Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Roma. Nuevos proyectos para el hospital Bambino Gesú en su 150 aniversario

El Bambino Gesù cumple 150 años, Matarella: riqueza para Italia y para el mundo

El presidente italiano y el cardenal Parolin celebran el “cumpleaños” del hospital vaticano. Raggi anuncia la apertura de una nueva unidad de urgencias en el Gianicolo. Enoc: «Dedicamos al profesor Valerio Nobili el Auditorio de la sede de San Pablo»

El presidente italiano Sergio Mattarella y el cardenal Pietro Parolin

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 20/03/2019
Ultima modifica il 20/03/2019 alle ore 00:03
SALVATORE CERNUZIO – IACOPO SCARAMUZZI
ROMA

«Un punto de referencia en Roma, en Italia y en otros lugares del mundo». Es el Bambino Gesù, el hospital vaticano que es una excelencia pediátrica en Italia y en Europa, que forma parte integral del patrimonio de la ciudad de Roma, en las palabras del presidente de la República Sergio Mattarella, quien celebró los 50 años de la fundación del nosocomio hoy por la mañana en la sede de San Pablo extra muros. Junto a él estaba el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, quien elogió el servicio desempeñado en estas décadas para todos: pobres, ricos, jóvenes, adultos, niños, italianos y extranjeros.

Una selezione dei migliori articoli della settimana. Ti presentiamo Top10

“El futuro es una historia de niños”, fue el eslogan que el hospital eligió para celebrar sus 150 años. Pero también el pasado es una historia de niños, o mejor de las cuatro niñas que el 19 de marzo de 1869 fueron encomendadas a dos médicos para que fueran curadas en una habitación a pocos pasos del Tíber, concedida por el Papa Pío IX. Desde ese primer núcleo, gracias a una «generosa intuición» de la familia Salviati (una heredera, la duquesa Maria Grazia, intervino durante el evento), el Bambino Gesù ha seguido ampliándose durante los años hasta convertirse en un punto de referencia internacional con números enormes cada año: 607 camas, 28 mil hospitalizaciones, 29 mil operaciones y alrededor de 2 millones de prestaciones ambulatoriales, solo por citar algunas.

Números «que no quieren ser una exaltación, sino solamente una humilde representación de lo que es y de lo que hace el hospital», dijo la presidenta Mariella Enoc en su discurso en el auditorio de la sede de San Pablo extra muros. Aula, anunció, que será dedicada al profesor Valerio Nobili, hombre ilustre del Bambino Gesù cuyas investigaciones son conocidas a nivel internacional y que falleció el viernes pasado a los 53 años mientras se ejercitaba con su bicicleta.

Su figura fue recordada también por la alcaldesa Virginia Raggi y por el presidente de la Región Lazio Nicola Zingaretti, que, en sus respectivos discursos, insistieron también en el fundamental aporte del hospital a la vida de la ciudad de Roma. «Festejar los 150 años del hospital Bambino Gesù es celebrar uno de los centros de curas y de investigación que vuelven única nuestra región, el Lazio. Es un hospital de Roma, pero también es un hospital del mundo, para muchos de todo el mundo es lugar de esperanza para sus seres queridos. Pocos niños nunca han estado en Roma, yo aquí me he quitado las anginas», dijo Zingaretti. Mientras Raggi, casi conmovida, exaltó a «toda la gran familia de profesionales» que se ocupan de los pequeños enfermos de la capital y también de las demás regiones italianas.

Anticipó también dos «contribuciones» que Roma pondrá a disposición a breve para sostener el servicio del nosocomio: una nueva línea de autobuses que conectará la sede del Gianicolo a la sede de San Pablo extra muros y una nueva unidad de urgencias en la plaza San Onofrio. La alcaldesa anunció también que se han vendido dos inmuebles y que ahora se está por comprar «un tercero en donde se creará el nuevo polo instituto para tumores y trasplantes en Villa Pamphilij».

Es decir, el sodalicio entre la ciudad de Roma y el que se conoce como “el hospital del Papa” prosigue y se refuerza más que antes. «El Bambino Gesù sigue siendo un tesoro que hay que proteger y en el que hay que invertir», afirmó Zingaretti. Mucho más, subrayó Parolin, puesto que «hoy el escenario ha cambiado radicalmente con respecto al tiempo en el que el Hospital daba sus primeros pasos». «En Italia –recordó en su discurso, durante el que dijo llevar para todos una bendición del Papa– se puso en marcha y se consolidó un sistema de Servicio Sanitario Nacional, que aspira a realizar el principio de igualdad proclamado en el artículo tercero de la Constitución. Todos los ciudadanos, ricos o pobres, jóvenes o adultos, tienen derecho a curas médicas. De esta manera se tutela y se promueve la vida».

Tal sistema involucra a diferentes actores institucionales, como las Regiones y el Estado, y, contemporáneamente, se entrelaza con la acción privada y pública. Una «realidad compleja» que, afirmó el Secretario de Estado vaticano, «debe ser constantemente seguida, gobernada, sostenida y estimulada, para que el nivel de los servicios y de su calidad siempre esté a la altura de la dignidad humana de cualquier enfermo».

Cada enfermo, repitió el purpurado, porque «aunque la situación haya cambiado radicalmente con respecto a los tiempos de las primeras experiencias pioneras, la Iglesia nunca dejará de prestar atención a los enfermos». Se refería, particularmente, a las «nuevas pobrezas sanitarias: enfermedades crónicas, enfermedades raras, disturbios mentales, ancianos y marginados». «Los últimos siempre serán tutelados, siempre habrá familias que involucrar en la acción de los cuidados, siempre habrá que activar redes para que nadie sea dejado solo», insistió Parolin.

Y exhortó a «invertir en procesos de innovación científica para responder a los desafíos del futuro», porque «el cuidado pasa necesariamente por la investigación, que exige siempre inversiones importantes en estructuras, tecnologías y recursos humanos».

Al respecto, el “primer ministro” vaticano recordó la reciente apertura (después de dos años de obras) en Bangui, capital herida por guerras y violencia en la República Centroafricana, de un “Centro para la re-nutrición terapéutica para niños desnutridos” y del edificio restructurado del Complexe pediatrique. «Testimonio este –indicó– de que para el Hospital Bambino Gesù no hay muros o fronteras, ni razas o pertenencias religiosas que separen de la caridad».

Concluyó la ceremonia con el saludo del presidente italiano Mattarella, quien agradeció brevemente a los médicos e investigadores, en particular a los jóvenes «por su entusiasmo». «Es difícil imaginarse en Roma a alguien que no haya tenido contacto o experiencias con el hospital para sí, para los hijos o sus nietos», hizo notar el jefe de Estado, y el aprecio «extendido y compartido» es demostración de ello. Por estas y muchas otras razones, concluyó Mattarella, «el Hospital Bambino Jesús cuenta con el reconocimiento de la entera República italiana».


Deja un comentario

Roma: el hospital Bambino Gesú, para niños cumple 150 años.

Se cumplen 150 años de la fundación del Hospital Bambino Gesù

Las celebraciones de este importante aniversario contaron con la presencia del Presidente de Italia, Sergio Mattarella y del Secretario de Estado Vaticano, Card. Pietro Parolin. Vatican News comparte un video haciendo un recorrido de la historia de este hospital y de los Papas que lo han visitado.

Ciudad del Vaticano

“El futuro es una historia de niños” es el lema elegido para las celebraciones de los 150 años de fundación del Hospital pediátrico de Roma, Bambino Gesù, que tuvo lugar el 19 de marzo a las 11:00 horas, en el Auditorio de la sede de San Pablo Extramuros.

El Presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, y el Secretario de Estado de la Santa Sede, Cardenal Pietro Parolin, estuvieron presentes para celebrar el “cumpleaños” del hospital, inaugurado oficialmente el 19 de marzo de 1869. Entre los participantes de este evento también se encontraban la Ministra de Sanidad, Giulia Grillo, el Presidente de la Región Lacio, Nicola Zingaretti y la Alcaldesa de Roma, Virginia Raggi.

Una historia de niños

La historia del hospital es una historia que proviene de un regalo de niños para otros niños. En Roma, como sucedía en el resto de Italia en la segunda mitad del siglo XIX, los menores enfermos eran a menudo ingresados, sin atención específica, en los mismos pabellones que los adultos.

La duquesa Arabella Salviati, impresionada por las penurias de los pequeños y pobres enfermos de la ciudad, cultivó la idea de un hospital infantil siguiendo el modelo del Hopital des Enfants Malades de París. El proyecto fue apoyado por su marido, el duque Escipión, y alentado por el entusiasmo generoso de los pequeños Salviati que, con ocasión del cumpleaños de su madre, le regalaron un alcancía – todavía conservada en una caja de hospital- con sus ahorros para que fueran utilizados en el proyecto.

El 19 de marzo de 1869, en una pequeña habitación de Via delle Zoccolette, a un paso del río Tíber, cuatro niñas fueron acogidas y atendidas por dos médicos y las Hermanas Hijas de la Caridad de San Vincenzo de’ Paoli. Así nació el primer núcleo del Hospital dedicado al “Niño Jesús” por concesión expresa del Papa Pío IX que escribió sobre él, un documento documento conservado actualmente en el archivo histórico del hospital: “Que Dios bendiga este buen regalo, lo consolide y lo mejore”.

El primer verdadero hospital pediátrico italiano

El Hospital Bambino Gesù es históricamente el primer verdadero hospital pediátrico italiano, es decir, con una estructura orgánica y articulada completa. 12 años más tarde se inauguró el Hospital Infantil de Cremona (1881); en 1883 se inauguraron el Hospital Regina Margherita de Turín, el Hospital Infantil Cesare Arrigo de Alessandria (1886) y los Hospitales S. Filippo de Génova y Santa Famiglia de Livorno (1888). Uno de los primeros que se inauguró en el sur de Italia fue el Hospital de Niños de Palermo en 1880.

En Europa, el proceso había comenzado unas décadas antes: no sólo el Hopitale des Enfantes Malades de París, que inspiró a la duquesa Salviati (1802), sino también el Hospital Infantil Nicolò de San Petersburgo (1834), el St. Annen-Spital (1837) de Viena y el F. F. Sick Children de Londres (1852).

El Hospital del Papa

En Roma, el Bambino Gesù es conocido como el “Hospital del Papa”, signo de un vínculo especial que se inició en 1924 cuando la familia Salviati, debido al crecimiento en tamaño y servicio prestado y con vistas a asegurar un futuro estable, donó el hospital, incluyendo la estructura de Santa Marinella, al Santo Padre Pío XI.

Desde entonces, el Bambino Gesù ha crecido y ha adquirido nuevos espacios: en 1887, desde su sede en Via delle Zoccolette, se trasladó a la colina del Janiculum, en una parte del antiguo convento de Sant’Onofrio. En 1917, la reina Helena de Saboya confió la colonia de Santa Marinella, Villa Iolanda, a la duquesa María Salviati para el cuidado de los niños enfermos de tuberculosis. La propiedad de la Santa Sede significaba que, tras los Pactos de Letrán de 1929, la sede de Gianicolense estaba comprendida en el ámbito de los bienes que gozaban de la inmunidad de extraterritorialidad prevista en el artículo 15 del Tratado de Letrán.

Con el paso del tiempo, los Pontífices siempre han visitado el hospital, comenzando por Juan XXIII en 1958. Fue la primera visita oficial de un Papa. En 1978 Pablo VI confió al Hospital Infantil Bambino Gesù una vasta área en Palidoro, en la costa romana, con tres pabellones gestionados por la Pontificia Obra Asistencial. Así nació la sede de Palidoro que, en pocos años, se estableció como un centro de atención médica y quirúrgica de vanguardia.

En 2012, el hospital completó su estructura actual con la creación de un nuevo gran polo en el área extraterritorial adyacente a la Basílica de San Pablo Extramuros, donde se ubican los servicios ambulatorios y, dos años después, los grandes laboratorios de investigación genética y celular.

En 2019 se ampliará la sede de Palidoro. En los próximos meses se abrirá una clínica de cuidados paliativos pediátricos en Via Aurelia y se iniciarán las obras de construcción de un pabellón de tratamiento de tumores y trasplantes en Viale di Villa Pamphilj, así como la ampliación del recinto de Palidoro.

El Bambino Gesù, 150 años después

El crecimiento de las estructuras de este hospital infantil ha seguido el desarrollo en el campo clínico y científico hasta convertirse en una de las estructuras pediátricas más importantes de Europa, punto de referencia para la salud de los niños y jóvenes de toda Italia y del extranjero.

En 1985 el hospital fue acreditado por el Ministerio de Salud como Instituto Científico de Hospitalización y Tratamiento (IRCCS). En 2015, el Hospital Infantil Bambino Gesù recibió el título de “Centro Médico Académico” por parte del principal organismo internacional de acreditación en el sector de la salud, la Joint Commission International, por sus actividades articuladas de formación médica y clínica.

La atención sanitaria del Bambino Gesù, dividida en 4 polos de hospitalización y atención, cuenta actualmente con un total de 607 camas. Cada año se producen más de 28.000 ingresos, 29.000 intervenciones quirúrgicas e intervencionistas, 84.000 accesos a la Sala de Urgencias, más de 1.900.000 consultas externas: uno de los casos pediátricos más significativos de Europa.

El horizonte de intervención del hospital supera el territorio de Roma y del Lacio: el 29% de los pacientes hospitalizados proceden de otras regiones, mientras que el 15% son de nacionalidad extranjera.

Un futuro para los niños

“El futuro de este Hospital -explica Mariella Enoc, Directora del Centro- está en la memoria viva de nuestras raíces”.

“Entre las enfermedades que afligían a las niñas hospitalizadas en Via delle Zoccolette se encontraba la clorosis, una forma de anemia y deficiencia de hierro causada por la desnutrición. Hoy en día, esta enfermedad, de la que la pediatría ha surgido históricamente, ha desaparecido. Podemos considerarlo un símbolo del camino recorrido no sólo por la medicina, sino también por el hospital, cuyo objetivo, ayer, hoy y mañana, debe ser hacer desaparecer las enfermedades que afectan a los niños, encontrando un nombre y una cura para los que aún no la tienen. El Bambino Gesù nació de una alta idea de caridad a la que ha permanecido fiel durante 150 años y, ahora como entonces, la forma más alta de caridad es la ciencia, la competencia del cuidado, la investigación sin paradas”, concluye.

Escuche el servicio


Deja un comentario

Los niños en las calamidades actuales. Papa Francisco

“Hay gente que muere porque se arrojan bombas como caramelos”

En Santa Marta, el Papa acusó el dramatismo de estos tiempos semejantes «a los del diluvio», afirmando que «Dios sufre» ante los pobres y los débiles que pagan la factura de las guerras

El Papa Francisco a Santa Marta

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/02/2019
Ultima modifica il 19/02/2019 alle ore 13:33
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

Niños soldado, hombres y mujeres torturados y perseguidos. Pobres, hambrientos, huérfanos. Guerras y bombas arrojadas como caramelos. Qué feo escenario presenta el mundo de hoy. «Yo no creo que nuestros tiempos sean mejores que los del diluvio, no lo creo: las calamidades son más o menos las mismas, las víctimas son más o menos las mismas», afirmó Francisco en la misa matutina de Santa Marta de hoy.

EL Papa sigue sacudiendo el corazón de los creyentes y en su homilía, según indicó Vatican News, exhortó a «pedir la gracia de llorar ante las calamidades del mundo, ante los perseguidos». La indiferencia, la costumbre, son, efectivamente, peligros graves ante los dramas que se viven en algunas zonas del mundo. Ante ellos «Dios sufre», afirmó el Pontífice. «Es un Dios que tiene sentimientos, no es abstracto», no un Dios de puras ideas, sino un Dios que «sufre», que es capaz «de enojarse, de dolerse, pero sobre todo de ser hermano con los hermanos, padre con los hijos».

«Nuestro Dios nos ama con el corazón –insistió el Papa–, no nos ama con las ideas. Y, cuando nos acaricia, nos acaricia con el corazón y cuando nos apalea, como un buen padre, nos apalea con el corazón, sufre más Él que nosotros». Y «si Él es capaz de dolerse con el corazón, también nosotros –añadió– seremos capaces de dolernos».

¿Cómo no hacerlo en estos tiempos de hoy, que no son diferentes de los del diluvio universal? «Está la gran calamidad del diluvio, está la gran calamidad de las guerras de hoy, en las que la factura de la fiesta la pagan los débiles, los pobres, los niños, los que no tienen recursos para salir adelante», acusó el obispo de Roma. «Están los problemas, las calamidades del mundo, los pobres, los niños, los hambrientos, los perseguidos, los torturados, la gente muere en la guerra porque arrojan las bombas como si fueran caramelos».

«Yo no creo que nuestros tiempos sean mejores de los del diluvio», insistió Francisco, «las calamidades son más o menos las mismas, las víctimas son más o menos las mismas. Pensemos, por ejemplo, en los más débiles, los niños. La cantidad de niños hambrientos, de niños sin educación: no pueden crecer en paz. Sin padres, porque han sido masacrados por las guerras… Niños soldado… Solo pensemos en esos niños».

Y, pensando en ellos, invitó a pedir la gracia de «un corazón que se parezca al corazón de Dios». Seguros de que el Señor está «dolido», acercándonos a Él diciendo: «Señor, mira estas cosas, yo te comprendo». Consolemos al Señor: «Yo te comprendo y te acompaño en la oración», en la obra de intercesión por todas estas calamidades que son «fruto del diablo que quiere destruir la obra de Dios».


Deja un comentario

Qué cabe esperar de la cumbre de la iglesia sobre la defensa de los menores

Cumbre sobre abusos en Vaticano: “el silencio no es ya aceptable”

Inicia una semana clave en el pontificado de Francisco con una nutrida conferencia de presentación de la cumbre sobre los abusos contra menores que reunirá, por instancias del Papa, a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo

Cumbre sobre abusos en Vaticano: “el silencio no es ya aceptable”

Pubblicato il 18/02/2019
Ultima modifica il 18/02/2019 alle ore 19:52
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“El silencio ya no es aceptable, sea en forma de omertà o síndrome de negación. Debemos alejarnos de cualquier complicidad o código de silencio”. Son las palabras clave de una semana clave en el pontificado de Francisco. Las pronunció el arzobispo maltés Charles Scicluna, al presentar la cumbre sobre los abusos sexuales contra menores convocada por el Papa del 21 al 24 de febrero. Una cita que reunirá a 190 clérigos de los cinco continentes. Al presentar los detalles, Scicluna fue categórico: “No abandonaremos jamás la defensa de los inocentes. Yo no cederé nunca, siempre lo volveré a intentar”.

Ante una sala de prensa del Vaticano repleta, con la atención por las nubes, la mañana de este lunes 18 de febrero comparecieron ante la prensa internacional los organizadores del “Encuentro para la tutela de los menores en la Iglesia”: el cardenal arzobispo de Chicago, Blase Cupich; el moderador y presidente de la Fundación Ratzinger, Federico Lombardi; el presidente del Centro para el Cuidado de los Menores de la Universidad Gregoriana, Hans Zollner, y el propio Scicluna.

Cupich y Scicluna marcaron el tono. Aunque los anticipó Alessandro Gisotti, director de la sala de prensa vaticana. “Se necesita el empeño de todos para mirar a la cara a este monstruo”, precisó en una peculiar declaración introductoria. Agradeció a las víctimas “por su coraje” y ratificó la voluntad de la Santa Sede por lograr que la Iglesia católica se convierta en una “casa acogedora” para todos los niños. “Por nuestros hijos”, remató.

“Nos reunimos porque queremos ser conscientes sobre la importancia de la tutela de los menores, de nuestra responsabilidad como pastores”, explicó Scicluna. “No podemos actuar solos, necesitamos ayuda”, agregó. Y recordó que la cumbre girará en torno a tres ejes: “responsabilidad, rendición de cuentas y transparencia”.

Reconoció que la negación es “una reacción primitiva” que debe quedar en el pasado, y por eso se eligió a la transparencia como uno de los aspectos fundamentales de la cita, porque existe la necesidad de “romper el código de silencio”. “Debemos afrontar los hechos, sólo esto nos traerá solución”, insistió.

Por más de 10 años, el ahora arzobispo de Malta fue el fiscal del Vaticano para los delitos graves de los sacerdotes (delicta graviora). En ese tiempo desarrolló un particular sentido de realismo y se convirtió en uno de los hombres más respetados, por su seriedad a la hora de afrontar los más escabrosos procesos canónicos contra pederastas de diversas latitudes.

Tras un sorpresivo exilio en tiempos del Papa Benedicto XVI, poco a poco Francisco ha forjado su regreso a la Curia Romana. Con esa autoridad moral, sin dudas ni estridencias, Scicluna reconoció este día que existe un sistema que ha permitido el encubrimiento de los abusos en la Iglesia y que, para desmontarlo, se requiere el compromiso del liderazgo mundial de la misma Iglesia. Por eso, continuó, juntar a un grupo representativo de los líderes eclesiásticos del orbe en un mismo salón y con el Papa “es ya un paso muy importante”.

Ni Scicluna, ni Cupich destilaron exagerado optimismo. Respondieron desde la sobriedad y advirtieron, varias veces, que ir a fondo en este problema lleva su tiempo. Empero, el cardenal arzobispo de Chicago consideró que después de la cumbre de esta semana iniciará una “nueva etapa” en materia de transparencia, un “punto de quiebre”. “No podemos decir que se acabarán los abusos en el mundo y en la Iglesia, pero sí que este problema será nuestra prioridad”, garantizó.

“Es importante que se entienda que el Papa quiere indicar a todos los obispos el hecho que deben asumirse la propia responsabilidad. También hay que indicar los pasos concretos, porque se requiere tener en cuenta lo que se debe hacer. Los obispos deben ahora entender cuáles son las responsabilidad y asumirlas, y esta es la ocasión para tener las ideas claras”, apuntó Cupich.

Además reveló que el Papa Francisco ha seguido de cerca los detalles de la cumbre. “Quiere que nos concentremos en los niños, en dar voz a los que no tienen voz. Si realizamos bien este trabajo, nos ayudará a solucionar otros problemas en la Iglesia”, continuó.

Tanto él como Scicluna aclararon que, en la reunión, no habrá distracciones del tema ya establecido. Se tratará sobre la salvaguardia de los niños y punto. Los abusos sobre mujeres consagradas, sobre adultos vulnerables, la sexualidad en los seminarios y la homosexualidad en el clero no centrarán la atención. Aunque se trata de asuntos de estricta actualidad. Con escándalos a la orden del día.

“Se compartirán buenas prácticas y se ayudará a los obispos a enfrentar situaciones distintas. No queremos subestimar las otras problemáticas, pero si hacemos bien nuestro trabajo seguramente habrá un efecto benéfico en otras cuestiones”, continuó el arzobispo maltés.

Para el pastor de Chicago, el objetivo principal es que los obispos asuman todos su propia responsabilidad, no sólo los presidentes de las conferencias episcopales que estarán presentes en Roma. Por eso destacó la importancia de una amplia cobertura mediática a la cumbre, ya que eso ayudará a que el mensaje llegue a toda la Iglesia.

Los detalles logísticos de la cumbre fueron explicados por Federico Lombardi, quien fungirá como moderador. Cada día comenzará con las oraciones de la mañana y seguirá con conferencias brindadas por cardenales o personalidades diversas, entre ellas tres mujeres. Cada tarde estará dedicada a trabajos por grupos lingüísticos (cuatro en inglés, tres en español, dos en italiano y en francés). La tarde-noche del sábado está prevista una ceremonia penitencial en la Sala Regia del Palacio Apostólico Vaticano y el domingo una misa en el mismo lugar, con un discurso conclusivo pronunciado por Francisco.

Un espacio estará reservado a las víctimas, procedentes de diversos países. Al inicio del primer día de sesiones se proyectará un video en el aula y en otros momentos se escucharán testimonios adicionales, de personas presentes. Pero no se conocerán los nombres de quienes tomarán la palabra, “por respeto a su voluntad de no ser publicitados”, aclaró Lombardi.

Los organizadores otorgaron gran importancia al “follow up”, es decir al monitoreo y al seguimiento de los trabajos de estos días. Porque, como explicó Scicluna, resulta poco realista esperar que en pocos días se obtengan resultados definitivos. De ahí el llamado del Papa a no exagerar en las expectativas sobre la cumbre.

Lo resumió categórico: “Mayores son las expectativas, mayor es la frustración. No se pueden resolver todos los problemas en tres días, sería una expectativa irracional. Si, al contrario, esperamos el seguimiento después del encuentro, la expectativa se vuelve razonable”.


Deja un comentario

Se agrava el drama de los niños víctimas de la violencia y las guerras.

Más de 10 mil niños han sido asesinados o mutilados debido a los bombardeos durante los conflictos ocurridos en 2017. Más de 10 mil niños han sido asesinados o mutilados debido a los bombardeos durante los conflictos ocurridos en 2017.  

420 millones de niños sufren la guerra y más de 10 mil han sido asesinados o mutilados

Según el último informe Safe the Childen, 420 millones de niños – uno de cada cinco en el mundo – viven en zonas de conflicto y son atacados todos los días porque los grupos armados y las fuerzas militares violan las leyes y tratados internacionales.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

“Mamá y papá están quemados. Están muertos. Estamos todos muertos”. Son las declaraciones de la pequeña Wafa de 4 años de edad y su hermana Shaida de 2 años, heridas brutalmente por un ataque aéreo en la ciudad portuaria de Hodeida en Yemen en junio del año pasado. Sus padres murieron y tuvieron que someterse a numerosas operaciones para extraer los fragmentos de las bombas que golpearon contra su casa. Wafa tiene una cicatriz de 15 centímetros en el cráneo. Lo que Wafa y Shaida experimentaron es sólo uno de los varios ataques aéreos dirigidos contra civiles en Yemen. Y al igual que ellas, 420 millones de niños – uno de cada cinco en el mundo – viven en zonas de conflicto, de ellos, más de 10 mil han sido asesinados o mutilados debido a los bombardeos y al menos 100 mil recién nacidos pierden la vida cada año debido a causas directas e indirectas de las guerras. Son algunos de los datos presentados hoy por Save the Children en su último informe, que lleva el nombre de su nueva campaña “#NoALaGuerraContraLaInfancia“: un fuerte llamado de la Organización que, con motivo de su centenario, denuncia el deterioro de las condiciones de vida de los más pequeños en muchas zonas de conflicto.

“Toda guerra es una guerra contra los niños”, dijo Eglantyne Jebb, fundadora de Save the Children hace cien años, y hoy es más verdadero que nunca, pues, según informa la organización, unos 4,5 millones de niños han corrido el riesgo de morir de hambre en 2018 en los diez peores países en conflicto: Afganistán, Yemen, Sudán del Sur, República Centroafricana, República Democrática del Congo (RDC), Siria, Irak, Mali, Nigeria y Somalia y las violaciones de los derechos de los niños en estas áreas se han triplicado desde 2010 hasta la fecha. Valerio Neri, Director General de Save the Children ha asegurado que “los niños son atacados todos los días, porque los grupos armados y las fuerzas militares violan las leyes y tratados internacionales”. Millones de niños son golpeados por la calle, bombardeados mientras están en la escuela: son niños y niñas a quienes se les niega la infancia. Se quedan huérfanos, sin casa, sin sus seres queridos” puntualizando que todo esto es “inaceptable”.

Las 6 violaciones contra niños en conflictos

Según un análisis de Save the Children basado en los informes de la ONU, el número de violaciones a los derechos de los niños en 2017 fue de 25 mil, el número más alto registrado hasta ahora. A continuación, las 6 violaciones más graves contra sus derechos identificadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el año 2017:

–      Asesinatos y mutilaciones (más de 10,000 niños han sido asesinados o mutilados en 2017. Solo en Afganistán hubo más de 3 mil, la mayoría debido a minas y artefactos explosivos sin detonar o incluso a accidentes debido al transporte de bombas y explosivos por parte de niños).
–      Reclutamiento y uso de niños soldados (con aumentos significativos en países como la República Centroafricana o la República Democrática del Congo).
–      Violencia sexual (con datos particularmente alarmantes de Siria y Myanmar).
–      Secuestros (en 2017 los casos registrados son un total de 2.556 casos, 1.600 de los cuales solo en Somalia por Al Shaabab).
–      Ataques a escuelas y hospitales (hubo 1.432 ataques a escuelas, la mayoría de los cuales ocurrieron en Siria y Yemen). Los conflictos involucran cada vez más a los centros urbanos y el campo de batalla no está definido, afectando a los hogares y escuelas de primera línea donde viven los niños, que se convierten en el objetivo de ataques indiscriminados como Mosul en Irak, o Mogadishu en Somalia.
–      Denegación del acceso a la ayuda humanitaria (hay más de 1.500 casos en los que se ha impedido el acceso a la ayuda en zonas de conflicto).


Deja un comentario

Urge terminar con el matrimonio infantil

Si no se toman medidas, 150 millones de niñas se casarán tempranamente para 2030

UNICEF/Noorani
Dos niñas vendidas por traficantes para matrimonio se maquillan en Bangladesh.

14 Febrero 2019

En promedio, decenas de miles de niñas son obligadas a casarse cada día, con terrible consecuencias físicas y psicológicas. A los varones también se les obliga, interfiriendo con su desarrollo normal y sus posibilidades de recibir una educación. En el Día de San Valentín, la ONU recuerda que esta práctica no tiene nada que ver con el amor.

Más de 650 millones de niñas y mujeres que viven en el mundo se casaron antes de cumplir los 18 años, y unos doce millones más lo harán en 2019, a menos que se tomen medidas, ha advertido el Fondo de Población de la ONU en el día de San Valentín.

El UNFPA ha reunido las historias de muchas niñas que le han dicho “no” al matrimonio infantil, que es una violación a los derechos humanos y muchas veces se produce por situaciones de vulnerabilidad.

Las uniones tempranas también ponen en peligro la salud de las niñas y torna incierto su futuro, pero cuando las mujeres son empoderadas para luchar, para negarse o escapar del matrimonio infantil, no hay límites para sus aspiraciones.

Jóvenes que dijeron no

“Crecí en una zona rural en Kenya, donde la tradición indicaba que las niñas debían someterse a la mutilación genital femenina en preparación para el matrimonio a edad temprana, pero en mi caso, escapé del matrimonio infantil y luché por mi educación”, asegura Kakenya Ntaiya, quien ahora se convirtió en asesora de jóvenes para el UNFPA y fundó un grupo de empoderamiento de niñas.

Escapé del matrimonio infantil y luché por mi educación.

Las niñas casadas suelen abandonar la escuela, aun cuando educarlas puede ayudar a romper el ciclo de la pobreza.

El Fondo cuenta también la historia de Elaf, quien tenía dos hermanas adolescentes que abandonaron su formación luego de casarse. “Ambas desearían no haberse casado tan jóvenes. Mi sueño era ser farmacéutica, así que cuando mi padre decidió que debía casarme a los 15 años, me negué”, cuenta la ahora estudiante de 26 años.

© UNFPA Georgia/Dina Oganova
A Chinara Kojaeva sus padres intentaron casarla a los quince años.

El matrimonio y el embarazo adolescente

Otra razón común del matrimonio infantil es el embarazo adolescente como fue el caso de Poni Helen en Sudán del Sur: “Mis padres querían que me casara cuando quedé embarazada a los 16 años. Los desafié porque quería terminar la escuela, pero no me apoyaron, así que trabajé y fui a la escuela. Hoy tengo 23 años y estudio Derecho mientras crío a mi hijo de seis años”, cuenta.

El matrimonio infantil es muchas veces un precursor del embarazo adolescente también. Según el UNFPA, en los países en desarrollo, 9 de cada 10 partos de adolescentes se producen entre niñas que ya están casadas.

Estos partos además plantean graves riesgos para la salud de las niñas cuyos cuerpos no están suficientemente desarrollados para la maternidad. A nivel mundial las complicaciones del embarazo y el parto son la principal causa de muerte en niñas adolescente.

A veces, los daños pueden ser también emocionales, agravados por la exposición de las niñas a la violencia. Freshta, en Afganistán, sufrió una grave enfermedad mental después del parto tras casarse a los 12 años, con un hombre de 60. “Quedé embarazada y di a luz. No me dejó ver a mi bebé, abrazarlo, besarlo ni alimentarlo”, explicó a UNFPA.

La pobreza, otro factor de riesgo

Las familias suelen recurrir al matrimonio infantil porque lo ven como la única opción de una niña, una creencia fundada en la pobreza, la inseguridad y la desigualdad de género.

Los padres tienden a pensar que las niñas no tienen futuro si no se casan.

“En mi ciudad natal se obliga a muchas niñas a contraer matrimonio. Los padres tienden a pensar que las niñas no tienen futuro si no se casan”, explica Hayat Outemma al UNFPA en Marruecos. “Soy muy afortunada porque pude terminar la escuela. Ahora soy maestra y activista social, y trabajo para cambiar la mentalidad sobre la educación de las niñas y el matrimonio infantil”.

Las niñas sometidas a este tipo de matrimonio son extremadamente vulnerables. Pueden estar expuestas a violencia, y a menudo no pueden defender sus derechos ni satisfacer sus necesidades.

“A los 15 años dejé de asistir a la escuela para casarme con un sargento del ejército 20 años mayor que yo”, declara Chipasha, hoy en día defensora de niñas en Zambia. “Mi esposo abusó de mí… incluso cuando estaba embarazada de su hijo”.

UNFPA Asma Akter
La madre de Faizah se casó muy joven y sufrió consecuencias mentales y físicas.

A los niños también les pasa

Los matrimonios infantiles ocurren en todo el mundo, en todo tipo de comunidades y religiones. Los varones pueden casarse, y se casan, siendo niños.

Según cifras del UNFPA, uno de cada 25 niños, o el 3,8%, contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años.

“Era un niño”, explicó recientemente un hombre joven del Yemen a UNFPA acerca de casarse a los 16 años. Su esposa tenía 13 años. “No pude tomar mis propias decisiones”, explicó. “Mi padre me ordenó casarme y me casé”.

El matrimonio temprano impone a los niños y niñas las responsabilidades de los adultos antes de que estén preparados.

En Georgia, los padres de Chinara Kojaeva intentaron casarla con solo 15 años. “Me puse en contacto con la policía, y más tarde mis padres me prometieron que me permitirían recibir instrucción y no casarme hasta que cumpliera 18 años”. Pero cuando tenía 17 años, intentaron nuevamente obligarla a contraer matrimonio. Ella lo denunció a las autoridades y se mudó a un refugio. Allí Chinara asiste a clases y aprende a pintar y a boxear. “Aquí empecé una nueva vida”, sostiene.

En algunas regiones prevalece más que en otras

En África Subsahariana el problema es tan grave como que el 38% de las niñas se han casado durante su infancia. Esto incluye, el 70% de las niñas de Níger, el 68% de las de la República Centroafricana y el 67% de las menores de Chad.

Por su parte, América Latina y el Caribe es la única región del planeta en la que los matrimonios infantiles no han disminuido en la última década. Todavía en promedio un 25 % de las mujeres jóvenes se han casado antes de los 18 mientras en otras zonas del mundo se han registrado disminuciones significativas.

Sí es posible eliminar el matrimonio infantil

Según cifras de UNICEF, en la última década se han logrado evitar 25 millones de matrimonios infantiles. En ese periodo de tiempo, la mayor disminución de la prevalencia de las uniones tempranas se ha registrado en Asia Meridional donde se ha reducido hasta en un 50%.

Sin embargo, es necesario acelerar el proceso, o de lo contrario, para 2030 otros 150 millones de niñas más se casarán antes de cumplir los 18 años.

El Fondo de Población asegura que los programas para poner fin al matrimonio infantil están marcando una diferencia, previniendo estas bodas y liberando a las niñas de las uniones no deseadas.

Al crecer no me di cuenta de que a muchas niñas se les niega la instrucción y se las fuerza a casarse precozmente.

El Programa Mundial para Poner Fin al Matrimonio Infantil, del UNFPA-UNICEF, está llegando a millones de niñas y miembros de la comunidad con información y servicios.

“Al crecer no me di cuenta de que a muchas niñas se les niega la instrucción y se las fuerza a casarse precozmente. Tuve la suerte de recibir una educación que me abrió las puertas”, afirma Marie-Claude Bibeau, ministra de Desarrollo Internacional de Canadá. El Gobierno de Canadá es uno de los principales promotores del Programa Mundial. “Todos debemos trabajar incansablemente para ayudar a las niñas y mujeres jóvenes a superar las barreras a sus derechos y desarrollo para que puedan alcanzar su máximo potencial”.

Mujeres y niñas de todo el mundo están compartiendo sus historias en el sitio internet de esta agencia para contar qué pasó cuando se atrevieron a decir no, puedes leerlas aquí.


Deja un comentario

Filipinas; seria advertencia de AMN:INT. ante la posibilidad de reducir a los 12 años la edad penal.

Filipinas: La reducción de la edad penal a 12 años pondrá “en peligro las vidas de niños y niñas”

En respuesta a la noticia de que el Senado de Filipinas podría votar a favor de reducir la edad de responsabilidad penal a 12 años, el director general de Operaciones Globales de Amnistía Internacional Minar Pimple ha declarado:

De aprobarse, esta regresiva ley pondrá en peligro las vidas de niños y niñas en lugar de reducir la delincuencia. No olvidemos que la denominada ‘guerra contra las drogas’ —en cuyo nombre se redactó esta ley— es una guerra despiadada contra los pobres que ya se ha cobrado decenas de miles de vidas, incluidas las de niños y niñas.”

“Hoy el gobierno adopta otra medida dura que abre la puerta al enjuiciamiento penal de niños y niñas de corta edad, incluso por delitos de drogas. En un clima en el que la policía ejerce de juez, jurado y, literalmente, de ejecutor, este proyecto de ley podría permitir más abusos de poder.”

“Las autoridades de Filipinas sostienen que el proyecto de ley tiene por objeto rehabilitar a los niños. Si así fuera, se centrarían en cumplir con sus obligaciones conforme a lo dispuesto en la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño y en la legislación existente sobre el bienestar de los menores de edad. El Senado de Filipinas debería rechazar este proyecto de ley extremadamente peligroso.”

Información complementaria

Durante la campaña electoral de 2016, el presidente de Filipinas Rodrigo Duterte prometió tomar medidas contundentes contra la delincuencia. Como parte de esa promesa, se comprometió a reducir la edad de responsabilidad penal, lo que ha suscitado la condena generalizada de las organizaciones de derechos de la infancia y de la comunidad internacional, incluida la ONU.

Durante el examen del historial de Filipinas en materia de derechos humanos ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el 8 de mayo de 2017, numerosos Estados instaron a las autoridades filipinas a abstenerse de reducir la mayoría de edad penal y, en lugar de ello, garantizar la plena aplicación de la Ley de Justicia y Bienestar de Menores de 2006.

El 28 de enero de 2019, la Cámara de Representantes aprobó, en su tercera y última lectura, un proyecto de ley para reducir de 15 a 12 años la edad mínima para la responsabilidad penal. El Senado está elaborando su propia versión del proyecto de ley.

De ser aprobada por el Congreso, la legislación propuesta modificaría la Ley de la República núm.10630, que establece la mayoría de edad penal en 15 años. Actualmente, en Filipinas, los niños y niñas menores de 15 años están exentos de responsabilidad penal, pero sujetos a la intervención del gobierno en virtud de la Ley de Justicia y Bienestar de Menores de 2006. Dicha ley tiene en cuenta el interés de los menores en conflicto con la ley, incluida su necesidad de adecuada protección, rehabilitación y reinserción en la sociedad.