Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Indicadores de propiedad intelectual. China figura en el primer puesto.

China encabeza los indicadores mundiales de propiedad intelectual

Foto de archivo: OMPI/Emmanuel Berrod

06 de diciembre, 2017 — La presentación de solicitudes de patente, de registro de marcas y de diseños industriales en todo el mundo alcanzó cifras récord en el 2016, con una fuerte demanda en China, indica este miércoles la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en su último informe.

El año pasado, se presentaron 3,1 millones de solicitudes de patentes, lo que representa una subida del 8,3%. Es el séptimo año consecutivo con aumentos.

También se incrementaron las solicitudes de registro de marcas, que ascendieron a unos 7 millones, y de registro de dibujos y modelos industriales, que alcanzaron casi un millón.

Este dinamismo en el ámbito de la propiedad intelectual está impulsado por China, que destacó con más solicitudes de patente que la suma de las presentadas por Estados Unidos, Japón, la República de Corea y la Oficina Europea de Patentes en conjunto.

“Cada vez más, China figura entre los líderes de la innovación y el desarrollo de marcas a nivel mundial,” dijo Francis Gurry, el director general de la OMPI.

Detrás del país asiático, el número más alto de solicitudes de patentes provinieron de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Europa.  En total, Asia representó 64.6% de todas las solicitudes de patentes en el mundo, seguida por América del Norte con 20.5%, Europa con 11.3%, y América Latina y el Caribe con 2.0%.

Si bien la proporción de América Latina y el Caribe a nivel mundial bajó de 1 punto porcentual en comparación con 2006, el número de solicitudes subió de 54.000 a 61.300 en ese último decenio.

El Informe sobre indicadores mundiales de propiedad intelectual también destaca que cada vez se presentan más solicitudes de patentes en el exterior, lo que refleja que la protección de la propiedad intelectual se ha internacionalizado y que existe el deseo de comercializar la tecnología en mercados extranjeros.

Anuncios


Deja un comentario

Vaticano: el Papa entrega los premios Ratzinger

El Papa entregó el Premio Ratzinger

 

En el marco de la VII edición del “Premio Ratzinger”, que tiene entre sus actividades la promoción de la investigación teológica y el compromiso cultural animado por la fe y por el impulso del espíritu hacia Dios, como recordó el Papa Francisco, fueron premiados los tres galardonados de este año: los alemanes Theodor Dieter, teólogo luterano comprometido en el dialogo ecuménico, y Karl-Heinz Menke, teólogo y sacerdote católico, gran conocedor del pensamiento de Joseph Ratzinger, así como Arvo Pärt, cristiano ortodoxo, compositor musical estonio dedicado principalmente a la música sacra.  A ellos junto a todos los miembros de la Fundación, Francisco quiso saludar, dirigiendo antes un “afectuoso e intenso pensamiento” al Papa emérito Benedicto XVI.

Su oración y su presencia discreta y alentadora nos acompañan en el camino común; su obra y su magisterio continúan siendo una herencia viva y preciosa para la Iglesia y para nuestro servicio.

El Pontífice invitó a la Fundación Ratzinger a “continuar con el compromiso, estudiando y profundizando esta herencia y al mismo tiempo mirando hacia adelante, para valorizar la fecundidad ya sea con la exégesis de los escritos de Joseph Ratzinger, así como para continuar – según su espíritu – el estudio y la búsqueda teológica y cultural, también entrando en los campos nuevos en los que la cultura actual solicita la fe al dialogo”. De este dialogo el espíritu humano tiene siempre necesidad urgente y vital: tiene necesidad la fe, que se abstrae si no se encarna en el tiempo; tiene necesidad la razón, que se deshumaniza si no se eleva al Trascendente, observó el Papa Bergoglio.

“Joseph Ratzinger continúa siendo un maestro y un interlocutor amigo para todos aquellos que ejercitan el don de la razón para responder a la vocación humana de la búsqueda de la verdad. Cuando el Beato Pablo VI lo llamó a asumir la responsabilidad de arzobispo de Munich y Frisingen, él elige como lema ‘Cooperatores veritatis’, ‘Colaboradores de la verdad’, extrayéndolo de la Tercera carta de Juan (v. 8). Estas palabras expresan bien el sentido completo de su obra y de su ministerio. Este lema campea sobre los diplomas de los Premios que he entregado, para dar a entender que también los Premiados han dedicado su vida a la altísima misión de servir a la verdad, a la diaconía de la verdad”.

El Obispo de Roma manifestó su alegría que los premiados provengan de tres confesiones cristianas, entre las cuales también aquella luterana, “con la que este año hemos vivido, constató, momentos particularmente importantes de encuentro y de camino común”.  “La verdad de Cristo no es para solistas, sino sinfónica, reflexionó el Papa: requiere colaboración dócil, compartir armonioso. Buscarla, estudiarla, contemplarla y traducirla en práctica juntos, en la caridad, nos atrae con fuerza hacia la plena unión entre nosotros: la verdad se convierte así en fuente viva de lazos de amor cada vez más estrechos”, constató, manifestando su alegría por la extensión del horizonte  del Premio que ahora incluye también a las artes, además de la teología y las ciencias a ellas naturalmente interconectadas. “Es una ampliación que corresponde bien a la visión de Benedicto XVI, que tantas veces nos ha hablado de manera tocante de la belleza como camino privilegiado para abrirnos a la trascendencia y encontrar a Dios”, finalizó Francisco.


Deja un comentario

El Papa: la iglesia ante los desafíos actuales de la ciencia y la cultura.

El Papa: “La verdadera medida del progreso es aquella que mira al bien de cada hombre y de todo el hombre”

2017-11-18 Radio Vaticana

 

“Hoy nos damos cuenta que es necesario volver a los tesoros de la sabiduría conservados en las tradiciones religiosas, en la sabiduría popular, en la literatura y en el arte, que tocan en profundidad el misterio de la existencia humana, sin olvidar, es más, redescubriendo aquellos contenidos en la filosofía y la teología”, lo dijo el Papa Francisco a los participantes en la Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo de la Cultura, a quienes recibió en audiencia, la mañana del 18 de noviembre, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

En su discurso, el Santo Padre resaltó la importancia del tema tratado durante la Asamblea Plenaria, al afrontar la cuestión antropológica, proponiéndose comprender las futuras líneas de desarrollo de la ciencia y de la técnica, concentrando la atención en tres sujetos. “En primer lugar, la medicina y la genética, que nos permiten ver dentro de la estructura más íntima del ser humano e incluso intervenir para modificarla. Ellas nos hacen capaces de derrotar enfermedades consideradas incurables hasta hace poco tiempo; pero también abren la posibilidad de determinar a los seres humanos ‘programándonos’, por así decir, algunas cualidades”.

“En segundo lugar – puntualizó el Pontífice – las neurociencias ofrecen mayor información sobre el funcionamiento del cerebro humano. Por medio de ellas, las realidades fundamentales de la antropología cristiana como el alma, la conciencia de sí, la libertad aparecen ahora bajo una luz inédita y pueden ser incluso puesto por algunos seriamente en discusión”.

“Finalmente – agregó el Papa – los progresos increíbles de las máquinas autónomas y pensantes, que ya en parte se han convertido en componentes de nuestra vida cotidiana, nos llevan a reflexionar sobre lo que es específicamente humano y nos hacen diversos de las máquinas”.

Todos estos desarrollos científicos y técnicos, señaló el Papa Francisco,  inducen a algunos a pensar que nos encontramos en un momento singular de la historia de la humanidad, casi al alba de una nueva era y del nacimiento de un nuevo ser humano, superior a aquello que hemos conocido hasta ahora. “La antropología es el horizonte de auto-comprensión en el cual todos nos movemos y determina también nuestra concepción del mundo y las opciones existenciales y éticas. En nuestros días, ella se ha convertido muchas veces en un horizonte fluido, cambiante, en virtud de los cambios socio-económicos, de los movimientos de las poblaciones y de las relativas confrontaciones interculturales, pero también de la difusión de una nueva cultura global y, sobre todo, de los increíbles descubrimientos de la ciencia y de la técnica”.

El Papa Francisco invitó a los participantes en esta Asamblea Plenaria a responder a los desafíos que la ciencia y la cultura ponen al hombre de hoy. “La ciencia y la tecnología nos han ayudado a profundizar los confines del conocimiento de la naturaleza, y en particular del ser humano. Pero ellas solas no son suficientes para dar todas las respuestas. Hoy nos damos cuenta que es necesario volver a los tesoros de la sabiduría conservados en las tradiciones religiosas, en la sabiduría popular, en la literatura y en el arte, que tocan en profundidad el misterio de la existencia humana, sin olvidar, es más, redescubriendo aquellos contenidos en la filosofía y la teología”.

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco recordó que la Iglesia siempre ha contribuido con algunos principios para sostener este diálogo con la ciencia, y es así que ofrece los principios de la centralidad de la persona humana, del destino universal de los bienes y el principio de que no todo los que es técnicamente posible o factible es por ello mismo éticamente aceptable. “La ciencia como cualquier otra actividad humana, sabe que tiene límites que respetar por el bien de la misma humanidad, y necesita de un sentido de responsabilidad ética. La verdadera medida del progreso, como lo recordaba el Beato pablo VI, es aquel que mira al bien de cada hombre y de todo el hombre”.

Renato Martinez – SpC


Deja un comentario

Conversación del Papa en directo con los astronautas.

Videollamada del Papa Francisco con los astronautas de la Estación Espacial Internacional

 

Su Santidad Papa Francisco ha conversado con los seis miembros de la Estación Espacial Internacional mediante una videollamada que ha tenido una duración aproximadamente de 25 minutos convirtiéndose en el segundo Papa que conecta con los astronautas en el espacio. Fue Benedicto XVI quien el 21 de mayo de 2011 se convertía en el primer Papa en realizar una llamada telefónica al espacio. Una conversación en la que el Papa emérito conversó al igual que Francisco, durante alrededor de 20 minutos con el grupo de astronautas de la Estación Espacial Internacional.

El Papa Francisco ha dado comienzo a la comunicación, desde el estudio del Aula Pablo VI del Vaticano, a las 15.00 pm (Hora local en Roma) con el astronauta italiano Paolo Nespoli, quien ha respondido a las cinco preguntas que ha realizado el Santo Padre y traducido las respuestas de sus compañeros.

Tras un pequeño problema de conexión, el Santo Padre ha saludado a los 6 astronautas: “Queridos astronautas buenos días o buenas tardes. Creo que allí en la Estación Espacial los días pasan de una forma diversa, ¿no?” y seguidamente ha agradecido a todos lo que han hecho posible que se estableciera esta conexión: “agradezco a todos los que han organizado esta conexión, que me da la posibilidad de “encontrarles” y “realizarles algunas preguntas”.

Inmediatamente, Francisco les ha dicho “la astronomía nos hace contemplar los horizontes ilimitados del universo y despierta en nosotros algunas preguntas”, es por ello, continúa el Santo Padre, que nos hacemos algunas preguntas como “¿de dónde venimos? o ¿a dónde vamos?”.Tras esta reflexión, el Papa les ha preguntado cuál era, según su pensamiento ¿el lugar del hombre en el universo?

“Es una pregunta complicada, yo me siento una persona técnica, un ingeniero, pero cuando se habla de estas cosas mucho más internas como ¿de dónde venimos?, me quedo yo también perplejo” ha respondido el astronauta italiano Paolo Nespoli, asegurando que su objetivo allí arriba es el de “conocer nuestro ser”“llenar nuestro conocimiento” y “entender lo que nos rodea”. Además, Paolo Nespoli afirma que una de las cosas más interesantes es que “cuanto más conocemos, más nos damos cuenta de lo poco que conocemos”.

El astronauta italiano también ha expresado al Santo Padre su deseo de que personas como él, no sólo ingenieros y físicos, puedan ir al espacio “para explorar que significa que hay un ser humano en el espacio”, asegurando que será algo “posible en el futuro”.

La segunda pregunta del Papa ha sido relaciona con el tapiz que se encontraba a sus espaldas en el estudio del Aula Pablo VI. Un tapiz inspirado en el famoso verso con el que Dante termina la Divina Comedia “El amor que mueve al sol y a las estrellas”. Francisco les ha preguntado qué significado tiene para ellos llamar al amor la fuerza que mueve el universo. Aleksandr Misurkin, un astronauta ruso, ha comentado que en estos días, se está leyendo el libro “El pequeño príncipe” de Saint-Exupéry y hace referencia a la historia de un chico que da o daría voluntariamente la vida “por volver y salvar las plantas y los animales de la Tierra”,“sustancialmente el amor es esa fuerza que te da la capacidad de dar la vida por el otro” asegura el astronauta. El Papa Francisco, sintiéndose de acuerdo con su respuesta ha afirmado que “sin amor, no es posible dar la propia vida por el otro”.

“No solo las mujeres son curiosas” ha dicho el Papa, y es por ello que con mucha curiosidad les ha preguntado qué es lo que les ha motivado a convertirse en astronautas. El astronauta ruso Sergei Ryazansky ha contestado que su inspiración ha sido “su abuelo”. Su abuelo fue uno de los primeros pioneros del espacio, ha trabajado en el satélite Sputnik, el primer satélite volado sobre la Tierra. “Lo que yo veo desde aquí es una perspectiva increible: es la posibilidad de ver la Tierra un poco con los ojos de Dios, y ver la belleza y la incredibilidad de este planeta” asegura.

“La Tierra es muy frágil” le ha dicho el Papa Francisco, “y usted  ha ido a mirar con los ojos de Dios. El abuelo es Dios, las raíces , nuestra esperanza y nuestra fuerza”. Además les ha invitado a no olvidar las raíces porque “me hace bien” escucharlo afirma, y sobre todo “de ustedes”.

El Papa también les ha pedido un ejemplo significativo de colaboración. El astronauta americano Joe Acaba, de descendencia portorriqueña, ha contestado que cada uno de ellos “aporta una diversidad” y esta diversidad unida “hace un conjunto mucho más grande de lo que sería una persona individual”. “Trabajando juntos” y “con espíritu colaborativo”, “es el modo para nosotros como seres humanos de salir fuera del mundo y continuar este viaje en el conocimiento”.

“Sois un pequeño palacio de cristal” les ha dicho el Papa Francisco. “La totalidad es mayor que la suma de las partes, y este es el ejemplo que nos das”. Por último, y antes de concluir la videollamada, Su Santidad les ha agradecido nuevamente y les ha pedido que no le olviden de rezar por él.

(Mireia Bonilla para Radio Vaticana)

 


Deja un comentario

El creyente ante los descubrimientos científicos. Palabras del Papa.

El Papa pide “no atrincherarse” contra los nuevos descubrimientos científicos

Viernes 12 May 2017 | 10:14 am

Ciudad del Vaticano (AICA): “No hay por qué tener miedo a la verdad, ni atrincherarse en posiciones cerradas, sino aceptar las novedades de los descubrimientos científicos con una actitud de absoluta humildad”, pidió el papa Francisco a los participantes del congreso promovido por el Observatorio Vaticano sobre “Agujeros Negros, Ondas Gravitacionales y Singularidad en el Espacio-Tiempo”.

El papa Francisco pidió no “atrincherarse en posiciones cerradas” ante los nuevos descubrimientos científicos y sugirió aceptarlos con “humildad”, al recibir en audiencia a los participantes del congreso promovido por el Observatorio Vaticano sobre “Agujeros Negros, Ondas Gravitacionales y Singularidad en el Espacio-Tiempo”.

“No hay por qué tener miedo a la verdad, ni atrincherarse en posiciones cerradas, sino aceptar las novedades de los descubrimientos científicos con una actitud de absoluta humildad”, sostuvo.

El pontífice señaló que “los temas sobre los cuales han debatido en estos días en Castel Gandolfo son de particular interés para la Iglesia, ya que tratan de cuestiones que interpelan en profundidad nuestra consciencia: cuestiones sobre el inicio del universo y sobre su evolución, sobre la estructura profunda del espacio y del tiempo”.

“Es evidente que estas cuestiones tienen una particular importancia para la ciencia, la filosofía, la teología y también para la vida espiritual. Este encuentro representa un foro en el cual estas diferentes disciplinas se pueden encontrar y confrontar”, subrayó.

Francisco puso el ejemplo del belga George Lemaitre, quien “en su doble papel de sacerdote católico y cosmólogo, en una incesante tensión creativa entre ciencia y fe, siempre defendió lúcidamente la neta distinción metodológica entre campos de la ciencia y de la teología, vistas como ámbitos de diferentes competencias que, sin embargo, se unifican armoniosamente en su vida”.

El Santo Padre explicó que esa distinción metodológica, ya presente en las tesis de Santo Tomás de Aquino, “preserva de generar cortocircuitos que son nocivos tanto a la ciencia como a la fe”, y puso de relevancia la grandeza de la creación de Dios, al afirmar: “En la inmensidad espacio temporal del universo, nosotros, seres humanos, podemos experimentar un sentimiento de estupor y nuestra pequeñez, mientras emerge en nuestro interior la pregunta del salmista: ‘¿Qué es el hombre para que pienses en él, el ser humano para que lo cuides?’”.

“A Albert Einstein le gustaba afirmar: ‘Se podría decir que el eterno misterio del mundo es su comprensión’. La existencia y la inteligibilidad del universo no son fruto del caos o del azar, sino de la sabiduría divina”, concluyó.+


Deja un comentario

Encuentro del Papa con el fundador de Facebook

Las tecnologías para aliviar la pobreza. El Papa encuentra Zuckerberg, creador de Facebook

(RV).- El Santo Padre Francisco recibió la mañana de este lunes 29 agosto 2016 al fundador y CEO de Facebook, Sr. Mark Zuckerberg, quien estaba acompañado por su esposa, la Sra. Priscilla Chan.

Tal como informa el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede Greg Burke, ambos abordaron el tema del uso de las tecnologías de comunicación para aliviar la pobreza, animar a una cultura del encuentro, y hacer llegar un mensaje de esperanza de modo especial a los más desfavorecidos.

Los invitamos a  hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA, de nuestra página de Facebook Radio Vaticana en Español


Deja un comentario

Los científicos y la religión hoy en el mundo.

Religion and science: global survey explores academia’s views

Are scientists just uninterested in religion or actively at odds with it?

December 14, 2015
NASA space photograph
Source: NASA
Divine views: ‘scientists are indeed more secular than the general population’

A new report looks set to spark fresh debate on the contentious relations between science and faith.

A Global Lab: Religion among Scientists in International Context was launched earlier this month at a conference hosted by the Religion and Public Life Program at Rice University in Texas.

It presents the results of “the most comprehensive cross-national study of scientists’ attitudes toward religion and spirituality ever undertaken”, which was supported by a grant from the Templeton World Charity Foundation. A team of more than a hundred, including “undergraduate students, postdoctoral fellows, subcontractors and research staff members from various backgrounds”, was headed by programme director Elaine Howard Ecklund.

Even the most secular scientists, the authors point out, cannot totally avoid religion, given the obvious facts that “religious students enter scientific disciplines” and that “certain forms of scientific research have religious implications”.

To explore what this means for individuals, the researchers created a “sampling frame” of just over 61,000 scientists in France, Hong Kong, India, Italy, Taiwan, Turkey, the UK and the US, surveyed about 22,500 and got responses from 9,422. They followed up with 609 in-depth interviews.

Because the Bible has little to say about fibre optics or nanotechnology, the researchers deliberately focused on “junior and senior biologists and physicists at universities and research institutes” whose disciplines “offer explanation[s] of the origins of humans and the universe” that can be seen as competing with religious claims.

The broad conclusions of the research were clear. In most places, “scientists are indeed more secular than the general population”. Yet they do not tend to regard science as “a secularizing influence”, with most thinking that “religion and science operate in separate spheres”. Nor do science and religion “generally…seem to be in conflict in the lives of individual scientists”.

This broad picture conceals huge differences between regions.

Only 6 per cent of scientists in Turkey and 11 per cent in India and in Taiwan describe themselves as atheists, as against 35 per cent in the US, 40 per cent in the UK and 51 per cent in France. Attendance at religious services and particularly commitment to prayer vary even more starkly: 63 per cent of the Turkish scientists pray at least once a week, yet in France 82 per cent of scientists do not pray at all.

But within particular countries, are scientists just slightly less religious than their compatriots or do they stand out significantly? Here the figures from Western nations are very striking. In France, three times as many scientists as members of the general public “believe there is no God”; in the UK, the figure is four times, and it climbs to almost seven times in Italy.

Even more dramatic is the situation in the US, where 35 per cent of scientists, compared with 4 per cent of the total population, are non-believers. The researchers speculate that this could be because of the “groups of evangelical Christians…vocal in their opposition of human embryonic stem cell research and the teaching of evolution in public schools”.

Meanwhile, scientists in both the UK and France worry that “Muslim immigrants may pose unique faith-based challenges to science”, while their much more religious Turkish colleagues are still “concerned about the impact of Islam on their developing science infrastructures”.

Along with outputs such as articles and books, “a publicly accessible dataset of project data” should be available by the end of 2017