Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Asamblea de la Conferencia de obispos de USA. Comentario

Bishops’ meeting was boring, with flashes of inspiration

  • Cardinal Daniel DiNardo of Galveston-Houston addresses a news conference Nov. 15 at the fall general assembly of the U.S. Conference of Catholic Bishops in Baltimore. Seated to his left is Archbishop Jose Gomez. (CNS/Bob Roller)
There was little interesting or inspiring about the meeting of the U.S. Conference of Catholic Bishops in Baltimore this week. Much of the meeting was devoted to bureaucratic business like the approval of plans and programs, and minor liturgical and canonical items.The most controversial item on the agenda was an increase in diocesan assessments (which failed) and a change in the assessment formula. Bishops, like taxpayers, don’t want to see their taxes raised.

Some excitement surrounded the election of officers and committee chairs.

It was no surprise that Cardinal Daniel DiNardo of Galveston-Houston was elected USCCB president since he was elected vice president three years ago and the vice president normally succeeds the president. The election of Los Angeles Archbishop José Gomez was historic since not only is he the first Hispanic vice president of the conference, he is also a Mexican immigrant. He will undoubtedly be elected president in three years.

The two will be an interesting team. DiNardo is a blunt-speaking, no-nonsense prelate whom journalists are looking forward to covering. Gomez, on the other hand, is a gentle, pastoral bishop who shrinks from the limelight. At a joint press conference, DiNardo answered question after question while Gomez appeared happy to simply sit back and observe. But after each response, DiNardo asked Gomez what he thought, encouraging him to respond. DiNardo would not let Gomez hide.

Explore Pope Francis’ apostolic exhortation on the family.

The vote for chair-elect of the USCCB Committee on International Justice and Peace was the most revelatory of the current makeup of the conference membership. Archbishop Timothy Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services beat out Bishop Robert McElroy of San Diego for chair by a vote of 127-88. Moderate bishops (there are very few liberal bishops) voted for McElroy and the conservatives voted for Broglio.

As personal secretary to Cardinal Angelo Sodano, the Vatican secretary of state (1991-2006), Broglio antagonized then Cardinal Bergoglio and the other Argentine bishops whose recommendations for episcopal appointments were routinely rejected by Sodano. McElroy, on the other hand, has pushed the conference to be more supportive of the priorities of Pope Francis. He probably lost some votes by pushing too hard.

The vote for chair-elect of the Committee on Evangelization and Catechesis had a similar breakdown with 122 for Bishop Robert Barron, auxiliary bishop of Los Angeles, and 90 votes for Bishop Frank Caggiano of Bridgeport, Conn.

A routine agenda item for the meeting turned out to be one of the most emotionally charged. Carolyn Woo, the president and CEO of Catholic Relief Services, the international relief and development agency of the U.S. bishops, was slated to deliver a report to the bishops on the work of CRS.

It was Woo’s last such address since in January she is ending her five-year term as head of CRS and will return to South Bend, the home of Notre Dame business school where she worked when the bishops recruited her.* Although Woo’s immediate predecessor, Ken Hackett, had led Catholic Relief Services for 18 years — making her five-year tenure seem short by all appearance — hers was a routine move back to an academic life.

Woo’s address Monday seemed routine as she described CRS’s work, but then there was a hitch in her voice and she could be seen fighting back tears when she said she wanted to talk about “the divisions I see” that hinder the work of Catholic Relief Services.

She didn’t give details about these divisions, but Catholic Relief Services has been attacked by right-wing Catholics accusing it of ignoring church teaching on birth control and abortion.

She related what she called “the most chilling” event in her time at CRS, a conversation with a person who let her know there would be no compromise over contentious issues. She said, “I was told, ‘Carolyn, we can’t compromise. When we are winning, we can’t compromise. When we’re losing, we can’t compromise.’ ”

“Wow, I thought, when can we collaborate?” Woo said. She ended her presentation with what she called “a simple request.”

“Whenever you are wondering what CRS is doing,” she told the bishops sitting before her, “I’d like you to ask the question differently, ‘What are we doing?’ ”

Archbishop Paul Coakley of Oklahoma City, Okla., chair of the Catholic Relief Services board, followed Woo on the podium and he picked up where she left off. He told his fellow bishops that as Woo was speaking he had received another scandalous email from the LePanto Institute, which devotes a whole page of its website to attacking CRS.

The LePanto Institute describes itself as “a research and education organization dedicated to the defense of the Catholic Church against assaults from without as well as from within,” including from “heretics” and “traitors.”

Coakley told the bishops, “I want you to know that Catholic Relief Services is Catholic through and through. I hope you will not give any credence to this particular blogger.”

The room responded with a standing ovation.

Another moving presentation was made by Bishop Gregory Mansour on persecution of Christians in the Middle East. Referred to by almost everyone as Bishop Gregory, he is head of the Maronite Eparchy of Saint Maron of Brooklyn and a leading voice for Christians in the Middle East.

Although they are suffering terribly,  Mansour does not portray the Christians as mere victims, but rather as very active in responding to the terrible tragedy of their countries.

“Although the vast majority of today’s refugees are non-Christian, the vast majority of those who serve them are Christians, who continue to be the light of the world and the salt of the earth,” Mansour said. “Today Christians are more united than ever, through a common suffering, a common martyrdom, and a common assistance given to those in need.”

His frustration that the plight of Christians in the Middle East has been ignored was evident. To help these Christians he called for advocacy, humanitarian aid and ecumenical support.

With regards to advocacy, he asked the bishops to urge the U.S. government to increase U.S. humanitarian aid and development assistance for refugees as well as internally displaced persons. He also called for aid to those countries in the region hosting large refugee populations.

With regard to admission of refugees into the United States, “All of the bishops have been very clear that we welcome refugees,” he said at the press conference on Thursday. “We have been doing it for years. We are all part migrants.”

In response to a question from the NCR, he said he did not want American boots on the ground nor the arming of Christian militias. He did note that Russia’s support and America’s opposition to Assad is complicating matters in Syria. “The West should not determine who stays as a public figure and who doesn’t,” he said. “Those are things that have to be done on the ground.”

The bishop thinks that “because Russia was on one side and America was on another side, it made that civil war a lot more unclear and a lot more filled with hatred.”

The United States must “find a way to work with Russia and to work with the allies of Iran and work with our own allies,” he said, “and maybe to rethink some of our own allegiances so that we can find a solution for Syria, find a solution for Yemen, find a solution for Iraq, find a solution for all the Middle East.”

The need for humanitarian aid for Christians in the Middle East is great. Syrians will need help in rebuilding their churches, hospitals, schools, homes and livelihoods. He suggested linking or twining parishes and dioceses in the U.S. with those in the Middle East. He also called for continued funding from groups like Catholic Relief Services, Aid to the Church in Need, Catholic Near East Welfare Association, and the Knights of Columbus.

Finally, he called for working with interfaith partners to draw attention to the need for basic human rights, full citizenship rights, and religious freedom for people in the Middle East. He noted that Catholics have good relations with Jews and Muslims but all three groups need to work together for peace.

Much of the USCCB November meeting was boring. Much to the disappointment of the journalists, the bishops were not interested in talking about the new president, Donald Trump, at least not in public sessions. Outgoing USCCB President Joseph Kurtz, archbishop of Louisville, said the bishops were uncertain where Trump stood on many issues but they looked forward to having conversations with the incoming administration in order to find out what parts of the bishops’ agenda might get adopted.

President-elect DiNardo was hopeful that judicial appointments would favor the bishops’ pro-life agenda.

The bishops, however, were clearly worried about what Trump might do to immigrants, especially in breaking up families and deporting those who are undocumented. Early on the first day, they approved a statement in support of the immigrant community in the United States. The dialogue they hope to have with the administration will be helped by the fact that the two new leaders of the conference come from the two states with the most immigrants, and one of those leaders is an immigrant himself.

*A sentence has been corrected to clarify that Woo is returning to South Bend, Ind., after she ends her five-year term as head of CRS.

[Dennis Coday assisted on the CRS section of this column.]

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a senior analyst for NCR and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church. His email address is treesesj@ncronline.org.]


Deja un comentario

China: fallece un heroico anciano obispo

CHINA – Fallece Mons. Tommaso Zeng Jingmu, valiente testigo de fidelidad a la Iglesia

viernes, 22 abril 2016iglesias locales  
Faith

S.E. Mons. Tommaso Zeng
edad de casi 96 años, S.E. Mons. Tommaso Zeng Jingmu, obispos emérito y no oficial de la diócesis de Yujiang, en la provincia de Jiangxi (China Continental). El 26 de marzo, Sábado Santo, estando en su casa, sufrió un ictus y al golpearse contra el suelo se provocó una grave conmoción cerebral. Fue ingresado en el hospital de Fuzhou y operado de urgencia. Durante sus últimos momentos alternó momentos de sufrimiento y de lucidez, durante los cuales recitaba el Rosario e incluso conseguía bromear. El 2 de abril, sus condiciones de salud empeoraron de improviso y espiró hacia las 22,50 horas.
El funeral fue celebrado el 6 de abril, en su casa natal, por su sobrino, Prelado, el Rev. Zeng Zhongliang, de la diócesis de Yujiang, junto con unos veinte sacerdotes concelebrantes. El obispo no oficial de la diócesis, S.E. Mons. Giovanni Peng Weizhao, vive desde hace algún tiempo con libertad limitada.
Mons. Zeng había pedido, en su testamento, que se celebrase su funeral en su lugar de origen, de forma sencilla, sin hablar de sus méritos. A las exequias participaron miles de fieles de la diócesis y de otras partes de China, atestiguando la estima y gratitud por el servicio que ha prestado a la Iglesia y a la comunidad diocesana durante más de 25 años.
El obispo difunto nació el 23 de julio de 1919 (algunas fuentes señalan una fecha diversa) en la aldea de Zengjiacun, distrito de Chongren, en la provincia di Jiangxi. En 1930 entró en el Seminario de Wenshan, de la diócesis de Yujiang. En 1944 continuó sus estudios en el Seminario mayor de Fuzhou, en Fujian, y en 1948 fue transferido a Wensheng, al Seminario del Zhejiang. Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1949 por S.E. Mons. William Charles Quinn, C.M., fue vice-párroco y párroco en varias comunidades. El 13 de enero de 1990 recibió la consagración episcopal de manos de S.E. Mons. Giacomo Xie Shiguang, obispo de Funing.
Mons. Zeng fue un firme defensor de la doctrina católica y un valiente testigo de fidelidad a la Iglesia, a costa de grandes sacrificios: fue detenido en varias ocasiones y pasó tres décadas de su vida en prisión. Su amor por Cristo, por la Iglesia y por el Santo Padre han sido un gran ejemplo para muchos.
En su testamento espiritual pidió perdón por todos sus defectos y agradeció a los sacerdotes de la diócesis por su dedicación y su servicio. Entre otras cosas, esperaba construir en su pueblo de origen una iglesia dedicada al Inmaculado Corazón de María, en agradecimiento por la protección y por las gracias obtenidas. (Agencia Fides 22/04/2016)


Deja un comentario

Los obispos según el Papa Francisco

“Sean servidores y miren a los ojos para ver el corazón”, el Papa a los nuevos Obispos

2016-03-19 Radio Vaticana

(RV).- “Cuiden y orienten a la Iglesia que se les confía, y sean fieles dispensadores de los misterios de Cristo. Elegidos por el Padre para gobernar su familia, tengan siempre ante sus ojos al Buen Pastor, que conoce a sus ovejas”, lo dijo el Papa Francisco en su homilía en la Misa de ordenación episcopal de Mons. Peter Brian Wells y Mons. Miguel Ángel Ayuso Guixot, celebrado en la Basílica de San Pedro en la Solemnidad de San José, Esposo de la Bienaventurada Virgen María y Patrono Universal de la Iglesia.

En su homilía, el Santo Padre subrayó que este ministerio fue instituido por Cristo para redimir a la humanidad, quien a su vez envió “a los doce apóstoles por el mundo, para que, llenos del Espíritu Santo, anunciaran el Evangelio, instruyeran y santificaran a todos los pueblos y los reunieran en un solo rebaño, bajo un único pastor y los guiaran a la salvación”.

Por ello, el Obispo de Roma recordó a los candidatos al orden de los Obispos, “que han sido escogidos entre los seres humanos para servirles en las cosas de Dios. El episcopado es un servicio, no un honor. Por esto, el Obispo debe ante todo vivir para los fieles, y no solamente presidirlos; porque, según el mandato del Señor, el que es mayor debe hacerse el más pequeño, y el que preside, debe servir humildemente”. Sean servidores de todos, dijo el Papa, especialmente de los más grandes y de los más pequeños. De todos, pero siempre servidores, al servicio del pueblo de Dios.

Antes de concluir su homilía, el Papa Francisco les señaló las tareas a las cuales están llamados los ministros en el episcopado. “No se olviden que la primera tarea del Obispo es la oración: esto lo ha dicho Pedro, el día de la elección de los siete diáconos. La segunda tarea, el anuncio de la Palabra. Luego viene lo demás. Pero el primero es la oración. Si un Obispo no reza, no podrá hacer nada”.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

Texto y audio completo de la homilía del Papa Francisco

Hermanos e hijos queridos,

Nos hará bien reflexionar atentamente a qué ministerio en la Iglesia son llamados estos hermanos nuestros.

Nuestro Señor Jesucristo, enviado por el Padre para redimir a la humanidad, envió, a su vez, a los doce apóstoles por el mundo, para que, llenos del Espíritu Santo, anunciaran el Evangelio, instruyeran y santificaran a todos los pueblos y los reunieran en un solo rebaño, bajo un único pastor y los guiaran a la salvación.

Para que este ministerio se mantuviera hasta el final de los tiempos, los apóstoles eligieron colaboradores, a quienes, por la imposición de las manos, les comunicaron el don del Espíritu Santo que habían recibido de Cristo, confiriéndoles la plenitud del sacramento del Orden. De esta manera, se ha ido transmitiendo a través de los siglos este ministerio, por la sucesión continua de los Obispos y permanece y se acrecienta hasta nuestros días la obra del Salvador. En la persona del Obispo, en comunión con los presbíteros, se manifiesta la presencia entre ustedes del mismo Jesucristo, Señor y Pontífice eterno.

Es el mismo Jesucristo quien, por el ministerio del Obispo, anuncia el Evangelio y ofrece a los creyentes los sacramentos de la fe. Él es quien, por medio del ministerio paterno del Obispo, agrega nuevos miembros a la Iglesia, que es su cuerpo. Es Cristo quien, valiéndose de la predicación y solicitud pastoral del Obispo, los lleva, a través del peregrinar terreno, a la participación en el Reino de Dios. Cristo que predica, Cristo que hace la Iglesia, fecunda la Iglesia, Cristo que guía: esto es el Obispo.

Reciban, pues, con alegría y acción de gracias a estos hermanos nuestros, que nosotros, los Obispos aquí presentes, por la imposición de las manos, lo agregamos a nuestro Orden episcopal. Deben honrarlo como ministro de Cristo y dispensador de los misterios de Dios: a él se le ha confiado dar testimonio del verdadero Evangelio y administrar la vida del Espíritu y la santidad. Recuerden las palabras de Cristo a los apóstoles: «Quien los escucha a ustedes, a mí me escucha; quien los rechaza a ustedes, a mí me rechaza y, quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.»

Y a ustedes, queridos hermanos, elegidos por el Señor, recuerden que han sido escogidos entre los seres humanos para servirles en las cosas de Dios. El episcopado es un servicio, no un honor. Por ello, el Obispo debe ante todo vivir para los fieles, y no solamente presidirlos; porque, según el mandato del Señor, el que es mayor debe hacerse el más pequeño, y el que preside, debe servir humildemente. Sean servidores. De todos: de los más grandes y de los más pequeños. De todos, pero siempre servidores, al servicio.

Proclamen la palabra de Dios a tiempo y a destiempo; exhorten con toda paciencia y deseo de edificar. En la oración y en el sacrificio eucarístico, pidan abundancia y diversidad de gracias, para que el pueblo a ustedes encomendado participe de la plenitud de Cristo. No se olviden que la primera tarea del Obispo es la oración: esto lo ha dicho Pedro, el día de la elección de los siete diáconos. La segunda tarea, el anuncio de la Palabra. Luego viene lo demás. Pero el primero es la oración. Si un Obispo no reza, no podrá hacer nada.

Cuiden y orienten a la Iglesia que se les confía, y sean fieles dispensadores de los misterios de Cristo. Elegidos por el Padre para gobernar su familia, tengan siempre ante tus ojos al Buen Pastor, que conoce a sus ovejas: detrás de cada carta existe una persona. Detrás de cada misiva que ustedes reciban, existe una persona. Que esta persona sea conocida por ustedes y que ustedes sean capaces de conocerla.

Amen con amor de padre y de hermano a cuantos Dios pone bajo su cuidado, especialmente a los presbíteros y diáconos. Hace llorar cuando escuchamos que un presbítero dice que ha pedido hablar con su Obispo y la secretaria le ha dicho que “tiene muchas cosas por hacer, pero dentro de tres meses no lo podrá recibir”. El primer prójimo del Obispo es su presbítero: su primer prójimo. Si tú no amas al primer prójimo, no serás capaz de amar a todos. Cercanos a los presbíteros, a los diáconos, a sus colaboradores en el ministerio; cercanos a los pobres, a los débiles, a los que no tienen hogar y a los inmigrantes. Miren a los fieles en los ojos. Pero miren el corazón. Y que aquel fiel tuyo sea presbítero, diacono o laico, pueda mirar tu corazón. Pero mirar siempre en los ojos.

Cuiden diligentemente de aquellos que aún no están incorporados al rebaño de Cristo, porque ellos también les han sido encomendados en el Señor. No se olviden que forman parte del Colegio episcopal en el seno de la Iglesia católica, que es una por el vínculo del amor. Por tanto, su solicitud pastoral debe extenderse a todas las Iglesias, dispuesto siempre a acudir en ayuda de las más necesitadas.

Preocúpense, pues, de la grey universal, a cuyo servicio les pone el Espíritu Santo para servir a la Iglesia de Dios. Y esto háganlo en el nombre del Padre, cuya imagen representas en la Iglesia; en el nombre de su Hijo, Jesucristo, cuyo oficio de Maestro, Sacerdote y Pastor ejerces; y en el nombre del Espíritu Santo, que da vida a la Iglesia de Cristo y fortalece nuestra debilidad. Que el Señor los acompañe, les esté cerca en este camino que hoy inician.


Deja un comentario

Chile: el extraño intercambio epistolar entre dos Cardenales

Ezzati y Errázuriz: Sus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres

image

Reinaldo Sapag

 

 

 

 

      Hoy domingo se leyó en el Evangelio de San Marcos, las enseñanzas de Jesús a los apóstoles en donde les decía que El sería rechazado por los ancianos y los sumos sacerdotes, que sería condenado a muerte y que resucitaría después de tres días. Pedro se molestó por ello y llevando a Jesús aparte lo reprendió por lo que había dicho. Entonces Jesús, rechazando el secretísmo , le dice en voz alta: ¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás. Tus pensamientos no son los de Dios,  sino los de los hombres!

No pude abstraerme, al escuchar el Evangelio, del intercambio de mails entre los cardenales Ezzati y Errázuriz, llegando a la conclusión  que los pensamientos de uno y otro corresponden a los cálculos del poder, de cerrar las puertas a todos aquellos que les dicen que se equivocan, que adoptan actitudes y adoptan decisiones arbitrarias y dolorosas para muchos sacerdotes y fieles quienes observan atónitos como la autoridad eclesiástica de Chile descuida su deber pastoral por el poder. Los abusados por Karadima son verdaderos mártires de la corrupción de algunos sacerdotes y obviamente, aquellos que intentan acallar o ocultar, forman parte integrante de la cadena ce corrupción. En los mails intercambiados entre Ezzati y Errázuriz, se advierte que el pensamiento de ellos no son los de Dios, sino que de dos hombres que ostentando cargos de poder en la iglesia, no están en sintonía con los mandatos de Dios. Si lo escrito está fuera de contexto , entonces Ezzati tiene el deber de entregar el contexto y no utilizar como excusa lo que no es capaz de mostrar a la opinión pública ,anonadada por un vocabulario inaceptable de quienes aparentan tener amor espiritual por sus sacerdotes y el rebaño que les fuera confiado.

Cuando el cardenal Silva presentó su renuncia al cumplir 75 años, en septiembre de 1982 , tuvimos con mi esposa Sylvia el privilegio de acompañarlo . La misma tarde que hizo entrega de su dimisión, conversé con él en el recinto religioso que regentan los salesianos en Roma en donde se encuentran ubicadas las catacumbas de San Calixto. Allí me dijo que se había quedado con la impresión, por el tenor de su conversación con el papa Juan Pablo II , que su renuncia sería aceptada muy rápidamente. Y, así fue. El tenía la esperanza de poder seguir por algún tiempo más al mando del Arzobispado de Santiago, como consecuencia de que al mando del cardenal Raúl la Iglesia había dado un testimonio formidable de cercanía y amor al pueblo que se le había confiado y de llevar el mensaje de Jesús a través de innumerables obras concretas de acción social y también por su coraje y valentía de denunciar, sin cálculos, la acción destructora de una dictadura militar que asesinaba, perseguía y encarcelaba o hacía desaparecer a miles de compatriotas sólo por pensar distinto. Sin embargo, su renuncia fue aceptada casi de inmediato, probablemente la más rápida de la historia vaticana, principalmente por los turbios manejos del nuncio de la época y admirador de Karadima don Angelo Sodano.

Ezzati y Errázuriz se mueven admirablemente en los círculos del poder. El papa Benedicto, al presentar su renuncia , denunció con elocuencia la hipocresía eclesiástica al interior de la propia Santa Sede y de la Iglesia.

Las palabras escritas por estos dos cardenales chilenos no son las que se esperan de un Buen Pastor y ciertamente que no responden a la pedagogía propuesta por Jesús en los evangelios. Al cardenal Silva se le cerraron las puertas.  Al entregar el mando arzobispal a monseñor Juan Francisco Fresno no tuvo ninguna participación ni posibilidad de diálogo con la nueva administración,  La fluida comunicación de Ezzati con Errázuriz no la tuvo don Raúl , a quien se le aisló sumiéndolo en la tristeza de una jerarquía que lo ignoró. Pero su alegría la recibía del pueblo de Chile que lo amó y lo sigue amando en el recuerdo de un pastor que amó a los pobres y los perseguidos con coraje, valentía y poniendo a Jesús como ejemplo de su caridad que lo urgía. Don Raúl entregó todo su amor y su poder en favor de las más pobres, de los que sufrían, de los que requerían de su apoyo espiritual y material. Tengo la certeza que Ezzati y Errázuriz son hombres de fe,  pero como nos dice el apóstol Santiago en las lecturas de hoy domingo ¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras?

Habría que preguntarles a nuestros cardenales: “Muéstramela, si puedes, tu fe sin las obras”. El cardenal Silva, en cambio, por medio de las obras nos mostró su fe.

Reinaldo Sapag Chain


Deja un comentario

Cómo seleccionar a los nuevos obispos. Algunos criterios.

Doce criterios para la selección de los obispos

image

Paul McGavin

 

 

 

 

 

Simplemente asumiendo el modo en el que son visualizadas habitualmente las responsabilidades de un obispo, lo primero que hay que notar es que se trata de un oficio que es demasiado exigente y demasiado difuso. Lo segundo es que los candidatos aptos son difíciles de encontrar. Esto significa que quizás es necesario contentarse con lo que está disponible, no con lo que querríamos. Podemos consolarnos diciendo que “Dios no nos dejará jamás desprovistos“, pero esto puede ser un falso consuelo, porque muchos lectores podrían incurrir en una prolongada experiencia de la providencia divina, en ausencia de la providencia episcopal.

Contrariamente a la creencia católica oficial, la ordenación no cambia a un hombre. Éste tiene acceso a la autoridad y a la gracia del sacramento del Orden. Pero que éstas se concreten o no depende en gran medida de las cualidades humanas que están presentes en el que es ordenado. Los criterios de selección deben precisamente concentrarse en las cualidades humanas y sobre el modo en el que la gracia se puede manifestar en las cualidades humanas.

Es en esta perspectiva que se proponen los siguientes criterios de selección.

1. Es necesario elegir un hombre viril, un hombre que sea confiado y seguro en su masculinidad; un hombre que tenga un estilo de vida concreto en lo físico y un vigor tanto físico como mental. Es necesario buscar al tipo de hombre que los jóvenes y los hombres admiran y que las mujeres respetan. Es necesario buscar un hombre que pueda atraer a los jóvenes a su alrededor, alentándolos a explorar y desarrollar una vocación al ministerio sagrado, y que sea un hombre que sepa atraer a sus sacerdotes y diáconos en relaciones de apoyo mutuo, de confianza, de visión, de estímulo. Un hombre que los laicos en el interior de la Iglesia y los hombres que están fuera de la Iglesia vean como un hombre de gran coherencia.

2. La coherencia es de suma importancia. ¿Es un tipo de hombre que dice con prudencia qué es aquello en lo que cree y pone en acción lo que dice? ¿Es un hombre que se une sólo con aquéllos que comparten sus simpatías y antipatías, o es un hombre que se pone de acuerdo con firmeza con personas diferentes? ¿Es un hombre que sigue la corriente o que va contra la corriente? ¿Es un hombre del que uno puede estar seguro que actuará con una coherencia íntegra? ¿Es un hombre para el cual los principios cuentan más que sus simpatías y antipatías?

3. Los principios son de suma importancia. ¿Es el tipo de hombre que insistirá en un proceso justo y en el correcto obrar de la justicia? ¿Es el tipo de hombre que buscará proceder canónicamente más que arbitrariamente? ¿El tipo de hombre que tratará a los demás del mismo modo, a los hombres y a las mujeres, sean ellas simpáticas o no? ¿Es el tipo de hombre que hace lo que es junto delante de Dios, o el tipo de hombre que cuando el juego se pone difícil hace lo que puede para escapar?

4. El temor de Dios es de suma importancia. San Juan nos enseña que “el amor perfecto expulsa el temor” (1 Jn 4, 18). Pocos son perfectos en el amor, y un vivo temor de Dios nos impide hacer lo que el amor perfecto no haría y nos impulsa a hacer lo que el amor perfecto haría. Un hombre no es ordenado obispo por sí mismo, sino por Dios y para su Iglesia. La autoridad y la gracia, o los Órdenes sagrados, son tan grandes que su digno destinatario debe dejarse intimidar por la confianza, por el compromiso que se le pide. Él es responsable frente a Dios por la transmisión de la herencia de la Iglesia, el Evangelio de Jesucristo. Es responsable frente a Dios por su capacidad de supervisar y colaborar con su clero. Es responsable frente a Dios por el ejercicio de su paternidad en medio del pueblo de Dios confiado a su custodia. Discernir el justo temor en un hombre es de fundamental importancia, porque sólo el hombre que teme a Dios será  instrumento para las acciones de Dios en su Iglesia.

5. La inclusividad es de suma importancia. ¿Como sacerdote pastor ha obrado para edificar una comunidad en la que las personas más diversas encuentran espacio y recibimiento? ¿O como sacerdote educador se ha ocupado de los alumnos menos prometedores, además de los más prometedores? ¿Ha demostrado ser un hombre de aguda capacidad de escucha, de tal forma que siente profundamente lo que se dice de él? ¿Es el tipo de hombre del cual dice la gente: “Me escuchó realmente, siento que me entiende realmente”? ¿O es el tipo de hombre que actúa según sus prejuicios, el tipo de hombre que tiene una epistemología restringida, el tipo de hombre que ve las cosas desde una línea parcial y ve las cosas en blanco y negro?

6. La oración es de suma importancia. Naturalmente, un obispo está ligado a la celebración regular de la santa Eucaristía y al rezo del oficio divino. Pero lo que es todavía más importante es el escuchar, en cuanto la oración no es “performance” sino escucha, escucha de Dios: “¿Qué quieres que haga?”; “¿Qué estás haciendo, Dios, en estas circunstancias?”; “¿Lo que escucho qué me revelan de lo que tú, Dios, dices y haces y quieres que diga y haga?”; “¡Por favor, Dios, silencia mis habladurías, y condúceme en forma más clara para ver la guía de tu mano en todo lo que está frente a mí!”. Es de fundamental importancia discernir si nos encontramos frente a un hombre que practica la presencia de Dios o practica la presencia de su propia presencia.

7. La humildad es de suma importancia. Con frecuencia, las personas malinterpretan la humildad y la disciernen erróneamente. La verdadera humildad es fundamentalmente objetividad: ¿quién soy yo delante de Dios? ¿Quién soy yo en relación con los demás, hombres y mujeres, niños y niñas? ¿Cuáles son mis dones, y cuáles son mis límites? ¿Dónde y cómo debo inclinarme hacia los demás? ¿Dónde y cómo debo seguir los consejos de los demás? La humildad es robusta, no es afeminada. En la selección episcopal, el discernimiento de la humildad es fundamental, de otro modo la Iglesia tendrá como obispo a un hombre que es autoritario y que abusa de su posición, se siente amenazado por los demás, rebaja a los otros y cree que es lo que no es.

8. El amor de la belleza es de suma importancia. La gente puede estremecerse ante el pensamiento de un obispo esteta, pero donde un obispo es plebeyo la Iglesia sufre notablemente. El daño ocasionado a la vida católica por una liturgia minimalista ha sido enorme, y la disminución del justo culto de Dios a través de las liturgias minimalistas, insípidas y centradas en la persona es dolorosa. El daño producido por una música horrible y por artes visuales y plásticas insípidas ha sido grande. Las vestiduras y las túnicas sacerdotales degradan muchas veces la dignidad del cargo. Todos estos argumentos hay que juzgarlos en el contexto cultural. Escribo desde Australia, donde experimentamos veranos muy calurosos, mi ropa estival puede ser una polera blanca con pantalones cortos de un color sobrio y zapatos negros bien lustrados: un “look” que está muy alejado de las ropas gastadas y de los colores extravagantes que con frecuencia se ven en los sacerdotes. De las cosas grandes a las cosas pequeñas, de los aspectos de una ceremonia elevada a los aspectos banales, un adecuado sentido de discernimiento estético es importante. La gente tiene necesidad de ser edificada en todo el arco de las cosas: de la ropa de todos los días y del cuidado del aspecto a la presentación formal sin ser nunca asfixiante; de la liturgia cotidiana a la liturgia más solemne; del canto gregoriano al estimulante esplendor musical. Es muy importante que un obispo sea un hombre que comprende la belleza, ama la belleza y comunica la belleza de Dios, desde las cosas pequeñas y humildes hasta las cosas excelsas.

9. El ejercicio intelectual es de suma importancia. Tenemos un caso interesante con nuestro actual Papa, que en sentido estricto no es un intelectual, pero que tiene una mente teológica abierta a la investigación, y desafía poderosamente a la Iglesia en las áreas en las que imperaba la convencionalidad en lugar de una búsqueda atenta y de la defensa de la fe. Además, vivimos en un mundo complejo y multiforme que en el encuentro requiere una comprensión profunda y un pensamiento riguroso. Mi preferencia es para los candidatos episcopales que hayan obtenido buenas licenciaturas en universidades públicas calificadas, o bien válidas calificaciones profesionales. Con demasiada frecuencia, al día de hoy, los obispos dictaminan sobre cuestiones que no comprenden y que más correctamente son competencia de los laicos, o bien intervienen en cuestiones que han puesto en sus manos burócratas eclesiásticos que no habrían podido triunfar en el mundo. Es obviamente esencial una sólida formación en Teología, Filosofía y Derecho canónico. Pero muchas veces los estudios eclesiásticos superiores producen solamente lo que yo llamo una “mentalidad de las notas a pie de página”, y no nutren las mentes con capacidades críticas y analíticas. Un candidato al episcopado debe ser un hombre que demuestre capacidad de mirar más allá de todo obnubilamiento, tanto del mundo como de la Iglesia; un hombre que sepa desatar los nudos, y que pueda valorar críticamente y elaborar críticamente planes para realizar mejoras y para sostener la herencia apostólica. No es que cada obispo deba ser un gran intelectual, entendiendo que un cuerpo episcopal sin grandes intelectuales será absolutamente débil. Pero todo candidato al episcopado debe tener una mente fuerte y rigurosa y la capacidad de llevar lo que tiene en mente a la realización práctica.

10. La capacidad de aplicación práctica es de importancia crucial. El “oficio” de un obispo es más de lo que el hombre puede hacer por sí solo, lo cual significa que un obispo debe ser ayudado en su tarea. Esta ayuda viene en primer lugar de sus colaboradores más estrechos, sus sacerdotes y diáconos. En la mayor parte de los casos al día de hoy hay burocracias eclesiásticas diocesanas, que en su mayoría son elefantiásicas y más civiles que eclesiásticas. Un candidato al episcopado debe demostrar competencia en la gestión de esas burocracias, más que permitirle a esas burocracias que administren por él, como sucede muchas veces. La administración de la Iglesia debe ser eclesial en su funcionamiento, y esto debe motivar desde lo alto a lo bajo. Ningún obispo debe contentarse con ser un CEO civil, pero – en la medida en que actúe como administrador delegado – debería manifestar capacidad de colaboración, de “laborar con” más que “laborar por encima de” los diversos organismos eclesiásticos. No sólo la curia diocesana, sino también el oficio escolástico diocesano, las oficinas diocesanas para la salud y el bienestar, en síntesis, toda la gama de las oficinas diocesanas deben ser renovadas constantemente, de tal forma que funcionen en una forma verdaderamente eclesial y evangélica. Si no mostrará la capacidad de movilizar a los demás para que actúen en forma colaboradora, si no se hará acompañar por los que están comprometidos en estas misiones, como obispo será inútil.

11. Decidir qué no hacer es de crucial importancia. Hay un tipo de hombre que piensa que puede hacer todo y gestionar todo, y por el contrario termina por no hacer nada. Hay un tipo de hombre que trabaja incansablemente y que realiza poco, es ineficiente e ineficaz, porque no ha sabido distinguir entre lo que puede hacer y lo que no puede hacer. Está el hombre que no hace ningún ejercicio físico regular, ninguna recreación regular, ninguna actividad cultural regular, ninguna lectura edificante regular: el tipo de hombre que es solamente un aburrido caballo de tiro. Esos hombres son también los tipos que como obispos no cultivan a los jóvenes para el ministerio sagrado, no alientan o no desarrollan o no utilizan bien a su clero, y simplemente no encuentran el tiempo para esforzarse como padres-en-Dios con sus sacerdotes. Para esos hombres es mejor no ser obispos.

12. “Sean mis imitadores, como yo lo soy de Cristo” (1 Cor 11, 1). Estas son las fuertes palabras del apóstol san Pablo. A través de las décadas, son palabras que no he podido aplicar fácilmente a algún obispo que he conocido en distintos grados. Con demasiada frecuencia se encuentran hombres que hacen lo que les gusta a ellos, y que favorecen sólo a los que son útiles para hacer “sus cosas”. Una profunda y arraigada semejanza con Cristo es difícil de encontrar, y es difícil encontrarla también entre hombres que también serían guerreros de Cristo. Raramente se encuentra entre los que son socialmente “exitosos”, que son aceptables porque son “inocuos”. Las cartas paulinas presentan a un hombre que en muchos aspectos ha tenido una personalidad áspera, pero con tal semejanza con Cristo que no se puede no amar a una persona así. Tenemos una desesperada necesidad de obispos que manifiesten tal semejanza con Cristo que induzcan a amarlos, y amarlos a pesar de las puntas ásperas que podríamos ver en uno o en otro. Tenemos necesidad de hombres que podamos imitar, porque su modo de pensar, de rezar y de obrar nos hacer ver al Cristo que piensa, reza, actúa y ama en medio de nosotros. Tenemos necesidad de hombres con un amor profundo.

Todas estas cosas son de difícil discernimiento. Pero son estos discernimientos los que son necesarios en el proceso de selección de los candidatos al episcopado.

Paul McGavin  –  Teólogo y Economista

L Espresso  –  Reflexión y Liberación