Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Cristianos perseguidos en la actualidad

 

El drama de la persecución a los cristianos

en el contexto actual

Es el tema de la conferencia llevada a cabo el miércoles 16 de mayo, en el salón principal del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

El drama de la persecución cristiana no se remonta únicamente a los primeros siglos de la cristiandad, sino que actualmente sigue existiendo y reflejándose en las alarmantes cifras de personas asesinadas en diversos países del mundo, por no renegar de su fe.

Los últimos datos estadísticos publicados en varias organizaciones internacionales, entre ellas “Puertas Abiertas” (Open Doors) que cada año elabora un índice mundial que evalúa la situación de persecución a cristianos en el mundo y ofrece un ranking de países donde vivir la fe cristiana es más arriesgado; indican que la violencia anticristiana “no se ha detenido”.

Prueba de ello son los 3.066 cristianos muertos por causas directamente relacionadas con su fe, así como las 793 iglesias o propiedades eclesiales atacadas en 2017.

Perseguidos por una fe que se fortalece cada día

Se trata de una persecución que no solo se demuestra en actos de violencia y encarcelamientos, sino que la investigación analiza muchas otras formas de persecución entendidas como “opresión” en diferentes niveles y ámbitos sociales.

Eso explica, por ejemplo, el hecho de que Nigeria, a pesar de haber sido el país con mayor número de cristianos muertos a causa de su fe (2.000 aproximadamente), sólo ocupe el 14º puesto de la clasificación de los 50 países donde existe mayor persecución.

Por su parte, Corea del Norte encabeza el país con mayor persecución cristiana en todos los ámbitos comprendidos: privado, familiar, social, eclesial y nacional; seguido por otros países como Afganistán, Pakistán, India, llegando incluso a afectar a fieles de países europeos.

El rechazo a la libertad de credo por odio y miedo

Si es que la falta de tolencia a la libertad de credo, es un mal social que no conoce límites geográficos ni fronteras ideológicas: más allá de los intereses políticos y económicos ocultos detrás de la persecución religiosa, consiste en definitiva, en un rechazo hacia la fraternidad entre los pueblos, fruto de una educación marcada por el odio, y el miedo a los “desconocido o diferente”.

 

Y sobre ello ha hablado el Papa Francisco en tantas ocasiones recordando que «los mártires cristianos de hoy son en número muchos más respecto a los de los primeros siglos», una realidad que, a menudo, es silenciada y escondida por los medios de comunicación y la comunidad internacional, pero que como miembros de la Iglesia “no podemos ignorar”.

Cristianos perseguidos en el contexto actual

 

Y atendiendo a este drama social, se ha llevado a cabo en Roma el miércoles 16 de mayo, en el salón principal del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, una conferencia sobre el tema: “La persecución a los cristianos en el contexto actual”, propuesto por la Embajada de Hungría ante la Santa Sede y por el grupo “Stand together”, una plataforma digital, inclusiva y ecuménica, creada para dar voz a todos los cristianos que viven situaciones de vulnerabilidad y discriminación (especialmente en Oriente Medio) y que pretende destacar la importancia de la libertad religiosa.

El encargado de realizar las presentaciones de los coloquios fue el padreMichael Ryan de la facultad de Filosofía del Ateneo Pontificio, mientras que los ponentes fueron el padre Devin Roza autor de “El apocalipsis como mensaje de esperanza para los cristianos perseguidos- la experiencia de la Hungría”; y Rossella Miranda, delegada de la sede italiana de la Fundación Promoción Social, que presentó el proyecto “Stand Together”.

Anuncios


Deja un comentario

Se habla poco de la persecución contra los cristianos.

Hacía siglos que el cristianismo no estaba tan perseguido
Domingo 22 Abr 2018 | 08:54 am

Barcelona (España) (AICA): “Hacía siglos que el cristianismo no estaba tan perseguido como hoy. Desde la época de las catacumbas no había un intento masivo, organizado e impune de acabar con comunidades cristianas enteras”, afirmó la polémica periodista y escritora Pilar Rahola al presentar su reciente libro ¨S.O.S. cristianos¨.

Aunque no es creyente, la polémica periodista y escritora Pilar Rahola es una defensora de los creyentes y de la gente que decide vivir su fe, lo que la decidió a querer ser un altavoz de los cristianos perseguidos.

Esto es lo que la llevó a escribir “S.O.S. cristianos”, libro que acaba de presentar en la iglesia de Santa María del Mar, de Barcelona, con la presencia del arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, y del periodista Josep Cuní.

Una persecución poco conocida
“Hacía siglos que el cristianismo no estaba tan perseguido como hoy. Desde la época de las catacumbas no había un intento masivo, organizado e impune de acabar con comunidades cristianas enteras”, afirmó Rahola.

Durante la presentación del libro a los medios de comunicación, la escritora aseguró que este libro describe con crudeza y dimensión ética una realidad que está silenciada en Occidente. “Me sorprendió la dimensión de un drama que no encontraba lugar en la prensa y, por eso, decidí escribir una obra de denuncia, que diera luz a la represión cristiana escondida en Cataluña y el mundo hispánico a pesar de haber sido denunciada varias veces por el papa Francisco y comunidades anglosajonas evangélicas”.

Según Rahola, “S.O.S. cristianos” se centra en la persecución que sufren las comunidades cristianas, las que viven con pocos recursos o bajo costumbres ancestrales y que, a su vez, se encuentran asentadas en países gobernados por un poder islámico que aplica la sharia o en estados gobernados por un nacionalismo exacerbado o un odio a Occidente.

La cristianofobia de Occidente
De este modo denuncia que “coptos, asirios, siriacos, ortodoxos, protestantes y también católicos sufren el estigma de la cruz por todo el mundo. No sólo en países islamistas radicales sino también en países que forman parte de las Naciones Unidas”.

En las páginas del libro se relatan las matanzas, persecuciones y discriminaciones perpetradas contra las minorías cristianas en países como Egipto, la India, Pakistán, Irak o Arabia Saudita.

Rahola acusa a los medios de comunicación occidentales de no dar suficiente voz a la situación, pero también a la sociedad en general, que –argumenta– vive inmersa en una cristianofobia sutil, dominada por el pensamiento de lo “políticamente correcto”, sea cual fuere su ideología. “La derecha desconoce esta represión porque asocia el cristianismo y el catolicismo a Occidente: así las comunidades pobres y ancestrales le resultan lejanas y exóticas. La izquierda vincula el cristianismo y el catolicismo al poder y por esta razón le resulta difícil verlo como víctima”.

Además, cree que en Occidente ha triunfado el racionalismo por encima de la religión: “Hoy, la razón lo explica todo y la religión queda afuera. Aunque la separación del Estado y la religión sea buena y la liturgia pertenezca a la comunidad cristiana, la persecución de la fe cristiana nos pertenece a todos. Por eso, el libro no lo tenía que hacer un creyente sino alguien que mirara el problema desde una vertiente ética”.+


Deja un comentario

Cristianofobia políticamente correcta? Por Jesús Mz. Gordo

Cristianofobia políticamente correcta

CRISTIANOFOBIA POLÍTICAMENTE CORRECTA

Jesús Martínez Gordo. Me indigna que “el deporte practicado en las tierras del pijoprogresismo” sea el insulto, el escarnio y el ultraje de los cristianos. Como también me indigna que el “progre yupiyaya” haga del “desprecio a los católicos” un arma revolucionaria, cuando, en realidad, “sólo es el retrato preciso de la estupidez”. Quien así se manifiesta es Pilar Rahola, diputada en el Congreso entre 1993 y 2000 por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), partido en el que militó hasta 2006. Lo dice en un libro que acaba de publicar con el título S.O.S. cristianos. La persecución de cristianos en el mundo de hoy, una realidad silenciada. Esta tertuliana radiofónica y televisiva, ensayista y filóloga, además de periodista, se autopresenta -rompiendo moldes nuevamente- como “católica no creyente”, es decir, como “una militante racionalista” a quien resulta imposible creer en Dios, pero a quien (dice) “mi ética no me impide respetar a los creyentes” ni reconocer que los necesito “para mejorar la sociedad”: de ellos he recibido “bondad, capacidad de empatía, capacidad de comprensión, sentido de la justicia, sentido del valor para defender los propios ideales…”. Por eso, me aproximo al drama del martirio actual de los cristianos a partir de estos valores recibidos, pero, sobre todo, en “defensa de los derechos civiles” y fundamentales. No, desde la fe que no tengo.

El libro es un descarnado recorrido por algunos lugares del martirio que padecen en la actualidad los cristianos (Corea del Norte, Somalia, Pakistán, Siria, Irak, Nigeria, Arabia Saudí, entre otros) y, con ellos, también, muchos musulmanes: despiadadamente asesinados por el yihadismo terrorista; legalmente reprimidos por el salafismo radical o por el islamismo wahabita o condenados, como así sucede en Occidente, a ser despreciados por la izquierda y a defenderse de su instrumentalización política por la derecha. Quien lo lea y llegue al final podrá comprobar cómo se le encoge en muchos momentos el corazón por la inmensidad del horror (con el máximo “más razonable”, según algunas fuentes, de 100.000 mártires al año). Y también, por el “ominoso ostracismo informativo” al que está sometido, tal y como reconoce J. M. Sanguinetti. “La verdad, sentencia el expresidente de Uruguay citando a Cicerón, se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”. Éste, el de la persecución de los cristianos, es “un muro de silencio”, lapidario, abrumador e implacable.

Pero es posible que también le sorprenda la denuncia de P. Rahola: entre nosotros, en la piel de toro, semejante silencio queda envuelto en una cristianofobia políticamente correcta que se ha apoderado de casi toda la izquierda. Las víctimas, concretamente, las cristianas, no quedan bien en las pancartas del progresismo porque rompen el simplismo maniqueo que suele inspirarlas y que, en nuestro caso, se encuentra sustentado por la alianza secular de la Iglesia con el poder y por el pulso entre laicidad y presencia pública de la religión. Y si es incuestionable el rol que determinados poderes eclesiásticos pretenden seguir ejerciendo en la sociedad como censores de ideas y represores de los derechos civiles, no lo es menos la existencia de quienes se obstinan en entender la laicidad, no como una apuesta por la integración, sino por la segregación y el enfrentamiento. Quizá, por ello, hay una izquierda que cree a pies juntillas que los católicos -sin ningún tipo de matiz- forman parte de una clase dominante y dominadora. Y esto, dígase lo que se diga, gustan recordar, es manifiestamente irreconciliable con el progreso. Probablemente, por eso, “satirizar, destripar, blasfemar sobre el catolicismo o el cristianismo en general”, manchar la iconografía, la “espiritualidad y la plegaria católica sale gratis y hace parecer más progre”. De hecho, no suele tener ninguna consecuencia, más allá del dolor que se puede causar a los creyentes. Sin embargo, apunta, “ni es revolucionario, ni es heroico ni transforma nada: solamente mancha”.

Quienes nos auto-identificamos como de izquierdas nos encontramos sumidos, concluye P. Rahola, en un “triángulo del horror” del que no parecemos capaces de salir en nuestra relación con los cristianos: en los países en los que “la violencia impera, son asesinados; allí donde reinan los tiranos, son reprimidos y segregados”. Ante estas situaciones, damos por bueno el “muro del silencio”, lapidario, abrumador e implacable. Y “allí donde -como es nuestro caso- imperan las libertades”, “son menospreciados”, dando a entender que es lo políticamente correcto y hasta revolucionario. Ante la fortaleza de este “triángulo del horror”, “quiero decirle al mundo no-católico, o no-cristiano, que estos mártires también son suyos, no sólo de la Iglesia”.  Y lo son porque, con su sola presencia en estos países y entre nosotros, están cuarteando -se reconozca o no- el totalitarismo.Cristoianaofobia


Deja un comentario

Los cristianos perseguidos. Homilía del Papa

El Papa Francisco celebra la Misa en la Capilla de la Casa de Santa MartaEl Papa Francisco celebra la Misa en la Capilla de la Casa de Santa Marta  (Vatican Media)

Papa: el testimonio cristiano no vende la verdad y fastidia

En su homilía en la Misa en la Casa de Santa Marta, el Papa volvió a recordar que hay más cristianos perseguidos hoy, que en los primeros siglos: encarcelados, degollados, ahorcados por confesar a Jesús

Ciudad del Vaticano

El testimonio cristiano fastidia, nunca vende la verdad, como testimonian los numerosos cristianos asesinados y perseguidos, que en la actualidad son más que en los primeros tiempos. El pactar compromisos, sin embargo, hace ser cristianos ‘al agua de rosas’. Por lo tanto, hay que pedir la gracia de recordar el primer encuentro con Jesús, que ‘nos ha cambiado la vida’.

Es lo que reiteró el Papa Francisco en su homilía, en la Misa matutina, en la Casa de Santa Marta, que reanudó hoy después de la pausa pascual.

Obediencia, testimonio, concreción. Son las tres características que brotan de la alegría pascual y que destacó el Papa.

La alegría pascual

Recordó que los 50 días del tiempo pascual fueron para los Apóstoles un ‘tiempo de alegría’, por la Resurrección de Cristo. Una alegría verdadera, pero aún dudosa, temerosa, que se pregunta cómo irán las cosas. Mientras que, después, cuando desciende el Espíritu Santo, la alegría se vuelve ‘valiente’: primero ‘entendían porque veían al Señor, pero no entendían todo’. Estaban contentos pero no lograban entender. ‘Fue el Espíritu Santo el que los hizo entender todo’.

La obediencia es hacer la voluntad de Dios

A los Apóstoles les habían prohibido predicar y anunciar a Jesús y sin embargo, después de haber sido liberados por medio de un Ángel, vuelven a enseñar en el templo, recordó el Papa. Y con la Primera Lectura de los Hechos de los Apóstoles, (5,27-33) y la respuesta de Pedro: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres», recordó asimismo el Evangelio de Juan (Jn3,31-36). La obediencia de los Apóstoles para seguir el camino de Jesús que obedeció hasta el final. La obediencia es el camino que el Hijo «nos ha abierto» y el cristiano, por lo tanto «obedece a Dios».

La primera cosa mundana es el dinero

Los sacerdotes, sin embargo, que querían mandar, lo quieren arreglar todo con una propina «el soborno, la coima llegó hasta el Sepulcro». Así el mundo resuelve las cosas – explicó el Papa – «con cosas mundanas». La primera es el dinero, cuyo señor es el diablo. En efecto, el mismo Jesús dice que no se puede servir a dos señores.

Los cristianos perseguidos

«Primero: obediencia. Segundo: testimonio, que fastidia tanto ¿eh? Todas las persecuciones que hay… desde ese momento hasta hoy… Piensen en los cristianos perseguidos en África, en Oriente Medio… Hoy son más que en los primeros tiempos… Encarcelados, degollados, ahorcados, por confesar a Jesús. Testimonio hasta el final»

Pedir la gracia de la concreción: no ser cristianos aguados

Los Apóstoles hablaban de cosas concretas, no de cuentos’. Así como ellos vieron y tocaron a Jesús «cada uno de nosotros ha tocado a Jesús en su propia vida»

«Sucede que tantas veces los pecados, el pactar compromisos, el miedo… nos hacen olvidar este primer encuentro: el encuentro que nos ha cambiado la vida. Sí, tenemos un recuerdo pero un recuerdo aguado. Nos hace volvernos cristianos pero ‘al agua de rosas’, aguados, superficiales. Pedir siempre la gracia al Espíritu Santo de ser concretos. Jesús ha pasado en mi vida, por mi corazón. El Espíritu ha entrado en mí. Luego, quizá, lo haya olvidado… pedir la gracia de la memoria del primer encuentro».

Pidamos la alegría pascual

«Pidámosla los unos por los otros, aquella alegría que viene del Espíritu Santo, que da el Espíritu Santo: la alegría de la obediencia pascual, la alegría del testimonio pascual y la alegría de la concreción pascual»

Escucha y descarga el informe con la voz del Papa


Deja un comentario

Sábado 24: jornada de solidaridad con los cristianos perseguidos.

 

 

#ColiseoDeRojo: la iniciativa para recordar a los cristianos perseguidos

La tarde del sábado 24 de febrero el Coliseo de Roma será iluminado de rojo en recuerdo de todos los cristianos perseguidos en el mundo

Ciudad del Vaticano

Heridas del corazón reflejadas en la luz de unos ojos que hablan por sí solos.

Se trata de dos mujeres que han conocido de cerca el sufrimiento de la injusticia: Eisham, de sólo 20 años, hija de Asia Bibi, la mujer cristiana paquistaní encarcelada desde 2009, acusada injustamente de haber insultado el profeta Mahoma. Junto a ella, también está Rebecca Bitrus, nigeriana secuestrada por dos años en manos de la secta islamista de Boko Haram, quien a pesar de sufrir todo tipo de torturas reconoce que “Jamás he dejado de tener confianza en Dios”.

Ambas serán recibidas el sábado 24 de febrero en audiencia por el Papa Francisco. Y esa misma tarde, el Coliseo de Roma será iluminado de rojo en recuerdo de la sangre de los mártires cristianos.

El evento, organizado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, tiene como objetivo vencer la indiferencia, sobre todo de la comunidad internacional, y que nadie ignore el drama de la persecución de los cristianos. Junto al Coliseo romano, desde siempre símbolo del martirio cristiano, AIN iluminará de rojo contemporáneamente la Catedral maronita de San Elías de Alepo en Siria y la Iglesia de San Pablo de Mosul, en Iraq.

#ColiseoDeRojo


Deja un comentario

Febrero 24: oración por los cristianos perseguidos en el mundo.

El Papa recibirá el 24 de febrero a una víctima de Boko Haram y a la familia de Asia Bibi

Ofrecerán sus testimonios durante el evento “Coliseo Rojo” dedicado a los cristianos perseguidos

Familiares de Asia Bibi con el Papa Francisco en 2015

6
0
Pubblicato il 22/02/2018
Ultima modifica il 22/02/2018 alle ore 19:58
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

El sábado 24 de febrero por la mañana el Papa Francisco tendrá una audiencia especial con las víctimas de dos casos de persecución debido a la fe: Rebecca Bitrus, cristiana nigeriana que fue prisionera durante dos años de las milicias extremistas de Boko Haram, y al esposo y a una de las hijas de Asia Bibi, la mujer cristiana paquistaní que fue condenada a muerte con la ley de la blasfemia y que está encarcelada desde hace ya nueve años, esperando una audiencia decisiva en la Suprema Corte del país, según esperan sus abogados.

 

LEA TAMBÉN — Los abogados de Asia Bibi esperan una audiencia resolutiva antes de la Pascua

 

Ashiq y Esham Masih, respectivamente esposo e hija de Asia Bibi, en compañía de Bitrus, serán testigos excepcionales del evento que se llevará a cabo en Roma por la tarde el mismo sábado 24. La iniciativa es “Coliseo Rojo”, organizado por la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada, en memoria de todos los cristianos perseguidos y de los mártires de nuestros días. Por la mañana, a las 11.30, en el Palacio Apostólico, se reunirán con el Pontífice, en compañía del director de AIN Italia, Alessandro Monteduro, según confirmó la Sala de Prensa de la Santa Sede.

 

La audiencia habría debido ser un acto estrictamente privado, pero Bitrus no pudo contener su emoción y anunció a los periodistas su encuentro con el Papa. «Estoy muy contenta de esta oportunidad», dijo durante la conferencia de prensa para la presentación de la manifestación romana. A Francisco «le contaré mi historia, nuestras dificultades y también los esfuerzos que está haciendo la Iglesia por la vía del diálogo y la pacificación».

 

Envuelta en un elegante hábito que celebra el 50 aniversario de la diócesis de Maiduguri, una de las más afectadas por la violencia de Boko Haram (que ayer atacó una escuela de Dapchi, en donde secuestró nuevamente a más de cien estudiantes), Rebeca afirmó que ha perdonado a quien la privó de la libertad durante dos años y la sometió a violencias de todo tipo. «He perdonado, completamente, desde lo profundo del corazón», afirmó.

 

En cuanto a Ashiq y Esham Masih, no será la primera vez que se encuentren con el Papa Francisco. En abril de 2015, al final de una audiencia general, pudieron estrechar la mano del Pontífice, que les dedicó algunas palabras de consuelo: «Rezo por ella (Asia Bibi, ndr.) y por todos los cristianos perseguidos».


Deja un comentario

Congo: secuestros de sacerdotes.

 CONGO RD – “La Iglesia bajo ataque”, denuncia el Presidente de la Conferencia Episcopal recordando a los sacerdotes secuestrados

Kinshasa – “Los sacerdotes no se dedican a la política. Si ha habido llamamientos de algunos agentes pastorales, siempre ha sido en el marco del compromiso civil, del respeto de los valores como la justicia, la paz y la reconciliación”, ha dicho Su Exc. Mons. Marcel Utembi Tapa, Arzobispo de Kisangani y Presidente de la Conferencia Episcopal Nacional , denunciando en una rueda de prensa en Bruselas, los secuestros de sacerdotes en el este de la República Democrática del Congo.
“Hemos denunciado los ataques contra la Iglesia y sobre todo el secuestro de los siervos de Dios”, ha subrayado Mons. Utembi Tapa. “Continuamos invitando a unos y a otros a volver a la razón y dejar libres a los sacerdotes para que puedan reanudar su actividad pastoral”.Los secuestros reportados por Mons. Utembi Tapa ocurrieron en el Territorio de Beni, Provincia del Norte de Kivu. En la noche entre el 16 y el 17 de julio de este año, don Pierre Akilimali y don Charles Kipasa fueron secuestrados por unos extraños en la parroquia de Notre-Dame des Anges de Bunyuka en la Diócesis Beni-Butembo . De ellos no hay noticias, así como de los tres padres asuncionistas, Jean-Pierre Ndulani, Anselme Wasikundi y Edmond Bamutute, secuestrados en su parroquia de Nuestra Señora de las Pauvres de Mbau, a 22 km de Beni en octubre de 2012 .
La zona donde se produjeron los secuestros ha vivido durante décadas un estado de gran inseguridad por la presencia de varios grupos armados, la mayoría de ellos dedicados a la explotación ilegal de los enormes recursos naturales locales . Recientemente se han sumado las tensiones políticas que afectan a todo el país debido a un estancamiento político institucional causado por la no celebración de elecciones presidenciales y legislativas que debían producirse en diciembre del año pasado. La Iglesia medió el acuerdo de San Silvestre que preveía la realización de las elecciones presidenciales para 2017, pero no seha llevado a cabo. Algunas fuerzas políticas podrían haber visto en los intentos de mediación de los obispos, la injerencia en la vida política nacional, causando represalias contra el personal y los bienes eclesiásticos.Una tesis que parece compartir Mons. Utembi Tapa, quien afirma que los secuestradores son “obviamente enemigos de la Iglesia Católica, que no quieren que las cosas cambien y aquellos que encuentran que su interés está amenazado por ciertas denuncias y toma de posición de la Iglesia”. Pero la Iglesia, concluye el Presidente de la CENCO, no hace más que “predicar la justicia, la paz, el respeto del buen gobierno, en el marco de su doctrina social”.