Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


1 comentario

El desempleo en España, mayo 2017.

02/06/2017

El Sistema cuenta con 18.345.414 afiliados mediosLos afiliados a la Seguridad Social en mayo crecen en 223.192, la mayor ganancia en un mes desde julio de 2005

 

  • La tasa de ocupación interanual aumenta el 3,87%, el mejor resultado desde 2006

 

  • El número de mujeres afiliadas al Sistema supera los 8,5 millones, el mayor de la historia

 

  • Se han recuperado ya más del 65% de los empleos destruidos

La afiliación media a la Seguridad Social alcanzó 18.345.414 ocupados en mayo, tras ascender en 223.192 personas (el 1,23%). Se trata del mayor incremento mensual desde julio de 2005 y el mayor de la serie histórica en este mes. El dato desestacionalizado (que avanza en 60.608) acumula ya 42 meses en positivo.

En términos interanuales, el quinto mes del año cerró con 683.575 afiliados medios más, el 3,87%, las mejores cifras tanto en términos absolutos como en tasa registradas desde 2006, año no homologable debido a los efectos de la regularización de extranjeros.

Se han recuperado casi 2,2 millones de empleos – 2.194.667.- de los que se destruyeron durante la crisis, el 65,6% de los perdidos.

Otro dato significativo es el número de mujeres afiliadas a la Seguridad Social supera el resultado de abril, con 8.502.457 trabajadoras. El mayor nivel jamás registrado. Representan el 46,35% del total de ocupados.

La creación de empresas (CCC) crece en 21.264 (con un mes de decalaje),  el mejor resultado de la serie.

 

BALANCE RESPECTO AL MES ANTERIOR

El Régimen General registró un incremento de 207.571 personas (1,40%), hasta alcanzar los 15.048.625 ocupados. En mayo, creció la afiliación en todos los sectores económicos, especialmente en Hostelería con 65.409 (5,26%); Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares, 24.349 (2,01%%); Comercio y Reparación de Vehículos de Motor y Motocicletas con 15.793 (0,68%%); Industria Manufacturera, 14.465 (0,83%); Construcción, 14.327 (1,94%) y Transporte y Almacenamiento, 10.790 (1,65%).

En cuanto al Sistema Especial Agrario, registra  29.087 ocupados más (3,67%), y se sitúa en 820.811 afiliados medios. Por su parte, el Sistema Especial del Empleados del  Hogar baja en 254 (-0,06%);  alcanza los 429.092 ocupados.

El Régimen de Autónomos cuenta con 3.229.086 personas, tras incrementarse en 15.079 (0,47%) en el mes.

Respecto al Régimen Especial del Mar, suma 524 ocupados (0,81%) hasta situarse en 65.040 ocupados. Finalmente, el Carbón está constituido por 2.664 afiliados medios tras sumar 18 ocupados en mayo (0,70%).

La cifra de afiliados a la Seguridad Social asciende en mayo en todas las Comunidades Autónomas.

 

RESPECTO A 2016

En relación al año pasado, el Sistema ha ganado 683.575 ocupados, el 3,87%. En concreto, destaca el buen comportamiento del Régimen General, que incorpora 652.116 trabajadores (4,53%). Un crecimiento que supera el 4,70% si hablamos del Régimen General propiamente dicho (sin Agrario ni Hogar), un récord absoluto de toda la historia de cualquier mes.

En el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos hay que señalar que la tasa aumentó un 0,97%, lo que se traduce en un crecimiento de 30.938 personas. El Régimen del Mar creció en 1,79% (1.142) y el Carbón registró descenso de 622 (-18,93%).

En términos anuales la ocupación avanza en todas las provincias y Comunidades Autónomas, excepto en la Ciudad Autónoma de Melilla

(-0,91%), destacando porcentualmente los incrementos de Baleares (6,60%), Canarias (5,61%), Región de Murcia (5,26%), Andalucía (4,61%) y la Comunidad Valenciana (4,52%).


Deja un comentario

Genova: diálogo del Papa con empresarios y trabajadores.

El Papa: quien despide y deslocaliza no es un empresario, sino especulador

Las respuestas de Francisco en el diálogo con los trabajadores de la Ilva: citó el primer artículo de la Constitución italiana: «Podemos decir que quitarle el trabajo a la gente o explotar a la gente con trabajo indigno o mal pagado es anticonstitucional»
REUTERS

Papa Francisco en la fábrica de acero Ilva

Pubblicato il 27/05/2017
Ultima modifica il 27/05/2017 alle ore 11:41
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A GÉNOVA

Quien despide y deslocaliza para tener más ganancias no es un buen empresario, es más no es un empresario sino un especulador. Lo dijo Francisco durante su primer discurso en Génova, en un padellón de la acerería italiana Ilva. Los empleados en la actualidad son 1550 (hasta hace algunos años eran más de 3000), y cuatrocientos de ellos reciben salarios recortados. El desafío que el sector de la siderurgia debe afrontar es el de mantener y conquistar nuevas cuotas de mercado, pero tratando de que la producción de acero sea compatible con el medio ambiente. En este ámbito se están obteniendo algunos resultados. La clausura de uno de los mayores hornos ha permitido que la producción sea sostenible desde el punto de vista ambiental. Pero se necesitan más inversiones para completar la fase de limpieza de la estructura.

 

El empresario Ferdinando Garrè, del Distrito Reparaciones Navales, le pidió al Papa una palabra «que nos consuele y nos anime frente a los obstáculos con los que nos topamos nosotros los empresarios todos los días».

 

Es la primera vez que vengo a Génova, y estar tan cerca del puerto me recuerda de dónde salió mi papá, y esto me emociona, una gran emoción. Gracias por su acogida. Yo conocía las preguntas y he escrito algunas ideas para responder y también, con la pluma en la mano, para tomar alguna cosa que se me ocurra en el momento para responder. Pero estas preguntas sobre el mundo del trabajo, quise pensarlas bien, para responder bien, porque hoy el trabajo está en peligro. Es un mundo en el que el trabajo no se considera con la dignidad que tiene y que da. Por esto, responderé con las cosas en las que he pensado, algunas que voy a decir en un momento. Hago una premisa una premisa. La premisa es: ¡el mundo del trabajo es una prioridad humana! Y, por lo tanto, es una prioridad cristiana, una prioridad nuestra, y también una prioridad del Papa, porque está en ese primer mandamiento que Dios dio a Adán («Ve, haz que crezca la tierra, trabaja la tierra, domínala»). Siempre ha existido una amistad entre la Iglesia y el trabajo, a partir de Jesús, trabajador, en donde hay un trabajador ahí está el interés y el amor del Señor y de la Iglesia. Creo que es claro. Es muy bella esta pregunta que viene de un empresario, de un ingeniero; en su manera de hablar de la empresa surgen las típicas virtudes del empresario. Como esta pregunta la hace un empresario, hablaremos de ellos. La creatividad, el amor por la propia empresa la pasión y el orgullo por la obra de las manos suyas y de los trabajadores, el empresario es una figura fundamental de una buena economía. No hay buena economía sin buenos empresarios. Sin su capacidad de crear, crear trabajo, crear productos, en sus palabras se siente también el afecto por la ciudad. Y se entiende esto. Por su economía, por la calidad de las personas, de los trabajadores y también por el ambiente, el mar. Es importante reconocer la virtud de los trabajadores y de las trabajadoras . Su necesidad de trabajadores y trabajadoras de hacer el trabajo bien, porque hay que hacerlo bien. A veces se piensa que uno trabaja bien solo porque se le paga. Esta es una grave desestimación del trabajo y del trabajador. Porque niega la dignidad del trabajo, que comienza justamente con trabajar bien, por dignidad, por honor. El verdadero empresario, trataré de trazar el perfil del buen empresario: conoce a sus trabajadores, porque trabaja a su lado, con ellos, no nos olvidemos de que el empresario debe ser antes que nada un trabajador. Si él no tiene esta experiencia de la dignidad del trabajo, ¡no será un buen empresario! Comparte las fatigas de los trabajadores y comparte las alegrías del trabajo,de resolver juntos problemas, de crear algo juntos. Cuando debe despedir a alguien es siempre una decisión dolorosa y no lo haría si pudiera. Ningún buen empresario ama despedir a su gente. No. Quien piense resolver el problema de su empresa despidiendo gente, no es un buen empresario, es un comerciante. Hoy vende a su gente, mañana vende la dignidad propia. Sufre siempre y a veces de este sufrimiento nacen nuevas ideas para evitar el despido. Este es el buen empresario. Yo me acuerdo… hace un año, un poco menos, en la Misa de Santa Marta, a las 7 de la mañana (a la salida yo saludo a la gente que está ahí), y se acercó un hombre que lloraba: «Vine a pedirle una gracia, yo estoy al límite y tengo que hacer una declaración de bancarrota y esto significaría despedir a unos 60 trabajadores, y no quiero, porque siento que me despido a mí mismo». Y ese hombre lloraba, ese es un buen empresario. Luchaba y rezaba por su gente, porque era suya, “mi familia”, ¿no? Se unieron. Una enfermedad de la economía es la progresiva transformación de los empresarios en especuladores. El empresario no debe ser confundido con el especulador, son dos tipos diferentes. El especulador es una figura semejante a la que Jesús en el evangelio llama mercenario para contraponerlo al buen pastor. No ama su empresa, a sus trabajadores, sino que los ve solo como medios para obtener ganancias usa la empresa y a los trabajadores para obtener ganancias. Despedir, cerrar, mover la empresa no les crean ningún problema, porque el especulador usa intrumentaliza, come personas y medios por sus objetivos de ganancia. Cuando la economía está habitada, en cambio, por buenos empresarios, las empresas son amigas de la gente y también de los pobres. Cuando pasa a las manos de los especuladores, todo se arruina, con él pierde rostro y pierde los rostros, es una economía sin rostros. Una economía abstracta. Detrás de las decisiones del especulador no hay personas, y entonces no se ven las personas que hay que despedir, que recortar, cuando la economía pierde el contacto con los rostros de las personas concretas se convierte en una economía sin rostro y por lo tanto en una economía despiadada.

 

Hay que temer a los epspeculadores no a los empresarios. Hay muchos buenos. Hay que temer a los especuladores, pero, paradójicamente, el sistema político parece animar a los que especulan sopre el trabajo y no a quienes invierten en el trabajo ¿Por qué? Porque crea burocracia y controles partiendo de la hipótesis de que los creadores de la economía son espelculadores y los que no lo son no tienen ventajas. Se sabe que reglamentos y leyes pensados para los deshonestos acaban penalizando a los honestos. Y hoy hay muchos verdaderos empresarios, honestos que aman a sus trabajadores, a la empresa que trabajan a su lado para sacar adelante la empresa, y estos son los más golpeados por estas políticas que favorecen a los especuladores. Pero los empresarios honestos y virtuosos salen adelante a pesar de todo. Me gusta citar una bella frase de Luidi Einaudi, economista y Presidente de la República Italiana. Escribió: «Miles, millones de individuos producen y trabajan y ahorran, a pesar de todo lo que nosotros podamos inventar para molestarlos, obstaculizarlos, desanimarlos. Es la vocación natural que los impulsa; no solo la sed de dinero. El gusto, el orgullo de ver a la propia empresa prosperar, adquirir crédito, constituyen un resorte de progreso tan potente como las ganancias. Si no fuera así, no se explicaría cómo existen empresarios que en la propia empresa prodigan todas sus energías e invierten todos sus capitales para tener utilidades a menudo mucho más modestas de las que podrían segura y cómodamente tener con otros usos». Le agradezco por lo que usted dijo, porque usted es un representante de estos empresarios, y estén atentos, ustedes empresarios, y también los trabajadores, cuidado con los especuladores, y también con las reglas y con las leyes que al final favorecen a los especuladores y no a los verdaderos empresarios y al final dejan a la gente sin trabajo.

 

Micaela, representante sindical, habló sobre la nueva frontera tecnológica y sobre el temor de que, en lugar de crear nuevos empleos, pueda crear precariedad y malestar social: «Hoy –dijo– la verdadera revolución sería precisamente la de transformar la palabra “trabajo” en una forma concreta de rescate social».

 

Me viene a la mente un juego de palabras: tú acabaste con “rescate social”, y yo diría “chantaje social” (el juego de palabras es con los vocablos italianos “riscatto” y “ricatto”, ndr.). Lo que ahora digo es una cosa real, que sucedió hace un año en Italia. Había una cola de gente desempleada para encontrar trabajo, un trabajo interesante, de oficina. La chica que me lo contó, una chica culta, hablaba algunas lenguas (que era importante para ese puesto)… Le dijeron: «Sí, pero serán entre 10 y 11 horas al día». Ella dijo que sí, inmediatamente, porque lo necesitaba: «Empezamos con 800 euros al mes». Y ella dijo: «¿Solo 800 euros por 11 horas?». Y el especulador: «Señorita, vea usted la cola; si no le gusta, váyase». Este no es un rescate, ¡este es un chantaje! El trabajo en negro: otra persona me contó que trabajó se septiembre a junio. Y luego lo despidieron en junio y lo volvieron a contratar en septiembre. Y así se juega, el trabajo en negro. El diálogo en los lugares de trabajo no son menos importantes de los que se hacen en las parroquias o en las solemnes salas de congresos, los lugares de la Iglesia son los lugares de la vida. Alguno podría decir: «¡Qué viene a decirnos este cura, que se vaya a su parroquia!». No, todos somos el pueblo de Dios. Muchos de los encuentros entre DIos y los hombres sobre los que nos hablan la Biblia y los Evangelios se dieron mientras las personas trabajaban. Los primeros discípulos de Jesús eran pescadores y fueron llamados justamente mientras estaban trabajando a orillas del lago. La falta de trabajo es mucho más que no tener una fuente de ingresos para poder vivir. El trabajo también es esto, pero es mucho más: trabajando nos volvemos más persona, nuestra humanidad florece, la Doctrina social de la Iglesia siempre ha visto el trabajo como participación en la creación que continúa gracias a las manos, a la mente y al corazón de los trabajadores. Sobre la tierra hay pocas alegrías más grandes que las que experimentamos trabajando. Así como hay pocos dolores más grandes de cuando el trabajo aplasta, humilla, mata. El trabajo es amigo del hombre y el hombre es amigo del trabajo. Con el trabajo, los hombres y las mujeres son ungidos de dignidad.

 

Alrededor del trabajo se edifica todo el pacto social; cuando no se trabaja, se trabaja mal o poco es la democracia la que entra en crisis, todo el pacto social entra en crisis. Y también es este el sentido del primer artículo de la Constitución italiana: «Italia es una república fundada sobre el trabajo». ¡Podemos decir que quitarle el trabajo a la gente o explotar a la gente con trabajo indigno o mal pagado es anticonstitucional, según este artículo! Si no estuviera fundada sobre el trabajo, la República italiana no sería una democracia, porque el lugar del trabajo siempre lo han ocupado los privilegios, las castas, las ganancias. Hay que ver las transformaciones tecnológicas y no resignarse a la ideología que imagina un mundo en el que tal vez la mitad o dos terceras partes de los trabajadores trabajen y los demás sean mantenidos con un pago social. Debe quedar claro que el objetivo social que hay que alcanzar no es el rédito para todos, sino el trabajo para todos. Porque sin trabajo para todos no habrá dignidad para todos. El trabajo de hoy y de mañana serán diferentes, tal vez muy diferentes, pensemos en la revolución industrial. Habrá una revolución, ¡pero tendrá que ser trabajo, no pensión! ¡No pensionados; trabajo! Uno se jubila a la edad justa, es un acto de justicia, pero es contra la dignidad de las personas jubilarlas a 35-40 años, con un pago del Estado. ¡Y te las arreglas! ¿Tengo qué comer? Sí. ¿Tengo dignidad? No, porque no tengo trabajo. Sin el trabajo no se puede sobrevivir, porque para vivir se necesita el trabajo y la decisión es entre sobrevivir y vivir. Y se necesita trabajo para todos, para los jóvenes. ¿Ustedes saben el porcentaje de jóvenes de 25 años para abajo sin empleo en Italia? No lo diré, busquen las estadísticas. Pero esta es una hipoteca del futuro, porque estos jóvenes crecen sin dignidad, porque no están unidos por el trabajo, que da dignidad. Es el núcleo de la cuestión. Un pago estatal, mensual, con el que saques adelante a la familia, no resuelve el problema. El problema debe ser resuelto con el trabajo para todos.

 

 

Al final, Victoria, una desempelada, le explicó al Papa que los desempelados sienten que las instituciones «no solo están lejos», sino que son «madrastras» más ocupadas «en un asistencialismo pasivo que en crear las condiciones que favorecen el trabajo… ¿En dónde podemos encontrar la fuerza para no tirar nunca la toalla?».

 

Precisamente así, quien pierde el trabajo y no logra encontrar otro siente que pierde la dignidad. Como los que se ven obligados a aceptar trabajos malos y equivocados. Todavía existen trabajos malos y equivocados en el tráfico de armas, en la pornografía, en los juegos de azar y en todas las empresas que no respetan ni a los trabajadores ni el medio ambiente, como los que reciben mucho dinero para que el trabajo ocupe toda la vida, sin horarios. Una paradoja de nuestras sociedades es la presencia de una cuota de personas que quisieran trabajar pero no pueden, o los otros que quisieran trabajar menos, pero no lo logran porque han sido comprados por las empresas. El trabajo se convierte en un hermano cuando a su lado está la fiesta, el tiempo libre. Sin esto, solo se vuelve trabajo esclavizante, aunque esté muy bien pagado. En las familias en las que hay desempleados nunca hay un domingo verdadero, porque falta el trabajo del lunes. Para celebrar la fiesta es necesario poder celebrar el trabajo, van de la mano, uno marca el tiempo del otro. El consumo es un ídolo de nuestro tiempo, es el consumo el centro de nuestra sociedad y después el placer. Hoy existen los nuevos templos abiertos 24 horas, que prometen la salvación, puntos de puro consumo y de puro placer. El trabajo es fatiga, es sudor, cuando una sociedad hedonista ve y quiere solo el consumo, no comprende el valor de la fatiga ni del sudor, no comprende el trabajo. Todas las idolatrías son experiencias de puro consumo. Sin volver a encontrar una cultura que estima la fatiga y el sudor, no volveremos a encontrar una nueva relación con el trabajo y seguiremos soñando el consumo del puro placer. El trabajo es el centro de todo pacto social, no un medio para poder consumir. Entre el trabajo y el consumo hay muchas cosas, importantes y bellas: libertad, honor, dignidad, derechos de todos. Si malbaratamos el trabajo al consumo, también malbarataremos estas palabras hermanas.

 

Muchas de las oraciones más bellas de nuestros padres y abuelos eran oraciones del trabajo, recitadas antes, durante y después del trabajo. El trabajo está presente todos los días, en la eucaristía cuyos dones son fruto de la tierra y del trabajo del hombre. Los campos, el mar, las fábricas, siempre han sido altares desde los que se han elevado oraciones bellas y puras, que Dios ha reunido y recibido, recitadas, pero también dichas con las manos, con el sudor, con la fatiga del trabajo de los que no sabían rezar con la boca. Dios acogió todas estas, y sigue acogiéndolas también hoy. Por ello, quisiera concluir con una oración: el ven Espíritu Santo: «Mándanos un rayo de luz, ven, Padre de los pobres, de los trabajadores y de las trabajadoras».


Deja un comentario

Genova: el Papa al mundo del trabajo.

El Papa en Génova: “Trabajo para todos”

(RV).- En el ámbito de su Visita pastoral a Génova, del último sábado de mayo, el Santo Padre Francisco – antes de celebrar un encuentro con los obispos, el clero, los seminaristas y religiosos de la Región italiana de Liguria, sin olvidar a los colaboradores laicos de la Curia, así como a los representantes de las demás confesiones religiosas – comenzó, muy temprano, sus actividades públicas encontrándose con el mundo del trabajo en la planta industrial Ilva.

Ilva es una sociedad por acciones, con administración extraordinaria – con establecimientos en diversas localidades –, que se ocupa de la  producción y transformación del acero. Fue fundada en 1905, convirtiéndose en el mayor complejo industrial de Europa en este sector. Su nombre deriva del latín y corresponde a la Isla de Elba, de donde se extraía el hierro que alimentaba los primeros altos hornos que se construyeron en Italia. Esta empresa ha padecido diversas vicisitudes desde el punto de vista económico cuyas soluciones están ultimándose precisamente en estos días.

El Obispo de Roma se dirigió en automóvil a planta industrial Ilva para celebrar, a partir de las 8.30, su primer encuentro familiar y en forma de diálogo, con el mundo del trabajo. Aquí respondió a cuatro preguntas:

Un empresario del distrito de reparaciones navales, aludió a los tantos obstáculos, entre los cuales la excesiva burocracia y la lentitud en la toma de decisiones públicas, junto a la falta de servicios e infraestructuras adecuadas, pidiéndole a Francisco una palabra capaz de reconfortarlos y animarlos.

Una representante sindical le presentó al Santo Padre la situación actual de esta realidad, que se encuentra ya en la “cuarta revolución industrial”, conocida también como “industria 4.0”. Y si bien afirmó que el mundo del trabajo está preparado para aceptar los nuevos desafíos productivos, su preocupación es que en esta “nueva frontera tecnológica”, junto a la reactivación económica y productiva, que antes o después llegará, no traigan consigo nueva ocupación de calidad, sino que más bien contribuyan a incrementar la precariedad y el malestar social.

Un trabajador que realiza un camino de formación organizado por los Capellanes, puso de manifiesto que en los ambientes de trabajo suelen prevalecer la competición, la carrera y los aspectos económicos, mientras el trabajo representa una ocasión privilegiada de testimonio y de anuncio del Evangelio, vivido adoptando actitudes de fraternidad, colaboración y solidaridad. De ahí la petición al Sucesor de Pedro de algunos consejos para caminar mejor hacia estos ideales.

En fin, una desocupada le dijo al Papa Francisco que su categoría siente que las Instituciones están lejos y orientadas más hacia un asistencialismo pasivo que a trabajar para crear las condiciones que favorezcan el trabajo. Y puso de manifiesto que los consuela el calor humano con que la Iglesia está cerca de ellos, también con la acogida que encuentran en la casa de los Capellanes. A la vez que le preguntó dónde pueden encontrar la fuerza para seguir creyendo y yendo hacia adelante a pesar de todo esto.

Al tomar la palabra el Pontífice recordó que se trataba de su primera visita a Génova, desde cuyo puerto partió su papá, lo que lo llenaba de emoción, y les agradeció el calor con que lo recibieron. Al mismo tiempo, explicó que ya conocía las preguntas que le habrían formulado, por lo que las respondería según lo que había pensado sobre este tema.

“El mundo del trabajo es una prioridad humana”

El Pontífice afirmó que el mundo del trabajo es una prioridad humana. Y, por lo tanto, una prioridad cristiana, una prioridad nuestra y también una prioridad del Papa. Tras destacar que Jesús era un trabajador, teniendo en cuenta que la primera pregunta la formuló un empresario, un ingeniero, el Santo Padre se refirió a la creatividad necesaria tanto para crear un nuevo producto como el mismo trabajo.

De ahí que haya afirmado que “no hay buena economía sin un buen empresario”. Porque el verdadero empresario conoce a sus trabajadores; trabaja junto a ellos y con ellos. Y dijo que ante todo, un buen empresario “debe ser un buen trabajador. Debe tener la experiencia del trabajo. Y ser capaz de compartir las fatigas de los trabajadores y sus logros”. A la vez que destacó que “ningún buen empresario ama despedir a su gente”.

“Ningún buen empresario ama despedir a su gente”

Quien piensa resolver los problemas de su empresa despidiendo a los trabajadores es sólo un comerciante que vende a su gente y que mañana venderá su propia dignidad, manifestó Francisco. A la vez que aludió al sufrimiento del que pueden surgir nuevas ideas. Y recordó que hace poco más de un año, saludó a un hombre que lloraba tras haber participado en la Misa matutina que celebra en la capilla de la Casa de Santa Marta, que le había confiado su dolor ante la decisión de tener que despedir a sus trabajadores tras la quiebra de su empresa. “Y lo hacía con dolor y llorando”, dijo el Papa.

“No a la transformación de empresario en especulador”

También afirmó que el empresario no debe transformarse en un especulador. Y propuso una analogía entre el mercenario y el Buen Pastor, tal como afirma Jesús en el Evangelio. Despedir, cerrar – reflexionó el Pontífice – a estos especuladores no les crea ningún problema porque usan a la gente. Sin embargo la empresa debe ser “amiga de la gente”. Por eso dijo “no a la economía despiadada”. Y agregó que más que al empresario, hay que temer al especulador; porque se sabe que  los reglamentos y las leyes están pensados para los deshonestos y terminan penalizando a los honestos. Pero no se debe olvidar que hoy hay tantos verdaderos empresarios honestos que aman a sus trabajadores, a la empresa, que trabajan con ellos para llevar adelante la empresa, y éstos son los menos aventajados por las políticas que favorecen a los especuladores.

“La mística del amor” de los buenos empresarios

Después de referirse a lo que podría definirse “la mística del amor” de los buenos empresarios, tras la intervención de la sindicalista el Papa respondió con un juego de palabras: “rescate social” – “chantaje social”. Y relató una anécdota referida a una trabajadora a la que le ofrecían 800 euros al mes por once horas de trabajo diario. También se refirió al trabajo en negro. Y recordó que conoce a una persona que no trabaja todos los meses del año, porque en un determinado mes la despiden, para meses después volver a hacerle firmar su contrato de trabajo.

Francisco aludió a la doctrina social de la Iglesia. Y dijo que en la tierra hay pocas alegrías grandes como las que se experimentan trabajando. También afirmó que el trabajo es amigo del hombre y el hombre amigo del trabajo, a pesar de que a veces nos hiere. Asimismo destacó que en torno al trabajo se construye el entero pacto social. Porque cuando no se trabaja, o se trabaja mal, o se trabaja poco o se trabaja mucho, la democracia está en crisis.  Y dijo que si la República Italiana no estuviera basada en el trabajo, no sería una democracia. Porque el lugar del trabajo lo ocuparían sólo las castas.

El Santo Padre impulsó con fuerza la existencia del trabajo en contraposición con la jubilación forzada o anticipada, independientemente de los cambios que el mismo trabajo implique. Porque sin trabajo se pierde la dignidad. También destacó que el trabajo de hoy será diferente, por eso mientras sin trabajo se puede sobrevivir, para vivir – dijo – se necesita el trabajo. Ahí está la elección: entre vivir o sobrevivir. De manera que reafirmó que el trabajo debe ser para todos, comenzando por los jóvenes. Puesto que de lo contrario se establece una hipoteca para el futuro. “El problema – añadió – se resuelve con trabajo para todos”.

“El problema se resuelve con trabajo para todos”

Tras escuchar al trabajador que realiza un camino de formación organizado por los Capellanes el Papa aludió al error antropológico de la competición, y afirmó que la empresa es ante todo cooperación mutua. Y puso de manifiesto que el pobre suele ser considerado una persona sin méritos y culpable, mientras los ricos se sienten exonerados de hacer algo.

Por último, el Pontífice se refirió a los trabajos que no son buenos, porque no respetan los derechos de los trabajadores ni de la naturaleza. Una paradoja de nuestra sociedad es el creciente número de personas que querrían trabajar y no lo logran, en contraposición a quienes trabajan tanto, demasiado, y que querrían trabajar menos, pero que tampoco lo logran porque han sido “comprados por las empresas”. Por eso destacó que debe existir el tiempo de la fiesta y del descanso. Sí porque para poder celebrar la fiesta, es necesario poder celebrar el trabajo.

“Para poder celebrar la fiesta, es necesario poder celebrar el trabajo”

Francisco también dijo que “el consumo es un ídolo de nuestro tiempo”. Aludió a los nuevos templos que prometen la salvación y la vida eterna, templos de puro consumo y placer. Mientras el trabajo “es fatiga y sudor, como nos lo recuerda la Biblia”. Lamentablemente, una sociedad hedonista que no comprende esto se vuelve una idolatría de puro consumo. Donde “los ídolos no trabajan”. Una cultura debe saber estimar la fatiga y el sudor.

“Los ídolos no trabajan”

El trabajo es el centro de todo pacto social. De donde parten el honor, la libertad, los derechos para todos. Con dignidad, libertad, respeto. Hay que seguir amando el trabajo y aprender a rezar, terminó diciendo el Papa. Porque el trabajo es amigo de la oración. Recordó además que un mundo que no conoce el valor del trabajo no puede conocer el valor de la Eucaristía. Y dijo que también se puede rezar con las manos y en el trabajo.

Francisco concluyó su sentido diálogo con los trabajadores invitando a rezar la antigua oración del Ven Espíritu Santo, a la vez que impartió a todos su bendición apostólica.


Deja un comentario

El empleo y el desarrollo: palabras del Papa. Comentario

El Papa: “El desempleo ha asumido proporciones dramáticas”

Nueva denuncia de Francisco durante la audiencia a los participantes del Congreso de la Centesimus Annus: «El problema debe ser afrontado por un sentido de justicia entre las generaciones y de responsabilidad por el futuro»
ANSA

Una manifestación de desempleados en Italia

32
0
Pubblicato il 20/05/2017
Ultima modifica il 20/05/2017 alle ore 14:35
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

Papa Francisco ha dicho muchas veces que el desempleo es uno de los males de nuestro tiempo. Pero ahora el problema «ha asumido proporciones verdaderamente dramáticas», por lo que el Pontífice insiste en la urgencia de afrontar tal problemática, sobre todo en un contexto en el que surgen cada vez más nuevas y refinadas tecnologías que podrían afectar sobre todo a los jóvenes incapaces de «promoverse a sí mismos». La denuncia de Bergoglio llegó durante la audiencia de hoy a la Fundación Centesimus Annus – Pro Pontifice sobre el tema «Alternativas constructivas en una fase de desequilibrios globales. Empleo y dignidad del individuo en la era digital — Incentivos a la solidaridad y a la virtud cívica».

El centro de la discusión es, principalmente, la «cuestión crucial de la creación de trabajo en el contexto de la nueva revolución tecnológica en acto». «¿Cómo no podríamos estar preocupados por el grave problema del desempleo de los jóvenes y de los adultos que no disponen de los medios para “promoverse” a sí mismos?», preguntó Francisco. «Es un problema que ha asumido proporciones verdaderamente dramáticas», afirmó, tanto en los países en vías de desarrollo como en los países desarrollados y que, por lo tanto, exige ser afrontado, «por un sentido de justicia entre las generaciones y de responsabilidad por el futuro».

 

De manera análoga, aconsejó el Papa, «los esfuerzos para afrontar el conjunto de las cuestiones enlazadas con el desarrollo de las nuevas tecnologías, con la transformación de los mercados y con las legítimas aspiraciones de los trabajadores, deben considerar no sólo a los individuos, sino también a las familias». Considerando que «la incertidumbre en las condiciones laborales aumenta la presión y los problemas de la familia y tiene un efecto sobre la capacidad de la familia de participar fructuosamente en la vida de la sociedad», subrayó Bergoglio.

 

Después pidió «un cambio de actitud, de opiniones y de estilo de vida», esenciales «para construir un mundo más justo, libre y en armonía». Un mundo que luche verdaderamente en contra de la pobreza, que «exige una mejor comprensión de ella como un fenómeno humano y no meramente económico».

 

«Muchas personas se comprometen para unir a la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, puesto que sabemos que las cosas pueden cambiar», subrayó. «Promover el desarrollo humano integral —añadió— exige implicación con las necesidades y los anhelos de la gente. Requiere escuchar a los pobres y su cotidiana experiencia de privaciones múltiples y sobrepuestas, ideando respuestas específicas a situaciones concretas. Ello requiere dar vida, en el interior de las comunidades y entre las comunidades y el mundo de los negocios, a estructuras de mediación capaces de reunir a las personas y los recursos, iniciando procesos en los cuales los pobres sean protagonistas principales y beneficiarios. Este enfoque de la actividad económica, basado en la persona, alentará la iniciativa y la creatividad, el espíritu empresarial y a las comunidades de trabajo y de empresa, de modo que se pueda favorecer la inclusión social y el crecimiento de una cultura de solidaridad eficaz».


Deja un comentario

Empleo y doctrina social: el Papa a la Fundación Centesimus annus.

Papa: tecnología y ética al servicio de la dignidad humana del trabajo. Evangelio y doctrina social de la Iglesia

2017-05-20 Radio Vaticana

Es urgente y crucial la creación de empleo en la actual revolución tecnológica, sin olvidar a jóvenes, adultos y familias

(RV).- El Papa Francisco alentó los esfuerzos que la Fundación Centesimus Annus Pro Pontefice realiza para llevar la luz del Evangelio y la riqueza de la doctrina social de la Iglesia para construir un  mundo más justo, libre y en armonía para toda la familia humana.

El Santo Padre recibió a los participantes en la Conferencia internacional dedicada a encontrar alternativas constructivas en la actual situación global del trabajo y la tecnología, para impulsar la dignidad humana, la solidaridad y la virtud cívica:

«Expreso mi aprecio por vuestros esfuerzos en encontrar modos alternativos de comprensión de la economía, del desarrollo y del comercio, para responder a los desafíos éticos planteados por la imposición de nuevos paradigmas y formas de poder, derivadas de la tecnología, la cultura del descarte y de estilos de vida que ignoran a los pobres y desprecian a los débiles (cfr Enc. Laudato si’, 16)»

El Papa destacó que la lucha contra la pobreza exige una comprensión profunda de la misma como fenómeno humano y no meramente económico

«Promover el desarrollo humano integral requiere diálogo e implicación con las necesidades y los anhelos de la gente. Requiere escuchar a los pobres y su cotidiana experiencia de privaciones múltiples y sobrepuestas, ideando respuestas específicas a situaciones concretas. Ello requiere dar vida, en el interior de las comunidades y entre las comunidades y el mundo de los negocios, a estructuras de mediación capaces de reunir a las personas y los recursos, iniciando procesos en los cuales los pobres sean protagonistas principales y beneficiarios. Este enfoque de la actividad económica, basado en la persona, alentará la iniciativa y la creatividad, el espíritu empresarial y a las comunidades de trabajo y de empresa, de modo que se pueda favorecer la inclusión social y el crecimiento de una cultura de solidaridad eficaz».

El Obispo de Roma hizo hincapié en su preocupación ante el desempleo que afecta a la juventud y a los adultos que no disponen de medios para promoverse a sí mismos:

«Es un problema que ha asumido proporciones verdaderamente dramáticas tanto en los países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo y que pide ser afrontado por sentido de justicia entre las generaciones y de responsabilidad para el futuro. Del mismo modo, los esfuerzos para afrontar el conjunto de las cuestiones enlazadas con el desarrollo de las nuevas tecnologías, con la transformación de los mercados y con las legítimas aspiraciones de los trabajadores, deben considerar no sólo a los individuos, sino también a las familias. Ésta, como saben, ha sido una preocupación expresada en las recientes asambleas sinodales sobre la familia, que han destacado cómo la incertidumbre en las condiciones laborales aumenta la presión y los problemas de la familia y tiene un efecto sobre la capacidad de la familia de participar fructuosamente en la vida de la sociedad».

(CdM – RV)


Deja un comentario

Brasil: la huelga general y los obispos.

BRASIL – Los obispos invitan a sumarse a la huelga nacional “para defender los derechos adquiridos, en defensa de la vida y de la dignidad de todos”

miércoles, 26 abril 2017política   obispos   derechos humanos  

Mons. Francesco Biasin

Brasilia (Agencia Fides) – El obispo de Barra do Piraí-Volta Redonda, Su Exc. Mons. Francesco Biasin, ha pedido a los fieles de su diócesis que se sumen a la huelga general proclamada por los sindicatos para este viernes 28 de abril.
“Invito a todos a participar y a pedir justicia y dignidad”, ha dicho el prelado en un vídeo mensaje publicado en el sitio web de su diócesis y relanzado en las redes sociales. “Es una causa justa – ha explicado – defender los derechos adquiridos, en defensa de la vida y de la dignidad de todos, especialmente los pobres y vulnerables”.
La huelga ha sido convocada por todos los sindicatos brasileños en protesta contra la reforma de las pensiones y contra la reforma laboral propuesta por el Gobierno del presidente Michel Temer. Estas reformas tienen como objetivo aumentar la edad mínima para la jubilación y eliminar algunos derechos y garantías laborales, en un supuesto intento por parte del gobierno de reducir el déficit presupuestario y fomentar la creación de puestos de trabajo.
“Hagamos ver a nuestros líderes nuestra indignación con respecto a las reformas impuestas a la población, sin diálogo con la sociedad civil organizada, y para expresar nuestro deseo de construir un Brasil mejor para todos”, ha dicho el obispo.
La invitación de Mons Biasin no es la única. Mons. Fernando Antonio Saburido, O.S.B., arzobispo de Olinda y Recife, también ha hecho un llamamiento a los fieles a participar en la manifestación nacional. “La clase obrera no puede perder los derechos que han sido conquistados con tanto esfuerzo”, se lee en su declaración.
Hoy comienzan en Brasilia los trabajos de la Asamblea de la Conferencia Episcopal, y el Secretario, Mons. Leonardo Steiner, obispo auxiliar de Brasilia, ya ha anunciado que este tema será el que se tratará hoy, 26 de abril. (CE) (Agencia Fides, 26/04/2017)


Deja un comentario

El desempleo en España durante el mes de marzo.

04/04/2017

El Sistema cuenta con 17.910.007 afiliados mediosLa afiliación a la Seguridad Social crece en 161.752 ocupados, cifra récord en un mes de marzo

foto ilustrativa
  • La tasa de ocupación interanual aumenta el 3,49%, el mejor resultado desde 2007
  • El dato desestacionalizado suma 40 meses en positivo, con 73.941 afiliados más

La afiliación media a la Seguridad Social alcanzó 17.910.007 ocupados en marzo, tras ascender en 161.752 personas (el 0,91%). Se trata del mayor aumento de la serie histórica en este mes.

En términos interanuales, el tercer mes del año cerró con 604.209 afiliados medios más, el 3,49%, las mejores cifras tanto en términos absolutos como en tasa registradas desde 2007. Este incremento, al igual que el mensual, se debe en gran parte al buen comportamiento del Régimen General que suma 576.914 ocupados (4,10%).

 

BALANCE RESPECTO AL MES ANTERIOR

El Régimen General registró un incremento de 144.337 (1%), hasta alcanzar los 14.647.117 ocupados. En marzo, creció la afiliación en todos los sectores económicos, especialmente en Hostelería con 51.521 (4,70%); Construcción con 17.471 (2,44%); Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares, 14.984 (1,27%); Industria Manufacturera, 8.627 (0,50%); Administración Pública y Defensa, 8.306 (0,80%).

En cuanto al Sistema Especial Agrario, registra  6.574 ocupados menos (-0,84%), al concluir la importante campaña de cítricos en la comunidad valenciana. Se sitúa en 778.273 afiliados medios. Por su parte, el Sistema Especial del Empleados del  Hogar aumenta en 1.842 (0,43%);  alcanza los 428.524 ocupados.

El Régimen de Autónomos cuenta con 3.196.754 personas, tras incrementarse en 15.282 (0,48%) en el mes.

Respecto al Régimen Especial del Mar, suma 2.100 ocupados (3,42%) hasta situarse en 63.485 ocupados. Finalmente, el Carbón está constituido por 2.650 afiliados medios tras ascender en 33 personas en marzo (1,25%).

En cuanto al dato desestacionalizado, básico para ver la tendencia de la afiliación, suma 40 meses en positivo, con 73.941 afiliados más, y sitúa el número de afiliados ocupados por encima de los 18 millones.

La cifra de afiliados a la Seguridad Social asciende en marzo en todas las Comunidades Autónomas, salvo en la Ciudad Autónoma de Melilla.

 

RESPECTO A 2016

En relación al año pasado, el Sistema ha ganado 604.209 ocupados, el 3,49%. En concreto, destaca el buen comportamiento del Régimen General, que incorpora 576.914 trabajadores (4,10%). Un crecimiento que supera el 4,34% si hablamos del Régimen General propiamente dicho (sin agrario ni hogar).

En el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos hay que señalar que la tasa aumentó un 0,87%, lo que se traduce en un crecimiento de 27.459 personas. El Régimen del Mar creció en 1,05% (659) y el Carbón registró un descenso de 823 personas (-23,69%).

En términos anuales la ocupación avanza todas las provincias y Comunidades Autónomas, excepto en la Ciudad Autónomas de Melilla

(-1,17%), destacando porcentualmente los incrementos de Islas Baleares (5,71%), Canarias (5,10%), Región de Murcia (4,88%) y Cataluña (3,88%).