Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Nuevo presidente de la autoridad financiera del Vaticano.

El Papa nombra a Carmelo Barbagallo como nuevo Presidente de la AIF

El Santo Padre Francisco nombró hoy a Carmelo Barbagallo Presidente de la Autoridad de Información Financiera (AIF) de la Ciudad del Vaticano.

Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer este miércoles 27 de noviembre, que “el Santo Padre ha nombrado Presidente de la Autoridad de Información Financiera (AIF), al Ilmo. Dr. Carmelo Barbagallo, hasta ahora funcionario general con el cargo de  asesoramiento de alto nivel en el Directorio de la Banca d’Italia en materia de supervisión bancaria y financiera y en las relaciones con el Single Supervisory Mechanism (MSE)”.

Carmelo Barbagallo

Carmelo Barbagallo nació en Catania el 28 de febrero de 1956, está casado y tiene dos hijos. En 1978 se graduó cum laude en Derecho en la Universidad de Catania; en 1979 se especializó en Economía Regional y colaboró con las Cátedras de Derecho Privado y Derecho Industrial. Es auditor oficial.

En 1980 se incorporó al Banco de Italia y fue asignado a la Oficina de Supervisión de la sucursal de Génova. Después de haber cumplido con sus obligaciones militares como oficial de la Guardia di Finanza, en 1983 fue transferido a la sucursal de Milán, donde trabajó en la Unidad de Investigación Económica y en la Oficina de Supervisión, ocupándose de la economía real de la Región de Lombardía, así como del análisis de los bancos de interés nacional (Banca Commerciale Italiana y Credito Italiano) y  de los fondos de inversión.

Desde 1985 trabaja en la Administración Central de la Inspección de Control. En esos años fue responsable de los cursos de formación y colaboró con numerosos grupos de trabajo. También se ocupa de los préstamos bancarios anómalos y reestructurados y participa en la redacción de la Ley de Bancos. Es miembro de comisiones para la contratación de jóvenes graduados en el Banco de Italia.

Como inspector supervisor, es responsable de numerosas inspecciones de intermediarios banqueros y financieros en Italia y en el extranjero, incluyendo la validación de modelos avanzados de medición de riesgos previstos en el Acuerdo de Basilea. Supervisa la redacción de la Guía de Supervisión vigente.

En enero de 2009, fue nombrado Jefe Adjunto de la Inspección de Supervisión; desde mayo de 2011, es titular  de dicho Servicio. Desde febrero de 2013 es funcionario general con el título de Director Central de Supervisión Banquera y Financiera.

Del 27 de enero de 2014 al 30 de junio de 2019 fue Jefe del Departamento de Supervisión Bancaria y Financiera.

Desde el 1 de julio de 2019 hasta hoy, ha desempeñado el cargo de asesoramiento de alto nivel en el Directorio del Banco de Italia en materia de supervisión bancaria y financiera y en las relaciones con el Single Supervisory Mechanism.

Es autor de numerosos artículos y estudios sobre banca y finanzas. Entre otras cosas, ha profundizado los temas de innovación financiera y los perfiles de supervisión de los instrumentos derivados.

El Presidente de la AIF a Vatican News

“El encargo recibido es un honor del cual siento todo el peso moral y profesional, y agradezco al Santo Padre por la confianza que ha depositado en mí”, ha declarado a Vatican News el neo Presidente de la Autoridad de Información Financiera, Carmelo Barbagallo, luego de la publicación de la noticia de su nombramiento.

“En el servicio del encargo recibido como guía de la AIF – ha agregado Barbagallo – trataré de aportar toda la experiencia acumulada en cuarenta años de trabajo en la Banca d’Italia, como inspector, como jefe de la vigilancia sobre el sistema bancario y financiero italiano y en el ámbito del sistema de supervisión bancaria europea”.

“Estoy seguro – ha explicado – que la AIF sabrá dar la propia contribución, en su calidad de autoridad de control, para que los valores fundamentales de la rectitud y de la transparencia de todos los movimientos financieros en los que la Santa Sede está comprometida, continúen afirmándose, y sean reconocidos”.

“Pretendo asegurar al sistema internacional de información financiera – finaliza el Presidente de la AIF – que será brindada toda colaboración, en el absoluto respeto de los mejores estándares internacionales. Estaré ya desde hoy trabajando para dar continuidad a la acción de la AIF en el seguimiento de sus importantes objetivos institucionales”.

Comunicado de la Banca d’Italia

Por su parte, la Banca d’Italia a través de un comunicado afirma que, “Carmelo Barbagallo, en su larga carrera profesional en la Banca d’Italia, ha adquirido una amplia experiencia en el campo de la supervisión bancaria. Desde 2014 fue jefe del Departamento de Vigilancia y en julio de este año fue nombrado consultor del Directorio para las relaciones con el Mecanismo Único de Supervisión (MSE), la estructura que vigila a los principales bancos europeos”.

Por último, la Banca d’Italia expresa su “profundo aprecio por el trabajo realizado en los últimos años con dedicación y competencia por Carmelo Barbagallo. Su nombramiento consolida la fructífera relación de colaboración que existe desde hace tiempo con la Autoridad Vaticana”.


Deja un comentario

Vaticano: el IOR en regla. Expulsados 4 dependientes

Ior, de Franssu: “L’Istituto è stato riformato, non c’è nessuna guerra”

In una intervista con «Il Sole 24 Ore», il presidente spiega i processi interni all’Istituto per essere conforme alle norme internazionali e commenta l’inchiesta della magistratura vaticana che ha portato alla sospensione di quattro dipendenti

Il presidente dello Ior Jean-Baptiste Douville de Franssu

«La riforma delle finanze e dello Ior è un processo voluto e avviato da Papa Francesco. Noi operiamo cercando di fare il nostro dovere al meglio, e in silenzio». Dopo cinque anni di «silenzio» a partire dalla sua nomina del luglio 2014, il presidente dello Ior Jean-Baptiste Douville de Franssu rilascia la sua prima intervista al quotidiano economico italiano Il Sole 24 Ore. Francese, 56 anni, de Franssu insieme al direttore generale Gian Franco Mammì e sotto la vigilanza della Commissione cardinalizia, ha portato avanti in questi anni la riforma dell’Istituto che oggi, sulla base di certificazioni, risulta conforme alle norme e alle prassi internazionali. E proprio questo è il tema centrale del colloquio con Carlo Marroni, durante il quale il presidente dell’Istituto per le Opere di Religione interviene – senza entrare nel segreto istruttorio – anche sull’inchiesta della magistratura vaticana dei giorni scorsi che ha portato alla sospensione di quattro dipendenti della Segreteria di Stato e del direttore dell’Aif. L’intervista, come si precisa, era stata concordata prima che scoppiasse il caso.

«Non c’è nessuna guerra», afferma de Franssu a riguardo, replicando alle ipotesi  che l’indagine sia stata frutto di scontri interni. «Siamo semplicemente pubblici ufficiali che hanno applicato la legge, ottemperando all’obbligo di segnalare – proprio a tutela delle istituzioni – anomalie riscontrate durante l’operatività quotidiana».

Inoltre, precisa il presidente Ior «non c’è nessun attacco all’Aif, e neppure alla Segreteria di Stato, naturalmente. Noi non abbiamo denunciato persone o singoli uffici. Si è trattato di una segnalazione contro ignoti a tutela delle istituzioni. Poi la magistratura fa le sue indagini. E aggiungo un elemento che è da dare per scontato: per tutti vale la presunzione di innocenza, sempre».

Nell’intervista si commenta anche l’avvenuta adesione dell’Istituto al circuito Sepa che de Franssu definisce «un marchio di sicura garanzia». «Lo Ior di oggi – spiega – è completamente rinnovato rispetto a solo qualche anno fa, in termini di governance, controlli interni, competenze professionali disponibili e servizi resi alla clientela. I risultati sono soddisfacenti e l’obiettivo di oggi è quello di continuare, affinare e perfezionare quanto fatto, soprattutto a beneficio dei clienti. La riforma, intesa come miglioramento costante, continua. La direzione della trasparenza e della legalità non viene mai abbandonata, mai. E il cliente è pienamente tutelato dal nostro lavoro».

Tutto rientra nella missione dell’Istituto conosciuto popolarmente come la “banca vaticana” (pur non essendo una banca), ovvero quella «di essere al servizio della Chiesa in tutto il mondo. Non dimentichiamo che oggi, con un’unica sede ed un organico di poco più di 100 persone, lo Ior raggiunge ben 112 Paesi e che spesso, in aree geopoliticamente critiche, prive o carenti di servizi finanziari affidabili ed efficienti, è l’unico referente per le congregazioni che operano sul territorio».

Certo, il nome Ior ancora impone un fardello del passato, ovvero tutti gli scandali che in passato hanno coinvolto l’Istituto. «Avete mai pensato di proporre il cambio del nome?», domanda il giornalista. «No, mai e non spetterebbe certo a noi», ribatte il presidente, «una cosa voglio dire: noi siamo davvero l’Istituto per le Opere di Religione, mai questo marchio è stato così aderente alla nostra azione. Non siamo certo una investment bank».

De Franssu offre anche le ragioni per cui una congregazione religiosa dovrebbe affidare la gestione dei propri risparmi all’Istituto: «Guardi dove siamo: un tassello dentro il cuore della cristianità. Le ragioni per servirsi di noi sono due, su tutte. Innanzitutto nel nostro lavoro rispettiamo i principi della fede cattolica e della Dottrina Sociale della Chiesa», dice.

«In secondo luogo – prosegue – i nostri guadagni (per il 2018 utile di 17,5 milioni, ndr) vanno all’azione pastorale del Papa. È quindi utile ribadire che quando una congregazione, o in generale un cliente, lavora con lo Ior contribuisce finanziariamente in maniera diretta e concreta all’operato del Santo Padre e non a logiche esclusivamente economiche tipiche di una banca. In più – ha concluso -vorrei aggiungere un accenno alla qualità dei nostri servizi, ai costi decisamente molto bassi e alle griglie etiche dei nostri investimenti, sempre più accurate e complete per garantirne la massima aderenza ai principi etico-cattolici».


Deja un comentario

Vaticano: ante los últimos escándalos financieros. El control funciona. Editorial.

EDITORIAL

Investigación en el Vaticano: leyes que funcionan y el flagelo mediático

Las investigaciones del poder judicial vaticano sobre algunos dirigentes de los órganos de la Santa Sede, atestiguan que los procesos iniciados por Benedicto XVI y llevados a cabo por su sucesor, funcionan. El sistema ha desarrollado los anticuerpos para reaccionar y el camino de las reformas de los organismos económico-financieros está bien dirigido. No obstante, las personas que están siendo investigadas tienen derecho a ser respetados por su dignidad.

Ciudad del Vaticano

La noticia de las investigaciones llevadas a cabo por el poder judicial vaticano sobre algunas personas al servicio de los órganos de la Santa Sede ha tenido, comprensiblemente, un eco considerable en los medios de comunicación. Entre las interpretaciones, comentarios y análisis que acompañaron la divulgación de las noticias por parte de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, no se ha subrayado suficientemente una evidencia: lo que sucedió atestigua concretamente que los procesos iniciados por Benedicto XVI y llevados a cabo por su sucesor, funcionan.

Es testimonio de que se están aplicando las nuevas leyes del Estado de la Ciudad del Vaticano y de que los órganos de control y revisión, así como los propios órganos controlados, pueden informar al poder judicial de cualquier anomalía pidiendo claridad. El doloroso procedimiento anunciado en estos días no es, por lo tanto, un síntoma del fracaso de un sistema. Al contrario, muestra que el sistema ha desarrollado los anticuerpos para reaccionar y que el camino de las reformas de los organismos económico-financieros está bien dirigido.

Pero hay que hacer una segunda consideración, igualmente importante, que hace referencia a lo que ocurrió al día siguiente de la divulgación de la nota de la Oficina de Prensa de la Santa Sede: las personas sometidas a las investigaciones han sido objeto de un verdadero escándalo mediático con la publicación de sus fotos, a pesar de que todavía no se han determinado las posibles responsabilidades. Las personas involucradas en la investigación tenían y tienen derecho a ser respetadas por su dignidad como hombres y mujeres, ya sean sacerdotes o padres y madres de familia.

El poder judicial vaticano ha iniciado investigaciones sobre los autores, desconocidos hasta la fecha, y sobre los métodos de esta deplorable revelación de información.


Deja un comentario

El ingreso de la Santa Sede en el SEPA de la UE

Europa aprueba que el Vaticano use el IBAN

Con la decisión las instituciones financieras de la Santa Sede entrarán al circuito bancario SEPA: la operatividad en la Unión Europea será cada vez más simple y directa

La Sede del IOR

Pubblicato il 30/11/2018
Ultima modifica il 30/11/2018 alle ore 12:52
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

La Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano entrarán en el circuito bancario europeo SEPA, con la posibilidad de efectuar operaciones bancarias más simples, directas y menos complicadas. La decisión, informó un comunicado, fue tomada por el consejo del EPC (European Payments Council) que acaba de extender la zona geográfica para la área única de los pagos en euros (SEPA), incluyendo al Vaticano.

 

La entrada al circuito entrará en vigor a partir del mes de marzo de 2019, y, con los siguientes pasos se irán sumando al SEPA las instituciones financieras del Estado de la Ciudad del Vaticano. La entrada al circuito involucrará en primer lugar al IOR (el Instituto para las Obras de Religión) y a la APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica), que no solo se ocupa de la gestión de los bienes inmuebles del vaticano, sino que cuenta también con un importante portafolio financiero.

 

Con esta decisión de la semana pasada, las realidades que pertenecen al circuito SEPA serán 36, incluidos Liechtenstein, Suiza, Mónaco, San Marino, el Principado de Andorra y el Vaticano. De esta manera, los pagos electrónicos en euros serán unificados en toda Europa, para permitir que se hagan y reciban depósitos en los países de la UE con las mismas reglas a las que se aplican en análogas operaciones en las respectivas naciones.

 

Se utilizará, pues, un código IBAN (International Account Bank Number) específico para la Santa Sede y el Estado vaticano. Será posible que en el futuro se sumen otros entes de la Santa Sede a este circuito. «La adhesión al SEPA es una señal muy positiva —declaró René Bruelhart, presidente de la AIF. Contribuye a facilitar los pagos y a armonizar tales servicios. Además, demuestra los esfuerzos de la Santa Sede para mejorar la transparencia financiera- EL paso de hoy debe ser comprendido en el lento y largo camino que comenzó en 2011 con la decisión de Benedicto XVI y con el desarrollo de su sucesor».


Deja un comentario

El documento del Vaticano sobre el actual sistema económico y financiero. Análisis de Manfred Nolte

Cuestiones económicas y pecuniarias

CUESTIONES ECONÓMICAS Y PECUNIARIAS

Manfred Nolte. El 17 de mayo pasado ha tenido lugar la presentación en Roma por parte de los dicasterios vaticanos de doctrina de la fe y de desarrollo humano, del documento titulado ‘Oeconomicae et pecuniariae quaestiones: Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero’.

A diferencia de la mayoría de las naciones cuyos ordenamientos jurídicos establecen una clara jerarquía normativa que sitúa en el más alto lugar a la Constitución del país respectivo, para ir reduciendo luego el rango de las normas hasta meras circulares administrativas, el Estado Vaticano no tiene establecida una clara graduación en las suyas, aunque se reserve un lugar destacado a los propios escritos del pontífice, muy especialmente cuando habla de fe y costumbres en forma de encíclicas y exhortaciones papales. No obstante lo cual, y como consta en el último párrafo del escrito, el Sumo Pontífice Francisco, ha aprobado las ‘Consideraciones’ y ha ordenado su publicación. O sea, que si no es la voz personal y directa del Papa, es algo que se le acerca mucho y puede incluirse sin violencia en las tesis del evangelio social de Francisco I.

En esta ocasión, el título del documento es explicativo por si mismo: la Iglesia propone unas consideraciones para interpretar y en su caso mejorar el funcionamiento y finalidad del sistema económico y financiero de mercado, operante en la actualidad en la inmensa mayoría de pueblos del planeta.

Como establece su preámbulo, la creciente influencia de los mercados sobre el bienestar material de la mayor parte de la humanidad exige, por un lado, una regulación adecuada de sus dinámicas y, por otro, un fundamento ético claro que garantice al bienestar alcanzado esa calidad humana de relaciones que los mecanismos económicos, por sí solos, no pueden producir. Es preciso un vínculo entre el conocimiento técnico y la sabiduría humana, sin el cual todo acto humano termina deteriorándose. Y en este recordatorio ético y moral, el documento, como en otros redactados por la Iglesia que abordan el tratamiento de la realidad económica, aporta perspectiva, centralidad en el ser humano, solidaridad y remisión repetida al bien común.

Para el economista de profesión, resulta muy importante al interpretar la doctrina social del papa, distinguir entre la moralidad de los mecanismos del mercado, en abstracto y la moralidad de las conductas corruptas, inmorales e ilegales en la utilización de los mecanismos de mercado. Respecto al primer aspecto, el escrito es razonable: el dinero –se afirma en el texto- es en sí mismo un instrumento bueno, la competencia estimulante, el beneficio necesario, el mercado como mecanismo de asignación de los recursos insustituible. Es en la perversión, inmoralidad e ilegalidad en el uso de dichos mecanismos donde se alza la voz de la Iglesia de Bergoglio. Y así debe ser. En ello coincide con la voz de los clásicos, padres de la economía, que junto a sus ingenuas propuestas acerca de manos invisibles y de mercados autocorrectores eficientes, ya advertían que la maquinaria económica solo funcionaría en ausencia de posiciones dominantes de mercado.

Dicho esto, y aunque asistimos a un conjunto de ‘consideraciones’ propositivas, el documento relata vulnerabilidades y lacras de los mercados financieros que son mayoritariamente reconocidos en la mayoría de los ámbitos políticos, académicos y prudenciales y que, además, en varias ocasiones se remiten a hechos ya pasados, en particular a sucesos relacionados con el estallido de la crisis de Wall Street en 2007 y que se hallan asumidos y en su mayoría acotados de cara a posibles episodios futuros.

Los párrafos de la declaración recorren episodios repudiados no solo por la doctrina social de la Iglesia o por la filosofía moral, sino por los órganos reguladores y supervisores multilaterales y en muchos casos por las diversas judicaturas nacionales. Todavía hoy, diez años después de la quiebra de Lehman Brothers, los jueces aplican multas estratosféricas a los banqueros yanquis que engañaron sistemáticamente a la clientela con la paquetización y venta de las hipotecas ‘subprime’ o a los que más recientemente manipularon el Euribor, referencia generalizada de múltiples productos de consumo financiero. En otro pasaje se advierte que el bienestar debe evaluarse con criterios mucho más amplios que el PIB, aspecto sobre el cual el estado del arte económico ha lanzado decenas de alternativas teóricas, que no logran sin embargo inutilizar el pragmatismo del viejo índice. Alude asimismo –como condenable- a la comercialización asimétrica de algunos productos financieros aprovechando lagunas informativas o la ignorancia del comprador, conducta que nos remite a ejemplos como la comercialización de preferentes, donde la venta en sí misma lícita ha utilizado el engaño, aspecto reconocido y castigado en su momento, como lo han sido algunas ampliaciones de capital bancario mal informadas y otros delitos similares. Una vez más el engaño y el fraude es el que resulta reprobado. Y así debe ser.

Junto a estos pasajes asumibles hay en la presentación de las declaraciones una reiterada condena de la especulación sin distinguir si se realiza con fondos propios o ajenos. La especulación no es mala ya que solo activa expectativas. Todos vivimos en un constante proceso diario de especulación. Solo es ilícita cuando arriesga capitales ajenos y también –siendo legal- debe ser combatida con políticas contraespeculativas del gobierno en circunstancias excepcionales. La referencia a tipos de interés de usura que también se condena se remite evidentemente a zonas geográficas distintas de las economías centrales. Todos los partidos asumen hoy en día la recomendación vaticana acerca de “la impelente necesidad de una adecuada regulación”. Dicha regulación y la vigorosa presencia del estado en la economía es la norma de la actuación política actual. Sugiere atinadamente el escrito la creación de una autoridad bancaria global, aunque comprende su dificultad. En ese contexto avanza la Unión bancaria europea, y los esfuerzos normativos del Consejo de Estabilidad Bancaria, el Comité de Basilea y otros organismos sectoriales multilaterales. La separación sugerida en los bancos de las carteras de inversión y otras más arriesgadas de ‘negociación’ está implantada en los bancos desde hace décadas y la no subordinación  por parte del Banco de la concesión de un préstamo “a la simultánea subscripción de otros productos financieros quizás no favorables al cliente” es una prescripción recientemente introducida por la normativa MIFFID.

Una propuesta interesante del escrito vaticano es el establecimiento de comités éticos para apoyar a los consejos de administración, todo ello para ayudar a los bancos, no sólo a preservar sus balances de las consecuencias de sufrimientos y pérdidas y a mantener una coherencia efectiva entre la misión fiduciaria y la praxis financiera, sino también a apoyar adecuadamente la economía real. Tal recomendación recuerda en parte a las comisiones de control operantes dentro de las normativas de las antiguas cajas de ahorro, hoy desgraciadamente extinguidas. La preocupación por regular los mercados de derivados es compartida por los reguladores bancarios que han avanzado en muchos de los puntos sugeridos en las Recomendaciones.

La carta contiene una decidida denuncia a una doble lacra de nuestra economía de mercado, y en ello hay una oportunidad de reflexión para denunciar la gigantesca falta de omisión cometida por la Comunidad de Naciones: la permisividad de esas cloacas financieras llamadas eufemísticamente ‘Paraísos fiscales’ y la impotencia para frenar la riada de la ‘elusión’ de las empresas multinacionales a través de sus precios de transferencia en beneficio de su centro ultimo de tributación. No queda aquí sino alzar la voz de la indignación y expresar la perplejidad por esta injustificable tolerancia.

El documento se desmarca de aquella condena generalista de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium de 2013 en la que se denunciaba al sistema económico como perverso en sus raíces (‘esta economía mata’) pero mantiene un vívido recordatorio de algunas cosas sabidas y aun corregidas junto a la acusación de otras que se perpetúan y no deberían tener cabida en nuestra sociedad.

Insustituible en el documento es el recordatorio de la hipertrofia (idolatría) del valor absoluto del dinero, el permanente riesgo del descarte de amplias masas sociales (la globalización de la indiferencia) y la sordera al grito de los pobres y de la tierra, de la inversión en una economía finalista que no advierte los daños colaterales de sus acciones y precisa de ingentes inversiones para reparar esos mismos daños que produce.

La economía de Jorge Mario Bergoglio se basa en el rearme moral, en la referencia constante al vínculo indisoluble entre una ética respetuosa del bien común y la funcionalidad real de todo sistema económico-financiero.

Un importante recordatorio que nos hace conscientes del largo camino que falta por recorrer.


Deja un comentario

Comentario al discurso del Papa a la Centesimus annus.

El Papa: trágica y falsa la dicotomía entre la ética de las religiones y los intereses de la finanza

Audiencia a la Fundación “Centesimus Annus pro Pontifice”, al final de la conferencia internacional sobre “Nuevas políticas y estilos de vida en la era digital”

El Papa Francisco

Pubblicato il 26/05/2018
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

 

El egoísmo y la exclusión, la crisis económica y la falta de empleo, las amenazas contra las familias y la indiferencia hacia los jóvenes, los pobres y los migrantes. La “cultura del descarte”. El Papa Francisco reflexiona sobre los desafíos que hacen que este mundo de hoy sea incierto y, durante la audiencia a la Fundación “Centesimus Annus pro Pontifice” (al final de la conferencia internacional sobre las “Nuevas políticas y estilos de vida en la era digital”), invocó «una cultura global de justicia económica, de igualdad y de inclusión» a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.

 

En la Sala Regia, a pocos metros de la Biblioteca en la que esta mañana recibió a su “hermano” Bartolomé, quien inauguró las sesiones de trabajo de la conferencia, el papa Bergoglio habló con los miembros de la “Centesimus Annus” sobre las «actuales dificultades y crisis en el sistema económico» que «tienen una innegable dimensión ética: se relacionan con una mentalidad de egoísmo y de exclusión que ha generado en los hechos una cultura del descarte, ciega frente a la dignidad humana de los más vulnerables».

 

No son hipótesis, sino datos que ha dejado a la luz el aumento de la «globalización de la indiferencia» frente a los «evidentes desafíos morales que la familia humana está llamada a afrontar». En particular, el Papa se refirió a los «obstáculos al desarrollo humano integral de muchos de nuestros hermanos y hermanas, no solo en los países materialmente más pobres, sino cada vez más en medio de la opulencia del mundo desarrollado». «Pienso también –añadió el Papa– en las urgentes cuestiones éticas relacionadas con los movimientos migratorios mundiales».

 

«Demasiado a menudo una trágica y falsa dicotomía (semejante a la artificial fractura entre la ciencia y la fe) se ha desarrollado entre la doctrina ética de nuestras tradiciones religiosas y los intereses prácticos de la actual comunidad de negocios», afirmó. «Pero hay una natural circularidad entre las ganancias y la responsabilidad social. Hay, efectivamente, u “nexo indisoluble entre una ética que respete a las personas y el bien común y el real funcionamiento de cada sistema económico y financiero”», añadió citando el reciente documento vaticano “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones” sobre el discernimiento ético en el sistema económico.

 

«La dimensión ética de las relaciones sociales y económicas» no puede ser importada «a la vida y a las actividades sociales desde fuera, sino que debe surgir desde dentro», insistió Bergoglio. Este es un objetivo a largo plazo «que exige el compromiso de cada persona y de cada institución en el seno de la sociedad».

 

En cuanto al tema elegido para la conferencia de este año: «Nuevas políticas y nuevos estilos de vida en la era digital», el Santo Padre subrayó uno de los retos relacionados con esta temática: las amenazas que las familias están afrontando a causa de la escasez de oportunidades laborales estables y el impacto de la revolución de la cultura digital.

 

El Pontífice resaltó, que tal y como ha puesto en evidencia, el recorrido de preparación para el Sínodo de este año, dedicado a los jóvenes, «es un área crucial en la cual la solidaridad de la Iglesia es efectivamente necesaria».

 

«La contribución de todos ustedes es una expresión privilegiada de la atención de la Iglesia hacia el futuro de los jóvenes y las familias», observó Francisco, recordando que, por otra parte, se trata de una actividad en la que lacooperación ecuménica es de especial importancia y la presencia del Patriarca Bartolomé de Constantinopla en su conferencia, «es un signo elocuente de esta responsabilidad común».

 

«Queridos amigos, al compartir su conocimiento y experiencia, y al transmitir la riqueza de la doctrina social de la Iglesia, ustedes buscan formar las conciencias de líderes en el campo político, social y económico. Les animo a perseverar en este esfuerzo, que ayuda a construir una cultura global de la justiciaeconómica, la igualdad y la inclusión», concluyó el Pontífice, expresando su gratitud y aprecio «por todo lo que ya han logrado, confiando su futuro compromiso a la providencia de Dios en oración».


Deja un comentario

Informe ONU sobre economía mundial. Luces y sombras.

Las tensiones comerciales amenazan el crecimiento de la economía mundial

Organización Marítima Internacional
Felixtowe, el mayor puerto de contenedores del Reino Unido.

17 Mayo 2018

Las presiones también pueden verse reflejadas en América Latina y el Caribe, pese a que se prevé un incremento positivo en la región superior al 2 % durante el 2018 y el 2019. La excepción será Venezuela, que continuará en recesión.

El aumento de las tensiones comerciales, las dudas respecto a las políticas monetarias, los niveles de endeudamiento y las tensiones geopolíticas amenazan las positivas perspectivas de crecimiento de la economía mundial, según  las estimaciones de un estudio presentado este jueves en Nueva York.

El informe de las Naciones Unidas sobre Situación y Perspectivas de la Economía Mundial indica que el crecimiento global de la economía será del 3,2 % durante este año y el próximo, una revisión al alza del 0,2 % y el 0,1 % respectivamente.

Esta situación comportaría una mejora del crecimiento en los países desarrollados debido a la aceleración de la subida de los salarios, un escenario beneficioso para las inversiones y las consecuencias a corto plazo fruto del plan de estímulo fiscal en Estados Unidos, señala el estudio.

“Aunque el aumento moderado de los precios para los productos básicos a nivel mundial supondrá una presión al alza en la inflación de muchos países”, el informe destaca que las “presiones inflacionarias” están bajo control en casi todas las regiones desarrolladas y en desarrollo.

Por otro lado, destaca también el aumento de los desafíos como las amenazas al sistema de comercio multilateral, el alto grado de desigualdad y el incremento de las emisiones de carbono.

El economista jefe de las Naciones Unidas, Elliot Harris, destacó que el alza de la economía global supone una buena noticia para avanzar hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero manifestó que “es absolutamente necesario no darse por satisfechos ante las positivas cifras de crecimiento”.

Las expectativas de crecimiento del PIB se han revisado al alza en casi el 40% de los países desde la última actualización el pasado mes de diciembre. Se prevé que este disminuya en el centro y el sur de África y las estimaciones para 2018 se revisaron a la baja en las economías en transición y los países menos desarrollados.

La desigualdad de ingresos persiste elevada en muchos países pese a los indicios de mejora en algunos países en desarrollo tanto debido a factores cíclicos temporales como a algunos cambios estructurales.

El estudio destaca los avances en materia de disminución de la desigualdad en América Latina y el Caribe durante los últimos 15 a 20 años debido a políticas relacionadas con el salario mínimo, la educación y las transferencias de con fondos públicos.

América Latina también crece

El dato positivo para la economía mundial también se reflejará en América Latina y el Caribe con un crecimiento estimado de un 2,1 % durante el 2018 y un 2,5 % el 2019, con la excepción de Venezuela que entró en su quito año de recesión.

El repunte del crecimiento se verá impulsado por el fortalecimiento de la demanda del sector privado, especialmente en los países exportadores de materias primas de América del Sur.

El consumo privado y la inversión contará con el apoyo de modestas presiones inflacionistas, tipos de interés bajos y, en algunos casos, una mayor confianza.

El mercado laboral sigue mejorando ya que muchos países redujeron su tasa de desempleo durante el último año y apunta una recuperación en el sector de las manufacturas.

Pese a la proyección positiva de la economía en la región durante los dos próximos años, esta dista de alcanzar el 3,2% logrado durante el periodo 1991-2012.

Asimismo, la débil recuperación de las inversiones y la productividad durante los últimos años produjeron una disminución en el crecimiento que podría obstaculizar el alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El estudio destaca que una escalada en las tensiones comerciales globales afectarías negativamente a los exportadores de productos básicos de América del Sur y los países de América Central y el Caribe con estrechos vínculos con los Estados Unidos.

Además, la dilatada incertidumbre sobre las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte podría debilitar las perspectivas para la economía de México.

Los niveles de deuda en América Latina también aumentaron de manera notable, pasando, por ejemplo, en Brasil del 125 al 145% y en México del 56 al 77%. En muchas de estas economías, una parte significativa del aumento de la deuda se orientó hacia activos inmobiliarios y financieros en lugar de hacia capital productivo.

FAO/Giulio Napolitano
Etiquetado de cajas y botes en una productora de comida gourmet en Manzini, Suazilandia.

 

Guerra comercial

El comercio mundial se ralentizará en 2018, pero se mantendrá robusto en 3,8%, bien entendido que no suban las tensiones comerciales.

Sin embargo, en caso de un incremento brusco de las trabas comerciales y de las disputas se podría ralentizar considerablemente el comercio y la inversión a corto plazo, y obstaculizar el crecimiento mundial a mediano plazo, particularmente debido a los estrechos vínculos entre el comercio, la inversión y el aumento de la productividad.

Los efectos directos de las medidas que se han introducido y propuesto en los últimos meses, como los aranceles propuestos sobre las exportaciones desde China y desde los Estados Unidos por valor de 50.000 millones de dólares (equivalentes a una cifra entre el 0,2% y el 0,4% del PIB en cada país), seraán de momento relativamente modestos a nivel macroeconómico.

Volatilidad de los mercados

Si bien las condiciones financieras mundiales continúan siendo relativamente propicias para la inversión, durante los últimos años también se han acumulado riesgos financieros. El prolongado período de abundante liquidez mundial y los bajos costos de los préstamos no se han traducido en una recuperación sostenida, generalizada y robusta de la inversión. Por el contrario, ha fomentado, en especial, la emisión de títulos de deuda, las estrategias de fusiones y adquisiciones y el aumento de las readquisiciones empresariales.

A principios de 2018 aumentó la volatilidad de los mercados bursátiles mundiales, una situación que nos recuerda que las vulnerabilidades que se acumularon en muchas economías emergentes las expuso a picos de aversión al riesgo, a un descontrolado ajuste de las condiciones de liquidez mundiales y a una repentina retirada de capital.

Deuda Elevada

Los niveles de deuda pública y privada se mantienen en niveles históricamente altos en muchas economías desarrolladas, y tanto el déficit de los hogares como la de las empresas, es mayor que antes de la crisis financiera mundial.

En las economías emergentes, la proporción entre la deuda y el PIB ha aumentado del 139% en 2010 a casi el 200% en 2017. La deuda del sector no financiero en China aumentó del 180 a más del 250% del PIB