Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Mensaje del Papa en el 75 aniversario del día D

Aniversario día D. Desembarco en NormandíaAniversario día D. Desembarco en Normandía  (AFP or licensors)

El Papa por 75º aniversario del Día D: “promover la fraternidad

Mensaje al Obispo de Bayeux-Lisieux, por las celebraciones promovidas en estos días por el 75 aniversario del llamado Día D, el desembarco el 6 de junio de 1944 de los Aliados en Normandía, que comenzó la liberación de la ocupación nazi primero de Francia y luego del resto de Europa Occidental

Ciudad del Vaticano

“Sabemos – escribe el Papa – que el desembarco del 6 de junio de 1944, aquí mismo en Normandía, fue decisivo en la lucha contra la barbarie nazi y que allanó el camino para el fin de esta guerra que hirió profundamente a Europa y al mundo”. Por esta razón, recuerdo con gratitud a todos los soldados que, procedentes de diferentes países, incluida Francia, tuvieron el valor de comprometerse y dar su vida por la libertad y la paz. Los encomiendo al amor infinitamente misericordioso del Señor, así como a los millones de víctimas de esta guerra, sin olvidar a los que, del lado alemán, lucharon en obediencia a un régimen animado por una ideología asesina.

La Conmemoración del desembarco de Normandía – espera el Papa Francisco en su mensaje al Obispo de Bayeux-Lisieux, Monseñor Jean-Claude Boulanger – es hoy una invitación a Europa, a “los cristianos de todas las confesiones, a los creyentes de otras religiones y a los hombres de buena voluntad, a promover una verdadera fraternidad universal, a promover una cultura del encuentro y del diálogo, atenta a los pequeños y a los pobres.

“Espero -afirma el Papa- que esta conmemoración permita a todas las generaciones, en Europa y en el mundo, reafirmar con firmeza que “la paz se basa en el respeto a cada persona, independientemente de su historia, en el respeto a la ley y al bien común, a la creación que nos ha sido confiada y a la riqueza moral transmitida por las generaciones pasadas”.


Deja un comentario

Francia: represión a personas que ayudan a refugiados.

Francia: La policía acosa y usa violencia contra quienes ayudan a personas refugiadas

© Pierre-Yves Brunaud / Picturetank pour Amnesty International

Las autoridades francesas han acosado, intimidado e incluso agredido violentamente a personas que ofrecen ayuda humanitaria y otro tipo de apoyo a personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas en el norte de Francia, en un intento deliberado de restringir los actos de solidaridad. Así lo ha concluido un nuevo informe publicado por Amnistía Internacional.

Targeting solidarity: Criminalization and harassment of people defending migrant and refugee rights in northern France revela cómo la policía y el sistema judicial atacan a quienes ayudan a personas refugiadas y migrantes en Calais y Grand-Synthe.

“Proporcionar comida a quienes tienen hambre y ofrecer calor a quienes carecen de hogar se ha convertido en una actividad cada vez más arriesgada en el norte de Francia, pues las autoridades atacan de forma habitual a quienes brindan ayuda a las personas migrantes y refugiadas”, ha manifestado Lisa Maracani, investigadora de Amnistía Internacional sobre defensores y defensoras de los derechos humanos.

“Las personas migrantes y refugiadas no desaparecieron sin más con la demolición del campamento de la ‘Jungla’ en 2016, y más de un millar de hombres, mujeres, niños y niñas siguen viviendo de forma precaria en la zona. El papel de los defensores y defensoras de los derechos humanos que les ofrecen apoyo es crucial.”

Dos años y medio después de la destrucción del campamento denominado la “Jungla”, más de 1.200 personas refugiadas y migrantes, entre ellas menores no acompañados, viven en tiendas y campamentos informales en torno a Calais y Grande-Synthe. No tienen acceso habitual a alimento, agua, saneamiento, cobijo o asistencia jurídica, y sufren desalojos, acoso y violencia a manos de la policía.

Un hombre afgano contó a Amnistía Internacional que la policía lo golpeó con una porra en la espalda durante un desalojo forzoso; otro describió cómo un agente de policía había orinado en su tienda. Un iraní contó a Amnistía Internacional: “Salí de mi país en busca de seguridad, pero aquí sufro abusos de la policía […] La policía viene todos los días a llevarse mi tienda y mi ropa.”

El número de campamentos y tiendas destruidos en Calais y Grande-Synthe aumentó el año pasado, y se han llevado a cabo 391 desalojos únicamente en los primeros cinco meses de 2019. Una vez desalojadas, las personas migrantes y refugiadas corren un mayor peligro de sufrir violencia y abusos. Una mujer de la zona que brinda ayuda a las personas migrantes dijo a Amnistía Internacional que había presenciado cómo la policía rociaba a migrantes con gas lacrimógeno en la cara mientras dormían en el jardín de esta defensora.

Los abusos verbales y físicos, práctica diaria

El creciente número de desalojos es consecuencia de la política francesa de “sin puntos de sujeción”, que pretende disuadir a la gente de que se queda en la zona asegurándose de que no se establecen campamentos. Aunque las autoridades han puesto en marcha un servicio de difusión para permitir a las personas refugiadas y migrantes acceder a centros de recepción y oficinas de asilo en Francia, estos centros están lejos de Calais y Grande-Synthe, y a veces no tienen capacidad suficiente para alojar a estas personas. Con el fin de aliviar su sufrimiento, los defensores y defensoras de los derechos humanos han tratado de llenar el vacío y proporcionar apoyo y servicios esenciales que el Estado francés no ofrece.

En lugar de reconocer la importancia de la labor de estos defensores y defensoras, las autoridades han obstaculizado su trabajo, los han intimidado y acosado y, en algunos casos, han iniciado contra ellos procesamientos infundados e incluso han utilizado la violencia.

Varios defensores y defensoras de los derechos humanos dijeron a Amnistía Internacional que la intimidación, las amenazas y los abusos se han convertido en “parte integrante de su trabajo cotidiano”. Una trabajadora humanitaria contó a Amnistía Internacional que la policía la había empujado violentamente al suelo y la había asfixiado en junio de 2018 después de que filmara a cuatro agentes que perseguían a personas de ciudadanía extranjera en Calais.

Un informe publicado el año pasado por cuatro organizaciones concluyó que había habido 646 casos de abuso y acoso policial contra voluntarios y voluntarias entre noviembre de 2017 y junio de 2018Este año se han registrado 72 casos, pero es probable que la cifra real sea mucho más alta.

Eleonore Vigny, que participó en el proyecto Observadores de los Derechos Humanos en Calais, dijo que la intimidación a voluntarios y voluntarias había alcanzado su punto culminante el pasado verano, cuando la policía empleó nuevas técnicas de acoso. “En abril y mayo de 2018 hubo varios registros corporales, especialmente de voluntarias, y en algunos casos realizados por agentes masculinos. También hubo una escalada de los insultos, y ha habido gente a la que han empujado, a veces hasta arrojarla al suelo […] Recientemente recibimos más amenazas de demandas judiciales, y amenazas de arrestos.”

Cuando denuncian malos tratos a personas refugiadas o migrantes y a defensores y defensoras de los derechos humanos, los denunciantes aseguran que no los toman en serio. A Charlotte Head, una voluntaria que presentó varias denuncias sobre la conducta policial al órgano de investigación interna de la policía, la advirtieron de que sus denuncias eran “de carácter difamatorio” y podían constituir “delito”.

Una organización local de derechos humanos, Cabane Juridique, presentó más de 60 denuncias a diferentes autoridades y órganos entre enero de 2016 y abril de 2019. En mayo de 2019, el Ministerio de Justicia francés dijo a Amnistía Internacional que los tribunales regionales habían recibido únicamente 11 denuncias desde 2016, y que sólo una estaba siendo investigada por fiscales.

Estrés, ansiedad y miedo al procesamiento

Los defensores y defensoras de los derechos humanos dijeron a Amnistía Internacional que se sienten sometidos a una presión cada vez mayor y que eso tiene un impacto negativo en todos los aspectos de su vida. Algunos han sufrido insomnio, estrés y ansiedad, mientras que otros describen el impacto de los procesamientos como debilitador.

Loan Torondel, que había estado trabajando en Calais, contó a Amnistía Internacional: “Me siento atrapado entre las agudas necesidades de la gente a la que intento ayudar y la intimidación de las autoridades francesas que tratan de obstaculizar las actividades humanitarias y califican nuestras actividades de delito. Este no es un entorno sostenible en el que trabajar, y la gente a la que ayudamos es la que paga las consecuencias”.

Otro defensor de los derechos humanos dijo a Amnistía Internacional: “Para los voluntarios es muy difícil. Tienen miedo. Les informamos sobre la seguridad y el contexto, y se asustan. Luchamos por captar nuevos voluntarios”.

Sin embargo, pese al acoso, muchas de las personas entrevistadas por Amnistía Internacional están decididas a seguir adelante con su labor fundamental. Una voluntaria local dijo a Amnistía Internacional que da gracias por la presencia de las personas migrantes y refugiadas: “Nos han hecho más humanos, han enriquecido nuestra vida”.

“En lugar de intentar que la vida de las personas migrantes y refugiadas sea lo más difícil posible, las autoridades francesas deberían tomar medidas concretas para aliviar su sufrimiento y proporcionar cobijo y apoyo a todas las personas que viven en la calle”, ha manifestado Lisa Maracani.

“También es hora de defender a los defensores y defensoras. En lugar de tratarlos como a un enemigo, las autoridades deberían verlos como un aliado fundamental, y celebrar los actos de solidaridad y compasión, en lugar de criminalizarlos.”

Información complementaria

Las violaciones de derechos humanos que sufren los defensores y defensoras deben examinarse en el contexto del trato que reciben las personas cuyos derechos defienden. Es fundamental que se respeten los derechos de las personas refugiadas y migrantes. Eso significa mejorar el sistema de asilo y recepción en Francia, proporcionar rutas seguras y legales a Reino Unido y reformar el sistema europeo de asilo para eliminar el requisito dispuesto en el Reglamento de Dublín, según el cual los solicitantes de asilo deben pedir protección en su primer país de entrada.


Deja un comentario

Constructores de puentes para una fraternidad universal. El Papa a unos jóvenes.

El Papa a jóvenes franceses: “La Iglesia necesita su ímpetu, sus ideas y su fe”

“Déjense transformar y renovar por el Espíritu Santo para llevar a Cristo a todos los ambientes de la sociedad”, aliento del Santo Padre en sus saludos a los jóvenes de la Diócesis de Aire et Dax, en Francia, a quienes recibió en audiencia, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Sean siempre constructores de puentes entre las personas, intentando hacer crecer una cultura del encuentro y del diálogo, para contribuir al advenimiento de una auténtica fraternidad humana”, lo dijo el Papa Francisco a los jóvenes peregrinos de la Diócesis de Aire et Dax, en Francia, a quienes recibió en audiencia, este jueves 25 de abril, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

Reavivar el don de la fe

A los más de cien jóvenes llegados del suroeste de Francia en peregrinación a Roma, el Santo Padre les manifestó su cercanía espiritual y su afecto, así como a todos los fieles de la diócesis de Aire y Dax. “Doy gracias a Dios por la iniciativa de los responsables de la pastoral juvenil que, con el apoyo de vuestro Obispo – señaló el Pontífice – les han propuesto vivir estas ‘Jornadas de la Juventud de Landas’. Es una hermosa ocasión que se les ofrece para reavivar en ustedes el don de la fe, aquí en Roma, ante los apóstoles Pedro y Pablo y todos aquellos testigos, incluidos algunos jóvenes, que han sufrido el martirio por haber elegido permanecer fieles a Jesucristo”. Esto es todavía más importante, precisó el Papa, porque mucha gente piensa que hoy en día es más difícil llamarse cristiano y vivir la fe en Cristo. Y ciertamente ustedes experimentan estas dificultades, que a veces se convierten en pruebas.

Cristo renueva y rejuvenece la Iglesia

El Santo Padre refiriéndose a las diferentes dificultades que nos presenta el contexto actual precisó que, no es fácil llamarse cristiano y vivir la fe, sobre todo por la dolorosa y compleja cuestión de los abusos cometidos por los miembros de la Iglesia. Una situación, dijo el Papa, que hoy no es más difícil que en otras épocas de la Iglesia, sino que sólo es diferente. “Por eso – les alentó el Pontífice citando la Exhortación Apostólica Christus vivit – aprovechen esta peregrinación para redescubrir que la Iglesia, de la que son miembros, ‘camina desde hace dos mil años, compartiendo las alegrías y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres. Y camina así como es, sin recurrir a ninguna cirugía estética’. En efecto, mirándolos reconozco la obra del Señor Jesús que no abandona a su Iglesia y que, gracias a su juventud, a su entusiasmo y a sus talentos que les ha confiado, le permite renovarse y rejuvenecer en las diversas etapas de su larga historia”.

Arraigados en el amor de Dios

Por ello, el Papa Francisco alentó a los jóvenes franceses a ir adelante junto a sus pastores, sus hermanos mayores en la fe, y siguiendo el ejemplo de los santos que han afrontado las dificultades de su tiempo, los animó, a permanecer unidos al Señor Jesús a través de la escucha de la Palabra, la práctica sacramental, la vida fraterna y el servicio a los demás. “A imagen del árbol emblemático de vuestra región, el pino de las Landas, que ha permitido sanar las zonas pantanosas – señaló el Pontífice – arráiguense en el amor de Dios para que, dondequiera que vivan, la Iglesia sea amada. Sí, déjense transformar y renovar por el Espíritu Santo para llevar a Cristo a todos los ambientes y dar testimonio de la alegría y de la juventud del Evangelio. Y, siguiendo el ejemplo de San Vicente de Paúl, un Landés como ustedes, hagan visible el amor con el que Dios les ha llenado, amando “con la fuerza de sus brazos y el sudor de su frente”.

Constructores de puentes y del diálogo

Antes de concluir sus saludos e invocando la intercesión de Nuestra Señora de Buglose y de San Vicente de Paúl, el Papa Francisco invitó a los jóvenes a ser siempre constructores de puentes entre las personas, intentando hacer crecer una cultura del encuentro y del diálogo, para contribuir al advenimiento de una auténtica fraternidad humana. “Con su atención a los pequeños y a los pobres, pueden encender estrellas en la noche de aquellos que, de diferentes maneras, están en dificultad. Pueden manifestar, con sus gestos y sus palabras – subrayó el Papa – que ‘Dios es siempre nuevo’, ….[y] nos lleva a donde está la humanidad más herida y donde los seres humanos, por debajo de la apariencia de superficialidad y del conformismo, continua buscando la respuesta a la pregunta sobre el sentido de la vida”.


Deja un comentario

Francia: tres obispos condenados por encubrimiento.

Barbarin, troisième évêque condamné pour non-dénonciation d’abus sexuels

AFP

Modifié le  – Publié le  | AFP
Barbarin, troisième évêque condamné pour non-dénonciation d'abus sexuels
Barbarin, troisième évêque condamné pour non-dénonciation d’abus sexuels © AFP / JEAN-PHILIPPE KSIAZEK


Deja un comentario

Francia; el cardenal Barbarín en proceso por encubrimiento. Fuentes; Clarin y Il Sismografo

Abusos entre 1986 y 1991

Francia enjuicia a un cardenal en el mayor caso de pedofilia en la Iglesia gala

Es el arzobipso de Lyon Philippe Barbarin. El papa Francisco prometió combatir la pederastía.

Arzobispo de Lyon Philippe Barbarin, durante el inicio del juicio en su contra./ AFP

Arrancó este lunes en Francia el juicio a un cardenal católico y otros cinco prelados. En el banquillo está Philippe Barbarin, cardenal y arzobispo de Lyon, una de las máximas autoridades de la Iglesia gala, por no denunciar ante la justicia a un cura por las agresiones sexuales cometidas contra chicos Boys Scout, entre 1986 y 1991.

Este es el caso de abusos sexuales en el seno de la Iglesia en Francia más importante hasta la fecha y supone un nuevo desafío para el Vaticano ante las crecientes demandas para abordar los abusos sexuales cometidos por el clero en el país.

Barbarin comparecerá ante una corte de Lyon a partir de este lunes junto a otros altos cargos de la institución acusados de no proteger a los menores de los supuestos abusos cometidos por el cura Bernard Preynat.

El cardenal Philippe Barbarin (centro) secundado por sus abogados. /AFP

El cardenal Philippe Barbarin (centro) secundado por sus abogados. /AFP

Nueve supuestas víctimas de Preynat llevaron el caso a los tribunales. El sacerdote confesó algunos de los abusos y será juzgado por separado.

Este caso salió a la luz en 2015 después de que varias víctimas que habían sido scouts denunciaron a Preynat por hechos cometidos entre 1986 y 1991.

El Papa inicia el año con nuevo equipo de comunicación para hacer frente a los escándalos de abusos sexuales
Mirá también

Las víctimas presentaron también una denuncia contra Barbarin por no haber acudido a la justicia, pese a que estaba al tanto de los abusos.

Después de seis meses de investigación y seis horas de interrogatorio del cardenal de 68 años, la fiscalía de Lyon archivó el caso en 2016. Pero varias víctimas lanzaron un procedimiento de citación directa, que en Francia permite a una víctima recurrir directamente a un tribunal penal.

La defensa denuncia un ensañamiento y espera que el juicio “restablezca la verdad”. “No se repara una injusticia con otra”, advirtió uno de los abogados de Barbarin, Jean-Félix Luciani.

Francisco

Si bien el papa Francisco prometió (justo el mismo día que comenzaba el juicio en Lyon) que combatirá los abusos sexuales contra los menores, “uno de los peores y más viles crímenes posibles”, dijo; en septiembre el Vaticano rechazó la comparecencia ante el tribunal francés del cardenal español Luis Francisco Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, alegando inmunidad diplomática. Las víctimas consideran “crucial” su testimonio, ya que Barbarin le consultó en 2015 sobre qué hacer en las denuncias de pederastia.

El papa Francisco preside una audiencia con miembros del cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano./ EFE

El papa Francisco preside una audiencia con miembros del cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano./ EFE

El Vaticano alega que Ferrer tiene inmunidad diplomática.

En su mensaje de Año Nuevo al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, Franciso dijo este lunes que “la Santa Sede y toda la Iglesia están trabajando para combatir y prevenir tales crímenes y su ocultamiento, para averiguar la verdad de los hechos que implican a eclesiásticos y para hacer justicia a los niños que han sufrido violencia sexual, agravada por el abuso de poder y de conciencia”.

La decena de antiguos “boys scouts” que iniciaron la demanda recriminan a la Iglesia su silencio.

70 víctimas

Cuando las primeras demandas se formalizaron en mayo de 2015, dieron lugar a una asociación, “La parole libérée” (la palabra liberada), que sirvió como plataforma para mediatizar el caso.

El presidente de La Parole liberee, Francois Devaux./ Reuters

El presidente de La Parole liberee, Francois Devaux./ Reuters

También ayudó a profundizar en la investigación sobre los abusos sexuales de Preynat a chicos que tenía a su cargo en colonias, y establecer un listado de más de 70 presuntas víctimas.

En la mayor parte de los casos, por los que Preynat todavía no ha sido juzgado, los hechos ya estaban prescritos. Hasta agosto de 2015, Preynat mantuvo el puesto de cura de la parroquia de Saint-Foy-lès-Lyon. Una vez inculpado y encarcelado afirmó que sus superiores jerárquicos en la Iglesia estaban al tanto de sus inclinaciones sexuales por los niños, lo que salpicó a Barbarin, que está al frente de la diócesis de Lyon desde 2002.

El cardenal fue interrogado en el marco de esa instrucción. En declaraciones a la prensa él mismo dio a entender que había sido advertido de los comportamientos del cura desde hacía tiempo.

En cualquier caso, hasta noviembre de 2014 Barbarin no se reunió formalmente con una víctima, e inmediatamente después envió un correo para comunicar lo que sabía al Vaticano, que en enero de 2015 le dijo que tenía que apartar a Preynat de su parroquia. El arzobispo no lo hizo hasta agosto de ese mismo año.

Cardenal Philippe Barbarin en los tribunales de Lyon./ AFP

Cardenal Philippe Barbarin en los tribunales de Lyon./ AFP

El procedimiento abierto contra la jerarquía eclesiástica por silenciar los abusos de menores se archivó en agosto de 2016 porque la Fiscalía de Lyon consideraba que habían prescrito y que no había pruebas concluyentes de infracción.

Sin embargo, “La parole libérée” no se resignó, consiguió reabrir el caso y, tras varias peripecias judiciales y aplazamientos, obligó a que los seis encausados tengan que responder ahora de unos delitos por los que podrían ser condenados hasta a cinco años de cárcel y a una multa de 75.000 euros.

En un mensaje leído el domingo por su “número dos” en la diócesis de Lyon, el obispo Emmanuel Gobilliard, Barbarin hizo un llamado a Dios para que “se lleve a cabo el trabajo de la justicia” y para que “cure todo lo que tenga que curarse en el corazón de las víctimas de actos de pederastia tan injustos como terribles”.

En Francia, dos obispos ya fueron condenados a penas de cárcel exentas de cumplimiento por haber ocultado los comportamientos pederastas de curas que tenían a su cargo: el primero en 2001 a tres meses y el segundo en noviembre de 2018 a ocho meses.


Deja un comentario

Francia: llamamiento de los obispos sobre la crisis actual

Appel aux catholiques de France et à nos concitoyens

ImpressionÀ l’heure où nous écrivons, notre pays n’est pas encore sorti de la crise dite « des gilets jaunes » : crise révélatrice d’un malaise très profond et très ancien, qui engendre une grave défiance envers les responsables politiques.

Il serait à coup sûr très dommageable que cette situation délétère se prolonge. Mais chacun sent, plus ou moins confusément, que la sortie de crise sera difficile car les enjeux sont tout autres que conjoncturels : il en va de notre capacité collective d’espérer et de bâtir l’avenir. Comme nous l’écrivions il y a deux ans, « il faudrait être sourds ou aveugles pour ne pas nous rendre compte de la lassitude, des frustrations, parfois des peurs et même de la colère, intensifiées par les attentats et les agressions, qui habitent une part importante des habitants de notre pays, et qui expriment ainsi des attentes et de profonds désirs de changements. Il faudrait être indifférents et insensibles pour ne pas être touchés par les situations de précarité et d’exclusion que vivent beaucoup sur le territoire national »[1].

Nous constatons que notre démocratie manque de lieux d’échange et de réflexion qui pourraient permettre l’émergence à une large échelle de suggestions positives élaborées ensemble. L’affaiblissement de nombreux partis politiques et un recul significatif de l’engagement syndical contribuent à ce déficit. Où nos concitoyens trouveront-ils des lieux appropriés pour ce travail si urgent ?

L’Église catholique dispose d’un maillage de milliers de paroisses, réparties sur l’ensemble de notre territoire et riches de la présence de multiples mouvements, aumôneries et associations de fidèles. Lieu de prière, en particulier liturgique, la paroisse est aussi par nature et par vocation la « maison de famille fraternelle et accueillante » [2] pour tous et la « famille de Dieu, fraternité qui n’a qu’une âme » [3]. À ce moment de notre histoire, nous pouvons le montrer et apporter notre contribution pour aider notre société tout entière à surmonter la crise qu’elle traverse. Sans se substituer aux politiques, l’Église offre un espace pour faire grandir la fraternité.

Notre proposition

Nous sommes à quelques jours de Noël, mais dès maintenant il est possible d’entreprendre une réflexion qui pourra se poursuivre tout le temps nécessaire, en lien avec tout ce qui se déroulera sur le territoire. C’est maintenant que nos concitoyens ont besoin de débattre entre eux et de disposer de lieux pour le faire.
C’est pourquoi nous vous proposons, dans les semaines à venir, de susciter partout où ce sera possible des groupes d’échanges et de propositions en invitant très largement d’autres personnes, partageant ou non notre foi, qui peuvent être intéressées d’y participer et d’y apporter leurs idées.

Pour ce travail, à titre de pistes de réflexion, nous vous suggérons les cinq questionssuivantes :

1/ Quelles sont selon vous, en essayant de les hiérarchiser, les causes principales du malaise actuel et des formes violentes qu’il a prises ?

2/ Qu’est-ce qui pourrait permettre aux citoyens dans notre démocratie de se sentir davantage partie prenante des décisions politiques ?

3/ Quels sont les lieux ou les corps intermédiaires qui favoriseraient cette participation ?

4/ Quel « bien commun » recherché ensemble pourrait fédérer nos concitoyens et les tourner vers l’avenir ?

5/ Quelles raisons d’espérer souhaitez-vous transmettre à vos enfants et petits-enfants ?

Nous vous suggérons de transmettre vos réponses à vos élus. Votre évêque lui aussi sera heureux d’en être informé.

 

Le 11 décembre 2018,

Le Conseil permanent de la Conférence des évêques de France
Mgr Georges PONTIER, Archevêque de Marseille, président de la CEF
Mgr Pierre-Marie CARRÉ, Archevêque de Montpellier, vice-président de la CEF
Mgr Pascal DELANNOY, Évêque de Saint-Denis, vice-président de la CEF
Mgr Michel AUPETIT, Archevêque de Paris
Mgr Jean-Pierre BATUT, Évêque de Blois
Mgr François FONLUPT, Évêque de Rodez
Mgr Stanislas LALANNE, Évêque de Pontoise
Mgr Philippe MOUSSET, Évêque de Périgueux
Mgr Benoît RIVIÈRE, Évêque d’Autun
Mgr Pascal WINTZER, Archevêque de Poitiers

[1] Conseil permanent de la Conférence des évêques de France, Dans un monde qui change retrouver
le sens du politique
, coédition Bayard-Cerf-Mame 2016, p. 12.

[2] S. Jean-Paul II, Exhortation apostolique Christifideles laici, 1988, n° 26.
[3] Vatican II, Constitution dogmatique sur l’Église Lumen Gentium, n° 28.


Deja un comentario

ONU: el ejemplo de Francia y China en la lucha contra el cambio climático.

Francia y China, dos ejemplos en la lucha contra el cambio climático

ONU/Natalia Montagna
Foto de familia en la reunión del G20 en la ciudad argentina de Buenos Aires. (30 de noviembre de 2018)

30 Noviembre 2018

El Secretario General de las Naciones Unidas se reunió este viernes en Buenos Aires con los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países en una reunión al margen de la Cumbre del G20.

Durante un encuentro con los medios de comunicación en la capital argentina, António Guterres resaltó que el liderazgo ejercido por las dos naciones a la hora de tomar medidas relacionadas con el clima ha sido “crucial”.

“El hecho de que Francia y China estén hoy juntas es, en mi opinión, una señal muy importante; un mensaje muy significativo a la comunidad internacional para garantizar que el cambio climático no vaya más rápido que nosotros y poder ganar la batalla por el futuro de la humanidad y por un planeta saludable”, dijo.

La COP24 ha de ser un éxito

El titular de la ONU se mostró muy complacido de que ambos países se hayan reunido para reafirmar “su compromiso, dedicación y liderazgo” con el medio ambiente justo antes de que empiece el lunes la cumbre climática en la ciudad polaca de Katowice, conocida como COP24.

“Tenemos que crear en Katowice el impulso necesario para que la comunidad internacional demuestre una mayor ambición, sobre todo cuando en 2020 se han de renovar los compromisos contraídos en París, a fin de asegurarnos de que somos capaces de lograr que el aumento de la temperatura en el mundo hasta finales de siglo sea claramente inferior a 2 grados y se acerque lo más posible a 1,5 grados”, destacó.

Guterres destacó la necesidad de alcanzar un acuerdo en las directrices para la aplicación del Acuerdo de París y de realizar “un gran esfuerzo” que asegure de que los compromisos contraídos con respecto a la financiación van “en la dirección correcta”.

Pérdida de confianza

Posteriormente, en una sesión del G20 sobre la economía mundial, el futuro del trabajo y el empoderamiento de la mujer, el titular de la ONU advirtió de la creciente y preocupante desconfianza entre los pueblos y las instituciones democráticas, como los parlamentos y los gobiernos. Esa desconfianza alcanza también a las instituciones internacionales, poniendo en peligro el multilateralismo.

Ese recelo procede principalmente de los “perdedores de la globalización”, por lo que llamó a los líderes mundiales a garantizar que sus ciudadanos se beneficien de los avances tecnológicos y científicos, el comercio mundial y la integración económica.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.