Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Inauguración en Avila del año jubilar de Sta. Teresa.

El Cardenal Blázquez inaugura Año Jubilar en honor a Santa Teresa de Ávila

Por Blanca Ruiz

Cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, durante la inauguración del Año Jubilar Teresiano. Foto: Año Jubilar Teresiano.

Cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, durante la inauguración del Año Jubilar Teresiano. Foto: Año Jubilar Teresiano.

MADRID, 16 Oct. 17 / 02:26 pm (ACI).- El Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Ricardo Blázquez, presidió en Ávila, España, la Misa de apertura del Año Jubilar Teresiano y aseguró que Santa Teresa, maestra de oración, nos recuerda con su vida a “pertenecer a Jesús”.

El Papa Francisco concedió a la diócesis de Ávila celebrar un Año Jubilar Teresiano cuando la fiesta de Santa Teresa de Jesús (15 de octubre) coincida en domingo. El del 2017 será el primer Año Jubilar Teresiano, para continuar en el 2023 y 2028.

En la homilía, el Cardenal Ricardo Blázquez recordó que este Año Jubilar Teresiano es “una invitación particular a ponernos, como discípulos, junto a la Santa para que con su vida y su excelente doctrina nos enseñe a pertenecer a Jesús, siguiendo sus pasos, y a solicitar a la Virgen que sea nuestra Madre”.

España: Papa Francisco concede a diócesis de Ávila Año Santo Jubilar Teresiano http://bit.ly/2cCHQBB 

Photo published for España: Papa Francisco concede a diócesis de Ávila Año Santo Jubilar Teresiano

España: Papa Francisco concede a diócesis de Ávila Año Santo Jubilar Teresiano

El Papa Francisco ha concedido a la diócesis de Ávila la posibilidad de celebrar el Año Jubilar Teresiano cuando la fiesta de Santa Teresa (15 de octubre) coincida con el domingo. El primero de estos…

El Presidente de la CEE destacó que la memoria de Santa Teresa es “fuente de bendición” y de ella se puede aprender “la sabiduría del Evangelio, la alegría y la paz que acompañan a la fe, la conversión a Dios que centra la vida de los hombres y la orienta al servicio de Dios y de los demás”.

También recordó que Santa Teresa de Jesús ejerció “una generosa maternidad espiritual” que se manifiesta en las numerosas santas que adoptaron el nombre de Teresa.

“Una docena larga, según el Martirologio Romano, de santas y beatas llevan el nombre de Teresa, en reconocimiento de la santa abulense”, precisó el Cardenal.

Como parte de las conmemoraciones del Año Jubilar Teresiano se ha colocado en la Puerta Santa de la iglesia del convento de Santa Teresa la inscripción: “La puerta a este castillo es la oración”. Algo que, según aseguró el Cardenal, “une acertadamente el sentido de la Puerta Santa y la oración como puerta para entrar en el diálogo y la comunicación con Dios”.

“El carisma más fecundo de Santa Teresa, su magisterio espiritual en la Iglesia y su lección permanente se refiere a la oración”, aseguró el Purpurado quien subrayó que “la fe y la oración son inseparables”.

El Cardenal Blázquez aseguró que “la oración cristiana no es simplemente la concentración que supera nuestra dispersión, ni el silencio que acalla los ruidos, ni el sosiego en nuestras prisas” sino que “la oración es conversación filial con el Padre; es escucha y es respuesta; es comunicación de corazón a corazón, entre el corazón de Dios y nuestro corazón”.

Hoy es fiesta de Santa Teresa de Jesús, la primera mujer Doctora de la Iglesia http://bit.ly/1OwRJP8 

Photo published for Hoy es fiesta de Santa Teresa de Jesús, la primera mujer Doctora de la Iglesia

Hoy es fiesta de Santa Teresa de Jesús, la primera mujer Doctora de la Iglesia

“Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia, todo lo alcanza; Quien a Dios tiene nada le falta: Solo Dios basta”, decía la gran Santa Teresa de Jesús, la primera…

aciprensa.com

Además, el presidente de la CEE apuntó que “la oración cristiana posee las marcas inconfundibles de la relación con el Padre, el Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo. Es una oración sellada trinitariamente”, “la fe y la oración se refuerzan mutuamente. La oración es despertador de la fe”.

“Si la respiración es el acto elemental de la vida, de modo semejante la oración es el aliento de la fe ofreciéndole oxígeno. Orando soplamos sobre las cenizas que ocultan la fe para que caliente el fuego escondido y se encienda la llama apagada”, recordó el Cardenal.

Tomando la vida de Santa Teresa de Ávila, el Cardenal recordó que “el amor y la humildad son dos actitudes básicas insustituibles en el orante, de las que deriva el desasimiento interior”.

La Santa de Ávila “invita al rezo pausado del Padre Nuestro, que supone el conocimiento recibido en la iniciación cristiana”, y pone esta oración como “un pilar de la iniciación cristiana”.

El Cardenal Blázquez aseguró también que quien ora “no se encierra en sí mismo, desentendiéndose del mundo”, sino que “se abre al amor y al servicio de los demás” y “conduce a la configuración con Cristo paciente, a cargar con los trabajos diarios y al servicio sacrificado a los demás”.

Más información sobre el Año Jubilar Teresiano AQUÍ.

Anuncios


Deja un comentario

Procesos hacia la canonización. Decretos del Papa

                                      El Papa aprueba decretos de la Congregación para las Causas de los Santos

Martes 10 Oct 2017 | 10:43 am

Ciudad del Vaticano (AICA): La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó hoy que el papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar los decretos que reconocen el martirio del sacerdote italiano Tullio Maruzzo y del catequista Obdulio Arroyo Navarro, asesinados en Guatemala el 1 de julio de 1981 por “odio a la fe”. Asimismo aprobó decretos que reconocen las virtudes heroicas de otros seis Siervos de Dios: dos españoles, dos ucranios, un brasileño y un francés.

El papa Francisco recibió ayer, 9 de octubre, al cardenal Angelo Amato SDB, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante la audiencia, el Santo Padre autorizó a la misma Congregación a promulgar los decretos relativos a:

Martirio: De los Siervos de Dios Tullio Maruzzo (en el siglo Marcello), sacerdote profeso de la Orden de los Hermanos Menores, y Luis Obdulio Arroyo Navarro, laico, de la Tercera Orden de San Francisco, asesinados por odio a la fe el 1 de julio 1981 cerca de Los Amates (Guatemala).

Virtudes heroicas de los Siervos de Dios
Donizetti Tavares de Lima, sacerdote diocesano; nacido el 3 de enero de 1882 en Cássia (Brasil) y fallecido el 16 de junio de 1961 en Tambaú (Brasil).

Serafin Kaszuba (en el siglo Alojzy Kazimierz), sacerdote profeso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos; nacido el 17 de junio de 1910 en Zamarstynów, cerca de Lviv (ahora Ucrania) y muerto el 20 de septiembre de 1977 en Lviv (Ucrania).

Magín Morera y Feixas, sacerdote profeso de la Congregación de la Sagrada Familia de Jesús, María y José; nacido el 16 de noviembre de 1908 en Sant Matu de Bages (España) y fallecido el 28 de junio de 1984 en Barcelona (España).

María Lorenza Requenses de Longo, fundadora del Hospital de los Incurables de Nápoles y de las Monjas Capuchinas; nacida en 1463 cerca de Lleida (España) y fallecida el 21 de diciembre de 1539 en Nápoles (Italia).

Françoise du Saint Esprit (en el siglo Caroline Baron), fundadora de la Orden Tercera de San Francisco de Montpellier; nacida el 12 de diciembre de 1820 en Mailhac (Francia) y fallecida el 28 de diciembre de 1882 en Saint-Chinian (Francia).

Elżbieta Róża Czacka, fundadora de la Congregación de las Franciscanas Siervas de la Cruz; nacida el 22 de octubre de 1876 en Biała Cerkiew (hoy Ucrania) y fallecida el 15 de mayo de 1961 en Laski (Polonia).

Francesco Paolo Gravina, laico, fundador de la congregación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente; nacido el 5 de febrero de 1800 en Palermo (Italia) y fallecido el 15 de abril de 1854 en Palermo (Italia).+


Deja un comentario

Cuarto centenario de S. Alonso Rodríguez, jesuita

En las próximas semanas se celebrarán los actos centrales del IV centenario de San Alonso Rodríguez SJ (1532-1617). Con este motivo el provincial, Antonio España SJ, ha escrito una carta  en la que le describe como “un contemplativo en la acción, incluso en una acción aparentemente poco relevante”, como fue la de ser el portero del colegio jesuita de Montesión, en Palma de Mallorca. A finales de octubre será el P. General quien le recuerde en otra carta, dirigida a toda la Compañía.

Después de los actos celebrados en los pasados meses de abril y mayo en su Segovia natal, es Palma de Mallorca, donde murió tras vivir como jesuita más de cuarenta años, quien concentra la mayoría de actos. Se sucederán dos peregrinaciones, eucaristías, una novena y se expondrán las reliquias del santo. La Compañía de Jesús ha organizado también varias tandas de ejercicios espirituales, publicaciones sobre su figura en distintas revistas y la digitalización de todos sus manuscritos en el archivo jesuita de Alcalá de Henares. En Segovia, el obispo presidirá una eucaristía que será retransmitida por Televisión Española en el programa El Día del Señor.

● Mes de octubre: exposición de piezas alusivas a San Alonso en los museos diocesanos de Mallorca y Segovia, visitas al museo de Montesión.

● 5-8 de octubre (Segovia). Peregrinación de la diócesis de Segovia a Mallorca.

● 8 de octubre (Palma de Mallorca). Peregrinación desde Montesión (Palma de Mallorca) a la capilla de Bellver (10:00 h). Eucaristía a las 12 h. presidida por el P. Superior de Montesión, Norberto Alcover SJ.

● Ciclo de conciertos de órgano en la catedral de Segovia: días 1, 22 y 27 de octubre a las 20:00. Y recital de la Escolanía de Segovia, Fundación Don Juan de Borbónel 29 de octubre en la iglesia del Seminario, a las 19:00.

● Ciclo de conferencias en Segovia, sala capitular de la iglesia de San Justo (19:30 horas): 19 de octubre, Palabra de santo: la expresión escrita de San Alfonso Rodríguez (D. Juancho del Barrio)20 de octubre, Las huellas de San Alfonso Rodríguez en Segovia: documentos e iconografía (D. David San Juan);26 de octubre. La mística escondida de San Alfonso Rodríguez (S. Daniel Cuesta SJ); 27 de octubre, Alfonso Rodríguez: de espíritu humilde y de corazón abrasado (P. Alfredo Verdoy SJ); 4 de noviembre (a las 20:00), La Segovia que conoció San Alfonso Rodríguez (D. Joaquín González-Herrero).

● 19 de octubre (Palma de Mallorca). Inauguración del curso de la Casa de Espiritualidad San Alonso Rodríguez (Son Bono), a las 19:00. Intervenciones del obispo electo de Mallorca, D. Sebastián Taltavull, y del director de la casa, Norberto Alcover SJ .

● 20 de octubre (Palma de Mallorca). Concierto a cargo de la orquesta Junge Camerata Academica Sant Llorenç. Obras de V. Monti, A. Albinoni y J. Strauss, entre otras. Iglesia de Nuestra Señora de Montesión. 20:00 horas.

● 21-30 de octubre (Mallorca y Cádiz). Tandas de Ejercicios Espirituales en Son Bono (Mallorca), dirigidas por Elías Royón, SJ y en El Puerto de Santa María (Cádiz), por Pedro Cambreleng, SJ.

● 22 de octubre (Palma de Mallorca). Apertura del novenario y eucaristía (19h.) presidida por el Provincial de España de la Compañía de Jesús, P. Antonio España SJ. Se instalarán las reliquias del santo en el presbiterio de la iglesia de Nuestra Señora de Montesión.

● 25 de octubre (Palma de Mallorca). Conferencia del historiador D. Pedro de Montaner sobre “San Alonso Rodríguez en la Mallorca de su tiempo”(CaixaForum, P/ de Weyler, 3, Palma).

● 29 de octubre (Segovia y Madrid). En la catedral de Segovia se celebrará una eucaristía presidida por el Obispo de la diócesis, D. César Augusto Franco, con asistencia del Provincial a las 10:30. Será retransmitida por RTVE en directo (programa El Día del Señor). Asimismo, Radio Nacional retrasmitirá la misa dominical de las 8 de la mañana a toda España el domingo 29 de octubre desde la parroquia S. Francisco de Borja de Madrid.

● 31 de octubre (Palma de Mallorca). Clausura del centenario en la catedral con eucaristía solemne (19 h), presidida por el obispo electo de Mallorca, D. Sebastià Taltavull.

Todos los artículos que se han publicado o se irán editando puedes encontrarlos en esta carpeta. Fotografías de San Alonso Rodríguez SJ AQUÍ

Y en el Archivo de la Compañía de Jesús en Alcalá de Henares, se han digitalizado todos los manuscritos que dejó San Alonso en Montesión. Están a disposición de quien los solicite.

 

Breve biografía:

Alonso Rodríguez (Segovia, 1532 – Palma de Mallorca, 1617) es el Patrono de los Hermanos de la Compañía de Jesús. Nació y vivió en Segovia, inició estudios en Alcalá de Henares, ingresó en la Compañía en Valencia y vivió y murió en Montesión, Palma de Mallorca, en cuya iglesia reposan sus restos mortales, junto a otros recuerdos.

A la muerte de su esposa e hijos, este comerciante arruinado y fracasado, decidió renovar su vida por completo. Ingresó en la Compañía de Jesús a los 39 años y su principal tarea fue la de ser portero en el Colegio Montesión de Palma de Mallorca. Modelo de humildad y de vida interior, se esforzó por vivir la presencia de Dios constantemente. Su profunda sensibilidad y trato espiritual, que lo hacían correr a abrir la puerta con el gozo de recibir al mismo Dios, llevó a que le buscaran para recibir consejo y guía espiritual, desde el más pobre hasta el virrey o jesuitas como san Pedro Claver, apóstol de los esclavos negros.

Por orden de sus superiores escribió un tratado espiritual que hoy ocupa tres gruesos volúmenes. En estos escritos, así como en su ejemplar vida, Alonso Rodríguez se muestra como un verdadero místico que ilumina, desde una sencilla portería, la misión de la Compañía universal.

Murió con fama de santidad y su vida nos sigue transmitiendo enseñanzas. Fue declarado Venerable en 1626; el Gran i General Consell lo nombró patrono de la Ciudad de Palma y de la Isla de Mallorca en 1632. En 1760, Clemente XIII decretó el grado heroico de sus virtudes, pero la expulsión de España de la orden jesuita (1767) y la posterior supresión (1773) retrasaron su beatificación hasta 1825, por el papa León XII, y su canonización hasta el 15 de enero de 1888 por el papa León XIII.


Deja un comentario

Celebración del centenario de Romero.

    Ezzati: «El beato Romero es un Santo de la esperanza»

Celebración por los 100 años del nacimiento del mártir beato salvadoreño. Papa Francisco: que su martirio «no deje de dar frutos abundantes de comunión eclesial, reconciliación y solidaridad, a fin de edificar una sociedad justa»; Ezzati llama a salvadoreños a superar «la violencia homicida con “la violencia del amor”»

Recordando el martirio de monseñor Romero

29
0
Pubblicato il 15/08/2017
Ultima modifica il 15/08/2017 alle ore 19:51
PABLO LOMBÓ
TURÍN

«Las palabras del Papa Francisco confirman que el beato Romero es un Santo de la esperanza». El cardenal chileno Ricardo Ezzati, enviado pontificio, pronunció estas palabras durante la solemne celebración por el centenario del nacimiento del mártir beato salvadoreño, Óscar Arnulfo Romero, que presidió en la Catedral de San Salvador hoy, 15 de agosto de 2017, solemnidad de la Asunción de la Virgen. La misa presidida por el representante del Papa Francisco fue la conclusión de tres días de peregrinación con ocasión de los cien años del nacimiento del mártir y beato salvadoreño, asesinado en 1980 por los «escuadrones de la muerte» mientras celebraba la misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia.

 

Las palabras del enviado papal parecen confirmar, en vía no oficial, las indiscreciones que circularon ayer en las redes sociales sobre la hipótesis de que el Papa viaje a El Salvador el año próximo para participar en la posible ceremonia de canonización del beato mártir.

 

Al comenzar su homilía, el cardenal Ezzati recordó la carta que el Papa Francisco le envió al encomendarle ser su representante para las celebraciones en El Salvador. «Ya se cumplen cien años del nacimiento del beato Oscar Arnulfo Romero —escribió el Papa—, obispo y mártir, ilustre pastor y testigo del Evangelio, decidido defensor de la Iglesia y de la dignidad del hombre. Hijo de la amada tierra de El Salvador, habló a la gente de nuestro tiempo de la obra salvífica de nuestro Señor Jesucristo y de su amor hacia todos, especialmente hacia los pobres y descartados. Tanto en su vida sacerdotal como en el comienzo de su ministerio episcopal experimentó un singular camino espiritual, que lo llevó a propagar la justicia, la reconciliación y paz».

 

Francisco, continuó el purpurado chileno, «ha tenido la bondad de enviarme como su Legado personal, para representarlo en este acontecimiento eclesial que los convoca en este día de júbilo. Uds. saben tanto como yo, que él tiene un afecto muy grande por esta tierra “que lleva e nombre del Divino Salvador”», y recordó el deseo del Pontífice argentino de que «el martirio de monseñor Romero no deje de dar frutos abundantes de comunión eclesial, de reconciliación y solidaridad entre los salvadoreños, a fin de edificar una sociedad justa y noble». Por ello, exclamó, «es demasiado valiosa la vida de cada salvadoreño como para no superar la violencia homicida con “la violencia del amor”». «En esta esperanzada lucha por la vida, el Papa está con ustedes —afirmó su enviado—, los exhorta a humanizar y a compartir con equidad el desarrollo de su país y les envía su bendición apostólica».

 

Ezzati añadió que «el Beato monseñor Romero es un mártir de la Esperanza. Lo es para los más pobres del Continente, lo es para nuestra querida Iglesia, lo es para los que luchan por la justicia, la reconciliación y la paz que, con cariño renovado, ya lo llama “San Romero de América”. El Beato Romero es un santo de la Esperanza».


Deja un comentario

Mons. Romero. Editorial de L’Osservatore Romano.

Editorial – Un obispo y un Papa- Centenario del nacimiento de Óscar Romero

2017-08-10 L’Osservatore Romano

En el día de la Asunción se conmemora el centenario del nacimiento de uno de los cristianos más conocidos de nuestro tiempo, Óscar Romero. El arzobispo de San Salvador fue asesinado en 1980 a los sesenta y tres años mientras celebraba la misa, por haber denunciado la injusticia y la violencia que flagelaban al pequeño país centroamericano: tomas de posición claras en nombre del Evangelio. Ante su tumba en 1983 rezó Juan Pablo II, que en 1997 autorizó la apertura de su causa de canonización, pero no fue hasta 2012 que se retomó, por decisión de Benedicto XVI y luego de Francisco, hasta que llegó su beatificación en 2015 como mártir.

Pero importante para Romero fue sobre todo Pablo vi, el Papa que le nombró en 1970 obispo auxiliar de San Salvador, en 1974 obispo de Santa María y en 1977 arzobispo de la capital. El joven clérigo había estado en Roma, donde había estudiado en la Gregoriana entre finales de los años treinta e inicios de los años cuarenta, ya en plena Guerra. Será precisamente esta formación romana, que le dejó una huella tradicional, la que le permita seguir una veintena de años más tarde el periodo conciliar con confianza en el magisterio. Y precisamente la visión abierta de Papa Montini, que guía con valor y sabiduría el Vaticano ii, es la que el sacerdote salvadoreño inicia a acoger.

En un artículo publicado a principios de 1965 Romero escribe: «Para no caer en el ridículo de una acrítica afición a lo viejo y para no caer en el ridículo de hacerse aventureros de “sueños artificiosos” de novedad es mejor vivir hoy más que nunca ese clásico axioma: “sentir con la Iglesia” que concretamente significa incondicionado apego a la jerarquía», de matriz ignaciana, será elegida cinco años después por el nuevo auxiliar de San Salvador como su lema episcopal.

Obispo en un país cruelmente oprimido por las oligarquías y por los militares, preocupado por las tendencias políticas que se manifiestan en la teología de la liberación, progresivamente llega a compartir el concepto de la centralidad de los pobres, que en 1968 había sido reiterado por la conferencia de Medellín en la cual había participado Pablo vi, primer Papa que pisó América Latina. Y precisamente un documento de Montini, la Evangelii nuntiandi, recordado más de una vez con admiración por su actual sucesor, da aliento a monseñor Romero. Que precisamente por su posición moderada es elegido como arzobispo de San Salvador, mientras la situación se hace cada vez más difícil y la violencia represiva aumenta.

La primera homilía del obispo es precisamente para un amigo fraterno, el jesuita Rutilio Grande, asesinado por los escuadrones de la muerte con dos fieles, Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus, mientras iba a celebrar por la novena de san José, casi una anticipación de su propia muerte: «Así ama la Iglesia; muere con ellos y con ellos se presenta a la trascendencia del cielo. Los ama, y es significativo que mientras el padre Grande caminaba para su pueblo, a llevar el mensaje de la misa y de la salvación, allí fue donde cayó acribillado. Un sacerdote con sus campesinos, camina a su pueblo para identificarse con ellos, para vivir con ellos, no una inspiración revolucionaria, sino una inspiración de amor».

Pocos días después Romero viaja a Roma para buscar el apoyo que ya no tiene del nuncio, y el Papa le recibe enseguida, como había acaecido tres años antes, y como sucederá un año después, precisamente en el aniversario de la elección de Montini. El recuerdo detallado de esta última audiencia está en el diario del arzobispo. «Pablo VI me ha estrechado la mano derecha y la ha sostenido durante largo rato entre sus dos manos y yo también he estrechado con mis dos manos la mano del Papa» que le habla extensamente: «Comprendo su difícil trabajo. Es un trabajo que puede ser incomprendido y precisa mucha paciencia y fortaleza. Sé bien que no todos piensan como usted; es difícil, en las circunstancias de su país, tener tal unanimidad de pensamiento; pero siga adelante con valor, con paciencia, con fuerza, con esperanza». Un mes y medio más tarde Montini expiraba. Menos de dos años después Romero era asesinado.


Deja un comentario

Otra via a la santidad. Comentario.

El Papa añade una vía a la santidad: ofrecer la vida por los demás

La introduce con el «motu proprio» «Maiorem hac dilectionem», para los cristianos que, impulsados por la caridad, ofrecen heroicamente la propia existencia al prójimo

La Plaza San Pedro durante una canonización

199
0
Pubblicato il 11/07/2017
Ultima modifica il 11/07/2017 alle ore 14:39
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

Llega una nueva «vía» que se puede recorrer durante el camino a la beatificación y canonización. Se relaciona con los cristianos que, impulsados por la caridad, ofrecen heroicamente su existencia al prójimo. Es «el ofrecimiento de vida» que se añade al «martirio» y a las «virtudes heroicas» con los que hasta ahora comenzaban los procedimientos para declarar santa a una persona en la Iglesia. Lo decidió el Papa Francisco con un «motu proprio» publicado hoy, 11 d julio de 2017.

 

Con «Maiorem hac dilectionem» sobre el ofrecimiento de la vida, el Pontífice abre el camino a la beatificación de los fieles que han dado sus vidas por el prójimo aceptando libre y voluntariamente una muerte cierta y prematura.

 

Son «dignos de especial consideración y honor —se lee en el Documento papal— esos cristianos que, siguiendo más de cerca las huellas y las enseñanzas del Señor Jesús, han ofrecido voluntaria y libremente la vida por los demás y han perseverado hasta la muerte con este propósito. Está claro —se explica— que el heroico ofrecimiento de la vida, sugerido y sostenido por la caridad, expresa una verdadera, plena y ejemplar imitación de Cristo y, por lo tanto, merece esa admiración que la comunidad de los fieles suele reservar a los que voluntariamente han aceptado el martirio de la sangre o han ejercido heroicamente las virtudes cristianas».

 

Es una novedad que modifica las reglas que existen desde hace siglos. Lo que se requiere es que en estos casos se verifique «el ejercicio, por lo menos en medida ordinaria, de las virtudes cristianas» antes de ofrecer la vida. Y, como sea, para la beatificación es necesario que se verifique un milagro después de la muerte.

 

Hasta ahora la Iglesia católica preveía que se podía proceder con la beatificación de un siervo de Dios por el martirio o por sus virtudes heroicas. Hay también «una tercera vía, menos conocida y menos transitada», explica a «L’Osservatore Romano» monseñor Marcello Bartolucci, Secretario de la Congregación para las Causas de los Santos, «pero que lleva al mismo resultado de las otras dos. Es la vía de los llamados “casus excepti”, de esta manera definidos por el Código de Derecho Canónico de 1917. Su reconocimiento lleva a la confirmación de un culto antiguo, es decir posterior al Pontificado de Alejandro III (1181) y anterior a 1534, tal como estableció Urbano VIII (1623-1644), el gran legislador de las Causas de los Santos. Esta confirmación del culto antiguo es llamada también “beatificación equipolente”».

 

Entonces, además de las anteriores, ahora se suma otra manera para llegar a la santidad: el ofrecimiento de la vida. De hecho, «últimamente, la Congregación para las Causas de los Santos se preguntado —refiere Bartolucci— si no son merecedores de la beatificación los Siervos de Dios que, inspirados por el ejemplo de Cristo, hayan libre y voluntariamente ofrecido e inmolado la propia vida por los hermanos en un supremo acto de caridad, que haya sido directamente causa de muerte, poniendo en práctica de esta manera la palabra del Señor: “Nadie tiene un amor más grande que este: dar la propia vida por los amigos”».

 

La reflexión sobre esta nueva modalidad comenzó con «Benedicto XIV», que «no excluía de los honores de los altares a los que habían dado la vida en un extremo acto de caridad, como, por ejemplo, a asistencia a los apestados que, al desencadenar el contagio, se convertía en una causa cierta de muerte. Toda esta problemática —indica el Secretario de la Congregación para las Causas de los Santos- comenzó a convertirse en objeto de explícita reflexión» en el dicasterio a partir de 2014.


Deja un comentario

Un nuevo camino para la beatificación: dar la vida por los demás..

Motu Proprio del Papa Francisco sobre el «ofrecimiento de la vida»

2017-07-11 Radio Vaticana

 

(RV).- Con la Carta Apostólica en forma de Motu Proprio «Maiorem hac dilectionem», que empieza con las palabras de Jesús: «No hay amor más grande que dar la vida por los amigos» (Jn15, 13) el Papa Francisco abrió el camino a la beatificación y canonización de los cristianos que, con la intención de seguir al Señor, impulsados por la caridad, han ofrecido heroicamente su propia vida por el prójimo, aceptando libre y voluntariamente una muerte cierta y prematura.

En el Artículo 1, el Santo Padre establece que el ofrecimiento de la vida es un nuevo camino, una nueva circunstancia en el  proceso de beatificación y de canonización, distinta de las del martirio y la heroicidad de las virtudes.

Este cuarto camino establecido por el Papa Francisco enriquece y se suma a los tres previstos a lo largo de los siglos por la Iglesia católica, que prevén que se puede proceder a la beatificación de un Siervo de Dios afianzados en el camino del martirio; el camino de las virtudes heroicas y el equivalente que confirma el culto antiguo.

«Son dignos de especial consideración y honor aquellos cristianos que, siguiendo más de cerca las huellas y las enseñanzas del Señor Jesús, han ofrecido voluntaria y libremente su vida por los demás y han perseverado hasta la muerte en este propósito», leemos en el documento que Francisco firmó el 11 de julio, en el quinto año de su Pontificado.

«Es cierto que el heroico ofrecimiento de la vida, sugerido y sostenido por la caridad, expresa una verdadera, plena y ejemplar imitación de Cristo y, por lo tanto, es merecedor de aquella admiración que la comunidad de los fieles suele reservar a aquellos que voluntariamente han aceptado el martirio de sangre o han ejercido en grado heroico las virtudes cristianas», reitera el Papa al comenzar su Carta Apostólica.

E introduciendo las nuevas normas señala que las establece con el parecer favorable expresado por la Congregación para las Causas de los Santos, que en la Sesión Plenaria del 27 de septiembre de 2016, estudió atentamente si estos cristianos merecen la beatificación.