Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Presente y futuro de la Iglesia. Un importante artículo de Javier Elzo.

Un papa que molesta mucho

 

“Los ataques estadounidenses contra mí son un honor”, debió declarar el Papa Francisco, en el avión que lo llevaba a Mozambique el pasado 4 de septiembre. Y añadió con una sonrisa, según la agencia AFP, “esto es una bomba”, cuando el periodista de “La Croix”, Nicolas Senèze, le entregó el librotitulado, en traducción al castellano, “Cómo Estados Unidos quiere cambiar de papa” (Bayard, París, 2019, 276 p.)
La tesis central del libro puede resumirse así, en palabras del propio autor: “al darse cuenta de que no van a poder cambiar los mensajes del Papa (ni lograr que dimita), deciden cambiar … de papa” (p. 208). Los que así deciden son los nuevos amos de la Iglesia de EE.UU, los laicos conservadores multimillonarios americanos, primera fuente financiera del Vaticano de siemprey, que ahora, arruinadas las diócesis americanas por los costes de los abusos sexuales del clero, estos laicos multimillonarios tienen más poder en esas diócesis que los propios obispos.Reprochan al papa Francisco, básicamente, su rechazo a la mera ética de la prosperidad y su condena al dios Dinero.

 

Primero intentaron cambiar a Francisco con mil tretas, siendo la mayor, la del Informe Viganò, que el autor etiqueta como “el putsch”. Viganò, que fue nuncio en EE.UU, pidió, entre otras cosas, la dimisión de Francisco quien respondió a este ataque, apelando a los periodistas (en el vuelo de vuelta de un viaje a Irlanda cuando se divulgó el Informe Viganò) que valoraran el Informe según su propio criterio de periodistas. No dijo más y no dimitió.

Fracasado el putsch,los multimillonarios americanos, deciden Intervenir,mafiosamente, en el desarrollo del nuevo cónclave.A tal fin, van a conformar, desde septiembre de 2019 hasta 2020, un Dossier de cada uno de los cardenales electores de un eventual próximo cónclave, indicando, entre otros aspectos, su nivel de implicación en los abusos sexuales (la misma excusa que utilizó Viganò para pedir la dimisión de Francisco, aunque a ellos lo que les preocupa es la crítica de Francisco a la divinización del dinero). Así los comportamientos de cada cardenal, según un baremo creado “ad hoc”, serían calificados como de “grave culpabilidad”, “acusaciones creíbles de culpabilidad” ,….”sin reproche”.

Todo este montaje lleva la etiqueta de “Red Hat Report ” (Informe Sombrero Rojo), en el que ya trabajan 40 investigadores (periodistas, observadores eméritos del Vaticano, antiguos agentes del FBI., etc.). Para el primer año ya dispondrían de más de un millón de dólares.Uno de sus objetivos consistiría en modificar los contenidos de los cardenales en Wikipedia, pues, a lo que parece, en anteriores conclaves los consultaron los cardenales para saber algo más unos de otros. El autor del libro, Nicolás Senèze,  transcribe, de la carta enviada a los multimillonarios por el coordinador de “Red Hat Report”, este significativo párrafo, referido al cardenal Parolin, para algunosun posible sucesor de Francisco: “la página Wikipedia del muy corrompido (sic) secretario de Estado del Vaticano, actualmente es muy clemente, no incluyendo relación alguna con un escándalo, pese al hecho de que ha sido asociado, en varias ocasiones (resic), con escándalos bancarios, y ha sido citado en la carta de Viganò”. Y añade, “nosotros podemos cambiar esto” de tal suerte que el cardenal Parolin,”sea reconocido en el mundo entero como una vergüenza para la Iglesia”. Poco importa, añade Senèze, que “Parolin nunca haya sido relacionado con escándalo financiero alguno; lo importante aquí será la acusación, por muy gratuita que sea” concluye. (Ver las páginas 252-258).

 

Obviamente en la iglesia, hay personas y colectivos que tratan de contrarrestar esta situación. Por ejemplo, el director del portal de información religiosa más seguido en castellano, “Religión Digital”, titula el domingo 6 de octubre de 2019, su crónica tras el consistorio en el que se les impuso el birrete a los nuevos cardenales, de este modo: “Bergoglio ata su sucesión con nuevos cardenales de frontera”, al que añade este subtitular “A expensas de lo que decida el Espíritu Santo, la primavera francisquista seguirá floreciendo tras la marcha o la eventual renuncia de su hacedor”. Añade que “con los nuevos cardenales, Francisco asegura su sucesión, porque el pueblo santo de Dios no aceptaría un ‘Papa a contrario’”. Además, la mayoría del colegio cardenalicio es ya bergogliana. En números concretos: 67 de 120, aunque apela a continuación al Espíritu Santo.

Y tiene razón en hacerlo, pues, al menos a mí, se me antoja que el Espíritu Santoes del todo punto imprevisible a la hora de elegir un papa, pues la historia nos ha mostrado que han sido escogidos papas en los que resulta particularmente difícil ver, en su elección,su divina mano. Acérquense, por ejemplo, a la figura del valenciano de los Borgia, el papa Alejandro VI, simplemente mirando en Wikipedia. ¿En que estaría pensando el Espíritu Santo en su elección en 1492? Quizá, mirando ya a América, se despistó.

Pues esta proporción de bergoglianos en el cónclave no asegura, en absoluto, que el próximo papa vaya a ser un continuador de sus planteamientos. En la elección de los papas que he conocido en mi vida ha habido de todo. Nada hacía pensar que a un hierático Pio XII iba a suceder el bonachón Juan XXIII, aunque era previsible que a él le sucediera Pablo VI. Pero tras Pablo VI sucede lo más llamativo. Eligen a otro bonachón sonriente, Juan Pablo I, pero tras su fallecimiento33 días después, los mismos cardenales que le eligieron, un mes después se decantan, tras varios días de discusión, por Juan Pablo II, cuyo perfil en nada se parecía a su predecesor, Juan Pablo I. Insisto en este hecho: los mismos cardenales, con un mes de diferencia eligen dos papas, antitéticos, con tesis vitales bien diferentes. Yo no me atrevo a apelar al Espíritu Santo para explicarlo, pero no puedo no constatar que un centenar de cardenales, la inmensa mayoría de edad muy avanzada, y su vida ya hecha, deciden, en su alma y conciencia, mediante voto secreto, hacer papa a dos figuras tan distintas. Esta forma de elegir papa se aparece muy anacrónica y, claramente perfectible, cierto, pero, dejados a ellos solos, encerrados sin móviles, unos ancianos, tienen una libertad de elección tal, que todos los intentos de Red Hat Report, así como el hecho de haber sido nombrado cardenal por el papa difunto o dimitido (como en el caso de Benedicto XVI), pueden quedar en agua de borrajas.

 

Aunque las consecuencias de la elección son enormes.No solamente para los católicos sino también para el común de los mortales, incluso en nuestra era secular. Recuérdese que a Juan Pablo II quisieron asesinarlo a balazos, Benedicto, en parte con fuego amigo, dimitió y ahora los multimillonarios americanos, y algunos más (Salvini, Bonosaro, Trump y compañía) persiguen que Francisco no sea más que un accidente momentáneo. Y no quiero acordarme de algunos que se dicen seguidores del papa Benedicto y lo tachan de hereje.

La Iglesia, es divina, según la fe, y humana según la razón, lo que la mera observación avala. Esta razón y observación me llevan diciendo desde hace más de dos décadas que el ejercicio del poder de los papas (y el de los obispos), debiera tener un límite en el tiempo: ocho o diez años, sin reenganche posible. Pero, aunque hombre, yo no soy más que un simple laico, sin voz en el capítulo, aunque quiero aportar mi granito de arena.

Xxxx

 

Pero el libro de Senèze, además de la información central y básica arriba mostrada, ofrece otras informaciones sumamente interesantes que me limito a enumerar, pues muchas, si no todas, requieren tratamiento propio.
El peso gigantesco del dinero en la Iglesia americana que se traslada a la iglesia universal al ser el primer portador del óbolo de San Pedro; la doble moral hacia la sexualidad: de un puritanismo que origina el”#MeToo”(olvidando la glorificación del rechazo a toda limitación sexual de los 60 del siglo pasado bajo el eslogan de “haz el amor y no la guerra”)y los cursos de abstención sexual en la escuela, al mismo tiempo que son los que elaboran la mayor industria del porno y son los que en mayor la utilizan en el planeta; la obsesión por el aborto y la eutanasia junto a la mayoritaria defensa de la pena de muerte, la venta de armas y los infamantes controles de emigrantes en las fronteras; los manejos para controlar el poder judicial (aunque de eso sabemos mucho en España); la extraordinaria importancia de lo sexual, particularmente la homosexualidad, en la guerra sucia en el interior de la Iglesia católica, no solamente en la americana; la hipócrita utilización de los abusos del clero a los menores para atacar al papa y a sus planteamientos en la ética social; el interesantísimo capítulo 7 del libro sobre el desbloqueo de las relaciones del Vaticano con China; los movimientos en la sombra del cardenal McCarrick y el nuncio Viganò, y un luminoso último capítulo, a modo de epílogo, “la fuerza del silencio” del Papa Francisco.

No quiero cerrar estas líneas, que no concluir, tras la lectura de este más que interesante libro, sin subrayar una idea que, cada vez con más insistencia, aflora en mi mente: por qué la doctrina oficial de la Iglesia católica está tan cerrada al sexo como placer, incluso a la relación sexual, horizontal y consentida, entre adultos sin otra contrapartida que la libre, espontanea e igualitaria apertura de su cuerpo y su mente ala del partenaire, libremente escogido o aceptado. ¿Por qué ese rechazo, esa sospecha, al coito libre entre adultos libres?

 

Donostia San Sebastián 12 de octubre de 2019

Javier Elzo


Deja un comentario

Sobre el Papa y la Iglesia. Andrea Riccardi

“Papa Francesco continua la lotta contro chi mina l’unità della Chiesa”

Intervista con Andrea Riccardi, storico del Cristianesimo e fondatore della Comunità di Sant’Egidio

Andrea Riccardi, storico del Cristianesimo e fondatore della Comunità di Sant’Egidio

CITTÀ DEL VATICANO. A Bergoglio non interessa costruire una maggioranza «elettorale» per un «Francesco II», ma assicurare l’attenzione della Chiesa che verrà ai temi-chiave del pontificato. Per garantire cura delle periferie e dialogo col mondo. E con il Sinodo sull’Amazzonia il Papa punta a «portare l’uomo a uno stato di fratello tra i fratelli, corresponsabile dell’umanità». Parola di Andrea Riccardi, storico del Cristianesimo e fondatore della Comunità di Sant’Egidio.

Professore, i cardinali elettori di nomina bergogliana sono diventati maggioranza assoluta: che cosa significa?

«Francesco non vuole determinare il suo successore, ma avviare dei processi attorno ai grandi temi che reputa decisivi».

Come definirebbe il Concistoro di ieri?«Un “libro” da leggere. Con tante materie».

Qualche esempio?

«Il dialogo interreligioso, rappresentato non da professori ma da due missionari, Ayuso e Fitzgerald. La comunicazione del Vangelo in mezzo alla gente, identificabile in Zuppi. L’Asia, con l’arcivescovo di Jakarta. Con il presule di Kinshasa c’è il cuore dell’Africa minacciata dalle sette. Con Hollerich, arcivescovo del Lussemburgo, c’è il richiamo al valore dell’Europa».

Quale ruolo dovranno avere i nuovi cardinali?

«Sono chiamati a portare avanti questi concetti nella Chiesa che verrà. Il Papa non punta a costruire una maggioranza per un Francesco II, ma garantire che ci siano uomini rivestiti di autorità che trasmettano le sensibilità di questo pontificato».

Oggi inizia il Sinodo sull’Amazzonia: perché è importante?

«È il percorso avviato dalla “Laudato si’”, che non è un’enciclica verde, ma sociale: l’ecologia è la grande questione sociale dei nostri tempi. I problemi dell’ambiente producono miseria e divisioni nel mondo».

Ma perché l’Amazzonia?

«Quella sulla regione panamazzonica è una prospettiva in cui si trovano vicende universali come ecologia, povertà, evangelizzazione, giustizia. Papa Francesco ha una visione globale dell’uomo».

Che cosa vuol dire?

«L’Enciclica dice in sostanza che “tutto è connesso”: dal bambino nel seno di sua madre, ai bisogni di chi vive di stenti, alle disfunzioni della “madre terra”. Realtà calpestate da un uomo che si fa dio e padrone assoluto: così sta costruendo per gli altri un futuro di “prigioni”, e allo stesso tempo imprigiona anche se stesso».

Qual è l’obiettivo del Papa?

«Propone una liberazione dell’uomo di ogni tempo dalla corazza dell’uomo-padrone, per ricondurlo allo stato di fratello tra i fratelli, corresponsabile dell’umanità e della creazione».

Gli attacchi contro Bergoglio sono i più duri che subisce un papa dell’epoca moderna?

«No. Paolo VI è stato ferocemente contestato. Così come Giovanni Paolo II, anche irriso per la sua nazionalità polacca. Ogni pontefice è stato criticato, anche Benedetto XVI: le reazioni ad alcuni suoi interventi furono molto pesanti».

Quali sono le caratteristiche delle manovre contro Bergoglio?

«La diffusione attraverso i social network, che rappresenta il soggettivismo, ossia “io mi alzo e critico”; e spesso si tratta di un soggettivismo organizzato. Poi, il contributo di prelati schierati apertamente contro il Papa: così si rompe quel vincolo che ha tenuto unita la Chiesa».

Gli scandali finanziari possono indebolire lo spirito riformatore di Francesco?

«No. La chiamata di Pignatone alla presidenza del Tribunale vaticano conferma la lotta in atto contro la corruzione. Bergoglio fa sul serio».


Deja un comentario

Misa de inauguración del Sínodo presidida por el Papa

Apertura del Sínodo. El Papa recuerda que el Evangelio no se impone, se ofrece

El Papa preside la Santa Misa de apertura del Sínodo para la Amazonía, condena las colonizaciones, pero también recuerda a todos los misioneros que han dado la vida en defensa de la región.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Esta mañana el Papa Francisco ha lanzado un mensaje claro y directo a todos los Obispos que participarán en el Sínodo para la Amazonía: “somos obispos porque hemos recibido un don de Dios” y sin embargo, muchas veces el don de Dios “no ha sido ofrecido sino impuesto” y “ha habido colonización en vez de evangelización”. Con estas palabras el Papa Francisco arrancaba su homilía durante la Santa Misa de apertura del Sínodo para la Amazonía en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Reavivar el don de Dios con humildad

Citando a Timoteo cuando dice: «Te recuerdo que reavives el don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos», Francisco ha continuado recordándoles que han recibido un Don “para ser dones”, y este Don “no se compra, no se cambia y no se vende: se recibe y se regala” pero si se aprovechan de él, “dejan de ser pastores y se convierten en funcionarios”. Es por ello que no se deben olvidar del término «siervos inútiles» expresado en el Evangelio; “una expresión – dice el Papa – que también puede significar «siervos sin beneficio»”, es decir, “que no nos esforzamos para conseguir algo útil para nosotros, sino que gratuitamente damos porque lo hemos recibido gratis”.

No a la pastoral de mantenimiento

Por otro lado, el Pontífice les ha expresado que para ser fieles a su misión, deben recordar las palabras de San Pablo cuando habla de “reavivar el Don”. Para el Papa Francisco, “reavivar” es “dar vida al fuego”, y esto significa que “el Don que han recibido es un fuego que no se alimenta por sí solo”, muere si no se mantiene vivo y si los obispos limitan sus días a una pastoral de “mantenimiento” para los que ya conocen el Evangelio de Cristo, “el don desaparece, sofocado por las cenizas de los temores y por la preocupación de defender el status quo”.

Ofrecer en vez de imponer

Hablando de este “fuego que reaviva el Don”, Francisco asegura que es “el Espíritu Santo” y no es un espíritu “cobarde”, sino “de prudencia”. En este sentido, el Papa ha aclarado que la palabra prudencia no se debe confundir con la timidez o el temor, si no que “es la virtud del pastor, que, para servir con sabiduría, sabe discernir, sensible a la novedad del Espíritu”. Además, este “fuego de Dios” no es un fuego “que se extiende y devora”, pues “cuando los pueblos y las culturas se devoran sin amor y sin respeto – dice el Papa – no es el fuego de Dios, sino del mundo”. Y es aquí cuando el Papa ha condenado todas las veces que este Don de Dios “no ha sido ofrecido sino impuesto”, y todas esas veces que “ha habido colonización en vez de evangelización”.

El Evangelio debe ser vivido y sufrido hasta el martirio

“No te avergüences del testimonio” recuerda el Papa que dijo San Pablo e invita a los Obispos a testimoniar pero también a “sufrir y vivir por el Evangelio”: “Anunciar el Evangelio es vivir el ofrecimiento, es testimoniar hasta el final, es hacerse todo para todos, es amar hasta el martirio”.  En este sentido, el Papa se ha parado un momento para agradecer a Dios por todos los “cardenales mártires” que han probado, en la vida, la cruz del martirio.

Al final de su Homilía, Francisco ha pedido a los Obispos que comiencen “mirando a Jesús Crucificado” porque desde allí “ha brotado el don que nos ha generado; desde allí ha sido infundido el Espíritu Santo que renueva”. “Muchos hermanos y hermanas en Amazonia llevan cruces pesadas y esperan la consolación liberadora del Evangelio y la caricia de amor de la Iglesia y es por ellos y con ellos que debemos caminar juntos” ha puntualizado. Antes de concluir, el Papa ha querido recordar al cardenal Hummes, quien siempre acude a los cementerios de la región para buscar la tumba de los misioneros, agradeciéndole este gesto. “Este Sínodo también es para ellos, para aquellos que están dando sus vidas ahora, para aquellos que han dedicado la propia vida” ha concluido.


Deja un comentario

Hostilidad actual al Papa Francisco, por Víctor Codina S.J.

LOS OPOSITORES A LA IGLESIA DE FRANCISCO

Víctor Codina. No es la primera vez ni es extraño que en la Iglesia haya grupos discrepantes y opositores, desde Pablo que se enfrentó a Cefas-Pedro en Antioquía (Gal 2,14) hasta nuestros días.

Los hubo desde los primeros concilios hasta los dos últimos. En el concilio Vaticano I (1870) un grupo de obispos y de teólogos estaban en contra de la definición de la infalibilidad pontificia. Algunos no aceptaron el concilio y se separaron de Roma, dando lugar a los llamados Vétero-católicos. Otros, sin abandonar la Iglesia, no quisieron participar ni asistir a la última votación conciliar sobre la infalibilidad y alguno de ellos estaba tan enojado que lanzó todos los documentos conciliares al río Tíber.

En tiempos de Pío XII, cuando en 1950 el papa publicó la encíclica Humani generis contra la llamada Nouvelle théologie, fueron destituidos de sus cátedras algunos teólogos jesuitas de Fourvière-Lyon como Henri de Lubac y Jean Daniélou y algunos teólogos dominicos de Le Saulchoir-París, como Yves Congar y Dominique Chénu. Luego todos ellos fueron nombrados peritos teológicos por Juan XXIII en el Vaticano II.

En el Vaticano II surgió una fuerte oposición liderada por el obispo francés Marcel Lefèbvre que rechazó el concilio el Vaticano II por considerarlo neomodernista y neoprotestante y acabó siendo excomulgado por Juan Pablo II en 1988, cuando comenzó a ordenar obispos al margen de Roma para su Fraternidad de San Pío X.

Pablo VI, luego de su encíclica Humanae vitae de1968 sobre el control de natalidad, fue respetuosamente contestado por numerosas conferencias episcopales que, sin negar los valores del contenido de la encíclica, pedían una mayor complementación y matización.

Durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI más de 100 teólogos fueron cuestionados, amonestados, obligados a guardar silencio, algunos destituidos de sus cátedras y uno incluso excomulgado.

Valga este preámbulo histórico para no sorprendernos de que también hoy, ante la nueva imagen de Iglesia que propone Francisco, hayan surgido voces discordantes y críticas fuertemente opositoras a su pontificado.

A través del vaivén de la historia deducimos que el tipo y orientación de la oposición siempre depende del momento histórico que se vive: son voces progresistas y proféticas en momentos de la clásica cristiandad o neocristiandad y voces reaccionarias, fundamentalistas y conservadoras en momentos de una reforma eclesial que desea volver a las fuentes evangélicas y al estilo de Jesús.

Las críticas a Francisco

Actualmente hay un fuerte grupo opositor a la Iglesia de Francisco: laicos, teólogos, obispos y cardenales que desearían su dimisión o su pronta desaparición y esperan un nuevo cónclave para cambiar el rumbo de la Iglesia actual.

No queremos hacer aquí una investigación socio-histórica ni menos aún un show mediático, tipo western, entre buenos y malos, por esto preferimos no citar los nombres y apellidos de los opositores que hoy están “despellejando vivo” a Francisco, sino más bien detectar cuáles son las líneas teológicas de fondo que subyacen a esta oposición sistemática a Francisco, saber cuál es el tema de la polémica.

Las críticas a Francisco tienen dos dimensiones, una teológica y otra más bien socio-política, aunque, como veremos luego, muchas veces ambas líneas confluyen.

1. Crítica teológica

La crítica teológica parte de la convicción de que Francisco no es teólogo, sino que viene del Sur, del fin del mundo y que esta falta de profesionalidad teológica explica sus imprecisiones e incluso sus errores doctrinales.

Se contrasta esta falta de profesionalidad teológica de Francisco con la competencia académica de Juan Pablo II y, naturalmente, de Josef Ratzinger-Benedicto XVI.

Esta falta de teología de Francisco explicaría sus peligrosas afirmaciones sobre la misericordia de Dios en El rosto de la misericordia (MV), su tendencia filo-comunista hacia los pobres y movimientos populares y la piedad popular como lugar teológico en La alegría del evangelio (EG 197-201); su falta de teología moral al abrir la puerta a los sacramentos de la penitencia y eucaristía, en algunos casos y previo discernimiento personal y eclesial, a las parejas de matrimonios católicos separados vueltos a casar, según aparece en una nota del capítulo octavo de La alegría del amor (AL 305,nota 351); su poca competencia científica y ecológica se manifiesta en su encíclica sobre el cuidado de la casa común (Laudato si´); y escandaliza su excesivo énfasis en la misericordia divina (Misericordiae vultus), que abarata la gracia y la cruz de Jesús.

Ante esta acusación quisiera recordar una afirmación clásica de Tomás de Aquino que distingue entre la cátedra magisterial, propia de los teólogos profesores de las universidades y la cátedra pastoral que corresponde a los obispos y pastores de la Iglesia[1]. Newman retoma esta tradición afirmando que aunque a veces puede haber tensión entre ambas cátedras, finalmente hay convergencia entre ellas.

Esta distinción se aplica a Francisco que, aunque como jesuita Padre Jorge Mario Bergoglio había estudiado y enseñado teología pastoral en San Miguel de Buenos Aires, ahora sus pronunciamientos pertenecen a la cátedra pastoral del obispo de Roma. No pretende sentar cátedra de teólogo sino de pastor. Como se ha dicho con un cierto humor, hay que  pasar del Bergoglio de la historia al Francisco de la fe.

Lo que en el fondo molesta a sus detractores es que su teología parta de la realidad, de la realidad de la injusticia, pobreza y destrucción de la naturaleza y de la realidad del clericalismo eclesial.

No molesta que abrace a niños y enfermos pero sí molesta que visite Lampedusa y campos de refugiados y migrantes como Lesbos, molesta que diga que no hay que construir muros contra los refugiados sino puentes de diálogo y hospitalidad; molesta que, siguiendo a Juan XXII, diga que la Iglesia ha de ser pobre y de los pobres, que los pastores han de oler a oveja, que ha de ser una Iglesia en salida que vaya a los márgenes y que los pobres son un lugar teológico.

Molesta que diga que el clericalismo es la lepra de la Iglesia y que enumere las 14 tentaciones de la curia vaticana que van del sentirse imprescindibles y necesarios hasta las ansias de riquezas, la doble vida y el “Alzheimer espiritual”. Y molesta que añada que estas son también tentaciones de las diócesis, parroquias y comunidades religiosas. Molesta que diga que la Iglesia ha de ser una pirámide invertida, con los laicos arriba, y abajo el papa y los obispos y molesta que diga que la Iglesia es poliédrica y, sobre todo, sinodal, hacemos todos el mismo camino juntos, nos hemos de escuchar y dialogar, molesta que en Episcopalis communio hable de Iglesia sinodal y de la necesidad de escucharnos mutuamente.

Molesta a grupos conservadores el que Francisco haya agradecido sus aportes teológicos a Gustavo GutiérrezLeonardo BoffJon SobrinoJosé María Castillo y haya anulado las suspensiones “a divinis” a Miguel d´Escoto y Ernesto Cardenal; disgusta a algunos que Hans Küng, destituido de su cátedra por Pablo VI por el tema de la infalibilidad papal, haya escrito a Francisco sobre la necesidad de repensar la infalibilidad y Francisco le haya contestado llamándolo “querido compañero” (lieber Mitbruder), que tendría en cuenta sus observaciones y estaba dispuesto a dialogar sobre la infalibididad. Y molesta a muchos que Francisco haya canonizado a Romero, el obispo salvadoreño mártir, tildado por muchos de comunista y tonto útil de la izquierda y cuya causa había estado bloqueada durante años.

Molesta que diga que él no es quién para juzgar a los homosexuales,que afirme que la Iglesia es femenina y que si no se escucha a las mujeres, la Iglesia quedará empobrecida y parcializada.

Su invocación a la misericordia, una misericordia que está en el centro de la revelación bíblica, no le impide hablar de tolerancia cero frente a los abusos de miembros significativos de la Iglesia con menores y mujeres, delito monstruoso, del que hay que pedir perdón a Dios y a las víctimas, reconocer el silencio cómplice y culpable de la jerarquía, buscar reparación, proteger a los jóvenes y niños, evitar que se vuelva repetir. Y no le tiembla la mano al destituir de sus cargos al culpable, sea cardenal, nuncio, obispo o presbítero.

Evidentemente no es que no sea teólogo sino que su teología es pastoral, Francisco pasa del dogma al kerigma, de los principios teóricos al discernimiento pastoral y a la espiritualidad. Su teología no es colonial, sino del Sur y esto molesta al Norte.

2. Crítica socio-política

Frente a los que acusan a Francisco de tercermundista y comunista, hay que afirmar que sus mensajes están en perfecta continuidad con la tradición profética, bíblica y de la doctrina social de la Iglesia. Lo que duele es su clarividencia profética: no a una economía de la exclusión y la inequidad, no a una economía que mata, no a una economía sin rostro humano, no a un sistema social y económico injusto que cristaliza en estructuras sociales injustas, no a una globalización de la indiferencia, no a la idolatría del dinero, no a un dinero que gobierna en lugar de servir, no a una inequidad que engendra violencia, que nadie se escude en Dios para justificar la violencia, no a la insensibilidad social que nos anestesia ante el sufrimiento ajeno, no al armamentismo y a la industria de la guerra, no a la trata de personas, no a cualquier forma de muerte provocada (EG 52-75).

Francisco no hace más que actualizar el mandamiento de no matar y defiende el valor de la vida humana, desde el comienzo hasta el final y nos repite hoy la pregunta de Yahvé a Caín: “¿Dónde está tu hermano?”

También molesta la crítica al paradigma antropocéntrico y tecnocrático que destruye la naturaleza, contamina el medio  ambiente, ataca a la biodiversidad y excluye a pobres e indígenas de una vida humana digna (LS 20-52). Molesta a las multinacionales que critique a las empresas madereras, petroleras, hidroeléctricas y mineras que destruyen el medio ambiente, perjudican a los indígenas de aquel territorio y amenazan el futuro de nuestra casa común. Molesta la crítica a los dirigentes políticos incapaces de tomar resoluciones valientes (LS 53-59).

Y ya comienza a molestar el anuncio del próximo sínodo de octubre del 2019 sobre la Amazonía que es un ejemplo concreto de la necesidad de proteger el medio ambiente y salvar a los grupos indígenas amazónicos de un genocidio.

Algunos altos dignatarios eclesiales europeos han dicho que el Instrumentum laboris o Documento preparatorio del Sínodo es herético, panteísta y que niega la necesidad de la salvación en Cristo.

Otros comentaristas se han centrado únicamente en la sugerencia de ordenar a hombres casados indígenas para poder celebrar la eucaristía en lugares remotos de la Amazonía, pero han silenciado totalmente la denuncia profética que este Documento preparatorio del Sínodo hace contra la destrucción extractivista que se comete en la Amazonía, causa de la pobreza y la exclusión de los pueblos indígenas, seguramente nunca tan amenazados como ahora.

A modo de conclusión

Indudablemente hay una convergencia entre la crítica teológica y la crítica social a Francisco, los grupos reaccionarios eclesiales se alinean con los grupos poderosos económicos y políticos sobre todo del Norte. Incluso podemos preguntarnos si esta reciente explosión de abusos sexuales que afecta directamente a la figura de Francisco, que es a la vez pastor reformista eclesial y líder mundial, haya sido una pura casualidad y simple coincidencia.

En el fondo la oposición a Francisco es una oposición al concilio Vaticano II y a la reforma evangélica de la Iglesia que Juan XIII quiso promover. Francisco se sitúa en la línea de todos los profetas que quisieron reformar la Iglesia, junto a Francisco de Asís, Ignacio de Loyola, Catalina de Siena y Teresa de Jesús, Angelo Roncalli, Helder Cámara, Dorothy Stang, Pedro Arrupe, Ignacio Ellacuría y el nonagenario obispo Casaldáliga.

Le quedan a Francisco todavía muchas asignaturas pendientes para una reforma evangélica de la Iglesia. No sabemos cuál ni cómo será futura su trayectoria, ni lo que acontecerá en el próximo cónclave.

Pasan los papas, pero el Señor Jesús sigue presente y anima a la Iglesia hasta el fin de los siglos, el mismo Jesús que fue tenido por comedor y bebedor, amigo de pecadores y prostitutas, endemoniado, loco, sedicioso y blasfemo. Y creemos que el Espíritu del Señor que descendió sobre la Iglesia primitiva en Pentecostés, no la abandona jamás y no permitirá que el pecado a la larga triunfe sobre la santidad.

Y mientras tanto, como Francisco siempre pide, desde de su primera aparición en el balcón de San Pedro del Vaticano como obispo de Roma hasta nuestros días, oremos al Señor por él, para que no desfallezca su esperanza y confirme la fe de sus hermanos. Y si no podemos rezar o no somos creyentes, deseémosle, al menos, una buena onda.


Deja un comentario

El P. General de los jesuitas comenta la actual oposición al Papa Francisco.

Arturo Sosa denuncia un complot ultraconservador para forzar a un futuro Papa a renegar del Concilio

Arturo Sosa, sj., durante el meeting de Rimini

Arturo Sosa, sj., durante el meeting de Rimini
(Gentileza de Religión Digital)

“Es esencial que este viaje continúe, de acuerdo con la voluntad de la Iglesia, claramente expresada en el Concilio Vaticano II, del cual el Papa Francisco es un hijo legítimo y directo”, señala el general de los jesuitas en el Meeting de Rimini

“El cristianismo no es una religión íntima, solo se puede vivir en comunidad”

“El futuro de la humanidad pasa de la inclusión social de los pobres. Pero no se hace desde afuera, es una condición para caminar juntos. Debemos acercarnos a los pobres, adquirir su mirada en la vida”

“Hay personas, dentro y fuera de la Iglesia, que desean que el Papa Francisco renuncie, pero él no lo hará”. Claro y directo, el prepósito general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, sj., denunció durante el Meeting de Rimini un complot de los sectores ultraconservadores contra Bergolio y lo que representa.

Y es que el objetivo no sólo es Francisco, sino que va más allá: “Creo que la estrategia final de estos sectores no es tanto forzar al Papa Francisco a renunciar, cuanto afectar a la elección del próximo pontífice, creando las condiciones para que el siguiente Papa no continúe profundizando el camino que Francisco ha indicado y emprendido en su lugar”.

Por contra, el superior de los jestuitas considera que “es esencial que este viaje continúe, de acuerdo con la voluntad de la Iglesia claramente expresada en el Concilio Vaticano II, del cual el Papa Francisco es un hijo legítimo y directo”.

Meeting Rimini

@MeetingRimini

I muri di solito dividono persone, città, stati. Al è l’esatto contrario: un muro inclusivo, ricco di elementi scenici, pannelli, grafica che parlerà di cooperazione tra popoli e di interventi per superare le disuguaglianze. Scopri di più https://www.meetingrimini.org/edizione-2019/area-internazionale-19/ 

Ver imagen en Twitter
Ver los otros Tweets de Meeting Rimini

Durante su intervención en Rimini, Abascal apuntó a la “nostalgia” de la Iglesia europea por “un pasado idealizado, como si la sociedad en Europa fuera una sociedad cristiana perfecta. La gente vive nostálgicamente por un pasado que nunca existió. En Estados Unidos, en cambio, se centran en la inculturación”.

“El cristianismo no es una religión íntima, solo se puede vivir en comunidad”, añadió el jesuita, quien recordó cómo “el Espíritu Santo nos habla hoy a través de los jóvenes. Todos estamos llamados a acercarnos a ellos”.

“La Iglesia dirigida por Francisco está apostando por la educación de los jóvenes, extrayendo de ellos recursos y valores”, apuntó Sosa, que citando a Bergoglio insistió en que “el futuro de la humanidad pasa de la inclusión social de los pobres. Pero no se hace desde afuera, es una condición para caminar juntos. Debemos acercarnos a los pobres, adquirir su mirada en la vida”.


Deja un comentario

Elogio al Papa Francisco de un intelectual ortodoxo libanés.

Antoine Courban: “Papa Francesco roccia della fede”

Parla da Beirut il professore ortodosso che dopo l’intervista del Pontefice a La Stampa-Vatican Insider ha scritto «Tu es Petrus»

Dopo aver letto l’intervista concessa da Papa Francesco a La Stampa-Vatican Insider l’accademico libanese Antoine Courban, nome di spicco dell’ortodossia mediorientale, ha rilanciato quel testo su Twitter aggiungendo: «Tu es Petrus» e  l’acclamazione liturgica ortodossa, «Preservalo per molti anni, o Signore». Impegnato da decenni nel dialogo ecumenico, interreligioso e interculturale, il suo nome è legato alla principale istituzione culturale cristiana del Levante, l’Università Saint Joseph di Beirut, dove insegna.

 

Professor Courban, non è usuale quello che lei ha fatto, e fa trasparire qualcosa che per lei deve essere di enorme importanza. 

«Per me lo è certamente, ma non solo per me: ho parlato di quest’intervista con molti amici, tutti ne sono colpiti. Ma quel che ho scritto lo voglio spiegare partendo da me e dalla Dichiarazione sulla fratellanza umana di Abu Dhabi, che è un documento di importanza epocale. Le parole che legano esplicitamente la Dichiarazione e l’intervista sono quelle in cui il Papa dice di aver paura dei sovranismi perché sente sempre dire “prima noi, noi…”. Ecco, leggendo mi sono chiesto, “cos’è il cristianesimo? Cos’è l’Ecclesia?”. La nostra è una Chiesa fatta di singoli, di persone. L’assemblea cristiana, Ecclesia, è composta da individui, da esseri umani distinti e sovrani. Non è una massa omogenea. Mai può essere che i diritti di un gruppo cancellino quelli dell’individuo, perché ogni individuo è l’icona di Dio, l’immagine di Dio. Leggendo quelle parole, quelle affermazioni, mi sono ricordato della Dichiarazione di Abu Dhabi e ho pensato: quando Gesù chiese ai discepoli chi Egli fosse ognuno rispose a suo modo, solo Simone disse, “Tu sei il Messia”. Allora Gesù gli disse “Simone, tu sei Pietro e su questa pietra edificherò la mia Chiesa”. Simone è la Roccia della fede sul quale si edifica la Chiesa di Cristo. È la Chiesa di cui le ho appena detto e che il Vescovo di Roma ha ricordato al mondo intero con le sue parole in questo momento difficilissimo. Ora per noi il vescovo di Roma e il vescovo di Antiochia sono i successori di Pietro, dal punto di vista istituzionale. Come Simone il pescatore di Galilea aveva riconosciuto Gesù di Nazaret come Messia, così Francesco di Roma riconosce in ogni uomo un’icona di quello stesso Messia. Quindi proclama la fede di Pietro. Papa Francesco, nella sua intervista, ha parlato in un modo “Urbi et Orbi”. Con queste parole di valore universale il vescovo di Roma ha dimostrato di essere una roccia della nostra fede. Nostra, perché io sono un cristiano».Lei pronuncia parole di valore universale, ma molti in Italia le hanno lette come riferite alla situazione italiana, alla nostra crisi. 

«Non credo che il vescovo di Roma, il Papa della Chiesa cattolica, cioè universale, rilasci dichiarazioni di tale importanza e pregnanza per il mondo di oggi, per tutto il mondo, riferendosi a un caso specifico. Non posso dirlo io, ma posso dire di non averle lette così. Le ho lette come riferite alla situazione di tutto il mondo, ognuno può vederle e leggerle più per quanto accade nel suo Paese, perché riguardano tutti. Noi per esempio le abbiamo lette come parole che riguardano da vicino la situazione libanese, quello che accade qui e che riguarda la nostra società e la comunità cristiana libanese, scossa da tendenze e pericoli suprematisti. Il problema di oggi non è un problema propriamente razzista. Il Papa parla di sovranismi, io vedo nelle sue parole e nella sua accuratissima lettura di queste tendenze globali una preoccupazione per il suprematismo. Quello che indica in piena e totale aderenza ai contenuti epocali della Dichiarazione di Abu Dhabi è il pericolo di ritenere “noi”, la tal comunità, che può essere nazionale o confessionale, superiori agli altri. Questa è la vera minaccia che si lega alla crescita dell’estrema destra in tutto il mondo su questo messaggio di supremazia.»

A suo avviso esiste un discorso suprematista o populista anche nel mondo islamico? 

«Ma certamente, esiste senza ombra di dubbio e questo è uno dei motivi per cui la Dichiarazione di Abu Dhabi è una pietra miliare nel cammino dell’umanità. Come le ho già detto questa intervista è un suo sviluppo o una sua conseguenza importantissima e conseguente».

Dopo aver ricordato che la Dichiarazione di Abu Dhabi è firmata anche dal Grande Imam di al-Azhar, l’Imam al-Tayyeb, il professor Courban spiega il complesso percorso che ha portato  in situazioni diverse cristiani e musulmani al momento della firma di quel documento.  Nella sua ricostruzione le società cristiane, soprattutto in Occidente, hanno ormai riconosciuto nella laicità dello Stato un valore. Nelle società musulmane invece rimarrebbe una dimensione prioritariamente religiosa che le fa apparire ai loro stessi occhi come un’utopia escatologica.  Illustrata questa differenza aggiunge che proprio se si capisce questo si capisce l’enormità della Dichiarazione di Abu Dhabi, che apre la strada all’accettazione della laicità dello Stato nel mondo islamico, una  scelta basata sui valori universali dell’uomo. E prosegue: «Per loro dunque si tratta di rinunciare a quel supramatismo islamico che molti propugnano. Non è un caso che in queste ore tanti amici musulmani con cui ho parlato hanno letto questa intervista come un naturale sviluppo della Dichiarazione di Abu Dhabi e hanno auspicato che parole uguali, o simili, giungano da un’autorità islamica. Sto parlando di accademici, giornalisti, uomini politici, professionisti che l’avvertono come una necessità, un’urgenza. E io personalmente ritengo che questo accadrà, che queste parole riferite all’oggi e alle minacce globali che incombono su di noi presto arriveranno».


Deja un comentario

Vigilia de Pentecostés. Rxhortación del Papa

El Papa: Pentecostés, ver y escuchar el grito de la ciudad, su esclavitud terminó

Homilía del Santo Padre en la Santa Misa en la Vigilia de Pentecostés, celebrada este sábado, 8 de junio, en la Plaza de San Pedro: “Dejémonos llevar de la mano del Espíritu e ir en medio del corazón de la ciudad para escuchar su grito”.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Queridos amigos, para escuchar el grito de la ciudad de Roma, necesitamos también que el Señor nos lleve de la mano y nos haga descender entre los hermanos que viven en nuestra ciudad, para escuchar su necesidad de salvación, el grito que llega hasta Él y que normalmente no oímos. Se trata de abrir los ojos y los oídos, pero sobre todo el corazón, escuchando con el corazón. Entonces nos pondremos en camino. Entonces sentiremos dentro de nosotros el fuego de Pentecostés, que nos impulsa a gritar a los hombres y mujeres de esta ciudad que su esclavitud ha terminado y que Cristo es el camino que conduce a la ciudad del Cielo”, lo dijo el Papa Francisco en su homilía, en la Misa en la Vigilia de Pentecostés, celebrada este sábado, 8 de junio, en la Plaza de San Pedro.

El río de agua viva, lava y fecunda a la Iglesia

En su homilía, el Santo Padre comentando el Evangelio de San Juan (7, 37-38) dijo que, también esta noche, la víspera del último día de Pascua, la fiesta de Pentecostés, Jesús está entre nosotros y proclama en voz alta: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba el que crea en mí. Como dice la Escritura, de su vientre brotarán ríos de agua viva”. “Es el río de agua viva del Espíritu Santo que brota del vientre de Jesús, de su costado atravesado por la lanza – señaló el Pontífice – y que lava y fecunda a la Iglesia, la esposa mística representada por María, la nueva Eva, al pie de la cruz”.

La Iglesia, madre de misericordia

El Espíritu Santo, precisó el Papa Francisco, brota del vientre de la misericordia de Jesús Resucitado, llena nuestro vientre con una “buena medida, suave, llena y desbordante” de misericordia y nos transforma en una Iglesia-madre de misericordia, es decir, en una “madre de corazón abierto” para todos. “Cuánto me gustaría que la gente que vive en Roma – señaló el Pontífice – reconociera a la Iglesia, que nos reconociera por esto más de misericordia, por esta más humanidad y ternura, de las que hay tanta necesidad. Uno se sentiría como en casa, en la casa materna, donde siempre se es bienvenido y donde siempre se puede volver”.

El Amor Divino es el Espíritu Santo

Este pensamiento sobre la maternidad de la Iglesia, precisó el Santo Padre, me recuerda que hace 75 años, el 11 de junio de 1944, el Papa Pío XII hizo un acto especial de acción de gracias y súplica a la Virgen María para la protección de la ciudad de Roma. Lo hizo en la iglesia de San Ignacio, donde había sido traída la venerada imagen de Nuestra Señora del Divino Amor. El Amor Divino es el Espíritu Santo, que brotan del Corazón de Cristo. Él es la “roca espiritual” que acompaña al pueblo de Dios en el desierto, para que, sacando de él agua viva, sacien su sed en el camino.

“En la zarza que no se consume, imagen de la Virgen María y Madre, está el Cristo resucitado que nos habla, nos comunica el fuego del Espíritu Santo, nos invita a descender entre la gente para escuchar el grito, nos envía a abrir el sendero a caminos de libertad que conducen a las tierras prometidas por Dios”

El hombre se ilusione por tocar el cielo

El Papa Francisco hablando de los proyectos humanos dijo que no son válidos si están centrados en nuestro “yo”, proyectos que no dejan lugar a Dios. “Son proyectos humanos, incluso nuestros proyectos, hechos al servicio de un yo cada vez mayor, hacia un cielo en el que ya no hay lugar para Dios. Dios nos deja hacerlo por un tiempo, para que podamos experimentar hasta qué punto del mal y de la tristeza podemos llegar sin Él”. Pero el Espíritu de Cristo, Señor de la historia, no puede esperar para tirarlo todo por la borda, para hacernos empezar de nuevo. Siempre somos un poco “cortos” de vista y de corazón; abandonados a nosotros mismos, acabamos perdiendo el horizonte; llegamos a convencernos de que lo hemos entendido todo, de que hemos tenido en cuenta todas las variables, de que hemos previsto lo que va a pasar y cómo va a pasar.

El gemido de la gente que vive en esta ciudad

El Santo Padre recordando la fiesta que celebramos hoy, dijo que celebramos la primacía del Espíritu, que nos deja boquiabiertos ante lo imprevisible del designio de Dios. “Y si tenemos en mente los dolores del parto, entendemos que nuestro gemido, el de la gente que vive en esta ciudad y el gemido de toda la creación no son más que el gemido mismo del Espíritu: es el nacimiento del nuevo mundo. Dios es el Padre y la madre, Dios es la partera, Dios es el gemido, Dios es el Hijo engendrado en el mundo y nosotros, la Iglesia, estamos al servicio de este nacimiento”.

“Si el orgullo y la presunta superioridad moral no ofuscan nuestro oído, nos daremos cuenta de que bajo el grito de tanta gente no hay nada más que un auténtico gemido del Espíritu Santo. Es el Espíritu quien nos impulsa una vez más a no contentarnos, a intentar volver a partir; es el Espíritu quien nos salvará de toda reorganización diocesana”

El Espíritu nos ayuda a escuchar el grito de la ciudad

Finalmente, el Papa Francisco invitó a dejarnos llevar de la mano del Espíritu e ir en medio del corazón de la ciudad para escuchar su grito, su gemido. Y recordando la misión de Moisés, el Santo Padre dijo que, Él ha escuchado el gemido de su pueblo, ha visto opresión y sufrimiento… Y Dios ha decidido intervenir enviando a Moisés a levantar y alimentar el sueño de libertad de los israelitas y a revelarle que este sueño es su propia voluntad. Pero para que Moisés pueda llevar a cabo su misión, Dios quiere que él “descienda” con él en medio de los israelitas. “El corazón de Moisés – concluyó el Papa – debe volverse como el de Dios, atento y sensible a los sufrimientos y sueños de los hombres, a lo que claman secretamente cuando levantan las manos al Cielo, porque ya no tienen ningún control sobre la tierra. Es el gemido del Espíritu, y Moisés debe escuchar con su corazón”.