Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Cardenal Clemente, arzobispo de Lisboa, agradece la designación de la ciudad para la próxima JMJ

2018.11.13 Card. Manuel Clemente 2018.11.13 Card. Manuel Clemente   (© 2018 LUSA – Agência de Notícias de Portugal, S.A.)

Reacción del Patriarca de Lisboa al saber que JMJ será en Portugal

El Patriarca de Lisboa (Portugal), Cardenal Manuel Clemente, expresó su alegría tras conocerse la noticia de que su ciudad será la sede de la JMJ 2022, luego de la que se realizó estos días en Panamá

Ciudad del Vaticano

ANUNCIO JMJ 2022

El Cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida,  fue quien hizo el anuncio al finalizar la Misa de clausura de la JMJ Panamá 2019: “como dijo el Santo Padre, tenemos ahora que salir de aquí y poner en práctica todo lo que hemos aprendido. La próxima Jornada Mundial de la juventud será en Portugal”.

Patriarca de Lisboa

El Patriarca de Lisboa, expresó que “Es una excelente noticia y también una feliz confirmación de algo que ya esperábamos hace mucho tiempo en Portugal”. Añadió: “Nuestras 20 diócesis desde hace mucho tiempo tienen este sueño de ver una Jornada Mundial de la Juventud en Portugal, y ahora esta será en Lisboa”.

El Patriarca también invitó a los jóvenes del mundo a participar en la próxima JMJ Lisboa 2022, especialmente a los países “más ligados por la historia y la tradición”:

“Hemos hablado en el ámbito de las Conferencias Episcopales de lengua portuguesa, la última vez en Cabo Verde, hemos visto en estas Jornadas una oportunidad más para fortalecer los lazos entre nosotros, y esto sucederá, por supuesto. Todo el mundo está comprometido, desde Brasil hasta Angola, desde Guinea hasta Mozambique, desde Cabo Verde hasta Santo Tomé. La diáspora portuguesa misma en el mundo… todo esto estará muy presente en la Jornada de Lisboa”.

Esta tierra te espera

En el encuentro con los voluntarios, pocos minutos antes de partir hacia Roma, una joven expresaba al Papa: “Lisboa es una ciudad hermosa, llena de colinas con pequeñas capillas y muchas iglesias, antiguas y hermosas. En todas ellas, la devoción a la Virgen nos confirma como la Tierra de Santa María…Esta es la tierra que te espera con los brazos abiertos. Y queremos decirles que nuestra alegría ya es inmensa, sabiendo que los días vendrán cuando las calles y plazas de las diócesis portuguesas estén llenas de jóvenes”.

Anuncios


Deja un comentario

La JMJ del 2022 en Lisboa

2018-01-25 Auschwitz Giornata della MemoriaAuschwitz Jornada de la Memoria 

Papa: Lisboa en el 2022, el amor y el Holocausto, en los tuits del Pontífice durante esta JMJ

De entre los tuits del Santo Padre, uno para recordar la Jornada de la Memoria. Custodiar la memoria para que el horror de la Shoah jamás se repita, tal como lo repiten los supervivientes de la barbarie de los campos de exterminio nazis

Ciudad del Vaticano

“A ustedes, queridos jóvenes, un gran ‘gracias’ por #Panamá2019.  Sigan caminando, sigan viviendo y compartiendo la fe.  ¡Nos vemos en Lisboa en 2022!”.

“Sólo lo que se ama puede ser salvado. Sólo lo que se abraza puede ser transformado. #Panama2019”.

“No olvidemos a las víctimas del Holocausto. Su indecible sufrimiento sigue gritando a la humanidad: ¡Todos somos hermanos! #JornadadelaMemoria”.

Son los tres tuits del Papa Francisco que tuiteó desde Panamá en su cuenta oficial de tuiter @Pontifex.

En el aniversario de la apertura de los portones del campo de concentración de Auschwitz, acaecida precisamente el 27 de enero de 1945, cuando las tropas de la Armada Roja ingresaron en la ciudad polaca revelando al mundo el horror realizado por los nazis y liberando a los supervivientes, hoy se celebra el Día de la Memoria.

De este modo también el Papa Francisco ha querido recordar esta Jornada para que no olvidemos a las víctimas del Holocausto.

El aniversario fue establecido por la ONU en el año 2005 para conmemorar a las víctimas de la Shoah, es decir todos los que perdieron la vida como resultado de las medidas de persecución racial y política, limpieza étnica y genocidio aplicadas por el régimen nazi del Tercer Reich y sus aliados, entre 1933 y 1945. Según el Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos, entre quince y diecisiete millones de personas perdieron la vida como resultado directo de los procesos de “arianización” promovidos por el régimen de Adolf Hitler.

Los judíos pagaron el precio mayor, unos seis millones, por ser el verdadero objetivo de la “solución final” perseguida por el Reich. Pero el número de víctimas también incluye a las personas discapacitadas – sobre las cuales se inauguró la experimentación de las estrategias más eficaces para el exterminio masivo – los romaníes, los no arios, los disidentes políticos y los llamados “indeseables”, como los homosexuales y los disidentes religiosos. Para mantener viva la memoria, a fin de que estos crímenes no se repitan jamás, cada año, los,  ya ancianos supervivientes del Holocausto, se gastan incansablemente participando en conferencias, reuniones con estudiantes y diversas iniciativas de sensibilización.


Deja un comentario

Panamà. Visita del Papa a la carcel para reclusos menores de edad.

La sociedad civil: luchar para crear oportunidades y transformación

«Este recibe a los pecadores y come con ellos» acabamos de escuchar al inicio del evangelio (Lc 15,2). Es lo que murmuraban algunos fariseos y escribas bastante escandalizados y molestos con el comportamiento de Jesús. Es así como inicia el Papa su homilía, recordando que con esa expresión, los fariseos pretendían descalificar a Jesús y desvalorizarlo delante de todos, pero lo único que consiguieron fue señalar una de sus actitudes más comunes y distintiva: «este recibe a los pecadores y come con ellos».

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

A las 10, 25 aproximadamente hora local, el Papa llegó al Centro de Cumplimiento de Menores Las Garzas de Pacora y lo recibieron el arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta y la directora del centro Emma Alba Tejada. Este centro fue inaugurado en el 2012, acoge a 192 reclusos.  El Papa presidió la Liturgia Penitencial.

Después de un breve testimonio de un joven recluso, y la liturgia, seguida por el Evangelio, el papa presidió la homilía. Al concluir su alocución, se llevaron a cabo confesiones y absoluciones individuales. Será el Papa quien confesará a jóvenes privados de libertad. La bendición del Papa, seguida por un saludo de agradecimiento de la directora. Para concluir un intercambio de dones.

En vez de murmurar, buscar la transformación

Jesús no tiene miedo de acercarse a aquellos que, por un sinfín de razones, dijo el Papa, cargaban sobre sus espaldas con el odio social como eran los publicanos ―recordemos que los publicanos se enriquecían en base a saquear a su mismo pueblo; ellos provocaban mucha pero mucha indignación― o con el peso de sus culpas, errores o equivocaciones como los así llamados pecadores. Lo hace porque sabe que en el cielo hay más fiesta por un solo pecador convertido que por noventa y nueve justos que no necesitan conversión (cf. Lc 15,7).

Mientras ellos se limitaban tan solo a murmurar o indignarse coartando y cerrando así todo tipo de cambio, conversión e inserción, Jesús se acerca, afirmó el Papa, se compromete, pone en juego su reputación e invita siempre a mirar un horizonte capaz de hacer nueva la vida y la historia. Dos miradas bien diferentes que se contraponen. Una mirada estéril e infecunda ―la de la murmuración y el chisme― y otra que invita a la transformación y conversión ―la del Señor.

La mirada de la murmuración y el chisme

El Papa recordó que muchos de los que criticaron a Jesús es porque no lo toleran, y no les gusta esta opción de Jesús, es más, entre dientes al principio y con gritos al final, manifiestan su disgusto buscando desacreditar su comportamiento y el de todos aquellos que están con él. No aceptan y rechazan esta opción de estar cerca y ofrecer nuevas oportunidades. Con la vida de la gente parece más fácil poner rótulos y etiquetas que congelan y estigmatizan no solo el pasado sino también el presente y el futuro de las personas. Rótulos que, en definitiva, lo único que logran es dividir: acá están los buenos y allá están los malos; acá los justos y allá los pecadores.

Esta actitud de cerrazón, contamina todo porque levanta un muro invisible que hace creer que marginando, separando o aislando se resolverán mágicamente todos los problemas. Y cuando una sociedad o comunidad se permite esto y lo único que hace es cuchichear y murmurar, entra en un círculo vicioso de divisiones, reproches y condenas; entra en una actitud social de marginación, exclusión y de una confrontación tal que le hace decir irresponsablemente como Caifás: «Conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera» (Jn 11,50). Y normalmente, dijo el Santo Padre, el hilo se corta por la parte más fina: la de los más débiles e indefensos.  Y con pesar exclamó el Pontífice: “Qué dolor genera ver cuando una sociedad concentra sus energías más en murmurar e indignarse que en luchar y luchar para crear oportunidades y transformación”.

La mirada de la conversión

En cambio, todo el evangelio está marcado por esta otra mirada que no es nada más y nada menos que la que nace del corazón de Dios. El Señor quiere hacer fiesta cuando ve a sus hijos que retornan a casa (cf. Lc 15,11-32). Así lo testimonió Jesús manifestando hasta el extremo el amor misericordioso del Padre. Un amor, añadió Francisco,  que no tiene tiempo para murmurar, sino que busca romper el círculo de la crítica superflua e indiferente, neutra e imparcial y asume la complejidad de la vida y de cada situación; un amor que inaugura una dinámica capaz de ofrecer caminos y oportunidades de integración y transformación, de sanación y de perdón, caminos de salvación. Comiendo con publicanos y pecadores, Jesús rompe la lógica que separa, excluye, aísla y divide falsamente entre “buenos y malos”. Y no lo hace por decreto o con buenas intenciones, tampoco con voluntarismos o sentimentalismo, lo hace creando vínculos capaces de posibilitar nuevos procesos; apostando y celebrando cada paso posible.

Así rompe también con otra murmuración nada fácil de detectar y que “taladra los sueños” porque repite como susurro continuo: no vas a poder, no vas a poder. Francisco dijo que es el cuchicheo interior que aparece en quien, habiendo llorado su pecado y consciente de su error no cree que pueda cambiar. Es cuando se cree interiormente que el que nació “publicano” tiene que morir “publicano”; y esto no es verdad. Y se dirige a los chico:

Amigos: “Cada uno de nosotros es mucho más que sus rótulos. Así Jesús nos lo enseña e invita a creer. Su mirada nos desafía a pedir y buscar ayuda para transitar los caminos de la superación. Hay veces que la murmuración parece ganar, pero no la crean, no la escuchen. Busquen y escuchen las voces que impulsan a mirar hacia delante y no las que los tiran abajo”.

La alegría y la esperanza del cristiano ―de todos nosotros, también del Papa― nace de haber experimentado alguna vez esta mirada de Dios que nos dice: vos sos parte de mi familia y no puedo dejarte a la intemperie, no puedo perderte en el camino, estoy aquí contigo. ¿Aquí? Sí, aquí. Es haber sentido como lo compartiste vos, Luis, que en aquellos momentos que parecía que todo se había acabado algo te dijo: ¡No! Todo no ha terminado, porque tenés un propósito grande que te permite comprender que el Padre Dios estaba y está con todos nosotros y nos regala personas con las que caminar y ayudarnos a alcanzar nuevas metas. Y así Jesús transforma la murmuración en fiesta y nos dice: “¡Alégrense conmigo!”.

Hermanos, dijio por último,  Ustedes son parte de la familia, ustedes tienen mucho para compartir, ayúdennos a saber cuál es la mejor manera para estar y acompañar el proceso de transformación que, como familia, todos necesitamos.

Que la sociedad aliente la transformación

Y es que como dijo el papa, una sociedad se enferma cuando no es capaz de hacer fiesta por la transformación de sus hijos, una comunidad se enferma cuando vive de la murmuración aplastante, condenatoria e insensible. Una sociedad es fecunda cuando logra generar dinámicas capaces de incluir e integrar, de hacerse cargo y luchar para crear oportunidades y alternativas que den nuevas posibilidades a sus hijos, cuando se ocupa en crear futuro con comunidad, educación y trabajo. Y si bien puede experimentar la impotencia de no saber el cómo, no se rinde y lo vuelve a intentar. Todos tenemos que ayudarnos para aprender, en comunidad, a encontrar estos caminos. Es una alianza que tenemos que animarnos a realizar: ustedes, chicos, los responsables de la custodia y las autoridades del Centro y del Ministerio, y sus familias, así como los agentes de Pastoral. Todos, peleen y peleen para encontrar y buscar los caminos de inserción y transformación. Eso el Señor lo bendice, sostiene y acompaña.

Primera vez que se celebra la Liturgia Penitencial en una JMJ

Es la primera vez que en una JMJ se lleva a cabo una liturgia penitencial dentro de una cárcel, y como lo dijo el portavoz ad interim, Alessandro Gisotti, el Papa quiso tener una atención especial con estos jóvenes que no pueden salir para participar. En esta línea, el Santo Padre confesará algunos de estos jóvenes encarcelados y “será un momento de dolor, pero también de consolación y esperanza”, refirió Gisotti. El mensaje del Papa es que “la misericordia vence todo”, añadió el Director Interino quien dijo que va en la línea de la pastoral de cercanía a las “periferias existenciales” de este Pontificado.

Declaraciones de la Directora del Centro de Cumplimiento de Menores en Las Garzas

25 enero 2019, 12:57


Deja un comentario

Panamá: el Papa inaugura las jornadas con un discurso lleno de entusiasmo

El Papa abre la JMJ: No buscamos una Iglesia “cool” o “decorativa”

Francisco preside una multitudinaria y colorida fiesta, ante miles de peregrinos y para la inauguración de la Jornada Mundial de la Juventud, en la cinta costera de la ciudad de Panamá
REUTERS

El Papa abre la Jornada Mondial de la Juventud

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 25/01/2019
Ultima modifica il 25/01/2019 alle ore 00:52
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
PANAMÁ

La Jornada Mundial de la Juventud no sirve para crear una “Iglesia paralela”, “un poco más divertida” o “cool”. Lejos está de ser un evento para añadir “algún que otro elemento decorativo” al catolicismo, como si eso dejara felices a sus participantes. “Pensar así sería no respetarlos”. Con esas palabras, el Papa abrió hoy la JMJ centroamericana. encabezó una fiesta de color, ante decenas de miles de personas en el Campo Santa María La Antigua de la cinta costera, en la ciudad de Panamá. Y encendió a la multitud con la fuerza de su discurso, cargado de frases espontáneas y argentinismos.

La inauguración inició con un baño de pueblo para Jorge Mario Bergoglio, que recorrió varios senderos a bordo del papamóvil. Ya sobre el escenario central, le fueron presentados los símbolos oficiales de la JMJ y saludó a jóvenes de los cinco continentes. Escuchó el saludo de bienvenida del arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, antes de asistir a una seguidilla de canciones, videos y exhibiciones de vario tipo.

Cada mensaje de los presentadores fue repetido en cuatro idiomas: español, portugués, inglés e italiano. La muchedumbre explotó al escuchar las primeras palabras del líder católico: “Queridos jóvenes, ¡buenas tardes! ¡Qué bueno volver a encontrarnos y hacerlo en esta tierra que nos recibe con tanto color y calor!”.

Inmediatamente después, aseguró que la Jornada pretende decirles que no tengan miedo, que vayan adelante con su energía renovadora que moviliza y se animen constantemente a caminar, anunciando a Dios en el servicio concreto a los demás; “un servicio de verdad, no de figurita”.

A lo largo de su discurso y en numerosas ocasiones, improvisó agregando frases al texto preparado. Dedicó un saludo especial a los jóvenes indígenas, “los primeros en caminar por América”, así como a los jóvenes descendientes de etnias africanas. Reconoció el esfuerzo y el sacrificio realizado por todos para llegar hasta Panamá, pero advirtió que el discípulo no es sólo quien llega a un lugar, sino aquel que no tiene miedo de arriesgarse y ponerse a caminar. “Estar en camino es la mayor alegría del discípulo, ustedes no tuvieron miedo de caminar y hoy podemos ‘estar de rumba’, porque esta rumba comenzó hace ya mucho tiempo en cada comunidad”, añadió.

Más adelante constató que los presentes provienen de culturas y pueblos diferentes, pero nada les impidió encontrarse y sentirse felices de estar juntos, porque ninguna diferencia los paró. Precisó que, con sus gestos y actitudes, con sus miradas, sus deseos y especialmente con su sensibilidad desmienten y desautorizan todos esos discursos que se concentran y se empeñan en sembrar división: “discursos que se empeñan en excluir o expulsar a los que no son como nosotros”, dijo.

Entonces realizó un ejercicio que luego volvió a hacer varias veces, le pidió a la multitud que repitiese con él una frase: “el amor verdadero no anula las legítimas diferencias, sino que las armoniza en una unidad superior”. En ese momento afirmó que el autor de esa oración fue el Papa Benedicto XVI y pidió a todos dedicarle un aplauso, porque él lo iba a escuchar ya que estaba siguiendo el evento “a través de la televisión”.

El Papa continuó: “Por el contrario, sabemos que el padre de la mentira, el demonio, prefiere un pueblo dividido y peleado, es el maestro de la división, y le tiene miedo a un pueblo que aprende a trabajar junto. Y este es un criterio para identificar a la gente: los constructores de puentes y los de muros, esos constructores de muros que”. Ahí lanzó: “¿Ustedes qué quieren ser? ¿constructores de puentes o de muros?”, todos respondieron: “De puentes”.

“Ustedes nos enseñan que encontrarse no significa mimetizarse, ni pensar todos lo mismo o vivir todos iguales haciendo y repitiendo las mismas cosas, eso lo hacen los loros, los papagallos, encontrarse es animarse a otra cosa, a la cultura del encuentro, que es un llamado e invitación a atreverse a mantener vivo un sueño en común. Sí, un sueño grande y capaz de cobijar a todos. Juguemos por tener un sueño en común, eso no nos anula, nos enriquece”, añadió.

Ese sueño, continuó, se llama Jesús y quedó plasmado con sus palabras: “Ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes. En eso todos reconocerán que ustedes son mis discípulos”. Recordó, entonces, las afirmaciones de Óscar Arnulfo Romero, santo salvadoreño: “el cristianismo no es un conjunto de verdades que hay que creer, de leyes que hay que cumplir, o de prohibiciones. Así el cristianismo resulta muy repugnante. El cristianismo es una persona que me amó tanto, que reclama y pide mi amor. El cristianismo es Cristo”. Y pidió a todos repetir varias veces con él: “el cristianismo es Cristo”.

Su amor, sostuvo Francisco, es un amor que no “patotea” ni aplasta, un amor que no margina ni calla, un amor que no humilla ni avasalla; es el amor de todos los días, discreto y respetuoso, amor de libertad y para la libertad, amor que sana y levanta, que sabe más de levantadas que de caídas, de reconciliación que de prohibición, de dar nueva oportunidad que de condenar, de futuro que de pasado; es el amor silencioso de la mano tendida en el servicio y en la entrega, es el amor que no se pavonea, que no la juega de pavo real, es un amor humilde que da la mano a todos.

“Pregunto: ¿Creés en este amor? Pregunto otra cosa: ¿Es un amor que vale la pena? No tengan miedo de amar, no tengan miedo de ese amor concreto, de ese amor que es servicio y gasta la vida”, siguió.

Ya hacia el final, Bergoglio garantizó que lo más esperanzador de la Jornada Mundial de la Juventud no será un documento final, una carta consensuada o un programa a ejecutar, sino los rostros de sus participantes.

“Cada uno volverá a casa con la fuerza nueva que se genera cada vez que nos encontramos con los otros y con el Señor, llenos del Espíritu Santo para recordar y mantener vivo ese sueño que nos hermana y que estamos invitados a no dejar que se congele en el corazón del mundo: allí donde nos encontremos, haciendo lo que estemos haciendo, siempre podremos levantar la mirada y decir: Señor, enséñame a amar como tú nos has amado —¿se animan a repetirlo conmigo?—. señor, enséñame a amar como tú nos has amado”, sentenció.


Deja un comentario

Panamá. La JMJ una fiesta de alegría y esperanza, según el Papa

Papa a la JMJ: ¡Qué bueno volver a encontrarnos!

¡Qué bueno volver a encontrarnos y hacerlo en esta tierra que nos recibe con tanto color y calor! Juntos en Panamá, la Jornada Mundial de la Juventud es otra vez una fiesta de alegría y esperanza para la Iglesia toda y, para el mundo, un enorme testimonio de fe. Estas son las palabras con las que Francisco saluda a la juventud reunida en la ceremonia de apertura.

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Recordando Cracovia

El Papa comienza su mensaje frente a unos 250,000 jóvenes, recordando la JMJ en Cracovia, “donde algunos me preguntaron si iba a estar en Panamá y les contesté: “yo no sé, pero Pedro seguro va a estar. Pedro va a estar”. Hoy me alegra decirles: Pedro está con ustedes para celebrar y renovar la fe y la esperanza”.

Seguidamente, animó a los jóvenes a ir adelante, a ser “testigos del Evangelio” y, a caminar y escucharnos juntos, “complementándonos, testimoniando al Señor en el servicio a los hermanos”.

Vencer las dificultades

En relación con las dificultades que los jóvenes han tenido para el viaje, el Papa dice: “Sé que llegar hasta aquí no ha sido nada fácil. Conozco el esfuerzo, el sacrificio que realizaron para poder participar en esta Jornada. Muchos días de trabajo y dedicación, encuentros de reflexión y oración hacen que el camino sea en gran medida la recompensa. El discípulo no es solamente el que llega a un lugar sino el que empieza con decisión, el que no tiene miedo de arriesgar y ponerse a caminar”.

El Papa recordó que los primeros en llegar fueron los indígenas y los descendientes de africanos, pues tuvieron su encuentro, días antes de la JMJ, y ahora son parte de esta gran celebración.

El Papa llama a los jóvenes a la unidad

El Papa invita a los jóvenes a que “Con sus gestos y actitudes, con sus miradas, sus deseos y especialmente con su sensibilidad desmienten y desautorizan todos esos discursos que se concentran y se empeñan en sembrar división, en excluir o expulsar a los que “no son como nosotros”. Insiste: “Por el contrario, sabemos que el padre de la mentira prefiere un pueblo dividido y peleado, a un pueblo que aprende a trabajar juntos”.

La cultura del encuentro

Para el Papa, “La cultura del encuentro es un llamado e invitación a atreverse a mantener vivo un sueño en común. Sí, un sueño grande y capaz de cobijar a todos. Ese sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y el Espíritu Santo se desparramó y tatuó a fuego el día de Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer, en el tuyo y en el mío”.  “Ustedes son verdaderos maestros y artesanos de la cultura del encuentro, es la que nos hace caminar juntos, desde nuestras diferencias”. “Todos somos GCU (gente como uno)”. El amor verdadero no anula las legítimas diferencias. Esto lo dijo Benedicto XVI. Todos, un saludo con las manos al Papa Benedicto. El demonio le tiene miedo al pueblo que aprende a trabajar juntos”.

El Papa Francisco insiste en este aspecto y afirma: “A un santo de estas tierras le gustaba decir: «el cristianismo no es un conjunto de verdades que hay que creer, de leyes que hay que cumplir, o de prohibiciones. Así resulta muy repugnante. El cristianismo es una Persona que me amó tanto, que reclama y pide mi amor. El cristianismo es Cristo» (cf. S. OSCAR ROMERO, Homilía, 6 noviembre 1977); es desarrollar el sueño por el que dio la vida: amar con el mismo amor que nos ha amado”.

Lo que nos mantiene unidos

Francisco subraya que lo que nos mantiene unidos es “Un amor que no “patotea” ni aplasta, un amor que no margina ni calla, un amor que no humilla ni avasalla. Es el amor del Señor, amor cotidiano, discreto y respetuoso, amor de libertad y para la libertad, amor que sana y levanta”. “Ustedes quieren ser constructores de puentes”. El Papa preguntó a los jóvenes: “Cómo se llama el sueño nuestro? La multitud respondió: Jesús. “el amor que nos une hoy a nosoros es ese amor humilde, que no se pavonea, que no es orgulloso”. No tengan miedo de ese amor que es servicio, que es ternura, que gasta la vida”.

María, ejemplo del amor que vale la pena

Francisco, dirigiéndose a los jóvenes pregunta: “María se animó a decir “sí”. Se animó a darle vida al sueño de Dios. Y es lo mismo que el ángel te quiere preguntar a vos, a vos, a mí: ¿querés que este sueño tenga vida? ¿Querés darle carne con tus manos, con tus pies, con tu mirada, con tu corazón?”.

Lo más esperanzador del encuentro

Francisco afirma que “Lo más esperanzador de este encuentro serán vuestros rostros y una oración. Cada uno volverá a casa con la fuerza nueva que se genera cada vez que nos encontramos con los otros y con el Señor, llenos del Espíritu Santo para recordar y mantener vivo ese sueño que nos hermana y que estamos invitados a no dejar que se congele en el corazón del mundo”. El Papa invitó a la multitud a repetir: “Señor, enséñame a amar como tú me has amado”.

El mensaje papal termina agradeciendo a Mons. Ulloa y a todo el equipo organizador de la jornada por su trabajo y dedicación para que la JMJ fuese una realidad. “Que Panamá sea un canal donde el Señor se irradie a todos los lugares de la tierra. Que Santa María la Antigua los acompañe y los cuide”.


Deja un comentario

Panamá. El ambiente festivo de la JMJ.

Bienvenidos al Parque de la Juventud: corazón de la JMJ

El parque Omar de Ciudad de Panamá, que toma el nombre de Parque de la Juventud durante el período de la JMJ, ha comenzado a llenarse de jóvenes peregrinos llegados desde distintos países para compartir una misma fe.

Sofía Lobos – Ciudad de Panamá

La Jornada Mundial de la Juventud 2019 ha abierto un parque temático en las inmediaciones del parque Omar, que durante el período de la JMJ alberga diversas áreas dedicadas a la recreación, la música, el arte y también la oración.

Se trata de un espacio interactivo de unos 1.300 metros cuadrados que incluye escenarios para conciertos, acondicionados con realidad virtual, pantallas holográficas, karaoke, y videos live streaming.

La tecnología al servicio de la fe

Otra de las novedades es la aplicación “Follow JC Go” que ha tenido más de 100 mil descargas desde su lanzamiento y que está siendo muy utilizada por los peregrinos. Es totalmente gratuita, de carácter educativo y religioso. Está disponible para dispositivos iOS y Android y puedes utilizarla aunque no participes en los eventos.

 

Vatican News visitó las instalaciones y pasó una jornada con miles de jóvenes desbordantes de alegría. Todos se han preparado desde hace meses para vivir esta experiencia de fe y fraternidad junto al Papa Francisco. Llegado el momento, no pueden contener su entusiasmo y así queda reflejado en el video que les presentamos en este artículo.

Renuévate: a través de la confesión

Una marea de banderas de varios países acompaña las procesiones de los grupos que van alternando el tiempo de recreación en las diversas actividades que dispone este Parque de la Juventud que se ha convertido en el corazón de la JMJ en Panamá.

 

En este parque también se puede recibir el sacramento de la reconciliación: hay un área denominada “Renuévame” donde han sido ubicados 190 confesionarios elaborados por 35 reclusos de dos centros penitenciarios de Panamá.

Dios hace maravillas en cada uno de nosotros

El objetivo es que el peregrino viva una experiencia gozosa y liberadora al recorrer cada uno de los pasos que se han preparado para su encuentro con Jesucristo, mediante el sacramento de la misericordia.

Todo en “Renuévame” está enmarcado en Ez 36, 26: “Les daré un corazón nuevo y pondré dentro de ustedes un espíritu nuevo” y también en Lc1, 49: “El Señor ha hecho en mí maravillas”.


Deja un comentario

El Papa en viaje a Panamá. Programa de las próximas horas

El Papa saluda antes de partir rumbo a PanamáEl Papa saluda antes de partir rumbo a Panamá  (Vatican Media)

El Papa en vuelo hacia Panamá

La 34 Jornada Mundial de la Juventud bajo el manto de María: el avión del Papa despegó a las 9.51 hora de Roma y llegará a Panamá a las cuatro y media de la tarde hora local. Las actividades del Papa iniciarán recién mañana, para dar tiempo al Pontífice de descansar tras el largo vuelo

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

A las 9.51 hora de Roma despegó el vuelo del Papa Francisco con destino a Panamá para la celebración de la 34° Jornada Mundial de la Juventud. Mientras los jóvenes esperan con fervor la llegada del Sucesor de Pedro, el Pontífice pide en un tweet oración por el “hermoso e importante evento”: «Me voy a la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Les pido que oren por este evento tan hermoso e importante en el camino de la Iglesia»@pontifex. Esta mañana temprano, encontró en Santa Marta a un grupo de 8 jóvenes refugiados de diferentes naciones huéspedes del Centro Padre Arrupe en Roma.

Se trata de un viaje “en el signo de la fe y de la esperanza”, tal como lo dice el mismo pontífice en el primer telegrama a los jefes de Estados de los países sobrevolados – en este caso Italia- para “encontrar a los jóvenes del mundo” en el país centroamericano.

El Papa visitará una cárcel y un Hogar de jóvenes enfermos 

Dos momentos particulares marcarán el viaje de Francisco: la visita a la cárcel juvenil de Pacora,  y el Hogar del Buen Samaritano, donde encontrará a jóvenes afectados por el virus del sida.

En este viaje además, la dimensión mariana es muy importante, tal como se evidencia en el mismo lema de la JMJ: “He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38).

El Santo Padre llegará al Aeropuerto Internacional de Tocumen a las 16.30 hora local, y se dirigirá a la Nunciatura Apostólica para descansar, y prepararse para los primeros eventos del día de mañana.

Cómo serán las próximas jornadas

El primero de ellos será la Ceremonia de bienvenida en el Palacio de las Garzas, seguido por la visita al Presidente y el Encuentro con las Autoridades, el Cuerpo Diplomático y Representantes de la sociedad civil en el Palacio Bolívar, en donde pronunciará el primer discurso. Más tarde en la mañana mantendrá un encuentro con los obispos centroamericanos en la Iglesia San Francisco de Asís y a las cinco y media de la tarde presidirá la apertura de la JMJ en el Campo Santa María la Antigua.

El viernes será el día de la Liturgia penitencial con los jóvenes privados de la libertad por la mañana y por la tarde el Vía Crucis con los jóvenes en la Cinta Costera.

El sábado celebrará la Santa Misa con la dedicación del altar de la Catedral Basílica de Santa María la Antigua con los sacerdotes, consagrados y movimientos laicales, y almorzará con los jóvenes en el Seminario Mayor San José. Por la tarde tendrá lugar la Vigilia en el Campo San Juan Pablo II.

El domingo temprano – a las ocho de la mañana- presidirá la Santa Misa para la JMJ y luego visitará la Casa Hogar Buen Samaritano.

El encuentro con los voluntarios – por cierto numerosísimos – tendrá lugar en el Estadio Rommel Fernández a las cuatro y media de la tarde.

El Papa Francisco dejará el país hacia las 18.15 del domingo, tras la ceremonia de despedida en el Aeropuerto Internacional, y llegará a Roma el lunes a las 11.50 de la mañana hora local.