Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa a las cooperativas

Encuentro con Confederaci'on Italiana de CooperativasEncuentro con Confederaci’on Italiana de Cooperativas  (Vatican Media)

Papa: trabajo cooperativo va contra la mentalidad del mundo

Discurso del Papa Francisco a los miembros de la Confederación Italiana de Cooperativas. El trabajo cooperativo, afirma el Papa, es “concretizar, dar vida, gracias a hombres y mujeres de buena voluntad, a la Doctrina Social de la Iglesia”. Estos hombres y mujeres la transforman en gestos “visibles y útiles”

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Valor del modelo cooperativista

El mensaje del Papa comienza poniendo en valor el trabajo de las cooperativas a lo largo de un siglo: “hoy decir “gracias” por sus 100 años de compromiso es también dar ejemplo a los hombres de nuestro tiempo, que necesitan descubrirse no sólo “prestatarios” de bienes, sino también “emprendedores” de la caridad”.

Para el Papa, el modelo cooperativo italiano tiene a su base la Doctrina Social de la Iglesia, por eso “corrige ciertas tendencias propias del colectivismo y del estatismo, que a veces son letales para la iniciativa privada; y al mismo tiempo, frena las tentaciones del individualismo y del egoísmo propios del liberalismo”.

El éxito del modelo cooperativo, afirma el Papa, ha sido posible porque combina “por un lado, la lógica de la empresa y, por otro, la de la solidaridad: solidaridad interna con sus miembros y solidaridad externa con los destinatarios. Esta forma de vivir el modelo cooperativo ya ejerce una influencia significativa en las empresas que están demasiado atadas a la lógica del beneficio, porque las empuja a descubrir y evaluar el impacto de la responsabilidad social”.

Va contra la mentalidad del mundo

El Papa recuerda que “nunca debemos olvidar que esta visión de la cooperación, basada en las relaciones y no en el beneficio, va en contra de la mentalidad del mundo. Sólo si descubrimos que nuestra verdadera riqueza son las relaciones y no los meros bienes materiales, podremos encontrar formas alternativas de vivir en una sociedad que no esté gobernada por el dios dinero, un ídolo que la engaña y luego la deja cada vez más inhumana e injusta”.

Francisco recuerda un hecho personal: “Ya he tenido la oportunidad de contar en otras ocasiones lo que me quedó cuando tenía 18 años, en 1954, escuchando a mi padre hablar de este tema. Desde entonces estoy convencido de que la cooperación cristiana es el camino correcto. Puede parecer más lento económicamente, pero es la manera más efectiva y segura de hacerlo”.

Ventajas de la cooperación

La cooperación, afirma el Papa, es una manera de “superar la soledad que convierte la vida en un infierno. Cuando el hombre se siente solo, experimenta el infierno. Cuando, por otro lado, siente que no está siendo abandonado, entonces puede enfrentarse a todo tipo de dificultades y dificultades. Nuestro mundo está enfermo de soledad.

Un gesto posible es convertir la cooperación en un modo de vida, dando “un trabajo bastante remunerado; permitiendo que los agricultores que se han vuelto más frágiles a causa del mercado formen parte de una comunidad que los fortalece y los apoya; permitiendo que un pescador solitario se una a un grupo de colegas…”

El Papa recuerda el pasaje de Marcos 2,1-5, en el que los protagonistas son cuatro hombres y un enfermo al que llevan en camilla. Jesús lo perdona y lo sana. Sin embargo, dice el Papa, “Estos hombres hacen un gesto milagroso: se reúnen y, con una estrategia ganadora y creativa, encuentran la manera no sólo de hacerse cargo de este hombre, sino también de ayudarlo a encontrar a Aquel que puede cambiar su vida”.

El “milagro” de la cooperación es una estrategia de equipo que abre una brecha en la pared de la multitud indiferente que excluye a los más débiles. Por eso, continúa el Papa, “cuando permanezco ciego ante el sufrimiento y la fatiga de los demás, realmente permanezco ciego ante lo que podría hacerme feliz: no se puede ser feliz solo”.

Francisco define el terreno de lucha del trabajo cooperativo, por eso afirma, que “El trabajo que han estado haciendo durante cien años es oponer la relación contra el individualismo, el equipo contra el interés, el bienestar de todos contra los intereses de unos pocos”.

Visitar las periferias existenciales

Al igual que Jesús, las cooperativas van a la periferia, por eso, afirma el Papa, “me complace escuchar que han frecuentado las periferias existenciales donde se encuentran las vulnerabilidades más importantes: este es el lugar privilegiado de nuestro testigo. Insistir en la categoría de los suburbios se debe a la elección hecha por Jesús, el Hijo de Dios, al venir al mundo. Eligió los suburbios como centro de su misión”.

Para el Papa, los suburbios, las periferias del mundo de hoy son los pobres, pero en particular, las mujeres “que, en el mundo global, soportan la mayor parte de la pobreza material, la exclusión social y la marginación cultural”.

Finalmente, el Papa Francisco les exhortó a que nunca pierdan de vista la fuente del trabajo cooperativo: “el Evangelio”, porque en Él encontrarán la inspiración de su trabajo. Impartió la bendición.


Deja un comentario

Día int. de las cooperativas. ONU

Día Internacional de las Cooperativas,
7 de julio 

Antecedentes

Perspectiva histórica

El primer registro histórico de una cooperativa data del 14 de marzo de 1761, en la localidad escocesa de Fenwick, donde las hilanderas llevaron un saco de avena a la casa de John Walker, apenas amueblada, y empiezaron a vender su contenido a un bajo precio en la habitación encalada de la entrada. Así se constituyó la Sociedad de las Hilanderas de Fenwick.

En 1844, un grupo de 28 artesanos que trabajaban en las fábricas de algodón de Rochdale, en el norte de Inglaterra, establecieron la primera empresa cooperativa moderna, la Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale. Los tejedores tenían unas condiciones de trabajo miserables y unos salarios bajos, que no les permitían pagar los elevados precios de los alimentos y los artículos domésticos. Pensaron que, reuniendo sus escasos recursos y trabajando juntos, podrían acceder a bienes de consumo básicos a bajo precio. En un principio, solo había cuatro productos a la venta: harina, avena, azúcar y mantequilla.

Esta iniciativa se considera el prototipo de la sociedad cooperativa moderna y sus socios los fundadores del movimiento cooperativo.

Actualmente, se calcula que este modelo empresarial cuenta con mil millones de socios. Las cooperativas emplean, directa o indirectamente, a 250 millones de personas en todo el mundo. Según los datos de World Co-operative Monitor, las 300 cooperativas más importantes a nivel mundial facturaron en 2016 más de 2,5 billones de dólares USD.

El movimiento cooperativista

El movimiento cooperativista es muy democrático, localmente autónomo pero integrado internacionalmente y una forma de organización de asociaciones y empresas por la cual los ciudadanos cuentan con la autoayuda y su propia responsabilidad para alcanzar objetivos no solo económicos sino también sociales y ambientales, como la superación de la pobreza, la obtención de empleo productivo y el fomento de la integración social.

En 1992, después de una actividad concertada de cabildeo por los movimientos cooperativos de los miembros de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) y los miembros del Comité para la Promoción y el Progreso de las Cooperativas (COPAC), la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Día Internacional de las Cooperativas en su resolución 47/90Documento PDF, de fecha 16 de diciembre de 1992.

La resolución estipula:

“La Asamblea General (…) Proclama Día Internacional de las Cooperativas el primer sábado de julio de 1995, para celebrar el centenario del establecimiento de la Alianza Cooperativa Internacional, y decide estudiar la posibilidad de celebrar un día internacional de las Cooperativas en años futuros.”

La fecha de la celebración del Día Internacional fue elegida para coincidir con el ya existente Día Internacional de las Cooperativas organizado por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) que se celebra desde 1923.

En 1994, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó otra resolución 49/155 Documento PDF, de fecha 23 de diciembre de 1994, sobre las cooperativas que no solo alienta a los gobiernos y los organismos internacionales:

“a que, al formular estrategias nacionales para el desarrollo, estudien a fondo las posibilidades que ofrecen las cooperativas de contribuir a la solución de los problemas económicos, sociales y ambientales; a que consideren la posibilidad de revisar las limitaciones jurídicas y administrativas que se imponen a las actividades de las cooperativas, con miras a eliminar las que no sean aplicables a otras actividades o empresas”.

sino que también invita:

“a los gobiernos, organizaciones internacionales, organismos especializados y organizaciones cooperativas nacionales e internacionales pertinentes a observar anualmente el primer sábado de julio, a partir de 1995, el Día Internacional de las Cooperativas, proclamado por la Asamblea General en su resolución 47/90.”

Desde esa fecha, la comunidad mundial celebra el Día Internacional de las Cooperativas y el Día Internacional de las Cooperativas organizado por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) el primer sábado de julio. El Secretario General de Las Naciones Unidas publica un mensaje con motivo del día al igual que la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), así como otros miembros del Comité para la Promoción y el Progreso de las Cooperativas (COPAC). La conmemoración del Día se lleva a cabo a nivel internacional, nacional y local en todo el mundo.


Deja un comentario

El Papa a los cooperativistas.

Promover economía de honradez, desarrollo, justicia y paz alienta el Papa a las cooperativas del mundo

«Hay que tener la valentía y la fantasía de construir el camino justo para integrar en el mundo, el desarrollo, la justicia y la paz»

(RV).- Lo reiteró el Papa Francisco al recibir a la Confederación de cooperativas italianas, extendiendo en su denso discurso una especial exhortación a las de todo el mundo. Tras recordar la historia de la realidad que representan, como «memoria viva de un gran tesoro de la Iglesia italiana», el Obispo de Roma puso en guardia contra los peligros de poner el dinero por encima de la dignidad y centralidad de la persona humana recordando, con Basilio de Cesarea, Padre de la Iglesia del IV siglo, evocado por san Francisco de Asís, que el dinero es el estiércol del demonio. Y alentó a luchar contra las cooperativas deshonradas e inmorales:

«Lo repite una vez más el Papa ¡el dinero es el estiércol del diablo! Cuando el dinero se vuelve un ídolo, manda las opciones del hombre Y entonces arruina al hombre y lo condena. Hace que se vuelva un siervo. El dinero al servicio de la vida puede ser gestionado de manera justa por la cooperativa, si ésta es una cooperativa auténtica, verdadera, donde no manda el capital sobre los hombres, sino los hombres sobre el capital.

Por ello les digo que hacen bien – y les digo que lo hagan cada vez más – en contrastar y combatir contra las falsas cooperativas, aquellas que prostituyen su propio nombre de cooperativa. Es decir, de una realidad tan buena, para engañar a la gente con objetivos de lucro contrarios a los de la verdadera  y auténtica cooperación. Les digo que hacen bien,  porque es una vergonzosa y gravísima mentira, que no se puede absolutamente aceptar, el que se asuma en el campo en que obran, una fachada honrada,  y sin embargo,  persigan finalidades deshonradas e inmorales, dirigidas a la explotación del trabajo o a las manipulaciones de mercado, llegando incluso a escandalosos tráficos de corrupción».

El Papa Bergoglio, evocando el magisterio petrino de sus predecesores,  renovó sus llamamientos a globalizar la solidaridad

Alentando a llevar la cooperación en los distintos sectores, a las nuevas fronteras del cambio, hasta las periferias existenciales, donde el sistema socio-político actual parece destinado a sofocar la esperanza, el Santo Padre, con una exhortación y apoyo especial a las ‘empresas recuperadas’, recordó a los que no tienen empleo – entre ellos a los jóvenes, a las mujeres, adultos. La necesidad de impulsar una red de asistencia sanitaria; de justicia social; de armonización entre trabajo y familia, saliendo al paso de las necesidades de niños y ancianos. Y la necesidad de invertir bien, juntando los medios buenos para realizar obras buenas.