Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Patrimonio mundial: nuevos sitios.

Sitios de Argentina y Brasil entran en la Lista de Patrimonio Mundial

Sitio arqueológico del muelle de Valongo. En el frente, los restos del muelle con el empedrado original. En el fondo, una columna erigida como memorial. Foto: UNESCO / Milton Guran

12 de julio, 2017 — El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO inscribió 21 nuevos sitios en la Lista del Patrimonio Mundial. Estos fueron aprobados durante la reunión que se celebró desde el pasado 2 de julio y que concluye este miércoles en Cracovia, Polonia.

Con estas nuevas inscripciones, la Lista del Patrimonio Mundial cuenta ya con 1.073 sitios.

Además, dos ingresaron a la Lista del Patrimonio en Peligro, entre ellos el centro histórico de Viena, en Austria, y la ciudad vieja de Hebrón/Al-Khalil, en Palestina. Otros tres fueron retirados de esta Lista, como el monasterio de Ghélati en Georgia.

Sitios de América Latina en la Lista

Entre los nuevos sitios naturales, se cuenta el parque Nacional de Los Alerces de Argentina. Y, entre los culturales, el sitio arqueológico del muelle de Valongo, en Brasil.

El Parque Nacional Los Alerces está ubicado en los Andes al norte de la Patagonia y tiene su límite occidental coincide con la frontera chilena. Las sucesivas glaciaciones han moldeado el paisaje de la región creando características espectaculares como morenas, circos glaciales y lagos de aguas claras.

El Parque es vital para la protección de algunas de las últimas porciones del Bosque Patagónico en un estado casi prístino y es el hábitat de una serie de especies de flora y fauna endémicas y amenazadas.

El antiguo muelle de Valongo, en Brasil, es un puerto que tuvo un papel predominante en la trata de esclavos. Son las rocas sobre las que casi un millón de esclavos llegados de África dieron sus primeros pasos en Brasil.

El sitio arqueológico de Valongo, situado en la antigua zona portuaria de Rio de Janeiro, es un muelle de piedra que fue construido en 1.811 para el atraque de barcos que transportaban personas desde África a Sudamérica. Se estima que unos 900.000 africanos desembarcaron en Valongo.

Los restos, situados hoy en día en el centro de Río de Janeiro, abarcan la totalidad de la plaza del Jornal do Comércio.


Deja un comentario

Un gran crucifijo del s. XIV recientemente restaurado en la Basílica de S. Pedro.

El crucifijo del siglo XIV recién restaurado será expuesto en el Jubileo de los reclusos

Viernes 4 Nov 2016 | 14:35 pm

Ciudad del Vaticano (AICA): El crucifijo del siglo XIV, el más antiguo de la Basílica de San Pedro y recientemente restaurado, será exhibido por primera vez en siglos para la veneración de los fieles el próximo domingo 6 de noviembre, durante el Jubileo de los Presos como “un bello signo de esperanza y un mensaje de misericordia”. Tras esta celebración, la imagen será instalada en la Capilla del Santísimo Sacramento de la Basílica de San Pedro como “memoria perpetua del Jubileo de la Misericordia”. El Cristo será colgado de forma que los fieles, al entrar, se encuentren con la mirada de Jesucristo en el momento en que se entregaba en favor de la humanidad.

“Es un crucifijo de madera del siglo XIV que, exceptuado el primer Jubileo del año 1300 convocado por el papa Bonifacio VIII, estuvo presente en todos los Jubileos de la historia hasta hoy”, explicó monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, al explicar a la prensa el programa del jubileo de los reclusos y la misa que presidirá el Santo Padre el domingo. Monseñor Fisichella añadió: “Al lado de la cruz, estará expuesta la imagen de Nuestra Señora de la Merced, patrona de los presos; el niño Jesús tiene en sus manos las esposas abiertas como un símbolo de libertad y confianza.

El pasado 28 de octubre, el archiprestre de la Basílica de San Pedro, cardenal Angelo Comastri, en una conferencia de prensa expresó: “Descubrimos un tesoro escondido bajo el polvo de varios siglos”. El hallazgo es un notable crucifijo con una escultura de más de dos metros de altura, elaborado por un escultor desconocido de “talento artístico excepcional” en algún momento de inicios del siglo XIV.

Este Cristo es el más antiguo de la basílica y fue venerado en la edificación original del S. IV y transferido a la nueva basílica cuando su edificación concluyó en 1620. La documentación hallada por la Santa Sede afirma que la imagen fue ampliamente venerada en cada una de las ubicaciones en las cuales sirvió al Culto Divino. La imagen sobrevivió al Saqueo de Roma en 1527 y a la acción de las termitas, que en 700 años le hicieron un daño considerable que fue centro de labores de restauración que en su tiempo se realizó con rellenos de tela y refuerzos de estuco y lienzo, así como un tratamiento que oscureció su figura. En 1749 fue removido de su lugar para ser reemplazado por la escultura La Piedad, obra maestra de Miguel Ángel, y tras varias reubicaciones terminó siendo reservado en una capilla cerrada.

Una reforma posterior instaló un elevador en esa capilla para conectar la basílica de San Pedro con la residencia papal del Palacio Apostólico, por lo cual la imagen quedó no sólo relegada sino casi inaccesible. “Oscurecida y confinada en un lugar olvidado y casi inaccesible, fue olvidada por muchos y en cierto sentido arrebatada a la devoción de los fieles”, comentó en la rueda de prensa monseñor Vittorio Lanzani, secretario de la Fábrica de San Pietro, responsable del mantenimiento de la basílica.

La Basílica adelantó planes de restauración de la imagen para el Año de la Misericordia, requiriéndose 15 meses de complejo trabajo. Las labores, financiadas por los Caballeros de Colón, incluyeron el uso de láser térmico para separar las capas de pintura, solventes de alta tecnología para las sustancias específicas empleadas en la imagen. Los restauradores identificaron nueve capas diferentes de pinturas, barnices y recubrimientos en el cuerpo y 15 capas en la talla de la vestimenta de lino. Los daños causados por las termitas fueron rellenados con un material adhesivo, reemplazaron una cuerda pintada puesta sobre la cabeza del Cristo con una corona de espinas con espinas reales. La cruz original, perdida tiempo atrás fue reemplazada con una nueva elaborada en la Fábrica con madera proveniente de las inmediaciones de un Santuario mariano en el centro de Italia. +


Deja un comentario

Barcelona: nueva capilla de S.Ignacio de Loyola

Volver

Como un mendigo y pidiendo limosna, con una mano tendida y los pies descalzos. Así es como el escultor Lau Feliu ha representado a San Ignacio de Loyola, en la nueva Capilla de San Ignacio en la Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona, que se ha inaugurado esta mañana, coincidiendo precisamente con la festividad del santo de Loyola. Así encontramos a este “hombre del saco”, que es como se conocía a Ignacio en Manresa. “El hombre del saco”, ya que entregó su vestimenta de caballero a un pobre antes de ponerse la ropa de saco que lo identificaba como peregrino desde que salió de Montserrat.

Tres dimensiones se juntan al poder acercarse a la escultura. Primero, la capacidad de contemplar, a través de la imagen, la vida de un testigo, y a través de ese testimonio, intuir al Dios al que su vida apunta. Para quien pase por Santa María del Mar, se abre desde hoy esa oportunidad. Además, la capacidad de aprender de la vida del peregrino. Dicen quienes conocen la espiritualidad ignaciana que vida y espiritualidad de Ignacio se conjugan, y que muchas de sus grandes intuiciones tienen que ver con su recorrido vital.  Por último, la capacidad de compartir ese camino. De otra manera. En otro contexto y otras circunstancias. Pero también cada uno de nosotros está llamado a ser peregrino, a buscar y hallar a Dios en todas las cosas, a aprender, con Ignacio, a amar y servir en todo. Y a vivirse desde la desposesión de quien extiende la mano confiando en la fortaleza de Dios y reconociendo la propia fragilidad. Todo eso aparece en la nueva escultura.

La escultura, de bronce, está en el lugar donde Ignacio pedía limosna durante una de sus estancias en Barcelona, entre los años 1524 y 1526, y que representa prácticamente el único espacio de la Barcelona que conoció Ignacio, tal como era en aquel momento. Es por este motivo por lo que la Compañía de Jesús, contando con el apoyo de la Basílica de Santa María del Mar, ha querido impulsar la reforma de esta capilla, para ofrecer, más allá de un mero espacio informativo, que recuerde el paso del santo, un espacio de oración y contemplación, en el que la imagen de San Ignacio, dispuesta sobre un banco y mirando hacia el altar, invita al visitante a orar a su lado.

Además, la capilla cuenta con dos elementos devocionales: una talla de madera de la Virgen de Aránzazu (Oñati) y una reproducción de la Creu del Tort de Manresa.

El acto de inauguración ha contado con la presencia del Provincial de la Compañía de Jesús en España, P. Francisco José Ruiz Pérez SJ, el rector de la Basílica de Santa María del Mar, Mn. Salvador Pié-Ninot, y el delegado de los Jesuitas en Cataluña, P. Llorenç Puig SJ. Han asistido el Sr. Enric Vendrell, director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat de Catalunya.

El escultor Lau Feliu ha presentado la obra recordando su experiencia personal y su relación con la Compañía de Jesús y la espiritualidad ignaciana, transmitida por su família y por su paso como alumno de los jesuitas. Ha dedicado una especial mención al artista jesuita Cinto Casanovas, junto al que se formó como escultor y se ha mostrado agradecido por haber recibido este encargo.

El P. Provincial ha descrito el nuevo espacio como “una pequeña luz que invita a los visitantes y peregrinos a acercarse, a tomar una breve pausa y orar, en un rincón que nos hace cercanos a ese Ignacio”.

Por su parte, el delegado de los Jesuitas en Cataluña, Llorenç Puig SJ, se ha referido a la importancia de tomar conciencia de los espacios que han sido significativos en nuestra historia y ha reconocido que, si bien la capilla ya existía, no tenía el relieve que con esta reforma se le va a otorgar. Puig ha destacado la importancia de “recuperar este sentido de espacio sagrado, bendecido, propicio para la oración y para disponerse al encuentro con Dios, en el mismo centro de Barcelona”.

Josep Lluís Iriberri SJ, director de la Oficina del Camino Ignaciano, ha explicado el motivo de la presencia de la talla de la virgen de Aránzazu y de la Creu del Tort en la capilla. Ambas se se refieren a dos lugares en los que oró el peregrino Ignacio a lo largo del Camino que lo llevó desde su casa natal en Loyola (Guipúzcoa) hasta Manresa. Y es que Santa María del Mar es uno de los lugares que incluye el recorrido del Camino Ignaciano, la ruta de peregrinación que recrea el camino que hizo Ignacio. La inauguración de la capilla, de hecho, ha coincidido con la clausura del Año Jubilar del Camino Ignaciano, que se ha celebrado desde el 31 de julio de 2015.

En el momento de la bendición, el P. Provincial ha recordado que “san Ignacio estaría horas y horas aquí, en este mismo lugar, en oración y en actitud de apertura a la generosidad de los demás” y ha bendecido la escultura como “recuerdo vivo de la estancia de san Ignacio en esta ciudad de Barcelona”.

Desde la Basílica de Santa Maria del Mar, su rector Mn. Salvador Pié-Ninot ha remarcado la importancia de la presencia de sant Ignacio en la Basílica y de cómo esta figura de Ignacio pidiendo limosna para los pobres recuerda el deseo de la parroquia de ser también lugar de acogida para los más necesitados,

El P. Provincial de la Compañía de Jesús ha cerrado el acto con unas palabras de agradecimiento al párroco de Santa María del Mar, Mn. Salvador Pié-Ninot, a los artífices del proyecto, Josep M Riera, arquitecto del Arzobispado de Bacelona y Eloi Aran, de T113-Taller d’Arquitectura; así como al autor de la escultura, Lau Feliu Maspons.


Deja un comentario

Una réplica de la Capilla Sixtina en Mexico.

México inaugura una réplica de la Capilla Sixtina
Jueves 9 Jun 2016 | 09:33 am

Ciudad de México (AICA):

El gobernador de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, el nuncio apostólico emérito, monseñor Christophe Pierre, y el secretario general de los Museos Vaticanos, Roberto Romano, inauguraron este martes 7 de junio, una réplica ‘exacta’ de la Capilla Sixtina en el Monumento de la Revolución de la Ciudad de México, que mantendrá abiertas sus puertas gratuitamente al público en general hasta el 25 de julio, y después será llevada a otras ciudades: Toluca, Puebla, León, Guadalajara y Monterrey.

La estructura desmontable reproduce la capilla dedicada a María Asunta al Cielo, construida entre 1475 y 1481 en la época del papa Sixto IV della Rovere, y mide 22 metros de altura por 67 de largo y 28 de ancho. Para la reproducción se utilizaron cinco toneladas de estructuras tubulares, más de 21 mil bulones y 1.500 metros cuadrados de cobertura externa.

La exposición reproduce los frescos con impresiones de tela sublimada y para las fotografías de alta definición trabajaron 280 expertos entre arquitectos, ingenieros, gráficos, fotógrafos y obreros, guiados por Gabriel Berumen.

El trabajo requirió 170 noches de fotografías en la Capilla Sixtina, horario en que estaba cerrada al público, en los que se dispararon 2,7 millones de fotos de 3 centímetros cuadrados, lo que permitió un ensamblaje artístico evitando distorsiones ópticas.

Además de los frescos de Miguel Ángel, en las paredes de la Capilla Sixtina se conservan los de grandes artistas del renacimiento italiano, como Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Luca Signorelli y Piero di Cosimo.

La réplica exacta de la Capilla Sixtina en México, puede ser apreciada de forma gratuita inscribiéndose en http://sixtinaenmexico.com/.+


Deja un comentario

Siria: cómo proteger el patrimonio mundial de la humanidad.

Expertos de medio mundo estudian cómo proteger el patrimonio histórico de Siria

Zona destruida de Palmira, Patrimonio Mundial de la Humanidad, en Siria. Foto: UNESCO

06 de junio, 2016 — Más de 230 especialistas sirios y de otras partes del mundo discutieron medidas para proteger el patrimonio histórico de ese país de Oriente Próximo durante una reunión de dos días que tuvo lugar en Berlín, Alemania.

En el encuentro, que concluyó el fin de semana, arqueólogos, antropólogos, expertos en conservación de monumentos, arquitectos y urbanistas evaluaron los daños causados por la guerra al patrimonio cultural de país y estudiaron medidas para salvaguardar los sitios históricos.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, afirmó que para tener éxito se debe reunir a los mejores expertos y tener en cuenta el principio según el cual la cultura no debe manipularse ni instrumentalizarse.

Por su parte, la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Maria Böhmer, afirmó que “el patrimonio cultural de Siria ha forjado la identidad de su pueblo y será decisivo para la unidad del país”.

Los especialistas asistentes propusieron prácticas idóneas sobre la evaluación de daños, el inventariado, la creación de marcos legales e institucionales, la gestión de la ayuda técnica
También debatieron sobre el pillaje y el tráfico ilícito de piezas de arte y de valor y abogaron por la creación de una lista de objetos saqueados en Siria para completar la Lista Roja realizada por el Consejo Internacional de Museos (ICOM).

Los expertos pidieron a los organismos internacionales de desarrollo y de financiación que incluyan el patrimonio cultural sirio en los futuros programas y planes de rehabilitación pos conflicto.


1 comentario

Palmira: evaluación daños causados por islamistas.

UNESCO concluye la evaluación de los daños a monumentos en Palmira

Zona destruida de Palmira, Siria. Foto: UNESCO

27 de abril, 2016 — Un grupo de expertos de la UNESCO concluyó una misión de evaluación de la integridad del Patrimonio Mundial de Palmira, en Siria, donde varios edificios emblemáticos fueron destruidos por el grupo extremista ISIS.

El sitio fue rescatado recientemente por las fuerzas gubernamentales sirias, luego de haber sido ocupado desde mayo del año pasado por el ISIS.

Durante ese periodo Palmira sufrió daños considerables, incluida la destrucción del Templo de Bel y del Arco del Triunfo. Además, los integristas asesinaron a los arqueólogos que custodiaban esos tesoros de la antigüedad.

Los expertos de la UNESCO inspeccionaron tanto el Museo de Palmira como su sitio arqueológico.

La misión estuvo encabezada por la directora del Centro del Patrimonio Mundial, Mecthild Rössler, quien habló con Radio ONU.

“En el caso del Museo hay grandes daños y muchas piezas desperdigadas. La mayoría de las colecciones más valiosas fueron trasladadas a lugares seguros con anticipación y tenemos mucha suerte de que haya sido así. Pero el Museo necesita un gran trabajo de restauración algo que espero empiece pronto”, señaló.

En cuanto al sitio arqueológico, la misión consideró que a pesar de la destrucción de varios edificios icónicos, este aún conserva gran parte de su integridad y autenticidad.

Rössler advirtió, no obstante, que la situación continúa siendo frágil ya que las operaciones de desminado llevadas a cabo por fuerzas militares sirias y rusas no han concluido y todavía existen muchas trampas explosivas esparcidas por la ciudad antigua.

Los expertos emitirán un informe final con recomendaciones sobre las medidas de conservación necesarias que será presentado en la próxima reunión del Comité del Patrimonio Mundial en Estambul, Turquía, en julio de este año.

El oasis de Palmira se encuentra al noreste de Damasco, en el desierto de Siria. Alberga las ruinas monumentales de una gran ciudad que fue uno de los centros culturales más importantes de los siglos I y II.


Deja un comentario

Festival mundial de arte negro. Cuándo la próxima edición?

africa

Bodas de oro del I Festival Mundial del Arte Negro

  • Por Gerardo González Calvo

 

Hace ahora 50 años, del 1 al 24 de abril de 1966, se celebró en Dakar, capital de Senegal, el I Festival Mundial del Arte Negro, impulsado por el primer presidente y poeta senegalés Léopold Sédar Senghor. Su objetivo era mostrar la aportación del mundo negro al pensamiento humano. Alioune Diop, fundador de Présence Africaine, declaró en una entrevista a la revista Bingo: “Tendremos con nosotros a todos los que tienen fe en el hombre y conceden su confianza al África rescatada del colonialismo y en camino hacia la realización de su personalidad imperecedera”. Entre quienes tenían fe en el hombre se encontraron en Dakar personalidades como André Malraux, Aimé Césaire, Jean Price-Mars, Duke Ellington, Josephine Baker y Langston Hughes.

 

En el Festival estuvieron representadas todas las artes: la pintura, la escultura, la literatura, la música, la danza, el cine, etc. Se construyó para la ocasión un museo en Soumbédioune, que se convirtió posteriormente en el Poblado Artesanal de Soumbédioune, muy visitado actualmente por turistas de todo el mundo para comprar obras africanas de arte y artesanía. Lo visité en el verano de 2003 y me impresionó la calidad de los expositores en tiendas cónicas primorosamente construidas en las inmediaciones de la Gran Cornisa.

 

Segunda edición del Festival Mundial del Arte Negro en Lagos, Nigeria / Fotografía: Archivo Mundo Negro

La personalidad y la sabiduría del presidente Senghor sirvió de acicate para dar al Festival un carácter no solo africano, sino también universal. Se quiso demostrar al mundo el inmenso bagaje cultural del África negra, soslayado cuando no negado por las viejas metrópolis. África necesitaba mostrar de una vez por todas que tenía una historia y unos valores propios, que incluso habían contribuido a enriquecer la pintura y la música modernas.

Cuando tuvo lugar el I Festival Mundial del Arte Negro estaba previsto celebrarlo cada dos años. No fue posible cumplir este objetivo, debido a los problemas de organización y de financiación, además de la inestabilidad política, que se concretaba por entonces con continuos golpes militares de Estado. De hecho, en 50 años solo se han celebrado tres festivales. El segundo tuvo lugar en Lagos, capital de Nigeria, del 15 de enero al 12 de febrero de 1977; el tercero en Dakar y en Saint-Louis, con Brasil como invitado de honor, del 1 al 31 de diciembre de 2010. Esta tercera edición puso celebrarse gracias al tesón del presidente senegalés Abdoulaye Wade, que quiso conmemorar también los cincuenta años de la independencia de Senegal.

En el III Festival Mundial del Arte Negro se debatió ampliamente sobre el renacimiento africano y la contribución de los africanos a la civilización mundial. Es decir, se retomó el espíritu que imprimió Léopold Sédar Senghor al I Festival de 1966.