Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Yemen: los casos de cólera agravan la emergencia sanitaria. Llamamiento de UNICEF y OMS y el Programa mundial de alimentos.

El aumento de casos de cólera en Yemen dispara la alarma

OCHA/Matteo Minasi
Paciente recibiendo tratamiento contra el cólera en el Hospital Al-Sadaqah de Adén. (Agosto de 2018)

27 Marzo 2019

UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos pidieron este miércoles acceso humanitario sin restricciones en Yemen, ante el aumento de casos sospechosos de cólera y el incremento del número de yemeníes que sufren  por no tener acceso a los alimentos.

Tras los 109.000 casos de diarrea acuosa sospechosos de cólera y las 190 muertes asociadas a este suceso que se han producido en Yemen desde enero hasta el 17 de marzo, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud temen que se vuelva a producir un brote de cólera como el padecido hace dos años cuando se registraron más de un millón de casos.

Aproximadamente un tercio de los casos reportados durante este año son de niños menores de 5 años, destacaron los directores regionales de UNICEF y la OMS.

“Tememos que el número de casos sospechosos de cólera siga creciendo con la llegada anticipada de la temporada de lluvias y a medida que los servicios básicos, como los sistemas y redes de abastecimiento de agua, se han colapsado”, indicaron.

Geert Cappelaere y el doctor Ahmed Al Mandhari, añadieron que la situación se ve exacerbada por otros factores como el mal estado de los sistemas de eliminación de aguas residuales, el uso de agua contaminada para la agricultura, o el desplazamiento de las familias que huyen de la escalada de la violencia, especialmente en las localidades de Hodeida y Taiz.

Tanto UNICEF como la OMS destacaron que trabajan, junto a una amplia red de socios locales, en la respuesta y detención de la transmisión de la enfermedad. Las actuaciones se concentran en 147 distritos donde se han desplegado equipos de respuesta rápida que proveen suministros adicionales de agua, higiene y saneamiento.

Además, se encuentran en funcionamiento 413 centros para el tratamiento de la diarrea acuosa y rehidratación vía oral.

Durante las últimas semanas, en 95 distritos se incrementaron las intervenciones de cloración para desinfectar el agua y se distribuyó combustible y piezas de repuesto para mantener en funcionamiento las redes de abastecimiento de agua y saneamiento.

Al mismo tiempo, se efectuó una ronda de vacunación vía oral para 400.000 personas y una campaña de sensibilización puerta a puerta que alcanzó a 600.000 yemeníes.

Pese al compromiso por parte de UNICEF y la Organización Mundial para la Salud de ampliar la respuesta a la enfermedad para evitar la propagación de la enfermedad, se encuentran con diversos desafíos como la intensificación de los combates, las restricciones de acceso y los obstáculos burocráticos para transportar suministros de socorro y personal a Yemen.

“UNICEF y la OMS hacen un llamamiento para que se levanten todas las restricciones a nuestras operaciones humanitarias a fin de responder a la propagación de la enfermedad y a otras zonas. Nuestros equipos humanitarios deben tener pleno acceso para llegar a todos los niños, todas las mujeres y todos los hombres que necesitan asistencia médica y de otro tipo”, recalcaron.

Niño recibiendo tratamiento para la desnutrición aguda en un hospital de Hajjah, en Yemen. Foto: PMA/Abeer Etefa.

 A un paso de la hambruna

Y si la situación sanitaria no invita al optimismo, la alimentaria tampoco parece mejorar ya que 20 millones de yemeníes, alrededor del 70% de la población, sufren inseguridad alimentaria, ya que no tienen un acceso garantizado a los alimentos, según manifestó este martes el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Herve Verhoosel.

Esa cifra representa un incremento del 13% respecto al año pasado, explicaba Verhoosel a la prensa en Ginebra tras añadir que “casi 10 millones de ellos están a un paso de la hambruna“.

A esta dramática situación, hay que añadirle que el PMA recibió informes de intensos enfrentamientos en varios puntos de Hodeida, entre ellos un ataque contra una ruta clave de abastecimiento entre la ciudad portuaria y Saná, la capital del país.

Ante esta última circunstancia, expresó su preocupación por las medidas de seguridad para garantizar el apoyo humanitario adecuado en Yemen, tanto por parte del PMA como de otros organismos de las Naciones Unidas.

Verhoosel manifestó su preocupación por la situación en la provincia de Hajjah, una zona situada al noroeste de Saná que padece una gran inseguridad alimentaria, e indicó que “el reciente aumento de la violencia podría empujar a miles de personas más a niveles catastróficos de hambre“.

El PMA considera que 28 de los 31 distritos de Hajjah se encuentran en situación de emergencia humanitaria y que 8 padecen “niveles catastróficos de inseguridad alimentaria”.

Ante este escenario, el PMA presta apoyo a más de 5.000 familias en Hajjah y cuenta con unos 200 puntos de distribución de alimentos que atienden a 1,5 millones de personas.

Durante los próximos días está prevista la distribución de víveres en el distrito de Kushar, el “epicentro de la reciente violencia en la provincia de Hajjah”, pero no se ha podido acceder a los distritos de Harad, Mustaba, Midi y Hayran, donde se calcula que unas 50.000 personas están al borde de la inanición.

Verhoosel recordó “una vez más” que “el PMA necesita un acceso libre y sin trabas a las poblaciones vulnerables de estos distritos si se quiere evitar un mayor deterioro de la situación de la seguridad alimentaria “.


Deja un comentario

Fuerte crecimiento del hambre en el mundo en un año.

El número de personas que pasan hambre creció en 30 millones en un año

Una famila en Terekeka, Sudán del Sur. Foto: FAO/ Albert González Farran

31 de marzo, 2017 — A pesar de los esfuerzos frente al hambre a nivel internacional, cerca de 108 millones de personas padecieron inseguridad alimentaria severa en el mundo en 2016, con un drástico aumento en comparación con los 80 millones de 2015. Así lo afirma un nuevo informe mundial sobre crisis alimentarias publicado en Bruselas.

El documento se elaboró con datos ofrecidos por la FAO, el PMA y UNICEF, la Unión Europea, Estados Unidos e instituciones regionales.

El informe señala que el fuerte incremento refleja los problema que la población enfrenta para producir y acceder a los alimentos debido a los conflictos, los precios récord en los mercados locales y los a eventos meteorológicas extremos causados por El Niño.

Luca Russo, asesor principal de la FAO sobre estrategias de resiliencia, afirmó que uno de los mensajes principales del documento es que las crisis alimentarias se están tornando más prolongadas y complejas.

“Este año, los conflictos fueron el factor determinante en 10 de las 13 peores crisis humanitarias mundiales, lo que pone de relieve el estrecho vínculo existente entre paz y seguridad alimentaria”, dijo el experto.

Russo añadió que según el informe, la demanda de ayuda humanitaria y para la creación de resiliencia se intensificará este año, ya que Sudán del Sur, Somalia, Yemen y el noreste de Nigeria corren el riesgo de sufrir hambrunas:

Otros países que requieren asistencia a gran escala debido a la inseguridad alimentaria generalizada son Iraq, Siria (incluyendo a los refugiados en países vecinos) Malawi y Zimbabwe.

Los 108 millones de personas que según el informe están en situación de inseguridad alimentaria severa en 2016 representan a aquellas que sufren un nivel de malnutrición aguda mayor de lo habitual y una falta generalizada de alimentos mínimamente adecuados, incluso con ayuda externa.


Deja un comentario

Urge más ayuda humanitaria a Nigeria.

PMA suministra ayuda humanitaria en Nigeria a más de un millón de personas durante mes de diciembre

El PMA entregó ayuda alimentaria a más de un millón de personas en el noreste Nigeria. Foto: PMA/Amadou Baraze

30 de diciembre, 2016 — Desde inicios del mes de diciembre el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha entregado asistencia alimentaria o monetaria a más de un millón de personas situadas en zonas de conflicto en el noreste de Nigeria.

Tras alcanzar esa cifra, el PMA informó que más de la mitad de los nigerianos que necesitan ayuda humanitaria urgente en el país ya la han recibido.

El PMA indicó que pudo lograr esa cifra aumentado sus operaciones de respuesta en los estados de Borno y Yobe, enclaves donde cuatro millones de personas padecen inseguridad alimentaria.

El director del PMA en el país, Sory Ouane, señaló que el pasado mes de octubre solo podían proveer asistencia a 160.000 personas y afirmó que el incremento se llevó a cabo gracias al esfuerzo común de los socios humanitarios y el Gobierno de Nigeria.

Sin embargo, Ouane apeló a la ayuda de la comunidad internacional de donantes a realizar un mayor esfuerzo en favor de los nigerianos.

“Un millón de personas no es suficiente y los planes del PMA para 2017 contemplan la entrega de ayuda alimentaria para dos millones y medio de nigerianos; pero para eso necesitamos unos 208 millones de dólares durante los próximos seis meses, de los cuales nos falta recibir unos 140 millones”, dijo Ouane.

Los civiles en el noreste de Nigeria sufren desde hace años la violencia del grupo terrorista Boko Haram y en algunas zonas, más de la mitad de los niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda, según datos del PMA.


Deja un comentario

Próxima visita del Papa al Programa mundial de alimentos en Roma.

Importancia de la visita del Papa Francisco al Programa Mundial de Alimentos

2016-06-09 Radio Vaticana

(RV).- Con ocasión de la próxima visita del Papa Francisco a la sede romana del Programa Mundial de Alimentos (PMA) el lunes 13 de junio, en Radio Vaticano conversamos conmonseñor Fernando Chica Arellano, observador permanente de la Santa Sede ante las organizaciones y organismos de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación en Roma.

Monseñor Fernando Chica destaca la importancia de este evento ya que por primera vez un Pontífice visitará la sede romana del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y explica que el Papa Francisco abordará en su discurso el tema del hambre.

¿Qué papel desempeña Usted como Representante Pontificio ante las organizaciones y organismos de las Naciones Unidas en Roma (FAO, PMA  y FIDA) ?

“Mi papel como Representante Pontificio es llevar la palabra, el corazón, las iniciativas del Papa y de la Santa Sede ante la comunidad internacional y, en concreto, ante el polo romano de Naciones Unidas que está representado por tres grandes organismos: la FAO, que es el más conocido, con el cual la Santa Sede desde 1948 tiene relaciones diplomáticas, elPrograma Mundial de Alimentos (PMA) con el que la Santa Sede tiene relaciones desde 1963 y también con el Fondo para el Desarrollo Agrícola (FIDA). Desde en 1978 la Santa Sede está acreditada ante este organismo”.

“Por tanto, es llevar todo lo que puede ser la presencia del Papa, los deseos de la Santa Sede ante este polo romano de Naciones Unidas y yo me dedico sobre todo a traducir este mensaje que el Papa, desde los primeros días de su Pontificado, ha dado al mundo de estar cerca de los pobres. Los pobres en mi caso tienen el rostro de los hambrientos y de los malnutridos”.

“Y en este Jubileo de la Misericordia convocado por Su Santidad el Papa Francisco yo siempre digo que una de las obras de misericordia es dar de comer a los hambrientos, entonces me siento muy bien en medio de las iniciativas de este Año jubilar, porque si Dios tiene el nombre de misericordia, es decir, si Dios es aquel que se acerca a los más postergados, ¿qué mayor miseria hay que el hambre? El hambre aflige y golpea casi a 800 millones de hermanos nuestros en el mundo, muchos de ellos niños, unos 160 millones. Son personas que se acuestan todas las noches sin apenas comer nada o sin llevarse nada al estómago. Con 25 centavos de dólar diario se podría acabar con el hambre de un niño que llora porque no tiene nada que comer”.

“La Santa Sede participa muy profundamente de todo lo que son las iniciativas de estos organismos para luchar contra el hambre, la miseria, la pobreza en el mundo. Recuerde usted que la lucha contra el hambre en la Agenda de las Naciones Unidas que se aprobó el 25 de septiembre del año 2015 en Nueva York es el segundo objetivo para el desarrollo sostenible y naturalmente está muy en el corazón de estos tres organismos de Naciones Unidas. La Santa Sede participa de todas las iniciativas y de todos los proyectos de estas organizaciones para acabar con estas lacras. Y yo me dedico, desde mi pobreza, a llevar con toda mi alma, y lo hago con entusiasmo, a llevar la palabra del Papa a estos foros internacionales”.

¿Cuál es la importancia de la próxima visita del Papa Francisco al Programa Mundial de Alimentos (PMA)?

“Lo primero que tengo que decir es que es una gran alegría. En el seno de este organismo de Naciones Unidas han recibido esta visita, desde que supieron la fecha, con gran entusiasmo, porque es la primera vez que un Pontífice va a este organismo. Todos los Pontífices, desde hace mucho tiempo, han ido a la FAO. Fue el Papa Francisco la última vez el 20 de noviembre de 2014, naturalmente Su Santidad Benedicto XVI también fue, fue también Juan Pablo II, fue Pablo VI… A la FAO han ido muchos Pontífices pero al Programa Mundial de Alimentos no; es la primera vez. Al Fondo para el Desarrollo Agrícola fue Juan Pablo II una vez”.

“Por eso, la visita de un Sucesor de Pedro al Programa Mundial de Alimentos es muy importante porque el Papa quiere decir que participa de todos los objetivos delineados y hechos propios por este programa. Es un programa que lucha contra el hambre, no simplemente de manera teórica, sino que tiene muchos funcionarios repartidos por todo el mundo, son en torno a unos 11.500 funcionarios en los países más depauperados de la tierra. Allí está la presencia del Programa Mundial de Alimentos. No solamente cuando hay emergencias, lo que ocurre muy a menudo. También en una labor callada y continuada, para recordar que también la comunidad internacional se hace presente donde el dolor y donde el hambre están más presentes”.

“El Programa Mundial de Alimentos está llevando una labor muy benemérita en estos países, pensemos por ejemplo, en Haití, pensemos por ejemplo, en todos los países de América Latina del llamado ‘corredor seco’ de Centroamérica, que tienen un problema de sequía, y que se ven golpeados por el fenómeno conocido como El Niño, este tremendo flagelo que afecta sobre todo a Centroamérica y que causa grandes estragos. Allí está el Programa Mundial de Alimentos con una presencia muy eficaz, ayudando a todos”.

Precisamente se prevé que el Papa hablará sobre el hambre, un tema que se ha impulsado mucho en su Pontificado…

“La Santa Sede, en concreto Su Santidad el Papa Francisco, desde el inicio de su Pontificado, está muy cerca de estas temáticas; el Papa las lleva en el corazón, no desde ahora, desde que era joven. El Santo Padre está muy cerca de todos los que sufren y lo hace con su palabra, y lo hace con su testimonio, y lo hace también con una serie de iniciativas. Esta de ir al PMA se encauza en toda esta predilección del Santo Padre por aquellos que son también por el Señor más queridos, que son los pobres”.

“Entonces, esto está poniendo de manifiesto que la Santa Sede lleva una labor de solidaridad internacional maravillosa, que se pone de manifiesto no solamente con esta visita, sino también con los continuos llamamientos del Santo Padre cuando hay crisis. Por ejemplo, en Oriente Medio, en Centroáfrica, cuando ocurrió el flagelo del Ébola. En el año 2014 la Santa Sede dio una ayuda simbólica para combatir esta enfermedad tremenda, que a muchos hermanos nuestros africanos los afligía de forma muy singular”.

“El Papa quiere poner de manifiesto que donde hay un sufrimiento humano allí está la Iglesia, porque la Iglesia es experta en humanidad, porque la Iglesia es escuela del mejor humanismo. Ninguna de las tonalidades del sufrimiento humano es ajena a la Iglesia, ninguna. Entonces, donde haya un pobre, donde haya una persona desfavorecida, donde haya un necesitado, allí tenemos que estar como Iglesia, desde el Romano Pontífice hasta el último de los bautizados. Todos como pueblo de Dios debemos tener a los pobres en nuestro corazón, y no por un tipo de populismo, no, sino imitando a Cristo. Él en la Sinagoga de Nazaret explicitó su programa mesiánico, en el que los pobres ocupan un lugar privilegiado. La Santa Sede quiere impulsar esta solidaridad internacional con todos los que padecen cualquier tipo de dolor, de angustia, de abatimiento, allí está la Iglesia y la Santa Sede, y naturalmente allí está el Papa en primera persona”.

(Mercedes De La Torre – Radio Vaticano).


Deja un comentario

El PMA carece de los fondos necesarios para alimentos en Nepal.

PMA no cuenta con fondos necesarios para alimentar a damnificados en Nepal

El PMA distribuye ayuda de emergencia en Nepal. Foto: PMA/Angeli Mendoza

08 de mayo, 2015 — Dos semanas después del terremoto en Nepal, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) alertó hoy que la comida sigue siendo la necesidad más urgente, al tiempo que el país se recupera de enormes desafíos como el acceso logístico para llegar a cientos de miles de sobrevivientes en las áreas más remotas y golpeadas por la catástrofe.

Elisabeth Byrs, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Ginebra, dijo que El PMA y sus socios humanitarios han distribuido alimentos para 300.000 personas desde el sismo y está proveyendo más helicópteros y múltiples camiones para transportar suministros a las zonas rurales más afectadas donde no existen rutas o las existentes son muy precarias.

También informó que el PMA ha abierto una ruta terrestre desde India para disminuir la presión sobre el aeropuerto de Katmandú.

No obstante, la vocera subrayó que el PMA tiene enormes dificultades para conseguir los fondos necesarios para esa compleja y costosa operación.

Las operaciones de emergencia de la agencia cuentan solamente con el 4% de los fondos requeridos. El PMA solicitó recientemente 116 millones de dólares para asistir a casi un millón y medio de personas en los próximos tres meses.


Deja un comentario

Yemen: el problema de ofrecer la asistencia alimentaria.

PMA alerta sobre obstáculos para distribuir asistencia alimentaria

Afectados por el conflicto en Yemen. Foto:OCHA

16 de abril, 2015 — El Programa Mundial de Alimentos (PMA) y sus socios en el terreno se encuentran distribuyendo comida para 105.000 desplazados en la ciudad de Adén en Yemen, no obstante, advirtió que es un enorme desafío alimentar a millones de personas en medio del deterioro de la seguridad.

En un comunicado, esa agencia de la ONU apeló a todas las partes en conflicto a permitir la reposición de las reservas de alimentos y de combustible para continuar con los operativos y salvar vidas.

El PMA subrayó que las dos últimas semanas de escalada de la violencia han dejado a muchos yemeníes con hambre, atrapados en sus ciudades con reducidos suministros de comida.

Además, existe una gran escasez de combustible, especialmente en Adén y zonas de la capital, Sana’a.

Según encuestas llevadas a cabo por la agencia en 2014, en Yemen hay 10,6 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, el equivalente al 41% de la población. Entre ellos, 5 millones requieren asistencia alimentaria urgente.


Deja un comentario

Yemen: grave situación alimentaria.

PMA busca ayudar a 6 millones de personas en Yemen

Afectados por el conflicto en Yemen. Foto:OCHA

17 de febrero, 2015 — El Programa Mundial de Alimentos (PMA) logró llegar a casi un millón de personas en Yemen durante el mes pasado, a pesar de la creciente crisis de seguridad que padece ese país.

Su meta es apoyar a 6 millones de personas entre 2014 y 2016. En las próximas semanas, el PMA iniciará un programa de alimentación escolar que incluye raciones para unas 115.000 niñas que acuden regularmente a la escuela.

El director de esa agencia en Yemen, Purnima Kashyap, dijo que la ayuda del PMA es aún más importante en la coyuntura actual.

“Antes de esta crisis, más del 40% de los yemenitas padecían inseguridad alimentaria. Cinco millones de ellos sufren de manera grave. Y sin duda, la situación actual golpeará más a la gente más pobre y más vulnerable”, apuntó.

Kashyap explicó que la gente come menos y con menos frecuencia, lo cual muy probablemente generará mayores niveles de desnutrición. “En estas circunstancias la ayuda alimentaria debe aumentar y no reducirse”, insistió.