Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Defensa de la vida. Fuerte movimiento en Italia. Palabras del Papa

Papa FranciscoPapa Francisco  (L’OSSERVATORE ROMANO)

Papa Francisco al Movimiento por la Vida, Italia

La misión de cuidar la vida es para todo ser humano: “Cuidar la vida requiere que lo hagas durante toda tu vida y hasta el final. Y también requiere que se preste atención a las condiciones de vida: salud, educación, oportunidades de trabajo, etc.; en resumen, todo lo que permite a una persona vivir con dignidad”

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Movimiento por la Vida (MPV) es la federación que reúne a los más de seiscientos movimientos locales, Centros y servicios de ayuda a la vida y Hogares que existen actualmente en Italia. Su objetivo es promover y defender el derecho a la vida y a la dignidad de toda persona, desde la concepción hasta la muerte natural, promoviendo una cultura de aceptación de los más débiles e indefensos y, sobre todo, del niño concebido y aún no nacido.

El Movimiento tiene oficinas locales en todo el país y está dividido en 20 federaciones regionales. La actual Presidenta, elegida para el trienio 2018-2021, es Marina Casini.

El Papa Francisco comienza su discurso agradeciendo a la Presidenta del Movimiento Pro Vida el trabajo de su organización al servicio de la vida. Así como recuerda el origen del movimiento fundado hace 41 años por los obispos italianos.

Defender la vida es tarea de todos

Luego, define lo que es la premisa general de su discurso: “la defensa de la vida no se realiza de una sola manera o con un solo gesto, sino que se realiza en una multiplicidad de acciones, atenciones e iniciativas; tampoco concierne sólo a ciertas personas o a ciertos campos profesionales, sino que involucra a todos los ciudadanos y al complejo entramado de las relaciones sociales”.

Para el Obispo de Roma, “la defensa de la vida tiene su punto de apoyo en la acogida de los que nacieron y aún están en el seno materno, envueltos en el seno de la madre como en un abrazo amoroso que los une”.

Yo te cuido

También expresa su aprecio por “el tema elegido este año para el concurso europeo propuesto a las escuelas: “Yo te cuido”. El modelo de maternidad”. Nos invita a mirar la concepción y el nacimiento no como un hecho mecánico o físico, sino desde el punto de vista de la relación y la comunión que une a la mujer y a su hijo”.

El Papa subraya que “El Día de la Vida de este año recuerda un pasaje del profeta Isaías que nos conmueve cada vez, recordando la maravillosa obra de Dios: “¡Aquí estoy haciendo algo nuevo! (Is 43,19), dice el Señor, dejando que su corazón siempre joven y su entusiasmo generen, cada vez como al principio, algo que no existía antes y que trae una belleza inesperada”.

La vida no es objeto de consumo

Francisco expresa el peligro de considerar la vida como un objeto de consumo desechable: “incluso la vida se reduce a bienes de consumo, para ser usados y desechados, para nosotros mismos y para los demás. Qué dramática es esta visión, desgraciadamente extendida y arraigada, y cuánto sufrimiento causa al más débil de nuestros hermanos!”.

En su mensaje, el Papa hace un llamado a los niños y a los jóvenes: “Queridos niños y niñas, sois un recurso para el Movimiento por la Vida, para la Iglesia y para la sociedad, y es hermoso que dediquéis tiempo y energía a la protección de la vida y al apoyo de los más indefensos”.

Finalmente, agradece al Movimiento por la Vida italiana, toda su labor y hace un llamado a los políticos, a quienes recuerda su responsabilidad para con toda la sociedad:

“para que pongan como piedra angular del bien común la defensa de la vida de los que están a punto de nacer y hacer su entrada en la sociedad, a la que vienen a aportar novedad, futuro y esperanza. No se dejen condicionar por una lógica que apunta al éxito personal o a intereses sólo inmediatos o partidistas, sino que siempre miren lejos”.


Deja un comentario

Alarma del Papa ante la falta de respeto a la vida.

El Papa: “La vida está siendo transgredida brutalmente por las ganancias económicas y la tecnología”

Carta del papa Francisco a monseñor Paglia por el 25º de la Academia Pontificia para la Vida: “Avanza la anti-cultura de la guerra y de la división”. Aborto y eutanasia “males gravísimos” que “nos hunden en la anti-cultura de la muerte”
CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 16/01/2019
Ultima modifica il 16/01/2019 alle ore 00:11
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

“El umbral del respeto fundamental de la vida humana está siendo transgredido hoy en día de manera brutal, no solo por el comportamiento individual, sino también por los efectos de las opciones y de los acuerdos estructurales. La organización de las ganancias económicas y el ritmo de desarrollo de las tecnologías ofrecen posibilidades nuevas para condicionar la investigación biomédica, la orientación educativa, la selección de necesidades y la calidad humana de los vínculos”. Es un panorama preocupante el que describe el Papa en su carta a monseñor Vincenzo Paglia en ocasión de los 25 años de la Academia Pontificia para la Vida, creada en 1994 por voluntad de Juan Pablo II con el Motu proprio Vitae mysterium y confiada a la guía del Siervo de Dios Jérôme Lejeune.

En este cuarto de siglo de la fundación, la Academia ha mostrado un notable compromiso tanto en el frente de la denuncia y del contrasto de aborto y eutanasia, dos “males gravísimos” que “contradicen el Espíritu de la vida y nos hunden en la anti-cultura de la muerte”, tanto por la promoción y la tutela de la vida humana. En la carta a Paglia –nombrado en 2016 presidente de a institución–, el papa Francisco anima al trabajo que se hace cada día más urgente, en un momento histórico en el que la humanidad entera “está en graves dificultades” y las relaciones familiares y la convivencia social “aparecen profundamente desgastadas”.

Es culpa, escribe el Papa en la misiva, de la “desconfianza recíproca entre los individuos y entre los pueblos se alimenta de una búsqueda desmesurada de los propios intereses y de una competencia exasperada, no exenta de violencia”. Y culpa también de la “distancia entre la obsesión por el propio bienestar y la felicidad compartida de la humanidad” que parece ampliarse hasta tal punto “que da la impresión de que se está produciendo un verdadero cisma entre el individuo y la comunidad humana”.

“Somos plenamente conscientes de que el umbral del respeto fundamental de la vida humana está siendo transgredido hoy en día de manera brutal, no solo por el comportamiento individual, sino también por los efectos de las opciones y de los acuerdos estructurales. La organización de las ganancias económicas y el ritmo de desarrollo de las tecnologías ofrecen posibilidades nuevas para condicionar la investigación biomédica, la orientación educativa, la selección de necesidades y la calidad humana de los vínculos”.

La “comunidad humana”, que es “el señor de Dios desde antes de la creación del mundo”, aparece hoy herida y atacada. La Iglesia está “llamada a relanzar vigorosamente el humanismo de la vida”, a partir de su raíz que es el amor incondicional de Dio del cual toma su impulso “el compromiso para comprender, promover y defender la vida de todo ser humano”. No nos podemos limitar por tanto a “aplicar criterios de conveniencia económica ni política” o a “algunos acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas”, escribe Francisco.

En esta óptica recuerda el testimonio de Lejeune que, “claramente convencido de la profundidad y rapidez de los cambios que se producen en el ámbito biomédico, consideró oportuno sostener un compromiso más estructurado y orgánico” en el frente de la vida humana, desarrollando en la Academia “iniciativas de estudio, formación e información para que «quede de manifiesto que la ciencia y la técnica, puestas al servicio de la persona humana y de sus derechos fundamentales, contribuyen al bien integral del hombre y a la realización del proyecto divino de salvación”.

Aprovechando su experiencia, “el propósito era el de hacer que la reflexión sobre estas cuestiones tuviera cada vez más en cuenta el contexto contemporáneo”, insiste el Papa. “Es urgente intensificar el estudio y la comparación de los efectos de esta evolución de la sociedad en un sentido tecnológico para articular una síntesis antropológica que esté a la altura de este desafío de época. El área de vuestra experiencia calificada no puede limitarse, pues, a resolver problemas planteados por situaciones específicas de conflicto ético, social o legal”, escribe a Paglia y a todos los miembros de la Academia. “La inspiración de una conducta consistente con la dignidad humana atañe a la teoría y a la práctica de la ciencia y la técnica en su enfoque general de la vida, de su significado y su valor”.

Recordando Laudato si’, el Papa Francisco resalta “el estado de emergencia en el que se encuentra nuestra relación con la tierra y los pueblos. Es una alarma causada por la falta de atención a la gran y decisiva cuestión de la unidad de la familia humana y su futuro. La erosión de esta sensibilidad, por parte de las potencias mundanas de la división y la guerra, está creciendo globalmente a una velocidad muy superior a la de la producción de bienes”. Para el Papa se trata de “una verdadera y propia cultura —es más, sería mejor decir anti-cultura— de indiferencia hacia la comunidad: hostil a los hombres y mujeres, y aliada con la prepotencia del dinero”.

Esta emergencia revela además “una paradoja”. “¿Cómo es posible que, en el mismo momento de la historia del mundo en que los recursos económicos y tecnológicos disponibles nos permitirían cuidar suficientemente de la casa común y de la familia humana —honrando así a Dios que nos los ha confiado—, sean precisamente estos recursos económicos y tecnológicos los que provoquen nuestras divisiones más agresivas y nuestras peores pesadillas?”, se pregunta Francisco.

“Los pueblos sienten aguda y dolorosamente, aunque a menudo confusamente, la degradación espiritual —podríamos decir el nihilismo— que subordina la vida a un mundo y a una sociedad sometidos a esta paradoja. La tendencia a anestesiar este profundo malestar, a través de una búsqueda ciega del disfrute material, produce la melancolía de una vida que no encuentra un destino a la altura de su naturaleza espiritual”.

Debemos reconocerlo: “Los hombres los hombres y mujeres de nuestro tiempo están a menudo desmoralizados y desorientados, sin ver”, afirma el Obispo de Roma. Todos estamos un poco replegados sobre nosotros mismos. El sistema económico y la ideología del consumo seleccionan nuestras necesidades y manipulan nuestros sueños, sin tener en cuenta la belleza de la vida compartida y la habitabilidad de la casa común”. El pueblo cristiano está llamado a reaccionar ante los espíritus negativos que fomentan la división, la indiferencia y la hostilidad”, y recoge el grito de sufrimiento de los pueblos”. “Debe hacerlo no solo por sí mismo, sino por todos. Y tiene que hacerlo de inmediato, antes de que sea demasiado tarde”.

La del Papa es casi una súplica: “No podemos continuar por el camino del error que se ha seguido en tantas décadas de deconstrucción del humanismo, identificado con toda ideología de voluntad de poder, que se sirve del firme apoyo del mercado y la tecnología, por ello hay que combatirla a favor del humanismo”. “La diferencia de la vida humana es un bien absoluto, digno de ser custodiado éticamente y muy valioso para la salvaguardia de toda la creación”, añade el Pontífice.

Es hora, subraya, de relanzar “una nueva visión de un humanismo fraterno y solidario de las personas y de los pueblos” y también de reconocer lo que Juan Pablo II “gestos de acogida y defensa de la vida humana, la difusión de una sensibilidad contraria a la guerra y a la pena de muerte, así como un interés creciente por la calidad de la vida y la ecología”. Wojtyla indicaba entre estos gestos “la difusión de la bioética, como la difusión de la bioética como uno de los signos de esperanza, es decir, como «la reflexión y el diálogo —entre creyentes y no creyentes, así como entre creyentes de diversas religiones— sobre problemas éticos, incluso fundamentales, que afectan a la vida del hombre”.

Como conclusión de la carta, el Papa se concentra en las nuevas tecnologías hoy definidas “emergentes y convergentes”, o lo que es lo mismo, tecnologías de la información y comunicación, biotecnologías, nanotecnologías, robótica. “Hoy es posible intervenir con mucha profundidad en la materia viva utilizando los resultados obtenidos por la física, la genética y la neurociencia, así como por la capacidad de cálculo de máquinas cada vez más potentes”, destaca Francisco. “También el cuerpo humano es susceptible de intervenciones tales que pueden modificar no solo sus funciones y prestaciones, sino también sus modos de relación, a nivel personal y social, exponiéndolo cada vez más a la lógica del mercado”.

Es necesario por tanto “comprender los cambios profundos que se anuncian en estas nuevas fronteras, con el fin de identificar cómo orientarlas hacia el servicio de la persona humana, respetando y promoviendo su dignidad intrínseca”. Una tarea “muy exigente, que requiere un discernimiento aún más atento de lo habitual, a causa de la complejidad e incertidumbre

de los posibles desarrollos”.


Deja un comentario

Un poema de Eduardo Galeano (1940-2015). Colaboración.

LA VIDA ES BELLA, ES UN REGALO. ES UNA BENDICIÓN  (Poema de Eduardo Galeano,1940-2015) 
Colaboración de Juantxu Oscoz
+Abro los ojos cada mañana agradecido a Dios porque sigo vivo un día más…y me siento bendecido por Dios al despertar
+Porque otra mañana toca a mi ventana para respirar el aire limpio y escuchar la brisa que como una sonrisa me invita a caminar
+Llenando de alegría mi corazón, con los amores de mi vida…sumando energía a cada ilusión…
+La vida es una bendición, un regalo, una canción….que con alegría y amor no tiene peligro de extinción
+Siempre hay un arco iris después de una tempestad…tras las nubes salen las estrellas y la luna con su claridad
+llenando de alegría el corazón…sumo energía a cada ilusión…y rescato el amor en peligro de extinción
+La vida es bella, pero es dura….abre tus ojos a las estrellas…sueña y cumple tus metas…vive el camino que te queda…
Dolores que no los cura una inyección, ni una pasión…sino EL AMOR que hay en tu corazón
+Tener días así de color gris, opaco, depresivo, desanimado……es inevitable.-Activa tus pinceles y valores humanos y espirituales…y píntalos de otros colores más vivos y alegres.
+No dejes de jugar, no pares de soñar…que tras una noche triste…viene un amanecer que te hace vivir y que te hará sonreír.
+Que las tristezas vienen sin avisar….y cuando llegan…. solo nos queda aprender a superar.
+Regala siempre tu sonrisa y con ella da proximidad y projimidad.

La única VIDA que merece ser vivida es esta en la que estamos en verdad presentes. Solo en ELLA podemos de verdad manifestar EL AMOR, así todos la verán y la mirarán con nuevos ojos.    
(Marta y Juantxu)

 


Deja un comentario

España: jornada por la vida el lunes 9 de abril

Jornada por la Vida: 9 de abril de 2018 Jornada por la Vida: 9 de abril de 2018  

España: En la Jornada por la Vida obispos piden apoyar y promover la familia

“Educar para acoger el don de la vida” es el lema con el que la Conferencia Episcopal Española celebrará el 9 de abril la Jornada por la Vida.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El lunes 9 de abril, la Conferencia Episcopal Española celebra la “Jornada por la Vida” bajo el lema “Educar para acoger el don de la vida”. Un evento organizado por la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, quien se encargará de elaborar los materiales para celebrar esta Jornada.

Cada vida humana es sagrada, única e irrepetible

Coincidiendo con la solemnidad de la Anunciación del Señor, es un día en el que se apunta hacia el núcleo familiar como “el lugar privilegiado donde aprendemos el valor y la sagrada dignidad de cada vida humana, incondicionalmente amada por Dios, única e irrepetible, sean cuales sean sus capacidades y circunstancias en las que se halle”, tal y como aseguran, mediante una carta, los obispos de la Comisión Episcopal para la familia.

Documento en el que también reiteran que “el Estado debe apoyar y promover el papel de la familia para que pueda acoger y atender a sus miembros”, cumpliendo así “su misión de preservar, revelar y comunicar el amor” y recuerdan que “el Magisterio de la Iglesia nos invita a recibir el don de la vida, a tomar conciencia de él. No podemos darlo por supuesto, sino más bien ponderar su significado y acogerlo responsablemente. Hemos de reflexionar sobre la vida como un don para entender de qué manera guiamos nuestra propia vida”.

Eucaristía y vigilia de oración

El evento central del día será la Eucaristía y la Vigilia de Oración por la Vida, presidida por el Arzobispo de Madrid, el Cardenal Carlos Osoro, en la iglesia de San Isidro. Durante la celebración, se llevará a cabo el “envío” de los voluntarios que trabajan para la defensa de la vida.

Una Vigilia en la que están invitadas todas las personas que en las comunidades se encuentran al servicio de la vida a través del cuidado de madres embarazadas, ancianos, enfermos, vulnerables o discapacitados, así como de las mujeres que son víctimas de la violencia y de las familias más necesitadas”.

e


Deja un comentario

Papa Francisco: un nuevo horizonte para la promoción de la vida

Un “nuevo horizonte” para promover la vida
En las palabras del Papa Francisco, la perspectiva de trabajo renovada por la Academia para la Vida, llamada a reflexionar sobre cómo acompañar la vida humana en todas y cada una de sus etapas
AP

El Papa ante la asamblea general de la Pontificia Academia para la Vida

35
1
Pubblicato il 05/10/2017
Ultima modifica il 05/10/2017 alle ore 14:55
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Hay un «nuevo horizonte» en el que hay que situar a la «renovada Pontificia Academia para la Vida», y el Papa explicó cuál es al tomar la palabra frente a la Asamblea general que se está llevando a cabo en el Vaticano.

 

Francisco dijo que la renovación de la mirada y del enfoque, con respecto al pasado, es exigida antes que nada porque ha cambiado el contexto en el que vivimos: la «potencia» de las biotecnologías, que nunca antes en la historia de la humanidad le habían dado al hombre la posibilidad de intervenir y manipular la vida (sustituyendo de alguna manera a Dios); pero también los desafíos que presenta la intención de «neutralizar la diferencia sexual», como en el caso de la teoría de género. Por ello la Academia no puede limitarse a «específicas situaciones de conflicto ético, social o jurídico». Se necesita, por el contrario, un enfoque diferente y de conjunto «en relación con la vida, su sentido y su valor».

La cultura individualista y, a menudo, «ególatra» en la que estamos sumergidos no conlleva una mayor libertad, sino a una alianza entre la economía, las finanzas y la técnica «que trata a la vida como un recurso que explotar o descartar en función del poder y de las ganancias». No es, pues, una imagen dulzona de la realidad la que Francisco propone. No hay ningún “buenismo” en su diagnóstico. Lo que cambia, en la indicación del Papa, es el enfoque: «La fe cristiana nos impulsa a retomar la iniciativa, rechazando cualquier conexión con la nostalgia y la queja».

 

Frente a perspectivas monotemáticas y reduccionistas, el Papa Bergoglio recordó: «La pasión por el acompañamiento y el cuidado de la vida, a lo largo del arco completo de su historia individual y social, exige la rehabilitación de un “ethos” de la compasión o de la ternura por la generación y regeneración de lo humano en su diferencia». Defender la vida, promoverla, ayudarla, es algo que no se relaciona solamente con las iniciativas que se ocupan de las fases que se presentan antes del nacimiento o al final de la vida. «Se trata –explicó Francisco– de volver a encontrar sensibilidades para las diferentes edades de la vida, en particular para las de los niños y de los ancianos. Todo lo que en ellas hay de delicado y frágil, vulnerable y corruptible, no es algo que tenga que ver exclusivamente con la medicina y el bienestar.

 

En una sociedad en la que todo, incluso la vida, puede manipularse, comparse o venderse, «el testimonio de la fe en la misericordia de Dios, que afina y cumple toda justicia, es condición esencial para la circulación de la verdadera compasión entre diferentes generaciones. Sin ella –advirtió el Papa–, la cultura de la ciudad secular no tiene ninguna posibilidad para resistir a la anestesia y al envilecimiento del humanismo». Este es el «nuevo horizonte» en el que se sitúa «la misión de la renovada Pontificia Academia para la Vida».


Deja un comentario

América: sube a los 75 años la expectativa de vida.

 

Share
Imprimir
26 de septiembre, 2017 — La esperanza de vida en el continente americano creció hasta los 75 años, una cifra superior en 5 años a la media mundial, indicó un nuevo informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) presentado hoy en Washington en el marco de su 29ª Conferencia Sanitaria.

De acuerdo al estudio, en los últimos 45 años la población en la región ganó 16 años de vida como promedio.

A pesar de ello, las principales causas de mortalidad son las enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares, las respiratorias crónicas o el cáncer y la diabetes que provocan cuatro de cada cinco fallecimientos.

La OPS advirtió que en las próximas décadas se prevé un aumento de decesos debido al crecimiento de la población, el envejecimiento, la urbanización y la exposición a distintos factores de riesgo.

El informe también indica que la tasa de obesidad en la región duplica el promedio global y que el 15% de personas mayores de 18 años tiene diabetes, una enfermedad cuyo porcentaje se triplicó durante la última década.

Entre los éxitos que presenta el informe se destaca una disminución de la mortalidad materna y de la infantil que se redujo un 24% entre los años 2002 y 2013.

Además, se reportó la reducción de casos de malaria y lepra, y mejoras en la eliminación de la oncocercosis, y la supresión de la transmisión endémica de la rubéola y el sarampión.

Noticias relacionadas


Deja un comentario

USA: manifestación en favor de la vida.

Estados Unidos: Más de cien mil personas marcharon a favor de la vida

Sabado 28 Ene 2017 | 09:41 am

Foto: Chip Somodevilla/Getty Images.ver más

Washington (Estados Unidos) (AICA):

Tras cumplirse el, viernes 27 de enero, el 40º aniversario de “Roe vs. Wade”, el caso que, sobre la base de una falsedad, permitió la legalización del aborto en los Estados Unidos, más de cien mil personas se congregaron una vez más en la histórica Marcha por la Vida (March for Life).

Como cada año, los ciudadanos se convocaron –en lo que es considerado “el mayor encuentro a favor de la vida del mundo”- para manifestar su apoyo a la defensa del derecho a la vida y su rechazo al aborto, permitido por la Corte Suprema para todo el país desde 1973.

Los manifestantes marcharon por las calles del centro de la ciudad de Washington hasta las escalinatas del palacio de la Corte Suprema de Justicia. Estuvo a cargo de la oración inicial del encuentro el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York y presidente del Comité para Actividades Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (siglas en inglés: Usccb), quien presidió una misa en la noche previa a la marcha.

Uno de los primeros discursos fue el de la consejera del presidente Donald Trump, Kellyanne Conway, quien recordó que la declaración de independencia norteamericana “declara el derecho a la vida y la ciencia y la razón lo confirman”. “Cada día es una lucha por la vida y hoy es una celebración de la vida”, afirmó.

Luego, el vicepresidente Mike Pence, quien participó como en otros años junto con su familia, sostuvo que “la vida está ganando en los Estados Unidos”. Pence alegó estar en un “momento histórico en la causa de la vida”, y animó a asumirlo “con respeto y compasión por todos los estadounidenses”.

“Que este movimiento sea conocido por la compasión no por la confrontación”, pidió y resaltó: “Continuaremos ganando los corazones y mentes de la nueva generación”.

“Para curar nuestra tierra y restaurar la cultura de la vida, debemos seguir siendo un movimiento que los abraza a todos, se preocupa por todos y muestra respeto por la dignidad y valor de toda persona”, alentó.

El funcionario aseguró que el gobierno estadounidense no descansará “hasta restaurar la cultura de la vida en los Estados Unidos para nosotros y la posteridad”.

Asimismo, la congresista Mia Love señaló que “cada vez que el aborto mata a un niño, todos sufrimos, perdemos nuestro futuro”, y agregó: “Las mujeres que han sobrevivido a Roe vs. Wade, son nuestro futuro y lo que está por venir”.

El congresista Chris Smith señaló que “el lugar más peligroso hoy en los Estados Unidos para una niña o un niño no nacido es una instalación de Planned Parenthood”, institución que destruye un niño no nacido cada dos minutos y ha matado más de 7 millones de bebés desde 1973”, una cifra más de 10 veces mayor que “toda la población de Washington D.C.”, indicó.

Por su parte, la senadora Joni Ernst anunció que en la semana próxima presentará un proyecto de ley “para redirigir el financiamiento federal de Planned Parenthood a verdaderos centros de cuidado de la salud de mujeres”.

Mensaje del papa Francisco a los manifestantes
El papa Francisco saludó a los manifestantes en una carta firmada por el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, y dada a conocer por el nuncio apostólico en los Estados Unidos, monseñor Christoph Pierre.

El Papa envió “un cálido saludo” y aseguró “su cercanía en la oración a los miles de jóvenes de todo Estados Unidos reunidos en la arquidiócesis de Washington y en la diócesis de Arlington para la anual Marcha por la Vida”. Además, manifestó estar “profundamente agradecido por el impresionante testimonio de la sacralidad de toda vida humana”.

La carta recuerda también lo que señala el papa Francisco en la exhortación apostólica “Amoris laetitia” cuando afirma que es “tan grande el valor de una vida humana, y es tan inalienable el derecho a la vida del niño inocente que crece en el seno de su madre, que de ningún modo se puede plantear como un derecho sobre el propio cuerpo la posibilidad de tomar decisiones con respecto a esa vida”.

El Papa -indicó el texto- “confía en que este encuentro, en el que muchos ciudadanos estadounidenses se manifiestan en nombre de los más indefensos de nuestros hermanos y hermanas, contribuirá a una movilización de las conciencias en defensa del derecho a la vida y a medidas efectivas para asegurar su adecuada protección legal”.

“A todos los presentes el Santo Padre cordialmente imparte su bendición apostólica como un ruego de fortaleza y paz en el Señor”, concluyó la carta. +