Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa participa en la cena con un grupo de necesitados de Roma.

El Papa se suma al festejo del cardenalato de Krajewski: una cena especial

El neo cardenal Konrad Krajewski, Limosnero Pontificio, celebró “la púrpura” recibida en el Consistorio del 28 de junio con una cena especial en el Vaticano junto a 280 pobres, refugiados y expresidiarios. El Papa llegó por sorpresa para sumarse al festejo.

Sergio Centofanti – Ciudad del Vaticano

El neo cardenal Konrad Krajewski, Limosnero Pontificio, celebró “la púrpura” recibida en el Consistorio del 28 de junio con una cena especial en el Vaticano junto a 280 pobres, refugiados y expresidiarios. 

Servidos y asistidos por 80 voluntarios, entre ellos diáconos permanentes y las Misioneras de la Caridad, que ya colaboran con la Limosnería apostólica distribuyendo comida a quienes viven en dificultades o no tienen casa en las estaciones ferroviarias romanas; los participantes de esta celebración se sentaron a la mesa en una sala grande, el 29 de junio por la tarde, fiesta de los santos Pedro y Pablo, patronos de Roma, después de que Krajewski concelebrara la misa junto al Santo Padre, los otros nuevos cardenales y los 28 arzobispos metropolitanos que recibieron el palio.

La llegada sorpresa del Papa

Pero la sorpresa tuvo lugar alrededor de las 18.30, cuando apareció el Papa Francisco deseoso de sumarse al festejo y compartir mesa con todos los allí presentes, incluidos los familiares del neo purpurado, popularmente conocido como “don Corrado”, oriundo de Polonia.

«Mira, don Corrado, que no he venido por ti ¡sino por todos ellos!», dijo el Pontífice bromeando antes de sentarse y permanecer allí unas dos horas, hablando con todos y escuchando sus historias, a menudo cargadas de sufrimientos pero también de tantas esperanzas.

Preocupación del Papa por los niños migrantes

Asimismo, estuvo presente un grupo de voluntarios de la Comunidad de Sant’Egidio, que colaboran con la Limosnería apostólica y que compartieron algunas anécdotas que ocurrieron durante la comida.

Entre las numerosas conversaciones que el Papa mantuvo a lo largo de la cena con los refugiados, destacó la presencia de una niña siria nacida en Roma, que ayer recibió el sacramento del Bautismo. El Santo Padre la bendijo y aprovechó para expresar su conmoción sobre la cuestión de los niños migrantes, que están siendo separados de sus madres en las zonas de la frontera entre Estados Unidos y México.

Una cena en familia

La velada estuvo marcada por un ambiente de familiaridad y fraternidad en la que todos pudieron compartir con el Santo Padre sus testimonios de vida, contando cómo, (aún siendo pobres, algunos viviendo en las calles y otros siendo expresidiarios); sienten la necesidad “de ayudarse unos a otros”.

Sin duda, se trata de testimonios que tocaron el corazón de Francisco. Además, hubo espacio para las fotos en grupo y momentos de risas, como el que surgió cuando uno de los participantes de la cena, con una larga barba blanca (véase en la foto del artículo), tomó el solideo rojo del cardenal Konrad Krajewski y se lo colocó para “posar en el retrato”.

Una cena especial
Anuncios


Deja un comentario

La jornada mundial de los pobres el 18 de noviembre.

El Papa: hay una fobia hacia los pobres, rechazados como si provocaran inseguridad

Mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres, del 18 de noviembre; Francisco almorzará con 3 mil pobres y el Vaticano está organizando una estructura sanitaria gratuita para esa semana

Mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres

26
0
Pubblicato il 14/06/2018
Ultima modifica il 14/06/2018 alle ore 12:51
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

 

El Papa denunció la existencia de una «fobia hacia los pobres, considerados no sólo como personas indigentes, sino también como gente portadora de inseguridad, de inestabilidad, de desorden para las rutinas cotidianas y, por lo tanto, merecedores de rechazo y apartamiento». Lo hizo en el mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres, que Francisco instituyó después del Jubileo de la Misericordia y que este año se celebra, por segunda ocasión, el domingo 18 de noviembre, cuando Francisco espera que se repita lo que sucedió en la primera edición, pues en muchas diócesis «muchos encontraron el calor de una casa, la alegría de una comida festiva y la solidaridad de cuantos quisieron compartir la mesa de manera simple y fraterna». Ese mismo domingo el Papa celebrará la misa y almorzará en el vaticano con 3 mil pobres. El Vaticano, además, está preparando para toda esa semana (del 12 al 18 de noviembre) una estructura sanitaria gratuita para los indigentes.

 

Francisco citó a Bartimeo, el ciego del Evangelio, que se sentaba por las calles a mendigar. Cuando escuchó que pasaba Jesús «empezó a gritar» y a invocarlo para que tuviera piedad de él. El Papa notó que se trata de «un pobre que se encuentra privado de capacidades básicas, como son la de ver y trabajar. ¡Cuántas sendas conducen también hoy a formas de precariedad! La falta de medios básicos de subsistencia, la marginación cuando ya no se goza de la plena capacidad laboral, las diversas formas de esclavitud social, a pesar de los progresos realizados por la humanidad… Como Bartimeo, ¡cuántos pobres están hoy al borde del camino en busca de un sentido para su condición! ¡Cuántos se cuestionan sobre el porqué tuvieron que tocar el fondo de este abismo y sobre el modo de salir de él! Esperan que alguien se les acerque y les diga: “Ánimo. Levántate, que te llama”. Lastimosamente a menudo se constata que, por el contrario, las voces que se escuchan son las del reproche y las que invitan a callar y a sufrir –constata el Papa en el mensaje. Son voces destempladas, con frecuencia determinadas por una fobia hacia los pobres, considerados no sólo como personas indigentes, sino también como gente portadora de inseguridad, de inestabilidad, de desorden para las rutinas cotidianas y, por lo tanto, merecedores de rechazo y apartamiento. Se tiende a crear distancia entre ellos y el proprio yo, sin darse cuenta que así se produce el alejamiento del Señor Jesús, quien no los rechaza sino que los llama así y los consuela».

 

En el mensaje par ala Jornada Mundial de los Pobres, Francisco también cita al salmista que escribe «los pobres comerán hasta saciarse», para recordar que «en muchas Diócesis, esta fue una experiencia que, el año pasado, enriqueció la celebración de la primera Jornada Mundial de los Pobres. Muchos encontraron el calor de una casa, la alegría de una comida festiva y la solidaridad de cuantos quisieron compartir la mesa de manera simple y fraterna. Quisiera que también este año y en el futuro esta Jornada fuera celebrada bajo el signo de la alegría por redescubrir el valor de estar juntos». El Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichella, que presentó el documento papal en la Sala de prensa vaticana, indicó que a las 9.30 del domingo 18 de noviembre el Papa se reunirá en San Pedro con un grupo de 3 mil pobres, acompañados por las asociaciones y grupos parroquiales para una misa a la que seguirá un almuerzo. Se llevará a cabo en el Aula Pablo VI y será ofrecido por Rome Cavalieri – Hilton Italia y el Ente Moral Tabor. El sábado 17 de noviembre, como parte de los preparativos, se celebrará una vigilia de oración en la Basílica de San Lorenzo extramuros, para todas las asociaciones de voluntariado y los que están comprometidos en el servicio de asistencia a las personas que viven dificultades.

 

En su mensaje para la Jornada, firmado ayer, día de la solemnidad de san Antonio de Padua, y presentado hoy en el Vaticano, el Papa comenzó a partir del salmo 34: «Este pobre gritó y el Señor lo escuchó», que da el título al mensaje, para subrayar que el salmista nos «permite también a nosotros hoy comprender quiénes son los verdaderos pobres a los que estamos llamados a volver nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades». Y pone en guardia frente a una serie de peligros. «A menudo –escribe el Papa– me temo que tantas iniciativas, aunque de suyo meritorias y necesarias, estén dirigidas más a complacernos a nosotros mismos que a acoger el clamor del pobre. En tal caso, cuando los pobres hacen sentir su voz, la reacción no es coherente, no es capaz de sintonizar con su condición. Se está tan atrapado en una cultura que obliga a mirarse al espejo y a cuidarse en exceso, que se piensa que un gesto de altruismo bastaría para quedar satisfechos, sin tener que comprometerse directamente». En segundo lugar, «los pobres no necesitan un acto de delegación, sino del compromiso personal de aquellos que escuchan su clamor. La solicitud de los creyentes no puede limitarse a una forma de asistencia (que es necesaria y providencial en un primer momento), sino que exige esa “atención amante” que honra al otro como persona y busca su bien», escribe Francisco proponiendo nuevamente una reflexión que ya había presentado en la exhortación apostólica “Evangelii gaudium”. En tercer lugar, la pobreza, insiste el Papa, «no es buscada, sino creada por el egoísmo, el orgullo, la avaricia y la injusticia. Males tan antiguos como el hombre, pero que son siempre pecados, que involucran a tantos inocentes, produciendo consecuencias sociales dramáticas» y, por lo tanto, «la salvación de Dios toma la forma de una mano tendida hacia el pobre, que ofrece acogida, protege y hace posible experimentar la amistad de la cual se tiene necesidad». Por ello, «frente a los pobres, no es cuestión de jugar a ver quién tiene el primado de la intervención», porque no es protagonismo «lo que necesitan los pobres, sino ese amor que sabe esconderse y olvidar el bien realizado». Es saludable, pues, «reconocer que, en el inmenso mundo de la pobreza, nuestra intervención es también limitada, débil e insuficiente hace que tendamos la mano a los demás, de modo que la colaboración mutua pueda alcanzar el objetivo de manera más eficaz». «El diálogo entre las diversas experiencias –aclara el Papa– y la humildad en el prestar nuestra colaboración, sin ningún tipo de protagonismo, es una respuesta adecuada y plenamente evangélica que podemos realizar».

 

«Lejos de los discípulos de Cristo sentimientos de desprecio o de pietismo hacia ellos; más bien están llamados a honrarlos, a darles precedencia, convencidos de que son una presencia real de Jesús entre nosotros», insiste el Papa al final de su mensaje. «Aquí se comprende cuánta distancia existe entre nuestro modo de vivir y el del mundo, el cual elogia, sigue e imita a quienes tienen poder y riqueza, mientras margina a los pobres, considerándolos un desecho y una vergüenza», en cambio, «los pobres nos evangelizan, ayudándonos a descubrir cada día la belleza del Evangelio. No echemos en saco roto esta oportunidad de gracia. Sintámonos todos, en este día, deudores con ellos, para que tendiendo recíprocamente las manos, uno hacia otro, se realice el encuentro salvífico que sostiene la fe, hace activa la caridad y permite que la esperanza prosiga segura en el camino hacia el Señor que viene». El mensaje, indicó mosneñor Rino Fisichella, fue traducido al alemán, al inglés, al español, al francés, al polaco, al portugués, al árabe, al turco y al chino.


Deja un comentario

El grito de los pobres: mensaje del Papa

El Papa pide a la Iglesia que escuche el grito de los pobres y responda

En su mensaje para la II Jornada Mundial de los Pobres, que se celebrará el 18 de noviembre, el Santo Padre pide “no ser indiferentes al grito de dolor” de los más olvidados de la sociedad.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado el mensaje para la Jornada Mundial de los pobres instituida por el Papa Francisco al finalizar el Jubileo de la Misericordia, que lleva como título “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”, en alusión al Salmo (34, 7) y que este año se celebrará el 18 de noviembre de 2018.

“Las palabras del salmista se vuelven también las nuestras a partir del momento en que somos llamados a encontrar las diversas situaciones de sufrimiento y marginación en las que viven tantos hermanos y hermanas, que habitualmente designamos con el término general de pobres”, explica el Santo Padre señalando que quien escribe tales palabras, a pesar de tener una experiencia directa de la pobreza, “la transforma en un canto de alabanza y de acción de gracias al Señor”.

La clave está en buscar a Dios dentro de cada realidad, situación o circunstancia de la vida, incluso en aquellos momentos más trémulos y vacíos de la propia existencia; puesto que la verdadera pobreza humana no reside en los bienes materiales, sino en los dones del Espíritu.

Por ello, el Pontífice subraya que este salmo “permite también a nosotros hoy comprender quiénes son los verdaderos pobres a los que estamos llamados a volver nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades”.

Escuchar a los pobres

Por otra parte, el Papa destaca tres verbos fundamentales contenidos en la lectura de este salmo, que ayudan a comprender la actitud del pobre y su relación con Diosgritar, responder y liberar.

En primer lugar gritar; porque la condición de pobreza “no se agota en una palabra, sino que se transforma en un grito que atraviesa los cielos y llega hasta Dios”. Un grito que expresa sufrimiento, soledad y desilusión, pero al mismo “esperanza”, ya que pide ser escuchado.

“¿Cómo es que este grito, que sube hasta la presencia de Dios, no alcanza a llegar a nuestros oídos, y nos deja indiferentes e impasibles?”, plantea el Sucesor de Pedro señalando que por ello, en esta Jornada, “estamos llamados a hacer un serio examen de conciencia para darnos cuenta si realmente hemos sido capaces de escuchar a los pobres”.

Responder a los pobres

 

El segundo verbo propuesto por el Papa es responder, ya que tras escuchar el grito del pobre que sufre, es necesario dar una respuesta concreta.

“El Señor -dice el salmista- no sólo escucha el grito del pobre, sino que responde. Su respuesta, como se testimonia en toda la historia de la salvación, es una participación llena de amor en la condición del pobre”, continúa explicando el Obispo de Roma añadiendo que la Jornada Mundial de los Pobres “pretende ser una pequeña respuesta que la Iglesia entera, extendida por el mundo, dirige a los pobres de todo tipo y de toda región para que no piensen que su grito se ha perdido en el vacío”.

Una respuesta que no debe limitarse a la mera “asistencia material” del necesitado; sino a un auténtico encuentro personal con él, ya que- dice Francisco- “los pobres no necesitan un acto de delegación, sino del compromiso personal de aquellos que escuchan su clamor”.

Liberar a los pobres

 

El último verbo es liberar: “el pobre de la Biblia vive con la certeza de que Dios interviene en su favor para restituirle dignidad”, escribe el Santo Padre recordando que la pobreza “no es buscada, sino creada por el egoísmo, el orgullo, la avaricia y la injusticia” y que por tanto, “cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad; esto supone que seamos dóciles; atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 187).

Y al respecto, el Pontífice pone en guardia sobre la”distancia social” que tiende a crearse en torno a los pobres, que sufren el rechazo, la marginación y la indiferencia de quienes pasan por su lado ignorando su presencia; ya que actuando así, “sin darnos cuenta se produce también una alejamiento del Señor Jesús, quien jamás los rechaza sino que los llama y los consuela”.

Los primeros en reconocer a Dios

Asimismo, Francisco hace hincapié, en que los pobres son los primeros capacitados para reconocer la presencia de Dios y dar testimonio de su proximidad en sus vidas “porque confían en que Dios permanece fiel a su promesa, e incluso en la oscuridad de la noche no hace faltar el calor de su amor y de su consolación”.

“Sin embargo, para superar la opresiva condición de pobreza es necesario que ellos perciban la presencia de los hermanos y hermanas que se preocupan por ellos y que, abriendo la puerta del corazón y de la vida, los hacen sentir amigos y familiares. Sólo de esta manera podremos reconocer la fuerza salvífica de sus vidas y ponerlos en el centro del camino de la Iglesia”, puntualiza el Papa invitando a todos a participar en la Jornada Mundial dedicada a los pobres, como un momento privilegiado de nueva evangelización.

“Los pobres nos evangelizan, ayudándonos a descubrir cada día la belleza del Evangelio. No echemos en saco roto esta oportunidad de gracia. Sintámonos todos, en este día, deudores con ellos, para que tendiendo recíprocamente las manos, uno hacia otro, se realice el encuentro salvífico que sostiene la fe, hace activa la caridad y permite que la esperanza prosiga segura en el camino hacia el Señor que viene”, concluye el Obispo de Roma.

Jornada Mundial de los Pobres 2018


Deja un comentario

Empeora la situación de los pobres en USA

El desprecio por los pobres en Estados Unidos conduce a políticas crueles

4 Junio 2018

Un experto en derechos humanos, que visitó recientemente el país, destaca el hecho de que en la nación más rica del mundo existan cuarenta millones de pobres, lo que califica de “cruel” e “inhumano”. Además, asegura que el recorte de impuestos masivo para las empresas y los más ricos aprobado por el presidente Donald Trump “parece diseñado para maximizar la desigualdad y llevar a la penuria a millones de trabajadores y a los que no pueden trabajar”.

En un informe redactado tras su reciente visita a los Estados Unidos, el relator especial* para la pobreza extrema y los derechos humanos asegura que la principal estrategia del país norteamericano para abordar la pobreza es “criminalizar y estigmatizar a los que necesitan ayuda”.

Según datos del informe, alrededor de 40 millones de personas viven en la pobreza, 18,5 millones en la extrema pobreza y 5,3 millones en condiciones calificadas de tercermundistas.

“Para una de las naciones más ricas del mundo”, asegura Philip Alston, tener todas esas personas viviendo en la pobreza “es cruel e inhumano”.

El informe, que será presentado al Consejo de Derechos Humanos el 21 de junio, recoge los resultados de su visita a California, Alabama, Georgia, Virginia Occidental y Washington D.C. entre el 1 y el 15 de diciembre de 2017.

Según el documento, los ciudadanos de Estados Unidos viven menos y están más enfermos que los que viven en otras democracias ricas. Además, el país tiene una de las tasas más altas de encarcelamiento del mundo y una de las más bajas de votantes registrados en el censo.

Asalto al estado de bienestar

“Estados Unidos tiene una de las más altas tasas de desigualdad entre los países occidentales. El recorte de impuestos de 1,5 billones de dólares de diciembre de 2017 beneficia abrumadoramente a los ricos y empeora la desigualdad”, señala el informe, que también destaca que Estados Unidos tiene uno de los niveles más altos de pobreza y desigualdad de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para Alston, “la administración Trump ha traído un recorte de impuestos masivo para las corporaciones y los más ricos, mientras orquesta un asalto sistemático al estado del bienestar”. La estrategia “parece estar diseñada para maximizar la desigualdad y llevar a la penuria a millones de trabajadores y a los que no pueden trabajar”.

El relator explica que esa política parece “llevada principalmente por el desprecio y, en ocasiones, por el odio hacia los pobres, junto a una mentalidad de ´el ganador se lo lleva todo´”.

“Las pruebas están por todas partes. En Skid Row, en Los Ángeles, se practicaron 14.000 detenciones de personas sin hogar en 2016 por orinar en público, mientras bajaron las detenciones en general en la ciudad”. Para aquellos que se pregunten cuál es el problema, la respuesta no es difícil de encontrar. En 2016 sólo había disponibles nueve urinarios públicos para 1800 personas que no tiene casa. “La proporción de un urinario público por cada 200 personas no alcanza ni el mínimo que la ONU establece para los campamentos de refugiados sirios”, explica

El sistema legal también pesa más sobre los pobres

Alston también cree que “se usa el sistema legal para elevar los ingresos de los estados, pero no para promover justicia, un problema omnipresente en todo el país. Multas y cobros se apilan hasta que las infracciones de poco monto se convierten en una carga, un proceso que afecta a los miembros más pobres de la sociedad”.

Al mismo tiempo, los jueces imponen grandes fianzas a los acusados en espera de juicio, lo que permite a los ricos pagar su libertad, mientras los pobres permanecen sentados en la cárcel. Unos 11 millones de personas entran en las cárceles locales anualmente y, en un día cualquiera, 730.000 personas están detenidas, de las cuales casi dos terceras partes están a la espera de juicio y, por tanto, se tiene que presumir que son inocentes.

Ese desprecio por las personas con menos recursos se ha intensificado durante el Gobierno de Trump: “Varios políticos con los que hablé estaban totalmente comprados por la narrativa de que los pobres son estafadores que viven del sistema de bienestar. Esto se refleja en el presupuesto para el 2019 que asegura que muchos de los receptores del sistema deben ser forzados a encontrar empleo y que muchos estaban defraudando el sistema”.

Sin embargo, el experto añade que “el Gobierno de Trump fracasó en suministrarme pruebas de un fraude masivo o las supuestas amplias oportunidades laborales para aquellos que están recibiendo los beneficios. La verdad es que el fraude al sistema no está extendido y que la mayoría de sus beneficiarios están trabajando o están incapacitados física o mentalmente para hacerlo”.

El resultado es que “la democracia misma está bajo amenaza debido a la extrema desigualdad y las políticas que se siguen las empeoran”.

*El experto de la Oficina de Derechos Humanos  Philip Alston, de Australia, fue nombrado relator para pobreza  y los derechos humanos en 2014.

Los relatores especiales y expertos independientes forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos de investigación y monitoreo del Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su labor. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual. Más información aquí 


Deja un comentario

Argentina: los curas villeros de Buenos Aires denuncian las diversas formas de violencia institucional.

Curas villeros: “La violencia institucional genera más inseguridad en nuestros barrios”

Viernes 1 Jun 2018 | 12:00 pm

Buenos Aires (AICA):

Con el título “La violencia institucional genera más inseguridad en nuestros barrios”, los sacerdotes de las villas de emergencia de la capital y la provincia de Buenos Aires, encabezados por el obispo auxiliar y vicario para la pastoral en villas de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara y el obispo auxiliar de Lomas de Zamora, monseñor Jorge García Cuerva, advirtieron en un documento sobre los excesos de las fuerzas de seguridad en las villas y barrios carenciados.

Tras haber denunciado durante años la ausencia del Estado en muchas villas y barrios carenciados, los sacerdotes advierten en su documento que hoy ven que en muchos casos la presencia de las fuerzas de seguridad “es insuficiente” y en otros “ineficaz y desordenada”.

En primer lugar, recuerdan que el concepto de seguridad es amplio y no sólo abarca “los daños físicos o el atentado contra las pertenencias propias y la propiedad privada”.

“Es inseguridad no tener vacante en las escuelas, no poder acceder a una atención de salud adecuada, no tener oportunidades laborales”, señalan, y recuerdan que “detrás de cada chico o joven en la calle suele haber una madre o un padre desocupado”. En ese sentido, “corresponde al Estado garantizar la seguridad en todos los aspectos”, consideran, reconociendo “lo que le toca a la sociedad civil en general”.

Los “curas villeros” se refirieron puntualmente a “casos concretos de violencia institucional, algunos debidamente denunciados, y otros que tristemente no trascienden”. Ante esta situación, advierten, “no ayuda cierta opinión pública que mide con la misma vara lo que hace un chico o joven castigado por la exclusión y el procedimiento de un trabajador de las fuerzas de seguridad, que representa al Estado. Hay casos de mucha violencia y represión en nuestros barrios”.

“Como en otros ámbitos, debe mejorar considerablemente esta presencia del Estado. Vemos bueno que las fuerzas de seguridad estén en nuestros barrios”, reconocen, “pero creemos que se deben corregir los errores, no con parches pasajeros sino con profundidad. Debe haber un cambio en las actitudes y acciones agresivas, sean físicas o verbales”, indican.

“Pensamos que estos excesos responden a fallas en su formación pero también a cierto aire de ‘habilitación e impunidad’ que los lleva a obrar de esa manera”, sostienen, y afirman que “en muchos casos se criminaliza a los jóvenes y más cuando son pobres”.

“En el supuesto caso de que algún joven tenga conductas atrevidas, el Estado no puede ponerse al mismo nivel. Debe actuar respetando siempre la sagrada dignidad de toda persona”, insisten, y reclaman: “No puede ser que los que deben cuidar a nuestra gente sean los mismos que los agreden, a veces con mucha violencia y llegando incluso al gatillo fácil”.

Finalmente, apelan a las autoridades correspondientes y a la comunidad en general “para que cada uno ponga lo mejor de sí mismo para que se respete la dignidad de todos nuestros vecinos y para que se enmienden profundamente las deficiencias de la presencia del Estado y de la mirada de la sociedad con respecto a los barrios carenciados”.

“Intentando ampliar la mirada, afirmamos que la inequidad genera una violencia en la que no habría recursos policiales, militares o de inteligencia capaces de detener. El camino de salida es el amor fraterno que se rebela frente a la injusticia social y nos invita a todos –especialmente a los que más oportunidades hemos tenido en la vida- a trabajar para que los más pobres, especialmente tantos niños y adolescentes, vivan con dignidad”, concluyen.

La carta está firmada por el obispo auxiliar y vicario para la pastoral en villas de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara; el obispo auxiliar de Lomas de Zamora, monseñor Jorge García Cuerva, y los sacerdotes José María Di Paola, de Villa La Carcova, 13 de Julio y Villa Curita, diócesis de San Martín; Lorenzo de Vedia, Carlos Olivero, Gastón Colombres, de las villas 21-24 y Zavaleta, arquidiócesis de Buenos Aires; Juan Isasmendi, Eduardo Casabal, Ignacio Bagattini, de la Villa 1-11-14, arquidiócesis de Buenos Aires; Guillermo Torre, José Luis Lozzia, Marco Espínola, de la Villa 31, arquidiócesis de Buenos Aires; Domingo Rehin: Villa Lanzone, Villa Costa Esperanza, diócesis de San Martín; Basilicio Britez, de Villa Palito, diócesis de San Justo; Nicolás Angellotti, de Puerta de Hierro, San Petesburgo y 17 de Marzo, diócesis de San Justo; Sebastián Sury y Damián Reynoso, de Villa 15, arquidiócesis de Buenos Aires; Rodrigo Valdez, de Villa Playón de Chacarita, arquidiócesis de Buenos Aires.

Completan la nómina de firmantes los sacerdotes Martín Carroza y Sebastián Risso, de Villa Cildañez, arquidiócesis de Buenos Aires; Pedro Baya Casal y Adrián Bennardis, de Villa 3 y barrio Ramón Carrillo; arquidiócesis de Buenos Aires; Joaquin Giangreco, de Villa Trujuy, diócesis Merlo-Moreno; Nibaldo Leal, de Villa Hidalgo, diócesis de San Martín; Antonio Mario Ghisaura, de Villa Tranquila; diócesis de Avellaneda- Lanús; Alejandro Seijo, de Villa Rodrigo Bueno, arquidiócesis de Buenos Aires; Andrés Tocalini, de Villa los Piletones, arquidiócesis de Buenos Aires; Dante Delia, de Barrio la Loma de Roca, diócesis de San Isidro; Franco Punturo, de Villa 20, arquidiócesis de Buenos Aires; Omar Mazza, de Villa Inta; arquidiócesis de Buenos Aires; Raul Gabrielli; peregrino itinerante de la Virgen de Lujan; Miguel Dedyn, vicario de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, Benavidez, diócesis de San Isidro; Juan Manuel Ortiz, de Barrio San Fernando y barrio 25 de Mayo, San Fernando, diócesis de San Isidro.

Además, Carlos Morena, Mario Romanín, Alejandro León y Juan Carlos Romanín, salesianos de Don Bosco; y las misioneras franciscanas Cecilia Lee y Bea Gmiltrowicz; de Villa Itatí, diócesis de Avellaneda-Lanús.+

» Texto completo de la carta


Deja un comentario

Pobreza de los pueblos indígenas en Guatemala.

Guatemala ha de recomponer su relación con los pueblos indígenas

11 Mayo 2018

La pobreza extrema afecta a casi un 40% de esas comunidades y más de la mitad de las mujeres y niños sufren desnutrición. Una experta de la ONU ha expresado su alarma por la desigualdad existente en el país y el fracaso para eliminar la discriminación.

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas manifestó este jueves su preocupación por la situación de esas comunidades en el país centroamericano.

Tras una visita de diez días a esa nación centroamericana, Victoria Tauli-Corpuz indicó que los pueblos indígenas sufren lapobreza extrema, la desnutrición, los desalojamientos forzosos y la persecución penal.

La experta exhortó al Gobierno a reconstruir su relación con estos pueblos  y asegurar un proceso de rendición de cuentas y compensaciones por el conflicto armado que vivió el país desde 1960 hasta 1996.

“Si bien se han dado algunos pasos hacia la rendición de cuentas, como la histórica sentencia del caso Sepur Zarco, sigue existiendo un alto nivel de impunidad y las reparaciones continúan pendientes”, dijo.

Durante los últimos diez años el número de personas que vive en situación de pobreza en Guatemala ha aumentado el 22% y el porcentaje de extrema pobreza en los pueblos indígenas se sitúa alrededor del 40%, destacó. A este último factor se le ha de añadir que más de la mitad de mujeres y niños de esas comunidades sufren desnutrición.

“Estoy extremadamente preocupada por las crecientes desigualdades en el país y por el fracaso del Estado para eliminar la discriminación estructural, y la falta de asignación de fondos para abordar la grave situación de los pueblos indígenas”, dijo Tauli-Corpuz.

El problema de los desalojos forzosos

Una de las más serias preocupaciones para la relatora es el creciente número de desalojamientos forzosos de sus tierras sin ningún tipo de asistencia humanitaria durante el proceso. La relatora consiguió reunirse con un gran número de personas que le manifestaron encontrarse en esa situación y manifestó su inquietud ante ese fenómeno.

“El origen de esta situación es la inseguridad de la titularidad de la tierra. Guatemala no ha adoptado ni la legislación ni los mecanismos necesarios para la protección de los derechos de los pueblos indígenas a las tierras, territorios y recursos naturales”, señaló.

Tauli-Corpuz manifestó que criminalizar a los líderes indígenas que buscan soluciones a las disputas territoriales solo servirá para aumentar las tensiones.

“Es necesario que Guatemala identifique, asuma y comience a trabajar para la resolución de estos problemas estructurales”, finalizó la experta.

La cifra de autoridades y representantes de los pueblos indígenas que asistieron a las reuniones con la relatora especial se cifró en unas 10.000. Los encuentros tuvieron lugar en Ciudad de Guatemala, San Marcos, Chiquimula, Alta Verapaz y Santa Rosa.

Victoria Tauli-Corpuz presentará el informe completo de su Misión al país centroamericano ante el Consejo de Derechos Humanos el próximo mes de septiembre.


Deja un comentario

La UNRWA y el pueblo palestino. Nuevos problemas.

La Agencia para los Refugiados Palestinos es una inversión en la paz

UNRWA
Distribución de asistencia y alimentos en Sahnaya, Damasco.

15 Marzo 2018

Ante la crisis financiera causada por la reducción de la aportación de los Estados Unidos a la Agencia , el Secretario General de la ONU defendió el trabajo de este organismo, que resulta tan vital ahora como hace sesenta y ocho años para asegurar la seguridad, los derechos y la dignidad de cinco millones de refugiados palestinos.

En una Conferencia de donantes celebrada este jueves en Roma, António Guterres recordó que el año pasado visitó una escuela en la Franja de Gaza, donde tuvo la ocasión de conversar con los estudiantes, que afrontan una serie de vicisitudes como la pobreza, los cortes eléctricos, los cierres y las restricciones, la violencia periódica y el miedo.

“Pese a ello, a ese lugar de incertidumbre, los jóvenes con los que me encontré hablaron sobre su situación con pasión acerca de su compromiso con la democracia y su sed por los derechos humanos”, dijo Guterres, que añadió: “en ese lugar donde la esperanza se erosiona cada día, los estudiantes mantenían sus aspiraciones de futuro”.

El titular de la ONU explicó que en ese momento pensó: “ojalá el mundo pudiera hacer más para responder a su difícil situación y, aún más, para traducir sus sueños en mejoras tangibles en sus vidas”.

Eso es justo lo que hace a diario la Agencia para los Refugiados Palestinos , no sólo en Gaza, sino en los campamentos, las comunidades y los países de la región que los acogen, afirmó entonces Guterres.

Por este motivo, concluyó que apoyar a la Agencia “no solo es una cuestión de solidaridad con los refugiados palestinos, sino que es una inversión en la paz”.

FAO/Pier Paolo Cito
El Secretario General de la ONU, António Guterres, se dirige a la Conferencia de Donantes para el financiamiento de la Agencia para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

Crisis financiera

Esta defensa del organismo de la ONU (UNRWA en sus siglas en inglés), que ayuda a los refugiados palestinos desde 1949, se produjo tras el anuncio de Estados Unidos  de reducir su aportación a la Agencia de los trescientos cincuenta millones de dólares que entregó en 2017 a sólo sesenta millones en 2018.

UNRWA entrega ayuda a unos cinco millones de palestinos, entre los que se encuentran medio millón de niños que gracias a su labor pueden ir a una de las setecientas escuelas que mantiene.

Guterres advirtió que, si no se consigue esa financiación, servicios críticos como escuelas, saneamiento, medicinas, comida para “1,7 millones de refugiados que sufren una probreza abyecta”, pueden ser reducidos o eliminados por completo.

Además, indicó que al mantener a medio millón de niños en la escuela y asegurar la salud y la alimentación de millones de personas, UNRWA está contribuyendo a la estabilidad en los territorios palestinos ocupados, así como en Jordania y Líbano”.

“Como una cuestión de solidaridad humana y como una cuestión de pasos inteligentes para la paz, demos un apoyo pleno y generoso a la UNRWA”, concluyó el Secretario General.