Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

ONU: en algunos países no se respetan los derechos de los niños

Muchos Estados aún no garantizan los derechos fundamentales de los niños

UNICEF/Sebastian Rich
Kiara, una niña de cinco años, trabaja vendiendo baratijas en el metro de Buenos Aires desde hace dos años.

14 Enero 2019

Hace 30 años entró en vigor un instrumento internacional para proteger los derechos de los niños; sin embargo, todavía hay muchos Estados que no garantizan el desarrollo y supervivencia de los menores, que ignoran sus voces y que los consideran meros receptores de cuidados, a menudo insuficientes para su bienestar, advirtió la máxima funcionaria de la ONU en materia de derechos humanos.

Al inaugurar este lunes en Ginebra la 80ª sesión del Comité de los Derechos del Niño, Michelle Bachelet señaló que a pesar de que en las últimas tres décadas se han registrado avances significativos y prácticamente todos los países han aprobado leyes para proteger las garantías de los niños, millones de ellos no gozan de sus garantías básicas.

“No todos los Estados parte aseguran a cabalidad la supervivencia y el desarrollo de todos los niños en todas partes. En general, los niños son vistos como receptores pasivos de cuidados y sus voces son desatendidas o ignoradas”, dijo la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

La Convención sobre los Derechos del Niño es el tratado de garantías fundamentales que más ratificaciones ha recibido históricamente y su adopción ha dado lugar a la creación de programas educativos, de nutrición y salud que han mejorado la situación de los menores en el mundo.

Además, hace tres años los Estados refrendaron su compromiso con la niñez y le prometieron un mejor futuro.

Avance insuficiente

Pero esas declaraciones son insuficientes y el mundo aún dista del progreso que hace falta para cumplir con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La Alta Comisionada recordó que UNICEF estima que 60 millones de menores de 5 años morirán entre 2017 y 2030 por causas prevenibles y que, en 2016, 155 millones sufrieron atrofia del desarrollo o desnutrición crónica.

“Los niños son especialmente vulnerables a la trata y la esclavitud, incluyendo las peores formas de trabajo forzado, esclavitud doméstica, esclavitud sexual y matrimonio forzado”, subrayó Bachelet.

Agregó que los niños migrantes o desplazados, un colectivo en aumento, afrontan un alto riesgo de sufrir esas atrocidades.

Cifras calamitosas

Entre otros datos alarmantes, Bachelet destacó los 5,5 millones de menores víctimas de trabajo forzado y el hecho de que un tercio de las víctimas de trata sean niños. En esta categoríalas niñas duplican el número de niños sometidos explotación sexual. Millones de niñas, además, se convierten madres cada año, perpetuando así el ciclo de pobreza.

“Estos números son una calamidad. Cada uno de ellos representa a un individuo cuyas esperanzas y sueños han sido destruidos. Por desgracia, aún queda mucho por hacer antes de que cumplamos con los cuatro principios de la Convención: la no discriminación; lo mejor para su bienestar; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y el derecho a ser escuchado”, puntualizó.

En este contexto, abogó por dar un mayor énfasis al cumplimiento de los pilares y objetivos de ese instrumento y confió en que la discusión anual del Comité impulse el bienestar de la infancia mundial.

“Hoy, los niños y jóvenes enfrentan desafíos enormes relacionados con los conflictos, el cambio climático, la inestabilidad económica, el desplazamiento, la reducción de los espacios participativos, la globalización y los cambiantes mercados laborales. Se trata de la misma gente joven que es fuente de ideas, innovación y soluciones. Darles facultades, respetar su dignidad y garantizar sus derechos nos beneficia a todos”, concluyó Bachelet.

El Comité de los Derechos del Niño terminará su sesión el 1º de febrero y revisará los informes de Bahrein, Bélgica, Guinea, Italia, Japón y Siria.

Anuncios


Deja un comentario

Los niños en el mundo el 1 de enero. Nacimientos hoy. UNICEF

Casi 400.000 niños nacen en el mundo en Año Nuevo

UNICEF / Chute
Esta bebé nació en el primer minuto de 2019, el 1 de enero en Fiji. Losena fue una de las dos madres que dieron a luz entre las 12:00 y las 12:01 en un hospital apoyado por UNICEF en Suva, Fiji.

1 Enero 2019

Una cuarta parte de todos los bebés que nazcan el 1 de enero de 2019 lo harán en el sudeste asiático. UNICEF recuerda que un millón de niños no pasan su primer día de vida y la mayoría mueren por causas que se podrían evitar con poco dinero.

Unos 395.072 bebés nacerán en todo el mundo el día de Año Nuevo, según las estimaciones de UNICEF. De todos ellos, una cuarta parte nacerán en el sudeste asiático.

Esta madrugada se da la bienvenida no solo al 2019, sino a miles de pequeños nuevos habitantes. A medida que el reloj marca la media noche, Sidney recibe a 168 bebés, seguido por 310 en Tokio, 605 en Beijing, 166 en Madrid y 317 en Nueva York.

El primer bebé del año nació en Fiji en el Pacífico; y el último llegará al mundo en, Hawaii, Estados Unidos.

La mitad de todos los nacimientos tendrán lugar en ocho países:

  1. India: 69.944
  2. China: 44.940
  3. Nigeria: 25.685
  4. Pakistán: 15.112
  5. Indonesia: 13.256
  6. Estados Unidos: 11.086
  7. República Democrática del Congo: 10.053
  8. Bangladesh:  8.428

Los nombres más populares

Argentina

Lorenzo
Benicio
Francesca
Isabella
Catalina
Martina
Benjamín
Emma
Sofía
Bautista

Chile

Mateo
Agustín
Agustina
Sofía
Benjamín
Joaquín
Isabella
Lucas
Emilia
Florencia

Colombia

Luciana
Salomé
Isabella
Matías
Emiliano
Santiago
Emmanuel
Mariana
Samuel
Maximiliano

España

Lucas
Sofía
Lucía
Martín
María
Hugo
Mateo
Martina
Daniel
Pablo

Mortalidad en recién nacidos

En muchos países, los bebés no llegan a recibir un nombre ya que no pasan de su primer día de vida. En 2017, un millón de bebés murieron el día de su nacimiento y 2,5 millones no pasaron de un mes de vida. La mayoría falleció por causas prevenibles como el parto prematuro, complicaciones en el parto e infecciones como sepsis y neumonía.

“En este día de Año Nuevo, hagamos todos el propósito de cumplir todos los derechos de todos los niños, empezando por el derecho a sobrevivir”, dijo Charlotte Petri Gornitzka, la subdirectora ejecutiva de UNICEF.  “Podemos salvar miles de vidas si invertimos en capacitación y equipamos a los trabajadores de la salud locales para que todos los niños lleguen al mundo gracias a un par de manos seguras”.

Según las cifras de un informe reciente de UNICEF, los bebés nacidos en Japón (donde solo fallece 1 de cada 1.111), Islandia (1 de cada 1.000) y Singapur (1 de cada 909) tienen las mejores posibilidades de supervivencia, mientras que los recién nacidos de Pakistán (1 de cada 22), República Centroafricana (1 de cada 24) o Afganistán (1 de cada 25) se enfrentan a las peores probabilidades.

En América Latina y el Caribe, Cuba es el país con la mujer tasa de supervivencia (con una muerte por cada 417 nacimientos), seguida por Antigua y Barbuda, Uruguay, Chile, Costa Rica y Argentina. Haití y la República Dominicana tienen las peores cifras.

UNICEF/UN0186355/Njiokiktjien

 

Derechos del niño

El 2019 además marcará el 30 aniversario de la adopción de la Convención de los Derechos del Niño, un hito que UNICEF conmemorará con eventos por todo el mundo durante los próximos 12 meses.

En las últimas tres décadas, el mundo ha logrado grandes progresos en la supervivencia infantil, al reducir a más de la mitad los fallecimientos antes de los cinco años. Pero el progreso para los recién nacidos ha sido más lento. Los bebés que mueren en el primer mes de vida suponen un 47% del total de los que fallecen con menos de cinco años.

La campaña Cada Vida Cuenta pide que se invierta inmediatamente en medidas sanitarias asequibles y de calidad para cada madre y cada bebé; por ejemplo, clínicas con agua limpia y electricidad, la presencia de personal médico capacitado, medicamentos y equipamiento para tratar complicaciones durante el embarazo y el parto.


Deja un comentario

Los niños en el mundo el año 2018. Balance preocupante

© UNICEF/Thomas Nybo
Un refugiado rohingyá de seis años después de su travesía hacia Bangladesh huyendo de la violencia.

28 Diciembre 2018

Los niños que viven en países en guerra han sido atacados, utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados o reclutados para luchar. La violación, el matrimonio forzado y el secuestro se han convertido en tácticas estándar en los conflictos desde Siria hasta Yemen, y desde la República Democrática del Congo hasta Nigeria, Sudán del Sur y Myanmar.

Millones de niños alrededor del planeta siguen siendo víctimas de conflictos armados y los líderes mundiales permiten que esto siga ocurriendo con impunidad, aseguró el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) en un comunicado.

“Los niños que viven en zonas de conflicto en todo el mundo han continuado sufriendo a través de niveles extremos de violencia en los últimos 12 meses, y el mundo ha seguido fallando. Durante demasiado tiempo, las partes en conflicto han estado cometiendo atrocidades con una impunidad casi total, y solo está empeorando. Se puede y se debe hacer mucho más para proteger y ayudar a los niños”, declaró Manuel Fontaine, director de programas de emergencia de UNICEF.

Los niños que viven en países en guerra han sido atacados directamente, utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados o reclutados para luchar. La violación, el matrimonio forzado y el secuestro se han convertido en tácticas estándar en los conflictos desde Siria hasta Yemen, y desde la República Democrática del Congo hasta Nigeria, Sudán del Sur y Myanmar.

Los conflictos donde más sufrieron los niños en 2018

En Afganistán, unos 5000 niños fueron asesinados o mutilados en los primeros 9 meses del año, la misma cantidad que en todo el año 2017. Además, los pequeños representaron el 89% de las víctimas civiles de restos de explosivos de la guerra.

En Camerún una escalada del conflicto en el noroeste y sudoeste del país ha convertido en objetivos a escuelas, estudiantes y maestros. En noviembre, más de 80 personas, entre ellas muchos niños, fueron secuestrados en Nkwen, y liberados unos días después. Hasta la fecha, 93 aldeas habrían sido quemadas parcial o totalmente debido al conflicto, donde los pequeños enfrentan niveles extremos de violencia.

En la República Centroafricana, un dramático resurgimiento en los combates afecta a gran parte del país, con dos de cada tres niños que necesitan asistencia humanitaria.

En la República Democrática del Congo, la violencia interétnica y los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los grupos armados en la región de Kasai y en las provincias orientales de Tanganica, Kivu del Sur, Kivu del Norte e Ituri han tenido un impacto devastador en los niños.La respuesta al brote de ébola en curso se ha visto seriamente obstaculizada por la violencia y la inestabilidad en el este del país. Además, se estima que 4,2 millones de niños están en riesgo de desnutrición aguda grave. La situación se agrava por violaciones de los derechos de los niños, incluido el reclutamiento forzado por grupos armados y el abuso sexual.

En Iraq, a pesar de que los combates han disminuido en gran medida, cuatro niños murieron en noviembre en el norte del país cuando el autobús en el que viajaban a la escuela fue atacado. Los niños y las familias que regresan a sus hogares en áreas previamente afectadas por la violencia continúan expuestos al gran peligro de municiones sin explotar. Miles de familias permanecen desplazadas y ahora enfrentan las amenazas adicionales de las temperaturas invernales y las crecidas repentinas.

En la cuenca del lago Chad, el conflicto en curso, el desplazamiento y los ataques a escuelas, maestros y otras instalaciones educativas han puesto en riesgo la educación de 3,5 millones de niños. Hoy en el noreste de Nigeria, en la región del lago Chad, en el extremo norte de Camerún y en la región Diffa de Níger, al menos 1041 escuelas están cerradas o no funcionan debido a la violencia, el miedo a los ataques o la inseguridad, lo que afecta a casi 445.000 niños. Además, un reciente aumento de la violencia en la región fronteriza entre Mali, Burkina Faso y Níger ha dejado 1478 escuelas cerradas.

En Myanmar, la ONU continúa recibiendo informes de violaciones continuas de los derechos de los rohingya que permanecen en el norte del estado de Rakhine, entre las que se reportan homicidios, desapariciones y detenciones arbitrarias. También existen restricciones generalizadas a los derechos a la libertad de movimiento y las barreras para acceder a la salud y la educación. Asegurar que los niños tengan acceso a una educación de calidad y otros servicios esenciales evitará a una “generación perdida” de niños Rohingya; de lo contrario, carecerán de las habilidades que necesitan para contribuir a la sociedad, asegura UNICEF.

© UNICEF/Anmar
Una niña camina hacia la escuela en medio de edificios destruidos por la guerra en Iraq.

 

En el noreste de Nigeria, los grupos armados, incluidas las facciones de Boko Haram, continúan atacando a las niñas, que son violadas, obligadas a convertirse en esposas de combatientes o utilizadas como “bombas humanas”. En febrero, el grupo secuestró a 110 niñas y un niño de una escuela técnica en Dapchi, estado de Yobe. Mientras que la mayoría de los niños han sido liberados desde entonces, cinco niñas murieron y una sigue cautiva como esclava

En Palestina, más de 50 niños murieron y cientos más resultaron heridos este año, muchos de ellos mientras protestaban contra el deterioro de las condiciones de vida en Gaza. Los niños en Palestina e Israel han estado expuestos a miedo, trauma y lesiones.

En Sudán del Sur, el implacable conflicto y la inseguridad durante la temporada anual de escasez empujaron a 6,1 millones de personas a un hambre extrema. Incluso con la llegada de la temporada de lluvias, más del 43% de la población sigue teniendo inseguridad alimentaria. Si bien la promesa revitalizar  un acuerdo de paz ofrece un atisbo de esperanza para los niños, los informes de violencia extrema contra mujeres y niños continúan, más recientemente en Bentiu, donde más de 150 mujeres y niñas reportaron haber sufrido asaltos sexuales.

En Somalia, más de 1800 niños fueron reclutados por las partes en el conflicto en los primeros nueve meses del año, de ellos 1278 fueron secuestrados.

En Siria, entre enero y septiembre, la ONU verificó el asesinato de 870 niños, el número más alto en los primeros nueve meses de cualquier año desde el inicio del conflicto en 2011. Los ataques continuaron durante todo el año, incluido el asesinato de 30 niños en el pueblo oriental de Al Shafa en noviembre.

En el este de Ucrania, más de cuatro años de conflicto han tenido un costo devastador en el sistema educativo, destruyendo y dañando cientos de escuelas y obligando a 700.000 niños a aprender en entornos frágiles, en medio de combates y los peligros que representan las armas de guerra sin explotar. La situación es particularmente grave para 400.000 niños que viven a menos de 20 km de la “línea de contacto”, que divide las áreas controladas por el gobierno y los insurgentes, y donde el bombardeo y los niveles extremos de contaminación representan una amenaza letal.

En Yemen, las Naciones Unidas verificaron que 1427 niños fueron asesinados o mutilados en ataques, entre ellos el atentado a un autobús escolar en Sa’ada. Las escuelas y los hospitales han sido objeto de frecuentes ataques o han sido utilizados con fines militares, negando a los niños el acceso a su derecho a la educación y la atención médica. Esto está alimentando aún más la crisis en un país donde cada 10 minutos muere un niño debido a enfermedades prevenibles y 400.000 niños sufren de desnutrición aguda grave.

ACNUR / Catianne Tijerina
Mujeres y niños centroafricanos hacen fila en un centro de refugiados de Camerún para conseguir comida.

El llamado de UNICEF

“El 2019 marca el 30ª aniversario de la histórica Convención sobre los Derechos del Niño y el 70º aniversario de la Convención de Ginebra; sin embargo, hoy en día, hay más países envueltos en conflictos internos o internacionales que en ningún otro momento en las últimas tres décadas. Los niños que viven en un conflicto están entre los que tienen menos probabilidades de tener garantizados sus derechos. Los ataques a los niños deben terminar “, dijo Manuel Fontaine.

UNICEF hizo un llamado a todas las partes en conflicto para que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y pongan fin de inmediato a las violaciones contra los niños y los ataques a la infraestructura civil, incluidas las escuelas, los hospitales y la infraestructura del agua. UNICEF también pide a los estados con influencia sobre las partes en conflicto que la utilicen para proteger a los niños.

“Se necesita hacer mucho más para prevenir las guerras y poner fin a los muchos conflictos armados desastrosos que están devastando las vidas de los niños. Sin embargo, así continúen los combates, nunca debemos aceptar ataques contra niños. Debemos hacer que las partes en conflicto tengan la obligación de protegerlos. De lo contrario, son los niños, sus familias y sus comunidades quienes continuarán sufriendo las consecuencias devastadoras, ahora y en los próximos años”, recalcó Fontaine.

UNICEF trabaja con socios para proporcionar a los niños más vulnerables servicios de salud, nutrición, educación y protección infantil.


Deja un comentario

Migrantes en el Mediterráneo. Nota de Save the children

Foto de archivo.
Por los 139 niños y niñas del OpenArms
Yahoo/Spam
  • María Verlee, Save the Children <mail@c.savethechildren.es>
    Para:ignacio_arregui@yahoo.it
    28 dic. a las 13:42

    Este mensaje contiene imágenes bloqueadas.

    Mostrar imágenes
    Les ayudamos desde su llegada a Algeciras
    Ver la versión web de este email aquí.
    Save the Children, en primera línea para ayudar a los niños y niñas del OpenArms
    Los niños y las niñas del OpenArms que arriesgaron sus vidas nos necesitan más que nunca
    Hola IGNACIO,

    El barco OpenArms que llegaba a Algeciras con 310 migrantes rescatados llevaba a 139 niños y niñas a bordo. Muchos bebés y niños de menos de 5 años, adolescentes solas, mujeres que han sufrido violaciones. Madres, niños, niñas que han huido de la violencia y la pobreza extrema.

    Su viaje no empezó cruzando el Mediterráneo en una balsa, muchos de ellos llevan meses recorriendo el mundo buscando un futuro mejor. El equipo en terreno de Save the Children ha estado a su lado en el desembarco.

    “Algunos de ellos llevaban puestos sus gorritos de Papa Noel ya que celebraron la navidad a bordo”, nos dicen nuestros voluntarios.

    Para ellos su regalo de Navidad ha sido no morir ahogados y poder cumplir con su derecho a tener un futuro.

    Pasaron lo peor pero aún les quedan muchos retos que afrontar y un futuro incierto lejos de sus familias. Estos niños y niñas nunca podrán olvidar lo que han visto por el camino y seguramente les marque para siempre en sus vidas adultas.

    Tenemos que garantizar y priorizar el bienestar de estos niños y niñas: darles una atención médica, psicológica y emocional. Nuestra labor es detectar a los niños y niñas más vulnerables: los que viajan solos, los que pueden caer en redes de trata, o las mamás con recién nacidos.

    Ayúdanos a dar un futuro a los niños y niñas más vulnerables haciéndote soci@ de Save the Children.

    QUIERO AYUDAR


Deja un comentario

Los niños y las caravanas de migrantes a USA

Las consecuencias de detener y deportar a los niños migrantes

UNICEF México.
Hay muchos niños entre los migrantes centroamericanos que caminan hacia Estados Unidos. Esta foto fue tomada en Tapachulas, Chipas, México.

26 Diciembre 2018

En el 2018, los asuntos de migrantes y refugiados fueron uno de los temas más importantes, y para nuestra región, especialmente los desplazamientos de las poblaciones centroamericanas hacia México y Estados Unidos acapararon los titulares.  Durante el año, Noticias ONU habló con varios expertos sobre estos movimientos, en los que los niños, son los más vulnerables.

La violencia extrema, la pobreza y la falta de oportunidades no son solo las causas de la migración de miles de niños de El Salvador, Guatemala y Honduras, sino también las consecuencias de su deportación.

Esa fue la conclusión de un informe del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) publicado en agosto, que analiza los desafíos y peligros que enfrentan los niños y las familias migrantes y refugiados en su ruta hacia Estados Unidos y México, que muchas veces resulta en detención y un retorno inesperado a sus países de origen.

“Migrar es un derecho humano. Sin embargo, el ejercicio de este derecho para miles de niños y niñas en Centroamérica norte y México es una pesadilla”, asegura Maria Cristina Perceval, la directora regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, quien conversó con Noticias ONU.

Perceval asegura que los niños que son enviados a sus países de origen muchas veces no tienen un hogar al que regresar, terminan endeudados o son blanco de pandillas. Regresar a estas “situaciones imposibles” hace que sea más probable que migren nuevamente.

“Por ejemplo, tal como nos contaba una niña en el Salvador, allí presumen que muchas de esas niñas, (y no se equivocan), han sido víctimas del tráfico y la trata de personas, que han sufrido violencia sexual, entonces tienen que encontrarse con una situación de discriminación, rechazo y estigma en las mismas comunidades de las que habían salido”, resalta.

El informe de UNICEF recalca que este ciclo de migración y posterior deportación se convierte en un “círculo de peligro y dolor” que viola el interés superior de los niños.

Entre enero y junio de 2018 unos 96.216 migrantes, entre ellos 24.198 mujeres y niños, fueron deportados desde Estados Unidos y México. Más del 90% de las deportaciones ocurrieron en este último.

Lee la historia completa.


Deja un comentario

El actor Orlando Bloom es el embajador de buena voluntad de UNICEF

El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF Orlando Bloom visita en Níger a los niños y familias afectados por la violencia de Boko Haram

24 Febrero 2017
UNICEF/UN053610/Tremeau

Material audiovisual disponible aquí: http://uni.cf/2lqHMtE

NUEVA YORK/NIAMEY, 24 de febrero de 2017 – El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF Orlando Bloom ha viajado esta semana a Diffa, al sureste de Níger, para poner el foco en la actual crisis humanitaria en la cuenca del Lago Chad, donde la violencia de Boko Haram ha provocado numerosos desplazamientos de población. Cientos de miles de niños de toda la región se han visto obligados a abandonar sus hogares, se han quedado sin acceso a educación y corren el riesgo de sufrir desnutrición.

Se calcula que 2,3 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse en las zonas de Níger, Nigeria, Chad y Camerún afectadas por la violencia, lo que hace de ésta una de las crisis de desplazamiento de más rápido crecimiento en África. La región de Diffa acoge actualmente a más de 240.000 desplazados internos, refugiados y repatriados, de los cuales 160.000 son niños.

“Como padre, me resulta difícil imaginar cuántos de estos niños están atrapados en este conflicto. Durante mi viaje he oído historias terribles de niños huyendo a pie, dejando todo atrás, también la seguridad de sus hogares y sus aulas”, ha explicado Orlando Bloom, que ya había viajado por primera vez en 2007 para conocer el trabajo de UNICEF.

Bloom ha conocido a niños como Amada Goni, de 14 años, que ha estado viviendo con su familia en Garin Wazam, un campamento para personas desplazadas. Cuando comenzó la crisis, muchos de sus amigos se unieron a Boko Haram (algunos voluntariamente, otros no). Amada le ha hablado a Bloom de las terribles pesadillas que tiene y cómo, desde que su pueblo fue atacado hace ocho meses, no consigue sentirse a salvo. Por eso, para superar el trauma, está recibiendo apoyo psicosocial en una unidad especializada impulsada por UNICEF en la que ha encontrado nuevos amigos.

“Cuando voy a jugar, me siento mucho mejor, siento alivio y eso me ayuda con las pesadillas”, le ha contado a Bloom.

“Es extremadamente difícil comprender esta situación sin haber estado allí. He podido presenciar el profundo dolor y el sufrimiento que estos niños están atravesando, algo que ningún niño debería experimentar”, ha asegurado Bloom. “No obstante, ha sido maravilloso ver la sonrisa de Amada mientras jugaba al baloncesto con sus amigos. Ese es el resultado del trabajo de UNICEF”.

“Esta crisis ha desarraigado a muchos niños en Níger y en toda la región del Lago Chad”, ha explicado Marie-Pierre Poirier, Directora Regional de UNICEF para África Occidental y Central. “Han sufrido violencia y abusos inimaginables, han perdido a sus familias, sus hogares y años de educación. Lo que más necesitan es que cese la violencia, y hasta que eso sea posible, debemos hacer todo lo posible para ayudarles a reconstruir sus vidas”.

Durante su estancia en Níger, Bloom también ha visitado Bosso, en la frontera de Nigeria, donde ha conocido a Eta, de 13 años, que huyó con su familia cuando Boko Haram incendió su casa. Ahora va a una escuela temporal abierta por UNICEF, sueña con convertirse en médico y trabajar por el bienestar de su comunidad.

“Ha sido una visita muy emocionante. Todos los niños que he conocido se habían visto afectados por el conflicto y necesitaban desesperadamente servicios básicos como agua potable, atención psicológica y acceso a educación para poder recuperarse de las atrocidades que han sufrido y presenciado. Se merecen una infancia”, ha dicho Bloom.

UNICEF y sus aliados en Nigeria, Camerún, Chad y Níger han elevado el nivel de asistencia a miles de familias de la región con acceso a agua potable, educación, asesoramiento y apoyo psicosocial, así como vacunas y tratamiento contra la desnutrición. Sin embargo, la escasez de fondos y el difícil acceso debido a la inseguridad siguen dificultando que se preste asistencia humanitaria a miles de niños que la necesitan.

###

Nota para los editores: 

El viernes 24 de febrero se celebra en Oslo una importante conferencia internacional, organizada por Nigeria, Noruega y Alemania, destinada a incrementar los fondos destinados a la crisis en el noreste de Nigeria y la cuenca más amplia del lago Chad.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:
Helen Wylie, UNICEF Nueva York, Tel:+1 917 244 2215, hwylie@unicef.org

 

Contactos de prensa

UNICEF Media Team

Teléfono: +1 212 303 7984

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos.

Para obtener más información sobre UNICEF y su labor en favor de los niños, visita https://www.unicef.org/es.

Sigue a UNICEF en Twitter y Facebook


Deja un comentario

La muerte de una migrante de siete años en busca de asilo en los EE.UU.

foto Jakelin Caal Maquinfoto Jakelin Caal Maquin  (AFP or licensors)

Obispos de Estados Unidos sobre la muerte de Jakelin Caal Maquin

El Presidente del Comité de Migración de la ACOEU y los Obispos de la Diócesis de Texas emiten una Declaración sobre la Muerte de Jakelin Caal Maquin

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Jakelin Caal Maquin, niña de 7 años, murió pocas horas después que fue apresada, junto a su padre, por agentes del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP). Ambos “ habían sido detenidos la noche del 6 de diciembre en un remoto tramo de la frontera entre Estados Unidos y México, en Antelope Wells, Nuevo México”.

Preocupa situación trágica de migrantes

El Reverendo Joe S. Vásquez, Obispo de Austin y Presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, junto con el Reverendo Mark J. Seitz, Obispo de El Paso y el Reverendo Gerald Kicanas, Administrador de la Diócesis de Las Cruces, hicieron la siguiente declaración:

“Estamos extremadamente angustiados por la noticia de la muerte de Jakelin Caal Maquin, de siete años de edad, poco después de cruzar la frontera México-Estados Unidos con su padre y convertirse en CBP en busca de asilo en los Estados Unidos”.

También expresaron sus condolencias y oraciones por la familia de Jakelin, así como afirmaron que esta era una tragedia de la que debemos recordar las profundas consecuencias humanas de las fallidas políticas de inmigración y de las restricciones al flujo de solicitantes de asilo en la frontera, que los pone en riesgos mayores.

Situación desesperada de los que huyen de la violencia

Insistieron en que “ La muerte de Jakelin es un trágico recordatorio de la situación desesperada que enfrentan muchos que huyen de la violencia, la persecución y la pobreza, tanto en sus países de origen como ahora en nuestra frontera”.

Seguidamente, acogieron las investigaciones de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional, así como invitaron a una revisión crítica de las políticas relativas a la atención de poblaciones vulnerables bajo su custodia. También ofrecieron su colaboración.

Toda solicitud de asilo es legal

Finalmente, expresaron sus deseos para este tiempo de Navidad afirmando que “Mientras nos preparamos para celebrar la Navidad y el nacimiento de Jesús, un niño a cuyos padres se les dijo “no hay lugar”, seguimos reconociendo y afirmando que la solicitud de asilo y protección es legal. Como nación, tenemos la obligación de recibir a las personas y familias perturbadas con bienvenida, compasión y trato humano. Debemos escuchar las palabras de Cristo: “Todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más pequeños, por mí lo hicisteis” (Mt 25,40)”.