Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa visitará los lugares donde vivió el Padre Pío de Pietrelcina. Programa

El Papa visitará los lugares que representan a san Padre Pio

Los lazos entre el papa Francisco y el Padre Pío ante el inminente viaje del Santo Padre a los lugares donde vivió el Santo. Este es el tema central de la entrevista que le hizo nuestra colega Debora Donnini al Padre Marko Rupnik

Patricia Ynestroza- Ciudad del Vaticano

El padre Marko Ivan Rupnik junto al  Centro Aletti, realizaron los mosaicos en la cripta de la nueva Iglesia de San Pio de Pietrelcina, che surge en San Juan  Rotondo.

Casi dos mil metros cuadrados de mosaicos, 36 nichos, enrriquecidos por una variedad de colores. Es aquí donde en el 2010 fue trasladado después que el año precedente Benedicto XVI inauguró la Iglesia.

Para venerarlo, el peregrino debe hacer todo un itinerario espiritual: recorrer una rampa con las imágenes de San Francisco y de san Pio de Petralcina, y luego el encuentro con los dos Santos, ambos tuvieron batallas y dificultades. Al entrar en la cripta se contempla la vida de Jesús y de alguna manera, gracias a la luz intensa creada por el oro, se puede disfrutar el Cielo.  El jesuita esloveno el padre Rupnik,  en esta entrevista habla del significado de los mosaicos en san Juan Rotondo y sobre el pensamiento que une al Papa Francisco con el Padre Pío:

Se le preguntó al Padre Rupnik qué imagen escogería de las que realizó que representa según él al padre Pío, y él dijo que la de la lucha espiritual, que es casi como una imagen de Cristo en el Jetsemaní, donde en vez de apoyarse en una roca, se apoya sobre las rodillas de Cristo niño, del Niño Dios.  Y pienso que esta imagen podría acercarse al Papa Francisco. Pienso que es un Papa que muchas veces ha pronunciado la palabra “Diablo”, y “tentación”, es un que percibe que en ete momento histórico hay una batalla espiritual y por tanto es necesaria un arma espiritual.

Anuncios


Deja un comentario

Un pintor rebelde y personal que acaba de fallecer

Un pintor rebelde e independiente que acaba de fallecer en Madrid. Qué se decía de él.

Enrique Barandiarán Allende, prototipo de pintor rebelde contra el circuito del Arte

Miércoles 22 de octubre de 201411:21h

Es un artista mítico, respetado y temido por otros pintores. Enrique Barandiarán Allende (Madrid, 1924), pintor de familia vasca afincada en la capital de España ha gozado siempre del respeto de sus colegas, que a su vez deseaban conocer su opinión crítica sobre otros artistas porque sabían que era implacable y sincera, lo que le acarreó no pocas contrariedades.

Coincidió en el tiempo de estudio en la escuela de Bellas Artes de San Fernando con Manuel Ortega, Revello del Toro, Farreras, Agustín Úbeda y otros, pero Barandiarán siempre fue por libre sin preocuparse lo más mínimo del comercio o la proyección de su obra.

Reconoce que en sus comienzos tuvo mucha suerte al exponer en la prestigiosa galería Buscholsz, en Recoletos, 3, donde algunos artistas como Larra, Lago y Valdivielso afincaron su fama en los años 50 del pasado siglo, si bien a Enrique Barandiarán solo le interesaba la pintura de este último.

Barandiarán cuenta que vendió una obra a una extrajera, pero esta insistía en que se la firmara a la hora de pagar. El pintor se resistía alegando que la firma estropearía la composición con nuevas notas de color. La cliente insistía, el galerista también, el autor se resistía, hasta que fue compelido por el segundo que tuvo que redondear la firma porque el pintor se resistía a terminarla.

Barandiarán es un personaje singular, único y feliz a su manera. Nunca ambicionó la posteridad, estimaba que con tener un reconocimiento presente ya le bastaba en la vida, si bien era exigente con su obra.

Después de Buhols expuso en Bilbao y allí lo recibieron con los brazos abiertos por ser un artista procedente del país vasco, lo que no dejó de provocarle cierta perplejidad. Vendió todos paisajes que hizo del norte, en especial los de la ría bilbaína y Altos Hornos.

Los pintores Ibarrola y Oteiza, con los que tuvo una buena relación le auguraban un rico futuro comercial si se iba a vivir al país vasco y seguía pintando y exponiendo sus paisajes en zona. Aquello le parecía exagerado y disparatado a un artista que se encontraba a gusto en Madrid. “Estuve algunas temporadas con Oteiza en su casa de Orio”, cuenta Barandiarán, quien no se muestra entusiasta de la pintura vasca, salvo la de Regoyos. Para él, Zuluaga es sólo un pintor correcto.

“Después expuse en Zaragoza donde vendí unos cuadros a un gobernador civil. Allí me apoyó con su amistad el arquitecto y pintor Santiago Lagunas, un ser singular que me invitaba a comer con frecuencia a su casa, donde siempre se preparaba la mesa con un cubierto más para el invitado sorpresa de Lagunas. Mi relación con él fue muy cordial y guardo un grato recuerdo”.

“Había que ir a las tertulias del Café Gijón”

“Tuve un coleccionista muy entusiasta de mi obra, el empresario norteño Félix Valdés, que me compró bastante obra. Él era un hombre que tenía en su casa cuadros de Goya, Solana, Ribera, El Greco, Regoyos…Tenía un hijo joven que pintaba muy bien y el padre me pidió que le diera clases. Le dije que yo no era docente pero que podríamos pintar juntos y así lo hicimos. Era un muchacho con talento que después se malogró”, cuenta Barandiarán.

“Yo iba entonces a los cursos de verano de la Universidad Menéndez Pelayo en Santander, allí hacía muchos dibujos con barras de cera y los vendía. El director del Museo de Arte Moderno en la Biblioteca Nacional me compró el apunte que le hice a su mujer”

“Mis colegas pintores, entre ellos García Ochoa que solía elogiarme mucho, me decían que yo debiera ir a las tertulias del café Gijón para que me conocieran más los historiadores y críticos de arte, que eran los que repartían los premios en los concursos. A mí aquello me sonaba muy mal, me parecía lamentable”, explica el pintor. También me decían que debía de regalar un cuadro a un crítico cuando había sido elogioso con mi pintura. Me parecía atroz el sistema”.

“Hice una exposición en el Instituto de Cultura Hispánica y un directivo me compró un cuadro que luego me costó mucho cobrar”. Ciertamente la sociología del circuito artístico del momento irritaba al pintor.

Con Juan Barjola a los suburbios

“Algunos de aquellos amigos del café Gijón me pedían que fuéramos a ver exposiciones cercanas y les gustaba que les diera mi opinión razonada. Íbamos a la galería situada en la Gran Vía y yo explicaba en voz alta por qué era malo el pintor que exponía, hata que el galerista me echó diciendo que no tenía derecho a hablar así en su establecimiento poraue podía espantar a la clientela. Alegué que era un lugar público y que poco podría suponer la opinión de otro pintor sobre un colega… pero no me dejó volver”, explica.

“Julio Moisés, Benedito y Sotomayor son “unos criminales de guerra”, les decía yo en voz alta, porque eran pintores antiguos y relamidos a la hora de hacer retratos de sociedad. Sólo buscaban ganar dinero y se habían amanerado. Me gustaban Solana, Benjamín Palencia y Vázquez Díaz, aunque este último no me entusiasmaba en exceso. Zabaleta era entonces un pintor más, del montón, luego mejoró.

“Con Juan Barjola me iba a los suburbios de Madrid a pintar tipos populares. Él era muy barroco al hacerlo, descendía hasta la arruga del vestido… Era un hombre apagado, le llamábamos el “caballero de la triste figura”. Se fue de España y estuvo diez años fuera en Francia y Bélgica. Cuando volvió me llamó para que viera su obra y le dije que no me gustaba, que sólo veía luz en algunos de sus bodegones. Triunfó pero acabó como ilustrador a gran escala. No hacía pintura, era demasiado gráfico. Con todo tiene algunos cuadros interesantes, algún desnudo…”

El circuito artístico le parecía atroz

“Yo hice muchos dibujos y apuntes en el metro y los suburbios de Madrid y los he vendido…”

Hombre exigente a la hora de ver y valorar la pintura. Sabe observar y meterse dentro de ella para escudriñarla a fondo, para saber lo que hay de verdad o falsedad en ella. Saber ver, mirar la pintura. Los pintores sabían y saben en que un elogio suyo es clave y determinante.

El comportamiento del circuito del arte le aburría y le asqueaba siempre, por eso dejó de exponer, para pintar con más paz y libertad. Al cabo de los años, decidió ganarse la vida de otra manera, viajando entre España y Portugal, recorriendo y disfrutando la geografía peninsular a placer y pintar sus paisajes cuando podía. Mario Antolín le facilitó ese trabajo del que acabó jubilándose.

Tener un cuadro de Enrique Barandiarán es hoy una rareza y un lujo. Es un personaje singular y único, que es feliz a su manera, sin ambicionar la fama o la posteridad –veleidades inútiles-, sólo pintando con calma y placidez en su casa/estudio de Moratalaz. Su lenguaje es la figuración, sostenida en un buen dibujo sobre todo en paisaje y figura, con pincelada y materia expresionista, con más o menos intensidad o soltura, según las etapas de su trayectoria.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:


Deja un comentario

La Universidad de Oñate y su autor Pierre Picart. Nota de Anne de la Cerda

Les dentelles de Pierre(s) Picart au Pays Basque

Université d’Oñati, les sculptures de Pierre Picart © DR

 Une récente sortie des Amis d’Arnaga avait eu pour destination Oñati et son admirable université de la Renaissance. L’occasion de s’attarder sur la personnalité de l’artiste, auteur de cette merveille architecturale.

Au milieu du XVIème siècle, comme beaucoup de nombreux artisans et artistes originaires des régions les plus septentrionales de la France – attirés par les richesses des ports et des foires espagnoles fuyant les guerres incessantes, le sculpteur Pierre Picart (1509-1588) natif de Picardie, fut sollicité pour  s’installer en Castille, puis au Pays Basque, au Nord de l’Espagne.

De son vrai nom Pierre Durand et natif de la ville de Péronne dans le Vermandois (près d’Amiens), il avait adopté le surnom de Picart en référence à sa région d’origine, la Picardie,  qui était liée à la Flandre dépendant de la couronne d’Espagne et théâtre de batailles entre les armées des rois de France et celles des souverains espagnols de la dynastie Habsbourg.

Parallèlement aux raisons de cet exode, les chemins de Saint-Jacques-de-Compostelle entraînaient de nombreux pèlerins jusqu’aux terres de Castille, suscitant une activité artistique où la présence française fut incontestable. Au XVIe siècle, plusieurs sculpteurs français œuvraient ainsi dans des villes situées sur la route de Compostelle. De plus, dans les territoires hispaniques, la concurrence n’y était pas si forte, étant donné qu’il y avait là moins de sculpteurs, davantage de commandes… Et des salaires plus élevés !

En Castille, tout en enseignant les techniques françaises à ses apprentis espagnols, Pierre Picart suivit une formation dans l’atelier du sculpteur bourguignon Felipe Bigarny à Burgos (1533 et 1536) afin de perfectionner son style. Parmi les sculpteurs français de talent qui avaient également quitté leur pays natal, on peut citer Gabriel Joly et Fray Juan de Beauvais…

Peu de temps après la mort de Felipe Bigarny en 1542, Pierre Picart préféra déménager à Valladolid où il connaissait les sculpteurs Juan de Juni et le remarquable Francisco Bourguignonne, si compétent dans l’art roman.

En 1545, dans la province du Gipuzkoa, Pierre Picart fut engagé par l’évêque de Valladolid Rodrigo Mercado de Zuazola pour sculpter les pilastres ornés de statues, les cariatides et bas-reliefs de la façade de l’Université d’Oñati, ainsi que la réalisation du remarquable retable en bois doré baroque du XVIème de la chapelle située à l’entrée du bâtiment. Considéré comme le trésor de l’architecture de la Renaissance, deux ailes furent ajoutées au corps central du bâtiment au XVIIème.

Très remarqué pour ses talents artistiques, les commandes affluèrent à Oñati où le sculpteur Pierre Picart avait épousé Catalina de Elorduy et installé son atelier avant de le transférer vers 1570 à Agurain – Salvatierra dans la province d’Alava d’où il œuvra pour les églises d’Albéniz, Alsasua, Estella, Zalduondo et bien d’autres. Entre 1570 et 1574, il exécuta également le grand retable du monastère de Santiago à Pampelune et sculpta même l’écu de Saint-Sébastien sur plusieurs portes d’entrées dans la ville guipuzcoane, ainsi que le « Christ de la Paix » dans la cathédrale donostiar Santa Maria.

Comme sortie des songes de l’histoire de l’art français, la mémoire de l’artiste Pierre Picart, l’un des grands spécialistes de la sculpture du Pays Basque, resurgit lors de visites Outre-Bidassoa.

Université Oñati en Gipuzkoa, ouverte de 9h à 14h – Visites de l’Université sur rendez-vous – tél (00-34) 943 78 34 53.

Anne de La Cerda


Deja un comentario

Interesante muestra en el Guggenheim de Bilbao.

 

Exposition14 déc. 2017 | Par Anne de La Cerda

Bilbao : réflexions entre l’art et l’espace

Gentileza de Alexandre y Anne de La Cerda

Planches en caouchouc et structures en fer par Asier Mendizabal © Sergio Prego

Jusqu’au 15 avril, le musée Guggentheim, « paquebot » ludique de Franck Gehry sur le Nervion, promène plus d’une centaine d’œuvres d’artistes internationaux « entre art et espace » une relecture de l’histoire de l’abstraction des six dernières années à Bilbao.

L’exposition « L’art et l’espace » fut inspirée de la collaboration entre le célèbre sculpteur basque Eduardo Chillida et le philosophe allemand Martin Heidegger.

Suivant la pensée d’Heidegger, cette manifestation envisage les différentes manières par lesquelles l’œuvre d’art « s’approprie  l’espace » et comment l’espace « traverse l’œuvre d’art ».

Eduardo Chillida qui avait commencer l’architecture,  l’abandonna pour se consacrer à l’Académie d’Art à Madrid. Ami des philosophes, Gaston Bachelard l’avait surnommé « le forgeron » pour ses sculptures entre autres en métal. Une écriture sculptée que l’artiste gravait dans l’espace tout comme les architectes d’avant-garde.

L’américano-canadien Franck Gehry, architecte du musée Guggenheim et  l’iranienne Zaha Habid (décédée en 2016), architecte et conceptrice du projet de l’ïle Zorrotzaure à Bilbao, avaient reçu chacun le prix d’architecture Pritzker. S’inspirant de la théorie déconstructiviste (1990) de Derrida, leurs tendances s’orientaient vers une nouvelle conception de l’espace architectural en courbes et fenêtres inclinées…

Oser, tester, innover, sublimer l’espace en analysant la corrélation entre espaces et volumes, c’est aussi la réflexion d’ artistes contemporains au travers leurs œuvres .

Exposition « Art et Espace » au musée Guggenheim à Bilbao, ouvert du mardi au dimanche de 10h à 20h- Fermé tous les lundis sauf : le 2 janvier, le 10 avril. Les 24 et 31 décembre, le Musée fermera ses portes à 17h.

Anne de Miller  La Cerda


Deja un comentario

Patrimonio mundial: nuevos sitios.

Sitios de Argentina y Brasil entran en la Lista de Patrimonio Mundial

Sitio arqueológico del muelle de Valongo. En el frente, los restos del muelle con el empedrado original. En el fondo, una columna erigida como memorial. Foto: UNESCO / Milton Guran

12 de julio, 2017 — El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO inscribió 21 nuevos sitios en la Lista del Patrimonio Mundial. Estos fueron aprobados durante la reunión que se celebró desde el pasado 2 de julio y que concluye este miércoles en Cracovia, Polonia.

Con estas nuevas inscripciones, la Lista del Patrimonio Mundial cuenta ya con 1.073 sitios.

Además, dos ingresaron a la Lista del Patrimonio en Peligro, entre ellos el centro histórico de Viena, en Austria, y la ciudad vieja de Hebrón/Al-Khalil, en Palestina. Otros tres fueron retirados de esta Lista, como el monasterio de Ghélati en Georgia.

Sitios de América Latina en la Lista

Entre los nuevos sitios naturales, se cuenta el parque Nacional de Los Alerces de Argentina. Y, entre los culturales, el sitio arqueológico del muelle de Valongo, en Brasil.

El Parque Nacional Los Alerces está ubicado en los Andes al norte de la Patagonia y tiene su límite occidental coincide con la frontera chilena. Las sucesivas glaciaciones han moldeado el paisaje de la región creando características espectaculares como morenas, circos glaciales y lagos de aguas claras.

El Parque es vital para la protección de algunas de las últimas porciones del Bosque Patagónico en un estado casi prístino y es el hábitat de una serie de especies de flora y fauna endémicas y amenazadas.

El antiguo muelle de Valongo, en Brasil, es un puerto que tuvo un papel predominante en la trata de esclavos. Son las rocas sobre las que casi un millón de esclavos llegados de África dieron sus primeros pasos en Brasil.

El sitio arqueológico de Valongo, situado en la antigua zona portuaria de Rio de Janeiro, es un muelle de piedra que fue construido en 1.811 para el atraque de barcos que transportaban personas desde África a Sudamérica. Se estima que unos 900.000 africanos desembarcaron en Valongo.

Los restos, situados hoy en día en el centro de Río de Janeiro, abarcan la totalidad de la plaza del Jornal do Comércio.


Deja un comentario

Un gran crucifijo del s. XIV recientemente restaurado en la Basílica de S. Pedro.

El crucifijo del siglo XIV recién restaurado será expuesto en el Jubileo de los reclusos

Viernes 4 Nov 2016 | 14:35 pm

Ciudad del Vaticano (AICA): El crucifijo del siglo XIV, el más antiguo de la Basílica de San Pedro y recientemente restaurado, será exhibido por primera vez en siglos para la veneración de los fieles el próximo domingo 6 de noviembre, durante el Jubileo de los Presos como “un bello signo de esperanza y un mensaje de misericordia”. Tras esta celebración, la imagen será instalada en la Capilla del Santísimo Sacramento de la Basílica de San Pedro como “memoria perpetua del Jubileo de la Misericordia”. El Cristo será colgado de forma que los fieles, al entrar, se encuentren con la mirada de Jesucristo en el momento en que se entregaba en favor de la humanidad.

“Es un crucifijo de madera del siglo XIV que, exceptuado el primer Jubileo del año 1300 convocado por el papa Bonifacio VIII, estuvo presente en todos los Jubileos de la historia hasta hoy”, explicó monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, al explicar a la prensa el programa del jubileo de los reclusos y la misa que presidirá el Santo Padre el domingo. Monseñor Fisichella añadió: “Al lado de la cruz, estará expuesta la imagen de Nuestra Señora de la Merced, patrona de los presos; el niño Jesús tiene en sus manos las esposas abiertas como un símbolo de libertad y confianza.

El pasado 28 de octubre, el archiprestre de la Basílica de San Pedro, cardenal Angelo Comastri, en una conferencia de prensa expresó: “Descubrimos un tesoro escondido bajo el polvo de varios siglos”. El hallazgo es un notable crucifijo con una escultura de más de dos metros de altura, elaborado por un escultor desconocido de “talento artístico excepcional” en algún momento de inicios del siglo XIV.

Este Cristo es el más antiguo de la basílica y fue venerado en la edificación original del S. IV y transferido a la nueva basílica cuando su edificación concluyó en 1620. La documentación hallada por la Santa Sede afirma que la imagen fue ampliamente venerada en cada una de las ubicaciones en las cuales sirvió al Culto Divino. La imagen sobrevivió al Saqueo de Roma en 1527 y a la acción de las termitas, que en 700 años le hicieron un daño considerable que fue centro de labores de restauración que en su tiempo se realizó con rellenos de tela y refuerzos de estuco y lienzo, así como un tratamiento que oscureció su figura. En 1749 fue removido de su lugar para ser reemplazado por la escultura La Piedad, obra maestra de Miguel Ángel, y tras varias reubicaciones terminó siendo reservado en una capilla cerrada.

Una reforma posterior instaló un elevador en esa capilla para conectar la basílica de San Pedro con la residencia papal del Palacio Apostólico, por lo cual la imagen quedó no sólo relegada sino casi inaccesible. “Oscurecida y confinada en un lugar olvidado y casi inaccesible, fue olvidada por muchos y en cierto sentido arrebatada a la devoción de los fieles”, comentó en la rueda de prensa monseñor Vittorio Lanzani, secretario de la Fábrica de San Pietro, responsable del mantenimiento de la basílica.

La Basílica adelantó planes de restauración de la imagen para el Año de la Misericordia, requiriéndose 15 meses de complejo trabajo. Las labores, financiadas por los Caballeros de Colón, incluyeron el uso de láser térmico para separar las capas de pintura, solventes de alta tecnología para las sustancias específicas empleadas en la imagen. Los restauradores identificaron nueve capas diferentes de pinturas, barnices y recubrimientos en el cuerpo y 15 capas en la talla de la vestimenta de lino. Los daños causados por las termitas fueron rellenados con un material adhesivo, reemplazaron una cuerda pintada puesta sobre la cabeza del Cristo con una corona de espinas con espinas reales. La cruz original, perdida tiempo atrás fue reemplazada con una nueva elaborada en la Fábrica con madera proveniente de las inmediaciones de un Santuario mariano en el centro de Italia. +


Deja un comentario

Barcelona: nueva capilla de S.Ignacio de Loyola

Volver

Como un mendigo y pidiendo limosna, con una mano tendida y los pies descalzos. Así es como el escultor Lau Feliu ha representado a San Ignacio de Loyola, en la nueva Capilla de San Ignacio en la Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona, que se ha inaugurado esta mañana, coincidiendo precisamente con la festividad del santo de Loyola. Así encontramos a este “hombre del saco”, que es como se conocía a Ignacio en Manresa. “El hombre del saco”, ya que entregó su vestimenta de caballero a un pobre antes de ponerse la ropa de saco que lo identificaba como peregrino desde que salió de Montserrat.

Tres dimensiones se juntan al poder acercarse a la escultura. Primero, la capacidad de contemplar, a través de la imagen, la vida de un testigo, y a través de ese testimonio, intuir al Dios al que su vida apunta. Para quien pase por Santa María del Mar, se abre desde hoy esa oportunidad. Además, la capacidad de aprender de la vida del peregrino. Dicen quienes conocen la espiritualidad ignaciana que vida y espiritualidad de Ignacio se conjugan, y que muchas de sus grandes intuiciones tienen que ver con su recorrido vital.  Por último, la capacidad de compartir ese camino. De otra manera. En otro contexto y otras circunstancias. Pero también cada uno de nosotros está llamado a ser peregrino, a buscar y hallar a Dios en todas las cosas, a aprender, con Ignacio, a amar y servir en todo. Y a vivirse desde la desposesión de quien extiende la mano confiando en la fortaleza de Dios y reconociendo la propia fragilidad. Todo eso aparece en la nueva escultura.

La escultura, de bronce, está en el lugar donde Ignacio pedía limosna durante una de sus estancias en Barcelona, entre los años 1524 y 1526, y que representa prácticamente el único espacio de la Barcelona que conoció Ignacio, tal como era en aquel momento. Es por este motivo por lo que la Compañía de Jesús, contando con el apoyo de la Basílica de Santa María del Mar, ha querido impulsar la reforma de esta capilla, para ofrecer, más allá de un mero espacio informativo, que recuerde el paso del santo, un espacio de oración y contemplación, en el que la imagen de San Ignacio, dispuesta sobre un banco y mirando hacia el altar, invita al visitante a orar a su lado.

Además, la capilla cuenta con dos elementos devocionales: una talla de madera de la Virgen de Aránzazu (Oñati) y una reproducción de la Creu del Tort de Manresa.

El acto de inauguración ha contado con la presencia del Provincial de la Compañía de Jesús en España, P. Francisco José Ruiz Pérez SJ, el rector de la Basílica de Santa María del Mar, Mn. Salvador Pié-Ninot, y el delegado de los Jesuitas en Cataluña, P. Llorenç Puig SJ. Han asistido el Sr. Enric Vendrell, director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat de Catalunya.

El escultor Lau Feliu ha presentado la obra recordando su experiencia personal y su relación con la Compañía de Jesús y la espiritualidad ignaciana, transmitida por su família y por su paso como alumno de los jesuitas. Ha dedicado una especial mención al artista jesuita Cinto Casanovas, junto al que se formó como escultor y se ha mostrado agradecido por haber recibido este encargo.

El P. Provincial ha descrito el nuevo espacio como “una pequeña luz que invita a los visitantes y peregrinos a acercarse, a tomar una breve pausa y orar, en un rincón que nos hace cercanos a ese Ignacio”.

Por su parte, el delegado de los Jesuitas en Cataluña, Llorenç Puig SJ, se ha referido a la importancia de tomar conciencia de los espacios que han sido significativos en nuestra historia y ha reconocido que, si bien la capilla ya existía, no tenía el relieve que con esta reforma se le va a otorgar. Puig ha destacado la importancia de “recuperar este sentido de espacio sagrado, bendecido, propicio para la oración y para disponerse al encuentro con Dios, en el mismo centro de Barcelona”.

Josep Lluís Iriberri SJ, director de la Oficina del Camino Ignaciano, ha explicado el motivo de la presencia de la talla de la virgen de Aránzazu y de la Creu del Tort en la capilla. Ambas se se refieren a dos lugares en los que oró el peregrino Ignacio a lo largo del Camino que lo llevó desde su casa natal en Loyola (Guipúzcoa) hasta Manresa. Y es que Santa María del Mar es uno de los lugares que incluye el recorrido del Camino Ignaciano, la ruta de peregrinación que recrea el camino que hizo Ignacio. La inauguración de la capilla, de hecho, ha coincidido con la clausura del Año Jubilar del Camino Ignaciano, que se ha celebrado desde el 31 de julio de 2015.

En el momento de la bendición, el P. Provincial ha recordado que “san Ignacio estaría horas y horas aquí, en este mismo lugar, en oración y en actitud de apertura a la generosidad de los demás” y ha bendecido la escultura como “recuerdo vivo de la estancia de san Ignacio en esta ciudad de Barcelona”.

Desde la Basílica de Santa Maria del Mar, su rector Mn. Salvador Pié-Ninot ha remarcado la importancia de la presencia de sant Ignacio en la Basílica y de cómo esta figura de Ignacio pidiendo limosna para los pobres recuerda el deseo de la parroquia de ser también lugar de acogida para los más necesitados,

El P. Provincial de la Compañía de Jesús ha cerrado el acto con unas palabras de agradecimiento al párroco de Santa María del Mar, Mn. Salvador Pié-Ninot, a los artífices del proyecto, Josep M Riera, arquitecto del Arzobispado de Bacelona y Eloi Aran, de T113-Taller d’Arquitectura; así como al autor de la escultura, Lau Feliu Maspons.