración? Es la oración del fariseo: “Pobre gente, no comprende nada, no fue a la catequesis, no fue a un colegio católico o a una universidad católica, pobre gente”. ¿Esto es cristiano? No, esto escandaliza. Esto es pecado. “Te agradezco, Señor, porque no soy como los demás, voy a misa el domingo, llevo una vida ordenada, me confieso”. ¿Esto es cristiano? No: debemos elegir el testimonio. Una vez en un almuerzo con los jóvenes en Cracovia, un chico me dijo: “Tengo un problema, tengo un compañero agnóstico. ¿Qué tengo que decirle para hacerle comprender que la nuestra es la verdadera religión?”. Yo le dije: “Querido, lo último que tienes que hacer es decirle algo. Comienza a vivir como cristiano y será él el que te pregunte por qué vives así”», dijo el Papa entre los aplausos de los chicos.

 

Dario, recordó el Papa, se refirió a los «inútiles fastos y los frecuentes escándalos» que vuelven «a la Iglesia poco creíble a nuestros ojos». «El escándalo de una Iglesia formal», sin testimonio, explicó el Papa, «el escándalo de una Iglesia encerrada, que no sale. Él todos los días tiene que salir de sí mismo, esté contento o triste, para acaricias a los enfermos, para dar los cuidados paliativos que hagan menos doloroso el tránsito hacia la eternidad, y él sabe qué es salir de sí mismo, ir hacia los demás, ir más allá de las fronteras que me dan seguridad». Muchas veces, dijo el Papa, «Jesús toca a la puerta desde dentro de nosotros, para que lo dejemos salir, porque sin testimonio lo mantenemos prisionero de nuestras formalidades, de nuestras cerrazones, de nuestro egoísmo, de nuestra manera clerical de vivir. El clercalismo, que no es solo de los clérigos, sino que nos afecta a todos nosotros, es una perversión de la Iglesia. Yo los invito a preguntarle, a Dario o a algún otro que haga este trabajo y sea capaz de salir de sí mismo: ¿Cuándo digo: “la Iglesia no da testimonio”, puedo también decirlo de mí? Cada uno de nosotros puede criticar a aquel sacerdote, a ese cristiano, si no es capaz de salir de sí mismo para dar testimonio? Queridos jóvenes –concluyó– la Iglesia sin testimonio es solamente humo».

 

El Papa evocó el caso de la traducción italiana del “Padre Nuestro”, que proponía la fórmula «No nos induzcas en tentación»: «Esta traducción italiana, recientemente ha sido ajustada con la precisa traducción del texto original, porque podía parecer un equívoco», dijo el Papa. «¿Puede Dios padre “inducirnos” a la tentación? ¿Puede engañar a sus hijos? Y por esto, la verdadera traducción es “No nos dejes caer en la tentación”. Impídenos hacer el mal, líbranos de malos pensamientos… A veces las palabras, aunque hablen de Dios, traicionan su mensaje de amor. A veces somos nosotros los que traicionamos el Evangelio».

 

A una chica que le contó su experiencia de elegir estudiar historia del arte a pesar de que el profesor a quien se había dirigido la hubiera desanimado invitándola a estudiar economía, el Papa respondió insistiendo en la necesidad de soñar en grande. «Los sueños de los jóvenes le dan un poco de miedo a los adultos, porque cuando un joven sueña, va lejos», dijo Francisco. «Tal vez porque han dejado de soñar y de arriesgarse, tal vez porque sus sueños ponen en crisis sus decisiones de vida. Sueños que llevan la crítica. Pero ustedes no se dejen robar sus sueños, no se dejen robar sus sueños. Había un chico aquí en Italia, veinteañero, que comenzó a soñar a la grande, su papá, un gran empresario, trató de convencerle y él dijo: “No, yo quiero soñar esto que siento dentro”, y al final se fue para soñar y el papá se fue detrás de él y ese joven se refugió en el obispado y se despojó de la ropa y se la dio al padre: “Déjame ir”. Este joven, un italiano veinteañero, se llamaba Francisco, y cambió la historia de Italia. Francisco se arriesgó a soñar en grande, no conocía las fronteras, y soñando acabó la vida. Pensemos, era un joven como ustedes, pero, ¡cómo soñaba! Decían que estaba loco porque soñaba así, y tanto bien hizo y hace constantemente. Los jóvenes le dan un poco de miedo a los adultos, porque han dejado de soñar, de arriesgarse, se acomodaron bien y el sueño es peligroso. Y ustedes no se dejen robar sus sueños», dijo el Papa. «Un joven que no sabe soñar es un joven anestesiado, no podrá comprender la vida, la fuerza de la vida: los sueños te despiertan y te llevan más allá», añadió Francisco, invitando a no tener sueños «miserables», sueños de «comodidad», a no ser jóvenes «de sofá» que «se jubilan a los veinte años», sino, por el contrario, a ser «capaces de soñar» y convertirse en «maestros del sueño: “Padre, ¿dónde puedo comprar pastillas para soñar?”», dijo el Papa imaginándose a un joven interlocutor que le habla de droga. «No, esas no, esas no te hacen soñar, esas te adormentan el corazón, esas te queman las neuronas, esas te arruinan la vida. ¿Y dónde puedo comprar los sueños? No se compran los sueños, son un don de Dios, un don que Dios siembra en los corazones. Ofrezcan sus sueños, nadie, tomándolos, los hará menos ricos. Sean peregrinos por el camino de sus sueños, arriésguense por ese camino, no tengan miedo», dijo el Papa citando a Juan XXIII: «Nunca he conocido a un pesimista que haya hecho nada bueno».

 

Otra chica le preguntó al Papa, con entusiasmo, sobre el deseo de formar una familia y la tentación de postergar esta decisión por motivos profesionales. «¡Es valiente Martina! Nos mueve a todos la estabilidad, y habla con fuego. Yo no sé… me dan ganas de preguntarle, ¿es la sobrina de san Juan Crisóstomo?», dijo el Papa con sentido del humor. «Puso el dedo en la llaga, la decisión del amor. “Pero… No ahora, cuando acabe los estudios, por ejemplo”. Ese “pero” nos detiene, no nos deja seguir adelante, nos quita la libertad. Siempre hay un “Pero”, que a veces se vuelve más grande que la decisión misma y la sofoca».

 

El Papa invitó a los chicos a distinguir entre el amor verdadero y el «entusiasmo amoroso maquillado de amor», y los exhortó a no dudar frente al verdadero amor. «El amor no tolera medias tintas, o todo o nada. En el amor, para hacer que crezca, no funcionan los atajos. El amor debe ser sincero, abierto, valiente. En el amor tú debes poner todo: debes echar toda la carne al asador, así decimos en Argentina».

 

«No se conformen del paso prudente de quien se acomoda al fondo de la fila», dijo el Papa al retomar la palabra al final de la velada con los 70 mil jóvenes. «Se necesita la valentía de arriesgar y dar un salto hacia adelante, un salto audaz y temerario para soñar y realizar como Jesús el Reino de Dios, y comprometerse por una humanidad más fraterna. Me encantaría verlos correr más fuerte de quienes en la Iglesia son un poco lentos y temerosos, atraídos por ese Rostro tan amado, que adoramos en la Santa Eucaristía, y reconocemos en la carne del hermano sufriente. Que el Espíritu Santo los empuje en esta carrera para adelante. La Iglesia necesita su impulso, el impulso de sus intuiciones, de su fe. Y cuando lleguen a donde no hemos llegado, tengan la paciencia para esperarnos, como Juan esperó a Pedro frente al sepulcro vacío».


Deja un comentario

El Papa a los jóvenes italianos peregrinos en Roma.

ES

El Papa a jóvenes italianos: La Iglesia y el mundo necesitan de vuestra fe

“Sean testigos y crean en sus sueños”, es cuánto ha dicho el Papa Francisco a los jóvenes procedentes de varias Diócesis de Italia congregados en el Circo Máximo, la tarde de este sábado 11 de agosto.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Vayan con Jesús, vayan con el amor de Jesús, con este amor, la vida se hace una carrera buena, sin ansias, sin miedos, aquella palabra que nos destruye. Sin ansias y sin miedos. Una carrera hacia Jesús y hacia los hermanos, con el corazón lleno de amor, de fe y de alegría”, con estas palabras el Papa Francisco alentó a los jóvenes italianos congregados en el Circo Máximo de Roma para la Vigilia de Oración en preparación al Sínodo de los Jóvenes, en programa del 3 al 28 de octubre de 2018.

A los casi 70 mil jóvenes que llegaron en peregrinación desde distintas partes de Italia bajo el lema: “Por mil caminos hacia Roma”, el Santo Padre los animó a recibir ese gran tesoro de cultura y de fe que han encontrado a lo largo del camino que los ha conducido hasta la capital italiana. “Espero – agregó el Papa – que hayan respirado profundamente las alegrías y las dificultades, la vida y la fe del pueblo italiano”.

Los discípulos de Jesús: “corren”

Comentando el pasaje del Evangelio de San Juan (20, 1-8), donde el evangelista narra la resurrección de Jesús, el Pontífice recordó que, esa mañana ha cambiado para siempre la historia de la humanidad. “Tenemos tantos motivos para correr – afirmó el Papa – muchas veces sólo porque tenemos muchas cosas que hacer y el tiempo no es suficiente. A veces nos apresuramos porque nos atrae algo nuevo, bello, interesante. A veces, al contrario, se corre para escapar de una amenaza, de un peligro”.

Desde esa mañana queridos jóvenes, dijo el Obispo de Roma, la historia no es la misma. En la hora en la cual la muerte parece triunfar, en realidad revela su derrota. “Ni siquiera la gran roca puesta ante el sepulcro – preciso el Pontífice – ha podido resistir. Y desde aquel momento, en todo lugar en la cual la vida es oprimida, en cada espacio en el cual dominan la violencia, guerra, miseria, allí donde el hombre es humillado y pisoteado, en aquel lugar puede todavía reencenderse una esperanza de vida”.

¡Correr es arriesgar!

Por ello, queridos jóvenes, alentó el Papa Francisco, porque son como el apóstol Juan, estoy feliz de verlos correr impulsados por vuestro corazón, sensible a la voz del Espíritu que anima vuestros sueños. “No se conformen de un paso prudente – agregó – se necesita la valentía de arriesgar un salto adelante, un impulso audaz y temerario para soñar y realizar como Jesús el Reino de Dios, y comprometerse por una humanidad más fraterna”. La Iglesia necesita de vuestro impulso, de vuestras intuiciones y de vuestra fe, señaló el Papa, sólo caminado juntos se hace pueblo, el pueblo de Dios.

Ver y creer

El Evangelio también nos habla de dos verbos, dijo el Papa, “ver y creer”. ¿De qué signos se trata? Juan nos dice que los discípulos viendo los signos que Jesús realizaba creyeron en Él. “Esta es la novedad revolucionaria del Evangelio – precisó el Pontífice – el sepulcro vacío de Cristo se hace el último signo en el cual resplandece la victoria definitiva de la vida”. Dios nos ha dado una potencia más grande de todas las injusticias y fragilidades de la historia, más grande de nuestro pecado: Jesús ha vencido la muerte dando su vida por nosotros. “Esa mañana del Domingo de Pascua ha cambiado la historia – concluyó el Papa – seamos valientes”.


Deja un comentario

Encuentro del Papa con miles de jóvenes en preparación al Sínodo de jóvenes

El Papa saluda a jóvenes peregrinos que “festejan la fe” en el Circo Máximo

Bajo el lema “Por mil caminos hacia Roma”, unos 70.000 jóvenes procedentes de varias Diócesis de Italia se reunirán con el Papa Francisco en el Circo Máximo, la tarde del sábado 11 de agosto. Un día antes, el Santo Padre saludó en el Vaticano a un grupo de peregrinos a quienes invitó a reflexionar sobre tres palabras clave: camino, alegría y vocación.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

A tan sólo dos meses de la celebración del Sínodo de los Obispos que se llevará a cabo en Roma y estará dedicado al tema de «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», el Papa Francisco participará en un encuentro con 70.000 jóvenes italianos que peregrinan a la Ciudad Eterna los días 11 y 12 de agosto.

Según la Conferencia Episcopal italiana, en esta iniciativa participan 195 de las 226 diócesisque hay en el país, acompañados de 120 obispos.

Fiesta de la Fe en el Circo Máximo de Roma

El encuentro con el Santo Padre tendrá lugar el sábado 11 de agosto, en las instalaciones del Circo Máximo de Roma e iniciará con un intercambio de preguntas y respuestas en el que un grupo de chicos y chicas presentará al Pontífice, sus inquietudes espirituales, así como los problemas y desafíos a los que se enfrenta la juventud en la actualidad.

Este coloquio con Francisco estará acompañado de un espectáculo musical, y de varias actividades de entretenimiento que se extenderán hasta la medianoche.

 

El Domingo 12, los jóvenes participarán en la Misa que presidirá el Obispo de Roma en la Plaza de San Pedro y que concelebrará el cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia episcopal italiana.

Antes de finalizar el encuentro, el Santo Padre volverá a dirigirse a los peregrinos para presidir el envío misionero, bendecir la Cruz de San Damián y la imagen de la Virgen de Loreto que llevarán a la Jornada Mundial de la Juventud en enero de 2019 en Panamá.

Tras el rezo del Ángelus y la bendición papal, los grupos de peregrinos regresarán a sus diócesis.

Breve saludo del Papa antes del encuentro

Según informa la Vicedirectora de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Paloma García Ovejero, la tarde del 10 de agosto, el Papa Francisco tuvo un breve encuentro en el Vaticano con una representación de estos jóvenes peregrinos: el grupo de la  XXXVIII Marcha Franciscana , proveniente de Loreto, Asís y Roma.

El Santo Padre les dio tres palabras claves sobre las cuales reflexionar: “camino, alegría y vocación”, y los puso en guardia sobre las consecuencias de la hipocresía.

Conciertos y espectáculos

La gran cita del Papa con los miles de peregrinos será dentro de unas horas, en un escenario en el que también actuarán artistas como Alex Britti, el rapero Clementino, el cantautor Mirkoeilcane, el grupo de rock Perturbazione, el comediante Saverio Raimondo y el director Andrea Delogu.

La animación musical de la liturgia correrá a cargo de la juventud del ministerio juvenil de Bari y Milán, junto con el coro del Instituto Diocesano de Música y Liturgia de Reggio Emilia, dirigido por el Maestro Giovanni Mareggini que interpretará el himno oficial de la reunión: “Protege mi camino”, con el que también concluirá la Santa Misa del Domingo 12 de agosto.

Celebrando la fe en el Circo Máximo


Deja un comentario

Corea del sur: nueva gran jornada de la juventud

Todo listo para celebrar la Jornada de la Juventud Corea 2018

El Arzobispo de Seúl, el Cardenal Andrew Yeom Soo-jung, explicó que la llamada “JMJ Coreana” es una oportunidad para el crecimiento espiritual de los jóvenes, “para que puedan encontrar a Cristo en sus vidas”.

Ciudad del Vaticano

La archidiócesis de Seúl acogerá la Jornada de la Juventud coreana (KYD, siglas en Inglés) del 11 al 15 de agosto de 2018, que tendrá como tema principal la frase Evangelio “Soy yo, no tengáis miedo” (Mt 14:27).

Una oportunidad para encontrarse con Cristo

En declaraciones a la agencia vaticana Fides, el Arzobispo de Seúl (Corea del Sur), el Cardenal Andrew Yeom Soo-jung, explicó que la llamada “JMJ Coreana” es una oportunidad para el crecimiento espiritual de los jóvenes, para que puedan encontrar a Cristo en sus vidas.

 

“Sinceramente deseo que muchos jóvenes puedan descubrir la verdadera paz y el consuelo en la presencia de Dios, confiándose a Él”, añade el Purpurado, subrayando que se trata también de una oportunidad para que la Iglesia local reflexione con y sobre la juventud; especialmente acerca de las problemáticas a la que se enfrenta actualmente.

“En los jóvenes se esconde la esperanza”

“Vemos que la tasa de desempleo de los jóvenes coreanos es la más alta en la historia. Los jóvenes tienden a retrasar o abandonar la idea de casarse y formar una familia a causa del desempleo”, comentó Su Eminencia, destacando que a pesar de los obstáculos, en el corazón de los jóvenes siempre descubre la esperanza y siente la presencia de Cristo:

“Los jóvenes se acercan a Dios con pasión y deseo y traen al mundo la verdadera felicidad que viven al experimentar el amor de Dios en sus vidas. Tienen un potencial infinito porque son jóvenes y merecen ser amados solo porque son jóvenes”.

El objetivo: mantener viva la Fe

Por último, el Cardenal Yeom Soo-jung destacó que la KYD ayuda a que los jóvenes logren “mantener vivo su amor a Dios y mantener viva la fe en su viaje de la vida”.

Esta es la cuarta edición de la JMJ Coreana que se realiza en una diócesis de Corea del Sur. La primera se realizó en el 2007 en Jeju, la segunda en el 2010 en Uijeongbu y la tercera en Daejeon. Esta última se celebró en conjunto con la Jornada Asiática de la Juventud con motivo de la visita del Papa Francisco a Corea.

Jornada de la Juventud Corea 2018


Deja un comentario

Miles de jóvenes a Roma los días 11 y 12 de agosto.

El Santo Padre durante una Audiencia General, en el Aula Pablo VI.El Santo Padre durante una Audiencia General, en el Aula Pablo VI. 

Miles de jóvenes de Italia peregrinan a Roma para ver al Papa

El sábado 11 de agosto por la tarde, el Papa Francisco se encontrará con los jóvenes en el Circo Máximo, mientras que el domingo 12 el Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el Cardenal Gualtiero Bassetti, presidirá la celebración de la Santa Misa.

Ciudad del Vaticano

Decenas de miles de jóvenes peregrinos provenientes de toda Italia se darán cita en Roma, los días 11 y 12 de agosto, para celebrar la culminación de una gran peregrinación organizada por la Conferencia Episcopal Italiana bajo el lema “Por mil caminos, hacia Roma”.

Una red de caminos que llegan a Roma

En la iniciativa se han implicado casi 200 diócesis italianas y las rutas de peregrinación tendrán su origen en cada una de ellas, por lo que se creará una red de caminos que convergerán en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

 

Según la Conferencia Episcopal Italiana, se espera la participación de al menos 70 mil jóvenes que recorrerán la ruta a pie. Junto a los jóvenes, participarán en el encuentro en Roma más de 100 Obispos.

El elcuentro con el Papa

El sábado 11 de agosto por la tarde, el Papa Francisco se encontrará con los jóvenes en el Circo Máximo, mientras que el domingo 12 el Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el Cardenal Gualtiero Bassetti, presidirá la celebración de la Santa Misa.

Antes de finalizar el encuentro, el Santo Padre volverá a dirigirse a los peregrinos para presidir el envío misionero y bendecir la Cruz de San Damián y la imagen de la Virgen de Loreto que llevarán a la Jornada Mundial de la Juventud en enero de 2019 en Panamá.

Tras el rezo del Ángelus y la bendición papal, los grupos de peregrinos regresarán a sus diócesis.