Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Tuberculosis: escasa aplicación de dos eficaces nuevos fármacos. Por qué?

24.03.2017

Día Mundial de la Tuberculosis: menos del 5% de los enfermos reciben los nuevos medicamentos

Las farmacéuticas y los Gobiernos deben aumentar el acceso a los dos nuevos y efectivos fármacos. Llevan cuatro años en el mercado, pero solo unos pocos enfermos los reciben. ¿Cuánto tiempo más deben esperar todos los demás?

En 2016, solo 4.800 personas con tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR) fueron tratadas con los dos fármacos más nuevos y efectivos. Lamentamos que apenas el 5% de los enfermos que requieren estos nuevos medicamentos los reciban a pesar de que estos llevan en el mercado cuatro años.

Al margen de un reducido número de ensayos clínicos y programas de uso compasivo, solo 469 personas fueron tratadas con delamanida en 2016. En el mismo periodo, poco más de 4.300 pacientes recibieron bedaquilina. El resto de enfermos que reciben tratamiento para la tuberculosis resistente a los medicamentos siguen regímenes más antiguos y más tóxicosque solo curan el 50% de los casos. Además, estos tratamientos tienen efectos secundarios graves que van desde la sordera a la psicosis.

Los Gobiernos y las compañías farmacéuticas que producen bedaquilina y delamanida deben aumentar el acceso a estos fármacos.

Casi dos millones mueren cada año

En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que más de medio millón de personas estaban infectadas con TB-DR. De ellas, solo una de cada cuatro había sido diagnosticada y recibía tratamiento para este tipo de tuberculosis.

“Resulta francamente desalentador que con cientos de miles de personas viviendo con la mortal tuberculosis resistente a los medicamentos, solo 4.800 personas hayan accedido el año pasado a los dos nuevos fármacos que podrían aumentar drásticamente las vidas salvadas”, señala el doctor Isaac Chikwanha, asesor de tuberculosis de nuestra Campaña de Acceso a Medicamentos Esenciales (CAME).

La tuberculosis está entre las diez enfermedades que más mortalidad causan en todo el mundo. Se calcula que cada año, 1,8 millones de personas mueren a causa de la enfermedad.

La delamanida y la bedaquilina, dos nuevos fármacos prometedores, fueron introducidos en el mercado hace tres y cuatro años, respectivamente. Estos nuevos medicamentos trajeron grandes esperanzas de conformar la columna vertebral de un tratamiento nuevo y notablemente mejorado para la TB-DR. El tratamiento estándar actual para la TB-DR implica que los pacientes tomen casi 15.000 pastillas durante dos años. Este régimen causa efectos secundarios graves y debilitantes y tiene éxito solo en uno de cada dos enfermos.

Una nueva esperanza

“Cuando tenemos acceso a estos nuevos fármacos, incluso de forma combinada, damos a los pacientes una oportunidad real de sobrevivir a esta enfermedad letal”, explica Jennifer Hughes, doctora especializada en tuberculosis de nuestra clínica en Khayelitsha, un suburbio cerca de Ciudad del Cabo. “El 90% de los 18 pacientes que reciben tratamiento combinado a base bedaquilina y delamanida en nuestro proyecto dio negativo en el cultivo de muestras de esputo tras seis meses de tratamiento. Este resultado constituye un primer signo de que el tratamiento tendrá éxito en última instancia”.

“Los esfuerzos para aumentar el acceso a estos dos nuevos fármacos se han movido a un ritmo glacial. Solo el 1% de quienes podrían beneficiarse de la delamanida la están recibiendo en Sudáfrica hoy en día; y la mayoría se concentra en un solo centro”, añade Hughes. “¿Cuánto tiempo más tienen que esperar los enfermos de otros lugares?”.

Desde que estos fármacos fueron aprobados por la OMS para incorporarse a los regímenes de tratamiento para las personas con formas graves de TB-DR, MSF y otras organizaciones luchamos por obtener acceso a estos nuevos medicamentos. El acceso a la bedaquilina (comercializado por Janssen – Johnson & Johnson) y a la delamanida (comercializado por Otsuka) está restringido por varias razones. Una de ellas es que las compañías farmacéuticas no los han registrado en muchos países que soportan una incidencia alta de tuberculosis.

“Nuestro primer gran problema es que las farmacéuticas ni siquiera están registrando nuevos fármacos en algunos de los países más afectados por la enfermedad; el segundo gran obstáculo es su alto precio“, asegura Chikwanha. “Tanto Janssen como Otsuka – especialmente esta última – deben acelerar urgentemente el registro de sus medicamentos en los países que soportan una alta carga de tuberculosis y establecer un precio asequible”.

Los países también deben facilitar un mayor acceso a los nuevos medicamentos permitiendo su importación antes de que se complete su registro.

“Los Gobiernos deben hacer todo lo posible para ayudar a salvar la vida de sus ciudadanos”, reclama. “Los países tienen la responsabilidad de proporcionar tratamiento para la tuberculosis resistente a los medicamentos con las herramientas recomendadas y a su disposición, incluyendo la bedaquilina y la delamanida; especialmente para las personas que se han quedado sin otras opciones de tratamiento”.

“Tuve mucha suerte, porque fui una de las primeras personas en Sudáfrica en obtener la delamanida”, explica Sinethemba Kuse, de 17 años y residente de Khayelitsha. “He estado bajo tratamiento 14 meses y me siento bien, apenas he tenido efectos secundarios. Creo que mucha gente debería poder recibir este tratamiento porque funciona de veras. Muchos enfermos que no tienen la oportunidad de tomar estas píldoras están sufriendo y muchos de ellos mueren. Por eso pido a los Gobiernos que compren estas pastillas para que los pacientes de esta enfermedad tengan una segunda oportunidad de vivir”.

Anuncios


1 comentario

Millones de vidas salvadas gracias a la vacuna del sarampión.

La vacuna del sarampión ha salvado más de 17 millones de vidas desde el año 2000

Rijkha Shrestha, de 4 años, es vacunada contra el sarampión en un ambulatorio en el pueblo de Bungamati, en el distrito de Laliltpur, en Nepal. Foto: UNICEF/Panday

13 de noviembre, 2015 — La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su Iniciativa para la Rubeola y el Sarampión, destacó hoy que estima que la vacuna del sarampión ha salvado a más de 17 millones de vidas desde el año 2000.

En concreto, entre los años 2000 y 2014, el número de muertes por la enfermedad descendió un 79%, y ha bajado de unos 550.000 decesos a inicios de siglo a 114.900 en 2014.

La Organización atribuyó este avance en gran parte al aumento de la cobertura de vacunación.

La OMS consideró que a pesar de estos buenos resultados, el progreso general hacia el aumento de la cobertura mundial de inmunización se ha estancado recientemente.

En ese sentido, advirtió que según las tendencias actuales de la incidencia y cobertura de la enfermedad, los logros y objetivos establecidos por los Estados Miembros para el año 2015 no se alcanzarán a tiempo.


Deja un comentario

Por qué el rumor de la visita médica de un japonés al Papa?

10/23/2015 

Fukushima: «Basta de escribir falsedades; nunca curé al Papa»

Bergoglio con el médico Takanori Fukushima

(©Ap)

(©AP) BERGOGLIO CON EL MÉDICO TAKANORI FUKUSHIMA

El médico japonés rompe el silencio y expresa estupor por la «inesperada sobreexposición mediática»

DOMENICO AGASSO JR
ROMA

«¿Yo el médico que habrá curado el tumor benigno que tendría el Pontífice? Absolutamente no». «Se escribieron falsedades, nunca he curado al Papa: lo encontré solo una vez y no creo que se acuerde de mí». El neurocirujano japonés Takanori Fukushima rompe el silencio y, en una llamada telefónica con la agencia de noticias italiana Ansa, desde su casa en Raleigh, Carolina del Norte, expresa estupor por la «inesperada sobreexposición mediática».

Fukushima no oculta su sorpresa al ver su nombre por todas partes («incluso en la CNN»), pero no por motivos académicos o científicos. «Se escribieron muchas falsedades -dice-, nunca he curado al Papa: lo encontré solo una vez y no creo que se acuerde de mí».

El médico no logra explicar las razones de una situación que define como «singular». «No hablo italiano -añadió-, tal vez el equívoco nació de la operación al cerebro que hice a una persona de facciones y edad semejante a la del Pontífice, con un nombre que sonaba parecido. El Papa es una persona muy buena, simple. No sé por qué -concluyó Fukushima- sucedió todo esto, pero comprendo que la suya es una posición de gran importancia».

El neurocirujano japonés confirmó las dos visitas al Vaticano, descritas en las entradas su blog de octubre de 2014 y de enero de 2015. Pero añadió que los gastos en helicóptero y en avión los pagó él.

Hace pocos días, Gaetano Liberti, alumno de Fukushima que trabaja en el AOU de Pisa y ofrece sus servicios también en la clinica de San Rossore, donde se encuentra el Fukushima Brain Institute, especificó que el neurocirujano había estado en dos ocasiones en el Vaticano, pero no por razones médicas, y aclaró también la cuestión del vuelo en helicóptero al que aludió «Il Quotidiano Nazionale»: «Se dispuso de urgencia solamente porque habíamos operado hasta ya entrada la tarde en San Rossore y Fukushima tenía que llegar al Vaticano, en donde tenía una habitación reservada en un convento». El cirujano declaró hoy que los desplazamientos los pagó él mismo.

Liberti admitió que algo podía no haber funcionado en la comunicación de Fukushima sobre este caso: «Puede ser que haya cometido algún error, pero seguramente de buena fe y ciertamente no con la intención de propagar noticias falsas. Por otra parte, somos médicos y nunca habríamos violado la privacidad de ningún paciente, mucho menos de una personalidad tan influyente como Papa Francisco». Un comentario también sobre la foto retocada que el médico japonés publicó en su blog, para que pareciera un encuentro privado lo que en realidad fue un apretón de manos en público: «Eso lo consideraría un acto de, como decir, de coquetería -concluyó Liberti-, porque sé que esas fotos fueron tomadas por el fotografo oficial del Vaticano, y tal vez él (el médico japonés, ndr.) quiso quitar al público para recrear en su blog un momento más privado. Es decir, lo considero un pecado venial. En el fondo, quién sabe desde hace cuánto tiempo está publicado ese ‘post’ y saltó a la vista solo ahora con todo este clamor».

Las dos entradas sobre las misiones en el Vaticano, de octubre de 2014 y enero de 2015, fueron canceladas del blog. En el primero también estaban las dos fotos, retocadas, del encuentro con el Papa. En cambio, todavía está publicada en el blog otra entrada de febrero de 2014 en la que Fukushima cuenta haber recibido un reconocimiento en 2010 del entonces Papa Benedicto XVI por los resultados obtenidos en las operaciones de diferentes religiosos: se trata de un pergamino con el retrato papal y la «bendición apostólica» del entonces Pontífice.


1 comentario

Médicos sin fronteras a los líderes europeos.

Carta abierta a los líderes de los estados miembros de la Unión Europea

Copias enviadas a los gobiernos de Suiza, Noruega, Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), Serbia y al presidente de la Comisión Europea.

Sr. Mariano Rajoy: las vallas de Europa matan. Hay que garantizar vías de acceso legales y seguras.

 

Viernes, 11 de septiembre de 2015

 

Le enviamos hoy esta carta junto con un chaleco salvavidas que perteneció a una de las 15.000 personas que han sido rescatadas en el Mediterráneo desde el pasado mes de mayo por Médicos Sin Fronteras (MSF). Este chaleco salvavidas es de mala calidad, pero era la única seguridad con la que contaba ese hombre, esa mujer o ese niño mientras intentaba cruzar el mar para llegar a Europa.

A veces, en estos chalecos, se pueden leer oraciones, o números de teléfonos de familiares y amigos con los que contactar en caso de que no lo logren.

 

Este chaleco nos recuerda que las personas que emprenden estos viajes son plenamente conscientes de los riesgos que asumen, y nos muestra la desesperación que deben sentir para exponerse, tanto a sí mismos como a su familia, a ese gran peligro.

 

Desde MSF estamos tratando las consecuencias médicas que esta clase de viaje provoca en las personas: hipotermia y deshidratación; pero también condiciones agudas que requieren evacuación médica, tales como shock séptico, neumonía y heridas causadas por el abuso y la violencia…

Estamos intentando mejorar las condiciones de vida de las personas varadas en Grecia, Italia, ARYM y Serbia. Pero todo nuestro trabajo solo es un parche que tapa los vacíos dejados por estados que no están dispuestos a cumplir con sus responsabilidades o no son capaces de hacerlo.

 

Muchas de las personas que rescatamos huyen de la guerra, la opresión y la tortura; otras, de la pobreza, la persecución y las violaciones de los derechos humanos. Todas ellas quieren una vida mejor y más segura. Pero sus rutas de salida cada vez son más escasas, ya que los países que acogen refugiados, como el Líbano, Turquía y Jordania, están desbordados.

 

El mundo se enfrenta a la peor crisis de desplazados desde la Segunda Guerra Mundial. El conflicto en Siria no muestra signos de mejora.

Sin embargo, Europa está cerrando sus fronteras. Las categorías “migrante”, “refugiado” o “solicitante de asilo” no describen de manera adecuada o justa la realidad que empuja a estas personas a embarcarse en un largo y peligroso viaje. Cada persona tiene una historia diferente por la que se ha visto obligada a arriesgar su vida para llegar a Europa. Si una persona necesita cuidado médico, comida, agua o cobijo, debe recibir esa asistencia sin importar su estatus legal.

 

Cuando los ministros se reúnan otra vez este lunes en una nueva cumbre sobre la llamada “crisis migratoria”, tengan en cuenta que las decisiones adoptadas hasta la fecha en las cumbres anteriores han fracasado en el intento de mejorar esta situación.

Incluso algunas medidas la han empeorado: las vallas y la recogida forzosa de huellas dactilares solo provocan que la gente busque rutas clandestinas y cada vez más peligrosas.

 

Celebramos la reciente decisión de algunos estados miembros de la UE de abrir sus fronteras y ayudar a frenar el sufrimiento de aquellos que cruzan el continente por vía terrestre; pero se siguen perdiendo vidas en el mar, en la parte trasera de los camiones y en los campamentos donde la gente vive en condiciones inaceptables en el corazón de la Unión Europea.

Es hora de poner fin a estas políticas de freno. Han convertido una afluencia previsible y manejable de personas que huyen para sobrevivir en una tragedia humana en las playas, las fronteras, los andenes y las autopistas de Europa. Están poniendo en peligro el derecho a solicitar asilo. El enfoque actual de “no-recepción” y cierre de fronteras está causando muerte, daños y caos.

 

Europa tiene ante sí un número creciente de personas que buscan asistencia y protección. Son solo una pequeña parte de los millones de personas que huyen de un sufrimiento intolerable. No importan los obstáculos, van a seguir viniendo. No tienen otra opción. Las políticas actuales son insostenibles a la hora de gestionar esta situación.

La única manera de que Europa pueda evitar que esta crisis empeore en su territorio es intentar acabar con los contrabandistas, proporcionando una alternativa segura, legal y gratuita de entrada. Le pedimos que proporcionen una ruta segura. El cruce tanto de fronteras marítimas como terrestres debe ser autorizado a los solicitantes de asilo que llegan a la UE o que ya están en ella.

 

Se deben poner en marcha con urgencia todas las formas de acceso legales que permitan a los refugiados llegar a Europa, y hay que encontrar soluciones eficientes para reubicar a los solicitantes de asilo de un Estado miembro de la UE a otro.

 

Se debe ofrecer acceso a unos procedimientos de asilo coherentes, así como asistencia en los puntos de entrada, por toda Europa y a lo largo de las rutas migratorias. A la llegada de los refugiados, hay que proporcionar un registro rápido y una protección temporal. Deben crearse vías de migración legales y ofrecerse condiciones de acogida dignas para todos.

 

Hay que conseguir que este chaleco salvavidas sea innecesario y sustituirlo por alternativas humanas y dignas.

 

Atentamente,

 

José Antonio Bastos

Presidente de Médicos Sin Fronteras España


Deja un comentario

En Bolivia el Papa Francisco afrontará el mal de altura.

DE LOS APENINOS A LOS ANDES. El Papa Francisco aterrizará a cuatro mil metros de altura y estará en La Paz solo cuatro horas, para evitar las consecuencias del “soroche”.

El Alto, La Paz, donde aterrizará el Papa

El Alto, La Paz, donde aterrizará el Papa
Según las declaraciones del portavoz de la Conferencia Episcopal Boliviana, el miércoles 8 de julio el Papa Francisco estará en La Paz solo cuatro horas por recomendación de los médicos. Ese día el Santo Padre llegará al Aeropuerto Internacional de El Alto a las 16.15, hora local (20.15 GMT) proveniente de Quito, capital de Ecuador. El Alto se encuentra a 4.100 metros de altura. Inmediatamente después el Papa descenderá hasta La Paz, a 20 kilómetros aproximadamente y 3.600 metros sobre el nivel del mar.
En ese trayecto Francisco hará una escala y se recogerá en silencio y oración en la plazoleta que recuerda el asesinato del jesuita español Luis Espinal y por último llegará a la sede de la Nunciatura. Los actos previstos son solamente dos: una visita protocolar al Presidente Evo Morales en el Palacio “Quemado” y un encuentro con los religiosos en la Catedral metropolitana. Cuatro horas después, el Santo Padre viajará a Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más populosa de Bolivia (llegada prevista a las 21.30, hora local -01.30 GMT- del jueves 8 de julio) donde están programadas diversas actividades: una celebración eucarística, un encuentro con los jóvenes, otro con los representantes de los pueblos aborígenes y de los movimientos sociales y una visita a la cárcel de Palmasola. El viernes 10 de julio a las 14.30 hora local (18:30 GMT) el Pontífice se transferirá a la capital de Paraguay, Asunción, tercera y última etapa del viaje.
El “soroche” o mal de altura , llamado en la región andina con diversos nombres –apunamiento, yeyo o mal de páramo- es un malestar que afecta a las personas no habituadas a vivir en alturas superiores a los 2400-2500 metros. Es una situación que puede tener consecuencias incluso delicadas, debido a las reacciones fisiológicas que provoca la dificultad del organismo para adaptarse a la escasez de oxígeno. Es sabido que a mayor altura disminuye la presión atmosférica y en consecuencia también la presión del oxígeno, lo que produce Hypoxia (menor cantidad de oxígeno en la sangre). Algunos síntomas son dolor de cabeza, somnolencia, cansancio y falta de apetito.


Deja un comentario

Población rural y atención médica en el mundo. OIT

Más de la mitad de la población rural en el mundo está excluida de la atención médica

Un informe de la OIT muestra las enormes diferencias de acceso a la atención médica entre los habitantes de zonas rurales y urbanas.

GINEBRA (OIT Noticias) – Un nuevo informe de la OIT muestra que 56 por ciento de las personas que viven en las zonas rurales en el mundo no tienen acceso a los servicios de salud básicos, más del doble de la cifra de las zonas urbanas, donde el 22 por ciento no tiene cobertura.

El informe, Global evidence on inequities in rural health protection: New data on rural deficits in health coverage for 174 countries  (Datos mundiales sobre las desigualdades en materia de protección de la salud rural: nuevos datos sobre los déficits rurales en la cobertura sanitaria para 174 países), revela grandes disparidades entre las zonas rurales y urbanas en todo el mundo, sobre todo en los países en desarrollo.

En África se encuentra el número más alto de personas (83 por ciento) que viven en zonas rurales que no están cubiertas por servicios básicos de salud. Los países más afectados también enfrentan los mayores niveles de pobreza.

No obstante, las mayores diferencias entre las zonas rurales y las urbanas se observan en Asia. Por ejemplo, en Indonesia, el porcentaje de personas no cubiertas es dos veces más alto en las zonas rurales que en las urbanas.

La salud es un derecho humano y debería garantizarse a todos los habitantes de un país.”

Isabel Ortiz, Directora del Departamento de Protección Social de la OIT

“Décadas de subinversión en la salud interrumpieron los esfuerzos para desarrollar sistemas nacionales de salud y a la larga resultaron en el abandono de la salud en las zonas rurales. Esto tiene un costo humano enorme. La salud es un derecho humano y debería garantizarse a todos los habitantes de un país”, declaró Isabel Ortiz, Directora del Departamento de Protección Social de la OIT .

Carencia de profesionales de la salud en las zonas rurales

El estudio de la OIT constata además que aún cuando el acceso a la atención médica está garantizado por la ley, las personas en las zonas rurales quedan excluidas de la atención médica porque la legislación no se aplica donde ellos viven.

La situación se agrava por la falta de profesionales de la salud en las zonas rurales del mundo. Aunque la mitad de la población mundial vive en estas zonas, sólo 23 por ciento de la fuerza laboral sanitaria del mundo se destina a ellas. La OIT estima que de los 10,3 millones de trabajadores de la salud que faltan a nivel mundial, siete millones deberían ser asignados a las zonas rurales.

África y América Latina son las dos regiones donde el problema es más grave. En Nigeria, por ejemplo, más de 82 por ciento de la población rural está excluida de los servicios sanitarios a causa del número insuficiente de trabajadores de la salud, frente a 37 por ciento en las zonas urbanas.

La insuficiencia de recursos está estrechamente vinculada con la falta de acceso a los servicios. El estudio de la OIT muestra que la falta de recursos económicos es casi dos veces más alta en las zonas rurales que en las urbanas. Los déficits más grandes se encuentran en África. Sin embargo, enormes desigualdades existen también en Asia y América Latina.

Los pagos directos que empobrecen a los pacientes también son más elevados en las zonas rurales. El estudio muestra que las poblaciones rurales de África y Asia tienen que soportar pagos directos que representan 42 y 46 por ciento del total del gasto en salud respectivamente. En muchos países asiáticos como Afganistán, Bangladesh, Camboya y Sri Lanka, en las zonas rurales los pagos directos son hasta tres veces más altos.

“La falta de cobertura legal, el número insuficiente de trabajadores de la salud, el financiamiento inadecuado y los elevados pagos directos han creado desigualdades que pueden resultar mortales en muchos países”, declaró Xenia Scheil-Adlung, Coordinadora de Políticas de Salud de la OIT.

“Fortalecer tanto el lado de la demanda como el de la oferta de los servicios es esencial para avanzar hacia una protección universal de la salud, sobre todo en las zonas rurales. La cobertura legal de la salud es necesaria, pero no es suficiente. Es posible garantizar un efectivo acceso a la salud sólo cuando se ofrecen servicios de calidad asequibles y accesibles para todos los que los necesitan”, agregó.

Reducir los déficits

El estudio explica que para subsanar las deficiencias de acceso a la salud en las zonas rurales es necesario adoptar un enfoque exhaustivo y sistemático que aborde simultáneamente la falta de derechos, de profesionales de la salud, de financiamiento, de protección económica y de calidad. Este tipo de enfoque debe basarse en los principios de universalidad e igualdad y exhorta a la solidaridad para financiar y distribuir la carga económica.

“Para luchar contra estas desigualdades se deben considerar las características específicas de las poblaciones rurales, como una elevada tasa de pobreza y de trabajo informal. Esto significa pasar de la caridad a los derechos, proporcionar personal de la salud con condiciones de trabajo decente a fin de aumentar la productividad, y la reducción de los pagos directos por parte de los pacientes para evitar la pobreza. También exige adoptar políticas socieconómicas y del mercado laboral complementarias para estimular un crecimiento económico inclusivo”, agregó Xenia Scheil-Adlung.

El estudio puso en evidencia el papel central que los pisos nacionales de protección social pueden desempeñar para reducir y eliminar las disparidades entre rurales y urbanos a través de enfoques basados en los derechos humanos. En este contexto, señala la importancia de la Recomendación 202 sobre los pisos de protección social de la OIT .

“Este estudio muestra que invertir en la sanidad rural, en el marco del sistema nacional de salud, es factible y genera importantes beneficios económicos y sociales. Es posible avanzar hacia una protección universal de la salud en todos los países, independientemente de su nivel de ingresos”, concluyó Xenia Scheil-Adlung.