Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Yemen: los casos de cólera agravan la emergencia sanitaria. Llamamiento de UNICEF y OMS y el Programa mundial de alimentos.

El aumento de casos de cólera en Yemen dispara la alarma

OCHA/Matteo Minasi
Paciente recibiendo tratamiento contra el cólera en el Hospital Al-Sadaqah de Adén. (Agosto de 2018)

27 Marzo 2019

UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos pidieron este miércoles acceso humanitario sin restricciones en Yemen, ante el aumento de casos sospechosos de cólera y el incremento del número de yemeníes que sufren  por no tener acceso a los alimentos.

Tras los 109.000 casos de diarrea acuosa sospechosos de cólera y las 190 muertes asociadas a este suceso que se han producido en Yemen desde enero hasta el 17 de marzo, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud temen que se vuelva a producir un brote de cólera como el padecido hace dos años cuando se registraron más de un millón de casos.

Aproximadamente un tercio de los casos reportados durante este año son de niños menores de 5 años, destacaron los directores regionales de UNICEF y la OMS.

“Tememos que el número de casos sospechosos de cólera siga creciendo con la llegada anticipada de la temporada de lluvias y a medida que los servicios básicos, como los sistemas y redes de abastecimiento de agua, se han colapsado”, indicaron.

Geert Cappelaere y el doctor Ahmed Al Mandhari, añadieron que la situación se ve exacerbada por otros factores como el mal estado de los sistemas de eliminación de aguas residuales, el uso de agua contaminada para la agricultura, o el desplazamiento de las familias que huyen de la escalada de la violencia, especialmente en las localidades de Hodeida y Taiz.

Tanto UNICEF como la OMS destacaron que trabajan, junto a una amplia red de socios locales, en la respuesta y detención de la transmisión de la enfermedad. Las actuaciones se concentran en 147 distritos donde se han desplegado equipos de respuesta rápida que proveen suministros adicionales de agua, higiene y saneamiento.

Además, se encuentran en funcionamiento 413 centros para el tratamiento de la diarrea acuosa y rehidratación vía oral.

Durante las últimas semanas, en 95 distritos se incrementaron las intervenciones de cloración para desinfectar el agua y se distribuyó combustible y piezas de repuesto para mantener en funcionamiento las redes de abastecimiento de agua y saneamiento.

Al mismo tiempo, se efectuó una ronda de vacunación vía oral para 400.000 personas y una campaña de sensibilización puerta a puerta que alcanzó a 600.000 yemeníes.

Pese al compromiso por parte de UNICEF y la Organización Mundial para la Salud de ampliar la respuesta a la enfermedad para evitar la propagación de la enfermedad, se encuentran con diversos desafíos como la intensificación de los combates, las restricciones de acceso y los obstáculos burocráticos para transportar suministros de socorro y personal a Yemen.

“UNICEF y la OMS hacen un llamamiento para que se levanten todas las restricciones a nuestras operaciones humanitarias a fin de responder a la propagación de la enfermedad y a otras zonas. Nuestros equipos humanitarios deben tener pleno acceso para llegar a todos los niños, todas las mujeres y todos los hombres que necesitan asistencia médica y de otro tipo”, recalcaron.

Niño recibiendo tratamiento para la desnutrición aguda en un hospital de Hajjah, en Yemen. Foto: PMA/Abeer Etefa.

 A un paso de la hambruna

Y si la situación sanitaria no invita al optimismo, la alimentaria tampoco parece mejorar ya que 20 millones de yemeníes, alrededor del 70% de la población, sufren inseguridad alimentaria, ya que no tienen un acceso garantizado a los alimentos, según manifestó este martes el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Herve Verhoosel.

Esa cifra representa un incremento del 13% respecto al año pasado, explicaba Verhoosel a la prensa en Ginebra tras añadir que “casi 10 millones de ellos están a un paso de la hambruna“.

A esta dramática situación, hay que añadirle que el PMA recibió informes de intensos enfrentamientos en varios puntos de Hodeida, entre ellos un ataque contra una ruta clave de abastecimiento entre la ciudad portuaria y Saná, la capital del país.

Ante esta última circunstancia, expresó su preocupación por las medidas de seguridad para garantizar el apoyo humanitario adecuado en Yemen, tanto por parte del PMA como de otros organismos de las Naciones Unidas.

Verhoosel manifestó su preocupación por la situación en la provincia de Hajjah, una zona situada al noroeste de Saná que padece una gran inseguridad alimentaria, e indicó que “el reciente aumento de la violencia podría empujar a miles de personas más a niveles catastróficos de hambre“.

El PMA considera que 28 de los 31 distritos de Hajjah se encuentran en situación de emergencia humanitaria y que 8 padecen “niveles catastróficos de inseguridad alimentaria”.

Ante este escenario, el PMA presta apoyo a más de 5.000 familias en Hajjah y cuenta con unos 200 puntos de distribución de alimentos que atienden a 1,5 millones de personas.

Durante los próximos días está prevista la distribución de víveres en el distrito de Kushar, el “epicentro de la reciente violencia en la provincia de Hajjah”, pero no se ha podido acceder a los distritos de Harad, Mustaba, Midi y Hayran, donde se calcula que unas 50.000 personas están al borde de la inanición.

Verhoosel recordó “una vez más” que “el PMA necesita un acceso libre y sin trabas a las poblaciones vulnerables de estos distritos si se quiere evitar un mayor deterioro de la situación de la seguridad alimentaria “.


Deja un comentario

Enfermedades raras. Hoy el día anual.

Investigación científicaInvestigación científica  (ANSA)

Día Mundial de las Enfermedades Raras: 400 millones de enfermos

En 94 países este 28 de febrero se conmemora el Día Mundial de las Enfermedades Raras, que son las que afectan a un pequeño número de personas en comparación con la población general. Son más de seis mil enfermedades que afectan a cuatrocientos millones de personas, en su mayoría ignoradas o desatendidas por los sistemas de salud y seguridad social

Ciudad del Vaticano

Hay más de seis mil enfermedades raras, registradas por la Organización Mundial de la Salud, que padecen según algunas estimaciones, cuatrocientos millones de personas en todo el mundo. En su mayoría, el 80%, corresponden a patologías genéticas, a menudo crónicas y mortales, que afectan a las minorías de la población. Sin embargo, la definición de rareza, es decir, el límite de su difusión, varía de un país a otro. En la Unión Europea, donde se define enfermedad rara a la que afecta a menos de un individuo cada dos mil, se supone que hay treinta millones de ciudadanos afectados por alguna de ellas. Y en Italia – según la red Orphanet – habría dos millones de pacientes con enfermedades raras, de los cuales el 70% son niños.

Toda vida humana es única

“Toda vida humana es única, y si la enfermedad es rara o muy rara, antes aún lo es la vida misma”, decía el Papa Francisco el pasado 30 de abril al recibir en audiencia a los padres y voluntarios de la asociación “Una vida rara”, una de las tantas surgidas en las últimas décadas, que superan los 115 consorcios italianos de la red “Uniamo”, que participa en la alianza de la Organización Europea de Enfermedades Raras (“Eurordis”), fundada en 1997, y que hoy en día es punto de referencia de 837 asociaciones, activas en 70 países de los cinco continentes, para sostener a los pacientes y sus familias.

Integrar la salud con la asistencia social

De aquí surgió la idea de lanzar el Día de las Enfermedades Raras, que se celebró por primera vez en el año 2008, queridamente en un mes raro o “anormal” en el calendario ordinario. Y desde entonces se lo ha fijado para el último día del mes de febrero.

Ahora en su 12ª edición, el Día dedicado a las Enfermedades Raras de este 2019 se centra en el tema de “Integrar la salud y la asistencia social”, porque aunque se han hecho progresos desde 1993 – cuando las enfermedades raras fueron declaradas una prioridad de salud pública por la Comisión Europea – queda mucho por hacer para mejorar la vida diaria de estos pacientes “raros”. Acciones y servicios que deben gestionarse y coordinarse, empezando por cómo obtener medicamentos, cómo administrarlos o tomarlos incluso en lugares que no sean el propio hogar, el acceso a exámenes médicos, la rehabilitación física y las terapias de rehabilitación, el uso de equipos especializados, o cómo fortalecer el apoyo social y la “ayuda” a las familias.


Deja un comentario

Mensaje del Papa para la jornada anual del enfermo el 11 de febrero

El Papa Francisco y los enfermosEl Papa Francisco y los enfermos  (Vatican Media)

Mensaje del Papa para la Jornada Mundial del Enfermo

Se hizo público el Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial del Enfermo que se celebrará el próximo 11 de febrero y solemnemente en Calcuta. De ahí que Francisco recuerde que Santa Madre Teresa nos ayuda a comprender que el único criterio de acción debe ser el amor gratuito a todos, sin distinción de lengua, cultura, etnia o religión

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

“Gratis han recibido; den gratis”. Con las palabras que Jesús pronunció cuando envió a los apóstoles a difundir el Evangelio – para que su Reino se propagara mediante gestos de amor gratuito – comienza el Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial del Enfermo que se celebra cada año el 11 de febrero, en que se recuerda a la Bienaventurada Virgen María de Lourdes.

Francisco firmó este Mensaje el pasado 25 de noviembre, en la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo, mientras la XXVII Jornada Mundial del Enfermo este año se celebrará solemnemente en Calcuta, India.

El cuidado de los enfermos requiere profesionalidad y ternura

Ante todo el Pontífice destaca que el cuidado de los enfermos requiere profesionalidad y ternura, expresiones de gratuidad, inmediatas y sencillas como la caricia, a través de las cuales se logra que la persona se sienta “querida”. Y reafirma que “la vida es un don de Dios” con lo cual “la existencia no se puede considerar una mera posesión o una propiedad privada, sobre todo ante las conquistas de la medicina y de la biotecnología, que podrían llevar al hombre a ceder a la tentación de la manipulación del ‘árbol de la vida’”.

Atención ante la cultura del descarte y de la indiferencia

“Frente a la cultura del descarte y de la indiferencia”, el Papa Bergoglio reafirma que el don de la vida “se sitúa como el paradigma capaz de desafiar el individualismo y la contemporánea fragmentación social, para impulsar nuevos vínculos y diversas formas de cooperación humana entre pueblos y culturas”.

Romper los rígidos esquemas del ejercicio del poder en la sociedad

También recuerda que el diálogo, que es una premisa para el don, “abre espacios de relación para el crecimiento y el desarrollo humano, capaces de romper los rígidos esquemas del ejercicio del poder en la sociedad”. A la vez que destaca que “la acción de donar no se identifica con la de regalar”, puesto que se define sólo como un “darse a sí mismo”, por lo que “no se puede reducir a una simple transferencia de una propiedad o de un objeto”.

El don de sí supone el deseo de establecer un vínculo

El Papa escribe que en “el don se refleja el amor de Dios, que culmina en la encarnación del Hijo, Jesús, y en la efusión del Espíritu Santo”. De ahí que “cada hombre es pobre, necesitado e indigente”, desde que nacemos y en cada fase y etapa de la vida. Por eso nunca podremos liberarnos completamente de la necesidad y de la ayuda de los demás”.

Nuestra condición de ser “criaturas”

El Pontífice llama a actuar con responsabilidad y a responsabilizar a otros, con vistas a un bien que es indisolublemente personal y común. Sí porque si el hombre se concibe como alguien que está ligado a los demás, a los que siente como “hermanos”, “es posible una praxis social solidaria orientada al bien común”.

No hemos de temer reconocernos como necesitados

“No temamos reconocer esto – escribe Francisco – porque Dios mismo, en Jesús, se ha inclinado y se inclina sobre nosotros y sobre nuestra pobreza para ayudarnos y regalarnos aquellos bienes que por nosotros mismos nunca podríamos tener”.

Y a propósito de la solemne celebración de esta Jornada que tendrá lugar en la India, el Santo Padre recuerda “con alegría y admiración” la figura de la Santa Madre Teresa de Calcuta, “un modelo de caridad que hizo visible el amor de Dios por los pobres y los enfermos”.

De esta Santa mundialmente conocida, el Pontífice destaca que la misericordia fue para ella la “sal” que daba sabor a cada obra suya, y la “luz” que iluminaba las tinieblas de los que no tenían ni siquiera lágrimas para llorar su pobreza y sufrimiento. Y añade que “su misión en las periferias de las ciudades y en las periferias existenciales permanece en nuestros días como testimonio elocuente de la cercanía de Dios hacia los más pobres de entre los pobres”.

Santa Madre Teresa nos ayuda a comprender que el único criterio de acción debe ser el amor gratuito a todos, sin distinción de lengua, cultura, etnia o religión. Su ejemplo sigue guiándonos para que abramos horizontes de alegría y de esperanza a la humanidad necesitada de comprensión y de ternura, sobre todo a quienes sufren.

Asimismo destaca que “la gratuidad humana es la levadura de la acción de los voluntarios”, que son tan importantes en el sector socio-sanitario y que viven de manera elocuente la espiritualidad del Buen Samaritano. Por eso les agradece su labor y animo a todas las asociaciones de voluntariado que se ocupan del transporte y de la asistencia de los pacientes, sin olvidar las que proveen las donaciones de sangre, de tejidos y de órganos.

Naturalmente, recuerda que también la Iglesia tiene un papel especial en este ámbito, en el que tutela los derechos de los enfermos, sobre todo de quienes padecen enfermedades que requieren cuidados especiales, sin olvidar el campo de la sensibilización social y la prevención. Por eso los servicios de voluntariado en las estructuras sanitarias y a domicilio, que van desde la asistencia sanitaria hasta el apoyo espiritual, son muy importantes, y benefician a muchas personas enfermas, solas, ancianas, con fragilidades psíquicas y de movilidad.

El voluntario es un amigo desinteresado

Por eso el Papa exhorta al voluntariado a seguir siendo un signo de la presencia de la Iglesia en el mundo secularizado. Y agrega que el voluntariado “comunica valores, comportamientos y estilos de vida que tienen en su centro el fermento de la donación. Así es como se realiza también la humanización de los cuidados”.

La alegría del don gratuito es el indicador de la salud del cristiano

Francisco exhorta a todos, en los diversos ámbitos, a promover la cultura de la gratuidad y del don, “indispensable para superar la cultura del beneficio y del descarte”. De ahí que añada que “las instituciones de salud católicas no deberían caer en la trampa de anteponer los intereses de empresa, sino más bien en proteger el cuidado de la persona en lugar del beneficio”.

Que María nos ayude a compartir los dones recibidos

Antes de enviar de corazón su Bendición Apostólica, el Santo Padre encomienda a todos a María, Salus infirmorum, con el deseo de que ella “nos ayude a compartir los dones recibidos con espíritu de diálogo y de acogida recíproca, a vivir como hermanos y hermanas atentos a las necesidades de los demás, a saber dar con un corazón generoso, a aprender la alegría del servicio desinteresado”.

Escuche el informe

 

08 enero 2019, 12:14


Deja un comentario

El Papa y el caso del niño de 23 meses Alphie Evans enfermo incurable.

El Papa Francisco en oraciónEl Papa Francisco en oración  (Vatican Media)

El Papa: escuchen el sufrimiento de los padres del pequeño Alfie Evans

El miércoles 4 de abril, a las 9.44 de la noche, el Papa Francisco en un tweet pidió acompañar con compasión al pequeño Alfie Evans, a quien los médicos quieren desconectar el soporte vital.

Ciudad del Vaticano

“Espero de corazón que se haga todo lo necesario para poder seguir acompañando compasivamente al pequeño Alfie Evans, y que el profundo sufrimiento de sus padres sea escuchado. Estoy rezando por Alfie, por su familia y por todos los que están involucrados”, es el tweet del Papa Francisco publicado este miércoles 4 de abril y con el cual expresa su cercanía y sus oraciones al pequeño Alfie Evans, el niño inglés de casi 23 meses, que se encuentra en estado de coma, internado en un hospital de Liverpool, a quien los médicos quieren desconectar el ventilador que lo tiene en vida.

Los casos de Charlie Gard e Isaiah Haastrup

El caso de Alfie nos trae a la mente otros dos casos de dos niños ingleses, Charlie Gard e Isaiah Haastrup, a quienes se les dejó morir a casi un año de vida respectivamente el 28 de julio de 2017 y el 7 de marzo de 2018. Alfie tiene una enfermedad desconocida que los médicos juzgan como incurable y degenerativa y se han dirigido a la Alta Corte inglesa pidiendo desconectar el soporte vital.

Los jueces han dado la autorización considerando que se trata de un tratamiento “inclemente, injusto e inhumano”. El niño según los exámenes presenta lesiones cerebrales pero responde a algunos estímulos con una actividad cardiaca estable.

El Papa: acompañar y curar hasta el final

Según la prensa británica, la ejecución de la autorización de los jueces se podría ya verificar el día de mañana. Los padres de Alfie, Thomas y Katie, no dejan de luchar y han iniciado una batalla legal que hasta ahora ha resultado vana. Incluso la Corte Europea de los Derechos Humanos de Estrasburgo ha declarado inadmisible su petición. Ahora piden el traslado del pequeño Alfie a otra estructura, incluso al exterior, que esté dispuesta a probar terapias experimentales. Pero, al igual que a Charlie Gard, los médicos han dicho que no a este pedido.

Son muchas las personas en todo el mundo que se han movilizado apoyando la causa de Alfie a través de la oración, pedidos, manifestaciones y sobre todo en las redes sociales. Los padres de Alfie han solicitado también la intervención del Papa. Y ayer el Pontífice ha pedido escuchar su grito de dolor, acompañando compasivamente al pequeño Alfie Evans, y que el profundo sufrimiento de sus padres sea escuchado. Estoy rezando – ha concluido el Santo Padre – por Alfie, por su familia y por todos los que están involucrados.

El Tweet del Papa


Deja un comentario

El Papa sobre los enfermeros. Su experiencia personal.

El Papa: “Los enfermeros son insustituibles. Gracias a la monja que me salvó”

Francisco recibe a los 6500 miembros de la asociación FNOPI y recuerda la religiosa italiana Cornelia Caraglio. «No a los recortes en los servicios sanitarios», hay que estar cerca «de los enfermos con “la medicina de las caricias”. Cuidado con consumirse»
ANSA

El Papa y los enfermeros

Pubblicato il 03/03/2018
Ultima modifica il 03/03/2018 alle ore 16:34
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

 

Basta recortes del personal en el servicio sanitario. Sobre todo entre los enfermeros, que son «insustituibles». Lo sabe muy bien Francisco, puesto que fue precisamente una enfermera, sor Cornelia Caraglio, la que le salvó la vida cuando, veinteañero, estaba «cerca de la muerte». El Papa mismo lo dijo a los más de 6500 enfermeros de la recién nacida asociación FNOPI (Federación Nacional Órdenes de Profesiones de Enfermería), que fueron recibidos en una audiencia en el Aula Pablo VI hoy, sábado 3 de marzo de 2018. Francisco recordó la delicada operación a la que fue sometido cuando tenía 21 años, tras una grave forma de pulmonía, que provocó la extirpación de la parte superior del pulmón derecho.

 

«Con su permiso, me gustaría recordar a una enfermera que me salvó la vida», dijo el Pontífice. «Es una enfermera, una monja italiana, dominica, que fue enviada a Grecia como profesora, muy culta, pero también enfermera. Después fue a Argentina, y, cuando yo, a los veinte años, estaba cerca de la muerta, fue ella la que le dijo a los doctores, la que discutió con ellos, esto sí, esto otro más… y, gracias a estas cosas yo sobreviví». «Le agradezco y me gustaría nombrarla aquí frente a ustedes: sor Cornelia Caraglio. Una buena mujer. También valiente, hasta el punto de discutir con los médicos; humilde, pero segura de lo que hacía», añadió Bergoglio. «Le agradezco tanto».

 

El mismo agradecimiento que se merecen todos los enfermeros, porque «muchas vidas se salvan por ustedes, porque ustedes están todo el día ahí y ven qué pasa con el enfermo. ¡Gracias por todo esto!», afirmó el Papa. Y con mayor razón expresó su tristeza por la falta del personal de enfermería «que hace grave y a veces insostenible el desempeño de su profesión»; esto, subrayó con vigor Francisco, «no puede ayudar a mejorar los servicios ofrecidos, y ninguna administración sabia puede concebirlo como una fuente de ahorro».

 

No hay que olvidar, continuó, que es «verdaderamente insustituible el papel de los enfermeros en la asistencia a los enfermos». Los enfermeros, como ningún otro, tienen «una relación directa y continua con los pacientes» se ocupan cotidianamente de ellos, escuchan «sus necesidades» y entran «en contacto con su mismo cuerpo, del que se ocupa», recordó el Papa. El enfermero, añadió, se hace cargo «integralmente de las necesidades de las personas, con esa típica premura» que los pacientes le reconocen y que «representa una parte fundamental en el proceso» de curación.

 

Es cierto que debido al carácter «tanto curativo como preventivo, de rehabilitación y paliativo» de la acción de los enfermeros, el primer requisito que se exige es «una elevada profesionalidad», pero esta profesionalidad, subrayó, «no se manifiesta solamente en ámbito técnico, sino también, y acaso con mayor intensidad, en la esfera de las relaciones humanas». Al ocuparse de mujeres, hombres, niños y ancianos, «en casa fase de sus vidas, desde el nacimiento hasta la muerte», los enfermeros están comprometidos «en constante escucha» para comprender «cuáles son las exigencias de ese enfermo, en la fase que está atravesando», explicó el obispo de Roma. «Ante la singularidad de cada situación, de hecho, nunca es suficiente seguir un protocolo, sino que se exige un constante (¡y cansado!) esfuerzo de discernimiento y de atención a la persona individual».

 

Todo esto hace que la profesión de los enfermeros sea «una verdadera y propia misión», y los convierte, por ello, en «expertos en humanidad, llamados a desempeñar una tarea insustituible de humanización en una sociedad distraída, que demasiado a menudo deja al margen a las personas más débiles, interesándose solamente por los que “valen”, o responde a criterios de eficiencia y de ganancia».

 

«Sean promotores de la vida y de la dignidad de las personas» prosiguió el Papa. «Sean capaces de reconocer los justos límites de la técnica, que nunca se puede convertir en un absoluto» para poner en «segundo nivel la dignidad humana». Bergoglio también aconsejó tener cuidado con el deseo, «a veces no expresado, de espiritualidad y de asistencia religiosa, que representa para muchos pacientes un elemento esencial de sentido y de serenidad de la vida, mucho más urgente en la fragilidad debido a la enfermedad».

 

En este sentido, el Pontífice pidió no olvidar la «medicina de las caricias», tan importante como un fármaco. «Una caricia, una sonrisa, está llena de significado para el enfermo. Es simple el gesto, pero lo levanta, se siente acompañado, siente que su curación está cerca, se siente persona, no un número. No lo olviden».

 

Esta especial «medicina de las caricias» va de la mano de la «ternura», que es la «clave para comprender al enfermo». Cuando se toca el cuerpo de los enfermos, dijo Francisco, hay que «recuerden cómo Jesús tocó al leproso: no distraídamente, indiferente o fastidiada, sino atenta y amorosamente, que lo hizo sentir respetado y acudido». «Con la dureza», efectivamente, «no se comprende al enfermo. La ternura es la clave para comprenderlo, y es también una medicina preciosa para que se cure».

 

Y contó otra anécdota personal: «hace años, un religioso me confió que la frase más conmovedora que le habían dicho en la vida era la de un enfermo, al que había asistido en la fase terminal de su enfermedad. “Le agradezco, padre”, le dijo, “porque usted siempre me ha hablado de Dios, a pesar de no haberlo nombrado nunca”. Esto es lo que hace la ternura. He aquí la grandeza del amor que dirigimos a los demás, que lleva oculto en sí, aunque no nos demos cuenta, el amor mismo de Dios».

 

Entonces, insistió el Pontífice, «no se cansen nunca de estar cerca de las personas con este estilo humano y fraterno, siempre encontrando motivación y aliento para desempeñar su tarea. Sin embargo, también estén atentos a no gastarse hasta casi consumirse, como sucede si se está involucrado en la relación» con los pacientes de tal manera que se acaba con un «excesiva involucración», unida a la «dureza de las tareas y de los turnos», pues todo ello podría llevar a «perder la frescura y la serenidad», que son «tan necesarias. ¡Tengan cuidado!».

 

Y al final, el Papa concluyó con una palabra para los pacientes, a quienes invitó a nunca «dar por descontado lo que reciben» de los enfermeros. «También ustedes, enfermos, deben tener cuidado con la humanidad de los enfermeros que los asisten. Pidan siempre sin pretender; no solo se esperen una sonrisa, sino ofrézcanla a quien se dedica a ustedes».


Deja un comentario

Discurso del Papa a los enfermeros.

El Papa saluda a un grupo de enfermosEl Papa saluda a un grupo de enfermos  (Vatican Media)

Papa: Enfermeros, la ternura clave para entender y curar a los enfermos

Audiencia del Papa Francisco a los miembros de la Federación de Colegios de Enfermeros Profesionales, Auxiliares de Salud, Asistentes de Guarderías de Italia, a quienes recibió en audiencia en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Estando con los enfermos y ejercitando su profesión ustedes mismos tocan a los enfermos y cuidan de su cuerpo. Cuando lo hagan, recuerden como Jesús tocó al leproso: no de modo distraído, indiferente o con fastidio, sino atento y amoroso, que lo hizo sentir respetado y acudido”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Federación de Colegios de Enfermeros Profesionales, Auxiliares de Salud, Asistentes de Guarderías de Italia, a quienes recibió en audiencia la mañana de este sábado, 3 de marzo, en el Aula Pablo VI del Vaticano.

El rol insustituible de los Enfermeros

En su discurso, el Santo Padre expresó su reconocimiento y estima personal, a los miembros de esta Federación por el precioso trabajo que desempeñan en favor de tantas personas y por el bien de toda la sociedad; y los alentó a seguir trabajando con profesionalidad tras haber recibido el reconocimiento de sus constituciones por parte del Parlamento italiano.

“Es verdaderamente insustituible – afirma el Pontífice – el rol de los enfermeros en la asistencia a los enfermos. Como ningún otro, el enfermero tiene una relación directa y continua con los pacientes, cuida de ellos cotidianamente, escucha sus necesidades y entra en contacto con el mismo cuerpo, al cual acude”. Es peculiar el aporte a la curación que realizan con sus acciones, subraya el Santo Padre, encargándose integralmente de las necesidades de las personas, con esa típica premura que los pacientes reconocen en ustedes, y que representa una parte fundamental en el proceso de curación y sanación.

Capacidad técnica y sensibilidad humana

Refiriéndose al Código Deontológico Internacional del Enfermero, el Papa Francisco recuerda los cuatro deberes fundamentales de esta profesión: “promover la salud, prevenir la enfermedad, restaurar la salud y aliviar el sufrimiento”. Esta profesionalidad, señala el Pontífice, no se manifiesta sólo en ámbito técnico, sino también y quizás todavía más en la esfera de las relaciones humanas. “Cuidando de hombre y mujeres, de niños y ancianos, en cada fase de sus vidas, desde el nacimiento hasta la muerte – afirma el Papa – están comprometidos en una continua escucha, listos a comprender cuales sean las exigencias de ese enfermo, en la fase que está atravesando”.

Para realizar este trabajo, precisa el Papa Francisco, no se necesita solamente un protocolo, sino también un continuo esfuerzo de discernimiento y atención a cada persona, esto es lo que hace de su profesión una verdadera “misión” y de ustedes “expertos en humanidad”. Por ello, agrega el Pontífice, la sensibilidad que adquieran cada día en el contacto con los pacientes, haga de ustedes promotores de la vida y de la dignidad de las personas.

“La ternura es la clave para entender al enfermo, y es también una medicina preciosa para su curación”

La ternura clave para entender y curar a los enfermos

En este sentido, el Obispo de Roma recuerda que para la Iglesia, los enfermos son personas en quienes de modo especial está presente Jesús, ya que en todo su ministerio, Jesús estuvo cerca de los enfermos, los acogió con amor y a muchos de ellos los sanó, tal como hizo con el leproso descrito en el Evangelio de Mateo, a quien donó no sólo la curación física, sino también la curación del corazón, porque el leproso no sólo fue curado en el cuerpo, sino también se sintió amado.

“Estando con los enfermos y ejercitando su profesión – alienta el Papa Francisco a los Enfermeros – ustedes mismos tocan a los enfermos y cuidan de su cuerpo. Cuando lo hagan, recuerden como Jesús tocó al leproso: no de modo distraído, indiferente o con fastidio, sino atento y amoroso, que lo hizo sentir respetado y acudido. De este modo se restablece la cercanía de Dios Padre, de su ternura por cada uno de sus hijos. Justamente la ternura es la clave para entender al enfermo, y es también una medicina preciosa para su curación”.

Discurso del Papa a los Enfermeros


Deja un comentario

Hoy es la jornada mundial del enfermo.

Jornada Mundial del Enfermo 2018, Pastoral de la Salud española.Jornada Mundial del Enfermo 2018, Pastoral de la Salud española. 

Jornada Mundial del Enfermo 2018: Acompañar a las familias

Con este lema la Iglesia española pretende profundizar sobre el importante papel social que desempeñan las familias y cuidadores de los enfermos

Ciudad del Vaticano

Con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo que se celebra el 11 de febrero, la Iglesia en España celebrará dos días de reflexión bajo el lema: “Acompañar a las familias en la enfermedad”, con el fin de profundizar sobre el importante papel social que desempeñan los cuidadores de los enfermos.

Así lo ha comunicado el departamento de Pastoral de la Salud, dentro de la Comisión Episcopal de Pastoral española, encargada de editar los materiales para la promoción y difusión de esta Campaña que tendrá dos momentos.

Por un lado, el 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, fecha establecida como Día del enfermo  a nivel mundial  y por otro, el 6 de mayo, fecha en la que se celebra en este país, la Pascua del enfermo.

Cuidar y acompañar también a la familia del enfermo

 

Y todo ello con el fin de reforzar la conciencia social sobre la importancia de cuidar y acompañar, no sólo a los enfermos, sino también a sus familias que en la mayoría de los casos, son sus principales cuidadores y acompañantes durante el duro camino de la enfermedad, donde además de ponerse a prueba la salud física, resulta fundamental conservar “la salud espiritual”.

En el Mensaje publicado por el Papa Francisco con ocasión de esta Jornada 2018, el Pontífice asegura que “la imagen de la Iglesia como un «hospital de campaña», que acoge a todos los heridos por la vida, es una realidad muy concreta, ya que en algunas partes del mundo, sólo los hospitales de los misioneros y las diócesis brindan la atención necesaria a la población”.

La vocación materna de la Iglesia

De ahí a que el lema de esta edición: “Ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa”, cobre un significado especial en el “redespertar” de la vocación materna de la Iglesia hacia los necesitados y los enfermos, que se concreta de manera constante en tantas iniciativas y programas desarrollados a lo largo de sus más de 2000 años de historia.

Y en este contexto, resuenan las palabras del Papa Francisco en su catequesis sobre la familia, pronunciada el 10 de junio de 2015, en la que habla sobre la enfermedad, vivida como una experiencia común en la vida de las familias, donde se demuestra el amor, la solidaridad y el cuidado entre todos sus miembros, y pone en evidencia que la familia es el “hospital más cercano” que siempre está disponible a recibirnos.

Jornada Mundial del Enfermo 2018