Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

En marzo la exhortación postsinodal del Papa

marzo la Exhortación del Papa»

El Presidente del Pontificio Consejo sobre la Familia lo dijo al margen de los cursos de actualización para el clero dedicados a la familia: «será un himno al amor»
ANSA

El debate durante el Sínodo sobre la familia

27/01/2016
REDACCIÓN
ROMA
La Exhortación apostólica de Papa Francisco, tras el Sínodo delos Obispos dedicado a la familia, verá la luz antes de que termine marzo. Lo indicó el Presidente del Pontificio Consejo sobre la Familia, mons. Vincenzo Paglia, a la agencia católica portuguesa Ecclesia.Al margen de los cursos de actualización para el clero dedicados a la familia, que se desarrollan en estos días en Portugal, el purpurado italiano se dijo convencido de que el documento del Papa insistirá en una Iglesia católica «en salida» y al lado de las familias en cada momento de la vida.

«Estoy convencido de que la Exhortación —dijo Paglia— será un himno al amor, un amor que quiere cuidar el bien de los niños, y que sepa estar cerca de las familias heridas».

«El desafío, para nosotros los cristianos de hoy —concluyó— es estar al lado de las familias sin etiquetarlas. Siempre debemos buscar el lado positivo de la familia y hacer que crezca».


Deja un comentario

El Papa Francisco prepara el documento definitivo del Sínodo sobre la familia.

Sinodo-assemblea1-obispos

Pope Francis preparing document on the family

 |  Faith and Justice

Later this year, perhaps as early as March, Pope Francis will issue his much-anticipated document on the family, which will respond to the discussion of the same topic at the synods held in October 2014and 2015.Ever since 1975, popes have normally considered recommendations from synods and then issued a document called an apostolic constitution.

Synods are meeting of bishops, usually in Rome, that make recommendations to the pope on a specific topic. They do not have the authority to make decisions binding on the pope or the church. They can only make recommendations.

During the papacy of John Paul II, these apostolic constitutions were often drafted by a post-synodal council whose episcopal members are elected by the synod and appointed by the pope. Popes take the recommendations of the synodal fathers and the draft by the council and then adapt or rewrite it as they see fit. Sometimes popes give only passing reference to the recommendations and present their own vision in the post-synod document.

What will Pope Francis do?

rectangular-logo.jpgVisit our sister website, Global Sisters Report, for unique content you won’t find anywhere else!

Judging by what he says about synodality, one would think he will stick closely to the recommendations of the synod. He considers the synodal process to be a very important aspect of collegiality. It is therefore unlikely that he would simply ignore what the synod fathers said.

On the other hand, he has made clear that he is willing to make decisions after he hears from the bishops and these decisions may not always reflect the majority view.

In fact, his first major document as pope was the 2013 apostolic constitution,Evangelii Gaudium, which pretty much ignored the discussions at the 2012 synod on evangelization. He clearly spoke in his own voice.

If I had to bet, I would predict that his next apostolic constitution will reflect closely the concerns about the family of bishops from the global south, especially Latin America and Africa. These bishops see their families suffering in poverty, which they often blame on globalization and capitalism. Their families are also torn apart by civil unrest and war, which they blame on political corruption and religious extremism.

It is impossible to foster families in poverty and political chaos. Francis understands this and will speak forcefully.

We will also hear Francis denounce what third world bishops call cultural imperialism, where Western governments and donor agencies attempt to force their values on recipient nations, for example, by insisting on the legalization of abortion and gay marriage. Francis does not support gay marriage, although he would oppose any criminalization of or discrimination against gays.

As far as gays in the church is concerned, he will probably continue saying what he has said in the past. At the synod, an early draft document had more conciliatory language in it, but this was dropped because of strong opposition from some of the bishops.

The most divisive issue at the synod was the treatment of divorced and remarried Catholics. CardinalWalter Kasper suggested that the Roman Catholic church could learn from the Orthodox churches, which under certain circumstances allow for a second civil marriage after the failure of a valid sacramental marriage. The couples in the second marriage would be admitted to Communion.

For many bishops, this was a bridge too far. At the 2014 synod, they suggested simplifying the annulment process as an alternative. Pope Francis quickly followed up on this recommendation with simplified procedures that went into effect last December.

Many bishops, including Cardinal Kasper, wanted to go further and the 2015 synod appeared to be headed for deadlock until the German speaking bishops proposed an alternative — the internal forum. The other bishops followed their lead, and the final report stated:

[W]hile supporting a general rule, it is necessary to recognize that responsibility with respect to certain actions or decisions is not the same in all cases. Pastoral discernment, while taking into account a person’s properly formed conscience, must take responsibility for these situations. Even the consequences of actions taken are not necessarily the same in all cases.

Conversation with the priest, in the internal forum, contributes to the formation of a correct judgment on what hinders the possibility of a fuller participation in the life of Church and Church practice which can foster it and make it grow.

Note that nothing is said in these paragraphs about the possibility of Communion, either for or against. Was this purposeful ambiguity in order to get a text two-thirds of the synod could support? That is my guess. Will Francis continue this ambiguity or clarify it?

Likewise, there are at least two different ways of looking at the subject matter of the internal forum process.

Narrowly speaking, the internal forum is a private method of discernment by an individual with a priest to decide whether or not the first marriage was valid. It can be used when for one reason or another the normal juridical process (external forum) cannot be used. In other words, it is all about the validity of the first marriage. There can be no recognition of that solution in the external (public) forum — no wedding reception, no reception of Communion where their situation is known.

Another view of the internal forum process would take a wider view and ask whether, despite the death of the first marriage (invalid or not), a person is reconciled and forgiven to the point where he or she can return to Communion even if the first marriage was sacramentally valid. Here the divorced person is asking whether or not he or she is acting in good conscience in taking on a second marriage. This widened view might be considered the Orthodox approach with a different name.

In neither case could the person be married in the church. Since the sacrament of marriage takes place in the external (public) forum, the divorced person would need an annulment in the external forum, which involves the normal juridical process.

I am sure that different bishops had different views of the internal forum in mind when they voted on the final report of the synod.

Again, will Pope Francis clarify this? Will he endorse the Orthodox solution as proposed by Cardinal Kasper, whom he clearly admires, or will the widespread opposition to Orthodox approach mean that he, at least for now, sticks with a narrow vision of the internal forum process? Francis has forcefully spoke of the supremacy of mercy and against legalism, which would indicate an openness to readmission to Communion.

Or perhaps the pope will do something extraordinary and admit that the hierarchy is divided on this question and say that it requires further study and conversation in the church before a definitive answer is given. That would be a first.

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a senior analyst for NCR and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church. His email address is treesesj@ncronline.org.]


Deja un comentario

La sagrada familia, en palabras del Papa.

  • La Sagrada Familia proteja a todas las familias del mundo y abran la puerta a Dios, ruego del Papa

2015-12-27 Radio Vaticana

El Evangelio de hoy invita a las familias a percibir la luz de esperanza que mana de la casa de Nazaret

(RV).- En pleno clima de la alegría navideña, introduciendo el rezo a la Madre de Dios – del primer domingo después de la Navidad en el que la Iglesia invita a contemplar a la Sagrada Familia – el Papa Francisco deseó que «Jesús, María y José bendigan y protejan a todas las familias del mundo, para que en ellas reinen la serenidad y la alegría, la justicia y la paz, que Cristo naciendo ha traído como don para la humanidad».

Alentando a la esperanza, «en este tiempo nuestro, en el que la familia está sometida a incomprensiones y dificultades de diversos tipos que la debilitan», el Obispo de Roma quiso saludar y animar a las familias de todo el mundo, tras recordar el Encuentro mundial que clausuró en Filadelfia y a las numerosas familias que ha encontrado en sus viajes apostólicos.

Con la auténtica escuela de Evangelio que representa para todo creyente el núcleo familiar de Jesús, María y José – en el que aprendemos que todo núcleo familiar está llamado a ser Iglesia doméstica – el Santo Padre hizo hincapié en «los rasgos típicos de la Sagrada Familia». Es decir, «recogimiento y oración, mutua comprensión y respeto, espíritu de sacrificio, trabajo y solidaridad».

«La Virgen y San José enseñan a acoger a los hijos como don de Dios, a generarlos y educarlos cooperando de forma maravillosa con la obra del Creador y donando al mundo, en cada niño, una sonrisa nueva», señaló el Papa, que quiso detenerse sobre todo en la alegría verdadera que se vive en familia, «que hace saborear la belleza de estar juntos, de sostenernos mutuamente en el camino de la vida».

Y reiterando que «como cimiento de todo está la presencia de Dios, su amor acogedor, misericordioso y paciente hacia todos» y que si no se abre la puerta de la familia a la presencia de Dios y a su amor, la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos y se apaga la alegría», el Sucesor de Pedro señaló que «la familia que vive la alegría de la fe, la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para toda la sociedad».

(CdM – RV)

Texto completo de las palabras del Papa:

«En el clima de alegría, que es propio de la Navidad, celebramos en este domingo la fiesta de la Sagrada Familia. Recuerdo el gran encuentro de Filadelfia, en septiembre pasado; las tantas familias que he encontrado en los viajes apostólicos, y las de todo el mundo. Quisiera saludarlas a todas con afecto y reconocimiento, en especial en este tiempo nuestro, en el que la familia está sometida a incomprensiones y dificultades de diversos tipos que la debilitan.

El Evangelio de hoy invita a las familias a percibir la luz de esperanza que mana de la casa de Nazaret, en la cual se ha desarrollado en la alegría la infancia de Jesús, el cual – dice San Lucas –  «iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia, delante de Dios y de los hombres» (2,52). El núcleo familiar de Jesús, María y José es para todo creyente, y en especial para las familias, una auténtica escuela del Evangelio. Aquí admiramos el cumplimiento del plan divino de hacer de la familia una especial comunidad de vida y de amor. Aquí aprendemos que todo núcleo familiar cristiano está llamado a ser ‘Iglesia doméstica’, para hacer resplandecer las virtudes evangélicas y volverse fermento de bien en la sociedad. Los rasgos típicos de la Sagrada Familia son: recogimiento y oración, mutua comprensión y respeto, espíritu de sacrificio, trabajo y solidaridad.

Del ejemplo y del testimonio de la Sagrada Familia, cada familia puede aprender indicaciones preciosas para el estilo y las opciones de vida, y puede tomar fortaleza y sabiduría para el camino de cada día. La Virgen y San José enseñan a acoger a los hijos como don de Dios, a generarlos y educarlos cooperando de forma maravillosa con la obra del Creador y donando al mundo, en cada niño, una sonrisa nueva. Es en la familia unida que los hijos alcanzan la madurez de su existencia, viviendo la experiencia significativa y eficaz del amor gratuito, de la ternura, del respeto recíproco, de la comprensión mutua, del perdón y de la alegría.

Quisiera detenerme sobre todo en la alegría. La verdadera alegría que se experimenta en la familia no es algo casual y fortuito. Es una alegría que es fruto de la armonía profunda entre las personas, que hace saborear la belleza de estar juntos, de sostenernos mutuamente en el camino de la vida. Pero como cimiento de todo está la presencia de Dios, su amor acogedor, misericordioso y paciente hacia todos. Si no se abre la puerta de la familia a la presencia de Dios y a su amor, la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos y se apaga la alegría. Sin embargo, la familia que vive la alegría de la fe, la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para toda la sociedad.

Que Jesús, María y José bendigan y protejan a todas las familias del mundo, para que en ellas reinen la serenidad y la alegría, la justicia y la paz, que Cristo naciendo ha traído como don para la humanidad».

(Traducción del italiano: C


Deja un comentario

De nuevo la cuestión de la comunión a los divorciados vueltos a casar

Sacramentos a los divorciados que se han vuelto a casar, la regla antigua caso por caso

Un ensayo del obispo Semeraro: en las notas hay una cita de un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe de 1973 que invitaba a aplicar «la aprobada praxis de la Iglesia en fuero interior» que fue nuevamente propuesta en el último Sínodo sobre la familia. La cláusula restrictiva con el compromiso a vivir «en plena abstinencia» fue introducida por Juan Pablo II, y hasta antes del Concilio solo se aplicaba a los sacerdotes que se habían casado

El divorcio (LaPresse)

 22/12/2015
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

La relación final del último Sínodo sobre la familia, en el párrafo 85 (como se sabe), habla de «acompañamiento» y de «discernimiento» con respecto de los divorciados que se han vuelto a casar, pues es evidente que no son iguales todas las historias ni todas las situaciones. En el documento no se habla explícitamente de acceso al sacramento de la eucaristía: y esto provocó que algunos afirmaran que en ese texto no existe ninguna indicación o vía para volver a admitir a los divorciados, caso por caso; otros se declararon desilusionados porque ciertas propuestas de apertura no fueron aprobadas.

 

 

Es interesante leer ahora un ensayo del obispo de Albano, Marcello Semeraro, titulado «El Sínodo de la familia contado a mi Iglesia» (ediciones MiterThev), con el que el prelado, que participó en los trabajos del Sínodo y fue uno de los relatores del documento final, comunica a sus sacerdotes y a sus fieles el resultado de la última asamblea de los obispos. En el ensayo, el obispo Semeraro insiste sobre el «primado de la gracia (que es como decir el primado de la misericordia)», lo que implica «la atención primaria a las personas, en la singularidad y no ‘homologabilidad’ de sus historias, del camino de vida de cada una, con sus heridas y sus miserias, hacia las que se dirigen los ojos de Dios. Son ojos de misericordia, que no se fijaron antes que nada en la ley, para justificar o culpar, sino en la persona, para curar y sanar».

 

 

El obispo de Albano, teólogo dogmático, observa: «este pasaje de la moral de la ley a la moral de la persona es de fundamental importancia. A mí me parece que fue una de las cosas más relevantes de este Sínodo; una sobre las que el Sínodo se comprometió, haciendo una propuesta al Papa. La cuestión, en resumen, no es solo de cuestiones individuales, sino, primero, de enfoque de la teología moral». Con respecto a la admisión de los divorciados que se han vuelto a casar a los sacramentos, Semeraro escribió: «El Sínodo se abstuvo de proponer al Papa de manera simplemente teórica y abstracta la cuestión específica de la posibilidad de admisión a los sacramentos de la penitencia y de la eucaristía de los fieles bautizados que viven conyugalmente en condición de divorciados que se han vuelto a casar por lo civil. Pidió acercarse a la persona. Sin embargo, no eludió el problema, sino que puso las bases para una solución con el hecho de haber incluido la cuestión sobre el discernimiento de imputabilidad justamente en los números que hablan de ellos directamente».

 

 

Particularmente interesantes, al respecto, son las notas que acompañan el texto del obispo de Albano. En una de ellas (n. 32), Semeraro anota: «Estará claro, de cualquier manera, que las soluciones ‘in foro interno’ no son para nada idénticas a la simple ‘decisión de conciencia’, que se relaciona exclusivamente con el individuo (o, en este caso, la pareja) ante Dios; es más, van mucho más allá». Para evitar los «riesgos de una privatización indebida del acceso a la eucaristía, tanto desde un dualismo entre objetividad doctrinal y subjetividad moral», resulta importante precisar que «cuanto sucede en el fuero interior, entendido en sentido propio, es un verdadero proceso (‘foro’) que se desarrolla en el ámbito sacramental (‘interior’, es decir en el sacramento de la reconciliación o penitencia) que involucra a un fiel y a un ministro autorizado de la Iglesia».

 

 

En la nota siguiente (n. 33), el obispo recuerda que «la solución propuesta» por el documento final del Sínodo coincide «con cuanto, durante el Pontificado de Pablo VI, fue afirmado por la Sacra Congregación para la Doctrina de la Fe». Se refiere a la carta «Haec Sacra Congregatio» del 11 de abril de 1973 sobre la indisolubilidad del matrimonio, en cuyo párrafo final se lee: «En relación con la admisión a los sacramentos, los ordinarios del lugar quieran, por una parte, invitar a la observancia de la disciplina vigente en la Iglesia, y, por otra, hacer que los pastores de las almas tengan una particular preocupación por quienes vivan en una unión irregular, aplicando en la solución de tales casos, además de otros medios justos, la aprobada praxis de la Iglesia en fuero interior». Esta respuesta de la Congregación, aprobada por Papa Montini, fue confirmada por la carta del 21 de marzo de 1975, enviada por el Secretario del ex Santo Oficio Jean Jérôme Hamer al arzobispo de Chicago Joseph Louis Bernardin, en ese entonces Presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos.

 

 

 

Es interesante notar que en el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aprobado por Pablo VI, se habla explícitamente de la admisión a los sacramentos para quienes viven en «una unión irregular», y de la aplicación de la «aprobada praxis de la Iglesia en fuero interior». Pero sin ulteriores especificaciones o restricciones. Quien consideró añadir la cláusula del compromiso a vivir «en plena abstinencia», hasta aquel momento ausente, fue Juan Pablo II, en la homilía de clausura del VI Sínodo de los obispos (del 25 de octubre de 1980). Como se sabe, la misma cláusula fue introducida por el mismo Papa Wojtyla en el n. 84 de la encíclica «Familiares Consortio», en donde el mismo Pontífice volvió a proponer la importancia del discernimiento de las diferentes situaciones, con palabras citadas también en el documento final del último Sínodo: «Sepan los pastores que, por amor de la verdad, están obligados a discernir bien las situaciones. Hay, efectivamente, diferencias entre cuantos sinceramente se han esforzado por salvar el primer matrimonio y fueron abandonados injustamente, y cuantos por su grave culpa destruyeron un matrimonio canónicamente válido. Están, para concluir, los que han contraído una segunda unión en vista de la educación de los hijos, y, a veces, están subjetivamente seguros, en su conciencia, de que el matrimonio anterior, irreparablemente destrozado, nunca había sido válido».

 

 

El obispo Semeraro recuerda al respecto que el teólogo moralista Bernhard Häring indicó en su momento cuál era el origen de ese compromiso a vivir en abstinencia. «En la praxis preconciliar —escribió Häring en 1990, en su libro «Pastoral de los divorciados»—, los sacerdotes que se habían casado, violando la ley del celibato y faltando a su promesa, pedían ser absueltos solo si, en compañía de la madre de sus hijos (la mujer con la que se casaron con matrimonio civil), renunciaban efectivamente a cualquier relación conyugal y estaban dispuestos a vivir ‘como hermano y hermana’». El compromiso a la abstinencia total de relaciones sexuales se aplicaba hasta el Concilio para los sacerdotes que después de haberse comprometido a vivir en celibato tuvieron hijos y se casaron por lo civil para garantizar la subsistencia de sus descendientes, en una época en la que ser hijos «ilegítimos» implicaba graves consecuencias.

 

 

 

 

 

La cláusula restrictiva de la abstinencia total como condición para que los divorciados que se han vuelto a casar puedan acceder a los sacramentos, que no estaba presente en los pronunciamientos de la Congregación para la Doctrina de la Fe durante el Pontificado de Pablo VI, a pesar de ser repetida «por textos sucesivos» después de la encíclica «Familiaris Consortio», ahora no aparece en la «‘Relatio finalis’ del Sínodo —escribe mons. Semeraro. Según un procedimiento propio de la reflexión teológica, esta decisión es una modalidad para dejar ‘abierto’ un texto, que el Sínodo quiso encomendar a un nuevo discernimiento del Sumo Pontífice».


Deja un comentario

Argentina: madre e hijo se reconocen a los 38 años.

ARGENTINA: LLEGA EL “NIETO RECUPERADO” NÚMERO 119. La madre está viva y lo encontró 38 años después de su nacimiento. Fue secuestrada en junio de 1975 y puesta en libertad dos años después

Mario Bravo en la conferencia de prensa el martes 1 de diciembre

Mario Bravo en la conferencia de prensa el martes 1 de diciembre

Es el quinto caso en la historia tan argentina de los “nietos recuperados”, como llaman las indomables Abuelas de Plaza de Mayo a los hijos de sus hijas o hijos que fueron secuestrados en los años de la dictadura militar y de los que nunca más se supo nada. Un destino que tuvieron miles de argentinos entre 1976 y 1983. Esta vez –la número ciento diecinueve- no fue igual que las 118 anteriores. Mario Bravo recuperó a su madre a los 38 años. Y delante de los ojos llenos de lágrimas de los que asistían a la escena, dijo pocas palabras, de esas que se graban en la memoria del que escucha: “Tengo la suerte de haber encontrado a mi mamá viva. Ese es un milagro”, dijo el hombre de 38 años, que transcurrió la mayor parte de su vida en Las Rosas, un pueblo de la provincia de Santa Fe a seiscientos kilómetros de Buenos Aires. “Y cuando te encontrás con tu mamá, es emocionante. Y pensás que también te buscaban, que le faltaste a esa familia durante todos esos años”, siguió diciendo. Tiene una mirada llena de esperanza en el futuro: “Ahora hay que ser positivo, pensar para adelante. Lo que pasó es muy feo pero ya está”.

Las Abuelas de Plaza de Mayo contaron la historia de Sara, su madre, en su página web. En 1975 trabajaba en un hotel de la ciudad de Tucumán, en el norte de Argentina, donde vivía con sus dos hijas, de uno y tres años. Una mañana de julio, cuando volvía del trabajo, la interceptó un auto en la puerta de su casa. La obligaron a subir y la llevaron a una comisaría para trasladarla después a la Jefatura de Policía de la Provincia. Finalmente terminó en la cárcel de Villa Urquiza. Sara estaba embarazada de pocas semanas, pero eso no cambió su suerte. Entre mayo y junio de 1976 nació su hijo en la enfermería de la cárcel. Solo pudo conservar el recuerdo de un llanto. Mario le fue quitado inmediatamente y ella siguió en la cárcel como detenida-desaparecida cinco meses más. Fue liberada en noviembre de 1976 junto a un cañaveral y desde allí caminó hasta el Hospital del Carmen, donde permaneció internada hasta que pudo volver a su casa.

Pasaron los años y en 2004 una persona conocida la puso en contacto con la Secretaría de Derechos Humanos de Tucumán. Posteriormente intervino la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y allí comenzó a actuar la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI). Este organismo, cuya función es la búsqueda de desaparecidos, abrió una investigación y tomaron muestras de su sangre. La muestra fue depositada en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). Sara siguió su vida normal, sin saber nada de su hijo. Al mismo tiempo, Mario comenzó su propia búsqueda. Sospechaba que los padres que lo criaron no eran los biológicos. El certificado de nacimiento fechado en 1977 en una localidad de la provincia de Santa Fe no lo convencía. En febrero de este año se puso en contacto con la filial de Abuelas de Plaza de Mayo de Rosario, la segunda ciudad del país, ubicada entre la capital Buenos Aires y Santa Fe. Las Abuelas reunieron toda la información sobre su caso y lo presentaron ante la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad. En agosto tomaron una muestra de sangre entrecruzando luego los datos genéticos obtenidos con los que están depositados en el Banco Nacional de datos genéticos. El 19 de noviembre llegó la confirmación sobre la identidad de su madre.

“Ahora tengo seis hermanos, sobrinos… y mucho gasto para Navidad”, bromea Mario, haciendo referencia a las dos hermanas de sangre y los cuatro “adoptivos”. A una radio local le dijo que en estos días había hablado con su madre: “Está rememorando momentos muy duros y me cuenta que recuperó la libertad después de dos años de cautiverio, pero siempre amenazada para que mantenga silencio sobre lo ocurrido”. “Ella me dijo: “Hoy escucho tu voz, y cuando naciste sólo escuché tu llanto, no sabía si eras varón o nena”.”

Sara viajó a Buenos Aires sin haber visto todavía a su hijo. Llegó el lunes después de 20 horas de ómnibus para recorrer 1300 kilómetros. “Le tiene pánico a los aviones”, explicó su hijo. De la suerte del padre no se sabe nada.


Deja un comentario

Una valoración del Sínodo sobre la familia

Sinodo-assemblea1-obispos

Un sínodo único en la historia de la Iglesia

Por Jorge Costadoat, S.J.

 Los sínodos, como el de la familia que acaba de concluir, tienen por objeto ayudar al Papa en su labor magisterial. Aconsejan al Santo Padre, pero sus conclusiones no obligan a los católicos. La Iglesia, en estos momentos, está a la espera de una Exhortación apostólica que el papa Francisco ha de promulgar en base a los resultados del Sínodo de octubre.

¿Cuáles son estos resultados? No se puede pasar por alto la excepcionalidad del método utilizado para recabar la información y la opinión del Pueblo de Dios. El Papa lanzó 38 preguntas a los católicos sobre temas claves de su vida a través de los medios de comunicación. Muchos obispos han podido sentirse descolocados. ¿Cómo empezar en las iglesias locales un proceso de conversación, de discusión y de discernimiento sobre temas delicados, algunos de ellos tradicionalmente intocables? Nada de eso fue fácil. No había experiencia de una consulta de esta naturaleza, aunque desde un punto de vista teológico el método es impecable. Ha sido, en realidad, extraordinario que el Papa haya recurrido al sensus fidelium, a la captación de la acción del Espíritu en todos los bautizados, para hacerse una idea de cómo orientarlos mejor.

La implementación de este método en materia de familia, matrimonio y sexualidad ha tenido una particular importancia. Normalmente la moral sexual católica ha sido formulada por célibes. Francisco ha querido dar la palabra a aquellos que más saben del tema. Si bien en el Sínodo ningún laico participó en las votaciones, los obispos tuvieron que escuchar primero al Pueblo de Dios. En todo caso, ha quedado pendiente que en un próximo Sínodo sobre un tema como éste, e incluso sobre cualquier tema, puedan votar las mujeres.

Los resultados del Sínodo que tienen que ver derechamente con el tema, son los siguientes. En primer lugar, se observa un cierto giro en el enfoque de la moral familiar y sexual católica. Se nota una mayor preocupación por abordar las diversas situaciones en una óptica más pastoral que doctrinal. Por una parte, las conclusiones aprobadas dan razón de una comprensión más histórica de la vida humana. El documento no lo dice así, pero subyace en él la idea de una separabilidad entre Evangelio y doctrina. Sólo el Evangelio puede animar una vida familiar más humana y feliz. El Evangelio es siempre una buena noticia personal, es decir, siempre toca a personas concretas. La doctrina es necesaria, en cambio, a modo de orientación general. Si en los casos concretos no orienta, ha de formularse de otra manera la enseñanza. Lo fundamental es atinar con lo que Dios dice a las personas en las circunstancias irrepetibles de sus vidas.

En segundo lugar, el Sínodo avanzó en la resolución de algunos temas puntuales. El tema más complejo fue el de dar o no la comunión a los divorciados vueltos a casar.El ala conservadora de obispos, minoritaria pero muy influyente, ha sostenido que la Iglesia no puede cambiar la doctrina tradicional, la cual remontaría al mismo Jesús. El ala progresista, en cambio, ha hecho ver el sufrimiento enorme que la exclusión de la comunión significa para muchos católicos. El documento final abre las puertas. Propone como criterio regulador la “lógica de la integración”. No todas las personas que se encuentren en esta situación pueden seguir siendo consideradas adúlteras. El Sínodo plantea distinguir situaciones de modo que se dé mayor inclusión a las personas divorciadas vueltas a casar en la eucaristía, no excluyéndose la posibilidad de que comulguen. Lo fundamental es que ellas tengan una “experiencia gozosa y fecunda” de su participación en la Iglesia. Esta posibilidad que abre el documento no debe ejecutarse indiscriminadamente. El Sínodo recomienda que haya un sacerdote que acompañe a las personas en un proceso de discernimiento. Esperamos que, por esta vía, la gente no solo pueda comulgar, sino que reciba de su Iglesia un trato responsable y cariñoso.

Otro tema concreto que esperaba ser resuelto, era el del tipo de contracepción como medio para ejercer la paternidad responsable. Toda la información recabada en los distintos momentos del proceso sinodal, indicaban que la inmensa mayoría del Pueblo de Dios no practica la doctrina de Humanae vitae. Pero el problema no ha sido que no la conozcan, lo que después de casi medio siglo de su promulgación es posible, sino que a los católicos en casi cincuenta años les ha parecido impracticable. El documento del Sínodo no ha derogado la prohibición de recurrir a medios artificiales de control de natalidad, pero ha abierto ampliamente a las parejas la posibilidad de discernir en conciencia qué es lo que deben hacer.

También se infiere del documento una mirada comprensiva hacia las relaciones sexuales prematrimoniales o extramatrimoniales, por cuanto en cualquier situación humana en la que haya un mínimo de seriedad puede crecer un compromiso definitivo con la otra persona. El documento no condena. En cambio, pide una mirada pastoral constructiva al momento de abordar estos temas.

Un tercer gran resultado del Sínodo es la constatación que el mismo Papa hace en la clausura de la diversidad de situaciones en que se encuentra la familia en las distintas partes del mundo. Esta constatación pone un signo de interrogación sobre la posibilidad de una moral familiar y sexual igualmente válida en todo el orbe. No fue posible, por ejemplo, acoger la petición de iglesias progresistas de reconocer validez a las uniones homosexuales. Se sabe que la Iglesia africana era muy contraria.

En suma, el Sínodo ha sido un caso absolutamente único en la historia de la Iglesia. Sin duda será estudiado a futuro, tanto por el modo más democrático de formulación de la enseñanza de la Iglesia como también por aquello que Francisco tome o no de él. Gran consenso ha habido en la Iglesia en que, de los cambios que se hagan, depende en buena medida la difícil transmisión de la fe.

Jorge Costadoat


Deja un comentario

Día universal del niño. Situación en el mundo

El Día Universal del Niño aboga por los derechos de los menores privados de su libertad

Niños somalíes refugiados. Foto de archivo: ACNUR/Assadullah Nasrullah

20 de noviembre, 2015 — La ONU reafirmó hoy su compromiso con un futuro en el que ningún niño quede a la zaga, incluidos los privados de libertad por diferentes motivos.

Al celebrar el Día Universal del Niño –dedicado este años a los menores privados de libertad–, el Secretario General Ban Ki-moon recordó la obligación de los Estados de hacer todo lo que esté a su alcance para que los niños puedan sobrevivir y prosperar, aprender y crecer, hacer oír su voz y alcanzar su pleno potencial.

Ban subrayó que son demasiados los niños que languidecen en la cárcel o en centros de salud mental, o que padecen otras formas de encierro.

Indicó que algunos de ellos son vulnerables porque son migrantes o solicitantes de asilo, porque no tienen hogar o porque caen presas de la delincuencia organizada.

La ONU informó que prepara un estudio global para obtener un panorama de la magnitud y las condiciones de los menores que se encuentran sin libertad y garantizar la protección de sus derechos.

En su mensaje para la jornada, el titular de la ONU señaló que este año 60 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, más que en otro momento después de la Segunda Guerra Mundial y que casi la mitad de ellas son niños.

El 20 de noviembre de 1959 la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño y en 1989 adoptó la Convención sobre los Derechos de ese colectivo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 74 seguidores