Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Falsas acusaciones contra obra jesuita en Roraima (Brasil)

BRASIL VENEZUELA WARAOBRASIL VENEZUELA WARAO  (ANSA)

Brasil: Falsas acusaciones contra Servicio jesuita dedicado a los refugiados

La Diócesis de Roraima, Brasil, y la red eclesial panamazónica, REPAM, han emitido un comunicado para aclarar y repudiar las amenazas, difamaciones e insinuaciones hechas contra parroquias, pastores movimientos y servicios, así como contra agentes pastorales y colaboradores que acogen defienden y promueven los derechos de los migrantes en el Estado de Roraima

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

En el texto, firmado por el presidente del Repam, Cardenal Claudio Hummes, y el obispo de Roraima, Mons. Mário Antônio da Silva, se explica que desde que inició el actual flujo migratorio, en el 2015, la diócesis ha estado trabajando arduamente para aliviar el sufrimiento de tantas personas que llegan a Brasil, a través de la región de Roraima, pasando por Pacaraima, frontera y puerta de entrada de los migrantes.

En el conjunto de pastorales y centros especializados, se cuenta también con el servicio Jesuita dedicado a los refugiados y Migrantes, SJMR, que ofrece acogida, ayuda humanitaria, orientación jurídica, documentación y asesoría para la inserción social, actividades que son públicas.

Difamaciones y amenazas

Hace algunos días, se lee en el texto, ha sido divulgado en las redes sociales, de forma manipulada y descontextualizada, un vídeo en donde un colaborador de estos servicios informa, objetivamente y con criterio, a un grupo de familias migrantes venezolanas sobre el proceso legal existente en Brasil, para que se realice una situación de desalojo. Estas familias viven en forma pacífica en un local desocupado y habían recibido información de que debían desalojarlo.

En Brasil, esta acción estatal está regulada por una serie de procesos formales para salvaguardar los derechos fundamentales de esas personas, especialmente en situaciones de vulnerabilidad social. Y era esto lo que el colaborador estaba explicando a las familias.

Esta situación ocurrió hace más de un mes, se lee en el comunicado, cuando personas con mala fe divulgaron ese video en las redes sociales, manipulándolo y descontextualizando su contenido e incentivando el odio y la xenofobia. Como resultado, agentes de pastoral y colaboradores ya han recibido amenazas, a través de las redes sociales, y en las cercanías de sus lugares de trabajo y residencia.

Repudio y apoyo a los jesuitas

La diócesis de Roraima y la Red Eclesial Panamazónica repudian  vehementemente, esta manipulación y cualquier incitación a la violencia y la intolerancia y hacen un llamado a toda la sociedad roraimense, formada por migrantes de distintos lugares, mosaico de culturas y trayectorias diversas, a afirmar que “somos una sociedad acogedora, solidaria y abierta. Hacemos una petición especial para un uso responsable y maduro de las redes sociales, de modo que sean un vehículo de unión y solidaridad y que no sirvan para apoyar posiciones y discursos xenófobos y violentos”.

“Como Iglesia de Roraima -se lee por último- reafirmamos nuestro compromiso en la defensa de la vida, de la dignidad y del respeto de las diferencias. En las palabras del Papa Francisco: “el inmigrante no es un peligro, es él que está en peligro”. Con la certeza y la esperanza de una sociedad justa, acogedora y solidaria en el nombre del Evangelio”.

Intereses privados contra la solidaridad

El servicio jesuita dedicado a los Migrantes y Refugiados junto a otros organismos que asisten a los migrantes en la zona, han emitido a su vez un comunicado en el que tras repudiar esas difamaciones y amenazas contra colaboradores del SJMR, explican el objetivo principal de su actividad, sobre todo en esa zona, desde el año pasado, para ayudar a los migrantes venezolanos que están llegando a esta región.

En el texto, afirman que las personas que han hecho estas amenazas tienen intereses privados sobre porciones de tierras, que en este momento sirven de morada a una parte de la población migrante. Repudian esta manipulación del video subido en las redes sociales, y señalan que las entidades responsables de la reintegración de los migrantes responden a una decisión de juez de derecho. Cualquier otra forma de intervención frente a estas poblaciones es un crimen, una violación a los principios fundamentales del Estado democrático de Derecho.

Tras demostrar su apoyo a la labor que realizan los jesuitas, afirman su solidaridad a las poblaciones de migrantes venezolanos residentes en Boa Vista en este momento. En su comunicado, también apoyan  a todos los servicios y entidades que realizan esta labor de reintegrar los migrantes a la sociedad brasileña. Esperan que toda amenaza recibida sea debidamente investigada y se aplique la ley.

Anuncios


Deja un comentario

El Papa con un grupo internacional de jesuitas jóvenes

El Papa pide a los jesuitas jóvenes que sean creativos y valientes en la misión

El Santo Padre recibió en el Vaticano a un grupo de jóvenes jesuitas que participan en un encuentro europeo de formación en Roma. Francisco les recordó que hace falta inventiva humana: “tenemos que hacer muchas cosas. Hay que ensuciarse las manos”, dijo.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Comienza el mes de agosto y el Papa Francisco ha retomado su agenda de actividades, tras una breve pausa estival. Así, el miércoles 1 de agosto, antes de iniciar la Audiencia general, el Pontífice recibió a un grupo de jóvenes jesuitas europeos que participan en un encuentro de formación en Roma, con quienes mantuvo un diálogo en el Aula Pablo VI del Vaticano.

El Santo Padre pidió a los jóvenes religiosos que pongan al centro de todo “la dignidad de la persona”, especialmente en un mundo acostumbrado a poner al centro “al dinero, la economía y las finanzas”, un hecho que podría definirse como el “gran pecado de hoy”-dijo Francisco- a la vez que pidió promover el diálogo entre “la economía, el humanismo y la espiritualidad”.

Desempleo y suicidio juvenil

En alusión al alto índice de desempleo, el Obispo de Roma exhortó a los jesuitas a acompañar especialmente a los jóvenes sin trabajo o con empleos que no los dignifican.

“Este es uno de los problemas más agudos y dolorosos para los jóvenes, ya que va directamente al corazón de la persona porque quien no tiene un empleo no puede llevar el pan a casa”, subrayó Francisco haciendo también hincapié en el alarmante aumento de suicidios juveniles derivados de depresiones:

“¡Es escandaloso!”, -añadió- poniendo en guardia además, sobre las consecuencias perjudiciales del consumo de las drogas: “una industria que mueve millones y que destruye la vida del ser humano”.

El peligro de usar mal las Redes Sociales

Y con respecto a las nuevas formas de comunicación y el auge de las Redes Sociales, el Papa advirtió sobre el riesgo de caer en el mal uso de la tecnología, “haciendo de ellas un proyecto de vida”, o convirtiéndolas en “campos de cultivo” donde germinan ideologías extremistas y fundamentalistas como lo es el ISIS, por citar un ejemplo.

“Los suicidios, las adicciones y formar parte de una guerrilla son tres opciones que los jóvenes tienen hoy en día, cuando no hay trabajo”, señaló Francisco, pidiendo a los jesuitas que comprendan a fondo y acompañen de cerca a la juventud ayudándola a encontrar el camino.

“En una palabra profética, necesitamos inventiva humana, necesitamos creatividad. Tenemos que hacer muchas cosas. Hay que ensuciarse las manos”, concluyó.

Seguir el modelo del padre Arrupe y Pablo VI

Por último, el Papa defendió la variedad del ministerio pastoral de la Compañía de Jesús: “se necesita una gran libertad, sin libertad no se puede ser jesuita”, algo que se combina con la obediencia fruto del discernimiento para responder a la llamada de Dios porque – dijo Francisco- “la originalidad de la Compañía es la unidad en medio de una gran diversidad”.

Y recordando las palabras de Pablo VI, en su intervención de la XXXII Congregación General, el Sucesor de Pedro señaló que “allí donde hay encrucijadas de ideas, de problemas, de desafíos…allí hay un jesuita”.

“En mi opinión, es el discurso más hermoso que un Papa ha hecho a la Compañía”, declaró el Santo Padre espontáneamente, destacando que fue formulado en un momento de incertidumbre en el que el pontífice invitó a todos a ser valientes.

Un punto que Francisco también relacionó con el último sermón del padre Arrupe antes de sufrir un ictus, el llamado “Canto del cisne” pronunciado tras visitar un campo de refugiados en Asia. En sintonía con estos discursos, y tomando como ejemplo el coraje evangélico de Arrupe y de Pablo VI, el Papa pidió a los jesuitas  “valentía, creatividad y rodillas fuertes para orar”.


Deja un comentario

Magis verano 2018 y los jóvenes.

Publicado: Viernes, 06 Julio 2018

350 jóvenes participan en España en las Experiencias MAG+S

Todos sabemos que, especialmente para los jóvenes, el verano es un período esperado para descansar y salir de la rutina; también es un momento propicio para vivir otro tipo de experiencias, que nos abran a otras realidades distintas y nos permitan encontrarnos con personas en situaciones muy diversas: con discapacidad, ancianos, familias en situación de exclusión social… Tenemos así la oportunidad de releer nuestra propia vida y compartirla con otros,  y reforzar nuestra relación con Dios, y sin irnos muy lejos. A través de campos de trabajo, Ejercicios Espirituales, peregrinaciones… los más de 350 jóvenes de la Pastoral MAG+S participando en las más de veinte Experiencias en España (Santiago de Compostela, Gijón, Bilbao, Donosti, Roncesvalles, Javier, Lleida, Valencia, Murcia, Roquetas, Almería, Granada, Sevilla, Cercedilla, Palencia, Burgos…) han comenzado a vivir ya o vivirán en los próximos días un Verano MAG+S. Y otros saldrán en peregrinación a Tierra Santa, o a conocer y colaborar en centros de acogida de inmigrantes en Italia.

Las Experiencias MAG+S de Verano, son una posibilidad de convivir con gente venida de distintos puntos de España y compartir vida, servicio, fe, inquietudes, alegrías; además de integrando varias dimensiones en la misma experiencia: servicio, convivencia, formación, oración, celebración y acompañamiento personal.

Estas experiencias, que comenzaron este pasado junio con un grupo de peregrinos en el Camino de Santiago, seguirán desarrollándose durante julio y agosto, para vivirseguir servir en clave ignaciana. De este modo, y gracias a todo el trabajo de la Pastoral MAG+S, sus pastoralistas, voluntarios y acompañantes en los grupos y comunidades, se está consiguiendo que, cada vez más jóvenes, nos sintamos llamados a vivir al estilo de Jesús, marcados por el MAG+S ignaciano.

Aunque casi todas las Experiencias están completas, la Oficina MAG+S da la oportunidad aún de rellenar algunas plazas en su Experiencia DAR+ y en algunos de los distintos campos de trabajo (Granada, Palencia, Burgos y Madrid) por si alguno no se enteró o se quedó con ganas de pre-inscribirse por cualquier circunstancias. Si eres uno de estos jóvenes interesados o conoces a alguno que podría serlo, escribe a pastoralmagis@jesuitas.es  y se pondrán en contacto contigo para enviarte el formulario de inscripción.


Deja un comentario

El Papa celebró ayer la fiesta de S. Ignacio con los jesuitas,

(a cura Redazione “Il sismografo”)

(LB) Ieri, settima visita pubblica di Papa Francesco alla Curia generalizia della Compagnia di Gesù (Borgo Santo Spirito, Roma) nel giorno della solennità di sant’Ignazio di Loyola. «Un momento semplice e fraterno» lo ha definito Frédéric Fornos, gesuita e direttore internazionale della Rete Apostolato di preghiera, che ha diffuso una immagine dell’incontro tramite Twitter.
Dal 31 luglio del 2014 il Papa ha visitato questo luogo sette volte e non solo per celebraro la festa del santo fondatore della Compagnia. Tra queste visite gli archivi ricordano:
– 31 luglio 2018 – Curia/pranzo con i confratelli
– 31 luglio 2017 – Curia/pranzo con i confratelli
– 12 febbraio 2017 – Curia/pranzo con i confratelli
–  5 dicembre 2017 – Preghiera per padre S. A. Mura
– 24 luglio 2016 – Curia/pranzo con i confratelli
– 24 ottobre 2016 – Discorso alla Congregazione generale
– 31 luglio 2014 – Curia/pranzo con i confratelli
Le visite
Il 31 luglio 2017, solennità liturgica di sant’Ignazio di Loyola, Fondatore della Compagnia di Gesù, Papa Francesco fu ospite a pranzo della Curia Generalizia dei Gesuiti, a Roma, dove fu accolto dal Preposito Generale, Padre Arturo Sosa. E’ molto probabile che oggi il Santo Padre rinnovi il suo gesto che, ripetuto per quattro volte, sembra essere ormai una felice abitudine e segno del buon rapporto fra lui e la Compagnia di Gesù, nella quale entrò come novizio l’11 marzo del 1958, 60 anni fa.
Sempre l’anno scorso, il Santo Padre, la domenica 12 febbraio 2017, aveva già fatto visita, fermandosi a pranzo, alla Curia generalizia dei gesuiti in Borgo Santo Spirito (Roma) per salutare personalmente padre Adolfo Nicolás, ex Preposito generale dei gesuiti, che il giorno dopo tornava nelle Filippine come semplice missionario. Il religioso ultra 80enne era stato a capo della Compagnia di Gesù dal 2008 al 2016, quando presentò le sue dimissioni; nell’ottobre 2016 fu sostituito da padre Arturo Sosa Abascal, 70 anni, venezuelano, eletto dai 212 gesuiti di tutto il mondo riuniti a Roma per la 36.ma Congregazione generale.
Il 5 dicembre 2017 il Santo Padre Francesco si recò presso la Curia generalizia gesuita per pregare per il confrattello Salvador Angel Mura, deceduto il 2 dicembre a 84 anni nell’Ospedale san Filippo Neri. Padre Mura era stato assistente e autista di p. Bergoglio quando era il Provinciale dell’Argentina.
Domenica 24 luglio 2016 Papa Francesco pranzò con la comunità di sacerdoti gesuiti della Curia Generalizia, in occasione dell’allora vicina festa di S. Ignazio di Loyola. La visita fu anticipata perché il Papa  doveva recarsi in Polonia per chiudere la Giornata mondiale della Gioventù (GMG) a Cracovia.
Il 24 ottobre 2016 il Papa prese parte alla 36.ma Congregazione generale rivolgendo ai delegati presenti, oltre 200, un importante discorso.
Al pranzo della visita del 31 luglio 2014 erano presenti anche i sette fratelli e sorelle di P. Paolo Dall’Oglio, rapito nel 2013 in Siria. Con loro il Papa scambiò parole di apprezzamento e di conforto.
Ogni anno – da quando è stato eletto Pontefice – Papa Francesco festeggia Sant’Ignazio con i suoi confratelli. In passato ha celebrato anche la Messa in onore di Sant’Ignazio nella Chiesa del Gesù. (31 luglio 2013).


Deja un comentario

Julio 31 San Ignacio de Loyola, fundador de la Cía. de Jesús (jesuitas)

Ignacio de Loyola

Íñigo López Sánchez, quien adoptaría el nombre de Ignacio, nació en 1491 en el castillo de Loyola junto a la aldea vasca llamada Azpeitia. Fue caballero al servicio de Carlos I de España y V de Alemania, “hombre dado a las vanidades del mundo”, “con un grande y vano deseo de ganar honra” (Autobiografía, 1). Herido en 1521 por una bala de cañón cuando defendía la fortaleza de Pamplona, fue llevado al castillo de su familia y se sometió a dolorosas cirugías debido a la fractura de una pierna.

Durante su convalecencia, al no encontrar libros de caballería se dedicó a leer una vida de Cristo y las vidas de los santos.

Cuenta él mismo que “cuando pensaba en aquello del mundo, se deleitaba mucho; mas cuando después de cansado lo dejaba, hallábase seco y descontento; y cuando en ir a Jerusalén descalzo, y en no comer sino yerbas, y en hacer todos los demás rigores que veía haber hecho los santos, no solamente se consolaba cuando estaba en los tales pensamientos, mas aún después de dejado, quedaba contento y alegre”. (Autobiografía, 8). Esta experiencia lo conduciría a la conversión.

Su primera decisión fue ir a Jerusalén como peregrino. Una vez curado se dirigió a pie a la abadía benedictina de Nuestra Señora de Montserrat cercana a Barcelona. Allí, ante la imagen de María con el Niño Jesús, veló una noche entera y dejó sus armas de caballero para dirigirse a Manresa, pequeño poblado de Cataluña donde permaneció de marzo de 1522 a febrero de 1523 viviendo una experiencia de Dios que alcanzó su momento más luminoso junto al río Cardoner: “Y estando allí sentado se le empezaron a abrir los ojos del entendimiento; y no que viese alguna visión, sino entendiendo y conociendo muchas cosas, tanto de cosas espirituales, como de cosas de la fe y de letras; y esto con una ilustración tan grande, que le parecían todas las cosas nuevas”. (Autobiografía, 30). Él mismo consignaría su experiencia en el libro de los “Ejercicios Espirituales“.


Después de pasar el año 1523 en Jerusalén buscando las huellas de Jesús, a quien quería “conocer mejor, para imitarlo y seguirlo”, a su regreso se dedicó a estudiar gramática y letras en Barcelona y Alcalá. Pronto tuvo que afrontar dificultades y fue solicitado por la Inquisición en Salamanca, donde fue interrogado y declarado inocente. En febrero de 1528 llegó a París para estudiar en La Sorbona, donde en marzo de 1533 obtuvo el grado de Maestro en Artes, que según la titulación universitaria lo autorizaba para enseñar filosofía y teología. Desde entonces latinizó su nombre firmando como “Ignatius”.

En París compartió un cuarto con dos estudiantes: Pedro Fabro, de Saboya, y Francisco Javier, de Navarra, ambos con 23 años de edad. Se hicieron amigos y pronto Fabro, designado como su tutor de estudios, compartiría su deseo de llevar una vida austera en seguimiento de Cristo. Otro tanto sucedió con Javier, joven de gran ambición en quien hizo mella una frase de Jesús que le repetía Ignacio con frecuencia: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?”. (Mateo 16,26). Otros estudiantes se unieron al proyecto: el portugués Simón Rodríguez y los españoles Diego Laínez, Alfonso Salmerón y Nicolás de Bobadilla. Oraban juntos, discutían sobre la vida cristiana y hablaban de “cosas de Dios”. Ignacio les comunicaba lo que había experimentado, principalmente en Manresa, y suscitaba en ellos el deseo de buscar a Dios.

Fortalecidos por su experiencia espiritual, los siete amigos deciden lo que van a hacer: servir como sacerdotes, si es posible en Jerusalén, o si no irán a Roma para presentarse ante el Papa “a fin de que él los envíe a donde juzgue que será más favorable a la gloria de Dios y utilidad de las almas”. Se dan un año como plazo, desde cuando se encuentren en Venecia. El 15 de agosto de 1534 en París, en la capilla de Montmartre, sellan su proyecto con voto solemne en una misa presidida por Fabro, ordenado el 30 de mayo.

Ignacio enferma en 1535 y va a recuperarse en su tierra natal. La cita en Venecia se aplaza entonces para comienzos de 1537. Mientras tanto el grupo aumenta con los franceses Claudio Jay, Pascasio Broet y Juan Bautista Codure. Restablecido Ignacio, el 8 de enero de 1537 se encuentran en Venecia, donde el 24 de junio son ordenados sacerdotes los que aún no lo eran. La guerra con los turcos dificulta el viaje, y mientras esperan a embarcarse trabajan pastoralmente y se designan “Compañía de Jesús”. Desde entonces añaden a sus nombres las iniciales S.J. (Societatis Jesu, en latín).

Como no parte ningún barco se dirigen a Roma, donde se encuentran en la Pascua de 1538. Ignacio llega con Laínez y Fabro hacia mediados de noviembre de 1537. A 15 kilómetros de Roma, en la capilla de La Storta, Ignacio “sintió tal mutación en su alma y vio tan claramente que Dios Padre lo ponía con Cristo, su Hijo, que no se atrevería a dudar de esto…” (Autobiografía, 96). A sus compañeros les dijo: “He visto a Cristo con su cruz a cuestas y a su lado al Padre Eterno que le decía a su Hijo: ‘quiero que tomes a éste como servidor’, y Jesús me dijo: ‘quiero que nos sirvas’ “.

Los compañeros son recibidos por el Papa en noviembre de 1538 y se ofrecen para cualquier misión que les confíe. Y siendo de países tan diferentes, se hacen esta reflexión: “más vale que permanezcamos de tal manera unidos y ligados en un solo cuerpo, que ninguna separación física, por grande que sea, nos pueda separar”. Deciden por ello formar una nueva orden religiosa, cuya primera “Fórmula del Instituto” es sometida a la consideración de Paulo III, quien el 27 de septiembre de 1540 firma la bula o documento pontificio de aprobación. El 17 de abril de 1541, después de haber rechazado dos veces el voto unánime de sus compañeros, Ignacio acepta el cargo de Prepósito (del latín: puesto delante como guía) General. El 22 de abril los compañeros hacen votos solemnes de pobreza, castidad y obediencia, y otro voto especial de obediencia al Papa para las misiones que les confíe.

En 1541 Ignacio fija su residencia en una vieja casa situada en el centro de Roma frente a una capilla dedicada a Nuestra Señora de la Estrada. La Compañía de Jesús recibe la responsabilidad de la parroquia, e Ignacio se instala en tres pequeñas piezas cercanas al presbiterio. Su principal trabajo allí fue la redacción de las Constituciones de la Compañía de Jesús, lo cual hizo hasta su muerte, siempre en proceso de incorporar las observaciones de sus compañeros y las nuevas experiencias. Su libro de los Ejercicios Espirituales fue aprobado y recomendado por el Papa Paulo III el 31 de julio de 1548.

El 21 de julio de 1550 la Compañía de Jesús obtiene del Papa Julio III su confirmación como orden religiosa, mediante la bula aprobatoria de una segunda Fórmula del Instituto, con un texto ampliado. Las misiones se multiplican en Europa, Asia, África y América.

El Papa envía a algunos teólogos jesuitas al Concilio de Trento, convocado para tratar los puntos de discusión suscitados con motivo del cisma protestante. Ignacio funda instituciones educativas, casas para catecúmenos judíos y mahometanos, un refugio para mujeres errantes, y organiza colectas para los pobres y los prisioneros.

A comienzos de julio de 1556, una fatiga extrema lo obliga a descansar y muere al amanecer del 31 del mismo mes, a los 65 años. Al morir Ignacio, la Compañía de Jesús contaba en el mundo con 1036 jesuitas, unos sacerdotes y otros hermanos, distribuidos en 11 Provincias (circunscripciones territoriales), y con 92 casas de las que 33 correspondían a obras educativas. Fue canonizado como santo por el Papa Gregorio XV el 12 de marzo de 1622, con Francisco Javier y Teresa de Ávila. Sus restos reposan en Roma, en la Iglesia del Gesú.


Deja un comentario

Hace cinco años el secuestro del jesuita Dall’Oglio en Siria. Qué se sabe?

Surge el nombre del probable secuestrador del padre Dall’Oglio

A cinco años de su secuestro, el testimonio de quienes le vieron aquel 29 de julio y el primer periodista italiano que llegó a Raqqa para investigar sobre la desaparición del jesuita indican un nombre de un emir del llamado EI, que todavía reside en Siria

Paolo Dall’Oglio

Pubblicato il 27/07/2018
Ultima modifica il 27/07/2018 alle ore 19:13
RICCARDO CRISTIANO
ROMA

 

Hace algunos meses, después de la caída de Raqqa, capital siria del reino de las tinieblas del EI, Iyas Dehs, uno de los amigos del padre Paolo Dall’Oglio, quien le alojó y acompañó hasta que fue devorado por la oscuridad siria, finalmente ha podido narrar las últimas horas del padre Paolo antes de su secuestro en el periódico “Raqqa Post”. El próximo domingo por la noche, a las 23.30, el periodista italiano Amedeo Ricucci le dará la palabra, en ocasión del quinto aniversario del secuestro del padre Paolo, a él y a otros testigos de las últimas horas antes de su secuestro en el documental titulado “Abuna” (Nuestro Padre, en árabe) que, filmado entre Roma y Raqqa, es un viaje por esta ciudad espectral, en gran parte todavía destrozada. Son sorprendentes las imágenes de una fosa a la que habrían sido arrojados los cuerpos de dos mil víctimas, entre los cuales seguramente también había algunos prisioneros del EI. El objetivo de Amedeo Ricucci llegó allí después de haber hecho varias tomas de los escombros de la ciudad y también llegó al sitio en donde se encontraba el cuartel general del EI, que, cuando Dall’Oglio fue secuestrado era la sede de diferentes formaciones yihadistas que todavía no se habían unido al llamado Estado Islámico.

 

Gracias a sus encuentros con algunos supervivientes y con las actuales autoridades de Raqqa, Ricucci pudo confirmar que el hombre con el que el padre Paolo habría hablado todavía está vivo, en esos días estaba detenido por las autoridades de Raqqa. Se trata de Abd al-Rahman al Faysal Abu Faysal, que se convirtió en uno de los hombres clave del EI. Si uno busca su nombre en internet, se pueden leer noticias de junio, cuando algunos activistas se refirieron a su liberación. Las autoridades de Raqqa ahora tienen enormes dificultades para administrar la ciudad. Ricucci habló directamente con algunos representantes de las autoridades sobre este personaje, pero no pudo entrevistarle. Al saberlo, Vatican Insider pidió noticias a las autoridades kurdas de Royava, que, después de haberse informado, refirieron que los detenidos interrogados, desgraciadamente, no recuerdan los hechos de 2013 ni el nombre del padre Paolo. Por el contrario, en el documental muchos ciudadanos le recuerdan, y una chica, con el velo, describe las manifestaciones que hubo en la ciudad para pedir su liberación, y los vibrantes coros de tantos manifestantes en contra del EI.

 

Entonces, sería importante lograr hablar con Abd al-Rahman al Faysal Abu Faysal, frecuente huésped de la estructura penitenciaria al Mansour. Según ha podido saber Vatican Insider en la actualidad estaría nuevamente en libertad, después de un reciente arresto. Probablemente esté todavía bajo vigilancia; él podría conocer la verdad sobre lo que sucedió hace cinco años, pues aquel 29 de julio de 2013 habría estado presente en la estructura a la que se dirigió el padre Paolo.

 

Iyas Dhes, el amigo de Dall’Oglio que le acompañó el 29 de julio de 2013 hasta el último minuto, fue entrevistado por Ricucci y en el largo artículo-testimonio que publicó el “Raqqa Post” recuerda el amor del jesuita por los sirios, su derecho a la libertad y a la construcción de una sociedad basada en una ciudadanía igual para todos. Una vez dijo: «Coloreada de islam, así como la nuestra está coloreada de raíces cristianas». Habían pasado más de cuatro años desde el secuestro del padre Paolo, una desaparición a la que siguieron muchas noticias contradictorias, cuando Iyas escribió: «El padre Paolo se dirigió a la ciudad de Raqqa después de su liberación en 2013 y, durante su visita, pudo encontrarse con muchos activistas y ciudadanos comunes con los que se sentaba en las calles y en los bares, hablando y escuchando».

 

Su objetivo principal, prosigue la narración, era hablar sobre el destino de los cristianos después del aumento del poder del EI, un futuro que le alarmaba particularmente, y tratar de liberar a algunos activistas secuestrados, como Firas Alhaj Saleh. Es un joven activista sirio, laico de familia musulmana, que se había convertido en un miembro del órgano del auto-gobierno ciudadano que, cuando Raqqa estaba “sitiada” por tantísimos refugiados, se activó inmediatamente para reunir fondos a favor de todos ellos y organizar la asistencia necesaria. Surge de esta manera una primera circunstancia relevante: uno de los principales opositores al régimen de Assad, alma de las protestas en Raqqa, primera de las ciudades sirias que se libró del control del régimen de Damasco, fue secuestrado por el EI apenas pudo hacerlo.

 

La familia de Iyas Dhes alojó al padre Paolo hasta el momento de su secuestro. Era el mes del Ramadán, y el sacerdote decidió ayunar también, para rezar por la paz y la libertad con los sirios. «Me acuerdo del primer día que llegó a nuestra casa. Preguntó dónde estaba la patrona de la casa. Y salió mi madre, le saludó y él le preguntó si ayunaba. Ella respondió: “Claro que sí”. Después salió y volvió media hora más tarde llevando una bolsa con dulces que le regaló a mi madre». Regalar dulces durante el Ramadán es una costumbre muy extendida, pues quien los recibe puede comérselos después del anochecer, cuando se interrumpe el ayuno hasta el alba siguiente. «El 28 de julio de 2013, el padre Paolo fue a la sede central del EI en el palacio del gobernatorado y pidió poder reunirse con un responsable o con un emir. Hubo una discusión a la entrada con los guardias, uno de ellos le dijo que volviera por la noche, porque se habría podido reunir con un emir. Entonces volvió por la noche y le dijeron que volviera a pasar de nuevo al día siguiente después de las 13. A pesar de que le recomendábamos insistentemente que no fuera, se dirigió al encuentro porque quería ayudar a la gente y creía profundamente en lo que hacía. El 29 de julio de 2013, el día de su secuestro, estaba en nuestra casa, y le pidió a mi padre que diera la noticia si no volvía después de tres días. Le deseamos que no le sucediera nada. Nunca olvidaré su mirada mientras nos saludaba; sentía que tenía miedo, pero no sabía que habría sido la última vez que le habría visto. Ese día se estaba preparando un almuerzo en la casa, de los que se preparan en honor de un miembro de la familia. Era en su honor».

 

El padre Paolo Dall’Oglio, pues, se preparaba, dominando el ansia y el temor, a una situación sobre la que sabía ya todo. «Caminaba solo, sin decir ni una palabra. Después se detuvo frente a la puerta y yo y mi padre nos despedimos. Luego subió al vehículo con el doctor Mohamed al-Haj Salih, que le acompañó, y, antes de llegar, el padre Paolo le rogó que se fuera; temía que el EI habría podido hacerle daño. El padre Paolo se dirigió hacia la sede del EI y desde entonces no hemos sabido nada más de él. Después de una ausencia de tres horas, las personas reunidas decidieron enviar a dos de ellas para pedir información en la sede del EI. Efectivamente, fuimos Qussay al-Huwaidi y yo. Al llegar a la puerta pedimos un encuentro con el emir de la organización. Nos condujeron al subterráneo, en donde nos sentamos en un corredor a esperar. Después de cinco minutos llegó una persona, creo que era el emir del frente oriental, llevaba un cinturón con explosivos e iba en compañía de otras personas que nos apuntaban sus armas. Le preguntamos al emir: “¿Vino aquí una persona llamada Paolo y luego desapareció?”. El emir nos respondió que no le había visto y que no sabía nada de él. Entonces no podíamos más que volver a casa desilusionados. No esperamos tres días y denunciamos inmediatamente el secuestro del padre Paolo. La desaparición de este hombre noble era y sigue siendo una gran pérdida para la revolución y para todo el pueblo sirio, un hombre que trataba de sembrar el amor entre las personas para que se ayuden los unos a los otros».

 

La madeja de rumores sobre su inmediato asesinato o sobre su prisión en una presa del Éufrates no merece atención. Intereses, protagonismos, despistes, son pan cotidiano en estas circunstancias. Lo que cuenta es afirmar que el hombre que se encontraba a donde se dirigió el padre Dall’Oglio pero que niega haberle visto, haber sabido que pedía la liberación de los rehenes y hablar sobre el futuro de los cristianos pocas horas después de la destrucción de una iglesia, está vivo y se encuentra en Raqqa. Su nombre y su fotografía han sido confirmados por quienes le conocen. ¿Él sabe algo? Los que pueden, deberían interrogarle. Claro, con base en la narración de los compañeros de viaje del padre Paolo, podría subsistir, por lo menos, teóricamente, la posibilidad de que alguien hubiera secuestrado al jesuita romano mientras recorría los últimos metros hacia ese tétrico edificio, obligándole a subirse a un automóvil. Pero parece una hipótesis bastante inverosímil.

 

Las nuevas noticias sobre el padre Paolo no se agotan con su secuestro. Su testimonio siempre ofrece nuevos puntos de increíble actualidad, a pesar del silencio de estos cinco años. Y no son ni las cámaras ni los periodistas los que los ofrecen, sino el cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Siria. Durante una conferencia en la Pontificia Universidad Gregoriana indicó que el 7 de marzo de 2013, pocos meses antes de ser secuestrado, el padre Paolo Dall’Oglio, según un artículo del principal periódico cristiano de Líbano (“L’Orient Le Jour”), afirmó: «Si los cristianos apoyan al régimen (de Assad) porque tienen miedo del islamismo, abandonarán en masa el país. Es lo que sucedió en Irak, y lo que sucederá en Siria si no se encuentra una solución. Y es lo que también se verificará en Líbano. Los cristianos del Medio Oriente ya no saben por qué Dios los mandó a vivir con los musulmanes. Cuando uno no encuentra una respuesta a esto, entonces uno se va, deja el país. La suya debe ser una respuesta espiritual, no solo social o económica».

 

Estas palabras indican que la perspectiva de la ciudadanía, central en muchos documentos pontificios y también en el discurso que pronunció en Bari el Papa Francisco, es la única que da nuevamente un sentido profundo a la presencia cristiana en estas tierras, convirtiéndolas en una ventana que se abre al mundo y, por lo tanto, un precioso instrumento de paz.

 


Deja un comentario

Masacre de los jesuitas de El Salvador: se sabrà por fin toda la verdad?

Masacre de los jesuitas; la UCA pide reabrir el caso

La Universidad Católica de El Salvador: “La Justicia todavía no aclaró quiénes fueron los autores intelectuales del crimen”

La procesión de los “farolitos” dentro de la UCA, que todos los años recuerda la masacre

59
0
Pubblicato il 24/12/2017
Ultima modifica il 24/12/2017 alle ore 10:56
ALVER METALLI

Veintiocho años después de los hechos, y a poco más de un año de que se declare inconstitucional, y por ende quede derogada, la ley que concede la amnistía a los crímenes cometidos antes de enero de 1992, fecha del acuerdo de paz con la guerrilla, la masacre de los jesuitas salvadoreños, ocurrida en noviembre de 1989, volvió del limbo al que había sido confinada. O por lo menos eso es lo que solicitan las autoridades de la Universidad donde se cometieron los asesinatos, “ante la pasividad de los distintos órganos del Estado” – afirma el último editorial de la revista del ateneo – e hicieron saber que habían presentado una solicitud ante el Juzgado Tercero de Paz de San Salvador “para que se reabra el Caso Jesuitas a fin de reanudar el proceso judicial contra los autores intelectuales del crimen”.

 

Los responsables de esta iniciativa son el jesuita Andreu Oliva, rector de la UCA, el director del Instituto de Derechos Humanos (Idhuca) de la misma Universidad, padre José María Tojeira, y el abogado del Idhuca Arnau Baulenas. Este último explicó que el juicio que se pide reabrir “es el que se truncó en el año 2000, cuando se sobreseyó el caso, a pesar de tratarse de un crimen de lesa humanidad”. Baulenas aclaró que en el escrito que acaba de presentar no se dan nombres. “Al reabrirse el caso, se procedería a presentar las pruebas documentales, testimoniales y periciales pertinentes, para corroborar y hacer efectiva la acción judicial contra quienes planificaron y ordenaron el asesinato de Elba y Celina Ramos y los seis jesuitas”.

 

Como es sabido, la masacre ocurrió en las primeras horas del día 16 de noviembre de 1989, cuando un comando de las Fuerzas Armadas salvadoreñas penetró en el campus de la Universidad y asesinó al rector, el español Ignacio Ellacuría, junto con otras siete personas. El “escuadrón de la muerte” irrumpió en el Centro pastoral del ateneo, rastrilló a todos los que se encontraban allí en aquel momento y los fusiló acostados boca abajo en el piso, sin dejar testigos. Los otros cinco sacerdotes asesinados eran los españoles Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró, y el salvadoreño Joaquín López. Mataron también a la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina de 16 años, ambas salvadoreñas.

 

El padre José María Tojeira, jesuita y ex rector de la UCA, explicó por su parte que en esta presentación se excluyeron los autores materiales, porque si bien fueron procesados en “una farsa de juicio”, considera que en ese caso “sí hubo verdad, y, de alguna manera, justicia”. En efecto, es sabido que la matanza la llevó a cabo un comando de militares del batallón antiguerrillero Atlacatl y que la razón por la cual se había tomado esa decisión era eliminar las presuntas mentes pensantes del movimiento insurreccional que se estaba preparando. Por los asesinatos de la UCA, un coronel, dos tenientes, un subteniente y cinco soldados fueron procesados en 1991, siete de ellos resultaron absueltos y los dos condenados quedaron en libertad cuando se aprobó la ley de amnistía, poco tiempo después.

 

No ocurrió lo mismo con los autores intelectuales, que en opinión de José María Tojeira “siguen siendo encubiertos”.

 

“Sencillamente todavía no conocemos toda la verdad”, insiste a Tierras de América el rector actual de la UCA, Andreu Oliva. “Todavía queda una nebulosa que cubre los hechos. Quién dio la orden, por qué lo hizo, cómo se planificó el asesinato. Resulta muy evidente que toda la operación estuvo muy bien planificada y organizada. Tenemos elementos suficientes para saber que varios grupos del Ejército dieron cobertura a la ejecución de la masacre formando círculos concéntricos alrededor de la Universidad, para que no pudiera entrar o salir alguien que no debía entrar o salir”.

 

En diversas oportunidades Andreu Oliva se refirió también al perdón para los autores en nombre de sus hermanos jesuitas y de toda la Universidad Centroamericana. “Justicia y misericordia no se contradicen. La justicia es que se conozca la verdad de los hechos y que civilmente se pueda aplicar a los responsables lo que establecen las leyes. El perdón se da explícitamente si uno sabe a quién está perdonando y por qué. No hay ningún rencor en nosotros, nosotros hemos perdonado, no tenemos ningún deseo de venganza. Queremos saber quiénes son los responsables de la muerte de nuestros hermanos y por qué los mataron de la manera como lo hicieron. En estos años hubo investigaciones formales e informales, y una abundante acumulación de elementos. Lo único que hace falta es un juez que vaya hasta el fondo. Y tal vez los mismos autores de la masacre tengan el coraje de contar cómo fue y de pedir perdón a la Iglesia, a la sociedad y al mundo”.

 

Del blog Terre d’America