Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Mosul (Iraq): se preve un éxodo masivo.

Más de 400.000 iraquíes están atrapados en el oeste de Mosul

Una niña de 9 años lleva su muñeca y las pocas pertenencias que logró agarrar cuando huyó de su casa en Tal al-Ruman, en el oeste de Mosul, Iraq. Foto: ACNUR/Saif Al-Tatooz

16 de marzo, 2017 — Naciones Unidas teme que unas 400.000 personas están atrapadas y viviendo serias dificultades en la parte occidental de Mosul, según informó este jueves en una videoconferencia de prensa, Lise Grande, la coordinadora humanitaria de la ONU en Iraq.

Grande, manifestó que la situación humanitaria de las personas atrapadas en esa parte de la ciudad varía respecto a las que sufrieron los habitantes de la parte este, liberada por las fuerzas de seguridad iraquíes en enero pasado.

“Primero, el número de personas que abandonan la ciudad y el ritmo en que lo hacen es superior al de la parte este; y segundo, no está claro si en la parte humanitaria tenemos los recursos necesarios para responder a lo que parece cada vez más un éxodo masivo”, dijo.

Grande añadió que las familias que decidieron quedarse se encuentran en graves riesgo y pueden ser víctimas de fuego cruzado por parte de francotiradores o de explosivos.

Asimismo, destacó que desde mediados de noviembre no se han realizado entregas constantes de suministros y que de las 120.000 familias que abandonaron la ciudad muchas lo hicieron por falta de alimentos y agua.

Con relación a la respuesta humanitaria, señaló que el número de personas que huyen de la ciudad es superior al esperado y experimentan dificultades para tener los sitios de emergencia construidos y preparados para las familias que huyen de Mosul.

Grande también destacó la puesta en marcha de una gran operación en el este de Mosul que ha suministrado ayuda humanitaria a 1,4 millones de personas.


Deja un comentario

Colombia: aumentan los desplazamientos forzosos a pesar del acuerdo de paz.

Los desplazamientos forzosos aumentan en Colombia a pesar del Acuerdo de Paz

Las comunidades rurales e indígenas son las más afectadas por la violencia en Colombia. En la imagen, mujeres campesinas de Santander, departamento ubicado en el noroeste del país. Foto: Charlotte Kesl/Banco Mundial

10 de marzo, 2017 — La violencia continúa desplazando a miles de colombianos, a pesar del acuerdo de paz firmado en noviembre entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), alertó hoy ACNUR.

La Agencia de la ONU para los Refugiados indicó, citando datos de las autoridades locales, que la lucha por el control del territorio en la región de la costa del Pacífico entre grupos armados irregulares ha desplazado a más de 3.500 personas desde principios de 2017.

El año pasado, ACNUR registró más de 11.000 desplazados por la violencia en las mismas áreas.

“Desde la firma del acuerdo de paz, un aumento de la violencia perpetrada por nuevos grupos armados ha resultado en homicidios, reclutamientos forzosos, en muchos casos de niños; violencia de género y acceso limitado a la educación, agua y saneamiento.

Además de restricciones de movimiento y desplazamiento forzado de la población civil”, afirmó William Spindler, portavoz de ACNUR en Ginebra.

ACNUR reiteró la necesidad de acceso de la población civil a protección y asistencia.


Deja un comentario

Cifras de desplazamientos en Africa.

El continente de los desplazados

Por Javier Fariñas Martín

 

Los conflictos armados y los desastres naturales han convertido a África en el continente con mayor número de desplazados internos en todo el mundo. República Democrática de Congo, Sudán y Sudán del Sur encabezan la lista. 

 

Según denunció el pasado 9 de diciembre el Observatorio de Desplazamiento Interno del Consejo Noruego de Refugiados, en África hay casi 12,5 millones de desplazados dentro del continente, o lo que es lo mismo: uno de cada tres desplazados internos en todo el mundo es africano. República Democrática de Congo (RDC), Sudán del Sur y Sudán son, según este organismo, los países con un mayor número de desplazados internos del planeta.

En su informe Desplazamiento Interno en África, presentado el pasado 9 de diciembre y en el que se analiza el año 2015, se reconoce que durante ese período tuvieron que abandonar su hogar 3,5 millones de personas, de los que 2,4 millones lo hicieron por conflictos como el del norte de Nigeria o el histórico de RDC. De hecho, según el Observatorio, uno de cada tres desplazados a causa de la violencia en África (736.000 personas) ha dejado su hogar en Nigeria.

Este documento también detalla la situación de países como ­República ­Centroafricana o Libia, severamente afectados por esta realidad. En porcentajes, el primero de estos dos países ha visto cómo en los últimos años, desde que estallara el conflicto entre la Seleka y los anti-Balaka, el cuatro por ciento de su población se ha tenido que desplazar dentro del territorio nacional a causa de la violencia de ambos grupos. En el caso de Libia, en un permanente caos desde la caída de Gadafi, el porcentaje es del dos por ciento, cifra similar a la de Sudán del Sur, que acumula ya tres años de guerra.

Un conflicto menos llamativo es el que enfrenta en Mozambique al gobernante FRELIMO frente a RENAMO. En este caso, ha provocado cerca de 5.000 desplazados, más otros 2.500 refugiados que han tenido que pasar a Malaui, según datos ofrecidos a primeros del pasado mes de diciembre por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Pero no solo la violencia es la causa de los desplazamientos internos. Según el Consejo Noruego de Refugiados, los desastres naturales provocaron en 2015 la no desdeñable cifra de 1,1 millones de desplazados internos, en un total de 33 países. Especialmente afectadas se vieron las naciones del sur continental. Inundaciones, el aumento extremo de las temperaturas, sequías eternas o la deforestación están entre las causas que han motivado un éxodo no menos silencioso que el generado por la violencia en África. En 2016 las fuertes lluvias provocaron la movilización de 56.000 personas desde Etiopía.


Deja un comentario

Día mundial del refugiado. Datos estadísticos.

acnur

 

Con uno de cada 113 seres humanos afectados, el desplazamiento forzoso bate su cifra récord Imprimir
GINEBRA, Suiza, 20 de junio de 2016 (ACNUR/UNHCR) – El conflicto y la persecución provocaron que el desplazamiento forzado aumentase considerablemente en 2015, alcanzando el mayor nivel jamás registrado y provocando un sufrimiento humano tremendo, de acuerdo con el informe presentado hoy por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

El informe anual de ACNUR Tendencias Globales, que analiza el desplazamiento forzado en todo el mundo basándose en datos de gobiernos, agencias socias, incluyendo el Observatorio sobre Desplazamiento Interno y en los datos de la propia organización, arrojaba que 65,3 millones de personas se encontraban desplazadas a finales de 2015, en comparación con los 59,5 millones sólo 12 meses antes. Esta es la primera vez que se supera el umbral de los 60 millones.

El total de 65,3 millones comprende los 3,2 millones de personas en países industrializados que a finales de 2015 esperaban una resolución sobre sus solicitudes de asilo (el mayor número global registrado por ACNUR), los 21,3 millones de refugiados en todo el mundo (1,8 millones más que en 2014, y la cifra de refugiados más alta desde principios de los 90), y los 40,8 millones de personas que se habían visto forzadas a huir de sus hogares, pero que permanecían dentro de las fronteras de sus propios países (un incremento de 2,6 millones respecto a 2014, y el mayor número registrado).

Comparadas con los 7.349 millones de habitantes de la Tierra, estas cifras muestran que 1 de cada 113 personas en el mundo es actualmente solicitante de asilo, desplazada interna o refugiada –un nivel de riesgo del que ACNUR no tiene precedentes. En total, el número de desplazados forzosos hoy es mayor que la población de países como Reino Unido, Francia o Italia1.

El desplazamiento forzado ha ido en aumento en la mayoría de las regiones, por lo menos, desde la mitad de la década de los 90, pero en los últimos cinco años el ritmo de ascenso ha incrementado. Esto es debido principalmente a tres motivos: las situaciones que provocan los grandes flujos de refugiados están durando más (por ejemplo, los conflictos en Somalia o Afganistán están ahora en su tercera y cuarta década, respectivamente); con frecuencia surgen nuevos conflictos o se reactivan otros ya existentes (hoy el mayor es Siria, pero también en los últimos cinco años Sudán del Sur, Yemen, Burundi, Ucrania, República Centroafricana, etc.), y el ritmo al que se han encontrado soluciones para refugiados y desplazados internos ha mostrado una tendencia a la baja desde el final de la Guerra Fría. Tan solo hace 10 años, a finales de 2005, ACNUR registraba una media de 6 personas desplazadas cada minuto. Hoy el número es de 24 por minuto – casi el doble de la frecuencia habitual con la que un adulto respira.

“Cada vez hay más gente desplazada por la guerra y la persecución, y esto ya es preocupante, pero los factores que ponen en peligro a los refugiados también se están multiplicando”, dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi. “En el mar, un número escalofriante de refugiados e inmigrantes están muriendo cada año; en tierra, las personas que huyen de la guerra están encontrando su camino bloqueado por fronteras cerradas. Las políticas están gravitando hacia posturas contrarias al asilo en algunos países. La voluntad de las naciones para trabajar unidas, no sólo por los refugiados sino en pos del interés colectivo de la humanidad, se está poniendo a prueba hoy, y es precisamente este espíritu de unidad lo que se necesita con urgencia que prevalezca”, añadió Grandi.

 

3 países generan la mitad de los refugiados del mundo…

Entre los países analizados por el informe Tendencias Globales, algunos destacan: Siria con 4,9 millones, Afganistán con 2,7 millones y Somalia con 1,1 millones, en total sumaron más de la mitad de los refugiados bajo el mandato de ACNUR en todo el mundo. Por otro lado, Colombia con 6,9 millones, Siria con 6,6 millones e Irak con 4,4 millones, registraron las mayores cifras de desplazados internos. Yemen fue el mayor generador de nuevos desplazados internos en 2015, con 2,5 millones de personas, lo que equivaldría a un 9 por ciento de su población.

 

… Y la mayoría están en el Sur

La lucha de Europa por gestionar más de un millón de refugiados e inmigrantes que llegaron por Mediterráneo acaparó la atención de muchos en 2015, sin embargo, el informe muestra que la inmensa mayoría de los refugiados en el mundo estaban en otras zonas. En total, el 86 por ciento de los refugiados bajo el amparo de ACNUR en 2015 estaban en países de rentas bajas y medias, próximos a zonas de conflicto. Esta cifra sube a más del 90 por ciento del número total de refugiados en el mundo si se incluye a los refugiados palestinos bajo la responsabilidad de la organización hermana de ACNUR, la UNRWA. A nivel mundial, Turquía fue el mayor país de acogida con 2,5 millones de refugiados mientras que El Líbano acogió a más refugiados en comparación con su población que ningún otro país (183 refugiados por cada 1.000 habitantes). En relación al tamaño de su economía, la República Democrática del Congo fue el país que más acogió (471 refugiados por cada dólar de PIB per cápita, medidos en términos de paridad del poder adquisitivo).

Las solicitudes de asilo aumentan

Entre los países industrializados, 2015 fue también un año récord en nuevas solicitudes de asilo, con dos millones de peticiones (que hacen que el número de casos pendientes de resolución a finales de año lleguen a 3,2 millones). Alemania recibió más solicitudes de asilo que ningún otro país(441.900), reflejando ampliamente su disposición para recibir a las personas que huían a Europa a través del Mediterráneo. Estados Unidos tuvo el segundo mayor número de peticiones de asilo (172.700), muchas de ellas de personas que huían de la violencia de las pandillas en Centroamérica. Asimismo, se observaron cifras importantes de solicitudes en Suecia (156.000) y Rusia (152.500).

Alrededor de la mitad de los refugiados en todo el mundo son niños

Los niños y niñas constituyeron el 51 % de los refugiados en todo el mundo en 2015, de acuerdo con los datos que ACNUR ha podido recabar (los autores del informe no han podido acceder a la totalidad de los datos demográficos). Es alarmante ver que muchos eran menores separados de sus padres o que viajaban solos. En total, se presentaron 98.400 solicitudes de asilo por parte de menores no acompañados o separados de sus familias. Es la cantidad total más alta registrada por ACNUR y un trágico reflejo de cómo el desplazamiento forzado global está afectando de manera desproporcionada las vidas de los jóvenes.

No pueden volver a casa

Mientras las cifras de desplazamiento global han sido más altas que nunca, el número de personas que pudieron retornar a sus hogares o encontrar otra solución (integración local en un país de primera acogida, o reasentamiento en otro) fue bajo. 201.400 refugiados pudieron regresar a sus países de origen en 2015 (la mayoría a Afganistán, Sudán y Somalia). Esta cifra fue superior a la de 2014 (126.800), pero es todavía sustancialmente baja comparada con los picos registrados a principios de los 90. Alrededor de 107.100 refugiados fueron admitidos para su reasentamiento en 30 países en 2015, representando tan sólo el 0,66 % de los refugiados bajo el mandato de ACNUR (en comparación, 26 países admitieron 105.200 refugiados para su reasentamiento en 2014, representando un 0,73% de la población refugiada bajo el amparo de ACNUR). Al menos 32.000 refugiados obtuvieron la nacionalidad a lo largo del año, la mayoría en Canadá, y en menor número en Francia, Bélgica, Austria y otros países.

La situación del desplazamiento en 2016 por regiones (de mayor a menor):

1. Oriente Medio y Norte de África

La guerra de Siria continuó siendo a nivel mundial la principal causa de desplazamiento y del sufrimiento que conlleva, que a finales de 2015 había conducido al menos a 4,9 millones de personas al exilio como refugiados, y había desplazado a 6,6 millones internamente, afectando casi a la mitad de la población de Siria antes de la guerra. El conflicto en Irak había desplazado a finales de año a 4,4 millones de personas internamente y generado casi un cuarto de millón de refugiados. La guerra civil en Yemen, que comenzó en 2015, contabilizaba a finales de diciembre 2,5 millones de desplazados; más nuevos desplazados que cualquier otro conflicto en el mundo. Incluyendo los 5,2 millones de palestinos refugiados bajo el mandato de la UNRWA, entorno a medio millón de libios forzados a huir de sus hogares y que permanecen en el país, más otros afectados por situaciones de menor envergadura, la región de Oriente Medio y Norte de África sumó más desplazamiento que ninguna otra.

2. África Subsahariana

La región del África Subsahariana tuvo las mayores cifras de desplazamiento en 2015 tras Oriente Medio y Norte de África. El recrudecimiento del conflicto en Sudán del Sur en 2015, así como en laRepública Centroafricana y Somalia, sumados a nuevos o continuados desplazamientos masivos dentro o desde países como Nigeria, Burundi, Sudán, República Democrática del Congo, Mozambique y otros, generaron en total 18,4 millones de refugiados y desplazados internos, según datos de finales de año. Mientras tanto, África Subsahariana acogió a unos 4,4 millones de refugiados en total, más que ninguna otra región. Cinco de los 10 principales países de acogida de refugiados eran africanos, encabezados por Etiopía, seguida de Kenia, Uganda, República Democrática del Congo y Chad.


3. Asia y Pacífico

La región de Asia y Pacífico tenía al menos uno de cada seis refugiados y desplazados internos en todo el mundo en 2015, convirtiéndose en la tercera región del mundo con mayor desplazamiento. Uno de cada seis refugiados bajo el mandato de ACNUR procedían de Afganistán (2,7 millones de personas), donde casi 1,2 millones de personas eran desplazadas internas. Myanmar fue el segundo país de origen de refugiados y desplazados internos de la región (451.800 y 451.000 respectivamente). Pakistán (1,5 millones) y la República Islámica de Irán (979.000) permanecen entre los principales países de acogida de refugiados en el mundo.


4. América

Un número creciente de personas que huyen de las maras y pandillas así como otro tipo de violencia en Centroamérica, contribuyeron a elevar hasta un 17% el desplazamiento en la región. Los refugiados y solicitantes de asilo procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras sumaron un total de 109.800 personas, la mayoría alcanzando México y Estados Unidos, quintuplicando las cifras en los últimos tres años. Colombia, con una crisis prolongada, continuó siendo el mayor país en desplazamiento interno (6,9 millones).

5. Europa

La situación en Ucrania, la proximidad de Europa a Siria e Irak, sumada a la llegada de más de un millón de refugiados e inmigrantes por el Mediterráneo, la mayoría procedentes de los 10 principales países de origen de refugiados, dominaron el escenario del desplazamiento en la región en 2015. En total, los países europeos generaron alrededor de 593.000 refugiados –en su mayoría desde Ucrania, y acogieron 4,4 millones, 2,5 millones de ellos en Turquía. Las cifras proporcionadas por el gobierno de Ucrania contabilizaron 1,6 millones de desplazados ucranianos dentro del país. El informe Tendencias Globales refleja que hubo 441.900 solicitudes de asilo en Alemania, donde la población refugiada aumentó en un 46% comparada con las cifras de l en 2014, con 316.000 personas.

****

Información Adicional

El informe de ACNUR Tendencias Globales se lanza por el Día Mundial del Refugiado, 20 de junio. Está a disposición un paquete completo multimedia vinculado al Informe, incluyendo infografías, fotos, material audiovisual y otros productos. Todo disponible en: http://www.unhcr.org/media-global-trends-2015


Deja un comentario

Siria: plan de ayuda sanitaria ONU para el 2.016

La respuesta humanitaria para Siria necesitará 3.200 millones de dólares, señala la ONU

El coordinador de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O´Brien (tercero de izquierda a derecha) durante una visita a Siria. Foto de archivo: OCHA

14 de diciembre, 2015 — Naciones Unidas y sus socios en el terreno acaban de finalizar un plan de respuesta humanitaria para Siria en 2016, que costará 3.200 millones de dólares.

Los fondos servirán para asistir a 13,5 millones de sirios, especificó hoy el coordinador humanitario de la ONU, Stephen O’Brien, quien acaba de concluir una visita de tres días a ese país afectado por más de cuatro años de conflicto.

El alto funcionario subrayó que esos recursos se necesitan desesperadamente para continuar con los esfuerzos dirigidos a millones de personas cada mes.

Durante la misión, O’Brien estuvo en el barrio de Al Waer, en Homs, donde las partes alcanzaron recientemente un acuerdo de cese de hostilidades que permitió el ingreso de ayuda humanitaria.

No obstante, el coordinar indicó que otros sitios en Siria continúan privados de socorro, lo que ocasiona un enorme sufrimiento en el marco de la brutal crisis.

O’Brien llamó a permitir el ingreso de asistencia, aún sin acuerdos previos de alto el fuego, y señaló que la ayuda humanitaria no debe ser condicionada.

Según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) 4,5 millones de sirios continúan viviendo en zonas de difícil acceso, de ellos, al menos 400.000 están en áreas sitiadas.

Entre enero y noviembre de 2015, la ONU y sus socios sólo pudieron llegar al 1,5% de las personas necesitadas en lugares sitiados y al 7% de las que se encuentran en zonas de difícil acceso.

O’Brien subrayó que permitir el acceso a suministros humanitarios es una obligación de todos los actores del conflicto.


Deja un comentario

Sudan del Sur y vecinos: refugiados y desplazados.

acnurNoticias
Los enfrentamientos en Sudán del Sur fuerzan a miles de personas a huir hacia la RDC Imprimir
Los últimos enfrentamientos entre los grupos locales (conocidos como Arrow Boys) y el ejército sursudanés en la región de Ecuatoria Occidental de Sudán del Sur han forzado el desplazamiento de más de 4.000 personas hacia una remota región al este de la República Democrática del Congo.

Dos equipos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados han registrado en lo que va de semana a 3.464 refugiados recién llegados al territorio de Dungu, una zona cercana a la frontera de la República Democrática del Congo. Estos equipos también han informado que 1.206 refugiados congoleños, que anteriormente se encontraban en Sudán del Sur, han huido a la misma zona como consecuencia de este conflicto. El asentamiento de Ezo en Sudán del Sur, que en su día acogió a cerca de 3.300 refugiados congoleños, ahora está prácticamente vacío. Las familias que quedan se ven obligadas a huir a territorios vecinos.

El proceso de registro en las zonas fronterizas de la República Democrática del Congo no cesa y se sigue informando de nuevas llegadas. La oficina de ACNUR más cercana está en Bunia, a unos 400 kilómetros, y nuestros equipos necesitaron varios días para llegar a las localidades en las que se encuentran los refugiados.

El 90% de los refugiados sursudaneses que llegan a RDC son mujeres y niños, que han tenido que caminar durante tres días con sus pertenencias más valiosas. Muchos hombres se han quedado en su país.

Mientras que algunos refugiados duermen a la intemperie o en cabañas abandonadas y desprovistas de techo, la mayoría están siendo acogidos por familias locales, entre ellas familias formadas por antiguos refugiados sudaneses que huyeron de conflictos anteriores. Hemos repartido lonas de plástico para 409 personas.

Los refugiados dicen que sus necesidades más urgentes son el acceso a un refugio, comida y asistencia médica. El hospital más cercano se encuentra a 80 kilómetros. Las próximas evaluaciones ayudarán a determinar la ayuda necesaria. Muchos afirman que no regresarán a su país si no llega la paz.

Este mes hará dos años que estalló en Juba el conflicto de Sudán del Sur. Este conflicto ha forzado la huida de sus hogares de 2,3 millones de personas, 650.000 de ellas cruzando la frontera como refugiados y 1,65 millones como desplazados internos en su país. La mayoría de los refugiados se encuentran en Etiopía (226.000), Sudán (198.000), Uganda (172.000) y Kenia (49.000). Por otro lado, a pesar de estas condiciones, Sudán del Sur sigue siendo país de acogida para 265.701 refugiados sudaneses de las regiones vecinas de Kordofán del Sur y Nilo Azul.


Deja un comentario

El Papa sobre la crisis en Medio Oriente.

El Papa: Nadie puede pretender que no sabe las atrocidades y las violaciones de los derechos humanos en Siria e Iraq

Ciudad del Vaticano, 17 de septiembre de 2015 (Vis).-”Una de las tragedias humanas más sobrecogedoras de las últimas décadas es la de las terribles repercusiones del conflicto en Siria e Irak sobre la población civil, así como en el patrimonio cultural. Millones de personas se encuentran en un estado preocupante de urgente necesidad, obligadas a abandonar sus países de origen. Líbano, Jordania y Turquía cargan hoy con el peso de millones de refugiados, alos que han acogido con generosidad. Frente a este escenario y a los conflictos que se expanden y pertuban de forma inquietante los equilibrios internos y los regionales, la comunidad internacional parece incapaz de encontrar respuestas adecuadas, mientras que los traficantes de armas continúan haciendo sus intereses”.

Con estas palabras se ha dirigido esta mañana el Papa a los participantes en el encuentro sobre la crisis humanitaria en Siria e Irak promovido por el Pontificio Consejo Cor Unum en que toman parte, entre otros, los organismos de caridad católica que operan en el Oriente Medio y los obispos de la región y al que han dado su apoyo más de treinta organizaciones de diverso tipo.

Francisco ha proseguido su discurso subrayando que hoy en día, a diferencia del pasado, ”las atrocidades y las violaciones inauditas de los derechos humanos que caracterizan estos conflictos, son difundidas en directo por los medios de comunicación. Por lo tanto, están ante los ojos del mundo entero. Nadie puede pretender que no lo sabe. Todos son consciente de que esta guerra pesa cada vez más de forma insoportable sobre los hombros de los pobres. Tenemos que encontrar una solución, que nunca es la violencia, porque la violencia sólo genera nuevas heridas.”

En este ”océano de dolor” ha exhortado a los participantes en la reunión a prestar una atención especial a las necesidades materiales y espirituales de los más débiles e indefensos. ”Pienso sobre todo en las familias, en los ancianos, en los enfermos, en los niños. Los niños y los jóvenes, esperanza para el futuro, están privados de los derechos fundamentales: crecer en la serenidad de la familia, ser atendidos y asistidos, jugar, estudiar. Millones de niños, con la continuación del conflicto, se ven privados del derecho a la educación y, en consecuencia, ven que el horizonte de su futuro se ofusca. ¡Que no falte vuestro compromiso en este ámbito vital!”

”Muchas son las víctimas del conflicto; pienso en todas y por todas rezo. Pero no puedo dejar de mencionar -ha añadido- el grave daño a las comunidades cristianas en Siria e Irak, donde muchos hermanos y hermanas son vejados a causa de su fe, arrojados de sus tierras, encarcelados o incluso asesinados. Durante siglos, las comunidades cristianas y musulmanas han vivido juntas en estas tierras, sobre la base del respeto mutuo. Hoy hasta la misma legitimidad de la presencia de los cristianos y de otras minorías religiosas se niega en nombre de un “fundamentalismo violento que reivindica un origen religioso” . Sin embargo, a los tantos ataques y persecuciones que hoy sufre en esos países, la Iglesia responde dando testimonio de Cristo con valentía, a través de la presencia humilde y ferviente, el diálogo sincero y el generoso servicio a favor de cualquier persona que sufra o lo necesite, sin distinción alguna”.

El Papa ha hecho hincapie en que en Siria e Irak, el mal ”destruye los edificios e infraestructuras, pero sobre todo destruye la conciencia del ser humano. En el nombre de Jesús, que vino al mundo para curar las heridas de la humanidad, la Iglesia se siente llamada a responder al mal con el bien mediante la promoción de un desarrollo humano integral, ocupándose de cada hombre y de todos los hombres. Para responder a esta llamada difícil, los católicos deben fortalecer la colaboración intra-eclesial y los vínculos de comunión que los unen con las otras comunidades cristianas, buscando también la cooperación con las instituciones internacionales humanitarias y con todos los hombres de buena voluntad. Os animo, por tanto, a continuar en el camino de la colaboración y el intercambio, trabajando juntos y en sinergia. Por favor: ¡no abandonéis a las víctimas de esta crisis, aun cuando la atención del mundo decaiga!”

”A todos os pido -ha concluido- que llevéis mi mensaje de profunda solidaridad y cercanía a los que atraviesan por estas pruebas y sufren las trágicas consecuencias de esta crisis. En comunión con vosotros y vuestras comunidades, rezo incesantemente por la paz y el final de los tormentos y de las injusticias en vuestras amadas tierras”.