Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

En favor de la dignidad de la mujer en Thailandia y Asia. (Comentario)

Pope Fransics visits ThailandPope Fransics visits Thailand  (ANSA)

Tailandia: el llamamiento del Papa para que se reconozca la dignidad de la mujer

La Hna. Dorineide Pantoja Ferreira, de Brasil, forma parte de un proyecto dirigido a adolescentes que viven en asentamientos precarios, los cuales, según la misionera, son el grupo más vulnerable socialmente. Ella comenta las palabras del Papa en el discurso a las Autoridades, los representantes de la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático

Bianca Fraccalvieri – Bangkok

“Pienso en todas aquellas mujeres y niños de nuestro tiempo que son particularmente vulnerados, violentados y expuestos a toda forma de explotación, esclavitud, violencia y abuso”. Es un extracto del primer discurso del Papa Francisco a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en Tailandia. El Pontífice abordó uno de los problemas sobre los que tanto el gobierno como la Iglesia tienen una visión especial: el del turismo sexual, la trata de seres humanos y el trabajo forzado.

El flagelo del turismo sexual 

Durante dos años y siete meses en Tailandia, la Hna. Dorineide Pantoja Ferreira, de Brasil, forma parte de un proyecto dirigido a adolescentes que viven en asentamientos precarios, los cuales, según la misionera, son el grupo más vulnerable socialmente.

Se trata de ofrecer una formación humana para que los jóvenes puedan llegar a la edad adulta con madurez. En el caso de los niños, el esfuerzo es para que reconozcan el valor de las mujeres. Y en el caso de las niñas, se les advierte de los riesgos que corren y se les acompaña en un recorrido para aprender a disfrutar de la “belleza de ser mujer”.

Aquí en Tailandia, como en otras partes del mundo, el reclutamiento se hace de la manera “estándar”: las niñas, en este caso especialmente en Laos y Myanmar, se sienten atraídas por la promesa de un buen trabajo, pero terminan cayendo en la red de la trata y la prostitución, favorecidas por un contexto social de gran vulnerabilidad.

Que las mujeres sean más valoradas y reconocidas

Comentando las palabras del Santo Padre, la Hna. Dora – como se la conoce – se siente satisfecha con la llamada a un mayor reconocimiento de la dignidad de la mujer, para que pueda disfrutar de “la libertad y del derecho a gestionar su propia vida”. La misionera recuerda también el Sínodo que sólo concluyó sobre la Amazonia, uno de cuyos temas era precisamente el del liderazgo de las mujeres:

“Espero que tanto las palabras del Papa como las del Sínodo para la Amazonia inspiren a la Iglesia en Tailandia y que las mujeres sean más valoradas y reconocidas.


Deja un comentario

América Latina: situación de los derechos de las mujeres

Conservadores y fundamentalistas intentan hacer retroceder los derechos de las mujeres

UNICEF/Giuseppe Imperato
Los países donde las mujeres tienen derecho a interrumpir un embarazo no deseado y a todos los métodos anticonceptivos tienen las tasas más bajas de aborto.

11 Noviembre 2019

Millones de mujeres y niñas siguen muriendo durante el embarazo y el parto, no tienen acceso a anticonceptivos o a un aborto seguro, 25 años después de que los líderes mundiales se comprometieran a salvaguardar sus derechos. Expertos de la ONU alertan de que “un fuerte discurso de oposición” pretende que los Gobiernos se retracten de esos compromisos.

En una conferencia en 1994, los líderes mundiales se comprometieron a priorizar los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres y niñas. Hoy, “sigue habiendo una enorme cantidad de trabajo por hacer”, señala un grupo* de relatores de la ONU.

Esta semana los mandatarios internacionales se reúnen de nuevo en Nairobi, Kenya, para celebrar el 25 aniversario de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) que tuvo lugar en El Cairo.

En el balance de esas dos décadas hay importantes logros, como la reducción del 38% de la mortalidad materna entre 2000 y 2017. Sin embargo, más de 800 mujeres siguen muriendo cada día por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto.

“Estamos lejos de cumplir las promesas”, dicen los expertos en un comunicado conjunto previo a la reunión que, del 12 al 14 de noviembre, congregará a jefes de Estado, ministros, parlamentarios y miembros de la sociedad civil.

Los relatores advierten que los avances están en peligro por “los intentos de hacer retroceder los derechos de las mujeres por parte de fundamentalistas religiosos y conservadores” que son “particularmente graves en las áreas de salud y derechos sexuales y reproductivos”.

Ese “fuerte discurso de oposición” pretende que los Estados se retracten de los compromisos firmados hace 25 años, ponen en riesgo la igualdad de las mujeres y las relegan a un papel reducido a la familia y la procreación.

Por eso, piden a la comunidad internacional que “reafirme los compromisos sin ambigüedad” y que “aumenten la voluntad política y las inversiones” en salud sexual y reproductiva.

Sin acceso a anticonceptivos y abortos

Aunque ha habido avances, 25 millones de mujeres se someten a abortos inseguros cada año y 214 millones no tienen acceso a anticonceptivos. 

La “criminalización del fin del embarazo”, señalan los relatores “sigue siendo una de las manifestaciones más dañinas de la instrumentalización de los cuerpos y la salud de las mujeres”. Se pone en riesgo su vida y su salud y se les “priva de la autonomía en la toma de decisiones”, añaden.

Otra lacra que resiste es el matrimonio infantil, que conlleva embarazos adolescentes y que las niñas tengan que abandonar la escuela o el mercado laboral.

“Si no respetamos y protegemos los derechos humanos de las mujeres, su autonomía y capacidad de decisión sobre sus cuerpos y sus vidas, no lograremos los objetivos de desarrollo sostenible sobre igualdad de género ni empoderaremos a todas las mujeres y niñas”, concluyen los expertos.


Deja un comentario

La mujer sigue ausente en los procesos políticos y de paz.

Las mujeres siguen excluidas en los procesos políticos o de paz

ONU/Pasqual Gorriz
Una agente indonesia de mantenimiento de la paz de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano patrullando. Octubre de 2012.

29 Octubre 2019

Pese al amplio consenso internacional que genera la inclusión de la mujer en asuntos de paz y seguridad, ya sea mediante resoluciones aprobadas en el Consejo de Seguridad o a través del reconocimiento mundial del papel central que deben desempeñar las mujeres en la prevención y resolución de conflictos, la realidad no se traduce en avances reales.

Así lo expresó el Secretario General de las Naciones Unidas en un debate del Consejo dedicada al rol de la mujer en escenarios de paz y seguridad. La discusión busca específicamente pasar de los compromisos a los resultados en preparación de la conmemoración del vigésimo aniversario de la resolución 1325 del Consejo, que versa sobre la promoción y participación de la mujer en la esfera política.

António Guterres, manifestó su preocupación por la falta de avances en este campo.

“Con un apoyo tan fuerte y un consenso tan generalizado, un observador podría pensar que las cosas están mejorando sustancialmente. Pero lo triste es -y debemos ser francos al respecto- que el compromiso que siempre se refleja en torno a esta mesa no se traduce en un cambio real en todo el mundo.  No está llegando lo suficientemente rápido o lo suficientemente lejos”, analizó.

Guterres destacó que casi dos décadas después de la aprobación de la resolución 1325, las mujeres continúan excluidas de los procesos políticos y de paz.

Como muestra de ello destacó que los acuerdos de paz se adoptan sin tener en cuenta las necesidades y prioridades de las mujeres y las niñas, que solamente un 0,2% de la ayuda bilateral en situaciones de conflictos se destina a organizaciones de mujeres, que crece el número de ataques a las defensoras de los derechos humanos y que perdura la violencia sexual como arma de guerra.

No obstante este escenario, el Secretario General recordó que el tema es una prioridad absoluta en su agenda y reportó avances en Yemen, Guinea-Bissau y Siria.

En Guinea-Bissau destacó que las mujeres lideraron una movilización sin precedentes en favor de las leyes de paridad que se tradujo en un número de candidatas y votantes nunca antes visto en el país que logró la paridad en los puestos ministeriales.

Con relación a Siria, señaló que alrededor del 30% de los miembros del nuevo Comité Constitucional son mujeres.

La ONU predica con el ejemplo

En cuanto a las acciones emprendidas por la Organización, señaló haber dado instrucciones concretas a todos los jefes de misiones políticas y a sus enviados especiales de informar sobre sus esfuerzos para promover la participación directa de la mujer en todas las etapas de los procesos de paz.

Del mismo modo, destacó que se trabaja para acabar con la explotación y los abusos sexuales en las operaciones de mantenimiento de la paz y que se busca incrementar la participación de la mujer en las mismas.

“Los incidentes de explotación y abuso sexual se han reducido a la mitad, y finalmente estamos cambiando el porcentaje de mujeres en el componente militar y policial de nuestras operaciones. He nombrado a muchas más mujeres como jefas y subjefas de misión, y estamos adoptando medidas de emergencia para lograr la paridad de género”, informó Guterres.

ONU/Eskinder Debebe
La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, durante una reunión del Consejo de Seguridad sobre la Mujer y la Paz y la Seguridad.

Hay que pasar de las palabras a los hechos

Por su parte, la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, destacó que el cambio necesario “no es tan real como debería ser” y “que debemos tratar de cerrar la brecha entre las palabras y la acción”, tal como lo expresó previamente el Secretario General.

Igualmente reiteró su posición formulada el año pasado de que ni las Naciones Unidas ni los Estados miembros deberían apoyar los procesos de paz que excluyen a las mujeres “porque si se adopta una posición al respecto, las cosas cambiarán”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

El Sínodo concluye mañana sus tareas.

#SinodoAmazonico. Briefing: “El papel de las madres sinodales”

En el Briefing con los periodistas realizado la tarde de este viernes, 25 de octubre, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la intervención de la hermana ecuatoriana Inés Zambrano, quien contó cuando el Papa Francisco fue bendecido por dos nativos, fue muy aplaudida. Monseñor Spengler, Obispo brasileño de Marajò, explicó que hay una fuerte demanda de apertura al diaconado femenino. Hoy en el Aula del Sínodo la elección del Consejo postsinodal y la lectura del documento final.

Ciudad del Vaticano

Esta tarde, los 184 padres sinodales, los 55 auditores, los 25 expertos y los 12 invitados especiales, protagonistas con el Papa Francisco del Sínodo Especial para la Región Panamazzoniana, se reunirán de nuevo en el Aula del Sínodo. Así lo explicó el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini en el informe diario a los periodistas. Asimismo, el Prefecto dijo que, en la 15ª Congregación los Padres sinodales elegirán a trece miembros del Consejo Postsinodal de entre los Obispos y Cardenales presentes: cuatro de Brasil, dos de Bolivia, dos de Colombia, dos de Perú, uno de las Antillas, uno de Ecuador y uno de Venezuela. El Concilio será completado por algunos miembros nombrados por el Papa, pero no serán la mayoría. La Congregación continúa con la lectura del Documento Final que será votado el sábado por la tarde. Este Documento será escrito en español como lengua oficial, pero con traducciones al portugués, francés, inglés e italiano.

Hna. Inés: valorizar a la mujer indígena y campesina

La primera intervención fue de la Hna. Inés Azucena Zambrano Jara, de las Hermanas Misioneras de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena, una ecuatoriana que sirve en Colombia. “Nuestra Congregación – explicó la Religiosa – lleva 105 años conviviendo con los indígenas. Queremos promover a la mujer indígena y campesina. Nuestro carisma es el acompañamiento, la presencia junto a los pueblos indígenas, para potenciar su protagonismo, que ha crecido en los últimos años, en defensa de su dignidad y sus derechos”. En su aplaudido discurso de apertura, la Hna. Inés subrayó que el Sínodo que está llegando a su fin “fue una escucha atenta de Dios, de la voz de la Amazonía, de la gente y del dolor de la Madre Tierra”. Una escucha activa en un ambiente de testimonio, como el que dio el Papa Francisco quien, dice la misionera ecuatoriana, “vi la cabeza inclinada para permitir que dos indígenas lo bendijeran: fue un gran testimonio de evangelización.

Iglesia de rostro amazónico, con sacerdotes y liturgia indígena

Nosotras las mujeres, continúa la Religiosa, que nos definimos como “madres sinodales”, “hemos vivido este Sínodo con pasión, porque es un gran dolor y lo que están viviendo los pueblos indígenas. La esperanza, concluye, es que “se construya una Iglesia con rostro amazónico, como ya lo había pedido San Juan Pablo II en 1984, cuando dijo que es necesaria una Iglesia indígena con sus propios sacerdotes y su propia liturgia”. Para lograrlo debemos profundizar y vivir la teología indígena, su cosmología, y esto se basa en el aprendizaje de sus lenguas. Mientras tanto, debemos seguir trabajando por los derechos de los pueblos indígenas, junto con las organizaciones indígenas. Y trabajamos por una vida consagrada inculturada, itinerante, que vive con los pueblos indígenas.

Spengler: 40 por ciento pide el diaconado femenino

Entre las propuestas que se presentarán al Papa Francisco en el Documento, podría estar la del diaconado femenino, explica Monseñor Evaristo Pascoal Spengler, Obispo prelado de Marajó, en Brasil, el archipiélago que se encuentra en la desembocadura del río Amazonas. Franciscano Menor, era el portavoz del círculo menor portugués “B”, y explica a los periodistas que “el 40% de la Asamblea Sinodal pidió el establecimiento de un ministerio ordenado para las mujeres dentro de la Iglesia”. En la historia de la Iglesia, recuerda Monseñor Spengler, “hay profetas, pero también profetisas, que guiaron al pueblo de Dios. Y, por supuesto, la figura más importante es María. San Pablo, en sus cartas, habla de las diaconisas, y luego están las santas: desde el siglo XII hasta hoy tenemos más santas que santos”. En la Amazonía, concluye el Obispo de Marajò, “alrededor del 60 por ciento de las comunidades están dirigidas por mujeres. Con la modificación del código canónico querida por Benedicto XVI, el ministerio diaconal para la liturgia, la palabra y la caridad, se ha separado de la figura de Cristo, y esto nos permite abrir un camino para llegar al diaconado femenino”.

Un futuro rito amazónico puede prever a los “viri probati”.

Un periodista pregunta si la institución de un rito amazónico, como se propuso varias veces durante el Sínodo, podría permitirnos llegar más rápidamente a la ordenación sacerdotal de los hombres casados, los llamados “viri probati”. El P. Giacomo Costa, Secretario de la Comisión de Información del Sínodo, respondió que sí, “porque también sucede en otros ritos, pero son sólo inferencias”, porque todavía no conocemos el documento del Sínodo y menos aun lo que escribirá el Papa Francisco. Ruffini añadió que en cualquier caso será imposible definir un nuevo rito de la Iglesia en un párrafo de un Documento, y que eventualmente sólo se propondrá “un paso hacia” este nuevo rito.


Deja un comentario

Reconocimiento de la reesponsabilidad de la mujer en el sínodo

Al Sinodo l’appello per un ruolo decisionale delle donne

Il vescovo boliviano Centellas: «La presenza della donna nella Chiesa è una maggioranza, ma la sua partecipazione nell’organizzazione a livello decisionale è molto scarsa, quasi invisibile»

CITTÀ DEL VATICANO. Cambiare la mentalità per permettere alle donne di avere un maggior ruolo decisionale. Usare meglio le possibilità già previste dal Diritto canonico ma non abbastanza sfruttate. E continuare a rivendicare un maggiore spazio per la presenza femminile. Sono le istanze emerse al Sinodo sull’Amazzonia in corso in Vaticano e riecheggiate nel corso del briefing quotidiano.

«Tutti noi abbiamo bisogno di cambiare la nostra mentalità per far sì che la partecipazione della donna sia sul piano di uguaglianza», ha detto monsignor Ricardo Ernesto Centellas Guzman, presidente della conferenza episcopale di Bolivia: «La presenza della donna nella Chiesa è una maggioranza, ma la sua partecipazione nell’organizzazione a livello decisionale è molto scarsa, quasi invisibile, e quindi se non cambiamo le nostre strutture e il nostro modo di organizzarci la situazione non cambierà. Bisogna iniziare dalle cose più piccole: non c’è bisogno che la Santa Sede ci dia indicazioni al riguardo, è a livello di parrocchie che dobbiamo coinvolgere sempre più le donne nei processi decisionali». Il vescovo boliviano ha fatto l’esempio della sua diocesi, dove, ha detto, «ho una vicaria pastorale e il modo in cui chiama a percorrere il cammino pastorale è diverso rispetto al modo in cui potrebbe farlo un uomo: non cerca di imporre le sue idee, convoca le persone per ricevere suggerimenti e questo permette alla comunità di essere soggetto decisionale. Il modo di percepire la vita, di affrontare i problemi, di far sì che la Chiesa possa camminare in comunità è un approccio completamente diverso».

L’autorità di governo nella Chiesa è principalmente maschile, l’azione pastorale della Chiesa è marcatamente femminile, ha detto ancora il vescovo: «Tutta la sensibilità nei confronti dei drammi umani, tutta la partecipazione della Chiesa deriva dall’intuito femminile più che dall’autorità di governo». Va cambiato, secondo il presule, il modello decisionale: «In una parrocchia, per esempio, ci può essere un consiglio pastorale, ma ha solo un potere consultivo, ma nessuno proibisce che diventi deliberativo. Se questo non cambia, niente potrà cambiare. Chiesa sinodale non è solo camminare insieme ma camminare e decidere insieme, se non vogliamo zoppicare e questo significa che bisogna riconoscere alla donna anche un potere decisionale».

Suor Roselei Bertoldo, della rete “Un grido per la Vita” impegnata nella lotta al traffico di persone, ha sottolineato, da parte sua, che «tutto il riconoscimento del ruolo della donna in seno alla Chiesa è il frutto del fatto che reclamiamo di diventare protagoniste. È chiaro che dobbiamo fare ancora molto: chiediamo questo riconoscimento, questa partecipazione più efficace anche a livello di decisioni. In questo processo sinodale, pur senza grandi progressi, non stiamo zitte, vogliamo spazio, e cominciamo a costruire questo spazio. E se guardiamo alla Chiesa nei diversi continenti, le donne sono una presenza nei luoghi più lontani, sono coloro che rendono possibile l’evangelizzazione e curano la vita. Cerchiamo di fare questo lavoro insieme agli uomini».

Il cardinale indiano Oswald Gracias, arcivescovo di Bombay e consigliere di Papa Francesco, ha messo in luce che «il Diritto canonico consente molti ruoli per le donne, esclusa i sacramenti, e ad esempio in India la presidente dell’associazione delle donne laiche si impegna in questo senso. Le donne per il diritto canonico possono essere formatrici, gestire parrocchie, essere giudici nei tribunali: tante cose che possiamo e dobbiamo fare di più per le donne. Il Papa vuole un maggior decentramento e credo che noi vescovi non stiamo sfruttando tutte le possibilità a nostra disposizione per dare più spazio alle donne».

Nel corso del briefing monsignor Gilberto Alfredo Vizcarra Mori, gesuita e vescovo in Perù, ha sottolineato da parte sua che «i popoli indigeni non si sentono padroni dell’Amazzonia ma parte di quella terra, di quella armonia di vita. Io ho vissuto con loro nella foresta e ho imparato a vivere come loro, nel cuore di quella regione senza distruggerla. Noi – ha detto – stiamo perdendo questo rapporto tra noi, il rapporto tra noi e il mondo che ci circonda. Noi ci sentiamo i padroni quelli che possono decidere, quelli che possono modificare le cose senza tenere conto delle conseguenze. Dobbiamo invece riacquistare rispetto verso il mondo che ci circonda».

Il Sinodo, giunto alla sua ultima settimana, è ora alle prese con la redazione del documento finale, che sarà votato il pomeriggio di sabato prossimo. I gruppi di lavoro (Circoli minori) hanno elaborato le loro proposte di modifica alla bozza che ora verrà integrato, rivisto ed approvato dalla commissione responsabile, e poi presentato nuovamente in aula. Il prefetto del Dicastero per la comunicazione vaticana, Paolo Ruffini, ha ricordato che la procedura deriva dalle norme vigenti ed è stato anche illustrato dal sottosegretario del Sinodo, monsignor Fabio Fabene, che aveva spiegato come «i Circoli minori presenteranno i loro contributi che, insieme agli interventi in Aula, permetteranno al Relatore Generale coadiuvato dai Segretari Speciali di elaborare il primo progetto del Documento finale del Sinodo. Dopo che questo sarà sottoposto all’Aula, proporranno emendamenti per la stesura finale, che sarà votata dall’Assemblea». Padre Giacomo Costa ha messo in luce, in particolare, che si tratta di «una fase molto delicata, che merita un certo rispetto».


Deja un comentario

Sínodo:ministerio laico de las mujeres

2019.10.08 Sínodo Amazonía2019.10.08 Sínodo Amazonía 

#SínodoAmazonico. La Iglesia promueve el ministerio laico de las mujeres

El trabajo de la Asamblea Especial Panamazónica del Sínodo de los Obispos en el Vaticano continúa. Esta mañana 174 padres estuvieron presentes en el aula durante la quinta congregación general.

Vatican News – Ciudad del Vaticano

La salud integral de la Amazonía, es una de las preocupaciones expuestas esta mañana en el aula por los padres sinodales. El modelo de desarrollo del capitalismo que devora la naturaleza, los incendios que están destruyendo la región, la corrupción, la deforestación y los cultivos ilegales amenazan tanto la salud de las personas como la del territorio y la de todo el planeta.

Proteger a las poblaciones en aislamiento voluntario

Se ha puesto la mirada sobre los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, particularmente vulnerables y expuestos al genocidio. Para mantener la atención sobre este tema, es necesario establecer un observatorio eclesial internacional para la protección de los derechos humanos y las necesidades de estas comunidades.

Más diálogo: la Iglesia se dirige a las poblaciones locales

Destaca la lentitud con la que la Iglesia Católica ha ido respondiendo a las necesidades de la población. A veces, de hecho, está lejos de la gente local y este vacío se llena con la propuesta de las iglesias neopentecostales.

El diálogo ecuménico e interreligioso sigue siendo urgente e indispensable: debe ser respetuoso y fecundo, una dimensión fundamental para la Iglesia que sale de la región panamazónica, caracterizada por un contexto multicultural. La interculturalidad es más que un reto. No a una imposición desde arriba de la propia cultura. Sí a la aceptación del otro y a una sana descentralización desde una perspectiva sinodal. Que la Iglesia, sin ocultar las dificultades, sea misionera, tenga un rostro indígena y favorezca una lógica según la cual la periferia se convierte en el centro y el centro en la periferia, en un rico movimiento de transformación mutua.

Ministerios para responder a las necesidades de los pueblos amazónicos

La llamada a una mayor participación de los laicos en la creación de nuevos ministerios que respondan a las necesidades de los pueblos amazónicos es también parte de una perspectiva sinodal: la Iglesia debe ser creativa al proponer un ministerio multiforme entre los pueblos de la selva. Desde el Concilio Vaticano II, se han pedido mayores esfuerzos en favor de la inculturación de la liturgia, con celebraciones que respeten tanto las tradiciones y lenguas de los pueblos locales como el mensaje integral del Evangelio.  Es necesario un cuidadoso discernimiento por parte de los obispos para que no se excluya a priori ninguna solución, ni siquiera la de la ordenación de los hombres casados. Resonó entonces la petición de muchos seminaristas de una formación afectiva para curar las heridas causadas por la revolución sexual: hoy muchos desean redescubrir y conocer el valor del celibato y la castidad. La Iglesia no se queda callada al respecto, sino que ofrece su tesoro: la doctrina que transforma los corazones.

Un ministerio laico femenino

Al mismo tiempo, debemos combatir la violencia generalizada contra las mujeres. Se lanzó la idea de establecer un ministerio laico de mujeres para la evangelización. Es necesario promover una participación más activa de las mujeres en la vida de la Iglesia desde una perspectiva samaritana.

Unidad en la diversidad

La unidad en la diversidad debe perseguirse según la imagen del poliedro sugerida repetidamente por el Papa. En la escuela de Jesús se nos pide pasar de la pastoral de la visita a la pastoral de la presencia y de la escucha, proclamando la ternura divina y promoviendo el cuidado de la Casa común no sólo entre los amigos, sino también entre los que están lejos y piensan diferente. Los valores de la fraternidad universal, de la ecología integral y de los estilos de vida inspirados en el “buen vivir” deben estar enraizados en Jesús como respuesta a las muchas propuestas egoístas de nuestro tiempo.

Ante la tragedia climática denunciada a nivel mundial, el Sínodo es un momento de gracia y una gran oportunidad para que la Iglesia promueva la conversión ecológica y la educación integral.

Migración y pastoral urbana

También se ha llamado la atención de los Padres sinodales sobre el tema de las migraciones, cuyas causas principales son las persecuciones sociopolíticas, climáticas, económicas o étnicas, que requieren un enfoque pastoral específico. La imposición de un modelo occidental extractivo afecta a las familias y obliga a los jóvenes a desplazarse por las ciudades. La Iglesia debe promover la pastoral urbana.

Teología india y tradiciones locales

El debate abordó el valor de la teología india, con referencia a la llamada del Papa a formar una Iglesia con rostro indígena, capaz de releer los elementos esenciales del universo católico en clave indígena. También se destacó el valor de la medicina tradicional, una alternativa válida a la medicina occidental. Propone la creación de mayores reservas naturales para preservar tanto la biodiversidad como la pluralidad de las culturas amazónicas. Desde la Congregación de esta mañana, abierta como de costumbre con el rezo de la tercera hora, se elevó finalmente una oración especial por la difícil situación en Ecuador.


Deja un comentario

Las mujeres en el Sínodo. Comentario

Al Sinodo sull’Amazzonia la voce delle donne: un ruolo da valorizzare

Al Sinodo sull’Amazzonia la voce delle donne: un ruolo da valorizzare

CITTÀ DEL VATICANO. Al Sinodo sull’Amazzonia in corso in Vaticano, dove da oggi i partecipanti sono riuniti nei gruppi di lavoro (Circoli minori), torna a farsi sentire la voce femminile e l’auspicio che sia valorizzato il ruolo femminile già molto attivo tra le comunità indigene della regione.

«Ci troviamo in un kairòs ecclesiale e un segno di questo kairòs è che in questo Sinodo ci sono 40 donne e dietro ognuna di loro ce ne sono tante altre che hanno partecipato al processo di ascolto pre-sinodale», ha rilevato nel corso del briefing quotidiano suor Gloria Liliana Franco Echeverri, presidente della Confederazione Latino-Americana dei Religiosi (Clar).

«La Chiesa ha un volto anche femminile, la Chiesa è madre, è maestra, ma – ha sottolineato la religiosa dell’Ordine della compagnia di Maria Nostra Signora – in questo tempo attuale del mondo e della Chiesa, essa è fondamentalmente sorella e discepola, e per questo come donne abbiamo ancora tutto un cammino da percorrere del quale non siamo le protagoniste perché molte prima di noi lo hanno percorso: santa Chiara di Assisi che ha contribuito a ricostruire la Chiesa, santa Juana che ha scommesso forse tra le prime sull’istruzione delle bambine, suor Maria Ines che guida religiosi del brasile e potremmo menzionarne tante altre, le nostre madri le nostre nonne».

«La Chiesa è in discernimento e il culmine del discernimento – ha detto suor Franco – non sappiamo se sarà in questo tempo o in un altro ma noi continuiamo come fratelli e sorelle, perché questo siamo, facendo sì che questo volto della donna sia sempre più nitido. Non si tratta di potere ma di partire dal servizio, dal dono di sé, dal riconoscimento e la valorizzazione di un ruolo specifico che noi donne credenti abbiamo nella nostre comunità come teologhe, come catechiste, come animatrici, come promotrici della carità dei popoli. Questo – ha detto la religiosa – è momento di grazia, kairos, e Dio continuerà oggi e nel futuro la Chiesa in questo processo di discernimento che continua ad aprire nuove possibilità nuovi cammini e una maggiore sinodalità».

Dopo l’apertura solenne, domenica con una messa presieduta dal Papa a San Pietro, e tre giorni di Congregazioni generali, con interventi liberi sui temi più disparati raccolti nel documento di lavoro, l’Instrumentum laboris, il Sinodo (6-27 ottobre) è entrato oggi in una nuova fase: i 184 partecipanti si sono divisi in «circoli minori» omogenei linguisticamente che approfondiranno il dibattito avviato nell’aula del Sinodo.

I Circuli minores sono dodici e la loro composizione, avvenuta nella giornata di ieri, ha creato qualche malumore, inevitabile al momento di comporre tante sensibilità diverse. Si riuniscono oggi e domani, poi, intervallati a nuove sedute delle congregazioni generali in aula, il 16 e 17, e infine, la sera di giovedì 17 vengono presentate in aula le relazioni di tutti i circoli. Tutta l’ultima settimana, ha spiegato durante il briefing padre Giacomo Costa, sarà dedicata a discutere il progetto di documento finale, che sarà poi votato sabato pomeriggio 26 ottobre, vigilia della messa conclusiva del Papa domenica 27.

Tra gli interventi liberi alla fine della discussione del pomeriggio di mercoledì, sempre a porte chiuse, ha preso la parola anche il Papa che, ha spiegato il prefetto del Dicastero per la Comunicazione Paolo Ruffini, seguendo il «metodo sinodale» ha esposto all’assemblea quali punti emersi nella discussione lo avevano particolarmente colpito e indotto a riflettere.

I vari temi dibattuti sono tornati nel corso del briefing quotidiano, dalle tematiche ecologiche e sociali a quelle più squisitamente ecclesiali. Monsignor Medardo de Jesus Henao Del Río, vicario Apostolico di Mitú, in Colombia, ha raccontato tra l’altro di avere ordinato recentemente un diacono indigeno «nei due riti, romano e indigeno: e voi potete chiedere, ha ordinato uno stregone? No, se prendiamo la cosmogonia degli indigeni, la assumiamo, ma poi offriamo loro il Vangelo». È «essenziale assimilare alcuni valori delle comunità di indigeni, che vanno di pari passo con i valori cristiani: non possiamo sacralizzare o stigmatizzare tutto, ma accettare in seno alla Chiesa. Bisogna tradurre le Sacre scritture nelle loro lingue. E il diaconato, che è servizio, è un ministero che ha molto a che fare con la tradizione indigena».

Monsignor Wilmar Santin, vescovo prelato di Itaituba in Brasile, ha sottolineato, da parte sua, che bisogna «cambiare un po’ la struttura della Chiesa affinché sia più snella», sottolineando che se è tutto «centralizzato nella figura del sacerdote» è anche più difficile annunciare il Vangelo a popolazioni dove, magari, arrivano altre confessioni cristiane. Il presule ha parlato, in risposta alle domande dei giornalisti, delle difficoltà di coesistenza che a volte sorgono con gli evangelicali. «Da circa cinque anni – ha raccontato – qualche Chiesa pentecostale ha iniziato un po’ di più a entrare nel mondo della popolazione Mundurucu e alcuni pastori hanno grande aggressività contro la cultura. Alcuni indios mi hanno riferito che vietavano loro addirittura di parlare la loro lingua perché, dicevano questi pastori, era la lingua dl diavolo. E lo stesso pastore battista nato nel villaggio ha detto che era molto preoccupato perché alcuni altri pastori stavano combattendo la cultura Mundurucu: queste persone non capiscono niente della cultura Mundurucu, ha detto, e ancora meno del vangelo. In alcuni villaggi si creano già due pastori, uno cattolico e uno evangelico, e la comunità, ad esempio, non si riunisce più, rimangono separati: invece che portare il vangelo questo fatto sta provocando divisione».

Monsignor Santin ha poi chiarito: «Stiamo cercando di mettere in pratica quello che il Papa richiede: che gli indigeni diano forma alla Chiesa amazzonica, e uno dei punti di questo volto deve essere ministri propri». «Un sacerdote – ha riferito – ci ha detto durante l’incontro a Manaus che Papa Francesco gli aveva confidato di avere un sogno: di vedere in ogni villaggio un padre, un sacerdote indigeno e avevano parlato circa le difficoltà, e il Papa aveva detto: cominciate con quello che la Chiesa vi permette già, ossia il diaconato permanente».

Lo stesso presule ha replicato ad una domanda sulle notizie che circolano in merito alla pratica dell’infanticidio che sarebbe invalsa in alcune popolazioni: in passato, ha spiegato, i rappresentanti della popolazione Mundurucu «tagliavano testa come trofeo e avevano l’abitudine che se un bambino nasceva “difettoso” gli veniva torto il collo e ucciso immediatamente. Nel caso di un parto gemellare si diceva che un bambino era il bene e uno il male e talvolta uno o entrambi venivano uccisi. A volta veniva ucciso anche il figlio di una ragazza madre, perché si riteneva che un bambino non potesse stare senza padre. Sono cose orripilanti, ma gli aborti che vengono praticati qui nei Paesi “civili”? Ad ogni modo, il lavoro principale delle sorelle infermiere e insegnanti presenti in Amazzonia lentamente è riuscito a far sì che queste pratiche scomparissero del tutto. Ho già visto bambini zoppi, gemelli, tra i Mundurucu non esistono più queste pratiche».