Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Fuerte discurso del Papa a los líderes petrolíferos mundiales

Casina Pío IVCasina Pío IV  (Vatican Media)

Cambio climático. El Papa: el tiempo apremia, pasar de las palabras a los hechos

En la Casina Pio IV el Romano Pontífice encuentra a los participantes en el Encuentro promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral con los jefes de las compañías petrolíferas mundiales. En el discurso, incisivo y apremiante, el Papa afirma: La crisis ecológica actual, especialmente el cambio climático, amenaza el futuro de la familia humana y esto no es una exageración

Barbara Castelli – Ciudad del Vaticano

“Las generaciones futuras están a punto de heredar un mundo en ruinas. Nuestros hijos y nietos no deberían tener que pagar el costo de la irresponsabilidad de nuestra generación”. Es un discurso claro e incisivo el que el Papa Francisco dirige a los participantes en el Encuentro sobre el tema “La transición energética y la protección de la casa común”, organizado en el Vaticano por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Dirigiéndose, entre otros, a los jefes de las empresas petroleras del mundo, el Pontífice expresa su satisfacción por esta segunda cita en Roma: un signo positivo del “compromiso constante de trabajar juntos en un espíritu de solidaridad con el fin de dar pasos concretos para la protección de nuestro planeta”.

La familia humana está en peligro

“La crisis ecológica actual, especialmente el cambio climático”, reconoce el Santo Padre “amenaza el futuro de la familia humana y esto no es una exageración”. Durante demasiado tiempo, de hecho, los análisis científicos han sido ignorados, mirando “con desprecio e ironía” las relativas “predicciones catastróficas”. El Papa también se refiere al Informe especial sobre el impacto del calentamiento global de 1.5ºC sobre los niveles preindustriales por parte del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el cual “advierte claramente”, dice, de las consecuencias del fracaso en la consecución de los Acuerdos de París.

«El Informe también advierte de que falta solo poco más de una década para alcanzar esta barrera del calentamiento global. Ante tal emergencia climática, debemos tomar las medidas oportunas para no cometer una grave injusticia con los pobres y las generaciones futuras».

Es suficiente ser irresponsables

La irresponsabilidad de las generaciones pasadas y presentes no puede dañar el futuro de la familia humana, especialmente de sus miembros más vulnerables. De hecho, son los pobres los que “sufren el peor impacto de la crisis climática”: son ellos “los más vulnerables a los huracanes, las sequías, las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos”.

«Por lo tanto, “hace falta valor para responder ‘a los gritos cada vez más angustiosos de la tierra y de sus pobres’ (Discurso a los participantes en la Conferencia Internacional en el tercer aniversario de Laudato Si’, 6 de julio de 2018). Al mismo tiempo, las generaciones futuras están a punto de heredar un mundo en ruinas. Nuestros hijos y nietos no deberían tener que pagar el costo de la irresponsabilidad de nuestra generación. Me excuso pero quisiera subrayar esto: ellos, nuestros hijos, nuestros nietos no deberían pagar, no es justo que paguen el precio de nuestra irresponsabilidad. De hecho, como cada vez es más evidente, los jóvenes nos reclaman un cambio (ver Laudato si ‘, 13) ¡”El futuro es nuestro”, gritan los jóvenes hoy y tienen razón!”»

Transición, precio y transparencia

El Papa Francisco analizó, asimismo, los puntos planteados durante el encuentro: “una transición correcta”, “el precio del carbón” y “ la transparencia en la notificación de riesgos climáticos”. Es necesario, en efecto, gestionar bien “el impacto social y laboral del cambio a una sociedad de bajo consumo de carbono”; y al mismo tiempo, adoptar una “adecuada política de los precios del carbón, esencial si la humanidad quiere usar los recursos de la creación de manera inteligente”.

«La falta de gestión de las emisiones de carbono ha generado una enorme deuda que ahora tendrán  que pagar con intereses los que vienen después de nosotros. Nuestra utilización de los recursos ambientales comunes puede considerarse ética solo cuando los costes económicos y sociales que se derivan del uso de los recursos ambientales comunes se reconozcan de manera transparente y sean sufragados totalmente por aquellos que se benefician, y no por otros o por las futuras generaciones». 

Por último el Papa abordó el tema de “la transparencia en la notificación de  los riesgos climáticos”: “Una comunicación abierta, transparente, fundamentada científicamente y regulada”, insistió, “redunda en interés de todos, haciendo posible mover el capital financiero a aquellas áreas que ofrecen las más amplias posibilidades a la inteligencia humana para crear e innovar, a la vez que protege el ambiente y crea más fuentes de trabajo”.

¡El tiempo apremia!

El Santo Padre recordó entonces que “la civilización requiere energía, ¡pero el uso de la energía no debe destruir la civilización” y que hoy “se necesita una transición energética radical para salvar nuestra casa común”.

«Queridos amigos, ¡el tiempo apremia! Las reflexiones deben ir más allá de la mera exploración de lo que se puede hacer y enfocarse en lo que se necesita hacer, de hoy en adelante. No podemos permitirnos el lujo de esperar a que otros se adelanten, o dar prioridad a los beneficios económicos a corto plazo. La crisis climática requiere de nosotros una acción específica ahora mismo (ver ibid., 161) y la Iglesia está totalmente comprometida a hacer su parte».


Deja un comentario

Cambio climático y el periodismo. Experiencias reales.

UNICEF/Akash
Una niña camina a su escuela en el agua tras graves inundacions ocurridas en Bangladesh en agosto de 2016.

22 Abril 2019

No es una cuestión de glaciares y osos polares, nos afecta a todos. Como profesionales, periodistas, académicos. Como madres, padres, mujeres, hombres, hijos. Las consecuencias del calentamiento de la tierra, los desastres naturales y la amenaza de una inminente destrucción de los medios de sustento en el planeta, son literalmente una lucha por nuestras vidas. Ese es el mensaje de un grupo de mujeres activistas en el Día Internacional de la Madre Tierra.

Como periodista de televisión nacional en los Estados Unidos, durante los últimos 20 años Vanessa Hauc ha tenido que cubrir todo tipo de eventos, elecciones, tragedias y crímenes, pero cuanto más pasa el tiempo más se ha dado cuenta que existen un tipo de historias que se están repitiendo una y otra y otra vez.

“Año tras año, me he visto más en la situación de cubrir las historias que tienen que ver con los impactos del cambio climático. Huracanes cada vez más fuertes, fuegos que están imparables como por ejemplo en California, y todo tipo de crisis climáticas que estamos viviendo día a día”, aseguró durante una entrevista con Noticias ONU.

Año tras año, me he visto más en la situación de cubrir las historias que tienen que ver con los impactos del cambio climático.

Vanessa ha visto de cerca la fuerza de los desastres naturales y el calentamiento global y las consecuencias que tienen sobre las mujeres, los niños, los migrantes, aquellos con pocos recursos, las personas más vulnerables.

Ella cuenta el impacto que le causó que los bomberos de California le dijeran el año pasado que ya no existe una época de incendios forestales como tal, sino que ahora ocurren durante cualquier estación o día del año.

“Específicamente hablando sobre nuestra comunidad latina, las minorías son mucho más afectadas, son mucho más vulnerables al cambio climático. Cuando pasa un huracán, cuando pasa un fuego, muchos de ellos no tienen las posibilidades de reconstruir, muchos de ellos no tienen seguro médico para ir a un hospital”, dice, mientras sus ojos se llenan de sentimiento al recordar lo que vio cuando fue enviada a Puerto Rico después del devastador huracán María.

“Cuando nosotros llegamos con nuestro equipo de Telemundo a tierra no había nada, todo había colapsado en Puerto Rico: el sistema de comunicaciones, no había hospitales, no había agua no había comida, no había electricidad, no había teléfonos, no había nada”.

Un par de días después de llegar a la isla conoció a Ana María, una abuelita damnificada por el huracán a pocos días de cumplir los 90 años.

“Yo la encontré en su casa que estaba completamente inundada con el agua hasta las rodillas llorando y ella se negaba a dejarla porque era lo único que tenía. Ella había trabajado toda su vida para tener esa casita y se le arruinó con el huracán.Estaba enferma, tenía los dos piecitos infectados porque el agua del huracán se había mezclado con el agua de las cañerías de Puerto Rico. Era un desastre total”.

Tras un par de horas de entrevista, Vanessa y su equipo convencieron a la señora de ir a la sede de Telemundo en la isla donde la pudo examinar un médico que había viajado con ellos.

“Ese tipo de historias es lo que me mueven a continuar en este trabajo. El cambio climático no es un problema de osos polares y de glaciares, es algo que nos está afectando a todos profundamente. Fundamentalmente a las comunidades más vulnerables: a la comunidad latina, a las personas mayores, a las mujeres, a los niños, a esta abuelita Ana María que me rompió el corazón hablar con ella y estar con ella y lo veo más y más”.

Noticias ONU/Laura Quiñones
Vanessa Hauc, periodista ganadora del Premio Emmy y confundadora de la ONG Sachamama.

Mujeres profesionales, madres y activistas

El interés de la reconocida periodista en la lucha contra el cambio climático no está limitado a su trabajo. Junto a su hermano, biólogo marino, fundó SachaMama, una organización sin fines de lucro que trabaja para inspirar, capacitar y educar a la comunidad latina en el tema así como promover actitudes, comportamientos y estilos de vida sostenibles.

“SachaMama significa Madreselva en quechua y esto pues viene de nuestros ancestros en Perú. La motivación de nuestra organización es simplemente empoderar e inspirar a la comunidad hispana para que sean parte de la solución, para que sean agentes de cambio y no sean parte del problema”, explica.

Vanessa cuenta que su interés surgió después de conocer a los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático hace unos nueve años durante un foro mundial al que fue invitada por el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore.

“El 97% de la comunidad científica está de acuerdo en que nuestro planeta está cambiando y esto se debe a la forma en que nosotros vivimos. Al escucharlos y al oírlos y al entender un poco la ciencia me di cuenta que yo tenía que hacer algo más. Más allá de mi carrera como periodista, más allá de lo que me beneficiaba a mí personalmente, yo tenía que aportar algo más y sentí una gran responsabilidad y por supuesto pues mi herramienta es la comunicación”, añade.

El 97% de la comunidad científica está de acuerdo en que nuestro planeta está cambiando y esto se debe a la forma en que nosotros vivimos.

A través de su trabajo en Noticiero Telemundo, ha desarrollado una unidad investigativa llamada Planeta Tierra, que semanalmente produce historias exclusivamente sobre conservación y cambio climático, para empoderar e informar a la comunidad hispana para que a su vez tome decisiones adecuadas y que aporten a la lucha contra el cambio climático.

“Planeta Tierra es como la gasolina para continuar con este movimiento, para seguir levantando mi voz, para seguir investigando, cuestionando a las personas que tienen el poder de hacer los cambios necesarios y que sean responsables de sus acciones, de sus palabras”.

Una de las motivaciones más grandes de Vanessa es también el ser madre, algo que la llevó a ser parte de un panel de mujeres profesionales y activistas, que en el marco del Día Internacional de la Madre Tierra, se reunieron en la sede de Naciones Unidas para resaltar la importancia de implementar, desarrollar y promover soluciones en la lucha contra el cambio climático.

“Cuando hablamos de cambio climático este mensaje nos llega muy al corazón a las madres porque todos los que tenemos hijos para nosotros lo más importante es que estén bien, que estén saludables, que tengan agua limpia para tomar, que puedan respirar aire puro que puedan vivir en un clima estable. Entonces, el cambio climático y todo lo que está ocurriendo en nuestro planeta nos afecta muchísimo porque están comprometiendo básicamente el futuro de nuestros hijos. No hay nada más poderoso que una madre y no hay nada que una mamá no vaya a hacer para que su hijo esté bien”, dice.

“A nadie afecta más el cambio climático que a nuestros hijos”

Noticias ONU/Laura Quiñones
El grupo de madres y activistas durante un evento para marcar el Día de la Madre Tierra en la sede de la ONU en Nueva York.

Así como Vanessa, desde su área de estudio y trabajo, otras madres como Gina Mcarthy, ex administradora de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, le han puesto un rostro a su lucha contra el cambio climático.

“Nadie tiene más en juego cuando hablamos de cambio climático que tú y yo, excepto nuestros hijos”, asegura la actual catedrática de Harvard.

Nadie tiene más en juego cuando hablamos de cambio climático que tú y yo, excepto nuestros hijos.

Para Mcarthy, el cambio climático es fundamentalmente la contaminación: “La polución es una asesina que da las mismas oportunidades a todos. Ataca a los ancianos, a los jóvenes, a los pobres, a las minorías. No podemos tolerar más la contaminación, especialmente aquella que está amenazando el futuro de nuestros hijos. Yo ya me cansé de hablar de esto y todos deberíamos estar cansados también, es hora de actuar”, dice.

La investigadora recordó que el 16% de las muertes anuales alrededor del mundo actualmente son debido a la polución, unos nueve millones de personas.

“Esto es más que la tuberculosis, la malaria y el SIDA combinados. Esto es algo serio. Estamos exponiendo a nuestros niños a los peores peligros. Uno de cada cinco niños menores de cinco años se mueren porque están en un medio ambiente contaminado. Además, cuatro millones desarrollan asma solo porque viven cerca de una autopista. Uno no debería morir por vivir donde vive”, asegura, agregando que no entiende cómo un padre o una madre puede sentarse y no hacer nada para luchar contra el cambio climático.

“Es la amenaza más grande a la salud pública de todos los tiempos. Es el reto económico y de seguridad más grande que enfrentamos en el mundo. La buena noticia es que tenemos soluciones. La gente tendrá que ver el cambio y reconocer que un futuro con una menor huella de carbono es bueno para nosotros. Tenemos que querer y correr hacia ese futuro”, explica.

Busquemos una manera de hacer del cambio climático algo personal y hacerle entender a la gente que no se trata de osos polares, que somos nosotros, mis hijos, mi nieto, sus hijos, sus nietos.

Mcarthy, quien desde hace más de 30 años es defensora del medio ambientey comparte sus conocimientos en varias instancias de las Naciones Unidas, asegura que para lograr esto la clave está en volver el cambio climático un problema personal.

“Tengo un nieto que se llama Max. El es mi rostro del cambio climático. Busquemos una manera de hacer del cambio climático algo personal y hacerle entender a la gente que no se trata de osos polares, que somos nosotros, mis hijos, mi nieto, sus hijos, sus nietos. Es su futuro que tenemos en las manos. La voz de las madres es la más preciosa en esta lucha. Mi revelación cuando me pasaron a mi hijo a los brazos por primera vez fue “¿cómo puedo amar tanto a alguien que acabo de conocer?”, pero al mismo tiempo entendí que mi felicidad y mi futuro dependían de él y que era mi responsabilidad mantenerlo saludable porque si no mi mundo se acabaría. De esto se tiene que tratar el cambio climático, hagámoslo algo personal”, asegura la experta invitando a otras madres a tomar acción en su comunidad, ya que no solo beneficia a sus propios niños sino al planeta colectivamente.

“Hay que proteger a la juventud, ellos lo van exigir y nosotros lo tenemos que cumplir”, concluye Mcarthy.

Una niñez y juventud que pide respuestas

YAK (Yacine Ait Kaci)
Inspirados por Greta Thunberg, estudiantes de más de 120 países se tomaron las calles para pedir acción contra el cambio climático.

Las palabras de la catedrática resonaron tanto en Vanessa Hauc como en Ngedikes Olai Uludong, la embajadora de Palau ante la ONU que ha participado de negociaciones de alto nivel representando hasta 40 naciones en cuestiones y foros relacionados con el cambio climático.

Uludong trajo a la conversación el ejemplo de Greta Thunberg, la activista adolescente sueca que ha hecho titulares a nivel mundial tras haber iniciado una huelga escolar para pedir medidas contra el cambio climático y cuya protesta se replicó en varias ciudades del planeta.

“Julia, mi hija, es apenas un año menor que Greta. Entonces cuando Greta habla de su futuro en 2050, se trata también del futuro de Julia. Debido a mi trabajo yo viajo mucho, y hace algunos años cuando regresé de una Conferencia del Clima de la ONU, mi hija me preguntó: “¿ya has cambiado el mundo?”, y yo le tuve que responder, “solo un poco, pero aún nos falta mucho””, cuenta.

La diplomática asegura que a su hija le dice lo que alguna vez le dijo su madre: que siempre recuerde de dónde viene, que preserve su cultura, y que ame a su familia.

“Esas tres cosas están en juego al responder a la crisis climática. Esas tres cosas deben ser parte de nuestra misión de dejar el mundo mejor de lo que lo encontramos”, añade.

Uludong recordó que este año el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático publicará un nuevo informe sobre océanos y criosfera, que será otra llamada a entender la importancia de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

Una carta por el futuro de sus hijos

UNICEF/Khan
La incineración de basura contribuye gravemente a la contaminación del aire y al calentamiento global.

¿Cómo imagina usted que será el 2050? La ONG DearTomorrow de Nueva York, fundada por Jill Kubit, quien también participó de la reunión, le invita a pensarlo.

“Nuestra idea es lograr que las personas piensen sobre el cambio climático de una manera mucho más personal e inmediata. Hasta hace un par de años esta no era una cuestión que aparecía en los medios, la gente no hablaba de ella y no era parte de nuestro día a día”, dice la activista.

DearTomorrow invita a hacer una promesa pensando en una persona importante de nuestras vidas, nuestros hijos, algún familiar, o nosotros mismos.

“Te pedimos que te ubiques en el futuro, en el 2050, y en qué le dirias a esas personas entonces. ¿Qué hiciste para asegurarles un futuro seguro? Gente de todo el mundo ha escrito historias personales profundas y escriben sobre su esperanza y sus miedos, pero mayoritariamente escriben sobre las acciones que van a tomar”.

Jill es también confundadora de la red global Our Kids Climate, de la cual hacen parte una gran cantidad de ONG´s, incluida la de Vanessa.

Se trata de un grupo de padres, madres, abuelas y abuelos comprometidos a proteger a sus hijos y a los niños alrededor del mundo de los efectos del cambio climático, y a apoyar a los más jóvenes, como Greta Thunberg, en su pedido por acciones más determinantes a través de huelgas escolares y demandas.

La red invita a nombrar y confrontar sistemáticamente a los intereses y poderes que según ellos, están poniendo obstáculos a la lucha contra el cambio climático y pide a los líderes mundiales que les prometan a los niños que tomarán acción. “Lo que está pasando está pasando muy rápido, y por eso necesitamos hacer una transición en nuestra sociedad lo más rápido posible. Pienso sobre mi hijo que tiene cinco años y apenas comienza el kinder, y los informes de los expertos dicen que tenemos unos doce años para transformar nuestras sociedades. Entonces me imagino que en doce años mi hijo estará graduándose de la escuela secundaria y esto pone en perspectiva lo que será su vida para entonces”, asegura Kubit.

Un movimiento que no tiene vuelta atrás

UNFCCC/James Dowson
Greta Thunberg, de 15 años, es una activista sueca que comparte su visión juvenil en la COP24.

Para Vanessa Hauc, la coalición que se está formando entre los jóvenes y sus padres, y el movimiento que avanza es “imparable”.

“Como mamás podemos hacer mucho y yo creo que eso es lo maravilloso de este movimiento y es que cada uno de nosotros podemos hacer algo desde el lugar donde estemos podemos y debemos hacer actuar en este momento, actuar ahora. Como cabezas de familia cada decisión que nosotros tomamos tiene un impacto directo en el planeta: la ropa que compramos, lo que ponemos en nuestra mesa, lo que ponemos en nuestro plato,la manera en que nos movemos de un lugar a otro. Todo lo que hacemos y sobre todo los representantes que elegimos para los puestos de gobierno para representarnos es importantísimo que nos informemos, que nos enteremos, que nos eduquemos sobre cómo nuestra vida está impactando el planeta y que tomemos medidas”, expresa.

Como madres tenemos un poder inmenso y la responsabilidad también inmensa de luchar por el futuro de nuestros hijos y asegurarnos de que ellos tienen todas las posibilidades para vivir una vida sana, hermosa, feliz, sustentable.

Para la periodista ganadora del Premio Emmy, las madres tienen la responsabilidad también de educar a sus hijos para que respeten a la Madre Tierra, y que entiendan que no está para explotarla, consumirla y acabar con ella.

“Como madres tenemos un poder inmenso y la responsabilidad también inmensa de luchar por el futuro de nuestros hijos y asegurarnos de que ellos tienen todas las posibilidades para vivir una vida sana, hermosa, feliz, sustentable. Que puedan ir a los lugares preciosos que tenemos en este planeta, compartir con los animales maravillosos y disfrutar esta experiencia de la vida sin estar pensando o preocupados de que algo les va a pasar por un huracán, por un ciclón, o por los fuegos”, dice.

El principal mensaje de Vanessa es que el cambio climático es un tema humano, y de esta cuestión depende nuestra supervivencia, por lo que es necesario hacer todo lo que está en nuestro poder para voltear la página e ir hacia la dirección correcta.

Nosotros tenemos que luchar por este tema como si fuera la lucha de nuestras vidas porque lo es. Si nosotros no tenemos una casa, si nosotros no tenemos un planeta que nos de agua pura para tomar, aire limpio para respirar, y un clima estable para vivir, no tenemos nada. Tenemos que entender que cualquier cosa que le pase a la tierra nos pasa a nosotros porque somos un sistema cerrado. Dependemos 100 por ciento de la Tierra para sobrevivir. Entonces el mensaje acá no es yo voy a hacer algo por el planeta , sino voy a hacer algo por nosotros”.

Reportaje y entrevista: Laura Quiñones


Deja un comentario

El Papa sobre el cambio climático.

2019.05.27 Visita del Santo Padre a la Pontificia academia de las Ciencias en el evento "Discussion on Sustainable Developments Goals"2019.05.27 Visita del Santo Padre a la Pontificia academia de las Ciencias en el evento “Discussion on Sustainable Developments Goals” 

El Papa: combatir el cambio climático antes que sea tarde

El Pontífice se dirigió a los participantes del encuentro Cambio Climático y Nuevas Evidencias de la Ciencia, la Ingeniería y la Política, organizado por la Academia Pontificia de Ciencias: “En primer lugar, para reconocer el “libro de la vida y de la dignidad humana…”.

Ciudad del Vaticano

“En nuestro tiempo, parece que las ganancias y las pérdidas son más consideradas que las vidas y las muertes, y que los activos netos de una empresa tienen prioridad sobre el valor infinito de la humanidad. Sin demasiadas palabras, el Papa Francisco dirigió su más sincera invitación y deseo al Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas y a los Ministros de Finanzas de varias naciones, que se han reunido esta tarde en el Vaticano. La ocasión fue el encuentro Cambio Climático y Nuevas Evidencias de la Ciencia, la Ingeniería y la Política, organizado por la Academia Pontificia de Ciencias.

El Papa afirmó: “Hoy están aquí para reflexionar sobre cómo remediar esta profunda crisis causada por la confusión de nuestras cuentas morales con nuestras cuentas financieras. Usted está aquí para ayudar a detener una crisis que está llevando al mundo hacia el desastre”.

Alcanzar los objetivos fijados

Refiriéndose a dos importantes acuerdos mundiales: el Acuerdo de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo sobre el Clima en la COP21 en París, el Papa recordó la importancia y las implicaciones de alcanzar los objetivos fijados:

“Es su responsabilidad, como líderes financieros de sus naciones, llevar a cabo y estimular acciones dirigidas a alcanzar las metas que sus gobiernos adoptaron hace cuatro años para el bien de la humanidad hoy y en el futuro. Se trata de una empresa fundamental. Debemos lograr lo que hemos acordado, porque de ello dependen la supervivencia y el bienestar”.

Escuchen la invitación del Papa

Actuar con urgencia

Para Francisco, las trágicas consecuencias de la “inacción global” sólo pueden ser detenidas con una acción decidida y oportuna:

“Debemos actuar con decisión para poner fin a las emisiones de gases de efecto invernadero a mediados de siglo a más tardar y hacer más. Las concentraciones de dióxido de carbono deben disminuir significativamente para garantizar la seguridad de nuestro hogar común. También han oído que esto se puede conseguir a bajo coste utilizando energía limpia y mejorando la eficiencia energética”.

Un decálogo

Con lúcida concreción, el Pontífice propone un trabajo conjunto para poder alcanzar 5 objetivos fundamentales:

– que apreciamos lo que es importante, no lo que es superfluo;

– que corrijamos nuestras cuentas nacionales y las cuentas de nuestros “asuntos” para que no sigamos llevando a cabo las actividades que están destruyendo nuestro planeta;

– que pongamos fin a la dependencia global de los combustibles fósiles;

– que abramos un nuevo capítulo en energía limpia y segura, utilizando, por ejemplo, recursos renovables como el viento, el sol y el agua;

– sobre todo, que actuemos con prudencia y responsabilidad en nuestras economías para satisfacer realmente las necesidades humanas, promover la dignidad humana, ayudar a los pobres y liberarnos de la idolatría del dinero que crea tanto sufrimiento.

Juntos contra el tiempo

Con el claro deseo de un trabajo común hacia el mismo horizonte, el Pontífice exhorta a los presentes a convertirse en portavoces de un compromiso coral:

“Le insto a que pida a sus colegas Ministros de Finanzas de todo el mundo que unan sus esfuerzos y planes. Que su trabajo con los científicos y técnicos y con los pueblos de sus naciones, especialmente los más pobres, logre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el Clima. Una vez que el plan común haya sido acordado por sus Gobiernos, espero que podamos reunirnos de nuevo para dar gracias a Dios por su misericordia, que nos permite corregir nuestro camino antes de que sea demasiado tarde. El tiempo es esencial. Esperamos con interés su acción decisiva por el bien de toda la humanidad”.


Deja un comentario

Llamamiento de Guterres en Oceanía contra el cambio climático.

Guterres pide a Francia, Jamaica y Qatar liderar la movilizacion de cien mil millones contra el cambio climático

ONU/Mark Garten
El Secretario General de la ONU, António Guterres, se dirige al Foro de las Islas del Pacífico en Fiji.

14 Mayo 2019

El titular de la ONU anuncia en Fiji sus esfuerzos para movilizar importantes fondos financieros internacionales en la mitigación del cambio climático e insiste sobre los pasos que deben darse para la transformación de una economía gris a una economía verde, con el objetivo  y lograr que la temperatura media de la tierra no suba por encima de los 1,5 grados centígrados.

El Secretario General continúa su gira por Oceanía, región a la que ha definido como la línea de frente de la batalla contra el cambio climático, ya que está sufriendo muchas de sus consecuencias, como el aumento del nivel del mar, que es hasta cuatro veces mayor que en otras zonas del globo, amenazando la propia existencia de muchas islas-Estado.

“El daño causado recientemente por los ciclones tropicales Gita, Josie y Keni, y por las erupciones volcánicas y los terremotos en la región, junto con otros fenómenos meteorológicos extremos, nos dan amplia evidencia de su vulnerabilidad”, declaró Guterres durante su intervención una reunión con los mandatarios de las islas del Pacífico.

El titular de la ONU no escatimó palabras a la urgencia ante la que se encuentra el planeta al añadir inmediatamente: “El cambio climático empeorará aún más esos riegos”.

Otros efectos negativos del calentamiento global son la salinización del agua, que marchita las cosechas, poniendo en peligro la obtención de los alimentos, y la acidificación de los océanos, el blanqueamiento de los corales y la desaparición de la diversidad, tres elementos vitales para la economía y la tradición del Pacífico.

Peligro para la paz

Todo ello conlleva “un peligro para la paz y la seguridad internacional” que se extiende más allá de la región, aseguró Guterres al recordar que los estrategas militares observan claramente como el impacto del cambio climático aumentará las tensiones sobre los recursos y los movimientos masivos de personas.

“A medida que las costas se hagan inhabitables, la gente buscará la seguridad y la oportunidad de una vida mejor en otros lugares”, presagió el titular de la ONU.

De hecho, en 2016, más de 24 millones de personas en 118 países se desplazaron por desastres naturales, tres veces más que los que lo hicieron por los conflictos.

A medida que las costas se hagan inhabitables, la gente buscará la seguridad y la oportunidad de una vida mejor en otros lugares.

Aún más grave, el titular de la ONU alertó de que, si los niveles de calentamiento alcanzaran 2 grados Celsius o más, sería una catástrofe tanto en la tierra como en el mar y tanto para los animales como para las personas. “La seguridad alimentaria disminuiría y el crecimiento económico sufriría”.

Y a pesar de todo ello, las emisiones de carbono están alcanzando niveles récord y no parece que estén cerca de haber llegado a su punto más alto.

Oceanía, combatiente y aliado

PNUD/Tuvalu/Aurélia Rusek
Las islas de Tuvalú, en el océano pacífico, están especialmente expuestas al aumento del nivel del mar causado por el cambio climático.

 

Pero si es cierto que Oceanía libra la batalla del cambio climático en la línea de frente, también lo es que supone un gran aliado para enfrentarlo.

Su capacidad como estrategas, dijo Guterres a los dirigentes de Fiji y otras islas del Pacífico, “se basa en una larga historia de adaptación y conocimiento ecológico tradicional. He sido testigo de su liderazgo en la Conferencia sobre el Clima celebrada el año pasado en la localidad polaca de Katowice, en apoyo del informe especial del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático y sus hallazgos sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 grados. Sus esfuerzos han sido muy efectivos para mantener ese objetivo en el centro de nuestras metas”.

Además, sin su apoyo, los líderes políticos no habrían reconocido la necesidad de abordar las “pérdidas y daños” causados por el cambio climático.

Las Naciones Unidas están firmemente comprometidas a respaldar su respuesta al cambio climático.

Al mismo tiempo, Guterres llevó un mensaje para los pueblos del Pacífico al asegurarles que no están solos: “las Naciones Unidas están firmemente comprometidas a respaldar su respuesta al cambio climático y revertir las tendencias negativas que han puesto en peligro sus culturas y su existencia”.

Y tampoco la ONU está sola, ya que muchos países finalmente están tomando medidas, incluso a través de los esfuerzos de reciclaje y rechazando el plástico de un solo uso.

Movilización de fondos

“Este es el motivo por el que he pedido a Francia, Jamaica y Qatar que lideren la movilización de la comunidad internacional para materializar a partir del 2020 los cien mil millones de dólares por año” previstos en la Conferencia sobre el Clima de 2010, celebrada en Cancún, y por la que los países desarrollados se comprometieron a entregar esa cifra para apoyar a los países en desarrollo tanto en la mitigación como en la adaptación al cambio climático.

“Y esto es por lo que es tan importante rellenar el Fondo Verde del Cambio Climático y hacerlo, además, más operacional, en particular en lo que se refiere a las pequeñas islas Estado”, afirmó.

ONU/Mark Garten
El Secretario General, António Guterres, a su llegada a Suva, capital de Fiji,

Transición a una economía verde

“Pero debemos hacer aún más para abordar el conflicto de intereses entre la industria, la pesca, el transporte marítimo, la minería y el turismo, que están creando niveles insostenibles de estrés en los ecosistemas marinos y costeros”, afirmó.

Después se refirió a la próxima Cumbre sobre el Clima, que ha convocado para el mes de septiembre en la ciudad de Nueva York y para la que ha pedido a los líderes mundiales que vayan con planes y no con palabras.

“La Cumbre mostrará iniciativas en sectores clave como la energía, la movilidad, la agricultura y los océanos”, aseguró el Secretario General, que repitió en ese momento su receta para hacer la transición económica que se necesita con el objetivo de frenar el cambio climático:

  • Terminar con los subsidios para los combustibles fósiles y cambiar hacia energías renovables, vehículos eléctricos y prácticas climáticamente inteligentes
  • Poner impuestos al carbono que refleje el costo real de las emisiones
  • Acelerar el cierre plantas generadoras de electricidad basadas en la quema de carbón para 2020 y reemplazar los puestos de trabajo que quedarán vacantes con alternativas más saludables

De esa forma, la transición económica será justa, inclusiva y rentable.

Guterres se encuentra en Oceanía para ser testigo de la presión que supone el cambio climático y para aprender sobre el trabajo que las sociedades de la región están llevando a cabo para adaptarse a este fenómeno.

Palabras contra la intolerancia

Más tarde, Guterres intervino en el Parlamento de Fiji, donde tuvo unas palabras contra la ola de intolerancia y la retórica racista y xenofoba contra los judíos, los musulmanes, los cristianos y otros grupos religiosos o laicos.

“Los gobiernos tienen la responsabilidad de liderar con el ejemplo, de condenar el odio y la intolerancia e invertir en la inclusión y la diversidad, que es una riqueza para toda sociedad. Pero tales medidas por sí solas no son suficientes. También debemos abordar las causas profundas, la discriminación y las graves violaciones de los derechos humanos, incluida la pobreza, la desigualdad y la injusticia, que pueden aumentar la intolerancia y la sospecha y, en algunas partes del mundo, incluso hacer que las personas sean vulnerables a las narrativas extremistas”. explicó.


Deja un comentario

Nuestra madre tierra y el cambio climático

Cuidar a la naturaleza es cuidar a las personas

Noticias ONU/Laura Quiñones
Parque Nacional Torres del Paine, en Chile.

22 Abril 2019

En un planeta que atraviesa una crisis climática, la celebración del Día Internacional de la Madre Tierra ha de conducirnos a la reflexión y el compromiso, ya que el hombre está alterando drásticamente la vida en el mundo: “nuestra Madre Tierra está en grave peligro”, afirmó este lunes la presidenta de la Asamblea General.

“La degradación ambiental avanza en todos los países y regiones, deforestamos bosques y selvas, represamos ríos, drenamos humedales, contaminamos los océanos, el aire y la atmósfera, todo esto mientras cientos de especies se extinguen año a año”, destacó María Fernanda Espinosa

Durante la inauguración de un diálogo interactivo sobre “La Madre tierra en la aplicación de la educación sobre el cambio climático”, Espinosa recordó que desde el año 1970 ha desaparecido el 60% de los animales vertebrados, y que vivimos “una crisis climática” que comporta temperaturas extremas y fenómenos atmosféricos que afectaron a más de 60 millones de personas el año pasado.

Frente a todos estos sucesos, culpó a la humanidad como responsable de haber colocado al planeta en tal situación de peligro y destacó la necesidad de cuidarlo “de reparar los daños, de proteger y restaurar sus ciclos vitales, de ayudar a que sane, que siga floreciendo la vida que en ella se alberga y se reproduce”.

La importancia de la protección estatal

Sin embargo, y pese a todos estos retrocesos, la presidenta de la Asamblea destacó que durante los últimos años muchos países reconocieron la importancia de que la naturaleza posea derechos.

Entre ellos citó a su país Ecuador, “que así lo ha incluido en su Constitución”, a Bolivia, que contempla en su legislación el “principio del desarrollo integral en armonía y equilibrio con la Madre Tierra”, y a Colombia, cuya Corte Suprema de Justicia equiparó los derechos de la Amazonía a los de las personas.

“El despertar de la conciencia mundial sobre el derecho de la naturaleza a exigir y a ser protegida es cada vez mayor, Esto es, por supuesto, esperanzador para esta y para las próximas generaciones”, señaló.

Balance entre las necesidades humanas y los recursos terrestres

Espinosa recordó que el mundo sostenible que aspiramos conseguir a través de la Agenda 2030 requiere repensar el modo en que interactuamos con la naturaleza.

Para ello, destacó que es necesario lograr un balance entre las necesidades del ser humano y los recursos que nos proporciona el planeta “dejando a un lado la explotación irracional ilimitada e insostenible de dichos recursos”, y elaborar un modelo de desarrollo “en el que se respeten los umbrales que establece la naturaleza, su capacidad de regeneración, así como su derecho a existir y mantenerse”.

En este contexto, añadió, será necesario delimitar los nexos entre economía, sociedad y naturaleza, una situación que requerirá un indispensable cambio cultural.

“Necesitamos respuestas urgentes de acción colectiva y de construcción de nuevos pactos para el manejo responsable y justo de los bienes comunes de la humanidad”.

Estos pactos han de articularse principalmente mediante dos temas: a través de la educación “como un motor clave para la aplicación de un futuro mejor” y admitiendo el cambio climático como “la amenaza existencial de nuestros tiempos”.

Más medidas contra el cambio climático

Del mismo modo, destacó que todos los estados han de incrementar sus medidas de lucha contra el cambio climático, pero a través de una responsabilidad compartida con otros actores como la sociedad, el sector privado y las organizaciones sociales e indígenas.

“Todos tenemos la obligación de cuidar y proteger el planeta, todos debemos cuidar nuestros bienes comunes (…) Cuidar de la naturaleza es cuidar de las personas también. Respetemos sus ciclos vitales y contribuyamos a que la inmensa diversidad biológica del mundo se mantenga y prospere”, destacó.

Por su parte, la viceministra de Medio Ambiente de Bolivia, Cynthia Silva Maturana, recordó el gran orgullo que supone para su país, el hecho de estar presente en la conmemoración del décimo aniversario de la declaración del Día Internacional de la Madre Tierra.

“El camino hacia un desarrollo en armonía con la Madre Tierra no es meramente un postulado filosófico teórico, es y debe ser un instrumento de lucha en la construcción de un mundo mejor, más justo, un mundo en el que nuestros niños y niñas, pero también nuestros ancianos y nuestras generaciones, tengamos la oportunidad para ser felices”


Deja un comentario

Con el Papa la joven activista sueca Greta Thunberg

Greta saluda al Papa y le agradece por la defensa de la creación

La joven Greta Thunberg saludó al Santo Padre al final de la Audiencia General de este miércoles, 17 de abril. El Papa por su parte alentó a Greta por su compromiso con el medio ambiente. La joven activista participará el viernes en la manifestación de estudiantes que piden medidas para combatir el cambio climático.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“El Santo Padre agradeció y alentó a Greta Thunberg por su compromiso con la defensa del medio ambiente y, a su vez, Greta, que había solicitado el encuentro, agradeció al Santo Padre por su gran empeño en la defensa de la creación”, lo dijo el Director “ad interim” de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, respondiendo a las preguntas de los periodistas sobre el breve encuentro entre el Pontífice y la joven activista sueca, acaecida la mañana de este miércoles, 17 de abril, en el Vaticano, al final de la Audiencia General en la Plaza de San Pedro.

“Únete a la huelga climática”

Greta, la joven sueca de 16 años que se ha convertido en una verdadera estrella y que dio vida al movimiento internacional de los jóvenes por el clima, salió en tren de Estocolmo el domingo 14 de abril, llegó a Estrasburgo para hablar ante el Parlamento Europeo, de ahí abordó nuevamente un tres hacia Roma, a donde se llegó esta mañana a la estación de Tiburtina. De ahí, un vehículo del cuerpo diplomático la condujo a la Plaza de San Pedro para participar en la Audiencia General. Durante el encuentro con el Pontífice, Greta vestía pantalones negros, zapatillas azul-violeta y camiseta gris, acompañada por un joven que sostenía un paraguas para el sol, desde detrás de la barrera, mostró al Papa, muy sonriente, un cartel blanco con las palabras “Únete a la huelga climática”.

Encuentros en Roma de la joven activista

La agenda en Italia de la joven activista está llena de compromisos: mañana jueves 18 de abril será recibida a las 11 de la mañana en el Senado por la Presidenta Elisabetta Casellati y el viernes 19 de abril participará como ponente en la “huelga por el clima” organizada por los activistas romanos de #FridaysForFuture que se realizará desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Además, el viernes participará en la manifestación de los estudiantes, que comenzará en la Piazza del Popolo de Roma, donde se pide a los Gobiernos tomar medidas efectivas para combatir el cambio climático.

Los jóvenes y el cuidado del medio ambiente

“Hay muchas cosas – dijo Greta – que los jóvenes pueden hacer para mejorar la situación: sobre todo presionar a los que están en el poder y a los adultos, porque ellos son los que pueden tener más influencia. Pero también hay cosas que se pueden hacer de modo individual para cambiar sus hábitos, tratando de vivir de la manera más neutral posible en cuanto a emisiones de carbono. Lo más importante que pueden hacer – alentó la joven sueca – es tratar de comprender la magnitud de la situación, lo que está sucediendo y por qué tienen que luchar para detener lo que está sucediendo. No me importa hacer lo que hago. A nivel personal – observó la joven activista – estoy contenta de hacer algo que es importante, así que me siento necesaria”.


Deja un comentario

Argentina. Frente a las consecuencias del cambio climático la reacción nacional.

La lucha de Argentina contra el cambio climático

ONU//Laura Quiñones
Vista panorámica del glaciar Upsala en Argentina.

5 Abril 2019

Combatir el cambio climático se ha convertido en una búsqueda seria en Argentina, donde las sequías afectan a algunas áreas y las lluvias excesivas inundan los viñedos más famosos del país. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha ayudado a establecer un Gabinete Nacional de Cambio Climático que reúne a 17 entidades de gobierno para integrar las estrategias de esta lucha en todo el abanico de políticas públicas.

Argentina está llevando a cabo distintas estrategias para combatir el cambio climático que cuentan con la ayuda del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Con ese fin, el país sudaméricano ha establecido el Gabinete Nacional de Cambio Climático que reúne a 17 entiedades de Gobierno y actúa como catalizador de todas las estrategias para la lucha y adaptación a este fenómeno y su integración en todas las políticas públicas.

Entre los primeros logros del citado Gabinete figura establecer metas más ambiciosas para la reducciòn de emisiones, en su Contribución Nacional Determinada. Las autoridades nacionales y provinciales están trabajando juntas para desarrollar una plataforma de inventario de gases de efecto invernadero que rastree las asignaciones de emisiones a diferentes provincias.

Hoy en día, los gobiernos subnacionales están desarrollando rápidamente capacidades para medir sus emisiones reales y diseñar iniciativas apropiadas para reducirlas, incluso a través de la planificación estratégica a largo plazo.

Argentina también ha evaluado sus sectores intensivos en emisiones como energía, silvicultura y transporte. Ahora, cada uno, tiene un plan para mitigar las emisiones e introducir medidas de adaptación al clima.

Lee la historia completa preparada por nuestros compañeros del PNUD.