Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El SEDAC, asamblea anual y los jóvenes.

2018.11.27 Asamblea ordinaria del SEDAC2018.11.27 Asamblea ordinaria del SEDAC 

Concluyó la Asamblea del SEDAC: “Nicaragua, migración y medio ambiente”

El SEDAC manifiesta su solidaridad con los obispos de Nicaragua y sus fieles. Se unen a las ansias de paz, justicia, libertades y el diálogo sincero en este país, como camino hacia la democratización, y rechazan todo tipo de violencia contra los obispos y toda persona

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Los obispos de Centro América del Secretariado Episcopal, reunidos en Honduras, en Valle de Ángeles, del 26 al 30 de noviembre, en su Asamblea Plenaria anual, han compartido nuevas experiencias pastorales y la realidad del istmo.

Los jóvenes y sus desafíos

El tema central ha sido el de los jóvenes, en sintonía con el reciente sínodo de los obispos dedicado a ellos, y la próxima Jornada Mundial de la Juventud. La juventud latinoamericana enfrenta desafíos como el impacto tecnológico en la comunicación, las migraciones forzadas, la carencia de oportunidades de desarrollo personal, la imposición de la ideología de género, el desaliento y las consecuencias que producen la corrupción fuerte y extendida en la sociedad.

El futuro es incierto, generando debilidad, zozobra, inseguridad y soledad. También hablaron de la sociedad en que viven los jóvenes, donde los trascendente está diluido y sienten vacíos.  Al respecto los obispos se comprometen en hacer suyas las orientaciones del sínodo, de escuchar, caminar y formar a los jóvenes, como lo habían pedido ellos mismos, y, se lee en el documento final, como lo hizo Jesús Resucitado con los discípulos de Emaús.

Un llamado a los jóvenes

El SEDAC hace un llamado a los jóvenes que viven de cerca y han experimentado el encuentro con Cristo Resucitado, a que sean ellos los que anuncien a sus coetáneos el Mensaje de Cristo, en especial a los más alejados y a los que nunca han oído hablar de Él.

En el documento, los obispos afirman que algunos jóvenes, sin embargo, muestran interés en la participación y protagonismo en el campo de lo político y en una situación centroamericana marcada también por las dificultades y la incertidumbre. Los obispos afirmaron que en la región centroamericana las Instituciones siguen siendo muy débiles y se espera un fortalecimiento de la democracia, que favorezca especialmente a los más pobres y excluidos. Por último, constatan la necesidad urgente de la formación política de cristianos que actúen con los valores del evangelio en el cambio de la realidad.

La migración y el medio ambiente

El tema de la migración en su nueva forma de actuar, por ser masiva y organizada, es otro tema que hablaron. Esta nueva forma de migrar, masiva y organizada, ha puesto en evidencia los motivos que hacen una migración forzada y los peligros que conlleva para la dignidad de la persona humana. En el documento hablando del tema, los obispos agradecen y valoran la solidaridad que tantas comunidades manifestaron a los migrantes. En sintonía con la sensibilidad del Papa Francisco frente a la migración.

El tema del medio ambiente también se trató en la asamblea anual. Al respecto es necesario promover el derecho humano al agua, el cual debe ser respetado a toda persona, ninguna explotación de los recursos hídricos puede menoscabar ese derecho. Además, se lee en el texto, la explotación de los recursos naturales por parte de empresas trasnacionales con el visto bueno de las autoridades, y que no respetan la sostenibilidad del desarrollo, la inclusión de las poblaciones afectadas y el bien común de la Nación, han causado y causan conflictividades.

En este campo, los obispos apoyan la iniciativa eclesial de la organización de la Red Mesoamericana. El compromiso por el cuidado de la naturaleza es parte también de la opción de fe de cada uno, que pide fortalecer la responsabilidad común. Y también apoyan la Red Eclesial Latinoamericana y caribeña de migración, Desplazamiento, Refugio y Trata de Personas, CLAMOR.

San Oscar Romero y los tres nuevos Beatos

La reciente canonización de Mons. Oscar Romero y la beatificación de los tres mártires en Guatemala, el padre Francis Rother, Fray Tulio Maruzzo y el laico Luis Obdulio Arroyo, temas también de la asamblea, según los obispos, muestra el camino de una fe de discípulos comprometidos con la vida y la dignidad de las personas.

Asamblea ordinaria del SEDAC
Anuncios


Deja un comentario

JMJ de Panamá. La crisis de Nicaragua y la JMJ de Panamá

Crisis en Nicaragua desafía peregrinaje a la JMJ de Panamá

Los preparativos para la Jornada Mundial de la Juventud ya se encuentran en la fase final, pero la inestabilidad política en Nicaragua será el primer desafío a superar para quienes deseen llegar a Panamá provenientes del sur de México, Guatemala y otros países limítrofes

El arzobispo José Domingo Ulloa

Pubblicato il 20/11/2018
Ultima modifica il 20/11/2018 alle ore 08:35
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

 

La organización de la Jornada Mundial de la Juventud, prevista para enero próximo en Panamá, avanza a paso firme. Pero la crisis política y social que azota desde hace meses a Nicaragua, ha partido a Centroamérica en dos. El conflicto se encuentra justo en la ruta del peregrinaje que pensaban cubrir miles de jóvenes vía terrestre desde México, Guatemala, El Salvador y Honduras hasta la capital panameña. El Vaticano y los organizadores locales trabajan en opciones alternativas. En entrevista con el Vatican Insider, el arzobispo anfitrión (también de la visita papal), José Domingo Ulloa, habló sobre este y otros desafíos para la JMJ.

 

¿Cómo avanza la preparación de la jornada en Panamá?

En estos momentos ya está en su etapa final, después del proceso de planificación estamos ya en el momento de ir ejecutando todos los proyectos y preparándonos para recibir a los miles de jóvenes que, sabemos, se darán cita del 22 al 27 de enero de 2019 en esta gran fiesta de la juventud.

 

¿Qué expectativa tiene el Papa Francisco?

Hemos hablado con el Papa últimamente, él va con mucha ilusión, sabemos que es una jornada mundial pero la gran mayoría serán jóvenes latinoamericanos y una de las razones también, porque el Papa escogió Centroamérica, es porque será la gran oportunidad para que miles de jóvenes de las periferias geográficas y existenciales puedan tener un encuentro con él. Esto le ilusiona.

 

¿Cuántos jóvenes latinoamericanos estiman que llegarán?

Siendo muy cautelosos estimamos unos 150 mil latinoamericanos, podemos rebasar pero queremos ser prudentes en las cifras. Lo importante es que sabemos que existirá una representación numerosa de cada uno de estos países que en las otras jornadas han enviado apenas a grupos de 100 o 200 personas, ahora para Panamá incluso triplicarán esos números.

 

¿Cómo van las inscripciones?

Se ha dividido en varias fases. En la etapa de intención hemos registrado unos 210 mil jóvenes, luego tenemos una segunda parte que incluye rellenar sus documentos y ahí tenemos 130 mil, mientras los que ya han cancelado suman unos 40 mil.

 

¿Hasta qué fecha se podrán inscribir y qué deben hacer los jóvenes?

Digamos que para estas fechas ya la mayoría se ha decidido pero tenemos considerado que incluso hasta 15 días antes de la jornada se puedan inscribir. De todas maneras les recomendamos inscribirse con tiempo porque así se pueden beneficiar de un descuento en el aporte solicitado.

 

¿A cuánto asciende el aporte y qué incluye?

A unos 200 dólares toda la semana: seguro, comida, transporte y también la facilidad de poder estar en estos sitios especiales para quienes cuentan con su pase. Las diócesis que se inscriben a tiempo podemos ubicarlas en hospedajes sin ningún problema. Nuestra meta es que la gran mayoría de los jóvenes puedan tener la experiencia de familias de acogida, ya tenemos más de 110 mil espacios que están esperando con ansiedad a los jóvenes para compartir con ellos, enriquecerse de lo que el joven va a traerle, pero también que el joven pueda enriquecerse de la experiencia de fe y de país que le quieren ofrecer las familias panameñas.

 

¿El hospedaje será suficiente? ¿No tienen temor de verse desbordados?

La meta es llegar a 200 mil espacios con la disponibilidad de las familias y también prever otros ambientes, porque existen grupos que prefieren quedarse en gimnasios o en colegios. Esto ya lo hemos considerado, pero nos preparamos siempre a más para que todo joven asistente a esta gran fiesta pueda tener un lugar donde ser acogido, donde reciba todo el cariño que queremos expresar. En esta última etapa nuestro principal pensamiento es cómo poder tratar de mejor manera al peregrino que va a venir al encuentro mundial.

 

La inestabilidad política en Nicaragua llevó a cancelar los días previos a la jornada en ese país, como estaba previsto. Para los jóvenes que viajen desde el norte vía terrestre, ¿está asegurado el paso hasta Panamá?

Por ahora tenemos la esperanza que puedan pasar autobuses, de no ser posible eso estamos previendo otras alternativas como vuelos chárter, varias compañías ya están ofreciendo estos servicios. Pedimos a Dios que la situación de Centroamérica, sobre todo el paso de la frontera con Nicaragua sobre todo, pueda arreglarse para darle la oportunidad a miles de jóvenes que quieren viajar desde El Salvador, Guatemala o México, por ejemplo.

 

¿Ustedes como organizadores de la JMJ mantienen algún contacto con el gobierno de Nicaragua o es el gobierno de Panamá el responsable de eso?

El contacto es a nivel de gobiernos, a través del Secretariado Centroamericano (SICA); ahí se ha llevado no sólo el tema de Nicaragua sino el pedido de facilitar un paso más expedito en todas las fronteras de los diferentes países que se deben atravesar para llegar a Panamá. Con el aval de las parroquias, las arquidiócesis y del Estado panameño, poder facilitar a los peregrinos un paso más fácil sorteando la burocracia propia de todo paso de frontera.

 

En diferentes zonas de Centroamérica podrían presentarse problemas de seguridad para los autobuses, ¿han previsto esto?

La seguridad panameña ha entrado en contacto con la región para ver también esto, para asegurarse que los autobuses que vienen en peregrinación desde los distintos países puedan tener cierta protección en cada uno de sus límites. Esto es parte de un plan del gobierno de Panamá en contacto con las oras autoridades.

 

La seguridad es un asunto de imagen, no serían buenas para la región noticias de autobuses de peregrinos asaltados, por ejemplo…

Efectivamente, en esto hay disponibilidad de las cancillerías de cada uno de los países.

 

¿Qué van a encontrar en Panamá los jóvenes que no encontrarán en las otras JMJ?

Cada jornada es inédita, quiere ser el reflejo del caminar de la Iglesia. En esta ocasión van a encontrar una Iglesia centroamericana, porque no es sólo un país el organizador, es toda una región con una enorme diversidad. Encontrarán cosas muy sencillas, un pueblo muy acogedor y abierto, con una capacidad de manifestar sencillamente su fe, pero también hallarán una Iglesia que se ha puesto siempre al día.

 

¿Habrá un sello particular?

Los jóvenes podrán descubrir una Iglesia que vibra con este regalo que el Papa Francisco dio a la humanidad: la encíclica “Laudato Si”. Queremos que quienes participen de la jornada puedan ser también promotores del cuidado de la casa común, hemos estado preparándonos para ello en las catequesis que se darán a lo largo de esos días.

 

¿El Papa hará una parada antes o después de Panamá? ¿Irá a El Salvador?

Eso si no lo sabemos, hay que preguntarle a quien lleva su agenda. Lo importante es que el Papa llegará y se encontrará con esos miles de jóvenes, una manifestación de esta gran fiesta.


Deja un comentario

La JMJ 2019 en Panamá. Programa.

Panamá anuncia la agenda del Papa Francisco durante la JMJ

El domingo 27 de enero de 2019, el Papa presidirá la Santa Misa de la Jornada Mundial de la Juventud en el Campo San Juan Pablo II – Metro Park. Se calcula una participación aproximada de entre 250 a 350 mil jóvenes de distintos países.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

“La Jornada Mundial de la Juventud 2019 está en marcha y va muy bien”, con estas palabras Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, arzobispo metropolitano de Panamá y Presidente del Comité Organizador de la JMJ, ha compartido públicamente el entusiasmo que vive su pueblo ante el inminente evento que se realizará del 22 al 29 de enero en tierras panameñas, y del cual ya conocemos la agenda oficial que seguirá el Papa Francisco, y que ha sido publicada el martes 20 de noviembre.

Miercoles 23 de enero

– 4:30 p.m: Llegada del Papa Francisco al Aeropuerto Internacional de Tocumen.

– 4:50 p.m: Transporte hacia la Nunciatura Apostólica.

Jueves 24 de enero

– 9:45 a.m: Ceremonia de bienvenida en la entrada principal de la Presidencia por parte del presidente Juan Carlos Varela.

– 10:40 a.m: Encuentro con las autoridades, cuerpo diplomático, representantes de la sociedad.

– 11:15 a.m: Encuentro con más de 70 obispos centroamericanos.

– 5:30 p.m : Ceremonia de acogida y apertura de la JMJ en el Campo Santa María la Antigua en la Cinta Costera.

Viernes 25 de enero

– 10:30 a.m: Liturgia penitencial con los jóvenes privados de libertad en el centro de cumplimiento de menores Las Garzas de Pacora.

– 5:30 p.m: Vía Crucis con los jóvenes peregrinos en el Campo Santa María la Antigua.

Sábado 26 de enero

– 9:15 a.m: Santa Misa con la dedicación al altar de la Catedral Basílica de Santa María la Antigua con sacerdotes, los consagrados y los movimientos laicales.

– 12:15 p.m: Comida con los jóvenes en el seminario mayor San José.

– 6:30 p.m: Vigilia con los jóvenes en el Campo San Juan Pablo II en Metro Park.

Domingo 27 de enero de 2019

-8:00 a.m: Santa Misa de la Jornada Mundial de la Juventud en el Campo San Juan Pablo II – Metro Park, presidida por el Santo Padre.

-10:45 a.m: Visita a la Casa Hogar del Buen Samaritano. Allí está previsto un discurso del Pontífice y el rezo del Ángelus.

– 16:30 a.m: Encuentro con los voluntarios de la JMJ en el Estadio Rommel Fernández, con el discurso del Santo Padre.

– 18:00 a.m: Ceremonia de despedida en el Aeropuerto Internacional de Panamá.

– 18:15 a.m: Salida en avión hacia Roma.

Lunes 28 de enero de 2019

A las 11:50 hora local de Roma, está prevista la llegada del Santo Padre al aeropuerto de Roma / Ciampino

 

Se espera la participación aproximada de entre 250 a 350 mil jóvenes procedentes de distintos países.

Cabe destacar, que la Cinta Costera 1 fue el lugar elegido para los actos centrales del evento. Tal como afirma el Comité organizador, este área cuenta con amplios carriles vehiculares, zonas verdes, zonas peatonales, canchas deportivas, y parques, además de accesos necesarios para su ingreso y administración de servicios de emergencia y seguridad.


Deja un comentario

Sínodo. Carta de los padres sinodales a los jóvenes de todo el mundo

Carta de los Padres sinodales a los jóvenes del mundo

En la escucha del “Cristo eternamente joven”, los Padres sinodales escriben a los jóvenes de todo el mundo una carta que fue leída al finalizar la misa de clausura del Sínodo de los Obispos: “Que nuestras debilidades no os desanimen, y los pecados no sean la causa de perder vuestra confianza. La Iglesia y el mundo necesitan urgentemente vuestro entusiasmo”.

Ciudad del Vaticano

Antes de finalizar la misa de clausura de la XV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, el Card. Lorenzo Baldisseri, leyó en nombre de los Padres sinodales, una carta dedicada a los jóvenes de todo el mundo, animándoles a seguir perseverando en el camino de la fe, a pesar de los obstáculos que surjan a lo largo de la vida:

“Que nuestras debilidades no os desanimen, y los pecados no sean la causa de perder vuestra confianza. La Iglesia y el mundo necesitan urgentemente vuestro entusiasmo. Sois el presente, sed el futuro más luminoso”, escriben.

A continuación, compartimos la traducción del texto integral en español:

Nos dirigimos a vosotros, jóvenes del mundo, nosotros como padres sinodales, con una palabra de esperanza, de confianza, de consuelo. En estos días hemos estado reunidos para escuchar la voz de Jesús, “el Cristo eternamente joven” y reconocer en Él vuestras muchas voces, vuestros gritos de alegría, los lamentos, los silencios.

Conocemos vuestras búsquedas interiores, vuestras alegrías y esperanzas, los dolores y las angustias que os inquietan. Deseamos que ahora podáis escuchar una palabra nuestra: queremos ayudaros en vuestras alegrías para que vuestras esperanzas se transformen en ideales. Estamos seguro que estáis dispuestos a entregaros con vuestras ganas de vivir para que vuestros sueños se hagan realidad en vuestra existencia y en la historia humana.

Que nuestras debilidades no os desanimen, que la fragilidad y los pecados no sean la causa de perder vuestra confianza. La Iglesia es vuestra madre, no os abandona y está dispuesta a acompañaros por caminos nuevos, por las alturas donde el viento del Espíritu sopla con leyómás fuerza, haciendo desaparecer las nieblas de la indiferencia, de la superficialidad, del desánimo.

Cuando el mundo, que Dios ha amado tanto hasta darle a su Hijo Jesús, se fija en las cosas, en el éxito inmediato, en el placer y aplasta a los más débiles, vosotros debéis ayudarle a levantar la mirada hacia el amor, la belleza, la verdad, la justicia.

 

Durante un mes hemos caminado juntamente con algunos de vosotros y con muchos otros unidos por la oración y el afecto. Deseamos continuar ahora el camino en cada lugar de la tierra donde el Señor Jesús nos envía como discípulos misioneros.

La Iglesia y el mundo tienen necesidad urgente de vuestro entusiasmo. Hacéos compañeros de camino de los más débiles, de los pobres, de los heridos por la vida.
Sois el presente, sed el futuro más luminoso.

Roma, 28 octubre 2018


Deja un comentario

Misa de clausura del sínodo. Homilía del Papa

2018.10.28 S. Messa Ringraziamento Conclusione SinodoEl Papa preside la Solemne Misa de Clausura del Sínodo de los Obispos  (Vatican Media)

El Papa clausura el Sínodo: «en la cruz, Dios se hizo nuestro prójimo»

El Pontífice clausuró el Sínodo de los Obispos con una misa celebrada en la Basílica de San Pedro. En su homilía, Francisco indicó tres pasos fundamentales para acompañar el camino de la fe: escuchar, hacernos prójimos y testimoniar en nombre de Jesús.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La mañana del domingo 28 de octubre, el Papa Francisco presidió en la Basílica de San Pedro del Vaticano, la misa de clausura de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos dedicado al tema de los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

Inspirado en la liturgia dominical, en la que el evangelista San Marcos narra el episodio sobre el ministerio itinerante de Jesús, quien poco después entrará en Jerusalén para morir y resucitar; el Pontífice centró su homilía en la figura del ciego Bartimeo, “el último que sigue a Jesús en el camino, que pasa de ser un mendigo al borde de la vía en Jericó y se convierte en un discípulo que va con los demás a Jerusalén”.

En este sentido, el Papa señaló que también nosotros hemos caminado juntos, “hemos hecho sínodo y ahora este evangelio sella tres pasos fundamentales para el camino de la fe”.

Escuchar el grito del que sufre

En primer lugar, Jesús escucha el grito de Bartimeo: un pobre, solo, sin amor y abandonado.

Jesús pone en práctica el ejercicio de la escucha atenta y al encontrarse con él, lo deja hablar: «Este es el primer paso para facilitar el camino de la fe: escuchar. Es el apostolado del oído: escuchar, antes de hablar», subrayó Francisco exhortando a seguir el ejemplo de Jesús, para quien el grito del que pide ayuda no es algo molesto que dificulta el camino, sino una pregunta vital.

«¡Qué importante es para nosotros escuchar la vida! Los hijos del Padre celestial escuchan a sus hermanos: no las murmuraciones inútiles, sino las necesidades del prójimo», añadió.

Hacernos prójimos

En segundo lugar, para acompañar en el camino de la fe hay que hacerse prójimos. «Miremos a Jesús, que no delega en “alguien de la multitud” que lo seguía, sino que se encuentra con Bartimeo en persona. Le dice: ¿Qué quieres que haga por ti?», explicó el Santo Padre, haciendo hincapié en que así actúa Dios, implicándose en primera persona con un amor de predilección por cada uno: «Ya en su modo de actuar transmite su mensaje: así la fe brota en la vida».

«Hacerse prójimos es llevar la novedad de Dios a la vida del hermano, es el antídoto contra la tentación de las recetas preparadas», aseveró el Sucesor de Pedro, invitando a preguntarnos si somos cristianos capaces de ser prójimos, de salir de nuestros círculos para abrazar a los que “no son de los nuestros” y que Dios busca ardientemente.

Y en este contexto, Francisco puso en guardia sobre la tentación siempre existente, y que se repite tantas veces en las Escrituras: “lavarse las manos”.

Ante el sufrimiento, Jesús no se lava las manos

A diferencia de tantos, el Obispo de Roma subrayó que Jesús se ensucia las manos… no se las lava: se implica, se la juega:

«Reconozcamos que el Señor se ha ensuciado las manos por cada uno de nosotros, y miremos la cruz y recomencemos desde allí, del recordarnos que Dios se hizo mi prójimo en el pecado y la muerte. Se hizo mi prójimo: todo viene de allí».

Testimoniar en nombre del Señor

Por último, el tercer paso que propuso el Papa en su homilía fue testimoniar.

“Fijémonos en los discípulos que llaman a Bartimeo: no van a él, que mendigaba, con una moneda tranquilizadora o a dispensar consejos; van en el nombre de Jesús. De hecho, le dirigen solo tres palabras, todas de Jesús: «Ánimo, levántate, que te llama» (v. 49), explicó Francisco indicando que no es cristiano esperar que los hermanos que están en busca llamen a nuestras puertas; tendremos que ir donde están ellos, “no llevándonos a nosotros mismos, sino a Jesús”.

Por ello, el Pontífice señala que la Iglesia no debe pasar por una ONG o una organización paraestatal, “sino por la comunidad de los salvados que viven la alegría del Señor”.

Fe: cuestión de encuentro no de teoría

“Escuchar, hacerse prójimos, testimoniar. El camino de fe termina en el Evangelio de una manera hermosa y sorprendente, con Jesús que dice: «Anda, tu fe te ha salvado» (v. 52)”, dijo el Papa destacando que sentirse necesitados de salvación es el comienzo de la fe.

“Es el camino más directo para encontrar a Jesús. La fe que salvó a Bartimeo no estaba en la claridad de sus ideas sobre Dios, sino en buscarlo, en querer encontrarlo. La fe es una cuestión de encuentro, no de teoría. En el encuentro Jesús pasa, en el encuentro palpita el corazón de la Iglesia. Entonces, lo que será eficaz es nuestro testimonio de vida, no nuestros sermones”, concluyó.


Deja un comentario

Sínodo. Agradecimiento y adhesión de los jóvenes al Papa

Los jóvenes del Sínodo al Papa: “Gracias por habernos dado espacio”

La fiesta organizada por los chicos “oidores” y la carta para Francisco: «Estamos contigo incluso en los momentos de dificultad. El mundo necesita nuevas energías de amor»

La fiesta de los jóvenes con el Papa

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 27/10/2018
Ultima modifica il 27/10/2018 alle ore 10:42
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Hoy, sábado 27 de octubre de 2018, concluyen las sesiones de trabajo del Sínodo de los obispos dedicado a los jóvenes con la votación del documento final. Pero una primera conclusión, alegre, se celebró el viernes 26, vigésimo cuarto día de trabajo del Sínodo. Los jóvenes “oidores” llamados a participar en las sesiones de trabajo organizaron una fiesta en el Aula Pablo VI, para agradecer al Papa por haberlos invitado. Algunos chicos cantaron, bailaron y recitaron poemas. El cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario del Sínodo de los obispos, tocó el piano. Y los jóvenes leyeron una carta dirigida al Papa Francisco.

 

«Queridísimo Papa Francisco, nosotros, los jóvenes, presentes en el Sínodo, queremos aprovechar esta ocasión para expresarte nuestra gratitud y nuestra alegría por habernos dado el espacio para hacer juntos este pequeño pedazo de historia. Las nuevas ideas necesitan espacio y tú nos lo has dado. El mundo de hoy, que nos presenta a los jóvenes oportunidades inéditas además de tantos sufrimientos, necesita nuevas respuestas y nuevas energías de amor. Necesita volver a encontrar la esperanza y vivir la felicidad que se siente al dar más que en al recibir, trabajando por un mundo mejor».

 

«Nosotros queremos afirmar —sigue la carta— que compartimos tu sueño: una Iglesia en salida, abierta a todos, sobre todo a los más débiles, una Iglesia “hospital de campo”. Ya somos parte activa de esta Iglesia y queremos seguir comprometiéndonos concretamente para mejorar nuestras ciudades y escuelas, el mundo socio-político y los ambientes de trabajo, difundiendo una cultura de la paz y de la solidaridad, y poniendo al centro a los pobres, en quienes se reconoce a Jesús mismo».

 

 

 

«Al final de este Sínodo —concluye el texto de los chicos— deseamos decirte que estamos contigo y con todos los obispos de nuestra Iglesia, incluso en los momentos de dificultad. Te rogamos que continúes el camino que has emprendido y te prometemos nuestro absoluto apoyo y nuestra oración cotidiana».


Deja un comentario

Sínodo: impresiones de una joven chilena oyente en el Sínodo

“En el Sínodo no hubo temas tabú ni opiniones direccionadas”

Diálogo con la oyente joven chilena Silvia Retamales sobre el trabajo dentro del aula sinodal, el rol de la mujer, los desafíos de la sexualidad y los abusos en la Iglesia de su país

Silvia Retamales, abogada y oyente joven chilena en el Sínodo

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 25/10/2018
Ultima modifica il 26/10/2018 alle ore 12:25
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“Nunca existió una instrucción para que evitemos algún asunto. Hubo libertad total”. A pocas horas del cierre de la asamblea del Sínodo de los Obispos, que durante tres semanas discutió sobre los desafíos de la juventud en la actualidad, Silvia Retamales, abogada y oyente joven en la reunión, repasa los trabajos dentro del aula vaticana. Revela los temas más importantes tocados a puertas cerradas y aborda asuntos delicados de la actualidad eclesiástica. El Sínodo será clausurado por el Papa este domingo 28 de octubre con una misa en la Basílica de San Pedro. Un día antes se votará y dará a conocer el documento final del encuentro.

 

¿Del Sínodo puede surgir un mensaje aguado?

No creo que pueda llegar a pasar eso. Hay un compromiso de todos los padres sinodales y de todos los participantes que el mensaje que votaremos llegue de verdad, que sacuda a los jóvenes. Tengo confianza en lo que se pueda lograr después de este Sínodo.

 

¿Qué temas entre los discutidos te parecen más significativos?

La necesidad de escuchar a los jóvenes y construir una Iglesia con ellos, no tanto la idea de “iglesias de jóvenes” o “iglesias para jóvenes” sino una Iglesia con los jóvenes. Incluirlos en la construcción, en pensar nuestras estructuras eclesiales. También la idea de una Iglesia en salida, que sea abierta, que busque a los jóvenes sin necesariamente calificarlos como “los jóvenes católicos” sino que quiere salir al encuentro de toda la realidad juvenil. Crear los espacios para que puedan sentirse congregados sin etiquetas. También se debatió el rol de la mujer. Se trata de buscar una Iglesia que responda a la realidad y a los problemas que hoy se nos presentan.

 

¿Ha habido temas tabú?

Puedo asegurarte que no ha habido ninguna instrucción por la cual no se pudo tocar algún tema, hubo completa libertad dentro del aula para hablar lo que nosotros estimamos conveniente. En ningún momento se nos ha dicho: “Tú debes hablar en este sentido, este tema mejor no tocar”, todo lo contrario. Es impresionante la actitud de escucha y, además, notamos que no hubo ningún direccionamiento en las opiniones.

 

¿Tanta escucha no podría ser interpretada como la voluntad de rebajar los valores o la doctrina católica por ser complaciente con esas opiniones tan variadas?

Lo relevante es no tener miedo a hacerse preguntas: Jesús se manifiesta en nuestra historia y en nuestra realidad. Como dijo el Papa Francisco: “Una fe que no se hace preguntas, pareciera una fe que está en crisis”. No debemos tener miedo a reflexionar de nuevo sobre lo que sucede en la realidad y ver qué respuestas salen de esa reflexión profunda, en comunidad. No tengo miedo de que se cambien los valores. Ni siquiera hay una actitud de cortar con todo lo anterior sino sentarse y tratar de ir encontrando esas respuestas. Probablemente muchas de ellas no van a estar hoy, pero sí llamar a toda la Iglesia reflexionar en torno a ellas ya me es un avance importante.

 

Hablaste del rol de la mujer, ¿cómo debería ser la participación femenina en la Iglesia?

Para mí tiene que ver con la representatividad. Entiendo que este es un Sínodo de Obispos, pero por qué no pensar de nuevo sus reglas y empezar dándole el derecho de voto a las mujeres consagradas que ya tienen participación, aunque numéricamente es bastante menor. El 80 por ciento del mundo consagrado está compuesto por mujeres, pero ese universo no se ve reflejado en un número grande de asistentes. Las discusiones sobre el rol de las mujeres laicas podrían dejarse para un segundo momento, pero sería bueno comenzar por las consagradas. Una idea positiva sería darles mayor representatividad en instancias como estas.

 

Pero, ¿cómo plasmarlo concretamente?

Podríamos pensar qué hacer en nuestras propias estructuras eclesiales, en cada una de nuestras diócesis por darles cargos a las mujeres. En tantas parroquias, la mayoría de las personas que asisten son mujeres pero quienes dirigen los grupos son hombres. Eso puede ser un problema de las propias mujeres, que no están acostumbradas a elegir líderes mujeres, como también de que se prefiere un liderazgo masculino. Por eso, un cambio relevante sería implementar cierto tipo de mecanismo “de cuotas” a la presencia femenina a nivel de estructuras eclesiales.

 

¿No sería insultante la aplicación de “cuotas”, incluso en el ámbito civil, como si las mujeres no fuesen capaces de ganarse un liderazgo por sí solas?

Es una forma de cambiar la realidad. Obviamente en un mundo ideal, el que esté más capacitado debería tener la responsabilidad. La realidad demuestra que, aún cuando las mujeres están muy capacitadas, por las estructuras culturales no necesariamente tienen los puestos. Aunque existen casos en la Iglesia donde sí se ha dado. Algo similar ocurre en el mundo civil. Una vez que tengamos un cambio cultural no necesitaríamos tener leyes de cuotas.

 

¿En qué términos se tocó la sexualidad y el trato a los homosexuales dentro del Sínodo?

Se tocó en el campo de esta Iglesia que está en salida, que acoge más que juzga. La primera respuesta que debemos dar es cómo nos relacionamos con el otro sin importar las categorías que le podamos asignar. Generalmente las minorías son categorizadas: migrantes, por diversidad étnica o sexual. La pregunta es cómo se puede construir una Iglesia de personas y no de etiquetas.

 

¿Cómo se logra eso?

Lo primero es reconocer al otro como hermano que merece y requiere acompañamiento. Ese es el primer paso, luego habrá tiempo, momento y ánimo para reflexionar otros temas más controversiales. Nuestro primer acercamiento es llegar a un consenso sobre el acogerlos a todos, darles espacios y no ponerles barreras. Las personas tienen ya muchas barreras hoy, en el mundo secular, como para decidir estar en la Iglesia y si, encima, las mismas estructuras eclesiales les ponen barreras, finalmente no se les reconoce su dignidad. Una persona por ser homosexual no deja de tener la dignidad de ser humano, ni la posibilidad de tener su encuentro con Jesús.

 

¿Cómo está el ambiente en Chile por la crisis de los abusos que ha sacudido a la Iglesia en el país?

A todos nos duele porque son atentados contra otros hermanos, contra la dignidad humana. Hay una necesidad de justicia porque la justicia ayuda a restablecer relaciones. Para las víctimas es muy importante que puedan ser escuchadas y se inicien los procesos que deban iniciarse. Hay que buscar la sanción, respetando los derechos tanto de las víctimas como de los acusados, sin olvidar que lo más urgente es prevenir.

 

¿Entonces…?

Hay que sancionar pero también preguntarnos, ¿qué hace que estas cosas ocurran? Al final del día la sanción es justa pero no va a ayudar que no existan otras víctimas. Habría que preguntarse qué estructuras de la Iglesia chilena y de la Iglesia universal permiten que se den estos abusos, y ponerse fuerte a trabajar para cambiarlas, de manera que no haya más abusos. Al final, todos estamos de acuerdo en que no deben haber más víctimas de abusos.

 

¿Crees que tomará mucho tiempo superar la cultura del elitismo y clericalismo, que el Papa identificó en la raíz de la crisis por los abusos en la Iglesia de Chile?

Es difícil la pregunta. Yo creo que sí. Debería ser más rápido, porque es una situación grave y eso lleva a desear que todo se concrete de manera más veloz, pero creo que se están haciendo los esfuerzos. Como católica se que la Iglesia tiene sus tiempos para reaccionar. Me quedo tranquila mientras estemos avanzando. A final de cuentas, el clericalismo permea las estructuras y para cambiarlas hay que plantear una nueva mirada. No hablo de una reforma completa de la Iglesia ni de repensarla desde sus fundamentos básicos, sino de modificar algunas reglas que nos hemos dado y que fomentan actitudes nocivas para la misma Iglesia.