Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Venezuela. Situación y perspectivas. Entrevista de Rel. Dig. al jesuita rector de la Universidad Andres Bello.

José Virtuoso sj: “Si Venezuela quiere dejar de ser un Estado fallido, toca salir de este régimen”

José Virtuoso sj: "Si Venezuela quiere dejar de ser un Estado fallido, toca salir de este régimen"

José Virtuoso sj: “Si Venezuela quiere dejar de ser un Estado fallido, toca salir de este régimen”

Para el rector de la Universidad Católica Andrés Bello, en la comunidad universitaria “el tema de la lucha por el cambio político en Venezuela, la inclusión, la atención a las víctimas, la defensa de la democracia… es fundamental”

“La gran ventaja que tenemos en Venezuela es que no padecemos todavía el mal de la indiferencia religiosa”

“Venezuela no me deja dormir. Veo esta sociedad en peligro, porque aquí la pobreza es multidimensional”

“Intentamos seguir el aliento profético de los obispos, que ha sido muy claro, y denunciar esta situación”

Rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el jesuita José Virtuoso la ha llevado a estar entre las 100 mejores de América Latina, pese a la dificultad de este esfuerzo en el contexto de la actual Venezuela, en el que “se están desmoronando” muchas cosas. Le entrevistamos para conocer los éxitos de la universidad y su postura ante la crisis venezolana, a la que ve “una salida electoral” mediante la esperanza y “la presión pacífica”.

¿La suya es la mejor universidad de Venezuela?

Decir eso es demasiado en estos tiempos, en los que hacemos un esfuerzo por sobrevivir en medio de las circunstancias del país, pero yo creo que sí. La Andrés Bello ocupa un lugar importante en el ránking de las universidades de América Latina, está entre las 100 mejores. Antes, este era un dato que yo no tomaba demasiado en cuenta, pero ahora soy consciente de que reconocer a la universidad como recinto de calidad en la formación universitaria es fruto de un esfuerzo que hacemos en medio de múltiples carencias. Esforzándonos, además, en que sea una universidad inclusiva, no solo para un grupo, sino accesible para todos. ¿Por qué inclusión? Aproximadamente el 43% de los estudiantes tiene alguna forma de ayuda económica. Estas ayudas por nuestra parte son un gran esfuerzo en una universidad de 12.000 estudiantes, que agradecemos a mucha gente solidaria: particulares, instituciones… que ciertamente ayudan con este tipo de becas.

Una universidad con mucha incidencia en el entorno

Para nosotros hay dos líneas. Una es la de todo lo que tiene que ver con la universidad en sí misma, que responda a los retos educativos de la sociedad del siglo XXI. Retos que están muy asociados a la diversificación del curriculum, a la innovación educativa, al uso de la tecnología, a la comprensión de nuestros estudiantes como ciudadanos del mundo que, como tales, quieren ser capacitados, combinando su tradicional formación universitaria con otros muchos saberes, que les posibiliten diversas competencias.

Universidad Católica Andrés Bello

“Desde nuestro Centro Social Padre Manuel Aguirre, los estudiantes y profesionales universitarios ofrecen espacios de servicio -sanitario, jurídico, administrativo…- a los desprotegidos de la sociedad”

Además de esa línea de trabajo, la otra gran preocupación es que, como bien decía Ignacio Ellacuría, no se puede formar profesionales exitosos para sociedades fracasadas. Para nosotros, la idea es profesional exitoso en una sociedad exitosa. El tema de la lucha por el cambio político en el país, por la inclusión, por la atención a las víctimas, por la defensa de la democracia… es fundamental.

Las necesidades del país

Sí. En esa línea, nos servimos de varias áreas. Una es la que tiene que ver con todo el área de investigación. La universidad sigue desarrollando investigaciones muy importantes en el área social, humanística, del Derecho, de los Derechos Humanos… Tratamos de construir, desde la potencia de lo que somos, desde la academia, propuestas para el país. Actualmente la universidad es abanderada de todos los estudios sobre la realidad social del país especialmente en materia de pobreza y de empobrecimiento de las condiciones de vida. Trabajamos prospectivamente cuáles son los grandes retos en salud, en alimentación, etc.

Jardines de la UCAB

Otro área de acción en esa línea tiene que ver con la concepción de la universidad como un espacio de encuentro. Esta es una sociedad que necesita debatir, encontrarse, orientarse. Y nada mejor que la universidad como un gran aforo público para la discusión pública.

El último gran tema es nuestra defensa de las víctimas, de los desprotegidos de toda esta tragedia social. Esto incluye la defensa de todo derecho humano, pero también todo lo que podamos hacer desde la labor asistencial. Tenemos un Centro Social importante, el Padre Manuel Aguirre, que es una iniciativa que nació hace algo más de 20 años en la universidad, con la idea de construir un parque social. Donde los profesionales y los estudiantes pudieran ofrecer, desde sus conocimientos, espacios de servicio a toda la comunidad.

¿Servicios de salud, de educación…?

Acompañamiento en todas las cuestiones, también jurídicas, de asesoría psicológica… Es algo así como una proyección de lo que es el saber de la universidad puesto al servicio de la comunidad. Realmente no conozco en América Latina una experiencia como ésta.

José Virtuoso y el cardenal Porras

José Virtuoso y el cardenal Porras

¿Es la vocación de su universidad?

Exacto, es lo que somos, algo muy nuestro. Todo esto lo hacemos desde una identidad, muy claramente marcada, de seguir a Jesús. Para nosotros, la fe en Jesús tiene que mostrarse con coherencia, tratando de vivir conforme a sus valores y haciendo del mensaje cristiano un mensaje, una palabra, acompañado de las obras. La inspiración cristiana está ahí y, dentro de ella, la profunda inspiración de la Compañía de Jesús.

¿Logran transmitirle esos valores cristianos a la gente joven de ahora, que no se muestra muy receptiva?

La gran ventaja que tenemos en Venezuela es que no padecemos todavía el mal de la indiferencia religiosa. Frente al mal del ateísmo, en Venezuela la religión católica todavía es muy practicada. Es prioritaria para aproximadamente el 76% de la población, que se declara católico. Si hablamos de cristianismo, mucho más: estaríamos hablando casi de un 86%. Lo que hay menos, como en otros países, es el cultivo de esa fe. En la universidad, el mensaje cristiano, sus valores, sí que encuentran mucha acogida. No nos encontramos esa resistencia de la que hablas en el mundo joven. Lo que nos encontramos son las dificultades propias del tiempo moderno, para asimilar ese mensaje entre otros mensajes y distracciones.

Virtuoso sj

Virtuoso sj

¿Le duele Venezuela?

Muchísimo. No me deja dormir. Veo esta sociedad en peligro. Cada día se convierte en una sociedad de mayor dolor y tragedia. En Venezuela la pobreza es multidimensional y alcanza a más de la mitad de la población. Estamos hablando de familias que no solamente tienen problemas para conseguir el ingreso necesario para vivir, sino que poseen varios problemas que agudizan esa pobreza: no tienen vivienda, están enfermos, el tema educativo… Dentro de todo ello, por estar metido, me duele mucho la educación. Este es un país donde el sistema educativo se está desmoronando cada vez más.

Cuando el sistema que había era bueno y gratuito

Las universidad del país están viviendo un momento muy malo. Por eso para nosotros pensar en la Universidad Católica como un espacio de calidad abierto a todos, es fundamental.

¿La denuncia profética que hacen ustedes, como Iglesia Católica, les expone demasiado? ¿Tienen miedo?

Sí, porque nos pone en el foco. Intentamos seguir el aliento profético de los obispos, que ha sido muy claro. La Compañía de Jesús, como orden, también se caracteriza por esa claridad… Y, en lo personal, como rector universitario me toca asumir esa bandera y llevarla adelante. Lo hacemos con todos los temores y dificultades propias de asumir posturas críticas. Nos sentimos, efectivamente, bajo riesgo y amenaza constante. Pero no puedo decir que yo haya recibido una amenaza personal y directa, como por ejemplo pasa con nuestro rector en la universidad de Nicaragua, la Católica de Managua. No he llegado a esta situación, gracias a Dios. Pero evidentemente estamos lejos de celebrar nuestra situación.

Porras, Hünermann, Luciani y Virtuoso

Porras, Hünermann, Luciani y Virtuoso

¿Qué salida propone? Los obispos hablan de elecciones libres…

En Venezuela la democracia se bloqueó. Digamos que somos una sociedad sin instituciones, sin Estado de Derecho protegido por la Constitución. Una sociedad en donde un grupo, a su propio arbitrio, controla el Estado. Somos un buen ejemplo de lo que significa un Estado fallido, donde el gobierno no hace lo que tiene que hacer.

Eso, en Europa, suena muy fuerte.

Es así. Es un Estado que, más bien, promueve el delito y vive del delito abiertamente. Entonces, en definitiva, si Venezuela quiere avanzar, toca salir de este régimen. Nuestra propuesta es que sea bajo una solución democrática. Será muy difícil, pero el arte de la política consiste en negociar, persuadir al otro, y presionar protestando. Nuestra sociedad se ha manifestado en las calles y lo sigue haciendo a pesar de la frustración y el desencanto. Hay que construir las condiciones para que haya una salida electoral. Será por etapas… Un largo camino. Pero es la tarea que tenemos hoy día en la sociedad venezolana.

Virtuoso y Porras, en Comillas

¿Evitando, por encima de todo, la violencia?

Claro: el camino de la violencia no nos lleva a ninguna parte. Ese camino no lo podemos buscar… Otra cosa es que se presente, pero nosotros no podemos pretender salir de la violencia con más violencia. Tampoco son factores exógenos los que nos van a sacar de esta crisis: los venezolanos seremos protagonistas. Pero construyendo una salida política sin violencia, a través de la presión ciudadana y la presión externa (creo que el mundo, en este sentido, se ha portado bien con Venezuela). Creo que este sería un proceso que podría funcionar. Por supuesto, con el empeño de todos nosotros.

Entonces, al final, ve cierta esperanza.

Yo sí. Soy un convencido de que esta lucha nos traerá luz. Porque en este camino hay mucha buena voluntad comprometida, muchos venezolanos que quieren el cambio y muchos países de fuera acogiendo estas propuestas. Soy optimista y tengo esperanza, aunque también soy consciente de que es un proceso difícil, que llevará su tiempo.

¿Qué le dice al padre Sosa?

Que nos siga acompañando con la ilusión de su apoyo y de sus grandes orientaciones. Que siga siendo ese líder inspirador que fue en Venezuela.

¿Y al Papa Francisco?

Que nos dé su bendición, que nos anime a seguir luchando.


Deja un comentario

El Papa ha visitado la Universidad Sofia de Tokio

El Papa: Que la universidad Sofía, cultive el amor por la naturaleza típico de la cultura asiática

El Papa en la universidad Sofía, retomó las cuatro Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús, al expresar sus deseos de la formación que deben tener los institutos de educación jesuitas. Esta universidad dijo, debe ser no sólo un centro de formación, sino también un lugar donde tome forma una sociedad mejor.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Las cuatro Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús, sirvieron de tema para el Papa al expresar sus deseos de la formación que deben tener los institutos de educación jesuitas.

“En una sociedad tan competitiva y tecnológicamente orientada, esta universidad debería ser un centro no sólo de formación intelectual, sino también un lugar donde pueda ir tomando forma una sociedad mejor y un futuro más lleno de esperanza”. Es el deseo de Francisco sobre la formación que desea se realice en la Universidad Sofía.  Y siguiendo el espíritu de su encíclica Laudato si’, pidió que esta universidad mantenga el amor por la naturaleza, tan típico de las culturas asiáticas.

En esta universidad se debería expresar “en una inquietud inteligente y previsora por la protección de la tierra, nuestra casa común”. Inquietud, dijo, que pueda amalgamarse con la promoción de una nueva episteme capaz de ampliar y cuestionar todo intento reduccionista de parte del paradigma tecnocrático.

La Universidad Sofía

La Sophia University ha estado siempre marcada por una identidad humanista, cristiana e internacional. Desde su fundación, la Universidad se ha enriquecido con la presencia de profesores de varios países, incluso a veces de países en conflicto entre sí. Sin embargo, afirmó Francisco, todos estaban unidos por el deseo de dar lo mejor a los jóvenes de Japón.

“Ese mismo espíritu perdura también en las muchas formas en las que ustedes brindan ayuda a quienes más lo necesitan, aquí y en el extranjero. Estoy seguro de que este aspecto de la identidad de vuestra Universidad se fortalecerá cada vez más, de modo que los grandes avances tecnológicos de hoy puedan ponerse al servicio de una educación más humana, justa y ecológicamente responsable”.

La educación ignaciana

El Santo Padre, pidió que la tradición ignaciana, en la que se basa Sophia, impulse a profesores y estudiantes por igual a crear una atmósfera que fomente la reflexión y el discernimiento. Ningún estudiante de esta universidad debería graduarse sin haber aprendido cómo elegir, responsable y libremente, lo que en conciencia sabe que es lo mejor, señaló y agregó: “Que en cada situación, incluso en las más complejas, se interesen por lo que en su conducta es justo y humano, cabal y responsable, decididos defensores de los vulnerables, y sean conocidos por esa integridad que tanto se necesita en estos momentos en que las palabras y las acciones a menudo son falsas o engañosas”.

Las cuatro Preferencias Apostólicas 

Mencionando las Preferencias Apostólicas Universales que propuso la Compañía de Jesús este año, Francisco recordó que dejan claro que el acompañamiento de los jóvenes es una realidad importante en todo el mundo, y que todas las instituciones ignacianas deben fomentar ese acompañamiento. Como lo demuestra el Sínodo sobre los jóvenes y sus documentos, la Iglesia universal también mira con esperanza e interés a los jóvenes de todo el mundo.

“Vuestra Universidad en su conjunto debe centrarse en los jóvenes, que no sólo han de ser receptores de una educación preparada, sino también parte de esa educación, ofreciendo sus ideas y compartiendo su visión y esperanzas para el futuro. Que vuestra Universidad sea conocida por ese modelo de intercambio y por el enriquecimiento y vitalidad que esto genera”.

La tradición cristiana y humanista de Sophia está totalmente en consonancia con otra de las preferencias que mencionó el Papa, la de caminar con los pobres y los marginados de nuestro mundo. La Universidad, enfocada en su misión, deberá estar abierta siempre a crear un archipiélago capaz de interconectar lo que social y culturalmente puede llegar a concebirse como separado. Los marginados serán creativamente involucrados e incorporados en el currículo universitario, buscando posibilitar las condiciones para que esto se traduzca en la promoción de un estilo educativo capaz de achicar brechas y distancias.

El estudio universitario de calidad, más que considerarlo el privilegio de unos pocos, tiene que ir acompañado por la conciencia de saberse servidores de la justicia y del bien común; servicio, dijo que se debe implementar en el área que a cada uno le toque desarrollar. Una causa que nos compete a todos, dijo el Papa, el consejo de Pedro a Pablo sigue siendo cierto hoy: no olvidemos a los pobres.

Visita del Papa a la Universidad de Sofía, en Tokio.

Un gracias al pueblo nipón

Por último, antes de despedirse de los presentes, el Papa agradeció a través de los jesuitas, a todo el pueblo japonés, por la amable acogida y bienvenida que le brindaron durante esta visita.

“Mi estadía en este país ha sido breve pero intensa. Agradezco a Dios y a todo el pueblo nipón por la oportunidad de poder visitar este país, que dejó una gran huella en la vida de san Francisco Javier, y donde tantos mártires dieron testimonio de su fe cristiana. A pesar de que los cristianos son una minoría, su presencia se siente. Yo mismo he sido testigo de la estima general que se tiene hacia la Iglesia Católica, y espero que este respeto mutuo pueda aumentar en el futuro. También he observado que, a pesar de la eficiencia y el orden que caracterizan a la sociedad japonesa, se percibe que se desea y se busca algo más: un hondo anhelo por crear una sociedad cada vez más humana, compasiva y misericordiosa”.

El estudio y la meditación son parte de toda cultura, y vuestra cultura japonesa está, en este sentido, orgullosa de su herencia antigua y rica. Japón, dijo,  ha podido integrar el pensamiento y las religiones de Asia en su conjunto y crear una cultura con identidad definida. La Escuela Ashikaga, que tanto impresionó a san Francisco Javier, es un ejemplo de la capacidad de la cultura japonesa para absorber y transmitir el conocimiento. Los centros de estudio, meditación e investigación, siguen desempeñando un papel importante en la cultura actual. Por esta razón, es necesario que conserven su autonomía y libertad, en aras de un futuro mejor. Puesto que las universidades siguen siendo el lugar principal en el que se capacitan los líderes futuros, es necesario que el conocimiento y la cultura en toda su amplitud inspire todos los aspectos de las instituciones educativas volviéndose cada vez más inclusivas y generadoras de oportunidad y promoción social.

Photogallery

Francisco en la Universidad de Sofía, Tokio, Japón.


Deja un comentario

Mexico: encuentro mundial de Scholas ocurrentes.

“Experiencia transformadora” en el encuentro mundial de Scholas en México

“Una oportunidad extraordinaria para conocer culturas y romper barreras”, “una revolución cultural para redescubrir el auténtico sentido de la vida”; así definen varios jóvenes “la experiencias transformadora” del encuentro mundial organizado por Scholas Occurrentes y la World ORT, en Ciudad de México.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Del 28 al 31 de octubre tuvo lugar en Ciudad de México, la cuarta edición del encuentro internacional de jóvenes organizado por Scholas Occurrentes y World ORT, fundación no gubernamental judía que se ocupa de educación y formación profesional.

Tal y como lo definen los propios paticipantes, se trata de una “experiencia transformadora” que ofrece a cientos de jóvenes y voluntarios de todo el mundo la oportunidad de “compartir culturas, pensamientos, tradiciones y formas de entender la vida”.

Promover la cultura del encuentro

Uno de los objetivos principales de esta iniciativa es promover la cultura del encuentro impulsada por el Papa Francisco, que busca “construir puentes entre las personas y no muros”, a la vez que fomenta la conexión de “aquellos puntos que tenemos en común y que por tanto nos unen”, en lugar de concentrarse en las diferencias que nos separan.

México: país anfitrión

En esta ocasión, México fue el país anfitrión de este encuentro mundial que ya se ha celebrado en el Vaticano en 2016, en Jerusalén en 2017 y en Argentina en 2018.

A través de estos audios compartidos por Scholas, conocemos cómo vivieron esta iniciativa chicos y chicas de diversos países partiendo de la idea de lograr una “auténtica revolución cultural” que “redescubra el verdadero sentido de la vida” en medio del sistema global caótico y frenético en el que la mayoría de las sociedades están sumergidas.

Scholas: encuentro mundial de jóvenes en México

Asimismo, eventos como este permiten establecer una inmensa plataforma cultural donde la fuerza de las futuras generaciones se encauza en el diálogo, la tolerancia y la fraternidad con el fin de romper todo tipo de barreras empezando por las lingüísticas, sociales y geográficas.

Video mensaje del Papa

Por su parte, el Santo Padre estuvo presente en este encuentro a través de un video mensaje que fue proyectado a los participantes durante la clausura.

 

Hablando sobre el final de la vida y el sentido de la muerte, una cuestión que los jóvenes habían debatido en las charlas y planteado al Pontífice; Francisco cuestionó “¿qué sería de este encuentro si no tuviera un final?” y “¿qué sería de esta vida sino tuviera también su final?”

“Quizás no sería un encuentro”, dijo el Papa invitando a “pensar bien en ello” y a “prestar atención a cada pequeño fin de lo cotidiano”, porque “solo una vida consciente de este instante se acaba, logra que este instante sea eterno”.

06 noviembre 2019, 16:00


Deja un comentario

Objetivos de desarrollo 2030: el programa educativo no se podrá cumplir

 

El mundo no cumplirá con los compromisos de la Agenda 2030 relacionados con la educación

Banco Mundial/Sarah Farhat
Estudiantes de educación primaria en una clase de inglés en Dar es Salaam, Tanzania.

9 Julio 2019

A menos que se implementen medidas decisivas en la próxima década, en 2030 uno de cada seis niños seguirá sin acceso a la escuela y el 40% de los menores no completará la educación secundaria, advierten las proyecciones más recientes de la UNESCO.

A casi un lustro de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyeron el compromiso de los países a garantizar la educación primaria y secundaria para todos los niños del mundo para 2030, los datos indican que, si no se refuerzan los trabajos en esa área durante los próximos diez años, el mundo se quedará en el camino y la desigualdad de oportunidades educativas persistirá.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) elaboró una serie de proyecciones en materia educativa para su discusión en el Foro Político de Alto Nivel que, desde este martes, examina  en la sede la ONU en Nueva York los avances hacia la consecución de esos Objetivos.

En el caso del Objetivo 4: “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos”, la UNESCO prevé que, de continuar la tendencia actual, llegado el plazo establecido, uno de cada seis niños entre 6 y 17 años seguirá fuera de la escuela y el 40% de los menores no terminará la educación secundaria, una cifra que llegaría al 50% en África subsahariana, donde ha disminuido el número de maestros capacitados en los últimos 20 años.

“Al ritmo que vamos, para 2030 las tasas de escolarización se estancarán en los países de renta media y caerán cerca del 30% en los países africanos francófonos. Más aún, si no se aceleran los esfuerzos, el 20% de los jóvenes y el 30% de los adultos de los países de renta baja seguirán sin saber leer, pese a que el Objetivo 4 es eliminar el analfabetismo”, señaló la UNESCO.

Aunque la Agenda 2030 pugna por no dejar a nadie atrás, sólo el 4% de la población más pobre acabará la educación media superior en los países más pobres, mientras que en los más ricos esa cifra será de 36%.

Todavía se puede corregir el rumbo

No obstante, los estimados desalentadores, el director del Informe Global de Monitoreo de la Educación, Manos Antoninis, consideró que aún se está a tiempo de corregir el camino: “Los países han interpretado las metas de educación global de forma muy diferente, lo cual es correcto ya que todos empezaron de puntos muy diferentes. Sin embargo, no deben desviarse mucho de las promesas hechas en 2015. Si ajustan ahora sus planes nacionales con esos compromisos, pueden encaminarse bien hacia el 2030”, señaló.

Cuando se adoptaron los ODS en 2015, la UNESCO identificó un déficit de 39.000 millones de dólares en el presupuesto necesario para alcanzar las metas relacionadas con la educación y advirtió que el financiamiento a ese sector había disminuido desde 2010.

La directora del Instituto de Estadísticas de esa agencia de la ONU, Silvia Montoya, subrayó que los países precisan mejorar sus datos para elaborar políticas precisas y aprovechar mejor el dinero invertido en educación. “Las estadísticas son una necesidad de todos los países, no son un lujo. Sin embargo, menos de las mitad de los países cuentan con los datos que hacen falta para monitorear el progreso hacia las metas de educación”, dijo.

Montoya agregó que se requiere más financiamiento y apoyo para que los países mejoren su registro de datos y puedan orientar mejor sus estrategias educativas.

La UNESCO también publicó este martes un análisis de las políticas que los países han implementado desde 2015 para alcanzar el Objetivo 4.

En algunos países, se ha dado prioridad a la igualdad y la inclusión. Por ejemplo, en Bolivia, se distribuyen cupones a los estudiantes indígenas; en Vietnam, se eximen las colegiaturas para la población más pobre; en Turquía, se hacen transferencias de efectivo para los niños refugiados; y en Sudáfrica, se le entrega efectivo a los niños con discapacidades intelectuales.

Además, una cuarta parte de los países evalúan el aprendizaje para reformar sus planes de estudio.

La UNESCO indicó que una de las grandes debilidades de los países es la falta de colaboración entre los distintos sectorespara mejorar la educación y citó en particular la carencia de sinergias entre la educación y los servicios de salud.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Cómo educar a los niños migrantes (UNESCO)

Los maestros precisan mejor preparación para trabajar adecuadamente con niños migrantes

20 Junio 2019

Muchos menores han sufrido traumas durante su traslado y se encuentran estresados. Los profesores se sienten abrumados en muchas ocasiones al no saber cómo tratar con ellos. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura recomienda que los maestros reciban unos conocimientos sobre cómo ayudar mejor a los estudiantes.

Los profesores que atienden a estudiantes migrantes y refugiados carecen de la preparación necesaria y es necesario dotarlos con una mejor formación, según indica un nuevo documento publicado por el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de los Refugiados que se celebra este jueves.

La UNESCO argumenta que muchos de estos menores sufrieron experiencias traumáticas antes de abandonar sus hogares, durante su travesía o en el proceso de establecerse en un nuevo entorno o país y “desarrollan estrés tóxico con consecuencias negativas que también afectan a su capacidad de aprender”.

El conflicto de larga duración en Siria sirvió como referente para la creación de un documento que busca proporcionar una mejor formación para los docentes, de manera que estos puedan ofrecer apoyo psicosocial a los menores que sufrieron situaciones traumáticas.

Un claro ejemplo de la difícil situación a la que se enfrentan los profesores, lo proporciona Jenny Caroline Herbst, maestra de una Clase de Bienvenida para recién llegados a Alemania.

“Tuve un alumno que estuvo detenido en Iraq: si le gritabas, salía corriendo de la habitación y no regresaba. No he recibido ningún tipo de formación específica. Y sí, me sentí abrumada. A menudo, los maestros no se dan cuenta de que los niños traumatizados no pueden aprender como los otros niños. Estos niños a menudo se han convertido en jefes del hogar y a menudo carecen de un entorno seguro en el que sanar su trauma”.

Las cifras recopiladas por la UNESCO señalan que, en Alemania, una quinta parte de los niños refugiados padecen trastornos de estrés postraumático, la misma situación en la que se encuentran en Noruega una tercera parte de los ciento sesenta niños no acompañados solicitantes de asilo y que proceden de Afganistán, Irán y Somalia.

Pero estos guarismos no se limitan a los menores desplazados en países de altos ingresos. Las naciones con ingresos medios y bajos también sufren las consecuencias de este fenómeno. Así, el 75% de los 331 desplazados internos en los campamentos en el sur de Darfur, en Sudán, encajaban con los criterios de diagnóstico del trastorno de estrés postraumático, y el 38% sufre depresión.

El estudio indica que, ante la falta de centros de salud, son las escuelas las que  representan un rol determinante en el restablecimiento de la sensación de estabilidad en los menores. Por eso, la UNESCO señala que los profesores “necesitan conocimientos básicos sobre los síntomas del trauma y cómo proporcionar ayuda a los estudiantes”.

En la actualidad, diversas ONG como el Comité Internacional de Rescate, iACT y Plan Internacional capacitan a los docentes, pero su alcance no es suficiente.

“Los maestros no son y nunca deben ser considerados especialistas en salud mental, pero pueden ser una fuente crucial de apoyo para los niños que sufren traumas si se les brinda la formación adecuada”, dijo Manos Antoninis, director del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo

Cinco sugerencias del informe

  • El entorno de formación ha de ser seguro, acogedor y receptivo
  • Los profesores que trabajan con estudiantes migrantes y refugiados que sufrieron traumas se encuentran con dificultades específicas y necesitan formación para enfrentarse a los retos en las aulas
  • Las acciones psicosociales demandan que los servicios de educación, salud y protección social cooperen entre ellos
  • Las intervenciones de educación social y emocional deben ser culturalmente sensibles y adaptarse a cada contexto. También deben proporcionarse a través de actividades extracurriculares
  • No debe ignorarse la participación de la comunidad y de los padres


Deja un comentario

Tercer centenario de la muerte de S. Juan Bautista de La Salle. Discurso del Papa

El Papa a Lasalianos: “Sean protagonistas de una cultura de la resurrección”

Discurso del Santo Padre a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Lasalianos, a quienes recibió en audiencia con motivo de los 300 años de la muerte de su fundador, San Juan Bautista de La Salle.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Puedan realizar con renovado vigor vuestra misión entre las jóvenes generaciones, con la audacia reformadora que caracterizó a Juan Bautista de La Salle: anunciar a todos el Evangelio de la esperanza y de la caridad. Que la Santísima Virgen los sostenga siempre y obtenga para vosotros abundantes frutos apostólicos”, lo dijo el Papa Francisco a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Lasalianos, a quienes recibió en audiencia con ocasión del Tercer centenario de la muerte de su fundador, San Juan Bautista de La Salle, la mañana de este jueves, 16 de mayo, en la Sala Clementina del Vaticano.

La Salle, pionero en el campo de la educación

En sus saludos a los representantes de la entera familia espiritual fundada por San Juan Bautista de La Salle, el Santo Padre expresó su cercanía “a todos los Hermanos de las Escuelas Cristianas que trabajan en la Iglesia con generosidad, competencia y fiel adhesión al Evangelio”. “Este importante aniversario de su Fundador – señaló el Papa refiriéndose a los 300 años de la muerte de San Juan Bautista de La Salle – es una buena oportunidad para que su Instituto destaque la figura de un pionero en el campo de la educación, que en su época ideó un sistema educativo innovador. Su ejemplo y testimonio – resaltó el Pontífice – confirman la original actualidad de su mensaje para la comunidad cristiana de hoy, iluminando el camino a seguir. Él fue un brillante y creativo innovador en la visión de la escuela, en la concepción del profesor, en los métodos de enseñanza”.

Su visión de la escuela: la educación, un derecho de todos

El Papa Francisco explicando el primer punto de innovación que el Fundador de las Escuelas cristianas realizó, dijo que, “su visión de la escuela lo llevó a madurar cada vez más su convicción de que la educación es un derecho de todos, incluso de los pobres”. Por eso no dudó en renunciar al canonicato y a su rica herencia familiar, para dedicarse enteramente a la educación de la clase social más baja. Dio vida a una comunidad de laicos para llevar adelante su ideal, convencido de que la Iglesia no puede permanecer ajena a las contradicciones sociales de los tiempos con los que está llamada a confrontarse. Fue esta convicción que lo llevó a establecer una experiencia original de vida consagrada: la presencia de educadores religiosos que, sin ser sacerdotes, interpretaran de manera nueva el papel de ‘monjes laicos’, sumergiéndose totalmente en la realidad de su tiempo y contribuyendo así al progreso de la sociedad civil.

Una nueva concepción del profesor: una misión

Asimismo, el Santo Padre dijo que el segundo punto de innovación de San Juan Bautista de La Salle, nació del contacto diario con el mundo de la escuela. Allí desarrolló la conciencia de encontrar una nueva concepción del profesor. “Estaba convencido, de hecho, de que la escuela era una realidad seria, para la cual la gente necesitaba estar adecuadamente preparada; pero tenía ante sus ojos todas las carencias estructurales y funcionales de una institución precaria que necesitaba orden y forma. Entonces – señaló el Pontífice – intuyó que la enseñanza no puede ser sólo un trabajo, sino que es una misión”. Por lo tanto, agregó el Papa, se rodeó de gente adecuada a la escuela popular, inspirada en el cristianismo, con aptitud y dones naturales para la educación. Dedicó todas sus energías a su formación, convirtiéndose en un ejemplo y un modelo para ellos, que tenían que ejercer al mismo tiempo un servicio eclesial y social, y trabajando con ahínco para promover lo que él llamaba la “dignidad del maestro”.

Reformas audaces de los métodos de enseñanza

Además, comentando el tercer punto de innovación del Fundador de las Escuelas cristianas, el Papa Francisco precisó que, en el intento por dar respuestas concretas a las exigencias de su tiempo en el campo de la escuela, Juan Bautista de La Salle emprendió reformas audaces de los métodos de enseñanza. “En esto se sintió conmovido por un extraordinario realismo pedagógico. Sustituyó el latín por el francés, que normalmente se utilizaba en la enseñanza; dividió a los alumnos en grupos de aprendizaje homogéneos con miras a un trabajo más eficaz; estableció seminarios para profesores del campo, es decir, para jóvenes que querían ser profesores sin formar parte de ninguna institución religiosa; fundó escuelas dominicales para adultos y dos pensionados, una para delincuentes juveniles y otra para la recuperación de los prisioneros”. Soñaba con una escuela abierta a todos, por lo que no dudó en abordar incluso las necesidades educativas más extremas, introduciendo un método de rehabilitación a través de la escuela y el trabajo.

Profundizar e imitar su pasión por los últimos

“Queridos hijos espirituales de Juan Bautista de La Salle – alentó el Papa – los exhorto a profundizar e imitar su pasión por los últimos y descartados. En el surco de su testimonio apostólico, sean protagonistas de una ‘cultura de la Resurrección’, especialmente en aquellos contextos existenciales en los que prevalece la cultura de la muerte. No se cansen de ir en busca de aquellos que se encuentran en las modernas ‘tumbas’ del desconcierto, de la degradación, la dificultad y la pobreza, para ofrecer esperanza para una nueva vida. El impulso de la misión educativa que hizo de vuestro Fundador un maestro y un testigo para tantos de sus contemporáneos, y su enseñanza, puede todavía hoy alimentar vuestros proyectos y vuestra acción”.

Trabajar con generosidad en la nueva evangelización

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco destacó la figura de San Juan Bautista de La Salle, como “un don para la Iglesia y un precioso estímulo para vuestra Congregación, llamada a una renovada y entusiasta adhesión a Cristo. Mirando al Divino Maestro – precisó el Papa – pueden trabajar con mayor generosidad al servicio de la nueva evangelización en la que está comprometida hoy toda la Iglesia. Las formas de anunciar el Evangelio deben adaptarse a las situaciones concretas de los diferentes contextos, pero esto implica también un esfuerzo de fidelidad a los orígenes, para que el estilo apostólico propio de vuestra Familia religiosa pueda seguir respondiendo a las expectativas de la gente”.


Deja un comentario

Fuerte discurso social del Papa a estudiantes y profesores de Milán.

Papa: quien vende armas tiene en su conciencia la muerte de tantos niños

Una cultura de diálogo basada en la identidad y abierta a los demás, sistemas económicos injustos y la venta de armas que provoca la muerte de tantas personas, el acoso, el “corazón racista” y la cultura de la indiferencia. El Santo Padre tocó muchos temas en su discurso a los estudiantes y profesores del Instituto San Carlos de Milán, a quienes recibió en audiencia en el 150° aniversario de su fundación

Ciudad del Vaticano

La celebración y la gran alegría, tal como suelen ser los encuentros del Papa con los jóvenes, caracterizaron esta audiencia, en el Aula Paolo VI de la Ciudad del Vaticano, unas 2.600 personas, a quienes el Pontífice se dirigió mediante una reflexión articulada en forma de respuestas a cuatro preguntas.

El Instituto, fundado en 1869, cuenta en la actualidad con 1.950 alumnos y 220 profesores, y ofrece el IB Diploma Programme, un título reconocido a nivel internacional, válido para el acceso a la Universidad. Desde 1985 también acoge a las chicas y entre sus conocidos alumnos se destacan Achille Ratti, quien se convertirá en el Papa Pío XI, y Ludovico Necchi, una de las figuras que contribuyeron a fundar la Universidad Católica del Sagrado Corazón.

También estuvo presente en esta audiencia Monseñor Paolo Martinelli, Obispo auxiliar de Milán. En el saludo inicial del rector, el Padre Alberto Torriani, recordó con emoción los frutos de esta escuela que durante la Segunda Guerra Mundial custodió a tantas personas perseguidas.

Dios no hace diferencias entre las personas

El Papa abarcó diferentes campos relacionados con la cuestión de la juventud. Desde el momento de la respuesta a la primera pregunta sobre por qué Dios parece hacer preferencias, Francisco entró resueltamente en el misterio del sufrimiento. “Dios no hace diferencias”, “las hacemos nosotros”, tanto con sistemas económicos injustos como con armas, explicó.

Adriano, un joven estudiante que pasó un tiempo trabajando como voluntario en el Perú, había hablado del impresionante sufrimiento que había conocido: muchachas de su edad que han sufrido violencia por parte de sus padres o de extraños y que se han convertido en madres; niños y familias enteras sin hogar; niños asesinados y despojados de sus órganos.

En respuesta, el Papa se inspiró en Dostoevskji: “¿Por qué sufren los niños?”. “Hay preguntas que no tienen ni tendrán respuestas”, dijo. No hay “respuestas pre-envasadas”. Y para hacerlo comprender Francisco recordó que los niños cuando llegan a la edad del “por qué” no escuchan la respuesta sino que, en realidad, buscan, por su falta de seguridad, la mirada de la mamá o del papá, que les da la fuerza para ir adelante. “La mirada de un hombre que se ha convertido en papá, de una mujer que se ha convertido en mamá, no se compra en los negocios”, afirmó el Santo Padre. Y recordó que “es la grandeza de la fecundidad la que te hace crecer, y las preguntas que no tienen respuestas los harán crecer en el sentido del misterio”. Por lo tanto, reafirmó que somos nosotros “con un sistema económico injusto los que hacemos la diferencia, “¡hacer que los niños estén hambrientos!”.

Y añadió: “Ah, Papa, no sabía que usted fuera comunista”, podría decirme alguien… ¡No! Esto nos lo ha enseñado Jesús y cuando iremos allí, ante Jesús, nos dirá: gracias, porque estaba hambriento y me diste de comer. Y a aquellos que con este sistema matan de hambre a los niños y a la gente, les dirá: no, tú vete, porque estaba hambriento y ni me miraste”. Es algo bueno, añadió, esto de las diferencias, ir con este protocolo sobre el cual nosotros seremos juzgados. Mateo 25. Nosotros hacemos las diferencias.

También les dijo a los estudiantes: “Estoy seguro de que todos ustedes quieren la paz”. “¿Y por qué, padre, hay tantas guerras?” en Yemen, pensemos, o en Siria, en Afganistán, los países de la guerra… ¿Por qué? Si ellos no tuvieran armas, no harían la guerra. Pero, ¿por qué hacen la guerra? Porque nosotros, la rica Europa, EEUU, venden las armas para matar a los niños, para matar a la gente. ¡Somos nosotros los que hacemos las diferencias! Y esto ustedes deben decirlo claramente, en la cara, sin miedo”.

El Pontífice afirmó además que “sobre la conciencia de un pueblo que fabrica armas y las vende está la muerte de cada niño, de cada persona, está la destrucción de las familias”.  Y dijo que en el mundo hay más de novecientos millones de minas antipersonales. Y que cuando un pobre campesino va a trabajar la tierra, morirá o quedará mutilado. Y que esto no lo ha hecho Dios, “tú lo has hecho, nosotros, mi patria, mi país”, subrayó recordando la experiencia de un joven ingeniero en el Sínodo: había ganado la candidatura para trabajar en una fábrica donde se hacían armas, pero no quiso poner sus manos y su inteligencia para hacer cosas que habrían matado a otros.

Anche el acoso es una declaración de guerra

El Papa comentó que “éstos son los jóvenes valerosos de los que nosotros tenemos necesidad y a continuación se refirió a la vida concreta de los jóvenes con el ejemplo del acoso.

“Hablemos de la escuela, de tu clase. Cuando llega un niño, un muchacho, tal vez un poco petulante, que no sabe jugar. ¿Quién es el que inventa y organiza el acoso? ¿Es  Dios? ¡Son ustedes! Y cada vez que ustedes acosan, cada vez, ustedes con esto hacen una declaración de guerra. Todos nosotros tenemos dentro la semilla de la destrucción de los demás. Porque tenemos siempre esa tendencia a hacer diferencias y a enriquecernos con la pobreza de los demás.

Se necesita identidad para una cultura de diálogo

El Papa Francisco también les dijo a los estudiantes y profesores de este Instituto milanés que no se puede hacer una cultura de diálogo “si no tenemos identidad”, es decir, sin conocer la propia pertenencia a un pueblo. Pero añadió que hay que estar atentos a la tentación de  hacer “una cultura de los muros” y a la cultura de la indiferencia. Es la síntesis de cuanto respondió a la segunda pregunta, de una profesora, Silvia, que se interrogaba acerca de cómo transmitir de la mejor manera posible a los estudiantes los valores enraizados en la cultura cristiana y, al mismo tiempo aconsejarlos con la educción al encuentro con las demás culturas.

Atentos ante el corazón racista

El Pontífice también aludió a la dimensión esencial que es la de no tener miedo del encuentro con el otro, de la multietnicidad, de la multiculturalidad. Y afirmando que el agua destilada es la cosa más pura, pero de la que no se siente el sabor y no sirve para beber, Francisco dijo que no hay que tener miedo de los migrantes.

De ahí que haya exhortado a los profesores a ayudar a los jóvenes a crecer en la “cultura del encuentro”, a ser capaces de encontrarse con gente diversa, confrontándose con las diferencias.

La cultura de la indiferencia genera integrismos

También recordó que cultura de la indiferencia genera integrismos. Y dijo que en el mundo occidental ha crecido tanto otra cultura: la de la indiferencia, “una tiranía”, que proviene del relativismo.

Enseñar e iniciar procesos, y no a ocupar espacios

Además les dijo que para ser buenos maestros hay que “poner toda la carne en el fuego”, es decir jugándose todo de sí mismos. En su tercera respuesta a un maestro de apoyo, el Papa recordó algunas características fundamentales para ser un buen educador: ofrecer el testimonio, puesto que para educar es imprescindible. Y después el amor, la capacidad de acariciar a las almas, con la paciencia de la persuasión. Y, sobre todo, recordar que “educar es introducir en la vida, y la grandeza de la vida es iniciar procesos”.

Los jóvenes deben ir adelante en grupo

Por último, respondiendo a la pregunta de una madre, el Obispo de Roma exhortó a estar cerca, sobre todo de los niños más pequeños. Y a los jóvenes, en cambio, enseñarles a caminar, no solos, sino en grupo. En fin, a los educadores cuando los jóvenes del último curso se van definitivamente y, sobre todo, a los padres cuando los hijos se casan, el Papa les recordó lo que los psicólogos llaman “el síndrome del nido vacío”. “No tengan miedo de la soledad – les dijo – es una soledad fecunda, porque los hijos están haciendo otros nidos, culturales, científicos, sociales. El nido en la familia se llenará con nietos”, concluyó Francisco.

Escuche el informe