Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Profanación de iglesias y conventos en la Rep. del Congo.

CONGO RD – Nueva profanación de iglesias y conventos: condena unánime de la nunciatura, los obispos y la ONU

viernes, 24 febrero 2017

Kinshasa (Agencia Fides) – Continúan las profanaciones de iglesias católicas en la República Democrática del Congo tras los asaltos a la parroquia de Santo Domingo en Limete, en la capital Kinshasa el 19 de febrero, y al Seminario mayor de Malole de Kananga, en Kasai Central, el 18 de febrero (véase Fides 21/2/2017).
Según la información recibida en la Agencia Fides, durante la noche entre el 21 y el 22 de febrero unos desconocidos han asaltado y vandalizado la parroquia de Santa Maria de Lukalaba, en Kasai Oriental, mientras que otro grupo ha tratado de saquear las parroquias de Saint Robert Kansele y de Saint Albert le Grand en Mbuji-Mayi, pero sus acciones violentas se han visto interrumpidas por la llegada de la policía. En Lubumbashi (Haut-Katanga), la parroquia de Saint Kizito ha sido tomada por unos desconocidos que han tratado de dar fuego a al iglesia con bidones de gasolina y neumáticos, han roto los cristales del lugar de culto y de la escuela adyacente, que ha sido saqueada. También ha ocurrido lo mismo en la parroquia de San Juan Bautista en el barrio de Gbadolite, y en el convento de las “Siervas de San Jose” en la misma ciudad.
La Nunciatura Apostólica en la República Democrática del Congo, la Conferencia Episcopal local (CENCO) y la Misión ONU de Estabilización en la RDC (MONUSCO), han condenado los actos vandálicos contra las estructuras de la iglesia.
“Los lugares de culto pertenecen a todos. Quienes los atacan, están destruyendo un bien común de todos los congoleños” afirma un comunicado firmado por Su Exc. Mons. Louis Mariano Montemayor, Nuncio Apostólico en Kinshasa, por Su Exc. Mons. Marcel Utembi Tapa, Arzobispo de Kisangani y Presidente de la CENCO, y por Maman Sidikou, diplomático nigeriano que dirige la MONUSCO, en el que piden la suspensión inmediata de tales actos vandálicos. (L.M.) (Agencia Fides 24/2/2017)


Deja un comentario

Los cristianos del Medio Oriente y los intereses políticos.

Crece la lista de los que aspiran a ser “protectores” de los cristianos en Medio Oriente

Marine Le Pen presentó en el Líbano su «receta» para salvar a las comunidades cristianas de la región. Y su condición se convierte cada vez más en un terreno para operaciones geopolíticas. Una partida en la que participan, entre otros, Trump y Putin, Fillon y Macron

Protestas en contra de Marine Le Pen en el Líbano

8
0
Pubblicato il 21/02/2017
Ultima modifica il 21/02/2017 alle ore 22:04
GIANNI VALENTE
ROMA

Crece la lista de los que aspiran a ser «protectores de los cristianos». La última que se sumó a la serie fue Marine Le Pen, candidata del Front National a las elecciones presidenciales francesas, que durante su breve visita por Líbano, que acaba de concluir, calibró con precisión sus palabras y gestos para proponerse en el escenario electoral como paladina de las comunidades cristianas en el Medio Oriente.

 

Durante los dos días que pasó en el ex-protectorado francés, la candidata al Eliseo de la ultra-derecha se reunió con el presidente Michel Aoun y con los líderes de los principales partidos cristianos; canceló al último minuto la visita al Gran Muftí de Líbano, Abdel Latif Derian, porque se negó a utilizar el velo que le habían entregado para que se presentara al encuentro con el alto representante del islam sunita; conversó amablemente con el Patriarca maronita Béchara Boutros Raï durante la visita a la sede patriarcal de Bkerkè; y después del encuentro con el ministro del Exterior, Gebran Bassil, yerno de Aoun y líder del Movimiento patriótico, dio a conocer «su receta» para afrontar los problemas de las comunidades cristianas del Medio Oriente.

 

La premisa de la que partió fue que para ayudar a los cristianos de la región hay que «aniquilar el radicalismo islámico», evitando, al mismo tiempo, impulsar con políticas erróneas la hemorragia de los bautizados del Medio Oriente. Citó como ejemplo negativo a Nicolas Sarkozy, quien, en su opinión, impulsaba a los cristianos del Medio Oriente a «abandonar el propio país e irse a vivir al extranjero como prófugos».

 

Una perspectiva que para Le Pen sería «peligrosa» para los cristianos del Medio Oriente, aplicando en los hechos también la política anti-inmigración que utiliza como caballo de batalla para cabalgar hacia el Eliseo. «Quiero que los cristianos del Medio Oriente», concluyó la lideresa del Front National, «vivan en paz y serenidad en sus países».

 

La campaña libanesa consagró la entrada oficial de Marine Le Pen en el club ya concurrido de líderes políticos globales y regionales comprometidos en reivindicar para sí los estandartes de «defensores christianorum». También en Francia, pero a finales de enero, el ex ministro francés de la economía, Emmanuel Macron, candidato «independiente» a las próximas elecciones presidenciales, en una entrevista con un periódico libanés dijo que Francia tenía la tarea de «garantizar que los intereses de los cristianos de Oriente sean defendidos», pero también rechazó la tesis según la cual la única «garantía» para la supervivencia de los cristianos en Siria es la permanencia en el poder del presidente sirio Bashar Assad. Las palabras de Macron fueron interpretadas como una respuesta directa a ciertas declaraciones de Francois Fillon, también candidato a la presidencia gala, quien en noviembre del año pasado indicó que el actual régimen sirio era una garantía para la supervivencia de las comunidades cristianas locales, y sostuvo que si en Siria «los sunitas llegan al poder, para los cristianos queda o la maleta o el ataúd».

 

En los últimos años, la primera de las potencias que reivindicó para sí el papel de garante de las comunidades cristianas en el Medio Oriente fue la Rusia de Vladimir Putin. El pasado 25 de enero, durante su participación en la 25a edición de la Reseña internacional de Navidad sobre la educación, que se está llevando a cabo en el Kremlin, el ministro del exterior ruso Segrei Lavrov volvió a lanzar una alarma ante los «crueles sufrimientos» que están viviendo las comunidades cristianas en la región, y criticó a la Unión Europea, que «elude la discusión sobre los problemas de los cristianos en el Medio Oriente, ocultándose detrás de la peligrosa máscara de lo “políticamente correcto”».

 

Durante los primeros días de febrero, una delegación de parlamentarios rusos visitó Siria y tuvo encuentros con los líderes de las Iglesias y comunidades monásticas locales. Durante la visita al Monasterio ortodoxo de la Madre de Dios, en Saydnaya, el Igumena Febronia dijo a los políticos rusos que las monjas de la comunidad rezan «por la prosperidad de Rusia y por la salud del Presidente ruso Vladimir Putin».

 

La Iglesia ortodoxa rusa siempre ha sostenido la intervención militar de Putin en Siria, refiriéndose explícitamente a la necesidad de defender y proteger también a los cristianos sirios. El Patriarca de Moscú, Kirill, ha dicho en varias ocasiones que la lucha militar contra las fuerzas yihadistas era una «Guerra Santa», provocando comentarios críticos por parte de los obispos del Medio Oriente. «Los que hablan de “Guerra Santa” —hizo notar una vez el arzobispo sirio-católico Jacques Behnan Hindo— son precisamente los yihadistas. Si también nosotros usamos sus mismas palabras, ¿cuál es la diferencia entre nosotros y ellos? Con expresiones semejantes se acaba justamente confirmando su ideología sangrienta».

 

En los últimos tiempos, además de dirigir sus miradas a Putin, altos exponentes del Patriarcado de Moscú han utilizado justamente la referencia a la necesaria movilización para defender a los cristianos en el Medio Oriente para manifestar su júbilo desbordante tras la victoria del nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. «Si los Estados Unidos de América dejan de hacer política en el Medio Oriente como un toro en una tienda china», declaró en una reciente entrevista televisiva el Metropolita Hilarion de Volokolamsk, jefe del Departamento para las relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú, «yo espero que acabe el genocidio de los cristianos y de otras minorías étnicas y religiosas, que en el Medio Oriente dura desde hace décadas». En la misma entrevista, Hilarion también exaltó el espíritu «religioso» de la ceremonia de toma de posesión del nuevo Presidente estadounidense.

 

Y justamente Donald Trump, el pasado 27 de enero, en una entrevista con una red televisiva de la Christian Broadcasting Network, fundada por el tele-predicador Pat Robertson, reconoció como una de sus «prioridades» la concesión de un estatus legal de refugiado a la categoría de los «cristianos perseguidos». Lo hizo mientras estaba tratando de hacer aprobar la orden ejecutiva para cerrar las fronteras estadounidenses a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

 

Los diferentes aspirantes a «protectores de los cristianos del Medio Oriente» que hay desperdigados por el mundo, a pesar de las a veces impresionantes discordancias de sus respectivas afiliaciones geopolíticas y culturales, cuando se refieren a los sufrimientos de las comunidades cristianas del Medio Oriente recurren a menudo a las mismas fórmulas y estereotipos, a datos trucados que circulan en la red gracias a verdaderas centrales de la desinformación «persecucionista» y que son retomados sin ninguna verificación, incluso por representantes oficiales de instituciones de autoridad. Un fenómeno que los mismos cristianos del Medio Oriente han denunciado en varias ocasiones, que viven en primera persona las convulsiones que sacuden a sus países.

 

«Las atrocidades de la guerra», declaró recientemente a la agencia Fides el padre Jacques Murad, monje sirio de la Comunidad de Deir Mar Musa, y que estuvo secuestrado durante cinco meses por los yihadistas del llamado Estado Islámico, «han atormentado a todas las comunidades, a personas de todas las confesiones. Las primeras víctimas del Daesh han sido los musulmanes sunitas. En este sentido, considero inapropiado afirmar que se está consumando un “genocidio” de cristianos en Medio Oriente». «Se han visto, sin duda, golpeadas las comunidades cristianas que viven en esas tierras desde que comenzó el anuncio cristiano», recordó el padre Jacques, «pero no es justo y no conviene presentar a los cristianos como si fueran las únicas víctimas de la guerra. Esto solamente provocaría que aumentara el sectarismo».


Deja un comentario

Pakistán: cristiano arrestado falsamente acusado de blasfemia.

PAKISTÁN – Un cristiano arrestado por una presunta blasfemia

miércoles, 4 enero 2017  

Lahore (Agencia Fides) – Babu Shahbaz, cristiano del pueblo de Kamahan, cerca de Lahore, ha sido detenido por la policía por haber cometido una supuesta blasfemia. Según la información de la Agencia Fides, el 30 de diciembre presentaron una denuncia a la policía contra Shahbaz Babu, en virtud del artículo 295 b del Código Penal de Pakistán. La denuncia se produjo después de que el musulmán Haji Nadeem acusase al cristiano de haber arrancado y arrojado algunas páginas del Corán por la calle. Shahbaz es analfabeto y no sabe escribir.
Babu Shahbaz, de 41 años, vive en la aldea de Kamahan, está casado y tiene tres hijos. Como cristiano evangélico en los últimos 15 años ha organizado encuentros de oración en su casa y muchos cristianos y musulmanes participan en estos pequeños encuentros domésticos, pidiendo bendiciones y una oración de sanación. Los musulmanes locales no han visto oc buenos ojos la creciente popularidad de Shahbaz y por ello los han implicado en un caso falso de blasfemia.
Después de la denuncia, la policía ha detenido al cristiano y a su familia, enviando a varios agentes a la aldea para controlar la situación y evitar posibles reacciones de masas contra los cristianos del pueblo.
La familia de Shahbaz ha pedido ayuda a la ONG Centre for Legal Aid, Assistance and Settlement (CLAAS) que hablado con la policía y determinado la situación, prestando asistencia jurídica a la familia.
“El abuso de la ley sobre la blasfemia sigue golpeando a los cristianos y a otras minorías religiosas”, señala a la Agencia Fides CLAAS. “Esperamos que la historia se aclare lo antes posible, de lo contrario el destino de Shahbaz será el mismo que el de Asia Bibi, Sawan Masih, Zaffar Bhatti y muchos otros que, a pesar de ser inocentes, están en prisión desde hace años. Es urgente modificar la ley sobre la blasfemia para evitar abusos. Si el gobierno no cambia esta ley, continuarán las denuncias de casos falsos de blasfemia contra las minorías religiosas. La ley sobre la blasfemia viola los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por el gobierno de Pakistán”. (PA) (agencia Fides 4/1/2017)


Deja un comentario

Marginación del cristianismo en occidente?

La educada persecución contra cristianos en Occidente

Viernes 30 Dic 2016 | 12:11 pm

Mons.Antoine Camilleri

Viena (Austria) (AICA):

Mientras los cristianos sufren una persecución violenta en países de Medio Oriente y África, en Occidente están expuestos hoy a otro tipo de opresión dirigida a eliminar la religión del espacio público. Así lo advirtió monseñor Antoine Camilleri, subsecretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados, en su intervención inaugural en la sesión de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) el pasado 14 de diciembre en Viena.

Aunque en Europa, reconoció monseñor Camilleri, no se producen las persecuciones violentas que se dan en otras partes del mundo, también ocurren “actos de vandalismo contra espacios religiosos y símbolos; contra cruces, imágenes y otros elementos religiosos, así como el robo y el abuso sacrílego de lo que los cristianos consideran sagrado. Estos no son solo ejemplos de falta de respeto, sino de intolerancia y en muchos casos actos delictivos cometidos con un motivo sectario”.

El representante de la Santa Sede citó a Benedicto XVI para decir que “la religión no es un problema que los legisladores tengan que resolver, sino una contribución vital al diálogo nacional”. A este respecto, expresó su preocupación ante “la creciente marginación de la religión, en especial del cristianismo, que está teniendo lugar en algunas naciones que sin embargo hacen mucho énfasis en la tolerancia”.

“Hay algunos que propugnan silenciar la voz de la religión, o al menos relegarla a la mera esfera privada. Hay quien quiere evitar la celebración pública de fiestas cristianas, como la Navidad, con el pretexto de que puede molestar a los de otras religiones o a los no creyentes”. “Actuar y hablar públicamente como un cristiano en la vida profesional nunca fue tan arriesgado”, dijo monseñor Camilleri.

Estos ejemplos son parte de un “sentimiento anticristiano” que, como señaló Benedicto XVI, se basa en oponer “la libertad religiosa contra alguna noción genérica de tolerancia y no discriminación”.

“Pero la tolerancia y la no discriminación –señaló– no deberían ser utilizadas o interpretadas de un modo que restrinja la libertad religiosa o de creencia u otras libertades fundamentales. La legislación antidiscriminación que niega la libertad religiosa o de creencia –y a menudo ignora el derecho de los cristianos a actuar de acuerdo con sus creencias e intereses– está en claro contraste con las exigencias de la OSCE”.

Un cristiano nunca puede apelar a la libertad religiosa para incitar a la violencia contra los no creyentes, afirmó monseñor Camilleri. “Sin embargo, un predicador cristiano que respetuosa y fielmente enseña los principios religiosos y morales de su Iglesia está protegido por la libertad religiosa, incluso cuando la opinión mayoritaria se sienta incómoda con esta proclamación. Hemos de despertar la preocupación ante esta discriminación contra los cristianos incluso en regiones donde la opinión pública internacional normalmente espera que no se dé”. “A los cristianos, al igual que a los demás, se les debería permitir expresar públicamente su identidad religiosa, libremente y sin sufrir presiones para que la oculten o disfracen”.

Esta intolerancia con el papel de la religión en la vida pública es lo que el papa Francisco llamó “la educada persecución de los cristianos”. En palabras del subsecretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados: “Con el pretexto de la ‘corrección política’, la fe y la moral cristianas se tachan de hostiles y ofensivas, y por tanto, como algo que hay que eliminar del discurso público”. “Este temor a que el cristianismo desempeñe su legítimo papel en el espacio público revela una visión ‘reduccionista’ de la libertad religiosa o de creencia, limitada a la mera libertad de culto”.

La Iglesia, dijo ahora citando al papa Francisco, no pretende sustituir a los políticos ni ofrece soluciones técnicas a los problemas del mundo. Pero monseñor Camilleri citó diversos documentos de la OSCE donde se pide a los Estados que “incluyan a las comunidades religiosas en el diálogo nacional, también a través de los medios de comunicación. Por lo tanto, los Estados deberían apreciar las intervenciones de los representantes de las comunidades religiosas que dan sus puntos de vista –basados en convicciones morales que se derivan de su fe– sobre asuntos de la vida ordinaria y, en particular, en las disposiciones legislativas y administrativas de su país”.+


Deja un comentario

Pakistán: la ley sobre la blasfemia y los derechos humanos. Amn. Int.

La ley de blasfemia viola los derechos humanos, afirma Amnesty International

Jueves 29 Dic 2016 | 12:11 pm

Islamabad (Pakistán) (AICA):

La ley sobre la blasfemia que rige en Pakistán es frecuentemente usada contra las minorías religiosas o para fortalecer a grupos de musulmanes radicalizados que amenazan o matan a las personas acusadas. Por este motivo debe ser derogada, dice el informe de Amnesty International titulado “As good as dead’ The impact of the blasphemy laws in Pakistan”.

“Hay pruebas abrumadoras de que la ley sobre la blasfemia viola los derechos humanos y alienta a la gente a aplicarla en su propio beneficio. Una vez que una persona es acusada, el sistema ofrece muy poca protección, se la considera culpable y no se la protege de los que quieren usar la violencia”, explica Audrey Gaughram, director del programa “Cuestiones globales” de Amnesty International.

El informe explica cómo las personas acusadas de blasfemia llevan “una lucha desigual para ver reconocida su inocencia”. Y, aunque sean absueltos y liberados, a menudo después de largas demoras, pueden sufrir amenazas de muerte. El documento de Amnesty señala que, una vez registrada una denuncia por blasfemia, el acusado puede ser detenido sin que la policía verifique si dicha denuncia está justificada. Cediendo a la presión de las multitudes exaltadas y de los líderes religiosos extremistas, a menudo la policía deriva el caso a un juez sin realizar las averiguaciones pertinentes y verificar las pruebas. Además, cuando se formaliza la denuncia, se puede negar la libertad bajo fianza y “se inicia un proceso largo e injusto, como en el famoso caso de Asia Bibi, condenada a muerte en 2010” y aún a la espera de la sentencia del Tribunal Supremo .

El fenómeno es bien conocido, recuerda el texto de Amnesty, por lo que los grupos o individuos se convierten en justicieros “amenazando o matando a los acusados y a las personas relacionadas con ellos, como miembros de la familia, abogados y miembros de sus comunidades”. Incluso los agentes del sistema judicial, jueces, abogados, policías, sufren intimidaciones y no pueden actuar con eficacia e imparcialidad.

Amnesty International explica cómo la ley sobre la blasfemia se presta al abuso y viola las obligaciones internacionales de Pakistán como la de respetar y proteger una serie de derechos humanos básicos, como la libertad de religión, de creencia, de opinión y de expresión. La organización pide la derogación de esta ley -a menudo manipulada para golpear a las personas más vulnerables, como los niños, las personas con discapacidad mental, los que pertenecen a minorías religiosas- y pide al gobierno paquistaní que adopte nuevas normas que respeten plenamente el derecho internacional. La ley de blasfemia consiste en tres artículos del Código Penal de Pakistán, que castigan con cadena perpetua o pena de muerte el insulto al Corán, al Islam y al profeta Mahoma.+


Deja un comentario

Persecución hoy contra los cristianos. Palabras del Papa.

“El mundo odia a los cristianos, nuestro llanto está con los mártires”

El Papa recordó la figura de san Esteban, el primer mártir del cristianismo y ofreció sus sentidas condolencias “al querido pueblo ruso” por el avión que precipitó en el Mar Negro provocando la muerte del coro de las Fuerzas Armadas
ANSA

Francisco

157
0
Pubblicato il 26/12/2016
Ultima modifica il 26/12/2016 alle ore 12:49
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“El mundo odia a los cristianos por la misma razón por la cual odió a Jesús, porque él trajo la luz de Dios y el mundo prefiere las tinieblas para esconder sus obras malvadas”. La alegría de la Navidad y la desolación del martirio. Dos realidades que este lunes evocó el Papa. Lo hizo al evocar la figura de san Esteban, el primer mártir de la historia del cristianismo. Y dejó en claro que la vida cristiana implica no sólo la esperanza de la salvación, sino la certeza de la persecución.

Poco antes del mediodía, Francisco se asomó a la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico del Vaticano y saludó a una multitud congregada en la Plaza de San Pedro, acompañada por el frío pero también por el sol. Antes de impartir la bendición con el Angelus, el pontífice sostuvo que mientras alegría de la Navidad llena los corazones, la liturgia católica celebra el martirio de san Esteban invitando a todos a recoger el testimonio de su sacrificio, que sigue presente en la historia de la Iglesia hasta los días actuales.

“Jesús anunció a los discípulos el rechazo y la persecución que encontrarían diciendo así: serán odiados por todos en mi nombre. Recordemos que Jesús, en la última cena, rezó para que nos defendiese del malvado espíritu mundano. Existe oposición entre la mentalidad del evangelio y la mundana. Seguir a Jesús quiere decir seguir su luz, que se encendió en la noche de Belén y abandonar las tinieblas del mundo”, sostuvo.

Recordó que Esteban fue lapidado porque confesó su fe en Jesucristo, hijo de Dios, quien vino al mundo para invitar a todo creyente a elegir el camino de la luz y de la vida. Eligiendo la verdad –siguió- el santo se convirtió en víctima del “misterio de iniquidad” presente en el mundo pero, en Cristo, él venció.

Sostuvo que también hoy la Iglesia, para dar testimonio de la luz y de la verdad, experimenta en diversos lugares duras persecuciones, hasta la suprema prueba del martirio. Y exclamó: “¡Cuántos de nuestros hermanos y hermanas en la fe sufren abusos, violencias y son odiados a causa de Jesús!”.

Entonces, saliéndose del discurso que tenía preparado, advirtió que los mártires de hoy son, en número, muchos más respecto a los de los primeros siglos. Aseguró que cuando se lee la historia de los primeros siglos, por ejemplo en Roma, se observa mucha crueldad con los cristianos. “La misma crueldad existe hoy, y en número mayor con los cristianos”, insistió.

Por eso añadió: “Hoy queremos pensar en ellos y estar cercanos con nuestro afecto, nuestra oración y también nuestro llanto. Ayer, día de Navidad, los cristianos perseguidos en Irak celebraron la Navidad en su catedral destruida. Es un ejemplo de fidelidad al evangelio. No obstante las pruebas y peligros, ellos atestiguan con su valentía su pertenencia a Cristo y viven el evangelio empeñándose a favor de los últimos, de los más abandonados, haciendo el bien a todos sin distinción, atestiguan así la caridad en la verdad”.

Más adelante, el Papa pidió que al hacer espacio dentro del corazón de cada uno al hijo de Dios que se dona a nosotros en la Navidad, se renueve la alegre y valiente voluntad de seguirlo fielmente como única guía, perseverando en el vivir según la mentalidad evangélica y “rechazando la mentalidad de los dominadores de este mundo”.

Después de pronunciar el Angelus, Francisco envió un mensaje a Rusia: “Expreso vivas condolencias por la triste noticia del avión ruso precipitado en el Mar Negro. El señor consuele al querido pueblo ruso y a los familiares de los pasajeros que estaban a bordo: periodistas, tripulación y el excelente coro y orquesta de las Fuerzas Armadas. La beata Virgen María sostenga las operaciones de búsqueda actualmente en curso. En el 2004, el coro se exhibió en el Vaticano para el vigésimo sexto año de pontificado de San Juan Pablo II: rezamos por ellos”.

Luego renovó a todos su deseo de paz y serenidad, para que sean estos, en familia, días de gozo y fraternidad. También felicitó a todas las personas que se llaman Esteban y Estefanía por su santo.

Reveló que en estas semanas recibió muchos mensajes de felicitaciones de todo el mundo y no siéndole posible responder a cada uno, expreso a todos su agradecimiento, especialmente a quienes le aseguraron que rezarán por él. “¡Gracias de corazón! ¡El señor los recompense con su generosidad!”, sentenció.


Deja un comentario

Nuevos mártires beatificados en España.

Beatificados los mártires de Nembra, asesinados por odio a la fe durante la Guerra Civil española

(RV).- Dieron su vida durante la persecución religiosa de la Guerra Civil española, dando testimonio de fidelidad a Cristo hasta el último momento. Hablamos de los mártires de Nembra, el P. Genaro Fueyo, Antonio González, Isidro Fernández y Segundo Alonso, quienes fueron beatificados el pasado 8 de octubre en la catedral de Oviedo, Asturias. Eran un sacerdote, dos padres de familia y un estudiante, que se suman a los 193 mártires asesinados en esta arquidiócesis española. Entre 1936 y 1937 fueron asesinados en la conocida como “zona roja” 13 obispos, 6836 sacerdotes, y decenas de miles de religiosos, seminaristas y laicos.

El prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el Cardenal Angelo Amato presidió la celebración, acompañado por el Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz y otros cinco obispos. En su homilía, el Cardenal Amato recordó que “han pasado 80 años de esta masacre y las heridas se están cicatrizando poco a poco. Cada día que pasa la tragedia se aleja más y más, haciéndose cada vez menos visible. Nos preguntamos entonces: ¿por qué no cancelamos esta página negra de la historia española?¿Por qué la Iglesia evoca aún aquél período de la matanza de seres inocentes?” “La respuesta –dijo– yace en el hecho de que, contra el riesgo real de la desaparición de aquel suceso sangriento, la Iglesia reclama, no por un sentimiento de venganza y de odio hacia los perseguidores de entonces, sino por un justo deseo de recuerdo. Si se olvida el pasado, estamos condenados a repetirlo”.

Según Amato, los beatificados murieron “por odio a la fe, respondieron a sus asesinos con el perdón, convirtiéndose así en héroes de auténtica humanidad y vencedores inermes de una diabólica y ciega violencia”.