Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Myanmar: crece el número de prófugos rohingyas a Bangladesh

Crece el número de rohingyas que llegan a Bangladesh en balsas de fabricación casera

Los refugiados rohingyas se ven obligados a usar balsas construidas con todo tipo de material para cruzar el río Naf hacia Bangladesh. Foto: ACNUR / Andrew McConnell

17 de noviembre, 2017 — Durante los 10 últimos días unas 30 balsas de fabricación casera transportaron de Myanmar a Bangladesh a casi 1.000 refugiados rohingya, informó hoy la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Muchas de esas personas no pueden pagar el precio de un pasaje y se ven obligadas a usar estas balsas construidas con todo tipo de material como palos de bambú y bidones vacíos atados con cuerdas y cubiertos con láminas de plástico.

ACNUR estima que desde el pasado 25 de agosto unos 620.000 refugiados rohingya han huido de Myanmar y que más de 100 se han ahogado en naufragios u otros incidentes marítimos en su intento de llegar a las costas de Bangladesh.

Pese a los esfuerzos para prestar ayuda humanitaria y servicios, el hacinamiento y las difíciles condiciones de vida en los campamentos y lugares provisionales de asentamiento, incrementan los riesgos de enfermedades, saneamiento e incendios, así como la violencia y la trata de personas.

Hasta la fecha, ACNUR ha entregado cientos de miles de artículos de socorro, como tiendas de campaña, láminas de plástico, mantas, colchonetas, mosquiteros y utensilios de cocina.

Anuncios


Deja un comentario

Myanmar: el ejército y los Rohingya

Myanmar: El ejército intenta encubrir crímenes de lesa humanidad dirigidos contra los rohingyas

Min Aung Hlaing, comandante en jefe de las fuerzas armadas de Myanmar // AUNG HTET/AFP/Getty Images

En respuesta a las conclusiones de la investigación interna de las fuerzas armadas de Myanmar sobre la violencia en el norte del estado de Rajine desde el 25 de agosto, James Gomez, director de Amnistía Internacional para el Sureste Asiático y Oceanía, ha manifestado lo siguiente:

Una vez más, las fuerzas armadas myanmaras intentan esconder debajo de la alfombra las graves violaciones de derechos humanos cometidas contra los rohingyas.

“Con más de 600.000 hombres, mujeres y niños huidos del estado de Rajine en los últimos meses por miedo a perder la vida, existen indicios abrumadores de que el ejército ha violado y asesinado a rohingyas y quemado sus pueblos hasta las cenizas. Tras documentar incontables relatos de horror y analizar imágenes de satélite para rastrear la destrucción creciente, sólo podemos llegar a una conclusión: estos ataques constituyen crímenes contra la humanidad.

El ejército de Myanmar ha dejado claro que no tiene intención de garantizar la rendición de cuentas; ahora es la comunidad internacional quien debe dar un paso adelante para garantizar que estos abusos atroces no quedan sin castigo.

“No será posible conocer el pleno alcance de las violaciones de derechos humanos cometidas contra los rohingyas y otras minorías étnicas hasta que se permita a la misión de investigación de la ONU y a otros observadores independientes el acceso sin trabas a Myanmar y, en particular, al estado de Rajine.”


1 comentario

Son 817.000 los Rohingyas refugiados en Bangladesh

El número de refugiados rohingyas en Bangladesh alcanza los 817.000

Personal de ACNUR y voluntarios socorren a refugiados rohingyas a su llegada al centro de tránsito cerca de Anjuman Para en Cox´s Bazar, Bangladesh. Foto: ACNUR / Roger Arnold

27 de octubre, 2017 — Dos meses después de que la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar, empujara a las comunidades rohingyas a cruzar la frontera, más de 604.000 personas han llegado a Bangladesh, llevando a 817.000 la cifra total de refugiados en el distrito más al sur del país.

La mayoría de los recién llegados viven hacinados en campamentos improvisados, mientras 46.000 refugiados viven en comunidades de acogida, detalló este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las necesidades médicas son muy importantes por los abusos que han sufrido los rohingyas y después de su largo recorrido desde Myanmar, indicó el portavoz de la agencia en Ginebra, Joel Millman. La agencia ha proporcionado servicios de salud básicos y de emergencia a 53.000 pacientes.

Según los datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades respiratorias, diarreicas y dermatológicas son las más comunes en las poblaciones refugiadas de Cox´s Bazar. La agencia, que ha concluido una primera campaña de vacunación contra el cólera, lanzará una segunda el 4 de noviembre para llegar a 180.000 niños.

UNICEF, que trabaja con socios humanitarios para abrir nuevos centros de tratamiento nutricional, está tratando a casi 2.000 niños que padecen malnutrición aguda severa. La agencia advirtió que el llamamiento de 76 millones de dólares solo había recibido un 18% de financiación.

Por su parte, la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha abierto un centro de tránsito y escuelas para refugiados en el campamento de Kutupalong, pero estima que cerca de 400.000 niños siguen sin acceso a educación.

Asimismo, el ACNUR intenta descongestionar el campo de Kutupalong y ya ha alojado a 1.700 recién llegados en la llamada “Extensión de Kutupalong” facilitada por las autoridades de Bangladesh en el sureste del país. Cinco mil personas más deberían trasladarse a la nueva zona.

Por su parte, tres expertos en derechos humanos de la ONU se dijeron “muy perturbados” después de su visita a los campamentos en Bangladesh.

La misión de investigación informó que los numerosos relatos sobre asesinatos, tortura, violaciones, y otro tipo de ataques sufridos en Myanmar, demuestran acciones “repetidas y metódicas” que resultaron en violaciones flagrantes de los derechos humanos de centenares de miles de personas.

Ver la crisis de los rohingyas en fotos y cifras (en inglés)


Deja un comentario

ONU: ayuda internacional patra la asistencia a los Rohingyas

La comunidad internacional compromete 335 millones de dólares para la crisis de los refugiados rohingyas

Niños en el campamento espontáneo de Tasnimarkhola en Cox´s Bazar, en Bangladesh. Foto: OCHA / Pierre Peron

23 de octubre, 2017 — La crisis de los refugiados rohingyas es una crisis ”masiva”, dijo hoy Mark Lowcock, el coordinador de la ayuda humanitaria de la ONU, durante la Conferencia de donantes organizada en Ginebra bajo los auspicios de la Unión Europea y de Kuwait.

Desde que empezó la huida de los Rohingyas desde Myanmar hacia Bangladesh el 25 de agosto, 35 Estados miembros de la ONU, el Fondo de la ONU para las emergencias y varias organizaciones han recaudado 335 millones de dólares. El monto, que fue confirmado al terminar la Conferencia de donantes, incluye donaciones y compromisos.

Se estima que hasta la fecha cerca de 600.000 refugiados rohingyas han llegado a Bangladesh. De ellos, un 60 % son menores de edad.
Se necesita una respuesta comprensiva según los estándares internacionales, además de una solución a la crisis, dijo Lowcock.

Por su parte, el representante de UNICEF en Bangladesh, Edouard Beigbeder, afirmó que “la crisis no parece disminuir”. Según la agencia de la ONU para los niños, casi 17.000 padecen malnutrición aguda severa y requieren tratamiento urgente, mientras 120.000 mujeres embarazadas y lactantes necesitan suplementos nutricionales adicionales.

Las necesidades crecen más rápidamente que nuestra capacidad a responder, aseveró Beigbeder. UNICEF solo ha recibido 11% de los 76 millones de dólares que requiere para proporcionar asistencia humanitaria de emergencia a niños y mujeres.

Sobre el terreno, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ha distribuido kits de higienes a los refugiados más vulnerables en la zona de Cox’s Bazar en Bangladesh. Los paquetes, que incluyen jabón, cepillos de dientes, productos de higiene femenina, antisépticos y otros artículos para el cuidado personal, fueron financiados por el Fondo Central de las Naciones Unidas para la Acción en Casos de emergencia (CERF).

Permitirán que las familias, en particular mujeres y niños, puedan asearse y mantener condiciones higiénicas mientras viven en los campamentos.

La ONU evalúa a 434 millones de dólares la financiación requerida para proporcionar ayuda de emergencia a los refugiados y a las comunidades de acogida en los próximos meses.


Deja un comentario

Más de 500.000 refugiados Rohingyas en Bangladesh

ONU busca fortalecer respuesta humanitaria a refugiados rohingyas en Bangladesh

Miles de refugiados rohingyas cruzan la frontera cerca del pueblo de Anzuma Para, Palong Khali, en Bangladesh. Foto: ACNUR / Roger Arnold

13 de octubre, 2017 — La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha iniciado el conteo de las familias rohingyas que han huido de Myanmar, para poder proporcionar la asistencia más adecuada.

Según recientes estimaciones de las agencias humanitarias pertenecientes al Grupo de Coordinación Entre Sectores (ISCG por sus siglas en inglés), el número de refugiados rohingyas que llegaron a Cox´s Bazar, en Bangladesh, en los últimos 47 días habría alcanzado los 536.000.

“La situación es sumamente grave. Estas personas están desnutridas y el acceso a agua potable y servicios de sanidad en muchos de los sitios espontáneos es insuficiente. Están en un alto estado de vulnerabilidad. Han huido del conflicto, experimentado traumas severos y se encuentran actualmente viviendo en condiciones extremadamente difíciles”, (declaró Sarat Dash, el Jefe de Misión de la Organización Internacional para la Migraciones (OIM) en Bangladesh.

El ACNUR ha iniciado con el Gobierno el conteo de las familias refugiadas, con el propósito de proporcionar la ayuda más adecuada según las necesidades identificadas. Para llevar a cabo ese ejercicio, liderado por la Comisión para el apoyo a los refugiados y la repatriación de Bangladesh (RRRC por su sigla en inglés), la agencia de la ONU ha reclutado y entrenado a 100 agentes y ha proporcionado el equipo para el conteo.

Hasta la fecha han sido identificadas 17.855 familias en los campamentos de Balukhali y Kutupalong. Se prevé cubrir 525.000 personas en las próximas semanas.

El 3 de octubre, el ISCG lanzó un llamamiento revisado solicitando 434 millones de dólares como parte de un Plan de Respuesta Humanitaria de 6 meses destinado a 1,2 millones de personas, entre ellas los refugiados rohingyas y 300.000 nacionales de Bangladesh en estado de vulnerabilidad que se encontraban viviendo en las comunidades de acogida de Cox’s Bazar.

En un encuentro con la prensa tras una reunión en el Consejo de Seguridad este viernes en la tarde, el Representante Permanente de Francia y presidente del Consejo para el mes de octubre, François Delattre, denunció que una “limpieza étnica esté ocurriendo ante nuestros ojos” en Myanmar.

Asimismo, confirmó el apoyo del Consejo a las recomendaciones emitidas por la Comisión Asesora sobre el Estado de Rakhine presidida por el ex-Secretario General de la ONU Kofi Annan.

Annan, que se dirigió a los miembros del Consejo en la tarde, anunció el próximo nombramiento de un grupo de expertos para la implementación de las recomendaciones. “La hoja de ruta está clara”, aseveró, “y busca enfrentar las causas del conflicto en el estado de Rakhine y defender los derechos de los rohingyas”.

El Consejo pidió al gobierno de Myanmar cesar la violencia, dar acceso humanitario sin restricciones, y reanudar el diálogo con Bangladesh acerca del retorno de los rohingyas.


Deja un comentario

ONU pide ayuda para grave situación humanitaria de los Rohingyas

La ONU pide ayuda para los refugiados Rohingya y denuncia posibles crímenes contra la humanidad en Myanmar

Los niños representan el 60% de los refugiados Rohingya que han huido a Bangladesh. Foto: UNICEF/Brown

04 de octubre, 2017 — La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) solicitó 120 millones de dólares para proveer asistencia a los refugiados Rohingya en Bangladesh.

Más de 500.000 personas han llegado a la región de Cox Bazar huyendo de la violencia en Myanmar. La OIM necesita el financiamiento para responder a la grave situación humanitaria, que UNICEF y la Oficina de Coordinación Humanitaria (OCHA) califican como una tragedia humana “impactante” por su escala, complejidad y rapidez.

Tras visitar Bangladesh, los responsables de estas agencias, Mark Lowcock y Anthony Lake, aseguraron que la gente llega atemorizada, exhausta y hambrienta.

Los funcionarios elogiaron el espíritu de generosidad del gobierno y el pueblo de Bangladesh al abrir sus fronteras y ofrecer su apoyo a los refugiados que han llegado con poco o nada a unirse a las 300.000 personas que ya habían huido en olas anteriores de desplazamiento.

La OIM, a petición de las autoridades de ese país, encabeza el Grupo de Coordinación Interinstitucional, que coordina la respuesta humanitaria a la afluencia de familias Rohingya.

Mientras tanto, expertos en Derechos Humanos de la ONU aseguran que los abusos cometidos contra estas personas pueden constituir crímenes contra la Humanidad.

El Comité para la eliminación de la Discriminación contra la Mujer y el de los Derechos del Niño han pedido al gobierno de Myanmar que cese de inmediato la violencia en el Estado de Rakhine y que investigue y lleve ante los tribunales los casos de violencia contra las mujeres y los niños.

Los expertos aseguran que se han cometido serios abusos a los derechos humanos, incluyendo asesinatos, violación, y desplazamiento forzado.

“Estas violaciones pueden constituir crímenes contra la humanidad y estamos profundamente preocupados por el hecho de que el Estado no haya podido poner fin a estos actos atroces cometidos por las fuerzas militares y de seguridad, en los que las mujeres y los niños llevan la peor parte”, expresaron en un comunicado emitido este miércoles.

Los comités pidieron al gobierno de Myanmar que se les concediera acceso al país para garantizar la plena rendición de cuentas, así como que colaborara con la misión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para llevar a cabo investigaciones exhaustivas e independientes.


Deja un comentario

Myanmar: sigue la persecución a los Rohingyas.

Myanmar: Imágenes muestran nuevos incendios de pueblos rohingyas

© 2017 DigitalGlobe, Inc. Source: USG, NextView License

Amnistía Internacional ha evaluado tres nuevos vídeos tomados en el estado de Rajine este mismo viernes por la tarde en los que pueden verse grandes columnas de humo que ascienden desde pueblos rohingyas, uno de ellos ya desierto, así como imágenes de satélite en las que se aprecia humo sobre estructuras incendiadas.

Fuentes del norte del estado de Rajine afirman que los incendios han sido provocados por miembros de las fuerzas de seguridad de Myanmar y grupos parapoliciales locales.

La abrumadora evidencia de las imágenes tomadas en tierra y desde el espacio contradice las declaraciones de Aung San Suu Kyi, que afirmó que las ‘operaciones de limpieza’ —así las denominó— del ejército en el estado de Rajine habían terminado el 5 de septiembre”, ha dicho Tirana Hassan, directora de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional.

“Casi tres semanas después, podemos ver en tiempo real que la campaña de violencia contra los rohingyas en el norte del estado de Rajine no cesa. Los hogares y los pueblos de los rohingyas siguen ardiendo antes, durante y después de que sus habitantes huyan aterrorizados. No satisfechas con obligar a los rohingyas a irse de sus casas, las autoridades parecen intentar asegurarse de que no tienen casas a las que volver.

“Ha pasado el momento de dar a los dirigentes políticos y militares de Myanmar el beneficio de la duda. La comunidad internacional debe condenar su actuación de forma inequívoca y tomar medidas reales para detener esta campaña de limpieza étnica, además de exigir cuentas a sus autores.”

En un vídeo tomado el 21 de septiembre cerca del pueblo de Hpar Wat Chaung, en el norte del municipio de Maungdaw, al fondo de unas tierras de cultivo se ve una gran columna de humo que surge de un poblado situado entre unos árboles. Un lugareño dijo a Amnistía Internacional que los incendios habían sido provocados por la policía de fronteras de Myanmar y grupos parapoliciales a primeras horas de la tarde, y que esa misma noche hubo otras operaciones de quema.

Amnistía Internacional examinó las imágenes de satélite de Hpar Wat Chaung tomadas el 16 y el 22 de septiembre. En la más reciente sigue viéndose humo, lo que demuestra claramente que el pueblo había sido incendiado, y estructuras que seguían en pie unos días antes habían quedado arrasadas por el fuego. Además, los sensores de satélite detectaron un incendio reciente activo en el pueblo, lo cual corrobora el incidente.

Otros dos vídeos tomados desde diferentes ángulos, según los informes a las afueras del pueblo de Nga Yant Chaung (municipio de Buthidaung), muestran el pueblo en llamas la tarde del viernes. Según han dicho activistas a Amnistía Internacional, en concreto una fuente del propio estado de Rajine, el incendio comenzó entre la 1:30 pm y las 2:00 pm hora local.

Campaña de tierra arrasada
El 14 de septiembre, Amnistía Internacional publicó evidencias irrefutables de una campaña de tierra arrasada en gran escalaen el norte del estado de Rajine, donde las fuerzas de seguridad de Myanmar y grupos parapoliciales han incendiado pueblos rohingyas y disparado indiscriminadamente contra quienes trataban de huir. La violencia forma parte de una respuesta ilegal y desproporcionada a los ataques coordinados efectuados el 25 de agosto por un grupo armado rohingya contra puestos de seguridad.

El análisis llevado a cabo por la organización a partir de datos sobre detección de incendios activos, imágenes por satélite, fotografías y vídeos sobre el terreno, así como entrevistas a decenas de testigos presenciales en Myanmar y al otro lado de la frontera en Bangladesh, muestra una campaña orquestada de incendios sistemáticos lanzada contra pueblos rohingyas en el norte del estado de Rajine.

Debido a la violencia, desde el 25 de agosto más de 429.000 personas han huido como refugiadas a Bangladesh. Jurídicamente se trata de crímenes de lesa humanidad: asesinato y expulsión o traslado forzoso de la población.

Decenas de miles de personas más, incluidos miembros de otras minorías étnicas del estado de Rajine, también han quedado desplazadas a consecuencia de la violencia.