Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Nicaragua: no a una ley de amnistia.

Nicaragua: Bachelet preocupada por la posible adopción de una Ley de Amnistía

ONU/Manuel Elias
Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

8 Junio 2019

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos  manifestó este viernes su inquietud por la posible adopción en Nicaragua de una Ley de Amnistía que imposibilitaría el procesamiento de las personas potencialmente responsables de las graves violaciones contra los derechos humanos cometidas durante las protestas contra el Gobierno que se iniciaron el 18 de abril de 2018

Michelle Bachelet recordó que, tanto el seguimiento conducido por su Oficina como por los mecanismo regionales, mostraron las graves violaciones cometidas contra las garantías fundamentales que  comenzaron en abril del año pasado.

“En particular el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía que, en algunos casos, resultó en ejecuciones extrajudiciales; desapariciones forzadas, casos de tortura y violencia sexual, y detenciones arbitrarias o ilegales generalizadas, ocasionalmente cometidas por elementos armados progubernamentales con la aquiescencia de las autoridades”, detalló.

Bachelet indicó que las protestas han provocado mas de 300 fallecimientos, 2000 heridos, la encarcelación de centenares de opositores gubernamentales y el procesamiento de 700 personas.

La Alta Comisionada añadió que “el Gobierno tiene el deber de garantizar la rendición de cuentas y la justicia para las víctimas”. 

Basándose en la información que dispone, hasta el momento solo se ha sentenciado a un agente armado progubernamental y no se ha abierto ninguna investigación a los integrantes de las fuerzas del orden relacionados con las mencionadas denuncias de los derechos fundamentales.

“Las amnistías por graves violaciones de los derechos humanos están prohibidas por el derecho internacional. Crean impunidad, lo que puede conducir a nuevas violaciones”, enfatizó. Además, resaltó que “pueden socavar el derecho de las víctimas a un recurso efectivo, incluidas las reparaciones y el derecho a la verdad”.

Del mismo modo, pidió la liberación y el sobreseimiento de las causas penales de las personas detenidas arbitrariamente durante las protestas o por manifestar opiniones disidentes.

Otra ley preocupante

Bachelet también mostró su preocupación por la aprobación el pasado 29 de mayo de la Ley sobre Atención Integral a Víctimas. La adopción de la norma se efectuó en menos de 48 horas y sin previa consulta con la sociedad civil o las organizaciones de víctimas,

En opinión de la Alta Comisionada, la ley no sienta las medidas de reparación adecuadas y proporcionadas, en particular las indemnizaciones y las garantías de no repetición.

“Los nicaragüenses tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación. También se les debe garantizar que un uso excesivo de la fuerza similar al ocurrido no se pueda repetir y que se respetarán sus derechos fundamentales a las libertades de expresión y reunión pacífica. Se necesita un proceso inclusivo de diálogo para abordar las demandas de la gente y trazar el camino a seguir “, dijo Bachelet.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Venezuela: invitación del gobierno a Bachelet (derechos humanos ONU) para una visita al País

Bachelet responde a la invitación de Venezuela de visitar el país

Meridith Kohut/IRIN
En los hospitales públicos venezolanos se agotan la mayoría de las medicinas y el material médico necesario.

4 Enero 2019

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos ha contestadi a las autoridades venezolanas que antes de su visita, un equipo de su oficina debería viajar al país para asegurar que tenga “acceso a todas las áreas necesarias”.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha recibido una invitación formal del Gobierno de Venezuela para visitar el país.

Así lo ha confirmado este viernes la portavoz de su oficina en rueda de prensa. La Alta Comisionada ha contestado a las autoridades venezolanas exponiendo la necesidad de que un equipo técnico visite antes el país.

La portavoz, Ravina Shamdashani, explicaba que el envío de un equipo técnico es algo que se hace siempre antes de la visita de la Alta Comisionada y ellos se encargan de asegurar que tenga acceso a “todas las áreas necesarias”.

En este caso, de momento no se han concretado una fecha ni los lugares que Bachelet querría visitar. “Habitualmente cuando un Alto Comisionado va a un país suele llevar a cabo viajes fuera de la capital, a zonas donde haya denuncias de violaciones de los derechos humanos, o a centros de detención“, dijo la portavoz, que aclaró que por ahora sólo ha habido un contacto inicial con las autoridades venezolanas, por lo que, de momento, no hay puntos de desacuerdo sobre la visita.

El septiembre de 2018, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó una resolución en la que solicitó a la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos que elaborara un nuevo informe “exhaustivo” sobre la situación de los derechos humanos y que éste sea presentado ante el Consejo. Además, pidió al Gobierno venezolano que colabore con la Oficina de Derechos Humanos y el resto de los mecanismos del Consejo.

En una entrevista con Noticias ONU, Michelle Bachelet, ha explicado que cuando se reunió con el canciller venezolano, Jorge Arreaza, en Ginebra le pidió “acceso al país”.

Durante su visita a Nueva York para la Asamblea General de la ONU, el presidente Nicolás Maduro dijo a la prensa que Bachelet sería bienvenida en Venezuela “cuando quiera”. La invitación se formalizó por carta el pasado noviembre, según confirmó el ejecutivo venezolano.

Informes de la Oficina de Derechos Humanos

La Oficina de Derechos Humanos ya elaboró en los últimos dos años informes sobre las violaciones cometidas en Venezuela, pero éstos no se pudieron presentar en el Consejo para ser debatidos al no haber sido solicitados por el organismo. El Gobierno de Venezuela no otorgó a la Oficina el acceso al país, pese a las repetidas solicitudes cursadas.

El ministro de Asuntos Exteriores, Jorge Arreaza, se dirigió al Consejo de Derechos Humanos el pasado 11 de septiembre y afirmó que su país pretendía volver a colaborar con la Oficina tras la toma de posesión del cargo de Bachelet.

Salida de venezolanos

Actualmente, 3,3 millones de venezolanos se encuentran en 16 países de Sudamérica y las proyecciones de la ONU prevén la salida de dos millones más en 2019.

La salida de venezolanos de su país se aceleró en 2017 y aumentó aún más en 2018, con un promedio estimado en 5500 personas diarias abandonando el territorio nacional.

La ONU ha presentado un plan regional con el objetivo de socorrer a 2,7 millones de personas en 16 países durante 2019. De ellas, 2,2 millones son venezolanos y el otro medio millón son habitantes de las comunidades de acogida y para ello requiere de 738 millones de dólares, incluidos recientemente en el llamamiento humanitario global de la ONU.


Deja un comentario

Medidas represivas del gobierno de Nicaragua. Denuncia de la ONU

Bachelet, “muy alarmada” por la expulsión de grupos de DDHH de Nicaragua

Articulo 66
Manifestantes en Managua participan en una marcha para pedir el fin de la violencia en Nicaragua

21 Diciembre 2018

El Gobierno nicaragüense ha solicitado a dos instituciones establecidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que abandonen el país. La Alta Comisionada alerta de que “la sociedad civil está en peligro de ser completamente desarticulada”.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, asegura estar “muy alarmada” porque el Gobierno de Nicaragua haya expulsado del país a dos instituciones establecidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos(CIDH).

Con la expulsión del MESENI y el GIEI*, que se establecieron en cooperación con el Gobierno después de la violencia y los disturbios a principios de año, el país se queda “prácticamente sin órganos de derechos humanos independientes”, advierte Bachelet.  La decisión llega, además, después de la reciente cancelación de la personería jurídica y la confiscación de propiedades de varias ONG locales.

El Gobierno también ha anunciado que no aceptará visitas de seguimiento por parte de la CIDH.

Esta decisión, añade la Alta Comisionada, junto con los ataques a los medios de comunicación independientes del pasado fin de semana, “tiene como consecuencia un país donde la sociedad civil está en peligro de ser completamente desarticulada”. Además, hace que solucionar la crisis que afecta al país “sea mucho más difícil y pone en riesgo el diálogo nacional con los Estados vecinos y con la comunidad internacional en general, con graves consecuencias”.

Bachelet espera poder “encontrar puntos de entendimiento con el Gobierno para revertir esta tendencia”.

La CIDH lamentó la decisión del Estado de Nicaragua y comunicó que el MESENI seguirá funcionando desde su sede en Washington DC. “Para ello continuará en contacto permanente con las organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales, actores estatales y con las víctimas de violaciones de derechos humanos”, explicaron.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de acuerdo con información proporcionada por la sociedad civil, en Nicaragua, más de 550 personas permanecen privadas de libertad por hechos vinculados con las protestas, de las cuáles, al menos, 90 habrían recibido sentencia condenatoria. Durante las protestas, 325 personas murieron y más de 2000 resultaron heridas.

En agosto, el Gobierno nicaragüense dio por concluida la invitación a la misión de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos. Unos días antes, la oficina había publicó un informe en el que denunció que la represión y las represalias continúan en el país, al punto que las personas que participaron en las protestas que comenzaron en abril, o tienen opiniones disidentes “han sido forzadas a esconderse o salir del territorio”, y subraya que las autoridades nicaragüenses no desmienten la existencia de los elementos armados, pero sí “aprueban sus acciones y les permiten operar con impunidad”.

*MESENI es el acrónimo en español del Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua de la CIDH. El GIEI es el acrónimo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que debía presentar su informe final en la capital Managua el 20 de diciembre.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Represión en Nicaragua. Seria amonestación de la ONU al gobierno

El gobierno de Nicaragua debe cesar el acoso contra la sociedad civil y los medios de comunicación

ONU/Manuel Elias
Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

16 Diciembre 2018

Desde abril pasado, los medios de comunicación de Nicaragua han sufrido ataques y el hostigamiento se ha agudizado en las últimas semanas. La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos instó al gobierno a detener inmediatamente ese acoso.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos urgió al gobierno de Nicaragua a cesar de inmediato las intimidaciones y el acoso contra entidades de la sociedad civil y medios de comunicación.

En un comunicado emitido este sábado, Michelle Bachelet conminó a dejar de perseguir a “defensores de derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil, periodistas y medios de comunicación críticos con el gobierno”.

“Asimismo, insto a las autoridades a que respeten y garanticen los derechos humanos y las libertades fundamentales de los nicaragüenses”, enfatizó.

Insto a las autoridades a que respeten y garanticen los derechos humanos de los nicaragüenses

Desde abril de este año, en el país centroamericano se han registrado actos de represión que se han intensificado en las últimas semanas con el hostigamiento a periodistas y allanamientos a medios de comunicación, además de que se canceló la persona jurídica de nueve ONG.

Bachelet expresó su disposición a seguir negociando con las autoridades con el propósito de encontrar una vía para que la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos pueda volver a tener una presencia estable en el país y así asistir al gobierno en su obligación de respetar y defender las garantías fundamentales de la ciudadanía.


Deja un comentario

ONU. Michelle Bachelet: su experiencia personal y su responsabilidad en la defensa de los derechos humanos.

26 Octubre 2018

En una entrevista con Noticias ONU, la Alta Comisionada explica los nuevos desafíos que afrontan los derechos humanos en la actualidad, como el cambio climático, y asegura que su defensa es “una tarea que no se acaba nunca”. Además, nos cuenta su experiencia como superviviente de la dictadura de Augusto Pinochet. “No hay que tener miedo a la ciudadanía” es una de las lecciones que nos deja.

De ver a su padre torturado y muerto durante la dictadura de Chile y de ser ella misma detenida y desparecida del mismo régimen, Michelle Bachelet ha llegado a ser la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Aquella experiencia, asegura le ayudará ahora a ponerse “en los zapatos de las víctimas”.

Entre una situación y otra, también fue ministra de Salud, luego de Defensa y después presidenta de Chile. Más tarde defendió los derechos de la mujer como directora ejecutiva de ONU Mujeres, para posteriormente volver a ser presidenta de su país.

Todas esas vivencias le han servido para tener en cuenta la necesidad de “prevenir”, de “tener resultados” y de “actuar” cuanto antes para evitar que los costes de la pasividad sean más elevados.

Como ciudadana del mundo, cree que se ha avanzado mucho desde la adopción de la Declaración Universal de los Derechosen diciembre de 1948, pero como Alta Comisionada sabe que los desafíos que tiene por delante son “enormes” y que la defensa de los derechos humanos “es una tarea que no se acaba nunca”, porque a los viejos retos, como la pobreza o la igualdad, se le han añadido “los de nueva generación”, como el cambio climático y el medio ambiente.

En esta amplia entrevista, Bachelet también nos habla de la labor de su Oficina en dos países de la región, Venezuela y Nicaragua, de los que tiene encargado elaborar sendos informes sobre la situación de los derechos humanos.

¿Cómo reconstruyó su vida tras vivir la dictadura de Pinochet y cómo esta experiencia le puede ayudar en su nuevo cargo como Alta Comisionada para los Derechos Humanos?

Es una pregunta que hace pensar muy profundamente. Cuando uno ha vivido procesos de dolor, personales o cercanos; cuando uno ha tenido la muerte de un padre bajo tortura, cuando una ha estado presa y desaparecida por un tiempo, cuando uno ha visto conocidos, amigos, familiares ejecutados, desparecidos, exiliados, la verdad es que la primera sensación es de dolor, es de rabia, es de no querer que estas cosas pasen.

Y luego, uno va elaborando y va diciendo, pero a ver, más allá de que tenemos que seguir recordando con amor a los amigos y hacer gestos y actos para que el país entero se haga cargo de lo que pasó, y diga un nunca más; y para ver cómo creamos las condiciones en nuestro país para que la democracia nunca vuelva a estar en peligro; para que la muerte nunca sea una nueva alternativa en el país, y para que una persona que piensa distinta no sea un enemigo sino un adversario político.

El valor de la resiliencia, que es el valor de, pese a las adversidades y los golpes, no quebrarse.

También tiene que ver con algo que yo creo que uno aprende en la familia, que es el valor de la resiliencia, que es el valor de, pese a las adversidades y los golpes, no quebrarse. Yo creo que, por un lado, tiene que ver el ambiente donde uno vive y, por el otro, el decir “OK” eso es horrible y no quiero que esto nunca más pase, y voy a hacer todo lo que pueda para que en nuestra sociedad se construya una democracia sostenible y duradera, donde los derechos humanos se cumplan y se respeten, y donde veamos al otro como una persona distinta, pero no como una persona amenazante.

En ese sentido, mi experiencia personal y como funcionaria pública, como ministra, como presidenta dos veces, y durante la dictadura con mi trabajo con ONGs que trabajaban con víctimas, me trae aprendizajes de, por un lado, ponerse en los zapatos de las víctimas y, por otro lado, entender que hay Gobiernos que a veces pueden tener políticas de Estado y cometer violaciones de los derechos humanos por determinados conceptos o ideologías, y hay otros que lo hacen porque no tienen la capacidad de las instituciones o las policías no están bien formadas, etc.…

¿Cuáles son sus prioridades?

Yo tengo un mandato que lo define una resolución de las Naciones Unidas. Tengo que cumplir con ese mandato que tiene varias partes. Una es ser la voz de los que no tienen voz. Otra es trabajar con los Estados para, por un lado, informarles de los desafíos que tienen en el área de los derechos humanos, y por otro ofrecerles desarrollar capacidad institucional y cooperación técnica.

Hacer primero uno o lo otro va a depender de la situación, porque yo quiero ser la voz de los que no tienen voz, pero también quiero tener resultados. Quiero que ojalá esas políticas, si es que son políticas intencionales, se modifiquen, y si no se pasen las sanciones que correspondan a nivel internacional.

Yo diría que mi prioridad número uno es la prevención. En muchos casos que las Naciones Unidas han analizado, como el de Sri Lanka o Myanmar, había reportes de los relatores especiales avisando de lo que iba a pasar. Por ello, es necesario tener un muy buen sistema, no sólo de la oficina que yo dirijo sino de todo el sistema de las Naciones Unidas, para tener estos semáforos de luces rojas y naranjas que nos avisen: “cuidado, aquí viene algo complejo”. Y lo que se requiere no es sólo diagnóstico precoz, sino acción temprana.

Nuestro llamado va a ser siempre a tomar medidas tempranas, porque la prevención no solo evita mucho dolor y derramamiento de sangre, sino también el altísimo costo que significa un conflicto desde cualquier punto de vista.

¿Cómo se puede proteger a los defensores de los derechos humanos?

Nosotros lo que buscamos es apoyar, desde la Oficina, todo tipo de iniciativas que les permitan realmente ejercer la defensa de los derechos. Hay proyectos de apoyo específicos.

Como Gobierno, a nadie le gusta que le critiquen; sin embargo, uno siempre tiene que ponerse en el rol de ver si está realmente pasando eso que me están diciendo.

También alzamos la voz para llamar a los Gobiernos a permitir que puedan realizar efectivamente su actividad. Hay señales preocupantes de disminución de recursos, y hemos visto cortes de financiamiento, incluso en países europeos, para los defensores de los derechos humanos. También hemos observado la disminución de los espacios cívicos de participación y eso no nos parece bueno. No contribuye a un ambiente sano de derechos humanos, democrático y transparente en una sociedad.

Como Gobierno, a nadie le gusta que le critiquen; sin embargo, uno siempre tiene que ponerse en el rol de ver si está realmente pasando eso que me están diciendo. Por otro lado, mi experiencia personal es que las políticas públicas que se desarrollan con participación ciudadana son generalmente mucho más sostenibles y legitimas. Yo creo que no hay tenerle miedo a la ciudadanía.

ARCHIVO/ONU
Un grupo de niños lee la Declaración Universal de los Derechos Humanos en un jardín de infancia.

Este año celebraremos el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ¿dónde nos encontramos con respecto a 1948?

Ha habido muchos progresos y cuesta reconocerlo porque a nosotros nos toca ver la parte fea, la parte de los dolores, de las violaciones de los derechos humanos. Pero si uno mira hacia atrás, en esa época ¿cuántas mujeres votaban? o ¿cuánta pobreza había en el mundo? o ¿cuál era el grado de integración de los ciudadanos en sus sociedades?

Pero todavía quedan desafíos gigantescos.

Es cierto, las mujeres han avanzado mucho en sus derechos, pero igualmente todavía no son ciudadanas de pleno derecho, todavía tienen restringidas ciertas oportunidades. Tienen derechos en teoría, pero en la práctica no.

En muchas partes los derechos de los niños no son totalmente respetados, aunque sus países hayan firmado la Convención de los derechos del niño.

Tenemos nuevos desafíos, porque la población está viviendo más años y tenemos una población mayor pobre, con pensiones bajas.

Para mí los derechos son todos, no solo los políticos y civiles, también los económicos, los culturales, los sociales, la educación, la salud. La verdad es que esta tarea no termina nunca.

Y no termina nunca no sólo porque aparecen nuevos desafíos, como los ambientales o el cambio climático.

De esta manera, seguimos teniendo desafíos de derechos humanos de primera generación, que son los derechos civiles y políticos; los de segunda generación, que son los económicos, sociales y culturales, y los de tercera que son ahora los medioambientales y el tema digital.

Articulo 66
Protesta estudiantil en Managua, Nicaragua, el pasado mes de julio.

Mirando a nuestra región, tiene que preparar un informe sobre Venezuela, pero de momento no tiene acceso al país. ¿Cómo afronta este informe?

Nosotros tenemos el mandato de monitorear y presentar un reporte ante el Consejo de Derechos Humanos el próximo año, a mitad del próximo año. Por lo tanto, nuestra gente estará haciendo el monitoreo desde fuera de Venezuela. En el caso concreto de que haya una visita mía o un acuerdo de que nuestra gente pueda ir allá, entonces habrá la oportunidad de que el reporte incluya una visión del Gobierno, junto con la de las personas que han presentado acusaciones frente a un conjunto de materias.

Una de las preocupaciones que tenemos, aunque no es un tema directo de mi oficina, es la situación de las dificultades económicas que han derivado en problemas de alimentación y salud. Por eso, el Secretario General ha nombrado un enviado especial, Eduardo Stein, que está trabajando junto con el Alto Comisionado para los Refugiados como con la Organización internacional de las Migraciones, dado el alto número de venezolanos que han salido del país para mirar cómo buscar apoyo ante esta situación. Me he reunido con ellos, hemos conversado y mirado de qué manera podemos apoyar para que la situación de los migrantes sea la que corresponda, que tengan la dignidad y la acogida que corresponda.

¿Y en cuanto a Nicaragua?

Nosotros tenemos un mandato y también vamos a monitorear. En este momento, el equipo está monitoreando desde Panamá y en la reunión con el ministro de Relaciones Exteriores que fue al Consejo de Derechos Humanos, a comienzos de septiembre, señalamos que, si Nicaragua plantea condiciones adecuadas para que el equipo pueda volver, nosotros estamos muy disponibles a volver. Pero naturalmente hay que conversar en qué condiciones. Y le hemos dicho, lo mismo que a todos, si hay acceso, los informes van a ser informes más completos, mejores, pero nosotros vamos a hacer nuestra tarea.

Para estar informado de la actualidad internacional, descárgate nuestra aplicación Noticias ONU  para IOS o Android

Producción Antonio Lafuente


Deja un comentario

Bachelet, comisionada de derechos humanos de la ONU exige al gobierno de Myanmar la liberación de periodistas condenados injustamente

Myanmar debe liberar inmediatamente a los periodistas que revelaron las matanzas de rohinyás

OIT/M.Creuset
La nueva Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

3 Septiembre 2018

La nueva Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, considera que la condena de este lunes a dos reporteros envía un mensaje de que la prensa no puede trabajar sin miedo. Asimismo, considera que el juicio “violó claramente las normas internacionales”.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos instó este lunes a Myanmar a liberar “inmediata e incondicionalmente” a los dos periodistas de la agencia de información Reuters, Wa Lone y Kyaw Soe Oo , que hoy fueron condenados a siete años de prisión por la violación de una “mal definida” Ley de Secretos Oficiales.

Michelle Bachelet destacó en un comunicado que la cobertura de la masacre de Inn Din, una ejecución de rohinyás por parte del ejército de Myanmar el 2 de septiembre de 2017, fue “claramente de interés público, ya que de otro modo tal vez nunca hubiera salido a la luz pública”.

Bachelet remarcó que la condena envía un mensaje a los periodistas donde se les dice que no pueden actuar sin miedo y en el que deben tomar la decisión de “autocensurarse o arriesgarse a ser procesados”.  Además, destacó que la sanción es consecuencia de un juicio que “infringió claramente las normas internacionales”.

La Alta Comisionada pidió la anulación de su condena junto al resto de periodistas detenidos por ejercer “su legítimo derecho a la libertad de expresión”.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU tiene previsto publicar publicará en los próximos días un informe sobre la situación de la libertad de expresión en Myanmar.

Michelle Bachelet asumió sus funciones como Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el primero de septiembre y es la séptima Alta Comisionada. Bachelet sucede a Zeid Ra’ad Al Hussein, de Jordania, quien ocupó el cargo desde septiembre de 2014 hasta el 31 de agosto de 2018.

La condena representa un momento “sombrío” para Myanmar

El relator especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, David Kaye, y Yanghee Lee, la relatora especial sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, se sumaron a la petición de puesta en libertad de los reporteros.

“Esta es otra clara señal de que Myanmar se está distanciando de las normas internacionales de derechos humanos. Lamentamos que el tribunal no haya reconocido la importancia del periodismo independiente, la libertad de expresión y el derecho del público a la información”, destacaron.


Deja un comentario

Michelle Bachelet elegida como alta comisionada derechos humanos ONU

Michelle Bachelet es confirmada como Alta Comisionada para los Derechos Humanos

UN Photo/Jean-Marc Ferré
La ex presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha sido nominada como la próxima Alta Comisionada para los Derechos Humanos

10 Agosto 2018

La Asamblea General aprobó su nominación por aclamación sin necesidad de voto. El Secretario General dice estar complacido con la decisión que adjudica el mandato que comenzará el 1 de septiembre y tendrá una duración de cuatro años.

“Estoy encantado de que la Asamblea General haya confirmado el nombramiento de Michelle Bachelet como Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, dijo António Guterres a la prensa tras la aprobación de la nominación de la expresidenta de Chile de manera unánime por los 193 Estados de la ONU.

El Secretario General aseguró que Bachelet ha sido una figura “formidable” tanto en su país, como en su trabajo con las Naciones Unidas como directora ejecutiva de ONU Mujeres.

“En su país, ha conocido las alturas y las profundidades al ser la primera mujer en servir como presidenta del país, pero también como superviviente de la brutalidad por parte de las autoridades que la atacaron a ella y a su familia hace muchas décadas. También fue una pionera aquí en las Naciones Unidas, la primera líder de ONU Mujeres, dando a esa nueva entidad un inicio dinámico e inspirador”, dijo.

Guterres agregó que no podía pensar en “una mejor opción” para el cargo, en el año en que se conmemora el 70º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ya que Bachelet vivió en la oscuridad de la dictadura y como médico conoce los desafíos de las personas que necesitan servicios de salud, así como otros derechos sociales y económicos. Además, la expresidenta tiene experiencia en las responsabilidades de ser una líder nacional y mundial.

“Ella asume el cargo en un momento de gran importancia para los derechos humanos”, aseguró el titular de la ONU, recalcando que el odio y la desigualdad van en aumento, el respeto a los derechos humanos está en declive, el espacio de la sociedad civil se está reduciendo y las libertades de prensa están bajo presión.

“Para navegar estas corrientes, necesitamos una fuerte defensora de todos los derechos humanos: civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Necesitamos una persona que pueda garantizar la integridad de los mecanismos indispensables de derechos humanos de las Naciones Unidas”, resaltó.

Michelle Bachelet agradeció a través de un video en su cuenta oficial de Twitter al Secretario General y la Asamblea General por su nombramiento, diciendo que se encuentra “profundamente honrada” por su confianza en el cumplimiento del nuevo rol.

Reconociendo la labor de Zeid Ra’ad Al Hussein

El Secretario General además expresó su profundo agradecimiento al actual Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, por la “pasión, coraje y habilidad” en su trabajo durante los últimos cuatro años.

“Le deseo lo mejor ahora que se tomará el tiempo con su querida familia y en todos sus esfuerzos futuros”, expresó.

Zeid emitió una declaración tras el nombramiento de Michelle Bachelet en la que acogió con satisfacción la decisión de la Asamblea General.

“Estoy verdaderamente encantado con el nombramiento de Michelle Bachelet como próxima Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Bachelet reúne todas las condiciones –valor, perseverancia, pasión y un profundo compromiso con los derechos humanos- para tener éxito como Alta Comisionada”, se lee en el comunicado.

Zeid aseguró que su oficina espera con interés el momento de recibirla y trabajar bajo su liderazgo en la promoción y protección de todos los derechos humanos, para todas las personas, en todo lugar.

António Guterres hizo eco a las palabras del actual Alto Comisionado asegurando que Bachelet aporta una experiencia única a las Naciones unidas y está firmemente decidida a mantener los derechos humanos a la vanguardia del trabajo de la ONU.

“Ella tiene mi total confianza y apoyo, y pido a todos los Estados Miembros y a nuestros socios que le extiendan su apoyo. Espero con ilusión que trabajemos juntos para promover el respeto a los derechos humanos.

Bachelet fue presidenta de Chile durante dos mandatos (de 2014 a 2018 y de 2006 a 2010). Entre 2010 y 2013 desempeñó el cargo de directora ejecutiva de ONU Mujeres. También fue ministra de Defensa y ministra de Salud de Chile.

Michelle Bachelet será la séptima persona en ejercer el cargo de Alto Comisionado desde la creación de la Oficina en 1993. Zeid Ra’ad Al-Hussein lo ha desempeñado desde el 1 de septiembre de 2014. Sus predecesores fueron: José Ayala-Lasso (1994-97); Mary Robinson (1997-2002); Sergio Vieira de Mello (2002-03); Louise Arbour (2004-08); y Navi Pillay (2008-14).