Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa recuerda a los socorristas y a las víctimas del centro de Italia.

El Papa reza por víctimas del centro de Italia y agradece a los socorristas

Francisco durante el Ángelus: «cada uno está llamado a convertirse, transformando su propio modo de pensar y de vivir. No se trata de cambiar la vestimenta, sino las costumbres». Todos «los espacios son terreno en el que arrojar las semillas del Evangelio»
REUTERS

Papa Francisco durante el Ángelus

31
0
Pubblicato il 22/01/2017
Ultima modifica il 22/01/2017 alle ore 13:02
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO
«Cada uno está llamado a convertirse, transformando su propio modo de pensar y de vivir. No se trata de cambiar la vestimenta, sino las costumbres». Todos «los espacios son terreno en el que arrojar las semillas del Evangelio». Lo afirmó Papa Francisco en el Ángelus de este domingo 22 de enero de 2017 desde la ventana del estudio del Palacio Apostólico. El Pontífice aprovechó la ocasión también para invitar a rezar (un Ave María) por las víctimas del terremoto y de las fuertes nevadas que han caído en el centro de Italia y también por los socorristas, a quienes agradeció vivamente.El obispo de Roma comenzó recordando la página del Evangelio de hoy, que narra « el inicio de la predicación de Jesús en Galilea. Él deja Nazaret, un pueblo en las montañas, y se establece en Cafarnaúm, un centro importante en las orillas del lago, habitado en su mayoría por paganos, punto de cruce entre el Mediterráneo y el interior del país mesopotámico».

Esta es una decisión significativa: «los destinatarios de su predicación no son sólo sus compatriotas, sino cuantos arriban a la cosmopolita “Galilea de los gentiles”. Vista desde la capital Jerusalén, aquella tierra es geográficamente periférica y religiosamente impura, debido a la mezcla con los que no pertenecían a Israel. Desde Galilea no se esperaban desde luego grandes cosas para la historia de la salvación»; en cambio, «precisamente desde allí se difunde aquella “luz” sobre la que hemos meditado en los domingos pasados: la luz de Cristo».

El mensaje de Cristo «reproduce el del Bautista, proclamando el “Reino de los Cielos”. Este Reino —recordó Papa Francisco— no implica el establecimiento de un nuevo poder político, sino el cumplimiento de la alianza entre Dios y su pueblo, que inaugurará una temporada de paz y de justicia. Para estrechar este pacto de alianza con Dios, cada uno está llamado a convertirse, transformando su propio modo de pensar y de vivir. No se trata de cambiar la vestimenta, sino las costumbres».

La diferencia entre el Hijo de Dios y San Juan Bautista es «el estilo y el método. Jesús elige ser un profeta itinerante. No se queda esperando a la gente, sino que se mueve hacia ella. Sus primeras salidas misioneras se producen a lo largo del lago de Galilea, en contacto con la multitud, en particular con los pescadores». Y allí, el Hijo de Dios «no sólo proclama la venida del reino de Dios, sino que busca compañeros que se asocien a su misión de salvación. En este mismo lugar encuentra a dos parejas de hermanos: Simón y Andrés, Santiago y Juan; los llama diciendo: “Síganme y los haré pescadores de hombres”». La llamada, recordó, «les llega en medio de sus actividades cotidianas: el Señor se revela a nosotros no en modo extraordinario o sensacional, sino en la cotidianidad de nuestra vida».

La respuesta de los cuatro pescadores «es inmediata y rápida: “Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron”». Y por ello, continuó, «nosotros, los cristianos de hoy en día, tenemos la alegría de anunciar y de dar testimonio de nuestra fe, porque existió ese primer anuncio, porque existieron esos hombres humildes y valientes que respondieron generosamente a la llamada de Jesús. En las orillas del lago, en una tierra impensable, nació la primera comunidad de discípulos de Cristo. Que la conciencia de estos inicios inspire en nosotros el deseo de llevar la palabra, el amor y la ternura de Jesús a cada contexto, incluso a aquel más impermeable y resistente. Todos los espacios del vivir humano —afirmó Francisco— son terreno en el que arrojar las semillas del Evangelio, para que dé frutos de salvación».

Después del Ángelus el Papa recordó que «estamos en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Este año tiene como tema una expresión de San Pablo, que nos indica el camino a seguir. Y dice así: “El amor de Cristo nos empuja a la reconciliación”. El próximo miércoles concluirá la Semana de Oración con la celebración de las Vísperas en la Basílica de San Pablo Extramuros, en la que participarán los hermanos y las hermanas de otras Iglesias y Comunidades cristianas presentes en Roma. Les invito a perseverar en la oración, con el fin de cumplir el deseo de Jesús: “Que todos sean uno”».

Después, el Pontífice recordó «el terremoto y las fuertes nevadas» que en los últimos días «han puesto de nuevo a dura prueba a muchos de nuestros hermanos y hermanas en el centro de Italia, especialmente en Abruzzo, Marche e Lazio. Estoy cerca con la oración y el afecto a las familias que han tenido víctimas entre sus seres queridos». Francisco animó a todos los que «están trabajando para aliviar el sufrimiento y las dificultades. Muchas gracias por esta cercanía, por su trabajo y la ayuda concreta que aportan. ¡Gracias! Y les invito a rezar juntos a la Virgen por las víctimas y también por los que con gran generosidad se comprometen en las operaciones de socorro».

El Papa también saludó a los «socios de la Unión Católica de Enseñantes, Dirigentes, Educadores y Formadores, que concluyeron el 25o Congreso Nacional, y espero para ellos un fructuoso trabajo educativo, en colaboración con las familias». «¡Siempre!», añadió.

Para concluir, como acostumbra, se despidió de los fieles pidiéndoles que recen por él.


Deja un comentario

El Papa con los damnificados por el terremoto en Italia.

Encuentro del Papa con damnificados por el terremoto en Italia

Escucha y cercanía ante el dolor y los corazones heridos

(RV).- Una cita que el Papa Francisco quiso dedicar a los que han sido heridos de distintas formas por los terremotos que sacudieron el centro de Italia el 24 de agosto, el 26 y el 30 de octubre, de 2016, y el 2 de enero del nuevo año.

Un encuentro para brindar consolación y esperanza, dedicado en especial a los que han perdido a sus seres queridos, su casa, la seguridad económica, a los desplazados. Y también para agradecer a los socorristas, bomberos y voluntarios.

En la víspera de la solemnidad de la Epifanía del Señor, recibiendo a numerosos damnificados por el terremoto, de la arquidiócesis italiana de Spoleto-Norcia, el Obispo de Roma abrazó idealmente también a todas las poblaciones afectadas del Lacio, Las Marcas y Umbría.

El Papa Francisco escuchó con profunda conmoción  el testimonio de una familia de Accumoli localidad que quedó en escombros y el de un sacerdote, un párroco.

Reconstruir, recomenzar, esperanza, corazones y manos, respeto y ternura, cercanía…

Fueron algunas de las palabras que destacó el Santo Padre,  tomando nota de las que escuchó, reflexionando sobre ellas y haciéndolas suyas.

Reconstruir los corazones destrozados, no sólo las casas. Reconstruir el tejido social humano, la comunidad eclesial. Recomenzar con el corazón lleno de dolor, señaló el Papa, aclarando que no se trata de optimismo sino de esperanza.

Tras destacar la importancia de las manos que ayudan, abrazan, guían, y subrayando  que la vida de los que han perdido a sus seres queridos nunca será la misma, pues las heridas se curan pero las cicatrices permanecen, el Papa animó a la reconstrucción sin perder la capacidad y valentía de recomenzar y de soñar:

«Éstas son las palabras de sus testimonios que han tocado mi corazón y he querido hacerlas mías…, porque en vuestra situación, lo peor que se puede hacer es dar un sermón. Sólo tomar lo que dice vuestro corazón y hacerlo propio y decirlo con ustedes…

Gracias por haber venido, por todo lo que nos ayudan a construir, reconstruir el corazón, las casas, el tejido social, también por reconstruir, y sacar, con vuestro ejemplo, el egoísmo de nuestro corazón, de los que no hemos sufrido como ustedes.

Muchas gracias y estoy cerca de ustedes».

El encuentro terminó con el rezo del Ave María y la Bendición del Papa


Deja un comentario

Ayudas a Centroamérica tras el huracán Otto.

ONU apoya tareas humanitarias tras el paso del huracán Otto en Centroamérica

Más de 40 refugios temporales se han establecido en Nicaragua para albergar a los damnificados por el huracán Otto. Foto de archivo: FAO

25 de noviembre, 2016 — Un día después del impacto del huracán Otto en territorio centroamericano, los organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias están apoyando a los países de la región para hacer frente a las consecuencias de ese fenómeno.

Otto tocó tierra en la costa sur de Nicaragua el jueves como huracán de categoría 2 en la escala Saffir Simpson y provocó la declaración de alerta roja en ese país, además de en Costa Rica y Honduras, y de alerta amarilla en Panamá.

“En Costa Rica se ha declarado el estado de emergencia y se efectuaron evacuaciones obligatorias. Tenemos información de que se han establecido 14 refugios para los damnificados y que más de 1.200 casas han sufrido daños. En Nicaragua se han establecido 44 refugios”, informó Jens Laerke, portavoz en Ginebra de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Las autoridades de Costa Rica han reportado la muerte de al menos tres personas en el norte del país y un número indeterminado de desaparecidos, mientras que en Panamá se han registrado de momento ocho fallecidos.

El portavoz de OCHA afirmó que la ONU mantiene presencia en todos estos países y que los equipos de la Organización ofrecen apoyos a los Gobiernos respectivos.

Laerke añadió que todo el escenario provocado por el huracán fue exacerbado por un terremoto que ocurrió el jueves frente a la costa del Pacífico de El Salvador y Nicaragua, que provocó la declaración de una alerta de tsunami.


Deja un comentario

Haiti: escasez de fondos para las víctimas del huracán Matthew

Haití: ONU llama a aportar los fondos para asistir a damnificados por el huracán Matthew

El huracán Matthew destruyó gran parte de las cosechas en Haití, generando inseguridad alimentaria. Foto: PMA/Alexis Masciarelli

04 de noviembre, 2016 — A un mes del paso del huracán Matthew por Haití, que provocó la peor emergencia humanitaria en el país desde el terremoto de 2010, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) informó que ha recibido apenas un tercio de los fondos que solicitó para brindar asistencia a los damnificados por el meteoro.

Tras la enorme destrucción de infraestructura y medios de vida causada por el huracán –que dejó unos 550 muertos y más de 400 heridos–, el sistema de Naciones Unidas solicitó el 10 de octubre 119,8 millones de dólares para atender durante tres meses las necesidades básicas de 750.000 personas, entre ellas 315.000 niños.

Según datos de la Organización, a la fecha, 1,4 millones de personas precisan suministros vitales, que incluyen agua, alimentos y albergue. Por ello, apeló a la comunidad de donantes internacionales a aportar los recursos que hacen falta para auxiliar a esos siniestrados.

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) precisó que más de 600.000 niños haitianos padecen enfermedades, hambre y desnutrición y requieren asistencia urgente.

Pese a que se han logrado avances, muchos menores continúan sin un sitio donde vivir, no van a la escuela y se encuentran en peligro, advirtió el representante de UNICEF en Haití, Marc Vincent, en una entrevista con Radio ONU.

“Esperamos llegar a un mínimo de 500.000 niños gravemente afectados por el huracán y necesitamos brindarles acceso a servicios sociales como salud, educación, agua limpia y protección”, apuntó.

Vincent agregó que los trabajadores humanitarios se esfuerzan por acelerar la respuesta para llevar la ayuda lo más pronto posible a esos niños y a sus familias.

Entre las tareas diarias, el personal de UNICEF, en colaboración con el Gobierno haitiano y otros organismos de socorro, provee agua potable a 100.000 personas y distribuye paquetes para la prevención del cólera que contienen pastillas purificadoras de agua, jabón y sales hidratantes.

Además, el Fondo emprenderá la semana próxima una campaña de vacunación contra el cólera, que inmunizará a 900.000 personas.


Deja un comentario

ONU en favor víctimas del huracán en Cuba.

El ISIS continúa cometiendo atrocidades en Mosul, alerta la ONU

Muchas familias huyen de Mosul, donde el ejército iraquí lleva a cabo una ofensiva para recuperar el control de la ciudad de manos del ISIS. Foto: ACNUR/Ivor Prickett

28 de octubre, 2016 — La agrupación terrorista ISIS continúa cometiendo atrocidades en la ciudad iraquí de Mosul, donde tan sólo el miércoles ejecutó a 232 civiles, denunció hoy la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

La portavoz en Ginebra de esa dependencia, Ravina Shamdasani, señaló en una conferencia de prensa que muchas de esas personas fueron muertas por no seguir las instrucciones del ISIS o por haber formado parte en el pasado de las Fuerzas de Seguridad Iraquíes.

“Informaciones creíbles indican que el ISIS ha obligado a decenas de miles de personas a abandonar sus casas en la periferia de Mosul para forzarlas a reubicarse dentro de la ciudad a partir del 17 de octubre, cuando el Gobierno comenzó el operativo para recuperar el control de esa urbe”, dijo.

Shamdasani explicó que los militantes del ISIS secuestraron a unas 8.000 familias en los distritos periféricos de Mosul y las llevaron a puntos estratégicos donde la agrupación acantona a sus combatientes.

Agregó que hasta 60.000 civiles son obligados a permanecer en un uno de los bastiones del ISIS en Mosul en el que la población llegaba apenas a 23.000 personas.

La portavoz subrayó que las leyes internacionales humanitarias prohíben el uso de escudos humanos.

Finalmente, la Oficina del Alto Comisionado enfatizó la importancia de que las fuerzas del Gobierno y sus aliados protejan a los civiles y garanticen el respeto de los derechos humanos.


Deja un comentario

Responsabilidad de la ONU ante la catástrofe de Alepo.

Siria: La ONU debe actuar para poner fin a los ataques contra civiles en el este de Alepo

Copy: DigitalGlobe 2016

Amnistía Internacional sigue recogiendo firmas para que los ataques terminen y se permita el paso de la ayuda humanitaria

20 de octubre de 2016

La Asamblea General de las Naciones Unidas debe intervenir para llenar el vacío dejado por el catastrófico fracaso de los miembros del Consejo de Seguridad respecto poner fin a los implacables ataques dirigidos contra la población civil en el este de la ciudad de Alepo. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional antes de una reunión de la Asamblea General que se celebrará hoy.

La organización ha difundido nuevas imágenes por satélite que ilustran la magnitud de la destrucción, y ha publicado testimonios de civiles atrapados en la ciudad que indican que las fuerzas gubernamentales sirias, con el apoyo de Rusia, han atacado despiadadamente núcleos residenciales, centros médicos, escuelas, mercados y mezquitas como parte de una estrategia militar deliberada para vaciar la ciudad de habitantes y hacerse con su control. En algunos casos, hay indicios de que en los ataques se ha utilizado munición de racimo de fabricación rusa.

“Hay que poner fin a la inacción del mundo ante la constante carnicería y los flagrantes abusos en la ciudad de Alepo. La Asamblea General de la ONU debe demostrar que puede actuar donde tan estrepitosamente ha fracasado el Consejo de Seguridad: la credibilidad de la ONU está en juego”, ha declarado Lynn Maalouf, directora adjunta de Investigación en la Oficina Regional de Amnistía Internacional en Beirut.

“La magnitud del derramamiento de sangre y la destrucción causados en el este de la ciudad de Alepo a lo largo del último mes es espeluznante. Las fuerzas gubernamentales sirias, con el apoyo de Rusia, han lanzado ataques implacables que han despreciado de forma flagrante las normas fundamentales del derecho internacional humanitario.”

 

 

“La pausa de ocho horas –absolutamente inadecuada– en los bombardeos anunciada por Rusia no sustituye al acceso sin trabas de ayuda humanitaria imparcial ni al cese de los ataques ilegítimos. Los Estados miembros deben aprovechar la reunión de hoy para exigir que se levante el asedio, que se ponga fin a los ataques ilegítimos y que se tomen medidas concretas para llevar ante la justicia a los responsables de crímenes de guerra.”

Amnistía Internacional sigue recogiendo firmas para que los ataques terminen y se permita el paso de la ayuda humanitaria.

Muchos de los civiles que continúan en Alepo viven con miedo constante a los ataques diarios. Soha, activista local, contó a Amnistía Internacional que lleva con ella a su bebé de siete meses donde quiera que va, pues le aterra perderlo.

 

Siham, cuya hija de cuatro años murió en el reciente bombardeo, describió a Amnistía Internacional el dolor de su pérdida. Su esposo fue detenido por las fuerzas gubernamentales en 2012, antes de que naciera la niña.

“He vivido toda mi vida en la ciudad de Alepo […] Perdí [a mi hija] hace seis días. Cayó una bomba delante del edificio donde estaba jugando. No recuerdo qué fue lo último que me dijo […] La perdí así, por nada […] absolutamente nada. Ojalá hubiera muerto con ella.”

El callejón sin salida diplomático al que se ha llegado ha dejado al Consejo de Seguridad de la ONU paralizado mientras la cifra de civiles muertos en Alepo crece de día en día.

Rusia, con el apoyo de China, ha utilizado repetidamente su poder de veto para bloquear cualquier acción que pudiera hacer rendir cuentas al gobierno sirio por graves violaciones de derechos humanos, incluidos crímenes de guerra. Hace menos de dos semanas, un borrador de resolución de la ONU presentado por Francia que pedía el fin de los ataques a civiles en Alepo fracasó a causa del veto ruso.

Setenta países han pedido que la reunión plenaria de hoy transmita un mensaje que indique claramente que debe abordarse la inacción del Consejo de Seguridad. Los Estados miembros deben pedir un periodo de sesiones de emergencia sobre la crisis y respaldar todas las iniciativas de la Asamblea General para poner fin al ciclo de crímenes de guerra en Siria. La imposición de sanciones específicas a las autoridades sirias y un embargo completo de armas son dos medidas que también podrían ayudar a presionar al gobierno sirio para que ponga fin a las violaciones del derecho internacional humanitario.

Ataques implacables contra la población civil y contra bienes de carácter civil
Las imágenes por satélite analizadas por Amnistía Internacional revelan que, en tan sólo una semana, 90 lugares fueron dañados o destruidos en una zona de aproximadamente el tamaño de Manhattan, Nueva York. En total, más de 110 lugares resultaron dañados entre el 18 de septiembre y el 1 de octubre de 2016.

Amnistía Internacional ha documentado una serie de ataques en las últimas tres semanas que parecen dirigidos a diezmar a la población civil que vive en la ciudad de Alepo. El equipo de investigación de la organización habló con residentes, profesionales de la medicina y activistas que estaban atrapados y que describieron el drástico deterioro de la situación humanitaria, con ataques aéreos diarios dirigidos contra residencias e infraestructuras civiles, incluidos centros médicos, un mercado, una escuela, instalaciones eléctricas y una empresa de agua. Las áreas atacadas estaban situadas, todas ellas, lejos de objetivos militares tales como la primera línea de batalla o controles o vehículos militares.

“Las fuerzas gubernamentales sirias afirman estar atacando a grupos armados no estatales, pero el objetivo real está claro: infligir un sufrimiento severo a la población civil para expulsarla. El mundo sigue cruzado de brazos mientras esta situación se repite una y otra vez en toda Siria”, ha manifestado Lynn Maalouf.

Según la Sociedad Médica Siria Estadounidense, 14 centros médicos han sido alcanzados por ataques aéreos desde el 21 de septiembre, con lo que muchos han quedado fuera de servicio. Los médicos han estado luchando para abarcar la afluencia de grandes cantidades de víctimas que necesitaban tratamiento urgente: en un punto, se registraron en una sola semana 800 pacientes heridos que necesitaban atención.

Un testigo presencial describió a Amnistía Internacional un ataque contra el hospital de Al-Sakhour el 3 de octubre. Una bomba cayó en la entrada del hospital: abrió un gran cráter y destruyó parcialmente un hospital de campo cercano. Era el tercer ataque lanzado contra el hospital ese mismo día, según este testigo:

“Llegué al hospital de Al-Sakhour tres horas después del ataque. Vi 10 personas heridas y 4 muertas […] Entre los heridos había dos miembros del personal médico del hospital […] La primera línea de combate más cercana está a unos 300 metros”.

Un médico de la ciudad de Alepo dijo a Amnistía Internacional que, a causa del asedio, los suministros, el material y el combustible se estaban agotando rápidamente.

“En la ciudad de Alepo, los residentes tienen miedo de vivir cerca de un hospital o estar en uno de ellos, porque nos hemos convertido en objetivo de los ataques del régimen”, dijo el médico.
“Los ataques deliberados contra civiles y contra bienes de carácter civil son violaciones graves del derecho internacional humanitario y constituyen crímenes de guerra. El patrón de ataques contra población, edificios e infraestructuras civiles en el este de Alepo indica claramente que forma parte de una estrategia militar calculada para hacer insoportable la vida a los civiles y vaciar la ciudad por la fuerza”, ha manifestado Lynn Maalouf

Presuntos ataques con munición de racimo
Varios residentes dijeron también a Amnistía Internacional que habían presenciado ataques con munición de racimo, prohibida internacionalmente: bombas que dispersan decenas de submuniciones en una amplia área y que constituyen una grave amenaza para la población civil.

Amnistía Internacional examinó imágenes que muestran restos de bombas de racimo y submuniciones en zonas civiles del este de Alepo durante las tres últimas semanas, y consultó con expertos independientes en armas que las identificaron como submuniciones AO-2.5RT, o las AO-2.5RTM –muy similares–, junto con restos de la bomba de racimo RBK-500 que las dispersa, todo ello de fabricación rusa.

Fadi subía a un automóvil en un concurrido mercado del distrito de Zebdie junto con un amigo suyo el 25 de septiembre cuando un avión de combate dejó caer dos bombas de racimo. Tanto a él como a su amigo les alcanzó la metralla. “Lo único que recuerdo después de eso era que tenía un dolor terrible en la pierna y la cadera. Seguía oyendo pequeñas explosiones. Había gente tirada por el suelo. Algunos se arrastraban, otros no se movían”, contó.

Majed, otro superviviente, estaba en el mismo mercado de Zebdie, situado a unos 500 metros de donde se encontraba la primera línea de combate cuando se produjo el ataque. Recuerda que oyó el sonido de pequeñas explosiones antes de despertarse en el suelo, cubierto de sangre y rodeado de personas heridas. Tenía dos fragmentos de metralla alojados en la pierna.

Osama también presenció ese mismo día el ataque de una bomba de racimo cuando llevaba en automóvil a un amigo herido del barrio de Al-Mashhad al hospital.

“Oí el sonido de un avión de combate y entonces el parabrisas [del auto] se hizo añicos encima nuestro. Oí una serie de pequeñas explosiones que se prolongaron durante casi un minuto. […] Hubo más de 40 heridos”, contó.

“El uso de municiones de racimo está prohibido por el derecho internacional porque son municiones intrínsecamente indiscriminadas y, a causa de su elevada tasa de error, constituyen una amenaza de larga duración para la población civil. Su aparente uso en el este de la ciudad de Alepo es otro indicio más de la determinación de las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados rusos de crear en la ciudad un entorno hostil y mortal, claramente dirigido a expulsar a los civiles a cualquier precio”, ha manifestado Lynn Maalouf.


Deja un comentario

Hace seis meses el terremoto del Ecuador.

Ecuador embarcado en el proceso de reconstrucción al cumplirse seis meses del terremoto

Miles de edificios fueron destruidos en Ecuador durante el terremoto del 16 de abril. Foto: UNDAC/Manabí

16 de octubre, 2016 — El 16 de abril de 2016, un terremoto de casi 8 grados en la escala de Richter sacudió la costa norte de Ecuador.

El sismo tomó desprevenida a la población de las provincias de Manabí y Esmeraldas que nunca antes habían vivido un fenómeno de ese tipo.

A medida que los afectados se recuperaban de la tragedia los daños se hacían más aparentes.

La catástrofe dejó cerca de 700 muertos y una ola de destrucción. También arrasó con 35.000 viviendas y perjudicó directamente a 250.000 personas.

Fue el terremoto más devastador de América Latina y el Caribe en los últimos años, después del que azotó a Haití en 2010.

Diego Zorrilla, coordinador residente del Sistema de la ONU en Ecuador hace una evaluación del progreso a seis meses de ese sismo.

Diego Zorrilla: “En la actualidad quedan unas 15.000 personas en refugios de albergues temporales, mientras que decenas de miles más siguen desplazadas de sus hogares porque el proceso de reconstrucción es evidentemente un proceso lento”·

“La reconstrucción ha empezado ya al mes y medio después del terremoto. Pero evidentemente en la medida que esta es una emergencia caracterizada por la pérdida de viviendas la reconstrucción que va a tomar todavía varios meses”.

Centro de noticias: ¿Qué lecciones se han aprendido en el país después de esta catástrofe, especialmente en términos de reconstruir de nuevo y para mejor?

Diego Zorrilla: “Hay una gran toma de conciencia tanto por parte del gobierno nacional como por parte de los gobiernos locales de que los procesos de reconstrucción tienen que ser hechos sobre, primero, un análisis de las vulnerabilidades del territorio, segundo, una planificación para la mitigación. Uno de los importantes elementos para la mitigación es la adhesión a normas estrictas para la construcción”.

“Estamos precisamente en un proceso de dar a conocer esa norma y de asegurar que tanto los ingenieros, arquitectos, como incluso los maestros de obra se hayan familiarizado con los estándares requeridos por la norma”.

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible que coincidentemente se celebra en Quito, Ecuador, busca abordar los problemas asociados con las ciudades.

Los participantes adoptarán una Nueva Agenda Urbana que definirá líneas de acción orientadas al diseño, la planificación y la administración de las ciudades. A su vez, ese documento busca abordar los desafíos más urgentes, como los asociados al desproporcionado impacto de los fenómenos naturales.