Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

ONU denuncia el sufrimiento de los migrantes en Libia.

“El sufrimiento de los migrantes en Libia es una ofensa a la conciencia de la humanidad”

Decenas de inmigrantes en un centro de detención el Libia. Foto: ACNUR/Lason Foounten

14 de noviembre, 2017 — El Alto Comisionado para los derechos humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, denunció este martes las horribles condiciones de detención de los migrantes en Libia.

Cuando inspectores de derechos humanos de la ONU visitaron varios centros de detención de migrantes a principios de noviembre, descubrieron que miles de personas vivían en condiciones insalubres, hacinadas en almacenes, hambrientas y sin acceso a los servicios básicos. Muchas reportaron abusos físicos, incluyendo trabajo forzoso y violencia sexual.

“Muchos de los migrantes ya han estado expuestos al tráfico, secuestros, tortura, violaciones y otro tipo de violencia sexual, trabajo forzoso, explotación, violencia física severa, hambre y otras atrocidades en el transcurso de su viaje a través de Libia, a menudo en mano de traficantes”, informó Zeid.

“El sufrimiento de los migrantes en Libia es una ofensa a la conciencia de la humanidad”, declaró.

Según el departamento libio de combate a la migración ilegal, a principios de noviembre cerca de 19.000 personas estaban detenidas en centros gestionados por el gobierno.

Un migrante explicó a los inspectores que estuvo detenido en el centro de Tarik al-Matar, donde cerca de 2.000 personas estaban hacinados en un almacén sin baños que funcionaran.

Varias mujeres reportaron haber subido violencia sexual por parte de traficantes y guardias de los centros, incluyendo violaciones.

El Alto Comisionado urgió a las autoridades a liberar a los migrantes detenidos y a enjuiciar a aquellos que cometieron los abusos y violaciones de derechos humanos.

La Corte Internacional de Justicia sigue recabando pruebas para que los crímenes en contra de los migrantes en Libia no queden impunes, dijo la Fiscal, Fatou Bensouda, ante el Consejo de Seguridad el 8 de noviembre.

“Algunos crímenes podrían ser de la competencia de la Corte”, afirmó.

Anuncios


Deja un comentario

Afganistán: graves problemas de los emigrantes devueltos al País.

                       La gran traición europea

Por Anna Shea (@AnnaLucyShea), Amnistía Internacional

“Si Noruega nos hubiera creído, mi esposo aún seguiría vivo”, me dice Sadeqa. Esta mujer había huido a Noruega con su familia en 2015 después de que Hadi, su esposo, hubiera sido secuestrado y golpeado, pero las autoridades noruegas rechazaron su solicitud de asilo y los devolvieron a ellos y a sus hijos a Afganistán. Unos meses después de su llegada, a Hadi lo mataron. Sadeqa y sus tres hijos de corta edad viven con un miedo constante.

Es una de los miles de personas afganas que han sido devueltas de Europa a Afganistán en los dos últimos años. A estas personas las devuelven a pesar de los indicios de que corren un peligro real de sufrir graves violaciones de derechos humanos en un país que, desde su huida, se ha vuelto más peligroso.

Un nuevo informe publicado por Amnistía Internacional detalla casos terribles de personas afganas devueltas desde Noruega, Países Bajos, Suecia y Alemania que posteriormente han resultado muertas o heridas en ataques con bombas o que tienen que vivir con el miedo constante a sufrir persecución por su orientación sexual o por su religión. Tan sólo en 2016, se ha devuelto al peligro a casi 10.000 personas afganas.

Afganistán es un país sumamente inseguro, y en los últimos años la inseguridad ha aumentado aún más. En la actualidad, el gobierno y sus fuerzas de seguridad están luchando contra más de 20 grupos armados que actúan en todo el territorio nacional, entre ellos los talibanes y el grupo autodenominado Estado Islámico. La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán informó de que 2016 había sido el año más mortífero para la población civil, con 11.418 personas muertas o heridas, y el deterioro de la situación ha persistido en 2017. Kabul es la provincia más peligrosa del país: en ella se produjeron el 19% de las víctimas civiles en 2016.

En contra de lo que dictan tanto el sentido común como la humanidad, es a este país al que los Estados europeos están devolviendo a miles de personas afganas. A medida que se incrementan los riesgos para la seguridad, lo hacen también las devoluciones. Entre 2015 y 2016, la cifra de personas devueltas de Europa a Afganistán casi se triplicó: de 3.290 a 9.460.

Farid, expulsado a Kabul el pasado mayo desde Noruega, corre peligro de sufrir persecución religiosa por haberse convertido al cristianismo. Salió de Afganistán siendo niño, creció en Irán y luego huyó a Noruega. Le aterra lo que le pueda pasar. Todavía en shock tras haber sido arrancado de su país de adopción y su comunidad religiosa, me dijo: “Me siento como si hubiera caído del cielo. No me creo que esté aquí”.


Explosión en Kabul, 31 mayo de 2017. © Getty Images

Hace un año, el 5 de octubre de 2016, la Conferencia de Bruselas sobre Afganistán reunió a representantes de 75 países y de 26 organizaciones y agencias internacionales. La Unión Europea (UE) y sus Estados miembros se comprometieron a proporcionar al gobierno afgano unos 5.000 millones de euros en concepto de ayuda humanitaria. También en la conferencia, la UE y Afganistán firmaron un documento titulado “Joint Way Forward” (El avance conjunto), que tiene como finalidad facilitar la devolución a Afganistán de personas que ciudadanía afgana que se encuentran en Europa.

Ese documento comienza con la afirmación de que la UE y Afganistán “se enfrentan a unos desafíos sin precedentes en materia de refugio y migración. Para abordarlos se requieren solidaridad, determinación y esfuerzos colectivos”.

Pero, mientras en Afganistán se recibiría con alegría una auténtica solidaridad por parte de los gobiernos europeos, los desafíos que la UE y Afganistán enfrentan en materia de refugio y migración no son en absoluto comparables.Recientemente, los brutales conflictos y la aplastante pobreza en muchas partes del mundo han empujado a numerosas personas a buscar asilo en Europa: más de un millón de mujeres, hombres, niñas y niños desesperados llegaron de forma irregular en 2015; de ellos, unos 200.000 eran afganos. Sin embargo, estas cifras deben compararse con las cifras de personas refugiadas que están acogidas –algunas desde hace décadas– en países con muchos menos recursos que la mayoría de los Estados europeos. Por ejemplo, de los 2,5 millones de personas refugiadas afganas en el mundo, la gran mayoría (unos 2,28 millones) viven en Irán y Pakistán.

Manifestación de estudiantes contra el trato que reciben las personas solicitantes de asilo en Noruega. © Tom Arne Brandvold

Mientras tanto, el propio Afganistán se enfrenta a una sobrecogedora crisis de desplazamiento interno. La población internamente desplazada en el país superará casi seguro los dos millones de personas para final de 2017. Además, en los últimos años, las condiciones cada vez más hostiles para los refugiados afganos en Irán y Pakistán han obligado a cientos de miles de personas a regresar a Afganistán. Al mismo tiempo, ciento de miles de personas más han huido del país, ante el temor por su vida.

La denominada crisis de refugiados de la UE no se basa en la cifra de personas refugiadas que llegan, sino en la manera en la que muchos políticos europeos insisten en delegar la responsabilidad en países con muchos menos recursos. Europa no carece de los recursos para cumplir con sus obligaciones legales respecto a las personas que huyen de los horrores de la guerra y la persecución. El PIB medio per cápita de los países de la UE supera con mucho el de los países que a más personas refugiadas albergan, como Pakistán, Líbano y Kenia.

Está claro que, pese a la retórica de solidaridad de “Joint Way Forward”, el documento tiene como intención presionar a Afganistán para que acepte a grandes cantidades de retornados afganos. Un documento filtrado de la UE, fechado en marzo de 2016, expone con franqueza este aspecto. En él, las agencias de la UE reconocen “el deterioro de la situación de seguridad [en Afganistán] y las amenazas a las que se expone la población”, así como la probabilidad de que aumenten “unos niveles sin precedentes de ataques terroristas y bajas civiles”, pero aún así manifiestan que “podría ser necesario devolver a más de 80.000 personas en un futuro próximo”.

Se han citado unas palabras del ministro de Economía afgano, Eklil Hakimi, en el Parlamento de Afganistán: “Si Afganistán no coopera con los países de la UE en relación con la crisis de refugiados, la cantidad de ayuda humanitaria asignada a nuestro país pagará las consecuencias”. Una fuente confidencial del gobierno afgano describió el documento “Joint Way Forward” como una “taza envenenada” que Afganistán se vio obligada a beber para recibir ayuda al desarrollo.

Es evidente que “Joint Way Forward” no es ni conjunto, ni un avance. Afganistán es en estos momentos un país demasiado peligroso para devolver a personas a él. Mientras los gobiernos europeos y la UE no reconozcan este hecho, la vida de decenas de miles de personas afganas en Europa seguirá siendo incierta. Para otras ya es demasiado tarde. “Tengo tanto miedo”, me dijo la viuda de Hadi. “Ni siquiera puedo llevar a mis hijos a la tumba de su padre.”

Los nombres de las personas citadas en este artículo se han cambiado.

Este artículo fue publicado originalmente por Time.


Deja un comentario

El sistema de inmigración USA. Crítica de HRW

EE.UU.: El Congreso no debería financiar políticas abusivas

El video de Samantha Bee y Molly Crabapple explica el porqué

Imprimir


Deja un comentario

Mujeres y niñas víctimas en el Mediterráneo.

Encuentran los cadáveres de 26 mujeres y niñas migrantes en el Mediterráneo

El año pasado, de los 170.000 migrantes llegados a Italia por vía marítima desde Libia, más de 13.000 fueron niños no acompañados. Foto: ACNUR/A DAmato

07 de noviembre, 2017 — Los cadáveres de 26 mujeres y niñas migrantes, posiblemente víctimas de tráfico sexual, fueron hallados en dos botes en el mar Mediterráneo, informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) este martes.

Las autoridades italianas de Salerno abrieron una investigación para aclarar las circunstancias de estas muertes, todas de nacionalidad nigeriana.

Al menos 80 personas murieron en la última semana tratando de cruzar a Europa desde el norte de África.

Es muy probable que las víctimas hayan sido objeto de trata con fines de explotación sexual, aseguró la OIM en un comunicado.

El portavoz de la Organización, Joel Millman, recordó que, en el verano de 2014, varias personas fueron asesinadas por traficantes al negarse a subir a sus barcos hacia Europa y este caso podría tratarse de una situación similar.

“La muerte de 26 personas, del mismo sexo y la misma nacionalidad llama la atención si tiene que ver con pandillas criminales o en el tráfico sexual, pero no hay evidencia especial sobre ese asunto, estamos esperando la autopsia”, aseguró Joel Millman, portavoz de la OIM

En lo que va del año, más de 154.000 migrantes y refugiados han ingresado a Europa por mar, y más de 2.900 personas han muerto en el viaje.

La mayoría de migrantes viene de África occidental, pero también se han registrado casos de Siria, y Nigeria.


Deja un comentario

Grecia: la larga espera de los refugiados en condiciones infrahumanas

19 organizaciones denuncian las pésimas condiciones de los solicitantes de asilo en Grecia

Ante la llegada del invierno, la carta denuncia que miles de personas, incluidos niños muy pequeños, mujeres solteras o embarazadas y personas con discapacidades físicas, están atrapadas en condiciones pésimas

El primer ministro Alexis Tsipras debe poner fin a la “política de contención” del gobierno griego de confinar a los solicitantes de asilo en las islas del Egeo, según piden 19 organizaciones de derechos humanos y ayuda humanitaria en una carta abierta publicada hoy.

Ante la llegada del invierno, la carta denuncia que miles de personas, incluidos niños muy pequeños, mujeres solteras o embarazadas y personas con discapacidades físicas, están atrapadas en condiciones pésimas. Forzar a los solicitantes de asilo a permanecer en condiciones que violan sus derechos y dañan su bienestar, salud y dignidad, no puede justificarse con la implementación del acuerdo entre la UE y Turquía, según las organizaciones.

Desde la implementación de la Declaración UE-Turquía en marzo de 2016, las islas griegas de Lesbos, Quíos, Samos, Kos y Leros se han convertido en lugares de confinamiento indefinido. Miles de mujeres, hombres y niños están atrapados en condiciones deplorables y volátiles, y a muchos se les ha negado el acceso a procedimientos de asilo adecuados. Solicitantes de asilo que llegaron a las islas en los primeros días de la implementación del Acuerdo UE-Turquía llevan allí casi 19 meses.

El reciente aumento en la llegada de hombres, mujeres y niños ha incrementado la presión sobre los ya superpoblados centros de recepción e identificación, conocidos como hotspots. Las llegadas actuales siguen siendo comparativamente bastante bajas y deberían ser manejables para Grecia y, en un marco más amplio, para la UE, pero incluyen una cantidad significativa de mujeres y niños.

La situación es particularmente crítica en Samos y Lesbos, donde más de 8,300 solicitantes de asilo y migrantes viven en instalaciones destinadas solo a 3.000. El reciente anuncio de que en las próximas semanas 2.000 solicitantes de asilo serán trasladados de las dos islas al continente es un avance positivo, dado que se trata de una medida de descongestión de emergencia. Pero no es suficiente para aliviar el hacinamiento de las instalaciones y no aborda de manera sostenible los problemas sistémicos en el origen de esta situación de emergencia, en concreto la política de contención.

Al aproximarse el tercer invierno desde que comenzaron las llegadas a gran escala a las islas, es evidente que las autoridades griegas no pueden satisfacer las necesidades básicas y proteger los derechos de los solicitantes de asilo mientras permanecen en las islas. La aplicación de la declaración UE-Turquía ha sido citada por funcionarios de la UE y Grecia como una justificación para la política de contención.

Pero obligar a los solicitantes de asilo a permanecer en condiciones que violan sus derechos y son dañinos para su bienestar, salud y dignidad, no puede justificarse, según la carta de las organizaciones.

Las organizaciones instan al primer ministro Tsipras a proteger los derechos humanos de los solicitantes de asilo atrapados en las islas poniendo fin a la política de contención. Deben ser transferidos al continente para que puedan recibir alojamiento y servicios adecuados para satisfacer sus necesidades y garantizar que sus solicitudes de asilo sean atendidas con justicia.

Citas de los grupos firmantes:

Nicola Bay, jefe de misión de Oxfam en Grecia: “Europa se niega a ofrecer condiciones humanas de acogida y dignidad a las personas necesitadas que llegan a nuestras costas. Las autoridades griegas y de la UE deberían transferir de inmediato inmigrantes a la Grecia continental en lugar de dejarlos atrapados en condiciones deplorables en las islas griegas”.

Eva Cossé, investigadora de Grecia en Human Rights Watch:  “Grecia debería poner fin a su cruel política de atrapar a los solicitantes de asilo en las islas. La gente no debería verse obligada a sufrir otro invierno en tiendas sin calefacción y sin servicios adecuados”.

Jana Frey, directora del país del Comité Internacional de Rescate: “La política de contención está poniendo en riesgo la vida de las personas que buscan refugio en Europa. Si bien acogemos con satisfacción el anuncio del gobierno de trasladar a 2.000 personas de Lesbos y Samos fuera de las islas en los próximos días como una medida de emergencia, esto sólo puede verse como un primer paso. Se debe hacer mucho más para mejorar las condiciones en las islas y desplazar a los más vulnerables al continente, a fin de garantizar que no haya pérdida de vidas este invierno”.

Irem Arf, investigador de migración de Amnistía Internacional: “El acuerdo entre la UE y Turquía ya no debe utilizarse como pretexto para mantener a los solicitantes de asilo en condiciones inhumanas en las islas griegas. Es imperativo que el gobierno griego mueva urgentemente a la gente a la Grecia continental”.

Spyros Rizakos, director de Aitima: “La política de implementación de la Declaración UE-Turquía ha violado los derechos de los solicitantes de asilo en virtud del derecho internacional y ha contribuido a alterar la cohesión social en las islas griegas afectadas. Ya es hora de que la UE y las autoridades griegas abandonen esta política”.

Gianmaria Pinto, directora de país del Consejo Noruego para los Refugiados: “Hacer de estas islas griegas un gran centro de detención no interesa a nadie. Todos sabemos lo que se necesita, incluido el gobierno: proporcionar a las personas vulnerables atrapadas en las islas un alojamiento digno y unos servicios adecuados sin pasar por alto la asistencia legal “.


1 comentario

Son 817.000 los Rohingyas refugiados en Bangladesh

El número de refugiados rohingyas en Bangladesh alcanza los 817.000

Personal de ACNUR y voluntarios socorren a refugiados rohingyas a su llegada al centro de tránsito cerca de Anjuman Para en Cox´s Bazar, Bangladesh. Foto: ACNUR / Roger Arnold

27 de octubre, 2017 — Dos meses después de que la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar, empujara a las comunidades rohingyas a cruzar la frontera, más de 604.000 personas han llegado a Bangladesh, llevando a 817.000 la cifra total de refugiados en el distrito más al sur del país.

La mayoría de los recién llegados viven hacinados en campamentos improvisados, mientras 46.000 refugiados viven en comunidades de acogida, detalló este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las necesidades médicas son muy importantes por los abusos que han sufrido los rohingyas y después de su largo recorrido desde Myanmar, indicó el portavoz de la agencia en Ginebra, Joel Millman. La agencia ha proporcionado servicios de salud básicos y de emergencia a 53.000 pacientes.

Según los datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades respiratorias, diarreicas y dermatológicas son las más comunes en las poblaciones refugiadas de Cox´s Bazar. La agencia, que ha concluido una primera campaña de vacunación contra el cólera, lanzará una segunda el 4 de noviembre para llegar a 180.000 niños.

UNICEF, que trabaja con socios humanitarios para abrir nuevos centros de tratamiento nutricional, está tratando a casi 2.000 niños que padecen malnutrición aguda severa. La agencia advirtió que el llamamiento de 76 millones de dólares solo había recibido un 18% de financiación.

Por su parte, la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha abierto un centro de tránsito y escuelas para refugiados en el campamento de Kutupalong, pero estima que cerca de 400.000 niños siguen sin acceso a educación.

Asimismo, el ACNUR intenta descongestionar el campo de Kutupalong y ya ha alojado a 1.700 recién llegados en la llamada “Extensión de Kutupalong” facilitada por las autoridades de Bangladesh en el sureste del país. Cinco mil personas más deberían trasladarse a la nueva zona.

Por su parte, tres expertos en derechos humanos de la ONU se dijeron “muy perturbados” después de su visita a los campamentos en Bangladesh.

La misión de investigación informó que los numerosos relatos sobre asesinatos, tortura, violaciones, y otro tipo de ataques sufridos en Myanmar, demuestran acciones “repetidas y metódicas” que resultaron en violaciones flagrantes de los derechos humanos de centenares de miles de personas.

Ver la crisis de los rohingyas en fotos y cifras (en inglés)


Deja un comentario

USA. el plan de inmigración de la Casa Blanca. Denuncia de HRW·

El plan de inmigración de la Casa Blanca de EE.UU. no tiene corazón

El borrador que ha sido filtrado empeoraría el sistema de inmigración

Imprimir