Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Grandes progresos en la vacunación de niños en el mundo según OMS y UNICEF

Nueve de cada diez niños de todo el mundo recibieron vacunas en 2017

Gavi Alliance/Duncan Graham-Rowe
Campaña de vacunación en Mtendera, Zambia.

17 Julio 2018

Alrededor de 123 millones de niños en todo el mundo, 9 de cada 10, recibieron al menos una dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina en 2017, protegiéndoles de estas enfermedades infecciosas que pueden causar discapacidad o la muerte, de acuerdo con las estimaciones más recientes de inmunización de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.

Sin duda, la inmunización es un elemento fundamental de la sólida atención primaria de salud y la cobertura universal de salud proporciona un punto de contacto para la atención médica al comienzo de la vida, según la Organización Mundial de la Salud, que ofrece a todos los niños la oportunidad de una vida sana desde el principio.

Desde 2015, el porcentaje de niños que recibieron su ciclo completo de tres dosis de inmunización rutinaria contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3) se mantiene en el 85 por ciento (116,2 millones de lactantes).

Aunque la cobertura de inmunización global contra las tres dolencias se mantiene en el 85 por ciento debido al crecimiento de la población mundial, es importante destacar que 4,6 millones de niños adicionales se han vacunado contra esas enfermedades a nivel mundial en 2017 en comparación con 2010.

También es importante señalar que, aunque la cobertura en la región africana se mantiene en el 72 por ciento desde 2010 para estas enfermedades, el crecimiento de la población regional significó que, para mantener el mismo nivel de cobertura, alrededor de 3,2 millones más de niños tuvieron que ser vacunados en 2017.

Hacia la cobertura universal

Sin embargo, para lograr la cobertura universal de inmunización, se estima que 20 millones de niños adicionales deben vacunarse con estas tres enfermedades, 45 millones necesitan vacunarse con una segunda dosis de vacuna contra el sarampión y 76 millones más  han de ser inmunizados con 3 dosis de vacuna conjugada neumológica.

De los 19,9 millones de niños que no están totalmente vacunados con DTP3, casi 8 millones (40 por ciento) viven en entornos frágiles o que necesitan ayuda humanitaria, incluidos los que residen en países afectados por las guerras. Aproximadamente 5,6 millones de ellos viven en solo tres países: Afganistán, Nigeria y Pakistán, donde el acceso a los servicios de inmunización rutinaria es fundamental para lograr y mantener la erradicación de la poliomielitis.

En 2017, diez países tenían DTP3 o una dosis de la vacuna contra el sarampión (MCV1) inferior al 50 por ciento: Angola, República Centroafricana, Chad, Guinea Ecuatorial, Guinea, Nigeria, Somalia, Sudán del Sur, República Árabe Siria y Ucrania.

Niveles de cobertura de inmunización global

Mundialmente, el 85 por ciento de los niños han sido vacunados con la primera dosis de la vacuna contra el sarampión en su primer año de vida a través de los servicios de salud regular y el 67 por ciento con una segunda dosis.

Casi 170 países han incluido una segunda dosis de la vacuna contra el sarampión como parte de su calendario de vacunación rutinaria. Sin embargo, los niveles de cobertura siguen siendo muy inferiores 95 por ciento de la cobertura de vacunación contra el sarampión recomendada por la Organización Mundial de la Salud para prevenir brotes, prevenir muertes y alcanzar objetivos regionales de eliminación la enfermedad.

Además, 162 países ahora usan vacunas contra la rubéola y la cobertura mundial aumentó del 35 por ciento en 2010 al 52 por ciento en 2017, lo que representa 25 millones de niños vacunados en 2017 en comparación con 2010. Este es un gran paso para reducir la incidencia del síndrome de rubéola congénita, afección devastadora que provoca abortos espontáneos, discapacidad auditiva, defectos cardíacos congénitos y ceguera, entre otras discapacidades de por vida.

Las vacunas recientemente disponibles se están agregando como parte del paquete de vacunación que salvan vidas, como aquellas para proteger contra la meningitis, la malaria y hasta el Ébola.

El virus del papiloma humano (VPH) es la infección viral más común en el tracto reproductivo y puede causar cáncer de cuello uterino, otros tipos de cáncer y verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres. En 2017, la vacuna contra el VPH se introdujo en 80 países.

Por otro lado, las vacunas para prevenir contra las principales enfermedades que causan la muerte de niños como el rotavirus, una enfermedad que provoca diarrea infantil severa, y la neumonía existen desde hace más de una década.

Pero el uso de las vacunas conjugadas contra el rotavirus y el neumococo (PCV, por sus siglas en inglés) va a la zaga. En 2017, la cobertura global fue de solo el 28 por ciento para rotavirus y el 44 por ciento para el neumococo. La vacunación contra estas dos enfermedades tiene el potencial de reducir sustancialmente las muertes de niños menores de 5 años, una meta que se encuentra en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Recopilación de datos

La Organización Mundial de la Salud y UNICEF siguen recopilando datos desglosados ​​sobre la cobertura de inmunización a nivel subnacional.

De los 194 países informantes, 141 informaron sobre la cobertura subnacional, cubriendo cerca de 24.000 distritos y aproximadamente dos tercios de la población infantil mundial. Estos datos ayudarán a arrojar más luz sobre las disparidades geográficas en el acceso a las vacunas.

Los países deben continuar fortaleciendo sus sistemas de salud al agregar nuevas vacunas a sus programas nacionales de inmunización. También es crucial que los países se aseguren de que todos los niños tengan acceso a la vacunación y completen totalmente su serie de vacunación recomendada.

Lograr una cobertura alta y equitativa requiere acciones específicas a nivel subnacional y garantizar el acceso a la vacunación para las poblaciones vulnerables. Tanto la Organizción Mundial para la salud como UNICEF siguen intensificando sus esfuerzos para ayudar a los países a mejorar la calidad y el uso de los datos de cobertura a nivel subnacional a fin de adoptar medidas para lograr una cobertura de inmunización alta y equitativa.

Anuncios


Deja un comentario

ONU intenta explorar la situación de los niños migrantes detenidos en USA

UNICEF/Adriana Zehbrauskas
Una refugiada hondureña junto a su pequeña de cuatro meses en un albergue de México. La ola de refugiados y niños migrantes desde Centroamérica a Estados Unidos no para, a pesar de los peligros del viaje.

12 Julio 2018

Felipe González Morales recuerda que la ONU ha señalado en numerosas ocasiones que se viola el derecho internacional al detener a menores por razones migratorias. En su opinión, la inmigración ilegal nunca debería ser considerada un delito y la detención solo puede plantearse solo como un último recurso en el caso de los adultos y nunca para los niños.

El relator especial para los derechos de los migrantes*, Felipe González Morales*, ha pedido al Gobierno de Estados Unidos visitar el país para comprobar las condiciones en las que se encuentran los inmigrantes detenidos.

“Espero una respuesta positiva y poder ver tanto la situación de los niños detenidos, como en general de los migrantes, publicar un informe al respecto e informar al Consejo de Derechos Humanos”, explica en una entrevista con Noticias ONU.

González considera “muy grave” la separación de los niños de sus familias. “Organismos de Naciones Unidas y regionales han señalado en muchas ocasiones que se viola el derecho internacional cuando se practica la detención de niños y niñas por razones migratorias”, explica y además “no produce el efecto disuasorio que el Estado quiere que tenga”

Alrededor de 3000 menores fueron separados de sus padres desde que el pasado mes de abril, el Gobierno de Estados Unidos decidiera adoptar una política de “tolerancia cero” contra las personas que entraban al país de forma ilegal por la frontera de México. La medida fue suspendida a mediados del pasado mes de junio.

No se justifica la detención de niños por razones migratorias”, dice González.  “Son personas que no han cometido ningún delito y a las cuales se encarcela”. El relator usa ese término intencionadamente. “Es la palabra que hay que usar. Se usan otras, aseguramiento, hospedaje, alojamiento, pero hay una privación de libertad, una detención”.

En un comunicado publicado junto a otros expertos en derechos humanos, se asegura que la detención “es una clara violación de los derechos de los niños y causa un daño irreparable que puede equivaler a torturas”.

González visitó centros de detención de menores en Estados Unidos en su etapa como relator en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y antes de que, en 2009, se terminara con esta práctica que luego se recuperó en 2013.

“Son realmente muy parecidos a las cárceles donde están los adultos”, explica. “Quedan lejos de las ciudades, con lo que se limita la provisión de servicios legales y dificulta que los cónsules puedan visitar a los niños y comprobar las condiciones”.

Los inmigrantes no son delincuentes

Para el relator, la inmigración ilegal nunca debería ser considerada un delito y la detención solo puede plantearse solo como un último recurso en el caso de los adultos y nunca para los niños.

Un juez federal estadounidense determinó a finales del mes pasado que la Administración debía reunificar a las familias y dio 14 días de plazo para cumplir con la sentencia en el caso de los menores de 5 años y 30 días para aquellos que sean mayores de esa edad.

Cuando se cumplió el plazo, a las 00.01 hora local de la noche del martes al miércoles, 38 de los 102 niños menores de cinco años habían sido entregados a sus padres. Según informaciones de prensa, las autoridades no han entregado a los 64 restantes debido a la imposibilidad comprobar la relación de parentesco a tiempo. “Estados Unidos tiene que solucionar cada uno de los casos. La situación es sumamente grave”, señala el relator.

 

Huyendo de la violencia

La mayoría de estas familias provienen de Guatemala, El Salvador y Honduras. Los datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indican que un 58% de los niños centroamericanos que llegan a Estados Unidos están huyendo por miedo a ser reclutados en grupos armados o a ser víctimas de extorsión, violencia y amenazas de muerte contra ellos y sus familias.

“Muchas de estas personas podrían calificar como solicitantes de asilo”, explica González, que añade que hay otras fórmulas de protección internacional para los que no entraran en esa categoría. El principio de no devolución, por el que no se puede enviar a una persona a su país o a un tercero si va a estar en peligro, “aparece de forma explícita en la Convención contra la Tortura que Estados Unidos ratificó hace varias décadas”.

El relator también ve problemático el tratamiento judicial a los indocumentados.

En Estados Unidos, explica, muchos inmigrantes solo tienen acceso a jueces migratorios, que no pertenecen al poder judicial, sino que dependen del Fiscal General, que es parte del ejecutivo, con lo que “no tienen el mismo grado de independencia”.

Algunos casos llegan al sistema judicial, pero es “una tarea trabajosa”, sobre todo si se carece de representación de un abogado. Las cifras que maneja González indican que un solicitante de asilo tiene tres veces más probabilidades de conseguirlo si tiene un abogado. Muchos menores comparecen solos frente a las cortes de inmigración, algo que no es nuevo, pero sí lo es que los convocados a las audiencias sean niños de tan corta edad como uno, dos o tres años.

La mayoría de los padres de estos niños serán liberados en Estados Unidos, aunque algunos ya han sido deportados. Es probable que se les pida a los adultos portar tobilleras de rastreo mientras sus casos son revisados por un tribunal, un proceso que puede durar años en los que permanecerán indocumentados.

“La única manera de hacerse cargo de la situación de manera apropiada es mediante un proceso de regularización. Lo otro es taparse los ojos con las manos”, asegura el relator.

Pacto Mundial sobre Migración

La regularización de los indocumentados es uno de los puntos en el espíritu del Pacto Mundial sobre Migración, que se ultima esta semana en la ONU.  Con la excepción de Estados Unidos, todos los Estados miembros de Naciones Unidas participan en este proceso, que es el primer gran intento de gestionar los flujos migratorios a escala internacional.

El Pacto, que no es vinculante, se adoptará por aclamación y no será necesario que cada Estado lo lleve al Congreso para ratificarlo. “El día de mañana Estados Unidos se podría adherir a él de manera informal. Estados Unidos no queda excluido para siempre del Pacto Mundial”, explica González.

 

*Felipe González Morales es el relator especial sobre Derechos Humanos de los Migrantes de Naciones Unidas.

*Los relatores especiales y expertos independientes forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos de investigación y monitoreo del Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su labor. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual. Más información aquí.

Entrevista: Beatriz Barral


Deja un comentario

Yemen: los niños y la guerra

Tres de cada cuatro niños de Sudán del Sur no conocen otra cosa que la guerra

UNICEF/Sebastian Rich
Dos niños liberados por grupos armados en Sudán del Sur en Yambio.

8 Julio 2018

Desde 2013, 2,6 millones de bebés han nacido en medio en la guerra y 300.000 niños están al borde de la muerte por desnutrición, reveló el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

“A medida que Sudán del Sur cumple siete años, una guerra aparentemente interminable continúa devastando las vidas de millones de niños”, dijo Henrietta H. Fore, directora ejecutiva de UNICEF que visitó Juba, Ganiyel y Bentiu a principios de este año.

El conflicto y el subdesarrollo han plagado el área durante décadas, dejando a sus niños sin educación, desnutridos y vulnerables a las enfermedades, el abuso y la explotación.

“Las partes del conflicto pueden y deben hacer más para recuperar la paz”, dijo Fore, “los niños de Sudán del Sur merecen algo mejor”.

A pesar de que 800 niños han sido liberados de los grupos armados desde el comienzo del año, se estima que otros 19.000 continúan sirviendo como combatientes, trabajadores y mensajeros y sufriendo abuso sexual.

Preocupantes cifras

La proporción de personas que no saben de dónde vendrá su próxima comida pasó del 35% en 2014 a casi el 60% en la actualidad, con algunas zonas del país a un paso de la hambruna, especialmente durante la temporada de escasez.

Las tasas de malnutrición están en niveles críticos, ya que más de un millón de niños están desnutridos, y de ellos 300.000 están al borde de la muerte.

Dado que una de cada tres escuelas fue destruida, ocupada o cerrada desde 2013, el conflicto también ha dejado a unos dos millones de niños sin educación. Actualmente Sudán del Sur ltiene la mayor cantidad de niños no escolarizados en el mundo.

Además, los esfuerzos para ayudar a quienes más lo necesitan se ven obstaculizados.

Desde que estalló la guerra, más de 100 trabajadores humanitarios han muerto, incluido un conductor de UNICEF la semana pasada.

Hacia la paz

La firma de un alto el fuego permanente entre las dos principales partes enfrentadas en Jartum el mes pasado fue un paso positivo, ofreciendo un destello de esperanza en lo que ha sido un proceso de paz incierto.

“Ahora contamos con el liderazgo y los comandantes para respetarlo y al mismo tiempo garantizar que los trabajadores humanitarios tengan acceso sin restricciones a quienes lo necesitan”, dijo Fore.

La jefa de UNICEF recordó que Sudán del Sur fue el primer país que visitó desde que asumió su cargo.

“Vi por mí mismo lo perjudicados que han sido los niños con la guerra. Simplemente no pueden soportar más”, concluyó.

 


Deja un comentario

Congo: niños con grave carencia de alimentación. al borde del hambre.

RD CONGO – Los obispos: se necesita una intervención en Kasai a favor de los 770.000 niños menores de 5 años en riesgo de padecer hambre

miércoles, 27 junio 2018obispos   grupos armados   desnutrición   caristía  

Kinshasa (Agencia Fides) – Más de 770.000 niños menores de cinco años sufren desnutrición severa en el centro de la República Democrática del Congo. Así lo denuncian los obispos de los Kasai, que reproducen las estadísticas recientemente publicadas por UNICEF. Los obispos hacen hincapié en que la inseguridad y la violencia vinculada al movimiento guerrillero Kamuina Nsapu han causado una grave crisis humanitaria en la zona.

Las diócesis afectadas son la archidiócesis de Kananga y las diócesis de Luiza, Luebo y una parte de la de Mweka. Durante sus visitas pastorales, los obispos locales han presenciado personalmente el drama humanitario y el grave estado de desnutrición de las poblaciones. “El fenómeno de la desnutrición es claramente visible en los territorios de Dibaya, Dimbelenge, en la ciudad de Kananga, así como en el territorio de Kazumba, entre la diócesis de Luisa y Luebo. En Kananga, varias parroquias acogen a niños desnutridos”, explica monseñor Marcel Madila, arzobispo de Kananga. Monseñor Madila ha lanzado un llamamiento para que se haga “una intervención urgente y masiva, porque está comenzando un período difícil, la estación seca. Si los niños no reciben asistencia ahora, corremos el riesgo de tener miles de muertes”.

El Focal Point del Kasai de Cáritas Congo está trabajando estrechamente con las 8 Cáritas diocesanas de la provincia eclesiástica de Kananga para preparar un plan de respuesta para esta crisis, cuyos efectos podrían ser peores que los de la epidemia de ébola. “La desnutrición es probable que crezca con el inicio de la estación seca, un período durante el cual por lo general hay una escasez de alimentos en las familias”, dijo Emmanuel Mbuna, coordinador nacional del Departamento de emergencias de Cáritas Congo.

Kamuina Nsapu es un líder tradicional del territorio de Dibaya, a 75 km al sureste de Kananga, la capital del centro de Kasai, asesinado el 12 de agosto de 2016, durante una operación militar llevada a cabo por las fuerzas de seguridad. Sus seguidores se organizaron en milicias y comenzaron a atacar no solo a los militares sino también a la población civil. El levantamiento también se ha extendido rápidamente a otras provincias vecinas, como Kasai Oriental, Kasai y Lomami, lo que ha provocado que huyan los habitantes de varias aldeas.
(L.M.) (Agencia Fides 27/6/2018)


Deja un comentario

Inadmisible la separación de los niños migrantes o refugiados respecto a sus padres

Los niños migrantes y refugiados deberían estar con sus padres

UNICEF/Ojeda.
Migrante hondureña con sus hermanos en ruta hacia Estados Unidos.

20 Junio 2018

Los líderes de las Naciones Unidas han expresado en los últimos días su profunda preocupación por el sufrimiento de los niños migrantes y refugiados. En las últimas semanas, se estima que cerca de 2000 niños se han visto forzados a separarse de sus familias en la frontera entre Estados Unidos y México. Este miércoles, 20 de junio, se conmemora el Día Mundial de los Refugiados.

En los últimos días, varios representantes de las Naciones Unidas han indicado que los niños refugiados no deberían ser separados de sus padres.

“La gente no pierde sus derechos humanos por cruzar una frontera sin visado. Me parece deplorable que tantos países hayan adoptado políticas para hacerse lo más inhóspitos posible, incrementando el sufrimiento de muchos de los que ya son vulnerables”, dijo el lunes el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Zeid Ra’ad Al Hussein expresó su gran preocupación por las políticas migratorias adoptadas en Estados Unidos y consideró “inadmisible” que un Estado intente disuadir a los padres de entrar indocumentados al país “cometiendo este abuso contra los niños” e instó a Estados Unidos “a poner fin inmediatamente a esta práctica”.

Por su parte, el Secretario General, António Guterres, sin citar a Estados Unidos, comentó, a través de su portavoz, que como principio “los refugiados y los migrantes deberían ser tratados siempre con respecto y dignidad. No se puede traumatizar a los niños separándolos de sus padres.

También la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Henrieta Fore, ha explicado que “detener a los niños y separarlos de sus familias afectan al desarrollo infantil a largo plazo”.

Como cada 20 de junio, este miércoles se conmemora el Día Mundial de los Refugiados y el Secretario General, António Guterres, ha dejado un mensaje en el que ha destacado que le preocupa “que cada vez haya más refugiados desprovistos de la protección que necesitan y a la que tienen derecho. Debemos restablecer la integridad del régimen internacional de protección. En el mundo actual, ninguna comunidad o países que ofrezca refugio seguro a las personas que huyen de la guerra o la persecución debería encontrarse sola o sin apoyo”.


Deja un comentario

Día mundial contra el trabajo infantil. OIT

Unos 73 millones de niños trabajan en condiciones peligrosas

OIM/Asrian Mirza
Los niños trabajan en la producción de comida en East Java, Indonesia.

12 Junio 2018

Los pequeños laboran arduamente en minas y campos, fábricas y hogares, expuestos a pesticidas y otras sustancias tóxicas, transportando cargas pesadas o trabajando largas horas. Muchos sufren consecuencias físicas y psicológicas y hasta sus propias vidas pueden estar en riesgo.

“Los niños son más vulnerables a los riesgos que los adultos. Se necesitan medidas urgentes para garantizar que ningún menor de 18 años participe en trabajos peligrosos”, declaró Guy Ryder, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

Este año la atención se centra en poner fin a los trabajos peligrosos y fomentar un empleo seguro y saludable para los jóvenes en edad laboral legal.

Alrededor de 73 millones de niños se encuentran endesempeñan trabajos de este tipo, casi la mitad de los 152 millones de menores de 5 a 17 años inmersos en la labor infantil. Estos niños trabajan arduamente en minas y campos, fábricas y hogares, expuestos a pesticidas y otras sustancias tóxicas, transportando cargas pesadas o trabajando largas horas. Muchos sufren consecuencias físicas y psicológicas para toda la vida.

Las consecuencias del trabajo infantil peligroso

OIM/Asrian Mirza

 

Un nuevo informe de la OIT dirigido a la eliminación urgente del trabajo infantil peligroso revela que ciertos riesgos ocupacionales, entre ellos la exposición al estrés psicológico y a los productos químicos de uso común, son aún más graves para los niños de lo que se pensaba.

Otro hallazgo clave es que la adolescencia, como un período de maduración física, puede comenzar más temprano y durar hasta mediados de los años veinte. Dentro de este período lapso prolongado de crecimiento, los niños (y los adultos jóvenes) se enfrentan a una serie de vulnerabilidades que requieren respuestas en la ley y en la práctica.

Además, el informe describe el vínculo crucial y mutuo entre la educación y la salud: la falta de educación aumenta el riesgo de resultados negativos en la salud del debido al trabajo y, a la inversa, la educación de calidad tiene efectos positivos y protectores en la salud de los niños trabajadores.

Aunque el número total de niños menores en trabajos peligrosos ha disminuido en los últimos años, el progreso se ha limitado a adolescentes. Entre 2012 y 2016, casi no hubo reducción en el número de niños de 5 a 11 años que laboran, y el número de pequeños en trabajos peligrosos aumentó.

La obligación de los Estados

Ningún niño menor de 18 años debe realizar trabajos peligrosos, según lo estipulado en los Convenios de la OIT sobre trabajo infantil, concretamente el Convenio sobre la edad mínima y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil.

Los gobiernos, en consulta con los interlocutores sociales, deben establecer y hacer cumplir una lista nacional de trabajos peligrosos prohibidos para los niños.

La ratificación de los convenios de la OIT por hasta 181 Estados refleja el compromiso de acabar con el trabajo infantil en todas sus formas.

El trabajo infantil en la agricultura

OIM/Asrian Mirza

El Fondo de la ONU para Alimentación y la Agricultura (FAO), reveló también este martes datos preocupantes: después de años en constante declive, el número de niños trabajadores en la agricultura aumentó más de un 10% desde 2012, impulsado en parte por conflictos violentos y desastres.

Esta tendencia preocupante, no solo amenaza el bienestar de millones de niños, sino que también socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo, advierte la FAO.

Se pasó de 98 millones a 108 millones de niños trabajadores desde 2012, según las últimas estimaciones. Los conflictos prolongados y los desastres naturales relacionados con el clima seguidos de la migración forzada han empujado a cientos de miles de niños a laborar.

Los hogares en los campos de refugiados sirios en el Líbano, por ejemplo, son propensos a recurrir al trabajo infantil para garantizar la supervivencia de su familia. Los niños refugiados realizan una serie de tareas y a menudo están expuestos múltiples riesgos que incluyen pesticidas, condiciones deficientes de saneamiento en el campo, altas temperaturas y fatiga por realizar trabajos tareas físicamente exigentes durante períodos prolongados.
Al mismo tiempo, los esfuerzos para eliminar el trabajo empleo infantil en la agricultura enfrentan desafíos persistentes, debido a la pobreza rural y la concentración del trabajo infantil en la economía informal y el trabajo familiar no remunerado..

La FAO subraya que el trabajo infantil en la agricultura es un problema mundial que está perjudicando a los niños, dañando el sector agrícola y perpetuando la pobreza rural. Por ejemplo, cuando los niños se ven obligados a trabajar largas horas, su oportunidad de asistir a la escuela y desarrollar sus habilidades es limitada, lo que interfiere con su capacidad de acceder a oportunidades de empleo decentes y productivas más adelante en la vida, incluidas las oportunidades en un sector agrícola modernizado.

Datos clave

• Casi tres de cada cuatro niños inmersos en el trabajo infantil, están en el sector agrícola.

• Hay 10 millones más de niños en la agricultura desde 2012.

• Casi Cerca del 70% del trabajo infantil es trabajo familiar no remunerado.

• La incidencia del trabajo infantil en los países afectados por el conflicto armado es un 77% más alto que el promedio mundial.

• Casi la mitad de todo eldel trabajo infantil en el mundo ahora tiene lugar en África: 72 millones, o uno de cada cinco niños de Áfricaafricanos, laboran, en su mayoría en la agricultura, seguido de. En segundo lugar se encuentra Asia, con 62 millones.

 


Deja un comentario

Los niños víctimas-objetivos de las guerras? Informe ONU

Niños: objetivo en las guerras

UNICEF / Souleiman
En Al Tabqa, Siria, un grupo de niños pasan al lado de un coche destruido. Más de 850.000 niños siguen viviendo en zonas sitiadas de Siria.

15 Mayo 2018

Desde la República Centroafricana hasta Sudán del Sur y desde Siria hasta Afganistán, los ataques a niños en los conflicto continúan sin tregua. UNICEF pide protección para ellos.

Es una de las reglas más básicas de la guerra: dejar fuera a los niños. Y, sin embargo, se ignora “con pocos remordimientos y todavía menos consecuencias”, según denuncia el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La directora ejecutiva de la organización, Herietta Fore, ha publicado un comunicado en que lamenta que “ningún método de guerra queda descartado, sin importar cuán mortal sea para los niños”.

Esas agresiones incluyen ataques indiscriminados a escuelas, hospitales y otra infraestructura civil, así como secuestros, reclutamiento, asedios, abusos cuando son detenidos y denegación de asistencia humanitaria.

UNICEF hace un repaso exhaustivo por los escenarios de peligro para los niños que son, prácticamente, todos aquellos en los que se libra una guerra u otro tipo de conflicto.

Yemen

Desde principios de  año, al menos 220 niños yemeníes han sido asesinados y más de 330 han resultado heridos a causa de la guerra. Cerca de 4,3 millones de menores están actualmente en riesgo de inanición, un 24 % más que en 2017.
A ello se le suma el brote de cólera y de diarrea acuosa aguda que mató a más de 400 menores de cinco años el año pasado. Ahora, con el comienzo de la temporada de lluvias las enfermedades amenazan con cobrarse más vidas.

Siria

“Las esperanzas de paz siguen siendo escasas” para los niños sirios. Durante los tres primeros meses de 2018 “se han verificado más de 70 ataques contra hospitales e instalaciones sanitarias, privando a los niños y sus familias de servicios médicos vitales”.

Más de 300 escuelas han sido atacadas desde el inicio del conflicto.

Tras más de siete años de guerra, 5,3 millones de niños han tenido que dejar sus hogares y unos 850.000 siguen viviendo en zonas sitiadas.

Gaza

Varios niños han muerto y resultado heridos en las protestas que comenzaron a comienzos de marzo. Solamente este lunes, seis niños fallecieron por los disparos de las fuerzas de seguridad israelíes, en el día más violento desde que comenzó la guerra en Gaza en 2014.

Bangladesh

Más de 400.000 niños rohinyás refugiados en Bangladesh, que sobrevivieron a las recientes atrocidades cometidas en Myanmar, “necesitan ayuda humanitaria” ante las amenazas de cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua.

Sudán del Sur

Al menos 2,6 millones de niños se han visto forzados a huir de sus casas. En Sudán del Sur, hay más de un millón de niños que sufren desnutrición aguda, de los que 250.000 la padecen en su forma extrema, lo que los expone a un mayor riesgo de morir.

“Aunque cerca de 600 niños han sido liberados de grupos armados en lo que va de año, unos 19.000 siguen sirviendo como combatientes, mensajeros, porteadores, cocineros e incluso esclavos sexuales”, lamenta Fore.

Afganistán

Más de 150 niños han muerto debido al conflicto durante los primeros tres meses del año, mientras que 400 han resultado heridos.

República Centroafricana

La reanudación de la violencia en los últimos meses ha forzado a casi 29.000 niños a huir de sus hogares.

Falta de fondos

UNICEF trabaja en estos y muchos otros países para aliviar el sufrimiento de los niños que son separados de sus familias y quedan aterrorizados y solos. Atienden a los niños que enferman en campos de refugiados abarrotados y a los que están al borde de morir de hambre.

Pese a las inmensas necesidades humanitarias, la responsable de UNICEF denuncia que solo ha recibido el 16 % de los fondos necesarios para este año, aunque está “vacunando a niños, tratándoles contra la desnutrición, enviándoles a la escuela, proporcionándoles servicios de protección y tratando de cubrir sus necesidades básicas”.

Fore destaca en su declaración que “la ayuda humanitaria por sí sola no es suficiente”, porque “los niños necesitan paz y protección en todo momento”. Por ese motivo, llama a cesar los ataques contra escuelas y hospitales o el reclutamiento y detención ilegal de niños. “Basta ya. Detened los ataques contra los niños”.