Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Es posible alimentar al mundo entero?

PMA/Ratanak Leng
El Programa Mundial de Alimentos proporciona desde el año 2008 comidas escolares a niños camboyanos que sufren inseguridad alimentaria en comunidades rurales.

15 Octubre 2019

Pese a que hoy en día las cadenas de producción alimentaria elaboran suficiente comida para nutrir a todos los habitantes del planeta, el hambre continúa aumentando en algunas partes del mundo y más de 820 millones de personas sufren desnutrición crónica.

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación nos invita a reflexionar sobre esta aparente contradicción, que nos conduce a la siguiente pregunta: ¿Qué medidas se están tomando para garantizar que todas las personas reciban los alimentos suficientes?

El rápido crecimiento económico y el aumento de la productividad agrícola durante las últimas dos décadas redujeron a la mitad el número de personas que no reciben suficientes alimentos, e incluso en regiones como Asia Central y Oriental y en América Latina y el Caribe se lograron grandes avances en la erradicación del hambre extremo. Sin embargo, esta situación se produce en un contexto en el que la población mundial aumenta en casi dos mil millones de personas.

De igual forma, las recientes tendencias sugieren que persiste el problema del hambre: particularmente en África y América del Sur, donde hay nuevos datos que nos indican que la subnutrición y la grave inseguridad alimentaria están en aumento.

Pongamos como ejemplo el África subsahariana donde el número de personas subnutridas creció de unos 195 millones en 2014 a 237 millones en 2017. La desnutrición causa casi la mitad de las muertes de niños menores de cinco años en la región, unos 3,1 millones de niños al año.

Con estas perspectivas lograr el objetivo de Hambre Cero previsto para el año 2030, es decir, garantizar que nadie padezca hambre en ningún lugar del mundo, sigue siendo un enorme desafío.

OCHA/Giles Clarke
Un punto de distribución de comida en la ciudad yemení de Dhubab. (Noviembre 2018)

Además, por si fuera poco, un reciente informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), señala que entre las causas del aumento del hambre figuran la degradación del medio ambiente y las sequías, ambas afectadas por el cambio climático, así como los conflictos.

La falta de biodiversidad en la agricultura también representa un motivo adicional de preocupación, y se la considera responsable de la homogeneización de las dietas que restringen el acceso a los alimentos, con la consiguiente persistencia de la malnutrición y la pobreza: la producción agrícola actual gira en torno a sólo 12 cultivos, y alrededor del 60% de todas las calorías consumidas provienen de sólo cuatro de ellos, el arroz, el trigo, el maíz y la soja, pese a la riqueza de productos alimenticios en todo el mundo.

Pero pese a todos estos aspectos negativos, la buena noticia es que la innovación y la tecnología para mejorar una amplia gama de desafíos en la producción de alimentos se están usando en todo el mundo.

Veamos a continuación algunos ejemplos concretos:

FAO/Gerard Sylvester
En la provincia de Jiwaka, Papua Nueva Guinea, los agricultores locales reciben instrucciones sobre cómo aplicar cadenas de bloques a los cerdos. (Marzo de 2019)

Los cerdos en Papúa Guinea al asalto de internet

No hay una celebración completa en Papúa Nueva Guinea sin un asado de cerdo, un animal que desempeña un papel importante en la cultura y la economía del país oceánico. Por ello, la creciente demanda mundial de carne implica que en la actualidad los agricultores tienen la oportunidad de vender tanto a mercados locales como extranjeros.

No obstante, para efectuar estas ventas necesitan demostrar que su ganado cumple con las normas sanitarias reconocidas internacionalmente, y aquí es donde la tecnología digital de última generación puede ayudar.

Recientemente, se implantó un sistema de seguimiento digital que, por primera vez, verifica importante información sobre los cerdos como su pedigrí, qué comieron y, en caso de enfermar, los medicamentos recetados. Esta serie de datos sirven para generar confianza tanto en los importadores como en los consumidores sobre la calidad de la carne que compran.

El sistema, diseñado con la ayuda de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), está en fase de pruebas en la región de Jiwaka, donde se efectúan mejoras en la banda ancha para que los agricultores puedan utilizar sus teléfonos inteligentes y, de este modo, poder actualizar los registros del ganado que se conservan en línea, en la nube.

PNUD India
Las mujeres agricultoras de la India se han pasado a la agricultura orgánica.

Eliminando las sustancias químicas en la India

Aunque en principio se les atribuye el aumento del rendimiento de los cultivos y el ahorro de millones de dólares de la hambruna, los fertilizantes y otros productos químicos están actualmente bajo escrutinio en la India.

Se les culpa de la degradación del suelo, lo que provoca un estancamiento de la productividad, problemas de salud y altos costos que llevan a los agricultores a endeudarse. Una trágica consecuencia colateral son los miles de suicidios que se reportan cada año en la comunidad agrícola.

Sin embargo, en Andhra Pradesh, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente apoya una iniciativa diseñada para eliminar los productos químicos de las granjas mediante una técnica llamada “Zero Budget Natural Farming” (ZBNF), o Agricultura Natural de Presupuesto Cero en español, que busca transformar y proteger los sistemas alimentarios locales, y el bienestar a largo plazo de los agricultores.

Esta modalidad agrícola se beneficia de los últimos avances científicos y elimina la necesidad de utilizar productos químicos. Los principios básicos de ZBNF consisten en recubrir las semillas con preparados hechos de orina y estiércol de vaca; aplicar estos ingredientes al suelo; cubrir el suelo con cultivos y residuos de cultivos; y asegurar que el suelo esté bien ventilado.

Este uso de los recursos propios y de fácil acceso permite a los agricultores participar en el proyecto de aumentar la biodiversidad y rejuvenecer sus suelos, reduciendo así los costos y aumentando los ingresos. El Gobierno regional de Andhra Pradesh tiene previsto ampliar el programa a unos seis millones de agricultores para 2024, lo que lo convertiría en el primer estado de “agricultura natural” de la India.

Egipto contra el desperdicio de alimentos

Aproximadamente un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo se pierden o se desperdician, un asombroso derroche que se calcula que le cuesta a la economía mundial un 1 billón de dólares al año. El PMA trata de frenar las pérdidas mediante iniciativas como la campaña de sensibilización #StopTheWaste, iniciada a principios de octubre. El objetivo de la campaña es crear un movimiento mundial y promover soluciones sencillas para que todos podamos luchar contra el desperdicio de alimentos.

En Egipto, donde cerca de la mitad de los tomates y un tercio de las uvas se pierden antes de llegar al consumidor por prácticas ineficientes, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se ha asociado con el Gobierno egipcio y las cooperativas para encontrar formas que limiten las pérdidas de alimentos causadas por los excedentes de producción y las prácticas ineficientes.

Cinco iniciativas para lograr el Hambre Cero

Aunque no existe una solución milagrosa para resolver el hambre, el Programa Mundial de Alimentos ha delineado una estrategia que se divide en cinco pasos.

  • -Incrementar la protección para los más vulnerables. Ampliar la protección social para los más pobres aumentaría el poder adquisitivo de los dos mil millones de personas más pobres, lo que impulsaría las economías locales
  • -Mejorar las infraestructuras. Garantizar que los consumidores y proveedores puedan comprar y vender con más facilidad, construyendo mejores carreteras, dependencias de almacenamiento y ampliando las redes de electrificación
  • -Reducir el desperdicio de comida. Alrededor de un tercio de los alimentos producidos cada año se pierden o se desperdician, lo que cuesta a la economía mundial un 1 billón de dólares al año
  • -Sembrar una mayor variedad de cultivos. Alrededor del 60 por ciento de todas las calorías consumidas provienen de sólo cuatro cultivos: arroz, trigo, maíz y soja. Garantizar el acceso y la disponibilidad de alimentos frente al cambio climático requerirá la producción de una gama más amplia de alimentos
  • -Centrarse en la nutrición infantil. Una buena salud y nutrición en los primeros 1000 días de vida de un niño son esenciales para prevenir el retraso en el crecimiento y promover un desarrollo saludable


Deja un comentario

Cómo evitar escasez de agua y alimentos.

¿Cómo evitar un futuro de escasez de agua y comida a causa del cambio climático?

8 Agosto 2019

Los expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático nos explican en este reportaje por qué es necesario cambiar la manera en la que gestionamos los sistemas alimentarios y la tierra que nos los provee para contrarrestar el cambio climático, cuya amenaza  a su vez representa la escasez de agua y comida en el futuro.

Cortesía Música: Scott Holmes, Drift Mastered

Audio:
Laura Quiñones
Duración:
7’6″


Deja un comentario

Cambio climático y problemas de producción de alimentos.

PNUD Somalia
Hay riesgos muy altos de escasez de agua y de inestabilidad en el sistema alimentario, incluso con un aumento de temperatura de 1,5°C por encima de los niveles preindustriales.

8 Agosto 2019

Alimentos más caros, menos nutritivos y disrupciones en la cadena de distribución afectarán a todo el planeta y dramáticamente a los países más pobres, si no se toma acción para detener la degradación de la tierra y mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C. Incluso con un aumento de 1,5°C, hay grandes riesgos de escasez de agua, incendios, degradación del permafrost y de inestabilidad en el sistema alimentario.

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático publicó este jueves su informe sobre La Tierra y el Cambio Climático, en el que destaca, entre otras cosas, cómo el clima está afectando la disponibilidad, el acceso, la nutrición y la estabilidad de los alimentos.

La seguridad alimentaria se verá cada vez más afectada por el cambio climático futuro a través de la disminución del rendimiento agrícola, especialmente en los trópicos, con el aumento de los precios, la reducción de la calidad de los nutrientes y las interrupciones de la cadena de suministro. Veremos diferentes consecuencias en diferentes países, pero habrá un impacto más drástico en los países de bajos recursos en África, Asia, América Latina y el Caribe”, asegura Priyadarshi Shukla, una de las autoras del informe.

Comer más verduras y desperdiciar menos

El estudio destaca que actualmente alrededor de un tercio de la comida se pierde o se desperdicia. Las causas difieren entre países desarrollados y en desarrollo, pero reducir su ocurrencia disminuiría las emisiones de gases de efecto invernadero y la inseguridad alimentaria.

Algunas dietas requieren más agua y más tierra, y causan más emisiones de gases que aumentan el calentamiento global.

“Algunas dietas requieren más agua y más tierra, y causan más emisiones de gases que aumentan el calentamiento global. Las dietas balanceadas con más alimentos a base de granos, legumbres, frutas y verduras y con alimentos animales producidos de manera sostenible, presentan oportunidades para limitar el cambio climático”, revela la experta Debra Roberts.

El informe también asegura que hay maneras de abordar los riesgos y reducir las vulnerabilidades en los sistemas de producción y distribución de la comida y de gestión de la tierra.

La reducción de riesgos puede aumentar la resiliencia de las comunidades ante eventos extremos, lo cual tiene un impacto en la seguridad alimentaria. Un ejemplo puede ser cambios en la dieta y en los alimentos que se cultivan para prevenir la degradación de la tierra.

Reducir la desigualdad, aumentar los salarios y asegurar el acceso a la comida en regiones donde la tierra ya no produce también influyen en adaptarse a los impactos negativos del cambio climático.

Banco Mundial/John Hogg
Las industrias y la ganadería generan gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

La tierra como un recurso crítico en la lucha contra el cambio climático

La tierra ya está bajo una presión humana creciente y el cambio climático se está sumando, mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC solo se puede lograr reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores, incluidos la tierra y los alimentos.

La tierra juega un rol muy importante en el sistema climático. La agricultura, la silvicultura y otros tipos de uso representan el 23% de las emisiones de efecto invernadero. Al mismo tiempo los procesos naturales de la tierra absorben dióxido de carbono equivalente a casi un tercio del emitido por los combustibles fósiles y las industrias”, asegura el experto Hans-Otto Portner.

Manejar los recursos de manera sostenible puede ayudar a abordar el cambio climático. “Las elecciones que hacemos en este manejo pueden ayudar a reducir y en algunos casos hasta reversar los impactos”, expresa el científico del Panel Kiyoto Tanabe, quien añade que la tierra que ya está siendo usada puede alimentar a la población mundial y al mismo tiempo proveer biomasa para la energía renovable, pero se necesita acción temprana y extensa para lograrlo.

Banco Mundial/Ray Witlin
Una mujer agricultora de la India.

La degradación de la tierra y los riesgos añadidos al calentamiento global

Cuando la tierra se degrada se hace menos productiva y se reduce su capacidad para absorber carbono, lo que influye en el cambio climático, que en retorno contribuye más a su degradación.

“En un futuro, con lluvias más intensas, aumentará el riesgo de erosión del suelo en las tierras de cultivo. La gestión sostenible de la tierra es una forma de proteger a las comunidades de los efectos perjudiciales de la erosión del suelo y deslizamientos de tierra. Sin embargo, hay límites para lo que se puede hacer, por lo que en otros casos la degradación puede ser irreversible “, añade Tanabe.

 “En un futuro, con lluvias más intensas, aumentará el riesgo de erosión del suelo en las tierras de cultivo.

Aproximadamente 500 millones de personas viven en áreas que experimentan la desertificación. Las áreas secas son más vulnerables al cambio climático y a los eventos extremos, incluidos la sequía, las olas de calor y las tormentas de polvo, con una creciente población mundial que proporciona más presión.

El informe establece opciones para abordar la degradación de la tierra y también examina los impactos de los diferentes niveles de calentamiento global.

Hay riesgos muy altos de escasez de agua, riesgos por incendios, degradación del permafrost y de inestabilidad en el sistema alimentario, incluso con un aumento de temperatura de 1,5°C por encima de los niveles preindustriales. El riesgo se hace mucho más intenso con un aumento de 2°C, aseguran los expertos.

PNUD Chad / Jean Damascene Hakuzim
Vista aérea del Lago Chad que muestra claramente los efectos de la desertificación. En los últimos 50 años, la cuenca del Lago Chad se ha reducido de 25.000 kilómetros cuadrados a 2.000.

Recomendaciones

Un enfoque general en sostenibilidad combinado con acciones tempranas ofrece las mejores oportunidades para luchar contra el cambio climático. Esto incluye, un menor crecimiento de la población, la reducción de desigualdades, una mejor nutrición y un menor desperdicio de comida.

Si se logra un sistema alimentario más resiliente se puede tener más tierra disponible para crear energías limpias, y al mismo tiempo proteger los bosques y los ecosistemas naturales. Sin embargo, si no se actúa pronto, más tierra podría necesitarse para generar energía y esto conduciría a desafiantes decisiones sobre su uso y el sistema alimentario.

“Las políticas que apoyan la gestión sostenible de la tierra, aseguran el suministro de alimentos para personas vulnerables y mantienen el carbono en el suelo mientras reducen las emisiones de gases de efecto invernadero son importantes”, agrega Eduardo Calvo, coautor del informe.

Otras políticas fuera del sector alimentario y de los suelos, como el transporte y en medio ambiente, también hacen una diferencia crítica en la lucha contra el cambio climático. “Actuar rápidamente costará menos, ya que evitará más perdidas”, advierte el informe.

Hay cosas que ya estamos haciendo, utilizando tecnología y buenas prácticas,pero hay que aumentarlas y usarlas donde no se están aplicando.

“Hay cosas que ya estamos haciendo, utilizando tecnología y buenas prácticas, pero hay que aumentarlas y usarlas donde no se están aplicando. Hay un gran potencial a través del uso sostenible de la tierra, reducir el consumo excesivo y el desperdicio de comida, evitar que los bosques sean quemados, prevenir el cultivo excesivo de madera para combustible y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, concluye Panmao Zhai, presidente de un grupo de trabajo del IPCC.

El informe fue preparado por 107 expertos de 52 países, y se trata del primero en que la mayoría de los científicos son de países en desarrollo y hay una participación de un 40% de mujeres.

El documento será un aporte científico clave en las próximas negociaciones sobre el clima y el medio ambiente, como el de Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación (COP14) en Nueva Delhi, India en septiembre y la Conferencia Marco de la ONU sobre el Cambio Climático (COP25) en Santiago, Chile, en diciembre.

El informe concluye que una mejor gestión de la tierra puede contribuir a combatir el cambio climático, pero no es la única solución.

En 2015, los Gobiernos respaldaron el objetivo del Acuerdo de París de fortalecer la respuesta global a cambio climático al mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de 2ºC por encima de los niveles pre-industriales y perseguir esfuerzos para limitar el aumento a 1.5ºC.

Reportaje: Laura Quiñones

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE…

¿Cuánto le cuesta una hamburguesa al medio ambiente?

Si las vacas formaran un país, sería el tercero en emisiones de gases de efecto invernadero. Producir una hamburguesa drena alrededor de 1695 litros de agua. Además de aumentar los gases contaminantes que influyen en el cambio climático, la cría de vacas contribuye a la deforestación y al desplazamiento de comunidades rurales e indígenas. También cuando se hace a larga escala, puede llegar a afectar la salud humana.

Reducir el calentamiento global en 0,5°C, la diferencia entre la vida y la muerte

Un aumento de 10 centímetros en el nivel del mar, un océano Ártico sin hielo en el verano y la extinción de los arrecifes de coral se pueden evitar si se logra limitar el aumento de las temperaturas a un 1,5 °C en lugar de 2°C para 2100. Para esto se necesitarán medidas rápidas y sin precedentes. “Los próximos años serán los más importantes de nuestra historia”, ha dicho un grupo de expertos.


Deja un comentario

El Papa a la FAO reunida en asamblea extraordinaria.

Papa a FAO: “el problema de un país es problema de todos”

El Papa recibe a los participantes de la 41ª Conferencia General de la FAO, felicita al nuevo Director General Qu Dongyu y expresa los puntos clave para combatir la falta de alimento y de agua potable en el mundo.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

“Espero que con la ayuda de todos podamos seguir trabajando conjuntamente para profundizar e incrementar, con responsabilidad y determinación, los esfuerzos dirigidos a alcanzar los objetivos 1 y 2 de la Agenda 2030 y así erradicar con mayor rapidez y fuerza los complejos, graves e inaceptables flagelos del hambre y de la inseguridad alimentaria”. Con este fuerte deseo el Papa Francisco comenzó esta mañana su discurso a los más de 500 participantes que se encuentran reunidos desde el pasado 22 de junio en la sede de la FAO en Roma para celebrar su 41ª Conferencia General. El Papa además, aprovechó este encuentro para felicitar al nuevo Director General, Su Excelencia el señor Qu Dongyu, elegido el pasado 23 de junio con 108 votos a favor de un total de 191.

Escucha el discurso del Papa Francisco pronunciado en español

Falta de alimento y agua: un problema de todos, no sólo de los países pobres

El Papa ha querido contribuir en las sesiones de trabajo de la FAO con un aporte para combatir la falta de alimento y de acceso al agua potable en el mundo, asegurando que para ello es necesario “actuar sobre las causas que las provocan”, pues – ha puntualizado – “en el origen de este drama se halla sobre todo la falta de compasión, el desinterés de muchos y una escasa voluntad social y política a la hora de responder a las obligaciones internacionales”.

“La falta de alimento y de agua no es un asunto interno y exclusivo de los países más pobres y frágiles – ha asegurado – sino que concierne a cada uno de nosotros” y ha hecho hincapié en la importancia de nuestra actitud frente a este problema, explicando que dependiendo de ella podemos “favorecer o frenar” el sufrimiento de muchos hermanos nuestros. Es por ello – ha exhortado el Papa – que todos estamos llamados a “escuchar el grito desesperado de nuestros hermanos y a poner los medios para que puedan vivir, viendo respetados sus derechos más básicos”.

Está en nuestras manos: no derrochar, si concienciar

Entre las palabras del Papa, destaca también su invitación a “reducir el derroche de alimentos y de agua” y para ello – dice  Francisco – hay que educar y sensibilizar, de modo que las “nuevas generaciones” pasen este testigo “a las futuras”, sabiendo que este drama social “no puede ser tolerado por más tiempo” ha dicho el Santo Padre.

En este sentido, ha pedido pararse un momento a pensar en el aumento del número de refugiados en el mundo durante los últimos años, el cual nos ha demostrado – ha dicho Francisco – “que el problema de un país es el problema de toda la familia humana”. Y para que este drama no se produzca, el Papa asegura que es necesario “promover un desarrollo agrícola en las regiones más vulnerables fortaleciendo la resiliencia y la sostenibilidad del territorio” pero debe ir de la mano de “inversión y desarrollo en tecnologías” y por supuesto, de “políticas innovadoras y solidarias para el desarrollo”.

La Santa Sede se compromete a cooperar con la FAO

Antes de concluir su discurso, el Pontífice ha expresado el compromiso de la Santa Sede a cooperar con la FAO, “apoyando el esfuerzo internacional hacia la eliminación del hambre en el mundo y garantizando un futuro mejor para nuestro planeta y para la humanidad entera”.


Deja un comentario

Perú: casos de malnutrición en un país de alta gastronomìa.

PMA / Perú
Los chefs peruanos que participan en ‘Cocina con Causa’ trabajan con comunidades de todo el país para crear recetas nutritivas.

30 Mayo 2019

Un programa de televisión está intentando acabar con la paradoja que se da en Perú: en un país con una gastronomía reconocida en todo el mundo, siguen existiendo altos índices de malnutrición. ‘Cocina con Causa’ enseña a los peruanos a aprovechar los recursos disponibles de forma creativa.

Hay restaurantes peruanos en las capitales gastronómicas del mundo. Los turistas viajan a Lima para cenar en el último restaurante de moda. Sus chefs protagonizan documentales. La gastronomía peruana es famosa en todo el mundo, pero muchos de los habitantes del país no están bien alimentados.

“Perú es un país muy gastronómico. A los peruanos les encanta la comida y su gastronomía es un orgullo nacional, pero todavía hay muchos retos como la malnutrición y especialmente la anemia. También la desnutrición crónica, el sobrepeso y la obesidad que están aumentando”, explica Tania Goosen, la representante del Programa Mundial de Alimentos en la nación sudamericana.

Para combatir esos problemas, surgió la idea de hacer un programa de televisión, a raíz de una cena, en la que estuvieron presentes ministros, chefs como Gastón Acurio y agencias de la ONU. El Gobierno pidió ayuda al Programa Mundial de Alimentos para lograr una transformación de la dieta de los peruanos.

‘Cocina con causa’, ahora en su segunda temporada, explora recetas que puedan aprovechar la variedad de ingredientes locales y su rica tradición gastronómica.

“Es una celebración de la comida nacional. ¡Hay tanta comida!”, dice Goosen. “Lima es la capital gastronómica de America Latina, pero se da esa paradoja de que hay tantos alimentos locales muy ricos, pero todavía hay malnutrición. Ahí está justamente la solución porque los alimentos existen”, dice la especialista.

PMA / Perú
La biodiversidad peruana ofrece una gran variedad de alimentos ricos en nutrientes que pueden ayudar a combatir la malnutrición

 

La producción cuenta con el apoyo técnico de la agencia de la ONU para definir los mensajes e identificar las historias.

“Muchas veces trabajamos con las mujeres de las comunidades, que son las que día a día intentan mejorar la alimentación de sus hijos”, explica Goosen. “También hay jóvenes cocineros que visitan las comunidades y que juntos preparan o mejoran las recetas para que sean más nutritivas, más ricas, pero también asequibles”.

La primera temporada, en 2017, fue un éxito. “Hicimos una encuesta y tres millones de peruanos, un 10% de la población, vieron el programa. Un 70% dijeron que era bueno o muy bueno y 50% decidieron probar las recetas en casa”, detalla la responsable del PMA.

Los episodios de la segunda temporada ofrecen un formato diferente, con expertos que hablan de nutrición. Como no todos los peruanos tienen acceso a una televisión, se ha creado también una radio novela producida por miembros de las comunidades. Además, hay un aspecto más interactivo ya que se usan las redes sociales para compartir recetas.

Malnutrición y obesidad

Aunque Perú ha logrado reducir la malnutrición infantil a la mitad, hasta el 13,1% actual, la anemia sigue siendo un motivo de gran preocupación, con una tasa del 43% en niños menores de tres años, que llega al 76 por ciento en el departamento andino de Puno.

“Lo que falta son alimentos ricos en hierro de origen animal”, señala Goosen. “Hay niños que nacen de madres que ya tienen anemia y que no pueden ofrecer lactancia materna y cuando empiezan con alimentación complementaria tienen el problema de que no tienen alimentos suficientemente diversos o de origen animal. Esto es la raíz”, explica. “Es un problema en zonas rurales, urbanas y en Lima hay niveles muy altos. No es solamente entre las clases más pobres, también en clase media y alta. La anemia no discrimina y la encontramos en todas las clases y todos los lugares”, añade.

Los chefs proponen preparar recetas con la sangrecita de pollo: un ingrediente rico en hierro y asequible para los peruanos.

PMA / Perú
‘Cocina con Causa’ contribuye a crear hábitos saludables de alimentación para superar los desafíos nutricionales en Perú

 

En algunas zonas rurales remotas, como las regiones de Sierra y Amazonas, las tasas de malnutrición llegan al 33%. “Hay zonas donde hay inseguridad alimentaria y ahí el programa puede trabajar con las comunidades para ver qué alimentos tienen disponibles y cómo mejorar las recetas. No hay una estrategia para todo el país, en cada región hay soluciones diferentes”, explica Goosen.

Al mismo tiempo, los cambios en el estilo de vida están contribuyendo al sobrepeso y la obesidad. En este caso, se intenta enseñar platos que sigan siendo apetecibles, pero más nutritivos, como la hamburguesa de sangrecita con quinua.

Tras el éxito en Perú, el siguiente reto es exportar a otros países la receta: la alianza entre el Programa Mundial de Alimentos, un grupo de jóvenes chefs comprometidos, el Gobierno y los medios de comunicación.

Producción: Beatriz Barral

 


Deja un comentario

El Papa en la FAO (FIDA): alimentación y agricultura

Papa Francisco en la sede de la FAO en Roma. Papa Francisco en la sede de la FAO en Roma.  

Papa al personal de FIDA: tengan entusiasmo, busquen los rostros, amen

El Papa Francisco agradece al personal del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola de la ONU por la labor que realizan y asegura que quien ama “tiene la imaginación para encontrar soluciones donde otros sólo ven problemas”.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

En la sede de la FAO en Roma el Papa Francisco se reúne con el personal de FIDA (Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola de la ONU) y les agradece por “ir contracorriente” en una época en la que se ve una desaceleración en la reducción de la pobreza extrema y un aumento en la concentración de la riqueza en manos de unos pocos: “Pocos tienen demasiado y demasiados tienen poco. Muchos no tienen comida y se van a la deriva, mientras que unos pocos se ahogan en lo superfluo” y asegura que esta corriente perversa de desigualdad “es desastrosa para el futuro de la humanidad”.

Un discurso en el que también quiso agradecer a los trabajadores de dicha institución que lucha contra el hambre y la miseria en el mundo por su trabajo silencioso, “a menudo oculto” – señaló el Papa – “como las raíces de un árbol, no se ven, pero de ahí viene la savia que nutre toda la planta” puntualizó.

El secreto está en mantener altas motivaciones

El Santo Padre también les incentivó a “ir adelante”, y explicó que eso significa “continuar su trabajo con un compromiso renovado, sin cansarse, sin perder la esperanza, sin rendirse a la resignación pensando que es sólo una gota en el mar” y les mostró que el secreto para superar los peligros del pesimismo, la mediocridad y la habitabilidad está en “mantener y alimentar altas motivaciones”. De esta manera – subrayó – “uno pone entusiasmo en lo que hace día a día”. Un entusiasmo que puede ser entendido como “poner a Dios en lo que hacemos” subrayó.

Dios es la clave para no cansarse

El Pontífice, hablando de las experiencias personales, recordó a los trabajadores de la FIDA que cada uno de nosotros muchas veces hemos comenzado de nuevo en nuestras vidas al igual que Dios, quien “no se cansa de empezar de nuevo”, “no se cansa de hacer el bien” y “no se cansa de dar esperanza”, asegurando que Él “es la clave para no cansarse”.

Creyentes y no creyentes: todos pueden hacer y desear el bien

Seguidamente, invitó a rezar “a aquellos que pueden rezar” especificó – ya que “ayuda a recargar las baterías con energía limpia”. Y la persona que no puede rezar porque no es creyente – puntualizó – “debe agrandar su corazón y desear el bien”.

Ponerse en los zapatos del otro es fundamental para entender su situación

Entre sus palabras, no faltaron algunos consejos para realizar bien este tipo de servicio, asegurando que “se necesita combinar a la competencia, una particular sensibilidad humana”. “Deben cultivar siempre la vida interior y los sentimientos que dilatan el corazón y ennoblecen a las personas y pueblos” – señaló – pues “son tesoros que valen más que cualquier bien material”. Así mismo les invitó a buscar en cada documento con el que trabajan, “un rostro” y “ponerse en sus zapatos” para entender mejor su situación.

Para avanzar necesitamos amar

Por último, Francisco quiso recordar las palabras de San Juan de la Cruz cuando dijo “El alma que camina en el amor no aburre a los demás, ni se cansa a sí misma” para asegurar ante los presentes que “para avanzar necesitamos amar”, pues quien ama – finalizó el Papa – “tiene la imaginación para encontrar soluciones donde otros sólo ven problemas”.


Deja un comentario

El programa mundial de alimentos y el hambre en el mundo

Con la asistencia a 80 millones de personas en 80 de países todos los años, el Programa Mundial de Alimentos (WFP) es la organización humanitaria líder en la lucha contra el hambre en el mundo, brindando asistencia alimentaria en emergencias y trabajando con las comunidades para mejorar la nutrición y crear resiliencia.

A medida que la comunidad internacional se ha comprometido a terminar con el hambre, conseguir la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición para el 2030una de cada diez personas del mundo sigue sin tener suficiente alimento. La comida y la asistencia relacionada con ella nace en el corazón del problema para romper el ciclo del hambre y la pobreza.

En cualquier día, el WFP tiene 5.000 camiones, 20 barcos y 70 aviones en movimiento, que entregan alimentos y otra asistencia a aquellos que más los necesitan. Cada año, distribuimos aproximadamente 12,6 mil millones de raciones con un costo estimado por ración de 31 centavos de dólar. Estas cifras son la base de la reputación incomparable del WFP como equipo de respuesta frente a emergencias, uno que cumple con su trabajo rápidamente y a escala en los ambientes más difíciles.

Los esfuerzos del WFP se enfocan en la asistencia frente a emergencias, el alivio y la rehabilitación, la ayuda para el desarrollo y las operaciones especialesDos tercios de nuestro trabajo es en países afectados por conflictos, donde las personas tienen tres veces más probabilidades de sufrir desnutrición que aquellas que viven en países sin conflictos.