Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La violencia contra las mujeres. Entrevista con el Card. Ravasi

Violencia contra las mujeres; Ravasi: se necesita un cambio cultural

El cardenal “ministro de la cultura” vaticano: en los feminicidios el hombre considera a la mujer una posesión, un objeto. Hay que educar a los jóvenes a no vivir solamente relaciones «frías» mediante el teléfono

El cardenal Gianfranco Ravasi

34
0
Pubblicato il 19/10/2017
Ultima modifica il 19/10/2017 alle ore 12:16
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

«En contra de los feminicidios no sirve la educación sexual, porque los chicos de hoy ya saben todo. Se necesita una educación cultural». El cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, reflexiona al respecto tras escuchar las preguntas de los estudiantes de las escuelas romanas que participaron en los dos encuentros del Patio de los Gentiles dedicado al tema de la violencia contra las mujeres. «Hemos tratado de involucrarlos también en la preparación y pedí que escogieran a 40 chicos y chicas para esto. Se presentaron 34 chicas y solo 6 chicos. Después, en el encuentro verdadero había algunos más. Pero esto nos demuestra que no es cierto que los jóvenes, sobre todo los varones, sean tan sensibles al problema…».

 

¿Por qué en una época cada vez más cuidadosa con la paridad entre el hombre y la mujer vemos esta violencia?

 

El nivel de homicidios en Italia es uno de los más bajos del mundo, pero es de los más elevados, en cambio, el nivel de feminicidios. Significa que hay un elemento cultural en la base, vinculado con el machismo y con una sociedad que consideraba a la mujer un ser inferior. Hay que recordar que hasta los años ochenta se abolió en italia el delito de honor.

 

¿Cuáles son los orígenes de este fenómeno?

 

Martin Buber observaba que existen dos tipos de relaciones: una “yo-tú” y otra “yo-ello”. En la primera la otra persona es un “tú”. En la segunda, un objeto. En el feminicidio el hombre considera a la mujer su “ello”, no quiere que nadie le arranque lo que considera una posesión. Es la “cosificación” de la persona, reducida a objeto. Esto lo favorece una perversión de la categoría sexo. En nuestra naturaleza humana hay tres niveles de relación: el primero es de naturaleza sexual, fundamental e instintivo. Después hay un segundo, del “eros”, que comienza a ser una realidad ya no solo instintiva y animal: el descubrimiento de la belleza, de la ternura, de la fantasía. El tercero, que llamamos amor, es exquisitamente humano se encuentra en el nivel más elevado.

 

¿Sigue siendo así para las jóvenes generaciones?

 

La cultura contemporánea ha simplificado estos niveles. Los chicos tienen relaciones sexuales a los 14 o 15 años. Tal vez hay un atisbo de afecto, pero forma parte de una serie de experiencias de posesión. La idea de posesión la tienen en el cerebro. Cuando están enamorados, la relación normal se da mediante mensajes con el teléfono, con relaciones frías. Hay que enseñarle a los chicos la ternura, que forma parte del “eros”, y los sentimientos, para que no solo vivan la posesión. Hasta hace algunos años, en la relación interpersonal tradicional existía el contacto de las miradas, de los colores, de los olores. Hoy, en cambio, la relación se da en las chats. Es el problema del “transhumanismo”. No sirve la educación sexual, porque los chicos ya saben todo. Se necesita una educación cultural, no solo psicológica. Uno de los síntomas del feminicidio es no ser capaces de considerar al otro como un planeta en sí mismo, con su autonomía, y no una cosa que poseer.

 

Cuando suceden estos casos se discute mucho, pero ¿después?

 

Están los análisis y los datos de los sociólogos. Falta el punto de vista antropológico. Da miedo la pregunta “por qué”, sobre las causas profundas. Aquí entra el discurso del pecado y de la libertad de la persona. Como leemos en la novela “La sonata a Kreutzer” de Tolstoy: cuando no se cuida el sentimiento, se puede pasar del amor al odio. Y hay casos en los cuales el misterio del mal es muy evidente: pensemos en la perversión de matar a la hija de la propia ex-compañera para provocar un dolor indescriptible, como sucedió con un reciente asesinato en Italia.

 

¿Cómo se puede tratar de invertir esta tendencia? ¿Cuál es el papel de la cultura?

 

Ha cambiado el ambiente, la atmósfera que respiramos. Aunque haya agencias de educación como la escuela o la Iglesia, es difícil crear una atmósfera diferente: ¿cómo le enseñas a los chicos a tener una relación verdadera? La cultura contemporánea no te ayuda en esto, y la red va hacia una dirección completamente diferente, dando espacio a la violencia. Sin embargo no hay que resignarse: la cultura y la comunicación no deberían limitarse a registrar los hechos, sino que deberían reflexionar profundamente. La cultura podría hacer algo más.

 

El Papa Francisco insiste en dar valor a las mujeres en la Iglesia. ¿Qué tal va la cosa?

 

Por supuesto, en el pasado no se hizo mucho. Es interesante insistir en la función de María. El Papa dijo una cosa relevante, superando la lógica “clerical” que es el fundamento de la petición del sacerdocio femenino: recordó que en el Pentecostés están los apóstoles (los obispos), pero en el centro está María, que no es sacerdote, pero cuenta más que todos ellos. Hay que volver a descubrir la función “jerárquica” de María y, por analogía, también la de la presencia femenina en la Iglesia. Y luego está también la Magdalena, una santa calumniada porque era considerada una prostituta (mientras el Evangelio, en realidad, no dice que lo fuera): en la Iglesia debería existir otro espacio, relevante, para reconocer a todas las víctimas en el ámbito femenino, a las mujeres que han vivido una experiencia negativa.

 

 

Este artículo fue publicado en la edición de hoy del periódico italiano “La Stampa”.

Anuncios


Deja un comentario

Arabia saudí: las mujeres podrán conducir. Pero seguirán discriminadas

Si no puedes ver este email, haz click aquí.
Amnistía Internacional
Hola, Ignacio

Arabia Saudí nos ha sorprendido anunciando que, a partir de junio de 2018, permitirá que las mujeres conduzcan.

Si esto se llega a convertir en realidad, lo aplaudiremos, Ignacio; pero será un avance minúsculo que no nos puede cegar. Porque para las mujeres saudíes, el hecho de poder sentarse al volante de sus vidas va mucho más allá.

Todavía hay muchas leyes y prácticas vergonzosamente discriminatorias en Arabia Saudí, como tener que pedir permiso a un tutor varón para poder casarse, para cursar estudios superiores, para trabajar, viajar o someterse a algunas operaciones quirúrgicas. Y hasta que no desaparezcan, no podremos cantar victoria.

Por eso hoy quiero pedirte que sigas pisando el acelerador en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres a nuestro lado. Porque Amnistía Internacional es un instrumento que no funciona sin el apoyo de  personas comprometidas como tú. Unirte es la manera de hacer que funcione por el bien común.


Deja un comentario

Colombia: el Papa al comité directivo del CELAM

“Que las mujeres no sean reducidas a siervas de nuestro recalcitrante clericalismo”

El Papa Francisco al comité directivo del CELAM: «ellas son, en cambio, protagonistas en la Iglesia latinoamericana»
AFP

El Papa Francisco con el comité directivo del CELAM

326
0
Pubblicato il 07/09/2017
Ultima modifica il 07/09/2017 alle ore 22:20
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A BOGOTÁ

«Por favor», las mujeres «no pueden ser reducidas a siervas de nuestro recalcitrante clericalismo; ellas son, en cambio, protagonistas en la Iglesia latinoamericana». Lo dijo el Papa Francisco durante la reunión en la Nunciatura apostólica que tuvo por la tarde (hora local colombiana) con el comité directivo del CELAM, el órgano que representa al episcopado latinoamericano. Francisco recordó la herencia pastoral de Aparecida, «último acontecimiento sinodal de la Iglesia Latinoamericana y del Caribe», y se refirió al mensaje de poner «la misión de Jesús en el corazón de la misma Iglesia, transformándola en criterio para medir la eficacia de las estructuras, los resultados de su trabajo, la fecundidad de sus ministros y la alegría que ellos son capaces de suscitar. Porque sin alegría no se atrae a nadie».

 

El Papa explicó que «Dios, al hablar en Jesús al hombre, no lo hace con un vago reclamo como a un forastero, ni con una convocación impersonal como lo haría un notario, ni con una declaración de preceptos a cumplir como lo hace cualquier funcionario de lo sacro. Dios habla con la inconfundible voz del Padre al hijo, y respeta su misterio porque lo ha formado con sus mismas manos y lo ha destinado a la plenitud. Nuestro mayor desafío como Iglesia es hablar al hombre como portavoz de esta intimidad de Dios, que lo considera hijo, aun cuando reniegue de esa paternidad, porque para Él somos siempre hijos reencontrados».

 

Por ello no es posible reducir el Evangelio a «un programa al servicio de un gnosticismo de moda, a un proyecto de ascenso social o a una concepción de la Iglesia como una burocracia que se autobeneficia, como tampoco esta se puede reducir a una organización dirigida, con modernos criterios empresariales, por una casta clerical». Aparecida, advirtió Francisco, «es un tesoro cuyo descubrimiento todavía está incompleto».

 

«¿Qué significa concretamente salir con Jesús en misión hoy en América Latina?», se preguntó Bergoglio. «El adverbio “concretamente” no es un detalle de estilo literario —indicó—, más bien pertenece al núcleo de la pregunta. El Evangelio es siempre concreto, jamás un ejercicio de estériles especulaciones. Conocemos bien la recurrente tentación de perderse en el bizantinismo de los “doctores de la ley”, de preguntarse hasta qué punto se puede llegar sin perder el control del propio territorio demarcado o del presunto poder que los límites prometen».

 

Francisco explicó qué significa ser una «Iglesia en estado permanente de misión»: «El Evangelio habla de Jesús que, habiendo salido del Padre, recorre con los suyos los campos y los poblados de Galilea. No se trata de un recorrido inútil del Señor. Mientras camina, encuentra; cuando encuentra, se acerca; cuando se acerca, habla; cuando habla, toca con su poder; cuando toca, cura y salva».

 

«La Iglesia —añadió el Papa— debe reapropiarse de los verbos que el Verbo de Dios conjuga en su divina misión. Salir para encontrar, sin pasar de largo; reclinarse sin desidia; tocar sin miedo. Se trata de que se metan día a día en el “trabajo de campo”, allí donde vive el Pueblo de Dios que les ha sido confiado. No nos es lícito dejarnos paralizar por el aire acondicionado de las oficinas, por las estadísticas y las estrategias abstractas. Es necesario dirigirse al hombre en su situación concreta; de él no podemos apartar la mirada. La misión se realiza en un “cuerpo a cuerpo”».

 

La Iglesia, explicó Francisco, «no está en América Latina como si tuviera las maletas en la mano, lista para partir después de haberla saqueado, como han hecho tantos a lo largo del tiempo. Quienes obran así miran con sentido de superioridad y desprecio su rostro mestizo; pretenden colonizar su alma con las mismas fallidas y recicladas fórmulas sobre la visión del hombre y de la vida, repiten iguales recetas matando al paciente mientras enriquecen a los médicos que los mandan».

 

La Iglesia del Continente no puede «perder el contacto con este sustrato moral, con este humus vital que reside en el corazón de nuestra gente, en el que se percibe la mezcla casi indistinta, pero al mismo tiempo elocuente, de su rostro mestizo: no únicamente indígena, ni hispánico, ni lusitano, ni afroamericano, sino mestizo, ¡latinoamericano Guadalupe y Aparecida son manifestaciones programáticas de esta creatividad divina. Bien sabemos que esto está en la base sobre la que se apoya la religiosidad popular de nuestro pueblo».

 

Francisco, al notar que muchos se quejan «de cierto déficit de esperanza en la América Latina actual», recordó que «a nosotros no nos está consentida la “quejumbrosidad”», porque la esperanza que tenemos viene de lo alto». El Papa invitó a vigilar «sobre la concretización de la esperanza». Citó principalmente a los jóvenes, pidiendo a los obispos que no cedan a las caricaturas que los retratan decadentes: «Mírenlos a los ojos y busquen en ellos el coraje de la esperanza. No es verdad que estén listos para repetir el pasado. Ábranles espacios concretos en las Iglesias particulares que les han sido confiadas, inviertan tiempo y recursos en su formación […] Toca a nosotros presentarles grandes propuestas para despertar en ellos el coraje de arriesgarse junto a Dios y de hacerlos, como la Virgen, disponibles».

 

La esperanza en América Latina, además, tiene un rostro femenino. El Papa recordó que de «sus labios hemos aprendido la fe; casi con la leche de sus senos hemos adquirido los rasgos de nuestra alma mestiza y la inmunidad frente a cualquier desesperación. Pienso en las madres indígenas o morenas, pienso en las mujeres de la ciudad con su triple turno de trabajo, pienso en las abuelas catequistas, pienso en las consagradas y en las tan discretas artesanas del bien. Sin las mujeres la Iglesia del continente perdería la fuerza de renacer continuamente. Son las mujeres que, con meticulosa paciencia, encienden y reencienden la llama de la fe. Es un serio deber comprender, respetar, valorizar, promover la fuerza eclesial y social de cuanto realizan. Acompañaron a Jesús misionero; no se retiraron del pie de la cruz; en soledad esperaron que la noche de la muerte devolviese al Señor de la vida; inundaron el mundo con su presencia resucitada. Si queremos una nueva y vivaz etapa de la fe en este continente, no la obtendremos sin las mujeres».

 

Para concluir, también los laicos son una esperanza para América Latina, explicó Francisco. Un laicado cristiano, que «como creyente, esté dispuesto a contribuir en los procesos de un auténtico desarrollo humano, en la consolidación de la democracia política y social, en la superación estructural de la pobreza endémica, en la construcción de una prosperidad inclusiva fundada en reformas duraderas y capaces de preservar el bien social, en la superación de la desigualdad y la custodia de la estabilidad, en la delineación de modelos de desarrollo económico sostenibles que respeten la naturaleza y el verdadero futuro del hombre, que no se resuelve con el consumismo desmesurado, así como también en el rechazo de la violencia y la defensa de la paz».

 

«Si queremos servir, desde el CELAM, a nuestra América Latina —concluyó el Papa—, lo tenemos que hacer con pasión. Hoy hace falta pasión. Poner el corazón en todo lo que hagamos, pasión de joven enamorado y de anciano sabio, pasión que transforma las ideas en utopías viables, pasión en el trabajo de nuestras manos», e insistió: «Hermanos, por favor, les pido pasión, pasión evangelizadora».


Deja un comentario

El Papa: el papel de la mujer en la iglesia y en la sociedad.

El Papa pidió defender el derecho de las mujeres a participar en todos los ámbitos

Viernes 9 Jun 2017 | 12:09 pm

Ciudad del Vaticano (AICA): ,

El papa Francisco pidió valorizar a la mujer en los diversos ámbitos de la vida, al destacar su papel en la educación y en la atención de los más desfavorecidos, y repudió que a menudo sean víctimas de la violencia.

El pontífice recibió a los participantes en la plenaria del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y destacó la importancia del tema que trataron: “El papel de la mujer en la educación a la fraternidad universal”.

“Ciertamente no ha faltado un debate muy enriquecedor sobre este tema, que es de primordial importancia para el camino de la humanidad hacia la fraternidad y la paz, un camino aún por cumplir, para nada llano, sino que está marcado por dificultades y obstáculos”, subrayó.

“Vemos cómo hoy la figura de la mujer en cuanto educadora a la fraternidad universal está ensombrecida y a menudo no es reconocida, debido a tantos males que afligen a este mundo y que, golpean en especial a las mujeres en su dignidad y en su papel. En efecto, las mujeres e incluso los niños, están entre las víctimas más frecuentes de una violencia ciega”, lamentó.

“Las mujeres tienen pleno derecho a introducirse activamente en todos los ámbitos, su derecho va afirmado y protegido también a través de instrumentos legales donde sean necesarios”, pidió.

Por último, Francisco agradeció y animó a los miembros, consultores y colaboradores del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, al señalar que desarrollan un servicio precioso, y les deseó que sigan tejiendo la delicada tela del diálogo con todos los “buscadores de Dios” y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad.+


Deja un comentario

En Roma, Via Crucis por las mujeres crucificadas

“Vía Crucis por las mujeres crucificadas”. Aliento del Papa a los que luchan contra la trata

2017-04-07 Radio Vaticana

(RV).- “Saludo a la Comunidad Papa Juan XXIII y, al tiempo que exhorto a proseguir la obra en favor de las jóvenes salvadas de la prostitución, invito a los romanos a participar en el Vía Crucis por las mujeres crucificadas. Que tendrá lugar el viernes, 7 de abril en la Garbatella”. Con estas palabras el Papa Francisco alentó e invitó en su catequesis del primer miércoles de abril, a participar en el Vía Crucis por las mujeres crucificadas, que este año realiza su tercera edición.

El Evento, promovido por la Comunidad Papa Juan XXIII, busca sensibilizar a la sociedad actual sobre el drama de las mujeres víctimas de la trata y la esclavitud de la prostitución. En Italia, son más de cien mil las mujeres extranjeras entre 15 y 25 años, obligadas a prostituirse. A ellas, está dedicado el Vía Crucis de solidaridad y oración, que se llevará acabo la tarde de este viernes, 7 de abril, en el barrio romano de la Garbatella. Este momento de oración y reflexión estará encabezado por Mons. Angelo Becciu, Sustituto de la Secretaria de Estado Vaticano y otras personalidades, quienes llevaran en sus hombros una gran cruz, con ella, “quieren abrazar simbólicamente a todas las víctimas de este horrible mercado, señalan los organizadores, para darles solidaridad y elevar una oración de súplica a nuestro Señor en favor de las jóvenes que piden ser liberadas de este flagelo”.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)


Deja un comentario

La mujer hoy en la sociedad y en la iglesia. Opinión del P. General de los jesuitas.

                                                                                                                  La mujer hoy en la iglesia y en la sociedad.

El Padre General se unió a mujeres y varones de todas las partes del mundo para Voces de la Fe, un evento anual celebrado en el Vaticano para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres, el pasado 8 de marzo. Dando el discurso de apertura del encuentro, el Padre General dijo a los reunidos: “si somos honestos, debemos reconocer que la plena participación de la mujer en la Iglesia, no ha llegado todavía”. El Padre General animó a satisfacer la necesidad de que voces de mujeres sean oídas en el mundo y en la Iglesia, observando: “Nadie hay con más capacidad de resistencia que las mujeres, para edificar y mantener la Iglesia en las partes más pobres de nuestro mundo”. El P. Sosa afirmó que la participación de la mujer es también necesaria en posiciones de liderazgo, especialmente en áreas en conflicto, como la República Centro Africana, el Sudán del Sur y la Colombia. Mientras que es duro imaginar la paz, “¿podemos tener la audacia de soñar que mujeres y varones trabajando juntos puedan traer la paz a esos países?”, preguntó. Organizado por Voces de la Fe, el Servicio Jesuita a los Refugiados y la Fundación Fidel Gotz, el tema del encuentro era “Agitando las aguas: Haciendo posible lo imposible”.


Deja un comentario

Violencia y acoso laboral a la mujer en el mundo. OIT

La violencia laboral hacia las mujeres es un problema universal, advierte la OIT

Mujeres camboyanas trabajar en una fábrica. Foto: ONU Mujeres Camboya/ Charlex Fox

16 de marzo, 2017 — Las mujeres tienen el derecho fundamental de trabajar sin miedo. Ese es el principal mensaje de una reunión apoyada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), celebrada en el marco de la 61º sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social en Nueva York.

Representantes y activistas de varios países discutieron sobre las consecuencias de la violencia y acoso laboral hacia a la mujer. Manuela Tomei, Directora del Programa de Condiciones de Trabajo y Empleo de la OIT, fue la encargada de abrir la sesión.

“Este es un problema universal y afecta a todas las mujeres, sin importar su educación ni donde trabajan. ¿Por qué nos importa? Porque es una violación de derechos humanos, es una amenaza a la dignidad, a su seguridad salarial y a su salud y bienestar”, subrayó.

Tomei, resaltó que la violencia va en contra del empoderamiento económico de la mujer pero también en contra de la economía en general. Este flagelo causa ausentismo y pérdidas para las empresas así como afecta su reputación.

La OIT comenzó recientemente el proceso de creación de nuevos estándares para afrontar el problema de la violencia y abuso laboral que deben ser concluidos en 2019. La agencia se ha reunido con expertos, empleadores y gobiernos con este fin y ha generado recomendaciones preliminares.

“Hay que mirar a la violencia y el acoso como una continuación de malos comportamientos en el lugar de trabajo. Por ejemplo, hay una tendencia a no dar importancia a chistes sexistas, algo que después puede convertirse en algo más grave,”, agregó Tomei.

La representante de la OIT también recalcó que había que redefinir la idea del “lugar de trabajo” ya que los abusos no ocurren solamente entre las paredes de una oficina, sino también por fuera, durante entrenamientos, reuniones, medios de transporte o incluso en la propia casa, en el caso de las empleadas domésticas y de quienes trabajan a distancia