Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Mujeres y niñas víctimas en el Mediterráneo.

Encuentran los cadáveres de 26 mujeres y niñas migrantes en el Mediterráneo

El año pasado, de los 170.000 migrantes llegados a Italia por vía marítima desde Libia, más de 13.000 fueron niños no acompañados. Foto: ACNUR/A DAmato

07 de noviembre, 2017 — Los cadáveres de 26 mujeres y niñas migrantes, posiblemente víctimas de tráfico sexual, fueron hallados en dos botes en el mar Mediterráneo, informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) este martes.

Las autoridades italianas de Salerno abrieron una investigación para aclarar las circunstancias de estas muertes, todas de nacionalidad nigeriana.

Al menos 80 personas murieron en la última semana tratando de cruzar a Europa desde el norte de África.

Es muy probable que las víctimas hayan sido objeto de trata con fines de explotación sexual, aseguró la OIM en un comunicado.

El portavoz de la Organización, Joel Millman, recordó que, en el verano de 2014, varias personas fueron asesinadas por traficantes al negarse a subir a sus barcos hacia Europa y este caso podría tratarse de una situación similar.

“La muerte de 26 personas, del mismo sexo y la misma nacionalidad llama la atención si tiene que ver con pandillas criminales o en el tráfico sexual, pero no hay evidencia especial sobre ese asunto, estamos esperando la autopsia”, aseguró Joel Millman, portavoz de la OIM

En lo que va del año, más de 154.000 migrantes y refugiados han ingresado a Europa por mar, y más de 2.900 personas han muerto en el viaje.

La mayoría de migrantes viene de África occidental, pero también se han registrado casos de Siria, y Nigeria.

Anuncios


Deja un comentario

Los menores de edad víctimas de malos tratos a su paso por el Mediterráneo.

Más de tres cuartas partes de los menores en la ruta del Mediterráneo central sufren abusos

Una mujer refugiada camina por la vía del tren en Grecia con sus dos hijos. Foto: UNICEF/UN012803/Georgiev

12 de septiembre, 2017 — El 77% de los menores migrantes o refugiados que emprenden la ruta del Mediterráneo central fueron víctimas de abuso, explotación o sufrieron prácticas equiparables a la trata personas, según un informe conjunto del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) divulgado hoy.

El estudio indica que los niños y jóvenes tienen muchas más probabilidades de sufrir ese tipo de abusos que los adultos mayores de 25 años, independientemente del itinerario elegido para llegar al continente europeo.

El reporte especifica que, durante su travesía, los menores procedentes del África subsahariana son mucho más proclives a que se violen sus derechos humanos que el resto de las personas procedentes de otras partes del mundo.

UNICEF y la OIM pidieron a los países de origen, tránsito y destino de la Unión Africana y la Unión Europea que prioricen una serie de medidas para la protección de los menores.

Entre esas provisiones se llama a la creación de vías seguras, el refuerzo de los servicios de protección de migrantes durante todo el recorrido, la búsqueda de alternativas a la detención de menores en tránsito y la cooperación transfronteriza para combatir la trata y la explotación.

El informe se realizó con los testimonios de unos 22.000 migrantes y refugiados, entre ellos unos 11.000 niños y jóvenes, entrevistados por la OIM.


Deja un comentario

Migrantes muertos en el Mediterráneo central.

Mediterráneo central: Se dispara el número de muertes mientras la UE da la espalda a las personas refugiadas y migrantes

  • Amnistía Internacional pide al gobierno español una declaración pública de reconocimiento a las ONG que han contribuido a tareas de salvamento y rescate
  • Los cínicos acuerdos con Libia condenan a miles de personas a correr el riesgo de morir ahogadas o ser violadas y torturadas
  • 2017 amenaza con ser el año más mortal en la ruta de migración más mortal del mundo, pues la tasa de muertes se ha triplicado desde 2015

6 de julio de 2017

Londres/Madrid. El creciente número de muertes en el Mediterráneo central y los terribles abusos que sufren las personas refugiadas y migrantes en los centros de detención libios están claramente vinculados a las fallidas políticas de la UE, ha manifestado Amnistía Internacional en un informe publicado hoy.

A perfect storm: The failure of European policies in the Central Mediterranean muestra que, al delegar la parte principal de la responsabilidad de búsqueda y salvamento en las ONG y aumentar la cooperación con la guardia costera libia, los gobiernos europeos dejan de impedir que muchas personas mueran ahogadas y cierran los ojos ante los abusos, incluidas torturas y violaciones.

Los ministros de la UE reunidos hoy en Tallin están dispuestos a debatir nuevas propuestas que empeorarán aún más la situación.

En vez de tomar medidas para salvar vidas y ofrecer protección, los ministros europeos reunidos hoy están priorizando sin rubor alguno acuerdos temerarios con Libia en un intento desesperado por impedir que personas refugiadas y migrantes lleguen a Italia”, ha señalado John Dalhuisen, director de Amnistía Internacional para Europa.

“Los Estados europeos han dado progresivamente la espalda a una estrategia de búsqueda y salvamento que estaba reduciendo las muertes en el mar en favor de otra con la que se han ahogado miles de personas y que ha dejado atrapados en Libia, expuestos a sufrir terribles abusos, a hombres, mujeres, niñas y niños que estaban desesperados.”

Las medidas aplicadas por los líderes de la UE para reforzar la capacidad de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo central en abril de 2015 redujeron de manera radical las muertes en el mar. Pero esta prioridad, que llevó a varios países a mandar mayor número de barcos de salvamento a zonas más próximas a las aguas territoriales libias, no ha durado mucho. En lugar de mantenerla, los gobiernos de la UE ha centrado su atención en desbaratar las actividades de los contrabandistas e impedir las salidas de embarcaciones de Libia, estrategia fallida que ha dado lugar a un número aún mayor de intentos de cruzar el mar y ha triplicado la tasa de muertes (de 0,89% en la segunda mitad de 2015 a 2,7% en 2017).

Los cambios en las prácticas de los contrabandistas, junto con el creciente uso de embarcaciones no aptas para navegar y con una falta absoluta de equipo de seguridad a bordo, han hecho que cruzar el mar resulte aún más peligroso. Pero a pesar del aumento de las muertes —más de 2.000 desde enero—, la UE no despliega una operación humanitaria específica y con medios suficientes cerca de las aguas territoriales libias. En cambio, se centra en mejorar la capacidad de la guardia costera libia para impedir las salidas y llevar a cabo intercepciones.

Las intercepciones de la guardia costera libia a menudo ponen en peligro a las personas refugiadas y migrantes. Sus técnicas operativas no cumplen las normas básicas sobre seguridad y pueden sembrar el pánico y hacer que zozobren las embarcaciones.

Hay también serias denuncias de connivencia de miembros de la guardia costera con los contrabandistas, así como indicios de que cometen abusos contra las personas migrantes. Los miembros de la guardia costera libia han disparado contra embarcaciones, y en un informe de la ONU del mes pasado se indicó que estaban directamente implicados en el hundimiento de barcos de migrantes utilizando armas de fuego.

Un nigeriano que estuvo nueve horas atrapado en una embarcación que hacia agua junto con 140 personas más contó a Amnistía Internacional: “Estábamos todos rezando. Cuando vimos las luces [del barco de salvamento] me dije: ‘por favor, por favor, que no sea la policía libia’.”

Un hombre de Bangladesh explicó así a Amnistía Internacional lo que había ocurrido cuando fue recogido por la guardia costera libia: “Éramos 170, en una barca de goma. Nos llevaron a la cárcel y nos pidieron más dinero. Dijeron: ‘Si pagáis, nadie os detendrá esta vez, porque somos la guardia costera’ […] las cárceles libias son un infierno.”

La cooperación de la UE con la guardia costera libia y la formación que le imparte tienen lugar en la actualidad sin un marco adecuado de rendición de cuentas ni un sistema de seguimiento de su conducta y su desempeño. Las personas que rescata la guardia costera son llevadas de nuevo a Libia, donde es habitual que sean detenidas y torturadas y donde no existe ninguna ley ni sistema de asilo. Las personas que se encuentran atrapadas en Libia están expuestas a sufrir abusos y violaciones de derechos humanos como homicidio, tortura, violación, secuestro, trabajo forzoso y detención arbitraria e indefinida en condiciones crueles, inhumanas y degradantes.

Un hombre de Gambia contó a Amnistía Internacional: “Pasé tres meses en prisión […] Duermes como sardinas en la celda, de lado, porque no hay espacio. Si no estás bien tumbado, te golpean. El agua del retrete era también para beber […] vi torturar a tres personas cuando estuve en prisión. Un niño murió durante la tortura […] golpean a los presos con tuberías. A mí me golpearon por la noche.”

Los acuerdos de cooperación dirigidos a mejorar la capacidad de búsqueda y salvamento de la guardia costera libia deben estar condicionados a rápidas mejoras de la calidad de las intervenciones y a una verdadera rendición de cuentas por los abusos de los que sea responsable. Se debe insistir también en el traslado de todas las personas rescatadas a buques que las lleven a países de la UE donde la atención de sus necesidades de seguridad y protección esté garantizada.

Si la segunda mitad del año es igual que la primera y no se toman medida urgentes, 2017 amenaza con ser el año más mortal en la ruta de migración más mortal del mundo. La UE debe repensar su cooperación con los guardacostas lamentablemente disfuncionales de Libia y desplegar más buques donde se necesitan desesperadamente”, dijo John Dalhuisen.

“A la larga, la única manera sostenible y humana de hacer que se reduzca el número de personas que se arriesgan a emprender tan terribles viajes es abrir más rutas legales y seguras para que las personas migrantes y refugiadas lleguen a Europa.”

Agenda específica para el gobierno español

Amnistía Internacional se ha dirigido al gobierno español para presentarle una agenda de cuatro puntos en relación con las labores de salvamento y rescate en aguas del Mediterráneo central.

En primer lugar, ha solicitado una declaración pública de reconocimiento al trabajo que llevan a cabo las ONG en el Mediterráneo. Sólo en los cuatro primeros meses de 2017, rescataron a más de 12.000 personas. Un número que se suma a las más de 68.000 personas rescatadas entre 2014 y 2016. A menudo este importante trabajo no ha sido reconocido convenientemente por políticos y autoridades de algunos países europeos.

Amnistía Internacional reconoce la labor desarrollada en estos años por el gobierno español, por ejemplo, con el salvamento de unas 9.000 personas desde 2015, así como la aportación de una fragata, un avión patrulla y un helicóptero, dentro de la operación Sophia, prorrogada hasta diciembre de 2018. En este sentido, la organización insiste en que se dote a las operaciones en la costa libia con los recursos necesarios para llevar a cabo labores de salvamento y rescate así como que se garanticen los derechos de todas las personas rescatadas.

Los trabajos de cooperación y formación con los guardacostas libios están siendo problemáticos para los derechos humanos. Por ello, España, que está desarrollando esta formación en dos buques europeos, y se ha ofrecido para llevar a cabo programas de formación en territorio español, debe asegurar que se implementan mecanismos de rendición de cuentas y protocolos claros de actuación de acuerdo a estándares internacionales de protección de personas refugiadas y migrantes. Los guardacostas libios no deben operar fuera de las aguas jurisdiccionales libias, no deben obstaculizar las tareas de salvamento y rescate de ONG y no deben impedir la llegada de personas a un lugar seguro.

Por otra parte, todos los Estados miembros de la UE deben abrir rutas seguras y legales a Europa para todas aquellas miles de personas necesitadas de protección y que actualmente están varadas en Libia, mediante la concesión de visados humanitarios entre otras medidas.

En septiembre de 2015, España se comprometió a acoger a 17.337 refugiadas. A fecha de 5 de julio, sólo han llegado 1.488, un número claramente insuficiente. La organización sigue haciendo campaña para que el gobierno cumpla su compromiso en www.actuaconamnistia.org


Deja un comentario

Más de 60.000 migrantes han cruzado el Mediterráneo en 2017

Más de 60.000 personas han llegado a Europa cruzando el Mediterráneo en 2017

Llegada de una balsa con decenas de refugiados a las costas de Lesbos, en Grecia. Foto: UNICEF / Ashley Gilbertson

26 de mayo, 2017 — Más de 60.000 migrantes y refugiados entraron a Europa vía marítima en 2017, según cifras de la Organización Internacional para la Migraciones (OIM).

La agencia dependiente de la ONU, dio a conocer sus estadísticas más recientes en las que subraya que el 80% de los arribos fueron a Italia y el resto se distribuye entre Grecia, Chipre y España.

No obstante, se nota una reducción del ese flujo en comparación con los más de 193.000 arribos de la región en el mismo periodo en 2016.
En el caso particular de Italia, la OIM estima que se registraron más de 50.000 llegadas, aunque esto no incluiría los que fueron rescatados de alta mar en las últimas 48 horas.

La cantidad de sobrevivientes de los últimos naufragios registrados en el Mediterráneo la semana pasada ascendería a 6.000, todas embarcaciones que habrían partido de Libia.

El total de muertes en 2017 ya suma 1.530, una cifra muy parecida a la de 2016, dijo la agencia, y advirtió que la temporada más trágica comienza justamente en esta época.


Deja un comentario

Unos 200 niños refugiados ahogados en el Mediterráneo en 2017.

Al menos 200 niños se han ahogado en el Mediterráneo en 2017

Un niño observa desde la costa una embarcación de refugiados acercándose a la isla de Lesbos, en Grecia. Foto: UNICEF/Ashley Gilbertson VII

25 de mayo, 2017 — Unos 200 niños murieron este 2017 al embarcarse en la peligrosa ruta del Mediterráneo central, según las cifras del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

A esta cifra, se le han de sumar los más de 45.000 migrantes llegados al país transalpino por vía marítima, entre los que se cuentan 5.500 niños no acompañados o separados de sus familias.

UNICEF consideró que estas cifran son un llamado de atención para los líderes de la cumbre del G7, que se reúnen a partir de este viernes durante dos días en la ciudad italiana de Taormina, en la isla de Sicilia.

La agenda del encuentro tratará, entre otros, el tema de la afluencia de migrantes y refugiados que buscan alcanzar el continente europeo, por lo que el Fondo de la ONU instó a ese grupo de economías industrializadas a adoptar su agenda de seis puntos para la protección de menores.

Entre las medidas que propugna UNICEF se encuentra la protección de los menores de la explotación y la violencia, poner fin a la detención de niños que buscan el estatuto de refugiado o migrante y facilitar la unidad familiar como herramienta de protección de los menores.

Al menos 36.000 refugiados y migrantes rescatados desde el mes de enero fueron trasladados a Sicilia, escenario que convierte el tema de la migración en una prioridad para las conversaciones de este año durante la presidencia italiana del G7.


Deja un comentario

En el Mediterráneo, rescate de 3.000 migrantes en un día.

Unas 3.000 personas son rescatadas del mar cuando intentaban llegar a Italia desde África

Unos 275 migrantes esperan a ser desembarcados en el Puerto de Pozzalo, Italia, tras ser rescatados por los equipos de salvamento marítimo. Foto: ACNUR/F. Malavolta

19 de mayo, 2017 — Casi 3.000 migrantes, que intentaban cruzar el Mediterráneo desde África del Norte rumbo a Italia, fueron rescatados en un solo día, informó este viernes la Organización Internacional para la Migraciones (OIM).

La agencia indicó que varias embarcaciones trabajaron en una decena de operativos de rescate llevados a cabo el jueves en alta mar.

La mayoría de los náufragos fueron trasladados a Italia y más de 500 retornados a Libia.

La OIM no pudo precisar la cifra de muertos vinculados con esos incidentes.

Joel Millman, portavoz de la agencia en Ginebra, explicó que otra ruta muy utilizada en el Mediterráneo hacia Europa es desde Turquía hacia Grecia. En este tramo, más de 5.000 han cruzado en los primeros cuatro meses del año, principalmente sirios e iraquíes.

No obstante, se nota una reducción en el flujo de arribos en comparación con años anteriores, precisó Millman. Aunque sorprendentemente se observa migrantes de otras nacionalidades que también se embarcan en esta ruta.

“Esto incluye y continuamos viendo a haitianos y dominicanos del Caribe que arriban a Grecia desde Turquía. En cifras muy pequeñas, pero ese flujo continúa”, detalló el portavoz.

Según datos de la agencia de la ONU, más de 54.000 migrantes y refugiados entraron a Europa por el Mediterráneo en lo que va del año. Casi el 85% de ellos con destino a Italia y el resto se divide entre Grecia, Chipre y España. Esto es mucho menos que los más de 189.000 que cruzaron el año pasado en el mismo lapso de tiempo.

Hasta la fecha se han reportado más de 1.300 muertes de personas que hacen la travesía por el Mediterráneo.


Deja un comentario

ACNUR pide intensificar operaciones de rescate marítimo en el Mediterráneo.

ACNUR insta a reforzar operaciones de rescate en el Mediterráneo

Migrantes y refugiados rescatados en el Mediterráneo, cerca de las costas de Sicilia, Italia. Foto de archivo: OIM/Francesco Malavolta

08 de mayo, 2017 — Más de 6.000 migrantes cruzaron este pasado fin de semana la ruta del Mediterráneo Central con el objetivo de llegar a las costas de Italia, partiendo desde Libia.

De ellos, 75 fallecieron durante los últimos cuatro días y uno de cada 35 sufrió el mismo destino en los primero cuatro meses de 2017.

Dado lo alarmante de estas cifras, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, señaló que la máxima prioridad debe ser salvar vidas, e incidió en la importancia de las operaciones de rescate marítimo.

Grandi elogió los esfuerzos que realiza el servicio de guardacostas italiano y varias ONG.

Entre las principales causas de los naufragios, el Alto Comisionado citó la precaria calidad de las embarcaciones y la carga excesiva que se les exige, con un promedio de 100 a 150 personas por barca.

Grandi dijo que esta situación no puede continuar y señaló que es urgente abordar la raíz del problema de la migración y proporcionar “alternativas creíbles”, que incluyan formas accesibles y seguras de llegar a Europa y contemplen la reunificación familiar y el reasentamiento.