Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Congo: nota de ACNUR sobre los desplazamientos.

Miles de personas refugiadas de la República Democrática del Congo regresan a sus hogares en la región de Kasai desde Angola

Vista general del asentamiento de refugiados de Lóvua, en Angola (marzo de 2018).

Vista general del asentamiento de refugiados de Lóvua, en Angola (marzo de 2018).  © ACNUR/UNHCR/Omotola Akindipe

Unas 8.500 personas refugiadas se han marchado desde el 18 de agosto de forma espontánea del asentamiento de refugiados de Lóvua, en la provincia angoleña de Lunda Norte, con la intención de regresar a sus hogares en la República Democrática del Congo (RDC). Parece que este fenómeno responde a los informes que señalan una mejora de la seguridad en algunos de sus lugares de origen y al deseo de regresar a sus hogares a tiempo para el comienzo del curso académico.

Más de mil personas refugiadas han cruzado a la RDC y muchas otras se dirigen hacia la frontera con la región congoleña de Kasai.

La provincia de Kasai se encuentra en proceso de recuperación tras los mortíferos enfrentamientos de 2017 entre grupos armados y las fuerzas de la RDC, que causaron el desplazamiento de cerca de 1,4 millones de personas de sus hogares. Aproximadamente 37.000 refugiados cruzaron la frontera hacia Angola huyendo de la violencia.

Los retornos espontáneos de esta semana desde el noreste de Angola están vinculados con las elecciones presidenciales, y responden a las conversaciones recientes entre autoridades de la RDC, que se encontraban de visita, y las personas refugiadas, durante las cuales recibieron información sobre las mejoras de la situación de seguridad en las provincias de Kasai.

Hasta ahora, el asentamiento de refugiados de Lóvua acogía a más de 20.000 personas refugiadas. El gobierno de Angola ha facilitado medios de transporte a algunas de las personas que decidieron dirigirse a la RDC, mientras que otras han abandonado el campamento por sus propios medios. Muchos refugiados –entre ellos, mujeres y niños– están acampando junto a las carreteras principales en el noreste de Angola.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está trabajando con sus socios y con ambos gobiernos para satisfacer las necesidades humanitarias y ha situado personal a lo largo de las rutas de retorno para monitorizar, realizar entrevistas a las personas refugiadas e intervenir con ayuda humanitaria en caso necesario. El personal de ACNUR también está proporcionando información a los refugiados.

En la República Democrática del Congo, ACNUR está trabajando con las autoridades locales para poner en marcha sistemas de monitorización en los puntos de entrada fronterizos para evaluar la naturaleza de estos retornos espontáneos y recabar información de primera mano sobre el tipo de asistencia necesario para la población tras el retorno.

ACNUR también está manteniendo conversaciones tripartitas con Angola y la República Democrática del Congo para establecer un mecanismo para el retorno voluntario, digno y sostenible. En este sentido, debe aplicarse el principio internacional que establece que el regreso de una persona refugiada a su país de origen debe ser voluntario. Al tiempo que se comprende el deseo de las personas refugiadas de volver a sus hogares, ACNUR insta a ambos gobiernos a evitar situaciones en las que miles de refugiados puedan estar expuestos a riesgos por la ausencia de una planificación, transporte y asistencia adecuados.

A pesar de que en los últimos meses ha mejorado la seguridad en la región de Kasai, en el resto de la RDC sigue existiendo una situación de inseguridad que causa el desplazamiento de miles de personas de sus hogares en áreas inestables como las provincias de Kivu Sur, Kivu Norte e Ituri, cerca de la frontera con Uganda.


Deja un comentario

Centroamérica: qué hacer ante el elevado número de desplazados.

Piden una reunión urgente de Estados ante el número de desplazados en Centroamérica

OIM / Rafael Rodríguez
Los emigrantes centroamericanos se desplazan con los medios que pueden a través de México para intentar alcanzar la frontera de Estados Unidos.

12 Junio 2019

Más de medio millón de personas han huido de sus casas en Centroamérica en lo que va de año y este masivo desplazamiento, provocado por la violencia pandillera y la crisis política y social en Nicaragua, está reduciendo la capacidad de asilo en toda la región, poniendo en riesgo a un número cada vez mayor de individuos y familias, y creando situaciones que ningún país puede abordar por sí solo.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha hecho este miércoles un llamamiento para la celebración de “una reunión urgente” de Estados y preparar una actuación coordinada que aborde el creciente desplazamiento en Centroamérica de una manera efectiva y sostenible.

Según indicó en un comunicado, esa actuación coordinada debe dar prioridad a la protección de la vida de quienes huyen y a una mejor administración de las fronteras.

De acuerdo con esta Agencia, el desplazamiento forzado de América Central está reduciendo la capacidad de asilo en toda la región, poniendo en riesgo el creciente número de individuos y familias y creando situaciones que ningún país puede abordar por sí solo.

La violencia y la persecución por parte de pandillas influyentes en partes de América Central, junto con una crisis social y política en Nicaragua, están llevando a un creciente número de personas a través de las fronteras en busca de un refugio seguro.

Más de medio millón de desplazados

En lo que va del año, 593.507 solicitantes de asilo y migrantes han llegado a la frontera sur de los Estados Unidos desde México. Mientras tanto, México ha reportado un aumento del 196 por ciento en las solicitudes de asilo.

“En base a las buenas prácticas ya existentes, un enfoque regional debe incluir una mayor capacidad de recepción y de  infraestructuras de asilo, el apoyo colectivo para los programas de integración local, la ampliación del reasentamiento dentro y fuera de la región y los acuerdos para el retorno seguro y digno de las personas que no necesitan protección internacional”, asegura ACNUR.

También son necesarias medidas regionales coordinadas para abordar los fenómenos de desplazamiento interno antes de que se conviertan en flujos de refugiados, incluidas las iniciativas de desarrollo firmes que aborden los factores subyacentes de la violencia y el desplazamiento.

En este sentido, el ACNUR apoya el Plan de Desarrollo Integral entre México y los países del norte de América Central, que se está negociando actualmente.

Soluciones integrales

“En reconocimiento de este creciente fenómeno de desplazamiento forzado, ACNUR ha desarrollado nuevos enfoques para la situación de los refugiados centroamericanos y continuará apoyando a los Gobiernos de la región para que ofrezcan soluciones integrales que estén a la altura del desafío, que sean seguras, eficientes y humanas y que promuevan la responsabilidad compartida”, añade el comunicado.

Las conversaciones regionales urgentes, basadas en la cooperación existente, podrían ayudar a impulsar las soluciones fundamentales que se necesitan.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

NOTICIAS RELACIONADAS CON EL TEMA

“No migramos de Honduras para tener una vida mejor, migramos para sobrevivir”

La directora de UNICEF ha visitado Honduras, un país donde cada día muere un niño menor de 18 años de forma violenta. “Para un país que no está en guerra, esta cifra es abrumadora”, ha dicho Henrietta Fore. Durante su visita ha podido escuchar testimonios de primera mano. Más de medio millón de niños no van a la escuela secundaria.

Pacto Mundial sobre Refugiados: ¿Es diferente al de migración y cómo puede ayudar?

Los términos “refugiado” y “migrante” se han usado indistintamente para describir a los millones de personas que huyen de los conflictos o que buscan una vida mejor.  La ONU está estableciendo pactos mundiales para proteger mejor sus derechos, pero es crítico entender la diferencia entre migrantes y refugiados.


Deja un comentario

Colombia: los desplazados. Cifras parciales y totales del conflicto.

Más de 30.000 colombianos han tenido que huir de sus hogares este año

©Patrick Zachmann/Agencia Magnum para la FAO
Orlando Ruiz Mendes ordeñando una vaca en su finca en la región de Pertenencia, en el norte de Colombia. Mendes participa en el programa de restitución de tierras para agricultores desplazados por la violencia inaugurado en 2013..

27 Diciembre 2018

El número de desplazados internos por el conflicto armado en Colombia es mayor al de toda la población de Costa Rica. ACNUR, junto con las instituciones colombianas, apoya un proyecto para ayudar a las víctimas que ahora se encuentran en asentamientos informales.

Más de 30.500 colombianos han tenido desplazarse forzosamente entre enero y noviembre de este año, según los datos de ACNUR.  La cifra se suma a los 7,7 millones de desplazados internos que ha ocasionado el conflicto armado desde 1985.

El número es mayor que toda la población de Costa Rica y desde el sistema nacional de atención a las víctimas admiten que en algunas zonas del país no paran los desplazamientos forzados.

Desde 2018, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, junto con las instituciones colombianas apoyan un proyecto para ayudar a las víctimas que ahora se encuentran en asentamientos informales. Actualmente, opera en nueve comunidades en cinco municipios y beneficia a unas 10.000 personas.

“Este programa realmente hace una gran diferencia en la vida de estas comunidades. Puede ser un proyecto modelo para que después sea replicado en otras comunidades”, resaltó Jozef Merkx, Representante de ACNUR en Colombia.

 

Lee la historia completa en la web de ACNUR.


Deja un comentario

Colombia; AMN.INT. denuncia los desplazamientos masivos forzosos de indígenas.

Colombia: El gobierno debe implementar planes de acción de forma inmediata ante los desplazamientos forzados masivos

13 de julio de 2018

Ante el desplazamiento forzado de más de 430 personas afrodescendientes del municipio de Roberto Payán en Nariño en los últimos días, y de más de 16 mil personas en la región de Catatumbo desde marzo, debido al enfrentamiento entre grupos armados, como el Ejército Popular de Liberación y el Ejército de Liberación Nacional, grupos paramilitares, disidencias de las FARC-EP y las fuerzas de seguridad del Estado, Erika Guevara Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional, ha manifestado:

Los últimos desplazamientos forzados y masivos en Nariño y Catatumbo reflejan la crisis de derechos humanos que continúa en Colombia. Las autoridades estatales no pueden continuar ignorando a sus principales víctimas, los Pueblos Indígenas y las comunidades afrodescendientes”.

“Los recientes desplazamientos son una prueba más del abandono estatal y la lenta implementación del Acuerdo de Paz—especialmente en temas como sustitución voluntaria de cultivos ilícitos y garantías de seguridad—en zonas golpeadas por años de conflicto armado. Es inaceptable que las comunidades que históricamente han padecido el conflicto sigan sumando víctimas ante la pasividad del gobierno.”


Deja un comentario

España: iniciativa en favor de desplazados y refugiados.

Publicado: Jueves, 31 Mayo 2018

Caminos de Hospitalidad en diez ciudades

Dosmil personas saldrán a caminar 30.000 kilómetros con y por las personas refugiadas este mes de junio en al menos 10 ciudades y territorios españoles. La iniciativa de movilización #CaminosDeHospitalidad  convoca marchas junto a las personas migrantes y refugiadas a las que acompañamos. Una forma de reivindicar una sociedad que trabaje por su acogida e inclusión social mediante una actividad de encuentro intercultural y de compartir nuestras experiencias.

La iniciativa ha sido presentada a los medios de comunicación esta mañana en Madrid, con la intervención del delegado del sector social, Alberto Ares SJ, la nueva coordinadora del área de migraciones, Mª Carmen de la Fuente, el director de Entreculturas, Daniel Villanueva SJ y la refugiada siria Maisoune Shukar, quien ha dado a los presentes un precioso y sincero testimonio de su condición de refugiada en España.

El sentido de las caminatas es homenajear a las millones de personas que se han visto forzadas a huir de sus hogares para llegar a nuestras ciudades, poniéndose en su piel y saliendo a caminar con ellos para demandar a las instituciones que nuestra sociedad se comprometa a acoger y onstruir un espíritu de hospitalidad y solidaridad.

Esta iniciativa parte del trabajo que el jesuita Frans van der Lugt (asesinado en 2014) solía llevar a cabo en Siria. Durante más de 40 años, este sacerdote organizó marchas como forma de encuentro interreligioso e intercultural en Homs, con las diferentes comunidades de la ciudad. Cuando muchas de esas personas sirias buscaron refugio en Alemania, retomaron estos caminos que ahora replicamos en nuestro país. Los caminos ayudan a sanar las heridas producidas por la persecución y la violencia, y a visibilizar la situación de las personas migrantes forzosas y refugiadas en España.

De Loyola a Barcelona, con refugiados sirios

Unas 2.000 personas recorrerán aproximadamente 30.000 kilómetros en las marchas que van a tener lugar en varios territorios de España durante el próximo mes:

  • Madrid y Galicia: 2 de junio.
  • Asturias: 3 de junio.
  • País Vasco y Navarra: Del 8 al 12 de junio.
  • Sevilla: 9 y 10 de junio.
  • Cataluña: Del 13 al 16 de junio.
  • Valencia: 19 de junio.
  • Tenerife: 23 de junio.

En la PAT de Loyola y de Cataluña las marchas estarán protagonizadas por un centenar de mujeres, hombres, niñas y niños refugiados sirios –provenientes de varios países europeos donde residen. Los días 9 y 10 de junio caminarán a los santuarios de Javier y de Loyola por la paz, en memoria de las víctimas de la guerra en Siria, y por crear una cultura de la hospitalidad y acogida en Europa. Del 12 al 16 de junio caminarán desde Lleida a Barcelona pasando por Verdú, Montserrat y Manresa. (Ver la información de caminos de hospitalidad en tu ciudad en este enlace)

En el marco de la presentación se han ofrecido datos de refugio internacionales como que una de cada 110 personas en el mundo son desplazados, refugiados o víctimas de trata y que el 33% de ellos son menores de edad. También se ha recalcado que la mayoría de los desplazados permanecen en los países próximos al conflicto, no emigran a Europa. Y se ha criticado el hecho de que nuestro sistema de acogida esté colapsado como lo demuestran las 32.000 solicitudes de refugiados pendientes por resolver de este último año. O que 9000 personas hayan estado internadas en un Centro de Integración de Extranjeros (CIE) en 2017.

Maisoune Shukar, quien participó en tres ocasiones en las caminatas de Frans van der Lugt, ha narrado cómo de un día para otro tuvo que dejar a sus padres y parte de su familia, la farmacia que dirigía y a sus vecinos, para huir de Siria y poder proteger a sus hijos. Huyó al Líbano junto a su marido y sus dos hijos y luego continúo rumbo a España sólo con su hijo mayor hasta que hace pocos meses, después de mucho tiempo de ausencia, consiguió reagrupar a su familia en nuestro país. Ahora realiza un curso de auxiliar de farmacia, para poder trabajar y homologar su título. Desde que conoció el trabajo de Hospitalidad en Madrid, y de Pueblos Unidos afirma sentirse acompañada: “Tengo un sentimiento de que ya tengo espaldas en este país. Lo más importante es tener este sentimiento de que hay personas al lado de ti para que tú puedas avanzar e integrarte”.

En muchos otros lugares de nuestro país tendrán lugar actividades de sensibilización en calle como muestra de apoyo a #CaminosDeHospitalidad.


Deja un comentario

Urge una solución para los Rohingyas

Cate Blanchett: Estamos en una carrera contra el tiempo para proteger a los Rohingyás

ACNUR / Hector Pérez
La actriz Cate Blanchett conversa con Jhura, una mujer de 28 años que huyó de Myanmar con sus dos hijos.

21 Marzo 2018

La actriz y embajadora de buena voluntad de la Agencia de la ONU para los Refugiados pide proteger a los desplazados en Bangladesh de los impactos de la próxima temporada de monzones. Las lluvias torrenciales, los ciclones y las condiciones climaticas adversas amenazan los campamentos abarrotados en la zona de Cox Bazar.

“Los rohingyás han sufrido la violencia, los abusos de los derechos humanos y terribles viajes. Han demostrado su capacidad de adaptación y una gran valentía, pero ahora, mientras se acerca la temporada delmonzón, el gobierno de Bangladesh con el apoyo de ACNUR y sus socios está en una carrera contra el tiempo para asegurar que los refugiados están a salvo de las inundaciones y los deslizamientos de tierra”, declaró Blanchett al final de su visita a los asentamientos de Kutupalong, Nyapara y Chakmarkul.

La actriz explicó que durante su estadía en Bangladesh fue testigo del trabajo de la Agencia de la ONU para evitar “una emergencia dentro de otra” repartiendo material para reforzar los refugios, y trabajando en las carreteras, puentes y otras infraestructuras que corren el riesgo de ser arrastradas por el mal tiempo, así como reubicando a las familias a lugares más seguros.

“Esta es la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo, los monzones están llegando y es fundamental que la comunidad internacional, el sector privado y las personas hagan lo que puedan para apoyar a los rohingyás y las comunidades que los acogen”, expresó.

Desde que comenzó la violencia el 25 de agosto de 2017 en el estado de Rakhine en Myanmar, más de 671,000 refugiados han huido a Bangladesh.

“Bangladesh salvó miles de vidas cuando abrió sus fronteras a los refugiados rohingyas. Ahora es fundamental que nos mantengamos firmes para protegerlos de los vientos ciclónicos y las fuertes lluvias”, dijo Kevin J. Allen, jefe de la operación de emergencia de esta Agencia en Cox’s Bazaar, quien se unió al llamado de la embajadora de buena voluntad.

Repatriación segura y digna

La Agencia ha pedido al Gobierno de Myanmar que cree condiciones en el estado de Rakhine para permitir la repatriación segura, digna y sostenible de los refugiados que voluntariamente elijan regresar a sus hogares así como que asegure el acceso humanitario sin restricciones a todas las comunidades de esta zona.

Esta semana, Bangladesh anunció que necesitaba unos novecientos millones de dólares para ayudar a los refugiados y sus comunidades de acogida hasta diciembre, mientras que el ACNUR necesita otros 196 para continuar brindando su asistencia vital.

Cate Blanchett, como embajadora de buena voluntad

Cate Blanchett se convirtió en Embajadora de Buena Voluntad de la Agencia de la ONU para los Refugiados en mayo de 2016 y desde entonces ha llevado a cabo una serie de acciones en favor de esta causa. Estas son las más destacadas:

  • Participó en dos misiones de investigación en Líbano y Jordania para encontrarse con refugiados y apátridas que han sido desplazados por el conflicto sirio.
  • Visitó Australia para celebrar la campaña “Vidas humanas, derechos humanos”, que marcó el 40 aniversario de la llegada de los primeros refugiados.
  • Ayudó a reunir a un grupo de artistas para realizar una lectura conjunta del poema de Jenifer Toksvig “What They Took With Them” ” y lanzó una “gira mundial” única de eventos de Facebook en vivo, con simpatizantes de todo el mundo que destacaban la necesidad urgente de ser solidarios con los refugiados.
  • Habló sobre la crisis de refugiados en el evento Google Zeitgeist en 2016, y en la Conferencia de Mujeres en el Mundo 2015.
  • En 2017, Blanchett fue galardonada como en Australia por su destacado servicio a las artes escénicas como actriz internacional de cine y teatro, a través de contribuciones fundamentales como directora de organizaciones artísticas, como modelo para mujeres y jóvenes intérpretes y como un defensor de las causas humanitarias y ambientales.
  • En enero de 2018, Blanchett recibió el Premio Crystal en el Foro Económico Mundial en Davos por su trabajo de sensibilización sobre los problemas de los refugiados.


Deja un comentario

Desplazamientos forzosos en Colombia

Indígenas y comunidades rurales en Colombia viven una oleada de desplazamientos forzosos

ACNUR/Defensoria del Pueblo de Colombia
Colombia.

19 Febrero 2018

Más de ochocientas personas, casi la mitad niños, han sido forzadas por grupos armados a dejar sus hogares en varias zonas del Bajo Cauca en Antioquia.  La ONU pidió al gobierno garantizar la protección de sus derechos fundamentales.

La Agencia de la ONU para los Refugiados y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Colombiaexpresaron su preocupación ante el aumento del desplazamiento forzoso de indígenas y campesinos y los abusos a sus garantías fundamentales cometidos en la región del Bajo Cauca, en el departamento de Antioquia.

Desde el 19 de enero, al menos 822 personas (461 adultos y 361 niños, niñas y adolescentes) han sido desplazadas a la fuerza en varias veredas, mientras que los homicidios han aumentado hasta un 255% en comparación con 2017, según las cifras oficiales.

“En el Bajo Cauca estamos observando violaciones de derechos humanos, tales como amenazas y atentados en contra de la vida e integridad de personas civiles, violaciones relacionadas con los derechos económicos, sociales y culturales, y afectaciones a principios y prácticas ancestrales del pueblo indígena Senú en su territorio”, expresa la Oficina.

Instamos al Estado a que evalúe la efectividad en la implementación de la política de prevención y protección de las personas, pues hasta ahora las medidas adoptadas han sido insuficientes para prevenir la ocurrencia de nuevos hechos de violencia.

Según despachos de prensa, el aumento de la violencia en la región se debe particularmente a la lucha por el control de los negocios ilícitos y toda la cadena del narcotráfico. Grupos armados ilegales se estarían disputando con el ELN y disidentes de las FARC el control de las actividades ilegales en esos extensos territorios. La confrontación pone en riesgo a numerosas comunidades indígenas, afrocolombianas y campesinas.

La Defensoría del Pueblo había advertido sobre la situación el pasado 22 de enero y tanto ACNUR como la Oficina del Alto Comisionado reconocieron el esfuerzo que han realizado las autoridades hasta el momento para abordar la situación, pero advierten que ésta continúa empeorando.

“Instamos al Estado a que evalúe la efectividad en la implementación de la política de prevención y protección de las personas, pues hasta ahora las medidas adoptadas han sido insuficientes para prevenir la ocurrencia de nuevos hechos de violencia”, dicen. “En especial, urgimos a que el Estado garantice que los recursos humanos y económicos sean suficientes para atender la emergencia humanitaria actual y para generar condiciones de respeto por los derechos humanos y de seguridad humana”, añaden.

Los organismos además hacen un llamado para que se inicie una estrategia integral específica para el Bajo Cauca sobre prevención, protección y garantías de no repetición de violaciones de derechos humanos y recomendaron que ésta se inicie con un análisis de factores como la corrupción, la pobreza, la falta de participación política y acceso a servicios básicos en la zona.