Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Argentina: oración en todo el País por las víctimas del submarino ARA San Juan

Argentina se unirá en jornada de oración por víctimas de submarino ARA San Juan

 

Imagen referencial / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

Imagen referencial / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

 

BUENOS AIRES, 02 Dic. 17 / 11:13 am (ACI).- La Conferencia Episcopal Argentina (CEA), expresó su cercanía y afecto a las familias de las 44 personas que desaparecieron dentro del submarino ARA San Juan, e invitó al país a unirse en una jornada de oración para pedir a Dios por “estos valientes servidores de la patria” y por sus seres queridos.

El jueves 30 de noviembre la Armada Argentina dio por culminada la etapa de rescate de los 44 tripulantes del submarino que desapareció el 15 de ese mismo. En ese sentido, aunque el portavoz Enrique Balbi no lo dijo expresamente, esto significa que las autoridades dan por muertos a los marineros.

Balbi explicó que se había extendido “a más del doble la cantidad de días que determinan las posibilidades de rescate de la dotación (tripulación). A pesar de la magnitud de los esfuerzos realizados, no ha sido posible localizar al submarino”, señaló en una conferencia de prensa.

En su mensaje del 1 de diciembre, la Comisión Ejecutiva de la CEA expresó que los obispos están “conmovidos y perplejos” ante esta tragedia. “Queremos como pastores de la Iglesia expresar nuestra cercanía y afecto a los familiares de estos valientes servidores de la patria que desaparecieron en el mar a bordo del ARA San Juan”, indicó.

El Episcopado dijo que “en momentos como estos ninguna palabra es suficiente consuelo. Los cristianos solamente encontramos alivio al sufrimiento en ese encuentro con el Señor Jesús que es posible en la oración y en la fe”.

“Por eso, queremos invitar a los hermanos de cada una de nuestras comunidades, de cada parroquia, capilla o centro de culto, a elevar a Dios, nuestro Padre, una oración especial este próximo 3 de diciembre, Primer Domingo de Adviento”, señalaron.

Los obispos pidieron elevar plegarias “desde todos los rincones de nuestro país”.

“Pidamos unidos por quienes han sufrido esta pérdida irreparable, para que con María Santísima, madre de todo consuelo, puedan encontrar en la fe un alivio a su dolor; y para que esta tragedia fortalezca, en nuestra querida Argentina, un auténtico amor de hermanos”, expresaron.

El ARA San Juan, de fabricación alemana, servía en la Armada Argentina desde 1985.

El pasado 11 de noviembre zarpó de su base en Mar del Plata para participar en unos ejercicios de adiestramiento. Sin embargo, desapareció el miércoles 15 cuando retornaba desde la región austral de Ushuaia.

En su último contacto por teléfono registrado a las 7:30 a.m. (hora local), informó que había superado una avería en las baterías a raíz de un cortocircuito por ingreso de agua. Tres horas después se registró un ruido similar a una explosión a 30 millas del lugar donde había hecho el reporte.

En las operaciones de rescate participaron 18 países. Ahora que concluye el convenio internacional para buscar a los tripulantes, estas naciones decidirán si apoyan en las labores para recuperar los restos del submarino.

Anuncios


Deja un comentario

Argentina: sufrimiento por la desaparición del submarino.

El Obispo Castrense celebró una misa por los tripulantes del ARA San Juan

Miercoles 22 Nov 2017 | 11:06 am

Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA):

El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, arribó este 21 de noviembre a la ciudad de Mar del Plata donde, junto a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, celebró una misa pidiendo por la pronta aparición de la nave.

La misa tuvo lugar en el Salón Almirante Brown de la Base Naval. Fue presidida por el obispo y concelebrada por el vicario general Castrense, presbítero Gustavo Acuña, en un gesto de cercanía con los familiares de los tripulantes que se encuentran alojados o pasan la jornada en el Comando del Área Naval Atlántica desde el último jueves, cuando se reportó el cese de las comunicaciones con la unidad.

En este difícil momento, monseñor Olivera se acercó a las familias para contenerlos y llevar a ellos el mensaje de la fe. “Por la unión que caracteriza a nuestra institución, vivimos esto con tal fuerza y de manera tan real, que la diócesis y cada uno de nosotros estamos sufriendo a cada minuto de búsqueda con los familiares de los submarinistas”, expresó.

“Es importante estar aquí, celebrar la Eucaristía, para renovarnos en esperanza y enfrentar juntos lo que se vaya presentando. Este es nuestro gesto, un signo de cercanía y fraternidad. Queremos ser auténtica familia diocesana que acompaña a los que sufren”, afirmó.

“Hoy celebraremos Misa, le rezaremos a la Patrona Stella Maris, madre del mar, y le pediremos esperanza”, concluyó el obispo Castrense.

En declaraciones a AICA, el prelado comentó que los familiares de los tripulantes están confiados y agradecidos a la Armada por la contención, y aunque están preocupados, también se muestran esperanzados. “La verdad que da mucha pena también, pero están manifestando mucha fe, comunión, cercanía entre ellos”, expresó.

La canción de la esperanza
Familiares de los tripulantes hicieron una canción titulada “Buscando ver el sol”, con la esperanza de que la canten los 44 tripulantes del submarino. “¡Ojalá así sea!”, expresaron.

La canción reconoce el trabajo de quienes “hacen patria a escondidas” y arriesgan su vida, llenándola de valor, poniendo la Nación “proa adelante”. La letra y la música pertenecen a Marcelo Polakoff, y la voz y producción estuvieron a cargo de Fernando Rahe.+


Deja un comentario

El Papa ante los terremotos de Irán e Iraq

El dolor del Papa por las víctimas del terremoto en Irak e Irán

Ayer un sismo de 7,2 grados de magnitud provocó alrededor de 300 muertos y 2500 heridos. El Pontífice invoca «consolación y fuerza» para los heridos y para los que están comprometidos en estas horas en el rescate

El dolor del Papa por las víctimas del terremoto en Irak e Irán

64
Pubblicato il 13/11/2017
Ultima modifica il 13/11/2017 alle ore 15:41
REDACCIÓN
ROMA

El Papa Francisco se dijo «profundamente dolido» por las víctimas que provocó el fuerte terremoto que sacudió ayer por la noche a las poblaciones que se encuentran en la frontera entre Irak e Irán.

 

En un doble mensaje enviado a ambas naciones, firmado por el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, el Pontífice aseguró su «cercanía» y «solidaridad» a todos los que lloran a sus seres queridos, por los que, escribió, comparte la «tristeza». Después dirigió un pensamiento a todos los heridos y a las autoridades civiles y de emergencia comprometidas en los socorros, invocando para ellos «consolación y fuerza».

 

Mientras tanto el saldo de las víctimas aumenta de hora en ora, y es dramático: se habla por lo menos de 300 muertos y alrededor de 2500 heridos, según los números ofrecidos por el jefe de los servicios médicos de emergencias iraníes, Pirhossein Koulivand, y por las autoridades iraquíes.

 

El fuerte terremoto, de 7,2 grados de magnitud, se verificó alrededor de las 21 horas de ayer y su epicentro fue en territorio iraquí, en la provincia kurda de Sulaymaniyya, a una profundidad de 40 kilómetros. Fue tan violento el movimiento que se advirtió en toda la región, desde Israel hasta Paquistán, pasando por Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Líbano.


Deja un comentario

Sentimiento del Papa por los terremotos en Iran e Iraq

  Terremoto Irak e Irán. El Papa: «Profunda tristeza»

2017-11-13 Radio Vaticana

 

El Obispo de Roma expresó, a través de sendos telegramas a los países hermanos de Irak y de Irán, su tristeza profunda por las víctimas del seísmo de 7.3 grados en la escala de Ritcher, que asoló en la noche del domingo la frontera entre ambos países, provocando numerosas víctimas e ingentes daños materiales.

“Su Santidad el Papa Francisco ha sentido una profunda tristeza al tener noticia del grave terremoto que ha asolado Irak, – se lee en el telegrama firmado por el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, – y asegura a todos los afectados por esta tragedia su solidaridad y sus oraciones. El Papa expresa su dolor a todos los que lloran la pérdida de sus seres queridos y ofrece sus oraciones por los difuntos encomendándolos a la misericordia del Todopoderoso”. Mientras que en las últimas líneas el Santo Padre invoca sobre los heridos, las autoridades civiles y de emergencia dedicadas a las tareas de rescate y recuperación, las bendiciones divinas del consuelo y la fortaleza.

Misma expresión de pesar dirige Su Santidad a Irán, asegurando a todos los afectados por la tragedia su solidaridad y sus oraciones: “El Papa expresa su dolor a todos los que lloran la pérdida de sus seres queridos y ofrece sus oraciones por los difuntos encomendándolos a la misericordia del Todopoderoso. También en este caso, sobre las autoridades civiles y de emergencia dedicadas a las tareas de rescate y recuperación, el Santo Padre invoca las bendiciones divinas del consuelo y la fortaleza.

Griselda Mutual – SpC


Deja un comentario

Jornada anual sobre los tsunamis. Por qué no se aplican los sistemas de alerta.

Los Estados en riesgo deben unirse al sistema de alerta temprana de tsunamis

Destrucción cerca de Banda Aceh, en Sumatra, Indonesia, causada por el tsunami del 26 de diciembre de 2004 en el Océano Índico. Foto: ONU/Evan Schneide

05 de noviembre, 2017 — En los últimos 100 años, 58 tsunamis se han cobrado más de 260.000 vidas en el mundo, un promedio de 4600 por desastre, superando el nivel de mortalidad de cualquier otro riesgo natural.

Este domingo se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunamis, fecha designada por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 2015, para promover una cultural global que reconozca la gravedad de estos fenómenos naturales y se prepare.

La ONU expresó preocupación esta semana ya que sólo 16 de los 29 países situados al noroeste del Océano Atlántico, el Mediterráneo, y otros mares interconectados, se han unido al Sistema de Alerta Temprana de Tsunami que ofrecen actualmente Francia, Grecia, Italia y Turquía, bajo la coordinación de la Comisión Intergubernamental Oceánica de la UNESCO.

“Aprovechamos esta fecha para pedir a todos los Estados miembros que están en riesgo, para que comiencen a utilizar el servicio que esta disponible para ellos”, aseguró Robert Glasser, el representante especial del Secretario General para la Reducción del Riesgo de Desastres.

Glasser agregó que el tsunami del océano Indico en 2004, marcó un punto de inflexión en el compromiso político con los sistemas de alerta temprana tras la muerte de 230.000 personas.

“Se trató de un evento raro pero la cifra de muertos se habría reducido considerablemente si el sistema de alerta de tsunamis del Océano Índico hubiese estado vigente en ese momento. Ahora tenemos este tipo de sistemas en varias regiones del mundo“, agregó.

La rápida urbanización y el aumento del turismo en las regiones propensas a los Tsunamis ponen cada vez más personas en peligro. Es por ello que la reducción de riesgo de desastres es un factor clave para lograr la disminución sustancial de la mortalidad de este tipo de eventos naturales en el mundo, el objetivo primordial del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, adoptado en marzo de 2015.

“La educación, la conciencia comunitaria sobre el riesgo y la preparación son esenciales para actuar y reaccionar en caso de un tsunami. Todas las regiones vulnerables necesitan adoptar y desarrollar sistemas de alerta de tsunami más efectivos. Una advertencia perfecta es inútil si la gente no sabe qué hacer, o no puede reconocer señales de alarma o evacuar inmediatamente a terrenos más altos “, aseguró la directora de la UNESCO, Irina Bokova, en un mensaje enviado con motivo de la fecha.


Deja un comentario

Nuevos riesgos de tsunami en el Pacífico.

UNISDR divulga informe sobre riesgos de Tsunami en la región del Pacífico

Destrucción cerca de Banda Aceh, en Sumatra, Indonesia, causada por el tsunami del 26 de diciembre de 2004 en el Océano Índico. Foto: ONU/Evan Schneide

02 de noviembre, 2017 — La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) publicó una nueva evaluación mundial de los peligros históricos y futuros que suponen los tsunamis, basada en registros sísmicos de los últimos 400 años y las proyecciones de las brechas sísmicas

La investigación se centró en la región del Pacífico y, tras la simulación de 18 posibles eventos, demostró el riesgo de tsunami para las Islas Aleutianas en Alaska, México, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Filipinas y Nueva Zelanda, entre otros.

Los resultados del informe demostraron la importancia de evaluar o comprender los peligros basados en hechos históricos más allá de las experiencias recientes.

El estudio fue liderado por el profesor Fumihiko Imamura del Instituto Internacional de Investigaciones Científicas sobre Desastres, y se realizó con motivo del próximo Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunamis que se celebra cada 5 de noviembre.

Por su parte, la vicesecretaria General de Naciones Unidas, Amina Mohammed, destacó la importancia de los sistemas de alerta para tsunamis, a través de tres centros regionales de vigilancia en la India, Indonesia y Australia, y una red de 26 centros nacionales de información.

Añadió la existencia de sistemas de alerta temprana en el Caribe, el Atlántico nororiental y el Mediterráneo similares a los situados en el Pacífico.


Deja un comentario

España, Galicia: carta de los obispos sobre los recientes incendios

españa

Ésta es la nota de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Santiago:

“Cui­dar de la casa co­mún. So­li­da­rios con las víc­ti­mas de los in­cen­dios”

Que­ri­dos her­ma­nos,

Ante la tra­ge­dia de los in­cen­dios fo­res­ta­les, que ade­más de las pér­di­das ma­te­ria­les, ha sa­cri­fi­ca­do vi­das hu­ma­nas y cau­sa­do gran­des su­fri­mien­tos a mi­les de per­so­nas, los Obis­pos de la Igle­sia en Ga­li­cia que­re­mos ma­ni­fes­tar a to­dos los que su­fren nues­tra so­li­da­ri­dad y so­li­ci­tud fra­ter­na.

Com­par­ti­mos ante todo el do­lor de los que llo­ran a sus fa­mi­lia­res y ami­gos que per­die­ron la vida y ele­va­mos nues­tra ora­ción a Dios para que los aco­ja jun­to a sí. Qui­sié­ra­mos que en es­tos mo­men­tos fue­se real en to­das nues­tras pa­rro­quias de la Igle­sia en Ga­li­cia la ex­pe­rien­cia de la uni­dad, del com­par­tir es­fuer­zos, do­lo­res y an­gus­tias, la cer­ca­nía del amor fra­terno, de modo que na­die se sien­ta solo en la ne­ce­si­dad; y agra­de­cer, al mis­mo tiem­po, tan­tos ges­tos de so­li­da­ri­dad de ami­gos y ve­ci­nos, que son un apo­yo im­pres­cin­di­ble para man­te­ner la es­pe­ran­za y el co­ra­je. Nos sen­ti­mos par­ti­cu­lar­men­te uni­dos a los pue­blos y al­deas más afec­ta­das, unien­do nues­tra ora­ción a la suya, im­plo­ran­do de Dios el don de la for­ta­le­za y la con­fian­za.

Nos pa­re­ce im­pres­cin­di­ble igual­men­te con­de­nar con toda cla­ri­dad las ac­cio­nes de quien cau­sa vo­lun­ta­ria­men­te este tipo de in­cen­dios, que po­nen en ries­go la vida de per­so­nas y tam­bién da­ñan gra­ve e irres­pon­sa­ble­men­te el me­dio am­bien­te tan ne­ce­sa­rio para la vida. Como ha di­cho el Papa Fran­cis­co, «un cri­men con­tra la na­tu­ra­le­za es un cri­men con­tra no­so­tros mis­mos y un pe­ca­do con­tra Dios».

Pro­vo­car un in­cen­dio es un ges­to de gra­ve in­mo­ra­li­dad, en el que la per­so­na pone de ma­ni­fies­to una ac­ti­tud ante los her­ma­nos y ante la na­tu­ra­le­za con­tra­ria al bien que­ri­do por Dios.

Esto es muy evi­den­te ante los su­fri­mien­tos que pa­de­ce hoy nues­tra po­bla­ción, y es­pe­cial­men­te ante el he­cho tris­tí­si­mo de quien ha muer­to a cau­sa de es­tos in­cen­dios.

Pero es cla­ro tam­bién si con­si­de­ra­mos la con­se­cuen­cia de es­tas ac­cio­nes en la na­tu­ra­le­za, que es crea­ción de Dios, fuen­te de vida y de tra­ba­jo, y que no de­be­ría ser des­trui­da como aho­ra ve­mos. He­mos de res­pe­tar la na­tu­ra­le­za y va­lo­rar­la, en su bon­dad, ar­mo­nía y equi­li­brio, como un don que re­ci­bi­mos y un le­ga­do que de­be­mos es­for­zar­nos por trans­mi­tir a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Al re­ci­bir de Dios el do­mi­nio so­bre el mun­do, el ser hu­mano ocu­pa su lu­gar en el pla­ne­ta como don y pri­vi­le­gio. Por eso tie­ne el de­ber de cul­ti­var el res­pe­to re­li­gio­so por la in­te­gri­dad de la crea­ción.

Como en tan­tas oca­sio­nes el Papa Fran­cis­co ha ma­ni­fes­ta­do, vie­ne bien re­cor­dar que: «La na­tu­ra­le­za sue­le en­ten­der­se como un sis­te­ma que se ana­li­za, com­pren­de y ges­tio­na, pero la crea­ción sólo pue­de ser en­ten­di­da como un don que sur­ge de la mano abier­ta del Pa­dre de to­dos, como una reali­dad ilu­mi­na­da por el amor que nos con­vo­ca a una co­mu­nión uni­ver­sal» (Lau­da­to sí, 76).

Esta nues­tra “casa co­mún” es una con­di­ción ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria para la vida de to­dos. Es un prés­ta­mo que cada ge­ne­ra­ción re­ci­be y debe trans­mi­tir a la si­guien­te ge­ne­ra­ción. De ahí la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad en cuan­to a su uso.

Qui­sié­ra­mos ma­ni­fes­tar, en par­ti­cu­lar, nues­tro re­co­no­ci­mien­to y apo­yo a las mi­les de per­so­nas im­pli­ca­das en el ope­ra­ti­vo de lu­cha con­tra el fue­go, los bom­be­ros, las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y los nu­me­ro­sos vo­lun­ta­rios, que se es­fuer­zan por sal­var vi­das, ali­viar da­ños y evi­tar la pér­di­da de per­so­nas y bie­nes, in­clu­so a cos­ta de can­san­cio y ries­gos per­so­na­les. En cir­cuns­tan­cias a me­nu­do ex­tre­mas, nos dan un ejem­plo ad­mi­ra­ble de ab­ne­ga­ción sin lí­mi­tes.

A par­tir de nues­tras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, de las Cá­ri­tas Dio­ce­sa­nas y de otras ins­ti­tu­cio­nes ecle­sia­les, mos­tra­mos nues­tra dis­po­ni­bi­li­dad para la aco­gi­da y la ayu­da in­con­di­cio­nal de cuan­tos la ne­ce­si­ten.

Pe­di­mos a Dios que nos ayu­de en es­tas cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les, es­pe­cial­men­te a quie­nes lu­chan con­tra el fue­go, y que nos con­ce­da sa­ber es­tar y tra­ba­jar uni­dos para re­cu­pe­rar nues­tra tie­rra, que ve­mos hoy tan da­ña­da y que Dios nos ha dado para ha­cer po­si­ble nues­tra vida.

+ Ju­lián, Ar­zo­bis­po de San­tia­go.
+ Luis, Obis­po de Tui-Vigo.
+ Al­fon­so, Obis­po de Lugo.
+ José Leo­nar­do, Obis­po de Ou­ren­se.
+Luis Ángel cmf, Obis­po de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol.
+ Je­sús, Obis­po Au­xi­liar de San­tia­go.