Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Emergencia humanitaria en Sudán del sur.

Se necesitan 3200 millones de dólares para ayudar a 9,5 millones de refugiados y desplazados de Sudán del Sur

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi (izq.), y el Coordinador humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock (centro), conversando con refugiados sursudaneses. Foto: .Foto: UNHCR/Georgina Goodwin

01 de febrero, 2018 — El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, y el coordinador de asuntos humanitarios de Naciones Unidas, Mark Lowcock, lanzaron hoy en Nairobi, Kenya, los planes anuales de Respuesta Humanitaria y de Respuesta Regional para Refugiados en Sudán del Sur por un valor de 3200 millones de dólares.

Tras un conflicto de cinco años de duración, 7 millones de sursudaneses precisan ayuda humanitaria dentro del país y unos 2,5 millones se han refugiado en naciones vecinas como Uganda, Kenya, Sudán, Etiopía, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

Además de desglosar las cifras de refugiados, Filippo Grandi comentó el aumento de la violencia en el país.

“El 85% de los refugiados son mujeres y niños; entre los menores el 63% tienen menos de 18 años. En los campamentos vemos un aumento de la violencia, a menudo sexual y de género; y dentro del país vemos un incremento de la violencia contra los civiles, entre las que se incluyen violaciones y el reclutamiento forzado de menores”, dijo.

La inseguridad y las hostilidades han provocado el desplazamiento forzoso de uno de cada tres habitantes.

Naciones Unidas prevé que el número de refugiados supere los 3 millones a finales de este año, una situación que constituiría la mayor crisis de refugiados en África desde el genocidio de Rwanda.

Entre las naciones vecinas, Uganda es el país que alberga la mayor cantidad de refugiados sursudaneses, un millón, y la ONU estima que la cifra podría crecer en más de 250.000 desplazados durante este año.


Deja un comentario

Sudán del sur: acuerdo en favor de la paz.

Firman cese de hostilidades en Sudán del Sur

Desplazados de Sudán del Sur en un campamento de Naciones Unidas. Foto: Nektarios Markogiannis/UNMISS

22 de diciembre, 2017 — La misión de las Naciones en Sudán del Sur UNMISS) celebra la firma del acuerdo que establece un cese de hostilidades en Sudán del Sur entre el Gobierno y los grupos rebeldes.

La firma es un paso importante para revitalizar el proceso de paz en el país, sumido en un violento conflicto desde 2013, y permitiría la llegada de ayuda humanitaria a los millones de civiles desamparados.

4,8 millones de personas sufren hambre en Sudán del Sur y más de dos millones han huido a países vecinos, según los últimos datos.
Los actores del conflicto firmaron el acuerdo durante el Forum de Revitalización de Alto Nivel que tuvo lugar en Addis Ababa, la capital de Etiopía.
UNMISS instó a todos los bandos a adherirse al acuerdo para poner fin a la violencia y promover una paz duradera que sirva los intereses de los sudaneses del sur.

Un conflicto de origen étnico

El cese de hostilidades retornaría al país a la senda perdida en 2015, cuando el acuerdo de paz colapsó luego de que el presidente Salva Kiir destituyera a su vicepresidente Riek Machar.

El conflicto enfrenta a los dos principales grupos étnicos del país: los dinka, a los que pertenece el presidente Kiir, y los nuer, entre ellos el vicepresidente Machar. A las tensiones se sumaron otros grupos violentos con distintos intereses, lo que ha reducido las opciones de lograr la paz.

UNMISS sigue comprometida a apoyar el proceso de paz en el marco de su mandato a través de la promoción de los esfuerzos de reconciliación, el fortalecimiento de los mecanismos de resolución del conflicto, la construcción de la cohesión nacional y la participación en iniciativas de paz regionales e internacionales.


Deja un comentario

Jornada de oración por Sudán y Congo. Homilía del Papa

El Papa reza por Sudán del Sur y el Congo: “Es hipocresía negar la masacre de mujeres y niños”

 

De Mireia Bonilla

En la tarde del 23 de noviembre el Pontífice presidió una Celebración Litúrgica de oración por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo desde la Basílica de San Pedro en el Vaticano bajo el deseo de “esparcir con nuestra oración semillas de paz” en estas dos naciones, así como “en todas las partes del mundo que sufren por la guerra”.

 

Francisco convocó esta oración por la paz en estos dos países, que son de los más castigados en el planeta, rezando para que el Señor resucitado derribe los muros de la enemistad que dividen hoy a los hermanos”, “socorra a las mujeres víctimas de la violencia en las zonas de guerra y en cualquier parte del mundo” y “salve a los niños que sufren a causa de conflictos que no tienen que ver con ellos” pero que “les roban su infancia y a veces también la propia vida.

El pontífice también condenó la “hipocresía” afirmando que es a través de ella donde la guerra muestra su rostro más horrible: ¡Cuánta hipocresía cuando se niegan las masacres de mujeres y niños! exclamó.

Además, pidió al Señor que dotara tanto a los gobernantes como a todos los responsables “un espíritu noble y recto, firme y valiente en la búsqueda de la paz, mediante el diálogo y la negociación”.

Asegurando su cercanía a estas naciones, y exhortando a todos a rezar por la paz y por nuestros hermanos afectados, el Papa aseguró que “los cristianos creemos y sabemos que la paz es posible porque Cristo ha resucitado”.

Una celebración, que estuvo abierta para todos, sin necesidad de entrada, en la que el Papa Francisco explicó que le hubiera gustado poder visitar ambos países, pero ante la imposibilidad asegura su oración por ellos, ya que ésta es lo más importante “porque es más poderosa” afirmó.

Voz y texto completo de las Palabras del Santo Padre

 

Esta noche, queremos esparcir con nuestra oración semillas de paz en la tierra de Sudán del Sur y de la República Democrática del Congo, así como en todas las partes del mundo que sufren por la guerra. Había decidido visitar Sudán del Sur, pero no ha sido posible. Sin embargo sabemos que la oración es más importante, porque es más poderosa: la plegaria actúa con la fuerza de Dios, para quien nada es imposible.

Por eso agradezco de corazón a quienes han ideado esta vigilia y se han esforzado en llevarla a cabo.

«Cristo resucitado nos invita. Aleluya». Estas palabras del canto en lengua suajili han acompañado la procesión de entrada, con algunas imágenes de los dos países por los que estamos rezando especialmente. Los cristianos creemos y sabemos que la paz es posible porque Cristo ha resucitado. Él nos da el Espíritu Santo, a quien hemos invocado.

Como san Pablo nos ha recordado hace unos instantes, Jesucristo «es nuestra paz» (Ef 2,14). En la Cruz, ha cargado con todo el mal del mundo, también con los pecados que generan y fomentan las guerras: la soberbia, la avaricia, la sed de poder, la mentira… Jesús ha vencido todo esto con su resurrección. Cuando se apareció en medio de sus amigos les dijo: «Paz a vosotros» (Jn 20,19.21.26). Nos lo repite también a nosotros aquí, en esta noche: «Paz a vosotros».

Sin ti, Señor, vana sería nuestra oración y engañosa nuestra esperanza de paz. Pero tú estás vivo y obras para nosotros y con nosotros; tú, nuestra paz.

Que el Señor resucitado derribe los muros de la enemistad que dividen hoy a los hermanos, especialmente en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo.

Que socorra a las mujeres víctimas de la violencia en las zonas de guerra y en cualquier parte del mundo.

Que salve a los niños que sufren a causa de conflictos que no tienen que ver con ellos, pero que les roban su infancia y a veces también la propia vida. ¡Cuánta hipocresía cuando se niegan las masacres de mujeres y niños! Aquí la guerra muestra su rostro más horrible.

Que el Señor ayude a los humildes y a los pobres del mundo a seguir creyendo y esperando en que el Reino de Dios está cerca, que está en medio de nosotros, y es «justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo» (Rm 14,17). Que sostenga a todos los que, día tras día, se esfuerzan por combatir el mal con el bien, con gestos y palabras de fraternidad, de respeto, de encuentro, de solidaridad.

Que el Señor afiance en los gobernantes y en todos los que tienen responsabilidades un espíritu noble y recto, firme y valiente en la búsqueda de la paz, mediante el diálogo y la negociación.

Que el Señor nos conceda a todos nosotros ser artesanos de paz allí donde estemos, en la familia, en la escuela, en el trabajo, en las comunidades, en cualquier ambiente; «lavándonos los pies» unos a otros, a semejanza de nuestro Maestro y Señor. A él la gloria y la alabanza, hoy y por los siglos de los siglos. Amén.


Deja un comentario

Oración por la paz en Sudán y en Congo. Plabras del Papa

  

Celebración de oración por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo

Esta tarde a las 17,30 en el altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana, el Santo Padre Francisco preside una Celebración  de oración  por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo.
Publicamos a continuación la homilía  que el Papa pronuncia en el curso de la celebración:
Homilía del Santo Padre
Esta tarde, queremos esparcir con nuestra oración semillas de paz en la tierra de Sudán del Sur y de la República Democrática del Congo, así como en todas las partes del mundo que sufren por la guerra. Había decidido visitar Sudán del Sur, pero no ha sido posible. Sin embargo sabemos que la oración es más importante, porque es más poderosa: la plegaria actúa con la fuerza de Dios, para quien nada es imposible.
Por eso agradezco de corazón a quienes han ideado esta vigilia y se han esforzado en llevarla a cabo.
«Cristo resucitado nos invita. Aleluya». Estas palabras del canto en lengua suajili han acompañado la procesión de entrada, con algunas imágenes de los dos países por los que estamos rezando especialmente. Los cristianos creemos y sabemos que la paz es posible porque Cristo ha resucitado. Él nos da el Espíritu Santo, a quien hemos invocado.
Como san Pablo nos ha recordado hace unos instantes, Jesucristo « es nuestra paz» ( Ef 2,14). En la Cruz, ha cargado con todo el mal del mundo, también con los pecados que generan y fomentan las guerras: la soberbia, la avaricia, la sed de poder, la mentira… Jesús ha vencido todo esto con su resurrección. Cuando se apareció en medio de sus amigos les dijo: «Paz a vosotros» ( Jn 20,19.21.26). Nos lo repite también a nosotros aquí, en esta noche: «Paz a vosotros».
Sin ti, Señor, vana sería nuestra oración y engañosa nuestra esperanza de paz. Pero tú estás vivo y obras para nosotros y con nosotros; tú, nuestra paz.
Que el Señor resucitado derribe los muros de la enemistad que dividen hoy a los hermanos, especialmente en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo.
Que socorra a las mujeres víctimas de la violencia en las zonas de guerra y en cualquier parte del mundo.
Que salve a los niños que sufren a causa de conflictos que no tienen que ver con ellos, pero que les roban su infancia y a veces también la propia vida. ¡Cuánta hipocresía cuando se niegan las masacres de mujeres y niños! Aquí la guerra muestra su rostro más horrible.
Que el Señor ayude a los humildes y a los pobres del mundo a seguir creyendo y esperando en que el Reino de Dios está cerca, que está en medio de nosotros, y es «justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo» ( Rm 14,17).
Que sostenga a todos los que, día tras día, se esfuerzan por combatir el mal con el bien, con gestos y palabras de fraternidad, de respeto, de encuentro, de solidaridad.
Que el Señor afiance en los gobernantes y en todos los que tienen responsabilidades un espíritu noble y recto, firme y valiente en la búsqueda de la paz, mediante el diálogo y la negociación.
Que el Señor nos conceda a todos nosotros ser artesanos de paz allí donde estemos, en la familia, en la escuela, en el trabajo, en las comunidades, en cualquier ambiente; «lavándonos los pies» unos a otros, a semejanza de nuestro Maestro y Señor. A él la gloria y la alabanza, hoy y por los siglos de los siglos. Amén.


Deja un comentario

Oración especial en el Vaticano por Sudán y el Congo.

23 de noviembre: el Papa presidirá la Celebración por la paz en Sudán del Sur y R. D. del Congo

 

 

La Prefectura de la Casa Pontificia, dio a conocer que el Papa Francisco presidirá la Celebración de oración por la paz en Sudán del Sur y la República Democrática del Congo.

El jueves 23 de noviembre de 2017, a las 5.30 de la tarde, en el altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro, el Santo Padre presidirá una celebración de oración por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo. Han sido numerosos los llamamientos que el Pontífice ha lanzado en favor de estos dos países durante su pontificado. Recientemente la FAO ha comunicado que, alrededor de 30 mil personas en Sudán del Sur han recibido el kit para el cultivo hortofrutícola financiados por una donación del Papa Francisco. Ya el pasado mes de febrero, a la hora del rezo del Ángelus dominical, el Obispo de Roma había lanzado un llamamiento por la paz en la República Democrática del Congo, afectada por la violencia y elevaba sus oraciones por toda las poblaciones que también en otras partes del continente africano y del mundo sufren a causa de la violencia y de la guerra.


Deja un comentario

Sudán: el Dr.. Mudawi liberado tras ocho meses de encarcelamiento injusto.

Sudán: El doctor Mudawi, en libertad tras ocho meses de encarcelamiento injusto

30 de agosto de 2017

Ante la noticia de que el defensor de los derechos humanos doctor Mudawi Ibrahim Adam ha sido puesto en libertad y de que se han retirado todos los cargos contra él, Sarah Jackson, directora adjunta de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos, ha declarado:

“Es un alivio enorme que se haya cerrado este terrible capítulo. El doctor Mudawi, preso de conciencia, se ha reunido con su familia y es, una vez más, un hombre libre.

“Los ocho meses de prisión del doctor Mudawi representan un grave error de la justicia, y su excarcelación debe servir como primer paso para poner fin a la criminalización del trabajo por los derechos humanos en Sudán. El despiadado ataque de las autoridades contra cualquier tipo de crítica pone en peligro a cualquier persona que se atreva a denunciar, y debe cesar.”

Mudawi quedó en libertad, junto con otros cinco defensores de los derechos humanos, a última hora del 29 de agosto. Estaba enjuiciado por seis cargos falsos, que incluían los de “socavar el sistema constitucional” y “entablar una guerra contra el Estado”, que conllevan la pena de muerte o cadena perpetua. Se han retirado todos los cargos en su contra.


Deja un comentario

Sudán: responsabilidades del gobierno en el sufrimiento de la población.

  SUDÁN DEL SUR – El obispo auxiliar de Juba: “El gobierno es el mayor responsable del sufrimiento de la guerra”

Juba – “El gobierno es el promotor de la guerra y la población sufre las consecuencias”, denuncia monseñor Santo Loku Pio Doggale, obispo auxiliar de Juba, en una entrevista al National Catholic Reporter.
“Los civiles están siendo brutalmente maltratados y aquellos que son víctimas de la violencia no pueden recurrir a la justicia. Es un desastre enorme”, añade. La guerra civil, que estalló en diciembre de 2013 entre el presidente Salva Kiir y el ex-vicepresidente Riek Machar, ha provocado miles de víctimas y el desplazamiento de casi dos millones y medio de personas. El conflicto ha adquirido tintes étnicos, dado que las dos fuerzas que se enfrentan han hecho varios llamamientos a sus grupos étnicos de procedencia: Los Dinka con Kiir y los Nuer con Machar. “La sangre de la tribu es más densa que el agua del Bautismo”, admite monseñor Doggale. “Nuestro gobierno es católico. Leen la Biblia, van a misa, pero, ¿cuándo ponen en práctica las enseñanzas evangélicas?, se pregunta el obispo.