Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Una sanidad demasiado cara para los pobres.

Arruinarse por ir al médico: las consecuencias de la falta de sanidad universal

En los hogares más pobres de los países de ingresos bajos y medianos, sólo el 17% de las madres y los niños tienen cubiertas todas sus necesidades sanitarias. Foto: OMS

13 de diciembre, 2017 — La mitad de la población mundial no puede acceder a servicios sanitarios básicos y muchos más se ven abocados a la pobreza al tener que pagar por cuidados médicos que no pueden permitirse, alerta un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial.

Unos 800 millones de personas tienen que gastar al menos el 10% de su presupuesto familiar en sanidad. En 2010, Latino América y el Caribe era la región del mundo donde más familias (14,8%) gastaban más de ese portaje de sus ingresos. Como resultado, en todo el mundo 100 millones de personas se quedan con menos de 1,90 dólares al día para vivir.

“Es completamente inaceptable”, dijo el Dr. Tedros, el director general de la OMS.  “Y es innecesario, existe una solución: la cobertura sanitaria universal que permite a todos obtener los servicios de salud que necesitan, sin que sea una carga económica”.

Anuncios


Deja un comentario

Guatemala: serios problemas de pobreza y analfabetismo.

Zeid: Guatemala, un país con dos realidades

Familia indígena guatemalteca. Foto de archivo: ONU/F. Charton

19 de noviembre, 2017 — Cinco años después de la visita a Guatemala de Navi Pillay, su predecesora como Alta Comisionada de derechos humanos, las profundas brechas sociales que se habían denunciado siguen existiendo en el país, declaró este domingo Zeid Ra’ad Al Hussein.

Cerca de 83% de la población conoce la pobreza absoluta o extrema, y por lo menos 20% de los guatemaltecos son analfabetos, informó el Alto Comisionado de derechos humanos en un comunicado publicado al concluir su visita de dos días en el país.

Una pequeña minoría, que concentra el poder económico y político, vive en un Guatemala “moderno y funcional”. Pero la gran mayoría del pueblo, y particularmente las mujeres, los indígenas, afrodescendientes, migrantes y personas con discapacidad sufren no solamente de la pobreza, sino también de la discriminación, la impunidad, la corrupción y las violaciones de derechos humanos, afirmó.

Respetar los derechos de los pueblos indígenas

Tras su encuentro con autoridades Mayas, Xincas y Garífunas así como con organizaciones indígenas en Sololá, a unos 140 kilómetros de la capital, el Alto Comisionado demostró preocupación por el atropello de los derechos de esos pueblos, en particular por los desalojos y desplazamientos forzados que han sufrido.

En una reunión con el sector privado, hizo hincapié en que la explotación de los recursos naturales no puede afectar negativamente los derechos humanos y ambientales.

Zeid exhortó al Estado a garantizar que los indígenas sean plenamente consultados y puedan participar en cualquier decisión que les afecte.

“Las y los representantes de los pueblos indígenas destacaron que no se oponen al desarrollo sino a quienes explotan su tierra bajo el pretexto del desarrollo”, aseveró.

“Una sociedad civil impresionante y vibrante”

Para el Alto Comisionado, es esperanzador ver que varios movimientos sociales buscan luchar contra la corrupción y a la impunidad.

Sin embargo, muestra preocupación por las amenazas e intimidaciones que reciben los jueces que trabajan en casos de alto impacto. “Las y los jueces deben poder trabajar libres de presiones indebidas”, insistió.

Zeid expresó su pleno apoyo al Procurador de los Derechos Humanos y resaltó la importancia del nombramiento del o de la nueva Fiscal General esperado en mayo de 2018.

El trabajo del Ministerio Público, bajo el liderazgo de la actual fiscal Thelma Aldana, y en colaboración con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ha sido crucial para avanzar en las investigaciones y en el procesamiento de casos de corrupción de alto impacto, afirmó.

Grandes desafíos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030

Zeid destacó que 46.5% de los niños sufren desnutrición crónica en Guatemala, lo que afecta no solamente su salud sino también sus oportunidades de vida. Clasificado en el lugar 125 en el último Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (<>a href=”http://www.undp.org/content/undp/es/home.html”PNUD), Guatemala enfrenta grandes retos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados en la Agenda 2030.

El sector de la salud, en particular, que solo recibe 3.15% del PIB, sufre de una inversión muy baja. El último Informe Nacional de Desarrollo Humano indica que a pesar de ser de gran importancia en la vida de los más pobres, los servicios públicos de salud se caracterizan por una calidad de atención precaria.

Finalmente, Zeid expresó su pleno apoyo al pueblo de Guatemala, e instó al Estado a trabajar para “terminar con la discriminación y hacer que la igualdad sea una realidad para todas las personas”.


Deja un comentario

Primera jornada mundial de los pobres el 19 nov.

Obispos de España: “Respondamos con obras al grito de los pobres”. I Jornada Mundial de los Pobres

 

«No amemos de palabra sino con obras», siguiendo el lema de la I Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa Francisco – en programa para el próximo domingo, 19 de noviembre – la Conferencia Episcopal Española y Cáritas invitan a responder con obras al grito de los pobres.

La idea de impulsar esta Jornada – se lee en el comunicado – nació el 13 de noviembre del año pasado, fecha en la que se cerraban en todo el mundo las Puertas de la Misericordia. Ese día, en la Basílica de San Pedro – recuerdan los Prelados – el Santo Padre celebraba el Jubileo dedicado a todas las personas marginadas. De manera espontánea, al finalizar la homilía, el Pontífice manifestó su deseo de que, “quisiera que hoy fuera la Jornada de los pobres”.

La Conferencia Episcopal Española señala que, la celebración de esta Jornada – que el Papa Francisco ha establecido que se celebre todos los años y en toda la Iglesia el último domingo del tiempo ordinario, es decir, el domingo XXXIII, previo a la fiesta de Cristo Rey – es una ocasión especial para poner de manifiesto, como un verdadero signo de evangelización y compromiso, la participación y la aportación de los más pobres en la vida de las comunidades.

El lema propuesto por el Papa para esta Jornada es elocuente: «No amemos de palabra sino con obras». Con esta exhortación – se lee en el documento – el Pontífice propone dos objetivos para esta convocatoria:

“Estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro; e invitar a todos, independientemente de su credo, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo de fraternidad”.

“Promover una caridad que nos lleve a seguir a Cristo pobre y a un verdadero encuentro con el pobre. Como recuerda el Papa Francisco, los pobres no son solo destinatarios de obras de buena voluntad, sino también sensibilizadores de nuestra conciencia y de la injusticia social”.

En su mensaje para esta Jornada, el Santo Padre propone, además precisan los Obispos, propuestas concretas de acción, como son identificar de forma clara los nuevos rostros de la pobreza y descubrir sus “caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignorancia y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada”.

(Renato Martinez)


Deja un comentario

El conflicto de Ucrania. Balance y problemas para este invierno.

La escalada del conflicto en el este de Ucrania pone en riesgo los servicios básicos para millones de personas

Suministros básicos como el agua potable son escasos en el este de Ucrania. Foto: UNICEF/Aleksey Filippov

08 de noviembre, 2017 — Con la llegada del invierno, los cortes de agua y calefacción podrían tener repercusiones drásticas sobre la salud de más de un millón de ucranianos en la provincia de Donetsk.

En los últimos días, dos estaciones de tratamiento de agua potable fueron bombardeadas durante nuevos enfrentamientos cerca de la línea de contacto entre la zona independentista y el resto del país, informó este miércoles el coordinador humanitario en Ucrania, Neal Walker.

Además del riesgo de cortar el acceso al agua, se teme que una posible fuga de gas cloro de las estaciones afecte a la población vecina.

El conflicto en el Donbass, que ya está en su cuarto año, tiene graves repercusiones humanitarias en las poblaciones más vulnerables, en particular los niños y personas mayores. Las necesidades son más agudas en invierno, cuando las temperaturas pueden alcanzar los 20 grados Celsius bajo cero.

La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) estima que cuatro millones de personas requieren ayuda humanitaria en la región. A la fecha del 17 de octubre, el llamamiento humanitario para 2017 solo está financiado por 26%.

Desde junio de 2014, el conflicto ha causado la muerte de 2.800 civiles y desplazado a más de 1,6 millones de personas, según cifras del gobierno.


Deja un comentario

Caritas de España: memoria anual.

 

Cáritas. 25 de octubre de 2017.- «Nosotros tomamos parte». Con este lema se ha presentado esta mañana en Madrid la Memoria anual de Cáritas Española [VER AQUÍ], unas páginas en las que se ofrece un retrato real de cómo una buena parte de la sociedad está “tomando partido por las personas y sus vidas”, y por combatir las realidades de injusticia que afectan a millones de familias excluidas en nuestro país y en muchas regiones de todo el mundo.

358 millones de euros invertidos en 2016

Durante una rueda de prensa celebrada en la sede de Cáritas Española, se ha dado cuenta del destino de los más de 358 millones de euros invertidos en 2016 por las 70 Cáritas Diocesanas de nuestro país y que supone un aumento del 9% con respecto al año anterior.

Estos fondos han sostenido un denso repertorio de acciones de acogida y acompañamiento en las que han participado 1.786.071 personas en España y otras 1.722.248 en proyectos de cooperación internacional. En total, 3.508.319 personas han podido recuperar la esperanza con el apoyo de casi 85.000 voluntarios y 4.800 trabajadores contratados, repartidos en una red estatal integrada por casi 6.000 Cáritas Parroquiales.

Estos datos han sido presentados por monseñor Jesús Fernández, obispo auxiliar de Santiago de Compostela y responsable de Cáritas en el seno de la CEPS (Comisión Episcopal de Pastoral Social); Manuel Bretón, presidente de Cáritas Española; y Sebastián Mora, secretario general.

Solidez de las aportaciones privadas

Uno de los datos más destacados de esta Memoria anual es la solidez que muestra la base social de Cáritas, si se tiene en cuenta que, por primera vez en los últimos diez años, el volumen de recursos procedentes de aportaciones privadas supera el 75% del total. Los fondos de origen privado manejados por Cáritas en 2016 ascendieron a 269.732.066 euros, mientras que los fondos públicos sumaron 88.422.760 euros.

Otro rasgo destacado de la Memoria, que un año más confirma la apuesta de la Confederación por la austeridad, es el porcentaje destinado a gestión y administración, que supusieron tan solo 5,9 céntimos de cada euro invertido en programas sociales.

Una quinta parte dedicada a Acogida y Asistencia

En el conjunto de las acciones de lucha contra la pobreza desarrolladas en 2016, sobresalen los esfuerzos realizados en los capítulos de Acogida y Asistencia, y Empleo y Economía social. De cada 100 euros invertidos en 2016, Cáritas destinó 22,4 euros —más de una quinta parte— a programas de Acogida y Asistencia. A este apartado se dedicaron 80,3 millones de euros.

Esto evidencia la importancia que tienen en el conjunto de la acción de las Cáritas Diocesanas y Parroquiales los esfuerzos destinados a garantizar el acceso de las personas más vulnerables a derechos básicos como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Se trata de situaciones de precariedad que se alargan en el tiempo y que alcanzan a familias que, aun cuando tengan a alguno de sus miembros en activo, no logran cubrir sus necesidades diarias básicas. De hecho, el 40% de las personas apoyadas por Cáritas han sido acompañadas durante al menos 3 años y un 15% durante 6 años o más.

Empleo y Economía social

Empleo y Economía social es otro de los grandes capítulos a los que Cáritas dedica más esfuerzos, al que de cada 100 euros invertidos en 2016 se destinaron 20,4 euros. En total, se invirtieron más de 73 millones de euros.

La opción por la inserción social a través del empleo y un modelo de economía solidaria viene siendo la gran apuesta de Cáritas en la última década. Es una acción caracterizada por el éxito, si se tiene en cuenta que de las más de 72.000 personas que en el último año participaron en nuestros Programas de Empleo, el 23% (16.597 personas) consiguieron acceder a un puesto de trabajo.

Además, dentro de la opción por la Economía Social, Cáritas cuenta con una red de 49 entidades de economía social que durante 2016 ofrecieron un total de 1.445 puestos de trabajo, de los cuales 615 son puestos de inserción. Estas entidades facturaron en el último ejercicio más de 36 millones de euros, que, por primera vez, se han incorporado como recursos invertidos a esta Memoria confederal de actividades.

Esto demuestra, como señaló Sebastián Mora, que “las personas acompañadas son receptoras de recursos destinados a crear oportunidades para su inserción social y, al mismo tiempo, convertirse en agentes sociales generadores a su vez de nuevos recursos que Cáritas reinvierte en sus propios Programas de Empleo”.

Otras áreas de actividad relevantes en el conjunto de recursos invertidos son los programas de Mayores, a los que se destinaron en 2016 más de 39 millones de euros; de Familia, Infancia y Juventud, con 26 millones; y de Cooperación Internacional, en cuyas actividades de ayuda de emergencia y proyectos de desarrollo en más de 40 países se invirtieron casi 30 millones de euros.

Compromiso con la trasparencia

En su primera intervención ante los medios de comunicación desde su nombramiento como presidente de Cáritas, en febrero pasado, Manuel Bretón subrayó el compromiso de la Confederación con “la sociedad española para rendir cuentas, para seguir trabajando y aumentado esa transparencia que nos gustaría que nos caracterizará en cada acto que hacemos”. “Especialmente en esta ocasión –afirmó—queremos daros ´la buena noticia´ de las personas que nos han confiado la vida, de las personas que han confiado en nosotros y nos han apoyado, de los mucho voluntarios que en todo nuestro territorio siguen confiando en nosotros y nos dedican su tiempo en la construcción de un mundo mejor”.

El presidente de Cáritas invitó a “seguir apostando por denunciar las causas de un mundo injusto, de seguir estando al lado de los que más sufren, de seguir trabajando en el seno de la Iglesia luchando por la injusticia y de seguir la inspiración del Papa Francisco”.

Descubrir la dimensión comunitaria

Por su parte, monseñor Jesús Fernández apeló a “la urgencia de redescubrir esta dimensión comunitaria como punto de partida para superar nuestros intereses individuales, los comportamientos autorreferenciales y colaborar con el Señor en la construcción de un mundo donde la experiencia del amor de Dios nos permita, como sociedad, vivir la comunión y construir un modelo de convivencia más justo y fraterno”.

Para el obispo responsable de Cáritas, en la vida comunitaria “es donde podemos responder al mandato de Jesús de dar de comer al hambriento e implicarnos en el desarrollo integral de los pobres”.

«CÁRITAS EN LA ÚLTIMA DÉCADA»

Junto con la Memoria anual, se ha presentado también una evaluación sobre la respuesta de Cáritas a las personas en situación de exclusión social durante la última década, una etapa dominada por una grave crisis económica global.

Bajo el título “Cáritas en la última década”, el documento analiza la estructura y el modelo que comienza a abrirse paso en un escenario de recuperación económica, haciendo una llamada a prestar atención a las consecuencias de lo vivido entre 2007 y 2016.

Los contenidos del documento se dividen en dos ámbitos concretos, el socioeconómico y el político-cultural. En ellos, junto a la constatación de los riesgos de cohesión social que han ido surgiendo o siguen sin solución desde antes de la crisis, se ofrecen datos básicos sobre el trabajo desarrollado por la Confederación Cáritas en el período analizado.

Una década de acumulación de riesgos sociales

Los distintos apartados detallan, por ejemplo, los indicadores sociales de unos años de crecimiento (2000-2007) en los que se acumulaban riesgos, seguidos de una etapa caracterizada por factores como el descenso de la renta y la pérdida de capacidad adquisitiva, la concentración de los efectos en los niveles de renta más bajos, el incremento de las tasas de pobreza, el aumento de la desigualdad, la destrucción de empleo y la subida de la exclusión social, hasta asistir al inicio de una recuperación económica que no está llegando a las rentas más bajas y donde la familia está en riesgo de sobrecarga.

Respuestas de Cáritas

Ante ese escenario de desequilibrios sociales, Cáritas responde, por ejemplo, con la puesta en marcha el Observatorio de la Realidad Social para sistematizar la información obtenida a partir de su propia acción social, con el apoyo a más de 3,5 millones de personas para que cubran sus necesidades básicas, o con la reorientación de su labor hacia los que quedan desatendidos por el sistema público de protección social.

Al mismo tiempo, Cáritas pasa de atender en los primeros años de crisis a 400.000 personas en los servicios de acogida y asistencia a superar el millón en 2012, una cifra que se ha mantenido hasta 2014.

Dentro de las estrategias orientadas a reducir la pobreza severa y a mitigar la precariedad, también, el esfuerzo desarrollado por el Programa de Empleo, al que se han destinado 350 millones de euros en la última década. Se trata de una acción significativa, si se tiene en cuenta que Cáritas ha acompañado en este ámbito a unas 80.000 personas cada año y que una media anual de 14.000 participantes ha accedido al mercado de trabajo.

En el informe se destacan los 300 millones de euros invertidos en los programas de exclusión severa (sin hogar, enfermos de sida, reclusos, drogodependientes…) o los 200 millones dirigidos a proteger a la familia y a la infancia.

El apoyo social de voluntarios y donantes ha sido uno de los motores del trabajo de Cáritas durante toda la década: si en 2007 la inversión de la institución en todo el país fue de 200 millones de euros, en 2016 superó los 358 millones, mientras que los voluntarios pasaron de 56.500 en 2007 a 84.500 en 2016.

Y sin desviar el foco de la respuesta urgente a las situaciones coyunturales internas, entre 2007 y 2016 no ha dejado de canalizar hacia los países del Sur los recursos necesarios para erradicar la pobreza originada por un imperfecto modelo socioeconómico. En este ámbito, junto a la elaboración de propuestas centradas en cumplimiento de los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio), la respuesta al cambio climático o la definición de la Agenda 2030, en la última década se han desarrollado más de 300 proyectos de emergencia en los países del Sur, gracias a los más de 300 millones de euros recaudados por Cáritas Española para esas situaciones. Además, desde 2007 se ha acompañado a 1,5 millones de personas cada año en 45 países de todo el mundo a través de casi 500 proyectos, con una inversión superior a los 150 millones de euros.

 


Deja un comentario

Declaración de Caritas Europa sobre la pobreza.

 

Declaración de Cáritas Europa

Bajo el lema “¡Hagamos que la pobreza sea historia en 2030!”, la declaración de Cáritas Europa urge “a los países europeos a tomarse más en serio su compromiso de alcanzar el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): Terminar con la pobreza. En concreto, pedimos que se pongan en marcha sistemas y medidas de protección social apropiadas que cubran a todos, especialmente a los más vulnerables (punto 3)”.

“Desde la crisis financiera y económica de 2008 –señala la declaración—, se han logrado considerables progresos en términos de reducción del desempleo, pero a un precio elevado. Las políticas de austeridad ponen los salarios bajo presión y hoy el número de trabajadores pobres es mayor que antes de la crisis. El empleo es una manera de salir de la pobreza, pero solo si hay empleos para todos y con un salario decente”.

Cáritas Europa recuerda, sin embargo, que “el empleo por sí solo no erradicará la pobreza”, por lo que son necesarios “mejores sistemas de bienestar y políticas orientadas a la familia. “Es hora de que nuestros jefes de gobierno –prosigue— muestren liderazgo político e implementen los instrumentos legales y los recursos financieros disponibles. Por ello, Caritas Europa hace un llamamiento a los países europeos para que acepten todas las disposiciones de la Carta Social Europea Revisada y sus mecanismos de monitoreo, y que implementen las políticas necesarias para alcanzar el ODS 1 y sus objetivos para 2030”.

Para Jorge Nuño, secretario general de Cáritas Europa, “nuestros líderes deben asegurarse de que nadie se quede bajo la línea de pobreza. Esto se puede lograr si se establecen modelos sociales justos y sostenibles que pongan en el centro a las políticas familiares, que promuevan mercados laborales inclusivos y que aseguren el acceso a sistemas adecuados de protección social para todos”.


Deja un comentario

Iraq: tras la batalla de Mosul más de 800.000 personas necesitan asistencia humanitaria.

Irak: Un año después, cientos de miles de personas sufren las consecuencias de la batalla de Mosul

AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images

Coincidiendo con el primer aniversario del lanzamiento de la ofensiva de las fuerzas iraquíes y la coalición dirigida por Estados Unidos para recuperar el control de la ciudad de Mosul, en manos del grupo armado autodenominado Estado Islámico, Samah Hadid, directora de Campañas sobre Oriente Medio para Amnistía Internacional, ha dicho:

“La batalla de Mosul ha tenido consecuencias catastróficas para los habitantes de la ciudad. En los combates murieron familias enteras, y aún hay muchas personas enterradas bajo los escombros. Los contendientes dieron muy poco valor a las vidas civiles. Muchas de las personas que tuvieron la suerte de escapar viven ahora en condiciones insoportables en campamentos improvisados y tienen un futuro incierto.

 

 “La comunidad internacional no debe olvidarse de la gente de Mosul. Es urgente que se financie ayuda humanitaria para más de 800.000 personas que ahora viven en tiendas de campaña sin un acceso adecuado a atención médica, alimentos y agua.

“Ahora muchas de las personas desplazadas viven también atemorizadas. Aumentan las desapariciones forzadas a manos de fuerzas gubernamentales, junto con juicios apresurados y sin garantías, seguidos de ejecuciones llevadas a cabo a partir de confesiones extraídas bajo tortura. Instamos a las autoridades iraquíes a que garanticen que todos los juicios cumplen las normas internacionales sin recurrir a la pena de muerte.

“También es importante que el gobierno iraquí y la coalición dirigida por Estados Unidos reconozcan la grave pérdida de vidas civiles que provocó la operación de Mosul, así como su papel en ella. Deben garantizar que las violaciones denunciadas se investigan imparcialmente y que los responsables rinden cuentas. La población de Mosul merece saber que habrá justicia y reparación para las víctimas y sus familias. Y el mundo necesita ver que hemos aprendido las lecciones de la batalla de Mosul para que a la población civil atrapada en otras batallas se le ahorren consecuencias tan catastróficas.