Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La situación de los cristianos en Medio Oriente. Análisis

The badly damaged church of Mar Behnam and Mart Sarah awaits repairs in Baghdeda (Qaraqosh), Iraq. In the foreground is the church's collapsed bell tower, demolished by Daesh, as ISIS is known here, during its retreat from the city. Photo by Kevin Clarke.The badly damaged church of Mar Behnam and Mart Sarah awaits repairs in Baghdeda (Qaraqosh), Iraq. In the foreground is the church’s collapsed bell tower, demolished by Daesh, as ISIS is known here, during its retreat from the city. Photo by Kevin Clarke.

Just a few months ago Chaldean Archbishop Bashar Warda, C.S.S.R., of the Archdiocese of Erbil in Iraqi Kurdistan had expressed exasperation with the halting flow of U.S. aid to Iraqi Christians and other minority communities attempting to recover from the devastation of the ISIS occupation. It was a frustration shared by other Christian leaders of Iraq’s Nineveh province.

Now he sees signs of revived, perhaps sustained support, beginning with the opening of a U.S. Agency for International Development office in Erbil that has provided much-needed aid to nearby Chaldean Christian communities. In Karamles, a village that had been badly damaged by ISIS militants, that has meant five new water wells, a new tractor to help get the agricultural economy back on its feet and a renovated medical clinic.

“Aid is starting to come in,” he said via email from Erbil, “but it needs to come with an urgency that has been missing for years.” Of particular importance, according to Archbishop Warda, is aid meant to develop livelihood programs to help provide work and jumpstart the region’s damaged economy.

“We see a direct correlation with Christians continuing to leave and not having jobs,” he said. “We Christians have always been noted to be entrepreneurial, but how can we do that if there is no seed money?”

“Aid is starting to come in,” Archbishop Warda said, “but it needs to come with an urgency that has been missing for years.”

The Christian community in Iraq has been decimated by decades of conflict, persecution and disorder, culminating in the unbelievable savagery of ISIS. After two millennia in Iraq, the Christian population has reduced to a vanishing point, raising concerns around the world about the viability of this ancient community.

But Archbishop Warda is weary of more expressions of concern. “If Christianity is to survive here,” he said, “there needs to be a more dynamic and creative approach to helping our communities quickly and effectively.”

Waiting for the reconstruction has been deeply discouraging to Nineveh’s Christians, he said, “nearly four and a half years since ISIS destroyed our communities, homes, churches and jobs.”

“I understand that the humanitarian aid pot is being chased by many NGOs,” he said, “but many of our communities are still not benefiting fully at the moment. The delivery systems for the NGOs, including many of the leading private groups, are still very slow, ponderous and burdensome.

“We have done everything we can to make sure that the donors and NGOs know that, truly, we are fast running out of time,” Archbishop Warda said. “It is a tremendous frustration to us that there still seems to be such a disconnect on this issue.”

“If Christianity is to survive here,” he said, “there needs to be a more dynamic and creative approach to helping our communities quickly and effectively.”

Archbishop Warda expects significant new assistance to reach Nineveh’s Christians because of the passage of the Iraq and Syria Genocide Relief and Accountability Act (also known as H.R. 390), signed into law by President Trump on Dec. 11. The law was introduced by U.S. House Rep. Chris Smith, a Republican from New Jersey and a longtime advocate for the Christian communities of Iraq. It will allow U.S. funding to be directed to entities besides the Iraqi central government, including faith-based and religious organizations that are helping with recovery and stabilization efforts. Few in the region have much confidence in Baghdad’s effectiveness in handling aid, so the ability to fund nongovernment actors is significant.

Archbishop Warda said the effort was “a start, but much more needs to be done.”

“This is a crucial and historic bill for all [Iraqi] minorities to allow them to live lives with dignity and peace, with freedom of faith,” he said. “The bill is a great encouragement not only to the minorities but also to the Iraqi people in general. We have had too much war for far too many years, and we need to sow the seeds of peace and reconciliation in our [war-torn] society.”

He said the Iraqi people need to understand “that a civilized society can only exist with mutual respect and dignity.”

“Those who act against such vital human values need to and will be brought to justice; they need to understand that no stone will be left unturned to bring them to justice,” he said.

In addition to creating new avenues for aid delivery, H.R. 390 enables the U.S. State Department—in collaboration with other federal agencies—to conduct criminal investigations and apprehend individuals identified as alleged ISIS members and to identify warning signs of genocide and threats of persecution.

According to the archbishop, that should mean ISIS terrorists will face a lifetime of pursuit for their crimes. “I have always been impressed how governments will never cease in their fight against terrorism,” he said. “That was admirably demonstrated in the…search for justice of the victims of the 1988 Pan Am attack over Lockerbie, [Scotland], a cowardly act of terrorism.

Regrettably, he said, he is still waiting for signs of competent security assistance and cooperation from Baghdad.

“I expect H.R. 390 will be in the same vein and [will produce] the same determination,” he said. “H.R. 390 will send a strong message to those who do not respect the rule of law about what a civilized society means.”

In terms of improving the security situation in a region still menaced by remnants of ISIS and confronting new political and ethnic tensions, Archbishop Warda hopes to see a more authoritative role from the Iraqi central government. “We need a federal police force, and [Christians need] to be no longer dependent on others” for defense and security, he said. “I know currently this may be an ideal, but we have to work for it. Otherwise we cannot grow as a country.”

As the Trump administration made plans this week to withdraw U.S. troops from Syria, Archbishop Warda urged that U.S. forces and the international community remain on the ground in Iraq “to train such a federal police force manned fairly by all citizens of Iraq.”

“It is crucial to remove all the militias,” he said, “and that includes Christian ones. The rule of law needs to come back to Iraq and be enforced by one agency and one agency alone.

“Security remains a paramount issue for not only the minorities but also for the [Sunni population],” he said. “The Hashd al-Shaabi [a Shiite militia] helped in the fight against ISIS, but they now need to return to their homeland [in southern Iraq]. They are increasing their presence and this is unsettling for the minorities and Sunnah.”

Members of this Shiite militia have buying houses in once predominantly Christian villages such as Bartella and Bashiqa, he said. “We have had enough conflict in Iraq to last a lifetime,” the archbishop said. “It is time to stop it now and prevent a build-up for another potential conflict through forced population change.”

Regrettably, he said, he is still waiting for signs of competent security assistance and cooperation from Baghdad. “I can only hope that H.R. 390 will awaken them to their responsibility to provide and apply the rule of law. People need to know that their government cares about their right for protection, not to behave in an arbitrary way of self-interest by a few people. The law must be applied consistently and impartially.”

He said the religious and ethnic minorities of northern Iraq “feel neglected and forgotten.”

“The new government needs to win that trust back,” Archbishop Warda said, “especially for the minorities and other displaced persons.” He said many remain concerned about “a resurgent ISIS in a different form” and the government’s capacity to stop it.

“It should be incumbent on the government to rebuild the minds of its people away from the mentality of ISIS that still remains,” he said. “No one expected the Islam in Mosul was to be so reactionary and brutal.

“The government needs to bring back trust its people and to be ruled by its people and not outsiders. We are all talented enough as a nation to stand on our own two feet. We need to see a visionary government committed to reconciliation,” Archbishop Warda said.

“I am convinced that if the rule of law comes back in the shape of a federal police force,” the archbishop said, “many of our communities in camps in Jordan, Lebanon and Turkey will come back to their villages here.”

As Christian communities across Nineveh continue efforts to restore the housing and infrastructure demolished by ISIS or by the months-long campaign to dislodge the militants by Iraqi and U.S. military, the Diocese of Erbil has been sponsoring its own good works. According to Archbishop Warda, the city’s first Catholic hospital, the Maryamana (Mother Mary) is nearing completion. It is an obvious source of pride. “It will have 75 beds, seven operating theaters, 14 consulting rooms and a staff of 120 people,” the archbishop said. “It will provide the best medical care with the best medical equipment.

“In my mission to be a ‘church of the people,’ it will most certainly address the health concerns of the poor, the elderly and [internally displaced people],” Archbishop Warda said. “It will serve all faiths. The Maryamana will be a great and welcome sign to our people that—with our churches, university, schools and seminary—we have a future and purpose in Iraq.”

In other positive developments, the village of Batnaya “has now been opened.” Archbishop Warda said it was crucial that humanitarian aid reach this Christian village as soon as possible to encourage its former residents to return from cities where they found sanctuary like Erbil and Dohuk. “They have waited far too long and want to see immediate help,” he said.

See Kevin Clarke’s reports from Iraq: 

Anuncios


Deja un comentario

Asilo político para Asia Bibi

Occidente contiende por Asia Bibi, mientras se espera su expatriación

Europa y Estados Unidos siguen pidiendo ofrecer asilo político a la mujer cristiana y a su familia. El gobierno de Paquistán espera el momento propicio para que salga del país
REUTERS

Las hijas de Asia Bibi

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 14/11/2018
Ultima modifica il 14/11/2018 alle ore 18:16
PAOLO AFFATATO
ROMA

Holanda, en donde se encuentra su abogado, Saiful Malook, fue el primer país que se propuso para hospedar a Asia Bibi, la mujer paquistaní condenada a muerte y absuelta del delito de blasfemia hace dos semanas. Después se difundió la noticia del interés en el caso del gobierno francés de Macron. Y, presionado por una petición que reunió 65 mil firmas, en el ejecutivo italiano el vice primer ministro Matteo Salvini se refirió a una intervención «discreta» para llevarla a Italia. No podía faltar la noticia de un posible destino también en Alemania. Y en los últimos días el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, confirmó que Asia Bibi podría ser recibida en el país con su familia.

 

Mientras tantas naciones se interesan y casi se contienden a Asia Bibi, el Reino Unido se habría negado a ofrecerle asilo por miedo a repercusiones violentas por parte de grupos extremistas musulmanes, pero también temiendo por sus embajadas y ciudadanos británicos en los países islámicos.

 

Como se sabe, la familia de Asia Bibi preferiría una vida fuera de Paquistán en un país anglófobo, según insistió su esposo, Ashiq Masih en un llamado que difundieron los medios de comunicación. Ashiq se refirió a los Estados Unidos, Canadá o Gran Bretaña, con la idea de facilitar la inserción escolar de sus hijas, Asia y Ashiq, que van aprenden en escuelas de lengua inglesa. Según los observadores, pues, si se excluye el Reino Unido, es alta la posibilidad de que la meta final sea en un país americano.

 

Pero, antes que nada, hay que garantizar la seguridad de la mujer y de su familia. El presidente del Parlamento europeo Antonio Tajani, después de haber hablado con el primer ministro paquistaní, refirió: «Me ha garantizado que Asia Bibi está libre y su familia bajo protección, por lo que me considero optimista sobre su futuro. Se está trabajando a todos los niveles diplomáticos para traerla a Europa, apenas concluya el proceso judicial».

 

Este es el nudo de la cuestión, efectivamente: el gobierno paquistaní, presionado por los grupos extremistas musulmanes que, después del veredicto de la absolución, paralizaron a la nación durante tres días, está tratando de ocuparse de la mejor manera la desestabilización que se trata de crear alrededor del caso. El partido islamista radical Tehreek-e-Labbaik Paquistán ha amenazado en varias ocasiones con tomar nuevamente las calles de las principales ciudades, por lo que el gobierno del país procede con pies de plomo en el delicado “affaire” Asia Bibi.


Deja un comentario

Pakistán: Asia Bibi sigue en peligro

AASIA BIBI: EN PELIGRO LA MUJER CRISTIANA CONDENADA POR BLASFEMIA EN PAKISTÁN

Retrato de Aasia Bibi

La situación de Aasia es muy muy difícil. Si su sentencia es revocada, podría ser ejecutada; y si no, su vida estará amenazada por la multitud enfurecida contraria a su liberación que intentará evitar que salga del país.

Aasia Bibi era una jornalera de 54 años y madre de cinco hijos. Para su desgracia es la cristiana más famosa de su país, Pakistán.

En 2010 fue declarada culpable de blasfemia y condenada a muerte porque alguien la denunció por haberla oído insultar al profeta Mahoma. Además de cristiana, Aasia Bibi sufre discriminación por ser dalit, casta a la que se considera “intocable”.

En octubre, esto es ocho años después de su detención, el Tribunal Supremo de Pakistán la ha absuelto por falta de pruebas, lo que ha provocado protestas violentas en las principales ciudades del país con multitudes enfurecidas incendiando coches y bloqueando carreteras. El gobierno tras dos días de protestas se ha arrugado: ¡ha prohibido a Aasia que abandone el país y ha solicitado al Tribunal Supremo que revise su sentencia absolutoria!

¡Solo la presión internacional puede ayudarla!

¡Firma!


Deja un comentario

Pakistán: la situación de Asia Bibi

2018.11.07 Asia Bibi2018.11.07 Asia Bibi 

Expectativa por la liberación de Asia Bibi

Libertad para Asia Bibi: lo piden los cristianos del mundo y la comunidad internacional. A una semana de la absolución por parte del Tribunal Supremo de Pakistán, Asia Bibi, condenada a muerte por el delito de blasfemia, aun continúa en la cárcel a causa de las protestas de grupos islámicos que se opusieron a su liberación y que paralizaron el país

Griselda Mutual –Ciudad del Vaticano

Asia Bibi hoy tiene 47 años. Madre de cinco hijos, en el año 2010 fue juzgada y condenada a muerte por blasfemia en Pakistán, con la acusación de haber ofendido a Mahoma durante una discusión con algunas mujeres musulmanas.

En 2009 Asia Bibi estaba trabajando en un campo agrícola en el distrito de Sheikhupura de Punjab. Se le pidió que buscara agua en un pozo cercano. Tuvo sed y bebió agua de allí. Una mujer le recriminó que lo hiciera, porque estaba contaminando un agua que era de las mujeres musulmanas. Tras la discusión días después fue golpeada y encarcelada. Se le pidió que se convirtiera al islamismo para obtener su libertad. Ella se negó a renunciar a su fe cristiana. Asia Bibi, se convirtió en emblema de la persecución de las minorías cristianas.

Benedicto XVI y Papa Francisco

Benedicto XVI en el año 2010 expresó su cercanía espiritual a Asia Bibi y a sus familiares, y pidió que fuese restituida su libertad. Asimismo oró por cuantos “se encuentran en situaciones análogas, para que su dignidad humana y sus derechos fundamentales sean plenamente respetados”.

El sábado 24 de febrero, el Papa Francisco recibió al marido y a la hija de Asia Bibi en el Vaticano, junto con otra joven que había sido víctima de Boko Haram. “Pienso muy a menudo en tu madre y rezo por ella”, le dijo el Papa a Eisham Ashiq, hija de Asia. “El testimonio de Rebecca y el de Asia Bibi representan un modelo para una sociedad que hoy en día teme cada vez más el dolor. Son dos mártires “, dijo Francisco.

La absolución y la revisión del caso

Asia fue absuelta el miércoles 31 de octubre generando fuertes manifestaciones en contra de su liberación por parte de radicales islámicos. A tres días de su absolución, su abogado dejó el país, temiendo por su vida. “En el escenario actual – declaró a la Agencia France Press – no puedo vivir en Pakistán. Necesito mantenerme vivo para continuar la batalla legal por Asia Bibi”.

El Gobierno de Islamabad, en un intento de calmar los ánimos, acordó con el grupo islamista radical Tehreek-e-Labbaik Pakistán la revisión del caso: Asia Bibi no podrá encontrarse con su familia en el extranjero hasta que la Corte Suprema haya realizado un último examen de su sentencia, dijo el Ministro de Asuntos Religiosos Noorul Haq Qadri.

Alta la atención internacional

Mientras tanto, el marido de Asia pidió ayuda para su mujer y su familia y avanzó un pedido de asilo a Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá. En un vídeo enviado a la sede italiana de la organización “Ayuda a la Iglesia que sufre” (ACS), Masih expresó su “preocupación por la vida de toda su familia” y añadió que no tienen ni para comer “porque no pueden salir a comprar”.

El ministro de las cárceles de la provincia del Punjab, dijo a la agencia Afp que Asia “aún está en la prisión de Multan” y que “será dejada en libertad apenas recibirán la orden”. Mientras tanto, varios países se dicen preparados para recibir a Asia y a su familia.

Escuche y comparta el servicio

07 noviembre 2018, 12:34


Deja un comentario

Lituania: la vida de un jesuita en la cárcel víctima de los comunistas soviéticos-

El jesuita que logró no traicionar a sus amigos en los sótanos de la KGB

En el discurso al clero, Francisco citó al obispo Sigitas Tamkevičius, hoy emérito de Kaunas, que fue encarcelado en los años ochenta

La foto del arresto del arzobispo jesuita Sigitas Tamkevičius

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 23/09/2018
Ultima modifica il 23/09/2018 alle ore 15:33
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A KAUNAS

 

Hablando con los religiosos sobre los mártires que han forjado la Iglesia lituana, el Papa Francisco, en la catedral de Kaunas, citó al arzobispo jesuita Sigitas Tamkevičius, de 1938 y en la actualidad emérito. En 1983 fue arrestado por las autoridades soviéticas. Su historia se encuentra narrada en el libro “El baile tras la tormenta” de José Miguel Cejas.

 

«Nunca recé tan intensamente como en aquellos momentos –dijo. Jesús no me dejó solo». Tamkevičius recuerda el momento del arresto: «“Nos descubrieron”, pensé ese día de 1983. Al subir a la camioneta de la KGB, me invadió un sudor frío. Los sótanos de la cárcel, con corredores estrechos, techos altos, mal iluminados, bombillas tenues, con manchas de humedad y grietas, no invitaban a la serenidad».

 

Le preguntaron su nombre y la profesión. Respondió: «Sacerdote. Jesuita». Respondieron: «“¡Anda! Es Sigitas, del Comité para la Defensa de los Creyentes, ese que hace propaganda anti-soviética contra el Estado”. Yo sabía que mi participación en el Comité no era lo que les interesaba. Querían saber quiénes eran los redactores de “La Crónica de la Iglesia Católica en Lituania” y cómo llegaba al extranjero. La idea de “La Crónica” se nos había ocurrido a mí y a otros cuatro sacerdotes en los años setenta».

 

«Decidimos escribir textos que consolaran a los católicos lituanos y que dieran a conocer nuestra situación en el Occidente: no podíamos ofrecer catequesis ni conferencias, ni evangelizar de ninguna otra manera. En las pocas misas que nos permitían había espías del gobierno que tomaban apuntes de las homilías y vigilaban a las personas que no fueran los ancianos de siempre; no se podían ni construir ni reparar las iglesias».

 

«Ocho agentes comenzaron a interrogarme un día sí y otro también. ¡No me podía imaginar que ese interrogatorio habría durado seis meses! Horas y horas de preguntas, en una sucesión constante de examinadores “buenos” y “malos”. Dios me dio la fuerza para no traicionar a ninguno en ese periodo terrible, ni siquiera en los momentos de mayor debilidad».

 

«“No entiendo cómo lo lograste”, me dicen a veces, pensando que superé toda esa situación gracias a mis fuerzas. Pero no es así. En la cárcel logré comprar algunos pedazos de pan y confirmé que era de trigo. Solo me faltaba el vino; en una carta pedí a mi familia una uva pasa seca. Desde entonces, solamente tenía que encontrar un buen momento, sabiendo que mi compañero de celda, como normalmente sucedía, era un criminal común al que le prometían reducir la pena si les hubiera ofrecido informaciones comprometedoras sobre mí».

 

«Me ponía de espaldas a la puerta –contó Tamkevičius– con el estuche de los lentes en la mesa; un estuche amarillo de plástico en el que tenía un pequeño pedazo de pan y un pequeño recipiente con un poco de uva pasa. Esperaba que mi compañero de celda se quedara dormido y luego, lentamente, comenzaba a exprimir la uva pasa entre los dedos hasta obtener alguna gota de vino que, en casos excepcionales, resultaba válido incluso para celebrar la eucaristía».

 

«Gracias a Dios tengo buena memoria –continúa el obispo– y me acordaba de las oraciones de la misa. Después de la consagración, consumiendo el cuerpo y la sangre de Cristo, una alegría indescriptible se apoderaba de mí. Experimentaba una alegría mayor de la que había sentido la primera vez que celebré misa en la catedral de Kaunas. Dios me consolaba y confortaba. Lo sentía allí a mi lado».

 

«Celebrar la misa en esas circunstancias –explicó Tamkevičius– me daba una fuerza especial, sin la cual no habría podido resistir. A veces quería celebrar acostado en el lecho, en plena noche». «Nunca he rezado tan intensamente como en esos momentos. Fue un don de Dios. No le pedía que me liberara; confiaba en Él. Los brazos de Jesús me sostenían; nunca me dejó solo. Siempre fue mi esperanza».

 


Deja un comentario

Lituania: oración del Papa por las víctimas del nazismo y el comunismo

Oración del Papa: “Señor, que no seamos sordos al grito de los que claman al cielo”

Lituania: Oración del Papa Francisco y Visita al Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad de Vilna, en el marco de su 25° Viaje Apostólico Internacional a los Países Bálticos.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“En tu grito, Señor, encuentra eco el grito del inocente que se une a tu voz y se eleva hacia el cielo. Es el Viernes Santo del dolor y de la amargura, de la desolación y de la impotencia, de la crueldad y del sinsentido que vivió este pueblo lituano ante la ambición desenfrenada que endurece y ciega el corazón”, lo dijo el Papa Francisco durante la Oración y Visita al Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad de Vilna, Lituania, en el marco de su 25° Viaje Apostólico Internacional a los Países Bálticos.

El Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad

Después de haber celebrado la Santa Misa y orado a la Madre de Dios en el Parque Santakos en Kaunas, el Santo Padre encontró a los sacerdotes, religiosos, consagrados y seminaristas en la Catedral de esta ciudad lituana. Enseguida se trasladó al Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad de Vilna, sin antes haberse detenido brevemente en oración ante el Monumento a las víctimas del gueto en la Plaza Rudniku.

Aquí – en el Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad – en este lugar símbolo de la dominación soviética, sede de la KGB y en su momento sede de la Gestapo, el Papa Francisco oró por las víctimas que en este edificio perdieron la vida en los años sesenta. “Tu grito, Señor, no deja de resonar, y hace eco en estas paredes que recuerdan los padecimientos vividos por tantos hijos de este pueblo – afirmó el Pontífice comentando el pasaje de Mt 27,47 – Lituanos y provenientes de diferentes naciones han sufrido en su carne el afán prepotente de quienes pretendían controlarlo todo”. “En este lugar de la memoria – invocó el Papa Francisco – te imploramos Señor que tu grito nos mantenga despiertos. Que tu grito, Señor, nos libre de la enfermedad espiritual al que como pueblo estamos siempre tentados: olvidarnos de nuestros padres, de lo que se vivió y padeció”.

Oración del Santo Padre

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Mt 27,47)”

Tu grito, Señor, no deja de resonar, y hace eco en estas paredes que recuerdan los padecimientos vividos por tantos hijos de este pueblo. Lituanos y provenientes de diferentes naciones han sufrido en su carne el afán prepotente de quienes pretendían controlarlo todo.

En tu grito, Señor, encuentra eco el grito del inocente que se une a tu voz y se eleva hacia el cielo. Es el Viernes Santo del dolor y de la amargura, de la desolación y de la impotencia, de la crueldad y del sinsentido que vivió este pueblo lituano ante la ambición desenfrenada que endurece y ciega el corazón.

En este lugar de la memoria, te imploramos Señor que tu grito nos mantenga despiertos. Que tu grito, Señor, nos libre de la enfermedad espiritual al que como pueblo estamos siempre tentados: olvidarnos de nuestros padres, de lo que se vivió y padeció.

Que en tu grito y en las vidas de nuestros mayores que tanto sufrieron encontremos la valentía para comprometernos decididamente con el presente y con el futuro; que aquel grito sea estímulo para no acomodarnos a las modas de turno, a los slogans simplificadores, y a todo intento de reducir y privar a cualquier persona de la dignidad con la que tú la has revestido.

Señor, que Lituania sea faro de esperanza. Sea tierra de la memoria operosa que renueve compromisos contra toda injusticia. Que promueva intentos creativos en la defensa de los derechos de todas las personas, especialmente de los más indefensos y vulnerables. Y que sea maestra en cómo reconciliar y armonizar la diversidad.

Señor, no permitas que seamos sordos al grito de todos los que hoy siguen clamando al cielo.

Firma del Papa en el libro del Museo

Durante su visita al Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad de Vilna, el Papa Francisco firmó el libro de los huéspedes de este Museo y escribió: “En este lugar que conmemora a las muchas personas que sufrieron a causa de la violencia y el odio, y que sacrificaron sus vidas en aras de la libertad y la justicia, he rezado para que Dios Todopoderoso conceda siempre el don de la reconciliación y la paz al pueblo lituano”.

Oración del Papa Francisco en el Museo de la Ocupación y de la lucha por la libertad


Deja un comentario

Nicaragua: agredido un párroco

Nicaragua: agredido párroco de la Iglesia San Miguel de Masaya

El sacerdote Edwin Román de la iglesia San Miguel de Masaya, denunció que ayer domingo fue agredido verbal y físicamente por el sub director de la Policía Nacional, Ramón Avellán, quien junto a otros policías y simpatizantes sandinistas se plantaron frente a la iglesia con un alto parlante al momento de una misa

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El sacerdote relató que, a las tres de la tarde, mientras en la iglesia se realizaba una misa, él personalmente salió a decirle al director de la policía Nacional en ese departamento, que por favor le bajaran el volumen al alto parlante que sonaba música a favor del partido de gobierno, porque interrumpían el servicio religioso.

Desde las 2 de la tarde, frente a la iglesia San Miguel de Masaya, un grupo de policías antimotines dirigidos por el comisionado Avellán, se tomaron el parque frente a la Iglesia San Miguel en la ciudad de Masaya:

“Yo me acerqué para que le bajaran el volumen, y entonces allí mismo fui agredido por el señor Avellán, quien me empujó e inmediatamente una jauría empezó a insultarme con palabras que no puedo publicar… quiero hacer esta denuncia ante el pueblo nicaragüense y ante la comunidad internacional, pero no porque tenga miedo”, dijo a periodistas el sacerdote Román.

Testigos presenciaron la agresión

Un testigo de los que estaban dentro de la iglesia en ese momento relató que “estábamos en la misa, pero el fuerte sonido de una música no dejaba escuchar el sermón, por lo que el padre salió a solicitar que le bajaran al volumen, y detrás de él fuimos un grupo, porque nuestro temor era que se lo llevaran arrestado”, expresó Reynaldo Amador, presente en la misa.

Cuando el comisionado Avellán empujó al sacerdote, los feligreses salieron en defensa del párroco, quien no respondió al golpe recibido, sino que procedió a retirarse del lugar para refugiarse en el templo, informaron otros testigos. Los habitantes vecinos a la Iglesia San Miguel también denunciaron que la parroquia vive bajo constantes amenazas y asedio por parte de los simpatizantes sandinistas.

Julio Reyes, habitante del lugar y quien estaba en el parque en ese momento, comentó: “aquí no hay tranquilidad y el padre vive bajo amenazas, las turbas vienen en todo el día, motorizados se parquean en el parque y empiezan a gritarle asesino, incluso le han llegado a tomar fotografías”, afirmó.

Fue cancelada la marcha de los globos en la ciudad de Masaya, para demandar la liberación de los presos políticos, debido a la fuerte presencia de antimotines y policías desplegados en los puntos por donde recorrería la actividad.

Ayer en la tarde, durante la misa en la parroquia de nuestra Señora de la Merced, en Granada, un grupo de turbas afines al gobierno, entraron a la fuerza gritando e insultando, y fueron detenidos por los mismos fieles que les gritaban que respetaran la Casa de Dios. La Diócesis de Granada en un comunicado rechaza y condena este acto como una falta de respeto a nuestras parroquias y piden sus oraciones para que cesen estos actos.

No dejemos que el demonio siembre odio en nuestro corazón

Al ser interrogado el cardenal Leopoldo Brenes, ayer domingo sobre estos actos, expresó su dolor: “Es verdaderamente lamentable, nosotros como Conferencia Episcopal hemos dicho que las marchas siempre son positivas y debe haber respeto en ambas partes y de manera pacífica. Creo que las ofensas y las confrontaciones no dan nada a Nicaragua si no que crean enemistad, tristeza y división”.

El purpurado exhortó a los organizadores que traten de evitar esas confrontaciones y como siempre ha dicho, “la capital tiene varias avenidas, se pueden hacer marchas de parte de ambos sectores y no necesariamente tienen que encontrarse”. Por otro lado el Cardenal Brenes lamentó las noticias que le han llegado sobre algunos actos contra las parroquias en distintas partes del país: “he tenido noticias de que algunas parroquias mientras están celebrando sus misas, hay personas que llegan con altoparlantes durante la eucaristía y eso es triste. Recuerdo la frase de Benito Juárez, ex presidente mexicano, que decía el respeto al derecho ajeno es la paz, creo que las personas que están celebrando la eucaristía merecen todo el respeto. Así como los manifestantes, yo invitaría con esta frase de Juárez que nos respetemos, así vamos construyendo esa cultura de paz y no una cultura de violencia”.

Ante las ofensas que dicen en los altoparlantes, el purpurado afirmó que como Iglesia oran, oran por las personas que les ofenden, orar por los que les calumnian, que les difaman. Y tienen una tranquilidad de corazón.  En los ejercicios espirituales que realizaron la semana pasada, el predicador les dijo que hay que orar, descubrir la voluntad del Padre, tener esa presencia de Cristo en sus corazones y no guardar odio. “Creo que los obispos de la Conferencia Episcopal no guardamos odio en nuestro corazón, siempre vamos a predicar el amor, invitamos a todos los nicaragüenses, hombres y mujeres de buena voluntad que no dejemos que el demonio siembre odio en nuestro corazón, si no dispongámonos a recibir el Espíritu Santo que da siempre frutos de amor.”

Los datos y videos son cortesía de medios locales