Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Víctima de abuso escribe un libro y el Papa hace el prefacio.

Prefacio del Papa para el libro de una víctima de abusos

«Una monstruosidad absoluta, un pecado horrendo». Francisco escribió y firmó la introducción al volumen del francés Daniel Pittet, que sufrió las violaciones de un religioso durante cuatro años

Papa Francisco

160
1
Pubblicato il 13/02/2017
PAPA FRANCISCO

El gesto inédito de Francisco: escribe el prefacio a la narración de un hombre que cuando era pequeño fue violado por un religioso durante cuatro años. El libro se llama «Lo perdono, padre», y lo escribió el francés Daniel Pittet, que en noviembre del año pasado quiso reunirse con la persona que lo vejaba después de cuarenta años. El libro concluye con la entrevista al fraile responsable de los abusos. Gracias a la amabilidad de los editores italianos, publicamos el texto integral del prefacio del Pontífice.

 

 

Para quien ha sido víctima de un pederasta es difícil contar lo que ha sufrido, describir los traumas que todavía persisten a distancia de años. Por este motivo el testimonio de Daniel Pittet es necesario, precioso y valiente.

 

Conocí a Daniel en el Vaticano en 2015, en ocasión del Año de la vida consagrada. Quería difundir a gran escala el libro titulado «Amar es darlo todo», que reunía los testimonios de religiosos y religiosas, de sacerdotes y consagrados. No me podía imaginar que este hombre entusiasta y apasionado de Cristo fuera una víctima de abusos por parte de un sacerdote. Sin embargo, esto fue lo que me contó, y su sufrimiento me afectó mucho. Vi una vez más los daños espantosos provocados por los abusos sexuales y el largo y doloroso camino que espera a las víctimas.

 

Estoy feliz de que otros puedan leer hoy su testimonio y descubrir hasta qué punto el mal puede entrar al corazón de un servidor de la Iglesia.

 

¿Cómo puede un sacerdote, al servicio de Cristo y de su Iglesia, llegar a provocar tanto mal? ¿Cómo puede haber consagrado su vida para conducir a los niños a Dios, y acabar, en cambio, devorándolos en eso que he llamado «un sacrificio diabólico», que destruye tanto a la víctima como la vida de la Iglesia? Algunas víctimas han llegado hasta el suicidio. Estos muertos pesan en mi corazón, en mi conciencia y en la de toda la Iglesia. A sus familias ofrezco mis sentimientos de amor y de dolor y, humildemente, pido perdón.

 

Se trata de una monstruosidad absoluta, de un pecado horrendo, radicalmente en contra de todo lo que Cristo nos enseña. Jesús usa palabras muy severas en contra de todos los que hacen daño a los niños: «Pero si alguien escandaliza a uno de estos pequeños que creen en mí, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo hundieran en el fondo del mar» (Mateo, 18, 6).

 

Nuestra Iglesia, como recordé en la carta apostólica «Como una madre amorosa» del 4 de junio de 2016, debe cuidar y proteger con afecto particular a los más débiles e indefensos. Hemos declarado que es nuestro debe dar prueba de severidad extrema con los sacerdotes que traicionan su misión, y con su jerarquía, obispos o cardenales, que los hubieran protegido, como ya ha sucedido en el pasado.

 

En la desgracia, Daniel Pittet pudo encontrar también otra cara de la Iglesia, y esto le permitió no perder la esperanza en los hombres ni en Dios. Nos cuenta también de la fuerza de la oración que nunca abandonó, y que lo consoló en las horas más oscuras.

 

Decidió de encontrar a su agresor cuarenta años después, y ver en los ojos de ese hombre que lo hirió en lo profundo del alma. Y le tendió la mano. El niño herido es hoy un hombre de pie, frágil pero de pie. Me sorprenden mucho sus palabras: «Muchas personas no logran comprender que yo no lo odie. Lo he perdonado y he construido mi vida sobre ese perdón».

 

Agradezco a Daniel porque los testimonios como el suyo derriban el muro del silencio que sofocaba los escándalos y los sufrimientos, arrojan luz sobre una terrible zona de sombra en la vida de la Iglesia. Abren el camino a una reparación justa y a la gracia de la reconciliación, y ayudan también a los pederastas a cobrar conciencia de las terribles consecuencias de sus acciones.

 

Rezo por Daniel y por todos aquellos que, como él, han sido heridos en su inocencia, que Dios los vuelva a levantar y los cure, y que nos dé a todos nosotros su perdón y su misericordia.


Deja un comentario

La información sobre un caso de pederastia en el País Vasco.

                                                                                                    vela                                                       De la información al ensañamiento.

 

                                                                                                                Ignacio Arregui

El 11 de noviembre los diarios El Diario Vasco y EL Correo coincidieron en dedicar casi  toda la primera página a la información  sobre el caso de Juan Cruz Mendizábal, exvicario de la diócesis de San Sebastián condenado por pederastia. Todo delito de pederastia es en sí mismo reprobable y más en el caso de que el culpable sea un sacerdote. Pero el despliegue tipográfico de los citados dos diarios, uno de Guipúzcoa y el otro de Vizcaya parecía pretender una segunda condena de carácter mediático añadida a la formulada por la autoridad eclesiástica. Es cierto que el Papa Francisco impone para estos casos la tolerancia cero. Pero también es cierto que el propio Papa habla de la misericordia sin excepción alguna. Y no hay que olvidar que incluso los delincuentes tienen sus derechos humanos  Por su parte Juan Cruz Mendizábal ha confesado el delito y ha pedido perdón públicamente. Ahora cumple las sanciones impuestas por la iglesia. En cuanto al delito en sí mismo, si es que admite grados, no parece que se trate de la forma más grave de pederastia según detalles  ofrecidos por las víctimas. En fin, las partes interesadas han preferido la vía eclesial para el enjuiciamiento del delito, por ser más discreta que el  proceso penal. Todos estos particulares debieran haber condicionado la debida y justa información sobre el caso, y en proporción con el tratamiento que se ofrece en ocasione similares.  Cabe decir que Juan Cruz Mendizábal ha sufrido un juicio popular de tipo mediático que está más cerca del ensañamiento, y la venganza que de la información correcta y equilibrada. Su necesaria recuperación y rehabilitación será por ello más difícil, ya que se ha hecho lo posible para destruir su personalidad ante la sociedad.


Deja un comentario

Actividades de la Comisión para tutela de los menores.

Francisco se reunió con dos víctimas italianas de abusos del clero

Se está estudiando una jornada de oración por las víctimas. La Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores prepara mejoras para las líneas guía, un sitio e interviene por primera vez en la formación de los obispos
– –

El drama de la pederastia

12/09/2016
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO
El Papa se reunió recientemente con dos víctimas italianas de abusos del clero. Una de ellas sufrió abusos cuando era menor de edad y la otra cuando era mayor de edad. Lo refirió el padre Hans Zollner, psicólogo y jesuita alemán que es miembro de la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, que se reunió del cinco al once de septiembre de este año en el Vaticano. Indicó que se está trabajando en la idea de instituir una jornada de oración por las víctimas de la pederastia, presentó el proyecto de un modelo que ayude a las Conferencias Episcopales nacionales a mejorar las líneas guía en contra de los abusos y expresó satisfacción por el reciente documento papal sobre la responsabilidad de los obispos y de los demás superiores eclesiales en la materia. Dentro de poco será publicado en línea un sitio de la comisión. Sus miembros, además, fueron invitados por primera vez a un curso de actualización para obispos en el Vaticano.

«Dos víctimas de abuso en Italia tuvieron un encuentro con el Santo Padre, en el ámbito e la Audiencia por el Año Jubilar del sábado pasado», dijo el padre Zollner a los micrófonos de la Radio Vaticana. Durante el encuentro, le entregaron dos libros que fueron publicados en italiano este año: “Julia y el lobo”, de Luisa Bove y con un prefacio del mismo Hans Zollner (editorial Áncora), y “Quisiera resurgir de mis heridas”, de Anna Deodato (EDB). En abril de este año ambos libros fueron presentados en la fundación cultural San Fedele de Milán. El primer libro, explicó hoy Zollner, «es sobre la experiencia de una joven que sufrió abusos de un sacerdote en Italia: y este es el primer libro en Italia, en italiano y sobre una experiencia en Italia. El otro libro es sobre las mujeres consagradas, que sufren abusos por parte de sacerdotes. El Papa (según lo que me dijeron estas dos señoras) quedó muy impresionado y pidió poder encargarse también de este caso. Entonces, yo creo, por lo que hemos sabido y visto en estos años (desde que llegó Papa Francisco, y también con Papa Benedicto), que los Papas tienen una gran atención personal, de mucha empatía y muy cercana, hacia las personas en grandes dificultades y también hacia los que han sufrido un abuso sexual por parte de un miembro del clero».

La Comisión fundada por Papa Francisco, y guiada por el cardenal Sean O’Malley, arzobispo de Boston y miembro del consejo de los nueve cardenales que ayudan al Papa en la reforma de la Curia Romana (que se está reuniendo nuevamente desde hoy y hasta el miércoles), el llamado «C9», volvió a reunirse en Roma del 5 al 11 de septiembre, y antes hubo una semana de trabajo por grupos para preparar la asamblea plenaria.

«Un superviviente de abusos sexuales en su infancia por parte del clero —explicó la Comisión en una nota— propuso la institución de una Jornada de Oración. La Comisión cree que la oración es parte del proceso de curación de los supervivientes y de la comunidad de los creyentes. La oración pública es también una forma importante de demostrar la mayor toma de conciencia en la Iglesia. El Santo Padre ha pedido a las Conferencias Episcopales Nacionales que elijan un día apropiado en el que orar por los supervivientes y las víctimas de abuso sexual como parte de la iniciativa de la Jornada Universal de Oración. La Comisión manifiesta su satisfacción porque muchas Conferencias Episcopales ya están dando pasos para realizar esa propuesta».

En particular, en Australia la Iglesia indicó el pasado 11 de septiembre, día de la Jornada nacional para la protección de los niños; los obispos filipinos ya comenzaron a discutir y anunciarán dentro de poco una fecha; la Conferencia Episcopal de Sudáfrica decidió dedicar tres días (del 2 al 4 de diciembre) a la iniciativa, durante el Adviento, con un ayuno el viernes, una vigilia de oración el sábado y, el domingo, con la lectura, en todas las parroquias de un texto preparado por los obispos. La Comisión, con sede en Roma, preparó material para los episcopados que lo requieran.

Los grupos de trabajo de la misma se concentraron en proyectos en curso y borradores de propuestas que serán presentados al Papa. «Por ejemplo —se lee en la nota—, la Comisión ha desarrollado un modelo de directrices en la protección y salvaguarda de los niños, adolescentes y adultos vulnerables, que serán presentadas en breve al Santo Padre para su consideración». «Hemos hablado sobre las líneas guía», explicó el padre Zollner a la Radio Vaticana refiriéndose al documento para contrarrestar y prevenir la pederastia que pidió la Santa Sede a las Conferencias Episcopales nacionales desde el Pontificado de Benedicto XVI, «y sobre un modelo, un formato, que queremos someter a la atención del Santo Padre, que podría funcionar como inspiración para las Conferencias Episcopales, para mejorar más o para trabajar en algunos ámbitos en los que sus líneas guía no han sido suficientemente desarrolladas».

Otro tema fundamental que surgió durante la reunión del órgano que dirige el cardenal O’Malley fue la educación. La nota de la Comisión indicó «progresos de los programas de educación que ya están en marcha, tanto en el Vaticano como a nivel local». Los miembros de la Comisión, tanto en grupo como individualmente, han sido invitados a hablar en 70 u 80 conferencias y talleres en los cinco continentes (la nota incluye citas que ya se verificaron en Australia, Sudáfrica, Filipinas, Colombia, Estados Unidos, las Islas Fiji, Nueva Zelanda, Ghana, Tanzania, Argentina, Santo Domingo, Eslovaquia, República Checa e Italia). «Hemos visto —subrayó Zollner— que ahora en muchas partes del mundo, en las que hasta el momento no se hablaba del tema del abuso y de su prevención, se están moviendo muchas personas dentro de la Iglesia y fuera de ella; y que la Iglesia en estas zonas, a veces, está de verdad de la parte más activa y más importante, justamente gracias al sistema de las escuelas católicas, gracias a todo el sistema educativo y al trabajo con los jóvenes y las familias. Por lo tanto estamos muy contentos de poder compartir todas estas actividades que han surgido y que, en mi opinión, indican una cierta toma de conciencia a nivel universal». En cuanto al Vaticano, los miembros de la Comisión han sido invitados, precisa la nota, a encuentros en la Pontificia Academia Eclesiástica (la escuela diplomática de la Santa Sede), en la Congregación para la Vida Consagrada (religiosos), y «la próxima semana, los miembros de la Comisión también han sido invitados a impartir formación a los nuevos obispos que pertenecen a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, a un encuentro en la Congregación para el Clero y a la formación de nuevos obispos que pertenecen a la Congregación para los Obispos».

La Comisión también discutió sobre el «motu proprio» de Papa Francisco, «Como una madre amorosa»: «En febrero de 2015, la Comisión presentó una propuesta al Santo Padre relativa a la responsabilidad del obispo. En “Como una madre amorosa” el Papa Francisco va más allá de la responsabilidad de los obispos haciéndola extensiva a otros cargos de la Iglesia. La Comisión ha acogido con satisfacción este punto». Para concluir, «en los próximos meses», la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores abrirá un nuevo sitio en la red: «Esperamos que represente un recurso útil para la Iglesia y para todas las personas de buena voluntad en nuestro objetivo común, que es hacer de nuestra Iglesia y de nuestra sociedad un hogar seguro para todos».


Deja un comentario

La destitución de obispos por negligencia en casos de pederastia. Comentario.

Francisco pide destituir a los obispos negligentes en casos pederastia

Con el «Motu proprio» ‘Como una madre amorosa’, el Papa establece que entre las «causas graves» que el Derecho Canónico ya prevé para la destitución hay que incluir la negligencia en casos de abuso contra menores
LA PRESSE

Obispos y cardenales reunidos

381
0
04/06/2016
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO
Los obispos que han sido negligentes en casos de abuso sexual contra menores serán destituidos de sus cargos. Es lo que estableció Papa Francisco con el «Motu proprio» ‘Como una madre amorosa’, firmado hoy, que pretende reforzar las normas delineadas durante los últimos meses en contra de los que ocultan estos desagradables actos.

El Pontífice argentino establece que entre las «causas graves» que el Derecho Canónico ya prevé para la destitución del oficio eclesiástico hay que incluir también la negligencia frente a casos de abuso sexual. El texto, de cinco artículos, establece que «en todos los casos en los cuales haya serios indicios» la competente Congregación de la Curia (no la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se ocupa de los abusos sexuales en sí) debe comenzar una investigación que, con la palabra final del Papa, podría concluir con la destitución del obispo.

«Pido perdón por los pecados de omisión por parte de los líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por los que fueron víctimas de abuso», dijo Francisco en julio de 2014 al recibir en su residencia, la Casa Santa Marta, a un grupo de víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

«Como una madre amorosa, la Iglesia ama a todos sus hijos, pero cuida y protege con un afecto muy particular a los más pequeños e indefensos», comienza el «Motu proprio» publicado hoy por el Vaticano: «De trata de una tarea que Cristo mismo encomienda a toda la Comunidad cristiana en su conjunto. Consciente de ello, la Iglesia dedica un cuidado vigilante a la protección de los niños y de los adultos vulnerables. Esta tarea de protección debe ser ejercida».

Por lo tanto, «los Obispos diocesanos, los Eparcas y los que tengan la responsabilidad de una Iglesia particular», deben emplear «una particular diligencia en la protección de los más débiles entre las personas a ellos encomendadas».

El Derecho Canónico, recuerda el nuevo documento papal, ya prevé la posibilidad de la destitución del cargo eclesiástico «por causas graves». Y se puede aplicar también con los obispos diocesanos, los Eparcas y los que son equiparados a ellos en el derecho canónico (cfr. can. 193 coma 1 CIC; can. 975 coma 1 CCEO). «Con la presente Carta pretendo precisar que entre las llamadas ‘causas graves’ está incluida la negligencia de los Obispos en el ejercicio de su oficio, en particular relativamente a los casos de abusos sexuales en contra de menores y adultos vulnerables», previstos por la normativa promulgada por Juan Pablo II y reforzada por Benedicto XVI. El «Motu proprio» establece, pues, el procedimiento que hay que seguir para que un obispo pueda llegar a ser destituido, siempre y cuando haya, por negligencia, omitido actos que hayan provocado grandes daños a otros, sean personas físicas o sea una comunidad en su conjunto. También aclara que «en el caso de que se trate de abusos sobre menores o sobre adultos vulnerables es suficiente que la falta de diligencia sea grave», mientras que en los demás casos se exige una falta de diligencia «muy grave».

En «todos los casos en los que parezca haber indicios de cuanto previsto» (en el articulo 2), la competente Congregación de la Curia romana «puede comenzar una investigación al respecto». Son cuatro las congregaciones competentes para esta eventual instructora: la de los Obispos, la de la Evangelización de los Pueblos, la de las Iglesias Orientales y la de los Institutos de Vida Consagrada y para las Sociedades de Vida Apostólica. No tendrá que ver la Congregación para la Doctrina de la Fe, «porque no se trata de delitos de abuso, sino de negligencia de oficio», explicó el vocero vaticano, el padre Federico Lombardi. Al obispo se le dará la posibilidad de defenderse, con los medios previstos por el derecho, y la Congregación podrá decidir si llevar a cabo una investigación suplementaria. El dicasterio (como indica el artículo 3) podrá discutir el caso con otros obispos o eparcas de la conferencia episcopal o del sínodo de los obispos a los cuales el obispo en cuestión pertenezca, y, al final, «asume sus determinaciones reunida en Sesión ordinaria».

La Congregación (artículo 4) puede decidir si emitir, en el menor tiempo posible «el decreto de destitución» o «exhortar fraternalmente al Obispo a presentar su renuncia en un plazo de 15 días». Para concluir, puesto que se trata de «decisiones importantes sobre los Obispos», como explicó el padre Lombardi, «el «Motu proprio», en el quinto y último párrafo, precisa que la aprobación específica depende del Santo Padre. Otra novedad es que «antes de asumir una decisión definitiva», el Papa podrá pedir la ayuda de un «Colegio de juristas» especialmente designado par estos casos. Se puede prever, explicó Lombardi, que cardenales y obispos constituyan este colegio.

El vocero vaticano indicó que, como se trata de una normativa sobre «procedimientos no se plantea la cuestión de la retroactividad», «porque la ley sobre la posibilidad de destitución ‘por causas graves’ ya existía. De ahora en adelante el procedimiento para la aplicación del Canon 193§1 es la establecida». También, pues, para casos anteriores a la entrada en vigor de la nueva normativa.


Deja un comentario

Sodalicio: investigación y reforma.

El Sodalicio contrata dos expertos internacionales para investigar los casos de abuso

Jueves 14 Abr 2016 | 12:12 pm

José Ambrozic, vicario general del Sodalicio de Vida Cristiana ver más

Lima (Perú) (AICA):

José Ambrozic, vicario general del Sodalicio de Vida Cristiana, dio a conocer en un nuevo video mensaje en el que informa que esta institución contrató a dos connotados expertos internacionales para investigar los casos de abusos en la institución, así como algunos detalles de los procesos que están llevando a cabo actualmente.

Hace unos días el Sodalicio reconoció culpable de abusos a su fundador, Luis Fernando Figari Rodrigo; pidió perdón por las faltas y delitos de él o de cualquier otro miembro de la organización y anunció una reforma integral de la institución.

“Para llevar adelante esas investigaciones de manera adecuada y transparente hemos contratado investigadores externos, profesionales capacitados en derecho procesal y canónico, que ya están trabajando en esclarecer estas denuncias”, afirmó Ambrozic en el video mensaje.

José Ambrozic explicó que los dos expertos que colaborarán con el Sodalicio en la investigación de abusos son Kathleen Mc Chesney, experta en análisis y prevención de abusos, colaboradora de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos y exagente del FBI durante 24 años; e Ian Elliot, consultor en seguridad y protección en casos de abusos.

Elliot presidió la comisión que investigó la crisis de abusos y aplicó las medidas correctivas en Irlanda del 2007 al 2013. Ha trabajado también en proyectos en Inglaterra, Australia y la India.

Estos expertos, explicó José Ambrozic, desarrollan por primera vez su trabajo en América Latina y “están auditando todos los casos investigados”, además de revisar “todos los procesos y prácticas de nuestra institución”.

Ambos ya culminaron “una primera etapa de su trabajo en marzo y van a seguir trabajando hasta completar su tarea”. Su asesoría e “informe final nos permitirá aplicar los estándares más exigentes y actualizados a nuestras investigaciones y procedimientos”, agregó.

“No pretendemos pasar la página y seguir adelante. Es fundamental investigar la verdad, interrogarnos sobre nuestra realidad y aceptar nuestras culpas: Lo vamos a hacer frente a las víctimas de esos actos, frente a nosotros mismos, a nuestra familia espiritual y frente a la sociedad”.

Ambrozic señala además que el Ministerio Público y la Santa Sede realizan sus investigaciones y que “hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para cooperar con estos procesos. Como ya lo mencionó nuestro Superior General esperamos sus resultados con gran expectativa”.

Asimismo recuerda que van a esperar los resultados y las conclusiones de la Comisión de Ética para la Justicia y Reconciliación: “tratándose de temas tan delicados, vamos a completar esta investigación con la consistencia requerida. Por este motivo, y por el indispensable cuidado que merecen estos casos, no vamos a adelantar conclusiones hasta que culminen los procesos y se determine con claridad las responsabilidades”.

Para concluir, el Vicario del Sodalicio explica que “este gran esfuerzo es para sustentar con hechos reales y contundentes nuestra decisión de reconocer nuestros errores y repararlos de manera adecuada. Estamos tomando muy en serio esta situación y asumimos con coherencia nuestro mensaje de perdón, separación y reforma para construir un nuevo Sodalicio”.+


1 comentario

El Sodalicio de vida cristiana y su fundador. Análisis

¿Es esta la Iglesia de Jesús que queremos? / Editorial R.yL.

9826d79f9ffcf053761c34fcdaae6f06

Distintas personas y comunidades nos han pedido una opinión sobre este escándalo que de nuevo remece a nuestra Iglesia, lo hemos hecho objetiva y documentadamente a la luz de los hechos reconocidos por distintas instancias eclesiásticas y judiciales. En conciencia, cada uno saque sus conclusiones teniendo presente si de verdad: ¿Es esta la Iglesia que queremos?

El movimiento católico Sodalicio de Vida Cristiana, de fuerte presencia en Chile y con una clara matriz pastoral-ideológica similar a los Legionarios de Cristo y a lo que fue -en su momento hasta su disolución- la triste experiencia en la Iglesia del grupo Pía Unión  Sacerdotal,  declaró persona no grata y culpable de abusos sexuales a su fundador, Luis Fernando Figari, anunció este martes esa comunidad religiosa que reiteró al Vaticano su pedido de separarlo del colectivo.

Consideramos al ciudadano Luis Fernando Figari culpable de los abusos sexuales que le imputan y lo declaramos persona no grata para nuestra organización, que deplora y condena totalmente su comportamiento“, dijo Alejandro Moroni, Superior General del Sodalicio en una declaración a la prensa grabada en video.

Hablando en nombre del Consejo Superior del Sodalicio, Moroni reiteró el perdón a las víctimas hecho en octubre así como el pedido al Vaticano para que separe de sus filas a su fundador, formulado en diciembre. “Reiteramos a las autoridades del Vaticano el pedido que le hicimos al Papa Francisco en diciembre que decrete su inmediata separación de nuestra comunidad”, señaló Figari en un video. El representante del colectivo también anunció una reestructuración del movimiento, sin entrar en detalles.

El Papa Juan Pablo II reconoció en 1997 al Sodalicio como una sociedad de vida apostólica laica, incorporándola así al derecho pontificio.

Desde octubre pasado, la fiscalía peruana investiga 27 denuncias de abusos sexuales en contra de jóvenes que pertenecieron al colectivo, algunas de las cuales habrían prescrito por haber ocurrido hace más dos décadas.

Las denuncias, que suman 27, han aparecido publicadas en el libro “Mitad Monjes, Mitad Soldados“, de los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz.

En uno de los testimonios publicados en el libro, ex sodálite señala que Figari lo obligaba a sentarse sobre un palo que él sostenía. Según el Sodalicio, Figari vive desde 2010 en una comunidad sodálite en Roma “bajo un estricto retiro” y lamentan que no haya cumplido con la “obligación moral” de salir a aclarar las cosas.

Figari, hoy de 68 años, fundó el Sodalicio en Perú en 1971. Reclutaba a adolescentes de colegios privados de clase alta y los llevaba a vivir en comunidad como “soldados de Cristo“…”Hay cosas que deben seguir evaluándose. El problema del Sodalicio no sólo es Figari. Hubo alrededor de él un entorno que lo encubrió y fue su cómplice, y todavía forma parte de la institución”, dijo el periodista Pedro Salinas tras el anuncio.

El movimiento se ha expandido a Colombia, Chile, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador e Italia.

El Sodalicio de Vida Cristiana en Chile

Invitado por el entonces Arzobispo de Santiago de Chile, Cardenal Francisco Javier Errázuriz, el Sodalicio llegó a tierras chilenas en 1999. En 2007 se inauguró el Centro Pastoral y la comunidad sodálite en Maipú, dónde el Sodalicio venía laborando desde su llegada al país. En el año 2011 el actual Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati SDB., bendijo la nueva capilla Madre de Dios en la Zona Cordillera de la ciudad. Junto al apostolado que se realiza en la capital, la labor evangelizadora se extiende también a Puerto Montt, gracias a la aceptación de trabajo apostólico por parte del arzobispo local, Cristián Caro Cordero.

Actualmente, Chile es una importante Región del Sodalicio, instituida en el 2014. El Superior Regional es Rafael Ísmodes Cascón.

Las iniciativas apostólicas animadas por el Sodalicio a lo largo de los años han promovido los servicios y asociaciones del Movimiento de Vida Cristiana. Los grupos de jóvenes y de adultos, como espacios de formación en la fe y vida cristiana, han permitido el despliegue evangelizador en estas tierras.

Un importante ámbito evangelizador en este país es la Universidad Gabriela Mistral. La labor de los sodálites en la UGM implica la enseñanza y el desarrollo de diversas actividades con fines evangelizadores, animando alianzas diversas con la Universidad de los Andes, propiedad del Opus Dei.

Otra de las iniciativas del Sodalicio en Chile es la animación del colegio Saint Joseph, en Santiago. Los sodalicios han venido colaborando también en otros colegios por medio de la docencia y el desarrollo de servicios de fe.

Aunque no directamente bajo responsabilidad del Sodalicio, colaboran activamente en Crece Chile, una comunidad educacional que, desde los valores católicos, busca promover el crecimiento integral de la persona a través de la generación de proyectos educativos en sectores de escasos recursos. Aquí se observa un modus operandi similar a labor educativa impulsada por los Legionarios de Cristo.

Perfil del Superior General que los situó en Chile

El Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana es actualmente Alessandro Moroni Llabrés. Nació en Lima (Perú) el 23 de diciembre de 1965 e ingresó al Sodalicio en 1983, realizando su Profesión Perpetua en 1991.

De 1987 a 1998 vivió en Arequipa, donde cumplió el servicio de Superior, tiempo en el que promovió el crecimiento del Movimiento de Vida Cristiana, el surgimiento del Instituto del Sur y la fundación de la Universidad Católica San Pablo, así como muchas iniciativas solidarias en esta ciudad en el sur peruano.

En 1999, también como Superior de la comunidad, formó parte del grupo que inició la presencia del Sodalicio en Santiago de Chile, donde ha colaborado en la fundación de un colegio y en el desarrollo del Movimiento de Vida Cristiana en el país. Licenciado en Educación, ha sido miembro del directorio de la Universidad Gabriela Mistral en Chile.

Cada vez que viene a Chile, el Superior General, insiste en estas líneas de acción obligatorias para los miembros de la Orden:La evangelización de las familias –que vienen sufriendo el constante embate de una anticultura de muerte– es uno de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo… Muy relacionada a la evangelización de las familias se encuentra, entre las iniciativas apostólicas del Sodalicio, una decidida defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural”..

Sodalicio tiene un Visitador Apostólico desde abril

En una carta dirigida a todos los miembros de Sodalicio el Superior General, Alessandro Moroni, comunicó a fines de 2015 que existe un Visitador Apostólico -Monseñor Fortunato Pablo Urcey, oar-  nombrado por la Santa Sede desde abril y que está visitando las comunidades del Sodalicio desde agosto de ese año:

Queridos hermanos:

En la reciente reunión de superiores y sacerdotes, les comenté a los sodálites presentes que existía una investigación en curso por parte de la Santa Sede, de la que esperábamos resultados en los próximos meses.

En medio de la situación difícil que estamos viviendo, he pedido autorización para hacer público que dicha investigación incluye una visita apostólica a nuestras comunidades del Perú.

La visita ya se inició en agosto de este año, a cargo de Mons. Fortunato Pablo Urcey, OAR, Obispo Prelado de Chota, nombrado por la Pontificia Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica con el cargo de “visitador apostólico ad inquirendum et referendum” (“para investigar y referir”). Mons. Rodríguez Carballo nos comunicó que tomó esta medida en continuidad con los trabajos que ya se venían realizando en coordinación con las autoridades del Sodalicio.

La visita ya viene realizándose y debería terminar en marzo del 2016, y ha sido motivada por las denuncias que la Santa Sede ha recibido contra Luis Fernando Figari. Cuando nos fue comunicada esta medida, la Santa Sede nos pidió sigilo, tanto sobre la visita como sobre quién era el visitador nombrado, para que pudiera realizar su trabajo con tranquilidad y sin presión mediática. Hoy, dadas las circunstancias, me ha parecido importante que todos ustedes estén al corriente y que tengan la libertad de ponerlo en conocimiento de las personas que consideren prudente.

En comunión de oraciones,

Alessandro

¿Es esta la Iglesia de Jesús que queremos?

Presentamos a nuestros lectores esta impactante noticia sobre los abusos sexuales reiterados del fundador del Sodalicio; Luis Fernando Figari, que difieren muy poco de la forma de actuar criminalmente de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo en México y del chileno Fernando Karadima, fundador de la tenebrosa y en su momento poderosa Pía Unión Sacerdotal.

Todas estas actividades, reñidas totalmente con una conducta intachable que se supone deben tener los altos directivos de instituciones de Iglesia dedicadas a la evangelización y educación católica, tuvieron a su favor -por años- el manto de la impunidad, otorgada por no pocos eclesiásticos de alto nivel en sus países de origen y en Roma.

Hoy, el mundo sabe que no son pocos los obispos, arzobispos y cardenales que por acción directa u omisión, no investigaron ni escucharon las denuncias de los jóvenes abusados sexualmente. Esa época negra y trágica de la Iglesia Católica, tiene hoy nuevos protocolos de acción y contención para los abusos que aún se cometen al interior de la Iglesia y que muchas veces se callan o silencian por diversos motivos.

Desde que asumió su pontificado, Papa Francisco ha insistido que en la Iglesia “no hay lugar para los abusadores sexuales”. En el caso del fundador del Sodalicio que hoy presentamos en Reflexión y Liberación, hemos de aplaudir la actitud decidida del Santo Padre que aceptó hace más de un año el envío de un Visitador Apostólicocon plenos derechos investigativos, labor de saneamiento que concluye por estos días con la confirmación de las acusaciones de abusos reiterados del fundador de esta Orden religiosa que, como los Legionarios y la Pía Unión Sacerdotal, han hecho un daño inmenso a la Iglesia y han ayudado a que su imagen esté fuertemente cuestionada por una ciudadanía que no quiere más abusos de poder ni silencios cómplices.

Dios llora. Los crímenes contra menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo. Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuenta“. Papa Francisco, en Filadelfia (27/9/2015).


Deja un comentario

La profunda crisis del Sodalicio de vida cristiana.

Crisis en el Sodalicio: «El fundador es culpable»

En medio de una tormenta interna, el movimiento de origen peruano Sodalicio de Vida Cristiana reconoce que su fundador es culpable de, al menos, un abuso sexual contra menor y lastimosas extralimitaciones en el ejercicio de su autoridad

Alessandro Moroni, Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana

107
0
05/04/2016
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“Ha llegado el momento. Reconocemos a nuestro fundador culpable de abusos y pedimos perdón”. En medio de una profunda crisis interna, el Sodalicio de Vida Cristiana hace cuentas con un pasado lamentable. El movimiento de origen peruano, hasta hace pocos años conocido en la Iglesia por su pujanza y señalado como ejemplo de la nueva evangelización, acaba de declarar “persona non grata” a su iniciador, Luis Fernando Figari. Lo considera responsable de, al menos, un ataque sexual contra menor. Y muchos otros abusos de autoridad.

 

Sin esperar el resultado de una investigación del Vaticano, el actual superior de esa sociedad de vida apostólica, Alessandro Moroni, se dirigió a los “sodálites” y a la opinión publica a través de un video en la red social YouTube. Y lanzó tres mensajes: perdón, separación y reforma integral.

 

“Los últimos meses han sido muy duros para la familia Sodálite, porque nos han confrontado con un pasado lamentable. Un pasado que volvió como un terremoto al presente a raíz de una serie de denuncias y revelaciones periodísticas que todos hemos podido observar a través de los medios y las redes sociales”, indicó.

 

Aseguró que el Consejo Superior del Sodalicio decidió “salir al frente”, para dar a conocer su respuesta a los hechos “tan tristes y condenables” después de cinco meses de oración, reflexión y una “dura autocrítica interna”.

 

Su primer mensaje fue pedir perdón “a las víctimas de cualquier abuso y atropello” del que hayan sido objeto por parte de algún miembro, así como a los denunciantes que, “por años”, no recibieron “una respuesta contundente y satisfactoria” de parte de las autoridades de la sociedad.

 

Solicitó perdón a todos los miembros de esa obra religiosa: consagrados, laicos y fieles que vieron afectada su labor porque “sus autoridades no estuvieron a la altura de las circunstancias”. También se excusó con todos aquellos que forman parte de las obras del Sodalicio: alumnos, sus familias, beneficiarios, voluntarios, colaboradores, amigos y a la sociedad. “Perdón por habernos demorado tanto en salir a darles una explicación”, apuntó.

 

Sobre el fundador, Moroni habló de “separación”. Y precisó: “Respetamos las investigaciones que el Vaticano y la fiscalía vienen desarrollando sobre estos temas, colaboramos totalmente con ellos y a la espera de sus resultados. Pero más allá de la condena eclesiástica o judicial que merezca el fundador del Sodalicio, que respetaremos y acataremos como corresponde, no queremos dejar de dar a conocer nuestra condena moral frente a sus faltas y delitos”.

 

“Después de los testimonios recibidos, consideramos al ciudadano Luis Fernando Figari culpable de los abusos que se le imputan y lo declaramos persona ‘non grata’ para nuestra organización, que deplora totalmente sus comportamientos. Reiteramos a las autoridades del Vaticano el pedido que le hicimos personalmente al Papa Francisco, en audiencia privada en diciembre pasado, para que se decrete su inmediata separación de nuestra comunidad y finalice sus insostenible retiro espiritual en nuestras instalaciones”, añadió.

 

Además, el superior anunció el inicio de una “reforma integral”, asumiendo los errores del pasado con miras a construir un “nuevo Sodalicio”, basado en las “fortalezas del carisma recibido”, en su “gran familia” y las “buenas obras” realizadas, en el Perú y en el extranjero.

 

“Las autoridades reconocemos el pecado de no haber reaccionado de manera firme y oportuna, y estamos dispuestos a asumir la penitencia que sea necesaria para obtener el perdón de Dios, la Iglesia, nuestra familia y de toda la sociedad. Estamos seguros que con la gracia de Dios nuestra gran familia prevalecerá y saldrá adelante por encima de los errores de sus autoridades, que a partir de hoy están decididas a escribir una nueva historia”, señaló.

 

Fundada el 8 de diciembre de 1971 por Figari, entonces laico peruano, el Sodalitium Christianae Vítae fue aprobado definitivamente el 8 de julio de 1997 por el Papa Juan Pablo II como sociedad de vida apostólica. De esta institución forman parte laicos consagrados y sacerdotes.

 

Aunque las acusaciones de abuso contra el fundador y las denuncias sobre su exagerado estilo de disciplina interna datan de varios años atrás, la cúpula de esa obra las había negado sistemáticamente. Los señalamientos no tocaron sólo al fundador, también golpearon a su segundo, el histórico vicario Germán Doig.

 

Doig falleció muy joven, el 13 de febrero de 2001, habiendo desarrollado una impresionante labor social y pastoral que llevó al Sodalicio a tener presencia en los 5 continentes. Sus compañeros lo consideraban un modelo cristiano. Tanto que, tras su fallecimiento, comenzaron a investigar sobre su vida y obra con el objetivo de iniciar su proceso de beatificación.

 

En 2008 aparecieron los primeros testimonios que lo vinculaban con abusos. En 2011, los superiores anunciaron que desistían de buscar su canonización por causa de “graves indicios de inconducta moral”. Poco antes, en diciembre de 2010, Figari se apartó como guía del Sodalicio, en coincidencia con problemas de salud.

 

Las denuncias alcanzaron al propio Figari. Una judicial y otra eclesiástica. La primera reacción, del fundador y de su entorno fue de negar. Debieron pasar meses hasta que todo se desbarrancó. Y el clamor mediático explotó en octubre de 2015 tras la emisión, en la TV peruana, de un reportaje relacionado con el libro “Mitad monjes, mitad soldados”, del periodista Pedro Salinas.

 

El texto reunió los testimonios de 30 ex “sodálites” quienes revelaron abusos físicos, psicológicos e incluso sexuales a los cuales habrían sido sometidos dentro de sus comunidades. La primera reacción de los superiores al libro fue tan ambigua, que a pocos días de distancia de un primer comunicado, tuvieron que emitir un segundo. Esto después de numerosas quejas y presiones que recibieron de los propios miembros, en un contexto de profunda crisis.

 

Por esos días se conoció también que, desde abril de 2015, el Papa Francisco había determinado una investigación interna. Para conducirla la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica designó como “visitador apostólico” al obispo prelado de Chota, en Perú, Fortunato Pablo Urcey.

 

Durante varias semanas el clérigo visitó las comunidades y su labor concluyó en febrero pasado. Los resultados de sus pesquisas fueron entregados en un informe a la Santa Sede. Hasta ahora, la Congregación vaticana responsable no comunicó su decisión final. Ella debe determinar si considera culpable a Figari y establecer cuál será su futuro. Mientras no sea expulsado o mandado muy lejos, quizás a un monasterio a expiar sus culpas, él seguirá con su “retiro insostenible” en una casa de la obra por él fundada, en Roma.

 

La otra cuestión es saber qué ocurrirá con el Sodalicio todo. Si El Papa decide apoyar una renovación profunda y en qué manera, o si toma otras decisiones. En tanto eso no ocurra, la anunciada “reforma integral” estará pendiente. En espera de aprobación oficial.