Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Audiencia gen. y catequesis del Papa

Catequesis del Papa: “Que el Señor reavive nuestra fe y nos ayude a ser fieles”

«Pablo nos enseña la perseverancia en la prueba y la capacidad de leer todo con los ojos de la fe. Pidamos al Señor hoy, por intercesión del Apóstol, que reviva nuestra fe y nos ayude a ser fieles hasta el final de nuestra vocación de discípulos misioneros». Pablo prisionero ante el rey Agripa, tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 11 de diciembre de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

Siguiendo el viaje del Evangelio que nos narra el libro de Los Hechos, descubrimos que san Pablo, evangelizador lleno de entusiasmo y misionero intrépido, participó también en los sufrimientos de la pasión del Señor Jesús, pues como Él, fue igualmente odiado y perseguido”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del segundo miércoles de diciembre de 2019, continuando con su ciclo de catequesis sobre la evangelización a partir del Libro de los Hechos de los Apóstoles.

Pablo se asocia a la pasión de su Maestro

El Santo Padre comentando el capítulo 21 del Libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que se describe la llegada del Apóstol a Jerusalén, dijo que este evento desencadenó un odio feroz hacia él, como lo fue para Jesús, Jerusalén es también la ciudad hostil para san Pablo. “Fue al templo, fue reconocido, sacado para ser linchado y salvado in extremis por los soldados romanos. Acusado de enseñar contra la Ley y el Templo, fue arrestado y comenzó su peregrinación como prisionero, primero delante del sanedrín, luego ante el procurador romano en Cesarea y finalmente ante el rey Agripa”. El evangelista Lucas, señaló el Pontífice, evidencia la semejanza entre Pablo y Jesús, ambos odiados por sus adversarios, acusados públicamente y reconocidos como inocentes por las autoridades imperiales; y así Pablo se asocia a la pasión de su Maestro, y su pasión se convierte en un evangelio vivo.

La persecución a los cristianos en Ucrania y el mundo

El Papa Francisco hablando espontáneamente señaló que, esta mañana tuvo una primera audiencia, con los peregrinos ucranianos de una diócesis de Ucrania. “!Cómo han sido perseguidos esta gente, cuánto han sufrido por el Evangelio! Pero no negociaron la fe. Es un ejemplo. Hoy en el mundo, en Europa, muchos cristianos son perseguidos y dan su vida por su fe, o son perseguidos con guantes blancos, es decir, dejados de lado, marginados”. El martirio, agregó el Papa, es el aire de vida de un cristiano, de una comunidad cristiana. Siempre habrá mártires entre nosotros: esta es la señal de que vamos por el camino de Jesús. Es una bendición del Señor, que exista en el pueblo de Dios, alguno o alguna que sea este testimonio del martirio.

La obediencia de Pablo al cumplir su misión

Asimismo, el Santo Padre señaló que, Cristo resucitado hizo cristiano a Pablo y le confió la misión entre los gentiles, él está llamado a defenderse, y al final, en presencia del rey Agripa II, su apología se convierte en un eficaz testimonio de fe. “San Pablo fue llevado ante el rey Agripa para defenderse de las acusaciones que le hacían sus enemigos. Hablando ante el rey – dijo el Papa hablando en nuestro idioma – manifestó su íntimo ligamen con el pueblo de Israel y contó la historia de su conversión: Fue Cristo Resucitado quien lo hizo cristiano y quien le encomendó la misión de ser apóstol de los gentiles. Pablo, obediente al mandato del Señor, se dedicó a demostrar cómo Moisés y los profetas habían preanunciado lo que él les anunciaba: que Jesucristo por su pasión, muerte y resurrección había sido constituido Señor y Salvador”.

Las cadenas de Pablo signo de su fidelidad al Evangelio

El apasionado testimonio de Pablo, explicó el Santo Padre, toca el corazón del rey Agripa, y fue declarado inocente, pero no pudo ser liberado porque apeló al César. Así continúa el viaje incontenible de la Palabra de Dios hacia Roma. “A partir de este momento – puntualizó el Papa – el retrato de Pablo es el del prisionero cuyas cadenas son el signo de su fidelidad al Evangelio y del testimonio dado al Resucitado”.

Las cadenas de Pablo un instrumento misionero eficaz

Las cadenas, subrayó el Papa Francisco, son ciertamente una prueba humillante para el Apóstol, que aparece al mundo como un “malhechor”. Pero su amor por Cristo es tan fuerte que incluso estas cadenas se leen con los ojos de la fe; fe que para Pablo no es “una teoría, una opinión sobre Dios y el mundo”, sino es “el impacto del amor de Dios en su corazón, es amor por Jesucristo”.

Leer los hechos de nuestra vida con los ojos de la fe

Antes de concluir su catequesis, el Papa Francisco saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y de Latinoamérica. “Pidamos a Dios nuestro Padre que nos conceda perseverar en los momentos de prueba y que nos dé también la capacidad de leer todos los acontecimientos de nuestra vida con los ojos de la fe, para mantenernos fieles en nuestra vocación de discípulos misioneros”.


Deja un comentario

El Papa en la plaza de España de Roma. Discurso.

2019.12.08 Omaggio all'Immacolata in Piazza di Spagna2019.12.08 Omaggio all’Immacolata in Piazza di Spagna  (Vatican Media)

El Papa a la Virgen: “Refleja en los oprimidos por el pecado el rayo de luz de Cristo”

El Papa Francisco, hoy Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen, le rindió un homenaje a la estatua de la Virgen María en la Piazza España. Como es tradición, rezó frente al monumento y dejó un ramo de flores en la base de la columna.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco, hoy Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen, le rindió un homenaje a la estatua de la Virgen María en la Piazza España. Como es tradición, rezó frente al monumento y dejó un ramo de flores en la base de la columna.

Su preciosa oración dedicada a Nuestra Madre, es una imploración a que nos proteja. El Papa en su oración nos dice que no es lo mismo ser pecadores y corruptos.

Un pecador, es quien cae, se arrepiente, confiesa su pecado y se levanta de nuevo, con la ayuda de la misericordia de Dios. En cambio, dijo el Papa, un corrupto, lleva la connivencia hipócrita con el mal. “La corrupción del corazón, que se muestra impecable por fuera, pero por dentro está lleno de malas intenciones y mezquinos egoísmos”.

El Papa le confía a la Virgen a todos aquellos, que están oprimidos por la desconfianza del desánimo por el pecado, que piensan que ya no tienen esperanza, por sus tantos pecados, y que Dios no tiene tiempo para ellos. En cambio, le pide que refleje dentro de la “oscuridad más profunda un rayo de luz de Cristo resucitado”.

A continuación la oración del Papa, que le hizo a nuestra Madre María:

Oh María Inmaculada

nos reunimos a tu alrededor una vez más.

Cuanto más seguimos en la vida

más nuestra gratitud a Dios aumenta

por habernos dado como madre, a nosotros, que somos pecadores,

Tú, que eres la Inmaculada.

Entre todos los seres humanos, eres el única

preservada del pecado, como la madre de Jesús,

Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Pero tu privilegio único,

te fue dado por el bien de todos nosotros, tus hijos.

De hecho, mirándote, vemos la victoria de Cristo,

La victoria del amor de Dios sobre el mal:

donde abundaba el pecado, es decir, en el corazón humano,

la gracia se desbordó,

por el suave poder de la Sangre de Jesús.

Tú, Madre, nos recuerdas que sí, somos pecadores,

¡pero ya no somos esclavos del pecado!

Tu hijo, con su sacrificio,

rompió el dominio del mal, ganó el mundo.

Esto le dice tu corazón a todas las generaciones

Tan claro como el cielo donde el viento ha disuelto cada nube.

 

Y entonces nos recuerdas que no es lo mismo

ser pecadores y ser corruptos: es muy diferente.

Una cosa es caer, pero luego arrepentirse, confesarlo

y levantarse de nuevo con la ayuda de la misericordia de Dios.

Otra cosa es la connivencia hipócrita con el mal,

la corrupción del corazón, que se muestra impecable por fuera,

pero por dentro está lleno de malas intenciones y mezquinos egoísmos.

Tu pureza clara nos recuerda la sinceridad,

a la transparencia, a la simplicidad.

¡Cuánto necesitamos ser liberados de

la corrupción del corazón, que es el peligro más grave!

Esto nos parece imposible, porque somos tan adictos,

y en cambio está al alcance de la mano. ¡Basta con mirar hacia arriba

a tu sonrisa de madre, a tu belleza virgen, incontaminada,

para volver a sentir que no estamos hechos para el mal,

sino para el bien, para el amor, para Dios!

 

Por esto, oh Virgen María,

hoy te confío a todos aquellos que, en esta ciudad

y en todo el mundo están oprimidos por la desconfianza

del desánimo por el pecado;

aquellos que piensan que para ellos no hay más esperanza,

que sus faltas son demasiadas y demasiado grandes

y que Dios no tiene tiempo que perder con ellos.

Te los confío porque no eres solo una madre

y como tal nunca dejas de amar a tus hijos,

sino también eres la Inmaculada, llena de gracia,

y puedes reflejar desde adentro de la oscuridad más profunda

un rayo de luz de Cristo resucitado.

Él, y solo Él, rompe las cadenas del mal,

libera de las adicciones más implacables,

se disuelve de los lazos más criminales,

suaviza los corazones más endurecidos.

Y si esto sucede dentro de las personas,

¡Cómo cambia la faz de la ciudad!

En pequeños gestos y en grandes elecciones,

los círculos viciosos se vuelven virtuosos poco a poco,

la calidad de vida mejora

y el clima social es más transpirable.

 

Te damos gracias, Madre Inmaculada,

Por recordarnos que, por el amor de Jesucristo,

ya no somos esclavos del pecado,

sino libres, libres de amar, de amarnos,

para ayudarnos como hermanos, aunque si sean diferentes de nosotros

y gracias por ser diversos entre nosotros.

Gracias porque, con tu sinceridad, nos animas a

no avergonzarnos del bien, sino del mal;

ayúdanos a mantener alejado al maligno,

que con el engaño nos atrae hacia él, en agujas de muerte;

danos el dulce recuerdo de que somos hijos de Dios,

Padre de inmensa bondad,

fuente eterna de vida, belleza y amor. Amén.


Deja un comentario

Homilía del Papa

El Papa Francisco celebra la Misa matutina en la capilla de la Casa de Santa MartaEl Papa Francisco celebra la Misa matutina en la capilla de la Casa de Santa Marta  (Vatican Media)

Homilía del Santo Padre: “Hoy la Iglesia elogia la pequeñez”

Sólo en un corazón humilde puede brotar el Espíritu de Dios. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa de la mañana en la Casa de Santa Marta. Y añadió que la revelación de Dios siempre comienza en la pequeñez, lo que no significa cerrazón en sí mismos, sino más bien confianza en Dios y, por lo tanto, capacidad de correr riesgos

Adriana Masotti – Ciudad del Vaticano

“La liturgia de hoy –  comenzó diciendo el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta – habla de las cosas pequeñas, habla de lo que es pequeño, podemos decir que hoy es el día de lo pequeño”. La Primera Lectura del día corresponde al libro del profeta Isaías donde se anuncia: “Aquel día, brotará un retoño del tronco de Jesé,

y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor…”. “La Palabra de Dios elogia lo pequeño – dijo el Papa – y hace una promesa, la promesa de un retoño que brotará y ¿qué es más pequeño que un brote? Sin embargo, el Espíritu del Señor se posará sobre él”. De ahí su comentario:

La redención, la revelación, la presencia de Dios en el mundo comienza de esta manera y siempre es así. La revelación de Dios se hace en la pequeñez. Pequeñez, ya sea humildad, o muchas cosas, pero en la pequeñez. Los grandes se presentan poderosos, pensemos en la tentación de Jesús en el desierto, en que Satanás se presenta poderoso, dueño de todo el mundo: “Yo te lo doy todo, si tú….”. En cambio, las cosas de Dios comienzan brotando a partir de una semilla, pequeñas cosas. Y Jesús habla de esta pequeñez en el Evangelio.

Hacerse pequeños para que brote el Reino de Dios

Jesús se alegró y agradeció al Padre porque se reveló no a los poderosos, sino a los pequeños y recordó que en Navidad “todos iremos al pesebre donde está la pequeñez de Dios”. A lo que añadió textualmente:

En una comunidad cristiana donde los fieles, los sacerdotes, los obispos, no toman este camino de la pequeñez, no hay futuro, se derrumbará. Lo hemos visto en los grandes proyectos de la historia: cristianos que trataban de imponerse, con la fuerza, la grandeza, las conquistas… Pero el Reino de Dios brota en lo pequeño, siempre en lo pequeño, la pequeña semilla, la semilla de la vida. Pero la semilla por sí sola no puede. Y hay otra realidad que ayuda y que da fuerza: “Ese día, brotará una yema del tronco de Jesé, brotará un retoño de sus raíces. Sobre él se posará el espíritu del Señor”.

El Espíritu no puede entrar en un corazón soberbio

“El Espíritu elige lo pequeño, siempre” – subrayó nuevamente Francisco – porque “no puede entrar en el grande, en el soberbio, en el autosuficiente”. Al corazón pequeño le llega la revelación del Señor. Además, el Papa habló de los estudiosos de teología para subrayar cómo los teólogos, “no son los que saben tanto de teología”, podrían llamarse “enciclopedistas” de la teología. “Ellos lo saben todo – prosiguió – pero son incapaces de hacer teología porque la teología se hace de rodillas, haciéndonos pequeños”. Y subrayó aún que “el verdadero pastor, independientemente de que sea un sacerdote, un obispo, un papa o un cardenal, quienquiera que sea, si no se hace pequeño, no es un pastor”. Más bien es un administrador de oficina. Y esto se aplica a todos. “Desde el que tiene una función que parece más importante en la Iglesia, hasta la pobre ancianita que hace las obras de caridad en secreto”.

La pequeñez cristiana no es pusilanimidad

El Santo Padre Francisco despejó asimismo el campo de una duda que podría surgir, y es que el camino de la pequeñez lleve a la pusilanimidad, es decir a la cerrazón en sí mismos, al miedo. Y dijo que, por el contrario, “la pequeñez es grande”, es la capacidad de arriesgarse “porque no se tiene nada que perder”. También explicó que precisamente la pequeñez es la que lleva a la magnanimidad, porque nos hace capaces de ir más allá de nosotros mismos, sabiendo que la grandeza la da Dios. Y citó una frase de Santo Tomás de Aquino, contenida en su Suma teológica, que explica cómo debe comportarse un cristiano frente a los desafíos del mundo, para no vivir como un cobarde:

Así lo dice Santo Tomás, he aquí la síntesis: “No tengan miedo de las cosas grandes – hoy también nos lo muestra San Francisco Javier – no se asusten, ir adelante pero al mismo tiempo, teniendo en cuenta las cosas más pequeñas, esto es divino”. Un cristiano siempre parte de la pequeñez. Si yo en mi oración me siento pequeño, con mis limitaciones, mis pecados, como aquel publicano que oraba en el fondo de la iglesia, vergonzoso: “Ten piedad de mí  que soy un pecador”, irás adelante. Pero si te crees un buen cristiano, rezarás como aquel fariseo que no salió justificado: “Te doy gracias, Dios, porque soy grande”. No. Damos gracias a Dios porque somos pequeños.

La concreción de las confesiones de los niños

El Papa Francisco concluyó su homilía diciendo que le gusta mucho administrar el sacramento de la Confesión y sobre todo le gusta confesar a los niños. Sus confesiones – dijo – son hermosas, porque relatan los hechos concretos: “Yo dije esta palabra”, por ejemplo, y él te la repite. Finalmente, el Santo Padre comentó: “La concreción de aquello que es pequeño. ‘Señor, yo soy pecador porque hago esto, esto, esto, esto… Esta es mi miseria, mi pequeñez. Pero envía tu Espíritu para que yo no tenga miedo de las cosas grandes, para que no tenga miedo de que tú hagas cosas grandes en mi vida’”.

Escuche el informe


Deja un comentario

Angelus del Papa el domingo 1 de diciembre

2019.12.01 AngelusEl Papa sigue con preocupación la situación en Iraq  (Vatican Media)

El Papa sigue con preocupación la situación en Iraq

Así lo manifestó el Papa Francisco tras rezar el Ángelus del primer domingo de Adviento, en que también destacó una nueva iniciativa para la juventud como respuesta concreta a la petición del Sínodo dedicado a los jóvenes y se refirió a su visita de la tarde a Greccio donde iba a firmar una Carta sobre el significado y el valor del pesebre

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

Después de rezar el Ángelus del primer domingo de Adviento, el Santo Padre manifestó a los fieles que sigue “con preocupación la situación en Iraq”. Y se refirió “con dolor” a las noticias sobre las protestas de los últimos días que han recibido una dura reacción y que ha causado docenas de víctimas.

“ Rezo por los muertos y los heridos; estoy cerca de sus familias y de todo el pueblo iraquí, invocando la paz y la armonía de Dios ”

Respuesta a la petición del Sínodo sobre los jóvenes

A continuación, Francisco refirió que el Dicasterio para los laicos, la familia y la vida ha instituido un nuevo Organismo consultivo internacional para la juventud, compuesto por veinte jóvenes de diferentes orígenes geográficos y eclesiales. Lo que representa una respuesta concreta a la petición del Sínodo dedicado a los jóvenes del año pasado. Al respecto explicó que el objetivo de este órgano es “ayudar a comprender la visión de los jóvenes sobre las prioridades de la pastoral juvenil y sobre otros temas de interés más general”, razón por la cual invitó a orar por esto.

Saludos del Papa

Al saludar a todos los presentes en la Plaza de San Pedro, no sólo romanos e italianos, sino también a los peregrinos procedentes de diversos países, Francisco nombró de modo especial a los fieles de Polonia y al coro de niños de Bucarest. También lo hizo con los grupos de Giulianova Lido, Nettuno y Jesi; así como con los peregrinos de Cavarzere con el coro “Serafín”, y los miembros de la Asociación de Rumanos en Italia.

Greccio, el lugar donde San Francisco hizo el primer belén

Y tal como lo hizo el miércoles pasado durante la audiencia general a su regreso de Tailandia y Japón, el Santo Padre recordó que por la tarde iba a Greccio, el lugar donde San Francisco hizo el primer belén, para firmar, además, una Carta sobre el significado y el valor del pesebre, que puede servir para preparar la Navidad”.

El Papa se despidió deseando a todos un feliz domingo y un buen camino de Adviento, pidiéndoles, como suele hacer, que no se olviden de rezar por él.

Palabras del Papa tras el Ángelus
01 diciembre 2019, 12:17


Deja un comentario

Audiencia del Papa hoy miércoles tras el viaje al Japón.

Catequesis del Papa: “Dios bendiga con paz y prosperidad a Tailandia y Japón”

«El Viaje Apostólico a Tailandia y Japón», tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 27 de noviembre de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El 32° Viaje Apostólico Internacional que lo llevó a visitar los países de Tailandia y Japón, del 19 al 26 de noviembre, fue el tema de la catequesis del Papa Francisco durante la Audiencia General del último miércoles de noviembre de 2019.

Dios los bendiga con paz y prosperidad

En su catequesis, el Santo Padre dijo que su visita a Tailandia y Japón fue un don por el que está muy agradecido al Señor. En este sentido, el Pontífice renovó su gratitud a las Autoridades y Obispos de estos dos países, que lo han invitado y acogido con gran preocupación, y sobre todo agradeció al pueblo tailandés y al pueblo japonés. “Esta visita – precisó el Papa – ha aumentado mi cercanía y afecto por estos pueblos: Dios los bendiga con abundancia de prosperidad y paz”.

Tailandia, la primera etapa del Viaje

El Papa Francisco al referirse a la primera etapa de su Viaje Apostólico dijo que, Tailandia es un antiguo reino que se ha modernizado en gran medida. “En Tailandia – explicó el Pontífice hablando en nuestro idioma – quise rendir homenaje a la rica tradición espiritual y cultural del pueblo Thai, y animar el compromiso por la armonía entre los diferentes componentes de la nación. Visité al Patriarca supremo de los budistas, siendo la religión budista parte integrante de la historia y de la vida de ese pueblo. Además, participé en el encuentro ecuménico e interreligioso”.

La Iglesia en Tailandia al servicio de los últimos

Asimismo, el Santo Padre señaló que, el testimonio de la Iglesia en Tailandia pasa a través de las obras de servicio a los enfermos y a los últimos. “Entre ellos, destaca el Hospital Saint Louis – precisó el Pontífice – al que visité animando al personal de salud y encontrando a algunos pacientes. También dediqué momentos específicos a los sacerdotes y a las personas consagradas, a los Obispos y también a los hermanos jesuitas. En Bangkok he celebrado la Misa con todo el pueblo de Dios en el Estadio Nacional y luego con los jóvenes en la Catedral. Allí hemos experimentado que en la nueva familia formada por Jesucristo están también los rostros y las voces del pueblo Thai”.

La segunda etapa del Viaje, Japón

Al referirse a la segunda etapa de su Viaje Apostólico, el Papa Francisco dijo que fue recibido por los Obispos de Japón en la Nunciatura Apostólica de Tokio, con ellos inmediatamente compartió el reto de ser pastores de una Iglesia muy pequeña, pero portadora de agua viva, el Evangelio de Jesús. “El lema de mi visita a aquel país fue: ‘Proteger toda vida’. Este mensaje – explicó el Papa hablando en nuestro idioma – es significativo en aquella tierra que lleva las heridas del bombardeo atómico y del triple desastre de 2011; pero es una nación que se ha hecho portavoz del derecho fundamental por la vida y la paz. En Nagasaki y en Hiroshima condené nuevamente las armas nucleares y la hipocresía de hablar de paz cuando se construye y se vende material bélico. Pude además recordar en aquellos lugares la memoria de los mártires san Pablo Miki y los 25 compañeros, el beato Justo Takayama y tantos hombres y mujeres que han conservado la fe en los momentos de persecución”.

Hacia un mundo más justo y pacífico

Además el Santo Padre señaló que, las primeras víctimas del vacío de sentido son los jóvenes, por eso se les dedicó un encuentro en Tokio. “He escuchado sus preguntas y sus sueños; los he animado a oponerse juntos a toda forma de acoso, y a superar el miedo y la cerrazón abriéndose al amor de Dios, en la oración y en el servicio al prójimo. A otros jóvenes los encontré en la Universidad de Sophia, junto a la comunidad académica. Esta Universidad, como todas las escuelas católicas, son muy apreciadas en Japón”. Asimismo, en Tokio, afirmó el Papa, tuve la oportunidad de visitar al Emperador Naruhito, a quien renuevo la expresión de mi gratitud; y me reuní con las Autoridades del país y el Cuerpo Diplomático. “Les he deseado una cultura de encuentro y diálogo, caracterizada por la sabiduría y un amplio horizonte. Fiel a sus valores religiosos y morales, y abierto al mensaje evangélico, Japón puede ser un país líder para un mundo más justo y pacífico y para la armonía entre el hombre y el medio ambiente”.

Que progresen en sendas de paz y justicia

Finalmente, antes de concluir su catequesis y hablando en nuestro idioma, el Papa Francisco saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española, venidos de España y Latinoamérica. “A todos los invito a rezar por los dos países que he visitado, Tailandia y Japón, para que sigan progresando en sendas de paz y justicia, y a los católicos les conceda el don de la perseverancia, siguiendo el ejemplo de los santos mártires”.


Deja un comentario

Temas del Papa después del Angelus. Comentario

Este domingo 10 de noviembre, después de rezar el Ángelus, el Papa Francisco ha recordado la importancia de continuar el diálogo inclusivo en Sudán del Sur; fortalecer la democracia en un clima de paz y serenidad en Bolivia y, en Italia, en el Día Nacional de Acción de Gracias por los frutos de la tierra y el trabajo, la importancia de tener políticas de empleo valientes.

Ciudad del Vaticano

En el acostumbrado mensaje después de la oración del Ángelus, el Papa Francisco recordó a la beata María Emilia Riquelme y Zayas, fundadora de las Hermanas Misioneras del Santísimo Sacramento y de María Inmaculada; también, la “Misa de acción de gracias por la canonización equivalente de San Bartolomé Fernandes de los Mártires. La nueva Beata fue ejemplar en el fervor de la adoración eucarística y generosa en el servicio a los más necesitados, mientras que el nuevo Santo fue un gran evangelizador y pastor de su pueblo. ¡Aplaudamos por ellos!”

Diálogo y reconciliación para Sudán del Sur

El Papa hizo memoria del retiro espiritual realizado por las autoridades del país el pasado 10 y 11 de abril en la Casa Santa Marta del Vaticano. “Deseo renovar mi invitación a todos los que participan en el proceso político nacional a buscar lo que une y a superar lo que divide, en un espíritu de verdadera fraternidad. El pueblo del Sudán meridional ha sufrido demasiado en los últimos años y espera con gran esperanza un futuro mejor, especialmente el fin definitivo de los conflictos y una paz duradera. Por lo tanto, insto a los responsables a que continúen, sin cansancio, su compromiso con un diálogo inclusivo en la búsqueda del consenso para el bien de la nación”.

También, el Obispo de Roma invitó a la comunidad internacional a acompañar el proceso de reconciliación en este país, así como a orar por la paz. El Papa invitó a los presentes a rezar un Ave María por este país africano.

El Papa expresó su deseo de visitar el sur de Sudán el próximo año. Se recuerda que ya con ocasión de la audiencia con el Presidente de la República del Sur de Sudán, Salva Kiir había expresado tal deseo, “como signo de cercanía al pueblo y de estímulo al proceso de paz”.

Orar por democracia en Bolivia

Bolivia atraviesa por un momento de incertidumbre social, pues los resultados de las pasadas elecciones presidenciales, realizadas el 20 de octubre del año en curso, han sido duramente cuestionados. El Papa hizo presente el momento por el que atraviesa el país sudamericano y vecino a su patria, y declaró: “Quisiera confiar a sus oraciones la situación de la querida Bolivia. Insto a todos los bolivianos, en particular a los actores políticos y sociales, a que esperen con espíritu constructivo y sin condiciones previas, en un clima de paz y serenidad, los resultados del proceso de revisión de las elecciones que se está llevando a cabo actualmente. En Paz”.

Esta misma mañana, el presidente de Bolivia Evo Morales, anunció la convocatoria de nuevas elecciones generales, tras la publicación del informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de las muchas protestas y movilizaciones de sectores de la sociedad civil. La OEA recomienda la repetición de los comicios celebrados el pasado 20 de octubre y que dieron a Evo Morales como ganador.

Día de Acción de gracias por los frutos de la tierra en Italia

El Papa también recordó que en Italia hoy se celebra el Día Nacional de Acción de Gracias por los frutos de la tierra y el trabajo. Se trata de la 69 edición de esta jornada. El Papa afirmó: “Me uno a los obispos para recordar el fuerte vínculo entre el pan y el trabajo, esperando políticas de empleo valientes que tengan en cuenta la dignidad y la solidaridad y que prevengan los riesgos de corrupción. Que sea un trabajo verdadero, no un trabajo de esclavos”, finalizó.

Francisco concluyó este momento dando las gracias a los peregrinos de Roma, de Italia, a los venidos de Haaren, Alemania; de Darwin, Australia; a los estudiantes de Neuilly, Francis y a los fieles de la diócesis de Piacenza-Bobbio, Bianzè y Burano.


Hoy miércoles, audiencia semanal del Papa. La inculturación

El Papa en la catequesis: inculturar con delicadeza el mensaje de la fe

Aun cuando no lo esperamos, la semilla del Evangelio “arraiga”: por eso debemos pedir al Espíritu Santo “la capacidad de inculturar con delicadeza el mensaje de la fe”, porque “el fuego de su amor, es capaz de inflamar el corazón más endurecido”

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Prosiguiendo con el “viaje” por el libro de los Hechos de los Apóstoles, el Papa Francisco se detuvo este miércoles 6 de noviembre en la vivencia de Pablo en Atenas, “la gran ciudad de la cultura griega”. Al llegar a Atenas, dijo el Papa, el espíritu del Apóstol “se enardeció al ver que la ciudad estaba entregada a la idolatría”.  Sin embargo, eligió “familiarizarse”, con ella, comenzando a frecuentar “los lugares y las personas más significativas”.

El apóstol frecuenta la sinagoga, símbolo de la fe en Dios; la plaza, centro de la vida ciudadana, y el Areópago, corazón de la vida cultural y política. El contacto con el paganismo no le asusta, sino que lo empuja a crear un puente para dialogar con aquella cultura. Con mirada contemplativa, Pablo descubre que Dios habita en las casas de los atenienses, en sus calles, en sus plazas; no mira el paganismo con hostilidad, sino que, en un ejemplo extraordinario de inculturación, anuncia a Cristo partiendo de su fe en un “Dios desconocido”, al que han construido un ídolo.

El Apóstol Pablo, constructor de puentes

La mirada de Pablo, que observa la ciudad de Atenas “con los ojos de la fe”, nos hace interrogar sobre “nuestra forma de ver nuestras ciudades”, planteó Francisco. “¿Las observamos con indiferencia? ¿Con desprecio? ¿O con la fe que reconoce a los hijos de Dios en medio de las multitudes anónimas?, cuestionó. Y señaló la estela dejada por el Apóstol al elegir “la mirada que lo lleva a abrir una brecha entre el Evangelio y el mundo pagano”.

En el corazón de una de las instituciones más famosas del mundo antiguo, el Areópago, realiza un ejemplo extraordinario de inculturación del mensaje de la fe: proclama a Jesucristo a los adoradores de ídolos, y no los hace agrediéndolos, sino haciéndose “pontífice, constructor de puentes”.

Dios no se esconde de los que lo buscan con corazón sincero

Después de captar su benevolencia desde este puente, prosiguió el Papa, Pablo “comienza a explicar paso a paso la revelación, desde la creación hasta la resurrección de Cristo”. Comienza por el altar de la ciudad, dedicado a “un dios desconocido”. A partir de esa “devoción”, y para entrar en empatía con sus oyentes, proclama que Dios “vive entre los ciudadanos” y “no se esconde de los que lo buscan con corazón sincero, aunque lo hagan a tientas”:

Es precisamente esta presencia la que Pablo quiere revelar: “yo vengo a anunciarles a Aquel que ustedes adoran sin conocer”.

La semilla del Evangelio arraiga, aun cuando no lo esperamos

Francisco añadió que Pablo, “para revelar la identidad del dios” que adoraban los atenienses, muestra la desproporción “entre la grandeza del Creador y los templos construidos por el hombre”. Anuncia a Cristo, a “aquel a quien los hombres ignoran, pero que sin embargo conocen”. Y alude a Cristo, definiéndolo como “el hombre a quien Dios ha designado, dando a todos una prueba segura al resucitarlo de entre los muertos”. Es allí cuando se presenta “el problema”, dijo el Pontífice:

Aparentemente este camino no dio el resultado esperado, por un tiempo escucharon con simpatía, pero la muerte y resurrección de Cristo se reveló como un escándalo para los judíos y necedad para los paganos, suscitando desprecio y burlas. Pero no es así, algunos se convirtieron y quedaron como semilla de la fe también en Atenas.

“ Incluso en Atenas el Evangelio arraiga y puede correr a dos voces: ¡la del hombre y la de la mujer! ”

Construyamos puentes con quienes no creen, sin agresividad

El Papa Francisco concluyó su catequesis llamando a “construir puentes”, tanto con la cultura, con los que no creen o con quienes tienen un credo distinto al nuestro, y a hacerlo “sin agresividad”:

Pidamos hoy al Espíritu Santo de enseñarnos a construir puentes con quienes no creen o tienen otra fe distinta a la nuestra. Pidamos la capacidad de inculturar con delicadeza el mensaje de la fe. Que el fuego de su amor que es capaz de inflamar el corazón más endurecido abra los ojos de los que todavía no conocen a Cristo