Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Demostración de atletas de Corea del sur en el Vaticano ante el Papa

Atletas coreanos en San Pedro; el Papa: mensaje de paz

Un equipo juvenil hizo una demostración de Taekwondo durante la Audiencia General; habría debido participar una delegación norcoreana, pero no se presentó
ANSA

«La paz es más preciosa que el triunfo».

31
0
Pubblicato il 30/05/2018
Ultima modifica il 30/05/2018 alle ore 14:33
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Un equipo juvenil de atletas de Taekwondo de Corea del Sur hizo una demostración para el Papa y los fieles en la Plaza San Pedro durante la Audiencia General. «Agradezco a los atletas coreanos por su exhibición», comentó Jorge Mario Bergoglio: «Ha sido una sana muestra de voluntad de paz», «un mensaje de paz para toda la humanidad. ¡Gracias!».

 

Los jóvenes atletas coreanos, vestidos de blanco y negro, hicieron un breve espectáculo que concluyó con dos gestos que se refieren claramente al proceso de paz que se está llevando a cabo entre Pyongyang y Seúl: una chica vestida de blanco liberó una paloma, símbolo de paz, y un chico vestido de negro golpeó, con un salto acrobático, un rollo de tela que, al revelarse, tenía escrita la frase: «One world, one Takwon-Do». Después, todos los jóvenes atletas expusieron otro rollo de tela con una frase en italiano: «la paz es más preciosa que el triunfo».

 

AP

 

La exhibición de esta mañana, organizada por la International Taekwondo Federation, está llena de significado, aunque en realidad no hayan participado atletas de Corea del Norte. Hace algunos días, según indicó la agencia de prensa sudcoreana Yonhap, la delegación de Corea del Norte, en el ámbito del encuentro entre Donald Trump y Kim Yong-un (acordado, cancelado y ahora nuevamente probable), había anulado su presencia en Roma aduciendo que habría debido participar en la prevista ejercitación conjunta entre Estados Unidos y Corea del Sur. La cancelación fue confirmada por el portavoz vaticano Greg Burke, quien subrayó que, como sea, «el mensaje de paz sigue siendo válido». La exhibición deportiva, escribió la Yonhap, fue propuesta por el Vaticano en ocasión de los Juegos Olímpicos de PeyongChang de febrero de este año.

 

Mientras tanto, durante la Audiencia, el Papa continuó con su ciclo de catequesis dedicado a la confirmación, y se concentró en la señal del Espíritu Santo. «Uno solo es el Espíritu», dijo el Papa, «pero viniendo a nosotros trae consigo riquezas de dones: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Hemos escuchado el pasaje bíblico con estos dones traídos por el Espíritu Santo. Según el profeta Isaías, estas son las siete virtudes del Espíritu infundidas en el Mesías para que cumpliera su misión. También san Pablo describe el abundante fruto del Espíritu que es “amor, alegría, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, felicidad, mansedumbre, dominio de sí”. El único Espíritu –precisó Francisco– distribuye los múltiples dones que enriquecen a la única Iglesia: es el Autor de la diversidad, pero al mismo tiempo es el Creador de la unidad. De esta manera, el Espíritu da todas estas riquezas que son diferentes, pero al mismo tiempo crea la armonía de todas estas riquezas que tenemos nosotros los cristianos».

 

«Según la tradición apostólica –recordó el Papa Francisco– el Espíritu se comunica a través de la imposición de las manos. A este gesto, se une la unción del aceite perfumado o crisma, que indica cómo el Espíritu entra hasta lo más profundo de nosotros, embelleciéndonos con tantos carismas. De este modo, el sacramento se confiere con la unción del santo crisma en la frente y pronunciando estas palabras: “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo”. Es una señal visible del don invisible. Un carácter indeleble que nos configura más plenamente con Jesús y nos da la gracia para difundir por el mundo el buen olor de Cristo».

 

Recibiendo en la frente el signo de la cruz con el aceite perfumado, señala el Obispo de Roma, el confirmando recibe pues un signo espiritual indeleble, recibe el “carácter”, que lo configura más perfectamente a Cristo. Y como decía San Ambrosio a los neo-confirmados: «recuerda que has recibido un signo espiritual y conserva lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado, te ha confirmado a Cristo Señor y ha puesto en tu corazón el signo del Espíritu».

 

Antes de la Audiencia en la Plaza San Pedro, el Papa recibió a una delegación del Patriarcado ortodoxo de Moscú y de todas las Rusias, que se encuentra en Roma en estos días, guiada por el metropolitano Hilarion, “ministro del exterior” del patriarcado, para participar en una serie de encuentros con la Conferencia Episcopal de Italia.

Anuncios


Deja un comentario

El Papa a los jóvenes cubanos

Cerca

El Papa a jóvenes cubanos: enamorados de Jesús al servicio de la Iglesia

Video mensaje del Papa Francisco a los jóvenes cubanos congregados en la reunión de Responsables de la Pastoral Juvenil de Cuba, reunidos del 20 al 21 de abril en La Habana.

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco envió un Video mensaje a los jóvenes cubanos congregados en la reunión de Responsables de la Pastoral Juvenil de Cuba, reunidos del 20 al 21 de abril en la Casa Sacerdotal de La Habana. El evento organizado por la Comisión Nacional de la Pastoral Juvenil y presidida por Mons. Álvaro Julio Beyra Luarca, Obispo de Santísimo Salvador de Bayamo y Manzillo, Cuba.

En su mensaje, el Santo Padre anima a los jóvenes a “enamorarse de Jesús y a tener un compromiso cada vez más concreto al servicio de la Iglesia en Cuba”. Además, los alienta a no tener miedo de escuchar el llamado de Dios en las situaciones que se van presentando todos los días. El Papa los anima a ser: ¡Buenos patriotas, amar su tierra, amar su patria! ¡Ser generosos y abrir su corazón al Señor!

El Papa Francisco también exhorta a los responsables de la Pastoral Juvenil que la próxima Jornada Mundial de la Juventud en Panamá y la de Cuba, en Santiago vayan más allá, que puedan descubrir que es una oportunidad para profundizar los procesos de fe de cada uno e ir construyendo la Iglesia cubana de hoy y de mañana. Los invito a ir siempre adelante, afirma el Obispo de Roma, con la mirada adelante, amando a su tierra, amando a Jesús y bajo la protección de la Virgen María.

Texto completo de las palabras del Papa Francisco

Queridos jóvenes,

los animo a enamorarse de Jesús y a tener un compromiso cada vez más concreto al servicio de la Iglesia en esta Cuba concreta de hoy, sin miedo de escuchar el llamado de Dios en las situaciones que se van presentando todos los días. ¡Buenos patriotas, amen a su tierra, amen a su patria! ¡Sean generosos y abran su corazón al Señor!

Que la próxima Jornada Mundial de la Juventud en Panamá y la de Cuba en Santiago no sea la finalidad del esfuerzo que están haciendo, sino que vayan más allá, que puedan descubrir que es una oportunidad para profundizar los procesos de fe de cada uno e ir construyendo la Iglesia cubana de hoy y de mañana, la Patria cubana de hoy y de mañana; sabiendo que no están solos y que sólo construimos desde la comunidad a la cual pertenecemos, concreta, donde nos comprometemos la vida y nos animamos vocacionalmente.

Los invito a ir siempre adelante: miren adelante, amen a su tierra, amen a Jesús y que la Virgen los cuide. ¡Coraje!


Deja un comentario

E Papa ante 3.000 jóvenes de Brescia (Italia)

Audiencia del Papa Francisco a unos tres mil chicos y chicas de BresciaAudiencia del Papa Francisco a unos tres mil chicos y chicas de Brescia 

El Papa a los jóvenes de Brescia: Escuchar a Jesús y soñar como Él

En un clima de alegría y entusiasmo, se desarrolló la audiencia del Papa Francisco a unos tres mil chicos y chicas de la diócesis italiana, que peregrinaron a Roma

Cecilia de Malak – Ciudad del Vaticano

¿Estáis dispuestos a escuchar a Jesús y cambiar algo en vosotros?

El Papa hizo hincapié en la importancia de escuchar realmente para cambiar  y recordó la cita del Sínodo dedicado a los jóvenes

En su discurso, respondiendo a la pregunta de un joven que le presentó el Obispo de la diócesis natal de Pablo VI, sobre si «realmente creen los Obispos que los jóvenes pueden ayudar a la Iglesia a cambiar», el Santo Padre reiteró su anhelo, en especial ante el Sínodo dedicado a los jóvenes:

«Me importa mucho que el próximo Sínodo de los Obispos, que tratará de “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, se prepare escuchando realmente a los jóvenes. Y puedo atestiguar que se está haciendo. También me lo demostráis vosotros, con el trabajo que se está llevando a cabo en vuestras diócesis. Y cuando digo “escuchando realmente” también me refiero a la disponibilidad  para cambiar algo, para  caminar juntos, para compartir sueños, como dijo ese joven».

El sueño de Jesús es el reino de Dios

El Papa Francisco quiso dejarles una pregunta para que entre en sus corazones

«¿Estáis dispuestos a escuchar a Jesús  y a cambiar algo de vosotros mismos? Si estáis aquí creo que es así, pero no puedo y no quiero darlo por sentado. Que cada uno de vosotros reflexione para sí mismo, en su corazón: ¿Estoy dispuesto a hacer míos los sueños de Jesús? ¿O tengo miedo de que sus sueños pueden “perturbar” mis sueños?

¿Y cuál es el sueño de Jesús? El sueño de Jesús es lo que en los Evangelios se llama el reino de Dios. El reino de Dios significa amor a Dios y amor entre nosotros, formando una gran familia de hermanos y hermanas con Dios como Padre, que ama a todos sus hijos y se llena de alegría cuando uno que se ha perdido  vuelve a casa. Éste es el sueño de Jesús.  Pregunto: ¿Estáis dispuestos a hacerlo vuestro? ¿Estáis dispuestos a hacerlo vuestro?¿También estáis dispuestos a cambiar para abrazar este sueño? (Los jóvenes responden: ¡Sí!) .Muy bien»

Los Santos nos muestran que podemos pedirle a Jesús un corazón nuevo

Tras recordar que Jesús es muy claro cuando dice «Si uno quiere venir en pos de mí, es decir conmigo, tras de mí, niéguese a sí mismo», el Papa recordó que se trata de dejar al ‘hombre viejo’ que hay en cada uno de nosotros. Se trata de dejar el yo  egoísta, las esclavitudes interiores… el pecado, lo que nos hace morir por dentro. Solo Él, Jesús, puede salvarnos de este mal, pero necesita nuestra colaboración, que cada uno de nosotros diga: “Jesús, perdóname, dame un corazón como el tuyo, humilde y lleno de amor”.

Y después de evocar el ejemplo de San Francisco de Asís, que «abrazó el sueño de Jesús», el Santo Padre recordó también a Pablo VI:

«Y pensemos también en Giovanni Battista Montini, Pablo VI: estamos acostumbrados, con razón, a recordarlo como Papa. Pero antes fue  un hombre joven, un chico como vosotros, de un pueblo de vuestra tierra. Me gustaría dejaros unos deberes, unos “deberes para casa”: ​​descubrir cómo era Giovanni Battista Montini cuando era joven; como era en su familia, como estudiante, como era en el oratorio…; cuáles eran sus “sueños”… Intentad  encontrarlo».

Escucha y descarga el informe con la voz del Papa


Deja un comentario

Inauguración del año jubilar de S. Luis Gonzaga

Inauguración del Año Jubilar de San Luis Gonzaga, SJ

Publicado el martes 13 de marzo a las 17:59

El Padre General Arturo Sosa, SJ inauguró el Año Jubilar de San Luis Gonzaga en la Iglesia de San Ignacio en Roma, el pasado 9 de marzo. Aproximadamente 100 sacerdotes concelebraron con el Padre General la misa, y una gran congregación participó en ella. El Año Aloisiano del Jubileo tiene lugar del 9 de marzo de 2018 al 9 de marzo de 2019.

San Luis Gonzaga (1568-1591) renunció a una vida privilegiada y a una herencia principesca para vivir los votos de la vida religiosa hasta el punto de contraer una peste, debido al cuidado desinteresado que él tenia con las personas enfermas. Era el hijo mayor del Marqués de Castiglione y heredero del título familiar. Los Gonzaga eran conocidos como patronos de artistas del Renacimiento, y gobernaban lo que equivalía a un reino.

A continuación, se encuentra la homilía del Padre General en la inauguración del Año Aloisiano del Jubileo.

P. Arturo Sosa, S.I. Inauguración del año jubilar de Aloisiano Gonzaga

Homilía – 9 de marzo de 2018

Iglesia de San Ignacio Roma

La juventud de San Luis Gonzaga no es solo una cuestión de edad. Es la juventud que proviene de la libertad, la libertad de discernir para tomar decisiones en armonía con el plan de Dios, y la voluntad de llevar una vida consistente con la elección hecha. Por esta razón, damos la bienvenida a la feliz coincidencia de las fechas del Año Aloisiano del Jubileo, con la muerte de Estanislao Kostka, SJ, el Sínodo sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, y la Jornada Mundial de la Juventud.

La libertad que nos hace jóvenes es el resultado de la liberación que la humanidad recibe de la Encarnación y la Resurrección de Jesús. Jesús, el Hijo, que se hizo uno de nosotros, abre el camino a la liberación, el fruto del amor que da vida, porque todos tenemos vida en abundancia. El encuentro de cada ser humano con Jesús lo libera de todo lo que le impide seguir el camino del don del amor. El encuentro con Jesús cambia nuestra forma de ver, lo que nuestra estrecha mirada nos ha impuesto.

La liberación en Cristo nos invita a tomar caminos que nunca antes habíamos imaginado. Caminos que no sabemos hacia dónde nos llevarán; pero no es necesario saber porque esta libertad adquirida se deriva de la fe, se deriva de la confianza depositada solo en Dios, quien nos guiará con su Espíritu Santo. La libertad consiste en mantener toda nuestra confianza únicamente en Dios y en dejarnos guiar hacia Él por los senderos que nos quiere revelar en ese momento. Desde el momento en que fue liberado en Cristo, San Pablo puede afirmar: considero que todo es una pérdida debido al valor incalculable de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuya causa he perdido todas las cosas. Los considero basura, para ganar a Cristo y encontrarme en él, no teniendo una justicia propia de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios sobre la base de la fe. . (Filipenses 3: 8-9).

Hacerse joven, dejar la infancia atrás significa salir de uno mismo, aceptar que el centro de la vida real está fuera de nosotros, en el amor que hemos recibido. La experiencia de ser amado es la fuente del proceso de liberación, con el que es posible tomar decisiones fundamentales. Para hacer una elección, en el lenguaje de la espiritualidad ignaciana. Los jóvenes sueñan con una vida diferente, mejor que la que conocen a su alrededor. La libertad interior despierta el deseo de contribuir a hacer real esta vida mejor, y conduce a la necesidad de elegir una manera de hacerlo.

Juventud es también la habilidad de discernir de tal manera que se encuentra, en los movimientos internos y en las experiencias de la propia historia, cómo el Señor continúa actuando en el mundo y confirma el llamado a seguirlo. El llamado para ayudar a reconciliar a los seres humanos entre sí, y para cuidar de nuestro hogar común, este universo en el que vivimos con tanto descuido, y también con Él, nuestro creador.

El discernimiento exige que vivamos libres de las reglas que nos imponen ofrendas y sacrificios en nombre de Dios. Que sigamos al amor como la única forma de vida verdadera y el único mandamiento, como el escriba que le pide a Jesús que entienda bien: “Bien dicho, maestro”, respondió el hombre. “Tienes razón al decir que Dios es uno y no hay otro más que él. Amarlo con todo tu corazón, con todo tu entendimiento y con todas tus fuerzas, y amar a tu prójimo como a ti mismo es más importante que todas las ofrendas quemadas. y sacrificios “. (Mc 12: 32-33). Esto es lo que Ignatius llama indiferencia a cualquier tipo de presión social, familiar o de otro tipo que limite la voluntad de emprender el camino, teniendo como única guía al Espíritu Santo.

Liberarse es un proceso de conversión, mediante el cual la experiencia del amor misericordioso del Padre permite al pecador perdonado prepararse para amar al prójimo como a sí mismo, escuchar el llamado del Hijo a ofrecerse, contribuir al anuncio de la Buena Nueva del Evangelio La libertad, experimentada como indiferencia, nos acerca a los demás, a los que son diferentes, a los más necesitados … a todos aquellos que son descartados por un pecado que se ha convertido en una estructura social de exclusión. Al acercarnos a ellos como el fruto de haber experimentado la cercanía del Señor, nos hacemos cercanos y listos para ser enviados, para que podamos en todas las cosas amar y servir.

Los jóvenes también tienen entusiasmo y un fuerte deseo de dedicarse totalmente a lograr lo que se ha elegido. Para el joven, la experiencia liberadora de la misericordia, que lo libera, no es suficiente. La conversión que lo lleva a elegir seguir a Cristo y ser enviado no es suficiente. El joven pone toda su energía en hacer realidad lo que ha soñado, deseado y decidido hacer. El joven, como dice el versículo del Salmo, que compone la antífona de la Eucaristía de hoy, es el que tiene manos inocentes y corazón puro: él ascenderá al monte del Señor y permanecerá en su lugar santo. Las manos inocentes y los corazones puros son el fruto de la conversión, que conduce a la libertad y al deseo de amar y servir en todo. Es partir en el camino y subir a la montaña del Señor, colaborando con su misión de reconciliación en este mundo.

La Eucaristía que celebramos para comenzar este Año Jubilar de San Luis Gonzaga es una buena oportunidad para pedirle al Señor la gracia de esta juventud, con la que nuestro corazón permanece a tono con su plan para la liberación de la humanidad, y nos damos a nosotros mismos totalmente para hacerlo posible.

Fuente: Curia General de los Jesuitas


Deja un comentario

Qué esperan los jóvenes del próximo sínodo. Texto publicado.

Young Catholics call for an authentic, empowering church

Pope Francis is cheered by faithful during an audience with health workers, in the Paul VI Hall at the Vatican, on March 3, 2018. (L’Osservatore Romano/ANSA via AP)

VATICAN CITY — After a weeklong meeting in Rome with Pope Francis, young Catholics called for an authentic and empowering church where they would feel welcomed.

Support Catholic journalism. Join our new membership program for as little as $5 a month.

The call came in a 16-page document approved by the 300 young people from all over the world who participated in a meeting preparing for the Synod of Bishops planned for October on the topic of “Young People, the Faith and Vocational Discernment.”

In preparation for this pre-synodal meeting, 15,000 young people engaged online through Facebook groups. Not surprising, the official English text appeared on Facebook before appearing on the official synod website.

What do the young people want from the church?

“Young people look for a sense of self by seeking communities that are supportive, uplifting, authentic and accessible,” said the document, “communities that empower them.” They desire “strong communities in which young people share their struggles and testimonies with each other.”

“The Church oftentimes appears as too severe and is often associated with excessive moralism,” they noted. “We need a Church that is welcoming and merciful, which appreciates its roots and patrimony and which loves everyone, even those who are not following the perceived standards.”

They asked the hierarchy to “be a transparent, welcoming, honest, inviting, communicative, accessible, joyful and interactive community.”

The pre-synod participants noted that many of their peers are leaving the church in large numbers. “Young people who are disconnected from or who leave the Church do so after experiencing indifference, judgment and rejection,” said the document.

“One could attend, participate in, and leave Mass without experiencing a sense of community or family as the Body of Christ. Christians profess a living God, but some attend Masses or belong to communities which seem dead,” the delegates complained. “Young people are attracted to the joy which should be a hallmark of our faith.” They want “to see a Church that is a living testimony to what it teaches and witnesses to authenticity on the path to holiness, which includes acknowledging mistakes and asking for forgiveness.”

The delegates also said that they want “attractive, coherent and authentic models. We need rational and critical explanations to complex issues —simplistic answers do not suffice.”

These models need not be perfect. Rather, “(k)nowing that models of faith are authentic and vulnerable allows young people to freely be authentic and vulnerable themselves.”

The young people said they are looking for mentors who could guide them in discerning their vocation in life. A mentor should be “a faithful Christian who engages with the Church and the world; someone who constantly seeks holiness; is a confidant without judgement; actively listens to the needs of young people and responds in kind; is deeply loving and self-aware; acknowledges their limits and knows the joys and sorrows of the spiritual journey.”

At the same time, it said that mentors “should not lead young people as passive followers, but walk alongside them, allowing them to be active participants in the journey.” These mentors, according to the young people, “should respect the freedom that comes with a young person’s process of discernment and equip them with tools to do so well.”

“The young have many questions about the faith,” said the document, “but desire answers which are not watered-down, or which utilize pre-fabricated formulations. We, the young Church, ask that our leaders speak in practical terms about controversial subjects such as homosexuality and gender issues, about which young people are already freely discussing without taboo.”

They also acknowledged other controversial issues in the church: “contraception, abortion, homosexuality, cohabitation, marriage, and how the priesthood is perceived in different realities in the Church.”

They said “there is still disagreement and ongoing discussion among young people on these polemical issues. As a result, they may want the Church to change her teaching or at least to have access to a better explanation and to more formation on these questions.”

While acknowledging that “there is internal debate, young Catholics whose convictions are in conflict with official teaching still desire to be part of the Church.”

They asked the church to go where young people “are comfortable and where they naturally socialize: bars, coffee shops, parks, gyms, stadiums and any other popular cultural centers,” as well as “more difficult places such as orphanages, hospitals, marginal neighborhoods, war-torn regions, prisons, rehabilitation centers and red-light districts.”

All of this is to bring Jesus and the Gospel to young people. “[M]any of us strongly want to know Jesus, yet often struggle to realize that He alone is the source of true self-discovery, for it is in a relationship with Him that the human person ultimately comes to discover him or herself,” they explained. “Thus, we have found that young people want authentic witnesses – men and women who vibrantly express their faith and relationship with Jesus while encouraging others to approach, meet, and fall in love with Jesus themselves.”

The young people said that they want not to be passive but to be leaders in the church. “The Church must involve young people in its decision-making processes and offer them more leadership roles,” said the report. “These positions need to be on a parish, diocesan, national and international level, even on a commission to the Vatican. We strongly feel that we are ready to be leaders, who can grow and be taught by the older members of the Church, by religious and lay women and men.”

The delegates also saw their role as engaging the social justice issues of our time. “We seek the opportunity to work toward building a better world,” they said. “We want a world of peace, one that harmonizes integral ecology with a sustainable global economy. For young people living in unstable and vulnerable regions of the world, there is a hope and expectation for concrete actions from governments and from society: the end of war and corruption, addressing climate change, social inequalities and security.”

One suggestion that did not get into the report was that at the synod in October, each bishop be accompanied by a young person. While that will not happen, hopefully the bishops will listen to what these young people say about themselves, the church and the world they live in.

Writing and approving the 16-page document in a week was a remarkable achievement by these young people granted that many synods of bishops have proved incapable of doing the same in a month’s time. The young people’s willingness to dialogue and build consensus is itself an example to the bishops. Maybe at their synod the bishops should simply approve this document from the pre-synodal meeting of young people and then go home.

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a columnist for Religion News Service and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church.]


Deja un comentario

Jubileo de S. Luis Gonzaga

El Padre General, Arturo Sosa SJ, ha enviado una carta a toda la Compañía informando que la Santa Sede, teniendo presente el 450 aniversario del nacimiento de San Luis Gonzaga (9 de marzo de 1568, en Castiglione delle Stiviere) ha proclamado la celebración de un Año Jubilar Aloisiano a partir de mañana 9 de marzo hasta la misma fecha del año 2019. Por este motivo el P. General invita a la compañía, a sus comunidades e instituciones a celebrar este tiempo para atraer la mirada sobre el enriquecimiento que los jóvenes, como San Luis Gonzaga, suponen para la sociedad, la Iglesia y la Compañía.

Luis Gonzaga sólo tuvo tiempo de darse enteramente a su formación. Murió siendo estudiante de teología a los 23 años, al contraer la peste mientras cuidaba a los enfermos de esta pandemia en Roma. Benedicto XIII lo proclamó en 1729 patrono de los jóvenes, Pío XI en 1926 patrono de los estudiantes y Juan Pablo II en 1991 patrono de los enfermos del sida.

Arturo Sosa invita también fijándose en este joven jesuita y en San Estanislao de Kostka (de cuya muerte celebraremos también el 450 aniversario el próximo 15 de agosto) a “escucharlos y preguntarnos cómo ayudar a los jóvenes a crecer profundamente en su fe y amor a Cristo”. Siente confianza en ellos y tiene “la convicción de que el Espíritu de Dios sigue interpelando desde la fe y desde el sufrimiento de los pobres de la tierra, a muchos jóvenes”.
Lee la carta completa aquí.


Deja un comentario

Congo: crítica situación del País y llamamiento a los jóvenes.

RD. CONGO – “Jóvenes, trabajad duro para sacar al Congo de la pobreza”, pide el cardenal Monsengwo

martes, 27 marzo 2018obispos   jóvenes  

Kinshasa (Agencia Fides) – “Jóvenes de Kinshasa, el presente y el futuro del país son vuestros. Tened fuertes convicciones personales. No seáis como las ovejas que siguen tontamente a los demás por miedo al qué dirán. “Pon la mano en el arado y no mires atrás”, dice Lucas 9, 62. Que se note el trabajo que hacéis para que el Congo no continúe en esta situación de sufrimiento. La Iglesia está lista para ayudaros y prepararos si vosotros estáis listos para ocuparos de vuestra vida, de la los demás y del destino de la nación”, instó el cardenal Laurent Monsengwo Pasinya, arzobispo de Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, en su homilía del Domingo de Ramos del 25 de marzo, Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano.

“Jóvenes de Kinshasa, el futuro del país está en vuestras manos”, reiteró el cardenal. “El futuro del país os pertenece. Por supuesto, tenéis derecho a culpar a vuestros mayores y a los políticos por haber sacrificado a vuestra generación. Tenéis razón al culpar a los políticos y a la clase gobernante de nuestro país por haber fracasado. ¿Pero qué pensáis hacer para enderezar el camino? El país os necesita en la vida política, económica, social y cultural y religiosa. ¿Estáis listos para encargaros del destino de la nación y asumir vuestras responsabilidades?”, inquirió el cardenal.

La RDC vive en un estancamiento político, económico y social debido a la crisis desatada por las elecciones presidenciales fallidas de 2016, una inestabilidad que ha dado lugar a una fuerte situación de inseguridad en todo el país a la que se une la corrupción generalizada que socava la base económica y la estructura misma de la sociedad. A causa de esta situación, los jóvenes más preparados han buscado fortuna fuera del país. El cardenal se dirigió a ellos con estas palabras: “¿Qué pretendéis hacer, jóvenes brillantes y capaces, que preferís quedaros en Europa o en Estados Unidos esperando a que los demás pongan al país de nuevo en marcha, para venir a recoger los frutos de dolor, del sacrificio y del riesgo y el sudor de otros?”. Pero también criticó a los jóvenes que se quedan en RDC y no están comprometidos con su país: “¿Cuánta gente joven tiene hijos que abandonan y los dejan a cargo de los padres? ¿Cuántos jóvenes se quedan en casa esperando a que otro encuentre un trabajo para ellos?”.

Al mismo tiempo, hay muchos jóvenes comprometidos que participan en las protestas pacíficas para exigir la aplicación de los Acuerdos del 31 diciembre de 2016 y así propiciar unas elecciones libres.Para ellos también tuvo unas palabras el cardenal Monsengwo durante su homilía: “Que el Señor, por intercesión de la Virgen María, Madre de Jesús y Madre nuestra, bendiga vuestro valor y vuestro compromiso. Que Él pueda colmar todos vuestros deseos como dice el Salmo 20: 6. “Que Él os llene de alegría y paz”.
(L. M.) (Agencia Fides 27/03/2018)