Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Mozambique: importante acuerdo de paz entre el gobierno y la Renamo.

Mozambique se embarca en un viaje de reconciliación y paz

El acuerdo firmado el jueves 1 de agosto en Gorongosa, en el centro del país, entre el presidente Filipe Nyusi y el líder de la RENAMO (Resistencia Nacional Mozambiqueña) Ossufo Momade, puso fin a décadas de conflicto entre el gobierno central y el antiguo grupo rebelde, que se ha convertido en el principal partido de la oposición.

Francesca Sabatinelli – Ciudad del Vaticano

Este acuerdo histórico sitúa a Mozambique en una dinámica positiva, un mes antes de la visita del Papa Francisco, que tendrá lugar los días 5 y 6 de septiembre. Desde el final de la guerra civil de 1992, que causó la muerte de un millón de personas, Mozambique ha atravesado un largo proceso de negociaciones que condujo a la firma de este acuerdo el 1 de agosto de 2019, con la convocatoria de elecciones generales para el próximo 15 de octubre.

El papel fundamental de Sant’ Egidio

Entre los protagonistas de este largo camino de negociaciones se encuentra la comunidad de Sant’Egidio, y en particular Don Angelo Romano, un sacerdote cuyo conocimiento de este país le valió el puesto de mediador de la Unión Europea en estas negociaciones.

Para él, la firma ha sido un gran éxito, tal como explicó a Radio Vaticana Italia, señalando que la reanudación de los enfrentamientos armados en 2016 había suscitado temores de una reanudación de la guerra, 24 años después de la firma de los Convenios de Roma, precisamente en la sede de Sant’Egidio.

No obstante, recientemente el clima se ha calmado gracias a los esfuerzos del gobierno para la reforma institucional. “Se acaba de hacer una reforma de la descentralización, que era una de las demandas del partido político RENAMO que permitirá la elección de gobernadores, mientras que antes eran nombrados por el gobierno. Por lo tanto, esto dará a la oposición la oportunidad de gobernar determinadas regiones del país, como está ocurriendo en Italia. Es el crecimiento democrático institucional el que acompaña a la construcción de la paz”, explica el padre Angelo Romano.

Una nueva generación comprometida con la paz

Además el sacerdote acoge con satisfacción la madurez democrática de este país y observa que la mayor parte de la población nació después de 1992: «por lo tanto, hay una “generación de paz” que no ha conocido la guerra y no quiere conocerla. Creo que esta es la mejor garantía para un Mozambique de paz», expresa con alegría destacando que la inminente fecha de la visita del Papa Francisco al país, ciertamente motivó a ambas partes a firmar la paz antes de su llegada.

Además, el padre Romano destaca un detalle sorprendente que percibió mientras seguía la ceremonia de la firma del acuerdo en un canal de televisión mozambiqueño: “En la pantalla, desde hace varios días, la televisión mozambiqueña ha estado transmitiendo todos sus programas con una fotografía del Papa en la esquina superior izquierda. Así que, durante la firma, estaba el Presidente de Mozambique, el Presidente de RENAMO, pero también estaba la imagen del Papa Francisco en pantalla. Esta imagen me impactó, ya que uno realmente tenía la impresión de que el Papa estaba presente, aunque no estuviera físicamente allí. La visita del Santo Padre ha ayudado de alguna manera a establecer un clima positivo en el país y a promover la paz”, concluye el padre Romano


Deja un comentario

Próximo viaje del Papa a Africa del 4 al 10 de septiembre.

Viaje Apostólico del Papa Francisco a África: Peregrino de pazViaje Apostólico del Papa Francisco a África: Peregrino de paz 

El programa actualizado del viaje del Papa Francisco a África

El programa del viaje apostólico del Papa a Mozambique, Madagascar y Mauricio se ha publicado. También se añade un nuevo evento al final del día 5 de septiembre en Maputo

Emanuela Campanile – Ciudad del Vaticano

El viaje apostólico a los tres países africanos que el Papa Francisco visitará del 4 al 10 de septiembre comenzará con la llegada del Pontífice a las 18.30 horas a la capital de Mozambique, Maputo. La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado el horario del viaje ya anunciado el pasado 28 de junio. Sólo hay que considerar dos zonas horarias: Madagascar, una hora más que Italia, y Mauricio, dos. Además, la actualización se refiere a un nuevo evento a finales del jueves 5 de septiembre. Esta es una visita privada a la Casa Matteo 25 en Maputo. Una iniciativa de la Nunciatura Apostólica en el Estado africano en colaboración con poco más de 20 comunidades religiosas locales, creada para ayudar a los jóvenes y a los niños de la calle, que no tienen nada que comer y a menudo ni siquiera dónde dormir.

Madagascar

La llegada del Papa Francisco a Madagascar está prevista para el 6 de septiembre a las 16:30, hora local. Al día siguiente, a las 10.15 horas, tendrá lugar la reunión con las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en el edificio de la Ceremonia en la capital Antananarivo. Entre las citas previstas, la de las 18.00 horas con los jóvenes del campamento diocesano de Soamandrakizay y la celebración eucarística de la mañana siguiente a las 10.00 horas. La visita a la Ciudad de la Amistad está prevista para las 15.10 horas, mientras que la oración por los obreros de la obra de Mahatazana está programada para las 16.00. A continuación, la alocución del Papa a los presbíteros, a los religiosos, a las religiosas, a los consagrados y a los seminaristas en el Colegio Saint Michel.

Mauricio

Destino: Port Louis, Isla Mauricio, lunes 9 de septiembre. La misa de las 12.15 hs. en el monumento a María Reina de la Paz y la visita privada a las 16.25 hs. al santuario de Fray Laval son los dos momentos culminantes de la jornada. A continuación, se celebrarán reuniones con las autoridades en el Palacio Presidencial, la sociedad civil y el cuerpo diplomático. Por la tarde, regreso a Madagascar.

El regreso a Roma

La ceremonia de despedida para el regreso a Roma está prevista para el martes 10 de septiembre a las 9 de la mañana, hora local, en el aeropuerto de Antananarivo. El Papa Francisco aterriza en Ciampino a las 7pm.


Deja un comentario

Mozambique: admirable comportamiento de los habitantes tras los ciclones

La resiliencia de los mozambiqueños es admirable, dice Guterres en la zona devastada por los ciclones

ONU/Eskinder Debebe
El Secretario General António Guterres en el campamento Mandruzi para damnificados por los ciclones en Mozambique.

12 Julio 2019

En una visita a las comunidades siniestradas por el paso del ciclón Idai en Mozambique, el titular de la ONU destacó la determinación de los niños de seguir en las escuelas sin techo, de las mujeres que continúan trabajando en el campo sin herramientas ni tierra y de la población en general, que sigue adelante pese a la gran destrucción de sus medios de vida por los meteoros de marzo y abril pasados.

El segundo día de su visita a Mozambique, el Secretario General de la ONU estuvo este viernes en la zona arrasada por el ciclón Idai en marzo de este año. Ahí, António Guterres entró a una escuela y preguntó a los niños: “¿A quién de ustedes le destruyó su casa el ciclón?”

Levantaron la mano casi todos los estudiantes de la concurrida aula en la que toman clases bajo el sol abrasador después de que los vientos de 195 kilómetros por hora se llevaron el techo del inmueble.

La escuela fue una más de las edificaciones dañadas en Beira, la segunda ciudad de Mozambique, donde el 90% de la infraestructura sufrió perjuicios debido al paso de Idai. Actualmente, la escuela acoge a 5000 niños que, divididos en tres turnos, toman clases en grupos de hasta 90 alumnos.

Tras saludar a un gran número de niños en el resto del edificio, Guterres les prometió que tendrían una nueva escuela y los animó a seguir estudiando y aprendiendo para convertirse en los profesionales del futuro.

En otro salón de clases, les explicó que la ONU “es un lugar donde todos los países se juntan para tratar de resolver los problemas del mundo. Algunas veces pueden hacerlo y otras no”, acotó.

Sólo una estructura de la escuela, la más nueva, permaneció inmune al desastre. Inaugurada en febrero, fu construida con respaldo de ONU-Hábitat, la agencia de las Naciones Unidas para los asentamientos humanos, con las provisiones necesarias para resistir los eventos climáticos extremos. “Ese es un gran ejemplo de resiliencia, de cómo las cosas pueden resistir cuando están bien construidas”, recalcó Guterres.

ONU-Hábitat ha liderado una iniciativa que ha apoyado en todo Mozambique la construcción de 3000 aulas resilientes.

Vulnerabilidad

En uno de esos salones de clases, el titular de la ONU se reunió con un grupo de personas con discapacidad y una con albinismo, así como con algunos de los grupos vulnerables más afectados por el siniestro.

Orlando Machambissa, un discapacitado de 44 años, le aseguró que la gente con discapacidad sufre el doble que el resto de la población. Machambissa, que tiene albinismo y está perdiendo la vista, afirmó que el ciclón fue “una noche imposible de recordar” y que algunas personas tuvieron el valor de rescatar las cosas que se llevaba el viento, pero que los que no ven bien no pudieron hacerlo.

Por su parte, una mujer de 37 años que no oye, Antónia Piripiri, explicó que en un país en el que la mayor parte de la gente se entera de las noticias por la radio, las personas como ella no tuvieron información durante la emergencia. “Ocurrió repentinamente, sin previo aviso, y la gente salió y vio caer sus casas”, rememoró.

En esa reunión, Guterres hizo hincapié en que “las Naciones Unidas tienen la obligación de hacer todo lo posible por ayudar, sobre todo a la gente más vulnerable que ha sufrido más con esta tragedia”.

Una nueva vida

A treinta minutos de Beira, Guterres visitó el campamento Mandruzi, que aloja temporalmente a 480 familias damnificadas. El Gobierno les ha dado terrenos, pero aún viven en tiendas de campaña provistas por la Agencia de la ONU para los Refugiados, la Organización Internacional para las Migraciones y otros socios humanitarios.

El Secretario General estuvo en la escuela del campamento, apoyada por UNICEF, y conversó con varias familias de residentes sobre la vida en ese asentamiento. Varias veces les preguntó si les gustaba el nuevo lugar, le respondieron que sí porque se sienten más seguros.

Más tarde, en un evento con los medios de comunicación, Guterres habló de los desafíos para reubicar a la población damnificada en Mozambique, recordando que todavía hay 46.000 personas viviendo en campamentos que no volverán a sus antiguos barrios o pueblos.

“Estoy seguro de que se harán más inversiones y nosotros apoyaremos la inversión en educación, salud y otros servicios básicos para el bienestar de la población”, señaló.

Agregó sentirse muy impresionado por lo que había observado. “Lo que vi fue una gran valentía y determinación. Vi gente que ya está cultivando. Están listos para construir su futuro.”

Necesidades

Antes de partir, Guterres estuvo en un centro de seguridad para mujeres y niños, donde escuchó las preocupaciones sobre la lejanía de las escuelas de los niños mayores, la falta de materiales para construir sus viviendas y las dificultades de ser madres solteras. Pero, sobre todo, supo claramente que no quieren depender de la ayuda, sino ser autosuficientes.

“Sólo necesitamos las herramientas para poder ganarnos la vida”, le dijo una de las mujeres. Algunas necesitan utensilios de labranza, otras precisan aprender a leer y escribir, y algunas más quieren aprender a hacer canastas o cerámica para vender. “Queremos sentir que nos ganamos la vida con nuestro trabajo”, recalcaron.

Para concluir su visita al país, el Secretario General sostuvo un encuentro con los líderes del equipo humanitario de la ONU en Mozambique y recibió un informe sobre los avances frente a la emergencia.


Deja un comentario

Mozambique: segun Guterres el cambio climático fue la causa de la catástrofe

Mozambique es una víctima del cambio climático que merece todo el apoyo

ONU/Eskinder Debebe
Antonio Guterres recibe flores a su llegada en Maputo, la capital de Mozambique.

11 Julio 2019

António Guterres se encuentra en la capital de Mozambique, donde fue recibido por una comitiva del presidente y organizaciones locales. Allí, destacó la responsabilidad de la comunidad internacional con este país que, aunque contribuye poco al cambio climático, ha padecido sus efectos a través de dos ciclones sin precedentes que dejaron una ola de muerte y destrucción.

 

El Secretario General de la ONU llegó este jueves a Maputo, Mozambique, donde se reunió con el presidente, Filipe Jacinto Nyusi, para discutir la situación del país después de los mortales Ciclones Idai y Kenneth. 
“Mozambique tiene una autoridad moral innegable para pedir apoyo a la comunidad internacional después de los dos ciclones devastadores que azotaron el país en marzo y abril”, aseguró António Guterres ante los medios de comunicación.

Idai, y Kenneth, causaron la muerte de al menos 648 personas y afectaron a unos 2,2 millones de mozambiqueños. 

El titular de la ONU señaló que Mozambique casi no contribuye al cambio climático, pero está en la primera fila de víctimas del calentamiento global.

“Esto le da derecho a exigir una fuerte solidaridad y un fuerte apoyo de la comunidad internacional, tanto en la respuesta a los traumas creados por las tormentas que azotaron el país como en la preparación para la reconstrucción y preparación para situaciones futuras”, agregó.

ONU/Eskinder Debebe
El Secretario General junto al presidente de Mozambique.

 Una prioridad absoluta

Guterres afirmó que Mozambique es una prioridad absoluta para las agencias de la ONU, que desde el primer momento de la catástrofe se han movilizado para apoyar a su pueblo.

También elogió lo que describió como una movilización muy efectiva del Gobierno y un valor extraordinario, y alabó los esfuerzos de respuesta de las autoridades en los últimos cuatro meses.

El presidente Nyusi, en sus comentarios a la prensa, agradeció Guterres y a la ONU su inmediata asistencia, diciendo que “fueron la primera persona y la primera institución en unirse a los mozambiqueños” después del desastre natural.

Nyusi destacó el trabajo de varias agencias de Naciones Unidas al afirmar que “trabajaron para salvar más vidas y mitigar el sufrimiento de los mozambiqueños”.

Además, atribuyó a la Organización y a Guterres la ayuda recibida, resultado de los llamamientos que hizo el Secretario General personalmente. 

OCHA / Saviano Abreu
Beatriz Carimu Cassamo y sus hijos son unos de los miles de desplazados por el ciclón Idai en Mozambique

Se necesitan más fondos

Guterres destacó el llamamiento humanitario de la ONU para Mozambique, de 280 millones de dólares, y dijo que “estaba lejos de ser financiado en su totalidad”. También recordó que, en la conferencia de donantes en mayo, en la ciudad de Beira, el estado de Mozambique solicitó 3200 millones para financiar los esfuerzos de reconstrucción y recibió promesas por solo 1200 millones de dólares. 

No solo debemos apoyar, sino apoyar a tiempo.

“Está claro que se necesitará más”, afirmó Guterres, al subrayar la necesidad de una “rápida implementación del apoyo prometido”.

“No solo debemos apoyar, sino apoyar a tiempo”, agregó.

Una visita “de corazón”

Guterres también participó en una reunión sobre la lucha contra la discriminación de las personas con albinismo. Escuchó directamente a varios expertos y niños que viven con albinismo sobre los problemas que deben enfrentar.

ONU-Eskinder Debebe
António Guterres se reune con miembros de una organización que lucha contra la discriminación a los albinos.

El viernes se espera que recorra la segunda ciudad más grande de Mozambique, Beira, que fue la más afectada por el ciclón Idai. La ONU estima que el 90% de toda la infraestructura de la zona ha sido dañada.

Allí se reunirá con las autoridades locales, visitará una de las escuelas afectadas, mantendrá una reunión con personas con discapacidades, un grupo de mujeres y también visitará un campamento de reasentamiento.

Guterres declaró que visitar Mozambique le resultaba “una cuestión del corazón”, ya que no es la primera vez que lo hace. Estuvo cuando era el primer ministro de Portugal, que fue el poder colonial de Mozambique. También visitó como presidente de la Internacional Socialista y luego como Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

“Siempre me recibieron con gran amistad, gran calidez”, dijo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Guterres en Mozambique tras la catástrofe de los ciclones.

OCHA/Saviano Abreu
Muchas comunidades fueron completamente destruidas en el distrito de Macomia, en la provincia de Cabo Delgado bajo los efectos del ciclón Kenneth en Mozambique.

10 Julio 2019

Los esfuerzos para comenzar a reconstruir el país se estiman en 3200 millones de dólares. El titular de la ONU visitará algunas de las zonas más afectadas por los devastadores huracanes, que marcaron un nuevo registro en los anales del cambio climático, ya que nunca dos ciclones habían azotado el país en una diferencia de unas semanas.

Cuando los vientos comenzaron a soplar en la noche del 14 de marzo, alcanzando una velocidad máxima de 195 kilómetros por hora, el techo de hojalata fue lo primero en volar en el hogar de la familia Mutizo.

Dentro de la pequeña casa, unida por piezas de plástico, cartón y ladrillos, Laurinda, de 62 años, sus dos hijos adultos, Teresa y Ernesto, junto con su nieta de un año y dos adolescentes que la familia adoptó, se abrazaron y permanecieron juntos.

En apenas unos segundos, la peluquería de Teresa, contigua a su casa, simplemente se fue volando.

Momentos más tarde, fue en la tienda de negocios de Ernesto, donde el ciclón destruyó la fotocopiadora y la computadora en la que había invertido con los ahorros que hizo trabajando como barbero.

La familia esperaba que su fuente de subsistencia restante, las dos pequeñas machambas donde Laurinda cultivaba arroz, sobreviviera, pero a la mañana siguiente descubrieron que también habían sido destruidas.

Cuando los Mutizos se enteraron de que sus fuentes de sustento habían desvanecido, muchas otras familias llegaban a la misma conclusión. Los ciclones solo dejaron escombros donde había negocios.

Según las Naciones Unidas, el ciclón Idai afectó a 1,85 millones de personas en las provincias de Inhambane, Manica, Tete, Zambézia y Sofala. En la ciudad de Beira, en particular, el 90% de toda la infraestructura fue dañada.

Apenas seis semanas después, mientras la gente luchaba por recuperarse, un segundo ciclón devastador, Kenneth, golpeó las provincias del norte de Cabo Delgado y Nampula, afectando a más de 400.000 personas.

Ambos ciclones fueron seguidos por semanas de lluvias torrenciales. En un momento dado, un trabajador humanitario de la ONU describió la zona inundada como “un océano interior” que era tan grande como Luxemburgo, aproximadamente una superficie de 125 kilómetros de largo por 25 kilómetros de ancho.

Visita de Guterres

El Secretario General de la ONU, António Guterres, llega a Mozambique este jueves 11 de julio, cuatro meses después del primer desastre natural. Se reunirá con el presidente Filipe Nyusi y recibirá información actualizada de las agencias en el terreno antes de visitar algunas de las áreas afectadas.

El mes pasado, el país organizó una conferencia de donantes, con la esperanza de recaudar 3200 millones de dólares para facilitar la reconstrucción de las áreas afectadas. Los donantes internacionales prometieron solo 1200 millones.

El Secretario General de la ONU dijo entonces que “este es el momento para traducir en gestos concretos nuestra solidaridad con un país afectado por una de las peores catástrofes relacionadas con el clima en la historia de África”. Para él, el desastre “también advierte sobre la urgencia de enfrentar el cambio climático“.

Resiliencia

UNICEF/De Wet
Uno de los miles de desplazados por el huracán Idai se encuentra junto a una tienda de campaña en la localidad mozambiqueña de Dondo.

En la segunda ciudad más grande de Mozambique, Beira, uno de los lugares que Guterres visitará es la Escuela 25 de junio. Este es el barrio donde viven los Mutizos, en condición de desplazados. Duermen en aulas abarrotadas y comen alimentos distribuidos por las agencias de la ONU hasta que puedan reparar su casas dañadas.

El director de esta escuela es Frederico Francisco. La escuela ahora alberga a unos 5000 niños. Organizados en tres turnos, a partir de las seis de la mañana, niños y niñas vestidos con uniformes de color azul oscuro y azul claro, llenan las aulas con capacidad para 90 estudiantes.

“Antes del ciclón, nuestra prioridad era construir algunos baños. Solo tenemos un baño para niños y otro para niñas “, dijo Francisco esta semana. “Pero ahora los techos son nuestra principal preocupación“.

La escuela tiene cinco pabellones diferentes. Uno fue terminado el año pasado, construido por la comunidad. Las ventanas permanecen rotas y los techos de hojalata han sido destruidos, con algunas piezas que medio arrancadas aún penden sobre los estudiantes mientras aprenden matemáticas y ciencias bajo el sol .

En el medio del campus, un pabellón sobrevivió intacto. Se inauguró en febrero, un mes antes del ciclón, y fue construido por ONU-Hábitat, que prestó especial atención a a las preocupaciones por la resistencia a los eventos climáticos extremos.

Ahí es donde Ivanilda Samuel, de 10 años, está estudiando portugués, su materia favorita. Ella desea que su escuela tenga un nuevo techo, pero está feliz de haber regresado a estudiar después de solo dos semanas. Ivanilda cuenta que “estaba muy asustada” durante el ciclón, y volver a clase, con todos sus amigos, le ayuda a no pensar en esa noche.

Volver a la vida

Así como Ivanilda trató de volver a la vida normal, también lo han hecho la mayoría de los mozambiqueños. Los Mutizos están preparando “bolinhos”, un pastel de mantequilla frita, que venden en la calle con otros dulces.

Beira fue limpiada, con la ayuda de más de 40 camiones puestos a disposición por empresas privadas. En las zonas más afectadas por Idai, la distribución de alimentos de emergencia está llegando a su fin, después de un período de tres meses y algunas extensiones. Lo mismo ocurrirá a fines de julio en los distritos afectados por Kenneth.

Peter Rodrigues, coordinador de emergencias tras el Idai del Programa Mundial de Alimentos, dijo que la agencia ha llegado a cerca de 1,6 millones de personas hasta el momento. En la segunda fase de la distribución de alimentos, que durará hasta la próxima temporada de cultivos, alrededor de marzo de 2020, ayudará a “unas 600.000 o 700.000 personas más”, a un costo de 110 millones de dólares.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Programa del viaje del Papa a Mozambique, Madagascar y Mauricio en septiembre.

Programa del Viaje Apostólico del Papa a Mozambique, Madagascar y Mauricio

Programa del Viaje Apostólico del Papa Francisco a Mozambique, Madagascar y Mauricio, del 4 al 10 de septiembre de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede publicó este viernes, 28 de junio, el programa del Viaje Apostólico que realizará el Papa Francisco a Mozambique, Madagascar y Mauricio, del 4 al 10 de septiembre de 2019.

Primera etapa: Mozambique

El Santo Padre partirá de Roma, la mañana del miércoles 4 de septiembre rumbo a Mozambique; a su llegada al Aeropuerto Internacional de Maputo, alrededor de las 18.30 hora local, se llevará a cabo la Ceremonia de Bienvenida. Al día siguiente, el jueves 5 de septiembre, el Pontífice realizará la Visita de Cortesía al Presidente en el Palacio Ponta Vermelha de la capital de Mozambique; enseguida el Papa Francisco dirigirá un discurso en el Encuentro con las Autoridades, la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático; al finalizar este Encuentro el Papa se dirigirá a la Nunciatura Apostólica en Mozambique donde almorzará. Por la tarde de ese mismo día, el Pontífice encontrará a los Obispos, sacerdotes, religiosos, consagrados, seminaristas y catequistas en la Catedral de la Inmaculada Concepción de Maputo.

Segunda etapa: Madagascar

Mientras que, la mañana del viernes 6 de septiembre, el Santo Padre visitará el Hospital de Zimpeto; sucesivamente, el Pontífice celebrará la Santa Misa en el Estadio de Zimpeto; para luego dirigirse al Aeropuerto Internacional de Maputo, donde tendrá lugar la Ceremonia de despedida, su salida hacia Madagascar está prevista para las 12.40 del mediodía. Después de casi 4 horas de vuelo, el Papa Francisco llegará al Aeropuerto Internacional de Antananarivo, donde se llevara a cabo la Ceremonia de Bienvenida. Al día siguiente, sábado 7 de septiembre, el Obispo de Roma realizará la Visita de Cortesía al Presidente en el Palacio Presidencial “Iavoloha”; sucesivamente, el Pontífice encontrará a las Autoridades, la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático en el Ceremony Building; alrededor del mediodía, el Papa Francisco rezará la Hora Media en el Monasterio de las Carmelitas Descalzas; para luego dirigirse a la Nunciatura Apostólica en Madagascar, donde almorzará. Por la tarde del sábado, el Santo Padre sostendrá un Encuentro con los Obispos de Madagascar en la Catedral de Anddohalo; posteriormente, el Papa visitará la Tumba de la Beata Victoire Rasoamanarivo; para finalmente concluir su jornada con la Vigilia con los Jóvenes en el Campo Diocesano de Soamandrakizay.

El domingo 8 de septiembre, el Papa Francisco pronunciará su homilía en la celebración de la Santa Misa en el Campo Diocesano de Soamandrakizay; alrededor del mediodía, el Pontífice almorzará con el séquito papal en la Nunciatura Apostólica. Por la tarde, el Santo Padre visitará la Ciudad de la Amistad de Akamasoa; mientras que en la cantera de Mahatzana, el Papa orará por los Trabajadores; su jornada la concluirá con el Encuentro con los Sacerdotes, religiosos, consagrados y seminaristas en el Collège de Saint Michel.

Tercera etapa: Mauricio

El lunes 9 septiembre, el Santo Padre partirá rumbo a Mauricio, su llegada al Aeropuerto de Port Louis está prevista para las 10.40 hora local, ahí se llevara a cabo la Ceremonia de Bienvenida. Posteriormente, el Papa Francisco celebrará la Santa Misa en el Monumento de María Reina de la Paz; al concluir la celebración, el Pontífice almorzará junto con los Obispos de la CEDOI en el Episcopio. Por la tarde, el Santo Padre realizará una visita privada al Santuario De Pere Laval; sucesivamente, el Papa se dirigirá al Palacio Presidencial para la Visita de Cortesía al Presidente; enseguida y en el mismo lugar, el Pontífice encontrará al Primer Ministro; siempre en el Palacio Presidencial, el Obispo de Roma dirigirá un discurso a las Autoridades, la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático. Al concluir este encuentro, el Papa se dirigirá al Aeropuerto de Port Louis, donde se realizará la Ceremonia de Despedida antes de salir hacia Antananarivo, a donde su llegada está prevista para las 20.00 horas.

Finalmente, el día martes 10 de septiembre, el Papa Francisco se despedirá de Madagascar en el Aeropuerto Internacional de Antananarivo, donde tendrá lugar la Ceremonia de Despedida. Su llegada a Roma está prevista para las 19.00 horas.


Deja un comentario

La ONU y su solidaridad con Mozambique. Enormidad del plan de atyuda

Llegó el momento de concretar la solidaridad expresada a Mozambique

ONU/Mark Garten
El Secretario General de la ONU, António Guterres.

1 Junio 2019

El Secretario General apeló a la generosidad de los donantes internacionales para la reconstrucción del país africano y aseguró que la ONU intensificará los esfuerzos para aliviar los efectos del desastre a corto y mediano plazo.

António Guterres envió un mensaje de video a los participantes en la Conferencia Internacional de Promesas de Contribuciones para Mozambique, que concluye este sábado en la ciudad de Beira, en ese país.

Los ciclones Idai y Kenneth pasaron por Mozambique en marzo y abril, respectivamente, dejando cientos de muertos, cerca de 1,85 millones de damnificados y causando gran destrucción y pérdidas materiales.

El Secretario General de la ONU reiteró su solidaridad al Gobierno y pueblo mozambiqueños y agradeció a los países y organizaciones que han ayudado a aliviar el sufrimiento provocado por el paso de los meteoros, llamándolos a continuar esa labor de asistencia.

Es muy grave el impacto negativo de  la pérdida de las cosechas en la seguridad alimentaria

Recordó que cientos de miles de personas perdieron todos sus bienes, sus trabajos, sus casas y sus medios de vida, además de que la infraestructura del país fue arrasada por las lluvias y vientos ciclónicos.

Presentes desde el principio

Guterres dijo que las Naciones Unidas y sus socios humanitarios en el terreno han estado presentes desde el inicio de la crisis apoyando los trabajos del Gobierno y contribuyendo en la coordinación de la ayuda internacional; la distribución de alimentos, agua potable y medicinas; y en la provisión de refugio a las personas desplazadas.

Indicó que el Fondo Central para Emergencias (CERF) desembolsó 24 millones de dólares para la contingencia, pero subrayó que la magnitud del desastre requiere una enorme cantidad de recursos de los que la ONU no dispone.

“Afrontamos desafíos mayúsculos: las necesidades básicas de la gente no son satisfechas; existe un riesgo evidente de brotes de enfermedades; y es muy grave el impacto negativo de  la pérdida de las cosechas en la seguridad alimentaria”, apuntó Guterres.

Para responder a la tragedia, la ONU lanzó un llamamiento humanitario inicial de fondos por 282 millones de dólares, que aún está muy lejos de conseguir esa cantidad.

Mi mensaje es claro: las Naciones Unidas no olvidarán a Mozambique

“Por ello, reitero mi exhortación a la generosidad de la comunidad internacional. Este es el momento de traducir en gestos concretos nuestra solidaridad con un país afectado por una de las peores catástrofes meteorológicas en la historia de África, lo que también nos alerta de la urgencia de mitigar el cambio climático.”

El Secretario General afirmó que la ONU intensificará los esfuerzos por aliviar los efectos del siniestro a corto y mediano plazo.

“La asistencia humanitaria de emergencia cambiará gradualmente para apoyar la reconstrucción y la labor del Gobierno para impulsar el desarrollo del país. Mi mensaje es claro: las Naciones Unidas no olvidarán a Mozambique”, concluyó Guterres.