Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Campaña ONU contra la corrupción en el mundo.

La corrupción la sufren los que menos pueden permitírsela

UNODC
La corrupción impide el desarrollo económico, ahoga el espíritu empresarial y frena la inversión, destacó hoy el Secretario General de las Naciones Unidas.

23 Mayo 2018

La sociedad no puede funcionar de manera equitativa y eficiente cuando los funcionarios públicos, desde los médicos hasta la policía, los jueces y los políticos, se enriquecen en lugar de desempeñar sus funciones con integridad, ha asegurado António Guterres, que ha ofrecido el apoyo de las Naciones Unidas para acabar con esta lacra.

Durante una reunión en conmemoración del 15º aniversario de la aprobación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, el Secretario General de las Naciones Unidas destacó su efecto transnacional y la necesidad de erradicarla.

El titular de la ONU resaltó que la comunidad internacional debe reflexionar sobre cómo puede cumplir con los compromisos de reducir la corrupción y el soborno, fortalecer la recuperación y devolución de activos robados y establecer instituciones eficaces y transparentes.

Guterres recordó que la corrupción no tiene fronteras al afectar tanto a los países desarrollados como a los que están en desarrollo y que las personas que más la sufren son las que menos pueden permitírsela.

“Impide el desarrollo económico, ahoga el espíritu empresarial y frena la inversión”.

Su eliminación está en la base de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que avanzar en la prevención de conflictos, consolidar la paz y la seguridad, proteger  los derechos humanos o garantizar la educación requiere una base sólida de confianza y rendición de cuentas, afirmó António Guterres.

“La corrupción roba fondos de escuelas, hospitales, infraestructura y otros servicios vitales”, indicó. La sociedad no puede funcionar de manera equitativa y eficiente cuando los funcionarios públicos, desde los médicos hasta la policía, los jueces y los políticos, se enriquecen en lugar de desempeñar sus funciones con integridad.

Además, fomenta los conflictos y facilita la trata de seres humanos, el contrabando de migrantes y el comercio ilegal de recursos naturales, armas, drogas y patrimonio cultural.

El Secretario General indicó que la respuesta a estos problemas es erradicar la corrupción a todos los niveles y restablecer la confianza allí donde se ha perdido.

Para lograrlo, el papel de las Naciones Unidas es crucial, destacó Guterres. La Organización puede respaldar a los Estados miembros con el intercambio de buenas prácticas o apoyando a la capacitación de las instituciones nacionales en la lucha contra la corrupción.

“La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala es un ejemplo”, recordó.

Guterres indicó que la Convención contra la Corrupción cuenta con un amplio consenso internacional y ha servido como un marco internacional de cooperación para fortalecer la prevención y mitigar los riesgos de corrupción.

A su vez, instó a los países a usar la Convención como plataforma para movilizar el apoyo político y popular en la lucha contra la corrupción.

“Es el instrumento más ágil del mundo en manos de la comunidad internacional para lograr los objetivos comunes de buena gobernanza, estabilidad y prosperidad”.

“La corrupción destruye todo a su paso”

El presidente de la Asamblea General, Miroslav Lajčák, coincidió con el Guterres y destacó durante el evento que la corrupción afecta a los gobiernos, los negocios, al desarrollo, al medio ambiente, a la seguridad y a las personas.

“Pero lo peor de la corrupción es su poder. Un pequeño incidente puede tener un efecto masivo. Incluso si sólo unos pocos funcionarios son corruptos, pueden contaminar instituciones enteras. Y el riesgo de contagio es enorme. Si una persona se sale con la suya, es probable que otras la sigan. Sólo se necesita la infección más pequeña para que todo el cuerpo se pudra”.

Lajčák recordó que una de las lecciones aprendidas desde la aprobación de la Convención es que “la lucha contra la corrupción no se puede librar sola”.

Por ese motivo, instó a la participación de los medios de comunicación, el sector privado, la sociedad civil y el mundo académico ya que los gobiernos han de legislar, aplicar y hacer cumplir la ley, “pero no pueden hacerlo solos”.

La corrupción permite muchas otras formas de delincuencia

Por su parte, el director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Yurio Fedotov, destacó la dificultad de creer que hace apenas quince años no existía un instrumento mundial para penalizar la corrupción, recuperar el producto robado y devolverlo.

“Ahora casi todos los países del mundo tienen delitos de corrupción en sus reglamentos. Cooperan y proporcionan asistencia legal mutua”, dijo.

Asimismo, destacó algunos éxitos notables producidos gracias a la labor conjunta de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención y su Grupo de Trabajo sobre Recuperación de Activos, así como a la Iniciativa conjunta de su Oficina y el Banco Mundial para la recuperación de activos robados.

Durante 2017, por ejemplo, Suiza devolvió 3,5 millones de euros a Túnez y también firmó un acuerdo con el Gobierno de Nigeria para devolver 321 millones de dólares.

Los derechos humanos y la corrupción

Por su parte, Juan Pablo Bohoslavsky, relator de las Naciones Unidas sobre la deuda y los derechos humanos, reconoció que estos “no pueden lograrse de manera efectiva sin un presupuesto adecuado asignado al bien común y sin abordar la corrupción”.

El relator hizo esa consideración en un comunicado publicado tras una visita de diez días a Ucrania en la que trató cuestiones relacionadas con las reformas económicas, los flujos financieros ilícitos y sus efectos en los derechos humanos.

“La corrupción es una grave preocupación para los derechos humanos en todas partes precisamente porque despoja a una parte considerable del presupuesto público de su función social. La captura del Estado por una pequeña élite es importante porque erosiona la confianza en las instituciones, dificulta la rendición de cuentas y debilita la democracia”

Bohoslavsky expresó su apoyo al establecimiento de un Tribunal Anticorrupción independiente que se ocupe de los casos de corrupción más graves, de conformidad con las recomendaciones de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa.

Al mismo tiempo, subrayó que la lucha contra la corrupción requiere un enfoque conjunto que abarque no sólo las investigaciones y las sanciones, sino también una regulación adecuada para minimizar los incentivos económicos a la corrupción.

Anuncios


Deja un comentario

Brasil: destitución de un obispo por corrupción.

VERSIÓN BETA
2016-06-05 canonizzazionePapa Francisco en la Plaza de San Pedro. 

Brasil: El Papa nombra Administrador Apostólico en Formosa tras el arresto del obispo

El nombramiento llega después de que el obispo de Formosa y cinco sacerdotes de la Diócesis fueran arrestados por corrupción. Obispos piden “que se constate la verdad”

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco ha nombrado administrador apostólico “sede plena et ad nutum Sanctae Sedis” de la diócesis de Formosa, en Brasil, a monseñor Paulo Mendes Peixoto, arzobispo metropolitano de Uberaba.

Arresto del obispo y 5 sacerdotes por corrupción

La decisión llega después del arresto del obispo de Formosa, José Ronaldo Ribeiro, de su vicario general y otros cuatro sacerdotes, todos acusados ​​de corrupción y asociación criminal. Según la prensa local, están acusados ​​de robar ilegalmente al menos 600.000 dólares de donaciones de los fieles y usarlos para fines no religiosos. La orden de detención es parte de una operación más grande llamada Caifas que condujo al arresto de otras 8 personas en el estado de Goiás.

Obispos de Brasil: la verdad sea constatada con justicia y transparencia 

La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) en una nota publicada por el Secretario General Monseñor Leonardo Steiner, expresa solidaridad con el presbiterio y los fieles de la Diócesis, recordándole al obispo que la justicia es un abandonarse con confianza a la voluntad misericordiosa de Dios. La veracidad de los hechos -se afirma- debe ser comprobada con justicia y transparencia, por el bien de la Iglesia en particular”.

Finalmente, la nota invita a “todos los fieles de la Iglesia a permanecer unidos en la oración” y a “ser verdaderos testigos del Evangelio”.

Nombramiento del Papa en la Iglesia de Brasil

21 marzo 2018, 12:28


Deja un comentario

El Papa sobre la corrupción.

2018-02-08 messa santa martaEl Papa Francisco celebra la misa matutina en la capilla de la Casa de

“El pecador puede llegar a ser santo, el corrupto no”, dijo el Papa

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el segundo jueves de febrero, el Santo Padre sugirió vigilar todos los días para no terminar lejos del Señor. Además, Francisco habló del riesgo, que todos corremos, del debilitamiento del corazón

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

David es santo, a pesar de haber sido un pecador, mientras en cambio, el grande y sabio Salomón fue rechazado por el Señor porque se había vuelto corrupto. Sobre esta aparente paradoja centró su reflexión esta mañana el Papa Francisco, a partir de la lectura propuesta por la liturgia del día, tomada del primer Libro de los Reyes, que refiere acerca de Salomón y de su desobediencia.

“Hemos oído una cosa un poco extraña”, comentó ante todo el Papa, y dijo que “el corazón de Salomón no permaneció íntegro con el Señor, su Dios, como el corazón de David, su padre”.

El problema del debilitamiento del corazón

El Papa explicó que es extraño porque de Salomón no conocemos que haya cometido grandes pecados. “Era siempre equilibrado, mientras de David sabemos que tuvo una vida difícil, que fue un pecador. Y sin embargo, David es santo y de Salomón se dice que su corazón se había “desviado del Señor”. Él que había sido elogiado por el Señor cuando había pedido prudencia para gobernar, en lugar de las riquezas.

¿Cómo se explica esto?, se preguntó el Papa Bergoglio. Fue así porque David, cuando sabe que ha pecado, pide siempre perdón; mientras Salomón, del que todo el mundo hablaba bien y también la Reina de Saba había querido encontrarse con él, se había alejado del Señor para seguir otros dioses, pero no se había dado cuenta de esto.

“Y aquí está el problema del debilitamiento del corazón. Cuando el corazón comienza a debilitarse, no es como una situación de pecado: tú cometes un pecado, y te das cuenta enseguida: “Yo he cometido este pecado”, está claro. El debilitamiento del corazón es un camino lento, que resbala poco a poco, poco a poco, poco a poco… Y Salomón, adormecido en su gloria, en su fama, comenzó a recorrer este camino”.

Salomón terminó tranquilamente corrupto

Paradójicamente “es mejor la claridad de un pecado, que el debilitamiento del corazón” – afirmó  Francisco –  porque “el gran Rey Salomón terminó corrupto: tranquilamente corrupto, porque el corazón se le había debilitado”.

“Y un hombre y una mujer con el corazón débil, o debilitado, es una mujer, un hombre derrotado. Éste es el proceso de tantos cristianos, de tantos de nosotros. “No, yo no cometo grandes pecados”. Pero, ¿cómo está tu corazón? ¿Fuerte? ¿Permanece fiel al Señor? ¿O tú resbalas lentamente?”.

Vigilar todos los días sobre el propio corazón

El drama del debilitamiento del corazón puede sucedernos a todos nosotros en la vida. ¿Qué hacer entonces? A lo que Francisco respondió: “Vigilancia. Vigilar sobre tu corazón. Vigilar. Todos los días, estar atento a lo que sucede en tu corazón”. Por último el Santo Padre concluyó diciendo:

“David es santo. Era pecador. Un pecador puede llegar a ser santo. Salomón fue rechazado porque era corrupto. Un corrupto no puede convertirse en santo. Y a la corrupción se llega por ese camino del debilitamiento del corazón. Vigilancia. Todos los días vigilar el corazón. ¿Cómo está mi corazón, mi relación con el Señor? Y gustar la belleza y la alegría de la fidelidad”.

Homilía del Papa en Santa Marta
El Papa en Santa Marta


Deja un comentario

Conferencia de prensa del Papa en el vuelo de regreso a Roma.

“Les explico por qué celebré ese matrimonio en el vuelo”

La conferencia de prensa de Francisco durante el vuelo de regreso de Perú: «Habían hecho los cursos prematrimoniales, se habían confesado». El Papa pide perdón «si las víctimas de abusos se sintieron ofendidas» por las palabras que pronunció sobre el obispo Barros, pero insiste: «en su contra no hay evidencias». «Aprendí de Benedicto XVI la tolerancia cero»
AP

Papa Francisco conversando con los periodistas durante el vuelo de Lima a Roma

Pubblicato il 22/01/2018
Ultima modifica il 22/01/2018 alle ore 17:00
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO DESDE EL VUELO LIMA – ROMA

«Pido perdón si he herido a las víctimas de abusos con mis palabras sobre el caso Barros». El Papa Francisco, respondiendo a las preguntas de los periodistas durante el vuelo de regreso a Roma desde Lima admitió haberse equivocado a la hora de pronunciarse sobre el caso de Juan Barros, el obispo chileno de Osorno, criticado por grupos de fieles en su diócesis que consideran que sabía sobre los abusos sexuales cometidos por su mentor el padre Fernando Karadima y que los encubrió. Al margen de la misa que celebró el jueves pasado en Iquique, Francisco respondió a la pregunta de una periodista local, afirmando que estaba dispuesto a evaluar «pruebas» sobre Barros si se las presentan y que considera «calumnias» las acusaciones que se han hecho hasta ahora contra el obispo. Estas palabras provocaron fuertes reacciones por parte de las víctimas de abusos en Chile y una declaración de comprensión por parte del cardenal Sean O’Malley. Pero el Papa también se refirió al ya famoso matrimonio que bendijo durante el vuelo. Y defendió su decisión explicando que los dos esposos estaban bien preparados, que habían seguido los cursos prematrimoniales y que se habían acercado al sacramento de la penitencia. Francisco, además, dijo que el viaje que acaba de concluir había sido un viaje «pasteurizado», como la leche, porque se pasó del calor al frío, atravesando varios climas.

 

Usted, el primer día en Chile, lanzó un mensaje duro en contra de los abusos contra los menores de edad. Pero después hizo aquella declaración sobre el obispo Barros, refiriéndose a “calumnias”. ¿Por qué le cree más a Barros que a las víctimas?

 

Comprendo la pregunta perfecto. Sobre Barros hice una sola declaración. Yo hable en Chile, y eso fue en Iquique, al final. Hablé dos veces sobre los abusos, con muchas fuerzas, delante del gobierno, que era hablar delante de la patria, y en la catedral con los sacerdotes. Lo que dije a los sacerdotes es lo que yo siento más profundamente respecto a este caso. Saben que empezó el Papa Benedicto con tolerancia cero, y yo seguí con tolerancia cero. Después de 5 años de Pontificado, no he firmado un permiso de gracia. En los casos de quite de estado clerical, es definitiva la sentencia en primera instancia. La persona condenada, tiene derecho a apelar, al tribunal de segunda instancia. El tribunal sabe que si hay pruebas claras de abuso, no se puede apelar la sentencia, pero si el procedimeinto. Si el segundo tribunal es claro, a la persona le queda solo una instancia, apelar a la gracia del Papa. En cinco años, habré recibido 20 o 25 casos. Solamente en un caso, una apelación de sentencia. Me encontré con dos sentencias, una muy seria de la diócesis, y una del CDF, que era la mas dura. La de la diócesis era muy seria, y muy condicionada, que decía que con las condiciones, hay que ver, no cerrar el caso. Como hay que hacer en buena jurisprudencia, siempre a favor del reo. Y dejé aplicar la sentencia más suave, pero después de la prueba, dos años, apliqué la segunda.

 

En el caso del Obispo Barros, lo hice estudiar, investigar, lo hice trabajar mucho. No hay evidencia, la palabra de usted. Después voy a hablar de las pruebas. No hay evidencia de culpabilidad, parece que no se van a encontrar. Hay una coherencia en otro sentido. Yo espero una evidencia para cambiar de sentido. Si no aplico el principio jurídico de cualquier tribunal, ninguno es malo hasta que no se pruebe.

 

Y la palabra prueba me jugó la mala pasada. Yo dije, en español, por lo que recuerdo, estaba entrando, y una periodista de Iquique me pregunta: “En Chile tenemos el gran problema del obispo Barros, ¿qué piensa?”. Creo que las palabras que dije fueron estas. Primero pensé: “¿Respondo o no?”. Y dije que sí, porque había sido obispo de Iquique, y una feligresa me lo pregunta. Y dije, el día que tenga pruebas, voy a hablar. La respuesta fue dada: el día que yo tenga una prueba, hablaré. La palabra “prueba” es la que generó la conferencia. Yo hablaba de “evidencia”. Y claro, yo sé que hay mucha gente abusada y que no puede traer una prueba, no la tiene. Y que no puede, o a veces la tiene pero tiene vergüenza que lo tapa, y sufre en silencio. El drama de los abusados es tremendo. A mí me tocó atender, hace dos meses, a una mujer abusada hace 40 años. Casada, con tres hijos, esa mujer no recibía la comunión desde esa época, porque en la mano del cura veía la mano del abusador. No podía acercarse. Y era creyente. Era católica. Perdón que continúe en espñol, pero quiero ser preciso con los chilenos. La palabra “prueba” no era la mejor para acercarme a un corazón dolorido. El caso de Barros se estudió, se re-estudió y no hay evidencia. Es lo que quise decir. No tengo evidencias para condenarlo. Y si yo condenara sin evidencia o sin certeza moral, cometería yo un delito de mal juez.

 

Se publicó una carta suya a los obispos chilenos en la que se hablaba de la posibilidad que Barros se tomara un año sabático…

 

Tengo que explicar bien esa carta, porque es a favor de la prudencia y sobre cómo se manejó el problema de Barros. Esa carta no es la narración de un hecho puntual, sino la narración más o menos de 10 o 12 meses. Cuando explotó el escándalo Karadima, todos conocemos este escándalo, se comenzó a ver cuántos sacerdotes que habían sido formados por Karadima habían sufrido abusos o se habían convertido en abusadores. En Chile hay tres obispos que Karadima mandó al seminario. Algunas personas de la Conferencia Episcopal sugirieron que renunciaran, que se tomaran un año sabático, para que se calmara la tormenta: son obispos buenos, como Barros, que tenía 20 años de episcopado y estaba concluyendo su mandato de ordinario militar. Se decía: “Hay que pedirles la renuncia”. Él fue a Roma y yo dije que no, porque esto significaba admitir una culpabilidad previa. Rechacé la renuncia. Después, cuando fue nombrado en Osorno, surgió este movimiento de protesta: me llegó por segunda vez su renuncia. Y dije: “No, ¡tú continúas!”. Se siguió indagando sobre Barros, pero no surgen evidencias. No puedo condenarlo, no cuento con evidencias, y me he convencido de que es inocente.

 

¿Y en relación con la reacción de las víctimas ante sus declaraciones?

 

Sobre lo que sienten los abusados, tengo que pedir perdón. La palabra “prueba” ha herido a muchos de ellos. Dicen: “¿Acaso tengo que ir a buscar un certificado?”. Les pido perdón si los herí sin darme cuenta, lo hice sin querer. Y me provoca mucho dolor, porque yo los recibo: en Chile hubo dos encuentros, que se saben. Otros fueron a escondidas. En cada viaje siempre existe la posibilidad de encontrarse con las víctimas, se publicó el encuentro de Filadelfia, otros casos no. ¡Escuchar que el Papa les dice: “Tráeme una carta con la prueba” es una bofetada! Me doy cuenta de que mi expresión no fue afortunada y comprendo, como escribe Pedro en una de sus cartas, que el incendio ha crecido. Es lo que puedo decir con toda sinceridad.

 

¿Por qué el testimonio de las víctimas no es una evidencia?

 

El testimonio de las víctimas siempre es una evidencia. En el caso de Barros no hay evidencia de abuso…

 

Pero no le acusan de haber abusado, sino de haber encubierto los abusos…

 

El caso empezó quizá con la mala decisión de la renuncia, y se lo emepezó a acusar. Pero de abuso no hay evidencias. Encubrir un abuso es abuso. No hay evidenica. Si honestamente creen que es así, aportar las evidencias rápido. Yo no creo que sea así, porque no las hay. Pero tengo el corazón abierto.

 

¿Qué le pareció la declaración del cardenal O’Malley, quien afirmó que sus palabras sobre las “calumnias” a propósito de Barros fueron fuente de dolor para las víctimas?

 

O’Malley dijo que el Papa siempre ha utilizado la “tolerancia cero”. Después está esa expresión poco afortunada, hablé de calumnia, para referirme a alguien que afirma algo con pertinacia sin tener la evidencia. Si dijo: “Usted ha robado”, y usted no ha robado, entonces estoy calumniando, porque no cuento con la evidencia. Era una expresión infeliz. Pero yo no he escuchado a ninguna víctima de Barros. No han venido, no se han presentado, no han ofrecido la evidencia en un juicio. Ha quedado todo en el aire. Es cierto que Barros estaba en el grupo de los jóvenes de Karadima. Pero debemos ser claros: si se acusa sin ninguna evidencia con pertinacia, esto es calumnia. Pero si llega una persona y me da evidencias, yo seré el primero que la escuche. La declaración de O’Malley fue muy justa. Le doy las gracias. Se refirió al dolor de las víctimas en general.

 

Los miembros de la comisión vaticana para la tutela de los menores han acabado su mandato. ¿Demuestra que no se trata de una prioridad?

 

La comisión fue nombrada por tres años. Al vencerse el plazo, se estudió la nueva comisión. La decisión fue renovar a una parte y nombrar nuevos miembros. Antes de que empezara este viaje llegó la lista definitiva con los nombres y ahora sigue el recorrido normal de la Curia. Se estudia el currículum de las personas nuevas, y había dos observaciones que había que aclarar. Pero no crean que no la vamos a hacer… son los tiempos normales.

 

¿Qué responde a los que dicen que su visita en Chile fue un fracaso, por la poca gente que había y porque la Iglesia está más dividida que antes?

 

Es la primera vez que lo escucho. Estoy contento del viaje a Chile, no me esperaba tanta gente por la calle, ¡y a esta gente no le pagaron para que fuera!

 

En Perú la clase política ha defraudado al pueblo con actos de corrupción y con indultos negociados (se refiere al indulto concedido por el actual presidente al ex presidente Alberto Fujimori, ndr.). ¿Qué piensa al respecto?

 

Sé que en algunos países de Europa hay corrupción. En Latinoamérica hay muchos focos de corrupción. Hoy esta de moda hablar de Odebrecht (una sociedad brasileña conocida por sus redes de corrupción no solo en Perú, ndr.), pero eso es un botón de muestra. El origen de la corrupción, yo diría es el pecado original que te lleva… Escribí un librito una vez, muy pequeño, que se llama “Pecado y corrupción”, y el lema que saco es: “pecador sí, corrupto no”. Todos somos pecadores, pero creo que todos los que estamos acá, yo hago la voluntad de mi parte, y pienso ustedes también, cuando estoy en “off side”, actué mal con un amigo, robé, me drogué… bien: tratar de no hacerlo. Yo al pecado no le tengo miedo, le tengo miedo a la corrupción, que te va viciando el alma y el cuerpo. Un corrupto está tan seguro de sí mismo, que no puede volver atrás. Son como esos pantanos chupadizos, que querés volver atrás, y te chupo. Es una ciénaga. Sí, es la destrucción de la persona humana. El político tiene mucho poder. También el empresario tiene mucho poder. El empresario que le paga la mitad a sus obreros es un corrupto. Un ama de casa que está acostumbrada y cree que es lo más normal explotar a las mucamas con el sueldo o el modo de tratarlas, es corrupta. Recuerdo una conversación que tuve con una persona, un profesional, joven, 30 años, que me decía cómo llevaba la cosa. Y él me dijo que trabata al personal doméstico de una manera nada noble. Yo le dije: “Pero, usted no puede hacer eso, eso es pecado”. “Padre, me dice, no vamos a comprarar a esa gente conmigo, esa gente esta para eso”. Y es lo que piensa el tratante sexual, el tratante de trabajo esclavo: corruptos.

 

También en la Iglesia existe la corrupción. Pensemos en el caso del Sodalicio (movimiento laico fundado en Perú por Luis Figari, ahora reconocido culpable de abusos, ndr.).

 

Sí, hay casos de corrpución en la Iglesia. Siempre los hubo. Hombres y mujeres de Iglesia entraron en el juego de la corrupción. Y esto me sirve de puente para lo del sodalicio. Lo del sodalicio empezó con el caso de una persona que parecía de mucha virtud, murió e, investigando la vida, se descrubrió que tenía doble vida. Es el primer caso del sodalicio que yo conozco, pero de esto hace ya 20 años atrás. Y después una denuncia de abuso, no solo sexual, sino de manipulación de conciencia para con el fundador. El proceso del fundador entró en la Santa Sede, se le dio una condena, no se lo expulsó del sodalicio, sino que vive solo. Una persona lo atiende. Él se declara inocente de las pruebas que hubo en el juicio y apeló a la signatura apostólica, la Suprema corte de justicia del Vaticano. La causa esta en apelación, y por los datos que tengo, va a salir en menos de un mes. Llevó un año. Pero ese juicio fue gatillo para que otras víctimas de esa persona hicieran juicios civil y eclesiástico. Si la signatura apostólica pone fin a este jucio, a favor, en contra, ya no tiene sentido, porque ya se acumulan muchos casos, más graves. E intervino la justicia civil, y en estos casos es necesario, es un derecho. No estoy muy informado, pero la cosa es desfavorable al fundador. Por otro lado, no era una cosa personal, había cosas no claras. Hace casi dos años, mandé un visitador, en la persona del Cardenal Tobin, de Newark. Hace la visita, descubre cosas que no entienden, y no están claras, y nombra dos veedores económicos. Y este es el tercer abuso, que también tocaba al fundador. Y después de un estudio, recomienda comisariar el sodalicio. Hace 4 semanas mando la carta, y hace dos se nombró. Un caso parecido, en los procedimeintos, al de los Legionarios, por el Papa Benedicto XVI. Y en eso estuvo muy fuerte. No toleraba esas cosas, y yo aprendí de él a no tolerarlas. El estado jurídico es comisariamiento, y continúa la visita apostólica.

 

Después del matrimonio de los sobrecargos durante el vuelo, ¿qué le diría a los párrocos que se encuentran con prometidos que quieren casarse en aviones o naves?

 

¿Usted se imagina cruceros con el matrimonio? Uno de ustedes me dijo que estoy loco cuando hago estas cosas. La cosa fue simple. El señor (Carlos Ciuffardi, ndr.) había estado en el vuelo del día antes. Ella (Paula Podest, ndr.) no estaba. Él me habló. Me di cuenta de que me estaba sondeando… fue una buena plática. Al día siguiente estaban los dos y cuando nos tomamos las fotografías me dijeron que se habían casado por lo civil y que ocho años antes se estaban por casar en la parroquia, pero la iglesia se derrumbó por el terremoto un día antes de la boda. Y así no hubo matrimonio. Decían: “Lo hacemos mañana, pasado mañana…”. Y luego la vida sigue adelante: llega una niña, después otra. Yo los interrogué y me dijeron que habían hecho los cursos prematrimoniales. Me pareció que estaban preparados. Los sacramentos son para los hombres, todas las condiciones estaban muy claras. ¿Por qué no hacer hoy lo que se puede hacer? Esperar a mañana tal vez habría significado esperar otros diez años. Ambos se habían preparado ante el Señor con el sacramento de la penitencia. Me dijeron que les habían dicho a algunos de ustedes esta intención: “Vamos a pedirle al Papa que nos case”. No sé si sea cierto. Hay que decirle a los párrocos que el Papa los interrogó bien, era una situación regular.

 

Usted en la Amazonia habló sobre la “perversión” de ciertas políticas que promueven la conservación de la naturaleza sin tener en cuenta al ser humano. ¿Cree que exista un ambientalismo que acaba estando en contra del hombre?

 

Sí, creo que sí. El caso específico al que me refería tiene que ver con esa zona de la Amazonia: para proteger la selva, algunas tribus fueron echadas. La misma selva acabó siendo explotada. Hay estadísticas. Algunas tribus se quedaron fuera del progreso real.

 

Uno de los objetivos de la Iglesia es luchar contra la pobreza: Chile ha logrado disminuir la pobreza del 40 al 11 por ciento, y es el resultado de una política liberal. ¿Hay cosas buenas en el liberalismo?

 

Debemos estudiar bien los casos de las políticas liberales. Algunos países de América Latina han puesto en marcha políticas liberales que los han llevado a la mayor pobreza. No sabría qué responder, pero en general una política liberal que no involucre a todo el pueblo es selectiva y te lleva hacia abajo. El caso de Chile no lo conozco, pero en otros países la cosa lleva hacia abajo.

 

Salió una noticia sobre el cardenal Óscar Andrés Rodriguez Maradiaga, que habría tomado dinero de la universidad católica de Honduras. ¿Qué piensa?

 

El cardenal Maradiaga hizo una declaración sobre esto en la televisión, y yo repito lo que él dijo.

 

¿Qué se lleva consigo de este viaje a Perú?

 

Me llevo la impresión de un pueblo creyente, que pasa muchas dificultades y las pasó históricamente, pero una fe que me impresiona, no solo en Turjillo, donde la piedad popular es muy rica y muy fuerte. Sino también la fe de las calles, y no solo en Lima, donde evidentemente se nota. También en Puerto Maldonado, donde pensaba tener el acto en un lugar como este, pero estaba lleno, y también en las calles. Un pueblo que salió a expresar su alegría y su fe. Es verdad que ustedes son una tierra ensantada. Son el pueblo de Latinoamérica que tiene más santos, y santos de alto nivel. Toribio, Rosa, Martín, Juan. De alto nivel. Creo que la fe la tienen muy calada dentro. Yo me llevo de Perú una impresión de alegría, de fe, de esperanza, de volver a andar y, sobre todo, muchos chicos. Volví a ver esa imagen que vi en Filipinas y Colombia, los papás y las mamás a mi paso levantando a los chicos, y eso dice futuro, dice esperanza, porque nadie trae hijo al mundo si no tiene espernaza. Lo único que les pido es que cuiden la riqueza. No solo la de las iglesias y los museos, que las obras de arte son geniales, y no solo de los sufrimientos, que los han enriquecido mucho, sino la riqueza que yo vi en estos días también.


Deja un comentario

Perú: el Papa sobre la corrupción.. Resumen.

Francisco en Perú: “La corrupción es evitable y exige el compromiso de todos”

Viernes 19 Ene 2018 | 21:54 pm

Lima (Perú) (AICA):

El papa Francisco instó a las autoridades civiles y al cuerpo diplomático del Perú a trabajar siempre unidos por la esperanza para derrotar el “virus” social de la corrupción.

Tras su paso por Puerto Maldonado, puerta de entrada de la Amazonía, el pontífice visitó l Palacio de Gobierno, donde fue recibido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski y su esposa, Nancy Lange.

Kuczynski se dirigió al Santo Padre expresando: “Bienvenida a esta casa para que nos renueve nuestra fe, no por 30 años porque no quiero esperar 30 años, pero por ahora nos dé un empujón hacia la paz y el diálogo”.

El pontífice retomó su mensaje de Puerto Maldonado, al insistir en la necesidad de que custodiar la Amazonía, a la que llamó “pulmón” natural, y alentó –sobre la base de la encíclica Laudato si’- a respetar los recursos que provee considerando su papel esencial en el planeta, la casa común.

Asimismo, exhortó a estar “muy atentos a esa otra forma —muchas veces sutil— de degradación ambiental que contamina progresivamente todo el entramado vital: la corrupción”.

“Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese ‘virus’ social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados”, advirtió, y agregó: “Lo que se haga para luchar contra este flagelo social merece la mayor de las ponderaciones y ayudas… y esta lucha nos compete a todos”.

Francisco explicó que el lema de su visita al país –“Unidos por la esperanza”- implica una mayor cultura de la transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil.

“Nadie puede resultar ajeno a este proceso; la corrupción es evitable y exige el compromiso de todos”, sostuvo ante el primer mandatario peruano y el resto de las autoridades.

El Papa pidió a las autoridades que se empeñen “en este sentido para brindarle, a su pueblo y a su tierra, la seguridad que nace de sentir que Perú es un espacio de esperanza y oportunidad… pero para todos y no para unos pocos; para que todo peruano, toda peruana pueda sentir que este país es suyo”.

Es necesario trabajar para que todos sepan que en el Perú se “puede establecer relaciones de fraternidad y equidad con su prójimo y ayudar al otro cuando lo necesita; una tierra en la que pueda hacer realidad su propio futuro”, subrayó.

Francisco citó al escritor peruano José María Arguedas y al historiador Jorge Basadre, para subrayar que sólo de ese modo será posible “forjar un Perú que tenga espacio para ‘todas las sangres’, en el que pueda realizarse ‘la promesa de la vida peruana’”.

“Quiero renovar junto a ustedes el compromiso de la Iglesia católica, que ha acompañado la vida de esta Nación, en este empeño mancomunado de seguir trabajando para que Perú continúe siendo una tierra de esperanza”, afirmó, e hizo votos para que “Santa Rosa de Lima interceda por cada uno de ustedes y por esta bendita Nación. Nuevamente gracias”.

Francisco se reunió luego en forma privada con el presidente Kuczynski y tras el encuentro se trasladó a la iglesia de San Pedro. Allí se reunió con 100 miembros de la Compañía de Jesús.

La iglesia de San Pedro fue construida por los jesuitas a partir de siglo XVI y es considerada uno de los más importantes complejos religiosos del centro histórico de Lima, además de ser el santuario nacional del Sagrado Corazón de Jesús.+


Deja un comentario

ONU: ante la delincuencia, el terrorismo y la corrupción

Los vínculos entre el crimen organizado y los grupos terroristas se estrechan, alerta UNODC

Yuri Fedotov, el director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Foto: ONU / Manuel Elias

14 de septiembre, 2017 — “Las organizaciones criminales transnacionales explotan las vulnerabilidades, crisis y vacíos legales en cualquier parte del mundo con el objetivo de expandir su alcance y diversificar sus actividades”, aseguró Yuri Fedotov, el director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), durante un discurso por el vigésimo aniversario de la creación de esta agencia de la ONU.

Fedotov señaló que el fenómeno de la globalización aportó muchos beneficios positivos, pero a la vez trajo una asimetría a la comunidad internacional que abandonó a las personas y creó inestabilidad.

Asimismo, advirtió sobre la existencia de un nexo cada vez más estrecho entre la delincuencia organizada transnacional y el terrorismo que favorece el tráfico de bienes culturales y genera fondos para los terroristas.

Pese a ello, reconoció avances durante estas dos últimas décadas como una definición global consensuada del delito de la trata de personas, o la ratificación de convenciones sobre la delincuencia y corrupción que ayudan a crear un marco flexible que permite la cooperación internacional en casi todos los países del mundo.

Fedotov advirtió que “aún queda mucho trabajo por hacer” en materia de delincuencia, terrorismo y corrupción.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, participó en el evento a través de un mensaje por videoconferencia donde se mostró orgulloso de la tarea que realiza la UNODC para derrotar problemas interconectados como son las drogas, el crimen, la corrupción y el terrorismo.


Deja un comentario

Iniciativas del Vaticano contra la corrupción.

Vaticano; nace una red global contra mafias y corrupción

Lo anunció la Consluta sobre la Justicia del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano en el documento sobre el debate del 15 de junio: «No se reducirá a pías exhortaciones, se necesitan gestos concretos»

Vaticano; nace una red global contra mafias y corrupción

39
0
Pubblicato il 01/08/2017
Ultima modifica il 01/08/2017 alle ore 16:34
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

Otro paso concreto desde el Vaticano en la lucha contra los mafiosos y corruptos. Después del debate sobre la Corrupción que se llevó a cabo en el Vaticano el 15 de junio pasado, del que surgió «la voluntad de hacer un frente común en contra de las diferentes formas de corrupción, crimen organizado y mafia», la Consulta de la Justicia del dicasterio vaticano para el Servicio al Desarrollo Humano Integral creará «una red a nivel internacional». La Iglesia en el mundo «es ya una red y por ello puede y debe ponerse al servicio de tal intención con valentía, decisión, transparencia, espíritu de colaboración y creatividad», se lee en el documento final.

 

La Consulta del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral, guiado por el Prefecto cardenal Peter Turkson, con base en lo que surgió en el debate internacional sobre la corrupción que se llevó a cabo en la Casina Pío IV, «profundizará el estudio sobre una respuesta global (mediante las Conferencias Episcopales y las Iglesias locales) sobre la excomunión de los mafiosos y de las organizaciones criminales afines y sobre la perspectiva de excomulgar por corrupción».

 

El documento nace del «No a la corrupción» que el Papa Francisco encomendó a su red mundial de oración para febrero de 2018, en el recuerdo del homicidio del beato Giuseppe Puglisi, sacerdote y mártir, «para que los que tienen un poder material, político o espiritual no se dejen dominar por la corrupción». La consulta «internacional sobre la Justicia del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral –se explica en el documento– orientará, entonces, a partir de septiembre, las propias iniciativas al respecto del próximo año».

 

La corrupción, «antes de ser un acto, es una condición: de ahí la necesidad de la cultura, de la educación, de la acción institucional, de la participación de la ciudadanía», se afirma. La consulta «no se reducirá a pías exhortaciones, porque se necesitan gestos concretos. El compromiso educativo exige, efectivamente, maestros creíbles, incluso en la Iglesia».

 

Según la consulta «no es creíble quien busca alianzas para privilegios, exenciones, vías preferenciales o incluso ilícitas. Todos nosotros nos volveremos irrelevantes, dañinos y peligrosos si actuamos de esta manera. No es creíble quein se aprovecha de su posición para recomendar a personas a menudo no recomendables, tanto a nivel de valores, como en el nivel de la honestidad». Así, «la acción de la Consulta será educativa e instructiva, y se dirigirá a la opinión pública y a múltiples instituciones para generar una mentalidad de libertad y de justicia, en vista del bien común». Y esto «sobre todo, en el mundo, la corrupción es, ella misma, el sistema social dominante».

 

Este «camino no será simple: la Iglesia está extendida por el mundo y es necesario ponerse a la escucha de todas sus articulaciones para proceder en el diálogo incluso con los no cristianos, participativa, transparente y eficazmente», afirma el documento. También será fundamental «desarrollar el nexo (hoy casi desaparecido) entre la justicia y la belleza. El extraordinario patrimonio histórico, artístico y arquitectónico constituirá un formidable elemento de apoyo para la acción educativa y social en contra de cualquier forma de corrupción y de crimen organizado».

 

La Consulta elaborará, «además, una propuesta de pensamiento político (con atención particular a la democracia y a la laicidad) que ilumine la acción en relación con las instituciones para que los tratados internacionales sean verdaderamente aplicados y para que las legislaciones sean uniformadas para perseguir de la mejor manera los tentáculos del crimen, que superan las fronteras de los Estados».

 

El dicasterio «debe hacer que resuene el mensaje de Justicia y de Paz del Papa Francisco. La corrupción es, efectivamente, causa de falta de paz, y así la Consulta profundizará también la relación entre los procesos de paz y las formas de corrupción».

 

Se necesita «un movimiento, un despertar de las conciencias –concluye el texto. Esta es nuestra motivación primera, que advertimos como una obligación moral. Las leyes son necesarias, pero no bastan. Los niveles de acción serán tres: la educación, la cultura, la ciudadanía. Hay que moverse con valentía y provocar a las conciencias para pasar de la indiferencia a la percepción de la gravedad de tales fenómenos, para combatirlos».