Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Países ricos y pobres hoy en el mundo

Jeff Bezos, propietario de Amazon y hombre más rico del mundo. Jeff Bezos, propietario de Amazon y hombre más rico del mundo.  

Las 26 personas más ricas del mundo poseen la misma riqueza que media humanidad

Según el informe 2019 de la ONG Oxfam Internacional, en la actualidad tan solo 26 personas poseen la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El nuevo informe de Oxfam, titulado “Bienestar público o benefício privado” muestra cómo la riqueza está cada vez más concentrada en menos manos y como la brecha entre las personas ricas y pobres está creciendo y poniendo en peligro la lucha contra la pobreza. Mientras el año pasado eran 43 los milmillonarios en el mundo, este año la brecha aumenta reduciéndose a tan solo 26 personas las cuales poseen la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.

El informe, centrándose en el papel que desempeñan los servicios públicos a la hora de luchar contra la pobreza, revela cómo los Gobiernos están exacerbando la desigualdad al no dotar los servicios públicos, como la educación y la salud, de la financiación necesaria, al conceder beneficios fiscales a las grandes empresas y las personas más ricas, y al no frenar la elusión fiscal.

Los milmillonarios son más ricos que nunca

“Bienestar público o benefício privado” también revela como en los últimos 10 años, marcados por la crisis económica mundial, la riqueza de las personas más ricas del mundo se ha incrementado considerablemente, asegurando que el número de milmillonarios se ha duplicado, y su riqueza se ha incrementado en 900.000 millones de dólares tan solo en el último año, lo cual equivale a un incremento de 2.500 millones de dólares diarios. Además, entre 2017 y 2018, cada dos días surgía un nuevo milmillonario en promedio. Frente a estos datos, llama la atención la situación de la otra cara de la moneda, los pobres, cuya riqueza se ha visto reducida en un 11% perjudicando a 3.800 millones de personas.

El 1% de la fortuna de Amazon equivale al presupuesto sanitario de todo Etiopía

El ejemplo más claro se observa en Jeff Bezos, propietario de Amazon y hombre más rico del mundo, quien posee una fortuna de 112.000 millones de dólares, de los cuales tan solo el 1% equivale a la totalidad del presupuesto sanitario de Etiopía, un país donde viven 105 millones de personas.

3.400 millones de personas subsiste con menos de $5,50 al día

Datos recientes del Banco Mundial indican que la tasa de reducción de la pobreza se ha reducido a la mitad desde 2013, provocando el aumento de la “pobreza extrema” en África subsahariana. Esto supone que la mayor parte de la humanidad no ha conseguido alejarse de la pobreza, de hecho, algo menos de la mitad de la población mundial (3400 millones de personas) subsiste con menos de 5,50 dólares al día.

La devastadora desigualdad en la actualidad provocará que 262 millones de menores no puedan ir a la escuela, casi 10.000 personas morirán por carecer de acceso a atención sanitaria y se realizarán 16.400 millones de horas de trabajo de cuidados no remunerado, mayoritariamente por parte de mujeres pobres. Según el informe de Oxfam, si el 1% más rico pagase solo un 0,5% más de impuestos sobre su riqueza, podría recaudarse más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso a la educación, y proporcionar asistencia médica que podría salvar la vida de 3,3 millones de personas.

La desigualdad tiene género

El informe también constata que la creciente desigualdad económica afecta especialmente al género femenino, siendo la mayoría de las personas más ricas del mundo hombres. A nivel mundial, las mujeres ganan un 23% menos que los hombres, y los hombres poseen un 50% más de riqueza que las mujeres.

Asimismo, los datos del Banco Mundial ponen de manifiesto que las mujeres tienen más probabilidades de estar sumidas en la pobreza, especialmente cuando están en edad reproductiva, debido a la carga de trabajo de cuidados no remunerado que se les asigna.


Deja un comentario

América Latina: aumenta la pobreza extrema y disminuye la desigualdad

América Latina: Crece la pobreza extrema, pero disminuye la desigualdad

© UNICEF/UNI40798/DeCesare
Una niña de 5 años frente al pequeño supermercado de sus padres en el empobrecido barrio de Altos de Cazucá , en el municipio de Soacha, en las afueras de Bogotá, Colombia.

15 Enero 2019

Para paliar la situación es necesario poner en marcha más políticas de protección social y redistribución de los ingresos y adoptar medidas encaminadas a mejorar el mercado laboral. Chile, El Salvador y la República Dominicana lograron una mayor reducción de pobreza gracias al aumento de los salarios en los hogares con menos recursos.

El número de personas viviendo en pobreza extrema en la región aumentó el año 2017 a niveles registrados una década atrás, según se desprende de un nuevo estudio sobre el panorama social regional. De igual modo, los niveles de pobreza continúan estables y la inequidad disminuyó desde el año 2000.

Un nuevo informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indica que durante el año 2017 el 30,2% de la población, alrededor de184 millones, vivía en condiciones de pobreza, en tanto que un 10,2%, unos62 millones, se encontraba en condiciones de pobreza extrema, el porcentaje más alto desde el año 2008.

Las proyecciones para el 2018 apuntan a un ligero retroceso en los niveles de pobreza, ya que disminuiría en unos dos millones de personas, pero al mismo  habría que añadir un millón de individuos a quienes viven en situación de pobreza extrema.

Ante estos desafíos, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, pidió fomentar “políticas públicas complementarias de protección social e inclusión laboral, y redistributivas en materia de ingresos”.

Menos desigualdad desde el año 2000

Durante el quinquenio 2012-2017, Chile, El Salvador y la República Dominicana lograron una mayor reducción de pobreza gracias al incremento de los salarios en los hogares con menos recursos, mientras que en Costa Rica, Panamá y Uruguay se produjo el mismo fenómeno por las pensiones y transferencias recibidas.

El informe también destaca que desde el inicio del siglo XXI disminuyó notablemente la desigualdad de los ingresos en la región.

Uno de los factores que tenido un importante papel en la reducción de la desigualdad fue que un gran porcentaje, un 51,4% en 2016, del presupuesto público de los gobiernos centrales se destinó a gasto social, dedicándole una media del 11,2% del PIB en 17 países durante 2016, el promedio más alto desde el año 2000.

Mujeres y jóvenes con salarios demasiado bajos

Sin embargo, una media de aproximadamente el 40% de la población ocupada percibe ingresos inferiores al salario mínimo de su país. Esas cifras se incrementan notablemente cuando hablamos de mujeres (48,7%) y de jóvenes con edades entre los 15 y los 24 años (55,9%).

La situación en el segmento de población joven femenina es especialmente delicada ya que el porcentaje se dispara al 60,3% y, por ello, la CEPAL insta a “implementar políticas universales sensibles a las diferencias para cerrar las brechas de accesoque afectan a los distintos grupos de la población, así como reconocer el escenario de nuevos y antiguos riesgos que inciden en la sociedad en su conjunto, indica la Comisión”.

El trabajo doméstico no remunerado

Asimismo, la participación de las mujeres en el mercado laboral durante el año 2017 continuó muy por debajo de la de los hombres, un 50,2% frente a un 74,4%. Además, más de la mitad trabajan en sectores de baja productividad y el 80% no cotizan en un sistema de pensiones.

El estudio de la CEPAL también destaca que el desempleo femenino fue casi tres puntos más alto que el masculino y que las mujeres realizan el 77% del trabajo no remunerado en el hogar.

“Sin políticas públicas adecuadas que aborden materias claves como la formación y el empleo de las mujeres en áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que contribuyan a evitar la precarización de los empleos y que promuevan la corresponsabilidad en los sistemas de cuidado, las mujeres no solo podrían perderse los beneficios de los empleos del futuro, sino que, además, corren el riesgo de que se perpetúen las brechas existentes y las carencias de trabajo decente que las afectan en la actualidad”, destaca el informe.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Argentina: los obispos, preocupados por el incremento de la pobreza visitan al Presidente.

Comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina obispos pobreza presidenteLa Comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina 

Argentina: obispos visitan al presidente. Preocupación por aumento de la pobreza

Los obispos de la Comisión Ejecutiva de la CEA visitaron este 20 de diciembre al presidente de la Nación en vísperas de la Navidad, manifestándole “en diálogo abierto” su preocupación por los temas que afligen a la sociedad argentina.

María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) encabezada por Mons. Oscar V. Ojea, acompañado por el Cardenal Mario A. Poli, Vicepresidente 1º; Mons. Marcelo D. Colombo, Vicepresidente 2º; y Mons. Carlos H. Malfa, Secretario General, visitó ayer 20 de diciembre al Presidente de la Nación, Mauricio Macri, en la Casa de Gobierno, con ocasión de los habituales saludos navideños. Así lo informa un comunicado de la Conferencia Episcopal Argentina.  Para la ocasión, acompañaban al Señor Presidente, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el Canciller Jorge Fourie, y Alfredo Abriani, Secretario de Culto de Nación.

Con mirada de pastores

El encuentro con el presidente argentino fue ocasión para que los Obispos, “desde su mirada de pastores”, expresaran al mandatario su preocupación por algunos temas que afligen al país sudamericano.

Uno de los temas tratados por los obispos argentinos fue “el aumento del índice de pobreza, reflejado en la última medición del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, la baja de consumo, el aumento del desempleo y el aumento de la desnutrición infantil”.

Sobre este encuentro, habló ante los micrófonos de Vatican News, el Responsable de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina, el padre Máximo Jurcinovic.

Pobreza y niños

“Los obispos se centraron de manera particular en cómo la pobreza afecta la vida de los niños, ya que se evidencia un aumento de la desnutrición infantil, que afecta a su crecimiento y desarrollo”. Asimismo, se hizo hincapié en cómo se puede reforzar la ayuda que se está brindando en este sentido”, afirma el padre Máximo Jurcinovic.

Apoyo para combatir la droga dependencia

Otro tema fundamental para los obispos argentinos fue el de la droga-dependencia, “que afecta a tantos jóvenes de los barrios marginales de Argentina, campo en el cual el gobierno y también la CEA trabajan desde hace tiempo, con hogares donde se acogen a estos jóvenes, agrega el padre Jurcinovic. “Por ello se le pidió al presidente que sostenga estas obras”. Apoyo que se manifiesta a través de un “incremento del presupuesto para la SEDRONAR, ya que no sólo es importante combatir la oferta de droga, sino también la demanda”.

Paz social y unidad del país

“En otro orden de cosas, los obispos le manifestaron al presidente la necesidad de seguir trabajando por la paz social y por la unidad de la sociedad argentina”. Asimismo – continúa el padre Jurcinovic – los obispos le entregaron al presidente Macri el Mensaje del Papa por la Jornada Mundial de la Paz 2019, y el saludo de los obispos en la Reunión Permanente, su mensaje de Navidad.

La reunión se produjo en un clima de diálogo abierto, en la que cada uno pudo expresar sus ideas con sinceridad y libertad.


Deja un comentario

Una navidad sin tener en cuenta a los pobres? Reflexión del Papa

“No será Navidad si nos llenamos de regalos sin ayudar a los pobres”

El Papa en la Audiencia invitó a los fieles a tomarse un poco de tiempo para contemplar en silencio la escena del pesebre, para «abrir el corazón y estar dispuestos a las sorpresas»
AFP

La Audiencia del Papa

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/12/2018
Ultima modifica il 19/12/2018 alle ore 14:20
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«No será Navidad si buscamos los resplandores brillantes del mundo, si nos llenamos de regalos, almuerzos y cenas pero no ayudamos por lo menos a un pobre, que se asemeja a Dios, porque en Navidad Dios vino pobre». En la Audiencia general antes de la Navidad, el Papa recordó que «desgraciadamente» podemos equivocarnos de fiesta, «preferir a las novedades del Cielo las acostumbradas cosas de la tierra», correr «como nunca durante el año», haciendo lo opuesto de lo que quería Jesús: la Navidad, por el contrario, es «preferir la voz silenciosa de Dios a los ruidos del consumismo», dijo Francisco, que invitó a los fieles a tomarse un poco de tiempo para contemplar en silencio la escena del pesebre, para «abrir el corazón y estar dispuestos a las sorpresas, es decir a un cambio de vida inesperado».

«Dentro de seis días será Navidad, los árboles, los adornos y las luces por todas partes recuerdan que también este año será una fiesta. La máquina publicitaria invita a intercambiar regalos siempre nuevos para sorprenderse. Pero, me pregunto: ¿es esta la fiesta que agrada a Dios? ¿Cuál Navidad querría Él, cuáles regalos y cuáles sorpresas?», dijo Jorge Mario Bergoglio al comenzar la Audiencia en el Aula Pablo VI. La primera Navidad estuvo «llena de sorpresas», subrayó el Pontífice, recordando a María que, virgen como era, descubrió que habría sido madre; a José, «llamado a ser padre de un hijo sin generarlo» y, «sorpresa más grande», Dios es un niño pequeño, «la Palabra Divina es un infante, que literalmente significa “incapaz de hablar”». Es decir, la «Navidad trae cambios de vida inesperados. Y, si nosotros queremos vivir la Navidad, debemos abrir el corazón a estar dispuestos a las sorpresas, es decir a un cambio de vida inesperado», dijo el Papa.

«Navidad es celebrar lo inédito de Dios o, mejor, a un Dios inédito, que invierte nuestras lógicas y nuestras expectaciones», prosiguió Francisco. «Hacer Navidad, entonces, es acoger en la tierra las sorpresas del Cielo. No se puede vivir “tierra tierra”, cuando el Cielo ha traído sus novedades al mundo. Navidad inaugura una nueva época, en la que la vida no se programa, sino se da: en la que no se vive solo para sí, con base en los propios gustos, sino para Dios, porque de la Navidad Dios es el Dios-con-nosotros, que vive con nosotros, que camina con nosotros. Vivir la Navidad es dejarse sacudir por su sorprendente novedad. La Navidad de Jesús no ofrece tranquilizantes tibiezas de chimenea, sino el escalofrío divino que sacude la historia. Navidad es la revancha de la humildad sobre la arrogancia, de la simplicidad sobre la abundancia, del silencio sobre el escándalo, de la oración sobre “mi tiempo”, de Dios sobre mi “yo”». Hacer Navidad significa actuar como Jesús, «que vino por nosotros, necesitados, y para descender hacia los que nos necesitan», hacer como María, «confiar, dóciles a Dios, incluso sin entender»; actuar como José, «levantarse para realizar lo que Dios quiere», aunque no se acomode a nuestros planes.

Navidad es «preferir la voz silenciosa de Dios a los ruidos del consumismo», dijo el Papa, subrayando que «si sabemos estar en silencio ante el pesebre, Navidad también será una sorpresa para nosotros, no algo ya visto. Estar en silencio frente al pesebre. Esta es la invitación para la Navidad: tómate un poco de tiempo, ve delante del pesebre y quédate en silencio y sentirás, verás la sorpresa».

Pero, reconoció el Papa, desgraciadamente podemos equivocarnos de fiesta, prosiguió el Pontífice argentino, «y preferir a las novedades del Cielo las acostumbradas cosas de la tierra. Si Navidad solo es una bella fiesta tradicional, en la que en el centro estamos nosotros y no Él, será una ocasión perdida. ¡Por favor, no mundanicemos la Navidad! No dejemos a un lado al festejado, como entonces, cuando “vino entre los suyos y no lo acogieron”».

En estos días, pues, se corre «acaso como nunca durante el año. Pero, así se hace lo opuesto de lo que Jesús quiere». Por lo que solamente será Navidad «si encontramos la luz en la pobre gruta de Belén. No será Navidad si buscamos los resplandores brillantes del mundo, si nos llenamos de regalos, almuerzos y cenas pero no ayudamos por lo menos a un pobre, que se asemeja a Dios», dijo Francisco, que concluyó la catequesis de la Audiencia deseando a todos los presentes «una Navidad rica de sorpresas, ¡pero de las sorpresas de Jesús! Podrán parecer sorpresas incómodas, pero son los gustos de Dios». Si los hacemos nuestros, «nos haremos a nosotros mismos una espléndida sorpresa»


Deja un comentario

Haiti, continuo empeoramiento. Situación caótica.

Pobreza-en-HaitiPobreza-en-Haiti  (AFP or licensors)

Hermana Marcella Catozza: Haití va hacia el abismo

La misionera de la Fraternidad Franciscana de Busto Arsizio cuenta a Noticias Vaticanas los brutales ataques lanzados por hombres armados contra el orfanato donde se alojan 146 niños y cómo la situación en el país es una emergencia perpetua

Barbara Castelli – Ciudad del Vaticano

“El jueves pasado por la noche, bandidos armados irrumpieron en el Kay pè Giuss, el orfanato donde acogemos a 146 niños, 30 de los cuales están gravemente discapacitados, y trataron de llevarse el generador de energía. La noche siguiente, 20-25 hombres regresaron en fuerza, con ametralladoras, pistolas, machetes, y atacaron la despensa, que sirve tanto a los niños del orfanato como a los 400 niños de la guardería de la misión, y se llevaron todo. También se llevaron el material higiénico y luego se fueron donde los niños dormían, robando también los colchones y todo lo que encontraron. Todo de una manera violenta”.

La historia de la Hermana Marcella Catozza, a la cabeza de la misión de Vilaj Italyen en Haití, uno de los países más pobres del mundo, nos deja atónitos. La obra del misionero italiano nació en 2005 en Waf Jeremie, en una de las zonas más desfavorecidas de Puerto Príncipe, una barriada construida sobre un vertedero. “El mayor daño sufrido -continúa-, además del daño material, es la fragilidad de estos niños, que ya han sufrido mucho. Aquí están tratando de reconstruir su humanidad en un camino de belleza y bondad. Es como si hubieran recibido otro golpe”.

Haití y su perenne estado de emergencia

Sor Marcella Catozza nos cuenta que el refugio nació “casi por casualidad después del terremoto”, una obra que ha crecido “gracias al generoso trabajo de muchos”. “En este país no hay futuro para los niños -señala- porque es un país que va hacia el abismo, que vive en la violencia, que no va hacia ninguna parte. No estamos construyendo nada para asegurar un futuro diferente: trabajamos como si estuviéramos siempre en una emergencia. Así es como “se detienen las situaciones de emergencia: se hacen comedores, se hacen hospitales, se hacen escuelas en la calle”, todas iniciativas que, sin embargo, “no construyen un futuro diferente” para Haití. Nuestro deseo”, insiste la hermana, “es preparar a estos niños para que cambien de país, pudiendo recibir formación”. Estos acontecimientos nos llevan a acelerar los pasos que queríamos dar: llevar a los primeros 40 niños a nuestras instalaciones italianas, cerca de Asís”.

No hay voluntad de cambiar las cosas

La Hermana Marcella Catozza ha trabajado en el Amazonas, Albania y Vietnam, pero en el Caribe encuentra dificultades que son casi insuperables. La falta de interlocutores, por ejemplo, tanto que no es posible llamar a la policía después de los ataques, porque “la policía tiene miedo de los bandidos, porque los bandidos tienen la realidad en sus manos”. “Es como si siempre tuvieras que empezar de nuevo: nunca logras caminar a través del tiempo”. Y el estado “no ayuda”. Médicos Sin Fronteras, por ejemplo, concluye la Hermana Marcella Catozza, “está saliendo del país: ya han cerrado tres hospitales porque el Estado ha obligado a pagar impuestos alucinantes. Antes, Médicos Sin Fronteras gestionaba hospitales gratuitos: ahora la gente no sabe adónde ir. Este es el drama de este país: no hay voluntad de hacer que las cosas cambien”.

La Vía Láctea Foundation Onlus

La Fondazione Via Lattea Onlus, de la que la Hermana Marcella Catozza es presidenta vitalicia, fue fundada hace unos dos años para apoyar diversas obras en todo el mundo. “El misionero -especifica- debe tener el valor de entregar el trabajo a las personas con las que lo ha hecho, de pedirles un paso de adulto, para que realmente puedan empezar a ser protagonistas de la historia y de las obras que venimos a hacer en su país”.


Deja un comentario

Prefacio del Papa en un libro sobre la alegría, la posesión de bienes y la pobreza.

Papa Francesco firmaEl Papa Francisco firma  (Vatican Media)

Prefacio del Papa al libro “Una pizca de alegría, siempre que sea plena” de Maurizio Mirilli

Salió a la venta en las librerías, publicado por Ediciones San Pablo, el libro titulado “Una pizca de alegría, siempre que sea plena” del sacerdote Maurizio Mirilli, autor de esa misma Casa Editorial de: “365 Motivos para no tener miedo” (del 2012); “365 Motivos para amar” (del 2014) y “Los descartados por los hombres, protagonistas para Dios (del 2016)

Ciudad del Vaticano

El libro titulado “Una pizca de alegría, siempre que sea plena”, cuenta con el prefacio del Papa Francisco, a quien le interesa el tema tratado, es decir, el de los últimos y el de los descartados.

El padre Maurizio Mirilli se refiere en estas páginas a algo que todos nosotros buscamos, a saber: la alegría verdadera, e indica su raíz y su fuente, la Misericordia de Dios, que nos colma cuando nos liberamos de nuestros pecados y regresamos al Señor, uniéndonos a Él.

También se refiere a la alegría plena que pertenece a quien hace protagonistas a los descartados, a aquellos que normalmente son dejados de lado por parte de la sociedad, del mismo modo que Jesús. Y relata asimismo la alegría de dejarse sorprender por el poder liberatorio del perdón de Dios, que se nos ofrece siempre en los momentos difíciles, cuando nos parece que hemos perdido la orientación del camino.

Con este libro lleno de felicidad y de esperanza, el padre Maurizio exhorta al lector a vivir una vida plena y auténtica y a abandonar, en cambio, las satisfacciones fruto de un mundo que impulsa a contentarse con cosas momentáneas y efímeras.


Deja un comentario

Jornada mundial de los pobres. Misa del Papa

Jornada de los Pobres. El Papa: “Dios y el prójimo, los auténticos tesoros de la vida”

Homilía del Santo Padre en la Misa en ocasión de la II Jornada Mundial de los pobres, celebrada en la Basílica de San Pedro, este 18 de noviembre, en la que invitó a ir: “Hacia Dios, rezando, y hacia los necesitados, amando. Son los auténticos tesoros de la vida: Dios y el prójimo”.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“La injusticia es la raíz perversa de la pobreza. El grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos pero más ricos”, lo dijo el Papa Francisco en su homilía en la Santa Misa en ocasión de la II Jornada Mundial de los pobres, celebrada en la Basílica de San Pedro, este 18 de noviembre, día también en el que la Iglesia celebra la Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo.

Tres acciones de Jesús: “deja, alienta y extiende su mano”

Comentando las lecturas bíblicas del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, el Santo Padre dijo que, Jesús realiza tres acciones en el Evangelio.

Jesús va contracorriente, deja el éxito, luego la tranquilidad

La primera acción, señaló el Pontífice, Jesús lo realiza en pleno día, deja: deja a la multitud en el momento del éxito, cuando lo aclamaban por haber multiplicado los panes. “En todo – afirmó el Papa – Jesús va contracorriente: primero deja el éxito, luego la tranquilidad. Nos enseña el valor de dejar: dejar el éxito que hincha el corazón y la tranquilidad que adormece el alma”.

Jesús deja el éxito, subrayó el Papa Francisco para ir hacia Dios, rezando, y hacia los necesitados, amando. Son los auténticos tesoros de la vida: Dios y el prójimo. “Subir hacia Dios y bajar hacia los hermanos, aquí está la ruta que Jesús nos señala – puntualizó el Pontífice – Él nos aparta del recrearnos sin complicaciones en las cómodas llanuras de la vida, del ir tirando ociosamente en medio de las pequeñas satisfacciones cotidianas. Los discípulos de Jesús no están hechos para la predecible tranquilidad de una vida normal. Al igual que su Señor, viven en camino, ligeros, prontos para dejar la gloria del momento, vigilantes para no apegarse a los bienes que pasan. El cristiano sabe que su patria está en otra parte, sabe que ya ahora es conciudadano de los santos, y miembro de la familia de Dios.

“Despiértanos, Señor, de la calma ociosa, de la tranquila quietud de nuestros puertos seguros. Desátanos de los amarres de la autorreferencialidad que lastran la vida, libéranos de la búsqueda de nuestros éxitos. Enséñanos a saber dejar, para orientar nuestra vida en la misma dirección de la tuya: hacia Dios y hacia el prójimo”

Jesús hoy nos dice: «Ánimo, soy yo, no tengan miedo»

La segunda acción, señaló el Papa Francisco, Jesús lo realiza en plena noche, alienta. El Maestro se dirige hacia los suyos, inmersos en la oscuridad, caminando «sobre el mar». “Jesús, en otras palabras, va hacia los suyos pisoteando a los malignos enemigos del hombre. Aquí está el significado de este signo – precisó el Pontífice – no es una manifestación en la que se celebra el poder, sino la revelación para nosotros de la certeza tranquilizadora de que Jesús, solo Jesús, vence a nuestros grandes enemigos: el diablo, el pecado, la muerte, el miedo, la mundanidad.

“La barca de nuestra vida a menudo se ve zarandeada por las olas y sacudida por el viento, y cuando las aguas están en calma, pronto vuelven a agitarse. Entonces la emprendemos con las tormentas del momento, que parecen ser nuestros únicos problemas. Pero el problema no es la tormenta del momento – señaló el Santo Padre – sino cómo navegar en la vida. El secreto de navegar bien está en invitar a Jesús a bordo. Hay que darle a Él el timón de la vida para que sea él quien lleve la ruta. Solo Él da vida en la muerte y esperanza en el dolor; solo Él sana el corazón con el perdón y libra del miedo con la confianza”.

“Hay una gran necesidad de personas que sepan consolar, pero no con palabras vacías, sino con palabras de vida. En el nombre de Jesús, se da un auténtico consuelo. Solo la presencia de Jesús devuelve las fuerzas, no las palabras de ánimo formales y obligadas. Aliéntanos, Señor: confortados por ti, confortaremos verdaderamente a los demás”

Jesús extiende su mano para que nos saque del mal

La tercera acción, explicó el Papa Francisco, Jesús lo realiza, en medio de la tormenta, extiende su mano. Agarra a Pedro que, temeroso, dudaba y, hundiéndose, gritaba: «Señor, sálvame». “Podemos ponernos en la piel de Pedro – invitó el Papa – somos gente de poca fe y estamos aquí mendigando la salvación. Somos pobres de vida auténtica y necesitamos la mano extendida del Señor, que nos saque del mal. Este es el comienzo de la fe: vaciarnos de la orgullosa convicción de creernos buenos, capaces, autónomos y reconocer que necesitamos la salvación. La fe crece en este clima, un clima al que nos adaptamos estando con quienes no se suben al pedestal, sino que tienen necesidad y piden ayuda”.

Por esta razón, explicó el Santo Padre, vivir la fe en contacto con los necesitados es importante para todos nosotros. No es una opción sociológica, no es la moda de un pontificado, es una exigencia teológica. Es reconocerse como mendigos de la salvación, hermanos y hermanas de todos, pero especialmente de los pobres, predilectos del Señor.

“Pidamos la gracia de escuchar el grito de los que viven en aguas turbulentas. El grito de los pobres El grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos pero más ricos”

Pidamos la gracia de escuchar el grito de los pobres

Jesús escuchó el grito de Pedro, concluyó el Papa Francisco y a partir de ello, pidamos la gracia de escuchar el grito de los que viven en aguas turbulentas. “El grito de los pobres: es el grito ahogado de los niños que no pueden venir a la luz, de los pequeños que sufren hambre, de chicos acostumbrados al estruendo de las bombas en lugar del alegre alboroto de los juegos. Es el grito de los ancianos descartados y abandonados. Es el grito de quienes se enfrentan a las tormentas de la vida sin una presencia amiga. Es el grito de quienes deben huir, dejando la casa y la tierra sin la certeza de un lugar de llegada. Es el grito de poblaciones enteras, privadas también de los enormes recursos naturales de que disponen. Es el grito de tantos Lázaros que lloran, mientras que unos pocos epulones banquetean con lo que en justicia corresponde a todos. La injusticia es la raíz perversa de la pobreza. El grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos pero más ricos”.

El creyente extiende su mano, como lo hace Jesús con él

Finalmente, el Papa Francisco dijo que, ante la dignidad humana pisoteada, a menudo uno permanece con los brazos cruzados o con los brazos caídos, impotentes ante la fuerza oscura del mal. Pero el cristiano no puede estar con los brazos cruzados, indiferente, o con los brazos caídos, fatalista; no. El creyente – puntualizó el Papa – extiende su mano, como lo hace Jesús con él. El grito de los pobres es escuchado por Dios, ¿pero, y nosotros? ¿Tenemos ojos para ver, oídos para escuchar, manos extendidas para ayudar? «Es el propio Cristo quien en los pobres levanta su voz para despertar la caridad de sus discípulos» (ibíd.). Nos pide que lo reconozcamos en el que tiene hambre y sed, en el extranjero y despojado de su dignidad, en el enfermo y el encarcelado.

“El Señor extiende su mano: es un gesto gratuito, no obligado. Así es como se hace. No estamos llamados a hacer el bien solo a los que nos aman – concluyó el Santo Padre – corresponder es normal, pero Jesús pide ir más lejos, dar a los que no tienen cómo devolver, es decir, amar gratuitamente. Miremos lo que sucede en cada una de nuestras jornadas: entre tantas cosas, ¿hacemos algo gratuito, alguna cosa para los que no tienen cómo corresponder? Esa será nuestra mano extendida, nuestra verdadera riqueza en el cielo”.

“Extiende tu mano hacia nosotros, Señor, y agárranos. Ayúdanos a amar como tú amas. Enséñanos a dejar lo que pasa, a alentar al que tenemos a nuestro lado, a dar gratuitamente a quien está necesitado. Amén