Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Deja un comentario

Día universal del niño. Situación en el mundo

El Día Universal del Niño aboga por los derechos de los menores privados de su libertad

Niños somalíes refugiados. Foto de archivo: ACNUR/Assadullah Nasrullah

20 de noviembre, 2015 — La ONU reafirmó hoy su compromiso con un futuro en el que ningún niño quede a la zaga, incluidos los privados de libertad por diferentes motivos.

Al celebrar el Día Universal del Niño –dedicado este años a los menores privados de libertad–, el Secretario General Ban Ki-moon recordó la obligación de los Estados de hacer todo lo que esté a su alcance para que los niños puedan sobrevivir y prosperar, aprender y crecer, hacer oír su voz y alcanzar su pleno potencial.

Ban subrayó que son demasiados los niños que languidecen en la cárcel o en centros de salud mental, o que padecen otras formas de encierro.

Indicó que algunos de ellos son vulnerables porque son migrantes o solicitantes de asilo, porque no tienen hogar o porque caen presas de la delincuencia organizada.

La ONU informó que prepara un estudio global para obtener un panorama de la magnitud y las condiciones de los menores que se encuentran sin libertad y garantizar la protección de sus derechos.

En su mensaje para la jornada, el titular de la ONU señaló que este año 60 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, más que en otro momento después de la Segunda Guerra Mundial y que casi la mitad de ellas son niños.

El 20 de noviembre de 1959 la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño y en 1989 adoptó la Convención sobre los Derechos de ese colectivo.

Deja un comentario

Una posible reforma del Sínodo de obispos





Although the Oct. 4-24 synod on the family was the best-run Synod of Bishops since its institution by Pope Paul VI after the Second Vatican Council, there are still ways that the synod process could be improved.

First, what went well?

The most important improvement instituted by Pope Francis was open and free debate.

Earlier synods were often an embarrassment. The synod was instituted as an advisory body to the pope, but scores of bishops would get up to quote the pope to himself, as if he did not know what he had said. The synod became an opportunity to prove one’s loyalty to the Vatican rather than advise the pope.

A number of synod delegates reported that at synods in the past, curial cardinals would go around telling the bishops what topics could not be discussed. The entire process was carefully stage-managed by Vatican officials, and bishops who ignored the playbook, like San Francisco Archbishop John R. Quinn in 1980, got slapped down.

Support the independent Catholic news source that’s on the ground bringing you the full story. Subscribe to NCR today!

On the other hand, Francis at the beginning of last year’s synod encouraged discussion and even told the bishops to speak boldly and feel free to disagree with him.

This is what made conservative conspiracy theories about the synod on the family so laughable. They claimed that the synod was being manipulated and the conclusions were already determined.

In other words, they were accusing the progressives of doing exactly what the conservatives had done at every synod up to the papacy of Francis. In reality, it was sour grapes. The conservatives were really complaining because they were no longer in control.

Francis returned the church to the open atmosphere and process that was in place during the Second Vatican Council but was closed down because of papal fears of chaos and disunity.

The second improvement instituted by Francis was cutting the speeches to three minutes each and increasing the time for small-group discussions. In the past, synodal delegates always said that the best part of the synod was the small-group discussions. Most delegates hated the long-winded speeches, except their own. Having more time in small groups was appreciated.

The third change was having the synod take place in two sessions of three weeks, the first in October 2014 and the second in October 2015. This was very time-consuming but it allowed for consultation between the two sessions. Sadly, this consultation was not done well, but more on that later.

What additional changes still need to be done?

First, the makeup of the synod needs to be changed.

While many people want to see laypeople, especially women, as voting delegates, I am not convinced this will bring the desired results.

The problem is “Which laypeople?” Many of the lay auditors at past synods have been church employees chosen by the bishops or Vatican officials. In no way are they representative of normal Catholics.

This was embarrassingly evident at the 1980 synod on the family, where lay auditor after lay auditor sang the praises of natural family planning. Every poll indicates that most Catholics practice birth control using artificial means, but you would have never known it from the lay voices at that synod.

At this last synod, a lay auditor raised questions about Humanae Vitae. She was ignored, but at earlier synods, she would have been sent home in disgrace.

So until someone figures out a way of getting laypeople who are actually representative of the laity, I don’t see adding lay delegates as a game changer. It is too easy to get token laypeople who parrot what the bishops think.

What would make a difference is eliminating curial officials as ex officio members of the synod. There is no reason to give them a voice in the synod, except as advisers. They can give advice to the pope every day of the year. They do not have to be present in the synod.

Elsewhere, I have recommended that curial officials not be made bishops or cardinals in order to make it clear that they are staff to the pope as head of the college of bishops, not part of the college of bishops. Getting them out of the synod would be a step in the right direction. They could still attend the meetings if their expertise was needed, but it would be clear that they are there as staff, not decision-makers.

To those who think I am stacking the deck in favor of the progressives, that is not true. If Francis lasts long enough to replace all the curial officials, then progressives would want those votes in the synod. My stance is based on the belief that the Vatican should stop acting like a royal court and become an ecclesial civil service or bureaucracy.

Second, the synod needs committees.

Students of legislatures and boards have found that they do not operate well unless they have committees that continue to work between meetings. The synod has one committee, called a council, that is responsible for concluding the work of the synod and preparing for the next.

But what the synod really needs are substantive committees. For example, it was clear after the 2014 synod that there were controversial topics that needed work: Communion for divorced and remarried Catholics; treatment of gays; the role of women in the family and in the church; polygamy; the African practice of marriage in stages; and other topics.

Each of these difficult topics should have been examined by an ad hoc committee with a diverse membership, which should have reported back to the second session of the synod.

One of the most shocking aspects of the synod on the family was how little research or consensus-building was done between sessions. As a result, the synodal fathers were pretty much at the same place at the end of the second session as they were at the end of the first.

Eventually, the synod might establish standing committees on liturgy, doctrine, clergy, religious, etc., which could replace the congregations that now oversee Vatican offices. Under this model, the synod might meet once a year for a week, similar to meetings of national conferences of bishops.

The third thing the synod needs is an infusion of theological expertise.

Most of the controversies at the synod were theological, with one side saying change is necessary and the other side saying change is impossible.

Some tried to avoid the fight by saying the teaching will not change, just the pastoral practice. But that did not wash with those who knew that pastoral practice must be based on good theology.

The reason the Second Vatican Council succeeded was because of an alliance between the council fathers and the periti, or experts, at the synod.

Few bishops arrived in Rome for the first session of the council filled with new ideas. When the Roman Curia tried to force its prepared texts on the councils, the members revolted and turned to the theologians. The result was that the first two sessions became a continuing education program for bishops who had not opened a book since their seminary days. The rest is history.

How desperately the bishops at the synod needed theological guidance was evident by their interest in the discussions of the German-language group, which contained some of the most theologically sophisticated cardinals. When these cardinals agreed, most of the bishops followed.

Theologians would have been a great help to the synod committees I suggested above. They could also have presented papers to the synod giving:

An exegesis of the Scripture passages dealing with marriage;
An explanation of the theory of the development of doctrine;
A history of the sacrament of marriage;
A history of the church’s pastoral practice toward marriage;
An explanation of the internal forum process;
A history and explanation of the Orthodox church’s treatment of divorce and Communion.

All of these studies would have shed light on the controversies that embroiled the synod.

Another approach could be to return to the practice of the Council of Trent where theologians debated issues in front of the council fathers, who would then decide matters. The synod could do the same.

However it is done, there is need for theological experts to advise the bishops who are not scholars but pastors.

The Synod of Bishops was a success because it fostered open and free debate, which is needed in the rest of the church. Synodality is not just for the synod, but for the whole church, according to Francis. We must learn to speak boldly and to listen humbly.

But to build on the successful changes of Francis, the synod membership needs to be changed, committees need to be formed, and theologians need to be invited to the party.

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a senior analyst for NCR and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church. His email address is treesesj@ncronline.org.]

blishing Company | 115 E. Armour Blvd., Kansas City, MO 64111 | 1-800-444-8910

1 comentario

Papa Francisco: la convivencia en las familias.

Que la convivialidad familiar crezca en el tiempo de gracia del Jubileo, el Papa en su catequesis








(RV).- En su catequesis de la audiencia general del segundo miércoles de noviembre, celebrada en la Plaza de San Pedro ante la presencia de varios miles de fieles y peregrinos de numerosos países, el Papa Francisco continuó sus reflexiones sobre la familia, deteniéndose en esta ocasión en la convivialidad, es decir en la virtud que se nos enseña desde pequeños en la vida familiar para aprender a compartir con alegría los bienes de la vida.

Hablando en italiano el Obispo de Roma recordó ante todo que se trata de una “virtud preciosa”, cuyo símbolo o icono es, precisamente, la familia reunida en torno a la mesa doméstica, donde compartir la comida y los afectos, representa una experiencia fundamental, como lo vemos durante una fiesta de cumpleaños o de algún aniversario e, incluso, en algunas culturas, durante un luto, para estar cerca de quien padece el dolor de la pérdida de un familiar.

El Santo Padre afirmó que la convivialidad es un termómetro seguro para medir la salud de las relaciones, puesto que si en una familia hay algo que no funciona, alrededor de la mesa se comprende inmediatamente. Y añadió que cuando sus miembros casi nunca se reúnen para comer juntos, o lo hacen sin hablar, sino mirando la televisión, o el smartphone, tienen muy poco de familia.

Tras destacar la vocación especial del cristianismo a la convivialidad, Francisco afirmó que al participar en la Eucaristía la familia se purifica de la tentación de encerrarse en sí misma, se fortifica en el amor y en la fidelidad y ensancha los confines de su fraternidad según el corazón de Cristo.

El Pontífice también destacó que en nuestro tiempo, marcado por tanta cerrazón, la convivialidad dilatada por la Eucaristía se convierte en una oportunidad crucial que se traduce en la hospitalidad, siendo escuela de inclusión humana.

El Santo Padre se refirió a la situación que se vive en los países ricos en que sus habitantes son inducidos a gastar, primero, por una nutrición excesiva y después para remediar el exceso en lo que no dudó en definir un “negocio insensato que distrae nuestra atención de la verdadera hambre del cuerpo y del alma”. Y definió “una vergüenza” ciertas publicidades mientras demasiados hermanos y hermanas permanecen fuera de la mesa.

Después de invitar a mirar el misterio del Convite eucarístico en que el Señor parte su Cuerpo y derrama su Sangre por todos, el Papa concluyó su catequesis deseando que la familia cristiana muestre la amplitud de su verdadero horizonte, que es el horizonte de la Iglesia Madre de todos los hombres, de todos los abandonados y excluidos en todos los pueblos. “Recemos – dijo Francisco –  para que esta convivialidad familiar crezca y madure en el tiempo de gracia del próximo Jubileo de la Misericordia”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).


Texto completo de la catequesis del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy reflexionaremos sobre una cualidad característica de la vida familiar que se aprende desde los primeros años de vida: la convivialidad, es decir, la actitud de compartir los bienes de la vida y ser felices de poderlo hacer. ¡Pero compartir y saber compartir es una virtud preciosa! Su símbolo, su “ícono”, es la familia reunida alrededor de la mesa doméstica. El compartir los alimentos – y por lo tanto, además de los alimentos, también los afectos, los cuentos, los eventos… – es una experiencia fundamental. Cuando hay una fiesta, un cumpleaños, un aniversario, nos reunimos alrededor de la mesa. En algunas culturas es habitual hacerlo también por el luto, para estar cercanos de quien se encuentra en el dolor por la pérdida de un familiar.

La convivialidad es un termómetro seguro para medir la salud de las relaciones: si en la familia hay algo que no está bien, o alguna herida escondida, en la mesa se percibe enseguida. Una familia que no come casi nunca juntos, o en cuya mesa no se habla pero se ve la televisión, o el smartphone, es una familia “poco familia”. Cuando los hijos en la mesa están pegados a la computadora, al móvil, y no se escuchan entre ellos, esto no es familia, es un jubilado.

El Cristianismo tiene una especial vocación por la convivialidad, todos lo saben. El Señor Jesús enseñaba frecuentemente en la mesa, y representaba algunas veces el Reino de Dios como un banquete gozoso. Jesús escogió la comida también para entregar a sus discípulos su testamento espiritual – lo hizo en la cena – condensado en el gesto memorial de su Sacrificio: donación de su Cuerpo y de su Sangre como Alimento y Bebida de salvación, que nutren el amor verdadero y duradero.

En esta perspectiva, podemos bien decir que la familia es “de casa” a la Misa, propio porque lleva a la Eucaristía la propia experiencia de convivencia y la abre a la gracia de una convivialidad universal, del amor de Dios por el mundo. Participando en la Eucaristía, la familia es purificada de la tentación de cerrarse en sí misma, fortalecida en el amor y en la fidelidad, y extiende los confines de su propia fraternidad según el corazón de Cristo.

En nuestro tiempo, marcado por tantas cerrazones y tantos muros, la convivialidad, generada por la familia y dilatada en la Eucaristía, se convierte en una oportunidad crucial. La Eucaristía y la familia nutridas por ella pueden vencer las cerrazones y construir puentes de acogida y de caridad. Sí, la Eucaristía de una Iglesia de familias, capaces de restituir a la comunidad la levadura dinámica de la convivialidad y de hospitalidad recíproca, es una ¡escuela de inclusión humana que no teme confrontaciones! No existen pequeños, huérfanos, débiles, indefensos, heridos y desilusionados, desesperados y abandonados, que la convivialidad eucarística de las familias no pueda nutrir, restaurar, proteger y hospedar.

La memoria de las virtudes familiares nos ayuda a entender. Nosotros mismos hemos conocido, y todavía conocemos, que milagros pueden suceder cuando una madre tiene una mirada de atención, servicio y cuidado por los hijos ajenos, además de los propios. ¡Hasta ayer, bastaba una mamá para todos los niños del patio! Y además: sabemos bien la fuerza que adquiere un pueblo cuyos padres están preparados para movilizarse para proteger a sus hijos de todos, porque consideran a los hijos un bien indivisible, que son felices y orgullosos de proteger.

Hoy muchos contextos sociales ponen obstáculos a la convivialidad familiar. Es verdad, hoy no es fácil. Debemos encontrar el modo de recuperarla; en la mesa se habla, en la mesa se escucha. Nada de silencio, ese silencio que no es el silencio de las religiosas, es el silencio del egoísmo: cada uno tiene lo suyo, o la televisión o el ordenador… y no se habla. No, nada de silencio. Recuperar esta convivialidad familiar aunque sea adaptándola a los tiempos. La convivialidad parece que se ha convertido en una cosa que se compra y se vende, pero así es otra cosa. Y la nutrición no es siempre el símbolo de un justo compartir de los bienes, capaz de alcanzar a quien no tiene ni pan ni afectos. En los Países ricos somos estimulados a gastar en una nutrición excesiva, y luego lo hacemos de nuevo para remediar el exceso. Y este “negocio” insensato desvía nuestra atención del hambre verdadera, del cuerpo y del alma. Cuando no hay convivialidad hay egoísmo, cada uno piensa en sí mismo. Es tanto así, que la publicidad la ha reducido a un deseo de galletas y dulces. Mientras tanto, muchos hermanos y hermanas se quedan fuera de la mesa. ¡Es un poco vergonzoso! ¿No?

Miremos el misterio del Banquete eucarístico. El Señor entrega su Cuerpo y derrama su Sangre por todos. De verdad no existe división que pueda resistir a este Sacrificio de comunión; solo la actitud de falsedad, de complicidad con el mal puede excluir de ello. Cualquier otra distancia no puede resistir a la potencia indefensa de este pan partido y de este vino derramado, Sacramento del único Cuerpo del Señor. La alianza viva y vital de las familias cristianas, que precede, sostiene y abraza en el dinamismo de su hospitalidad las fatigas y las alegrías cotidianas, coopera con la gracia de la Eucaristía, que es capaz de crear comunión siempre nueva con la fuerza que incluye y que salva.

La familia cristiana mostrará así, la amplitud de su verdadero horizonte, que es el horizonte de la Iglesia Madre de todos los hombres, de todos los abandonados y de los excluidos, en todos los pueblos. Oremos para que esta convivialidad familiar pueda crecer y madurar en el tiempo de gracia del próximo Jubileo de la Misericordia. Gracias.

(Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano)

1 comentario

Opinión del P. General de los jesuitas sobre el Sínodo de la familia

 Reflexiones sobre los avances del Sínodo


P. Adolfo Nicolás, SJ

El P. Adolfo Nicolás, superior general de la Compañía de Jesús, 29º sucesor de San Ignacio de Loyola, participó en la comisión nombrada por el Papa para escribir el informe final del Sínodo. Tiene el aire cansado, pero sonríe. “También el Papa estaba contento. Los resultados fueron buenos. Enseñé Teología en Japón y sé que es preciso repetir mucho las cosas para que sean escuchadas. Francisco sabe de esto. Y, ahora, creo que del Sínodo saldrá una Iglesia con los oídos más aguzados, y esto es bueno porque podrá traducirse en medidas concretas en las parroquias y será una ayuda para la comunidad cristiana”.

Al comienzo del Sínodo, usted decía: Francisco podría andar más rápido, pero no quiere hacer esto solo, la Iglesia necesita tiempo. ¿Y ahora?
El hecho de que el informe final haya sido aprobado, que todos los puntos hayan superado los dos tercios, es importante. Es un documento que deja las manos libres para que Francisco actúe. El Papa puede hacer lo que considera bueno, oportuno y necesario. En la mente de todos los miembros de la Comisión, existía la idea de preparar un documento que dejase las puertas abiertas, de tal modo que el Papa pudiera entrar y salir, o sea, hacer lo que considerase mejor.
El cardenal [austriaco Christoph] Schönborn decía: la palabra clave del documento es “discernimiento”…
Pienso que es el efecto de este Papa. El discernimiento es capital en la mente de San Ignacio y Francisco es muy ignaciano. La palabra “discernimiento” apareció muchas veces, en la presentación, en los grupos y también en el texto final…
¿Qué quiere decir “discernimiento” en las “situaciones irregulares”, como los divorciados y vueltos a casar excluidos de los sacramentos?
La recomendación del Papa es de hacer teorías, por ejemplo, no colocar a los divorciados y vueltos a casar todos juntos, porque los sacerdotes tendrán que ejercer el discernimiento caso por caso y ver la situación, las circunstancias, aquello que ocurre, y, a partir de todo eso, decidir una cosa u otra. No hay teorías generales que se traducen en una disciplina férrea impuesta a todos. El fruto del discernimiento quiere decir que se tiene en cuenta cada caso y se busca encontrar salidas de misericordia.
Ahora la palabra pasa a Francisco, ¿no es así?
Sí. Habrá una exhortación apostólica del Papa. No creo que tarde un año, como ocurrió en otros Sínodos y con otros papas. Un año es demasiado tiempo. Los entendidos en management me dicen que, si pasan ocho meses sin que se diga nada, las personas vuelven al punto de partida, y entonces es preciso rehacer todo el proceso. Creo que Francisco será más rápido.
¿Qué le parece que va a ocurrir?
Pienso que una cosa siempre frágil, en la Iglesia, es el “follow up” [retorno, confirmación]. El fruto del Sínodo no puede ser un documento, aunque sea muy buen. El fruto es práctico: lo que se hace, lo que ocurre en la situación pastoral, en las parroquias, cuando las personas van allá con sus problemáticas. Es allá que se ve. Para mí, el “follow up” ideal consistiría en sínodos particulares: cada uno de los obispos vuelve a casa y hace un sínodo con sus diocesanos, sacerdotes y laicos, para evaluar el modo hasta ahora seguido y examinar otras posibilidades.
¿Cuál fue el cambio más importante ocurrido en el Sínodo?
Francisco no quiere una aplicación mecánica de la ley, la defensa de la letra y no del espíritu. Éste no es el modo de actuar de la Iglesia. Él mismo nos habló de los corazones cerrados, que se esconden detrás de la enseñanza de la Iglesia y se sientan en la silla de Moisés para juzgar a los heridos. Al contrario, es preciso buscar, con compasión y misericordia, encontrar nuevos caminos para ayudar a las personas. Un discernimiento de la situación concreta, que vea antes que nada a las personas, y después los principios. Éste es el más fuerte aliento para los sacerdotes, para que no sean funcionarios: no, no son funcionarios. Ellos tienen un trabajo de discernimiento que hacer. San Ignacio quedaría muy contento al ver que el discernimiento entró en la Iglesia. Y también el Papa Francisco estaría muy contento.

Deja un comentario

China: el Estado sigue controlando la natalidad.


China: No basta con reformar la política de un solo hijo

Copy: Getty Images

Las mujeres chinas continuarán expuestas a sufrir formas intrusivas de anticoncepción y seguirán siendo coaccionadas para que aborten u obligadas a ello, pese al anuncio de las autoridades de modificación de la política de un solo hijo aplicada en el país desde hace decenios, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Los medios de comunicación oficiales han informado hoy de que todas las parejas urbanas casadas podrán tener ahora dos descendientes en vez de uno.

“La decisión de modificar la política china de un solo descendiente no es suficiente. Las parejas que tengan dos descendientes podrán ser sometidas aún a formas coactivas e intrusivas de anticoncepción, e incluso a aborto forzado, que constituye tortura”, ha explicado William Nee, investigador sobre China de Amnistía Internacional.

“No es de la incumbencia del Estado regular cuántos hijos o hijas tendrá la gente. Si China está dispuesta realmente a respetar los derechos humanos, el gobierno debe poner fin de inmediato a estos controles invasivos y punitivos de las decisiones de la gente para planificar la familia y tener descendientes.”

Amnistía Internacional sigue recibiendo informes sobre abortos ­en teoría ilegales– y esterilizaciones practicados en China con coacción. En 2010, fueron detenidos en la ciudad de Puning, en el sur de China. 1.377 familiares de parejas a las que se había decidido esterilizar,con el fin, aparentemente, de presionar a éstas para que accedieran a ello.

1 comentario

Qué ha dicho el Sínodo sobre los divorciados?


¿Qué dijo finalmente el Sínodo sobre los divorciados?
Por Walter Sánchez Silva

VATICANO, 24 Oct. 15 / 12:29 pm (ACI).- Los trabajos del Sínodo de los Obispos sobre la Familia terminaron este sábado y entre los diversos puntos que aparecen en el documento final, está el de los divorciados vueltos a casar; y también el de aquellos que estando separados o habiendo llegado al divorcio han decidido permanecer fieles al vínculo del matrimonio y no están en una nueva unión.
Sobre estos últimos, el numeral 83, aprobado por 248 votos contra 12, señala: “el testimonio de los que incluso en condiciones difíciles no ingresan en una nueva unión, permaneciendo fieles al vínculo sacramental, merece el aprecio y el sostenimiento de parte de la Iglesia. Ella quiere mostrarles a ellos el rostro de un Dios fiel al su amor y siempre capaz de volver a darles fuerza y esperanza. Las personas separadas o divorciadas pero no vueltas a casar, que con frecuencia son testimonio de la fidelidad matrimonial, son alentadas a encontrar en la Eucaristía el alimento que los sostenga en su estado”.
El tema de los divorciados en nueva unión aparece en el documento final bajo el subtítulo “Discernimiento e integración” y está en los numerales 84 (aprobado por 187 votos contra 72), 85 (178 a favor, 80 en contra) y 86 (190 a favor, 60 en contra).
Para ser aprobado, cada numeral debe recibir un mínimo de 177 votos, es decir el voto de dos tercios de los obispos participantes.
A continuación ACI Prensa ofrece una traducción no oficial de estos tres numerales en los que se analiza la situación de los divorciados en nueva unión en la Iglesia, se recuerda que no están excomulgados y se propone una serie de formas para acompañar a estar personas en su vida de fe.
84.- Los bautizados que están divorciados y vueltos a casar civilmente deben estar más integrados en las comunidades cristianas en los diversos modos posibles, evitando toda ocasión de escándalo. La lógica de la integración es la clave de su acompañamiento pastoral, para que no solo sepan que pertenecen al Cuerpo de Cristo que es la Iglesia, sino para que puedan tener una feliz y fecunda experiencia de ella. Son bautizados, son hermanos y hermanas, el Espíritu Santo derrama en ellos dones y carismas para el bien de todos.
Su participación puede expresarse en diversos servicios eclesiales: es necesario por ello discernir cuáles de las diversas formas de exclusión actualmente practicadas en el ámbito litúrgico, pastoral, educativo e institucional pueden ser superadas. Ellos no están y no deben sentirse excomulgados, y pueden vivir y madurar como miembros vivos de la Iglesia, sintiéndola como una madre que los acoge siempre, los cuida con afecto y los alienta en el camino de la vida y del Evangelio.
Esta integración es necesaria también para el cuidado y la educación cristiana de sus hijos, que deben ser considerados los más importantes. Para la comunidad cristiana, cuidar a estas personas no es un debilitamiento de la propia fe y del testimonio acerca de la indisolubilidad matrimonial, sino que así la Iglesia expresa en este cuidado su caridad.
85.- San Juan Pablo II ha ofrecido un criterio integral que permanece como la base para la valoración de estas situaciones: “Los pastores, por amor a la verdad, están obligados a discernir bien las situaciones. En efecto, hay diferencia entre los que sinceramente se han esforzado por salvar el primer matrimonio y han sido abandonados del todo injustamente, y los que por culpa grave han destruido un matrimonio canónicamente válido. Finalmente están los que han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y a veces están subjetivamente seguros en conciencia de que el precedente matrimonio, irreparablemente destruido, no había sido nunca válido” (Familiaris Consortio, 84).
Es entonces tarea de los presbíteros acompañar a las personas interesadas en el camino del discernimiento según la enseñanza de la Iglesia y las orientaciones del Obispo. En este proceso será útil hacer un examen de conciencia, a través de momentos de reflexión y arrepentimiento.
Los divorciados vueltos a casar deberían preguntarse cómo se han comportado con sus hijos cuando la unión conyugal entró en crisis, si hubo intentos de reconciliación, cómo está la situación del compañero abandonado, qué consecuencia tiene la nueva relación sobre el resto de la familia y la comunidad de fieles, qué ejemplo ofrece a los jóvenes que se deben preparar para el matrimonio. Una sincera reflexión puede reforzar la confianza en la misericordia de Dios que no se le niega a ninguno.
Además, no se pueden negar que en algunas circunstancias “la imputabilidad y la responsabilidad de una acción pueden quedar disminuidas e incluso suprimidas” (CCC, 1735) a causa de diversos condicionamientos. Como consecuencia, el juicio sobre una situación objetiva no debe llevar a un juicio sobre la “imputabilidad subjetiva” (Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Declaración del 24 de junio de 2000, 2a).
En determinadas circunstancias las personas encuentran grandes dificultades para actuar de modo distinto. Por ello, mientras se sostiene una norma general, es necesario reconocer que la responsabilidad respecto a determinadas acciones o decisiones no es la misma en todos los casos.
El discernimiento pastoral, teniendo en cuenta la conciencia rectamente formada por las personas, debe hacerse cargo de estas situaciones. También las consecuencias de los actos realizados no son necesariamente las mismas en todos los casos.
86.- El recorrido de acompañamiento y discernimiento orienta a estos fieles a la toma de conciencia de su situación ante Dios. El coloquio con el sacerdote, en el fuero interno, concurre con la formación de un juicio correcto sobre lo que obstaculiza la posibilidad de una participación más plena en la vida de la Iglesia y sobre los pasos que pueden favorecerla y hacerla crecer.
Dado que en la misma ley no hay gradualidad (FC, 34), este discernimiento no podrá nunca prescindir de las exigencias de la verdad y la caridad del Evangelio propuesta por la Iglesia. Para que esto suceda, deben garantizarse las necesarias condiciones de humildad, reserva, amor a la Iglesia y a su enseñanza, en la búsqueda sincera de la voluntad de Dios y en el deseo de alcanzar una respuesta más perfecta a ella.


Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 74 seguidores