Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Guinea Bissau: colaboración mutua entre cristianos y musulmanes.

En Guinea Bissau, donde cristianos y musulmanes trabajan unidos

Historias de convivencia entre los fieles de ambas religiones. Viaje por el país africano, para descubrir una sociedad unida y la colaboración entre las comunidades

En Guinea Bissau, donde cristianos y musulmanes trabajan unidos

CONDIVIDI
59
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 14/08/2018
Ultima modifica il 14/08/2018 alle ore 10:26
CRISTINA UGUCCIONI
BOR

 

Trece mujeres, de 42 a 85 años, de cinco diferentes países. Trece mujeres que desde hace años dedican sus vidas a llevar el Evangelio, construir un futuro bueno para las jóvenes generaciones, sostener la vida de mujeres y niños, animar vínculos serenos entre los fieles de diferentes religiones. Son las misioneras de la Consolata que trabajan en tres localidades de Guinea Bessau, pequeño estado africano de un millón ochocientos mil habitantes (el 46% es musulmán, el 15% cristiano y los demás siguen la religión tradicional).

 

Respeto auténtico

 

Guía a estas mujeres sor Giovanna Panier, de 71 años, que vive en Bor, en la periferia de Bissau, la capital. «En este país –cuenta– las relaciones entre los cristianos y los musulmanes son verdaderamente pacíficas. Viven juntos en la concordia, en cada nivel. Nuestro obispo, por ejemplo, cuando organiza algún encuentro importante, no deja de invitar a los imanes locales, que siempre participan de muy buena gana. En la cotidianidad, las personas manifiestan sincero respeto por la fe ajena. Nosotras, las monjas nos sentimos apreciadas por los musulmanes, que han comprendido nuestro compromiso desinteresado a favor de todos. Cuidamos a quien lo necesite y trabajamos con cristianos y musulmanes para construir una sociedad más justa. Creemos que es importante construir e impulsar las buenas relaciones entre las diferentes comunidades de fieles». Añade: «Las personas auténticamente religiosas, de religiones diferentes, que viven y trabajan juntas en armonía (como sucede aquí en Guinea Bissau) pueden demostrar y enseñarle al mundo que la convivencia pacífica, la colaboración son posibles».

 

El liceo

 

En la pequeña localidad de Empada y en las 85 aldeas que la rodean, los musulmanes constituyen el 90% de la población. Las monjas llegaron aquí en 1992, aceptando la invitación del obispo local que deseaba una misión. «La convivencia con la comunidad islámica fue inmediatamente fácil, tanto que el 31 de diciembre de ese año los fieles musulmanes, así como los seguidores de la religión tradicional y los cristianos de otras confesiones acogieron con gusto la invitación de mis hermanas para rezar juntos y agradecer a Dios por el año que transcurrido», recuerda sor Giovanna. En Empada, además de las actividades pastorales en la parroquia, las monjas fundaron una escuela materna (y formaron a las maestras) y un liceo que en la actualidad recibe a más de 900 chicos cristianos y musulmanes. También los maestros pertenecen a ambas religiones: «Las relaciones son muy serenas y amigables, tanto entre los chicos como entre los adultos: se trabaja con un gran espíritu de colaboración».

 

El profesor musulmán

 

Entre los maestros musulmanes está Seco Bandé, de 42 años, casado y padre de dos niñas. Es profesor de francés y secretario administrativo de la estructura. Se dice convencido de que la educación escolar tiene un papel decisivo en la construcción de una sociedad pacífica y unida: «Una sociedad sin escuela –dice– es una sociedad perdida». Y, con respecto a la propia experiencia profesional, afirma: «Me gusta mucho trabajar en el liceo de las misioneras de la Consolata, tengo una óptima relación con todas ellas. Soy musulmán y tengo acceso libre tanto en su casa como en Empada y Bor. En general, tengo verdaderamente buenas relaciones con los cristianos, tanto que mi mejor amigo es cristiano y todos los sacerdotes que durante los años han llegado a Empada se han convertido en mis amigos». Y añade: «Aquí, en la ciudad, así como en el resto del país, la convivencia entre cristianos y musulmanes es serena: compartimos cada cosa. Creo que tenemos que trabajar unidos para que las nuevas generaciones puedan crecer creyendo en los valores humanos, en la conciencia de que todos provenimos del mismo Dios Creador y que volveremos a Él un día».

 

La desnutrición infantil

 

En Guniea Bissau la pobreza y la desnutrición infantil campean: en Empada las misioneras de la Consolata fundaron un gran centro nutricional en el que son recibidos los niños desnutridos con sus madres, a las que se dan consejos sobre cómo acudir a los pequeños. «En Guinea Bissau los niños son queridos, pero a menudo están descuidados: se presta poca atención a su alimentación y a su salud (también porque las curas hay que pagarlas)», dice sor Giovanna. «La educación, por ello, se vuelve fundamental: nosotras, con nuestros colaboradores, también musulmanes, nos comprometemos para que las mamás puedan comprender la importancia de asegurar una alimentación que permita a sus hijos desarrollarse y crecer bien».

 

En la isla de Bubaque, en el archipiélago de Bijagós, en donde la mayor parte de la población sigue la religión tradicional, las monjas, además de dedicarse a la actividad pastoral y a la promoción de la mujer, fundaron un segundo centro nutricional y se ocupan también de los niños desnutridos que viven en otras islas, a las que llegan periódicamente en canoas.

 

La promoción de la mujer

 

Desgraciadamente, subraya sor Giovanna, «en Guinea Bissau la condición femenina no puede definirse feliz, ciertamente. Las mujeres, tanto cristianas como musulmanas, están sometidas a los maridos y trabajan muchísimo: son ellas las que cuidan a los niños, son ellas las que todos los días se ocupan de procurarse agua y la leña necesaria para las necesidades de la familia, son ellas las que se ocupan de los puestos en el mercado. Nosotras nos comprometemos para que se cobre conciencia de las mujeres, de su valor y de sus capacidades. Y las animamos a estudiar». Las monjas han puesto en marcha una serie de iniciativas: en Bor, por ejemplo, abrieron un centro de formación femenina que organiza cursos de cinco años de alfabetización, puericultura, educación sanitaria, artesanía y alimentación.

 

La oración por un hijo

 

Para describir la calidad de las relaciones entre los cristianos y los musulmanes, sor Giovanna cuenta un episodio: «Un día, un artesano musulmán que a veces lleva a cabo algunos trabajos en nuestra misión, nos vino a pedir que rezáramos para que él y su esposa lograran tener un hijo, que estaban esperando desde hacía años. Tiempo después nació un niño, que desgraciadamente murió a pocos meses de haber nacido. Ese hombre vino a pedirnos que siguiéramos rezando y si se nos podía sumar. Cuando, en el día establecido, comenzamos a recitar el rosario, él sacó una hojita de su bolsillo, en la que se había escrito el texto del Ave María. Rezamos juntos: después hablamos de Jesús y del tabernáculo que estaba frente a nosotros. Entonces se levantó y pronunció una oración muy conmovedora, pidiendo a Dios el don de un hijo y dándole gracias. Nosotras, las monjas, concluimos el encuentro persignándonos y él nos pidió que lo volviéramos a hacer porque quería aprender a hacerlo. Poco después su esposa volvió a quedar embarazada: él vino inmediatamente, nos dio todas las noticias regularmente sobre el embarazo y, cuando la niña nació, nos llamó por teléfono inmediatamente. Después nos la trajo para que la conociéramos».


Deja un comentario

Ataque a una mezquita en Londres.

El primado anglicano: “Atacar a los musulmanes es atacarnos a nosotros”

“La violencia ayuda a la causa de los terroristas”. Nichols: “Espantado” del ataque de Finsbury Park. El Consejo musulmán denuncia islamofobia. La condena de la comunidad judía
REUTERS

Londres, flores en el lugar del atentado en Finsbury Park

21
0
Pubblicato il 19/06/2017
Ultima modifica il 19/06/2017 alle ore 15:47
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

“El terrible ataque a los musulmanes en Finsbury Park es un ataque a todos nosotros, a la cultura y a los valores de nuestro país” y la violencia “ayuda solo a la causa de aquellos que quieren aterrorizar a los demás”. El primado anglicano Justin Welby, arzobispo de Canterbury, comenta así el furgón que esta noche ha atropellado un grupo de personas fuera de la Muslim Welfare House en Seven Sisters Road, poco distante de la mezquita de Finsbury Park, en Londres, provocando un muerto y diez heridos, dos de ellos graves, en lo que parece ser un acto de terrorismo. El cardenal Vincent Nichols de Westminster asegura estar “espantado por el ataque deliberado contra personas que salían de rezar por la noche”. Condenas del atentado también por parte de la comunidad judía británica. El Consejo musulmán británico denuncia el aumento de la islamofobia en el país.

“El atentado a la mezquita de Finsbury Park es repugnante. Expresamos nuestra solidaridad con nuestros amigos musulmanes y rezamos por los muertos y los heridos”, ha escrito el Primado anglicano en Twitter. En una nota ha añadido: “Ejercitar la libertad de culto sin miedo es un preciado derecho en nuestra nación que se obtuvo con grandes costes humanos. El terrible ataque a los musulmanes en Fisnbury Park es un ataque contra todos nosotros, contra la cultura y los valores de nuestro país. En un momento en el cual estamos de luto por tantas personas en Londres y Manchester, este brutal atentado puede solo aumentar el trauma. La violencia llama solo a más violencia, sirve solo a la causa de aquellos que quieren aterrorizar a los demás. Este acto sin motivo y cruel no puede producir nada bueno y no puede ser justificado o excusado. Exactamente de la misma manera que los recientes atentados –concluye Justin Welby– es un crimen contra Dios y contra la humanidad”.

 

“Junto a la gente de todo el país, estoy espantado por el ataque deliberado a personas que salían de rezar por la noche en Finsbury Park”, ha comentado por su parte el cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster. “Rezo por todos aquellos que han resultado heridos y afectados por este deliberado acto de violencia. En especial, rezo por las personas asesinadas. Cada uno de nosotros debe repudiar el odio y la violencia a partir de nuestras palabras y nuestras acciones. Todos debemos ser constructores de comprensión, compasión y paz”.

 

Harun Khan, secretario general del Consejo musulmán británico (Muslim Council of Britain) ha condenado en una nota el atentado y ha denunciado que “en las últimas semanas y en los últimos meses, los musulmanes se han topado con muchos incidentes de islamofobia y este es a día de hoy el evento más violento. Dado que nos estamos acercando al final del mes de Ramadán y la celebración de Eid con muchos musulmanes que van a sus mezquitas locales, esperamos que las autoridades aumenten urgentemente la seguridad fuera de las mezquitas. Las comunidades musulmanas recibieron un llamamiento para incrementar las acciones necesarias para contrarrestar el crecimiento de los crímenes de odio durante muchos años y ahora hay que tomar medidas para hacer frente no sólo a este incidente sino al enorme y preocupante crecimiento de la islamofobia. Muchos se sentirán aterrorizados, sin duda enfadados y tristes por lo que ha pasado esta noche. Hacemos un llamamiento a la calma mientras la investigación esclarece con exactitud los hechos y, en estos últimos días de Ramadán, rezamos por aquellos que se han visto afectados por esta injusticia”.

 

Condenas del “vil atentado terrorista” también por parte de la comunidad judía británica. “Atacar a aquellos que frecuentan el culto es una traición de nuestros valores británicos de tolerancia, respeto y amabilidad sobre los que nuestra sociedad se funda”, ha dicho el director ejecutivo del Jewish Leadership Council, Simon Johnson. También el presidente de la Junta de Diputados de los judíos británicos, Johnatan Arkush, ha condenado el atentado recordando que recientemente junto a los musulmanes y a representates de otras religiones fue conmemorada la diputada del partido Laborista Jo Cox, asesinada el año pasado por un fanático contrario a su apertura hacia los inmigrantes. “Todas las personas de buena voluntad están juntas y rechazan el odio y la violencia proveniente de cualquier parte. El camino a seguir es reforzar la mayoría moderada y repudiar y marginar a los extremistas de cualquier tipo”.


Deja un comentario

Trump contra la admisión de personas musulmanas en USA

Nuevo rechazo de los tribunales a la prohibición discriminatoria de Trump contra personas musulmanas

Acto de Amnistía Internacional en Campo de Gibraltar contra la prohibición de la entrada de personas musulmanas del presidente Donald Trump. © Tomoyuki Hotta

25 de mayo de 2017

Tras el fallo de la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en contra de la prohibición revisada de la entrada de personas musulmanas dictada por el presidente Trump, Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Estados Unidos, ha declarado:

“Una y otra vez vemos que los tribunales y la ciudadanía rechazan totalmente este intento flagrante de convertir la intolerancia en ley. En vez de esperar a que otro tribunal más se pronuncie en contra de ella, el Congreso puede y debe tomar medidas que pongan definitivamente fin a esta política discriminatoria y peligrosa”.


Deja un comentario

Cristianos y musulmanes. Diálogo y convivencia. Comentario

Musulmanes y cristianos se unen para pedir puentes, no muros

MUSULMANES Y CRISTIANOS SE UNEN PARA PEDIR PUENTES, NO MUROS

COREIS/JRS. Mientras celebramos la Semana Mundial de la ONU para la Armonía Interconfesional, la Comunidad Religiosa Islámica Italiana (COREIS) y el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) consideran que la Orden Ejecutiva sobre inmigración y refugiados del Presidente Trump como una afrenta a nuestros valores comunes musulmanes y cristianos, y un rechazo a nuestra humanidad compartida. La orden es discriminatoria, y pone en peligro las relaciones cristiano-musulmanas. Viola una obligación fundamental de nuestras tradiciones religiosas: “También ustedes amarán al extranjero, ya que han sido extranjeros en Egipto (Dt. 10, 19)”, y desdeña el objetivo de la misma existencia de la humanidad en la Tierra, de acuerdo con las palabras del Corán: “¡Oh, humanidad! Ciertamente, les hemos creado de hombre y mujer e hicimos de ustedes pueblos y tribus, para que se conozcan unos a otros (Corán., 49:13)”.

Reconocemos el deber de los gobiernos nacionales de proteger a sus ciudadanos de las amenazas, y de regular sus fronteras por motivos de seguridad nacional. Hay, sin embargo, demandas éticas que trascienden los límites de las fronteras nacionales, y entre estas están la protección de los miembros de la familia humana que se encuentran en grave peligro. En un mundo golpeado a diario por la violencia y la injusticia, el terrorismo y la tiranía, nuestras tradiciones musulmanas y cristianas nos invitan a mostrar valentía y generosidad, a no caer en el miedo y el egoísmo.
El Papa Francisco ha hablado de las migraciones como una oportunidad de gracia para todos nosotros, los que acogen y los migrantes a la vez: “En este momento de la historia humana, marcada por grandes movimientos migratorios […] quienes emigraron se ven obligados a cambiar algunas de sus características más distintivas y, quieran o no, quienes les acogen también se ven obligados a cambiar. ¿Cómo podríamos experimentar estos cambios no como obstáculos a un desarrollo genuino sino más bien como oportunidades para un genuino crecimiento humano, social y espiritual?”.
Como organizaciones musulmanas y cristianas, reafirmamos nuestra solidaridad con todas y todos los refugiados independientemente de su fe. Cualquier intento de rechazar a los refugiados en base a su religión va contra los valores cristianos y musulmanes de la dignidad humana, del cuidado a los más débiles de la sociedad, y de la libertad religiosa.
Estamos gravemente preocupados por la suspensión indefinida del programa para los refugiados sirios, en un momento en que cerca de cinco millones de sirios han tenido que huir de la violencia en su país. También nos sentimos alarmados por la política declarada de dar prioridad a los refugiados que denuncien persecución religiosa en países donde su religión está en minoría. Dado que los siete países a cuyos ciudadanos les ha sido prohibida la entrada en los EE.UU. durante los próximos tres meses son todos ellos de mayoría musulmana, la Orden Ejecutiva señala claramente la intención de poner a los refugiados musulmanes de estos países al final de la lista de prioridades. Una prohibición de facto contra tantos refugiados musulmanes podría alimentar el resentimiento sectario, azuzar el radicalismo y exacerbar las tensiones religiosas.
La orden ejecutiva amenaza con desestabilizar la protección de los refugiados a nivel mundial, reduciendo la cifra de lugares de reasentamiento y cortando el acceso a las demandas de asilo. Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para que se opongan a la prohibición estadounidense, y garanticen que la arquitectura de la protección a los refugiados se fortalezca en sus propios países.
Apremiamos a los gobiernos que se sientan tentados de implementar políticas aislacionistas a, en vez de ello, responder a las causas estructurales del desplazamiento forzoso, y compartir equitativamente la responsabilidad de brindar protección a los refugiados.
Cristianos y musulmanes comparten tradiciones religiosas arraigadas en la experiencia del exilio, y en la hospitalidad de Dios y del propio Dios. Las actitudes hostiles hacia las personas desplazadas no solo no se encuentran en nuestras tradiciones religiosas, sino que manifiestan un fracaso moral grave. Nuestras confesiones invitan a todas las personas de buena voluntad a promover por todo el mundo una cultura de la hospitalidad más generosa hacia los migrantes y los desplazados. Reconozcamos la dignidad de cada persona y el derecho de cada una de ellas a vivir con seguridad en nuestro hogar común.
Imán Yahya Sergio Yahe Pallavicini
Presidente de la Comunidad Religiosa Islámica Italiana (COREIS)
P. Thomas H. Smolich SJ
Director Internacional del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS)


Deja un comentario

El Papa con los musulmanes en Jerusalén.

Jerusalén

El Papa en la explanada de las mezquitas: que nadie instrumentalice el nombre de Dios para la vilencia

Ciudad del Vaticano, 26 mayo 2014(VIS).- A primera hora de la mañana el Santo Padre se desplazó a la Explanada de las Mezquitas, también conocida como el Monte del Templo. Se trata de una explanada artificial con forma trapezoidal que ocupa un sexto de la superficie de la Ciudad Vieja de Jerusalén. El área es relevante para las tres religiones monoteístas, es tres veces sagrada. Para los judíos era el lugar donde Abraham tendría que haber sacrificado a Isaac, así como el del templo de Salomón. Para los musulmanes es la tercera etapa de peregrinación, después de la Meca y la Medina. Y para los cristianos, en cambio, es el lugar donde Cristo habló de la destrucción del Templo de Jerusalén. En esta explanada se encuentran dos de los templos más importantes del islam: la Mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca.

El coche del Papa entró por la puerta al-Asbat y llegó hasta la entrada de la mezquita de la Cúpula de la Roca donde fue recibido por el Gran Mufti Muhammad Ahmad Husayn, suprema autoridad jurídico-religiosa de Jerusalén y del pueblo árabe musulmán en Palestina y por el director general del consejo del ”Waqf” (Bienes religiosos islámicos). Después de una breve visita fue acompañado al edificio de Al-Kubbah Al-Nahawiyya, donde le esperaban los altos representantes de la comunidad islámica.

”Siguiendo las huellas de mis Predecesores -dijo el Papa- y, sobre todo, la luminosa estela dejada por el viaje de Pablo VI, hace ya cincuenta años –el primer viaje de un Papa a Tierra Santa–, he tenido mucho interés en venir como peregrino a visitar los lugares que han visto la presencia terrena de Jesucristo. Pero mi peregrinación no sería completa -destacó- si no incluyese también el encuentro con las personas y comunidades que viven en esta Tierra, y por eso, me alegro de poder estar con ustedes, fieles musulmanes, queridos hermanos”. Francisco recordó la figura de Abraham ‘que vivió como peregrino en estas tierras’. ”Musulmanes, cristianos y judíos reconocen a Abraham, si bien cada uno de manera diferente, como padre en la fe y un gran ejemplo a imitar. Él se hizo peregrino, dejando a su gente, su casa, para emprender la aventura espiritual a la que Dios lo llamaba”.

El Papa continuó hablando de Abraham, el peregrino, al que describió como ”una persona que se hace pobre, que se pone en camino, que persigue una meta grande apasionadamente, que vive de la esperanza de una promesa recibida” y aseguró que ”ésa debería ser también nuestra actitud espiritual. Nunca podemos considerarnos auto suficientes, dueños de nuestra vida; no podemos limitarnos a quedarnos encerrados, seguros de nuestras convicciones. Ante el misterio de Dios, todos somos pobres, sentimos que tenemos que estar siempre dispuestos a salir de nosotros mismos, dóciles a la llamada que Dios nos hace, abiertos al futuro que Él quiere construir para nosotros”. ‘En nuestra peregrinación terrena no estamos solos -continuó-: nos encontramos con otros hermanos, a veces compartimos con ellos un tramo del camino, otras veces hacemos juntos una pausa reparadora.

”Así es el encuentro de hoy, -continuó- y lo vivo con particular gratitud: se trata de un agradable descanso juntos, que ha sido posible gracias a su hospitalidad, en esa peregrinación que es nuestra vida y la de nuestras comunidades. Vivimos una comunicación y un intercambio fraterno que pueden reponernos y darnos nuevas fuerzas para afrontar los retos comunes que se nos plantean. De hecho, no podemos olvidar que la peregrinación de Abraham ha sido también una llamada a la justicia: Dios ha querido que sea testigo de su actuación e imitador suyo. También nosotros quisiéramos ser testigos de la acción de Dios en el mundo y por eso, precisamente en este encuentro, oímos resonar intensamente la llamada a ser agentes de paz y de justicia, a implorar en la oración estos dones y a aprender de lo alto la misericordia, la grandeza de ánimo, la compasión”.

Antes de concluir, el Pontífice lanzó un llamamiento ”a todas las personas y comunidades que se reconocen en Abraham: Respetémonos y amémonos los unos a los otros como hermanos y hermanas -dijo-. Aprendamos a comprender el dolor del otro. Que nadie instrumentalice el nombre de Dios para la violencia. Trabajemos juntos por la justicia y por la paz”.

Finalizado su discurso, el Santo Padre se trasladó al Muro Occidental, conocido como el “Muro de las Lamentaciones”.


Deja un comentario

Mensaje del Papa Francisco a los musulmanes

La base es el respeto mutuo, Francisco a los musulmanes

2013-08-02 Radio Vaticana

(RV).-Este viernes se dio a conocer el mensaje del Papa Francisco a los musulmanes con su saludo y parabienes con motivo de la celebración del ‘Id al-Fitr, que concluye el mes del Ramadán. Recordamos que, habitualmente, el Mensaje era enviado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. En esta oportunidad el Papa ha querido dirigir personalmente el documento. En su mensaje, Francisco manifiesta ser consciente de que, en este período, las dimensiones familiar y social son especialmente importantes para los musulmanes, subrayando que hay ciertos paralelos en cada una de estas áreas con la fe y la práctica cristiana. El tema de este año “Promoción del respeto mutuo a través de la educación”, quiere destacar -escribe el Papa- la importancia de la educación en la forma en que nos comprendemos unos con otros, sobre la base del respeto mutuo. “Respeto” significa una actitud de amabilidad hacia las personas para las que nutrimos consideración y estima. “Mutuo” significa que no se trata de un proceso unidireccional, sino de algo que es compartido por ambas partes. En lo que se refiere al respeto mutuo en las relaciones interreligiosas, especialmente entre cristianos y musulmanes, el Obispo de Roma recuerda que estamos llamados a respetar la religión del otro, sus enseñanzas, símbolos y valores. “Un respeto especial se debe a los líderes religiosos y los lugares de culto. ¡Cuánto dolor causan los ataques a uno u otro de ellos!”. “Todos sabemos que el respeto mutuo es esencial en cualquier relación humana, sobre todo entre las personas que profesan una creencia religiosa. Es así como puede crecer una amistad sincera y duradera.” (RC-RV)

Texto completo del mensaje del Papa a los musulmanes al final de la Fiesta del Ramadán

A los musulmanes del mundo entero
Es para mí un gran placer daros mis felicitaciones con motivo de la celebración del ‘Id al-Fitr, que concluye el mes del Ramadán, dedicado principalmente al ayuno, la oración y la limosna.Se ha convertido en tradición que, en esta ocasión, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso os envíe un mensaje de buena voluntad, acompañado de un tema propuesto a la común reflexión. Este año, el primero de mi Pontificado, decidí firmar yo mismo este tradicional mensaje y enviároslo, queridos amigos, como expresión de aprecio y amistad para todos los musulmanes, especialmente aquellos que son líderes religiosos.
Como todos sabéis, cuando los Cardenales me eligieron como Obispo de Roma y Pastor Universal de la Iglesia Católica, escogí el nombre de “Francisco”, un santo muy famoso, que amó profundamente a Dios y a todo ser humano, hasta el punto de ser llamado “hermano universal”. Amó, ayudó y sirvió a los necesitados, a los enfermos y a los pobres; también se preocupó mucho de la creación.Soy consciente de que, en este período, las dimensiones familiar y social son especialmente importantes para los musulmanes, y vale la pena subrayar que hay ciertos paralelos en cada una de estas áreas con la fe y la práctica cristiana.
Este año, el tema sobre el que me gustaría reflexionar con vosotros y con todos los que lean este mensaje, y que afecta tanto a los musulmanes como a los cristianos, es la promoción del respeto mutuo a través de la educación.El tema de este año quiere destacar la importancia de la educación en la forma en que nos comprendemos unos con otros, sobre la base del respeto mutuo. “Respeto” significa una actitud de amabilidad hacia las personas para las que nutrimos consideración y estima. “Mutuo” significa que no se trata de un proceso unidireccional, sino de algo que es compartido por ambas partes.
Lo que estamos llamados a respetar en cada persona es ante todo su vida, su integridad física, su dignidad y los derechos que de ella manan, su reputación, su propiedad, su identidad étnica y cultural, sus ideas y sus decisiones políticas. Por esto estamos llamados a pensar, hablar y escribir del otro en un modo respetuoso, no sólo en su presencia, sino siempre y en todas partes, evitando críticas injustas o la difamación. Para lograr esto, tienen un papel fundamental la familia, la escuela, la enseñanza religiosa y todo tipo de medios de comunicación social.Si nos referimos ahora al respeto mutuo en las relaciones interreligiosas, especialmente entre cristianos y musulmanes, estamos llamados a respetar la religión del otro, sus enseñanzas, símbolos y valores. Un respeto especial se debe a los líderes religiosos y los lugares de culto. ¡Cuánto dolor causan los ataques a uno u otro de ellos!
Claramente, al mostrar respeto por la religión de los demás o manifestar los mejores deseos con motivo de una celebración religiosa, simplemente tratamos de compartir la alegría, sin referencia al contenido de sus creencias religiosas.En cuanto a la educación de los jóvenes musulmanes y cristianos, debemos formar nuestros jóvenes a pensar y hablar de un modo respetuoso de otras religiones y de sus seguidores, evitando ponerlos en ridículo o denigrar sus creencias y prácticas.
Todos sabemos que el respeto mutuo es esencial en cualquier relación humana, sobre todo entre las personas que profesan una creencia religiosa. Es así como puede crecer una amistad sincera y duradera.Al recibir al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, el 22 de marzo de 2013, les dije: “No se pueden vivir auténticas relaciones con Dios ignorando a los demás. Por eso, es importante intensificar el diálogo entre las distintas religiones, pienso en primer lugar en el Islam, y he apreciado mucho la presencia, durante la Misa de inicio de mi ministerio, de tantas autoridades civiles y religiosas del mundo islámico”. Con estas palabras, quise subrayar una vez más la gran importancia del diálogo y de la cooperación entre los creyentes, sobre todo entre cristianos y musulmanes, así como la necesidad de fortalecerla.
Con estos sentimientos, renuevo mi esperanza de que todos los cristianos y musulmanes sean auténticos promotores del respeto mutuo y la amistad, especialmente a través de la educación.Os expreso, por último, mis mejores deseos y oraciones para que vuestras vidas puedan glorificar al Altísimo y dar alegría a los que os circundan.
¡Feliz fiesta a todos vosotros!Desde el Vaticano, 10 de julio de 2013
Francisco