Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Asistencia doméstica. Perspectivas para el 2030. Informe OIT

Se necesitarán 210 años para alcanzar la paridad en los cuidados domésticos

UNICEF/Zehbrauskas
Un joven cuida a su hijo recién nacido en Guinea-Bissau.

28 Junio 2018

Se prevé que para 2030, cerca de 2300 millones de personas requerirán cuidados, acentuando la desigualdad de género en un sector donde las mujeres ya realizan “más de las tres cuartas partes” de todo el trabajo no remunerado. La Organización Internacional del Trabajo alerta que resulta necesario duplicar las inversiones en este tipo de asistencia para prevenir una crisis inminente.

En el mundo, se dedican 16.400 millones de horas diarias a los cuidados no remunerado, lo cual equivale a 2000 millones de personas trabajando ocho horas diarias sin recibir remuneración alguna.

A pesar de que la contribución de los hombres al sector ha aumentado a lo largo de los últimos 20 años, según el informe Trabajo y empleo en el sector de la prestación de cuidados para el futuro del trabajo, las mujeres tienen a su cargo el 76,2 % de las horas de este tipo de atención, más del triple que los varones.

Para 2030, se estima que el número de personas que requieren atención doméstica llegará a los 2300 millones, lo que podría agudizar todavía más la desigualdad de género.

“Si no se abordan de manera adecuada los déficits actuales en la prestación de cuidados y en su calidad, se generará una crisis del cuidado global insostenible y aumentarán aún más las desigualdades de género en el mundo del trabajo”, ha declarado la principal autora del informe, Laura Addati, una de las autoras del documento.

Mujeres al cargo de los cuidados

Los cuidados domésticos no remunerados constituyen el principal obstáculo para que las mujeres se incorporaren al mercado laboral o progresen profesionalmente. En 2018, 606 millones de mujeres en edad de trabajar declararon que no habían podido hacerlo debido a que tenían a niños o personas de edad avanzada a su cargo. Sin embargo, solo 41 millones de hombres dijeron que no formaban parte de la población activa por el mismo motivo.

“A este ritmo, serán necesarios 210 años para acabar con las diferencias entre ambos sexos en la prestación de cuidados en estos países. La lentitud de los cambios cuestiona la efectividad de las políticas pasadas y actuales para hacer frente a la extensión y distribución del trabajo de cuidado no remunerado a lo largo de las dos últimas décadas”, declaró Shauna Olney, jefa del Servicio de Género, Igualdad y Diversidad y de OITSIDA de la Organización Internacional del Trabajo.

De acuerdo con los estudios, esto no se responde a sus deseos o decisiones. La mayoría de las mujeres prefieren trabajar en empleos remunerados, incluso aquellas que no forman parte de la fuerza de trabajo, y los hombres están de acuerdo. Si embargo, estas mujeres encuentran serias dificultades a la hora de conciliar la vida familiar y profesional debido a la falta de servicios de cuidado asequibles. Este es el caso de la mayor parte de los países de África, América Latina y Asia, donde los servicios de cuidado de larga duración prácticamente no existen.

“Esto implica que un gran número de mujeres podría incorporarse al empleo remunerado gracias a las políticas de acceso universal al cuidado, servicios e infraestructura”, destacó Shauna Olney.

Economía informal

El informe muestra también que parte de estas mujeres, con frecuencia migrantes, trabajan en la economía informal en condiciones precarias y mal remuneradas.

En diversos países, los trabajadores de la salud emigran para obtener mejores condiciones de trabajo e ingresos más altos que en sus países de origen. No obstante, el reconocimiento y la certificación de sus calificaciones constituyen grandes obstáculos para poder incorporarse al sector de la salud y muchos acaban dedicándose al trabajo doméstico.

Las mujeres con responsabilidades de cuidado tienen además más probabilidades de trabajar por cuenta propia y de estar ocupadas en la economía informal, y menos probabilidades de cotizar al régimen de seguridad social.

“Una ruta más fácil para la prestación de cuidados significa reconocer, reducir y redistribuir el trabajo de cuidado no remunerado y alcanzar el trabajo decente para los cuidadores, incluidos los trabajadores domésticos y migrantes”, declaró Laura Addati.

¿Cuál es la solución?

El informe propone aumentar el gasto público y privado en servicios de cuidado hasta 18.400 millones de dólares o hasta el 18,3 % del total del PIB previsto para crear 475 millones de empleos en educación, salud y trabajo social de aquí a 2030, es decir, 269 millones de nuevos empleos en comparación con 2015.

“Los empleos de baja calidad para los cuidadores dan lugar a una prestación de cuidados de baja calidad. Nuestro informe llama a modificar radicalmente las políticas macroeconómicas, de cuidado, protección social, trabajo y migración”, concluyó Laura Addati.


Deja un comentario

Día mundial contra el trabajo infantil. OIT

Unos 73 millones de niños trabajan en condiciones peligrosas

OIM/Asrian Mirza
Los niños trabajan en la producción de comida en East Java, Indonesia.

12 Junio 2018

Los pequeños laboran arduamente en minas y campos, fábricas y hogares, expuestos a pesticidas y otras sustancias tóxicas, transportando cargas pesadas o trabajando largas horas. Muchos sufren consecuencias físicas y psicológicas y hasta sus propias vidas pueden estar en riesgo.

“Los niños son más vulnerables a los riesgos que los adultos. Se necesitan medidas urgentes para garantizar que ningún menor de 18 años participe en trabajos peligrosos”, declaró Guy Ryder, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

Este año la atención se centra en poner fin a los trabajos peligrosos y fomentar un empleo seguro y saludable para los jóvenes en edad laboral legal.

Alrededor de 73 millones de niños se encuentran endesempeñan trabajos de este tipo, casi la mitad de los 152 millones de menores de 5 a 17 años inmersos en la labor infantil. Estos niños trabajan arduamente en minas y campos, fábricas y hogares, expuestos a pesticidas y otras sustancias tóxicas, transportando cargas pesadas o trabajando largas horas. Muchos sufren consecuencias físicas y psicológicas para toda la vida.

Las consecuencias del trabajo infantil peligroso

OIM/Asrian Mirza

 

Un nuevo informe de la OIT dirigido a la eliminación urgente del trabajo infantil peligroso revela que ciertos riesgos ocupacionales, entre ellos la exposición al estrés psicológico y a los productos químicos de uso común, son aún más graves para los niños de lo que se pensaba.

Otro hallazgo clave es que la adolescencia, como un período de maduración física, puede comenzar más temprano y durar hasta mediados de los años veinte. Dentro de este período lapso prolongado de crecimiento, los niños (y los adultos jóvenes) se enfrentan a una serie de vulnerabilidades que requieren respuestas en la ley y en la práctica.

Además, el informe describe el vínculo crucial y mutuo entre la educación y la salud: la falta de educación aumenta el riesgo de resultados negativos en la salud del debido al trabajo y, a la inversa, la educación de calidad tiene efectos positivos y protectores en la salud de los niños trabajadores.

Aunque el número total de niños menores en trabajos peligrosos ha disminuido en los últimos años, el progreso se ha limitado a adolescentes. Entre 2012 y 2016, casi no hubo reducción en el número de niños de 5 a 11 años que laboran, y el número de pequeños en trabajos peligrosos aumentó.

La obligación de los Estados

Ningún niño menor de 18 años debe realizar trabajos peligrosos, según lo estipulado en los Convenios de la OIT sobre trabajo infantil, concretamente el Convenio sobre la edad mínima y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil.

Los gobiernos, en consulta con los interlocutores sociales, deben establecer y hacer cumplir una lista nacional de trabajos peligrosos prohibidos para los niños.

La ratificación de los convenios de la OIT por hasta 181 Estados refleja el compromiso de acabar con el trabajo infantil en todas sus formas.

El trabajo infantil en la agricultura

OIM/Asrian Mirza

El Fondo de la ONU para Alimentación y la Agricultura (FAO), reveló también este martes datos preocupantes: después de años en constante declive, el número de niños trabajadores en la agricultura aumentó más de un 10% desde 2012, impulsado en parte por conflictos violentos y desastres.

Esta tendencia preocupante, no solo amenaza el bienestar de millones de niños, sino que también socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo, advierte la FAO.

Se pasó de 98 millones a 108 millones de niños trabajadores desde 2012, según las últimas estimaciones. Los conflictos prolongados y los desastres naturales relacionados con el clima seguidos de la migración forzada han empujado a cientos de miles de niños a laborar.

Los hogares en los campos de refugiados sirios en el Líbano, por ejemplo, son propensos a recurrir al trabajo infantil para garantizar la supervivencia de su familia. Los niños refugiados realizan una serie de tareas y a menudo están expuestos múltiples riesgos que incluyen pesticidas, condiciones deficientes de saneamiento en el campo, altas temperaturas y fatiga por realizar trabajos tareas físicamente exigentes durante períodos prolongados.
Al mismo tiempo, los esfuerzos para eliminar el trabajo empleo infantil en la agricultura enfrentan desafíos persistentes, debido a la pobreza rural y la concentración del trabajo infantil en la economía informal y el trabajo familiar no remunerado..

La FAO subraya que el trabajo infantil en la agricultura es un problema mundial que está perjudicando a los niños, dañando el sector agrícola y perpetuando la pobreza rural. Por ejemplo, cuando los niños se ven obligados a trabajar largas horas, su oportunidad de asistir a la escuela y desarrollar sus habilidades es limitada, lo que interfiere con su capacidad de acceder a oportunidades de empleo decentes y productivas más adelante en la vida, incluidas las oportunidades en un sector agrícola modernizado.

Datos clave

• Casi tres de cada cuatro niños inmersos en el trabajo infantil, están en el sector agrícola.

• Hay 10 millones más de niños en la agricultura desde 2012.

• Casi Cerca del 70% del trabajo infantil es trabajo familiar no remunerado.

• La incidencia del trabajo infantil en los países afectados por el conflicto armado es un 77% más alto que el promedio mundial.

• Casi la mitad de todo eldel trabajo infantil en el mundo ahora tiene lugar en África: 72 millones, o uno de cada cinco niños de Áfricaafricanos, laboran, en su mayoría en la agricultura, seguido de. En segundo lugar se encuentra Asia, con 62 millones.

 


Deja un comentario

Laboral: el desempleo y los deficit de trabajo decente. Informe OIT

OIT: El desempleo y los déficits de trabajo decente permanecerán elevados en 2018

El informe de referencia de la OIT muestra que si bien la tasa de desempleo mundial se está estabilizando, el desempleo y los déficits de trabajo decente se mantendrán a niveles persistentemente altos en muchas regiones del mundo.

Noticia | 22 de enero de 2018

GINEBRA/DAVOS (OIT Noticias) – A medida que la economía mundial se recupera, la población activa continúa aumentando, y por ello en 2018 el desempleo mundial debería mantenerse al mismo nivel del año pasado, señala un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018 , la tasa de desempleo mundial se estabilizó después de un incremento en 2016. Se calcula que en 2017 se situó en 5,6 por ciento, con un número total de desempleados superior a 192 millones.

Dado quelas perspectivas económicas mundiales a largo plazo siguen siendo moderadas a pesar que hubo un mayor crecimiento del previsto en 2017, el informe atribuye la tendencia positiva registrada entre 2017 y 2018 al buen desempeño de los mercados laborales en los países desarrollados, donde la tasa de desempleo debería disminuir otros 0,2 puntos porcentuales en 2018 para llegar a 5,5 por ciento, una tasa inferior a los niveles anteriores a la crisis.

Por el contrario, se estima que el crecimiento del empleo no será suficiente para absorber el aumento de la fuerza de trabajo en los países emergentes y en desarrollo, aunque la situación ha mejorado en relación a 2016.

“Aún cuando el desempleo mundial se ha estabilizado, los déficits de trabajo decente siguen estando muy extendidos: la economía mundial todavía no crea empleos suficientes. Es necesario desplegar esfuerzos adicionales a fin de mejorar la calidad del empleo para las personas que trabajan y garantizar que las ganancias del crecimiento sean distribuidas equitativamente”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder.

El empleo vulnerable aumenta y el ritmo de la disminución de la pobreza laboral disminuye

El informe pone de manifiesto que los importantes progresos alcanzados en el pasado en la reducción del empleo vulnerable se han estancado a partir de 2012. Esto significa que se cerca de 1.400 millones de trabajadores ocupaban un empleo vulnerable en 2017, y se prevé que otros 35 millones se sumen a ellos para 2019. En los países en desarrollo, el empleo vulnerable afecta a tres de cada cuatro trabajadores.

Como dato más positivo, el informe señala que la pobreza de los trabajadores sigue disminuyendo en los países emergentes, donde se estima que el número de personas que viven en condiciones de pobreza extrema debería alcanzar los 176 millones en 2018, lo cual equivale a 7,2 por ciento de todas las personas empleadas.

“Sin embargo, en los países en desarrollo los progresos para reducir la pobreza de los trabajadores son demasiado lentos para compensar el crecimiento de la fuerza de trabajo. En los próximos años, se estima que el número de trabajadores que viven en pobreza extrema se mantendrá por encima de 114 millones, afectando a 40 por ciento de las personas con un empleo en 2018”, explicó el economista de la OIT Stefan Kühn, principal autor del informe.

Los autores destacaron además que las tasas de participación femenina se mantienen muy por debajo a las de los hombres. Además, es más probable que las mujeres tengan empleos de menor calidad y reciban salarios más bajos.

Mirando al futuro, los cambios estructurales y el envejecimiento aumentarán la presión sobre los mercados laborales

Al analizar los cambios en la composición sectorial del empleo, el informe constata que el sector de los servicios será el principal motor del futuro crecimiento del empleo, mientras que sigue disminuyendo en la agricultura y en la manufactura.

Dado que el empleo vulnerable e informal prevalece tanto en la agricultura como en los servicios de mercado, los cambios del empleo previstos entre un sector y otro podrían tener sólo un potencial limitado para reducir los déficits de trabajo decente, si no están acompañados por grandes esfuerzos políticos para estimular la calidad de los empleos y la productividad en el sector de los servicios.

El informe también analiza la influencia del envejecimiento de la población. Muestra que el crecimiento mundial de la fuerza de trabajo no será suficiente para compensar la rápida expansión de la población de jubilados. La edad promedio de la población activa debería pasar de un poco menos de 40 años en 2017 a más de 41 años en 2030.

“Además del desafío que representa un número creciente de jubilados para los sistemas de pensión, una fuerza de trabajo cada más vieja también podría tener un impacto directo sobre los mercados laborales. El envejecimiento podría mermar la productividad y ralentizar los ajustes del mercado laboral después de las crisis económicas”, declaró el Director interino del Departamento de Investigación, Sangheon Lee.

© Peder Sterll

Principales conclusiones regionales

África del Norte

  • La tasa de desempleo debería disminuir de 11,7 por ciento en 2017 a 11,5 por ciento en 2018.
  • El número de personas desempleadas se mantiene estable en 8,7 millones en el contexto de un fuerte crecimiento de la mano de obra.
  • A nivel mundial, la región registra la tasa de desempleo más alta debido a las grandes carencias de empleo para los jóvenes y las mujeres, quienes están significativamente sobrerrepresentados entre los desempleados.

África Subsahariana

  • La tasa de desempleo debería llegar a 7,2 por ciento, permaneciendo básicamente inalterada.
  • El número de desempleados debería aumentar en 1 millón debido a las altas de crecimiento de la fuerza de trabajo en la región.
  • Más de uno de cada tres trabajadores vive en condiciones de pobreza extrema, mientras que casi tres de cada cuatro trabajadores ocupan un empleo vulnerable.

América del Norte

  • El desempleo debería pasar de 4,7 por ciento en 2017 a 4,5 por ciento en 2018.
  • Este es el resultado de una disminución de las tasas de desempleo en Canadá y Estados Unidos.

América Latina y el Caribe

  • La tasa de desempleo debería descender sólo marginalmente, pasando de 8,2 por ciento en 2017 a 7,7 por ciento de aquí a 2019.
  • Habida cuenta que la tasa regional de desempleo era tan sólo de 6,1 por ciento en 2014, la región todavía está lejos de recuperarse completamente de la pérdida de puestos de trabajo registradas en los últimos años.

Estados Árabes

  • La situación del mercado laboral debería mantenerse relativamente estable, con una tasa de desempleo regional que debería disminuir ligeramente para llegar a 8,3 por ciento en 2018 y aumentar nuevamente en 2019.
  • Casi 5 millones de personas estarán desempleadas en 2018, con las mujeres representando casi una tercera parte de los desempleados a pesar que constituyen sólo 16 por ciento de la fuerza de trabajo regional.

Asia y el Pacífico

  • El desempleo debería mantenerse a un nivel bajo en relación al patrón internacional y más bien estable a lo largo del período considerado, en 4,2 por ciento.
  • Esto se debe en gran medida a que se espera que la región siga creando empleos a un ritmo rápido.
  • El número de personas empleadas debería crecer en unos 23 millones entre 2017 y 2019.
  • El empleo vulnerable afecta a casi la mitad de todos los trabajadores en la región, es decir más de 900 millones.

Europa Septentrional, Meridional y Occidental

  • Gracias a una actividad económica mejor de la prevista, se estima que la tasa de desempleo disminuyó de 9,2 en 2016 a 8,5 en 2017, el nivel más bajo desde 2008.
  • Las mayores reducciones en las tasas de desempleo, del orden de 2 puntos porcentuales, debería registrarse en España y Grecia (15,4 por ciento y 19,5 por ciento respectivamente en 2018).
  • La tasa de desempleo debería seguir disminuyendo también en Italia, Irlanda y Portugal, pero a un ritmo más lento que durante el período 2015-2017.
  • Debería permanecer estable en Francia y el Reino Unido, aunque en este último país se estima que aumenté ligeramente en 2019.

Europa Oriental

  • A medida que el crecimiento económico se recupera de manera considerable, la tasa de desempleo debería disminuir, pero sólo moderadamente, pasando de 5,5 por ciento en 2017 a 5,3 por ciento en 2018.
  • Esto refleja el descenso de las tasas de desempleo en países como Polonia, Ucrania y Eslovaquia, cuyo impacto es atenuado parcialmente por las previsiones de un aumento del desempleo en la República Checa.

Asia Central y Occidental

  • La recuperación relativamente fuete del crecimiento económico se está traduciendo en una disminución del desempleo sólo de manera parcial. La tasa de desempleo regional debería permanecer en alrededor de 8,6 por ciento durante 2018 y 2019.
  • El empleo vulnerable se mantiene persistentemente alto, afectando a más de 30 por ciento de los trabajadores en 2017, pero se estima que disminuirá un poco durante 2018 y 2019 (0,6 puntos porcentuales).

Una metodología y datos perfeccionados
Las estimaciones mundiales del desempleo y la pobreza de los trabajadores han sido revisadas en el informe 
Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018 gracias a mejoras relativas a los datos y a las metodologías de estimación, pero las cifras siguen siendo comparables y las tendencias son coherentes ya que esta nueva metodología se aplica también a los años anteriores.

“El perfeccionamiento de la metodología es parte de los esfuerzos continuos de la OIT dirigidos a mejorar la precisión y comparabilidad de los indicadores en todos los países y las regiones”, declaró Steven Kapsos, jefe de la Unidad de producción y análisis de datos de la OIT.

“Si bien el número de desempleados se ha revisado a la baja en comparación con los presentados en el informe de 2017, esa revisión ha sido el resultado del uso de datos y estimaciones mejorados. Las nuevas cifras no reflejan una mejoría del mercado laboral mundial mejor de lo esperado ni tampoco un descenso relevante de las cifras de desempleo”, dijo Stefan Kühn.


Deja un comentario

Trabajo decente y economía formal. OIT

OIT
Trabajadores migrantes a bordo de un buque pesquero tailandés. El empleo informal en Asia y el Pacífico representa un porcentaje alrededor del 68%.

30 Abril 2018

Unos 2000 millones de personas están empleados en el sector informal de la economía, según la Organización Internacional del Trabajo, que señala que para alcanzar la meta del trabajo decente, recogida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se necesita transitar hacia una economía formal.

Más del 60 % de la población activa a nivel mundial, unos dos mil millones de personas, tiene un empleo informal de acuerdo con un estudio presentado este lunes por la Organización Internacional del Trabajo y llevado a cabo en más de cien países.

La mayor parte de la economía sumergida, el 93 %, se localiza  en los países emergentes y en desarrollo.

Por regiones, los empleos informales suponen casi el 86 % de los trabajos a los que opta la población activa en el continente africano, seguido por los Estados Árabes y Asia y el Pacífico con un porcentaje alrededor del 68 %.

En Sudamérica, América Central y el Caribe representa más de un 50 % de la población activa. Por países varía del 24,5 % de Uruguay a alrededor de un 80 % en Honduras, Guatemala y Nicaragua, y aún es superior a ese registro en Bolivia.

En Europa y Asia Central solo afecta al 25 % de la población.

El empleo informal afecta más a los hombres… pero no en América Latina

A nivel global, la mayor parte de empleos informales son ocupados por hombres, aunque también afecta a unos 740 millones de mujeres, una gran parte de ellas en países con ingresos bajos o medios bajos.

Sin embargo, la relación se invierte en América Latina, donde la tasa de mujeres en el sector informal es más alta que en la de los hombres, especialmente en América Central.

La proporción de empleo informal en la región también es relativamente alta para la población joven, representando un 46,2 % en comparación con el 40,4 % de los adultos.

A más educación menos informalidad

El estudio destaca que las personas que lograron finalizar la educación secundaria y superior tienen menos probabilidades de trabajar en el campo informal que los individuos que solamente finalizaron los estudios primarios o carecen de ellos.

Otro factor decisivo es la localización geográfica, ya que los habitantes de las zonas rurales tienen casi el doble de posibilidades de formar parte de la economía informal que los residentes de en áreas urbanas.

Por sectores, el más afectado es la agricultura, donde se estima que se alcanza un porcentaje superior al 90 %.

La Organización Internacional del Trabajo destaca la necesidad de favorecer la transición de los trabajadores a la economía formal con el objetivo de promover la creación, preservación y sostenibilidad de las empresas, y para prevenir la precarización de los empleos.

Una de las autoras del informe, Florence Bonnet, recalcó la necesidad de luchar contra la informalidad pues “para cientos de millones de trabajadores, implica una falta de protección social, derechos en el trabajo y de condiciones decentes, y para las empresas significa una baja productividad y la falta de acceso al crédito. Los datos sobre estas cuestiones son esenciales para elaborar políticas apropiadas e integradas que se ajusten a la diversidad de situaciones y necesidades”.

Para favorecer la transición hacia la economía formal, la Organización hace una serie de recomendaciones, entre las que destacan:

  • políticas macroeconómicas de fomento del empleo que respalden la demanda agregada, la inversión productiva y la transformación estructural, promuevan empresas sostenibles, sustenten la confianza de las empresas y corrijan las desigualdades;
  • políticas comerciales, industriales, tributarias, sectoriales y de infraestructura que fomenten el empleo, eleven la productividad y faciliten los procesos de transformación estructural;
  • políticas empresariales que fomenten empresas sostenibles y que favorezcan en particular las condiciones para un entorno propicio, teniendo en cuenta la resolución y las Conclusiones relativas a la promoción de empresas sostenibles, adoptadas por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 96.ª reunión (2007), lo que comprende el apoyo a las microempresas, a las pequeñas y medianas empresas, al emprendimiento y a normativas bien diseñadas, transparentes y adecuadamente difundidas que faciliten la transición a la economía formal y una competencia leal;
  • políticas e instituciones para el mercado laboral con el fin de ayudar a los hogares de bajos ingresos a salir de la pobreza y obtener empleos libremente elegidos, tales como: políticas salariales adecuadamente formuladas que incluyan el salario mínimo; dispositivos de protección social que incluyan las transferencias en efectivo; programas de empleo público y mecanismos de garantía; y una mejor divulgación y prestación de servicios de empleo entre las personas ocupadas en la economía informal;
  • políticas de migración laboral que tengan en cuenta las necesidades del mercado de trabajo y que promuevan el trabajo decente y los derechos de los trabajadores migrantes;
  • políticas de educación y de desarrollo de competencias laborales que respalden el aprendizaje a lo largo de la vida, se adecúen a las cambiantes necesidades del mercado laboral y a las nuevas tecnologías y reconozcan los conocimientos adquiridos previamente, por ejemplo, en los sistemas de aprendizaje informales, ampliando así las opciones para la obtención de un empleo formal;
  • medidas integrales de activación que faciliten la transición de la escuela al trabajo, en particular para los jóvenes desfavorecidos, como los mecanismos que garantizan el acceso de los jóvenes a la capacitación y al empleo productivo continuo;
  • medidas para promover la transición desde el desempleo o la inactividad hacia el trabajo, en particular para las personas desempleadas de larga duración, las mujeres y otros grupos desfavorecidos, e
  • sistemas pertinentes, accesibles y actualizados de información sobre el mercado de trabajo.


Deja un comentario

Los trabajadores migrantes. Declaración del Dir. Gen. de OIT

La migración laboral justa y eficaz beneficia al trabajador y al país de acogida

19 Febrero 2018

En vísperas del Día Mundial de la Justicia Social, el director de la Organización Internacional del Trabajo pidió a los gobiernos del mundo adoptar políticas que garanticen los derechos de los trabajadores migrantes.

Otorgar un trato justo a los 150 millones de trabajadores migrantes en el mundo es en interés de todos, y exige que la migración laboral esté bien gestionada y sea efectiva”, declaró el general director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) este lunes.

Los trabajadores migrantes, como todos los trabajadores, tienen derecho a un trato justo y equitativo.

Con motivo del Día Mundial de la Justicia Social, que se conmemora el martes, Guy Ryder pidió en un comunicado a los Estados que adopten leyes para que la migración laboral sea justa y cuente con un enfoque integral que involucre a todas las estancias gubernamentales, las organizaciones de la sociedad civil y las empresas.

“Los trabajadores migrantes, como todos los trabajadores, tienen derecho a un trato justo y equitativo, y esto es la clave para alcanzar el desarrollo sostenible”, dijo.

Según la OIT, actualmente la mayoría de la migración está vinculada, directa o indirectamente, a la búsqueda de oportunidades de trabajo decente. Sin embargo, muchos trabajadores terminan siendo explotados en empleos con baja remuneración y condiciones inseguras e insalubres. Además, para conseguir un empleo los migrantes frecuentemente se ven obligados a pagar comisiones de contratación y son más vulnerables al trabajo infantil y al trabajo forzoso.

El Pacto Mundial de Migración, una oportunidad para los trabajadores

“Una migración laboral bien gestionada, justa y eficaz puede reportar beneficios y oportunidades a los trabajadores migrantes, sus familias y sus comunidades de acogida. Puede, asimismo, conciliar la oferta y la demanda de mano de obra, facilitar el perfeccionamiento de las competencias y propiciar su transferencia en todos los niveles, contribuir al mantenimiento de los sistemas de protección social, impulsar la innovación empresarial y enriquecer las comunidades cultural y socialmente” aseguró Ryder.

Guy Rider aseguró que está en las manos de los gobiernos convertir la migración laboral en un fenómeno beneficioso para todos a través de las negociaciones del Pacto Mundial Sobre Migración que se realizan este año en miras a su firma en septiembre durante la Asamblea General.

“La forma en que nosotros, la comunidad internacional, demos forma a ese pacto y ayudemos a los Estados Miembros en su aplicación será decisiva para determinar la evolución futura de la migración laboral”, concluyó.


Deja un comentario

Sigue el aumento del desempleo en América Latina y Caribe.

El desempleo en América Latina y el Caribe aumentó por tercer año consecutivo

Trabajo de construcción para al expansión del Canal de Panamá. Foto de archivo: Banco Mundial/Gerardo Pesantez

Share

26 de enero, 2018 — El problema mayor en en América Latina y el Caribe sigue siendo la tasa de desempleo de los jóvenes, que se disparó en 2017, según el Panorama Laboral de América Latina y el Caribe 2017.

“Uno de cada cinco jóvenes en la región está desempleado”, detalló Gerardina González Marroquín, la directora de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en México y Cuba, durante la presentación del Panorama laboral organizada el jueves en la ciudad de México.

El punto positivo, subrayó Gerardina González, es que por primera vez en la historia, la participación laboral de las mujeres superó la barrera del 50% en el 2017.

Sin embargo, la brecha de género sigue alta: la participación laboral de las mujeres es inferior de 20% a la de los hombres.

En el caso de México, el desempleo bajó de 4,5 a 4,0 %, explicó la Representante de la OIT en México en una entrevista con el Centro de Información de la ONU (CINU) en el país.

Pero el problema reside en la calidad del empleo: “Mucha de la mano de obra ocupada está en condiciones de trabajo precarias. No tienen ningún tipo de protección social, no tienen salario mínimo, no tienen jornada. Sus condiciones de trabajo son muy vulnerables”, detalló.

Además, “la tasa de informalidad es de 10%, más alta que el promedio de América Latina”, añadió.

El bajo crecimiento en la región (1.2%, se espera 2% en 2018), “no es suficiente para absorber la tasa de desempleo”, ni para “sacar a la población de la pobreza” y así lograr la Agenda 2030, expresó Gerardina González.

“Pero hay otras medidas que los países podrían tomar”, dijo la Directora de la OIT en México, “como lograr una mejor distribución de las riquezas, lograr mejores oportunidades para los que menos tienen, mejorar los sistemas de recaudación fiscal en relación con las personas que son más afortunadas y que tienen mucho más recursos que la amplia mayoría de la población”.

Justamente, el segundo estudio que presentaba la OIT, el Informe mundial sobre la protección social 2017-2019: La protección social universal para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible , destaca que más de la mitad de la población (unos 4,000 millones) no tiene ninguna protección.

“Eso significa que falta llegar a la mayoría de la población mundial”, dijo el especialista en protección social de la OIT, Helmut Schwarzer.

El economista dio a conocer el estudio, según lo cual 71% no están adecuadamente protegidos, 35% de los niños (unos 1.3 mil millones) no tienen protección, y 56% en el campo no tienen acceso a servicios de salud.

En una entrevista con el CINU, el Sr. Schwarzer evocó la situación de América Latina y Caribe, y México en particular.

“En América Latina, la situación está un poco mejor, pero también preocupante”, señaló.

“Tenemos al 61% de la población con acceso a al menos una prestación en dinero de la seguridad social – sea maternidad, pensiones, prestaciones familiares, por accidente laborar… Lo que significa que el 39% de la población necesita establecer un vinculo con los sistemas de protección social.”

Esto equivale a 240 millones de personas en la región, de los que cerca de 60 millones se encuentran aquí en México, precisó.

Con respeto a México, el experto de la OIT mencionó que la tasa de la población que beneficie de al menos una protección social está debajo del 10% del promedio regional.

El Sr. Schwarzer aclaró que hubo 812 reformas de recortes a la protección social entre 2010/15 en el mundo – un promedio más de cuatro por países, subrayando que las políticas de austeridad tuvieron impactos negativos al producir vulnerabilidad, lo que va “en sentido contrario a la Agenda 2030”.

En conjunto con la Directora de la OIT, el experto apeló al país a profundizar el esfuerza de cobertura social para avanzar en el cumplimento de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible, en particular el objetivo 1, que urge a poner fin a la pobreza en todas sus formas.


Deja un comentario

Crecimiento económico y progreso social deben ir a la par. OIT

La OIT afirma que el crecimiento económico y el progreso social deben ir a la par en Europa y Asia Central

El Director General de la OIT dice que “el respeto pleno de los principios y los derechos fundamentales en el trabajo es la base indispensable desde donde surge todo lo demás”.

Comunicado de prensa | 3 de octubre de 2017

ESTAMBUL, Turquía (OIT Noticias) – El Director General de la OIT, Guy Ryder, exhortó a los países de Europa y de Asia Central a garantizar que el crecimiento económico vaya de la mano del progreso social cuando buscan abordar los desafíos relacionados con el futuro del trabajo en la región.

“Cada vez con mayor frecuencia e insistencia, nos confrontamos a las consecuencias políticas del sentimiento de frustración que acumulan los ciudadanos en relación a lo que consideran resultados políticos ineficaces”, declaró Guy Ryder, en su alocución durante la apertura de la 10.a Reunión Regional Europea  en Estambul, Turquía.

El Director General de la OIT señaló que los datos macroeconómicos de la región parecen mejores que antes, pero agregó que estas cifras no deberían encubrir el hecho de que el desempleo sigue siendo preocupantemente alto – en particular entre los trabajadores jóvenes – y que muchos países aún se están recuperado de la crisis.

“Afortunadamente, Europa y Asia Central pueden apoyarse en numerosos recursos para superar estos desafíos… Entre los que se encuentran: interlocutores sociales fuertes, independientes y representativos, sistemas de protección social bien establecidos cuya sostenibilidad y adecuación requieren una vigilancia constante, infraestructuras físicas y sociales, y capacidades de formación que son esenciales para sostener la competitividad y la prosperidad de las empresas.”

Guy Ryder agregó: “Hay otro recurso que quiero poner de manifiesto aquí en Estambul: la aceptación unánime de que el respeto pleno de los principios y los derechos fundamentales en el trabajo es la base indispensable desde donde surge todo lo demás.”

Al referirse a los acontecimientos de julio 2016 en Turquía, Guy Ryder recordó que todas las medidas adoptadas para defender los derechos y las libertades democráticas en los países deberían estar en conformidad con los principios y los derechos fundamentales en el trabajo, protegidos por los Convenios de la OIT que han sido ratificados.

La Reunión Regional Europea de la OIT tiene lugar cada cuatro años. Reúne a representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores de 51 países de Europa y de Asia Central. El tema de la reunión es: “El futuro del trabajo decente en Europa y Asia Central: Desafíos y oportunidades ”.


Deja un comentario

Más de dos millones de personas mueren en su lugar de trabajo cada año.

Más de 2 millones de personas mueren en su lugar de trabajo cada año

Trabajadores de la construcción en Luxor, Egipto. Foto: Banco Mundial/ Dominic Chavez

28 de abril, 2017 — Cada año más de 2,3 millones de personas mueren en el lugar de trabajo y ocurren 300 millones de accidentes con lesiones. Sin embargo, estas estimaciones no reflejan la magnitud del problema ni el impacto real que tienen esos accidentes y las enfermedades profesionales en los trabajadores, en sus familias y en la economía.

Este viernes la Organización Internacional del Trabajo (OIT) celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Con esta conmemoración, la OIT desea destacar la urgente necesidad de mejorar sustancialmente los datos nacionales sobre seguridad y salud en el trabajo.

En un mensaje, el director de ese organismo, Guy Ryder, subrayó la necesidad de que se obtenga información más precisa para entender las dimensiones y las consecuencias de estos accidentes y enfermedades para el diseño de políticas y estrategias eficaces que mejoren la seguridad y salud en el lugar de trabajo.

Añadió que esta práctica es indispensable para detectar peligros y riesgos emergentes, identificar qué sectores son peligrosos, desarrollar medidas de prevención e implantar políticas, sistemas y programas a nivel nacional y en las empresas.

Asimismo, señaló que estos datos también ayudarían a detectar y diagnosticar precozmente las enfermedades profesionales y contribuirían a establecer medidas para reconocerlas y determinar compensaciones.

Finalmente, Ryder reafirmó el compromiso de la OIT de ayudar a los Estados miembros a reforzar su capacidad para prevenir los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales incluso a través de medidas prácticas tales como la publicación de una “Caja de herramientas”, una guía con recomendaciones para mejorar la capacidad de compilar y utilizar datos fiables sobre SST.


Deja un comentario

Violencia y acoso laboral a la mujer en el mundo. OIT

La violencia laboral hacia las mujeres es un problema universal, advierte la OIT

Mujeres camboyanas trabajar en una fábrica. Foto: ONU Mujeres Camboya/ Charlex Fox

16 de marzo, 2017 — Las mujeres tienen el derecho fundamental de trabajar sin miedo. Ese es el principal mensaje de una reunión apoyada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), celebrada en el marco de la 61º sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social en Nueva York.

Representantes y activistas de varios países discutieron sobre las consecuencias de la violencia y acoso laboral hacia a la mujer. Manuela Tomei, Directora del Programa de Condiciones de Trabajo y Empleo de la OIT, fue la encargada de abrir la sesión.

“Este es un problema universal y afecta a todas las mujeres, sin importar su educación ni donde trabajan. ¿Por qué nos importa? Porque es una violación de derechos humanos, es una amenaza a la dignidad, a su seguridad salarial y a su salud y bienestar”, subrayó.

Tomei, resaltó que la violencia va en contra del empoderamiento económico de la mujer pero también en contra de la economía en general. Este flagelo causa ausentismo y pérdidas para las empresas así como afecta su reputación.

La OIT comenzó recientemente el proceso de creación de nuevos estándares para afrontar el problema de la violencia y abuso laboral que deben ser concluidos en 2019. La agencia se ha reunido con expertos, empleadores y gobiernos con este fin y ha generado recomendaciones preliminares.

“Hay que mirar a la violencia y el acoso como una continuación de malos comportamientos en el lugar de trabajo. Por ejemplo, hay una tendencia a no dar importancia a chistes sexistas, algo que después puede convertirse en algo más grave,”, agregó Tomei.

La representante de la OIT también recalcó que había que redefinir la idea del “lugar de trabajo” ya que los abusos no ocurren solamente entre las paredes de una oficina, sino también por fuera, durante entrenamientos, reuniones, medios de transporte o incluso en la propia casa, en el caso de las empleadas domésticas y de quienes trabajan a distancia


Deja un comentario

La OIT denuncia las desigualdades y pide empleos dignos.

La OIT llama a crear empleos dignos para alcanzar la justicia social

Trabajadoras de la industria de la confección fabrican camisetas en Accra, Gana. Foto de archivo: Banco Mundial/Dominic Chavez

20 de febrero, 2017 — La pobreza y los conflictos están perjudicando la vida de demasiadas personas, aumentando la desigualdad, lo que va en detrimento de sociedades más prósperas, afirmó este lunes la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un mensaje del director de la OIT subraya que el Día Mundial de la Justicia Social, este 20 de febrero, se celebra en un periodo de gran incertidumbre.

Guy Ryder explicó que los beneficios de la globalización se han distribuido de forma desigual y que paradójicamente en un mundo más interconectado se siguen abriendo brechas sociales y económicas que parecen insalvables.

Ryder destacó que millones de personas perciben la falta de justicia social en sus vidas, como los hijos sin un futuro garantizado, los padres sin empleos dignos y una sensación generalizada de abandono.

Por esto, llamó a encontrar alternativas políticas para ofrecer oportunidades de trabajo en buenas condiciones, además de generar prosperidad y estabilidad.