Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa y la Curia en ejercicios. Meditación segunda.

Pope Francis arrives at Casa del Divin Maestro El Papa y la Curia romana en la capilla de la Casa del Divino Maestro en Ariccia durante los Ejercicios espirituales en preparación a la Pascua  (ANSA)

Ejercicios espirituales del Papa y la Curia: “Poner nuestra sed en Dios”

En la segunda jornada de Ejercicios espirituales en los que participa el Santo Padre y la Curia romana en la localidad de Ariccia el predicador meditó acerca de “la ciencia de la sed”

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

El sacerdote portugués José Tolentino de Mendonça – llamado hasta el próximo 23 de febrero a predicar los Ejercicios espirituales en los que participa el Papa Francisco junto a los demás miembros de la Curia Romana – en la Casa del “Divino Maestro” de Ariccia, no muy lejos de Roma – ha elegido el tema del “elogio de la sed”.

En efecto, tal como él mismo lo explicó en una reciente publicación, se trata de un tema bíblico, que ha sido elaborado muchas veces por la tradición cristiana, y que es, al mismo tiempo, un “mapa real y sumamente concreto, que nos ayuda a mantenernos sintonizados con la vida diaria”, puesto que – como dijo – siente interés, sobre todo, por una espiritualidad de la vida cotidiana”.

Asimismo afirmó que para el sacerdote el corazón “es un ilimitado depósito de sed”: sed de amor, de verdad, de reconocimiento, de razones de vivir, de justicia y de infinito, sin olvidar que “Jesús se identificó con los sedientos, mientras que una de sus últimas palabras en la cruz fue: ‘Tengo sed’. De modo que la sed llega a ser así una hermenéutica necesaria, no sólo para alcanzar el corazón humano, sino también para comprender el misterio de Dios”.

De la misma manera explicó que aun trabajando desde hace tantos años en la Universidad Católica de Lisboa –  donde actualmente es vicerrector, además de ser consultor del Consejo Pontificio para la Cultura – se siente un “pobre sacerdote, un sacerdote de la calle”, a quien el Santo Padre le pidió su colaboración para estos Ejercicios espirituales de Cuaresma también para “compartir su pobreza”.

La promesa de Dios frente a la insuficiencia humana

La última frase que pronunció Jesús en según el libro del Apocalipsis es una invitación: “El que tenga sed, venga”. A partir de aquí el predicador José Tolentino desarrolló su reflexión para guiar a los participantes a comprender los contornos de esa “abundancia”, de esa “gratuidad” de vida que el Hijo de Dios ofrece al hombre y a evaluar su respuesta hoy.

Sí, porque como explicó, Jesús promete saciar nuestra sed reconociendo que somos “incompletos y en construcción”; puesto que Él sabe “cuántos obstáculos nos frenan” y cuántas “derivas nos atrasan”. Estamos “tan cerca de la fuente – dijo – y vamos tan lejos”. A la vez que, en el deseo y en la sed se encuentran dos sentimientos contrastantes: la atracción y la distancia, el entusiasmo y la vigilancia. De modo que la pregunta que hay que hacerse es si deseamos a Dios, si sabemos reconocer nuestra sed y si nos tomamos el tiempo para descifrarla.

No es fácil reconocer la sed de Dios

A partir de estos interrogantes, el predicador entró en un recorrido que fue desde la Biblia, hasta los textos del dramaturgo Ionesco, pasando por las páginas del Principito de Saint-Exupéry, para poner de manifiesto los perfiles efectivos de la sed como necesidad física, como reconocimiento de nuestros límites y de nuestra extrema vulnerabilidad.

“La sed nos priva del respiro, nos agota, nos extenúa. Nos deja sedientos y sin fuerzas para reaccionar – afirmó – y nos lleva al límite extremo”. Por esta razón – prosiguió – se comprende que no sea fácil exponerse a la sed”. Y si tuviéramos que relatar la parábola de nuestra sed, quizá surgiría el protagonista  masculino de “La sed y el hambre” de Ionesco. En efecto, se trata de una figura devorada por un “infinito vacío”, una inquietud que parece que no se puede aplacar y que lo transforma en “un hombre sin raíces, ni casa, incapaz de crear vínculos, perdido en el vacío del laberinto en el que sólo escucha el rumor solitario de sus propios pasos”.

El consumismo espiritual del hombre de hoy

He aquí la sed del hombre de hoy. Una sed que – tal como explicó el predicador – “se trasmuta en la desafección con respecto a lo que es esencial, en una incapacidad de discernimiento”. Porque el consumismo hoy no es sólo material, sino también espiritual, y “lo que se dice de uno, ayuda a comprender al otro”. Mientras que el hecho es que nuestras sociedades – que “imponen el consumo como criterio de felicidad – transforman el deseo en una trampa”. En efecto, cada vez que pensamos en apagar nuestra sede en una “vidriera”, en una “compra”, en un “objeto”, su posesión comporta su devaluación y esto hace crecer en nosotros el vacío. Porque el objeto de nuestro deseo es “un ente ausente”, es un “objeto que siempre falta”. Y sin embargo – añadió –  “el Señor no deja de decirnos: ‘El que tenga sed, vega; quien lo desea, beba gratuitamente el agua de la vida’”.

Poner nuestra sed en Dios

Hay muchos “modos de engañar las necesidades y de adoptar una actitud de evasión espiritual – concluyó diciendo el padre José Tolentino – sin tomar conciencia jamás de que estamos en fuga”: “Aducimos sofisticadas razones de rentabilidad y de eficacia”, sustituyendo con ellas “la auscultación profunda de nuestro espacio interior y el discernimiento de nuestra sed”.

Y dado que “no existen las píldoras que resuelvan mecánicamente nuestros problemas”, el padre José Tolentino invitó al concluir, a ralentizar “nuestro paso”, a “tomar conciencia de nuestras necesidades”. Sentémonos a la mesa de la fe, no por razones materiales o económicas – dijo – sino “por razones de vida”. La sed de “relaciones, de aceptación y de amor” está presente en todo ser humano, es un patrimonio “biográfico” que estamos llamados a reconocer y del que debemos dar gracias. No es algo banal, y entonces “pongamos en Dios nuestra sed”.

Síntesis de la meditación de esta jornada de Ejercicios espirituales
19 febrero 2018, 09:42

Anuncios


Deja un comentario

El Papa y la curia vaticana en ejercicios espirituales. Meditación primera

La cappella della Casa Divin Maestro di Ariccia che ospita fino al 23 febbraio gli esercizi spirituali per il Papa e la Curia RomanaLa cappella della Casa Divin Maestro di Ariccia che ospita fino al 23 febbraio gli esercizi spirituali per il Papa e la Curia Romana  (Vatican Media)

Prima meditazione agli Esercizi del Papa: cercati dalla sete di Gesù

Papa Francesco e i collaboratori della Curia Romana, arrivati nel pomeriggio alla Casa Divin Maestro di Ariccia, hanno ascoltato il predicatore portoghese don Josè Tolentino de Mendonça commentare la prima parte del brano del Vangelo di Giovanni dedicato all’ incontro tra Gesù e la samaritana al pozzo di Giacobbe

Alessandro Di Bussolo – Città del Vaticano

Gesù che seduto al pozzo di Giacobbe chiede alla samaritana “Dammi da bere” ci meraviglia, ci lascia disarmati dallo stupore. Un giudeo che parla con una donna di Samaria, popolata da dissidenti con i quali gli ebrei non andavano d’accordo, ci sorprende come Gesù che si rivolge a noi per chiederci: “Dammi quello che hai. Apri il tuo cuore, Dammi quello che sei”. Inizia così la prima meditazione di don José Tolentino de Mendonça agli esercizi spirituali di Quaresima per il Papa e la Curia Romana, proposta questa sera nella cappella della Casa Divin Maestro dei Paolini di Ariccia.

Apprendisti dello stupore

Il teologo e poeta portoghese, vicedirettore dell’Università Cattolica di Lisbona, ha scelto come tema delle sue predicazioni l’ “Elogio della sete” e nell’introduzione, intitolata  “Apprendisti dello stupore”, commenta la prima parte del racconto di Giovanni (Gv 4.5-24) sull’incontro tra Gesù e la samaritana al pozzo.

La richiesta di Gesù provoca in noi perplessità e sconcerto, perché “siamo noi quelli venuti a bere” al pozzo, e sappiamo che la sete è fatica e bisogno. Ma Gesù è affaticato per il viaggio, e sta seduto vicino al pozzo. E nel Vangelo, quelli che stanno seduti per chiedere, ricorda don Tolentino, sono i mendicanti. Anche Gesù mendica, il suo “è un corpo che sperimenta la fatica dei giorni: consunto dalla cura amorevole degli altri”. Non è solo l’uomo ad essere mendicante di Dio. “Anche Dio è mendicante dell’uomo”.

 

Con la sua debolezza è venuto a cercarci

Con la sua debolezza, prosegue il predicatore portoghese, Gesù “è venuto a cercarci”. “Nel più abissale e notturno della nostra fragilità, sentiamoci compresi e cercati dalla sete di Gesù”. Che non è una sete d’acqua, è più grande: “E’ sete di raggiungere le nostre seti, di entrare in contatto con le nostre ferite”. Ci chiede: “Dammi da bere”. “Gliela daremo? Ci daremo da bene gli uni gli altri?”, si chiede ancora don José.

Riconosciamoci chiamati, perché è il Signore che prende l’iniziativa di venire incontro a noi. “Per quanto sia grande il nostro desiderio, ancora più grande è il desiderio di Dio”. E quando Gesù dice alla donna il vero della sua vita, “questo non la umilia né la paralizza. Anzi, si sente incontrata, visitata dalla grazia, liberata dalla verità del Signore”.

Dio sa che siamo qui e ci abbraccia

Sentiamoci abbracciati, conclude il predicatore degli esercizi spirituali per il Papa e la Curia Romana, perché “Dio sa che noi siamo qui”. E in questi giorni, “disimpariamo, per imparare quella grazia che renderà possibile la vita dentro di noi”. Nel nostro intimo diciamo: “Signore, io sono qui in attesa di niente”. Che è come dire: sono solamente in attesa di te, “in attesa di quello che tu mi dai”.

Da domani fino a venerdì 23 febbraio, le giornate del Papa e dei suoi collaboratori alla Casa Divin Maestro di Ariccia si apriranno alle 7.30 con la celebrazione della Messa, seguita da una prima meditazione alle 9.30. Alle 16 si terrà la seconda meditazione del predicatore, che precederà la recita dei vespri e l’adorazione eucaristica.


Deja un comentario

Se ha renovado la Comisión para la tutela de menores. Objetivos y miembros.

Pederastia; el Papa renueva la Comisión para la Tutela de Menores

O’Malley seguirá siendo el presidente. También hay «víctimas/supervivientes de abusos sexuales clericales», que decidieron no revelarse. De los 16 miembros de la comisión, hay nueve nombramientos nuevos

El cardenal Seán O’Malley

94
0
Pubblicato il 17/02/2018
Ultima modifica il 17/02/2018 alle ore 15:37
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

Había mucha expectación, sobre todo después del viaje papal a Chile y Perú, y de la explosión del “caso Barros”. Ahora, como aseguró el mismo Francisco durante el vuelo de regreso de Lima a Roma, se renueva la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores (PCTM), cuyos miembros habían concluido su mandato inicial de tres años. El Pontífice confirmó al cardenal Seán O’Malley como presidente y nombró a 16 miembros, nueve de los cuales son nuevos. El Papa incluyó también a «sobrevivientes de abusos clericales», según afirmó el mismo O’Malley al explicar que estas víctimas han decidido no darse a conocer.

 

El Pontífice eligió para este órgano, como se lee en la nota de la Santa Sede, a nueve comisarios: el Profesor Benyam Dawit Mezmur (Etiopía); la Hermana Arina Gonsalves, RJM (India); On. Neville Owen (Australia); Sra. Sinalelea Fe’ao (Tonga); Prof. Myriam Wijlens (Países Bajos); Prof. Ernesto Caffo (Italia); Hna. Jane Bertelsen, FMDM (Reino Unido); Sra. Teresa Kettelkamp (Estados Unidos); Sr. Nelson Giovanelli Rosendo dos Santos (Brasil).

 

Los siete miembros que continuarán desempeñando sus funciones son: Dr. Gabriel Dy-Liacco (Filipinas); S.E. Mons. Luis Manuel Alí Herrera (Colombia); P. Hans Zollner, SJ (Alemania); Prof. Hanna Suchocka (Polonia); Hna. Kayula Lesa, RSC (Zambia); Hna. Hermenegild Makoro, CPS (Sudáfrica); Mons. Robert Oliver (Estados Unidos).

 

En total son ocho mujeres y ocho hombres.

 

Estas fueron las primeras declaraciones del presidente O’Malley, arzobispo de Boston: «Nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, ha dedicado mucha consideración y oración para nombrar a estos miembros. Los comisarios apenas nombrados aportarán una perspectiva global en la protección de los menores y de los adultos vulnerables». El Obispo de Roma «ha asegurado la continuidad del trabajo de nuestra Comisión, que es el de asistir a las iglesias locales de todo el mundo en sus esfuerzos para proteger de las heridas a todos los niños, jóvenes y adultos vulnerables».

 

Según O’Malley, el Papa «ha elegido a estos ocho hombres y a estas ocho mujeres en el ámbito multidisciplinario de los expertos internacionales de la tutela de los menores y de los adultos vulnerables del crimen de los abusos sexuales».

 

Representantes de diferentes nuevos países «ofrecerán su sabiduría y sus experiencias a la Comisión, reflejando el abrazo global de la Iglesia y el desafío de crear, en diferentes contextos culturales, estructuras para la tutela».

 

Hay, además «víctimas/supervivientes del abuso sexual clerical entre los miembros anunciados. Desde que se fundó la Comisión, personas que han sufrido abusos y padres de víctimas/supervivientes han estado entre sus miembros. Como siempre ha sido práctica de esta Comisión, la CPPM apoya el derecho de toda persona que haya sufrido abusos a revelar o no revelar públicamente sus experiencias. Los miembros nombrados hoy han decidido no hacerlo públicamente, sino sólo dentro de la Comisión. La CPPM cree firmemente que su privacidad es un valor que debe respetarse», afirmó el cardenal estadounidense.

 

 

La primera de las tareas que tendrá la nueva Comisión es escuchar a las personas que han sufrido abusos, afirmando que la Iglesia necesita escuchar sus voces. Como decidieron los miembros fundadores «en la Asamblea Plenaria de septiembre de 2017 –se lee en el comunicado– los nuevos miembros de la PCTM y el personal comenzarán su nuevo mandato escuchando y aprendiendo de personas que sufrieron abusos, de miembros de sus familias y de aquellos que les ofrecen apoyo. El enfoque “primero las víctimas/supervivientes sigue siendo central en todas las políticas y programas de educación de la Comisión». La PCTM pretende, firmemente, escuchar las voces de las víctimas/supervivientes para «que el consejo ofrecido al Santo Padre esté verdaderamente permeado de su sabiduría y de sus experiencias».

 

La sesión de apertura de la Plenaria de abril «comenzará con un encuentro privado con diferentes personas que han vivido experiencias de abuso. Los miembros, pues, discutirán diferentes propuestas para promover un diálogo comunicativo con víctimas/supervivientes de todo el mundo».

 

En la nota se lee también que desde hace varios meses comenzaron diferentes asesirías con el objetivo de «crear un “Grupo consultivo internacional de supervivientes” (ISAP), una nueva estructura definida por las voces de víctimas/supervivientes y basada en la experiencia del Survivor Advisory Panel de la Comisión Nacional Católica para la Tutela en Inglaterra y Gales. La baronesa Hollins, miembro fundador de la Comisión, presidió el grupo de trabajo para identificar y desarrollar una propuesta sobre la ISAP, y guiará la presentación en los encuentros de la Plenaria de abril».

 

Entre los objetivos de este grupo están el estudio de la prevención de los abusos desde la perspectiva de los supervivientes y la «proactividad para aumentar la consciencia de la necesidad de cuidado y reconciliación para cada una de las personas heridas por un abuso».

 

Después, el gran desafío de la Comisión será el de crear una «cultura de la tutela». La tarea específica del Organismo creado por el Papa Francisco es «presentar propuestas al Santo Padre relacionadas con las mejores iniciativas prácticas para proteger a los menores y a los adultos vulnerables de los crímenes del abuso sexual, y promover la responsabilidad local en las iglesias particulares para la protección de todos los niños, jóvenes y adultos vulnerables». Entonces, «inculturar la prevención y la protección frente a los abusos en la vida y en la acción de las iglesias locales sigue siento el objetivo futuro de la PCTM y su mayor desafío».

 

En los últimos cuatro años, la PCTM ha trabajado con «casi 200 diócesis y comunidades religiosas de todo el mundo», para tratar de que aumente la conciencia y «para educar a las personas sobre la necesidad de tutelar en nuestras casas, parroquias, escuelas, hospitales, ascí como en las demás instituciones».

 

Lea también:

 

El Papa se encuentra los viernes con víctimas de abusos; “¡qué vergüenza!”

 


Deja un comentario

El enviado especial del Papa para la investigación del caso Barros en Chile inicia su trabajo.

“Caso Barros”; comienza bien la misión de Scicluna en Nueva York

Cruz (víctima de abusos): «Por primera vez me he sentido escuchado. EL enviado del Papa lloró escuchando mis relatos sobre los abusos del padre Karadima»

El enviado del Papa a Chile, monseñor Scicluna

33
0
Pubblicato il 18/02/2018
Ultima modifica il 18/02/2018 alle ore 12:36

 

El encuentro en Nueva York entre el periodista chileno Juan Carlos Cruz y monseñor Charles Scicluna (enviado del Papa para investigar sobre el llamado “affaire Karadima-Barros”, que acompañó constantemente el reciente viaje del Papa Francisco a Chile, del 18 al 21 de enero) duró casi cuatro horas. Ayer, sábado 17 de febrero, en una parroquia de Nueva York (la Holly Name of Jesus de Manhattan), el enviado especial del Pontífice habló largo rato, sin límites ni prisas, con la principal de las víctimas de los abusos del sacerdote chileno Fernando Karadima, procesado y condenado tanto civil como canónicamente. «Fue una reunión larga y difícil», dijo Cruz. «Estoy feliz de haber podido hablar con monseñor Charles Scicluna –afirmó entre lágrimas– y con el padre Jordi Bertomeu, de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Se comportaron muy bien conmigo. Es la primera vez que siento que nos escuchan».

 

«Hay otras víctimas, hasta ahora desconocidas. Nunca han hablado. He aquí algunos nombres».

 

El periodista chileno, la víctima más conocida de Karadima, saceredote que, como se sabe, abusó de James Hamilton y Juan Andrés Murillo, con quienes Scicluna se reunirá en Chile a partir del 20 de febrero, añadió visiblemente conmovido: «Él (Scicluna, ndr.) lloró mientras le contaba las cosas que sucedieron. Sentí su gran compasión. Espero que los que serán escuchados por él en Chile sientan, en su presencia, lo mismo que he sentido yo».

 

Juan Carlos Cruz, en las breves declaraciones que concedió después del encuentro, precisó que le entregó a Scicluna los nombres de personas que, en su opinión, participaron en las tácticas para ocultar los abusos, así como una lista de otras víctimas de esta tragedia que nunca han narrado lo que sufrieron. Scicluna le habría dicho a Cruz que hará todo lo posible para escuchar también estos nuevos testigos, cuya existencia hasta ahora se desconocía.

 

AP

Juan Carlos Cruz

 

Para concluir, el periodista dijo que el enviado del Papa no solo lo interrogó sobre «mis informaciones sobre Juan Barros», el obispo de Osorno acusado de haber encubierto todo lo que hacía el padre Karadima, «sino también sobre el cardenal Francisco Javier Errázuriz (arzobispo emérito de Santiago de Chile) y sobre todo lo que hizo; sobre el cardenal Ricardo Ezzati (actual arzobispo de la capital, cuyo mandato ha sido prorrogado) y sobre todo lo que nunca hicieron los obispos ni los responsables de la parroquia El Bosque (escenario de los delitos y crímenes de Karadima). También hablamos de otros obispos. O sea, creo que la misión de Scicluna está yendo más allá del caso Barros. El enviado papal es muy empático. Me parece un hombre bueno que desea concluir una investigación transparente e independiente. Quiere evitar cualquier interferencia. Ha leído las cosas que he escrito. Conoce bien mi libro “El final de la inocencia”», documento en el que Cruz narra su horrible experiencia entre 1981 y 1995.

 

Lea también:

Pederastia; el Papa renueva la Comisión para la Tutela de Menores


Deja un comentario

Mary Ann Glendon deja el IOR del Vaticano.

IOR; Mary Ann Glendon renuncia al consejo

La primera mujer que con un encargo en la cúpula del “banco vaticano”, y que había sido embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede, deja su puesto

La sede del IOR

6
0
Pubblicato il 17/02/2018
Ultima modifica il 17/02/2018 alle ore 16:38
PAOLO PETRINI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Mary Ann Glendon, ex embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede, renunció al consejo del IOR. Lo anunció en un comunicado el mismo Instituto para las Obras de Religión el 16 de febrero de 2018.

 

Tomando nota de su decisión de renunciar «al Consejo de Superintendencia, el IOR desea agradecer a la profesora Mary Ann Glendon por su aportación al Instituto en los últimos años, especialmente en el proceso de definición del marco jurídico del IOR. La profesora Glendon ha expresado el deseo de dedicar más tiempo a otras causas católicas, y el IOR le desea lo mejor para el futuro, tanto personal como profesionalmente».

 

Al leer la nota publicada por el ente, se deduce que la decisión de la profesora de 79 años se debe a motivos personales. Católica, casada, experta en problemas jurídicos, Glendon fue nombrada en 1994 miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, de la que asumió la presidencia en el año 2000. El 2 de enero de 2002 fue incluida en el President’s Council on Bioethics (Consejo Presidencial de Bioética) por el entonces presidente estadounidense George W. Bush.

 

En 1995 Mary Ann guió la delegación vaticana que participó en la Cuarta Conferencia mundial sobre las Mujeres, promovida por las Naciones Unidas en Pekín, China, y se convirtió en la primera mujer que tuvo una responsabilidad de este tipo por cuenta de la Santa Sede. En noviembre de 2007 Bush la eligió como embajadora de los Estados Unidos ante el Vaticano.

 

Del 26 de junio de 2013 a mayo de 2014, fue también miembro de la Pontificia Comisión referente del Instituto para las Obras de Religión, el grupo de trabajo nombrado por el Papa Francisco y guiado por el cardenal Raffaele Farina, encargado de reunir información y proponer posibles reformas para el “banco vaticano”. Desde el 9 de julio de 2014 fue parte del Consejo de Superintendencia del IOR, el consejo de laicos que se ocupa del gobierno del Instituto.

 

Según algunas fuentes, Glendon no estaría de acuerdo con algunas de las últimas decisiones que ha tomado la actual dirigencia del IOR, por lo que habría preferido renunciar a su puesto en el Consejo.


Deja un comentario

El Papa en el Angelus hoy domingo 18 de febrero

“Debemos rechazar los falsos valores y despojarnos del egoísmo”

Durante el Ángelus del primer domingo de Cuaresma, el Papa deseó a los detenidos «reconciliación y renovación de la vida». Después el llamado a los jóvenes para el Sínodo de los obispos
ANSA

El Papa Francisco

18
0
Pubblicato il 18/02/2018
Ultima modifica il 18/02/2018 alle ore 13:51
GIACOMO GALEAZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«La Cuaresma es un camino de conversión y de lucha contra el mal, hay que tener el valor de rechazar todo lo que nos lleva fuera del camino, los falsos valores que nos engañan atrayendo de manera hipócrita nuestro egoísmo», afirmó Francisco durante el Ángelus. El mal actúa «donde se manifiestan violencias, rechazo del otro, cerrazones, guerras, injusticias», por lo que no hay que perder tiempo: la felicidad no está en la riqueza o en la carrera.

 

En este inicio de Cuaresma, Francisco quiso dirigir a las personas detenidas un pensamiento especial: «queridos hermanos y hermanas que están en la cárcel, animo a cada uno de ustedes a vivir el periodo cuaresmal como ocasión de reconciliación y de renovación de la propia vida bajo la mirada misericordiosa del Señor».

 

También recordó que «dentro de un mes, del 19 al 24 de marzo, vendrán a Roma alrededor de 300 jóvenes de todo el mundo para una reunión preparatoria del Sínodo de octubre». El Papa advirtió: «Pero deseo fuertemente que todos los jóvenes puedan ser protagonistas de esta preparación».

 

Por ello, «podrán intervenir en línea, mediante grupos lingüísticos moderados por otros jóvenes». Y después, «la aportación de los grupos de la red se unirá a la de la reunión de Roma. Queridos jóvenes, pueden encontrar información en el sitio web de la Secretaría del Sínodo de los obispos. ¡Les agradezco por su contribución para caminar juntos!».

 

En su reflexión inspirada en las Lecturas que propone la Liturgia dominical, el Pontífice sostuvo que «solamente Dios nos puede dar la verdadera felicidad», por lo tanto «es inútil que perdamos nuestro tiempo buscándola en otras partes, en las riquezas, en los placeres, en el poder, en la carrera». De hecho, «el Reino de Dios es la realización de todas nuestras aspiraciones más profundas y auténticas, porque es, al mismo tiempo, salvación del hombre y gloria de Dios». Antes de la oración mariana, Francisco recordó que «en este primer Domingo de Cuaresma, el Evangelio cita los temas de la tentación, de la conversión y de la Buena Noticia».

 

El Evangelio de Marcos narra que el Espíritu llevó a Jesús al desierto «y en el desierto permaneció cuarenta días, tentado por Satanás». Jesús, subrayó el Papa, va al desierto para prepararse a su misión en el mundo. «Él no necesita conversión, sino que, en cuanto hombre, debe pasar a través de esta prueba, tanto por Sí mismo, para obedecer a la voluntad del Padre, como por nosotros, para darnos la gracia de vencer las tentaciones –observó Jorge Mario Bergoglio. Esta preparación consiste en el combate contra el espíritu del mal. También para nosotros la Cuaresma es un tiempo de “combate” espiritual: estamos llamados a afrontar al Maligno mediante la oración para ser capaces, con la ayuda de Dios, de derrotarlo en nuestra vida cotidiana. El mal, desgraciadamente, actúa en nuestra existencia y alrededor de nosotros, en donde se manifiestan violencias, rechazo del otro, cerrazones, guerras, injusticias».

 

Pero, añadió Francisco, inmediatamente después de las tentaciones en el desierto, Jesús comienza a predicar el Evangelio, es decir la Buena Noticia, que exige la conversión y la fe del hombre.

 

Él anuncia que el tiempo se ha cumplido y que el Reino de Dios está cerca. Y después hace una invitación: «Conviértanse, y crean en el Evangelio», es decir, anotó el Pontífice, crean «en esta Buena noticia de que el Reino de Dios está cerca». Siempre, recordó Francisco, «necesitamos conversión en nuestra vida, y la Iglesia nos hace rezar por esto», porque, efectivamente, «nunca estamos lo suficientemente orientados hacia Dios y debemos constantemente dirigir nuestra mente y nuestro corazón hacia Él».

 

Para hacerlo, debemos «confiar en el Señor, en su bondad y en su proyecto de amor para cada uno de nosotros». La Cuaresma es, según el Papa Francisco, «un tiempo de penitencia, sí, ¡pero no es triste, de luto!». Es un «compromiso alegre y serio para despojarnos de nuestro egoísmo, de nuestro hombre viejo, y renovarnos según la gracia de nuestro bautismo».

 

Así, «en este primer domingo de Cuaresma, estamos invitados a escuchar con atención y a recoger este llamado de Jesús a convertirnos y a creer en el Evangelio». El Papa recordó que se nos exhorta a «comenzar con empeño el camino hacia la Pascua, para acoger cada vez más la gracia de Dios, que pretende transformar el mundo en un reino de justicia, de paz, de fraternidad». Y «que María Santísima nos ayude a vivir esta Cuaresma con fidelidad a la Palabra de Dios y con una oración incesante, como hizo Jesús en el desierto. ¡No es imposible!». Hay que, pues, «vivir los días con el ardiente deseo de acoger el amor que proviene de Dios y que quiere transformar nuestra vida y el mundo entero».

 

Después del Ángelus, Jorge Mario Bergoglio saludó a los peregrinos que se reunieron en la Plaza San Pedro y les pidió a todos «un recuerdo en la oración para mí y para los colaboradores de la Curia Romana», porque «hoy por la tarde comenzaremos la semana de Ejercicios Espirituales».


Deja un comentario

Hoy comienzan los ejercicios espirituales anuales de la Curia Vaticana.

Menu

VERSIÓN BETA

Cerca

La Casa del Divino Maestro espera al Papa: las imágenes de Vatican News

La familia Paulina nos guía en el descubrimiento de la Casa que hospedará al Papa y a la Curia Romana para los ejercicios espirituales, predicados es este año por el sacerdote José Tolentino de Mendonça.

Ciudad del Vaticano

En la localidad de Ariccia, ubicada a las puertas de Roma todo ya está listo para la llegada del Papa Francisco y de la Curia Romana a la casa de los Paulinos llamada “Divino Maestro”, para los ejercicios espirituales, del 18 al 23 de febrero.

Recogimiento y oración

El clima es el mismo de todos los años: recogimiento, silencio y oración, como explica el padre Olinto Crespi, que conoce la Casa desde cuando era novicio. El religioso señala que, el Papa y la “familia vaticana” transcurrirán varios días en un lugar ideado por el beato Giacomo Alberigone, para poner al centro Cristo, “Camino, verdad y vida”. “Todo gira – agrega – alrededor de la capilla, centro de la casa, invitando a quien está aquí a la escucha exclusiva de la palabra de Dios”.

Tema de las meditaciones: “Elogio a la sed”

El programa de los ejercicios espirituales para este año estará centrado sobre el tema “Elogio a la sed”. El domingo 18 de febrero se realizará la introducción, la Adoración y la recita de las vísperas. Los días siguientes iniciaran con la celebración de la Santa Misa a las 7.30 de la mañana, enseguida la primera meditación a las 9.30 y luego la segunda meditación después de la reflexión personal y del almuerzo a las 4.00 de la tarde. La jornada conclusiva será el viernes 23 de febrero.