Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Qué quiso decir el Papa en su homilía de la misa de clausura en Panama.

  Pope Francis greets the crowd before celebrating Mass for World Youth Day pilgrims at St. John Paul II Field in Panama City Jan. 27, 2019. (CNS photo/Paul Haring)

Pope Francis issued a powerful “wake up” call to hundreds of thousands of young people from 155 countries, in his homily at the closing mass of World Youth Day in Panama on Sunday, Jan. 27.

He told them, “Dear young people, you are not the future but the now of God and he invites you and calls you in your communities and cities to go out and find your grandparents and elders; to stand up and with them to speak out and realize the dream that the Lord has dreamed for you.”

He urged these young people from all continents, as they waved the flags of their home countries, to “realize that you have a mission and fall in love; that will decide everything,” as Father Pedro Arrupe, former Father General of the Jesuits, once said.

Francis reminded the young, “we may possess everything, but if we lack the passion of love, we will have nothing.” He appealed to them, “Let us allow the Lord to make us fall in love!”

The vast majority of young people had slept in tents or sleeping bags in the extensive Metro Park overnight, after attending last evening’s prayer vigil with the pope. At six o’clock this morning, they received a stirring wake-up call over the public address system, to the sounds of drums and music. But that was nothing compared to the wake-up that Pope Francis issued to them in the presence of the presidents of Panama, Costa Rica, Colombia, Guatemala, Honduras, El Salvador, and Portugal.

Last evening’s vigil of prayer and today’s mass were enriched by the presence near the altar of the blood-stained shirt that Archbishop Óscar Romero was wearing when he was shot while celebrating mass, and his episcopal mitre on which was emblazoned the words “to think with the church.”

Also, at the side of the altar stood the pilgrim statue of Our Lady of Fatima which had been brought here from Portugal. Cardinal Kevin Farrell, President of the Vatican’s Dicastery for the Laity, the Family, and Life, which is co-organizer of the W.Y.D. along with the local church, announced that the next World Youth Day will be held in Portugal. He did not give an exact date, but it is widely expected to be held in 2022.

In his homily at the festive Eucharistic celebration, which was concelebrated by 450 cardinals and bishops from many countries including the United States, and 4,000 priests, Francis told them that Jesus was inviting each one present to join him in his “mission” today, not tomorrow. He did so by drawing on the Gospel of the day which tells how, as a young man, Jesus began his public ministry when he went into the synagogue in Nazareth and stood up “and put into action God’s dream” by “proclaiming good news to the poor… bringing liberty to captives and recovering of sight to the blind, setting at liberty those who are oppressed, announcing the year of the Lord’s favor” (Luke 4.20-21). Pope Francis explained that “Jesus reveals the now of God,  who comes to meet us and to call us to take part” in this same mission today.

Pope Francis explained that “the now of God” becomes present with Jesus. “It is a merciful love that does not wait for ideal or perfect situations to show itself, nor does it accept excuses for its appearance,” the pope said. He continued, “It is God’s time that makes every situation and place both right and proper. In Jesus, the promised future begins and becomes life.”

Francis warned the youth against thinking that “your mission, your vocation, even your life itself, is a promise far off in the future, having nothing to do with the present. As if being young were a kind of waiting room, where we sit around until we are called.”

Seeking to wake them up to God’s call, Francis, wearing green vestments, told them “we do not always believe that God can be that concrete and commonplace, that close and real, and much less that he can become so present and work through somebody like a neighbor, a friend, a relative.”

Indeed, he said, “we do not always believe that the Lord can invite us to work and soil our hands with him in his Kingdom in that simple and blunt a way.” He recalled that Benedict XVI had put in well in Sept. 2005 when he declared that it is hard to accept that “God’s love can become concrete and can almost be experienced in history with all its painful and glorious vicissitudes.”

Francis remarked that like Jesus’ neighbors in Nazareth “we too prefer a distant God: nice, good, generous but far-off, a God who does not inconvenience us. Because a close and everyday God, a friend and brother, demands that we be concerned with our surroundings, everyday affairs and above all fraternity.”

He reminded them, however, that “God chose not to reveal himself as an angel or in some spectacular way, but to give us a face that is fraternal and friendly, concrete and familiar. God is real because love is real; God is concrete because love is concrete.” Indeed, as Benedict XVI said, “this concrete manifestation of love is one of the essential elements in the life of Christians.”

Francis warned the youth against thinking that “your mission, your vocation, even your life itself, is a promise far off in the future, having nothing to do with the present. As if being young were a kind of waiting room, where we sit around until we are called.”

He advised them against inventing “a hygienically sealed future, without consequences, where everything is safe, secure and ‘well insured’; a ‘make-believe’ happiness” that allows them “to think, that your now has not yet come, that you are too young to be involved in dreaming about and working for the future.”

He recalled that last October’s Synod on Young People had called for “intergenerational dialogue, the enrichment of exchange and the value of realizing that we need one another” and insisted “that we have to work to create channels and spaces that encourage dreaming of and working for tomorrow, starting today” and to do this “not in isolation, but rather side by side, creating a common space. A space that is not simply taken for granted, or won in a lottery, but a space for which you too must fight.”

Francis told the young crowd, “Jesus wants to enter into and win over our hearts. He wants to be our treasure, because he is not a “meantime,”  an interval in life or a passing fad; he is generous love that invites us to entrust ourselves.” Indeed, he said, “Jesus is concrete, close, real love. He is festive joy, born of opting for and taking part in the miraculous draught of hope and charity, solidarity and fraternity, despite the paralyzed and paralyzing gaze born of fear and exclusion, speculation and manipulation. “

Addressing them directly as ‘brothers and sisters,’  Francis declared, “the Lord and his mission are not a ‘meantime’ in our life, something temporary; they are our life!”

He urged them to follow the example of Mary, the mother of Jesus, “who not only believed in God and in his promises as something possible, she believed God himself and dared to say ‘yes’ to taking part in this now of the Lord. She felt she had a mission; she fell in love and that decided everything.”

He concluded by repeating that Jesus was inviting them “to live out your love in a practical way” and, he said, if they responded to his call with their ‘yes’ then this “may be the gateway for the Holy Spirit to give us a new Pentecost for the world and for the Church.”

Addressing them directly as ‘brothers and sisters,’  Francis declared, “the Lord and his mission are not a ‘meantime’ in our life, something temporary; they are our life!”

Francis then went on with the festive celebration, protected from the sun under a great canopy, as the more than one hundred-strong choir led the singing, and prayers were said in the different languages.

At the conclusion of the joyful celebration, Francis thanked God “for having given us the opportunity to share these days together and to experience once more this World Youth Day.”  He also thanked Panama’s president, Juan Carlos Varela Rodríguez, and the presidents of the  other nations present. He thanked especially the Archbishop of Panama, José Domingo Ulloa Mendieta, for his “generosity and hard work” in hosting this World Youth Day, and the bishops of neighboring countries and their communities for providing accommodation and assistance for this great event.

Pope Francis then concluded the celebration by thanking the young people and entrusting them to the protection of Our Lady, and asking them to pray for him.

After mass, Pope Francis drove to the nearby Casa Hogar El Buen Samaritano Juan Díaz, built in 2005 by the local church to provide assistance to young people and adults affected by AIDS who are deprived of familial and economic assistance.

Once he had greeted and spoken to them, Francis drove back to the nunciature for lunch. Later in the afternoon he will go to a stadium to thank the thousands of volunteers from many countries who had worked to make the W.Y.D. such a success.


Deja un comentario

Panamà: la despedida del Papa

Francisco regresa a Roma con el “corazón rejuvenecido”

Ha concluido la JMJ 2019. La última cita del Papa fue con 15.000 voluntarios reunidos en el estadio Romel Fernández. Después de agradecerles por el trabajo que realizaron, Francisco se dirigió al Aeropuerto Internacional de Tocumen.

Sofía Lobos- Ciudad de Panamá

El Santo Padre ha finalizado la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, tras un intenso programa de actividades que lo han llevado a vivir momentos de verdadero encuentro con el pueblo panameño y con cientos de miles de jóvenes del mundo.

Su última cita fue con 15.000 voluntarios reunidos en el estadio Rommel Fernández. Después de dar las gracias por el trabajo que realizaron, el Papa se dirigió al Aeropuerto Internacional de Tocumen.

La compañía aérea Avianca ha sido la encargada de transportarlo de regreso al Vaticano en un avión que partió a las 18:25, hora local.

Acudieron a despedir al Pontífice, el Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela acompañado por su esposa y el séquito presidencial. Por su parte, la banda nacional interpretó el himno de la JMJ “Hágase en mí según tu Palabra”, así como el himno nacional Vaticano y Panameño.

Antes de partir, el Papa saludó a un grupo de fieles emocionados que le agradecieron su visita. Un gesto más de cercanía, de los muchos que ha tenido Francisco a lo largo de estos días y que le han permitido conectar espiritualmente con los peregrinos de la JMJ.

El Sucesor de Pedro se despidió de este pueblo que lo ha recibido con los brazos abiertos y regresa a Roma, “con el corazón rejuvenecido”, lleno de la fe y la esperanza que le “han contagiado los jóvenes del mundo”.


Deja un comentario

Panama; agradecimiento del Papa a los voluntarios de la JMJ.

Muchas gracias a los voluntarios de la JMJ Panamá 2019

Más de 20.000 jóvenes, de Panamá y del mundo, han servido como voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019. Poco tiempo antes de que el Papa deje tierras panameñas, quiso reunirse con ellos en el Estadio Rommel Fernández de la ciudad de Panamá. Allí ofrecen sus testimonios

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El encuentro con los voluntarios comienza con las palabras del padre Rómulo Aguilar, coordinador general de la JMJ, quien le presenta al Papa a los voluntarios. Enfatizó la entrega  y sacrificio de los jóvenes y “nosotros en la organización de la JMJ, conscientes de la dimensión de este trabajo, creemos que estos jóvenes le han dado al mundo todo lo que tenían, y estamos muy agradecidos”.

Recoger la cosecha

El joven polaco Bartosz Placak, compartió sus vivencias en Panamá: “Estoy feliz porque puedo anunciar ahora la generosidad y apertura de todos los panameños que he encontrado y conocido en este caminar. Al convivir con los voluntarios en la caridad se crea una pequeña comunidad y así volvemos a los tiempos de los primeros cristianos, cuando ellos dejaron su vida, sus familias, sus casas para predicar la Buena Noticia en otros lugares”. “Los frutos recogidos no son para nosotros mismos: son para nuestras familias, amigos, parroquias y muchas otras personas”.

La joven Stella Maris Deville, originaria de Panamá, relata a los asistentes cómo deseaba ir a la JMJ en Polonia y lo que con su familia hicieron para recaudar los fondos necesarios: “ Hicimos la premier de una película sobre la historia de Jesús. Recaudamos una cifra que nos permitiría viajar. Pero mis 3 abuelos fallecieron un mes después y para poder sufragar los gastos usamos ese dinero. En el momento de la clausura de la JMJ en Polonia anunciaron que Panamá sería la próxima sede. Ahí me percaté de cómo es el Señor y él lo maneja todo”.

Nos vemos en Lisboa

Una voluntaria procedente de Portugal dirigió sus palabras al Papa agradeciendo haber escogido al país como la sede de la próxima JMJ: “Lisboa es una ciudad hermosa, llena de colinas con pequeñas capillas y muchas iglesias, antiguas y hermosas. En todas ellas, la devoción a la Virgen nos confirma como la Tierra de Santa María.

Esta es la tierra que te espera con los brazos abiertos. Y queremos decirles que nuestra alegría ya es inmensa, sabiendo que los días vendrán cuando las calles y plazas de las diócesis portuguesas estén llenas de jóvenes… cuando en 2022, en nuestra ciudad, rezamos en todas las lenguas y renovamos la petición de ser confirmados en nuestra fe por Su Santidad el Papa Francisco, sabemos que viviremos un tiempo único de gracia, que le agradecemos mucho de ahora en adelante”.

Pentecostés juvenil

Después de todas estas declaraciones, los jóvenes ofrecieron al Papa una adaptación teatralizada del pasaje de la anunciación:”Él tiene un plan, bendita tu serás”. Es el estribillo que resuena en la multitud. La actuación finalizó con el llamado de Pentecostés a salir a evangelizar. “Lleva su mensaje y que el mensaje te lleve a tí. Yo fui como tú, tuve miedo. Yo fui como tú. pero con Dios nada es imposible”. Fue el último verso de la representación.

Una Iglesia agradecida con los jóvenes

El Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa agradeció a los voluntarios: su presencia demuestra que es posible dar más: no solo han puesto su talento, su tiempo, sino han dado incluso un apoyo económico para garantizar que este evento fuese una realidad. Gracias queridos voluntarios, gracias porque sin ustedes no hubiese sido posible que la riqueza multiétnica y pluricultural de este continente hubiese enriquecido la fe de tantos peregrinos. Ustedes han hecho posible vivir este  Pentecostés Juvenil”.

“Jóvenes voluntarios, una vez más queda  demostrado que el cristianismo lo vivimos en el servicio a los demás, tal cual lo hizo Jesús, saliendo al encuentro del otro… sigan siendo instrumentos de paz y dispensadores del amor misericordioso de Dios, en un mundo herido y fracturado por la indiferencia y la ausencia de humanidad.  Gracias”.

27 enero 2019, 21:20


Deja un comentario

La JMJ del 2022 en Lisboa

2018-01-25 Auschwitz Giornata della MemoriaAuschwitz Jornada de la Memoria 

Papa: Lisboa en el 2022, el amor y el Holocausto, en los tuits del Pontífice durante esta JMJ

De entre los tuits del Santo Padre, uno para recordar la Jornada de la Memoria. Custodiar la memoria para que el horror de la Shoah jamás se repita, tal como lo repiten los supervivientes de la barbarie de los campos de exterminio nazis

Ciudad del Vaticano

“A ustedes, queridos jóvenes, un gran ‘gracias’ por #Panamá2019.  Sigan caminando, sigan viviendo y compartiendo la fe.  ¡Nos vemos en Lisboa en 2022!”.

“Sólo lo que se ama puede ser salvado. Sólo lo que se abraza puede ser transformado. #Panama2019”.

“No olvidemos a las víctimas del Holocausto. Su indecible sufrimiento sigue gritando a la humanidad: ¡Todos somos hermanos! #JornadadelaMemoria”.

Son los tres tuits del Papa Francisco que tuiteó desde Panamá en su cuenta oficial de tuiter @Pontifex.

En el aniversario de la apertura de los portones del campo de concentración de Auschwitz, acaecida precisamente el 27 de enero de 1945, cuando las tropas de la Armada Roja ingresaron en la ciudad polaca revelando al mundo el horror realizado por los nazis y liberando a los supervivientes, hoy se celebra el Día de la Memoria.

De este modo también el Papa Francisco ha querido recordar esta Jornada para que no olvidemos a las víctimas del Holocausto.

El aniversario fue establecido por la ONU en el año 2005 para conmemorar a las víctimas de la Shoah, es decir todos los que perdieron la vida como resultado de las medidas de persecución racial y política, limpieza étnica y genocidio aplicadas por el régimen nazi del Tercer Reich y sus aliados, entre 1933 y 1945. Según el Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos, entre quince y diecisiete millones de personas perdieron la vida como resultado directo de los procesos de “arianización” promovidos por el régimen de Adolf Hitler.

Los judíos pagaron el precio mayor, unos seis millones, por ser el verdadero objetivo de la “solución final” perseguida por el Reich. Pero el número de víctimas también incluye a las personas discapacitadas – sobre las cuales se inauguró la experimentación de las estrategias más eficaces para el exterminio masivo – los romaníes, los no arios, los disidentes políticos y los llamados “indeseables”, como los homosexuales y los disidentes religiosos. Para mantener viva la memoria, a fin de que estos crímenes no se repitan jamás, cada año, los,  ya ancianos supervivientes del Holocausto, se gastan incansablemente participando en conferencias, reuniones con estudiantes y diversas iniciativas de sensibilización.


Deja un comentario

Encuentro del Papa con los jesuitas jóvenes de Centroamérica.

El Papa encontró a los jesuitas de Panamá y de Centroamérica

Este sábado, 26 de enero, el Santo Padre ha encontrado en la Nunciatura Apostólica a los jesuitas de Panamá y de otros Países de Centroamérica.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó que este sábado, 26 de enero, el Santo Padre ha encontrado en la Nunciatura Apostólica a los jesuitas de Panamá y de otros Países de Centroamérica. El encuentro, precisa la Nota informativa de la Oficina de Prensa, ha durado una hora. Asimismo, el P. Antonio Spadaro, S.J., Director de la Revista “La Civiltà Cattolica”, informó en su cuenta de Twitter que el Papa Francisco ha encontrado a 30 jesuitas centroamericanos, con quienes conversó por más de una hora y respondió a las preguntas de los jesuitas, la mayor parte de ellos eran novicios.

La Compañía, la JMJ y su experiencia religiosa

Nuestro colega de la redacción italiana, Michele Raviart, conversó con el P. Antonio Spadaro sobre este encuentro entre el Papa Francisco y los jesuitas de Centroamérica.

R. – Como siempre, el Papa Francisco se encontró con un grupo de jesuitas de la Nunciatura – 30, de hecho – de América Central, y por lo tanto de los distintos países de la zona, y habló muy libremente con ellos. Tengo que decir que la mayoría eran jóvenes, incluso jóvenes novicios, que hacían preguntas sobre la Compañía de Jesús, sobre su experiencia religiosa y luego, claramente a partir de estas preguntas, la conversación se extendía a los temas del viaje y a otros temas más generales. Como siempre, la conversación fue muy fraterna, muy sencilla, directa, inmediata, con referencias también a la vida personal del Papa. El Papa ha estado muy disponible, de hecho, fue más allá del tiempo previsto. Una experiencia muy agradable, muy directa.

El Papa Francisco se encuentra muy a menudo con las comunidades jesuitas en sus viajes, pero cuando va a América Latina, a América del Sur, siempre tiene algo más, esta visita. Entonces, ¿qué significa el encuentro con el Papa tanto para el Papa como para estos jóvenes?

R. – Hay una experiencia de contexto, de hecho, esta de América Latina – en este caso – Centroamérica: es muy importante, relevante. El Papa está dentro del viaje, aún no ha terminado el viaje pero pudo comunicar libremente durante más de una hora algunas de sus impresiones. Así que, una experiencia muy valiosa. La experiencia de los jesuitas jóvenes y viejos también fue muy importante, por lo que son personas que han tenido una amplia experiencia del pasado, un pasado compartido con los años en los que Bergoglio fue jesuita, y por lo tanto compañeros; en cambio, jóvenes que ahora se enfrentan a la vida religiosa. Por lo tanto, en este sentido, es también una experiencia muy interesante de diálogo y encuentro entre jóvenes y ancianos.

Había gente que ya conocía al Papa Bergoglio y algunos jóvenes. ¿Cuál fue la diferencia de enfoque, incluso en las preguntas?

R. – Los jóvenes estaban muy interesados en el hoy, en lo que está sucediendo, así que en un juicio sobre el hoy también de la vida religiosa, de la vida como jesuitas. Los ancianos…. digamos que básicamente dejaron la palabra a los jóvenes, pero comentaron – sobre todo al final – algunas de sus experiencias. Son siempre encuentros muy experienciales: siempre partimos de experiencias directas, no son cuestiones generales, teóricas. Por eso creo que al Papa también le gustan mucho estos encuentros.

¿Cómo encaja este encuentro en la Jornada Mundial de la Juventud? ¿Ha habido algún debate específico sobre esta cuestión?

R. – Sí, por supuesto, precisamente porque había jóvenes, hicieron preguntas sobre este tema y sobre la Jornada Mundial. Sin embargo, se trata de un encuentro fraterno de un camino mucho más amplio y complejo, por lo que se trataron algunos temas y el de los jóvenes ciertamente también se trató, en esta conversación.


Deja un comentario

Panamà:; el Via Crucis y la iglesia hoy. Comentario

Abusos, la denuncia del Papa: gente sin escrúpulos también en la Iglesia

Francisco celebra el Vía Crucis con los jóvenes de Panamá. El sufrimiento de Jesús hoy está “en el grito de la tierra que está herida en sus entrañas por la contaminación”. Se prolonga “en una sociedad que perdió la capacidad de llorar y conmoverse ante el dolor”. No a la “cultura del bullying”

JMJ Panamá, el Vía Crucis con el Papa Francisco

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 26/01/2019
Ultima modifica il 26/01/2019 alle ore 13:28
DOMENICO AGASSO JR
ENVIADO A PANAMÁ

La sociedad que ha perdido la capacidad de llorar y conmoverse ante el dolor. La “madre tierra” que grita herida por la contaminación y que se ve pisoteada por el “consumo enloquecido”. Así se prolonga el via crucis de hoy. Y no solo. Continua “en la angustia de rostros jóvenes, amigos nuestros que caen en las redes de gente sin escrúpulos ―entre ellas también se encuentran personas que dicen servirte, Señor”. Lo dice con fuerza el papa Francisco celebrando las 14 estaciones de la Pasión del Hijo de Dios con 400.000 (datos de la organización) jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

En la tarde del 25 de enero, el Pontífice dejó la Nunciatura apostólica y se dirigió en auto al Campo Santa María La Antigua (Cinta Costera) en Panamá. El rito inició con el ingreso del obispo de Roma y con la cruz símbolo de la JMM.

El camino de Jesús hacia el Calvario es “de sufrimiento y soledad sufrimiento y soledad que continúa en nuestros días”, afirma Bergoglio. Cristo camina y padece “en tantos rostros que sufren la indiferencia satisfecha y anestesiante de nuestra sociedad que consume y se consume, que ignora y se ignora en el dolor de sus hermanos”.

Y también “nosotros, tus amigos Señor, nos dejamos llevar por la apatía y la inmovilidad. No son pocas las veces que el conformismo nos ha ganado y paralizado”. Y así “ha sido difícil reconocerte en el hermano sufriente: hemos desviado la mirada, para no ver; nos hemos refugiado en el ruido, para no oír; nos hemos tapado la boca, para no gritar”.

Siempre la misma dirección, observa el Papa. Es mas fácil “y “pagador” ser amigos en las victorias y en la gloria, en el éxito y en el aplauso; es más fácil estar cerca del que es considerado popular y ganador. Qué fácil es caer en la cultura del bullying, del acoso y de la intimidación”, exclama el Pontífice.

Pero “para ti no es así Señor, en la cruz te identificaste con todo sufrimiento, con todo aquel que se siente olvidado. Para ti no es así Señor, pues quisiste abrazar a todos aquellos que muchas veces consideramos no dignos de un abrazo, de una caricia, de una bendición; o, peor aún, ni nos damos cuenta de que lo necesitan”.

Continua Francisco: “Para ti no es así Señor, en la cruz te unes al vía crucis de cada joven, de cada situación para transformarla en camino de resurrección”.   Pero hoy el vía crucis del Hijo “se prolonga”, sostiene Francisco.

En “el grito sofocado de los niños a quienes se les impide nacer y de tantos otros a los que se les niega el derecho a tener infancia, familia, educación; que no pueden jugar, cantar, soñar..”

En “las mujeres maltratadas, explotadas y abandonadas, despojadas y ninguneadas en su dignidad”. En “los ojos tristes de los jóvenes que ven arrebatadas sus esperanzas de futuro por la falta de educación y trabajo digno”.  En “la angustia de rostros jóvenes, amigos nuestros que caen en las redes de gente sin escrúpulos ― entre ellas también se encuentran personas que dicen servirte, Señor ―, redes de explotación, de criminalidad y de abuso, que se alimentan de sus vidas”. Por primera vez en esta JMJ el Papa hace referencia a la plaga de los abusos y de la pedofilia.

El Via Crucis se prolonga “en tantos jóvenes y familias que, absorbidos en una espiral de muerte a causa de la droga, el alcohol, la prostitución y la trata, quedan privados no solo de futuro sino de presente. Y así como repartieron tus vestiduras, Señor, queda repartida y maltratada su dignidad”.

Se prolonga en jóvenes “con rostros fruncidos que perdieron la capacidad de soñar, de crear e inventar el mañana y se “jubilan” con el sinsabor de la resignación y el conformismo, una de las drogas más consumidas en nuestro tiempo”.

El camino de la Pasión de Jesús está hoy “en el dolor oculto e indignante de quienes, en vez de solidaridad por parte de una sociedad repleta de abundancia, encuentran rechazo, dolor y miseria, y además son señalados y tratados como los portadores y responsables de todo el mal social”.

Y de nuevo: “Se prolonga en la resignada soledad de los ancianos abandonados y descartados”. Y en los pueblos “originarios, a quienes se despoja de sus tierras, raíces y cultura, silenciando y apagando toda la sabiduría que pueden aportar”. Y en el grito “de nuestra madre tierra, que está herida en sus entrañas por la contaminación de sus cielos, por la esterilidad en sus campos, por la suciedad de sus aguas, y que se ve pisoteada por el desprecio y el consumo enloquecido que supera toda razón”. Y una vez más: “En una sociedad que perdió la capacidad de llorar y conmoverse ante el dolor”.

Después el Papa, como suele ser habitual, dirigió algunas preguntas: “Y nosotros, Señor, ¿qué hacemos? ¿Cómo reaccionamos ante Jesús que sufre, camina, emigra en el rostro de tantos amigos nuestros, de tantos desconocidos que hemos aprendido a invisibilizar? Y nosotros, Padre de misericordia, ¿Consolamos y acompañamos al Señor, desamparado y sufriente, en los más pequeños y abandonados? ¿Lo ayudamos a cargar el peso de la cruz, como el Cireneo, siendo operadores de paz, creadores de alianzas, fermentos de fraternidad?”.

Francisco exhorta a contemplar a “María, mujer fuerte. De ella queremos aprender a estar de pie al lado de la cruz. Con su misma decisión y valentía, sin evasiones ni espejismos. Ella supo acompañar el dolor de su Hijo, tu Hijo; sostenerlo en la mirada y cobijarlo con el corazón. Dolor que sufrió, pero no la resignó. Fue la mujer fuerte del “sí”, que sostiene y acompaña, cobija y abraza. Ella es la gran custodia de la esperanza”.

Así, Bergoglio invita a aprender “de María a decir ‘si’ al aguante recio y constante de tantas madres, padres, abuelos que no dejan de sostener y acompañar a sus hijos y nietos cuando “están en la mala”. A decir ‘si’ “a la testaruda paciencia y creatividad de aquellos que no se achican y vuelven a comenzar en situaciones que parecen que todo está perdido, buscando crear espacios, hogares, centros de atención que sean mano tendida en la dificultad”.

Y a aquellos “que no se han callado y no se callan ante una cultura del maltrato y del abuso, del desprestigio y la agresión y trabajan para brindar oportunidades y condiciones de seguridad y protección”.  Aprendemos “a recibir y hospedar a todos aquellos que han sufrido el abandono, que han tenido que dejar o perder su tierra, sus raíces, sus familias y trabajos”.

La Iglesia debe ser como la Madre de Dios, que propicie una cultura que sepa acoger, proteger, promover e integrar; que no estigmatice y menos generalice en la más absurda e irresponsable condena de identificar a todo emigrante como portador de mal social”.


Deja un comentario

Panamà: almuerzo del Papa con un grupo de jóvenes.

Almuerzo especial del Papa con un grupo de jóvenes en la JMJ

El menú para este encuentro estuvo a cargo de la chef panameña Cuquita Arias de Calvo, quien preparó un almuerzo típico que incluyó galletas de concolón, minicarimañolas, empanadas patti, gazpacho, helado de remolacha, arroz con coco y platano en tentación.

El sábado 26 de enero el Papa almorzó con un encuentro de 10 jóvenes de los cinco continentes en el Seminario Mayor San José, con quienes compartió mesa, charlas y anéctodas.

El menú para este encuentro estuvo a cargo de la chef panameña Cuquita Arias de Calvo, quien preparó un almuerzo típico que incluyó galletas de concolón, minicarimañolas, empanadas patti, gazpacho, helado de remolacha, arroz con coco y platano en tentación.

La reunión se dio luego de que el Sumo Pontífice ofició una misa con la consagración del altar de la Catedral Basílica Santa María La Antigua.

Por medio de algunos de los chicos y chicas que pudieron participar de este almuerzo especial, hemos conocido algunos detalles: hablaron de las dificultades que se viven en las dintintas sociedades, los conflictos armados, la escasez de oportunidades para la juventud y la importancia de la fe en la vida diaria.

Finalmente el Papa les regaló una imagen de la Virgen Ma´ria con el niño y una mesalla con el escudo papal.