Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Sinodo. Temas principales del documento final

Oficina de Prensa, foto de archivoOficina de Prensa, foto de archivo 

Briefing en la conclusión del Sínodo, algunos puntos

El Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, en líneas generales enumeró algunas temáticas abordadas en el documento final.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Tras la conclusión de la lectura y la votación del documento fruto del Sínodo de los Obispos, el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, hizo su habitual lectura de los advenimientos del día en la Oficina de Prensa de la Santa Sede. Luego de explicar que la lectura del documento tomó más tiempo del previsto de modo que fuese traducido en simultáneo en diversas lenguas, Ruffini destacó que fue aprobado en todos sus puntos con una mayoría ampliamente superior a los dos tercios previstos.

La santidad de los jóvenes, uno de los puntos más aplaudidos

Entre los puntos aplaudidos por la Asamblea destacó el ultimo, referido a la santidad de los jóvenes, que en los últimos decenios ha producido un “multiforme” florecimiento en todas partes del mundo. Y también recordó el aplauso a los dos relatores citados en el discurso de agradecimiento del cardenal Baldisseri, el padre Giacomo Costa SJ, y el sacerdote salesiano Rossano Sala, empeñados arduamente en los trabajos en estas semanas.

Respecto a qué es este documento, si es magisterio o no, – pregunta que brota por la Constitución Episcopalis Communio del pasado 15 de setiembre- Ruffini explicó que “la respuesta exacta la dio el Papa”: “el documento es ahora un documento dirigido principalmente a los padres sinodales y a él mismo, para que lo recen, lo piensen y hagan discernimiento, y luego la Iglesia continúe su camino”.

El Prefecto expresó que las propuestas sobre la efectiva participación de los jóvenes en las Iglesias particulares, también como parte en organismos de las conferencias episcopales, pueden encontrarse en el punto 123 del documento. También en el 141 que aborda el tema de una mayor coordinación en los oficinas que se ocupan de los jóvenes, “trabajar más por proyectos edificadores que por particulares puntos”, refirió. “En el punto 19 los jóvenes nos piden caminar juntos”, dijo.

Rol de la mujer, sexualidad, abusos

Ruffini enumeró propuestas concretas relacionadas con el rol de la mujer que pueden encontrarse en los puntos 13, 55, 163, 148, en los que se aborda, entre otras cosas, la presencia de la mujer en todos los niveles eclesiales, también en funciones de responsabilidad y en los procesos decisionales.

Sobre la sexualidad, señaló los puntos 38 y 39 del documento, y el 149 y 150 que hablan de la castidad, de la necesidad de una profundización antropológica y del acompañamiento de las personas homosexuales.

En relación al tema de los abusos dirigió a los periodistas a la lectura de los puntos 19, 30, 31, donde se evidencia la necesidad de hacer verdad y pedir perdón.

Migrantes y vocaciones

En relación a las vocaciones – religiosas y no –llamó a la lectura de los puntos 161, 164 y sobre la participación de la Iglesia en el mundo digital recordó algunas propuestas concretas de los jóvenes, enumerando los puntos 21, 22 ,23 ,145 y 146.

Para visualizar reflexiones sobre el tema de los migrantes, ampliamente abordado en la Asamblea, se puede dirigir la lectura a los puntos 25, 26, 27, 28 y 147 del documento final.

Anuncios


Deja un comentario

Sínodo; resumen del documento final según la revista America de los jesuitas

synodPope Francis prepares to address young people who participated in a pilgrimage hike from the Monte Mario nature reserve in Rome to St. Peter’s Basilica at the Vatican on Oct. 25. (CNS photo/Paul Haring)

In the final document from the Synod on Young People, the Faith and Vocational Discernment, the synod fathers wrote about the great diversity of situations of young people in a globalized world marked by grave injustices, poverty and violence, as well as the opportunities and the challenges they face in the new digital world. The document also covers the phenomenon of migration, sexuality in the lives of young people, the various kinds of abuses in the church, the role of women in the church, synodality and what it means to build a synodal church, and the importance of discernment in the life of the church and of young people as they seek to find their vocation in life.

The final document was approved on the evening of Oct. 27 by a majority vote. But not everyone was happy with the result, which was released to the press in Italian at the end of the session, together with the voting results. A two-thirds majority (166 votes) was required for its approval, and the text was approved by a vote of 191 (in favor) to 43 (against). The opposition to the text did not come as a complete surprise as many synod fathers were distinctly unhappy that the text was only available to them in Italian, a language not all are fluent in, while others do not want change in the church’s approach to some issues.

The synod fathers voted on the final text paragraph by paragraph, 167 paragraphs in all. A sizable minority voted against several paragraphs, for a variety of reasons. Some were not satisfied with the content or language relating to abuses in the church (Nos. 29 and 30), women in the church (Nos. 55 and 38), or “the condition of single persons” (No. 90). Others were dissatisfied with the paragraphs on synodality (Nos. 119-124) because the topic had not been much discussed. There was discontent, too, over the questions relating to sexuality and especially homosexuality (No. 150), which attracted 65 votes against, the highest negative vote in the synod.

When he spoke at the end of the final working session, Pope Francis began by defending the synod process against those who criticized the perceived lack of transparency regarding the proceedings inside the synod hall. He explained that “the synod is not a parliament; it is a protected space in which the Holy Spirit can act.” He described the final text as “a martyred text” and the drafting commission as martyred too. But said it was now up to everyone to study it, pray and work with its conclusions.

How to Read the Final Document

The introduction to the 55-page final text offers an important interpretative key to reading this text. It explains that the final document and the working document, known as the instrumentum laboris, are to be seen as “complementary”; they are “to be read together, because there is a continuous and intrinsic reference between the two.”

It should be noted, too, as several synod fathers have told America, that since the text seeks to be universal, it does not address in depth the issues of a given country or region. It is intended as a springboard or basis to be adapted at the national and local level in different countries.

One synod father explained to America that it is necessary to understand well this interpretative key because there are some things in the working document that are not found in the final document, and if readers were to criticize the final text for not having fully dealt with an issue, without taking into account what is also written in the working document, then they risk reaching unwarranted conclusions.

The more than 260 synod fathers from all continents and most countries in the world stated that the final document is “offered” to Pope Francis and the entire church as “the fruit of the synod.” He will decide whether to write an Apostolic Exhortation as he did after the synod on the family.

What the Final Document Says

The final document takes as its paradigmatic text the Gospel story of the meeting of Jesus with the two disciples on the road to Emmaus (Lk 24, 13-35), and it emphasizes what has been the mantra of this synod: “Young people want to be heard.” It recognizes that “many” young people feel the adult world, both secular and in the church, do not do this, and there is “a lack of attention to their cry, in particular to those who are the poorest and most exploited.” The text speaks against providing “pre-packaged answers” and emphasizes the importance for pastors to listen to young people and to prepare persons “to accompany” them.

The final document endorses the need for greater decision-making roles for women in the church and says “young people have asked for a greater recognition and appreciation of women in society and in the Church.” It recognizes that “many women play an irreplaceable role in Christian communities, but in many places it is a struggle to give them a place in decision-making processes, “even when these processes do not require specific ministerial responsibilities.” It declares that “the absence of women’s voice and point of view impoverishes the discussion and journey of the church, and removes a precious contribution from discernment.” The synod recommended to “make everyone more aware of the urgency of a necessary and inevitable change, also starting from an anthropological and theological reflection on the reciprocity between men and women.”

It speaks again about women in the context of “a synodal church” (No. 148) and says “a church that seeks to live a synodal style cannot help but to reflect on the condition and role of women within it, and consequently also in society. Young men and women are strongly asking for this.” It calls for change “through courageous cultural conversion and a change in daily pastoral practice.” It says “an area of particular importance in this regard is the presence of women in ecclesial bodies at all levels, including in leadership functions, and the participation of women in ecclesial decision-making processes, while respecting the role of the ordained minister. This is a duty of justice, inspired as much by the way in which Jesus related to the men and women of his time, as well as by the important role some women have played in the bible, in the history of salvation and in life of the Church.”

An area of particular importance in this regard is the presence of women in ecclesial bodies at all levels, including in leadership functions.

Speaking about the digital world, the final document recognizes that it offers young people “a major opportunity for dialogue, meeting and exchange between people, as well as access to information and knowledge” but also contains a down side involving “solitude, manipulation, exploitation and violence”, “cyberbullying” and “the dark web.” It highlights the “gigantic economic interests” that operate in the digital world and create “mechanisms for manipulating consciences and the democratic process.” It points to “the proliferation of fake news” which “has generated a culture in which the truth seems to have lost its strength to persuade.” It expresses concern too that “people’s reputations are jeopardized through online summary processes.”

The final document speaks about the phenomenon of migration as “a structural problem at the global level, and not a transitory emergency” and says the church is particularly concerned about “those who flee from war, from violence, from political or religious persecution, from natural disasters due also to climate change and extreme poverty.” It says young people are the majority of the migrants and often are exploited by “unscrupulous traffickers.” It highlights “the particular vulnerability” of unaccompanied minor migrants, and the situation of those who are forced to spend many years in refugee camps or who remain stuck in transit countries for a long time. It notes that the church must react to “a xenophobic mentality of closing and folding in on oneself.”

The final document devotes three paragraphs (Nos. 29-31) to abuse in the church. It treats the abuse scandal under the title “Recognize and react to all types of abuse” and advocates that the church “Do truth and ask pardon” (No. 29). It recognizes “the suffering that the different types of abuses committed by some bishops, priests, religious and laity cause in those who are victims, which includes many young people: sufferings that can last a lifetime and which no contrition can remedy.” It says “the phenomenon of abuse is widespread in society and affects the Church as well, and represents a serious obstacle to her mission.” It “reaffirms the firm commitment to adopt rigorous measures of prevention to ensure they are never repeated, measures beginning with the selection and formation of those who will be entrusted with tasks of responsibility and education” in the church.

Paragraph 30 recognizes different kinds of abuse: abuses of power, economic, of conscience and sexual. It calls for “uprooting the various forms of exercise of the lack of responsibility and transparency with which many cases have been handled.” It says the “desire to control, the lack of dialogue and transparency, the forms of double-life, the spiritual void, as well as psychological fragility are the terrain on which corruption prospers.”

The church must react to “a xenophobic mentality of closing and folding in on oneself.”

It denounces clericalism by quoting Pope Francis, saying it “arises from an elitist and exclusivist vision of vocation that interprets the ministry received as a power to be exercised rather than as a free and generous service to be given. This leads us to believe that we belong to a group that has all the answers and no longer needs to listen or learn anything, or that pretends to listen.”

The synod thanked victims for their “courage in denouncing the evil they were subjected to” and for “helping the whole Church to become aware of what has happened and of the need to react with decision.” It concludes by saying, “the Lord Jesus, who never abandons his Church, even today offers the strength and the instruments for a new journey.” It confirms the line of timely “actions and necessary sanctions” and “recognizes that mercy demands justice” and that “to tackle the question of abuse in all its aspects can, with the precious help of young people, can be an opportunity for a reform of epoch-making scope.”

Referring to the question of young people and sexuality, it notes that “frequently” the church’s teaching on sexual morality “is the cause of incomprehension and distancing from the church, because it is perceived as an area of judgment and condemnation.” It says young people are sensitive to the “values of authenticity and dedication” but are disoriented, and “want to discuss openly and clearly the issues related to the differences between male and female identity, reciprocity between men and women, and homosexuality.”

It recognizes (No.149) that ‘in the current cultural context the Church is struggling to transmit the beauty of the Christian concept of corporeity and sexuality” and says “there is therefore an urgent need to find better ways of communicating, which will be translated concretely into the proposal of renewed and appropriate paths of formation.”

God loves every person and so does the church.

Addressing sexual orientation (No.150) the final document says, “there are questions related to the body, affectivity and sexuality which require a deeper anthropological, theological and pastoral elaboration, which should be carried out in the most convenient ways at the local and universal levels of the church.” It mentions among these questions “those relating in particular to the difference and harmony between male and female identity and to sexual orientations (inclinations).” In this regard it “reaffirms that God loves every person and so does the Church, renewing its commitment against all discrimination and violence based on sexual orientation.”

At the same time, “it also reaffirms the decisive anthropological relevance of the difference and reciprocity between man and woman and considers it reductive to define the identity of persons solely on the basis of their sexual orientation.” It recognizes that “there are already in many Christian communities paths of accompaniment in the faith for homosexual persons.” It notes that “these paths can help in reading one’s personal story, in adhering with liberty and responsibility to their own baptismal calling, in recognizing the desire to belong to and contribute to the life of the community and to discerning the best ways to achieve that.”

The final document emphasizes that young people, through the different vocations, are called to holiness. It returns to the call to holiness in very striking way when referring to the abuse scandals (No. 166). It says: “We must be saints in order to invite young people to become saints. The young people have loudly asked for an authentic, luminous, transparent and joyful Church: only a Church of saints can live up to these demands! Many of them have left the Church because they have not found holiness there, but rather mediocrity, arrogance, division and corruption. Unfortunately, the world is more outraged by the abuse committed by some members of the Church rather than enlivened by the holiness of its members: for this reason the Church as a whole must make a decisive, immediate and radical change of perspective! Young people need saints to form other saints, thus showing that “holiness is the most beautiful face of the Church” (cf. “Rejoice and Be glad” No. 9). There is a language that every person, of every time, place and culture can understand, because it is immediate and luminous: it is the language of holiness.”

The final document emphasizes that young people, through the different vocations, are called to holiness.

The final document (No. 118) speaks of the need for conversion at all levels in the church and declares, “We know that to be credible we must live a reform of the Church, which implies purification of the heart and changes in style.” The final document also speaks about youth unemployment, violence and persecution, social emargination, the throw-away culture and in some countries psychological sufferings and the phenomenon of suicide. It devotes much attention to “spirituality and religiosity” and young people’s interest in these (Nos. 48 and 49), the encounter with Jesus and the desire “for a living liturgy.”

The final document recognizes that “a considerable number of young people, for different reasons, ask nothing of the church, because they do not consider it meaningful for their existence.” It says one of the reasons for this is the “sexual and economic scandals” and the “unpreparedness of ordained ministers.”

The synod fathers emphasized that the synod does not end with the concluding Mass in St. Peter’s Basilica tomorrow; they envisage an important “implementation phase” in the local churches across the world in the coming months and years, and present the final document as a “map to guide the next steps that the church is called to take.” The success or failure of the synod depends on this implementation phase.


Deja un comentario

Sínodo: resumen de las conclusiones en el documento final

2018.10.27 Congregazione Generale2018.10.27 Congregazione Generale  (Vatican Media )

Sínodo Jóvenes: es esto lo que dice el Documento Final

Tres partes, doce capítulos, ciento sesenta y siete parágrafos y 60 páginas: así se presenta el Documento final de la XV Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos, sobre el tema “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. El texto fue aprobado por los dos tercios del Aula, la tarde del 27 de octubre. El Documento ha sido entregado en las manos del Papa, que luego, ha autorizado su publicación

Paolo Ondarza e Isabella Piro – Ciudad del Vaticano

Es el episodio de los discípulos de Emaús, narrado por el evangelista Lucas, el hilo conductor del Documento Final del Sínodo de los Jóvenes. Leído en el Aula en voces alternas por el Relator General, Card. Sérgio da Rocha, los Secretarios Especiales, Padre Giacomo Costa y Don Rossano Sala, junto con Mons. Bruno Forte, miembro de la Comisión para la Redacción del texto, el Documento es complementario al Instrumentum laboris del Sínodo, del que retoma la división en tres partes. Acogido con aplausos, el texto -dijo el Cardenal da Rocha- es “el resultado de un verdadero trabajo de equipo” de los Padres sinodales, junto con los demás participantes en el Sínodo y “en modo particular con los jóvenes”. El Documento contiene, pues, los 364 modos, es decir, las enmiendas, que se han presentado. “La mayoría de ellos -añadió el Relator General- fueron precisos y constructivos”.

 “Caminaba con ellos”

En primer lugar, pues, el Documento final del Sínodo examina el contexto en el que viven los jóvenes, destacando sus puntos de fuerza y sus desafíos. Todo comienza con una escucha empática que, con humildad, paciencia y disponibilidad, permita dialogar verdaderamente con la juventud, evitando “respuestas pre confeccionadas y recetas ya preparadas”. Los jóvenes, intactos, quieren ser “escuchados, reconocidos, acompañados” y desean que su voz sea “considerada interesante y útil en el campo social y eclesial”. La Iglesia no siempre ha tenido esta actitud, reconoce el Sínodo: a menudo los sacerdotes y los obispos, sobrecargados por muchos compromisos, tienen dificultad  para encontrar tiempo para el servicio de la escucha. De ahí la necesidad de preparar adecuadamente a los laicos, hombres y mujeres, que sean capaces de acompañar a las jóvenes generaciones. Además, ante fenómenos como la globalización y la secularización, los chicos se encaminan hacia un redescubrimiento de Dios y de la espiritualidad, y esto  debe ser un estímulo para que la Iglesia recupere la importancia del dinamismo de la fe.

La escuela y la parroquia

Otra respuesta de la Iglesia a las interpelaciones de los jóvenes proviene del sector educativo: las escuelas, universidades, colegios, oratorios, permiten una formación integral de los chicos, ofreciendo al mismo tiempo un testimonio evangélico de promoción humana. En un mundo donde todo está conectado – familia, trabajo, tecnología, defensa del embrión y del migrante – los obispos definen como irremplazable el papel que desarrollan las escuelas y universidades, en donde los jóvenes transcurren mucho tiempo. En particular, las instituciones educativas católicas están llamadas a afrontar la relación entre la fe y las exigencias del mundo contemporáneo, las diferentes perspectivas antropológicas, los desafíos científicos y técnicos, los cambios en las costumbres sociales y el compromiso por la justicia. La parroquia también tiene su papel: “Iglesia en el territorio”, necesita volver a pensar su vocación misionera, porque a menudo es poco significativa y poco dinámica, especialmente en el ámbito de la catequesis.

Los migrantes, paradigma de nuestro tiempo

El Documento sinodal se detiene luego en el tema de los migrantes, “el paradigma de nuestro tiempo” como fenómeno estructural y no como emergencia transitoria. Muchos migrantes son jóvenes o menores no acompañados que huyen de la guerra, violencias, persecuciones políticas o religiosas, desastres naturales, pobreza, y terminan siendo víctimas del tráfico, de las drogas, abusos psicológicos y físicos. La preocupación de la Iglesia es sobre todo por ellos -dice el Sínodo- en la perspectiva de una auténtica promoción humana que pase a través de la acogida de los refugiados y prófugos, y sea punto de referencia para los muchos jóvenes separados de sus familias de origen. Pero no sólo: los migrantes -recuerda el Documento- son también una oportunidad de enriquecimiento para las comunidades y sociedades a las que llegan y que pueden ser revitalizadas por ellos. Resuenan pues, los verbos sinodales “acoger, proteger, promover, integrar”, indicados por el Papa Francisco para una cultura que supere la desconfianza y los miedos. Los obispos piden también un compromiso mayor en el garantizar a quien no querría migrar, el derecho efectivo de permanecer en su propio país. La atención del Sínodo se dirige también a las Iglesias que son amenazadas, en su existencia, por las migraciones forzadas y las persecuciones sufridas por los fieles.

Compromiso firme contra todo tipo de abuso. Luz en la verdad y pedido de perdón

Luego hay una amplia reflexión sobre los “diferentes tipos de abusos” (de poder, económicos, de conciencia, sexuales) cometidos por algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos: en las víctimas –se lee en el texto- causan un sufrimiento que “puede durar toda la vida y que ningún arrepentimiento puede remediar”. De ahí el llamamiento del Sínodo a “un firme compromiso a la adopción de rigurosas medidas de prevención que eviten su repetición, a comenzar de la selección y la formación de aquellos a quienes se les confiarán tareas de responsabilidad y educación”. Por lo tanto, será necesario erradicar aquellas formas -como la corrupción o el clericalismo- en las que se injertan estos tipos de abusos, contrarrestando también la falta de responsabilidad y transparencia con la que se han gestionado muchos casos. Al mismo tiempo, el Sínodo expresa su gratitud a todos aquellos que “tienen el valor de denunciar inmediatamente el mal”, porque ayudan a la Iglesia “a tomar conciencia de lo que ha ocurrido y de la necesidad de reaccionar con decisión”. “La misericordia, de hecho, exige justicia”. No deben olvidarse, sin embargo, los numerosos laicos, sacerdotes, consagrados y obispos que se dedican cada día, con honestidad, al servicio de los jóvenes, quienes pueden ofrecer realmente “una ayuda preciosa” para una “reforma de envergadura histórica” en este ámbito.

La familia “Iglesia doméstica”

Otros temas presentes en el Documento tienen que ver con la familia, principal punto de referencia para los jóvenes, primera comunidad de fe, “Iglesia doméstica”: el Sínodo recuerda, en particular, el papel de los abuelos en la educación religiosa y en la transmisión de la fe, y advierte sobre el debilitamiento de la figura paterna y de los adultos que asumen estilos de vida “juveniles”. Además de la familia,  para los jóvenes cuenta mucho la amistad con sus coetáneos porque les permite compartir su fe y ayudarse mutuamente en su testimonio.

Promoción de la justicia “contra la cultura del descarte”

El Sínodo se detiene seguidamente, en algunas formas de vulnerabilidad de los jóvenes en diversos ámbitos: en el trabajo, donde la desocupación juvenil empobrece a las jóvenes generaciones, socavando su capacidad de soñar; las persecuciones hasta la muerte; la exclusión social por razones religiosas, étnicas o económicas; la discapacidad. Frente a esta “cultura del descarte”, la Iglesia debe hacer un llamamiento a la conversión y a la solidaridad, convirtiéndose en una alternativa concreta a las situaciones de malestar. En el lado opuesto, no faltan en cambio los ámbitos en los que el compromiso de los jóvenes se expresa con originalidad y especificidad: por ejemplo, el voluntariado, la atención a los temas ecológicos, el empeño en política para la construcción del bien común, la promoción de la justicia, para lo cual los jóvenes piden a la Iglesia “un compromiso firme y coherente”.

Arte, música y deporte, “recursos pastorales”

También el mundo del deporte y de la música ofrece a los jóvenes la posibilidad de expresarse lo mejor posible: en el primer caso, la Iglesia les invita a no subestimar las potencialidades educativas, formativas e inclusivas, de la actividad deportiva; en el caso de la música, en cambio, el Sínodo se centra en su ser “un recurso pastoral” que interpela también a una renovación litúrgica, porque los jóvenes tienen el deseo de una “liturgia viva”, auténtica y alegre, un momento de encuentro con Dios y con la comunidad. Los jóvenes aprecian las celebraciones auténticas en las que la belleza de los signos, el cuidado de la predicación y el compromiso comunitario hablen realmente de Dios”: por tanto, se les debe ayudar a descubrir el valor de la adoración eucarística y a comprender que “la liturgia puramente expresión de sí misma, sino una acción de Cristo y de la Iglesia”. Las jóvenes generaciones, además, quieren ser protagonistas de la vida eclesial, aprovechando sus propios talentos, asumiéndose responsabilidades. Sujetos activos de la acción pastoral, ellos son el presente de la Iglesia, deben ser animados a participar en la vida eclesial, y no obstaculizados con autoritarismo. En una Iglesia capaz de dialogar de una manera menos paternalista y más directa, de hecho, los jóvenes saben ser muy activos en la evangelización de sus semejantes, ejerciendo un verdadero apostolado que debe ser apoyado e integrado en la vida de las comunidades.

“Se abrieron los ojos”

Dios habla a la Iglesia y al mundo a través de los jóvenes, que son uno de los “lugares teológicos” en los que el Señor se hace presente. Portadora de una sana inquietud que la hace dinámica – se lee en la segunda parte del Documento – la juventud puede estar “más adelantada que los pastores” y por eso debe ser acogida, respetada, acompañada. Gracias a ella, de hecho, la Iglesia puede renovarse, sacudiéndose de encima “la pesadez y lentitudes”. De ahí el llamado del Sínodo al modelo de “Jesús joven entre los jóvenes” y al testimonio de los santos, entre los cuales hay muchos jóvenes, profetas de cambio.

Misión y vocación

Otra “brújula segura” para la juventud es la misión, don de sí mismo que conduce a una felicidad auténtica y duradera: Jesús, en efecto, no quita la libertad, sino que la libera, porque la verdadera libertad es posible sólo en relación con la verdad y la caridad. Estrechamente ligado al concepto de misión, está el de vocación: cada vida es una vocación en relación con Dios, no es fruto de la casualidad o un bien privado que se gestiona por sí mismo -afirma el Sínodo- y toda vocación bautismal es una llamada a la santidad para todos.  Por eso, cada persona debe vivir su propia vocación específica en cada ámbito: profesión, familia, vida consagrada, ministerio ordenado y diaconado permanente, que representa un “recurso” que debe ser desarrollado plenamente aún.

El acompañamiento

Acompañar es una misión que la Iglesia debe llevar a cabo a nivel personal y de grupo: en un mundo “caracterizado por un pluralismo cada vez más evidente y una disponibilidad de opciones cada vez más amplia”, buscar junto con los jóvenes un recorrido específico para hacer elecciones definitivas es un servicio necesario. Destinatarios son todos los jóvenes: seminaristas, sacerdotes o religiosos en formación, novios y jóvenes esposos. La comunidad eclesial es lugar de relaciones y ámbito en el cual, en la celebración eucarística, uno es tocado, instruido y sanado por el mismo Jesús. El Documento Final destaca la importancia del sacramento de la Reconciliación en la vida de fe y anima a los padres, enseñantes, animadores, sacerdotes y educadores a ayudar a los jóvenes, a través de la Doctrina Social de la Iglesia, a asumir responsabilidades en el campo profesional y socio-político. El desafío en sociedades cada vez más interculturales y multirreligiosas es indicar en la relación con la diversidad, una ocasión de enriquecimiento mutuo y comunión fraterna.

No a moralismos y falsas indulgencias, sí a la corrección fraterna

El Sínodo promueve, por tanto, un acompañamiento integral centrado en la oración y en el trabajo interior que valora también la aportación de la psicología y de la psicoterapia, en cuando están abiertas a la trascendencia. “El celibato por el Reino” – se exhorta – debe ser entendido como “un don que debe ser reconocido y verificado en la libertad, la alegría, la gratuidad y la humildad”, antes de la elección final. Se busque acompañantes de calidad: personas equilibradas, de escucha, fe y oración, que se han medido con sus propias debilidades y fragilidades y que, por ello sean acogedoras “sin moralismos ni falsas indulgencias”, sabiendo corregir fraternalmente, lejos de actitudes posesivas y manipuladoras. “Este profundo respeto – se lee en el texto – será la mejor garantía contra los riesgos de plagio y abusos de cualquier tipo”.

El arte del discernimiento

“La Iglesia es el ambiente para discernir y la conciencia – escriben los Padres sinodales – es el lugar donde se capta el fruto del encuentro y de la comunión con Cristo”: el discernimiento, a través de “una confrontación regular con un guía espiritual”, se presenta, por tanto, como un trabajo sincero de conciencia, “sólo puede entenderse como una auténtica forma de oración” y “requiere el valor de comprometerse en la lucha espiritual”. La prueba de las decisiones tomadas es la vida fraterna y el servicio a los pobres. De hecho, los jóvenes son sensibles a la dimensión de la diaconía.

“Se fueron sin demora”

María Magdalena, primera discípula misionera, sanada de sus heridas, testigo de la Resurrección, es el icono de una Iglesia joven. Los esfuerzos y la fragilidad de los jóvenes “nos ayudan a ser mejores, sus preguntas – se lee – nos desafían, las críticas son necesarias porque muchas veces a través de ellas la voz del Señor nos pide conversión y renovación”. Todos los jóvenes, incluso aquellos con diferentes visiones de vida, sin excepción, están en el corazón de Dios. Los Padres subrayan el dinamismo constitutivo de la sinodalidad, es decir, caminar juntos: el final de la Asamblea y el documento final son sólo una etapa, porque las condiciones concretas y las necesidades urgentes son diferentes entre países y continentes. De ahí la invitación a las Conferencias Episcopales y a las Iglesias particulares a continuar el proceso de discernimiento con el fin de desarrollar soluciones pastorales específicas.

Sinodalidad, estilo misionero

“La sinodalidad” es un estilo de misión que nos anima a pasar del yo al nosotros y a considerar la multiplicidad de rostros, sensibilidades, proveniencias y culturas. En este horizonte hay que valorar los carismas que el Espíritu dona a todos, evitando el clericalismo que excluye a muchos de los procesos de toma de decisiones y la clericalización de los laicos que frena el impulso misionero. La autoridad – es la esperanza – se vive en una perspectiva de servicio. Sinodal también sea el enfoque del diálogo interreligioso y ecuménico, orientado al conocimiento mutuo y a la ruptura de prejuicios y estereotipos, así como a la renovación de la vida comunitaria y parroquial para acortar la distancia entre los jóvenes-Iglesia y muestre la íntima conexión entre la fe y la experiencia concreta de vida, debe ser también sinodal. Se formalizó la petición reiterada en el Aula de establecer, a nivel de las Conferencias Episcopales, un “Directorio de pastoral juvenil en clave vocacional” que pueda ayudar a los responsables diocesanos y a los agentes locales a cualificar su formación y su acción “con y para los jóvenes”, ayudando a superar una cierta fragmentación de la pastoral de la Iglesia. Reafirmada la importancia de la JMJ, así como la de los centros juveniles y de los oratorios que, sin embargo, deben ser replanteados.

El desafío digital

Hay algunos desafíos urgentes que la Iglesia está llamada a asumir. El Documento Final del Sínodo trata de la misión en el entorno digital: parte integrante de la realidad cotidiana de los jóvenes, una “plaza” donde pasan mucho tiempo y donde se encuentran fácilmente, un lugar esencial para llegar e involucrar a los jóvenes en las actividades pastorales, la web presenta luces y sombras. Si, por un lado, permite el acceso a la información, activa la participación sociopolítica y la ciudadanía activa, por otro, presenta un lado oscuro – el llamado dark web – en el que se encuentran la soledad, la manipulación, la explotación, la violencia, el cyberbulismo y la pornografía. De ahí la invitación del Sínodo a habitar en el mundo digital, promoviendo las potencialidades comunicativas con vistas al anuncio cristiano, y a “impregnar” de Evangelio sus culturas y dinámicas. Se espera que se creen Oficinas y organismos de cultura y evangelización digital que, además de “fomentar el intercambio y la difusión de buenas prácticas, puedan gestionar sistemas de certificación de los sitios católicos, para contrarrestar la difusión de noticias falsas sobre la Iglesia”, emblema de una cultura que “ha perdido su sentido de la verdad”, fomentando la promoción de “políticas y herramientas para la protección de los menores en la red”.

Reconocer y valorar a la mujer en la sociedad y en la Iglesia

El documento evidencia también la necesidad de un mayor reconocimiento y valoración de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, porque su ausencia empobrece el debate y el camino eclesial: hay una urgente necesidad de cambio por parte de todos – se lee – incluso a partir de una reflexión sobre la reciprocidad entre los sexos. Se espera que “haya una presencia femenina en los organismos eclesiales a todos los niveles, incluso en las funciones de responsabilidad” y que “haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado”. “Es un deber de justicia” – afirma el documento – que encuentra su inspiración en Jesús y en la Biblia.

Cuerpo, sexualidad y afectividad

El Documento se detiene sobre el tema del cuerpo, de la afectividad, de la sexualidad: ante los avances científicos que plantean cuestiones éticas, fenómenos como la pornografía digital, el turismo sexual, la promiscuidad, el exhibicionismo en línea, el Sínodo recuerda a las familias y a las comunidades cristianas la importancia de hacer descubrir a los jóvenes que la sexualidad es un don. A menudo la moral sexual de la Iglesia se percibe como “un espacio de juicio y condena”, mientras que los jóvenes buscan “una palabra clara, humana y empática” y “expresan un deseo explícito de confrontación sobre cuestiones relacionadas con la diferencia entre la identidad masculina y la femenina, la reciprocidad entre hombres y mujeres, la homosexualidad”. Los Obispos reconocen el esfuerzo de la Iglesia por transmitir en el contexto cultural actual “la belleza de la visión cristiana de la corporeidad y de la sexualidad”: es urgente buscar “caminos más apropiados, que se traduzcan concretamente en la elaboración de caminos formativos renovados”. “Es necesario proponer a los jóvenes una antropología de afectividad y sexualidad capaz de dar el justo valor a la castidad” para el crecimiento de la persona, “en todos los estados de vida”. En este sentido, es necesario prestar atención a la formación de agentes pastorales creíbles y maduros desde el punto de vista afectivo-sexual. El Sínodo constata también la existencia de “cuestiones relativas al cuerpo, a la afectividad y a la sexualidad que requieren una elaboración antropológica, teológica y pastoral más profunda, que debe llevarse a cabo de la manera más adecuada y en los niveles más adecuados, desde lo local hasta lo universal”. Entre ellas surgen las relacionadas con la diferencia y la armonía entre la identidad masculina y femenina y las inclinaciones sexuales. “Dios ama a cada persona y también a la Iglesia al renovar su compromiso contra toda discriminación y violencia por motivos sexuales”. Igualmente – continúa el Documento – el Sínodo “reafirma la importancia antropológica decisiva de la diferencia y de la reciprocidad entre hombre-mujer y considera reductivo definir la identidad de las personas a partir de su orientación sexual”. Al mismo tiempo se recomienda “fomentar” los “caminos de acompañamiento en la fe, ya existentes en muchas comunidades cristianas”, de “personas homosexuales”. En estos caminos las personas son ayudadas a leer su propia historia; a adherirse libre y responsablemente a su propia llamada bautismal; a reconocer el deseo de pertenecer y contribuir a la vida de la comunidad; a discernir las mejores formas de alcanzarla. De esta manera ayudamos a cada joven, sin excluir a nadie, a integrar cada vez más la dimensión sexual en su personalidad, creciendo en la calidad de las relaciones y caminando hacia “el don de sí”.

Acompañamiento vocacional

Entre los otros desafíos señalados por el Sínodo está también el económico: la invitación de los Padres es a invertir tiempo y recursos en los jóvenes con la propuesta de ofrecerles un período destinado a la maduración de la vida cristiana adulta que “debe permitir un alejamiento prolongado de los ambientes y de las relaciones habituales”. Además, mientras esperamos un acompañamiento antes y después del matrimonio, se alienta la creación de equipos educativos, incluyendo figuras femeninas y matrimonios cristianos, para la formación de seminaristas y personas consagradas, también con el fin de superar las tendencias al clericalismo. Se requiere una atención especial en la acogida de los candidatos al sacerdocio, que a veces tiene lugar “sin un conocimiento adecuado y una relectura profunda de su historia”: “la inestabilidad relacional y afectiva, y la falta de raíces eclesiales son signos peligrosos. Descuidar las normas eclesiales a este respecto – escriben los Padres sinodales – constituye un comportamiento irresponsable, que puede tener consecuencias muy graves para la comunidad cristiana”.

Llamados a la santidad     

“Las diversidades vocacionales – concluye el Documento Final del Sínodo de los Jóvenes – están reunidas en la única y universal llamada a la santidad. Lamentablemente, el mundo está indignado por los abusos de algunas personas de la Iglesia, más que animado por la santidad de sus miembros”, por eso la Iglesia está llamada a “un cambio de perspectiva”: a través de la santidad de tantos jóvenes dispuestos a renunciar a la vida en medio de la persecución para permanecer fieles al Evangelio, puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico.

El regalo del Papa a los participantes del Sínodo

Finalmente, como recuerdo del Sínodo de los Jóvenes, el Santo Padre ha regalado a todos los participantes una baldosa de bronce en bajorrelieve que representa a Jesús y al joven discípulo amado. Se trata de una obra del artista italiano Gino Giannetti, acuñada por el Estado de la Ciudad del Vaticano, emitida en sólo 460 ejemplares.


Deja un comentario

Sínodo: impresiones finales del Cardenal Sturla

Sturla: “Errores en la Iglesia existen, pero no alejan a los fieles”

Quienes viven una experiencia real del mensaje cristiano no se alejan de la Iglesia por los errores y los pecados graves, que existen, alimentan “la campaña” anti-católica e impiden que vuelvan quienes se han alejado, por otros motivos. Consideraciones del cardenal de Montevideo

El cardenal de Montevideo (Uruguay), Daniel Sturla Berhouet

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 25/10/2018
Ultima modifica il 25/10/2018 alle ore 15:17
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“Estoy seguro que no”. La respuesta es neta, sin titubeos. Para Daniel Sturla Berhouet, los errores y pecados en la Iglesia no son determinantes en el alejamiento de los fieles católicos. Especialmente de aquellos que han tenido un encuentro verdadero y profundo con el mensaje cristiano. El cardenal de Montevideo, arzobispo en uno de los países “más laicos del mundo”, desafía el pensamiento común en estos tiempos de crisis por abusos de parte del clero en diversas latitudes. No niega la gravedad de los escándalos, pero enfoca el problema de otra manera. Y confiesa que afrontó de cerca los abusos, con víctimas muy cercanas a su persona.

 

A pocas horas de la clausura de la asamblea del Sínodo de los Obispos, el próximo domingo 28 de octubre, en entrevista con el Vatican Insider, el purpurado repasa algunos detalles de esta reunión dedicada a los desafíos de la juventud en la actualidad y comenta asuntos de actualidad eclesiástica.

 

¿Qué dejará el Sínodo?

Deja una Iglesia que quiere hacer una opción decidida por los jóvenes, pero al mismo tiempo con los jóvenes. La Iglesia está llena de jóvenes, aunque es cierto que muchísimos están fuera de ella.

 

Durante estas tres semanas se habló de muchos temas pero tantos otros quedaron fuera, ¿será suficiente lo que diga el Sínodo?

Creo que nunca es suficiente, también porque una de las palabras claves del Sínodo ha sido escuchar. La realidad juvenil es variopinta. Si es tan diversa en un país pequeño, como Uruguay, qué deberíamos decir del mundo entero. Escuchamos a jóvenes que viven su fe perseguidos, que son víctimas de la trata, que están en Vietnam con una realidad de Iglesia totalmente dinámica, una fuerza descomunal, muy distinta a la realidad de los jóvenes europeos, a algunos de los cuales el mensaje cristiano no les dice nada.

 

¿Qué aspectos le llamaron más la atención durante los trabajos del Sínodo?

Hay un elemento clave a tomar en cuenta: hay jóvenes que están presentes, otros que se han alejado y quienes están ausentes, que no les importa nada lo que la Iglesia pueda hacer. Ellos posiblemente sean la mayoría. Para los presentes el desafío es cómo darles cada vez más protagonismo. A los alejados hay que mostrarles la Iglesia como es pero, sobre todo, mostrarles a Jesucristo, porque es él quien fascina. Muchos de estos jóvenes alejados, si se encuentran con Cristo de verdad, pueden encontrar el sentido de sus vidas. Para los otros ofrecemos la mirada compasiva y de puertas abiertas de la Iglesia, pero seguramente queden fuera.

 

¿Porqué se han alejado?

Se han alejado también porque existe una corriente que los lleva afuera. Estar hoy presentes significa nadar contra la corriente.

 

¿En esto tienen influencia los errores de la Iglesia?

Estoy seguro que no. Eso no quiere decir que no haya habido errores. Los pecados y errores de la Iglesia contribuyen a la indiferencia de muchos y al no acercamiento de los que ya están lejos.

 

Los escándalos por abusos surgidos antes del Sínodo dejaron una idea de que todo es culpa de la misma Iglesia, pero lo que usted señala contradice esta percepción. ¿Es exagerado el culpabilizar de todo a los escándalos e incongruencias internos?

Mi mirada es parcial, pero lo veo clarísimo en mi país. La gente que ha tenido experiencia de Iglesia, en su inmensa mayoría habla de una vivencia positiva. Todos estos escándalos refuerzan la campaña anti-Iglesia e impiden el acercamiento de los que están lejos; pero no creo que sea motivo de alejamiento, salvo para aquellos directamente involucrados que han sido heridos. Me ha tocado conocer a gente querida y cercana a mi que ha sido herida por una cuestión de abuso, y esa gente está claramente dolorida y uno comprende que pueda alejarse de la Iglesia.

 

Después de haber vivido la experiencia de los abusos en su cercanía, ¿qué conclusiones sacó sobre cómo deben actuar los obispos, por ejemplo?

El pedido de perdón con sentido de vergüenza, el hecho de que la Iglesia desde hace al menos 10 años sabe claramente cómo debe actuar y que, por lo tanto, lo que debe hacer es no hablar tanto y ejecutar.

 

En febrero, el Papa Francisco convocó a todos los presidentes de conferencias episcopales a Roma para discutir sobre el tema abusos, ¿qué expectativa tiene?

No sabría decir, ¿qué más se podría hacer? Lo que debemos hacer es aplicar y ejecutar las políticas, los protocolos y las acciones que ya han sido determinadas desde hace muchos años. Eso es lo que el mundo nos está reclamando, no hablen más y apliquen. Eso es, creo, lo que la mayoría de las Iglesias locales del mundo están haciendo.

 

Volviendo al Sínodo, durante las discusiones surgieron propuestas como un Pontificio Consejo para los Jóvenes en el Vaticano o un Sínodo sobre la mujer, ¿son viables?

No, yo creo que una nueva estructura no es lo que debemos hacer, pienso que eso no va a tener resonancia alguna, ni creo que va por ahí la renovación. El desafío está en las bases, en las comunidades concretas, donde se debe dar una apertura real a los jóvenes. Otra cosa es que exista mayor apertura a la presencia juvenil en las estructuras que ya existen, tanto en la Santa Sede como en las estructuras locales.

 

Por los temas tratados en la asamblea, algunas voces acusaron que el Sínodo está “rebajando” la enseñanza de la Iglesia en diversos aspectos, como la sexualidad. ¿Es así?

Para mí si la Iglesia diluye el mensaje del evangelio, no solamente se traiciona a sí misma y a Jesús sino que, además, no convence a nadie. El tema es cómo saber presentar hoy, de un modo renovado y actual, el mensaje perenne del evangelio. Sino construimos otra cosa que no tiene nada que ver.

 

El ambiente en este Sínodo se ha notado mucho más distendido que en los anteriores, dedicados a la familia, ¿por qué?

Eso es claro porque en el otro Sínodo había temas que eran más polémicos, aquí se ha dado un clima más cordial y de mucha escucha de la diversidad en la realidad de la Iglesia.

 

Se espera la publicación de una carta final dedicada a los jóvenes, ¿cómo será?

Será redactada por una comisión designada a propósito, esas personas han escuchado el sentir del Sínodo y los asuntos que más han reiterado, tanto los padres sinodales como los jóvenes. Todo eso será incluido. Pienso que será un documento más bien de inspiración, esperemos a ver hacia donde va la inspiración.


Deja un comentario

Sínodo; cuestiones candentes de particular importancia según el Card. Marx

Marx: no es un Sínodo sobre la homosexualidad; locura no dar más espacio a las mujeres

El obispo de Camerún: «No votaría un documento con el acrónimo LGBT; los fieles me preguntarían: “¿Qué es?”». La “Carta a los jóvenes” será leída durante la misa del 28 de octubre

Padres sinodales (foto: © Vatican News)

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 24/10/2018
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

«No es un Sínodo sobre la homosexualidad». Esto queda claro, o, por lo menos, han tratado de hacer que quede claro de diferentes maneras y con diferentes palabras todos los padres sinodales que han intervenido en las ruedas de prensa cotidianas sobre la asamblea de los obispos. Quien lo recordó hoy fue el cardenal bávaro Reinhard Marx, que, al responder a las preguntas de los periodistas sobre la cuestión de acoger a los homosexuales y sobre la eventualidad de que en el documento final aparezca el acrónimo LGBT, como en el “Instrumentum laboris” (que suscitó el desdén de algunos prelados y de algunos sectores de fieles), no desmintió su postura aperturista, pero aclaró que la discusión en el aula va mucho más allá de las cuestiones sexuales.

 

«Estoy sorprendido de que siempre me hagan las mismas preguntas, como si estos temas fueran el centro del mensaje de Jesús», dijo Marx. Como queriendo recomendar a los periodistas que evitaran encender mechas precisamente ahora que está por concluir el Sínodo sobre los jóvenes (con pocas polémicas, sobre todo si se compara con los últimos dos sobre la familia), y que no encasillaran todo el trabajo que se ha hecho en estas tres semanas en esquemas prefabricados, el purpurado alemán precisó con fuerza: «La homosexualidad no es el centro del Sínodo», porque «no es un Sínodo sobre la homosexualidad, sino sobre los jóvenes», sobre «cómo la Iglesia acompaña a los jóvenes, mostrándoles el camino para encontrar a Jesucristo». Porque, «si no acompañamos a los jóvenes y no nos encaminamos juntos, la Iglesia ha perdido un gran campo de juego de su evangelización».

 

Esta idea de conjunto contiene, por supuesto, el tema del acompañamiento de las personas atraídas por otras del mismo sexo. Pero este no es el punto, dijo Marx: «Debemos tener cuidado para que el tema de la sexualidad no sea instrumentalizado para una batalla ideológica».

 

Es mejor que se queden afuera del Aula sinodal los diferentes grupos de poder (y el cardenal utilizó precisamente el término “lobby”), tanto los que están a favor como los que están en contra de la homosexualidad en la Iglesia. «Hay grupos de ambas partes. Hay también otros que tratan de evitar algo», afirmó el prelado, pero la Iglesia no debe plegar su acción, porque pretende «ponerse en escucha» de los jóvenes y «usar un lenguaje comprensible para todos», con el objetivo de que no se malinterprete. En cada una de las Iglesias particulares «hay que encontrar la forma adecuada para cada cultura», sin querer por ello «homologar las diferentes culturas» ni «suscitar «discusiones ideológicas».

 

También monseñor Andrew Nkea Fuanya, obispo de Mamfe (Camerún) expresó con las mismas ideas que «yo no votaría un artículo [del documento final, ndr.] que contuviera la palabra LGBT, no lo entenderían mis fieles», dijo. «Si voy a mi diócesis y digo que el Sínodo decidió crear un cuidado pastoral para los LGBT, el 99,99% de mis fieles me preguntaría: “¿qué es?”».

 

A final de cuentas, la clave de lectura la ofreció el mismo Papa Francisco con un “tuit” publicado en su famosa cuenta @Pontifex_es: «Este Sínodo quiere ser signo de la Iglesia que se pone verdaderamente a la escucha y que no tiene siempre una respuesta prefabricada ya lista. #Synod2018».

 

Papa Francisco

@Pontifex_es

Este Sínodo quiere ser signo de la Iglesia que se pone verdaderamente a la escucha y que no tiene siempre una respuesta prefabricada ya lista.

 

Lo mismo vale para otra de las cuestiones más o menos “candentes” del Sínodo de este 2018: la poca influencia de las mujeres en la Iglesia, debido a la tenue presencia femenina en el Aula de las discusiones y sin contar con derecho a voto. Al respecto se necesitaría no una respuesta preconfeccionada, sino una reflexión muy profunda. «Es una pregunta impelente, ¡desde hace sesenta años! Ya Juan XXIII decía que las mujeres están en el mismo nivel que los hombres, y esto implica una mayor participación de las mujeres en la vida de la Iglesia, incluso en roles de responsabilidad y de toma de decisiones», expresó Marx.

 

«¿Por qué dudar en progresar? No lo comprendo», exclamó el presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania. «Hace cincuenta años se amonestaba a los obispos si involucraban a las mujeres en el cuidado pastoral, pero ahora ya no es así. En Alemania, por ejemplo, en 27 diócesis once mujeres se ocupan de dirigir el cuidado pastoral. En mi diócesis, de siete u ocho mujeres que tienen la responsabilidad de los diferentes sectores pastorales, cuatro están en una posición cupular… Seríamos tontos si no las involucráramos, perderíamos a muchas mujeres y tendrían razón al irse».

 

Hay que progresar «hoy, no mañana»: «No hay que hacer que se crea que en la Iglesia queremos mantener el poder solo en manos de los hombres. Necesitamos la participación de las mujeres, no simbólica, sino en los procesos de toma de decisión de la Iglesia. ¡Es inconcebible de otra manera!», dijo el arzobispo. «La “ratio sacertodalis” —insistió Marx— es un punto de referencia imprescindible, pero esto no significa que las mujeres no puedan tener voz».

 

Esta sería, según el purpurado, también una manera para evitar ciertos «abusos de poder» en el clero. Los mismos escándalos sexuales, indicó, «son un abuso de poder»; la Iglesia debe lugar contra ellos «cambiando las estructuras involucrando a todos», derrotando el «clericalismo, que se verifica cuando un grupo siente que tiene el predominio sobre los demás e impone a los demás cómo comportarse».


Deja un comentario

Sínodo; se ha distribuído el borrador del documento final.

El Papa y el Card. Sergio da RochaEl Papa y el Card. Sergio da Rocha 

Sínodo: se presentó el borrador del Documento Final

Semana conclusiva del Sínodo de los Jóvenes en curso en el Vaticano desde el 3 de octubre. Los trabajos se cerrarán el próximo domingo con la Santa Misa solemne en la Basílica Vaticana. Esta mañana en el Aula, se presentó el borrador del Documento Final y la entrega del texto, aún reservado, a los participantes. 252 Padres presentes.

Paolo Ondarza – Ciudad del Vaticano

Un largo y caluroso aplauso, marcado por las aclamaciones de los jóvenes, saludó esta mañana en el Aula la presentación del borrador del Documento Final del Sínodo de los Obispos. Un trabajo duro, apasionante y atento y una carrera contra el tiempo: este es un resumen del trabajo realizado hasta ayer por la tarde por la Comisión de Redacción. Fue un exitoso ejemplo de sinodalidad, cuya demostración es el perfecto entendimiento entre un jesuita y un salesiano, comentaron en broma los dos secretarios especiales, los Padres Giacomo Costa y Rossano Sala, en referencia a las dos instituciones religiosas de proveniencia.

Instrumentum Laboris, texto de referencia

El borrador del Documento Final, explicó en el Aula el Relator General Card. Sergio da Rocha, fue desarrollado a partir del Instrumentum Laboris, texto básico de referencia. Sin embargo, mientras que este último surgió de dos años de escucha del mundo de los jóvenes, el Documento Final es el resultado del discernimiento hecho por los Padres durante el Sínodo. Se trata, por tanto, de documentos diferentes y complementarios que, en su conjunto, dan “una visión de la complejidad de las cuestiones planteadas y de los dinamismos existentes en el proceso de abordaje de las mismas: deben ser leídos en conjunto -Precisa el Cardenal- porque entre ellos hay una referencia continua e intrínseca”. Además del Instrumentum Laboris, las fuentes del Documento Final son también las intervenciones, los informes y los “modos” o enmiendas resultantes de los trabajos del Sínodo.

En camino con los discípulos de Emaús

La estructura- fundamental del Instrumentum Laboris se conserva en la división en tres partes: “reconocer, interpretar, elegir”, pero el documento refleja la estructura del pasaje de los discípulos de Emaús: “Caminaron con ellos”, “Abrieron los ojos” y finalmente “se fueron sin demora”. Los temas del Instrumentum Laboris, por lo tanto, se encuentran en el Documento Final, pero los que se han debatido durante más tiempo en la Cámara durante estas tres semanas son más evidentes. El texto, dividido en 173 párrafos, – señaló el Card. Da Rocha – es “el resultado del trabajo en equipo, los autores son los Padres sinodales, los participantes en el Sínodo y especialmente los jóvenes. El proyecto, aún reservado, ha sido entregado a los Padres sinodales, que ahora tendrán tiempo de leerlo y podrán presentar propuestas de adiciones y enmiendas. El primer y principal destinatario del Documento Final -recordó el Relator General- es el Papa. Con la aprobación del Pontífice, en efecto, “se pondrá a disposición de toda la Iglesia, de las Iglesias particulares, de los jóvenes y de todos aquellos que se ocupan de los jóvenes en la pastoral juvenil y vocacional”.

El pueblo de Dios, punto de partida y de llegada

El punto de partida y de llegada es el pueblo de Dios “en la variedad de situaciones socioculturales y eclesiales” que los trabajos ha puesto de manifiesto. De hecho, el camino sinodal -añadió el Cardenal da Rocha- aún no está terminado, porque prevé una fase de implementación. “Será importante que las Iglesias particulares y las Conferencias Episcopales puedan asumir la dinámica del Documento de manera creativa y fiel para adaptar a su contexto lo que ha surgido durante el trabajo”. El proceso del Sínodo no termina, por tanto, con “recetas pastorales a seguir (lo que sería lo contrario del discernimiento)” y, si el lenguaje del texto no es propiamente juvenil, se recuerda que se decidió preparar una Carta dirigida a todos los jóvenes por los Padres sinodales.

La Iglesia vive una oportunidad de conversión

En la meditación de la oración que abrió la Congregación esta mañana, un Padre sinodal, reflexionando sobre los momentos difíciles vividos por la Iglesia, expresó la invitación a vivir el Sínodo como un kairós, una oportunidad para la conversión. En efecto, los jóvenes quieren una Iglesia transparente y pobre y las palabras del Crucifijo de San Damián a Francisco de Asís, “Id y reparad mi Iglesia”, son hoy un estímulo para todos. Un árbol plantado a lo largo de un arroyo – fue la meditación inspirada por la liturgia de hoy – no tiene miedo cuando llega el calor. Incluso en tiempos de sequía, los frutos del árbol no fallarán si sus raíces están plantadas a lo largo del río de agua viva que es Jesús.  En este tiempo de kairós, sufrimiento y gracia -era el deseo- la Iglesia procede con valentía, llena de esperanza y empatía. La opción preferencial para los jóvenes significa dedicación en términos de tiempo, personas y recursos financieros en las parroquias y diócesis de todo el mundo.


Deja un comentario

El Sínodo en la recta final examina el texto conclusivo.

El Sínodo en la recta final; diálogo entre culturas

El borrador final en el Aula, el sábado será la votación. Tagle: habrá una referencia a la cuestión de la homosexualidad. La broma de los dos secretarios especiales: un salesiano y un jesuita pueden estar de acuerdo

El Sínodo en la recta final

Pubblicato il 23/10/2018
Ultima modifica il 23/10/2018 alle ore 16:31
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El Sínodo sobre los jóvenes (del 3 al 28 de octubre) llega a la «recta final», según expresó el vocero vaticano Greg Burke. Y cada vez se nota más su naturaleza de diálogo entre las diferentes culturas de origen de los padres sinodales, expertos, delegados y jóvenes “oidores”.

 

«No tenemos las mismas experiencias ni las mismas preocupaciones, pero tenemos muchas cosas en común», dijo durante la rueda de prensa cotidiana monseñor Bienvenu Manamika Bafouakouahou, obispo de Dolisie (República Democrática del Congo). El tema de la migración, por ejemplo, a menudo es afrontado insistiendo en que quienes migran de África buscan un futuro mejor en otras partes, «y no es falso, pero yo he insistido en que la causa es una trastorno del ecosistema provocado por las industrias de extracción; los jóvenes son expulsados de sus tierras, con la complicidad de las transnacionales, los jóvenes son asfixiados y buscan aire puro en otros lugares», explicó el religioso africano. En general, indicó, en el Sínodo «ha habido universalidad de temas, no se puede decir que haya temas eurocéntricos: claro, algunos aspectos importantes que para mí, que provengo de África, no llaman la atención necesaria, mientras, por ejemplo, la cuestión LGBT es un tipo de argumento que en África existe, pero no con la misma amplitud, no es una verdadera preocupación, se puede hablar de una preocupación bastante europea. Son, pues, detalles de este tipo los que pueden ser eurocéntricos, pero en general África se encuentra en los temas universales afrontados».

 

Para el jesuita italiano Antonio Spadaro, director de la revista “La Civiltà Cattolica”, «en nuestras discusiones sinodales surge una gran complejidad y diversidad: la Iglesia está cada vez más inmersa en el contexto en el que vive, las diversidades aumentan, la discusión es más rica y más compleja, incluso nivel lingüístico. Esto ya había surgido en los Sínodos anteriores y surgirá cada vez más. Es un gran desafío positivo para la Iglesia, llamada a ser cada vez más plural, capaz de escuchar a las diferentes culturas y de sumergirse. En este sentido, se puede hablar del Sínodo como un evento casi milagroso, el hecho de compartir la misma fe a pesar de estar encarnada en contextos culturales tan diversos». El prefecto del dicterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, reivindicó que durante las ruedas de prensa cotidianas, en estas tres semanas de asamblea, se han expuesto temas diferentes y han intervenido padres y “oidores” de los países más diferentes, con una «representación de la Iglesia y de los temas de los que se discutía, no eurocéntricas». También el cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila, subrayó que desde la fase preparativa del Sínodo ha habido una «atención por la diversidad y la complejidad de los contextos», y también en el grupo lingüístico en el que trabajó, formalmente en inglés, «¡wow —exclamó el cardenal filipino—, usaban ocho o nueve tipos diferentes de inglés! Estar en el grupo inglés no significa que queramos decir lo mismo cuando pronunciamos la misma palabra: este es un desafío para la Iglesia, encontrar un terreno común en medio de la diversidad».

 

En el Aula, hoy por la mañana, se «ilustró brevemente» un borrador del documento final del Sínodo, al cual los padres sinodales podrán proponer cambios y enmiendas mañana, refirió Ruffini. También subrayó que un caluroso aplauso recibió el texto, que actualmente es más breve que el documento de trabajo (“Instrumentum laboris”). El sábado se llevará a cabo la votación, punto por punto, del documento, con la mayoría de las dos terceras partes.

 

En el texto, explicó el cardenal Tagle respondiendo a una pregunta sobre la aparición del acrónimo “LGBT” en los documentos preparativos, habrá una referencia a la cuestión de la homosexualidad y a la necesidad de un enfoque acogedor por parte de la Iglesia. «En las intervenciones en el Aula y en los grupos lingüísticos la cuestión fue planteada muchas veces», explicó el purpurado filipino. «El llamado a que la Iglesia sea acogedora, una Iglesia que mire la humanidad de todos, siempre está presente, no solo en un único tema, sino como espíritu de fondo. Hemos recibido el borrador esta mañana, y es espeso, pasaremos la tarde y la noche leyéndolo, pero debo decir que creo que el tema en el documento estará presente; con qué forma y con cuál enfoque no lo sé, pero confío en que formará parte del documento». En cuanto al específico tema de la admisión de personas homosexuales en los seminarios, «queda muy claro —insistió Tagle— que aunque tengamos un constante respeto de la dignidad humana, hay también algunos requisitos que debemos considerar para el ejercicio propio de un ministerio: esperamos que una posición humana no sea vista como contradictoria con requisitos para un trabajo específico».

 

Durante la rueda de prensa, el cardenal Charles Maung Bo, arzobispo de Rangún, Myanmar, citó el drama de las jóvenes mujeres que son víctimas del tráfico de personas en China, debido a la política del hijo único que se aplicaba en el país, para subrayar el compromiso de la Iglesia en la prevención y en la lucha contra la trata de seres humanos, así como en el ámbito educativo y de lucha contra la pobreza y las dependencias. Monseñor Bienvenu Manamika Bafouakouahou recordó la «presencia casi permanente del Papa» en las sesiones de trabajo sinodale, empeñado principalmente en escuchar: «intervino de tanto en tanto: normalmente cuando está el jefe hay una especie de silencio; él, al contrario, animó la discusión». La reunión de hoy por la mañana, explicó Ruffini, concluyó con una broma de los dos secretarios especiales de la asamblea, el jesuita Giacomo Costa y el salesiano Rossano Sala, que indicaron que el primer milagro del Sínodo ha sido la concordia entre un jesuita y un salesiano.