Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

El ático del Cardenal Bertone; cómo se pagó?

Deja un comentario

El ático de Bertone fue pagado dos veces, preguntas sobre el proceso

Se deduce de los documentos que el Gobernatorado pagó una segunda vez (con el dinero del cardenal ) los gastos que ya había saldado la Fundación Bambino Gesù. No existe una nueva carta-memoria del ex Secretario de Estado

El administrador Profiti con el cardenal Bertone

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

El proceso vaticano en el que están imputados el administrador del Bambino Gesù, Giuseppe Profiti, y el tesorero, Massimo Spina, cuya primera audiencia se llevó a cabo el pasado 18 de junio y que proseguirá en el mes de septiembre, tiene un objetivo claro y bien definido: averiguar si se utilizó ilícitamente el dinero de la Fundación, que pagó la costosa reestructuración del departamento-ático al que se habría mudado el cardenal Tarcisio Bertone después de dejar si encargo como Secretario de Estado.

 

«En particular –se lee en el acta de citación– fueron pagados con fines completamente extra-institucionales 422.005, 16 euros, que fueron utilizados para las obras de reestructuración en un inmueble de propiedad del Gobernatorado, destinado a la residencia del Secretario de Estado emérito, en beneficio de la empresa de Gianantonio Bandera. Delito cometido en la Ciudad del Vaticano de noviembre de 2013 al 28 de mayo de 2014». El empresario genovés Bandera, a pesar de haber recibido dos veces y de dos entes diferentes el dinero para hacer el mismo trabajo, no es imputado y es citado solo como testigo.

 

Es evidente que el proceso, tal y como fue concebido por los magistrados vaticanos, parecería girar alrededor del uso ilícito del dinero del Bambino Gesù: el administrador bertoniano Profiti (que pagó con facturas regulares mientras avanzaba la obra la suma de 422 mil euros) siempre ha tratado de demostrar que con esos gastos no pretendía hacerle un favor al cardenal. Sino que el pago se justificaba porque el departamento en el Vaticano habría sido utilizado para los encuentros entre Bertone y los patrocinadores del Bambino Gesù. Entonces, el ático habría formado parte de las actividades institucionales de la Fundación.

 

Cada quien es libre de sacar sus conclusiones. Profiti sostiene la congruencia de su decisión, que habría favorecido la posibilidad para reunir fondos para el hospital. Los acusadores indican, en cambio, que entre los objetivos institucionales de la Fundación del hospital infantil no figuran las remodelaciones de inmuebles que serán utilizados como residencias privadas.

 

Pero, más allá de esta cuestión central del proceso, quedan pendientes otras tres cuestiones. Como, efectivamente, se deduce de los documentos, entre enero y julio de 2014 Profiti hizo 7 pagos (por un valor total de 422 mil euros) desde las cuentas en el IOR y la Apsa de la Fundación y del hospital a la sociedad inglesa Lg Contractor Ltd. Estas operaciones fueron autorizadas por el administrador después de haber recibido los documentos con los que el empresario Bandera lo informaba sobre el avance de la obra en la casa del Gobernatorado asignada a Bertone.

 

En diciembre de 2015, mientras continuaba la investigación de la magistratura vaticana, el Gobernatorado informó a los investigadores que había aprobado y efectuado los pagos a la empresa Castelli Re para cubrir la reestructuración de la casa de Bertone, por un total de 346.825,64 euros, mediante 7 depósitos efectuados entre el 30 de octubre de 2013 y el 25 de septiembre de 2014. Cada uno de estos depósitos se refería a una factura específica de Castelli Re, que también se relaciona con el empresario Bandera. Fue el mismo Bertone, explicó el Gobernatorado a la magistratura vaticana, quien pidió que se encomendaran los trabajos de reestructuración a la Castelli Re, diciéndoles que algunos de los gastos habrían sido cubiertos en parte por benefactores y en parte por el Gobernatorado mismo.

 

«En particular –se lee en la documentación– de la nota de “Comisión para obras a cargo del Gobernatorado” surge que para los trabajos de reestructuración del departamento destinado a S.E.Rma Card. Bertone (comisión n. 504629) se hizo un presupuesto por 355.000,00 euros, que habría sido pagado en las siguientes proporciones: 308.000,00 euros a cargo del Card. Bertone y 47.000,00 euros a cargo del presupuesto del Gobernatorado».

 

El 27 de noviembre de 2014 el cardenal Bertone pagó al Gobernatorado la suma de 307.676,00 euros, es decir la que le correspondía. Entonces, resumiendo: la Fundación Bambino Gesù pagó 422.000,16 euros a una sociedad relacionada con el empresario Bandera por las obras de reestructuración del ático y para las obras en las partes comunes; El Gobernatorado pagó a la Castelli Re, también relacionada con Bandera, la suma de 346.825,64 euros para que llevara a cabo el mismo trabajo (que fue pagado dos veces, por dos entes diferentes a dos sociedades diferentes relacionadas con el mismo empresario). Bertone devolvió al Gobernatorado la suma que le correspondía (307.676,00 euros).

 

Resulta, pues, que el Gobernatorado efectivamente pagó solamente 39.149,64 euros frente a un compromiso económico presupuestado de 225.000,00 euros. También resulta que algunos de los pagos acordados no fueron efectuados por el Gobernatorado (como afirmó el mismo empresario Bandera) porque mientras tanto, en julio de 2015, la Castelli Re fue declarada en banca rota por el Tribunal de Roma.

 

Los magistrados vaticanos indicaron algunas anomalías: que Bertone hubiera dado el proyecto de reestructuración del inmueble del Gobernatorado y que él mismo hubiera indicado cuál empresa habría debido hacer el trabajo. El doble pago del trabajo por parte de los dos diferentes entes a las dos diferentes sociedades sin que (y esto surgió durante la investigación) ninguno de los entes estuviera al tanto de los pagos del otro.

 

El único que admitió el doble pago fue Gianantonio Bandera. Hay que decir, además, que la competencia para efectuar obras dentro del Estado de la Ciudad del Vaticano es exclusivamente de la Dirección de los Servicios Técnicos del Gobernatorado, «cosa que en el caso en examen –afirmaron los magistrados– no se verificó, debido a la intervención técnico-administrativa y económica de la Fundación Bambino Gesù, que se superpuso a la del Gobernatorado».

 

La magistratura vaticana no pretende que en el proceso penal haya cuestiones de carácter administrativo, y decidió concentrarse solo en la legalidad del comportamiento de Profiti y Spina y en el uso para fines no institucionales del dinero de la Fundación Bambino Gesù. Sin contar que al momento en el que la Fundación presentó el proyecto para la reestructuración del ático, el cardenal Bertone, con una carta del 8 de noviembre de 2013, aseguró al Bambino Gesù que los gastos necesarios para arreglar el departamento que habría sido utilizado también para los encuentros con posibles patrocinadores del hospital habrían corrido por su cuenta y no habrían pesado en la caja de la institución.

 

Mientras continúa el proceso, estas son las cuestiones pendientes: hay un empresario que ha recibido dos veces el dinero por el mismo trabajo. Hay una institución vaticana (el Gobernatorado) que pagó una segunda vez las obras en el departamento que ya había pagado otro ente (la Fundación Bambino Gesù) y lo hizo, por lo menos es lo que parece, con base en un contrato que establecía solamente la obra en las partes comunes (es decir las dos terrazas).

 

Desde el punto de vista contable y patrimonial, el Gobernatorato incrementó su patrimonio por más de medio millón de euros (gracias a la reestructuración del departamento y de las partes comunes) frente a aun gasto de 39 mil euros, con ganancias netas por 560 mil euros. La que perdió, en cambio, fue la Fundación Bambino Gesù, que desembolsó los famosos 422 mil euros y no tuvo ningún incremento patrimonial.

 

Claro, se trata de eventos que sucedieron durante el primer periodo del Pontificado del Papa Francisco, cuando la reforma económico-administrativa, que derivaría en la creación de la Secretaría para la Economía, que todavía estaba en ciernes. Pero ni siquiera ahora parece todo funcionar como debería, por ejemplo en relación con los contratos para la remodelación de los departamentos que serán asignados a los que viven dentro de la Ciudad del Vaticano.

 

Para concluir, siempre en relación con el proceso que acaba de comenzar en el Vaticano, parece no tener fundamento la noticia de una nueva carta-memoria de Bertone sobre la reestructuración del departamento en el que vive y sobre el papel que tuvieron los dos imputados. Se habló sobre la existencia de este documento en el aula durante las discusiones, pero por lo que parece el abogado que lo citó se refería a la ya conocida carta del 8 de noviembre de 2013 con la que el purpurado aceptaba la propuesta para la reestructuración y el relativo resumen que le había presentado la Fundación Bambino Gesù, y en la que especificaba que la suma necesaria para las obras habría corrido a cargo de «terceros, para que nada quede a cargo de esta institución».

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s