Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Cómo son los Caballeros de Malta.

Paravicini Bagliani: ¿los Caballeros de Malta? Una orden milenaria potente y misteriosa

El profesor de historia medieval: «¿Cómo se entra? Solo si se es cooptado»

La bandera de la Orden de los Caballeros de Malta

34
0
Pubblicato il 26/01/2017
Ultima modifica il 26/01/2017 alle ore 12:47
DOMENICO AGASSO JR
ROMA

Su sede central se encuentra en la calle Condotti de Roma, entre tiendas de lujo. Es una orden religiosa, pero también militar y caballeresca. Nació para organizar hospitales durante las Cruzadas y hoy es reconocida como un Estado, tiene placas propias para sus automóviles e incluso un sitio entre los “observadores” en las Naciones Unidas. Es la Orden de Malta, a la que se entra «solo por cooptación». Gran parte de los miembros son «nobles y aristrócratas». Lo explica Agostino Paravicini Bagliani, que ha sido durante 28 años profesor de Historia Medieval en la Universidad de Lausana.

 

Entonces, ¿quiénes son los Caballeros de Malta?

 

La Soberana Orden Militar de Malta es reconocida como orden religiosa por el Vaticano (fue refundada en 1803 por Papa Pío VII y después confirmada por León XIII), pero también es considerada un Estado por más de 80 países. Cuenta incluso con un sitio de “observador” en la ONU.

 

¿Por qué es religiosa, militar y caballeresca?

 

El título original, desde finales del siglo XI, era Orden del Hospital de San Juan en Jerusalén, lo cual explica también su tarea inicial: la de seguir las Cruzadas, empezando en Jerusalén, organizando hospitales. Los miembros de la Orden eran religiosos y caballeros. Militares, porque eran caballeros armados. Religiosos, porque hacían votos de castidad, pobreza y obediencia.

 

¿Cuáles son las principales actividades? ¿Cómo se financia?

 

Administrar hospitales, centros médicos, ambulatorios, institutos para ancianos y discapacitados en unos cien países. Ofrecer asistencia a los enfermosd e lepra. Aunque el balance de la Orden no sea público, se cree que el financiamiento proviene de los miembros y de donaciones privadas, además de las actividades médicas. También la apoyan la Comisión Europea y diferentes organizaciones internacionales.

 

¿Cómo se puede entrar?

 

Solo por cooptación. Los miembros deben responder a requisitos de moralidad y religiosidad (fe católica). Oficialmente ya no es necesario, como en el pasado, demostrar los propios orígenes nobles, pero un gran número de miembros los tienen.

 

¿Hay algún vínculo entre la Orden de Malta y los Templarios?

 

Sí, patrimonial y económico. En 1314, la Orden de los Templarios desapareció y gran parte de sus propiedades fue conferida a los Hospitalarios, antepasados de los Caballeros de Malta.

 

Cuéntenos alguna curiosidad. Por ejemplo, ¿es cierto que tienen matrículas propias para sus vehículos?

 

Un episodio rocambolesco se relaciona con Caravaggio, quien, condenado a muerte, logró escapar y refugiarse en Malta en 1607 gracias al Gran Maestro de la Orden. ¿Las matrículas? Al ser reconocida como Estado, las autoridades de los Caballeros disponen de matrículas propias: las letras finales son XA.

 

 

Este artículo fue publicado en la edición de hoy del periódico italiano “La Stampa”.


Deja un comentario

Opus Dei: comienza el proceso para la elección del nuevo Prelado.

Comienza el proceso para la elección del prelado del Opus Dei

Después de la muerte de Javier Echevarría, el pasado 12 de diciembre, el próximo 21 de enero será el «plemum» del consejo para las mujeres. Será el primer líder de la Obra que no habrá trabajado estrechamente con el fundador
– –

Comienza el proceso para la elección del prelado del Opus Dei

8
0
Pubblicato il 16/01/2017
Ultima modifica il 16/01/2017 alle ore 17:26
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El próximo sábado 21 de enero, con una reunión del «plenum» del consejo para las mujeres de la prelatura, se llevará a cabo la elección del próximo prelado del Opus Dei, después del fallecimiento de monseñor Javier Echevarría el pasado 12 de diciembre. Las votaciones comenzarán el próximo lunes 23 de enero. La cita marca un cambio generacional: el próximo prelado, explicó el vicario auxiliar, monseñor Fernando Ocáriz, «ya no será una persona que haya trabajado de manera directa con el fundador» de la Obra, san Josemaría Escrivá de Balaguer (1902-1975).

Echevarría, de 84 años, falleció el 12 de diciembre por la noche. Fue hospitalizado el 5 de ese mismo mes en el policlínico de la Universidad Campus Bio-Médico de Roma debido a una leve infección pulmonar. Fue secretario de monseñor Escrivá de Balaguer de 1953 a 1975, cuando fue nombrado secretario general del Opus Dei. En 1994 fue elegido Prelado, sucediendo a Álvaro del Portillo (1914-1994), que durante años fue el principal colaborador del fundador y fue nombrado prelado desde la creación de la prematura personal del Opus Dei, por voluntad de Juan Pablo II en 1982. Echevarría asistió tanto a la canonización del fundador del Opus (en 2002) como a la beatificación de su predecesor (en 2014).

El proceso para elegir a su sucesor, que fue convocado el pasado 22 de diciembre por parte de monseñor Ocáriz, vicario auxiliar en este periodo, comenzará en Roma el próximo 21 de enero, con una reunión del «plenum» del Consejo para las mujeres de la prelatura, llamado «Asesoría central», y el 23 de enero comienza el congreso electoral. Los miembros del congreso, teniendo en cuenta las propuestas de la Asesoría central, proceden a la votación. En todo el proceso, indicó la sala de prensa de la Obra, participarán 194 fieles del Opus Dei. Se trata de sacerdotes y laicos de por lo menos 32 años de edad y que se incorporaron a la Prelatura hace por lo menos hace 9 años, como mínimo. Fueron nombrados por el prelado entre los fieles de las diferentes naciones en las que el Opus Dei desempeña su trabajo pastoral.

No hay candidatos oficiales. La elección del prelado necesariamente debe llevar a un sacerdote, que ya tenga 40 años de edad, que sea miembro del congreso electoral, que pertenezca a la Prelatura desde hace por lo menos 10 años y que tenga 5 años de servicio sacerdotal. En la actualidad el número de sacerdotes que tienen estos requisitos es de 94. Entre ellos hay varios vicarios regionales de la Prelatura (representantes del prelado en cada país o circunscripción), pero también hay otros sacerdotes que trabajan o que se han ocupado de tareas del gobierno pastoral del Opus Dei en Roma o en las 49 circunscripciones que componen en la actualidad la Prelatura. Después de la elección, que debe ser aceptada por el elegido, este último debe pedir, en persona o por medio de otras personas, confirmación al Papa, que es quien nombra al prelado del Opus.

En las dos elecciones anteriores fue elegido como Prelado en «número dos» del Opus Dei; en 1975 el beato Álvaro del Portillo, que durante años fue el principal colaborador del fundador. Después, con el fallecimiento de monseñor Del Portillo, fue elegido quien hasta entonces había sido vicario general, monseñor Javier Echevarría.

¿Usted cree que se podría repetir esta tendencia en las futuras elecciones? «De hecho —explicó Ocáriz, vicario auxiliar, es decir el actual “número dos”, mientras el vicario general es el argentino Mariano Fazio—, en las elecciones anteriores se verificó esta circunstancia. Creo que esto haya sucedido debido a las personalidades y a las biografías de los dos sucesores anteriores, que fueron formados directamente por san Josemaría. Los electoras votaron en conciencia por estas personas. No fue un procedimiento automático. Les pareció que lo mejor era elegir a quien había trabajado más de cerca con el fundador. Desde entonces, han cambiado algunas circunstancias: el nuevo prelado ya no será una persona que haya trabajado de manera directa con el fundador como habían hecho el beato Álvaro del Portillo y Javier Echevarría, aunque es probable que lo haya conocido y frecuentado. Según yo, en el congreso electoral hay muchos candidatos válidos, buenos y prudentes, que podrían asumir el encargo. Los electores tienen la responsabilidad de votar libremente por aquel que, en conciencia, consideren más idóneo. El nombre de la persona que resulte será inmediatamente transmitido a Papa Francisco, porque se pide la confirmación del romano Pontífice».

Los estatutos de la Prelatura, explica el Opus Dei, describen las diferentes condiciones humanas, espirituales y jurídicas que debe tener el prelado para garantizar el correcto desempeño del encargo. En resumen: debe distinguirse en la virtud de la caridad, de la prudencia, en la vida de piedad, en el amor por la Iglesia y su Magisterio, y en la fidelidad al Opus Dei: debe poseer una profunda cultura, tanto en las ciencias eclesiásticas ticas como en las profanas, y tener adecuadas dotes de gobierno pastoral.

La página web del Opus Dei dará información actualizada sobre las diferentes fases del congreso.


Deja un comentario

Charles de Foucauld y sus seguidores hoy.

Charles de Foucauld y el “misterio de Nazaret”

A cien años de la muerte, la vida del «pequeño hermano universal» desde su nacimiento hasta la conversión, desde la experiencia en la Trapa hasta los tuareg del desierto. Hablan Fraccaro y Sequeri
– –

Charles de Foucauld y el “misterio de Nazaret”

105
0
Pubblicato il 29/11/2016
Ultima modifica il 29/11/2016 alle ore 15:54
CRISTINA UGOCIONI
MILÁN

El jueves primero de diciembre se cumple el primer centenario de la muerte del beato Charles de Foucauld, figura fundamental de la espiritualidad cristiana reciente, un hombre que —dijo Papa Francisco— «tal vez como pocos otros intuyó el alcance de la espiritualidad que emana de Nazaret»; un hombre cuyo carisma —observó el teólogo Pierangelo Sequeri– «fue donado y destinado, anticipadamente, para este tiempo de la Iglesia».El oficial, el explorador

Charles de Foucauld nació en Estrasburgo, Francia, el 15 de septiembre de 1858. Durante la adolescencia sufrió la influencia del escepticismo religioso y del positivismo científico que caracterizaban su época; escribió, refiriéndose a esa época: «desde la edad de 15 o 16 años toda la fe había desaparecido en mí». Entró a la escuela militar y se convirtió en oficial. Due enviado con su regimiento a Argelia. En 1882 abandonó el ejército y emprendió un viaje de exploración que lo condujo primero a Marruecos y después al desierto argelino y tunecino.

«¡Dios mío, haz que yo Te conozca!»

Volvió al seno familiar parisino, en 1886, con la intención de preparar un texto sobre sus descubrimientos: fue un tiempo decisivo para su conversión. Escribió: «He iniciado a ir a la iglesia, sin ser creyente, pasaba largas horas repitiendo una extraña oración: “¡Dios mío, si existes, haz que yo Te conozca!”». Su conversión, acompañada por el abad Henry Huvelin, fue en octubre de ese mismo año: «Apenas creí que había un Dios, comprendí que no podía más que vivir para Él»

Jesús, obrero de Nazaret

Hizo inmediatamente un largo peregrinaje a la Tierra Santa, durante el que anotó: «Deseo conducir la vida que he entrevisto y percibido al caminar pos las calles de Nazaret, en donde Nuestro Señor, pobre artesano perdido en la humildad y en la oscuridad, apoyó los pies». Dirigiéndose a Jesús, escribió: «¡Cuán fértil en ejemplos y lecciones es esta vida de Nazaret! ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Qué bueno fuste al habernos dado esta instrucción durante 30 años!».

Al volver a su patria entró a la Trapa Notre-Dame des Neiges y después due enviado a la Trama de Akbés, en Siria. Pero se dio cuenta de que en la Trama no es posible «conducir la vida de pobreza, de abyección, de desapego efectivo, de humildad, diría incluso de recogimiento de Nuestro Señor en Nazaret». Un episodio significativo que vivió en ese tiempo: «Una semana me mandaron a rezar un poco al lado de un pobre obrero del lugar, católico, que murió en la fracción de al lado: ¡qué diferencia entre esta casa y nuestras habitaciones! Yo anhelo Nazaret».

La misma vida de Nuestro Señor

Al darse cuenta de que «ninguna congregación de la Iglesia da la posibilidad de conducir hoy y co Él esta vida que Él condujo de esta manera», se preguntaba si «no era hora de buscar a algunas almas con las cuales […] formar un inicio de pequeña Congregación de este tipo: el objetivo sería el de conducir cuanto lo más exactamente posible la misma vida de Nuestro Señor, viviendo únicamente del trabajo de las manos, sin aceptar ningún don espontáneo ni oblación, y siguiendo al pie de la letra todos sus consejos, sin poseer nada, privándonos de lo más posible, antes que nada para conformarnos a Nuestro Señor y después para darle lo más posible en la persona de los pobres. Añadir a este trabajo muchas oraciones».

Nazaret es la vida de Jesús, no simplemente su prefacio

Surgió algo conscientemente inédito en la geografía religiosa, observó Sequeri en el volumen «Charles de Foucauld. El Evangelio viene de Nazaret» (Vita e Pensiero): «La novedad de la intuición se da, en primer lugar, por la neta referencia cristológica de la imitación/secuela de Nuestro Señor Jesús: “la misma vida de Nuestro Señor” Jesús, es decir “la existencia humilde y oscura de Dios, obrero de Nazaret”». En otras palabras: «Nazaret no es el “prólogo” de la vida pública, el simple momento “preparatorio” de la misión, ni la forma de una “pre-evangelización” que ofrece un genérico compartir y un anónimo testimonio […] Nazaret es la vida de Jesús, no simplemente su prefacio. Es la misión redentora en acto, no su mera condición histórica. Nazaret es el trabajo, la cercanía, la proximidad doméstica del Hijo que se nutre durante largos años de lo que le importa al “abba-Dios” (“¿No sabían que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?”, Lc. 2, 49). ¿De dónde podría partir una nueva evangelización sin detenerse por todo el tiempo necesario en el fundamento en el que Dios la puso para el Hijo mismo?».

La lectura de los Evangelios

En 1897, el hermano Charles deja la Trapa y se muda a Nazaret, en donde vivió durante 3 años, en una casita en el monasterio de las clarissa. Marcaban sus días el trabajo, la adoración silenciosa de la Eucaristía y la lectura de los Evangelios. «De Foucauld desea vivir imitando a Jesús, “obrero de Nazaret”: y para hacerlo decide encomendarse a los Evangelios, que lee cotidianamente y sobre los que medita por escrito», cuenta Antonella Fraccaro, religiosa de las Discípulas del Evangelio (Instituto religioso que forma parte de la Asociación de Familias Espirituales Charles de Foucauld) y autora del volumen «Charles de Foucauld y los Evangelios». «Sus meditaciones —algunos miles de páginas— tienen un corte intimista y auto referencial; sacan a la luz sobre todo el vínculo intenso y afectuoso que Foucauld vive con el Señor. En el centro de las meditaciones no está su autor, sino la persona de Jesús y Su estilo, que debe ser asimilado día a día con Su gracia. Los motivos que inspiran la lectura de los Evangelios se expresan en un breve texto, muy significativo, escrito en una pequeño papel utilizado como separador. Anotó el hermano Charles dirigiéndose a Jesús: “Leo: 1o) para darte una prueba de amor, para imitarte, para obedecerte; 2o) para aprender a amarte mejor, para aprender a imitarte mejor, para aprender a obedecerte mejor; 3o) para poder hacer que los otros te amen, para poder hacer que los demás te imiten, para poder hacer que los demás te obedezcan”».

Con el pueblo del desierto

Durante el tiempo que pasó en Nazaret maduró en su interior la vocación al sacerdocio: fue ordenado en 1901 en Francia, y al año siguiente se estableció en Beni Abbès, en la parte argelina del Sahara, «entre las ovejas más perdidas, entre las más abandonadas». En esos días escribió: «De las 4.30 de la mañana a las 20.30 de la noche, no dejo de hablar, de ver gente: esclavos, pobres, enfermos, soldados, viajeros, curiosos […] Quiero que se acostumbren todos los habitantes de la tierra a considerarme un hermano, el hermano universal». En 1905 decidió dirigirse hacia el sur, entre los Tuareg, a Tamanrasset, en donde no hay «ni guarniciones, ni telégrafos, ni europeos».

La belleza doméstica de la radicación evangélica

La Nazaret que Charles anhelaba no estaba en la Trapa sino en el desierto. Sequieri comenta al respecto: «El punto no es tanto el de la dureza de la ascesis sino el de una imitación “real” de Nazaret: que tiene que encontrar las condiciones del propio rigor en la normalidad del contexto en el que las condiciones ya están dadas y no son artificialmente buscadas o reconstruidas religiosamente. En esas condiciones, efectivamente, el “pequeño hermano universal” se radica como su “bien amado hermano Jesús”, porque los hombres y las mujeres ya se han radicado: porque son la vida cotidiana, el horizonte de su mirada sobre el mundo». El rigor de esta “inhabitación” incluye «un principio de simplificación y un criterio de afinidad que liberan la singular belleza doméstica de la radicación evangélica».

Hermano y familiar de los Tuareg

Charles fue pródigamente generoso con sus Tuareg. «Quiso vencer las desconfianzas, conquistar su confianza, fraternizar, volverse un familiar; quiso hacer que conocieran la bondad de Jesús», dice Fraccaro. «Su tiempo estaba dividido entre la oración, las relaciones con los indígenas, a los que ayudaba y apoyaba de diferentes maneras, y los estudios de la lengua tuareg: redactó incluso un diccionario tuareg-francés. En las cartas a sus amigos lejanos les pedía que rezaran por estas almas abandonadas, y también por él: “Récenle para que yo haga lo que quiere de mí para ellos, porque yo soy el único, desgraciadamente, que me ocupo de ellos por Su parte y para Él».

La presencia eucarística

Los gestos de atención, la tenaz dedicación a los hombres y a las mujeres del desierto, conviven con una total relación/conversación con el Señor presente en la Eucaristía. Foucauld lo llevó entre quienes no lo conocían porque también ellos son “suyos”. Es una presencia, una bendición que todos perciben, todos sienten la oración y las palabras que la habitan, todos intuyen el vínculo especial al que da vida. La presencia eucarística del Señor condensa en sí la palabra y el gesto cristiano menos “anónimos” que existan (Sequeri).

Si el grano de trigo no muere

Charles de Foucauld murió el primero de diciembre de 1916, en Tamanrasset. Lo golpeó una bala durante una escaramuza provocada por las tropas rebeldes del Sahara. Él, que desde 1893 hasta el final de su vida se aplicó a la redacción de «Reglas» para estar agregaciones que tanto había deseado, murió solo. En las décadas siguientes, nacieron muchas familias de religiosos, religiosas, sacerdotes y laicos que se inspiran en él: en la actualidad son veinte y tienen presencia en todo el mundo. Reunidas en la Asociación de Familias Espirituales Charles de Foucauld, incluyen a alrededor de 13 mil personas. «En su diversidad —concluye Fraccaro– estas familias tienen rasgos comunes: la radicación en los contextos de la existencia ordinaria, la vida en pequeñas comunidades unidas por un espíritu fraterno, la meditación de la Palabra de Dios, la dedicación a las almas que más sufren y más abandonadas. El grano de trigo, muriendo, ha dado fruto, justamente como De Foucauld –tan vinculado a este versículo del Evangelio de Juan (12, 24)— esperaba que sucediera».


Deja un comentario

Terrorismo y religiones. Discurso de Papa Francisco.

Francisco: es terrible justificar la barbarie en nombre de Dios

Audiencia con los musulmanes franceses y representantes de otras religiones. «Que nunca más vuelva a suceder que las religiones, debido al comportamiento de algunos de sus seguidores, transmitan un mensaje disonante del de la misericordia»
– –

Flores, velas y un cartel con la pregunta «¿Por qué» tras un ataque terrorista

03/11/2016
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Desgraciadamente, no pasa día sin escuchar hablar de violencia, conflictos, secuestros, ataques terroristas, víctimas y destrucciones. Y es terrible que para justificar tales barbaries se invoque a veces el nombre de una religión o de Dios mismo». Insistió en ello Papa Francisco durante la audiencia reservada, en el marco del Jubileo, a un grupo de representantes de diferentes religiones. «Que nunca más vuelva a suceder que las religiones, debido al comportamiento de algunos de sus seguidores, transmitan un mensaje disonante del de la misericordia», dijo Francisco. Entre las personas que participaron en la audiencia están quienes conforman la cúpula del Consejo francés del culto musulmán (Cfcm), que agradecieron al Papa por su compromiso para contrarrestar la confusión entre religión y terrorismo.

La audiencia, según indicó la Sala de Prensa vaticana, contó con la participación de «alrededor de 200 miembros pertenecientes a diferentes religiones (cristiana, hebraica, musulmana, budista, hinduista y otras), comprometidos en el campo de las obras de caridad y de misericordia».

La misericordia, principal motivo del Año santo que concluye el próximo 20 de noviembre, dijo el Papa en su discurso, es el estilo al que han sido llamadas las religiones «para ser, particularmente en esta nuestra época, mensajeras de paz y artífices de comunión; para proclamar, contrariamente a los que alimentan enfrentamientos, divisiones y cerrazones, que hoy es tiempo de fraternidad». El tema de la misericordia, explicó el Papa, «es familiar a muchas tradiciones religiosas y culturales, en las que la compasión y na no violencia son esenciales e indican la vía de la vida».  Francisco citó el Tao-Te-Ching («lo rígido y l duro pertenecen a la muerte; lo suave y tierno pertenecen a la vida») para subrayar que «inclinarse con compasión y ternura hacia la humanidad débil y necesitada pertenece a un ánimo verdaderamente religioso, que rechaza la tentación de prevaricar con la fuerza, que se niega a mercantilizar la vida humana y ve en los demás hermanos, nunca números».

En un «excursus etimológico», el Papa recordó que «el significado del término “misericordia”» nos llama a «tener un corazón abierto y compasivo», pues se trata de un vocablo que «evoca un corazón sensible a las miserias y sobre todo al mísero», y que alude, en árabe y en hebreo, a la misericordia divina y al vientre materno, mientras «el hombre (y es triste constatarlo) demasiado a menudo se olvida, se dis-corda, es decir, como indica la palabra (en italiano “scordare”, ndr.), aleja del corazón».

Y justamente «frente al gran enigma del mal, que interroga a cada experiencia religiosa, reside el aspecto más sorprendente del amor misericordioso», subrayó Papa Bergoglio. «En un mundo agitado y con poca memoria, que va a la carrera dejando a muchos atrás y, sin darse cuenta, se va quedando sin aliento y sin meta, necesitamos hoy, como oxígeno, este amor gratuito que renueva la vida. El hombre tiene sed de misericordia y no hay tecnología que pueda saciar su sed». El perdón «es ciertamente el mayor don que podamos dar a los demás, porque es el que más cuesta, pero al mismo tiempo es el que nos hace más semejantes a Dios», y la misericordia «se extiende también al mundo que nos rodea, a nuestra casa común, que hemos sido llamados a custodiar y a preservar del consumo desenfrenado y voraz». Que esta, insistió el Papa, «sea nuestra vía maestra; que se rechacen las vías sin meta de la contraposición y de la cerrazón. Que nunca más vuelva a suceder que las religiones, debido al comportamiento de algunos de sus seguidores, transmitan un mensaje disonante del de la misericordia. Desgraciadamente, no pasa día sin escuchar hablar de violencia, conflictos, secuestros, ataques terroristas, víctimas y destrucciones. Y es terrible que para justificar tales barbaries se invoque a veces el nombre de una religión o de Dios mismo. Que sean condenadas claramente estas actitudes inicuas, que profanan el nombre de Dios y contaminan la búsqueda religiosa del hombre. Que por todas partes sean favorecidas, por el contrario, el encuentro pacífico entre los creyentes y una real libertad religiosa».

Saludaron al Papa, entre otros, los que pertenecen a la cúpula del Conseil français du culte musulman, guiados por su presidente Anouar Kbibech, quienes «agradecieron al Papa por sus posiciones en contra de la confusión entre religión y terrorismo». El viaje de los representantes del Cfcm, promovido por monseñor Michel Dubost, obispo de Evry y responsable de la Conferencia Episcopal de Francia para las relaciones con el islam, pretende limpiar un campo particularmente inestable después de los atentados yihadistas de este verano, según indicó el periódico «Liberation», y concluye hoy con un almuerzo con el cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.


Deja un comentario

Cuba ha celebrado la fiesta de la Virgen de la Caridad del Cobre

CUBA – “Ser cubano significa también ser devoto de la Virgen de la Caridad del Cobre”: centenario de la proclamación como Patrona

viernes, 9 septiembre 2016evangelización   piedad   pobreza   política  

Virgen de la Caridad del Cobre

Bayamo (Agencia Fides) – “Desde que Cuba es Cuba, todos los cubanos disfrutamos del privilegio de poder rezar a nuestra Madre como ¡Virgen de la Caridad del Cobre!”: así lo ha manifestado Su Exc. Mons. Álvaro Beyra Luarca, obispo de la diócesis del Santísimo Salvador de Bayamo-Manzanillo, con motivo de la fiesta de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, que se celebra el 8 de septiembre.
La nota enviada a la Agencia Fides informa de que todo el país celebró ayer la fiesta, que este año ha sido de especial interés por se un doble aniversario: el santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre ha cumplido 400 años desde su construcción, y todo el país ha celebrado el centenario de la proclamación de la Virgen como Patrona de Cuba.
Mons. Beyra Luarca ha recordado que fueron los miembros del Ejercito Libertador Cubano los que pidieron al Santo Padre, en el lejano 1915, el reconocimiento solemne de la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba. La respuesta del Papa, el 10 de mayo de 1916, inauguraba el siglo de celebraciones que han confirmado que la fe del pueblo cubano se ha mantenido ante cualquier situación difícil. “Es por eso que ser cubano significa también ser devoto de la Virgen de la Caridad del Cobre” ha dicho para terminar el obispo.
En el mensaje de preparación para la festividad, Su Exc. Mons. Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba, motivó la peregrinación de los cubanos al Santuario: “Celebrar a la Virgen, significa que tenemos que respetar a todas las personas, su dignidad, sus derechos y deberes, tratando de crear relaciones de respeto y de consideración, porque esta es la única vía para hacer que las personas sean capaces de trabajar juntos en proyectos por el bien de todos. El Papa Francisco, durante su visita a Cuba, dijo: ‘¡Quién no vive para servir, no sirve para vivir!’”.
En la Agencia Fides hemos recibido muchas señalaciones sobre la gran muchedumbre presente en las celebraciones que se han celebraron ayer en toda la isla. (CE) (Agencia Fides, 09/09/2016)


Deja un comentario

Brasil: el día de la independencia. Mensaje de los obispos

BrasilBRASIL – Los Obispos en el Día de la Independencia, “creemos en la capacidad del pueblo brasileño para superar la adversidad”

miércoles, 7 septiembre 2016conferencias episcopales  

Brasilia (Agencia Fides) – Hoy, 7 de septiembre, Brasil celebra el Día de la Independencia de Portugal, que se produjo el 7 de septiembre de 1822, y para la ocasión, los Obispos del Brasil han emitió un breve mensaje que lleva por titulo un verso de la Biblia “La esperanza no defrauda” (Rm 5,5).
“La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil – CNBB, con motivo de las celebraciones del 7 de septiembre, reitera que Brasil es un país libre, soberano y religioso. Es una de las diez economías más grandes del mundo, territorio vasto y variado, con más de 200 millones de brasileños y brasileñas. Que da testimonio de una historia construida en la diversidad, la tolerancia y la coexistencia pacífica”. Así comienza el mensaje recibido en la Agencia Fides.
Los obispos son conscientes de que se está “viviendo un momento triste en nuestra historia”, ya que “la ausencia de valores éticos y morales provoca una profunda crisis política, económica y social”. La desigualdad social corre el peligro de verse agravada aún más por el desmantelamiento de las políticas públicas.
“Somos conscientes de las dificultades del momento – continúan los obispos – pero creemos en la capacidad del pueblo brasileño para superar la adversidad, siempre a través de manifestaciones pacíficas. Cada institución está llamada a desempeñar sus funciones en un estado de derecho democrático, a favor de la población brasileña, nunca por intereses privados o corporativos. La Constitución de 1988, fruto de un proceso de participación popular, preservadora de la democracia brasileña, debe ser defendido arduamente”.
En la parte final de su mensaje, los Obispos recuerdan que falta menos de un mes para las elecciones municipales, que tendrán lugar el 2 de octubre, una ocasión para que el “pueblo brasileño hable a través de las urnas”, por lo que invitan a una “participación activa y consciente”. Finalmente confirman que el “Día de la Independencia es una ocasión para reafirmar el compromiso del pueblo brasileño para la democracia a través del diálogo y la búsqueda incansable de la paz, para construir juntos un Brasil fraternal y justo”. (SL) (Agencia Fides 7/9/2016)


Deja un comentario

El Papa a Asís el 4 de agosto. Programa.

Programa de la peregrinación del Papa a Asís, 4 de agosto

(RV).- El Papa Francisco visitará la tarde del próximo 4 de agosto la Porciúncula, ubicada en el interior de la Basílica de Santa María de los Ángeles, en Asís (Italia). La visita del Santo Padre se realizará dos días después de la apertura de las celebraciones por el VIII Centenario del Perdón de Asís, con la solemne celebración eucarística presidida por el Cardenal Gualtiero Bassetti, Arzobispo de Perusa, el próximo 2 de agosto.

Se trata de una visita muy breve al “corazón pulsante de la Orden de los Frailes Menores” como lo ha definido el mismo Papa Francisco, quien seguirá tres momentos significativos de la peregrinación, según el programa publicado en la página web de la Porciúncula: “La oración personal en la pequeña iglesia, seguida de una meditación propuesta a todos los presentes y el encuentro con los Frailes que forman parte de la enfermería provincial de la Porciúncula”.

Alrededor de las 3.40 de la tarde, el Obispo de Roma llegará al Campo deportivo “Migaghelli”, donde el Pontífice será recibido por el Arzobispo de Asís-Nocera Umbra, Mons. Domenico Sorrentino y algunas autoridades locales. Sucesivamente se trasladarán a la Basílica de Santa María de los Ángeles donde encontrarán al Ministro General de la Orden de los Frailes Menores, el Padre Michael Anthony Perry, acompañados por el Custodio de la Porciúncula y el Ministro Provincial de la Orden. En la Basílica, el Papa se recogerá en un momento de oración silenciosa en la Porciúncula.

En un segundo momento, el Santo Padre ofrecerá una meditación centrada en el pasaje evangelio de Mateo 18,21-35. Al final de su catequesis, el Papa saludará a los Obispos y Superiores de la Orden de los Franciscanos presentes en la Basílica, para luego dirigirse a la enfermería, donde encontrará a una quincena de frailes huéspedes, entre los cuales un sacerdote de la Diócesis y el personal que asiste a los religiosos.

Después de este breve encuentro con los enfermos de la provincia, el Papa Francisco saldrá al atrio de la Basílica para saludar a los fieles presentes en la plaza. Alrededor de las 6.00 de la tarde, el Pontífice se dirigirá nuevamente al Campo deportivo “Migaghelli”, para abordar el helicóptero con rumbo a la Ciudad del Vaticano.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)