Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El angelus del Papa hoy fiesta del Corpus Domini.

Ángelus del Papa: La Eucaristía es la síntesis de toda la existencia de Jesús

A la hora del rezo del Ángelus en la solemnidad del Corpus Christi, el Papa Francisco invitó a renovar «nuestro asombro y alegría ante este maravilloso don del Señor, que es la Eucaristía» recibiéndola con gratitud, «no de manera pasiva, habitual, sino renovando verdaderamente nuestro amén al Cuerpo de Cristo, cada día como si fuera la primera vez».

Ciudad del Vaticano

El domingo 23 de junio, solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo celebrada en Italia y en varios países del mundo, el Papa Francisco rezó la oración mariana del Ángelus junto a miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

La multiplicación de los panes y peces

Comentando el Evangelio dominical que presenta el relato del milagro de la multiplicación de los panes y los peces obrado por Jesús a orillas del lago de Galilea para dar de comer a la multitud que lo seguía (cf. Lc 9, 11-17), el Santo Padre profundizó sobre las palabras del Maestro ante el planteamiento de los discípulos: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a menos que vayamos a comprar comida para toda esta gente”.

Es entonces cuando Jesús responde: “Denles ustedes de comer.”

Convertirse a la lógica del compartir

En este sentido, el Papa explicó que Jesús invita a sus discípulos a hacer una verdadera conversión de la lógica del “cada uno para sí mismo” a la del compartir, empezando por lo poco que la Providencia nos pone a nuestra disposición.

 

Este milagro, muy importante hasta el punto de que todos los evangelistas lo cuentan, – continuó diciendo Francisco-  muestra el poder del Mesías y, al mismo tiempo, su compasión por la gente. “Aquel gesto prodigioso no sólo queda como uno de los grandes signos de la vida pública de Jesús, sino que anticipa lo que será después, al final, el memorial de su sacrificio, es decir, la Eucaristía, sacramento de su Cuerpo y de su Sangre donados para la salvación del mundo”.

Eucaristía: síntesis de toda la existencia de Jesús

El Pontífice afirmó que la Eucaristía, es por tanto, “la síntesis de toda la existencia de Jesús, que ha sido un único acto de amor al Padre y a sus hermanos. Allí también, como en el milagro de la multiplicación de los panes, Jesús tomó el pan en sus manos, elevó al Padre la oración bendición, partió el pan y se lo dio a los discípulos; e hizo lo mismo con el cáliz de vino. Pero en ese momento, en la víspera de su Pasión, quiso dejar en ese gesto el Testamento de la nueva y eterna Alianza, memoria perpetua de su Pascua de muerte y resurrección”.

Recibir el Cuerpo de Cristo con gratitud

Asimismo, el Pontífice señaló que la fiesta del Corpus Christi “nos invita cada año a renovar nuestro asombro y alegría ante este maravilloso don del Señor, que es la Eucaristía” e invita a recibirlo con gratitud, «no de manera pasiva, habitual, sino renovando verdaderamente nuestro “amén” al Cuerpo de Cristo, para que el dinamismo de su amor transforme nuestras vidas en ofrendas puras y santas a Dios y para el bien de todos aquellos que encontramos en nuestro camino».

Misa del Corpus Christi

Y precisamente, una expresión de la fe eucarística del pueblo santo de Dios son las procesiones con el Santísimo Sacramento, que en esta solemnidad tienen lugar en todas partes en la Iglesia católica. Francisco se despidió recordando que esta tarde, en el barrio romano de Casal Bertone, celebrará la misa del Corpus Christi, a la que seguirá la procesión e invitando a todos a participar, incluso espiritualmente, a través de la radio y la televisión.

“Que la Virgen nos ayude a seguir con fe y amor a Jesús, a quien adoramos en la Eucaristía”, concluyó el Papa deseando a todos un buen almuerzo y pidiendo, como es habitual, que recen por él.


Deja un comentario

Audiencia semanal del Papa

El Papa en la catequesis: La comunión supera las divisiones

Redescubrir la belleza de dar testimonio del Resucitado y dejar atrás las actitudes autorreferenciales, renunciando a retener los dones de Dios y no cediendo a la mediocridad: fue la indicación del Papa Francisco en su segunda catequesis basada en los Hechos de los Apóstoles, en el miércoles 12 de junio

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

En una plaza de san Pedro acariciada en las primeras horas de la mañana por el sol primaveral, el Papa Francisco continuó con su nuevo ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, interrumpido la semana pasada  por su catequesis sobre su reciente viaje apostólico en Rumanía. El pasaje evangélico del cual tomó el punto de partida de su reflexión fue el capítulo 1 de los Hechos, versículos 21-22.26.

Aferrados a María

«Hemos comenzado un nuevo ciclo de catequesis que seguirá el «viaje» del Evangelio que narra el libro de los Hechos de los Apóstoles. Todo tiene origen en la Resurrección de Cristo, que es la fuente de vida nueva. Por eso los discípulos permanecen unidos y perseverantes en la oración, junto a María, la Madre de Jesús y de la nueva comunidad, en espera de recibir el Espíritu Santo».

Uno de los dolorosos acontecimientos de la Pasión que muestra este libro, dijo el Papa, es que los Apóstoles del Señor ya no son los doce elegidos por Él, sino once. Esto sucede porque Judas se quitó la vida aplastado por el remordimiento:

«Esa primera comunidad estaba formada por ciento veinte hermanos y hermanas, un número que contiene el doce, emblemático para Israel, por las doce tribus, y también para la Iglesia, por los doce Apóstoles elegidos por Jesús, que después de los acontecimientos dolorosos de la pasión, con la traición de Judas, se redujeron a once».

El virus del orgullo infectó el corazón del Apóstol

Judas, explicó Francisco, “había empezado a separarse de la comunión con el Señor y con los demás, a hacer a solas, a aislarse, a apegarse al dinero hasta explotar a los pobres, a perder de vista el horizonte de la gratuidad y de la entrega, hasta que permitió que el virus del orgullo infectara su mente y su corazón”:

«Judas, que había recibido la gracia de formar parte del grupo inseparable de Jesús, perdió de vista el horizonte de la gratuidad del don recibido y dejó entrar en su corazón el virus del orgullo; y de amigo se volvió enemigo de Jesús, traicionándolo».

Así, Judas, que había recibido esta gracia «prefirió la muerte a la vida, un camino de oscuridad y ruina. Los otros once, en cambio, escogieron la vida y la bendición, convirtiéndose en responsables de trasmitirlas de generación en generación, del Pueblo de Israel a la Iglesia».

Se inaugura el discernimiento comunitario

Se hizo necesario entonces “reconstituir el grupo de los doce”, y así “se inaugura la práctica del discernimiento comunitario”, que consiste en ver la realidad a través de los ojos de Dios, desde el punto de vista de la unidad y la comunión:

«El evangelista Lucas nos dice cómo el abandono de Judas causó una herida al cuerpo comunitario. Era necesario que su misión pasara a otro. Pedro indicó el requisito indispensable: haber sido discípulo de Jesús desde el principio hasta el fin, desde el bautismo en el Jordán hasta la Ascensión».

He aquí que la comunidad ora de la siguiente manera – siguió diciendo Francisco: «Tú, Señor, que conoces el corazón de todos, muestra cuál de estos dos has elegido para ocupar el lugar que Judas ha abandonado». Y el Señor indica a Matías:

«De los dos candidatos propuestos, el escogido fue Matías, que es asociado a los once, reconstituyendo el colegio apostólico, signo de que la comunión es el primer testimonio de una comunidad viva y que sigue el estilo del Señor».


Deja un comentario

El Regina coeli del Papa hoy domingo.

El Papa en el Regina Coeli desde la Plaza de San Pedro. El Papa en el Regina Coeli desde la Plaza de San Pedro.   (Vatican Media )

Regina Coeli: el Papa recuerda al Beato Michał Giedrojć y pide oración por Sudán

Antes de rezar la oración del Regina Coeli, el Pontífice pide oración por Sudán, “para que cese la violencia y se busque el bien común en el diálogo”.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Desde la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el Papa Francisco ha hecho un llamamiento por la paz en Sudán, desde donde en los últimos días nos han llegado noticias que “despiertan dolor y preocupación”. “Oremos por este pueblo – ha pedido Francisco – para que cese la violencia y se busque el bien común en el diálogo”.

Momento en el que también ha recordado la beatificación que tuvo lugar ayer en Cracovia del Beato Michał Giedrojć; y que el Papa ha destacado por ser “un acontecimiento que ha visto juntos a Obispos de Polonia y Lituania” y que anima a polacos y lituanos “a estrechar lazos en el signo de fe” y veneración al Beato Michał, “un modelo de humildad y caridad evangélica” ha puntualizado.

Por último, ha dirigido su saludo a los peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, animándoles a “abrirse con docilidad a la acción del Espíritu Santo, ofreciendo al mundo, en la variedad de los carismas, la imagen de una fraternidad en comunión”.

Regina Coeli del Papa Francisco
09 junio 2019, 11:40


Deja un comentario

Audiencia general del Papa sobre el viaje a Rumania.

Catequesis del Papa: “En Rumanía se vivió una importante dimensión ecuménica”

“La dimensión ecuménica del Viaje Apostólico a Rumanía”, tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 5 de junio de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Queridos hermanos y hermanas: el fin de semana pasado realicé un viaje apostólico a Rumanía, bajo el lema: ‘caminando juntos’. Tenemos la gracia de vivir un tiempo de relación fraterna entre las diferentes iglesias cristianas”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del primer miércoles de junio de 2019, explicando la dimensión ecuménica de su 30° Viaje Apostólico Internacional. “En Rumanía – precisó el Pontífice – la mayoría de los fieles pertenece a la Iglesia Ortodoxa; y la comunidad católica, tanto griega como latina, es viva y activa. La unidad entre todos los cristianos, aun no siendo plena, se basa en el único bautismo y está sellada por el sufrimiento y la sangre derramada durante la persecución bajo un régimen ateo”

Gratitud con quienes han contribuido en esta Visita

En su catequesis, el Santo Padre expresó su agradecimiento a las Autoridades civiles y eclesiásticas y a todos los que han contribuido en esta visita. “Sobre todo – precisó el Papa – doy gracias a Dios por permitir que el Sucesor de Pedro regrese a ese país, veinte años después de la visita de San Juan Pablo II”.

“Los diversos encuentros pusieron de relieve el valor y la necesidad de caminar juntos, tanto entre cristianos, en el plano de la fe y de la caridad, como entre ciudadanos, en el plano del compromiso civil”

El único Bautismo, unión entre todos los cristianos

El Papa Francisco recordando el lema del Viaje dijo que, había exhortado a “Caminar juntos” y su alegría fue poder hacerlo no desde lejos, ni desde arriba, sino caminando entre el pueblo rumano, como un peregrino en su tierra. “Como cristianos, tenemos la gracia de vivir un tiempo de relaciones fraternas entre las diferentes Iglesias. En Rumania – subrayó el Pontífice – la mayoría de los fieles pertenecen a la Iglesia Ortodoxa, actualmente guiada por el Patriarca Daniel, a quien dirijo mis pensamientos fraternos y agradecidos. La comunidad católica, tanto ‘griega’ como ‘latina’, es viva y activa. La unión entre todos los cristianos, aunque incompleta, se basa en el único Bautismo y está sellada por la sangre y el sufrimiento padecido juntos en los tiempos oscuros de las persecuciones, especialmente en el último siglo bajo el régimen ateo”.

La unidad no elimina la diversidad

Asimismo, el Santo Padre resaltó el cordial encuentro sostenido con el Patriarca y el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana, en el cual reafirmó la voluntad de la Iglesia Católica de caminar juntos en una memoria reconciliada y hacia una unidad más plena, que el mismo pueblo rumano invocó proféticamente durante la visita de San Juan Pablo II. “Esta importante dimensión ecuménica del viaje – precisó el Papa – culminó con la solemne Oración del Padre Nuestro dentro de la nueva, imponente catedral Ortodoxa de Bucarest. Fue un momento de gran valor simbólico, porque el Padrenuestro es la oración cristiana por excelencia, herencia común de todos los bautizados. Hemos manifestado que la unidad no elimina las legítimas diversidades. Que el Espíritu Santo nos lleve a vivir cada vez más como hijos de Dios y hermanos entre nosotros”.

Encuentro con la Comunidad Católica

Además, el Papa Francisco señaló que con la Comunidad Católica celebró tres Liturgias Eucarísticas. La primera fue en la Catedral de Bucarest, el 31 de mayo, fiesta de la Visitación de la Virgen María, icono de la Iglesia en camino en la fe y en la caridad. La segunda en el Santuario de Șumuleu Ciuc, destino de muchos peregrinos. Allí, la Santa Madre de Dios reúne a los fieles en la variedad de idiomas, culturas y tradiciones. Y la tercera celebración fue la Divina Liturgia en Blaj, centro de la Iglesia Greco-Católica en Rumania, con la Beatificación de siete obispos mártires greco-católicos, testigos de la libertad y de la misericordia que vienen del Evangelio. Uno de estos nuevos beatos, Mons. Iuliu Hossu, escribió durante su encarcelamiento: “Dios nos ha enviado a esta oscuridad del sufrimiento para dar perdón y orar por la conversión de todos”. Pensando en las terribles torturas a las que fueron sometidos, estas palabras son un testimonio de misericordia.

La devoción mariana de los jóvenes y las familias

El Santo Padre también resaltó el intenso y festivo encuentro con jóvenes y familias, realizado en Iaşi, ciudad antigua e importante centro cultural, cruce de caminos entre Occidente y Oriente. Un lugar que invita a abrir caminos por los que caminar juntos, en la riqueza de la diversidad, en una libertad que no corta las raíces sino que se nutre de ella de manera creativa. Este encuentro tuvo también un carácter mariano y concluyó con la entrega de los jóvenes y de las familias a la Santa Madre de Dios.

Respeto de todas las etnias, lenguas y religiones

Finalmente, el Papa Francisco dijo que, la última etapa de su Viaje fue la visita a la comunidad romaní de Blaj. En esa ciudad hay muchos romaníes, y por eso he querido saludarlos y renovar mi llamamiento contra todas las formas de discriminación y a favor del respeto de las personas de todas las etnias, lenguas y religiones.

El Espíritu Santo nos impulse a ‘caminar juntos’

Antes de concluir su catequesis el Santo Padre saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. “Ante la proximidad de la fiesta de Pentecostés, pidamos a Dios el don del Espíritu Santo para que sea Él quien nos impulse a ‘caminar juntos’ como hermanos en la construcción de una sociedad más fraterna y en la búsqueda de la unidad plena de todos los cristianos”.

Catequesis del Papa Francisco

Photogallery

El Papa en la Audiencia General del 5 de junio de 2019

05 junio 2019, 10:25


Deja un comentario

El Papa con la comunidad Rom en Rumania.

El Papa pide perdón a la comunidad Rom: en la Iglesia de Cristo hay lugar para todos

La tarde del 2 de junio, el Santo Padre visitó a la comunidad gitana durante el último día de su viaje apostólico a Rumania. “No somos humanos si no vemos la persona antes que los prejuicios”, dijo Francisco.

Ciudad del Vaticano

La tarde del 2 de junio el Papa visitó a la comunidad Rom, pueblo con un gran legado histórico y cultural, durante su último día del viaje apostólico a Rumania:

En su discurso, el Pontífice recordó una certeza tan segura como a veces olvidada: “en la Iglesia de Cristo hay lugar para todos. La Iglesia es un lugar de encuentro, y debemos recordar estas palabras no como un bello eslogan, sino como parte de la identidad de nuestro ser cristianos”.

 

Asimismo, Francisco manifestó un peso que lleva en su corazón: “Es el peso de la discriminación, la segregación y el maltrato que sufren sus comunidades. La historia nos dice que incluso los cristianos, incluso los católicos, no son ajenos a este mal. Me gustaría pedir perdón por esto. Pido perdón -en nombre de la Iglesia, al Señor y a ustedes- por haberlos discriminado, maltratado o mirado mal en el curso de la historia, con la mirada de Caín en vez de con la de Abel, y no haber sido capaces de reconocerlos, apreciarlos y defenderlos en su particularidad. Caín no se preocupa por su hermano. Es con indiferencia como se alimentan los prejuicios y se despiertan los rencores”.

En este contexto, el Pontífice subrayó que cuántas veces juzgamos imprudentemente, con palabras que hieren, con actitudes que siembran odio y crean distancias.

“Cuando alguien se queda atrás, la familia humana no camina. No somos cristianos hasta el final, ni somos humanos, si no sabemos ver a la persona antes que a sus acciones, antes de nuestros juicios y prejuicios. Siempre, en la historia de la humanidad, están Abel y Caín. Está la mano extendida y la mano que golpea. Está la apertura de la reunión y el cierre del enfrentamiento. Está la acogida y el descarte. Hay quienes ven en el otro a un hermano y hay quienes ven un obstáculo en su camino. Está la civilización del amor y está la civilización del odio. Todos los días se puede elegir entre Abel y Caín. Como en una encrucijada, a menudo nos enfrentamos a una elección decisiva: seguir el camino de la reconciliación o el de la venganza. Escojamos el camino de Jesús. Es un camino que cuesta esfuerzo, pero es el camino que conduce a la paz. Y pasa por el perdón”, aseguró el Papa.

El Sucesor de Pedro animó a al pueblo gitano a compartir sus características específicas “y de las que tenemos tanta necesidad: el valor de la vida y de la familia en el sentido más amplio (primos, tíos,…); la solidaridad, la hospitalidad, la ayuda, el apoyo y la defensa de los más débiles de su comunidad; la valorización y el respeto por los ancianos; el sentido religioso de la vida, la espontaneidad y la alegría de vivir”. Pero también los invitó “a recibir todas las cosas buenas” que otros pueden ofrecer, caminando juntos, donde están, “en la construcción de un mundo más humano que vaya más allá de los miedos y las sospechas, eliminando las barreras que nos separan de los demás” en la búsqueda de la fraternidad: “Comprométanse a caminar juntos, con dignidad: la dignidad de la familia, la dignidad de ganarse el pan de todos los días -eso es lo que los hace seguir adelante- y la dignidad de la oración” (Cf. Encuentro de oración con el pueblo gitano y sinti, 9 de mayo de 2019).

El Papa y la comunidad Rom
02 junio 2019, 15:00


Deja un comentario

Importancia y significado del viaje del Papa a Rumania. Editorial.

Viaje Apostólico a RumaníaViaje Apostólico a Rumanía  (Vatican Media)EDITORIAL

Una hoja de ruta para el futuro de Europa y de sus pueblos

El primer día en Rumania, el Papa recordó que la verificación de la bondad real del modelo de sociedad es el cuidado de los más desfavorecidos

ANDREA TORNIELLI

En los discursos pronunciados por el Papa Francisco en su primer día en Rumania, se puede encontrar una hoja de ruta para el futuro de Europa y del mundo. Hablando con el presidente y las autoridades del país, el Pontífice explicó que la atención a los últimos representa “la mejor verificación de la bondad real del modelo de sociedad que se está construyendo”. Cuanto más una sociedad “toma en serio el destino de los más desfavorecidos”, observa Francesco, “más se puede decir que es verdaderamente civilizada”. Para ello, necesitamos un alma y un corazón libres “del poder desenfrenado de los centros de las altas finanzas”, en la “conciencia de la centralidad de la persona humana y de sus derechos inalienables”.

Ciertamente no es la primera vez que el Papa ha puesto el dedo en una de las plagas de nuestro tiempo, un sistema económico-financiero que ha puesto en el centro al “dios dinero” y lo idolatra, en lugar de tener en el centro a las mujeres y hombres que trabajan.

Estas son palabras, las del Sucesor de Pedro, transversales e incómodas, porque no son fácilmente encuadrables. Palabras que describen el malestar experimentado por tantos pueblos contra poderes y estructuras que se sienten cada vez más intrusivas e inhumanas. Una llamada de atención para una Europa que a veces parece olvidar el cuidado de las personas y que, por el contrario, debería estar más cerca del alma de los pueblos, mencionada por el Papa.

Esta mirada de Francisco también estuvo presente en los encuentros con las autoridades de la Iglesia Ortodoxa Rumana. El Papa invitó a los cristianos a “escuchar juntos al Señor”, especialmente en estos tiempos “en los que los caminos del mundo han conducido a rápidos cambios sociales y culturales”. Muchos se han beneficiado del desarrollo tecnológico y del bienestar económico, pero la mayoría han quedado inexorablemente excluidos, mientras que una globalización homologadora ha contribuido a erradicar los valores de los pueblos, debilitando la ética y la vida en común, esto, contaminado en los últimos años por un sentimiento desenfrenado de temor que, a menudo fomentado artísticamente, conduce a actitudes de cierre y odio.

“Tenemos que ayudarnos a nosotros mismos -añadió el Pontífice- a no ceder a las seducciones de una “cultura del odio” y del individualismo que, tal vez ya no sea ideológico como en los días de la persecución atea, sin embargo, es más persuasivo y no menos materialista. A menudo presenta como una forma de desarrollo lo que parece inmediato y decidido, pero en realidad es indiferente y superficial”.

Por eso, en la paráfrasis del Padrenuestro que el Papa Bergoglio propuso en la nueva catedral ortodoxa de Bucarest, está la oración que el Señor da a todos los cristianos “el pan de la memoria, la gracia de fortalecer las raíces comunes de nuestra identidad cristiana, raíces indispensables en un tiempo en el que la humanidad, y las generaciones más jóvenes en particular, corren el riesgo de sentirse desarraigadas en medio de tantas situaciones líquidas, incapaces de encontrar la existencia”.

El redescubrimiento de las raíces, los valores comunes y los sueños de los padres fundadores de Europa no representa un elemento de “identidad” que cree separación y nuevos muros. Al contrario, son un patrimonio oculto que hay que desenterrar para crear nuevos vínculos, capacidad de acogida y una verdadera integración.


Deja un comentario

Audiencia general del Papa. Catequesis sobre los Hechos de los apóstoles.

El Papa: “La Palabra de Dios es dinámica. El Espíritu Santo derriba muros”

El Papa en la Audiencia general de hoy ha iniciado una serie de catequesis sobre el Libro de los Hechos de los Apóstoles. Este libro, dijo Francisco, fue escrito por el evangelista san Lucas, y narra la difusión del Evangelio, el viaje del Evangelio en el mundo a través de dos protagonistas: la Palabra de Dios y el Espíritu Santo

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

La Palabra de Dios afirmó el Santo Padre, es dinámica y eficaz; y a través del Espíritu Santo purifica la palabra humana, haciéndola portadora de vida, capaz de inflamar los corazones, derribar muros y abrir nuevas vías de entendimiento y de fraternidad.

“Dios “envía su mensaje a la tierra” y “su palabra corre rápido”, dice el Salmo (147.4). La Palabra de Dios corre, es dinámica, riega todo el terreno en el que cae. ¿Y cuál es su fuerza?, se pregunta Francisco, San Lucas nos dice que la palabra humana se hace efectiva no gracias a la retórica, que es el arte del hermoso discurso, sino gracias al Espíritu Santo, que es el dýnamis de Dios, su fuerza, que tiene el poder de purificar la palabra, para que sea portadora de la vida. Cuando el Espíritu visita la palabra humana, se vuelve dinámico, como “dinamita”, que es capaz de encender corazones y hacer estallar patrones, resistencias y muros de división, abriendo nuevos caminos y expandiendo los límites del pueblo de Dios.

Audiencia general del Papa Francisco
Audiencia general del Papa Francisco

El Espíritu Santo enciende corazones

Aquel que da sonoridad vibrante e incisividad a nuestra frágil palabra humana, incluso capaz de mentir y escapar de sus responsabilidades, es solo el Espíritu Santo, a través del cual se generó el Hijo de Dios; el Espíritu que lo ungió y lo sostuvo en la misión; El Espíritu, dijo, gracias al cual escogió a sus apóstoles y quien les garantizó su proclamación de perseverancia y fecundidad, como también hoy los garantiza a los nuestros.

“El Evangelio se concluye con la resurrección y ascensión de Jesús, y a partir de ahí el libro de los Hechos de los Apóstoles nos narra la sobreabundancia de la vida del Resucitado en la Iglesia. El bautismo en el Espíritu Santo permite que entremos en una comunión personal con Dios y que participemos en su voluntad salvífica universal, adquiriendo la capacidad de pronunciar una palabra que sea limpia, libre, eficaz, llena de amor a Dios y a los demás”. El bautismo en el Espíritu Santo, de hecho, afirmó el Santo Padre, es la experiencia que nos permite entrar en una comunión personal con Dios y participar en su voluntad salvífica universal, adquiriendo el don de la parresia, es decir, la capacidad de pronunciar una palabra “como hijos de Dios”.

Con el bautismo entramos en comunión personal con Dios

Por lo tanto, señaló el Papa, no hay luchar para ganar o merecer el don de Dios. Todo se da gratis y a su debido tiempo. Frente a la ansiedad de saber de antemano el momento en que sucederán los eventos que anunció, Jesús responderá a los suyos: «No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad.  Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra».

“El Resucitado hace que vivamos el tiempo presente sin temor ante lo que acontecerá, porque Dios se manifiesta en el hoy de la historia y nos invita a reconocerle allí. Nos enseña a no fabricarnos una misión particular a nuestra medida, sino a pedir mediante la oración perseverante que el Padre nos dé la fuerza misionera para llegar a todo el mundo y vivir en comunión con los hermanos”.

En esta expectativa, los apóstoles viven juntos, como la familia del Señor, en la sala superior o cenáculo, cuyos muros aún son testigos del regalo con el que Jesús se entregó a sí mismo en la Eucaristía. ¿Y cómo aguardan la fortaleza, los dýnamis de Dios? Orando con perseverancia, como si no hubiera tantos sino uno. De hecho, es a través de la oración que uno supera la soledad, la tentación, la sospecha y abre su corazón a la comunión. La presencia de las mujeres y de María, la madre de Jesús, intensifica esta experiencia: primero aprendieron del Maestro a dar testimonio de la fidelidad del amor y la fuerza de la comunión que supera todo temor.

Vivir el presente sin ansiedad

El Resucitado invita a sus seguidores a no vivir el presente con ansiedad, sino a hacer una alianza con el tiempo, a saber cómo esperar el desenlace de una historia sagrada que no se ha interrumpido sino que avanza, a saber cómo esperar los “pasos” de Dios, Señor del tiempo y del espacio.  Le pedimos al Señor paciencia para esperar sus pasos, para no “fabricarnos” su obra y permanecer dóciles orando, invocando al Espíritu y cultivando el arte de la comunión eclesial.

En sus saludos en italiano el Papa saludó entre otros, a los participantes en la Asamblea General de las Obras Misionales Pontificias ya los Directores del “Boletín Salesiano”, y a los participantes en la “copa Clericus”.

Te invitamos a ver la playlist de nuestra página Youtube

Photogallery

Audiencia General del Papa Francisco 29 de mayo 2019

29 mayo 2019, 11:22