Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa explica y comenta sus visitas a Nianmar y Bangladesh.

El Papa pide ayudar a los Rohinyá y a todos los perseguidos del mundo

Durante la Audiencia general Francisco recordó su viaje apostólico a Myanmar y Bangladesh: el futuro de Asia no es de quien construye armas, sino de quien siembra fraternidad
AFP

La Audiencia del Papa

59
0
Pubblicato il 06/12/2017
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El Papa quiso expresar su solidaridad a Bangladesh «en su compromiso por socorrer a los prófugos Rohinyá, que confluyeron en masa a su territorio, en donde la densidad de población ya es una de las más elevadas del mundo». Lo recordó durante la Audiencia general de hoy, 6 de diciembre de 2017, en el Aula Pablo VI. Fue la ocasión para recordar su reciente viaje a Asia (del 26 de noviembre al 2 de diciembre). En Myanmar, de donde proviene esta minoría musulmana perseguida, Francisco dijo haber animado a las autoridades locales en los «esfuerzos de pacificación del país», mientras que la etapa de Bangladesh «marcó un paso más a favor del respeto y del diálogo entre el cristianismo y el islam». En cuanto a todo el continente asiático, su futuro, dijo entre aplausos Bergoglio, refiriéndose a los jóvenes con los que se reunió, «será no de quien construya armas, sino de quien siembre fraternidad».

 

La población de Bangladesh, segunda etapa del viaje asiático, «es en gran parte de religión musulmana, y, por lo tanto, mi visita (siguiendo las huellas de las del beato Pablo VI y de san Juan Pablo II) marcó un paso más a favor del respeto y del diálogo entre el cristianismo y el islam», dijo el Papa. «A las autoridades del país recordé que la Santa Sede ha apoyado desde el inicio la voluntad del pueblo bangladesí de constituirse como nación independiente, así como la exigencia de que en ella siempre sea tutelada la libertad religiosa. En particular, quise expresar solidaridad a Bangladesh en su compromiso por socorrer a los prófugos Rohingyá, que confluyeron en masa a su territorio, en donde la densidad de población ya es una de las más elevadas del mundo».

 

El Papa volvió a hablar sobre el argumento durante los saludos a los diferentes grupos lingüísticos de fieles que estaban presentes en el Aula Pablo VI. En particular, a los fieles de lengua árabe dijo que «quien no sufre con el hermano sufriente, aunque sea diferente por raza, por religión, por lengua o por cultura, debe interrogarse sobre la sinceridad de su fe y sobre su humanidad. Me conmovió mucho el encuentro con los refugiados Rohinyá y les pedí que nos perdonaran por nuestras faltas y por nuestro silencio, pidiendo a la comunidad internacional que ayude y socorra a todos los grupos oprimidos y perseguidos presentes en el mundo».

 

En Myanmar, a donde un sucesor de Pedro nunca había ido tras la formalización de las relaciones diplomáticas entre el país y la Santa Sede, Francisco dijo que se había reunido con las autoridades locales, «animando los esfuerzos de pacificación del país y esperando que todos los diferentes elementos de la nación, sin exclusión, puedan cooperar en este proceso en el respeto recíproco». Con este mismo espíritu, el Pontífice argentino también se reunió con los representantes de las diferentes comunidades religiosas y, en particular, con el Supremo Consejo de los monjes budistas, al cual, dijo, «manifesté el aprecio de la Iglesia por su antigua tradición espiritual, y la confianza en que los cristianos y los budistas puedan ayudar juntos a las personas y amar a Dios y al prójimo, rechazando cualquier tipo de violencia y oponiéndose al mal con el bien». En general, el Papa quiso «expresar la cercanía de Cristo y de la Iglesia a un pueblo que ha sufrido debido a conflictos y represiones, y que ahora está caminando lentamente hacia una nueva condición de libertad y de paz».

 

Jorge Mario Bergoglio subrayó la vitalidad de la Iglesia católica en ambos países. El Papa recordó que confirmó en la fe a la Iglesia «viva y ferviente» de la ex Birmania, «pequeña grey y levadura del Reino de Dios» en un país de mayoría budista. Después Francisco recordó que en Dhaka visitó la Casa Madre Teresa, en donde la santa se quedaba cuando se encontraba en esa ciudad, y que acoge a muchísimos huérfanos y a personas con discapacidades. «Allá, según su carisma, las monjas viven cada día la oración de adoración y el servicio a Cristo pobre y sufriente, y nunca falta la sonrisa en sus labios: monjas que rezan tanto, que sirven a los que sufren y siguen con la sonrisa: es un testimonio bello, agradezco mucho a estas monjas». En cuanto a los jóvenes de Myanmar, en sus rostros, dijo el Papa entre los aplausos de los fieles que estaban en la Audiencia general, «llenos de alegría, vi el futuro de Asia: un futuro que será no de quien construya armas, sino de quien siembre fraternidad». En Bangladesh, el último evento «fue con los jóvenes bangladesíes, lleno de testimonios, cantos y danzas. ¡Pero qué bien bailan estos bangladesíes! Una fiesta que manifestó la alegría del Evangelio acogido por esa cultura; una alegría fecundada por los sacrificios de muchos misioneros, de muchos catequistas y padres cristianos. En el encuentro también estaban presentes jóvenes musulmanes y de otras religiones: un signo de esperanza para Bangladesh, para Asia y para el mundo entero».

Anuncios


Deja un comentario

Palabras de aliento del Papa a la pequeña iglesia de Myanmar

“Aquí la Iglesia está ayudando a muchos, sin distinciones étnicas o religiosas”

La misa de Francisco en el Kyaikkasan Ground de Rangún: «Sé que muchos en Myanmar llevan las heridas de la violencia. Pensemos que la cura puede venir de la rabia y de la venganza. Sin embargo, la vía de la venganza no es la vía de Jesús»

El Papa durante la misa en Rangún

Pubblicato il 29/11/2017
Ultima modifica il 29/11/2017 alle ore 06:02
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A RANGÚN (MYANMAR)

En un país en el que todavía hay muchas heridas «visibles e invisibles» abiertas, y en donde el odio y la violencia debido a motivos étnicos todavía están vivos, hay que recordar que «la vía de la venganza no es la vía de Jesús». Lo hizo el Papa Francisco durante la homilía de la misa en el Kayaikkasan Ground, la zona de 60 hectareas que s eencuentra en el corazón de Rangún en donde se practican unas 30 disciplinas deportivas y en donde también se encuentra el Ministerio del deporte. Es una zona en la que pueden caber 250 mil personas. Allí se reunió el pequeño pueblo católico de Myanmar par encontrarse con el Papa. Eran muchos lo sue estaban, más de 100 mil. Según un primer cálculo de las autoridades locales había unas 150 mil personas. El palco papal estaba cubierto por un techo finamente decrado con motivos dorados orientales.

 

Francisco lleva los paramentos de color verde oscuro, recamados con motivos de flores típicos de la región. Hay cantos en latín y en la lengua local. Las oraciones de los fieles fueron recitadas en las lenguas shan, chin, tamil, karen, Kachin y kayan. La misa fue celebrada en latín, inglés y birmano. Francisco pronunció la homilía en italiano, con traucción al birmano.

 

El Papa indicó que es «necesario  recordar que tenemos ante nosotros una brújula segura: el Señor crucificado. En la cruz, encontramos la sabiduría que puede guiar nuestras vidas con la luz que proviene de Dios. Desde la cruz también nos llega la curación. Allí, Jesús ofreció sus heridas al Padre por nosotros, las heridas que nos han curado. ¡Que siempre tengamos la sabiduría de encontrar en las heridas de Cristo la fuente de toda curación!».

REUTERS

«Sé que muchos en Myanmar llevan las heridas de la violencia, heridas visibles e invisibles. Existe la tentación –explicó– de responder a estas heridas con una sabiduría mundana que, como la del rey en la primera lectura, está profundamente equivocada. Pensamos que la curación pueda venir de la ira y de la venganza. Sin embargo, la vía de la venganza no es la vía de Jesús. El camino de Jesús es radicalmente diferente. Cuando el odio y el rechazo lo condujeron a la pasión y a la muerte, él respondió con perdón y compasión».

 

En un país fuertemente marcado por el odio étnico (basta recordar el destino de los Rohinyá, pero también el de muchas otras minorías que en este momento sufren a pesar de no estar bajo la atención de los medios internacionales), las palabras del Papa indican la única vía cristiana posible. La cercanía a estas otras minorías religiosas está simbólicamente expresada en el pastoral artesanal de madera que usa el Pontífice: se lo regalaron los Kachin que ahora se encuentran en los campos para refugiados de la ciudad de Winemaw, en el estado de Kachin, con una población principalmente cristiana, en la parte septentrional de Myanmar.

 

«Sé que la Iglesia en Myanmar ya está haciendo mucho para llevar a otros el bálsamo saludable de la misericordia de Dios, especialmente –reconoce el Pontífice– a los más necesitados. Hay muestras claras de que, incluso con medios muy limitados, muchas comunidades anuncian el Evangelio a otras minorías tribales, sin forzar ni coaccionar, sino siempre invitando y acogiendo».

 

Después, el Papa recuerda que las actividades caritativas son ejercidas sin distinciones: «En medio de tanta pobreza y dificultades, muchos de ustedes ofrecen ayuda práctica y solidaridad a los pobres y a los que sufren. Con el servicio diario de sus obispos, sacerdotes, religiosos y catequistas, y en particular a través de la encomiable labor de la Catholic Karuna Myanmar y de la generosa asistencia proporcionada por las Obras Misionales Pontificias, la Iglesia en este país está ayudando a un gran número de hombres, mujeres y niños, sin distinción de religión u origen étnico».

 

Es por ello que el Papa afirma: «Soy testigo de que la Iglesia aquí está viva, que Cristo está vivo y está aquí con ustedes y con sus hermanos y hermanas de otras comunidades cristianas. Los animo a seguir compartiendo con los demás la valiosa sabiduría que han recibido, el amor de Dios que brota del corazón de Jesús».


Deja un comentario

Donación al Papa de un auto Lamborghini.

El Papa subastará el Lamborghini que recibió de regalo para ayudar a cristianos en Irak

Miercoles 15 Nov 2017 | 10:28 am

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco recibió de regalo un automóvil Lamborghini, en una “edición única” de su modelo Huracán, y dispuso que sea puesto a subasta para ayudar al retorno de cristianos a la meseta iraquí de Nínive a través de la reconstrucción de sus viviendas, entre otras obras de beneficencia.

El papa Francisco recibió de regalo este miércoles un automóvil Lamborghini y dispuso que sea puesto a subasta para ayudar a los cristianos de Irak, entre otras obras de beneficencia.

El pontífice recibió en la Casa Santa Marta, donde reside, a los directivos de la empresa automovilística, que le obsequiaron “una edición única del modelo Huracán”, de color blanco y con detalles de oro amarillo.

El vehículo tiene un precio de mercado de 183.000 euros, pero el costo de esta versión especial para el Papa puede superar los 230.000 euros, según los especialistas.

La Oficina de Prensa del Vaticano informó que Francisco decidió subastar el automóvil a través de la casa Sotheby’s y repartir lo recaudado en otros proyectos humanitarios.

Una parte de los fondos recaudados se destinarán a la iniciativa que busca ayudar al retorno de cristianos a la meseta iraquí de Nínive mediante la reconstrucción de sus viviendas, además de iglesias y edificios públicos.

Los otros proyectos a los que se destinarán fondos son: la comunidad Papa Juan XXIII, que ayuda a mujeres víctimas de la trata de personas para explotación sexual, y a dos organizaciones italianas que prestan ayuda humanitaria en África, especialmente a mujeres y niños.+


Deja un comentario

Cantantes en favor de los refugiados.

 

Un cantante nos dedica una canción de “yo acojo a las personas refugiadas”

Por Amnistía Internacional

Miles de artistas musicales ofrecieron conciertos secretos en salas de estar de 200 ciudades durante el reciente evento de Amnistía “Dales un hogar”, presentado como un acto global de bienvenida en favor de las personas refugiadas. Uno de ellos, Ciaran McMeeken, estaba tan inspirado que compuso un tema homónimo horas antes de interpretarlo en Nueva Zelanda.

Ciaran, que lanzó este tema el 6 de octubre de 2017, donará todos los beneficios para el trabajo que lleva a cabo Amnistía“Escribí esta canción desde el punto de vista de un niño que pierde a sus padres en un país desgarrado por la guerra —ha expresado Ciaran—. Me pesaba mucho lo afortunados y privilegiados que somos aquí en Nueva Zelanda, y también la importancia del hecho de que si podemos ayudar y dar, aunque sea un poco, debemos hacerlo. Espero de verdad que esta canción ofrezca algo de consuelo a las personas que están ahí fuera”.

Ciaran ha escrito una canción muy hermosa —ha declarado Meg de Ronde, directora de Campañas de Amnistía Internacional Nueva Zelanda—. Ofrecerla de este modo dice mucho de él, y a Amnistía Internacional le complace profundamente que defienda los derechos de las personas refugiadas. En nombre de todas las personas de todo el mundo que trabajan para acoger a las personas refugiadas, gracias por tu postura”.

El cantante formaba parte de un elenco repleto de estrellas, como Ed Sheeran, Emeli Sandé y Hot Chip. A ellas se unieron grupos musicales de personas refugiadas de todo el mundo, como la Orquesta de Músicos Sirios, que actuó en Londres, y el dúo pop canadiense-somalí Faarrow, que lo hizo en Los Ángeles.

Los conciertos, organizados en colaboración con Sofar Sounds, se celebraron a lo largo de 24 horas y 60 países el 20 de septiembre de 2017. Los espectáculos apoyaban la campaña de Amnistía Internacional en favor de las personas refugiadas “Yo Acojo”, que insta a las personas a presionar a sus gobiernos —especialmente a los más ricos— para que acojan a más personas refugiadas.

El acto global “Dales un hogar” fue una celebración de lo que la población puede hacer y hace para apoyar a las personas refugiadas. “Cuando los gobiernos construyen muros, despliegan barcos de guerra y cierran puertas, nosotros cantamos otra canción: Damos la bienvenida a las personas refugiadas”, ha declarado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.


Deja un comentario

Campaña de Caritas internacional en favor de las migraciones.

Caritasbis“Compartiendo el Viaje”, campaña de Caritas Internationalis por la migración apoyada por el Papa

 

(RV).-“Compartiendo el Viaje” es el nombre de la campaña dirigida por Caritas Internationalis que lanzará el Papa Francisco el miércoles 27 de septiembre durante su Audiencia General en la Plaza de San Pedro. Se trata de una iniciativa, apoyada por el Pontífice, que busca reforzar la sensibilización pública sobre el tema de la migración, promoviendo oportunidades y espacios de encuentro entre los migrantes y sus comunidades, para que puedan reunirse y compartir sus experiencias de vida, con el objetivo de fortalecer vínculos sociales y fraternales entre todos.

En este contexto, nuestro colega Alessandro Gisotti, entrevista a Michel Roy, secretario general de Caritas Internationalis, quien explica más detalles sobre cómo surgió esta campaña y qué objetivos concretos espera alcanzar.

El origen de la campaña

A lo largo de su pontificado, el Obispo de Roma ha hecho numerosas exhortaciones fomentando la Cultura del Encuentro, con el fin de combatir la “cultura de la indiferencia”, tan dominante en el mundo actual.

«Esta campaña ha sido decidida por el Consejo representativo de Caritas Internationalis después de realizar una encuenta a todos sus miembros sobre este tema de la migración, que ha sido visto como una prioridad sobre la cual trabajar», señala Michel Roy. «Al mismo tiempo el Papa Francisco nos ha alentado a seguir adelante en este campo enfocándonos en lo que decía San Pablo a los romanos: cultiven la hospitalidad».

Se trata por tanto de una campaña educativa que pretende mover a cada uno invitándolo a “salir de sí mismo” para entrar en contacto con los migrantes. “Son personas que han sufrido mucho y han dejado sus hogares a causa de la pobreza, el hambre, la guerra“, continúa explicando el secretario de Caritas Internationalis. “Lo que queremos es que nuestros equipos a nivel local ofrezcan esta posibilidad de encuentro con los migrantes para que las comunidades cambien la visión que tienen sobre la migración y abran sus corazones, haciendo que nuestro mundo sea un mundo más fraterno”.

“Compartiendo el Viaje” mediante gestos concretos

Durante la Audiencia General del 27 de septiembre, el Papa realizará un gesto simbólico de “acogida hacia nuestros hermanos migrantes”, invitando a todos a unirse a él, en señal de unidad y fraternidad ante esta grave crisis migratoria que afecta a tantos rincones de la tierra. Y así lo resalta también Michel Roy: “Es una oportunidad a abrise a ellos y escuchar sus historias. Esto ayuda a percibir la realidad de un nuevo mundo, que es el que queremos crear y que no es un mundo donde cada uno, se esconde detrás de una pared, sino un mundo donde construimos puentes hacia los demás, que sufren”.

“Una de las razones de la pobreza en el mundo es la secularización. El materialismo hace que la persona se centre en sí misma y no piensa en los demás. En Caritas sabemos que el futuro no se construye solo sino con los demás. Con este movimiento buscamos “ir hacia el otro” y conseguir que las comunidades sean más abiertas y solidarias con todos. Si logramos éste objetivo, podremos construir un mundo nuevo, como cristianos católicos que refleje el Reino de Dios”, concluye Roy, para quien el barómetro de nuestra humanidad, “reside en nuestra capacidad de relacionarnos con aquel que sufre, que en este caso puede ser un migrante”.


1 comentario

Solidaridad del Papa con los Rohinya de Myanmar.

Francisco: “Toda mi cercanía a los Rohinyá perseguidos”

El Pontífice durante el Ángelus recordó las «tristes noticias» sobre la minoría religiosa en Myanmar, que, según un informe de la ONU es de las más perseguidas en el mundo
ANSA

El Ángelus del Papa Francisco

30
0
Pubblicato il 27/08/2017
Ultima modifica il 27/08/2017 alle ore 12:58
GIACOMO GALEAZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Han llegado tristes noticias sobre la persecución de la minoría religiosa de nuestros hermanos Rohinyá —afirmó el Papa durante el Ángelus. Todos nosotros pidamos al Señor que los salve y que suscite hombres y mujeres capaces de salvarlos y que les den su ayuda». Desde 2012 800 mil Rohinyá, grupo étnico de religión musulmana, viven en Myanmar y según los informes de la ONU son una de las minorías más perseguidas del planeta. Francisco se prepara para visitar precisamente ese país, en donde se consuman las violencias contra la minoría étnica, en noviembre de este año y recibió hace poco a la lideresa San Sus Kyi, que vivió durante años en arresto domiciliario y ahora forma parte del gobierno.

 

«La Iglesia es comunidad de vida, hecha de muchísimas piedras, todas diferentes, que forman un único edificio en el signo de la fraternidad y de la comunión», advirtió Francisco. «En los últimos días, grandes aluviones han afectado Bangladesh, Nepal y la India septentrional —explicó el Papa. Expreso mi cercanía a las poblaciones y rezo por las víctimas y por cuantos sufren debido a esta calamidad».

 

El Evangelio de hoy, recordó el Pontífice, «nos recuerda que Jesús ha querido para su Iglesia un centro visible de comunión en Pedro y en aquellos que le iban a suceder en la misma responsabilidad primacial, que desde los orígenes han sido identificados en los Obispos de Roma, la ciudad donde Pedro y Pablo han dado testimonio de la sangre». La Iglesia «tiene fundamentos sólidos pero no faltan grietas y necesita constantemente ser reparada, como en los tiempos de san Francisco de Asís». Después exhortó a los fieles: «encomendémonos a María, Reina de los Apóstoles, Madre de la Iglesia. Ella estaba en el cenáculo, al lado de Pedro, cuando el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles y los impulsó a salir y a anunciar a todos que Jesús es el Señor». Por ello, invocó el Papa, hoy, nuestra Madre nos sostenga y nos acompañe con su intercesión, para que realicemos plenamente aquella unidad y aquella comunión por la cual Cristo y los Apóstoles ha rezado y han dado la vida».

 

Reflexionando sobre las Escrituras con los fieles y peregrinos que asistieron a la Plaza San Pedro, Francisco insistió en que «el Evangelio de este domingo nos presenta un pasaje clave en el camino de Jesús con sus discípulos: el momento en el que Él quiere verificar en qué punto está su fe en Él». Primero, subrayó el Papa, «quiere saber qué piensa sobre Él la gente; y la gente piensa que Jesús es un profeta, cosa que es verdadera, pero no aprecia el centro de su Persona ni de su misión; después, plantea a los discípulos la pregunta que más le importa». Es decir, les pregunta directamente a todos ellos: «Pero, ustedes, ¿quién dicen que soy yo?». Con ese «pero», Jesús separa con decisión a los Apóstoles de la masa, como diciéndoles: «Pero ustedes, que están conmigo todos los días y me conocen de cerca, ¿qué es lo que más han apreciado?».

 

Según Jorge Mario Bergoglio, «el Maestro se espera de los suyos una respuesta alta y diferente con respecto a las de la opinión pública». Y, de hecho, el primero de los Apóstoles responde al Maestro con palabras que nacen de su corazón: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo». Simón Pedro pronuncia palabras más grandes que él, palabras que «no provienen de sus capacidades naturales, sino inspiradas por el Padre celeste, el cual revela al primero de los Doce la verdadera identidad de Jesús: Él es el Mesías, el Hijo enviado por Dios para salvar a la humanidad». De esta respuesta, añadió Francisco, «Jesús comprende que, gracias a la fe dada por el Padre, hay un fundamento sólido sobre el que se puede construir su comunidad, su Iglesia. Por ello dice a Simón: “Tú eres Pedro (es decir piedra, roca), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia».

 

Entonces, prosiguió el Papa, «también con nosotros, hoy, Jesús quiere continuar construyendo su Iglesia, esta casa con fundamentos sólidos, pero en la que no faltan las grietas, y que necesita constantemente ser reparada, como en tiempos de san Francisco de Asís». Y nosotros, «claramente, no nos sentimos rocas, sino solo piedras pequeñas, pero ninguna piedrita es inútil; es más, en manos de Jesús se vuelve preciosa, porque Él la recoge, la ve con gran ternura, la trabaja con su Espíritu, y la coloca en el lugar preciso, que Él, desde siempre, había pensado y en donde puede ser más útil a la construcción entera». Y, precisó el Pontífice, «todos nosotros, por pequeños que seamos, somos hechos “piedras vivas” por su amor, y así tenemos un sitio y una misión en la Iglesia: es comunidad de vida, hecha de muchísimas piedras, todas diferentes, que forman un único edificio en el signo de la fraternidad y de la comunión»


Deja un comentario

Telegrama del Papa al arzobispo de Barcelona.

Papa: terrorismo cruel, Dios nos ayude a trabajar por la paz en el mundo. Telegrama de pésame al Arzobispo de Barcelona

2017-08-18 Radio Vaticana

 

(RV).- El Cardenal Secretario de Estado de Su Santidad, Pietro Parolin, envió un telegrama al Card. Juan José Omella y Omella, Arzobispo de Barcelona, reiterando el profundo pesar del Papa Francisco ante el «cruel atentado terrorista» en La Rambla, por las víctimas que murieron en una «acción tan inhumana».

«En estos momentos de tristeza y dolor», el Santo Padre asegura asimismo su cercanía espiritual a «toda la sociedad catalana y española».

Condenando «una vez más la violencia ciega, que es una ofensa gravísima al Creador», la oración del Papa se eleva «al Altísimo para que nos ayude a seguir trabajando con determinación por la paz y la concordia en el mundo».

(CdM – RV)

 

Texto completo del telegrama: 

«CARDENAL JUAN JOSÉ OMELLA Y OMELLA

ARZOBISPO DE BARCELONA

ANTE LA NOTICIA DEL CRUEL ATENTADO TERRORISTA QUE HA SEMBRADO DE MUERTE Y DOLOR LA RAMBLA DE BARCELONA, EL PAPA FRANCISCO DESEA EXPRESAR SU MÁS PROFUNDO PESAR POR LAS VÍCTIMAS QUE HAN PERDIDO LA VIDA EN UNA ACCIÓN TAN INHUMANA Y OFRECE SUFRAGIOS POR SU ETERNO DESCANSO. EN ESTOS MOMENTOS DE TRISTEZA Y DOLOR, QUIERE HACER LLEGAR TAMBIÉN SU APOYO Y CERCANÍA A LOS NUMEROSOS HERIDOS, A SUS FAMILIAS Y A TODA LA SOCIEDAD CATALANA Y ESPAÑOLA.

EL SANTO PADRE CONDENA UNA VEZ MÁS LA VIOLENCIA CIEGA, QUE ES UNA OFENSA GRAVÍSIMA AL CREADOR, Y ELEVA SU ORACIÓN AL ALTÍSIMO PARA QUE NOS AYUDE A SEGUIR TRABAJANDO CON DETERMINACIÓN POR LA PAZ Y LA CONCORDIA EN EL MUNDO.

CON ESTOS DESEOS, SU SANTIDAD INVOCA SOBRE TODAS LAS VÍCTIMAS, SUS FAMILIARES, Y EL QUERIDO PUEBLO ESPAÑOL LA BENDICIÓN APOSTÓLICA.

CARDENAL PIETRO PAROLIN

SECRETARIO DE ESTADO DE SU SANTIDAD»

 

(from Vatican Radio)