Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La Universidad de Deusto decide contar con una facultad de medicina.

Deusto ofrecerá un grado de Medicina

“Deusto, en respuesta a las necesidades y demandas en formación superior, ha propuesto un nuevo grado de Medicina cuya memoria de verificación será presentada en unos días en la Agencia Vasca de Calidad: Unibasq”. Así, lo anunció el 28 de mayo, el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, en su intervención en el desayuno “Fórum Europa. Tribuna Euskadi”.

En sus 132 años de vida, Deusto ha estado siempre atenta a las demandas de la sociedad y ese ha sido el criterio que ha impulsado a desarrollar el área bio y de salud, que se ha bautizado como DeustoBio. “No se trata solo de la ley de la oferta y la demanda, se trata de prestar un mejor servicio a la sociedad en un área vital para la calidad de vida, el desarrollo y la cohesión social”, explicó.

Junto al criterio básico de misión, servicio y humanización de la salud, el rector Guibert señaló las cinco razones que han llevado a la universidad a poner sobre la mesa una primera propuesta de un grado en medicina:

1) Las nuevas y crecientes necesidades en un sector que demanda cada día más enfoques integrales, holísticos e interdisciplinares; necesidades globales y también necesidad constatable y constatada de nuevos profesionales en el sector;

2) La posibilidad de canalizar y activar para la docencia y para la investigación energías del sector hoy no suficientemente aprovechadas;

3) El know how de Deusto en el área en general y en psicología, neurología, drogodependencias, gestión de la salud, e-salud y ética de la salud, en particular;

4) El know how de la Compañía de Jesús en el mundo con 14 facultades de Medicina y más de 60 universidades con titulaciones en el área bio-salud;

5) Incorporar nuevos modos de enseñar, aprender y hacer en medical education y las metodologías de enseñanza-aprendizaje más innovadoras y punteras.

En este sentido, el rector precisó que “si hay necesidad, si hay demanda, si hay profesionales dispuestos, si hay conocimiento, si hay innovación, si hay proyecto, si hay instalaciones…. ¿por qué no? Y es que quien gana es este país”.

Convenios con hospitales

Deusto es consciente de que este proyecto no puede hacer solo. Se necesita de la complicidad y apoyo del sector para lo cual Deusto está conveniando con diversos hospitales y clínicas, con algunos de los cuales a día de hoy la Universidad ya tienen firmados convenios de cooperación educativa para otros grados.

El rector aseguró que el proceso está siendo difícil y complejo, porque son mil y una las variables, las interacciones, las alianzas. Y en este sentido, destacó el proceso de diálogo constructivo mantenido con los Departamentos de Sanidad y Educación, Universidades e Investigación a lo largo de muchos meses. Al respecto, José María Guibert anunció que “hoy el proyecto está donde tiene que estar y está a días de ser presentado en Unibasq, un referente en el mundo de las Agencias de Calidad que será quien lo evalúe y dictamine en función de los estándares de excelencia aplicables a los grados universitarios de este país. Ése ha de ser el criterio, el único criterio: rigor, calidad y excelencia”, ha puntualizado.

Así, el próximo 8 de junio la Memoria de Verificación del futuro grado en Medicina será sometida a aprobación del Consejo de Gobierno de la Universidad de Deusto, aprobación tras la cual será presentada a Unibasq: “Un nuevo futuro se abre para Deusto”.

Anuncios


Deja un comentario

El mensaje del Papa a los médicos católicos internacionales. Comentario

El Papa: que los médicos defiendan la conciencia; no son simples ejecutores

Audiencia a la Federación Internacional de las Asociaciones de los Médicos Católicos: contrarrestar la tenencia a reducir al hombre enfermo «máquina que reparar»

El Papa visitando a un niño enfermo

53
0
Pubblicato il 28/05/2018
Ultima modifica il 28/05/2018 alle ore 14:28
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Sus palabras, sus gestos, sus consejos, sus opciones tienen un eco que va más allá del campo profesional y se convierte, si es coherente, en un testimonio de fe vivida». El Papa invitó a la Federación Internacional de las Asociaciones de los Médicos Católicos (Fiamc) a colaborar «con todas las personas y las instituciones que comparten el amor a la vida y se comprometen en servirla en su dignidad y sacralidad». Francisco animó a los médicos católicos a intervenir en las discusiones de sus países sobre la legislación en diferentes ámbitos, desde la interrupción del embarazo hasta el fin de la vida, pasando por los estudios de genética, y a reivindicar la objeción de conciencia rechazando la reducción del papel del médico al de «simple ejecutor de la voluntad del enfermo o de las exigencias del sistema sanitario».

 

Los médicos católicos fueron recibidos por el Pontífice argentino a pocos días de que comience el congreso que se llevará a cabo entre mayo y junio en Zagreb, Croacia, sobre el tema: “La santidad de la vida y de la profesión médica; de la «Humanae vitae» a la «Laudato si’»”. El director de la Fiamc, John Lee, introdujo con un breve saludo la audiencia del Papa, subrayando que el objetivo de los médicos católicos no es solamente «curar, sino tomar de la mano a quien sufre, asegurándole que nos ocupamos de él».

 

«La Iglesia está a favor de la vida – puntualizó el Pontífice – y su preocupación es que nada esté contra la vida en la realidad de una existencia concreta, por débil, indefensa, no desarrollada o poco avanzada que sea. Ser médico católico, es sentirse operadores sanitarios que desde la fe y de la comunión con la Iglesia reciben el impulso para hacer siempre más madura la propia formación cristiana y profesional, incansable la propia dedicación, inagotable la necesidad de profundizar y conocer las leyes de la naturaleza para servir mejor la vida», indicó Jorge Mario Bergoglio citando la “Humanae vitae” de Pablo VI.

 

 

 

El Papa Francisco resaltó la fidelidad de las Asociaciones que forman parte de esta Federación, manteniendo la propia fisionomía de católicos, actuando el magisterio de la Iglesia y las directivas en campo médico-moral. «Esta fidelidad –subrayó el Pontífice– requiere esfuerzos que, en particulares circunstancias, pueden exigir mucha valentía. Continúen con serenidad y determinación por este camino acompañando las intervenciones magisteriales en los ámbitos de la medicina con una mayor conciencia de sus implicaciones morales». Ya que incluso en el campo de la medicina y de la sanidad, advirtió el Papa, ha ingresado el paradigma cultural tecnocrático, de la adoración del poder humano sin límites y de un relativismo práctico, en el cual todo se hace irrelevante si no sirve a los propios intereses.

 

Frente a esta situación, constató, «ustedes están llamados a afirmar la centralidad del enfermo como persona y su dignidad con sus inalienables derechos, en primer lugar el derecho a la vida». Por ello, exhortó Francisco, hay que contrarrestar la tendencia a reducir «al hombre enfermo a máquina por reparar, sin respeto por los principios morales, y a explotar a los más débiles descartando lo que no corresponde a la ideología de la eficiencia y de la ganancia».

 

Según el Papa, «la defensa de la dimensión personal del enfermo es esencial para la humanización de la medicina, en el sentido también de la “ecología humana”. Que sea su compromiso, en sus respectivos países y a nivel internacional, cuidar este aspecto, interviniendo en ambientes especializados, pero también en las discusiones que se refieren a las legislaciones sobre temas éticos sensibles, como por ejemplo la interrupción del embarazo, el final de la vida y la medicina genética». Que no falte tampoco, pidió Francisco, una preocupación para defender «la libertad de conciencia, de los médicos y de todos los agentes sanitarios. No es aceptable que su papel sea reducido a simple ejecutor de la voluntad del enfermo o de las exigencias del sistema sanitario en el que ustedes trabajan».

 

Como médicos católicos, resaltó el Papa, están comprometidos «a una permanente formación espiritual, moral y bioética con el fin de poner en práctica los principios evangélicos en la profesión médica, partiendo de la relación médico-paciente hasta llegar a la actividad misionera para mejorar las condiciones de salud de las poblaciones en las periferias del mundo». «La identidad católica no compromete su colaboración con todos aquellos que, en una diferente perspectiva religiosa o sin ningún credo específico, reconocen la dignidad y la excelencia de la persona humana como criterio de su actividad». Francisco pidió a los médicos católicos que cobren mayor conciencia de que «hoy es necesario y urgente que la acción del médico católico se presente con carácter de inconfundible claridad en el nivel del testimonio tanto personal como asociativo».


Deja un comentario

El Papa a una federación int. de médicos católicos

Visita del Papa a la "Casa alivio del sufrimiento" de RomaVisita del Papa a la “Casa alivio del sufrimiento” de Roma  (ANSA)

El Papa: Médicos católicos, afirmar la centralidad del paciente como persona

Audiencia del Papa Francisco a los miembros de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (FIAMC), a quienes recibió en audiencia en la Sala de los Papas del Vaticano.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Sus palabras, sus gestos, sus consejos, sus opciones tienen un eco que va más allá del campo profesional y se convierte, si es coherente, en un testimonio de fe vivida. Por ello, los animo a seguir con alegría y generosidad el camino asociativo, en colaboración con todas las personas y las instituciones que comparten el amor a la vida y se comprometen en servirla en su dignidad y sacralidad”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (FIAMC), a quienes recibió en audiencia la mañana de este lunes 28 de mayo, en la Sala de los Papas del Vaticano.

Médicos católicos en permanente formación

En su discurso, el Santo Padre resaltando el calificativo de “médicos católicos” le dijo que, esto los compromete a una permanente formación espiritual, moral y bioética con el fin de poner en acto los principios evangélicos en la práctica médica, partiendo de la relación médico-paciente hasta llegar a la actividad misionera para mejorar las condiciones de salud de las poblaciones en las periferias del mundo. “Vuestra obra – afirmó el Pontífice – es una forma peculiar de solidaridad humana y de testimonio cristiano; vuestro trabajo, de hecho, esta enriquecido por el espíritu de fe”.

La identidad católica en diálogo con el mundo

La identidad católica, señaló el Santo Padre, no impide la colaboración con aquellos que tienen una perspectiva religiosa diferente o no tienen un credo específico, en el reconocimiento de la dignidad y la excelencia de la persona humana como criterio de vuestra actividad. “La Iglesia está a favor de la vida – puntualizó el Pontífice – y su preocupación es que nada este contra la vida en la realidad de una existencia concreta… Ser médico católico, es sentirse operadores sanitario que desde la fe y de la comunión con la Iglesia reciben el impulso para hacer siempre más madura la propia formación cristiana y profesional, incansable la propia dedicación, inagotable la necesidad de profundizar y conocer las leyes de la naturaleza para servir mejor la vida”.

Fidelidad al magisterio de la Iglesia

Asimismo, el Papa Francisco resaltó la fidelidad de las Asociaciones que forman parte de esta Federación, manteniendo la propia fisionomía de católicos, actuando el magisterio de la Iglesia y las directivas en campo médico-moral. “Esta fidelidad – subrayó el Santo Padre – requiere esfuerzos que, en particulares circunstancias, pueden exigir mucha valentía. Continúen con serenidad y determinación por este camino – alentó el Pontífice – acompañando las intervenciones magisteriales en los ámbitos de la medicina con una mayor conciencia de sus implicaciones morales”. Ya que incluso en el campo de la medicina y de la sanidad, advirtió el Papa, ha ingresado el paradigma cultural tecnocrático, de la adoración del poder humano sin límites y de un relativismo práctico, en el cual todo se hace irrelevante si no sirve a los propios intereses.

Afirmar la centralidad del paciente como persona y su dignidad

Ante esta situación, alienta el Papa Francisco, los médicos católicos están llamados a afirmar la centralidad del paciente como persona y su dignidad con sus derechos inalienables, sobre todo el derecho a la vida. “La defensa de la dimensión personal del enfermo es esencial – señaló el Papa – para la humanización de la medicina, incluso en sentido de la ecología humana. Por ello, que sea vuestro compromiso en sus respectivos países y a nivel internacional, cuidar este aspecto, interviniendo en ambientes especializados, pero también en las discusiones que se refieren a las legislaciones sobre temas éticos sensibles, como por ejemplo la interrupción del embarazo, el final de la vida y la medicina genética”.

25° Congreso de la FIAMC en Zagreb – Croacia

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco recordó el próximo Congreso que organiza la Federación de Médicos Católicos en Zagreb, Croacia sobre “Sanidad de la vida y profesión médica, de la Humanae vitae a la Laudato si”, del 30 de mayo al 2 de junio. También esto es signo de vuestra participación concreta en la vida y la misión de la Iglesia, señaló el Obispo de Roma citando el Concilio Vaticano II. Por ello, sean siempre conscientes de que hoy es necesario y urgente que la acción del médico católico se presente con carácter de inconfundible claridad en el plano del testimonio sea personal que asociativo.

Discurso del Papa


Deja un comentario

Personal sanitario; carencias y mala distribución en América Latina

Más enfermeras para los menos atendidos

OPS
Una enfermera administra la vacuna contra el cólera en Figuers,Haití.

12 Mayo 2018

En las Américas faltan 800.000 profesionales, además de estar mal distribuidos al concentrarse básicamente en zonas urbanas o con mayores recursos económicos.

La Organización Panamericana de la Salud busca ampliar el número de funciones que puedan llevar a cabo las y los enfermeros de la región con el objetivo de mejorar/optimizar el acceso y la calidad de atención primaria en zonas vulnerables o faltas de personal sanitario.
Esta es la principal conclusión de un nuevo informe publicado con motivo del Día Internacional de la Enfermería que se celebra este 12 de mayo.
Se calcula que la falta de personal sanitario en las Américas es de 800.000 profesionales. Además, estan mal repartidos pues se concentran en las ciudades y en las zonas ricas.
Aparte de esta carencia de personal en general la proporción de enfermeras en América está mal repartida. Mientras que en Estados Unidos se supera la centena de estas profesionales por cada 10.000 habitantes, en Haití solamente trabajan 3,5 en la misma proporción de personas.
Esta escasez de trabajadores provoca que sea necesaria la creación de un nuevo perfil de profesionales: el de las enfermeras de práctica avanzada.
Su misión consistiría en desempeñar un mayor número de responsabilidades, especialmente en tareas de atención primaria en áreas urbanas desprotegidas o zonas apartadas.
Esta rama de la enfermería surgió a mediados de los años sesenta del siglo pasado en Estados Unidos y Canadá. Entre sus competencias se incluye la capacidad de diagnosticar, la de pedir exámenes o extender recetas sin estar subordinadas a un médico.

Retraso regional

Pese a las ventajas que puede suponer para la región contar con este tipo de enfermeras especialista todavía no existe una regulación y formación específica, basada en la atención primaria, para estos profesionales.
Por ejemplo, la prescripción de medicamentos, uno de los puntos básicos de este tipo de enfermería, continúa estando prohibida en muchos países de las Américas.
En México se produce una excepción a esta norma al haberse aprobado recientemente una legislación que permite a las enfermeras prescribir medicamentos en situaciones de urgencia ante la falta de un médico.
Jamaica y Puerto rico han desarrollado programas de formación y regulación, mientras que Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Panamá y Perú podrían llegar a ofrecer la formación necesaria en el futuro.
“La ampliación del rol de las enfermeras licenciadas no pretende sustituir o reemplazar a ningún profesional sino complementarlo, y ampliar habilidades para aumentar la eficiencia, mejorar los resultados en salud y reducir costos de atención”, señaló Silvia Cassiani, asesora en Enfermería y Técnicos de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud.

Una enfermera vacuna contra la polio a niños y mujeres embarazadas en Uttar Pradesh, India. Foto: UNICEF/Prashanth Vishwanathan
Los principales roles que llevarían a cabo estas profesionales a nivel regional serían los de:
Enfermera Especialista: enfermeras con formación de maestría, que asistirían a los usuarios con diagnósticos de enfermedades agudas, leves y crónicas.
Enfermera gestora de casos, que participaría en las redes integradas del sistema de salud actuando como elemento de alianza e integración de la atención al paciente entre los niveles de la asistencia.
Enfermera de práctica avanzada especialista en obstetricia, que asistiría a la mujer embarazada.
Para aumentar las funciones de las enfermeras en la atención primaria de salud consisten en:
  • Fomentar la incorporación de enfermeras con capacidades avanzadas en los equipos de atención primaria de la Región
  • Promover el desarrollo de programas educativos que contribuyan a la ampliación de habilidades de las enfermeras en el primer nivel de atención sanitaria.
  • Reforzar la regulación y gobernanza que favorezcan la ampliación de competencias de las enfermeras en la APS

Otros datos en favor de la creación de este perfil profesional.

El 30% de la población en las Américas no tiene acceso a los servicios de salud por razones financieras y el 21% tiene limitaciones al mismo debido a las barreras geográficas.
El envejecimiento de la población demanda un número creciente de trabajadores de la salud cada vez más capacitados y capaces de atender las necesidades de las personas mayores.
La Organización Mundial de la Saludcalcula que en el año 2035 la falta de trabajadores sanitarios ascenderá a casi trece millones. En la actualidad el déficit supera los siete millones.
La distribución de los médicos en la región varía según el país. Argentina, Cuba, las Islas Caimán y Uruguay tienen la mayor proporción, al contar entre 40 y 70 médicos por cada 10 000 habitantes, mientras que en Guyana y Haití la proporción es de 7 médicos por cada 10. 000 habitantes.
En Canadá, Estados Unidos  y algunas islas del Caribe, hay 4 enfermeras por médico. En Guyana, México y Suriname, esa relación varía entre 1,1 a 1,8 enfermeras por médico, mientras que en Colombia, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Perú, República Dominicana y Venezuela, el cómputo puede ser de una a menos de una enfermera por cada médico.


Deja un comentario

Problemas éticos de la medicina regenerativa.

El Papa en el Aula Pablo VIEl Papa en el Aula Pablo VI 

El Papa: “No todo lo que es técnicamente posible es éticamente aceptable”

Audiencia del Papa Francisco a los participantes en la Conferencia Internacional promovida por el Pontificio Consejo de la Cultura, sobre medicina regenerativa.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Cultiven con audacia y determinación los ideales que los han congregado y que ya pertenecen a vuestro itinerario académico y cultural”, aliento del Papa a los participantes en la Conferencia Internacional ‘Unite to cure’ promovida por el Pontificio Consejo de la Cultura, sobre medicina regenerativa.

En su discurso, el Santo Padre resaltó la figura de la persona humana como “punto de encuentro y lugar de unidad”. De hecho, dijo el Pontífice, ante el problema del sufrimiento humano es necesario saber crear sinergias entre las personas e instituciones, incluso superando los prejuicios, para cultivar celeridad y el esfuerzo de todos en favor de la persona enferma”.

Agradeciendo a las diversas Instituciones que participaron en esta Conferencia Internacional, el Obispo de Roma sintetizó en cuatro verbos el camino recorrido: prevenir, reparar, curar y prepara el futuro.

Prevenir

Refiriéndose al primer verbo, el Papa Francisco señaló que, muchos males podrían ser evitados si hubiera mayor atención al estilo de vida que asumimos y a la cultura que promovemos. “Prevenir – señaló el Papa – significa tener una mirada prudente hacia el ser humano y el ambiente en el que se vive. Significa pensar en una cultura de equilibrio en el cual todos los factores esenciales pueden ayudar a vivir mejor y con menos riesgos para la salud”.

La prevención es particularmente importante, precisó el Pontífice, cuando pensamos en los niños y en los jóvenes, quienes son siempre los más expuestos a los riesgos de enfermedades relacionadas a cambios radicales en la sociedad moderna. “Esto necesita una acción global y constante que no puede ser delegada a las instituciones sociales y gobernativas, sino que exige el compromiso de cada uno. Por ello, dijo el Papa, es urgente la necesidad de difundir una mayor sensibilidad entre todos para una cultura de la prevención como un primer paso hacia la tutela de la salud”.

Reparar y curar

Además, señaló el Papa Francisco, debemos poner en evidencia con mucha satisfacción el gran esfuerzo de la investigación científica dirigida al descubrimiento y a la difusión de nuevos tratamientos, especialmente cuando tocamos el delicado problema de las enfermedades raras, autoinmunes, neurodegenerativas y tantas otras. “En los últimos años – puntualizó el Santo Padre – el progreso en la investigación celular y en el ámbito de la medicina regenerativa ha permitido alcanzar nuevas metas en las técnicas de reparación de tejidos y en las terapias experimentales, abriendo un importante capítulo en el progreso científico y humano que ha sido sintetizado en vuestro Congreso en dos términos: reparar y curar”.

Preparar el futuro

Finalmente, explicando el último verbo el Papa Francisco subrayó que, si queremos preparar el futuro asegurando el bien de toda persona humana, debemos actuar con una sensibilidad mayor cuanto con más medios a nuestra disposición. “Esta es nuestra responsabilidad hacia el otro y hacia todos los seres vivientes – afirmó el Papa – de hecho, es necesario reflexionar sobre la salud humana en un contexto más amplio, considerándola no sólo en relación a la investigación científica sino también a nuestra capacidad de preservar y tutelar el ambiente y la exigencia de pensar en todos, especialmente en quienes viven dificultades sociales y culturales que los hacen precarios, sea en la salud, sea en el acceso a las curaciones”.

Pensar en el futuro, concluyó el Papa, significa seguir el camino marcado por dos movimientos: el primero, basado en la reflexión interdisciplinar abierta que involucre a expertos e instituciones y permita el intercambio reciproco de conocimientos; el segundo, constituido por acciones concretas en favor de quien sufre.

Discurso del Papa Francisco


Deja un comentario

Venezuela: graves carencias en alimentación y medicinas.

Venezuela: La crisis de desatención del derecho a la salud obliga a miles de personas a huir

Luz Mery dio a luz en Colombia después de perder a su primer bebé en Venezuela por falta de atención médica © AI

Las graves violaciones del derecho a la salud, así como las dificultades para acceder a alimentos y otros servicios básicos, ponen en riesgo la vida de miles de personas en Venezuela y fomentan una crisis de migración forzada de ámbito regional, ha manifestado Amnistía Internacional hoy, en la presentación de su plataforma digital Salida de Emergencia.

“En Venezuela, la gente huye de una situación atroz, que ha convertido problemas de salud tratables en una cuestión de vida o muerte. Los servicios básicos de salud están colapsados y conseguir medicamentos esenciales es una lucha constante, por lo que miles de personas no tienen más remedio que buscar atención médica fuera del país”, ha señalado Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional en las Américas.

“No se puede optar por hacer nada. La comunidad internacional y el Estado venezolano deben comenzar de inmediato a cooperar para desactivar esta crisis explosiva.”

Las organizaciones locales de derechos humanos afirman que Venezuela padece un déficit de suministro de medicamentos del 80% o 90%; la mitad de los hospitales no están en funcionamiento, y el personal médico de los centros públicos, que proporcionan el 90% de los servicios de salud, se ha reducido en un 50%.

El gobierno venezolano niega la existencia de una crisis alimentaria y de salud y rechaza los ofrecimientos de ayuda y cooperación de la comunidad internacional.

Amnistía Internacional pide al Estado de Venezuela que colabore con la comunidad internacional para conseguir disponer de recursos técnicos y económicos con que garantizar el acceso a tiempo de todas las personas a una atención de la salud suficiente y de calidad.

A lo largo de 2018, Amnistía Internacional publicará en la plataforma digital http://www.amnistiaonline.org/SalidadeEmergencia casos de personas de Venezuela que buscan protección en otros países de las Américas, entre las que figuran mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas que han salido del país en busca de atención esencial para la salud.

Las autoridades migratorias colombianas calculan que el número de personas de Venezuela ascendió a 550.000 el año pasado en el país.

Los servicios colombianos de salud proporcionaron tratamiento urgente a más de 24.000 personas venezolanas, según el Ministerio de Salud de Colombia. Los hospitales de las ciudades fronterizas de Maicao y Cúcuta atendieron en 2017 al doble o el triple de pacientes de Venezuela que el año anterior.

Entre quienes viajan a Colombia para acceder a la atención médica necesaria, tan sumamente escasa ahora en Venezuela, figuran centenares de mujeres embarazadas. De 2015 a 2016, últimos años de que se dispone de información oficial, la mortalidad materna aumentó en Venezuela más de un 65%, y la infantil, más de un 30%.

“El gobierno venezolano no puede seguir ignorando esta desesperada situación. Hacerlo supondrá condenar a la región a una de las peores crisis de refugiados jamás vistas.”


Deja un comentario

Somalia: gran campaña de vacunación contra el sarampión.

Más de cinco millones de niños somalíes reciben vacuna contra el sarampión en campaña masiva

Niños desplazados en el campamento de Galkayo, Somalia, esperan para ser vacunados. Foto: UNICEF/Mony

08 de enero, 2018 — Más de cinco millones de niños en Somalia fueron vacunados contra el sarampión en una campaña masiva  que concluyó este lunes organizada por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el gobierno federal.

La campaña de cinco días fue destinada especialmente a 1 millón de niños de 6 meses a 10 años de edad en Puntlandia, y a 4,2 millones en el resto del país tras de que, en 2017, en medio de una emergencia de sequía, se reportaran un total de 23.002 casos sospechosos de sarampión, un número alarmante para las autoridades de salud.

Entre marzo y abril del año pasado se llevaron a cabo dos iniciativas que alcanzaron a medio millón de niños en respuesta al brote que afectó en un 83% a menores de 10 años.

“Sin embargo, la crisis está lejos de terminar. La amenaza de la hambruna sigue creciendo, y también lo hacen los brotes de enfermedades como el sarampión. La única forma de proteger a los niños de esta enfermedad mortal es a través de campañas de vacunación masivas. Nos mantendremos vigilantes y continuaremos con nuestros esfuerzos de emergencia en 2018 “, declaró el representante de la OMS en Somalia, Ghulam Popal.

En la campaña que culminó este lunes, se administró también una dosis de apoyo de vitamina A para los niños y se incentivó a los adultos que no estuviesen seguros de su estado de inmunidad a que se vacunaran también.