Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Angelina Jolie, (ONU), en la frontera entre Colombia y Venezuela

Angelina Jolie elogia la humanidad y los esfuerzos de Colombia con los refugiados y migrantes venezolanos

ACNUR / Andrew McConnell
Angelina Jolie habla con Ester Barboza, una joven ciega que tuvo que irse de su país por falta de cuidados médicos. Rioacha, Colombia.

9 Junio 2019

Tras el anuncio este viernes por parte de la Agencia de la ONU para los Refugiados de que la cifra de migrantes y refugiados venezolanos ya es de cuatro millones, la enviada especial de la Agencia, Angelina Jolie, visitó este viernes la frontera entre Colombia y Venezuela.

Al finalizar una visita de dos días, Jolie elogió el sábado la humanidad y valentía mostrada por el pueblo colombiano con los refugiados venezolanos en una emotiva declaración.

La enviada de ACNUR recordó que Colombia alberga a 1,3 millones de refugiados venezolanos y que otros 3,3 millones cruzan la frontera temporalmente en busca de  suministro y asistencia básica.

El impacto en los servicios públicos

En consecuencia, indicó que el impacto en los servicios públicos colombianos “es abrumador”, con muchos hospitales fronterizos proporcionando cuidados médicos de emergencia “al mismo número de venezolanos, como de colombianos”, y que se ha duplicado el numero de estudiantes en muchas escuelas.

Asimismo, recordó que ante esta situación Colombia mantiene la frontera abierta y que hace todo lo que está a su alcance “para absorber a este inusitado número de personas desesperadas”.

Al mismo tiempo, rememoró que tras vivir cincuenta años de guerra los colombianos conocen en primera persona los efectos del desplazamiento  y destacó la fragilidad del Acuerdo de Paz alcanzado en el país sudamericano hace menos de tres años.

“Es extraordinario que un país que por sí mismo enfrenta tantos y tan grandes desafíos haya mostrado tanta humanidad y esté haciendo estos esfuerzos para salvar vidas. Quiero reconocer esta valentía, fortaleza y resiliencia del pueblo colombiano”, destacó.

A continuación resaltó que la inmensa mayoría de las personas “desarraigadas en el mundo” optan por desplazarse dentro de sus fronteras o en países limítrofes, como el caso de los venezolanos en Colombia, y que menos del 1% de todos los refugiados son reasentados en naciones occidentales.

Los más generosos, los que menos tienen

“Si miramos alrededor del mundo, con frecuencia parece que aquellos que menos tienen son los que más dan”, razonó.

Tras el anuncio el pasado viernes de que el número de migrantes y refugiados venezolanos había superado los cuatro millones, Jolie destacó que la Agencia de la ONU y sus socios humanitarios han recibido menos de la cuarta parte – el 21%- de los fondos solicitados en el llamamiento humanitario lanzado por ACNUR el pasado mes de diciembre.

“Los países que los reciben, como Colombia, están tratando de gestionar una situación inmanejable, con recursos insuficientes. Pero ni ellos, ni los actores humanitarios, como ACNUR, han obtenido los fondos que necesitan para seguirle el paso a este flujo y, aun así, están haciendo todo lo que pueden. Este no es solamente el caso de la crisis de Venezuela.  Este escenario de números que aumentan y fondos que disminuyen se replica a nivel internacional”.

Del mismo modo, denunció que el debate político se centra cada vez más en las medidas que algunos gobiernos “ya no están dispuestos” a llevar a cabo, como la recepción de refugiados o solicitantes de asilo o la financiación de los llamamientos y operaciones de las Naciones Unidas.

“La respuesta humana es no cerrar los ojos. Es reconocer a tus hermanos y hermanas y su sufrimiento. Es trabajar para alcanzar soluciones, sin importar que tan difícil sea.”

Por último apeló al sentido de humanidad y racionalidad de las personas “que no temen asumir responsabilidades y mostrar liderazgo”.


Deja un comentario

Son cuatro millones los migrantes y refugiados de Venezuela.

Angelina Jolie elogia la humanidad y los esfuerzos de Colombia con los refugiados y migrantes venezolanos

ACNUR
Los venezolanos arriesgan sus vidas para buscar ayuda en Colombia.

9 Junio 2019

Tras el anuncio este viernes por parte de la Agencia de la ONU para los Refugiados de que la cifra de migrantes y refugiados venezolanos ya es de cuatro millones, la enviada especial de la Agencia, Angelina Jolie, visitó este viernes la frontera entre Colombia y Venezuela.

Al finalizar una visita de dos días, Jolie elogió el sábado la humanidad y valentía mostrada por el pueblo colombiano con los refugiados venezolanos en una emotiva declaración.

La enviada de ACNUR recordó que Colombia alberga a 1,3 millones de refugiados venezolanos y que otros 3,3 millones cruzan la frontera temporalmente en busca de  suministro y asistencia básica.

El impacto en los servicios públicos

En consecuencia, indicó que el impacto en los servicios públicos colombianos “es abrumador”, con muchos hospitales fronterizos proporcionando cuidados médicos de emergencia “al mismo número de venezolanos, como de colombianos”, y que se ha duplicado el numero de estudiantes en muchas escuelas.

Asimismo, recordó que ante esta situación Colombia mantiene la frontera abierta y que hace todo lo que está a su alcance “para absorber a este inusitado número de personas desesperadas”.

Al mismo tiempo, rememoró que tras vivir cincuenta años de guerra los colombianos conocen en primera persona los efectos del desplazamiento  y destacó la fragilidad del Acuerdo de Paz alcanzado en el país sudamericano hace menos de tres años.

“Es extraordinario que un país que por sí mismo enfrenta tantos y tan grandes desafíos haya mostrado tanta humanidad y esté haciendo estos esfuerzos para salvar vidas. Quiero reconocer esta valentía, fortaleza y resiliencia del pueblo colombiano”, destacó.

A continuación resaltó que la inmensa mayoría de las personas “desarraigadas en el mundo” optan por desplazarse dentro de sus fronteras o en países limítrofes, como el caso de los venezolanos en Colombia, y que menos del 1% de todos los refugiados son reasentados en naciones occidentales.

Los más generosos, los que menos tienen

“Si miramos alrededor del mundo, con frecuencia parece que aquellos que menos tienen son los que más dan”, razonó.

Tras el anuncio el pasado viernes de que el número de migrantes y refugiados venezolanos había superado los cuatro millones, Jolie destacó que la Agencia de la ONU y sus socios humanitarios han recibido menos de la cuarta parte – el 21%- de los fondos solicitados en el llamamiento humanitario lanzado por ACNUR el pasado mes de diciembre.

“Los países que los reciben, como Colombia, están tratando de gestionar una situación inmanejable, con recursos insuficientes. Pero ni ellos, ni los actores humanitarios, como ACNUR, han obtenido los fondos que necesitan para seguirle el paso a este flujo y, aun así, están haciendo todo lo que pueden. Este no es solamente el caso de la crisis de Venezuela.  Este escenario de números que aumentan y fondos que disminuyen se replica a nivel internacional”.

Del mismo modo, denunció que el debate político se centra cada vez más en las medidas que algunos gobiernos “ya no están dispuestos” a llevar a cabo, como la recepción de refugiados o solicitantes de asilo o la financiación de los llamamientos y operaciones de las Naciones Unidas.

“La respuesta humana es no cerrar los ojos. Es reconocer a tus hermanos y hermanas y su sufrimiento. Es trabajar para alcanzar soluciones, sin importar que tan difícil sea.”

Por último apeló al sentido de humanidad y racionalidad de las personas “que no temen asumir responsabilidades y mostrar liderazgo”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

España: graves deficiencias, según los jesuitas, en los CIE para inmigrantes.

Más del 68% de las personas internadas en Centros de Internamientos de Extranjeros en España son de nacionalidad marroquí o argelina. Más del 68% de las personas internadas en Centros de Internamientos de Extranjeros en España son de nacionalidad marroquí o argelina.   (ANSA)

Según el SJM, en España hay discriminación de origen hacia los migrantes

El Servicio Jesuita a Migrantes denuncia la fuerte discriminación de origen que sufren las personas internadas en los Centros de Internamientos de Extranjeros en España.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

“Más del 68% de las personas internadas en Centros de Internamientos de Extranjeros en España eran de nacionalidad marroquí o argelina. Por el contrario, los migrantes de origen subsahariano o asiático no han sido internadas en CIE sino en Centros de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) y de ahí a recursos de acogida humanitaria”. Son los datos recogidos en el nuevo informe del Servicio Jesuita a Migrantes en el que se analiza el trato diferencial que se ha prestado a los migrantes llegados a España durante el pasado 2018. En su informe, el SJM denomina a este trato diferencial “Discriminación de Origen” y aseguran que desde las primeras 72 horas ya se pueden observar indicios de trato discriminatorio hacia las personas de origen magrebí.

Los CIE: espacios de sufrimiento y violencia

Según un equipo del SJM que durante el año pasado visitó diferentes Centros de Internamientos de Extranjeros en el territorio español, en estos centros se aprecian “situaciones de vulnerabilidad” y “graves episodios de violencia”. Además de vulneraciones de derechos básicos, tales como “falta de detección de menores de edad y a personas con enfermedades de carácter físico y mental, carencias en la asistencia legal y de interpretación de idioma, limitaciones en el uso de comunicaciones, tratos degradantes y vejatorios y dificultades y trabas en el acceso a las solicitudes de asilo”.

El SJM pide el fin del internamiento y el cierre de los CIE

Frente a esto, el Servicio Jesuita a Migrantes pide “poner fin al internamiento y la privación de libertad y “el cierre de los CIE”, y exhorta a la búsqueda de alternativas “más humanas” que faciliten procesos de integración social.


Deja un comentario

El pacto mundial sobre migración. Què es y a qué obliga.

Pacto Mundial sobre Migración: ¿a qué obliga y qué beneficios tiene?

PMA / Jonathan Dumont
Las “trochas” son cruces ilegales en la frontera entre Colombia y Venezuela. En esta imagen, venezolanos cruzan un río cerca de Cúcuta, en Colombia en septiembre de 2018.

5 Diciembre 2018

La inmensa mayoría de los países miembros de la ONU adoptarán en Marrakech el primer acuerdo global para ayudar a aprovechar los beneficios de la migración y proteger a los inmigrantes indocumentados. Una docena de países se han desvinculado del texto, que ellos mismos acordaron, a pesar de que el documento no es vinculante y respeta la soberanía de los Estados. Aquí explicamos en qué consiste el pacto y qué está en juego.

La ONU ha convocado una conferencia en Marrakech el 10 y 11 de diciembre para adoptar formalmente un pacto que busca hacer la migración más segura y digna para todos.

El texto del acuerdo, cuyo nombre oficial es Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, fue acordado por todos los Estados miembros de la ONU, con la excepción de Estados Unidos, en julio en la Asamblea General.

Desde entonces, varios países se han desvinculado del texto a pesar de que no es legalmente vinculante y respeta la soberanía de los Estados para gestionar sus fronteras y sus políticas migratorias. El documento reconoce que, para aprovechar los beneficios de la inmigración y mitigar los riesgos y los retos que conlleva, hace falta mejorar la colaboración entre países.

Con más de 68 millones de personas que se han visto forzadas a desplazarse, los migrantes y refugiados recientemente han ocupado titulares en todo el mundo: desde la crisis de refugiados en Europa, a las caravanas de migrantes que viajan de Centroamérica a la frontera sur de Estados Unidos.

Esto es lo que necesitas saber antes de la conferencia de Marrakech que comienza el lunes:

¿Qué es el Pacto Mundial sobre Migración?

El Pacto Mundial sobre Migración, acordado el pasado 13 de julio, es el primer acuerdo global para ayudar a aprovechar los beneficios de la migración y proteger a los inmigrantes indocumentados.

Se trata del primer intento para gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional. “Refleja el entendimiento común de los Gobiernos de que la migración que cruza fronteras es, por definición, un fenómeno internacional y que para gestionar con efectividad esta realidad global es necesaria la cooperación para ampliar el impacto positivo para todos”, apuntó el Secretario General, António Guterres.

El pacto se estructura en torno a 23 grandes objetivos. Entre esas metas, hay algunas genéricas como la cooperación para abordar las casusas que motivan la migración o mejorar las vías de migración legal. Pero también hay compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes sólo como última opción o reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación en sus países de destino.

Los Estados se comprometen también a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, con misiones de búsqueda y rescate, y garantizando que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter “exclusivamente humanitario”.

Además, los Gobiernos prometen garantizar un regreso “seguro y digno” a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes se enfrentan a un “riesgo real y previsible” de muerte, tortura u otros tratos inhumanos.

 

¿Si un país lo firma, a qué obliga?

El acuerdo no es vinculante y deja claro que cada Estado es soberano para determinar sus propias políticas en este ámbito. Es un marco para cooperar y lograr los objetivos que los propios países acordaron dos años antes en la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes.

El anterior presidente de la Asamblea General Miroslav Lajčák destacó, en julio, que el pacto “no incentiva la migración y no trata de impedirla”. El documento “no dicta, no impone y respecta totalmente la soberanía de los Estados”, puede proporcionar “una nueva plataforma de cooperación” y es un recurso para “encontrar el equilibrio entre los derechos de las personas y la soberanía de los Estados”.

Poner en marcha el pacto, explicó, supone cambiar “del modo reactivo al proactivo”.

¿Entonces, por qué algunos países ahora lo rechazan?

Hasta ahora, Estados Unidos, Austria, Hungría, Polonia, Estonia, Bulgaria, República Checa, Israel, Australia y República Dominicana se han desmarcado. Algunos han argumentado que es incompatible con su soberanía o que podría tener un efecto de incitación de la inmigración ilegal.

La representante especial para la migración internacional, Louise Arbour, que presidirá la conferencia de Marrakech, recuerda que “todos estos países estaban en la mesa cuando se adoptó el Pacto Mundial” y considera que “su política exterior y el espíritu del multilateralismo se ven muy seriamente afectados” si se desvinculan de un documento que acordaron hace unos pocos meses. “Creo que deja muy mal a los que participaron en lo que fueron negociaciones reales. Consiguieron concesiones de otros. Defendieron sus intereses durante seis meses en los que uno asume que estaban recibiendo instrucciones de sus capitales, así que es muy decepcionante ver este tipo de revés poco después de que se acordara el texto”, señala.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, también se ha declarado “muy decepcionada” y piensa que lo que pasa hoy es que muchos líderes, en lugar de dirigir y dar ejemplo prefieren mirar las encuestas para ver si la gente teme a la inmigración”.

Aún así, Arbour recuerda que “una abrumadora mayoría de los Estados miembros de la ONU apoyan este proyecto cooperativo”.

OIM

 

Inmigrante legal, ilegal, refugiado… ¿Cuál es la diferencia?

El pacto y la Conferencia de Marrakech se centran en los migrantes. La migración legal, o regular, se refiere a las personas que entran o se quedan en un país del que no son ciudadanos a través de canales legales. “Su posición en el país es conocida por el Gobierno y están en conformidad con las leyes y regulaciones”, explica Louise Arbour. “La gran mayoría de la gente que cruza una frontera lo hace a través de canales regulares”, por ejemplo, con una visa de estudiante o de trabajo o a través de procesos de reunificación familiar.

La migración ilegal “es la situación de las personas que están en un país y cuyo estatus no está en conformidad con los requisitos nacionales”. La mayoría de los inmigrantes indocumentados ha entrado al país de forma legal, por ejemplo, con una visa de turista, y se quedaron cuando caducó. “Pueden ser regularizados y, si no, necesitan volver a su país de origen”, puntualiza Arbour.

Los refugiados son personas que se encuentran fuera de su país de origen por temor a la persecución, al conflicto, la violencia generalizada, u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público y, en consecuencia, requieren protección internacional. La definición de refugiado se puede encontrar en la Convención de 1951 y en los instrumentos regionales relativos a los refugiados, así como en el Estatuto del ACNUR.

¿Por qué escucho tantas historias negativas sobre los inmigrantes?

Hay varias creencias erróneas muy extendidas sobre la migración. Por ejemplo, que es un fenómeno del sur al norte, de países pobres hacia los ricos. “En realidad la mayor parte de la migración es sur-sur, intrarregional”, explicó a Noticias ONU, Juan José Gómez Camacho, el embajador de México ante la ONU, que lideró la negociación junto a su homólogo suizo. “En América Latina un 60% de la migración se produce dentro de la región, en África es un 75%”, especificó.

Otro mito es que los países de origen de los migrantes son los que se benefician más de su trabajo en el extranjero. “Los migrantes hacen una contribución económica extraordinaria en los países donde están trabajando. Las remesas, tan importantes como son para algunos países, solo representan un 15% de los ingresos del migrante; el otro 85% se queda en el país de destino”, aclaró Gómez Camacho.

En el mundo, existen 250 millones de migrantes, que representan un 3,4% de la población mundial. Sin embargo, contribuyen un 9% del PIB mundial, con casi 7 trillones de dólares al año.

OIM/Amanda Nero

 

¿Qué está en juego con la aprobación de este pacto?

Los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones muestran que en lo que va de año 3,341 personas han muerto o desaparecido en las rutas migratorias de todo el mundo, la mayoría en el Mediterráneo, donde 2133 personas se han ahogado intentando cruzar para alcanzar las costas europeas.

La migración es cada vez más difícil. La OIM destacó por ejemplo un incidente en el que el barco pesquero español ‘Nuestra Madre Loreto’, “estuvo varado en el mar durante una semana después de rescatar a 12 migrantes que salieron de Libia en un bote inflable. Ningún país europeo les permitía atracar en sus puertos. Finalmente desembarcaron en el puerto de Haywharf, en La Valeta, según informó el periódico ‘Times of Malta. El mismo medio asegura que el Gobierno maltés trata ahora de acordar el reparto de estos inmigrantes con otros países como España.

Sin embargo, muchos países necesitan trabajadores extranjeros. “La demografía sugiere que, si quieren mantener su nivel económico actual o incluso hacer crecer la economía, tendrán que recibir a extranjeros bien formados que cumplan con la demanda del mercado laboral del país”, señaló Arbour. “Fomentar una cultura de exclusión en este caso es contra productivo”.

Entonces, ¿cómo se puede regular la migración para que funcione para todos? El Pacto Mundial de Migración está precisamente diseñado para ello, con medidas nacionales, regionales e internacionales.  “No hay duda de que veremos una mejora en la recogida de los beneficios de la migración y, lo que es muy importante, una reducción de los aspectos negativos como la migración irregular, la gente moviéndose de forma caótica y peligrosa”, dice la representante especial.

Arbour cree que si se adopta el pacto veremos “una gran mejora en los aspectos de desarrollo, humanitarios y en los beneficios económicos que la migración puede producir si todo se aborda de una forma cooperativa”.

Si siempre ha habido migraciones, ¿por qué hay que preocuparnos ahora?

Es cierto que la migración no es un fenómeno nuevo, pero en los últimos años, el número de migrantes ha crecido mucho y se prevé que siga haciéndolo debido al cambio climático, explica Arbour.

“Hoy el 3,4% de la población es migrante. En el año 2000 era un 2,7%”, dijo. “Es un fenómeno que hasta ahora ha aumentado. ¿Seguirá creciendo? Si miramos a la demografía y otros factores, como el cambio climático, sí, se espera que veamos a más gente en tránsito”.

¿De qué tenemos que estar pendientes durante la conferencia?

El 10 de diciembre, la Declaración Universal de los Derechos Humanos cumple 70 años y se ha organizado un evento conmemorativo al que asistirán el Secretario General, Antonio Guterres; la presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa; y la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Además, Guterres lanzará la Red de Migración que agrupará a todas las agencias de la ONU que, tienen la migración como parte de su mandato. Estará liderada por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), pero también formará parte la Oficina contra la Droga y el Delito (UNODC), que se encarga del tráfico de personas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR).

Para seguir la aprobación del pacto y todos los eventos visita la página de la conferencia, y sigue nuestras noticias en la weby en nuestras cuentas de Twitter y Facebook. Puedes participar en la conversación con la etiqueta #PorLaMigración.

regular”, señaló.

23 objetivos

El marco de cooperación que establece el Pacto se basa sobre los siguientes 23 Objetivos para la migración segura, ordenada y regular

  1. Recopilar y utilizar datos exactos y desglosados para formular políticas con base empírica
  2. Minimizar los factores adversos y estructurales que obligan a las personas a abandonar su país de origen
  3. Proporcionar información exacta y oportuna en todas las etapas de la migración
  4. Velar por que todos los migrantes tengan pruebas de su identidad jurídica y documentación adecuada
  5. Aumentar la disponibilidad y flexibilidad de las vías de migración regular
  6. Facilitar la contratación equitativa y ética y salvaguardar las condiciones que garantizan el trabajo decente
  7. Abordar y reducir las vulnerabilidades en la migración
  8. Salvar vidas y emprender iniciativas internacionales coordinadas sobre los migrantes desaparecidos
  9. Reforzar la respuesta transnacional al tráfico ilícito de migrantes
  10. Prevenir, combatir y erradicar la trata de personas en el contexto de la migración internacional
  11. Gestionar las fronteras de manera integrada, segura y coordinada
  12. Aumentar la certidumbre y previsibilidad de los procedimientos migratorios para la adecuada verificación de antecedentes, evaluación y derivación
  13. Utilizar la detención de migrantes solo como último recurso y buscar otras alternativas
  14. Mejorar la protección, asistencia y cooperación consulares a lo largo de todo el ciclo migratorio
  15. Proporcionar a los migrantes acceso a servicios básicos
  16. Empoderar a los migrantes y las sociedades para lograr la plena inclusión y la cohesión social
  17. Eliminar todas las formas de discriminación y promover un discurso público con base empírica para modificar las percepciones de la migración
  18. Invertir en el desarrollo de aptitudes y facilitar el reconocimiento mutuo de aptitudes, cualificaciones y competencias
  19. Crear las condiciones necesarias para que los migrantes y las diásporas puedan contribuir plenamente al desarrollo sostenible en todos los países
  20. Promover transferencias de remesas más rápidas, seguras y económicas y fomentar la inclusión financiera de los migrantes
  21. Colaborar para facilitar el regreso y la readmisión en condiciones de seguridad y dignidad, así como la reintegración sostenible
  22. Establecer mecanismos para la portabilidad de la seguridad social y las prestaciones adquiridas
  23. Fortalecer la cooperación internacional y las alianzas mundiales para la migración segura, ordenada y regular


Deja un comentario

Aspectos positivos de la diversidad social y cultural. (ONU)

La diversidad social y cultural es una riqueza y no una amenaza

ONU Viena/Nikoleta Haffar
El Secretario General de la ONU junto al mensajero de la paz, el chelista Yo Yo Ma, durante el Día de Acción en Viena.

27 Mayo 2019

Desde Viena, Austria, el Secretario General de la ONU  hizo un llamado a apoyar la diversidad en vista del creciente apoyo de las elecciones parlamentarias europeas a partidos que favorecen acciones nacionalistas y antiinmigrantes. Además, se reunió con la activista sueca Greta Thunberg y reiteró la importancia de la lucha contra el cambio climático.

Así como una orquesta bien afinada, las sociedades modernas exitosas tienen un equilibrio de diversidad y cultura, lo que es una fuente de enorme riqueza, y no una amenaza, aseguró este lunes el Secretario General durante el llamado Día de Acción en Viena, Austria, junto a Yo-Yo Ma, aclamado chelista y mensajero de de paz de la ONU.

António Guterres hizo sus declaraciones en el contexto de las elecciones parlamentarias europeas en los últimos días, que han mostrado un apoyo a partidos políticos que favorecen más plataformas de política nacionalista y antiinmigrante.

Guterres dijo que era particularmente importante “en el presente debate en Europa” adoptar “una perspectiva universal para la paz, la dignidad humana, los derechos humanos” y los valores consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

Las sociedades de hoy son multiétnicas, multirreligiosas, multiculturales. Y eso es una riqueza, no una amenaza.

“Las sociedades de hoy son multiétnicas, multirreligiosas, multiculturales. Y eso es una riqueza, no una amenaza. Al igual que una orquesta con músicos de todo el mundo, necesitan practicar para tocar en armonía: es con la sociedad”, agregó.

“La diversidad requiere inversión social, cultural, política, religiosa; a veces inversión en cohesión social; para asegurarse de que en una sociedad diversa, cada comunidad sienta que se respeta su identidad, como la identidad del violinista debe ser respetada, junto con cada instrumentista”, declaró el titular de la ONU.

Guterres dijo considerar la música como una herramienta fundamental para promover los valores de la ONU, y dijo que el Día de Acción es fundamental para el futuro de la Organización “especialmente cuando también estamos discutiendo la dramática situación de la movilidad humana”.

“La migración también necesita inversión. En lugar de permitir que los traficantes se beneficien de ella y dejar que el miedo a los migrantes se agrave, necesitamos invertir en cooperación internacional, necesitamos invertir en formas adecuadas de migración”, afirmó.

ONU Viena/Nikoleta Haffar
La activista Greta Thunberg junto al Secretario General en las Naciones Unidas de Viena.

Guterres alaba los 40 años de la ONU en Viena

Durante su visita a Viena, el Secretario General se reunió con el presidente austriaco Alexander Van Der Bellen, y elogió a la nación por su apoyo a la Oficina de la ONU en Viena durante los últimos 40 años, hogar de muchas agencias y organismos clave.

Como una de las principales oficinas centrales, dijo que estaba convencido de que el trabajo realizado en Viena ayudaría a preservar la paz y la seguridad para el mundo, en tiempos difíciles.

El martes se realizará la Cumbre Mundial de Austria sobre el clima, y Guterres aseguró que su participación era esencial en camino hacia la Cumbre sobre la Acción Climática que liderará en la sede de la ONU en Nueva York en septiembre.

Guterres, quien recientemente estuvo de visita en el Pacífico Sur, aseguró que rescatar un estado insular como Tuvalu, parte del cual ya se están hundiendo bajo las olas debido al aumento del nivel del mar, es “rescatar el planeta“.

“La crisis climática es algo que tendrá un impacto en las vidas de todos en todas partes; y revertir la tendencia actual en la que el cambio climático se está ejecutando más rápido que nosotros es una necesidad absoluta. Para eso necesitamos que para 2020, los países asuman compromisos mucho más fuertes que los que se asumieron en París”, agregó.

Además, dijo que las naciones tenían que comprometerse a un conjunto de medidas mucho más ambiciosas para mitigar la adaptación, la mitigación y las finanzas.

“Y debo decirles que considero absurdo que estemos gravando los salarios, estemos gravando los ingresos y no gravando el carbono”, concluyó.

El Secretario General también se reunió este lunes con la activista sueca adolescente, Greta Thunberg.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

 


Deja un comentario

Mensaje del Papa para la jornada del migrante y el refugiado.

2018.12.31 migranti Africa Caritas Italia2018.12.31 migranti Africa Caritas Italia 

Jornada del Emigrante. El Papa: emblema de la exclusión de hoy

“No se trata sólo de migrantes”, título del Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que fue presentado la mañana de este lunes, 27 de mayo, en la Oficina de prensa de la Santa Sede.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Los migrantes, y especialmente aquellos más vulnerables, nos ayudan a leer los ‘signos de los tiempos’. A través de ellos, el Señor nos llama a una conversión, a liberarnos de los exclusivismos, de la indiferencia y de la cultura del descarte. A través de ellos, el Señor nos invita a reapropiarnos de nuestra vida cristiana en su totalidad y a contribuir, cada uno según su propia vocación, a la construcción de un mundo que responda cada vez más al plan de Dios”, lo escribe el Papa Francisco en su Mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2019, que este año lleva como lema: “No se trata sólo de migrantes”, y presentado la mañana de este lunes, 27 de mayo, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Obstáculos y fuerzas contrarias al Reino de Dios

En su Mensaje, el Santo Padre describe el escenario mundial que presenta obstáculos y fuerzas contrarias a la presencia del Reino de Dios, ya misteriosamente presente en nuestra tierra. “Conflictos violentos y auténticas guerras – precisa el Pontífice – no cesan de lacerar la humanidad; injusticias y discriminaciones se suceden; es difícil superar los desequilibrios económicos y sociales, tanto a nivel local como global. Y son los pobres y los desfavorecidos quienes más sufren las consecuencias de esta situación”. Además, las sociedades económicamente más avanzadas, señala el Papa, desarrollan en su seno la tendencia a un marcado individualismo que, combinado con la mentalidad utilitarista y multiplicada por la red mediática, produce la “globalización de la indiferencia”.

Emigrantes, emblema de la exclusión

En este escenario, el Papa Francisco señala que, las personas migrantes, refugiadas, desplazadas y las víctimas de la trata, se han convertido en emblema de la exclusión porque, además de soportar dificultades por su misma condición, con frecuencia son objeto de juicios negativos, puesto que se las considera responsables de los males sociales. “La actitud hacia ellas – denuncia el Santo Padre – constituye una señal de alarma, que nos advierte de la decadencia moral a la que nos enfrentamos si seguimos dando espacio a la cultura del descarte”. Por esta razón, la presencia de los migrantes y de los refugiados, como en general de las personas vulnerables, representa hoy en día una invitación a recuperar algunas dimensiones esenciales de nuestra existencia cristiana y de nuestra humanidad, que corren el riesgo de adormecerse con un estilo de vida lleno de comodidades.

“No se trata sólo de migrantes, significa que al mostrar interés por ellos, nos interesamos también por nosotros, por todos; que cuidando de ellos, todos crecemos; que escuchándolos, también damos voz a esa parte de nosotros que quizás mantenemos escondida porque hoy no está bien vista”

No sólo migrantes, también nuestros miedos

Por esta razón, el Papa Francisco afirma que, no se trata sólo de migrantes, también se trata de nuestros miedos. La maldad y la fealdad de nuestro tiempo acrecienta «nuestro miedo a los “otros”, a los desconocidos, a los marginados, a los forasteros […]. Y esto se nota particularmente hoy en día, frente a la llegada de migrantes y refugiados que llaman a nuestra puerta en busca de protección, seguridad y un futuro mejor. “El problema no es el hecho de tener dudas y sentir miedo. El problema – precisa el Pontífice – es cuando esas dudas y esos miedos condicionan nuestra forma de pensar y de actuar hasta el punto de convertirnos en seres intolerantes, cerrados y quizás, sin darnos cuenta, incluso racistas”.

“El miedo nos priva así del deseo y de la capacidad de encuentro con el otro, con aquel que es diferente; nos priva de una oportunidad de encuentro con el Señor”

No sólo migrantes, también caridad

Asimismo, el Santo Padre señala que, no se trata sólo de migrantes: se trata de la caridad. Y la mayor caridad es la que se ejerce con quienes no pueden corresponder y tal vez ni siquiera dar gracias. «Lo que está en juego es el rostro que queremos darnos como sociedad y el valor de cada vida […]. El progreso de nuestros pueblos – afirma el Papa recordando su Discurso en la Cáritas Diocesana de Rabat –depende sobre todo de la capacidad de dejarse conmover por quien llama a la puerta y con su mirada estigmatiza y depone a todos los falsos ídolos que hipotecan y esclavizan la vida; ídolos que prometen una aparente y fugaz felicidad, construida al margen de la realidad y del sufrimiento de los demás».

No sólo migrantes, también nuestra humanidad

Por este motivo, el Pontífice insiste que, no se trata sólo de migrantes: se trata de nuestra humanidad. Lo que mueve a ese samaritano, un extranjero para los judíos, a detenerse, es la compasión, un sentimiento que no se puede explicar únicamente a nivel racional. La compasión toca la fibra más sensible de nuestra humanidad, provocando un apremiante impulso a “estar cerca” de quienes vemos en situación de dificultad. “Sentir compasión significa reconocer el sufrimiento del otro y pasar inmediatamente a la acción para aliviar, curar y salvar. Sentir compasión significa dar espacio a la ternura que a menudo la sociedad actual nos pide reprimir”.

“Abrirse a los demás no empobrece, sino que más bien enriquece, porque ayuda a ser más humano: a reconocerse parte activa de un todo más grande y a interpretar la vida como un regalo para los otros, a ver como objetivo, no los propios intereses, sino el bien de la humanidad”

No sólo migrantes, también no excluir a nadie

Citando el Evangelio de Mateo (18,10), el Papa Francisco asevera que, no se trata sólo de migrantes: se trata de no excluir a nadie. El mundo actual es cada día más elitista y cruel con los excluidos. Los países en vías de desarrollo siguen agotando sus mejores recursos naturales y humanos en beneficio de unos pocos mercados privilegiados. Las guerras afectan sólo a algunas regiones del mundo; sin embargo, la fabricación de armas y su venta se lleva a cabo en otras regiones, que luego no quieren hacerse cargo de los refugiados que dichos conflictos generan. Quienes padecen las consecuencias son siempre los pequeños, los pobres, los más vulnerables, a quienes se les impide sentarse a la mesa y se les deja sólo las “migajas” del banquete (cf. Lc 16,19-21).

“El desarrollo exclusivista hace que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. El auténtico desarrollo es aquel que pretende incluir a todos los hombres y mujeres del mundo, promoviendo su crecimiento integral, y preocupándose también por las generaciones futuras”

No sólo migrantes, sino los últimos en primer lugar

Asimismo, el Santo Padre invita a que, no se trata sólo de migrantes: se trata de poner a los últimos en primer lugar. El verdadero lema del cristiano es “¡primero los últimos!”. «Un espíritu individualista es terreno fértil para que madure el sentido de indiferencia hacia el prójimo, que lleva a tratarlo como puro objeto de compraventa, que induce a desinteresarse de la humanidad de los demás y termina por hacer que las personas sean pusilánimes y cínicas. ¡Y cuántos últimos hay en nuestras sociedades! Entre estos, pienso sobre todo en los emigrantes, con la carga de dificultades y sufrimientos que deben soportar cada día en la búsqueda, a veces desesperada, de un lugar donde poder vivir en paz y con dignidad».

“En la lógica del Evangelio, los últimos son los primeros, y nosotros tenemos que ponernos a su servicio”

No sólo migrantes, también la persona en su totalidad

El Papa Francisco recuerda también la Populorum Progressio y señala que, no se trata sólo de migrantes: se trata de la persona en su totalidad, de todas las personas. En esta afirmación de Jesús encontramos el corazón de su misión: hacer que todos reciban el don de la vida en plenitud, según la voluntad del Padre. En cada actividad política, en cada programa, en cada acción pastoral, debemos poner siempre en el centro a la persona, en sus múltiples dimensiones, incluida la espiritual. Y esto se aplica a todas las personas, a quienes debemos reconocer la igualdad fundamental.

“El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico, debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a todo el hombre”

No sólo migrantes, sino la ciudad de Dios y del hombre

Y citando la Carta de San Pablo a los Efesios, (2,19), el Pontífice alienta a que, no se trata sólo de migrantes: se trata de construir la ciudad de Dios y del hombre. En nuestra época, también llamada la era de las migraciones, son muchas las personas inocentes víctimas del “gran engaño” del desarrollo tecnológico y consumista sin límites. Y así, emprenden un viaje hacia un “paraíso” que inexorablemente traiciona sus expectativas. Su presencia, a veces incómoda, contribuye a disipar los mitos de un progreso reservado a unos pocos, pero construido sobre la explotación de muchos.

“Se trata, entonces, de que nosotros seamos los primeros en verlo y así podamos ayudar a los otros a ver en el emigrante y en el refugiado no sólo un problema que debe ser afrontado, sino un hermano y una hermana que deben ser acogidos, respetados y amados, una ocasión que la Providencia nos ofrece para contribuir a la construcción de una sociedad más justa, una democracia más plena, un país más solidario, un mundo más fraterno y una comunidad cristiana más abierta, de acuerdo con el Evangelio”

La misión de la Iglesia: acoger, proteger, promover e integrar

Finalmente, el Papa Francisco señala que, la respuesta al desafío planteado por las migraciones contemporáneas se puede resumir en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar. Estos verbos expresan la misión de la Iglesia en relación a todos los habitantes de las periferias existenciales, que deben ser acogidos, protegidos, promovidos e integrados. Si ponemos en práctica estos verbos, contribuimos a edificar la ciudad de Dios y del hombre, promovemos el desarrollo humano integral de todas las personas y también ayudamos a la comunidad mundial a acercarse a los objetivos de desarrollo sostenible que ha establecido y que, de lo contrario, serán difíciles de alcanzar.

Los migrantes nos ayudan a leer los “signos de los tiempos”

Por lo tanto, concluye el Santo Padre, no solamente está en juego la causa de los migrantes, no se trata sólo de ellos, sino de todos nosotros, del presente y del futuro de la familia humana. Los migrantes, y especialmente aquellos más vulnerables, nos ayudan a leer los “signos de los tiempos”. A través de ellos, el Señor nos llama a una conversión, a liberarnos de los exclusivismos, de la indiferencia y de la cultura del descarte. A través de ellos, el Señor nos invita a reapropiarnos de nuestra vida cristiana en su totalidad y a contribuir, cada uno según su propia vocación, a la construcción de un mundo que responda cada vez más al plan de Dios.


Deja un comentario

Nicaraguenses que han huído de su País en un año.

Unos 62.000 nicaragüenses han huido desde que empezaron las protestas hace un año

ACNUR/Roberto Carlos Sanchez
Nicaragüenses reunidos en el Parque de la Merced, en la ciudad de San José, la capital de Costa Rica.

16 Abril 2019

La gran mayoría han buscado refugio en Costa Rica. Muchos tuvieron que atravesar caminos por terrenos difíciles y soportaron las altas temperaturas, la humedad o se expusieron al paludismo y muchos necesitan atención médica y apoyo psicológico.

Al cumplirse el primer aniversario del inicio de la crisis política y social en Nicaragua, la Agencia de la ONU para los Refugiados calcula que unos 62.000 nicaragüenses han huido del país centroamericano. La gran mayoría de ellos, alrededor de 55.000 optaron por buscar refugio en Costa Rica.

Muchas de estas personas, entre las que hay niños, recurrieron a vías irregulares para evitar ser detectados. Durante estas travesías caminaron por terrenos  difíciles durante horas y fueron expuestos a altas temperaturas, humedad y el riesgo de contraer paludismo.

La portavoz de la Agencia, Lizz Throsell, explicó que a su llegada a Costa Rica un alto número de personas precisan atención médica, apoyo psicológico, refugio y asistencia alimentaria, y detalló el número de solicitantes de asilo durante los tres primeros meses del año.

“Según las cifras que maneja la Autoridad Costarricense de Migración, hasta marzo de 2019, cerca de 29.500 nicaragüenses presentaron formalmente solicitudes de asilo. Pero con la capacidad de recepción saturada, otros 26.000 están a la espera de que se formalicen sus solicitudes”.

Throssell explicó que entre los solicitantes de asilo hay estudiantes, exfuncionarios públicos, figuras de la oposición, periodistas, médicos, defensores de los derechos humanos y agricultores.

La Agencia de la ONU apoya al Gobierno costarricense en la mejora de las condiciones de acogida y en la reducción del tiempo de espera de los trámites de las personas recién llegadas.

De igual modo, proporcionó locales, capacitación y equipamiento para la Unidad de Refugiados del Gobierno, tanto en la capital, San José, como en la oficina en Upala, cerca de la frontera, inaugurada el pasado mes de diciembre

Preocupación ante las nuevas protestas

Por su parte, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, manifestó su preocupación ante la posibilidad de que pueda originarse “otra reacción violenta”, con motivo de la convocatoria de protestas previstas para estos próximos días.

Michelle Bachelet indicó que, tras doce meses de manifestaciones, el número de fallecidos es superior a las 300 personas, que 2000 fueron heridas y varios centenares encarceladas.

Por esa razón, exhortó al Gobierno nicaragüense a asegurar que las fuerzas de seguridad “garanticen los espacios necesarios para que las personas se reúnan pacíficamente y puedan expresar sus opiniones de conformidad con los derechos internacionalmente reconocidos”. Al mismo tiempo, alertó a las autoridades para que tomen las medidas necesarias para evitar “el uso excesivo de la fuerza”.

Bachelet destacó que entre las violaciones cometidas durante el año pasado se incluyen “la criminalización, el hostigamiento y los ataques en contra de líderes estudiantiles, defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas y otras personas críticas con el Gobierno”.

A esta serie de atropellos, indicó que hay que añadirle el hecho de que las autoridades recurrieron “a la censura de los medios de comunicación, la prohibición de manifestaciones y el persistente uso excesivo de la fuerza y las detenciones arbitrarias a gran escala por parte de la policía”.

La Alta Comisionada indicó que la suma de estas acciones junto a la falta de rendición de cuentas ha incrementado las tensiones en el país en vez de apaciguarlas.

Al mismo tiempo, destacó que, pese a los dos acuerdos alcanzados recientemente entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia Y la Democracia, las negociaciones se han detenido y los acuerdos siguen sin activarse.

“El hecho de que las negociaciones hayan llegado a un punto muerto y que el Gobierno no esté honrando los acuerdos alcanzados hasta ahora, está socavando la posibilidad de establecer un verdadero diálogo inclusivo para resolver la grave crisis social, política y de derechos humanos que enfrenta el país”, dijo.

Añadió que en respuesta a la crisis es “de suma importancia” establecer “un proceso de responsabilidad exhaustivo y transparente para garantizar la justicia, la verdad y las reparaciones, así como garantías claras de no repetición, de conformidad con las normas y estándares internacionales”.

Una resolución sobre Nicaragua adoptada recientemente por el Consejo de Derechos Humanos llama al Gobierno a retomar la colaboración con la oficina de la Alta Comisionada y otros organismos internacionales y regionales de derechos humanos.

Bachelet manifestó su voluntad de cooperar con el Gobierno de Nicaragua y que su personal está dispuesto a regresar al país para ayudar a las autoridades a cumplir con las obligaciones internacionales de derechos humanos siempre y cuando se den condiciones que les permitan operar de manera efectiva y creíble”.