Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Dos cursos de liderazgo ignaciano en Manresa

Programa de liderazgo inspirado en la espiritualidad ignaciana    (4a edición)

Desde una perspectiva ignaciana, el curso ofrece espacios, tiempo y recursos para reflexionar sobre la propia vida como directivo, y propone acciones para estructurar y llegar a ser un buen líder comprometido con su propósito vital y profesional.

Para ello, la formación cuenta con formadores-acompañantes como:

Dr. Carlos Losada. Director General UNIJES. Profesor titular, Departamento de Dirección General y Estrategia en ESADE
Dr. Josep M. Lozano. Profesor ordinario, Departamento de Ciencias Sociales en ESADE. Profesor URL
Dr. Josep Miralles, sj. Profesor ordinario, Departamento de Ciencias Sociales en ESADE. Catedrático URL

Durante las 2 sesiones del curso, se intercalan dinámicas de grupo con momentos personales y práctica de silencio y meditación.

Un programa dirigido a todos aquellos que quieran renovar el compromiso con su propósito vital y profesional, descubrir el San Ignacio líder y formador de líderes, redescubrir el liderazgo en la clave ignaciana de “en todo amar y servir”, adquirir habilidades directivas, y volver a la fuente de experiencia vital con Dios.

Anuncios


Deja un comentario

La verdadera confesión de los pecados.

No se dejen engañar por «redes sociales» y «reality shows», falsas imágenes de la realidad

Mensaje de Francisco a los jóvenes del mundo para la JMJ de 2017: «La Iglesia no es un “flashmob” en el que cada uno, cuando acaba, se va por su camino», «¡tomen en sus manos la vida y hagan cosas grandes!»

Papa Francisco a los jóvenes: no se dejen engañar por «redes sociales» y «reality shows»

39
0
Pubblicato il 21/03/2017
Ultima modifica il 21/03/2017 alle ore 17:47
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

La Iglesia no es un «flashmob» y la vida no es un «reality show». Los jóvenes no deben «reiniciar» su pasado ni «archivarlo en una nube» virtual, sino que deben salvar la memoria de los eventos y de las experiencias vividas, incluso las experiencias negativas, para ver con «valentía» el presente y con «esperanza» el futuro.

 

Papa Francisco le habla a los jóvenes y como un joven en el Mensaje que envió en ocasión de la 32 Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará a nivel diocesano el próximo Domingo de las Palmas, 9 de abril. Bergoglio comenzó del recuerdo del «maravilloso encuentro» de la JMJ de julio del año pasado en Cracovia: «experimentamos con fuerza la fraternidad y la alegría, y dimos al mundo un signo de esperanza; las distintas banderas y lenguas no eran un motivo de enfrentamiento y división, sino una oportunidad para abrir las puertas de nuestro corazón, para construir puentes».

 

Y después reflexionó sobre el tema del evento: ««El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí» (Lucas, 1, 49), del Magnificat, para mostrar el ejemplo de María, «muy joven» y valiente mujer de Nazaret, que «no se encierra en casa, no se deja paralizar por el miedo o el orgullo. María no es la clase de personas que para estar bien necesita un buen sofá donde sentirse cómoda y segura. No es una joven-sofá. Si su prima anciana necesita una mano, ella no se demora y se pone inmediatamente en camino», exclamó el Papa recordando la expresión que utilizó durante la vigilia en el Campus de la Misericordia.

 

La Virgen, aseguró, «nos acompaña en el camino hacia Panamá», «y quise que este itinerario —explicó en un video mensaje que acompaña el texto— se hiciera en sintonía con la preparación del próximo Sínodo de los Obispos, que está dedicado a ustedes, los jóvenes»: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, durante el cual, «nos interrogaremos sobre cómo viven ustedes, los jóvenes, la experiencia de fe en medio de los desafíos de nuestra época. También vamos a abordar la cuestión de cómo se puede desarrollar un proyecto de vida discerniendo su vocación, tomada en sentido amplio, es decir, al matrimonio, en el ámbito laical y profesional, o bien a la vida consagrada y al sacerdocio. Deseo que haya una gran sintonía entre el itinerario que llevará a la JMJ de Panamá y el camino sinodal».

 

 

Todo ello con la certeza de que «cuando Dios toca el corazón de un joven o de una joven, se se vuelven capaces de grandes obras. Las “cosas grandes” que el Todopoderoso ha hecho en la vida de María nos hablan también del viaje de nuestra vida, que no es un deambular sin sentido, sino una peregrinación que, aun con todas sus incertidumbres y sufrimientos, encuentra en Dios su plenitud». Entonces, aunque sean débiles, limitados, pecadores, «como la joven María, los jóvenes «pueden hacer que su vida se convierta en un instrumento para mejorar el mundo. Jesús los llama a dejar su huella en la vida, una huella que marque la historia, su historia y la historia de muchos».

 

Y, hablando de historia, Francisco invitó a las nuevas generaciones a ver también hacia el pasado. «Ser joven no significa estar desconectado del pasado», explicó: «nuestra historia personal forma parte de una larga estela, de un camino comunitario que nos ha precedido durante siglos». Y «la historia de la Iglesia nos enseña que, incluso cuando tiene que atravesar mares revueltos, la mano de Dios la guía, le hace superar momentos difíciles. La verdadera experiencia en la Iglesia no es como un “flashmob”, en el que nos damos cita, se realiza una performance y luego cada uno se va por su propio camino, afirmó Bergoglio. Es más, la larga tradición de la Iglesia, «se transmite de generación en generación» y «se enriquece al mismo tiempo con la experiencia de cada individuo»: «También su historia tiene un lugar dentro de la historia de la Iglesia», recordó el Papa a los jóvenes.

 

Por lo tanto, «hacer memoria del pasado sirve también para recibir las obras nuevas que Dios quiere hacer en nosotros y a través de nosotros. Y nos ayuda a dejarnos escoger como instrumentos suyos, colaboradores en sus proyectos salvíficos». Es cierto que «a algunos, heridos por las circunstancias de la vida, les gustaría “reiniciar” su pasado, ejercer el derecho al olvido», admitió el Papa. Pero no hay que olvidar que «no hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro. La perla nace de una herida en la ostra. Jesús, con su amor, puede sanar nuestros corazones, transformando nuestras heridas en auténticas perlas».

 

Entonces, los recuerdos no deben «quedar amontonados, como en la memoria de un disco duro. Y no se puede almacenar todo en una “nube” virtual. Tenemos que aprender a hacer que los sucesos del pasado se conviertan en una realidad dinámica, para reflexionar sobre ella y sacar una enseñanza y un sentido para nuestro presente y nuestro futuro. Descubrir el hilo rojo del amor de Dios que conecta toda nuestra existencia es una tarea difícil —admitió el Papa— pero necesaria».

 

«Muchos dicen que vosotros, los jóvenes, sois olvidadizos y superficiales. ¡No estoy de acuerdo en absoluto!», añadió el Papa, aunque reconoció que «en nuestros días tenemos que recuperar la capacidad de reflexionar sobre la propia vida y proyectarla hacia el futuro». «Tener un pasado no es lo mismo que tener una historia. En nuestra vida podemos tener tantos recuerdos, pero ¿cuántos de ellos construyen realmente nuestra memoria? ¿Cuántos son significativos para nuestros corazones y nos ayudan a dar sentido a nuestra existencia? En las «redes sociales», aparecen muchos rostros de jóvenes en multitud de fotografías, que hablan de hechos más o menos reales, pero no sabemos cuánto de todo eso es «historia», una experiencia que pueda ser narrada, que tenga una finalidad y un sentido».

 

El Papa advirtió sobre las falsas proyecciones de la vida como programas de televisión llenos de los llamados «reality shows»: «no son historias reales, son sólo minutos que corren delante de una cámara, en los que los personajes viven al día, sin un proyecto. No se dejen engañar por esa falsa imagen de la realidad. ¡Sean protagonistas de su historia, decidan su futuro!».

 

Y les ofreció algunas indicaciones prácticas: «Al final de cada jornada podemos detenernos unos minutos a recordar los momentos hermosos, los desafíos, lo que nos ha salido bien y, también, lo que nos ha salido mal. De este modo, delante de Dios y de nosotros mismos, podemos manifestar nuestros sentimientos de gratitud, de arrepentimiento y de confianza, anotándolos también, si queréis, en un cuaderno, una especie de diario espiritual». Esto, explicó el Pontífice, «quiere decir rezar en la vida, con la vida y sobre la vida y, con toda seguridad, les ayudará a comprender mejor las grandes obras que el Señor realiza en cada uno de ustedes. Como decía san Agustín, a Dios lo podemos encontrar en los anchos campos de nuestra memoria».

 

El Papa animó a los jóvenes a «no quedarnos sólo anclados en los problemas y las dificultades». Por el contrario, indicó, deberían convertir sus vidas en «un don para toda la humanidad». Y esto solo es posible, subrayó, gracias al encuentro entre los jóvenes y los ancianos, una «extraordinaria fuente de riqueza». «¿Qué importancia les dan a sus ancianos, a sus abuelos?», preguntó Francisco. «Ustedes, con sobrada razón, aspiran a “emprender el vuelo”, llevan en su corazón muchos sueños, pero tienen necesidad de la sabiduría y de la visión de los ancianos. Mientras abren sus alas al viento, es indispensable que descubran sus raíces y que tomen el testimonio de las personas que les han precedido».

 

«Es verdad que tienen pocos años de vida y, por esto mismo, les resulta difícil darle el debido valor a la tradición. Tengan bien presente que esto no significa ser tradicionalistas. No. Cuando María en el Evangelio dice que “El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí”, se refiere a que aquellas “cosas grandes” no han terminado, sino que continúan realizándose en el presente. No se trata de un pasado remoto. El saber hacer memoria del pasado no quiere decir ser nostálgicos o permanecer aferrados a un determinado período de la historia, sino saber reconocer los propios orígenes para volver siempre a lo esencial, y lanzarse con fidelidad creativa a la construcción de tiempos nuevos».

 

De hecho, sería un problema, advirtió Bergoglio, y no le haría bien a nadie, «fomentar una memoria paralizante, que impone realizar siempre las mismas cosas del mismo modo». Por otra parte, «una sociedad que valora sólo el presente tiende también a despreciar todo lo que se hereda del pasado, como por ejemplo las instituciones del matrimonio, de la vida consagrada, de la misión sacerdotal. Las mismas terminan por ser consideradas vacías de significado, formas ya superadas. Se piensa que es mejor vivir en las situaciones denominadas “abiertas”, comportándose en la vida como en un reality show, sin objetivos y sin rumbo».

 

«¡No se dejen engañar!», recomendó el Papa. «Dios ha venido para ensanchar los horizontes de nuestra vida, en todas las direcciones. Él nos ayuda a darle al pasado su justo valor para proyectar mejor un futuro de felicidad. Pero esto es posible solamente cuando vivimos experiencias auténticas de amor, que se hacen concretas en el descubrimiento de la llamada del Señor y en la adhesión a ella». Es esta, concluyó Francisco, «la única cosa que «nos hace felices de verdad».


Deja un comentario

Quién era San José y cuál fue su rol en la sagrada familia. Palabras del Papa

“Que San José dé a los jóvenes la capacidad de arriesgar por sus sueños”

El Papa en Santa Marta: el padre putativo de Jesús es el custodio de las debilidades de los hombres y del «sueño de Dios». Participaron en la misa las familias de las chicas estudiantes de intercambio que murieron en un accidente en España

“Que San José dé a los jóvenes la capacidad de arriesgar por sus sueños”

87
0
Pubblicato il 20/03/2017
Ultima modifica il 20/03/2017 alle ore 13:20
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

Que ayude a los chicos a asumir «las tareas difíciles que han visto soñando». Por lo tanto, a tener la capacidad de soñar, además de arriesgar. Es la invocación que Papa Francisco elevó a San José durante la Misa de esta mañana, 20 de marzo de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. El Papa reflexionó sobre la figura del padre putativo de Jesús, custodio (con ternura paterna) de las debilidades de los hombres y del “sueño de Dios”, cuya solemnidad fue cambiada porque ayer, 19 de marzo, coincidía con el domingo de Cuaresma.

 

El Pontífice celebró en memoria de las trece estudiantes que participaban en el programa de intercambio universitario europeo Erasmus, que fallecieron hace un año en España en un accidente en Cataluña. Estuvieron presentes en la celebración los padres y familiares de las chicas italianas que perdieron la vida hace un año.

 

Como indicó la Radio Vaticana, el Pontífice subrayó que San José obedece al Ángel que se le aparece en sueños, y toma consigo a la Virgen, embarazada por obra del Espíritu Santo. José es un hombre reservado, y obediente, lleva sobre sí la promesa de «descendencia, de herencia, de paternidad, de filiación, de estabilidad». Y este hombre, que es un «soñador», es capaz de «aceptar esta tarea, esta tarea pesada y que tiene mucho que decirnos a nosotros en este tiempo de fuerte sentido de orfandad». Y así, «toma la promesa de Dios y la saca adelante en silencio con fortaleza, para que lo que Dios quiere se cumpla», recordó el obispo de Roma.

 

San José puede «decirnos muchas cosas, pero no habla», es«el hombre oculto, que tiene la mayor autoridad en el momento sin darla a ver». Francisco puso el acento en lo que Dios confió al carpintero: son «cosas débiles: promesas», y una promesa, dijo el Papa, es débil. Como son débiles el Nacimiento del Niño, la fuga a Egipto. Sin embargo san José toma en el corazón y «hace suyas» todas «estas debilidades» como se sacan adelante las debilidades: «con mucha ternura, con la ternura con la que se carga un niño».

 

Bergoglio recordó con énfasis: «Es el hombre que no habla, sino que obedece, el hombre de la ternura, el hombre capaz de sacar adelante las promesas para que se vuelvan sólidas, seguras; el hombre que garantiza la estabilidad del Reino de Dios, la paternidad de Dios, nuestra filiación como hijo de Dios». Al Papa le gusta pensar en él «como el custodio de las debilidades, de nuestras debilidades incluso: es capaz de hacer que nazcan cosas bellas de nuestras debilidades, e incluso de nuestros pecados».

 

Según el Pontífice, es custodio de las debilidades para que se vuelvan fuertes, en la fe. Y este encargo lo recibió durante un sueño: es por ello que San José es un hombre «capaz de soñar». Y es también «custodio del sueño de Dios»: el sueño de «salvarnos a todos», de la redención. El Señor se lo confía a este humilde carpintero. ¡Humilde, pero «grande este carpintero!».

 

Al final, Francisco lo invocó: «Que nos dé la capacidad de soñar, porque cuando soñamos cosas grandes, cosas bellas, nos acercamos al sueño de Dios, las cosas que Dios sueña sobre nosotros». En particular, «que dé a los jóvenes (porque él era joven) la capacidad de soñar, de arriesgar y de emprender tareas difíciles que han visto en sueños». Y «a todos nosotros la fidelidad que generalmente crece en una actitud justa, él era justo, crece en el silencio y crece en la ternura –concluyó el Papa– que es capaz de custodiar las propias debilidades y las de los demás».


Deja un comentario

Palabras del Papa al final de los ejercicios espirituales.

El Papa al final de los Ejercicios Espirituales: “El Señor nos habla a través de palabras sencillas”

2017-03-10 Radio Vaticana

(RV).- “La tumba vacía y la resurrección según el Evangelio de San Mateo” ha sido la última meditación de los Ejercicios Espirituales para el Papa y la Curia Romana, que concluyó la mañana de este viernes, 10 de marzo, en la localidad italiana de Ariccia.

Después de seis días de Ejercicios, y al final de la novena meditación, el Papa Francisco agradeció al sacerdote franciscano, Giulio Michelini, predicador de los Ejercicios Espirituales, por la naturaleza y la preparación con la cual ha guiado las reflexiones durante estos días. “Quiero darte las gracias por el bien que nos ha querido hacer  y por el bien que nos  has hecho – señaló el Pontífice – en primer lugar, por presentarte cómo eres, natural sin cara de estampita. Natural. Sin artificios. Con todo el bagaje de tu vida: los estudios, las publicaciones, los amigos, los padres, los frailes jóvenes que tú debes custodiar”.

También, precisó el Papa, “quiero darte las gracias por el trabajo que has  hecho, por cómo te has preparado. Esto significa responsabilidad, tomarse las cosas en serio”. Es cierto, puntualizó el Sucesor de Pedro, “hay una montaña de cosas para meditar, pero San Ignacio dice que cuando uno encuentra en los Ejercicios algo que da consuelo o desconsuelo, debe detenerse allí y no seguir adelante”. Y quizás las cosas más importantes, agregó el Obispo de Roma, las más fuertes, a algunos no le dicen nada, y tal vez una palabrita, una cosa pequeña les dice más. Y recordando una anécdota de un gran predicador español, que después de un gran sermón bien preparado, confesó a un hombre, un gran pecador público, y sorprendido le preguntó: “dígame ¿en qué momento ha sentido que Dios le tocaba el corazón? ¿Con qué  palabra? … Cuando  usted dijo: Pasemos a otro tema”. A veces, las palabras más simples – precisó el Papa – son las que nos ayudan más, o las más complicadas: a cada uno, el Señor le da la palabra justa.

Finalmente, el Papa Francisco agradeció al P. Michelini por todo lo que ha hecho en estos días, “y te deseo – agregó el Papa – que sigas trabajando para la Iglesia, en la Iglesia, en la exégesis, en tantas cosas que la Iglesia te confía. Pero, sobre todo, te deseo que seas un buen fraile”.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)


Deja un comentario

Meditaciones de los ejercicios espirituales de la Curia Vaticana.

Ejercicios Espirituales; Michelini: “Muerte y vida de Jesús no son una ficción”

Comienzan las primeras meditaciones del franciscano con el Papa y la Curia en la Casa Divin Maestro de Ariccia. Se hablará también sobre Siria
REUTERS

Papa Francisco durante los Ejercicios Espirituales

Pubblicato il 06/03/2017
Ultima modifica il 06/03/2017 alle ore 20:42
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

De Plutarco a Hanna Arendt y Elie Wiesel, de Tommaso da Celano a los rabinos Hillel y Baal Shem Tow. Las primeras meditaciones del franciscano Giulio Michelini en los Ejercicios espirituales de Cuaresma del Papa y la Curia estuvieron aderezadas con preciosas citas históricas. En la Casa Divin Maestro de Ariccia, el fraile menor desmenuzó el Evangelio de Mateo para reflexionar sobre el tema de la pasión, muerte y resurrección de Jesús (que «no son una ficción», precisó), mismas que describió como «un gran fresco del que se mira el conjunto para después quedar sorprendidos por un detalle».

 

Michelini inauguró ayer los Ejercicios, que se llevarán a cabo hasta el viernes 10 de marzo, con una introducción en la que confesó todo su «miedo» por la importante tarea que le encomendó Francisco. «Haré lo que pueda», admitió el predicador, «y en donde no pueda, me ayudará el Espíritu».

 

En la meditación de hoy por la mañana, la primera del día, el religioso movió las conciencias de los 74 presentes con una serie de preguntas. La primera: «¿Con base en cuál criterio hago discernimiento? ¿Decido según impulsos, me dejo llevar por las costumbres, me pongo a mí mismo y mi beneficio personal frente al Reino de Dios? ¿Escucho la voz de Dios que habla humildemente?». El padre Michelini recordó, de hecho, que Jesús tomaba sus decisiones en la oración y no mediante sueños o magos, como lo hacía Alejandro Magno en la narración de Plutarco. ¿Nosotros hacemos lo mismo?

 

El franciscano citó después la figura de Pedro, como es descrita en la tradición rabínica, para preguntar: «¿Tengo la humildad de escuchar a Pedro? ¿Tenemos la humildad para escucharnos los unos a los otros, teniendo cuidado con los prejuicios o con pre-lecturas que seguramente tenemos, pero con atención para acoger lo que Dios quiere decir a pesar de mis cerrazones? ¿Escucho la voz de los demás, acaso débil, o solo escucho mi voz?».

 

El centro de la meditación del fraile fueron las «retiradas estratégicas» de Jesús, que, aclaró, no son una manera para huir de los peligros, como el arresto de Juan Bautista o la noticia de los fariseos que quieren matarlo, sino una ocasión para llevar a cabo gestos concretos como anunciar el Reino y curar a los enfermos. Michelini recordó el pensamiento de Hanna Arendt sobre la banalidad del mal, refiriéndose a las atrocidades nazis, tremendas como el asesinato del Bautista, y el del rabino Hillel, porque «Jesús continúa la misión asumiendo nuevas responsabilidades hasta la que lo llevará a Jerusalén». Y de allí pasó a otra pregunta: «¿Tengo el valor de ir hasta el fondo para seguir a Jesucristo, teniendo en cuenta que esto implica llevar la cruz, como Él dijo, anunciando la resurrección, la alegría, pero también la prueba?».

 

También es importante reflexionar sobre el silencio, dijo el franciscano durante la segunda meditación de hoy por la tarde. Ese silencio que Jesús pone frente a sus enemigos, frente a los que querían destruirlo y que lo acusaban de ser un blasfemo. «Podríamos decir que las palabras en algunos momentos no sirven para nada, cuando los interlocutores son potenciales antagonistas o el poder no permite pronunciar ninguna», subrayó. Es más, a veces puede incluso dañar, como decía Baal Shem Tow, fundador del moderno chassidismo. Pero hay diferentes tipos de silencio, anotó el fraile menor: un silencio rencoroso de quien medita en la venganza o el silencio que, como dijo Elie Wiesel, «no ayuda nunca a las víctimas». El de Jesús en la pasión es un silencio «desarmante», mientras que el de Dios es un «silencio que quema». Y los nuestros, ¿cómo son? «Me pregunto si comunico la fe solo con palabras o si mi vida es evangelizante. Me pregunto también de qué tipo son mis silencios, y en relación al oficio eclesial que desempeño, si soy culpable de silencios que no habrían debido existir», se preguntó el religioso.

 

Y después advirtió sobre los peligros de convertirse en «profesionistas de lo sacro» que bajan a compromisos con tal de salvaguardar la fachada, la institución, en detrimento de los derechos de las personas. Sobre todo de los pobres: tanto los que no participan en las liturgias debido a la edad o a la enfermedad, como aquellos que piden solo un minuto para ser escuchados. «Muchos son los que no tienen el valor de tocar a nuestras puertas, y hacia los que deberíamos ir nosotros», recordó el padre Giulio, «y si luego somos sinceros y nos vemos dentro, no podemos no ponernos entre esos pobres: cada uno es, en el fondo, un pobre para el otro».

 

En la introducción de ayer, el franciscano aclaró que la vida y la muerte de Cristo «no son una ficción». Cristo «murió de verdad», la suya no es una muerte «aparente», como afirmaba un texto de 2010 titulado «Muertos fabulosos de los antiguos», antología de fallecimientos de personajes históricos divididos en diferentes categorías. La de Jesús aparecía entre las muertes aparentes. Si verdaderamente la muerte de Jesús fuera considerada «aparente», no solo se derrumbaría todo el pensamiento cristiano, sino que sería aparente también toda la existencia de Jesús, afirmó el predicador. Toda su vida sería «una ficción». Y no lo es, como atestiguan los Evangelios.

 

Sobre este aspecto se reflexionará en los próximos días de Ejercicios que, indicó el padre Michelini, se llevarán a cabo en silencio, según la petición de Papa Francisco. Durante los almuerzos se escuchará música y se leerán pasajes de dos libros. El primero es del franciscano fray Ibrahim Alsabagh, titulado «Un instante antes del alba». «Son crónicas de la guerra y de esperanza desde Aleppo: me parecía bello llevar a la atención del Santo Padre y de la Curia romana una realidad tan dramática tocada por la fe», explicó. El otro libro es una antología de textos marianos, editados por la Comunità di Bose: «De María, de hecho, se habla poco o nada en la narración de la Pasión de Mateo. Y no podíamos dejar de referirnos a ella».


Deja un comentario

Ejercicios espirituales de la Curia Vaticana del 5 al 10 de marzo.

5 de marzo: Inician los Ejercicios Espirituales para el Papa y la Curia Romana

(RV).- “La Pasión, muerte y resurrección de Jesús según el Evangelio de San Mateo”, es el tema de las meditaciones cuaresmales, de los Ejercicios Espirituales para el Papa Francisco y la Curia Romana, que inician la tarde de este domingo 5 de marzo, en la “Casa del Divino Maestro” de la localidad italiana de Ariccia y serán guiados por el sacerdote franciscano, Giulio Michelini.

Los Ejercicios Espirituales iniciaran alrededor de las 6.00 de la tarde, de este domingo y concluirán el viernes 10 de marzo. Durante este periodo de Ejercicios, como es habitual, serán suspendidas todas las Audiencias del Santo Padre, incluida la Audiencia General del miércoles 8 de marzo.

El Predicador de los Ejercicios, el sacerdote milanés, docente del Instituto Teológico de Asís, padre Giulio Michelini propone para las meditaciones cuaresmales, “una lectura existencial y espiritual de los pasajes evangélicos, para aprender a permanecer con Jesús”. Tales reflexiones comprenderán: una Introducción y nueve meditaciones, precedidas por la Santa Misa matutina, seguidas de momentos de oración y silencio, que concluirán el próximo viernes con la adoración eucarística.

La primera meditación, tendrá lugar la mañana del lunes 6 de marzo, y estará centrada en la confesión de Pedro que reconoce en Jesús al Cristo, al Hijo del Dios vivo, para luego trazar el camino hacia Jerusalén. Sucesivamente, seguirán las reflexiones sobre la Última Cena, la oración en el Getsemaní, la traición de Judas, el proceso romano, hasta llegar a la muerte y resurrección.

Para la elaboración de algunas meditaciones, el Predicador, se ha servido de la ayuda de una pareja de esposos, sobre todo en aquella donde la mujer de Pilatos, trata de convencer a través de sus sueños al marido, para dejar libre a Jesús, hombre inocente. En otra meditación, una religiosa clarisa ha colaborado con el P. Michelini, para reflexionar sobre la unción de María de Betania, quien unge a Jesús con un perfume muy valioso, seguidas de las críticas de los discípulos que pretendían usar mejor el dinero. Los pobres, responde Jesús, estarán siempre con ustedes.

“Los retiros espirituales, señaló el sacerdote franciscano, son siempre importantes, sobre todo en este tiempo caracterizado por el ritmo frenético de la vida, tenemos necesidad de detenernos, de hacer una evaluación de nuestra vida, para entender y ver si estamos caminando de verdad con y hacia Jesús”.


Deja un comentario

Celebración del 50º del diálogo entre católicos y luteranos.

Card. Koch: En Suecia celebraremos los 50 años del comienzo del diálogo entre católicos y luteranos
Miercoles 26 Oct 2016 | 15:36 pm

Ciudad del Vaticano (AICA):

“No celebramos tanto los 500 años de la reforma protestante, como los 50 años del comienzo del diálogo entre luteranos y católicos”, afirmó el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, en una rueda de prensa celebrada este miércoles, durante la presentación del programa de la visita apostólica del papa Francisco a Suecia el próximo 31 de octubre.

“Es la primera vez en la historia que católicos y luteranos hacen esta conmemoración común”, señaló el cardenal Koch y subrayó que en ese hecho reside la novedad del acto, ya que hasta entonces luteranos y católicos celebraban actos conmemorativos por separado.

Acompañó al purpurado en la conferencia de prensa el secretario general de la Federación Luterana Mundial, reverendo Martin Junge,

El cardenal Koch hizo mención del documento ‘Del conflicto a la comunión’ y explicó que el texto menciona tres puntos:

“Primero: gratitud, por todo lo que hemos podido descubrir que existe en común entre protestantes y católicos”.

“Segundo: Lutero no quería hacer una división ni crear nuevas Iglesias. Lutero quería renovar la Iglesia católica y en ese tiempo no era posible y llegó la división de la Iglesia. Y las horribles guerras confesionales del siglo XVI y XVII. En particular la Guerra de los Treinta años que transformó la Europa de entonces en un mar rojo de sangre”.

“Tercer punto: esperanza. En esta conmemoración común puede traer frutos futuros”.

“El primero y tercer punto podemos –aseguró el cardenal– festejarlo sin problema, sobre el segundo punto tenemos que hacer penitencia. Y por ello hay que entender qué punto se festeja”.

“El lunes próximo tenemos esta conmemoración” recordó el purpurado y que “es la primera vez en la historia que los católicos y luteranos hacen esta conmemoración común”. En cambio, señaló, “en el pasado hemos tenido centenarios confesionales con tonos triunfalistas y polémicos”.

Asimismo indicó que el ecumenismo tiene muchas páginas, pero que “el fundamento del ecumenismo es el ecumenismo espiritual: la oración por la unidad. Jesús rezó por la unidad de sus discípulos”, recordó. Señaló además la existencia de tres tipos de ecumenismo: cultural, práctico y teológico.

“Tenemos un ecumenismo cultural. Por ejemplo, en Navidad se hace un concierto conjunto del Coro de la Capilla Sixtina y del coro del Patriarcado de Moscú. La música es la lengua más universal del mundo, y puede ayudar al diálogo. Y luego tenemos un ecumenismo práctico, que consiste en la colaboración conjunta, como el viaje del papa Francisco a Lesbos con el patriarca ecuménico Bartolomeo, y el arzobispo Jerónimo de Atenas, para ofrecer un gesto ecuménico hacia los refugiados”.

Por último, “el diálogo ecuménico teológico no es algo fácil. Hubo cuestiones difíciles en el pasado, sobre todo en lo referente a la cuestión de la justificación. La Iglesia estaba dividida sobre esto. Ahora hay que buscar caminos para caminar juntos”.

Por su parte, el reverendo Junge celebró que “el tiempo está maduro para avanzar del conflicto hacia la comunión” en las relaciones entre cristianos.

Aseguró que “es sumamente significativo contar con la presencia del Papa Francisco en Suecia. Estamos sumamente agradecidos por su presencia y por el alto valor que esa presencia le va a dar a la conmemoración conjunta. Somos conscientes de que el Papa está dando continuidad al camino ecuménico emprendido por sus predecesores. Está cosechando los frutos de ese camino, pero dándole un nuevo impulso. Indudablemente, hemos registrado un gran interés por el Papa Francisco por parte de la opinión pública en los países nórdicos”.+